Está en la página 1de 9

LA PROTESTA POPULAR DEL 23 DE MAYO DE 1923 Y LAS

UNIVERSIDADES POPULARES “GONZÁLEZ PRADA”


Hugo Vallenas Málaga

Ceremonia de inicio de clases de 1921 en el “aula magna” de la Universidad Popular de Vitarte.


En el centro, Víctor Raúl Haya de la Torre, acompañado por los dirigentes obreros textiles Julio
Portocarrero (vestido de blanco) y Alberto Benítez. Haya de la Torre fue el rector de las
Universidades Populares González Prada, existentes además en Chosica, Barranco, Callao y el
Cercado de Lima. También hubo filiales de las UPGP en Trujillo, Salaverry, Huaraz, Ica, Jauja,
Arequipa y Cuzco. La universidad popular fue la semilla del frente único de trabajadores
manuales e intelectuales que luego fue el APRA. El miércoles 23 de mayo de 1923 las UPGP
defendieron el derecho del pueblo a la libertad de pensamiento y de culto.

Durante los primeros años de la década de 1920, las luchas sociales produjeron en el
Perú un interesante fenómeno cultural: la universidad popular, creada, organizada y
desarrollada por los propios trabajadores, con apoyo de los estudiantes
universitarios. Se fundó en 1921, como prolongación de la unidad de obreros y
estudiantes de Lima y Callao que permitió la obtención de la jornada de ocho horas
en enero de 1919. La finalidad básica de la universidad popular era aportar a los
obreros conocimientos sobre cultura general y sobre sus derechos.

Desde 1922, el movimiento adoptó un nombre plural –las universidades populares–


y llevó el nombre del animador literario del anarquismo peruano Manuel González
Prada. Al año siguiente unió las más avanzadas expresiones de renovación e
inquietud cultural de la juventud tanto limeña como provinciana en la revista
Claridad. En mayo de 1923, las UPGP condujeron una formidable protesta en defensa
de la libertad de cultos. Después de octubre de 1923 su actividad quedó debilitada
por la represión del dictador Leguía y la ausencia forzosa (detención y exilio) de su
principal gestor y animador, Víctor Raúl Haya de la Torre.

El 23 de mayo de 1923

La nueva generación de obreros y estudiantes tuvo su prueba de fuego en la gran


movilización de rechazo a la consagración de la nación al Corazón de Jesús del 23 de
mayo de 1923. Para un amplio sector de la ciudadanía significaba un retroceso en

1
cuanto a la libertad de cultos parcialmente legalizada en 1915 y cuya ampliación
había sido prometida por el nuevo gobernante Augusto B. Leguía. Detrás de esta
decisión se escondían una serie de maniobras políticas puestas en marcha por el
presidente Leguía para prolongar ilegalmente su poder.

El anuncio de dicho acto religioso generó un amplio descontento. La libertad de cultos


permitía avanzar hacia una educación laica y un recorte de los privilegios

2
institucionales de la Iglesia Católica, siempre relacionada con las políticas más
conservadoras y opuesta al conocimiento científico en la educación. En cambio, con el
retroceso de Leguía se reafirmaba que la Iglesia siga censurando los contenidos
educativos y esté protegida y subsidiada por el Estado como único culto.

Las UPGP convocaron a una gran protesta ciudadana para el miércoles 23 de mayo
en el centro de Lima y se pusieron, de este modo, a la cabeza de un importante
sentimiento ciudadano favorable a la libertad de pensamiento. El manifiesto de
convocatoria de las UPGP al acto de protesta, escrito por Haya de la Torre, se dirigió
con gran elocuencia y sin sectarismos a un amplio movimiento social.

Víctor Raúl en la pileta de la Facultad de Letras de la UNMSM el miércoles 23 de mayo de 1923


convocando a los estudiantes a salir a las calles para expresar su protesta.

Allí quedó claro el sentido esencial de la labor social y cultural de las UPGP. La
convocatoria consistía en “hacer un llamamiento especial a las clases obreras, a los
intelectuales, a los periodistas, a los estudiantes, para que secundando la
propaganda por el frente único pidan la adhesión de todos los ciudadanos libres del
Perú en favor de la separación del iglesia y el Estado y laicización de la instrucción
pública”. Allí se indica, asimismo, “declarar que en nombre de los derechos
invocados, no cabe en esta campaña la intervención de partidismo político alguno”.

Esta unión de “todos los ciudadanos libres” fue el adelanto práctico de lo que Haya
llamó –reverdeciendo un viejísimo lema anarquista– el “frente único de trabajadores
manuales e intelectuales”.

Como bien sabemos, la protesta fue multitudinaria y conllevó un duro enfrentamiento


de los manifestantes con las fuerzas del orden en la calle Huérfanos (muy cerca de la
casona de la Universidad de San Marcos), que finalmente obligó al gobierno a
suspender el acto político-religioso anunciado.

3
Víctor Raúl (al fondo, apoyado sobre la reja del teatro Colón) llama a los estudiantes a no
permitir que las fuerzas represivas del gobierno secuestren los ataúdes de Salomón Ponce y
Manuel Alarcón Vidalón.

Haya de la Torre descolló como un hábil caudillo de grandes multitudes el día de la


movilización y también el día 24, cuando condujo el rescate de la Morgue de dos
manifestantes muertos en la víspera por la guardia de asalto: Salomón Ponce
(obrero) y Manuel Alarcón Vidalón (estudiante). Víctor Raúl arengó a la vasta
multitud que acompañó los féretros con sólo una breve frase: “¡El quinto no matar!
¡El quinto no matar!” Otra muestra notable de su capacidad de conducción ocurrió en
la noche del 24, cuando lideró en la casona sanmarquina una heroica vigilia de
estudiantes y trabajadores protegiendo los féretros de los mártires mientras las
tropas de asalto rodeaban el lugar; la enérgica resistencia dentro de la universidad y
las protestas callejeras en las calles aledañas amedrentaron al gobierno y evitaron un

4
trágico desenlace. Otro ejemplo notable de su capacidad como líder se comprobó el
día 25, cuando condujo la gran multitud que acompañó el sepelio de las víctimas de
la protesta desde la Universidad hasta el Cementerio de Lima. Durante los tres días el
gobierno estuvo vigilando todos los domicilios conocidos de amigos y familiares de
Haya de la Torre para capturarlo pero fracasó.

25 de mayo de 1923: Estudiantes y trabajadores conducen los ataúdes de los mártires del 23 de
mayo al Cementerio de Lima desafiando las amenazas del gobierno. Víctor Raúl está en la zona
central de la foto, con el rostro hacia un costado, hablándole casi al oído a alguien.

5
Lecciones del 23 de mayo

La acción del 23 de mayo de 1923 fue el primer acto de protesta efectivamente


multitudinario convocado por una organización sindical o estudiantil y la primera gran
movilización popular cuyo motivo no fue salarial ni de condiciones de trabajo.
Obreros y estudiantes actuaron como una fuerza unida, cayendo por tierra los
prejuicios del grupo anarquista La Protesta contra el movimiento universitario en
particular y contra las clases medias en general.

La intervención protagónica de Haya en esta célebre motivó una tenaz persecución


gubernamental. Desde la clandestinidad publicó el folleto Dos cartas de Haya de la
Torre. Finalmente fue detenido el 3 de octubre y deportado el día 9, luego de una
severa huelga de hambre que puso su vida en peligro. Hubo protestas masivas en las
calles demandando su libertad. En el mensaje que pudo hacer llegar a los obreros y
los estudiantes cuando era conducido al destierro, Haya de la Torre reafirmó su
“credo renovador e idealista, ajeno y muy lejos de la podredumbre política nacional”,
representando “una bandera de juventud” y una “precursora revolución de los
espíritus”. El mensaje se publicó en Lima en la revista Claridad Nº 4, primera
quincena de enero de 1924, pag. 3.

Foto autografiada enviada por correo por Víctor Raúl luego de ser deportado. Allí podemos
leer: “Camino al destierro a bordo del Negada. Octubre 9-1923. Haya de la Torre”.

Anexo: Breve cronología

1920
20 de marzo: Se acuerda la creación de las Universidades Populares en el Primer
Congreso de la FEP, realizado en el Cuzco.

1921

6
22 de enero: Inauguración de las Universidades Populares en el local de la FEP en el
Palacio de la Exposición de Lima, con Haya de la Torre como rector.
2 de febrero: Se constituye la filial de la Universidad Popular del barrio obrero de
Vitarte.
25 de diciembre: Primera “Fiesta de la Planta” de la Universidad Popular de Vitarte.

1922
22 de julio: Las UP adoptan el nombre “González Prada” en acto simbólico con
presencia de la viuda del escritor, Adriana de Verneuil de GP. Se constituyen UPGP en
Lima, Vitarte, Barranco, Trujillo, Salaverry, Arequipa y Cuzco.

1923
2 de febrero: Ocurre un frustrado atentado contra la vida de Haya de la Torre
durante el acto de fundación de la Universidad Popular en el Callao.
15 de mayo: Aparece el primer número de Claridad, “órgano de la juventud libre del
Perú”, dirigida por Haya de la Torre, publicación vinculada a las UPGP.
23 de mayo: Las UPGP lideran una protesta multitudinaria contra la Consagración de
la Nación al Corazón de Jesús. Los manifestantes son atacados por tropas a caballo
con sables y armas de fuego. Mueren en la calle Huérfanos (jirón Azángaro), en el
centro de Lima, Salomón Ponce (obrero) y Manuel Alarcón Vidalón (estudiante). Hay
además numerosos heridos. La Federación Obrera Regional condena los sucesos y
declara de inmediato una huelga de 48 horas.

24 de mayo de 1923: Con vivo gesto, Haya de la Torre reclama al rector de la UNMSM, Manuel
Vicente Villarán, que se pronuncie en defensa de los estudiantes y los obreros allí reunidos
mientras las tropas del gobierno rodean la universidad y amenazan invadirla.

24 de mayo: Obreros y estudiantes rescatan de la Morgue de Lima los cadáveres de


sus mártires del día anterior. Los restos de Ponce y Alarcón Vidalón son conducidos
en ataúdes descubiertos por las calles del centro de Lima y se les rinde honores
fúnebres en la sede de la Universidad. El gobierno decreta el estado de sitio y se
teme que las tropas de asalto ingresen por la fuerza a la casona universitaria. Desde
las 7 pm hasta la madrugada del día siguiente, numerosas tropas de asalto rodean
San Marcos, donde una multitud de obreros y estudiantes protege a los mártires y a
sus dirigentes, entre ellos Haya de la Torre.
25 de mayo: Temprano en la mañana un representante del gobierno informa a los
estudiantes y trabajadores encerrados en la casona universitaria que se permitirá
que realicen el sepelio de los mártires. Pero advierte que luego seguirá el estado de

7
sitio. Una gran multitud compaña los féretros hasta el Cementerio. Concluida la
ceremonia, Haya de la Torre pasa a la clandestinidad.
3 de octubre: Luego de cuatro meses de clandestinidad, Haya de la Torre es
capturado y conducido al penal de la isla San Lorenzo. La noticia desencadena
protestas de obreros y estudiantes. El ejército ocupa Vitarte. Las actividades
sindicales y de la UPGP son severamente reprimidas.

Manuel Seoane, representando a la Federación de Estudiantes, informa a los obreros de Vitarte


sobre la deportación de Haya de la Torre y les pide continuar la obra de las Universidades
Populares. A la izquierda de Seoane está el estudiante Carlos Showing, futuro fundador del
APRA.

6 de octubre: La fuerza armada disuelve violentamente una protesta obrera en


Vitarte demandando la libertad de Haya de la Torre. Caen abaleados los obreros
Moisés Calderón y Santos Lévano.
9 de octubre: Tras una severa huelga de hambre de cinco días, Haya de la Torre es
deportado en un barco con rumbo a Panamá.

8
3 de noviembre: Haya de la Torre ocupa un lugar de honor al lado del presidente de
la Federación de Estudiantes de Cuba, Julio Antonio Mella, en la ceremonia de
fundación de la Universidad Popular “José Martí”, eco explícito de la experiencia
peruana de las UPGP.

El estudiante Luis Heysen, integrante de las UPGP y el


periodista José Carlos Mariátegui (que asumió la
dirección interina de la revista Claridad al ser
deportado Haya de la Torre) sostienen un retrato del
fundador de la Universidad Popular en una ceremonia
realizada en el barrio obrero de Vitarte en 1924.

También podría gustarte