Está en la página 1de 5

CALAMIDADES GEMELAS: LA GUERRA DE LOS MIL café en 1895.

Es difícil precisar cuánta verdad había en las


DÍAS Y LA PÉRDIDA DE PANAMÁ acusaciones, pero el apuro económico del país intensificó al menos la
oposición al régimen por parte de los liberales y los conservadores
Rafael Núñez había insistido en que su Regeneración era la
disidentes; la mayoría de estos últimos tenía su plaza fuerte en
alternativa a la catástrofe nacional, pero la ejecución de sus
Antioquia, una importante región cafetera. Los disidentes, que
programas no previno, sino que hasta cierto punto incitó a dos
tomaron el nombre de Históricos, o Conservadores Históricos, en
catástrofes separadas que golpearon a Colombia durante el cambio de
oposición a los Nacionalistas de Caro, herederos directos de Núñez y
siglo: la más sangrienta de sus guerras civiles y el desmembramiento
su Partido Nacional, nunca se aliaron formalmente con los liberales,
de su territorio. La primera de estas calamidades sobrevino
pero su desencanto estimuló a estos últimos y necesariamente
inmediatamente después de otras elecciones muy disputadas, en las
debilitó al gobierno de Bogotá. De esta manera, pocos fueron los
cuales, según los liberales, la saliente administración Caro había
sorprendidos cuando, a finales de 1899, militantes liberales
impuesto arbitrariamente como presidente al candidato de su
desencadenaron el nuevo conflicto civil, que duraría
predilección, pisoteando los derechos de los liberales y los
aproximadamente tres años y contribuiría, indirectamente, a la
conservadores disidentes. Puesto que el elegido por la administración
pérdida de Panamá. Dentro del Partido Liberal había una facción que
era Manuel A. Sanclemente, mayor de ochenta años ya muy
preveía, si no la pérdida de Panamá, al menos algunos de los terribles
debilitado, los liberales supusieron que Caro pretendía gobernar tras
efectos que sin duda traería la guerra, pero las frustraciones de esa
bambalinas y que por lo tanto era poco probable que la situación
colectividad ya eran demasiado insoportables como para detenerse a
política mejorase realmente.
contemporizar. Los liberales sufrieron gran desilusión al descubrir
Es posible argumentar que el estallido de la Guerra de los Mil Días que los conservadores históricos, cuando la suerte estuvo echada, se
fue provocado igualmente, al menos en parte --como lo ha sostenido aliaron con sus correligionarios rivales y respaldaron al gobierno en
con mucha insistencia el historiador Charles Bergquist-5 a causa de lugar de ayudar y apoyar al otro partido. En ese sentido, su
una nueva ronda de la crisis económica. La depresión de los comportamiento reproducía el de los liberales independientes, que de
productos de exportación, asociada con la desaparición de la anterior la misma manera habían frustrado a los rebeldes conservadores de
hegemonía liberal, había dado paso al aumento de las exportaciones 1876. Sin los liberales lograron casi inmediatamente poner en acción
de café en los primeros años de la Regeneración; pero el rápido un ejército y una flotilla en el río Magdalena. La flota del río fue
incremento de la producción, en Colombia y en otros países destruida rápidamente por las fuerzas del gobierno, pero la fortuna se
productores del grano, llevó a una abrupta caída de los precios mostró voluble en los combates terrestres, que tuvieron lugar
internacionales en la segunda mitad de la década de 1890. El impacto principalmente en la parte oriental del departamento de Santander,
del descenso en Colombia se agravó, según los críticos del gobierno, plaza fuerte de los liberales radicales durante la era federal.
por las políticas económicas oficiales. Al respecto, tales personajes
A la derrota liberal ocurrida en Bucaramanga, el 13 de noviembre de
tenían en mente no sólo el supuesto mal manejo monetario, sino
1899, siguió una victoria decisiva, cuando las fuerzas encabezadas
también la imposición de obligaciones fiscales a las exportaciones de
por los generales Rafael Uribe Uribe y Benjamín Herrera aplastaron a los bandos nominalmente afiliados a su partido-- se tomaron más y
un importante ejército del gobierno en la batalla de Peralonso. Los más partidarios de una solución negociada de la guerra civil. Las
liberales no complementaron su victoria con una persecución del posibilidades para tal negociación habían parecido favorables durante
enemigo hasta Bogotá, como bien hubieran podido intentarlo. En un breve período, hacia finales de 1900, después de que los
cambio, adormecidos por la excesiva confianza en la victoria, conservadores históricos promovieran un golpe que depuso al viejo y
perdieron tiempo esperando concesiones gubernamentales que nunca achacoso Presidente Sanclemente en favor de su Vicepresidente, José
llegaron. Lo que sí llegó fue un definitivo triunfo conservador en la Manuel Marroquín, ligeramente más joven. Una vez en el poder, sin
batalla de Palonegro, librada entre el II y el 26 de mayo de 1900. embargo, Marroquín se mostró igualmente intransigente, y la guerra
Durante dos semanas de combate permanente, los dos ejércitos, que llegó a su fin solamente a fines de 1902. El agotamiento absoluto
juntos sumaban 25.000 hombres, sufrieron más de 4.000 bajas. contribuyó a la conclusión del episodio. El número estimado de bajas
siendo los liberales los más afectados. El hedor de tantos cuerpos de por causa del conflicto se eleva a la impresionante cifra de 1¡lli cien
hombres y animales en descomposición en el campo de batalla era mil, que en una población total de alrededor de cuatro millones .
insoportable. Los médicos y las enfermeras, especialmente del lado _iii¡ "" equivale al 2.5% de los colombianos (y naturalmente, a una
revolucionario, fueron incapaces de curar a los innumerables heridos, proporción mucho más alta de hombres adultos). Esta es una
muchos de los cuales fueron abandonados a su suerte y murieron en estadística que se repite de texto en texto, sin que nadie sepa de
medio de atroces dolores; la contaminación de las fuentes de agua dónde provino, y probablemente sea demasiado alta. De todas
complementó los estragos de las enfermedades, que fueron más maneras, el derramamiento de sangre fue enorme y acentuó las
letales que los disparos. Al final, los liberales no solamente perdieron exigencias de paz; los costos económicos de la guerra tuvieron el
la batalla sino igualmente grandes cantidades de armas y equipos mismo efecto. No solamente se interrumpieron intermitentemente la
imposibles de remplazar. y un ímpetu que nunca recuperaron. producción y el comercio en gran parte del territorio nacional, sino
Después de Palonegro, los liberales no pudieron librar batallas que también tanto liberales como conservadores tuvieron que pagar
convencionales, excepto en Panamá e intermitentemente en la costa, por el desastre. Los liberales desembolsaron más, pues el gobierno
y fueron reducidos a una irregular guerra de guerrillas, en la vana los golpeó con la imposición de préstamos punitivos; sin embargo,
esperanza de desgastar al gobierno. Esta variedad de actividad los seguidores del régimen no pudieron evitar cargar con parte de la
guerrera predominó en la región del alto Magdalena y en las responsabilidad. Sin duda, nadie pudo escapar al efecto de la
vertientes cercanas, al oeste y al sur de Bogotá, área donde la incontrolable inflación que resultó del uso cada vez más frecuente de
colonización se estaba extendiendo rápidamente debido al auge de la la imprenta por parte del gobiemo para cubrir sus gastos militares y
producción cafetera, y donde la presencia de las instituciones de otro tipo. En una ocasión en que se acabó el papel apropiado en
tradicionales era relativamente débil. En corto tiempo, la guerra de las imprentas oficiales, se echó mano de un papel preparado para
guerrillas resultó marcada por estallidos de brutalidad y bandidaje envoltura de chocolates, y en los billetes recién impresos se podía
por parte de ambos contendientes, hasta el punto de que los incluso distinguir el logotipo de la fábrica6. El valor del dólar en
alarmados liberales de clase alta -que ejercían poco control real sobre moneda colombiana, que al inicio de la guerra era aproximadamente
de cuatro pesos, subió hasta cien pesos al finalizar el conflicto, en extienden hasta el momento en que Panamá entró a formar parte de
noviembre de 19027• Pero aun con el recurso de un papel moneda sin Colombia, o más precisamente de la Nueva Granada colonial.
respaldo, el gobierno era objeto de tantas presiones, que, para citar un
Entre las quejas de los panameños, era importante la que resaltaba
solo ejemplo. ya no podía mantener las tres colonias de leprosos del
que, a través de los impuestos generados por el tránsito. las cuotas
país, cuyos pacientes quedaron en las calles y carreteras,
pagadas por la Compañía del Ferrocarril de Panamá y otras fuentes
abandonados a su suerte. Otro incentivo para la paz fue el estado
especiales de ingresos, Panamá producía para el tesoro de Bogotá
crítico de las negociaciones con los Estados Unidos en tomo a la
mucho más de lo que recibía en forma de servicios gubernamentales.
concesión para construir un canal que cruzara el istmo de Panamá. El
Sin duda. los panameños habrían tolerado ese tipo de discriminación
hecho de que ese departamento fuera uno de los escenarios
y su status de subordinados. Si al menos hubiesen podido continuar
principales de la etapa final de la guerra era algo más que
disfrutando del negocio del tránsito; y fue precisamente en tomo a
inconveniente, aunque no arectó en realidad el tránsito; el gobiemo
este asunto que la relación de Panamá con el resto de Colombia se
de Bogotá no pudo sino estar de acuerdo con que las fuerzas
rompió finalmente. El fracaso de los franceses en la construcción de
estadounidenses entraran a resguardar la ruta, y de hecho su
un canal al nivel del mar había dejado a Panamá por lo menos con el
presencia protegió las ciudades de Panamá y Colón, puntos extremos
tráfico de carga y los pasajeros que utilizaban el ferrocarril existente,
del trayecto, de suerte que éstas no cayeron en manos de los
incluso mientras continuaban las negociaciones sobre la posible
revolucionarios. La incapacidad del gobierno para prestar cuidadosa
construcción de un nuevo canal por los Estados Unidos. Desde el
atención a las negociaciones del canal mientras el país era desgarrado
punto de vista panameño, había que evitar a toda costa que el canal se
por la guerra civil fue aún más grave, y esto sin mencionar el
construyera en otra región. Por esta razón, la sola posibilidad de que
debilitamiento de la capacidad negociadora de Colombia con
los norteamericanos decidieran construir un canal en Nicaragua si las
respecto a los atractivos de la posible construcción del canal en
negociaciones con Colombia fracasaban. determinó que los
Nicaragua. Oportunamente, el acuerdo que puso fin a la guerra fue el
comerciantes y políticos panameños prosiguieran las negociaciones
llamado Tratado del Wisconsin, firmado en noviembre de 1902 a
aun en medio de la Guerra de los Mil Días, con un sentido de la
bordo del navío estadounidense de ese nombre estacionado frente a la
urgencia que rara vez mostraban los demás colombianos. En
costa panameña. Al igual que el tratado de paz preliminar suscrito un
septiembre de 1902, cuando la guerra estaba por terminar. el emisario
mes antes por las fuerzas liberales en la región de la costa caribeña,
colombiano en Washington, Tomás Herrán, finalmente firmó un
este tratado ofrecía garantías de protección personal para los ex
tratado con el secretario de Estado norteamericano, John Hay, para la
revolucionarios, pero ninguna promesa explícita de reformas
construcción del canal a través del istmo. El tratado cedía a los
políticas. El recurso liberal a la violencia para lograr sus objetivos
Estados Unidos el control permanente de una estrecha franja de tierra
había resultado, una vez más, contraproducente. El desastroso
en la cual sería construido el canal; en este respecto, y en otros
desenlace del asunto del canal llegó un año más tarde, con la exitosa
puntos, se reflejaba claramente la débil capacidad de negociación de
separación de Panamá, aunque las rafces hist6ricas de la secesión se
Colombia. Mas para las familias prominentes de Panamá y para la
variada gama de promotores internacionales interesados en la ruta colombianas hubo manifestaciones antinorteamericanas y se llegó a
panameña los términos precisos eran menos importantes que el hablar de una subyugación forzosa de Panamá. Pero los Estados
simple hecho del tratado. Aunque en algunos sectores bogotanos se Unidos, citando el mismo tratado que habían firmado para la defensa
creía firmemente que los voceros de los Estados Unidos de la soberanía neogranadina sobre el istmo, aclararon que no se
fanfarroneaban cuando sugerían que, de no ratificar Colombia los permitiría a las tropas colombianas desembarcar en Panamá por
términos del tratado, su país se volvería hacia Nicaragua para temor a que obstruyeran el libre tránsito de mercancías, también
negociar el canal, los panameños no estaban dispuestos a correr el garantizado por el tratado. Esa fue realmente toda la «intervención»
riesgo de que las advertencias se hicieran realidad. El peligro de que norteamericana que se necesitó. Por otra parte, los líderes del
Panamá se separara si el tratado no se ratificaba era evidente incluso movimiento (entre quienes se encontraba el promotor francés
antes de que el Senado colombiano iniciara deliberaciones al Philippe Bunau-Varilla, quien esperaba ser generosamente
respecto. También en el resto del país había quienes pensaban que recompensado por sus inversiones en la anterior empresa francesa)
sería mucho mejor tener un canal en términos poco favorables para lograron obtener, a través de sobornos e influencias de tipo social y
Colombia que no tener ningún canal--o,' mejor dicho, ningún canal personal, la pasividad de la pequeña fuerza colombiana estacionada
en el que hubiera participación colombiana. Estas voces se acallaron, en Panamá. No contaban con apoyo masivo para la rebelión, pero
sin embargo, en el debate que sobrevino. Guiados por el ex tampoco hubo signos de oposición fundamental al golpe. El
presidente Miguel Antonio Caro, cuya incapacidad de compromiso reconocimiento diplomático del nuevo gobierno panameño por parte
en asuntos domésticos había influido en la iniciación de la Guerra de de los Estados Unidos tardó pocos días y se dio con una prisa
los Mil Días, los opositores del tratado señalaron acertadamente que evidentemente indecente. Lo mismo hizo la mayoría de los
ceder a los Estados Unidos el permanente y directo control sobre la gobiernos, incluidos, para aflicción colombiana, varios
zona del canal era incompatible con la soberanía colombiana y que, latinoamericanos. Si algo hizo más tolerable la separación de
por lo tanto, el tratado era inaceptable. En agosto de 1903 los Panamá, fue el hecho de que, así como los panameños nunca habían
senadores, verdaderamente convencidos por los argumentos de Caro, sentido gran solidaridad hacia el resto de Colombia, los colombianos
o bien políticamente temerosos de mostrar debilidad en la defensa del del interior no tenían lazos culturales ni de ningún tipo que los ataran
honor nacional en un momento en que los nacionalistas y los profundamente a los habitantes del istmo. De hecho, el sentido de la
conservadores históricos manipulaban diestramente la escena política unidad nacional en Colombia seguía siendo débil, y algunas voces
de la posguerra, rechazaron unánimemente el tratado Hay-Herrán. esparcidas por el territorio sugirieron que a la larga el ejemplo
Como cosa muy significativa, la unanimidad se logró solamente panameño no era tan deplorable, sino más bien imitable. A largo
porque un senador panameño se había retirado del recinto antes de la plazo, sin embargo, la pérdida de Panamá se convirtió en una etapa
votación. Tres meses después, el 3 de noviembre, tuvo lugar la más del lento y doloroso surgimiento de una identidad nacional
revolución panameña: la evidente complicidad de los Estados Unidos colombiana. Contribuyó a que lo que quedó de Colombia fuera un
aumentó el escándalo en Colombia, pero dificultó la adopción de poco más homogéneo y dio a los colombianos un blanco externo
medidas efectivas para controlar la rebelión. En algunas ciudades contra el cual la mayoría de ellos podía reaccionar. Sobre todo, junto
con la Guerra de los Mil Días, a la que siguió inmediatamente, la
separación de Panamá funcionó como golpe saludable para la clase
política del país, al demostrar la necesidad de trascender la
tradicional división entre los partidos y de trabajar conjuntamente por
cierto tiempo en la inconclusa labor de la construcción de la nación.

Referencias:

- Bushnell, D. 1994, “Colombia una nación a pesar de sí


misma”

ACTIVIDAD
1. Identificar en el texto:
a. Extraer y escribir en el cuaderno las Ideas principales
b. Las consecuencias económicas, políticas, y sociales de la
guerra de los Mil días, organizarlas a través de un cuadro
comparativo.

También podría gustarte