Está en la página 1de 24

TEMA 1.

APLICABILIDAD DE LOS PRINCIPIOS DEL NUEVO DERECHO LABORAL

Introducción y objetivos
El derecho laboral, así como el derecho en sí, se encuentra amparado en una serie de principios
que demarcan los pilares sobre los cuales transita el derecho laboral y que sirven de criterio
interpretativo de las normas que lo rigen. Es por lo expuesto, que los principios cobran tal
relevancia, que inclusive su tratamiento en varios de sus aspectos es de rango constitucional, tal
como se desarrolla en el artículo 53 de nuestra Carta Magna, que señala:

«ARTÍCULO 53. El Congreso expedirá el estatuto del trabajo. La ley correspondiente tendrá en
cuenta por lo menos los siguientes principios mínimos fundamentales:

»Igualdad de oportunidades para los trabajadores; remuneración mínima vital y móvil,


proporcional a la cantidad y calidad de trabajo; estabilidad en el empleo; irrenunciabilidad a los
beneficios mínimos establecidos en normas laborales; facultades para transigir y conciliar sobre
derechos inciertos y discutibles; situación más favorable al trabajador en caso de duda en la
aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho; primacía de la realidad sobre
formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales; garantía a la seguridad social,
la capacitación, el adiestramiento y el descanso necesario; protección especial a la mujer, a la
maternidad y al trabajador menor de edad.

»El estado garantiza el derecho al pago oportuno y al reajuste periódico de las pensiones legales.

»Los convenios internacionales del trabajo debidamente ratificados, hacen parte de la legislación
interna.

»La ley, los contratos, los acuerdos y convenios de trabajo, no pueden menoscabar la libertad, la
dignidad humana ni los derechos de los trabajadores».
PARTE 2

Estos principios, en el ámbito de una rama del derecho proteccionista al trabajador, quien lo
considera la parte débil de la relación contractual, buscan precisamente la justicia en las relaciones
entre los empleadores y los trabajadores, tal como se desarrolla en el artículo 1.º del Código
Sustantivo del Trabajo, que cita: «ARTÍCULO 1.º. OBJETO. La finalidad primordial de este Código es
la de lograr la justicia en las relaciones que surgen entre {empleadores} y trabajadores, dentro de
un espíritu de coordinación económica y equilibrio social».

Es precisamente frente a las desigualdades que pueden surgir en las relaciones laborales, vistas
dentro de un ámbito social, cuyo objetivo tampoco es afectar al empleador, que se busca la
coordinación económica y el equilibrio social, en aras de proteger la estabilidad laboral.

Los objetivos de este tema, por tanto, versan en los siguientes aspectos:

 Conocer los principios constitucionales, legales y doctrinales que se han desarrollado en el


campo del derecho laboral.

 Conocer las interpretaciones que han tenido la Corte Constitucional y la Corte Suprema de


Justicia Sala Laboral, en el marco de los principios del derecho laboral.

 Dar aplicación a los principios desarrollados en las relaciones laborales.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral
En el marco del derecho Laboral, el punto de partida deben ser los principios que la Constitución
Política de Colombia ha promulgado y que se encuentran consagrados en el artículo 53 ibídem, los
cuales deben ser analizados de manera armónica con las interpretaciones y conceptualizaciones
que sobre los mismos han hecho la Sala Laboral de la Corte Suprema de Justicia y la Corte
Constitucional, como a continuación se enlistan:

Igualdad de oportunidades para los trabajadores

Este principio es consecuente con el derecho al trabajo consagrado en el artículo 25 de la


Constitución política de Colombia, el cual señala: «ARTÍCULO 25. El trabajo es un derecho y
una obligación social y goza, en todas sus modalidades, de la especial protección del Estado. Toda
persona tiene derecho a un trabajo en condiciones dignas y justas».

En aplicación de este principio, la Corte Constitucional ha interpretado que el derecho al trabajo


no consiste en el derecho a ejercer un trabajo o un cargo específico, sino en la posibilidad de
ejercer la actividad o el cargo que se desee, dentro de las condiciones reales del mercado laboral,
lo que implica un vínculo con el derecho a la igualdad de oportunidades de acceso al trabajo, tal
como lo señala la Corte Constitucional en sentencia C-586 de 2016, con ponencia del magistrado
Alberto Rojas Ríos, quien también cita como referencia la sentencia T-047 de 1994, al señalar:

«La Corte ya precisaba que “debe entenderse que el derecho al trabajo no consiste en la
pretensión incondicional de ejercer un oficio o cargo específico, en un lugar determinado por el
arbitrio absoluto del sujeto, sino en la facultad, in genere, de desarrollar una labor remunerada en
un espacio y tiempo indeterminados”.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (II)
»9.2. La igualdad de oportunidades o de puntos de partida es muy importante en el Estado social
de derecho, en tanto que ella “apunta a situar a todos los miembros de una determinada sociedad
en las condiciones de participación en la competición de la vida, o en la conquista de lo que es
vitalmente más significativo, partiendo de posiciones iguales”, teniendo en cuenta, eso sí, que las
posiciones del punto de partida pueden variar de una sociedad a otra. […]

»[…] La Corte Constitucional ha establecido y hecho valer la regla de prohibición de discriminación


en razón del género, en relación con el acceso a las oportunidades laborales, al entender que “Las
condiciones de igualdad en el acceso de oportunidades en el ámbito laboral resulta una de las
principales metas de la igualdad de género, ya que son aspectos laborales como el acceso,
promoción, capacitación, determinación de la remuneración, despido, etc., en donde se presentan
algunos de los mayores obstáculos en el objetivo de alcanzar una igualdad material”».

Es por lo anterior que el principio de igualdad de oportunidades de los trabajadores consiste en


otorgarles a todas las personas las mismas oportunidades en el mercado laboral, sin ningún tipo
de discriminación.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (III)
Remuneración mínima vital y móvil, proporcional a la cantidad y calidad de trabajo

Respecto al mínimo vital y móvil la Corte Constitucional se ha pronunciado, señalando una serie de
reglas que no solo permiten visualizar este principio dentro de un plano cuantitativo, sino que se
tienen que analizar otros valores, como los que aparecen en la sentencia T-39 (2017):

I. Un derecho que tiene un carácter móvil y multidimensional que no depende


exclusivamente del análisis cuantitativo de ingresos y egresos de la persona.
II. Como herramienta de movilidad social, el mínimo vital debe ser entendido de manera
dual, ya que además de ser una garantía frente a la preservación de la vida digna, se
convierte en una medida de la justa aspiración que tienen todos los ciudadanos de vivir en
mejores condiciones y de manera más cómoda.

III. En materia pensional, el mínimo vital no sólo resulta vulnerado por la falta de pago o por
el retraso injustificado en la cancelación de las mesadas pensionales, sino también por el
pago incompleto de la pensión, más cuando se trata de sujetos de especial protección
constitucional».

Es así como el mínimo vital puede variar dependiendo de los aspectos mínimos necesarios que
requiera una persona para vivir dignamente, analizando en cada caso en particular aquellos
aspectos que lo pudieren llevar a variar, como son las condiciones de vulnerabilidad, la edad o la
salud, entre otras.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (IV)
Estabilidad en el empleo

Este principio se encuentra ampliamente ligado con otro principio como lo es el de seguridad,
pues como ha señalado la Corte Constitucional, el trabajo además de ser un medio de sustento
vital es una manifestación del libre desarrollo de la personalidad, por lo que se hace necesario que
el trabajador cuente con uno, en atención a la sociabilidad del hombre, quien a través del trabajo
puede cumplir sus propósitos personales e interrelacionales.

El principio de estabilidad laboral no comprende un derecho absoluto, por lo que no quiere decir
que el trabajador sea inamovible, ya que mientras el trabajador no realice actos que comprendan
justas causas para la terminación del contrato de trabajo, podrá contar con una certidumbre de
que la relación laboral continuará.

Este principio de estabilidad laboral sirve de fundamento del principio de estabilidad laboral


reforzada, al cual tienen derecho ciertas personas que, bajo patrones diferenciales, requieren una
protección especial por parte del Estado de sus derechos laborales, para que no puedan ser objeto
de algún tipo de discriminación laboral que conlleve la terminación de su relación laboral de
manera arbitraria o injustificada, debido a su condición de madre en estado de embarazo,
discapacidad, pre pensionado, entre otros que se desarrollarán más a fondo con posterioridad.
Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (V)
Irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales

El principio de irrenunciabilidad a los beneficios mínimos que la ley laboral les ha otorgado a los
trabajadores surge del carácter proteccionista del derecho laboral y es por ello que fue objeto de
interpretación por la Corte Constitucional en sentencia C-023 de 1994, la cual en ponencia del
magistrado Vladimiro Naranjo Mesa, señaló:

«Cuando surge la pregunta de por qué son irrenunciables ciertos beneficios mínimos establecidos
por las leyes laborales, la respuesta debe apuntar a la conexidad del trabajo con la dignidad de la
persona humana y con el libre desarrollo de la personalidad. Ya se ha mencionado cómo el artículo
23 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece que debe
haber condiciones equitativas y satisfactorias de trabajo.  No se trata de laborar de cualquier
forma, sino de una manera adecuada a la dignidad del trabajador. Por ende, la cultura humana ha
descubierto unas veces, y ha luchado por implantarlos, otras, beneficios que una vez adquiridos,
se tornan en irrenunciables, porque de renunciar a ellos, se desconocería la dignidad humana,
exigible siempre, y nunca renunciable. Porque para renunciar jurídicamente a la dignidad humana,
tendría que renunciarse al ser personal, hipótesis impensable en un orden social justo. El Estado
Social de Derecho, que tiene como fin servir a la comunidad, no puede tolerar que el derecho al
trabajo —que es de interés general—, se vea menguado por renuncias que el trabajador en estado
de necesidad pueda verse forzado a hacer».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (VI)
Este principio que a simple vista restringe la facultad de disposición del trabajador busca en sí
proteger sus derechos laborales, los cuales se podrían ver negociados en momentos de necesidad,
de manera que se puedan ver afectados. Es por ello que el mismo legislador ha consagrado en los
artículos 14 y 43 del Código Sustantivo del Trabajo que las disposiciones legales en materia laboral
son de orden público y no producirán efecto alguno, los acuerdos entre el empleador y el
trabajador que desmejoren la situación de este último, contraviniendo este tipo de disposiciones:

«ARTÍCULO 14. CARÁCTER DE ORDEN PÚBLICO. IRRENUNCIABILIDAD. Las disposiciones legales que
regulan el trabajo humano son de orden público y, por consiguiente, los derechos y prerrogativas
que ellas conceden son irrenunciables, salvo los casos expresamente exceptuados por la ley.

»ARTÍCULO 43. CLÁUSULAS INEFICACES. En los contratos de trabajo no producen ningún efecto las
estipulaciones o condiciones que desmejoren la situación del trabajador en relación con lo que
establezcan la legislación del trabajo, los respectivos fallos arbitrales, pactos, convenciones
colectivas y reglamentos de trabajo y las que sean ilícitas o ilegales por cualquier aspecto; pero a
pesar de la ineficacia de esas estipulaciones, todo trabajo ejecutado en virtud de ellas, que
constituya por sí mismo una actividad lícita, da derecho al trabajador para reclamar el pago de sus
salarios y prestaciones legales por el tiempo que haya durado el servicio hasta que esa ineficacia
se haya reconocido o declarado judicialmente».

La irrenunciabilidad a estos beneficios laborales propende por el mejoramiento de los niveles de


vida de los trabajadores y prevenir actos que pudieran afectar la dignidad humana de los
trabajadores, tal como lo describe la Corte Constitucional, en la sentencia T-149 de 1995.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (VII)
Facultades para transigir y conciliar sobre derechos inciertos y discutibles

Este principio resulta concordante con el principio de irrenunciabilidad a los beneficios mínimos
que la ley laboral les otorga a los trabajadores, pues parte de la base de que los derechos ciertos e
indiscutibles son derechos adquiridos sobre los cuales el trabajador no puede disponer, pero
cuando lo que obran son meras expectativas es viable que el trabajador pueda llegar a acuerdos
sobre los mismos, tal como lo expuso la Corte Constitucional, en sentencia C-177 de 2005:

«Como se puede apreciar, la jurisprudencia al igual que la doctrina, distingue los derechos
adquiridos de las simples expectativas, y coinciden ambas en afirmar que los primeros son
intangibles y, por tanto, el legislador al expedir la ley nueva no los puede lesionar o desconocer.
No sucede lo mismo con las denominadas "expectativas", pues como su nombre indica, son
apenas aquellas probabilidades o esperanzas que se tienen de obtener algún día un derecho; en
consecuencia, pueden ser modificadas discrecionalmente por el legislador. […]

»En conclusión: el derecho adquirido se incorpora de modo definitivo al patrimonio de su titular y


queda a cubierto de cualquier acto oficial que pretenda desconocerlo, pues la propia Constitución
lo garantiza y protege; no ocurre lo mismo con la expectativa que, en general, carece de relevancia
jurídica y, en consecuencia, puede ser modificada o extinguida por el legislador. Y es en esta última
categoría donde debe ubicarse la llamada “condición más beneficiosa”. […]

»Entonces, mientras no se realicen íntegramente los presupuestos, condiciones o requisitos que la


misma norma contempla para adquirir el derecho, mal puede hablarse de "derecho adquirido"; lo
que existe es una simple esperanza de alcanzar ese derecho algún día, es decir, una "expectativa",
y como se ha reiterado, la Constitución no las protege. Sin embargo, considera la Corte que las
“expectativas” pueden y deben ser objeto de valoración por parte del legislador quien, en su
sabiduría, y bajo los parámetros de una anhelada justicia social, debe darles el tratamiento que
considere acorde con los fines eminentemente proteccionistas de las normas laborales».
Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (VIII)
Situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e
interpretación de las fuentes formales de derecho

Este principio, como los anteriores, resalta el carácter tuitivo del derecho laboral, al expresar que,
en caso de duda ante la existencia de dos interpretaciones razonables sobre una sobre la
aplicación de normas vigentes de trabajo, prevalece la más favorable, siendo aplicable de manera
íntegra, pero también puede presentarse cuando una disposición en materia laboral tiene varias
interpretaciones, caso en el cual, el juez tiene la obligación de considerar lo dispuesto en el
artículo 53 de nuestra Constitución, en lo relacionado con el principio de favorabilidad, tal como se
expone en la sentencia T-395 de la Corte Constitucional de 2016, con ponencia del magistrado
Alejandro Linares Cantillo:

«36. El artículo 53 de la Constitución Política consagró el principio de favorabilidad en materia


laboral en los siguientes términos: “principios mínimos fundamentales: … situación más favorable
al trabajador en caso de duda en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de
derecho”. A partir de esta norma, esta Corporación ha analizado diversos casos en los que se
presentan controversias de tipo laboral que tienen un elemento en común: la diversidad de
interpretación de una misma norma respecto a un asunto determinado o diversas normas
aplicables a un mismo caso.

»Así, la jurisprudencia de la Corte Constitucional ha señalado que «… los principios generales del
derecho al trabajo que la doctrina ha establecido y que en Colombia adquieren rango
constitucional en el artículo 53  de la C.P., conllevan la primacía de la realidad, la
irrenunciabilidad, la favorabilidad, la condición más beneficiosa, el principio pro operario, la
justicia social y la  intangibilidad de la remuneración».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (IX)
»37. Por su parte, el artículo 21 del Código Sustantivo del Trabajo reconoce la favorabilidad como
un principio general, y lo define en los siguientes términos:

“NORMAS MÁS FAVORABLES. En caso de conflicto o duda sobre la aplicación de normas vigentes
de trabajo, prevalece la más favorable al trabajador. La norma que se adopte debe aplicarse en su
integridad”.
»38. Sobre el alcance del principio de favorabilidad, la Corte ha establecido que, en principio, se
aplica en aquellos casos en los cuales existe duda respecto de cuál es la disposición jurídica
aplicable al momento de resolver un asunto, al encontrar que dos o más textos legislativos
vigentes al momento de causarse el derecho, regulan la solución del caso concreto. En estos
eventos los cánones protectores de los derechos del trabajador y la seguridad social ordenan la
elección de la disposición jurídica que mayor provecho otorgue al trabajador, o al afiliado o
beneficiario del sistema de seguridad social.

»Adicionalmente, ha dicho que la favorabilidad opera, no solo cuando se presenta un conflicto


entre normas, sino también cuando existe una norma que admite varias interpretaciones, en estos
casos «el juez puede interpretar la ley que aplica, pero no le es dable hacerlo en contra del
trabajador, esto es, seleccionando entre dos o más entendimientos posibles aquel que
ostensiblemente lo desfavorece o perjudica».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (X)
Primacía de la realidad sobre las formalidades – Contrato Realidad

Es muy común que en la realidad y en la vida práctica se pacten y suscriban contratos en los cuales
la parte contratante le hace una serie de exigencias a sus contratistas, imponiéndole órdenes e
inclusive exigiendo el cumplimiento de horarios (subordinación), con el ánimo de aminorar gastos
derivados de la relación laboral. Lo cierto es que en virtud de este principio las formalidades, los
pactos y los contratos sin importar su naturaleza deben ceder a la realidad fáctica y jurídica
cuando nos encontramos frente a un verdadero contrato de trabajo o relación laboral, por confluir
sus elementos:

 Prestación personal del servicio.

 Subordinación.

 Remuneración o salario.

Pero no solo obra este principio en razón a un contrato laboral camuflado (contrato realidad), sino
frente a todos los aspectos derivados de la relación laboral, como lo es la jornada, el salario, los
descansos, etc. No obstante lo anterior, la aplicación de este principio también puede beneficiar al
empleador en los eventos en los que se logre demostrar, por el contrario, que no se configuran los
elementos de una verdadera relación laboral o las condiciones laborales o eran la contempladas
en el documento suscrito entre las partes.
Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (XI)
Respecto de este principio, podemos traer a colación lo señalado por la Corte Suprema de Justicia,
Sala Laboral, en sentencia 8291 del 22 de agosto de 1996, que cita:

«Es principio fundamental del derecho laboral consagrado en el ordinal segundo del artículo 23 del
C. S. del T., la primacía del contrato realidad sobre los medios formales usados por las partes para
vincularse entre sí, de suerte que sobre las condiciones aparentes en cuanto a modalidad, lugar de
servicio, funciones, remuneración y otras, prima la situación objetiva del trabajador y los hechos
que hayan rodeado la prestación del servicio. De esta suerte resulta intrascendente la discusión
planteada por la censura sobre el fenómeno de la simulación, como que la ley autoriza al juez
laboral para desentrañar la naturaleza del contrato realidad con un fin eminentemente protector
del trabajador tal como lo hizo el ad-quem en el sub-lite al concluir que el contrato celebrado
entre las partes incluía en la remuneración pactada las comisiones pagadas a un aparente tercero
en razón de que su causación se originaba en la prestación de un servicio personal del
trabajador…».

También resulta importante contemplar los conceptos que sobre este principio contiene la
sentencia T-029 de 2016:

«Uno de los principios rectores del Derecho del Trabajo es el de la primacía de la realidad sobre las
formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones laborales —consagrado en el artículo 53
de la Carta—, el cual se encuentra íntimamente ligado al principio de prevalencia del derecho
sustancial— previsto en el artículo 228 de la misma obra—.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XII)
»Este Tribunal ha reconocido que, al margen de la forma en que los individuos que pactan la
prestación de un servicio personal convengan designar el contrato, es la estructura factual de la
relación entre los sujetos lo que determina la verdadera naturaleza del vínculo:

»La primacía de la realidad sobre las formalidades establecidas por los sujetos de las relaciones
laborales, es un principio constitucional (CP art. 53). La entrega libre de energía física o intelectual
que una persona hace a otra, bajo condiciones de subordinación, independientemente del acto o
de la causa que le da origen, tiene el carácter de relación de trabajo, y a ella se aplican las normas
del estatuto del trabajo, las demás disposiciones legales y los tratados que versan sobre la
materia. La prestación efectiva de trabajo, por sí sola, es suficiente para derivar derechos en favor
del trabajador, los cuales son necesarios para asegurar su bienestar, salud y vida. Las normas
laborales nacionales e internacionales, en atención a la trascendencia del trabajo y a los intereses
vitales que se protegen, están llamadas a aplicarse de manera imperativa cuando quiera se
configuren las notas esenciales de la relación de trabajo, sin reparar en la voluntad de las partes o
en la calificación o denominación que le hayan querido dar al contrato. […]

»La realidad sobre las formalidades evidenciadas en las relaciones de trabajo, hace referencia a un
principio constitucional imperante en materia laboral y expresamente reconocido por el artículo
53 de la Carta Política, entendido de la siguiente forma: no importa la denominación que se le dé a
la relación laboral, pues, siempre que se evidencien los elementos integrantes de la misma, ella
dará lugar a que se configure un verdadero contrato realidad».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XIII)
Garantía a la seguridad social, la capacitación, el adiestramiento y el descanso
necesario

Este principio enfocado directamente a brindarle una serie de beneficios al trabajador contempla
una serie de aspectos que, inclusive dentro del mismo marco constitucional, se han regulado de
manera independiente como se desprenden de su mismo enunciado y son: la seguridad social,
el adiestramiento y el descanso.

El derecho a la Seguridad Social de conformidad con los pronunciamientos de la Corte


Constitucional hace referencia a la totalidad de las medidas que propenden por el bienestar de la
población en lo relacionado con la protección y cobertura de unas necesidades que han sido
socialmente reconocidas, lo que incluye el derecho a obtener y mantener prestaciones sociales, ya
sea en efectivo o en especie, sin discriminación, con el fin de obtener protección, en particular
contra:

 La falta de ingresos procedentes del trabajo debido a enfermedad, invalidez, maternidad,


accidente laboral, vejez o muerte de un familiar.

 Gastos excesivos de atención de salud.

 Apoyo familiar insuficiente, en particular para los hijos y los familiares a cargo.


Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (XIV)
El Sistema de Seguridad Social en Colombia, de conformidad con el Departamento Nacional de
Planeación, fue instituido por la Ley 100 de 1993 y reúne de manera coordinada un conjunto de
entidades, normas y procedimientos a los cuales pueden tener acceso las personas y la comunidad
con el fin principal de garantizar una calidad de vida que esté acorde con la dignidad humana.
Forma parte del Sistema de Protección Social junto con políticas, normas y procedimientos de
protección laboral y asistencia social.

El sistema de Seguridad Social de conformidad con el artículo 48 de nuestra Carta Magna


comprende las obligaciones del Estado y la sociedad, las instituciones y los recursos destinados a
garantizar la cobertura de las prestaciones de carácter económico, de salud y de servicios
complementarios, incorporados en la Ley 100 de 1993:

«ARTÍCULO 48. La Seguridad Social es un servicio público de carácter obligatorio que se prestará
bajo la dirección, coordinación y control del Estado, en sujeción a los principios de eficiencia,
universalidad y solidaridad, en los términos que establezca la Ley.

»Se garantiza a todos los habitantes el derecho irrenunciable a la Seguridad Social.

»El Estado, con la participación de los particulares, ampliará progresivamente la cobertura de la


Seguridad Social que comprenderá la prestación de los servicios en la forma que determine la
Ley».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XV)
La Seguridad Social Integral comprende los sistemas de pensiones, de salud y de riesgos laborales
y de los servicios sociales complementarios.

Por otra parte, este principio que comprende la capacitación y el adiestramiento encuentra
contemplado en el artículo 54 de la Constitución, dirigido a que el Estado y los empleadores deben
propender por la formación de sus trabajadores: «ARTÍCULO 54. Es obligación del Estado y de los
empleadores ofrecer formación y habilitación profesional y técnica a quienes lo requieran».

Respecto al derecho al descanso, este se desarrolla en el Código Sustantivo del Trabajo, al


contemplar los descansos al terminar la jornada laboral, los días de descanso obligatorio
(dominicales y festivos) y las vacaciones. El descanso permite al trabajador recuperar la energía
desplegada en su actividad laboral, así como su interrelación con su familia, la sociedad y va
acompañada del derecho a la recreación regulado en los artículos 52 y 54 de nuestra Constitución.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XVI)
Protección especial a la mujer, a la maternidad y al trabajador menor de edad

Con la protección especial a la mujer y a la maternidad, se busca anular cualquier tipo de trato


discriminatorio en el cual se pueda ver afectada y de esta manera lo ha consagrado el artículo 43
de la Constitución al precisar:

«ARTÍCULO 43. La mujer y el hombre tienen iguales derechos y oportunidades. La mujer no podrá
ser sometida a ninguna clase de discriminación. Durante el embarazo y después del parto gozará
de especial asistencia y protección del Estado, y recibirá de este subsidio alimentario si entonces
estuviere desempleada o desamparada.

»El Estado apoyará de manera especial a la mujer cabeza de familia».

Sobre este principio se ha pronunciado la Corte Constitucional, en sentencia de unificación SU075


de 2018, magistrada ponente Gloria Stella Ortiz Delgado:

«7.2.1. El derecho de las mujeres al trabajo en condiciones de igualdad y el fuero de maternidad.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XVII)
»110. La igualdad como derecho, valor y principio transversal a la Constitución de 1991 impone, a
partir de su artículo 13, tres obligaciones: la primera, establecida en el inciso segundo, se refiere a
la promoción de la igualdad material, mediante la adopción de medidas en favor de grupos
marginados o discriminados. La segunda, en virtud del inciso tercero, impone la especial
protección a las personas que se encuentren en una situación de debilidad manifiesta “por su
condición económica, física o mental”. La tercera, que también se desprende del inciso tercero, es
la de sanción a los abusos o maltratos en contra de personas en situación de debilidad manifiesta.
Las dos primeras obligaciones tienen el objetivo de balancear una situación de desventaja,
garantizar el goce efectivo de los derechos fundamentales y avanzar en la construcción de una
sociedad más igualitaria.

»111. Como lo ha dicho esta Corporación en múltiples oportunidades, las acciones afirmativas se
desprenden de los dos primeros mandatos mencionados y se refieren al deber de intervención del
Estado mediante el impulso de medidas que favorecen a ciertas personas o grupos, con el objetivo
de morigerar los efectos de las prácticas sociales, históricas, culturales y económicas que han
ubicado a estas personas en una posición desfavorable de manera estructural. En este sentido, es
válido que dichas medidas sólo cobijen a un grupo de personas, ya que buscan superar los
obstáculos que les han impedido gozar de una igualdad material, a través del otorgamiento de
beneficios que conduzcan a dicho propósito.

»112. Las mujeres, como grupo que ha sido tradicionalmente marginado y discriminado por su
género en diferentes aspectos de la vida, son titulares de este tipo de políticas que buscan la
igualdad sustantiva, como un deber positivo del Estado. Así pues, lo que doctrinalmente se ha
denominado “acciones afirmativas” a favor de las mujeres tiene origen en las medidas de
intervención directa adoptadas en Europa en los entre los años 1960 y 1970.

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XVIII)
»Estas son medidas que disponen un trato diferente para las mujeres con el objetivo de
beneficiarlas en diferentes escenarios como en el acceso o la permanencia en el empleo o en la
concreción de la igualdad en la retribución por el trabajo. Por ejemplo, el Consejo de las
Comunidades Europeas, mediante su Directiva 79/7 de 1978, relativa al principio de igualdad,
estableció que “los Estados miembros podrán adoptar disposiciones específicas en favor de la
mujer con el fin de superar las desigualdades de hecho”. En desarrollo de esta normativa, el
mismo órgano ha establecido diferentes directivas y resoluciones con el propósito de dar dirección
e incentivar a los miembros de la comunidad a adoptar políticas para la promoción de la igualdad
de oportunidades para las mujeres en el trabajo.

»113. A su turno, diferentes decisiones de Tribunales Constitucionales Europeos y la Corte


Suprema de Estados Unidos, han avalado medidas, específicamente de orden laboral, que
favorecen a las mujeres en el acceso o permanencia en el trabajo, con fundamento en las
condiciones estructurales o circunstanciales que las sitúan en situación de desventaja.

»114. Más allá, este tipo de disposiciones han sido acogidas por el derecho internacional de los
derechos humanos. Así, la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación
en contra de la Mujer en su artículo 11 establece el deber de los Estados de adoptar todas las
medidas para eliminar la discriminación de la mujer en el trabajo. Igualmente, el Convenio de la
OIT nro. 3 de 1919 estableció la prohibición del despido de la mujer durante el período de licencia
de maternidad, que también se reconoció en ese instrumento. Igualmente, los Convenios 100,
102, 111 y 156 del mismo órgano han ahondado y ratificado el derecho a la igualdad de
condiciones en el empleo para las mujeres, particularmente en relación con la maternidad y el
embarazo.
Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (XIX)
»115. En cuanto a la constitucionalidad de este tipo de medidas, esta Corporación ha dicho que las
mismas se ajustan a nuestra Carta Superior si: “(i) tienen vocación transitoria porque con ella no se
pretende perpetuar desigualdades; (ii) son medidas para corregir tratos discriminatorios, por lo
que consagran tratos desiguales pero con justificación constitucional que intenta terminar con
situaciones históricas, culturales o sociales de trato discriminatorio; (iii) son medidas de grupo que
deben ser expresamente autorizadas por la ley o por actos administrativos, dependiendo de la
situación concreta; (iv) se presentan en situaciones de escasez de bienes o servicios; v) son
diseñadas para favorecer un grupo determinado de personas, por lo que no resultan válidas
medidas in generi o abiertas con gran margen de discrecionalidad del aplicador jurídico, en tanto
que, en aras de proteger un grupo de personas, permitiría establecer tratos arbitrarios o
caprichosos.

»116. En conclusión, las acciones afirmativas para las mujeres en el ámbito laboral no son sólo
medidas de intervención válidas en términos constitucionales, sino también concretan el deber
estatal y en especial el deber específico del Legislador de diseñar medidas normativas para
alcanzar la igualdad sustantiva. La estabilidad laboral reforzada para las mujeres en razón a la
maternidad es una de ellas».

Principios Constitucionales del Derecho


Laboral (XX)
Otro tipo de derechos que se pueden ver afectados por la discriminación y la explotación, son
los derechos de los niños, contemplados en el artículo 44 de la Constitución:

«ARTÍCULO 44. Son derechos fundamentales de los niños: la vida, la integridad física, la salud y la
seguridad social, la alimentación equilibrada, su nombre y nacionalidad, tener una familia y no ser
separados de ella, el cuidado y amor, la educación y la cultura, la recreación y la libre expresión de
su opinión. Serán protegidos contra toda forma de abandono, violencia física o moral, secuestro,
venta, abuso sexual, explotación laboral o económica y trabajos riesgosos. Gozarán también de los
demás derechos consagrados en la Constitución, en las leyes y en los tratados internacionales
ratificados por Colombia.

»La familia, la sociedad y el Estado tienen la obligación de asistir y proteger al niño para garantizar
su desarrollo armónico e integral y el ejercicio pleno de sus derechos. Cualquier persona puede
exigir de la autoridad competente su cumplimiento y la sanción de los infractores.

Los derechos de los niños prevalecen sobre los derechos de los demás».
Principios Constitucionales del Derecho
Laboral (XXI)
Los derechos de los menores, por ser derechos fundamentales, son prevalentes y es por esa razón
que se les permite trabajar, pero siempre y cuando se garanticen otros derechos como la
educación y la recreación. Por ello, debe mediar autorización por parte del Ministerio de Trabajo.
Al respecto ha señalado la Corte Constitucional en sentencia T-155 de 2015, en ponencia del
magistrado Jorge Iván Palacio Palacio:

«MEDIDAS DE PROTECCIÓN DEL MENOR DE EDAD RESPECTO AL TRABAJO-Edad mínima de ingreso


al mercado laboral

»En Colombia, en principio está prohibido que los menores de edad trabajen, como lo señala el
artículo 29 del Código Sustantivo del Trabajo, que establece la capacidad que debe tener una
persona para celebrar el contrato individual de trabajo, es de 18 años. Del mismo modo, el artículo
35 de la Ley 1098 de 2006 consagra que la edad mínima para trabajar es a los 15 años, pero
advierte que para tal efecto se necesita autorización expresa del inspector de trabajo o de la
primera autoridad local».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral
La raíz de la consagración constitucional de los principios del derecho laboral es que la misma
legislación laboral entró a desarrollarlos, así como se contemplaron otros, por lo que resulta
importante el análisis de los contenidos en el Código Sustantivo del Trabajo, entre ellos:

Justicia en las relaciones entre trabajadores y empleadores

En el artículo 1.º del Código Sustantivo del Trabajo se alude que las normas contenidas en el
Código Sustantivo del Trabajo consisten en lograr la justicia en las relaciones que surgen entre los
empleadores y los trabajadores, dentro de un espíritu de coordinación económica y equilibrio
social. En virtud de este principio el legislador, sin desconocer que el derecho laboral tiene un
carácter proteccionista hacia el trabajador, erige que también el empleador juega un papel
importante en el desarrollo económico del país y quienes se deben promover en aras del citado
equilibrio social y la generación de más empleo.

Aplicación territorial

Consagra el artículo 2.º del Código Sustantivo del Trabajo que las normas del derecho laboral se les
aplica a todas las personas habitantes en el territorio colombiano, sin ningún tipo de
discriminación en razón a su nacionalidad. Por ello, toda persona empleada en Colombia goza de
los mismos derechos y obligaciones laborales, así como de las mismas acciones para la protección
y reconocimiento de sus derechos: «ARTÍCULO 2.º. APLICACIÓN TERRITORIAL. El presente Código
rige en todo el territorio de la República para todos sus habitantes, sin consideración a su
nacionalidad».

Las dificultades en la aplicación de este principio radican cuando el trabajador debe trasladarse a
otro país con el ánimo de cambiar su residencia, caso en el cual la ley colombiana no sería
aplicable, en razón a que solo le es aplicable a las personas que habiten el territorio colombiano o
por lo menos su ejecución en territorio colombiano.

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (II)
Definición de Trabajo

Contempla el artículo 5.º del C.S.T. la definición de trabajo como a continuación se cita:
«ARTÍCULO 5.º. DEFINICIÓN DE TRABAJO. El trabajo que regula este Código es toda actividad
humana libre, ya sea material o intelectual, permanente o transitoria, que una persona natural
ejecuta conscientemente al servicio de otra, y cualquiera que sea su finalidad, siempre que se
efectúe en ejecución de un contrato de trabajo».

De conformidad con la anterior definición, el trabajo es una actividad humana libre, por lo que el
trabajador siempre debe ser una persona natural en los términos del artículo 74 del Código Civil, a
diferencia del empleador que puede comprender una persona natural o una persona jurídica.

También expresa la definición legal que la actividad desarrollada puede ser permanente o


transitoria, lo que determina el tipo de contrato laboral en razón a su duración. En este sentido, el
contrato puede ser a término indefinido, a término fijo, por duración de la obra o labor u ocasional
o transitorio. La actividad humana como señala la norma, para que sea considerada trabajo, puede
ser material mediante el empleo de la fuerza o intelectual en la cual prevalece el conocimiento.

Libertad de trabajo

Señala el artículo 8 del C.S.T. que nadie puede impedir el trabajo de las demás personas, ni
tampoco que se dediquen a la profesión, industria o comercio que les plazca, siempre y cuando
dicha actividad sea lícita: «ARTÍCULO 8.º. LIBERTAD DE TRABAJO. Nadie puede impedir el trabajo a
los demás, ni que se dediquen a la profesión, industria o comercio que les plazca, siendo lícito su
ejercicio, sino mediante resolución de autoridad competente encaminada a tutelar los derechos
de los trabajadores o de la sociedad, en los casos que se prevean en la ley».
Principios Legales y doctrinales del
Derecho Laboral (III)
Derecho de Asociación y Huelga

Indica el artículo 12 del C.S.T. lo siguiente en razón a este principio: «ARTÍCULO 12. DERECHOS DE
ASOCIACIÓN Y HUELGA. El Estado colombiano garantiza los derechos de asociación y huelga, en los
términos prescritos por la Constitución Nacional y las leyes».

El derecho de asociación principalmente al que hace referencia la norma en mención comprende


el derecho que tienen todos los trabajadores de crear organizaciones sindicales y de esta manera
lo indica la sentencia C-180 de 2016, con el magistrado Alejandro Linares Cantillo como ponente:

«Si bien en el derecho de asociación contemplado en el artículo 2 del Convenio 87 de la OIT


intrínsecamente está plasmado el concepto de que la libertad sindical comporta la facultad
autónoma para crear organizaciones sindicales, ajena a toda injerencia del Estado, al prescribir
que “los trabajadores y los empleadores, sin ninguna distinción y sin autorización previa, tienen el
derecho de constituir las organizaciones que estimen convenientes, así como el de afiliarse a estas
organizaciones, con la sola condición de observar los estatutos de las mismas” dicho criterio es
complementario a la norma constitucional —Supra numeral 42— y significa que no pueden mediar
trabas legales o administrativas en la constitución o funcionamiento de los sindicatos. Ello
realmente confiere la potestad de autoconformarse y autorregularse conforme a las reglas de
organización interna que libremente acuerden los miembros, con el límite que impone el inciso 2
del art. 39, según el cual la estructura interna y el funcionamiento de los sindicatos se sujetan al
orden legal y a los principios democráticos».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (IV)
Igualmente, el derecho a la libre asociación se encuentra plasmado en el artículo 38 de la
Constitución en un sentido más amplio: ARTÍCULO 38. Se garantiza el derecho de libre asociación
para el desarrollo de las distintas actividades que las personas realizan en sociedad».

Por otra parte, el derecho a la huelga contempla el cese de actividades laborales con el propósito
de obtener ciertos beneficios laborales. Este derecho se encuentra contemplado en el artículo 56
de nuestra Constitución Política, que cita:
«ARTÍCULO 56. Se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos esenciales
definidos por el legislador.

»La ley reglamentará este derecho.

»Una comisión permanente integrada por el Gobierno, por representantes de los empleadores y
de los trabajadores, fomentará las buenas relaciones laborales, contribuirá a la solución de los
conflictos colectivos de trabajo y concertará las políticas salariales y laborales. La ley reglamentará
su composición y funcionamiento».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (V)
Sobre el derecho a la huelga se ha pronunciado la Corte Constitucional en sentencia C-122 de 2012
de la siguiente manera:

«El derecho a la huelga se encuentra consagrado en el artículo 56 de la Constitución Política, de


acuerdo con el cual “se garantiza el derecho de huelga, salvo en los servicios públicos esenciales
definidos por el legislador”. Este derecho está estrechamente relacionado con los principios
constitucionales de solidaridad, dignidad y participación (CP art. 1) y con la realización de un orden
social justo (CP art. 2), por lo cual cumple finalidades fundamentales para el Estado social de
derecho como: equilibrar las relaciones entre los patrones y los trabajadores, resolver los
conflictos económicos colectivos de manera pacífica y materializar el respeto de la dignidad
humana y de los derechos de los trabajadores. En este sentido, la huelga es fundamental para la
conformación de un Estado democrático, participativo y pluralista, pues surge de la necesidad de
conducir los conflictos laborales por cauces democráticos. También se ha señalado que la huelga
es un derecho que responde “a la utilidad pública, al interés  general de un Estado que se concibe
a sí mismo como un Estado social, constitucional y democrático de derecho, en cuanto se
encuentra encaminado a hacer efectivos los derechos de la gran mayoría de los trabajadores
asalariados y a buscar un mayor equilibrio, justicia y equidad en las relaciones laborales propias de
un modelo económico capitalista basado en la dinámica trabajo-capital, dinámica respecto de la
cual es claro para esta Corporación que el trabajador constituye la parte débil de la relación, razón
por la cual se justifican las medidas protectoras, garantistas y correctivas por parte del Estado a
favor de los trabajadores».

El derecho a la huelga no es un derecho absoluto, toda vez que se encuentra restringido a los
prestadores de servicios públicos su cese de actividades puede afectar al interés general, así como
a los miembros de las Fuerzas Públicas (policía, militares, armada, fuerza aérea), porque además
de realizar un servicio público tienen el manejo de las armas.
Principios Legales y doctrinales del
Derecho Laboral (VI)
Orden público de las normas laborales

Las normas laborales son de orden público y de obligatorio cumplimiento, razón por la cual el
trabajador no puede renunciar a ellas ni pactar con el empleador en contra de ellas, tal como lo
disponen los artículos 14 y 16 del C.S.T.:

«ARTÍCULO 14. CARÁCTER DE ORDEN PÚBLICO. IRRENUNCIABILIDAD. Las disposiciones legales que
regulan el trabajo humano son de orden público y, por consiguiente, los derechos y prerrogativas
que ellas conceden son irrenunciables, salvo los casos expresamente exceptuados por la ley. […]

»ARTÍCULO 16. EFECTO. 1. Las normas sobre trabajo, por ser de orden público, producen efecto
general inmediato, por lo cual se aplican también a los contratos de trabajo que estén vigentes o
en curso en el momento en que dichas normas empiecen a regir, pero no tienen efecto
retroactivo, esto es, no afectan situaciones definidas o consumadas conforme a leyes anteriores».

Interpretación de las normas laborales

Las normas laborales deben ser interpretadas en primera medida atendiendo la justicia en las
relaciones entre trabajadores y empleadores, en los términos del art. 18 del C.S.T.: «ARTÍCULO 18.
NORMA GENERAL DE INTERPRETACIÓN. Para la interpretación de este Código debe tomarse en
cuenta su finalidad, expresada en el artículo 1.º».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (VII)
En los eventos en que no haya norma aplicable al caso en discusión se aplican normas que por
analogía regulen casos similares, los principios del derecho laboral, la jurisprudencia, la costumbre
o el uso, la doctrina, los convenios y recomendaciones adoptados por la Organización y las
Conferencias Internacionales del Trabajo, conforme al art. 19 del C.S.T.:

«ARTÍCULO 19. NORMAS DE APLICACIÓN SUPLETORIA. (Aparte subrayado CONDICIONALMENTE


exequible). Cuando no haya norma exactamente aplicable al caso controvertido, se aplican las que
regulen casos o materias semejantes, los principios que se deriven de este Código, la
jurisprudencia, la costumbre o el uso, la doctrina, los Convenios y Recomendaciones adoptados
por la Organización y las Conferencias Internacionales del Trabajo, en cuanto no se opongan a las
leyes sociales del país, los principios del derecho común que no sean contrarios a los del Derecho
del Trabajo, todo dentro de un espíritu de equidad».
También consagra el art. 20 del C.S.T. que en el evento de que exista conflicto entre normas
laborales y normas que comprendan otra área del derecho (civil, comercial, administrativa, etc.) se
preferirán las normas del derecho laboral: «ARTÍCULO 20. CONFLICTOS DE LEYES. En caso de
conflicto entre las leyes del trabajo y cualesquiera otras, prefieren aquellas».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (VIII)
Condición más beneficiosa

Este principio conexo del principio de favorabilidad establece que las normas laborales nuevas
derogan las anteriores, siempre y cuando generen un beneficio para el empleado.

Este principio busca que, en los eventos de cambio normativo, al trabajador se le mantenga la
norma que le sea más favorable, pues si la relación laboral se inició antes de la promulgación de la
nueva norma y durante la vigencia laboral sucede un cambio normativo que desfavorece al
trabajador, podrá mantener para este caso en particular la norma derogada (ultractividad de la
ley), pero si por el contrario la nueva norma resulta más favorable, será esta la que se aplique a la
relación laboral.

Respecto a este principio podemos citar la sentencia de la Corte Constitucional T-190 de 2015,
magistrado ponente Luis Guillermo Guerrero:

«La regla de la condición más beneficiosa está llamada a operar en aquellos casos en que se
identifique una sucesión de normas, en donde la preceptiva derogada del ordenamiento recobra
vigencia para así mantener el tratamiento obtenido de su aplicación por conducir a un escenario
mucho más beneficioso para el trabajador que aquel que resultaría de emplear la regulación legal
que la sustituyó. La condición más beneficiosa supone la existencia de una situación fáctica
concreta previamente reconocida y determina que ella debe ser respetada siempre y cuando sea
más favorable al trabajador en comparación con la nueva que habría de aplicársele».

Principios Legales y doctrinales del


Derecho Laboral (IX)
Este principio también guarda relación con el principio de favorabilidad, pero a
diferencia del anterior, la duda se predica respecto de una norma que tiene varias
interpretaciones, evento en el que el juez debe acogerse a la interpretación que
sea más favorable al trabajador, tal como lo expone la sentencia de la Corte
Constitucional T-088 de 2018: «El principio in dubio pro operario o favorabilidad en
sentido amplio, por otro lado, implica que una o varias disposiciones jurídicas
aplicables a un caso admiten diversas interpretaciones razonables dentro de su
contenido normativo, hipótesis bajo la cual el operador jurídico debe escoger aquella
que brinde mayor amparo o sea más favorable al trabajador».

Referencias bibliográficas
Ley 100/93, del 23 de diciembre, del Código penal. Diario Oficial de Colombia, art. 48.

Sentencia núm. C-586/16 de la Corte Constitucional, de 26 de octubre de 2016, apartado 9.1. y


9.2. sobre la Norma que incorpora al Código Sustantivo del Trabajo la prohibición a las mujeres de
trabajar en labores mineras subterráneas y en general, en labores peligrosas, insalubres o que
requieran grandes esfuerzos (2016). 

Sentencia núm.  C-023/94 de la Corte Constitucional, de 27 de enero de 1994, artículo 23,


apartado 3 sobre la irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos en normas laborales
(1994).

Sentencia núm. C-177/05 de la Corte Constitucional, de 1 de marzo de 2005, apartado VI,


subapartado 6 sobre la retroactividad y retrospectividad de las normas laborales (2005).

Sentencia núm. T-395/2016 de la Corte Constitucional, de 28 de julio de 2016, apartado I,


subapartados 36, 37 y 38 sobre la acción de tutela contra providencias judiciales (2016).

Sentencia núm. T-029/16 de la Corte Constitucional, de 5 de febrero de 2016, apartado II,


subapartado 6 sobre la agencia oficiosa en tutela (2016).

Sentencia de unificación núm. SU075/18 de la Corte Constitucional, de 24 de julio de 2018,


apartado 7.2.1., subapartados 110, 111, 112, 113, 114, 115 y 116 sobre legitimación por activa en
tutela (2018).

Referencias bibliográficas (II)


Sentencia núm. C-180/16 de la Corte Constitucional, de 13 de abril de 2016, apartado II,
subapartado 69 sobre clasificación legal de sindicatos en categorías empresariales, industriales,
gremiales y de oficios varios (2016).
Sentencia núm. C-122/12 de la Corte Constitucional, de 22 de febrero de 2012, apartado 3,
subapartado 3.3 sobre el derecho a la huelga (2012).

Sentencia núm. T-190/15 de la Corte Constitucional, de 17 de abril del 2015, apartado III,
subapartado 5.5. sobre la acción de tutela para reconocimiento de prestaciones sociales en
materia pensional (2015).
Sentencia núm. T-088/18 de la Corte Constitucional, de 8 de marzo del 2018, apartado II,
subapartado 6.2. sobre la acción de tutela contra providencias judiciales (2018).

A fondo
Sentencia C-586 del 2016 «Igualdad de oportunidades para los trabajadores»

Sentencia núm. C-586/16 de la Corte Constitucional, de 26 de octubre de 2016,


apartado 9.1. y 9.2. sobre la Norma que incorpora al Código Sustantivo del
Trabajo la prohibición a las mujeres de trabajar en labores mineras subterráneas y
en general, en labores peligrosas, insalubres o que requieran grandes esfuerzos
(2016). 
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/C-586-16.htm
En el anterior enlace de la Corte Constitucional, podrás encontrar la sentencia que
trata el Principio de Igualdad de Oportunidades para los Trabajadores.

Sentencia C-023 de 1994 «Irrenunciabilidad a los beneficios mínimos establecidos


en normas laborales»

Sentencia núm.  C-023/94 de la Corte Constitucional, de 27 de enero de 1994,


artículo 23, apartado 3 sobre la irrenunciabilidad a los beneficios mínimos
establecidos en normas laborales (1994).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/1994/C-023-94.htm
Una sentencia emblemática sobre la irrenunciabilidad de los derechos del
trabajador.

Sentencia C-177 de 2005 «Transacción y Conciliación sobre derechos inciertos y


discutibles»

Sentencia núm. C-177/05 de la Corte Constitucional, de 1 de marzo de 2005,


apartado VI, subapartado 6 sobre la retroactividad y retrospectividad de las
normas laborales (2005).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2005/C-177-05.htm
En esta sentencia se trata principalmente los derechos adquiridos en materia
laboral y el principio de no menoscabo de los derechos de los trabajadores.

Sentencia T-395 de 2016 «Situación más favorable al trabajador en caso de duda


en la aplicación e interpretación de las fuentes formales de derecho»
Sentencia núm. T-395/2016 de la Corte Constitucional, de 28 de julio de 2016,
apartado I, subapartados 36, 37 y 38 sobre la acción de tutela contra providencias
judiciales (2016).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/t-395-16.htm
En este enlace encontrarás la sentencia relacionada con el principio de
favorabilidad laboral y el desconocimiento del precedente constitucional como
causal especifica de procedibilidad de la acción de tutela contra providencias
judiciales.

Sentencia T-029 de 2016 «Primacía de la realidad sobre las formalidades»

Sentencia núm. T-029/16 de la Corte Constitucional, de 5 de febrero de 2016,


apartado II, subapartado 6 sobre la agencia oficiosa en tutela (2016).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/T-029-16.htm
En esta sentencia aparece uno de los principios básicos del Derecho del Trabajo,
como es el de la primacía de la realidad sobre las formas establecidas por los
sujetos de las relaciones laborales –consagrado en el artículo 53 de la Carta–, el
cual se encuentra íntimamente ligado al principio de prevalencia del derecho
sustancial.

Sentencia SU075 de 2018 «Derecho de las mujeres en condición de igualdad»

Sentencia de unificación núm. SU075/18 de la Corte Constitucional, de 24 de julio


de 2018, apartado 7.2.1., subapartados 110, 111, 112, 113, 114, 115 y 116 sobre
legitimación por activa en tutela (2018).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2018/SU075-18.htm
La relevancia de la igualdad se pone de manifiesto en la presente sentencia en la
que se protege, entre otros, la maternidad y la lactancia en el trabajo, así como la
estabilidad laboral de la mujer embarazada.

Sentencia C-180 de 2016 «Derecho de Asociación»

Sentencia núm. C-180/16 de la Corte Constitucional, de 13 de abril de 2016,


apartado II, subapartado 69 sobre clasificación legal de sindicatos en categorías
empresariales, industriales, gremiales y de oficios varios (2016).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2016/C-180-16.htm
Mediante la lectura de esta sentencia, comprenderás mejor el principio de
autonomía sindical o de no intervención del Estado en asuntos propios de
organizaciones sindicales.
Sentencia C-122 de 2012 «Derecho a la Huelga»

Sentencia núm. C-122/12 de la Corte Constitucional, de 22 de febrero de 2012,


apartado 3, subapartado 3.3 sobre el derecho a la huelga (2012).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2012/C-122-12.htm
El derecho a la huelga está estrechamente relacionado con los principios
constitucionales de solidaridad, dignidad y participación y con la realización de un
orden social justo. La huelga es fundamental para la conformación de un Estado
democrático, participativo y pluralista, aunque también se han señalado
limitaciones.

Sentencia T-190 de 2015 «Condición más beneficiosa»

Sentencia T-190/15 de la Corte Constitucional, de 17 de abril del 2015, apartado


III, subapartado 5.5. sobre la acción de tutela para reconocimiento de prestaciones
sociales en materia pensional (2015).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2015/T-190-15.htm
Esta sentencia está relacionada con lo que hemos visto en el tema en el punto
«Situación más favorable al trabajador en caso de duda en la aplicación e
interpretación de las fuentes formales de derecho» y, en concreto, con el principio
de la condición más beneficiosa en materia pensional.

Sentencia T-088 de 2018 «Indubio pro operario»

Sentencia T-088/18 de la Corte Constitucional, de 8 de marzo del 2018, apartado


II, subapartado 6.2. sobre la acción de tutela contra providencias judiciales (2018).
Accede al documento desde la siguiente dirección web:
https://www.corteconstitucional.gov.co/relatoria/2018/t-088-18.htm
En la Corte Constitucional podemos encontrar recursos como este relativos al
principio in dubio pro operario al que dedicamos un punto de este tema y que
mantiene relación con el principio de favorabilidad en materia laboral.

También podría gustarte