Está en la página 1de 31

ANATOMÍA DEL APARATO SEXUAL FEMENINO Y

MASCULINO
Prof. Carolina Schwengel Álvarez

APARATO GENITAL FEMENINO

El aparato genital femenino, se compone esencialmente de dos partes; una glandular,


el ovario, en el que se desarrollan los gametos femeninos; y de un largo conducto,
producto de la diferenciación del conducto de Müller, que se extiende desde la
proximidad del ovario hasta la vulva, y que toma sucesivamente las denominaciones de
tubas uterinas, útero y vagina.

OVARIO

Los ovarios o glándulas genitales femeninas son cuerpos de apariencia glandular,


destinados a producir los gametos femeninos u óvulos y las hormonas esteroideas
sexuales. Los ovarios son los órganos esenciales del aparato sexual femenino, a
semejanza de lo que representan los testículos en el varón, de ahí el nombre de
“testes mulieres” con el que, según Galeno, eran designados por los antiguos
anatómicos.

Relaciones del ovario.

El ovario está casi completamente libre en la cavidad peritoneal. Solamente su borde


anterior y sus extremidades están unidas al ligamento ancho por un corto meso, y a la
trompa y al útero por ligamentos cubiertos por el peritoneo.
La cara externa se apoya sobre el peritoneo de la pared lateral de la cavidad pélvica.
Esta pared presenta, en la región ocupada por el ovario, una depresión, llamada fosa
ovárica, en la cual se hunde la cara externa del ovario.
La cara interna, convexa, está cubierta por el pabellón de la trompa que se pliega sobre
el ovario; también está cubierta por el mesosalpinx que la trompa lleva consigo e
invierte sobre el ovario.
El borde anterior es casi rectilíneo y da inserción en todo su contorno a un meso
peritoneal muy corto, el mesoovario, que une el ovario al ligamento ancho. El
mesoovario se extiende de una a otra extremidad del ovario, insertándose en este
órgano siguiendo una línea sinuosa, llamada línea de Farre, a lo largo de la cual el
peritoneo se detiene bruscamente y cede su lugar al epitelio ovárico, que cubre el resto
del ovario. El mesoovario circunscribe, en toda la longitud del borde anterior del órgano,
un estrecho espacio llamado hilio del ovario, por el cual penetran en el parénquima
ovárico los vasos y los nervios. A lo largo y por delante del borde anterior del ovario,
asciende la ampolla tubárica.
El borde posterior es libre, convexo y más grueso que el anterior.

La extremidad superior o polo superior es redondeada, y se cubre por la trompa y el


mesosalpinx.
La extremidad inferior da inserción al ligamento útero-ovárico.

Medios de fijación y ligamentos del ovario

El ovario se mantiene en su posición por el mesoovario y por los ligamentos lumbo-


ovárico, tubo-ovárico y útero-ovárico.
El mesoovario es corto y sólo permite al ovario movimientos de bisagra.
El ligamento lumbo-ovárico, o ligamento suspensorio del ovario está constituido por
fibras conjuntivas y musculares lisas que rodean los vasos útero-ováricos, y de un
pliegue de peritoneo parietal levantado por estos vasos y por los elementos conjuntivos
y musculares lisos que los acompañan.
El ligamento tubo-ovárico es un haz conjuntivo y muscular liso, que une el polo superior
del ovario a la superficie exterior del pabellón de la trompa, en la cual se inserta desde
la extremidad de la franja ovárica hasta el vértice del pabellón. Este haz está seguido,
en la mayor parte desu longitud, por una franja de pabellón tubárico, llamada franja
ovárica, que descansa sobre él y se le adhiere.
El ligamento útero-ovárico es un cordón de fibras musculares lisas, extendido del
ángulo del útero a la extremidad inferior del ovario.
De todos estos ligamentos, sólo el mesoovario y el ligamento lumbo-ovárico sostienen
al ovario. Los ligamentos tubo-ováricos y útero-ováricos tienen por objeto mantener al
ovario en la proximidad de los órganos a los cuales estos ligamentos le unen.

Constitución anatómica del ovario

Si se practica un corte sagital del ovario, que pase por el centro del hilio, se distinguen
dos zonas morfológicamente distintas; una zona central, que continua el hilio, es la
zona medular; y otra periférica, que envuelve a la primera, excepto a nivel del hilio, es
la zona cortical.
La zona medular tiene un color rojo intenso, y está constituida fundamentalmente por
vasos, envueltos por una masa conjuntiva y muscular.
La zona cortical contiene irregularmente diseminados en un estroma conjuntivo a los
folículos de Graaf.
La superficie exterior de la zona cortical está recubierta por una capa de células
epiteliales, que constituye el epitelio ovárico.

Epitelio ovárico

El epitelio ovárico está constituido por una sola capa de células cilíndricas que en su
cara externa comunica con el peritoneo y en la cara interna descansa sobre la capa
conjuntiva del estroma que se denomina albugínea.
A nivel del hilio, el epitelio ovárico se continúa bruscamente con el endotelio peritoneal.

Estroma ovárico

El estroma ovárico está formado por haces de tejido conjuntivo diversamente


entrecruzados, formando un tejido denso. Este tejido, que se encuentra tanto en la
zona cortical como en la medular, rellena los espacios entre los folículos y los vasos.
Su superficie más externa se condensa formando una especie de membrana que se
denomina albugínea.

Folículos de Graaf

Los folículos de Graaf, así denominados por haber sido descritos por este autor en
1672, son vesículas redondas u ovaladas, en cuyo interior se encuentran los óvulos.
Permanecen situados en la zona cortical del ovario. A los folículos de Graaf los
encontraremos en diferente estado de desarrollo desde la pubertad hasta la
menopausia.

Folículos primordiales

Los folículos primordiales se encuentran dispuestos en una o dos capas en la zona


cortical, inmediatamente por debajo de la albugínea.
La máxima dotación folicular la encontramos tras finalizarse la diferenciación ovárica
alrededor de las 16- 20 semanas de vida intrauterina, alcanzando los 6-7 millones de
ovogonias.
A partir de este momento, el número de células germinales disminuirá de forma
constante, al nacer quedan entre 1 y 2 millones, al alcanzar la pubertad tan sólo entre
300.000 y 500.000, hasta que unos cincuenta años después del nacimiento se agoten
las reservas de ovocitos.
Los folículos primordiales se componen de un óvulo desprovisto aún de su membrana
vitelina, y de una capa de células planas, rudimento de la granulosa, situada alrededor
del óvulo. Estas células tienen como misión transmitir al óvulo los materiales
necesarios para su nutrición y crecimiento.

Folículos en desarrollo

Aquellos folículos primordiales que están destinados a desarrollarse sufrirán una serie
de transformaciones. El tejido conjuntivo se acompaña de una cantidad de fibras
musculares lisas, especialmente en la zona medular, donde se disponen alrededor de
los vasos. También alcanzan la zona cortical, aunque no llegan a rodear a los folículos.
En primer lugar, las células que rodean al óvulo en el folículo primordial se hacen
cúbicas y forman a su alrededor una capa epitelial continua, que tras una multiplicación
incesante adoptan una disposición pluriestratificada. Este revestimiento epitelial
constituye la granulosa del folículo. Las más en contacto con el óvulo formarán la
corona radiada (folículo preantral).
Poco después de que la granulosa se haya vuelto pluriestratificada, se desarrolla
alrededor del óvulo una membrana delgada, la membrana vitelina.

Entre las capas estratificadas de la granulosa aparecerá una hendidura, al principio


estrecha y luego progresivamente más ancha, que divide esta en dos hojas, una
interna, convexa que permanece pegada al óvulo, y otra externa, cóncava, que tapiza
la cubierta conjuntiva del folículo. Esta hendidura no rodea completamente al óvulo, de
modo que este queda siempre adherido por un punto a la granulosa. El pequeño
cúmulo de granulosa en cuyo interior se encuentra el óvulo se llama cumulo proligero u
ovígero.
La hendidura que se ha labrado en la granulosa, se ocupa por un líquido claro, que es
el líquido folicular (folículo antral).
A la vez el folículo se ha rodeado de una capa de tejido conjuntivo, que es la teca. Esta
cubierta conjuntiva que no es más que una porción diferenciada del estroma ovárico, se
dispone de dos capas concéntrica, de estructura diferente; una externa, o teca externa
y una interna, teca interna. La teca externas es de naturaleza fibrosa, y está constituida
por haces de tejido conjuntivo atravesados por vasos que la comunican con el estroma
ovárico. La teca interna está formada por una fina red conjuntiva sumamente
vascularizada.
Ambas capas están separadas por una delgada membrana basal denominada
membrana propia.

Folículos adultos.

Finalizada la fase de desarrollo, los folículos mantendrán la estructura descrita,


variando progresivamente en su tamaño, pasando de los 2-3 milímetros de diámetro a
los 9-10 del óvulo maduro.
El polo externo, forma en la superficie del ovario una eminencia, cuyo punto culminante
se denomina estigma (Fig 3), zona que sufre un pronunciado adelgazamiento, con
desaparición de la teca interna, y quedando reducido a una o dos hileras de células de
la granulosa y una delgadísima teca externa. El estigma es pues una delgadísima capa
transparente y carente de vasos, donde se producirá la rotura folicular y la liberación
del óvulo maduro durante la ovulación.
Los restos del folículo roto, que queda después de la expulsión del óvulo y del líquido
folicular, sufren una serie de transformaciones, que reciben el nombre en función de su
coloración, de cuerpo amarillo o cuerpo luteo. En primer lugar, las células que rodean al
óvulo en el folículo primordial se hacen cúbicas y forman a su alrededor una capa
epitelial continua, que tras una multiplicación incesante adoptan una disposición
pluriestratificada. Este revestimiento epitelial constituye la granulosa del folículo. Las
más en contacto con el óvulo formarán la corona radiada (folículo preantral).
Poco después de que la granulosa se haya vuelto pluriestratificada, se desarrolla
alrededor del óvulo una membrana delgada, la membrana vitelina.
Entre las capas estratificadas de la granulosa aparecerá una hendidura, al principio
estrecha y luego progresivamente más ancha, que divide esta en dos hojas, una
interna, convexa que permanece pegada al óvulo, y otra externa, cóncava, que tapiza
la cubierta conjuntiva del folículo. Esta hendidura no rodea completamente al óvulo, de
modo que este queda siempre adherido por un punto a la granulosa. El pequeño
cúmulo de granulosa en cuyo interior se encuentra el óvulo se llama cumulo proligero u
ovígero.

La hendidura que se ha labrado en la granulosa, se ocupa por un líquido claro, que es


el líquido folicular (folículo antral).
A la vez el folículo se ha rodeado de una capa de tejido conjuntivo, que es la teca. Esta
cubierta conjuntiva que no es más que una porción diferenciada del estroma ovárico, se
dispone de dos capas concéntrica, de estructura diferente; una externa, o teca externa
y una interna, teca interna. La teca externas es de naturaleza fibrosa, y está constituida
por haces de tejido conjuntivo atravesados por vasos que la comunican con el estroma
ovárico. La teca interna está formada por una fina red conjuntiva sumamente
vascularizada.
Ambas capas están separadas por una delgada membrana basal denominada
membrana propia.
Folículos adultos.
Finalizada la fase de desarrollo, los folículos mantendrán la estructura descrita,
variando progresivamente en su tamaño, pasando de los 2-3 milímetros de diámetro a
los 9-10 del óvulo maduro.
El polo externo, forma en la superficie del ovario una eminencia, cuyo punto culminante
se denomina estigma (Fig 3), zona que sufre un pronunciado adelgazamiento, con
desaparición de la teca interna, y quedando reducido a una o dos hileras de células de
la granulosa y una delgadísima teca externa. El estigma es pues una delgadísima capa
transparente y carente de vasos, donde se producirá la rotura folicular y la liberación
del óvulo maduro durante la ovulación.
Los restos del folículo roto, que queda después de la expulsión del óvulo y del líquido
folicular, sufren una serie de transformaciones, que reciben el nombre en función de su
coloración, de cuerpo amarillo o cuerpo lúteo.

Vasos y nervios del ovario

Las arterias del ovario provienen delas arterias ovárica y uterina. La arteria ovárica
llega al ovario siguiendo el ligamento lumbo-ovárico. Al alcanzar el ovario da la rama
tubárica externa que va a la trompa, esta rama da, de paso, algunos ramos a la
extremidad superior del ovario. La arteria ovárica desciende después a lo largo del hilio
del ovario, donde abandona algunas ramas que penetran en él. Cuando llega a la
extremidad inferior de este órgano, se anastomosa con la uterina, y de la anastomosis
nacen nuevos ramos ováricos.
Las venas forman en el hilio y en el mesoovario un plexo muy desarrollado. Los ramos
que parten de él van a las venas ováricas y uterina.
Los linfáticos siguen el trayecto de los vasos ováricos y terminan: a la derecha, en los
ganglios látero-aórticos subyacentes al pedículo renal; a la izquierda, en los ganglios
látero y preaórticos subyacentes al pedículo renal y próximo a este.
Los nervios proceden de la parte inferior del plexo intermesentérico por el plexo
ovárico que acompaña a la arteria ovárica.

Linfáticos y nervios del ovario

Los linfáticos siguen el trayecto de los vasos ováricos y terminan: a la derecha, en los
ganglios látero-aórticos subyacentes al pedículo renal; a la izquierda, en los ganglios
látero y preaórticos subyacentes al pedículo renal y próximo a este.
Los nervios proceden de la parte inferior del plexo intermesentérico por el plexo
ovárico que acompaña a la arteria ovárica.

TUBAS UTERINAS

Las tubas uterinas son dos conductos, uno derecho y otro izquierdo, que se extienden
desde la extremidad externa del ovario al ángulo superior del útero. Su función es
recoger el óvulode la superficie del ovario y transportarlo a la cavidad uterina, donde se
fija si es fecundado, y de donde se expulsa al exterior, en caso contrario.

Relaciones y dimensiones de las tubas uterinas

Dimensiones

Su longitud es de 10 a 14 centímetros. Su diámetro exterior, que mide


aproximadamente 3 milímetros es el ángulo del útero, aumenta progresivamente de
dentro a fuera para alcanzar en su parte externa los 7-8 milímetros.

Relaciones de la trompa con el ligamento ancho.

Con excepción de la porción intersticial de la trompa, que está en el espesor de la


pared uterina y que está aislada de esta pared por una capa de tejido conjuntivo, el
resto de la trompa está contenido en el ligamento ancho y ocupa el borde superior de
este ligamento. El peritoneo del ligamento ancho le forma una envoltura serosa. Esta
envoltura se detiene por fuera sobre la superficie externa del pabellón en el límite de
las franjas. Finalmente está unida al ligamento ancho por un meso peritoneal, llamado
mesopalpinx.

Formas y dimensiones de las tubas uterinas y sus relaciones con el ovario

Porción intersticial

Está situada en el espesor de la pared uterina. Tiene una longitud de un centímetro, y


su diámetro interno alcanza medio milímetro.
Comienza por un orificio estrecho, el ostium uterum, en el vértice del ángulo supero
externo de la cavidad uterina; atraviesa la pared del útero siguiendo un trayecto oblicuo
hacia fuera y hacia arriba, lo mas a menudo lineal, a veces flexuosa, y se continua en el
vértice del ángulo del útero con el istmo.

Istmo

El istmo continúa la porción intersticial de la trompa. Se desprende del vértice del


ángulo del útero, un poco por encima y por detrás del ligamento redondo; por encima y
por delante del ligamento útero-ovárico. Desde el útero, el istmo de la trompa se
extiende hasta el polo inferior del ovario, en línea recta, casi horizontalmente, pero un
poco oblicuamente de dentro a fuera y de delante a atrás.
Este segmento de la trompa es casi cilíndrico y de consistencia dura. Mide de 3 a 4
centímetros de largo y 3 a 4 milímetros de diámetro.

Ampolla

La ampolla es más voluminosa y más larga que el istmo, alcanzando los 7 a 8


centímetros de longitud y los 7 a 8 milímetros de diámetro.
No es cilíndrica, como el istmo, sino aplanada, porque su consistencia es más débil.

Pabellón

La trompa termina en un ancho embudo, llamado pabellón, que se ensancha


bruscamente desde la extremidad de la ampolla.
La superficie exterior es lisa y está tapizada por el peritoneo, el cual no se extiende
más que hasta el origen de las franjas.
La superficie interna es irregular, esta plegada y se extiende sobre la cara interna del
ovario.
El borde libre está cortado irregularmente en pequeñas lengüetas llamadas franjas.

Configuración y estructura de las tubas uterinas

Configuración interior.

La superficie interior de la trompa está recorrida en toda su longitud por pliegues


mucosos alargados paralelamente a la dirección del conducto. En la porción intersticial
apenas son visibles; se acusan más y se hacen más numerosos en el istmo, en la
ampolla y en el pabellón, adquiriendo mayor desarrollo progresivamente, y vistos en
uncorte transversal adquieren un aspecto arborescente. Son estos pliegues los que
constituyen las franjas del pabellón.

Estructura

La trompa se compone de cuatro túnicas superpuestas de fuera a dentro: la túnica


serosa, peritoneal; la túnica conjuntiva, por la cual caminan las principales
ramificaciones vasculares y nerviosas; la túnica muscular, que comprende una capa
externa de fibras longitudinales y una capa interna de fibras circulares; y una capa
mucosa, que forma los pliegues que cubren la superficie interna de la trompa.

Vasos y nervios.

Las arterias de la tuba proceden del arco arterial formado en el mesopalpinx por la
arteria tubárica externa, rama de la ovárica, y por la arteria tubárica interna, rama de la
uterina, anastomosándose entre sí.
Las venas, con un trayecto semejante al de las arterias desembocan en las venas
uterina y ovárica.
Los linfáticos de la trompa se unen a los colectores ováricos, ascienden con ellos a lo
largo de los vasos ováricos y terminan en los ganglios látero-aórticos.
Los nervios acompañan a los vasos. Proceden del plexo intermesentérico por el plexo
de la arteria ovárica, y del plexo hipogástrico por el plexo de la arteria uterina.

ÚTERO

El útero es un órgano hueco, de paredes gruesas y contráctiles, destinado a servir de


receptáculo al óvulo después de la fecundación.

Situación.

El útero está situado, en la cavidad pelviana, en su línea media, entre la vejiga y el


recto, por encima de la vagina, debajo de las asas intestinales y del colon ilio-pelviano.

Forma.

Tiene forma de cono truncado, aplanado de adelante a atrás, y cuyo vértice está hacia
abajo. Un poco por debajo de su parte media presenta una estrangulación llamada
istmo. El istmo divide al útero en dos partes; una superior, que es el cuerpo, y otra
inferior, que es el cuello.
El cuerpo, muy aplanado de adelante a atrás, es triangular, Su base está hacia arriba y
el vértice, truncado, corresponde al istmo.
El cuello es más estrecho y menos voluminoso que el cuerpo. Se estrecha ligeramente
en sus dos extremidades a la manera de un tonel.

Dimensiones.

En la nulípara, el útero mide, por término medio, 6,5 cm de largo (3,5 cm para el cuerpo
y 2,5 cm para el cuello). Su anchura alcanza 4 cm a nivel del cuerpo y 2,5 cm en el
cuello. El espesor mide 2 cm por término medio.
En las multíparas, la longitud del cuello varía entre 7 y 8 cm (5 a 5,5 cm para el cuerpo
y 2 a 2,5 cm el cuello). Su anchura, en la base del cuerpo, alcanza los 5 cm, mientras
que no pasa de los 3 cm en la parte media del cuello. Su espesor mide
aproximadamente 3 cm.

Dirección.

El útero es un órgano móvil dentro de la pelvis, de modo que su situación y orientación


se modifica bajo la presión de los órganos que le rodean. Generalmente cuando la
vejiga y el recto están vacíos, se encuentra en anteversión, situación que puede
modificarse por la repleción de ambos órganos.

Configuración exterior y relaciones del útero

Cuerpo uterino

1. Caras.
• La cara anterior es ligeramente convexa, lisa y recubierta por el peritoneo. El
peritoneo desciende hasta el istmo, donde se refleja sobre la vejiga formando el saco
vésico-uterino.
• La cara posterior es muy convexa y está enteramente recubierta por el peritoneo, pero
aquí el peritoneo se extiende por debajo del istmo, y desciende hasta la cara posterior
de la vagina, a la cual reviste en una altura aproximada de 2 cm. La serosa se repliega
después sobre el recto, constituyendo el fondo de saco de Dowglas.
2. Bordes laterales.
Los bordes laterales del cuerpo del útero son anchos y redondeados de adelante a
atrás. Están en relación con los ligamentos anchos, que se extienden del útero a las
paredes de la pelvis. A lo largo de estos bordes caminan los vasos uterinos.
3. Borde superior
El borde superior llamado habitualmente fondo uterino, es grueso y redondeado de
adelante a atrás, estando igualmente tapizado por el peritoneo.
4. Ángulos
Los ángulos laterales se continúan con el istmo de la trompa. De ellos parten también
los ligamentos redondos y útero-ováricos.
5. Istmo
Está en la unión del cuerpo y del cuello. Se corresponde por delante con el borde
posterior de la vejiga y el fondo de saco vésicouterino, sus relaciones posteriores son
similares a las del cuerpo uterino.

Cuello uterino

1. Porción supravaginal
Su cara anterior está unida a la cara posteroinferior de la vejiga por un tejido celular
poco denso, que permite separar fácilmente los dos órganos.
Su cara posterior se corresponde con el fondo de saco de Dowglas y con el recto.
Sus bordes laterales están en relación, en su extremidad superior, con los ligamentos
anchos; más abajo, con el tejido conjuntivo y muscular liso del espacio pelvi-rectal
superior, por el cual pasan, cruzándose, la arteria uterina y el uréter.
De los bordes laterales del cuello se desprenden, hacia atrás, los ligamentos
uterosacros que limitan lateralmente el fondo de saco de Dowglas.

2. Porción vaginal
Está representada por la línea de inserción de la vagina sobre el cuello. Esta línea, de
medio centímetro de ancha, es oblicua hacia abajo y hacia delante. La vagina se
inserta por detrás a la misma distancia de las dos extremidades del cuello, o en la
unión del tercio superior con los dos tercios inferiores, en tanto que por delante se
inserta en la unión del tercio medio con el tercio inferior del cuello; por lo que la porción
intravaginal es más alta por detrás que por delante.

3. Porción intravaginal
La porción intravaginal del cuello se conoce como el hocico de tenca, este sobresale en
la vagina, es cónico y su vértice redondeado presenta una abertura, que es el orificio
cervical externo, el cual da acceso a la cavidad uterina.
Las características del hocico de tenca varían a lo largo de la vida de la mujer. En las
nulíparas el orificio es circular, sus bordes son regulares y lisos, y de consistencia dura.
En las multíparas se alarga transversalmente, limitándose por dos labios más
irregulares, y de consistencia más blanda. Debido a la inclinación del cuello hacia abajo
y hacia atrás, el labio anterior siempre desciendo un poco más hacia abajo que el
posterior
El cuello está separado de la pared vaginal por un fondo de saco anular en el cual se
reconocen cuatro segmentos; un fondo de saco anterior, otro posterior, y dos fondos de
saco laterales

Estructura del útero

El útero está escavado por una cavidad estrecha, aplanada de adelante a atrás. La
estrangulación correspondiente al istmo divide esta cavidad en dos partes, la cavidad
del cuerpo y la cavidad del cuello.
La cavidad del cuerpo es lisa, de forma triangular, y sus dos paredes, anterior y
posterior están adosadas. En los ángulos superiores se encuentran las aperturas de las
trompas. El ángulo inferior comunica con la cavidad del cuello.
La cavidad del cuello es fusiforme pero aplanada de adelante a atrás.
La extremidad superior de la cavidad del cuello se confunde con el istmo y recibe el
nombre de orificio cervical interno

Estructura

1.- Túnica serosa o peritoneal.


El peritoneo está muy adherido al útero en el fondo de este órgano y en la porción alta
de las caras anterior y posterior del cuerpo. Esta zona adherente es siempre más
extensa en la cara posterior que en la cara anterior.

2.- Túnica muscular


La capa muscular del útero tiene una configuración diferente en el cuerpo y en el
cuello. En el cuerpo, las fibras lisas están dispuestas en tres capas; la capa externa,
muy delgada, comprende un plano superficial que cubre solamente las caras y el fondo
del cuerpo uterino y un segundo plano de fibras circulares. La capa media, muy gruesa,

está constituida por haces entrecruzados en todos los sentidos. La capa interna está
formada por fibras circulares.
En el cuello es menos gruesa que en el cuerpo, y está fundamentalmente constituida
por fibras circulares.

3.- Túnica mucosa


Es una túnica delgada y friable adherida al músculo, que recibe la denominación de
endometrio

Ligamentos del útero

Los ligamentos del útero que vamos a describir desempeñan su papel en la estática del
útero. Su efecto es atraer al útero a su posición normal cuando se ha desplazado por la
presión de los órganos vecinos. Pero no son estos ligamentos los que sostienen al
útero en su sitio, misión que depende del periné, que sostiene este órgano por
intermedio de la pared vaginal, sobre la que se apoya el cuello uterino.

Ligamentos anchos.

El peritoneo de las caras y del fondo del útero se extiende, a cada lado, más allá de los
bordes laterales, hasta la pared pelviana. Así se forman, a los lados del útero, unos
pliegues transversales, llamados ligamentos anchos, que unen el útero a la pared
pelviana. Los ligamentos anchos no son exactamente transversales, sino un poco
oblicuos de dentro a fuera y de delante a atrás.
Su borde interno, por el cual se une al borde lateral del útero, contiene la arteria
uterina, el plexo venoso uterino, vasos linfáticos, nervios, el conducto de Gartner y el
paroóforo.
El borde superior contiene la trompa (mesopalpinx) Por debajo del mesopalpinx las dos
hojas se separan por un espacio que aumenta de espesor de arriba abajo (mesometrio)
.
Ligamentos redondos

Son unos cordones redondeados, que se extienden desde los ángulos laterales del
útero hasta la región inguinal y pubiana. Su longitud alcanza alrededor de los 15 cm, y
su grosor varía entre los 3 y 5 mm.
Están constituidos por tejido conjuntivo y muscular liso, y por el centro del mismo corre
la arteria principal del mismo.

Ligamentos útero-sacros.

Está constituido por haces conjuntivos y musculares lisos que nacen en la cara
posterior del cuello uterino, cerca de los bordes laterales y en la vecindad inmediata del
istmo; se dirigen hacia arriba y atrás, contornean las caras laterales del recto y
terminan en la cara anterior del sacro.

Ligamentos útero-ováricos.

Nacen en los ángulos del útero, un poco por debajo y por detrás de la trompa. Desde
allí se dirigen hacia fuera y hacia atrás, caminando por detrás del borde inferior del
mesopalpinx, para terminar en la extremidad inferior del mesoovario y del ovario.

Vasos y nervios del útero

Arterias

El útero recibe sus vasos de la arteria uterina.


Después de cruzar el uréter, la arteria uterina aborda el cuello del útero un poco por
encima del fondo de saco lateral de la vagina, y asciende por el lateral, primero a cierta
distancia del cuello, al cual se aproxima se abajo a arriba, tanto, que se adosa al borde
lateral del cuerpo del útero.
Un poco antes de alcanzar el cuello se desprenden de la arteria uterina ramos
vésicovaginales para la vejiga y la vagina, la arteria cérvico-vaginal destinada a la parte
inferior del cuello y a la pared anterolateral de la vagina. Después y en toda la altura de
su trayecto yuxtauterino, abandona numerosos ramos, muy flexuosos, para el cuello y
el cuerpo del útero. Estos ramos penetran en el interior del útero, en el tejido muscular.

Venas

Las venas uterinas desembocan en los plexos uterinos, situados a los lados del útero.
Estos plexos, anastomosados por arriba con las venas ováricas, desembocan en los
troncos hipogástricos por las venas uterinas.

Linfáticos

Los linfáticos del cuerpo terminan en los ganglios latero-aórticos, en los ganglios
preaórticos próximos al origen de la arteria mesentérica inferior, en los ganglios de la
cadena media de los ganglios ilíacos externos, y a veces a los ganglios inguinales.
Los linfáticos del cuello terminan en su mayor parte en los ganglios de la cadena ilíaca
externa.

Nervios

El útero está inervado por el plexo uterino, que se desprende del borde anterior del
plexo hipogástrico, camina en la parte antero-superior del ligamento útero-sacro y
aborda el útero a nivel del istmo.

VAGINA

La vagina, del latín “vagina”(vaina), es un conducto músculo-membranoso, largo,


ancho y muy extensible aun tiempo, que va desde el útero a la vulva. Como
continuación de la cavidad uterina, por ella pasan el flujo menstrual, los productos de
secreción del útero y el feto en el momento del parto. Sin embargo, la vagina
desempeña esta función de forma accesoria. Su principal objeto es recibir el pene
durante el coito, constituyendo en la mujer el órgano coital.

Situación y dirección

Situada en la cavidad pelviana, delante del recto, detrás de la vejiga y debajo del útero.
Su dirección, oblicua hacia abajo y hacia delante, forma con la horizontal un ángulo de
unos 70º, abierto hacia atrás.

Forma y dimensiones

Cuando está vacía, la vagina es aplanada de adelante a atrás; su pared anterior está
adosada a su pared posterior en casi toda su longitud, excepto en sus extremidades.
La extremidad superior tiene forma de cúpula, cuya concavidad cubre el cuello uterino.
En la extremidad inferior, la vagina es aplanada transversalmente.
La longitud de la vagina es, por término medio de ocho centímetros, siendo la pared
anterior (7cm) algo mas corta que la pared posterior (9cm).

Relaciones de la vagina

En la vagina hay que considerar una cara anterior, una cara posterior, dos bordes
laterales y dos extremidades, una superior y otra inferior.

Cara anterior.

Por delante de la vagina se encuentran; por arriba, la cara póstero-inferior de la vejiga


con la porción terminal de los uréteres; por abajo, la uretra.
La vagina está separada de estos órganos por una capa de tejido conjuntivo. En la
parte superior, en toda la extensión de la vejiga, este tejido conjuntivo es laxo,
aumentando de consistencia de arriba abajo. En la parte inferior el tejido conjuntivo
interuretro-vaginal, este tejido conjuntivo se hace muy denso, constituyendo una lámina
gruesa, que une sólidamente entre sí ambos órganos llamada tabique uretrovaginal.

Cara posterior.

Está tapizada por arriba, en una extensión de unos dos centímetros, por el peritoneo
del fondo de saco de Dowglas. El fondo de saco está, por lo tanto, a unos siete
centímetros del orificio externo vaginal.
Por debajo del peritoneo, la vagina se adosa al recto hasta el suelo del periné; estando
separada de él por una capa de tejido celular bastante laxo, recorrida por algunas

ramificaciones vasculares y nerviosas. Esta delgada capa, llamada tabique rectovaginal


está atravesada hacia abajo por el músculo rectovaginal.
En el límite superior del suelo perineal, es decir, a unos dos o tres centímetros por
encima de la piel, la vagina y el recto se separan; la vagina continua su trayecto oblicuo
hacia abajo y hacia delante, en tanto que el segmento perineal del recto se inclina
hacia abajo y hacia atrás. El espacio triangular, recto-vaginal, que limitan, está ocupado
por el centro tendinoso o núcleo fibrosos central del periné y por los músculos que de él
se desprenden.

Bordes laterales.

La porción intrapelviana comprende, aproximadamente, los dos tercios superiores del


conducto vaginal. Se corresponde con el tejido célulofibroso del espacio pelvirectal
superior, así como con las numerosas ramificaciones arteriales y venosas vaginales,
que ocupan la parte interna de este espacio. La porción superior del borde lateral de la
vagina está también en relación con el uréter, el cual pasa a 1,5 centímetros por fuera
del fondo de saco lateral de la vagina y se coloca en la cara anterior del conducto
vaginal, a la altura del orificio externo del cuello.
La porción perineal está en relación, sucesivamente de arriba abajo: con los haces
internos del elevador del ano, con la aponeurosis media y el músculo transverso
profundo y con el constrictor de la vulva, el bulbo de la vagina y la glándula de
Bartolino.

Extremidad superior.

Se inserta en el cuello uterino, ensanchándose en forma de cúpula, que se inserta en la


porción intravaginal del cuello.
La línea de inserción de la vagina en el cuello es oblicua hacia abajo y hacia delante;
por lo que el fondo de saco circular, comprendido entre la pared vaginal y la porción
intravaginal del cuello, aumenta de profundidad de adelante a atrás. La parte anterior
de este fondo de saco se reduce a una ligera depresión transversal, mientras que el
posterior mide aproximadamente dos centímetros de profundidad.

Extremidad inferior.

La vagina se abre en el vestíbulo; este orificio está estrechado en la mujer virgen por
un pliegue mucoso, el himen
El himen es una membrana perforada de espesor y de forma variable, que se inserta
en el borde del orificio externo vaginal. Su forma más habitual es semilunar, pero puede
ser también anular, o labiado, es decir, dividido en dos labios laterales. Cualquiera que
sea su forma, el himen presenta una cara superior o vaginal, irregular, en continuidad
con la superficie de la vagina; una cara inferior o vulvar, lisa separada de los labios
menores, a los lados, por un surco curvo, llamado surco ninfo-himeneal; y un borde
libre, ordinariamente liso y uniforme, pero que puede ser irregular, dentado o franjeado.
Tras el parto, los desgarros himeneales se hacen más profundos, los lóbulos

himeneales se reemplazan por unos tubérculos irregulares, llamados carúnculas


mirtiformes.
El borde anterior del orificio inferior de la vagina presenta ordinariamente una
eminencia, llamada tubérculo de la vagina, que se extiende hasta el orificio de la uretra.

Configuración interior

En la superficie interior de la vagina existen unos pliegues transversales, llamados


crestas o arrugas de la vagina, que son espesamientos de la mucosa, estando
especialmente desarrollados en los dos tercios inferiores de la vagina, y atenuándose o
desapareciendo en su extremidad superior.
Tanto en la pared anterior como en la posterior existe una elevación longitudinal central,
sólo en su mitad inferior, y que se denominan columnas de la vagina. Estas columnas
no ocupan exactamente la línea media de la vagina, de manera, que estando cerrada
la vagina, ambas columnas se encuentran yuxtapuestas y no superpuestas.

Estructura

La pared vaginal está constituida por tres túnicas: una externa, conjuntiva; una media,
muscular lisa, formada principalmente por fibras longitudinales por fuera y por fibras
circulares por dentro; y una túnica interna mucosa, muy adherida a la túnica muscular.

Vasos y nervios de la vagina

Las arterias de la vagina son: por arriba, las ramas vaginales de la uterina y de la
cérvico-vaginal; en la parte media, la arteria vaginal propiamente dicha que irriga
aproximadamente la mitad o los dos tercios inferiores de la vagina; finalmente, por
abajo las ramas vaginales de la hemorroidal media. Estas arterias se anastomosan
entre sí, y con las del lado opuesto.

Las venas forman, a los lados de la vagina, el plexo vaginal, que se anastomosa por
arriba con el plexo uterino, por delante conel plexo vesical, por abajo con la vena
pudenda interna por medio de las venas bulbares, y por detrás con el plexo
hemorroidal.

Los vasos linfáticos de la vagina siguen, unos a la arteria uterina y otros a la vaginal.
Los primeros son tributarios de los ganglios ilíacos externos, y los otros de los ganglios
hipogástricos.

Los nervios proceden del plexo hipogastrio.

VULVA

La vulva del latín “envoltura”, está constituida por el conjunto de los órganos genitales
externos de la mujer.
Es una eminencia ovoidea, de eje mayor anteroposterior, que limita hacia delante con
pared anterior del abdomen, hacia atrás con el periné y lateralmente con la cara interna
de los muslos.

La vulva está ocupada en su parte media por una depresión central, en el fondo de la
cual se abren la uretra y la vagina. Está depresión recibe el nombre de vestíbulo, y está
limitada a cada lado por dos anchos pliegues cutáneos, yuxtapuestos; el labio mayor
por fuera, y el labio menor por dentro. Los labios mayores se pierden por delante de
una eminencia media, llamada pubis, o monte de Venus. Los labios menores se unen
por su extremo anterior a un órgano eréctil medio, que es el clítoris. En el fondo del
vestíbulo a los lados del orificio vaginal, se sitúan otros dos órganos eréctiles, los
bulbos vestibulares o vulgares. Finalmente hay dos glándulas anejas que se conocen
como glándulas de Bartolino o glándulas vestibulares mayores.

Labios mayores

Son dos pliegues cutáneos, alargados de adelante a atrás, aplanados de fuera a


dentro, y que miden aproximadamente ocho centímetros de longitud y 1,5 de altura.
La cara externa está cubierta de pelo y separada del muslo por el surco génito-crural.
La cara interna, lisa y rosada, está en relación con el labio menor, limitando ambos por
el surco interlabial.
El borde superior cubre las ramas isquio-pubianas por delante y el triángulo isquio-
vulvar por detrás. El borde inferior, libre y redondeado está también cubierto de pelo.
La extremidad anterior se confunde con el monte de Venus y la posterior se pierde en
los tegumentos del periné.
Los labios mayores se componen de una capa externa (piel), una capa de fibras
musculares lisas, panículo adiposos subcutáneo, una membrana fibroelástica y una
masa adiposa.

Promontorio del pubis (Monte de Venus)

Es una eminencia ancha media, situada por delante de la vulva. Se continúa hacia
atrás y hacia abajo con los labios mayores, y por arriba se pierde, en la parte inferior de
la pared abdominal. A los lados está limitada por el pliegue inguinal.
La elevación del monte de Venus es debida a que la piel está revestida por una gruesa
capa de tejido adiposo. Este tejido está atravesado por haces que proceden del
ligamento suspensorio del clítoris, de la membrana fibroeslástica de los labios mayores
y del ligamento redondo.

Labios menores.

Los labios menores o ninfas son dos pliegues cutáneos, de apariencia mucosa,
situados por dentro de los labios mayores. Miden, por término medio, tres centímetros
de longitud y entre uno y centímetro y medio de altura. Su espesor aumenta desde su
borde libre hacia el borde adherente donde alcanza medio centímetro. Están
constituidos por un pliegue cutáneo, que contiene en su espesor tejido conjuntivo y
elástico.
Su cara externa, lisa, está separada del labio mayor por el surco labial. La cara interna
forma la pared lateral del vestíbulo. El borde superior, adherente, corresponde al bulbo
vestibular. El borde inferior, libre, es delgado, irregular y dentado. La extremidad
anterior se divide en dos pliegues secundarios; uno anterior que se continúa sobre la
cara dorsal del clítoris con el del lado opuesto, con el cual forma el capuchón del
clítoris; el otro se inserta, con el del lado opuesto, en la cara inferior del clítoris, y se
constituye así el frenillo del clítoris. La extremidad posterior, más estrecha que la
precedente, se une a la extremidad posterior del labio menor opuesto. De su unión
resulta un pliegue, llamado comisura posterior de los labios menores u horquilla.

Clítoris.

El clítoris es un órgano eréctil, impar y medio, situado en la parte superior y anterior de


la vulva. Es en la mujer el homólogo, considerablemente reducido del pene en el varón.
En estado de flacidez mide por término medio de 60 a 70 mm de longitud y 6 ó 7 mm
de diámetro.
Está constituido por los cuerpos cavernosos y por las envolturas que los cubren.
Los cuerpos cavernosos se insertan en el borde inferior de las ramas isquio-pubianas y
están cubiertos por detrás por los músculos isquica-vernosos. Desde su origen se
extienden hacia delante de la extremidad inferior de la sínfisis, donde se unen para
formar el cuerpo del clítoris. Éste continúa primero la dirección de los cuerpos
cavernosos y se dirige hacia delante y hacia arriba, para cambiar de dirección hacia
abajo y atrás. El codo así formado se denomina rodilla del clítoris. El cuerpo del clítoris
disminuye de volumen a medida que se alija de su origen. Termina en una extremidad
cónica, cuyo vértice, redondeado es el glande del clítoris.
Las envolturas del clítoris constan de un pliegue cutáneo, el capuchón del clítoris, que
se continua por detrás con los labios menores que se insertan en su cara inferior
(frenillo); una delgada capa celular; una lámina fibroelástica, llamada fascia clitoridea,
que separa los vasos y nervios subcutáneos de los profundos; y el ligamento
suspensorio que desciende de la línea blanca y de la sínfisas y termina en la fascia del
clítoris.

Bulbos vestibulares.
Son dos órganos eréctiles, anejos a la vulva, situados a los lados de la vagina y de la
uretra. En estado de erección tienen forma ovoide ligeramente aplanada de fuera a
adentro

La cara interna está contigua por detrás a la glándula de Bartolino. La cara externa,
convexa está cubierta por el músculo bulbo-cavernoso. La extremidad posterior,
abultada, se detiene, enfrente de la parte media del orificio vaginal, mientras que la
anterior comunica con el bulbo del lado opiuesto.

Glándulas de Bartolino.

También llamadas glándula vestibulares están situadas a los lados de la mitad posterior
del orificio vaginal. (640 y 651 R). Son alargadas de adelante a atrás y aplanadas
transversalmente. Durante el periodo de actividad sexual miden, de 10 a 15 mm de
longitud, ocho de anchura y cinco de espesor. El conducto excretor emerge de la cara
interna de la glándula y tiene un centímetro de largo y dos milímetros de ancho,
aproximadamente, abriéndose en el surco ninfo-himeneal, un poco por detrás de su
parte media.

Vestíbulo.

Es una pequeña depresión vulvar triangular, limitada lateralmente, por la cara interna
de los labios menores; por delante, por el clítoris; por detrás, por la comisura posterior
de los labios menores u horquilla. Su techo está ocupado por los orificios de la uretra y
de la vagina. Por detrás del orificio vaginal, entre este orificio y la horquilla, se
encuentra una depresión, llamada fosa navicular.

Vasos de la vulva

Arterias
Las arterias de la vulva proceden de las arterias pudendas externas, ramas de la
femoral, y de las arterias pudendas internas, rama de la hipogástrica.

Venas
Las venas vulvares de la parte anterior se vierten a las venas pudendas externas, y las
posteriores a las pudendas internas.
Las venas del clítoris terminan en la vena safena interna, mientras que la vena dorsal
profunda termina en el plexo de Sartorini.

Linfáticos y nervios de la vulva

Linfáticos.

Los vasos linfáticos de la vulva terminan en los ganglios inguinales superficiales


internos, pudiendo haber cierto grado de entrecruzamiento con las redes ganglionares
contra-laterales.

Nervios

La parte anterior estáinervada por ramas genitales de los nervios abdominogenitales y


genitocrural, mientras que la parte posterior se inerva por ramas del nervio peritoneal
externo y del pudendo interno.

APARATO GENITAL MASCULINO

El aparato genital del hombre se compone esencialmente de un órgano glandular, el


testículo, y de un largo conducto, destinado a transportar la producción testicular hasta
el receptáculo genital de la mujer, conducto que sucesivamente recibe el nombre de
conducto deferente, vesícula seminal, conducto eyaculador y uretra. Hasta
llegar a la uretra este conducto es doble. La uretra en su porción extrapelviana está
rodeada por formaciones eréctiles, que haciéndose turgentes y rígidas en el momento
del coito, favorecen la introducción del conducto vector del esperma en la vagina. Este
conjunto, revestido por los tegumentos constituye un órgano de forma cilíndrica,
llamado pene.

Testículos

Los testículos, son dos órganos de aspecto glandular, destinados a producir el


elemento principal del esperma, los espermatozoides. En su porción posterosuperior,
cada testículo sostiene un cuerpo prolongado que por su situación se denomina
epidídimo. El epidídimo es, propiamente hablando la parte inicial de las vías
espermáticas, pero presenta con el testículo conexiones tan íntimas que no puede
plantarse su descripción de forma separada.

Situación

Normalmente los testículos están situados debajo del pene, en las bolsas,
descendiendo un poco más el izquierdo que el derecho.

Forma, orientación, dimensiones, color y consistencia

El testículo tiene forma ovoide, aplanado transversalmente y con su eje mayor oblicuo
de arriba abajo y de delante a atrás.
Aunque sujeto a variaciones individuales, el testículo pesa por término medio
20gramos; mide de 4a 5cm de longitud, 2,5cm de espesor y 3cm de altura.
La superficie del testículo es lisa y brillante, y la consistencia es dura, debido a la
tensión de su cubierta.

La cara interna, convexa, está cubierta en la mayor parte de su extensión por la serosa,
excepto por detrás, cerca del borde superior del testículo.

La cara externa, también convexa, está en relación con el epidídimo, por arriba, a lo
largo del borde superior del testículo. Está unida a la cabeza y a la cola del epidídimo,
mientras que está separada del cuerpo del mismo por el fondo de saco interepidídimo-
testicular.
El borde superior, ligeramente convexo, está en relación con el epidídimo y con los
vasos del cordón, los cuales abordan el testículo por su borde superior.
El borde inferior es convexo, libre y está en toda su extensión en contacto con la
serosa.
La extremidad anterior está cubierta por la cabeza del epidídimo. Un pequeño cuerpo
ovoideo, llamado hidátide sesil de Morgagni, se inserta en el surco que separa el
testículo de la cabeza del epidídimo.
La extremidad inferior da inserción al ligamento escrotal. Este ligamento es un haz de
fibras conjuntivas, elásticas y musculares lisas, que se extienden de la extremidad
posterior del testículo y del epidídimo a la cara profunda del escroto; siendo el
responsable de la fijación del testículo al fondo de las bolsas.

Constitución anatómica de los testículos

El testículo está rodeado por una membrana fibrosa, resistente e inextensible, llamada
albugínea, y que es la responsable del color blanco azulado del testículo. A su vez la
albugínea está recubierta por una capa de peritoneo (túnica vaginal) íntimamente
adherida a ella. Su espesor aumenta a lo largo del borde superior del testículo, sobre
todo en la mitad anterior de este borde, donde presenta un gran espesamiento llamado
cuerpo de Higmoro.
Del vértice y de las caras laterales del cuerpo de Higmoro se desprenden numerosos
tabiques, que se dirigen, divergentes, hacia la cara profunda de la albugínea, y dividen
el testículo en pequeñas masas, llamadas lóbulos.
Los lóbulos, de forma piramidal o cónica, y en número de 250 a 300, están constituidos
esencialmente por los túbuloso conductillos seminíferos, donde se produce la
espermatogénesis La longitud de estos conductillos, que son muy flexuosos, varia de
0,30 a 1,75 metros; siendo su número en cada lóbulo de 1 a 4, y están anastomosados
entre sí. Estos túbulos contorneados convergen en el hilio del testículo, dondesiguen un
trayecto rectilíneo y se anastomosan para formar la rete testis .Los túbulos de la rete
testis desembocan en los conductos eferentes [6], que en número de 10a 15, sirven de
conducto de paso a los espermatozoides para alcanzar el epidídimo.

Los túbulos seminíferos están recubiertos por una capa basal de tejido conectivo
laminar que contiene fibras elásticas y células epitelioides aplanadas, sobre esta capa
se dispone el epitelio germinal y las células de sostén denominadascélulas de Sertoli.
El tejido conjuntivo intertubular contiene grupos de células poligonales de gran tamaño
(Células intersticiales de Leydig), con núcleos excéntricos, esféricos y de gran tamaño.
Estas células parecen sufrir un proceso continuo de degeneración, quizás reflejo de su
función secretora hormonal.

Arterias

El testículo está irrigado por la arteria espermática, que posteriormente se dividirá para
dar origen a la arteria testicular y a la epididimaria.

Venas

Las venas del testículo y de la cabeza del epidídimo constituyen el grupo venoso
anterior o plexo espermático anterior del cordón espermático.

Linfáticos

Los vasos linfáticos del testículo y del epidídimo ascienden a lo largo de los vasos
espermáticos y terminan en los ganglios abdomino-aórticos que se escalonan desde el
pedículo renal hasta la bifurcación de la aorta.

Nervios
Los nervios el testículo y del epidídimo proceden del plexo solar por el plexo
espermático, y del plexo hipogástrico.

Envolturas del testículo

Las envolturas del testículo forman por delante del periné y por debajo del pene un
saco alargado verticalmente, llamado bolsas . En el adulto están suspendidas por
debajo del pubis por una porción estrechada, llamada pedículo, y están divididas por un
rafe medio, que se continúa por detrás con el periné.
Las diferentes capas de las envolturas están superpuestas en el mismo orden que las
capas de la pared abdominal, de la cual proceden. A excepción de la piel, que forma
una sola envoltura para los dos testículos, las demás estructuras de las bolsas
constituyen un saco particular para cada uno de ellos.

Piel o escroto.

La piel, fina, muy extensible, decolor oscuro, está surcada por pliegues transversales
que van del rafe a las caras laterales, describiendo una curva cóncava hacia arriba y
hacia adentro.

Dartos

El dartos es una membrana delgada, rojiza, unida a la cara profunda del escroto; se
compone de fibras musculares lisas, de fibras conectivas y de fibras elásticas.
El dartos de continua hacia arriba, en las caras laterales de la raíz del pene, con el
dartos peniano, hasta alcanzar el orifico del conducto inguinal.
Las fibras musculares lisas que lo componen están dirigidas de delante a atrás, y como
consecuencia de sus contracciones se producen los pliegues o arrugas del escroto.

Túnica celular subcutánea

Es una delgada túnica que contiene los vasos y los nervios superficiales de la región
escrotal. Se continúa alrededor del orificio externo del conducto inguinal con la capa del
tejido celular subcutáneo de la pared abdominal, por detrás con la del periné, mientras
que a los lados está separada de los planos superficiales del muslo por la inserciones
isquio-pubianas del dartos.

Túnica fibrosa superficial o aponeurótica

Esta lámina fibro-celular, delgada y frágil, prolonga en las bolsas la hoja de


revestimiento superficial del oblicuo mayor. Se continúa por arriba y por dentro con la
fascia penis.

Cremaster

Se compone de haces musculares estriados, íntimamente adheridos a la túnica fibrosa


profunda, sobre la cual están aplicados.
Esta constituida por dos haces (interno y externo) que se continúan algunas veces
unas con otras por abajo, en su inserción en la túnica fibrosa, dibujando en la cara
anterior unos arcos superpuestos, cóncavos hacia arriba. Estos dos haces son dos
partes de un mismo haz del oblicuo menor y del transverso, arrastrando a las bolsas
por el conducto vaginal y el tésticulo.

Túnica fibrosa profunda

Es una invaginación de la fascia transversal, en forma de saco, que contiene el cordón,


el epidídimo y el testículo. Se inicia en el orificio profundo del conducto inguinal, desde
allí desciende envolviendo el cordón, primero al conducto inguinal, y después a las
bolsas, donde se ensancha para envolver al epidídimo y al testículo.
En la extremidad inferior de las bolsas y por detrás del testículo, la túnica fibrosa se
inserta alrededor de un haz de fibras conjuntivas elásticas y musculares lisas, llamado
ligamento escrotal, que une la extremidad posterior del testículo y del epidídimo a la
cara profunda del escroto.

Túnica vaginal

La túnica vaginal es una serosa que se ha aisladodel peritoneo, del cual depende. Está
compuesta por dos hojas (parietal y visceral) que se continúan entre sí. La parietal en
contacto con la túnica fibrosa, mientras que la visceral cubre casi completamente el
testículo, parte del epidídimo y la porcióninferior del cordón.

Arterias

Las arterias superficiales proceden de las pudendas externas, ramas de la femoral y de


la perineal superficial, rama de la pudenda interna. Estas arterias se ramifican en la
túnica celular subcutánea de las bolsas y se anastomosan entre sí.
Las arterias profundas proceden de la arteria funicular, rama de la epigástrica.

Venas

Las venas superficiales desembocan en la safena interna y en la pudenda interna, a


través de las venas perineales superficiales.
Las venas profundas terminan en los plexos venosos del cordón.

Linfáticos

Terminan en los ganglios inguinales de los grupos internos.

Nervios

Las bolas están inervadas por el nervio perineal superficial, por ramas perineales del
pudendo interno y por ramas perineales del ciáticomenor, abdomino-genitales y génito-
crural.

Vías espermáticas

Son las vías de excreción del esperma testicular, extendiéndose desde los conductos
seminíferos hasta la uretra.
Estas vías se componen de varios segmentos; los tubos rectos, la rete testis o red
testicular, los cono eferentes, el conducto epididimario, el conducto deferente, las
vesículas seminales y los conductos eyaculadores.

Tubos rectos

Los tubos rectos son los conductos excretores de los lóbulos.


Los conductillos seminíferos de un mismo lóbulo se reúnen en un solo conducto
colector, corto estrecho y rectilíneo, que ocupa la extremidad superior del lóbulo; este
conducto es el tubo recto. Hay tantos tubos rectos como lóbulos.

Red testicular, Rete Testis o Red de Haller

Los tubos rectos terminan en una red de conductos anastomosados, excavados en la


parte inferior del cuerpo de Higmoro. Las mallas de esta red son irregulares, pero
alargadas.

Conductos o conos eferentes

La red testicular está unida al epidídimo por finos conductos llamados conductos o
conos eferentes. En número de nueve a doce, su longitud es aproximadamente de
15mm, mientras que la del conducto es de unos 15cm.
El cono más anterior se continúa con la extremidad anterior del conducto epididimario.
Los otros conductos desembocan sucesivamente en este conducto, uno detrás de otro,
a lo largo de la cabeza de epidídimo.

Es un órgano alargado de delante a atrás, situado sobre el testículo. Se extiende sobre


el borde posterosuperior del testículo y sobre la parte superior de la cara externa de
este órgano, describiendo una curva cuya concavidad antero-inferior se adapta a la
convexidad del testículo.
Se describen en el epidídimo tres partes; una anterior, abultada o cabeza; una media o
cuerpo y una posterior o cola. De una extremidad a otra mide unos cinco centímetros
de longitud, alcanzando 10a 12mm de altura a nivel de la cabeza. Su anchura que es la
misma a lo largo del cuerpo y de la cola, mide aproximadamente un centímetro.
La cabeza del epidídimo es voluminosa y redondeada. Su cara inferior descansa sobre
la parte anterior del testículo, al que está unido por los conductos eferentes, por tejido
célulo-fibrosos y por la vaginal.
El cuerpo es prismático triangular. Su cara súpero-externa, convexa, está recubierta por
la vaginal. Su cara interna corresponde a los vasos del cordón, que la cruzan.
La cola es aplanada de arriba abajo. Su cara superior está en relación por fuera con la
vaginal. Esta cubierta por dentro por los elementos del cordón. Su carainferior está
unida al testículo por tejido fibroso. Se extremidad posterior se continúa con el
conducto deferente.
El epidídimo está esencialmente constituido por un conducto muy flexuoso,
apelotonado muchas veces sobre sí mismo. Extendido puede alcanzar los 6 metros de
longitud.

Comienza en la cola del epidídimo y termina en el punto de unión de la vesícula


seminal y del conducto eyaculador. Este punto de uniones encuentra en el fondo de la
depresión que separa, en la base de la próstata, las comisuras pre y retroseminales.
Es un conducto regularmente cilíndrico, excepto en su parte final, donde su calibre
aumenta (ampolla del conducto deferente). Su consistencia, debido al espesor de su
pared, es dura, lo que permite diferenciarlo de otros elementos del cordón espermático.
Su longitud es de unos 40 centímetros, con 2 milímetros de diámetro, salvo en su
porción terminal.

Trayecto y relaciones

Porción epidídimo-testicular; de la cola del epidídimo, el conducto deferente,


ligeramente flexuoso, se dirige hacia arriba y hacia a delante sobre el borde superior
del testículo y a lo largo de la cara interna del epidídimo, hasta la parte anterior del
cuerpo de éste órgano

Porción funicular; al llegar a la parte anterior del cuerpo epididimario, el conducto


deferente se acoda y asciende verticalmente hasta el orificio externo del conducto
inguinal. Durante este trayecto, el conducto está contenido en el pedículo de las bolsas
y forma parte, junto con el paquete vascular y nervioso, del cordón espermático.

Porción inguinal; por encima de las bolsas, penetra en el conducto inguinal por su
orificio externo y recorre toda su extensión.
Porción iliaca; al llegaral orificio profundo del conducto inguinal, los elementos del
cordón espermático se separan, y el conducto deferente, junto con la arteria
deferencial, se dirige hacia la cavidad pelviana, por debajo del peritoneo. Franquea los
vasos epigástricos, cruza después los vasos iliacos externos, pasando por su cara
interna, y desciende a la cavidad pelviana.

Porción pelviana; el conducto deferente desciende a la cavidad pelviana oblicuamente


hacia abajo y hacia atrás, aplicado por el peritoneo de la pared lateralde la pelvis, hasta
la extremidad posterior del borde lateral de la vejiga. Para después pasar por encima y
por delante del uréter, acodarse y dirigirse oblicuamente hacia abajo, hacia adentro y
hacia delante, adosado a la pared posterior e inferior de lavejiga hasta la base de la
próstata.
En su porción terminal sufre el engrosamiento denominado ampolla del conducto
deferente.

Las vesículas seminales son unos reservorios membranosos en los cuales se


almacena el esperma, amedida que se produce, antes de ser proyectado durante la
eyaculación.
Están unidas a la extremidad terminal de los conductos deferentes y se extienden, por
fuera de ellos, entre la vejiga y el recto, siguiendo una dirección oblicua hacia fuera,
hacia atrás y un poco hacia arriba.
Alargados, aplanados de arriba abajo y de delante a atrás, y abollonados en toda sus
superficie tienen un diámetro muy estrecho en su origen en el conducto deferente para
aumentar hasta su extremidad terminal. Podemos diferenciar una extremidad ántero-
interna o cuello, por el cual se une al conducto deferente; una extremidad póstero-
externa redondeada o fondo; y una parte media o cuerpo, comprendida entre las dos
extremidades.
Las vesículas seminales están situadas en el espesor de la aponeurosis próstato-
peritoneal. La cara ántero-superior se corresponde con la cara postero-inferior de la
vejiga. La cara postero-inferior está adosada al recto. El borde interno sigue a lo largo
de la ampolla de los conductos deferentes y el borde externo está rodeado por
lasvenas de los plexos seminal y vesiculoprostático.

Conductos eyaculadores

Se extienden desde la terminación de los conductos deferentes y el origen de las


vesículas seminales a la porción prostática de la uretra. Miden unos 2,5 centímetros de

longitud, y su calibre disminuye gradualmente de arriba abajo, adoptando una forma


cónica.
Comienzan por una extremidad ensanchada, que sigue a la confluencia del conducto
deferente y del cuello de la vesícula seminal. Desde allí se dirigen oblicuamente hacia
abajo y hacia delante, a través de la próstata, para terminar en el veru montanum, al
lado del orificio del utrículo prostático.
Los dos conductos eyaculadores están contenidos en todo su trayecto en el espesor de
la próstata y envueltos por tejido conjuntivo muyrico en vasos venosos.

PENE

El pene es el órgano de la cópula en el hombre; su función es, durante el coito, llevar el


esperma hasta los órganos genitales internos de la mujer. Para lo cual está constituido
esencialmente por formaciones eréctiles.
Se inserta por encima de las bolsas y por delante de la sínfisis pubiana.

Forma y dirección

Tanto su forma como su dirección varían según que esté en estado de flacidez o de
erección. En estado de flacidez tiene la forma de un cilindro aplanado de adelante a
atrás y pendiente por delante de las bolsas. En estado de erección, aumenta de
volumen, se pone rígido y se eleva por delante del abdomen. Toma entonces la forma
de un prisma triangular de bordes redondeados. De los tres bordes, dos son laterales y
corresponden a los cuerpos cavernosos; el tercero, anterior, tiene forma semicilíndrica,
determinado por el cuerpo esponjoso y la uretra, que están por debajo. El pene termina
por delante en un abultamiento conoideo, llamado glande, de superficie lisa, de color
rosado o rojo oscuro, según que el pene esté flácido o en erección. El glande está
perforado en su extremidad anterior o vértice por el meato urinario. Su base saliente,
llamada corona, está cortada oblicuamente a expensas de la cara interior del glande;
está en relieve sobre el cuerpo del pene, del cual se separa el surco balanoprepucial.
Este surco se prolonga en la cara inferior del glande, hasta el meato urinario, en forma
de dos canales, separados en la línea media por un pliegue cutáneo, llamado frenillo
Alrededor del surco balano-prepucial, los tegumentos del pene forman un pliegue
anular, que recibe el nombre de prepucio. La extremidad inferior del pene, o raíz, se
confunde con la región pubiana; pero los órgano que la componen se prolongan por
detrás se extienden por el periné.

Dimensiones

Las dimensiones del pene están sujetas a numerosas variaciones individuales. En


estado de flacidez mide, por término medio, 10 centímetros de longitud y nueve de
circunferencia; y en estado de erección 15 centímetros de largo y doce de
circunferencia.

Envolturas del pene.

Piel La piel es fina, pigmentada y muy movible. Su cara inferior presenta un rafe medio
en continuidad con el de las bolsas.

Dartos peniano: El dartos peniano es una capa de fibras musculares lisas que reviste
la capa profunda de la piel. Por detrás se continúa con el dartos de las bolsas. El dartos
recubre el pliegue cutáneo en toda su extensión, y la capa celular se insinúa entre las
dos capas dartoicas de este pliegue hasta su extremidad anterior. Este repliegue
cutáneo constituye el prepucio.

Capa celular: Por debajo del dartos se encuentra una capa de tejido conectivo
laminoso, laxo, gracias a la cual la piel es muy movible sobre los planos subyacentes.
Esta capa contiene las ramificaciones vasculares y nerviosas superficiales el pene.

Envoltura fibroelastica: Esta envoltura llamada fascia penis, envuelve directamente


los cuerpos cavernosos y el cuerpo esponjoso, así como los vasos profundos y los
nervios dorsales. Se continúa por detrás con el ligamento suspensorio del pene.
Ligamento que une al pene a la pared abdominal, a la sínfisis pubiana y al pubis.

El tejido eréctil se compone de numerosas trabéculas que se desprenden de la cara


profunda de la albugínea. Estas trabéculas se anastomosan entre sí y limitan zonas
que comunican unas con otras. Estas zonas están llenas de sangre, ya que
representan capilares dilatados.

Cuerpos cavernosos

Son dos y se extienden de las ramas isquio-pubianas hasta el glande. Tienen forma de
cilindros aplanados transversalmente y que se estrechan en sus dos extremidades,
anterior y posterior. Su base o raíz se fija por su cara externa a las ramas isquio-
pubianas y por su cara interna está cubierta por los músculos isquio-cavernosos. Las
extremidades posteriores ascienden, convergiendo, para unirse en su cara interna
debajo del arco del pubis y recorrer posteriormente el cuerpo del pene en toda su
longitud. Por el canal superior pasa la vena dorsal profunda, las arterias dorsales y los
nervios dorsales. El canal inferior, mucho más ancho y profundo, está ocupado por el
cuerpo esponjoso y por la uretra. En su extremidad anterior, unidos siempre en la línea
media, se introducen en la base del glande y se afilan bruscamente, aplanándose de
arriba abajo. Después, su tabique medio se continúa en el glande por una lámina
fibrosa horizontal, cuya cara inferior, excavada en canal, recibe al conducto de la uretra.

Cuerpo esponjoso

Envuelve la uretra anterior en toda su longitud. Este órgano se introduce por arriba en
el canal longitudinal inferior que forman los cuerpos cavernosos al adosarse. Su pared
inferior se corresponde con las envolturas del pene, a las cuales eleva cuando el pene
está en erección, determinando la eminencia semicilíndrica que marca el borde inferior

del órgano. Al penetrar en el glande se continúa con el tejido eréctil de éste. Su


extremidad posterior, más abultada, recibe el nombre de bulbo, y que por su cara
superior o profunda está separada de la cara posterior de la uretra membranosa por los
músculos esfínter estriado y transverso profundo. También está en relación con las
glándulas de Cowper, cuya excreción va a la uretra a través del bulbo.

Arterias

Las arterias superficiales están destinadas a las envolturas. Proceden de las pudendas
externas y de la perineal superficial que caminan por la capa celular. Algunas
ramificaciones finas proceden de las arterias dorsales del pene. Las arterias profundas
están destinadas a los órganos eréctiles y a la uretra esponjosa. Proceden todas de la
pudenda interna y son: las arterias cavernosas para los cuerpos cavernosos; las
arterias bulbares y uretrales para el bulbo, la uretra y el cuerpo esponjoso; y las arterias
dorsales del pene, que dan ramas a la vez a los cuerpos cavernosos, al cuerpo
esponjoso y al glande.

Venas

Las venas superficiales terminan en la vena dorsal superficial, mientras que las venas
profundas desembocan en un grueso tronco colector, que es la vena dorsal profunda,
que a su vez finaliza en el plexo de Santorini.

Linfáticos

Los vasos linfáticos superficiales desembocan en los ganglios inguinales supero-


internos. Los vasos profundos terminan en los ganglios inguinales superficiales y
profundos y en los ganglios iliacos externos retrocrurales.

Nervios

Los nervios proceden de la rama genital del génito-crural, del nervio dorsal del pene y
del ramo perineal superficial.

PRÓSTATA

Es un órgano de naturaleza glandular, que se desarrolla alrededor de la porción inicial


de la uretra.

Situación.

Está situada por debajo de la vejiga, por encima del suelo perineal, por delante del
recto y por detrás de la sínfisis del pubis, alrededor de la unión de la uretra y de las vías
espermáticas.

Forma, color y consistencia

La forma de la próstata recuerda a una castaña o un cono aplanado de adelante a


atrás, y orientado de tal manera que su base está arriba, hacia la vejiga, y el vértice
hacia abajo y hacia delante, hacia el bulbo. De coloración blanquecina, su consistencia
es bastante dura.

Dimensiones

Hasta la pubertad, la próstata está poco desarrollada, pero una vez alcanzada esta
época crece bruscamente. En el adulto, su altura varía entre 25 y 30 milímetros, siendo
sus diámetros ántero-posterior y transversal, a la altura de la base, de 25 y 40
milímetros respectivamente.

Constitución de la próstata y relaciones interiores

La próstata no está constituida solamente por tejido glandular, sino que engloba
órganos que la atraviesan y se incorporan a la masa prostática. Estos órganos son; la
porción prostática de la uretra, el esfínter liso, la porción superior del esfínter estriado,
el utrículo prostático y los conductos eyaculadores

Cara anterior

La cara anterior casi plana o ligeramente convexa, mira hacia adelante y un poco hacia
arriba. Su mitad inferior está cubierta directamente por las fibras más elevadas del
esfínter estriado de la uretra, salvo, hacia arriba en la proximidad inmediata de la
vejiga. Por delante del esfínter estriado y de la próstata asciende la expansión
preprostática del ligamento transverso de la pelvis. Más adelante se encuentra la parte
anterior del plexo de Santorini, que separa la próstata y la lámina preprostática de los
ligamentos pubio-vesicales de la sínfisis pubiana.

Cara posterior

Esta cara convexa, está muy inclinada hacia abajo y hacia delante. Su parte media
está deprimida en forma de canal vertical, cuya extremidad superior produce una
profunda escotadura en el borde superior de esta cara. La presencia de este canal
permite diferenciar en la próstata dos lóbulos laterales. La cara posterior de la próstata
está en relación con la pared anterior del recto pelviano, del cual le separa la
aponeurosis próstato-peritoneal.

Base

La base o cara superior de la próstata está dividida por un rodete saliente y transversal
en dos partes, una anterior o vesical y otra posterior o seminal.
La vertiente anterior mira hacia arriba y un poco hacia delante, correspondiéndose con
la vejiga. Este segmento de la base de la próstata está ocupado por delante por el

orificio superior de la porción prostática de la uretra, rodeado por el esfínter liso.


Alrededor del esfínter, la próstata se une a la vejiga por un tejido célulo-fibroso bastante
denso.
La vertiente posterior mira hacia arriba y hacia atrás, y está dividida en dos partes por
una profunda muesca transversal, en la cual penetran los confluentes de las vesículas
seminales y de los conductos deferentes, a los cuales siguen los conductos
eyaculadores. Esta depresión está comprendida entre dos elevaciones transversales,
una anterior y otra posterior. La anterior separa las vertientes anterior y posterior de la
base de la próstata y corresponde al rodete interuretral de la vejiga (lóbulo medio de la
próstata). La posterior, escotada en su parte media, es la comisura retroespermática o
retroseminal.

Caras laterales

Son muy convexas a la vez de adelante a atrás y de arriba abajo. Están muy inclinadas
hacia abajo y hacia dentro. Las caras laterales están recubiertas por una lámina de
tejido célulo-fibroso y muscular liso que comprenden en su espesor las venas de la
parte lateral del plexo prostático. Esta lámina conjuntivovascular llamada aponeurosis
lateral de la próstata, separa la próstata del elevador del ano y de la aponeurosis
pelviana. Las aponeurosis laterales están unidas por delante al pubis, por dentro de las
inserciones del elevador del ano. Se prolongan hacia arriba por los lados de la base de
la vejiga y hacia atrás por los lados del recto, hasta el sacro, formando parte de los
tabiques parasagitales pubio-sacros.

Vértice

El vértice o pico de la próstata es alargado transversalmente y redondeado de delante


a atrás. Está situado por encima del plano medio del periné, por delante de la
aponeurosis próstato-peritoneal y del recto, a tres o cuatro centímetros por encima del
orificio anal. La uretra se desprende de la próstata por su vértice o cerca de él, bien un
poco por delante, o bien un poco por detrás del mismo.

Las arterias de la próstata proceden de la arteria vesical inferior y de la hemorroidal


media.
Las venas desembocan en el plexo de Santorini, por delante y en el plexo seminal por
detrás, para drenar finalmente a la vena hipogástrica por las venas vesicales.
Los linfáticos forman en la superficie del órgano una red periprostática, que
posteriormente desembocan en los ganglios iliacos externos, en los ganglios
hipogástricos, en los ganglios sacros laterales y del promontorio.
Los nervios proceden del plexo hipogástrico.

Glándulas bulbouretrales

Son unas pequeñas masas del tamaño de un hueso de cereza, situadas a los lados del
bulbo de la uretra. Están comprendidas en el espesor del músculo transverso profundo,
o en la parte postero-inferior del esfínter estriado de la uretra. De la glándula de

Cowper parte un conducto excretor que se dirige hacia el bulbo uretral, para abrirse en
la uretra a nivel de la parte anterior del fondo de saco del bulbo uretral.

También podría gustarte