Está en la página 1de 4

Sara E.

Garcia (2019-3525)

Breve historia.

El trastorno de identidad disociativo es conocido también con el nombre de


personalidad múltiple. Durante años se les ha atribuido a las personas con este
diagnóstico una posesión diabólica, en parte por su forma frecuente de aparición
acompañada de convulsiones físicas. A pesar de ser un diagnóstico polémico, sigue
siendo considerado de interés en los manuales de referencia y en las clasificaciones
oficiales. Al estar íntimamente ligado a experiencias infantiles traumáticas, es muy
posible que sea en sociedades en guerra y en ambientes muy dolorosos para un niño
donde hay más probabilidad de encontrar este diagnóstico.

Muchos clínicos consideran que el trastorno de identidad disociativo es una


adaptación psicológica a las experiencias traumáticas de los primeros años de
la niñez. Estas experiencias son severas y dramáticas; algunos ejemplos son
colgarse de una ventana o ser víctima de sadismo sexual. Además de haber
experimentado un trauma difícil durante la niñez, las personas con trastorno de
identidad disociativo parecen propensas a entrar en trances hipnóticos
espontáneos. Esta defensa temporal se puede convertir en personalidades
múltiples cuando el niño enfrenta traumas de manera repetida (Draijer y
Langeland, 1999).

Al ser un trastorno infrecuente información sobre su historia o origen es limitada, ya


que solo existían dos casos acerca de este trastorno y ni siquiera los investigadores
estaban seguros de ellos, no fue hasta hace poco que los investigadores le prestaron más
atención al trastorno de la identidad disociativa, debido que dio un gran BUN en el
ámbito literario y cinematográfico, gracias a que se dio a la luz la película “Las Tres
Caras De Eva” una película inspirada por el libro de Morton Price en 1905: Miss
Beauchamp y La novela titulada Sybil, basada en un caso real de la psicoanalista
Cornelia Wilbur, describe hasta 16 personalidades distintas, en las que algunas son
femeninas y otras masculinas (Schreiber, 1973). Provocando así que los casaos de este
trastorno aumentaran y los investigadores se interesaran más por este.

En la actualidad el trastorno de la identidad disociativo se conoce como la aparición de


dos o mas identidades en una misma persona donde una de ellas es dominante, cada
identidad tiene su propia historia, recuerdos comportamientos en resumen cada una es
única.

Diferencias del diagnóstico entre los DSM

Una diferencia con el DSM-III-R es la introducción del criterio c) (sugerido por Spiegel
y Cardeña, 1991), que ya se encontraba en el DSMIII y que se corresponde con la
definición de amnesia psicógena, y la introducción del criterio d). Además, también se
diferencian en que en el DSM-III-R no se hablaba de identidades, sino de
personalidades, y se ubicaba en primera posición dentro de los trastornos disociativos.
La personalidad múltiple es el único trastorno de personalidad específico que es
diagnosticado como trastorno mental (Tyrer, 1989). La rapidez y reversibilidad de los
cambios, que pueden llegar hasta cien identidades en el mismo individuo en diferentes
momentos (Barlow y Duran, 2001), separa fácilmente este trastorno de los trastornos de
personalidad, que muestran rasgos duraderos desde la adolescencia.

En el DSM-IV-TR se cambio el nombre de trastorno de personalidad múltiple a


trastorno de la identidad disociativo a de mas que este trastorno es una de los mas
discutidos y discutibles de todo el DSM-IV. En su momento, el DSM IV-TR indicaba
los siguientes criterios para el diagnóstico del TID (APA, 2012):

 Presencia de dos o más identidades o estados de personalidad (cada una con un


patrón propio y relativamente persistentes de percepción, interacción y
concepción del entorno y de sí mismo).
 Al menos dos de estas identidades, o estados de personalidad, controlan de
forma recurrente el comportamiento del individuo.
 Incapacidad para recordar información personal importante, demasiado amplia
como para ser explicada por el olvido ordinario.
 El trastorno no es debido a los efectos fisiológicos directos del consumo de
sustancias o a una enfermedad médica.

No obstante, la nueva clasificación establecida por el DSM-5, revisada desde los


criterios epidemiológicos a los que anteriormente se aludió, señala que los criterios para
el diagnóstico del TID son:

 Perturbación de la identidad que se caracteriza por dos o más estados de la


personalidad bien definidos y que se puede describir en algunas culturas como
una “experiencia de posesión”. La perturbación de la identidad implica una
discontinuidad importante del sentido del yo y del sentido de entidad,
acompañado de alteraciones relacionadas del afecto, el comportamiento, la
conciencia, la memoria, la percepción, el conocimiento o el funcionamiento
sensitivo-motor. Estos signos y síntomas pueden ser observados por otras
personas o bien comunicados por el individuo.
 Lapsos recurrentes en la memoria de acontecimientos cotidianos, información
personal importante y sucesos traumáticos que son demasiado amplios como
para ser compatibles con el olvido ordinario.
 Los síntomas causan malestar clínicamente significativo o deterioro en lo social,
laboral u otras áreas importantes del funcionamiento del sujeto.
 La alteración no es una parte normal de una práctica cultural o religiosa
ampliamente aceptada. Se anota que en los niños los síntomas no deben
confundirse con la presencia de “amigos imaginarios” u otros juegos de fantasía.
 Los síntomas no se pueden atribuir a los efectos fisiológicos del consumo de
sustancias (así por ejemplo los episodios de laguna mental o comportamiento
caótico durante la intoxicación alcohólica) u otra afección médica (como por
ejemplo la epilepsia parcial compleja).

¿Por qué se cambio el nombre del trastorno de la personalidad múltiple a


trastorno de la personalidad disociativo?

El trastorno de personalidad múltiple es conocido por los expertos como trastorno de


identidad disociativo. Porque estrictamente hablando, no es un verdadero trastorno de la
personalidad. La característica principal de este trastorno es que existen ciertos aspectos
de la personalidad de la persona que están disociados. Por este motivo se cambió el
nombre de “trastorno de personalidad múltiple” por “trastorno de identidad disociativo”
(TID).
Bibliografía.
Manual_de_Psicopatologia_Clinica_Jarne_y.pdf (capitulo x histeria Antoni Talarn)
*Manual_de_psicopatologia._Volumen_II.pdf (Trastornos disociativos 8 Rosa M. Baños •
Amparo Belloch III. Los trastornos disociativos)
6. Psicopatologiìa-cliìnica-basada en DSM5-Margarita-Ortiz-Tallo.pdf
*3. Psicopatologia - Psicologia Anormal.pdf
*12. DSM-IV Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.pdf
Trastorno de Identidad Disociativo: Síntomas, Causas (lifeder.com)
Estudio de caso: ¿simulación o trastorno de personalidad múltiple? - ScienceDirect
TRASTORNO DE PERSONALIDAD MúLTIPLE: DESENCADENANTES, SIGNOS, TERAPIA -
BIENESTAR - 2021 (ncmhcso.org)

También podría gustarte