Está en la página 1de 9

La crisis del Medio Oriente - local,

regional, y global; Con armas convencionales


y nucleares
Por: Y.Carmon, A. Savyon, N. Toobiyan y Y. Mansharof
"Sólo ahora está comenzando. El día de regocijo para los pueblos de la región se está acercando... El mundo está al borde de
grandes cambios, y la victoria de los musulmanes sobre los agresores es inminente".
Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, IRNA, 18 de julio, 2006

La actual crisis en el Medio Oriente ha estado fermentándose durante meses en dos niveles
diferentes - el de las armas atómicas y el convencional - y en tres escenarios: el local,
regional, y el global.

Sin importar si la crisis continúa y se expande o es detenida y arreglada temporalmente -


esta contiene ya las semillas para hacer surgir un nuevo orden en el Medio Oriente, así como
también el potencial para una confrontación global. En este nuevo orden, los aliados
tradicionales de los Estados Unidos - Arabia Saudita y Egipto - están a punto de perder su
superioridad regional al aliado de Rusia, Irán. Rusia está retomando posiciones en si misma
vis-à-vis con los Estados Unidos como una superpotencia altamente influyente en el Medio
Oriente así como también en Europa, dónde es el primer proveedor de petróleo y gas natural.

El nuevo orden que surge en el Medio Oriente regresará las relaciones Este-Oeste a un modo
competitivo recordativo de la rivalidad de las superpotencias durante la época de la Guerra
Fría en los teatros familiares del Medio Oriente y Europa.

En la actual crisis, Israel y los Estados Unidos se están restringiendo a si mismos a la plaza
regional y al nivel convencional, mientras que Irán y Rusia están actuando en todos los
niveles y en todos los escenarios, y están haciendo logros significativos en todos los frentes.

Trasfondo y desarrollo de la crisis

La asunción del Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad al poder marcó el principio de la


"Segunda Revolución Islámica". [1] Ahmadinejad y sus partidarios conservadores
extremistas (el establishment religioso, la Guardia Revolucionaria, los Basij, y los políticos
afiliados a ellos) crearon un centro de poder que se esfuerza por promover significativamente
la posición de Irán como un poder regional, acelerando principalmente el desarrollo de las
capacidades nucleares y misilisticas.

A lo largo del último año, Occidente ha intentado verificar este desarrollo, pero sin ningún
efecto. El obstáculo principal en formar un frente diplomático contra los esfuerzos de Irán en
obtener armamento nuclear ha sido Rusia, que se ha opuesto persistentemente y todavía se
opone, a la imposición de sanciones sobre Irán.

En las últimas semanas y meses, Occidente ha acelerado la presión sobre Irán en este
aspecto, y el 6 de junio incluso se le presentó a Irán con un ultimátum: o este acuerda en
detener el enriquecimiento de uranio a cambio de los paquetes incentivos, o el expediente
nuclear de Irán será enviado de vuelta al Concejo de Seguridad de las Naciones Unidas - un
paso que abriría la posibilidad de imponer sanciones sobre Irán, e incluso quizás otras
medidas punitivas.

Mientras las presiones occidentales aumentaron, las amenazas de Irán contra Israel y los
Estados Unidos, y a veces contra Europa también, aumentaron en su severidad. El 16 de
junio, se informó que un pacto militar había sido firmado entre Irán y Siria, en el que Irán
acordaba defender a Siria contra un ataque israelí, en el financiar la compra de armas de
Rusia, China, y de Ucrania a Siria, y en proporcionarle al ejército sirio con artillería y
municiones, vehículos militares, y misiles iraníes. Siria, por su parte, acordó en extender sus
acuerdos anteriores que permiten a vehículos de carga iraníes entregar armas al Líbano
atravesando Siria sin restricciones. Además, los ministros de defensa iraní y sirio decidieron
establecer una oficina conjunta de enlace y en mantener canales de comunicación abiertos en
asuntos militares y de seguridad. En una conferencia de prensa seguida a la firma, los
ministros de defensa declararon que el acuerdo establece "un frente conjunto [iraní-sirio]
contra las amenazas israelíes", y que "Irán considera la seguridad de Siria como la suya
propia". Al mismo tiempo, el editor del diario conservador iraní Kayhan, el cual está afiliada al
Líder Supremo de Irán Ali Khamenei, llamó repetidamente a tomar acciones contra objetivos
comerciales y diplomáticos "sionistas" a lo largo del mundo.

El 2 de julio, la organización Hamas, que recibe un apoyo significativo de Irán (y de Siria),


llevó a cabo un ataque en tierra israelí en el que secuestró a un soldado israelí y mató a otros
dos. La respuesta de Israel fue relativamente restringida, y el incidente no se desarrolló en
una crisis.

El 12 de julio, el Secretario del Concejo de Seguridad Nacional Iraní Ali Larijani, quien está a
cargo del expediente nuclear de Irán, fue obligado a celebrar la reunión con Javier Solana
(que había podido evadir una semana antes.) En la reunión, repitió la posición de Irán de que
sólo dará su respuesta al ultimátum el 22 de agosto del 2006. En respuesta, Solana anunció,
en nombre de los "5+1", que el expediente nuclear iraní sería enviado de vuelta al Concejo de
Seguridad. Larijani luego regresó de Bruselas al Medio Oriente, aterrizando en Damasco para
una reunión con el Presidente sirio Bashar Al-Assad.

Ese mismo día - el 12 de julio - Hizbullah llevó a cabo un ataque en tierra israelí en el cual
secuestró a dos soldados y mató a varios. Esta vez, Israel respondió con una masiva fuerza, y
la crisis local convencional actual fue encendida.

Rusia y el programa nuclear iraní

La Cumbre de los G8, convocada para el 15 de julio del 2006, fue para discutir el programa
nuclear iraní y los pasos a ser tomados contra Irán. En vísperas a la cumbre, el Presidente
ruso Vladimir Putin declaró que "colocar excesiva presión sobre Irán respecto al asunto
nuclear [sólo] conduciría a un camino sin fin".

Debido a la presión rusa por una parte, y a la intensificación de los ataques de Israel a su
respuesta al ataque del Hizbullah por la otra, la crisis del Medio Oriente fue presentada en la
agenda de la cumbre, y subsecuentemente se convirtió en el tema más importante en la
agenda.

En las discusiones sobre el programa nuclear de Irán, Rusia defendió consistentemente los
intereses de esta y expresó repetidamente oposición a ejercer presión sobre Irán, exigiendo
que una solución sea alcanzada sólo por medios diplomáticos. El Ministro del Exterior ruso
Sergei Lavrov incluso defendió el derecho de Irán a diferir su respuesta hasta fines de agosto.
Es más, los portavoces rusos no sólo defendieron a Irán sino también a sus protegidos,
Hamas y el Hizbullah, y Lavrov fue más lejos para decir de que "no existe ninguna evidencia
de cooperación iraní con el Hizbullah". (Debería hacerse notar que Rusia no incluye al
Hizbullah y a Hamas en su lista de organizaciones terroristas). Rusia se posicionó así misma
como la superpotencia que patrocina el bloque Irán-Siria-Hizbullah-Hamas.

Mientras le daba a Irán un determinante apoyo sobre el asunto nuclear, Rusia tuvo la
voluntad de cooperar con los otros miembros del G8 en resolver la crisis local Hizbullah-
Israel (en cooperación con Irán y Siria...).

Estados Unidos se salió con la suya en la declaración final del G8 que endosó la posición
americana respecto a la resolución de la crisis local (es decir, el retorno de los soldados
secuestrados). Pero en lo referente a las presiones sobre Irán a dejar su programa nuclear,
los Estados Unidos perdieron, ya que la presión rusa a la cumbre y la presión iraní en tierra
(vía Hizbullah y Hamas) obligaron a la cumbre del G8 a poner de lado este asunto. El
Presidente Bush incluso expresó su satisfacción sobre del acuerdo general del G8 respecto al
manejo de la crisis local (e.d. el consenso de que los soldados israelíes deben ser liberados),
a pesar del hecho que, respecto al asunto nuclear global, Estados Unidos fue penosamente
apaleada.

Rusia está intentando ahora capitalizar su éxito en la cumbre y mejorar su estatus global
convirtiéndose en un mediador regional en la crisis local - con el apoyo de los americanos.
Para lograr esta condición, tiene la firme disposición de hacer esfuerzos verdaderos para
resolver la crisis; el diputado del ministro del exterior ruso ya ha partido para una visita a
Siria, Líbano, Palestina e Israel a "encontrar una manera de acabar la tensión y la
confrontación en el Medio Oriente". Esto, inclusive mientras el apoyo consistente de Rusia al
programa nuclear de Irán aumenta severamente la amenaza a la existencia del Estado de
Israel.

Irán seguido a la Cumbre de los G8

Gracias a la crisis local y al apoyo de Rusia, Irán ya ha tenido éxito en hacer logros
significativos a nivel regional y global - en lo nuclear así como también en las esferas
convencionales. Ha salido ilesa de la cumbre de los G8, las presiones sobre esta han sido
diferidas por ahora y puede continuar enriqueciendo uranio sin la interferencia americana o
europea.

La insistencia de Irán en diferir su respuesta a la propuesta europea hasta el 22 de agosto


significó comprar otra ronda de conversaciones con los europeos (sin la intervención
americana). Esto le daría a Irán unos meses de más para desarrollar su programa nuclear,
después del cual podrá anunciar una actualización significativa en su estatus nuclear (en
términos al enriquecimiento de uranio, el desarrollo de misiles o incluso el desarrollo de un
arma nuclear.) Según informes en los últimos días, el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad
planea hacer un anuncio sobre este asunto.

Todo estos desarrollos deberían verse como otra etapa en los esfuerzos de Irán para crear
disuasión vis-à-vis con Israel, incluso antes de que logre la capacidad independiente de ciclo
de combustible nuclear. Tal como MEMRI señaló hace dos años en su análisis sobre la
orientación estratégica de Irán, esta disuasión consiste en varios componentes, incluyendo el
establecimiento de capacidad misilistica balística (los misiles Shihab), y el suplir misiles de
gran alcance (con un rango de 250 a 350 kilómetros) al Hizbullah en el Líbano.

A nivel regional, Irán - con la ayuda de sus agentes, Hamas y el Hizbullah - ya se ha


convertido en un poder regional que los aliados tradicionales de América (Arabia Saudita,
Egipto, Jordania y algunos de los estados del Golfo) temen pero son incapaces de oponer. Es
probable que, en el futuro, a Irán se le unan otros países árabes como Sudán, Yemen y Qatar
que, a través de su canal de televisión Al-Jazeera, está ya incrementando la influencia de Irán
entre las masas musulmanas.

* Y. Carmon es el Presidente de MEMRI; A. Savyon es Director del Proyecto de Medios de


Comunicación de Irán en MEMRI; y N. Toobiyan y Y.Mansharof son compañeros de
Investigación del Departamento de Estudios Iraníes en MEMRI.

[1] MEMRI Investigación y Análisis No. 253, "La 'Segunda Revolución Islámica' en Irán: Lucha de
Poderes en la Cima", por A. Savyon, 17 de noviembre, 2005:
http://memri.org/bin/espanol/articulos.cgi?Page=archives&Area=ia&ID=IA25305.
La crisis del Medio Oriente - local,
regional, y global; Con armas convencionales
y nucleares (2): La guerra bajo la
percepción de Irán, Siria, y el Hizbullah
Por: Y.Carmon, A. Savyon, N. Toobiyan y Y. Mansharof
"Al atacar al Líbano, el régimen sionista activó su propia extinción"
Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, IRNA, 23 de julio del 2006.

En los años ochenta la Unión Soviética fue derrotada en Afganistán por una milicia popular
religiosa armada sunni con grandes cantidades de armamento sofisticado, y con el apoyo de
los sauditas y los americanos.

Hoy, este mismo tipo de guerra está siendo utilizando de una manera efectiva por el
Hizbullah, una milicia religiosa popular chiíta que está armada con grandes cantidades de
armamento sofisticado, y con el apoyo iraní y ruso.

Rusia no sólo ha sido la columna vertebral del programa nuclear iraní; sino que también
provee el principal cobertor diplomático para el Hizbullah y para las actividades de Irán. El
Ministro del Exterior Ruso Sergey Lavrov ha ido tan lejos como para clamar que no existe
ninguna conexión entre Irán y el Hizbullah. Rusia tampoco incluye al Hizbullah en su lista de
organizaciones terroristas.

Sin embargo, el modelo del Hizbullah difiere del modelo de Afganistán en un aspecto
importante: la profundidad de los lazos entre la milicia "cliente" y el país "benefactor".
Mientras los lazos entre los mujahideen afghani y Arabia Saudita fueron lazos básicamente
efímeros de afiliación religiosa, los lazos entre Irán y el Hizbullah son una simbiosis
estratégica religiosa sin restricciones.

Hizbullah no es una organización independiente libanesa. Es parte y un sector del estado


iraní, e Irán ve en el Hizbullah a "uno de los principales soportes de su seguridad
estratégica". Hizbullah es "la primera línea de defensa de Irán contra Israel" y Occidente. [1]
Uno de los fundadores del Hizbullah, Subhi Al-Tufeili, declaró en una entrevista que el
liderazgo del "Hizbullah es Velayat-e-Faqih - es decir, Ali Khamenei". [2]

Por estas razones, Irán tuvo la voluntad de comprometerse a si misma a un pacto militar
conjunto con Siria para asegurar el firme flujo de armas al Hizbullah. El acuerdo fue firmado
un mes antes del comienzo de la guerra, y los ministros de defensa de Irán y Siria anunciaron
en la ocasión de la firma que "Irán ve la seguridad de Siria como la suya propia". [3]

En los años ochenta, los mujahideen vieron al régimen comunista afghani como un implante
soviético, en ausencia de una verdadera posesión en el área. Bajo percepción iraní, Israel es
igualmente un implante extranjero occidental sin unas verdaderas raíces en la región.

Si Hizbullah no es aplastado, entonces ellos, Siria, Irán, y muchos otros en el Medio Oriente
verán esto como una victoria de la "resistencia" sobre las FID (Fuerzas de Defensa Israelí),
sus armas americanas, y su benefactor americano. Esto reforzará, en la manera de ver de los
iraníes y del Hizbullah, su creencia de que Israel está privado de alguna fuerza verdadera.

En un discurso el 1 de febrero del 2006, el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad etiquetó a


las superpotencias y a los países que deseaban negarle a Irán sus derechos (al desarrollo
nuclear) de "superpotencias hechas de paja". El Secretario General del Hizbullah Nasrallah,
por su parte, ha llamado frecuentemente a Israel "un estado de telarañas” - uno que puede
ser destruido fácilmente.
A nivel regional, Mahmoud Ahmadinejad representa "la Segunda Revolución Islámica", la cual
se esfuerza por exportar la revolución más allá de las fronteras de Irán. Ahmadinejad se ve a
si mismo caminando en el sendero del arquitecto de la Revolución islámica, el Ayatola
Khomeini que hizo de la exportación de la revolución uno de los elementos fundamentales de
su visión. [4] Así, a la manera de ver de Irán, la lucha en el Líbano no es sólo una
confrontación con Israel. Es parte de la lucha por la hegemonía en el Medio Oriente.

Debería hacerse notar que varios líderes árabes sunni (entre ellos el Rey 'Abdallah de
Jordania, el Presidente egipcio Hosni Mubarak, y al parecer el ministro del exterior saudita
también) han recientemente tomado nota de la dimensión chiíta en los últimos desarrollos
regionales. El rey 'Abdallah hasta advirtió de una apuesta iraní para crear una "media luna
chiíta" en el Medio Oriente.

* Y. Carmon es el Presidente de MEMRI; A. Savyon es Director del Proyecto de Medios de


Comunicación de Irán en MEMRI; y N. Toobiyan y Y.Mansharof son compañeros de
Investigación del Departamento de Estudios Iraníes en MEMRI.

[1] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 11 de mayo, 2006.

[2] http://www.memritv.org/search.asp?ACT=s9&P1=1132.

[3] http://memri.org/bin/espanol/articulos.cgi?Page=countries&Area=iran&ID=SP120406.

[4] Merece la pena hacer notar en este contexto la declaración del portavoz del parlamento iraní,
Gholam-Ali Haddad 'Adel de que "la sangre de Khomeini está en las venas de Nasrallah".
http://www.memritv.org/search.asp?ACT=S9&P1=1199.

La crisis del Medio Oriente - local,


regional, y global; Con armas convencionales
y nucleares (2): La guerra bajo la
percepción de Irán, Siria, y el Hizbullah
Por: Y.Carmon, A. Savyon, N. Toobiyan y Y. Mansharof
"Al atacar al Líbano, el régimen sionista activó su propia extinción"
Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad, IRNA, 23 de julio del 2006.

En los años ochenta la Unión Soviética fue derrotada en Afganistán por una milicia popular
religiosa armada sunni con grandes cantidades de armamento sofisticado, y con el apoyo de
los sauditas y los americanos.

Hoy, este mismo tipo de guerra está siendo utilizando de una manera efectiva por el
Hizbullah, una milicia religiosa popular chiíta que está armada con grandes cantidades de
armamento sofisticado, y con el apoyo iraní y ruso.
Rusia no sólo ha sido la columna vertebral del programa nuclear iraní; sino que también
provee el principal cobertor diplomático para el Hizbullah y para las actividades de Irán. El
Ministro del Exterior Ruso Sergey Lavrov ha ido tan lejos como para clamar que no existe
ninguna conexión entre Irán y el Hizbullah. Rusia tampoco incluye al Hizbullah en su lista de
organizaciones terroristas.

Sin embargo, el modelo del Hizbullah difiere del modelo de Afganistán en un aspecto
importante: la profundidad de los lazos entre la milicia "cliente" y el país "benefactor".
Mientras los lazos entre los mujahideen afghani y Arabia Saudita fueron lazos básicamente
efímeros de afiliación religiosa, los lazos entre Irán y el Hizbullah son una simbiosis
estratégica religiosa sin restricciones.

Hizbullah no es una organización independiente libanesa. Es parte y un sector del estado


iraní, e Irán ve en el Hizbullah a "uno de los principales soportes de su seguridad
estratégica". Hizbullah es "la primera línea de defensa de Irán contra Israel" y Occidente. [1]
Uno de los fundadores del Hizbullah, Subhi Al-Tufeili, declaró en una entrevista que el
liderazgo del "Hizbullah es Velayat-e-Faqih - es decir, Ali Khamenei". [2]

Por estas razones, Irán tuvo la voluntad de comprometerse a si misma a un pacto militar
conjunto con Siria para asegurar el firme flujo de armas al Hizbullah. El acuerdo fue firmado
un mes antes del comienzo de la guerra, y los ministros de defensa de Irán y Siria anunciaron
en la ocasión de la firma que "Irán ve la seguridad de Siria como la suya propia". [3]

En los años ochenta, los mujahideen vieron al régimen comunista afghani como un implante
soviético, en ausencia de una verdadera posesión en el área. Bajo percepción iraní, Israel es
igualmente un implante extranjero occidental sin unas verdaderas raíces en la región.

Si Hizbullah no es aplastado, entonces ellos, Siria, Irán, y muchos otros en el Medio Oriente
verán esto como una victoria de la "resistencia" sobre las FID (Fuerzas de Defensa Israelí),
sus armas americanas, y su benefactor americano. Esto reforzará, en la manera de ver de los
iraníes y del Hizbullah, su creencia de que Israel está privado de alguna fuerza verdadera.

En un discurso el 1 de febrero del 2006, el Presidente iraní Mahmoud Ahmadinejad etiquetó a


las superpotencias y a los países que deseaban negarle a Irán sus derechos (al desarrollo
nuclear) de "superpotencias hechas de paja". El Secretario General del Hizbullah Nasrallah,
por su parte, ha llamado frecuentemente a Israel "un estado de telarañas” - uno que puede
ser destruido fácilmente.

A nivel regional, Mahmoud Ahmadinejad representa "la Segunda Revolución Islámica", la cual
se esfuerza por exportar la revolución más allá de las fronteras de Irán. Ahmadinejad se ve a
si mismo caminando en el sendero del arquitecto de la Revolución islámica, el Ayatola
Khomeini que hizo de la exportación de la revolución uno de los elementos fundamentales de
su visión. [4] Así, a la manera de ver de Irán, la lucha en el Líbano no es sólo una
confrontación con Israel. Es parte de la lucha por la hegemonía en el Medio Oriente.

Debería hacerse notar que varios líderes árabes sunni (entre ellos el Rey 'Abdallah de
Jordania, el Presidente egipcio Hosni Mubarak, y al parecer el ministro del exterior saudita
también) han recientemente tomado nota de la dimensión chiíta en los últimos desarrollos
regionales. El rey 'Abdallah hasta advirtió de una apuesta iraní para crear una "media luna
chiíta" en el Medio Oriente.

* Y. Carmon es el Presidente de MEMRI; A. Savyon es Director del Proyecto de Medios de


Comunicación de Irán en MEMRI; y N. Toobiyan y Y.Mansharof son compañeros de
Investigación del Departamento de Estudios Iraníes en MEMRI.

[1] Al-Sharq Al-Awsat (Londres), 11 de mayo, 2006.


[2] http://www.memritv.org/search.asp?ACT=s9&P1=1132.

[3] http://memri.org/bin/espanol/articulos.cgi?Page=countries&Area=iran&ID=SP120406.

[4] Merece la pena hacer notar en este contexto la declaración del portavoz del parlamento iraní,
Gholam-Ali Haddad 'Adel de que "la sangre de Khomeini está en las venas de Nasrallah".
http://www.memritv.org/search.asp?ACT=S9&P1=1199.

Puntos de vista de los iraquíes chi'itas a


la crisis del Líbano
Por: Oficina de MEMRI en Bagdad

Lo siguiente es una breve revisión y análisis de la posición de los chi'itas iraquíes a los
eventos del Líbano, por el personal de la oficina de MEMRI en Bagdad. Dos importantes
mensajes surgen del análisis: primero, mientras la mayoría de los iraquíes chi'itas simpatizan
con el Hizbullah, esta actitud no es de ninguna manera universal. Algunos elementos de la
comunidad chi'ita culpan al Secretario General del Hizbullah Hassan Nassrallah por la
provocación que causó la conflagración; y segundo, y quizás más significante, la autoridad
principal chi'ita en Irak, el Gran Ayatola Ali al-Sistani, ha restringido su fatwa [decreto
religioso] en el proporcionar apoyo financiero al Hizbullah en lugar de declarar el jihad a su
favor.

Los chi'itas como comunidad

Por todo el mundo, la comunidad chi'ita se considera a si misma un grupo único unificado por
límites geográficos y nacionales a pesar de las fuertes ataduras nacionalistas a los países a
los cuales pertenecen. Así, los chi'itas de Irak son parte de la nación y del suelo. Al mismo
tiempo, los chi'itas que están sumergidos en los niveles doctrinales y psicológicos, sienten
que son una minoría en el mundo árabe, con sus características sunni. Este sentimiento
fortalece la conexión intelectual y espiritual entre los chi'itas en el mundo árabe y les
proporciona una preocupación común respecto a los desafíos y dificultades que enfrentan.

Basados en estos principios ideológicos, la mayoría de los chi'itas árabes, y en particular los
chi'itas de Irak, están profundamente afectados por los duros ataques israelíes sobre el
Hizbullah libanés aun cuando no estén de acuerdo con las ideas de Hassan Nassrallah - un
descendiente de una familia cuyo origen se remonta al Profeta Mohammad y quién, por
consiguiente, lleva puesto el turbante negro que atrae la admiración y el respeto de todos los
chi'itas.

La mayoría chi'ita gobernante

Los chi'itas iraquíes han expresado sentimientos de amargura y de rabia por el daño, la
destrucción, y la expulsión forjadas en los chi'itas libaneses por las fuerzas israelíes. De que
son capaces de libremente expresarse por ellos mismos es un nuevo fenómeno provocado por
el fallecimiento del odiado régimen de Saddam. La Alianza Iraquí Unida - los chi'itas que
representan a los partidos religiosos - son ahora el principal poder gobernante en Irak,
controlando 130 de los 275 escaños en el Parlamento; luego, algunos de los escaños
restantes son ocupados por los chi'itas liberales que no hacen secretos de su acuerdo con la
Alianza Iraquí Unida sobre el asunto del Hizbullah.
La rabia chi'ita y la crítica por lo que Israel está haciendo en el Líbano se ha hecho eco en dos
declaraciones emitidas por el Primer Ministro iraquí Nuri al-Maliki. Al-Maliki fue más enfático
aun en su denuncia al apoyo dado por el gobierno americano y el congreso a los persistentes
ataques israelíes en el Líbano.

Usando su poder para ayudar al Hizbullah

Tomando ventaja de su influencia y control sobre los recursos del estado, los chi'itas iraquíes
decidieron contribuir con $25 millones en ayuda urgente al Líbano, en la misma semana que
el Ministro del Exterior de Irak Hoshyar Zibari firmó un préstamo de $30 millones de Japón en
apoyo a la colapsada infraestructura iraquí. Concurrentemente, el liderazgo chi'ita iraquí, de
todos colores, ha intensificado su enfadado lenguaje contra la guerra de Israel sobre el
Hizbullah - una posición en línea con el fuerte apoyo de Irán a Hassan Nassrallah.

El canal de televisión al-Fourat [el Éufrates], de propiedad del Concejo Supremo de la


Revolución Islámica en Irak (CSRII), un fuerte constituyente de la Alianza Iraquí Unida,
presenta extensos informes y fotos de las masacres a los que los chi'itas libaneses están
sujetos. Al-Fourat ha consagrado una gran parte de su programación a la presentación de
marchas conmovedoras en apoyo al Hizbullah, a los discursos de su líder Hassan Nassrallah, y
a las fotos de los desfiles de las unidades militares del Hizbullah. Es significativo que la
estación de televisión le ha dado prioridad en sus boletines de noticias a las continuas
batallas en el Líbano y al norte de Israel sobre las noticias calientes de Irak. El mismo énfasis
en la programación es seguido por la estación oficial de la televisión iraquí, que es dirigida
por chi'itas seculares.

Talabani le dona dinero al Hizbullah

Es más, el NGO, conocido como "Shahid al-Mihrab" (la referencia es a Ali, el yerno de
Mohammad y el cuarto Califa musulmán) conducido por Ammar al-Hakim, el hijo de Abd al-
Aziz al-Hakim, el líder del CSRII, ha colocado cajas para las contribuciones de los iraquíes, y
el primer donante fue Jalal Talabani, el Presidente de Irak.

El apoyo a Nassrallah no es total

A pesar de este fuerte apoyo en la comunidad chi'ita en Irak, un segmento grande de los
chi'itas iraquíes ignora o no le da importancia al Hizbullah y a Hassan Nasrallah, ya que lo
consideran responsable por liberar el ataque israelí seguido al secuestro de dos soldados
israelíes. Muchos de estos chi'itas colocan la responsabilidad sobre los iraníes que son los
verdaderos tiriteros de Hassan Nassrallah, aunque ellos no esconden su enojo sobre la
matanza y el salvaje bombardeo de las fuerzas israelíes.

Fatwa de Al-Sistani respecto a la situación en el Líbano

La más alta autoridad religiosa chi'ita en Irak, el Ayatola Ali Al-Sistani, ha llamado en el
mundo y a sus pueblos libres a detener la agresión israelí. Él siguió su apelación con un fatwa
(decreto religioso) permitiendo el pago del zakat (limosnas, requeridas a todos los
musulmanes) para apoyar al Hizbullah y a aquellos libaneses afectados. Él llamó en sus
representantes a proporcionar todas las formas de ayuda y apoyar a las familias que han sido
desplazadas como resultado de la guerra. Sin embargo, se abstuvo de instruir el emprender el
jihad para ayudar al Hizbullah.

Por su parte, el clérigo radical chi'ita Muqtada al-Sadr ha tomado su posición extremista vis-
à-vis con los americanos y los israelíes y ha llamado a los seguidores a apoyar el movimiento
de resistencia islámico. En una protesta en masa en Bagdad, sus seguidores le exigieron a al-
Sadr que los considerara una extensión del Hizbullah, y ellos expresaron un deseo genuino de
participar con el Hizbullah contra lo que caracterizaron como el "al-muthalath al-Mash'um"
(el triángulo nefasto, refiriéndose probablemente a los Estados Unidos, Israel y los gobiernos
sunni).
Pero a pesar de sus desacuerdos con la ideología política del Hizbullah, que apoya la noción
de wilayat al-faqih (el Mandato del Jurisprudente) de Ali Khamenei, el líder supremo de la
República islámica de Irán, los chi'itas iraquíes sienten una forma de fraternidad con el
partido en el cargo debido a su fe chi'ita. El apoyo chi'ita iraquí a Nassrallah y a su partido se
ha intensificado en reacción a la obvia posición sectaria de algunos de los líderes árabes, que
temen públicamente una victoria chi'ita en la guerra con Israel. Este apoyo de los chi'tas
iraquíes fue luego incrementado como resultado de los fatwas emitidos por los clérigos
sauditas wahhabi, que han prohibido el apoyo de los chi'tas del Hizbullah en lograr la victoria.