Está en la página 1de 5

Lenguaje y

Literatura
Guía de autoaprendizaje

Material de apoyo para la continuidad educativa


ante la emergencia COVID-19

Estudiantes 7.o grado

Fase 3, semana 15

MINISTERIO
DE EDUCACIÓN
1 | Lenguaje y Literatura Guía de autoaprendizaje 7.o grado

Unidad 7. Narrativa: La novela de caballería y la novela picaresca Fase 3, semana 15


• La recepción de textos literarios. La novela de caballería. Lectura de capítulos
representativos de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha, de Miguel de
Contenidos Cervantes
• La técnica del subrayado de un texto escrito. Criterios generales para subrayar textos.
El subrayado estructural. Utilización de un código para el subrayado
Producción Análisis de un fragmento de El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha

A. Inicio

¿Sabías que…? Actividad 1. Lee la información acerca de la novela de caballería. Luego escribe en tu cuaderno una
síntesis a partir de las ideas principales.
El origen de las novelas
de caballerías se La novela de caballería fue uno de los subgéneros literarios más populares en España, entre el XV y
remonta a un tipo de
XVI. El motivo de este nombre es que las aventuras hacían referencia a hazañas de caballeros
novela en verso que
apareció en Francia (el heroicos y valientes. Por ello nos encontramos ante un subgénero lleno de batallas, de acción y de
«roman courtois») en combates protagonizados por héroes que cumplen el modelo ideal de ciudadano y de hombre:
donde se mostraba a un valientes, bondadosos y fieles, que van a las armas para proteger su país y su ciudad.
protagonista idealizado
que era un guerrero En la novela de caballería, el protagonista siempre es un caballero andante, un héroe que viaja para
cristiano y con grandes defender a su pueblo y luchar para conseguir un mundo mejor en el que vivir. Es un personaje muy
sentimientos amorosos. valiente y honorable que está movido por sentimientos puros como la fe, la bondad y el amor; un
Este tipo de novela se caballero romántico enamorado de una dama y a quien le dedica todas sus victorias en el combate.
introdujo en Castilla y,
con el tiempo, Características
evolucionó hasta
transformarse en las
Estructura episódica. Las novelas de caballerías pueden ser consideradas como episodios de una
novelas de caballerías
que tanto conocemos. batalla en concreto y, por tanto, otro autor puede continuar con la saga añadiendo nuevos
episodios protagonizados por el mismo personaje, pero en otros ambientes y batallas.

Etapas de la novela de El honor del caballero. Uno de los elementos más importantes en la figura del protagonista de las
caballerías en España novelas de caballerías es la defensa de su honra (honor). Recordemos que el caballero andante es
un héroe idealizado y que, por tanto, sirve de modelo para la sociedad.
Ciclo de Carlomagno.
Son historias en las que Amor idealizado. Aparición de una relación amorosa de manera idealizada. El caballero siente un
la figura de Carlomagno
profundo amor romántico por una dama y, de hecho, muchas de batallas estarán dedicadas a ella.
aparece de forma muy
notoria en la trama. Batallas violentas y glorificadas. Abundan las batallas y encuentros bélicos en los que el héroe
Ciclo bretón. Contaban
la historia del rey Arturo
conseguirá vencer y ser más reconocido. Estas batallas le añadirán valor y reconocimiento al
y los caballeros de la protagonista, con lo que logrará más fama y poder.
mesa redonda.
Ciclo de la antigüedad. Influencia de la fantasía. No debemos confundir la novela de caballería con las obras que
Caracterizado por pertenecen a la epopeya, porque no son lo mismo. Un elemento característico de la novela de
relatar las hazañas caballería es que los escenarios en los que desarrolla la batalla muchas veces son fantásticos y, por
clásicas como, por eso, puede haber monstruos, gigantes.
ejemplo, la batalla de
Troya. Tiempo mítico. Las historias de caballerías no se sitúan en un tiempo real ni histórico, míticos o
Ciclo de las cruzadas. remotos. De esta manera, todo el idealismo que se quiere generar en este tipo de novela se puede
Se especializaban en
magnificar al no poder relacionar el tiempo y el espacio con un mundo conocido por nosotros.
relatar las grandes
cruzadas, que podían
La importancia de la acción. En las novelas caballerescas es importante todo aquello que ocurre a
ser reales o ficticias.
Renacimiento. Es lo largo de la historia. Por este motivo, es común que nos encontremos con personajes poco
cuando la novela de definidos o poco realistas pero que son los que lleven a cabo hazañas asombrosas y con un gran
caballerías consiguió el mensaje moral y de conducta.
máximo apogeo
literario. De hecho, Intención moralista. No debemos olvidar que en los siglos XV y XVI la Iglesia católica tenía mucho
incluso las batallas del peso en las artes y en estas novelas también vemos la huella de la religión de una forma muy directa.
Nuevo Mundo (América) Estas novelas no solo tenían una finalidad literaria, sino que, mediante las hazañas relatadas en las
fueron relatadas en los
páginas, se lanzaba un mensaje moralista y muy vinculado con la doctrina cristiana.
libros de caballerías.
2 | Lenguaje y Literatura Guía de autoaprendizaje 7.o grado

B. Desarrollo

Actividad 2. Lee un fragmento de la novela El ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha.

¿Sabías que…? Capítulo VIII


El Quijote es la obra Del buen suceso que el valeroso don Quijote tuvo en la espantable y jamás imaginada
más conocida de aventura de los molinos de viento, con otros sucesos dignos de felice recordación.
Miguel de Cervantes
Saavedra. Publicada su En esto descubrieron treinta o cuarenta molinos de viento que hay en aquel campo, y así como don
primera parte con el Quijote los vio, dijo a su escudero:
título El ingenioso —La ventura va guiando nuestras cosas mejor de lo que acertáramos a desear; porque ves allí,
hidalgo don Quijote de amigo Sancho Panza, donde se descubren treinta o pocos más desaforados gigantes con quien pienso
la Mancha a hacer batalla y quitarles a todos la vida, con cuyos despojos comenzaremos a enriquecer; que esta es
comienzos de 1605, es buena guerra, y es gran servicio de Dios quitar tan mala simiente de sobre la faz de la tierra.
una de las obras más —¿Qué gigantes? —dijo Sancho Panza.
destacadas de la —Aquellos que allí ves —respondió su amo— de los brazos largos, que los suelen tener algunos
literatura española y de casi dos leguas.
universal, y una de las —Mire vuestra merced —respondió Sancho— que aquellos que allí se parecen no son gigantes,
más traducidas. En sino molinos de viento, y lo que en ellos parecen brazos son las aspas, que, volteadas del viento,
1615 aparecería la hacen andar la piedra del molino.
segunda parte con el —Bien parece —respondió don Quijote— que no estás cursado en esto de las aventuras: ellos
título El ingenioso son gigantes; y si tienes miedo quítate de ahí y ponte en oración en el espacio que yo voy a entrar
caballero don Quijote con ellos en fiera y desigual batalla.
de la Mancha. Y diciendo esto dio de espuelas a su caballo Rocinante, sin atender a las voces que su escudero
Sancho le daba advirtiéndole que sin duda alguna eran molinos de viento, y no gigantes, aquellos que
iba a acometer. Pero él iba tan puesto en que eran gigantes, que ni oía las voces de su escudero
Sancho ni echaba de ver, aunque estaba ya bien cerca, lo que eran; antes iba diciendo en voces altas:
—¡Non fuyades, cobardes y viles criaturas, que un solo caballero es el que os acomete!
Levantose en esto un poco de viento, y las grandes aspas comenzaron a moverse, lo cual visto
por don Quijote, dijo:
—Pues aunque mováis más brazos que los del gigante Briareo me lo habéis de pagar.
Y en diciendo esto, y encomendándose de todo corazón a su señora Dulcinea pidiéndole que en
tal trance le socorriese, bien cubierto de su rodela, con la lanza en el ristre, arremetió a todo el galope
de Rocinante y embistió con el primero molino que estaba delante, y dándole una lanzada en el aspa,
la volvió el viento con tanta furia que hizo la lanza pedazos, llevándose tras sí al caballo y al caballero,
que fue rodando muy maltrecho por el campo. Acudió Sancho Panza a socorrerle a todo el correr de
su asno, y cuando llegó halló que no se podía menear: tal fue el golpe que dio con él Rocinante.
—¡Válgame Dios! —dijo Sancho—. ¿No le dije yo a vuestra merced que mirase bien lo que hacía,
que no eran sino molinos de viento, y no lo podía ignorar sino quien llevase otros tales en la cabeza?
—Calla, amigo Sancho —respondió don Quijote—, que las cosas de la guerra más que otras
están sujetas a continua mudanza; cuanto más que yo pienso, y es así verdad, que aquel sabio
Frestón que me robó el aposento y los libros ha vuelto estos gigantes en molinos por quitarme la
gloria de su vencimiento: tal es la enemistad que me tiene; mas al cabo al cabo han de poder poco
sus malas artes contra la bondad de mi espada.
—Dios lo haga como puede —respondió Sancho Panza.
[…]
—Aquí —dijo en viéndole don Quijote— podemos, hermano Sancho Panza, meter las manos
hasta los codos en esto que llaman aventuras. Mas advierte que, aunque me veas en los mayores
peligros del mundo no has de poner mano a tu espada para defenderme, si ya no vieres que los que
me ofenden es canalla y gente baja, que en tal caso bien puedes ayudarme; pero si fueren
caballeros, en ninguna manera te es lícito ni concedido por las leyes de caballería que me ayudes,
hasta que seas armado caballero.
—Por cierto, señor —respondió Sancho—, que vuestra merced sea muy bien obedecido en esto;
y más, que yo de mío me soy pacífico y enemigo de meterme en ruidos ni pendencias. Bien es
verdad que en lo que tocare a defender mi persona no tendré mucha cuenta con esas leyes, pues
las divinas y humanas permiten que cada uno se defienda de quien quisiere agraviarle.
—No digo yo menos —respondió don Quijote—; pero en esto de ayudarme contra caballeros
has de tener a raya tus naturales ímpetus.
3 | Lenguaje y Literatura Guía de autoaprendizaje 7.o grado

¿Sabías que…? —Digo que así lo haré —respondió Sancho—, y que guardaré ese precepto tan bien como el día
Al analizar y del domingo.
comprender un texto, Estando en estas razones asomaron por el camino dos frailes de la orden de San Benito
una de las técnicas que caballeros sobre dos dromedarios —que no eran más pequeñas dos mulas en que venían—. Traían
podemos utilizar es la sus antojos de camino y sus quitasoles. Detrás de ellos venía un coche con cuatro o cinco de a
del subrayado. caballo que le acompañaban y dos mozos de mulas a pie. Venía en el coche, como después se
Consiste en clasificar supo, una señora vizcaína que iba a Sevilla, donde estaba su marido, que pasaba a las Indias con un
mejor los conceptos, muy honroso cargo. No venían los frailes con ella, aunque iban el mismo camino; mas apenas los
debido a que no todos divisó don Quijote cuando dijo a su escudero:
los datos o ideas tienen —O yo me engaño o esta ha de ser la más famosa aventura que se haya visto; porque aquellos
la misma importancia. bultos negros que allí parecen deben de ser, y son sin duda, algunos encantadores que llevan
En cualquier texto o hurtada alguna princesa en aquel coche, y es menester deshacer este tuerto a todo mi poderío.
apunte hay una serie —Peor será esto que los molinos de viento —dijo Sancho—. Mire, señor, que aquéllos son frailes
de ideas centrales, que de San Benito, y el coche debe de ser de alguna gente pasajera. Mire que digo que mire bien lo que
el autor suele resaltar. hace, no sea el Diablo que le engañe.
Entre los tipos de —Ya te he dicho, Sancho —respondió don Quijote—, que sabes poco de achaque de aventuras:
subrayados están: lo que yo digo es verdad, y ahora lo verás.
Subrayado estructural. Y, diciendo esto, se adelantó y se puso en la mitad del camino por donde los frailes venían, y en
Consiste en hacer llegando tan cerca que a él le pareció que le podrían oír lo que dijese, en alta voz dijo:
breves anotaciones en —¡Gente endiablada y descomunal, dejad luego al punto las altas princesas que en ese coche
el margen izquierdo lleváis forzadas; si no, aparejaos a recibir presta muerte, por justo castigo de vuestras malas obras!
del texto resumiendo Detuvieron los frailes las riendas, y quedaron admirados, así de la figura de don Quijote como
el contenido, de una de sus razones, a las cuales respondieron:
manera limpia y
—Señor caballero, nosotros no somos endiablados ni descomunales, sino dos religiosos de San Benito
ordenada lógicamente.
que vamos nuestro camino, y no sabemos si en este coche vienen o no ningunas forzadas princesas.
Subrayado crítico.
—Para conmigo no hay palabras blandas; que ya yo os conozco, fementida canalla —dijo don Quijote.
Permite dejar
Y sin esperar más respuesta picó a Rocinante y, la lanza baja, arremetió contra el primero fraile,
constancia de lo que
con tanta furia y denuedo, que si el fraile no se dejara caer de la mula él le hiciera venir al suelo mal
pensamos, sentimos,
de su grado, y aun mal herido, si no cayera muerto. El segundo religioso que vio del modo que
dudamos o no
trataban a su compañero, puso piernas al castillo de su buena mula y comenzó a correr por aquella
terminamos de
campaña más ligero que el mismo viento.
comprender.
[…]

Si tienes comunicación con tu docente, resuelve las dudas que puedas tener.

C. Cierre

Actividad 3. Análisis del fragmento del texto de Miguel de Cervantes. Para ello, haz en el cuaderno
lo siguiente:
• Busca el significado de las palabras que no comprendas. Luego, vuelve a leer el texto las veces
que consideres necesarias para comprenderlo.
• Aplica la técnica del subrayado e identifica las ideas principales o cópialas en tu cuaderno.
• Explica con tus palabras de qué habla el texto.
• Explica qué características de la novela de caballería se cumplen en el fragmento de análisis.
• Según lo leído, ¿qué caracteriza a don Quijote y qué caracteriza a Sancho Panza?
• Según su forma de actuar, ¿qué crees que representa don Quijote y qué representa Sancho
Panza? Argumenta tu respuesta.
• ¿Consideras que don Quijote representa el modelo ideal de un caballero medieval? ¿Por qué?

Por último, si está en tus posibilidades, toma una fotografía de tu análisis y se la envías a tu docente
a través del medio acordado con anterioridad.
MINISTERIO
DE EDUCACIÓN

También podría gustarte