Está en la página 1de 30

1

Módulo

PLAZAS
Xavier Segura, Arq. MSc.
Fondo Verde
Urbanismo y paisaje

© Derechos de autor
Fondo Verde & Xavier Segura Andrés

Reservados todos los derechos.


Cualquier explotación y utilización que
no esté explícitamente permitida por la
ley de derechos de autor, en particular
la reproducción, traducción,
almacenamiento en base de datos
electrónica en internet y copiado en
Memoria USB de este trabajo, requiere
el permiso previo y por escrito de los
titulares del copyright.

Editado en Perú
© Editorial Ambiental
www.editorialambiental.com
ÍNDICE

Presentación 4
Competencias y Objetivo 5
Introducción 6

Tema 1 Evolución histórica 8


1.1. Los orígenes 8
1.2. Plazas tradicionales y plazas contemporáneas 10

Tema 2 Morfología 11
2.1. Diseñando plazas urbanas 11
2.2. Forma 12
2.3. Ubicación y tamaño 14
2.4. Paisaje 15
2.5. La banalización del paisaje urbano 15

Tema 3 Las plazas como espacios sociales 17


3.1. Límites y actividades 17
3.2. Identidad, participación y apropiación 18
3.3. Contemporaneidad 19
3.4. Fomentar la vida en el espacio público 20

Tema 4 Casos representativos 21


4.1. Cufar Square. Jesenice, Slovenia 21
4.2. Plaza del Alcàsser de la Senyoria. Elche, España 22
4.3. Plaza del mercado y escalones de agua. Hattersheim, Alemania 23
4.4. Centro de Namur. Namur, Bélgica 23
4.5. Complejo Sony. Potsdamer Platz. Berlín, Alemania 24
4.6. Plaza del Ciudadano, oficinas del gobierno del distrito de Ibaraki. 24
Mito, Japón
4.7. Plaza Agnes Katz. Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos 25
4.8. Rådhuspladsen. Copenhague, Dinamarca 26
4.9. New Castle Blue Carpet. New Castle, Reino Unido 26
4.10. Federation Square. Melbourne, Australia 27

Bibliografía 28
Urbanismo y paisaje
CURSO:

FONDO VERDE
3
PRESENTACIÓN

“La contemplación desde la distancia de las conocidas propuestas de


Moore, Roca o Portoghesi, con su tendencia a la sobrecarga figurativa y
simbólica, así como su comparación con ejemplos anteriores y
posteriores, desde los "centros cívicos" de Alvar Aalto hasta las "plazas
duras" y minimalistas de la Barcelona olímpica, pasando por las
propuestas ambientalistas norteamericanas de Lawrence Halprin o Paul
Friedberg, pone de manifiesto los límites del diseño como herramienta
generadora de identidad cívica y permite constatar que el espacio
público sigue siendo una asignatura pendiente y un reto para la
arquitectura y el urbanismo contemporáneos”.¹

Urbanismo y paisaje
CURSO:

1
'La plaza, asignatura pendiente', reseña del libro de Paolo Favole (1995) La plaza en la arquitectura contemporánea. (Gustavo Gili,
Barcelona. 197 páginas).

FONDO VERDE
4
COMPETENCIAS
OBJETIVOS

Competencias

Genérica

Ÿ Estudiar uno de los elementos más relevantes en la historia de la


planificación urbana como es la plaza; dotando este concepto de su contexto
social, urbano, funcional y estructural para que los estudiantes puedan
responder adecuadamente a los retos de la sociedad actual y futura.

Específicas

Ÿ Conocer el proceso evolutivo que ha sufrido la plaza hasta nuestros días, y


los elementos que la han moldeado a través de la historia, para que los
estudiantes puedan entender sus futuros requisitos.
Ÿ Entender la morfología de las plazas en toda su variedad con miras a que los
estudiantes puedan llegar algún día a diseñar y planificar de forma
coherente y eficaz las plazas de las ciudades del mañana contando con las
herramientas necesarias.
Ÿ Manejar conceptos ajenos a la arquitectura y al paisajismo, tales como
cultura, sociedad, economía, nuevas tecnologías, etc. y saber integrarlos en
una propuesta urbana coherente con nuestras ciudades.
Ÿ Fortalecer los conocimientos estudiados mediante el análisis crítico de obra
urbana existente en nuestras ciudades, de manera que los estudiantes
amplíen su visión, estudiando proyectos locales e internacionales,
entendiendo lo importante que es la contextualización de cada proyecto.

Objetivo

Ÿ Capacitar especialistas de alto nivel en la ordenación y planificación urbana


dotándolos de conocimientos sobre los elementos estructurales urbanos
más importantes. En el caso de este módulo: la Plaza.
Urbanismo y paisaje
CURSO:

FONDO VERDE
5
INTRODUCCIÓN

La ordenación del espacio público plantea numerosos desafíos. Su misma naturaleza, su carácter
público y expuesto, ha hecho del urbanismo uno de los campos de la práctica arquitectónica más
sujetos al debate y a la polémica. No se trata de trata tan solo de actuaciones destinadas a conseguir
el equilibrio entre el hueco y el vacío en el tejido urbano; su carácter es eminentemente funcional.

Toda intervención pública nace de la necesidad de ofrecer respuestas y soluciones a problemas y


demandas concretas, respuestas y soluciones que se integrarán en un entorno que, la mayoría de las
veces, está definido de antemano y que plantea limitaciones de varios tipos.

Las limitaciones a que se enfrentan las obras públicas, sin embargo, van más allá de las que afectan a
tipologías comerciales o residenciales. Precisamente por tratarse de actuaciones de notable
repercusión en la vida ciudadana, se hayan expuestas a un mayor control por parte del público y, por
tanto, deben satisfacer criterios estéticos muy diversos, planteando la necesidad de redefinir el
espacio público en cuanto dinámico, habitable y sostenible.²

En este módulo trataremos de sugerir algunas reflexiones en torno a una faceta muy interesante de
la conjunción de arquitectura, paisajismo y urbanismo: la plaza. Una de las creaciones humanas de
uso público más arraigadas en el sentimiento colectivo.

La plaza es un espacio abierto en el interior de un núcleo urbano que procede de la evolución


histórica del concepto del Agora en la antigua Grecia donde se desarrollaba habitualmente una
confluencia de ciudadanos para el intercambio de noticias, opiniones y mercado. Posteriormente, en
época del Imperio Romano se establece el hecho del Foro, un lugar rodeado de basílicas, templos,
magistratura, negocios donde se transcurre la vida cotidiana. Formal y simplificadamente será un
patio externo rodeado de pórticos escenario de múltiples funciones. La plaza como creación
intrínsecamente europea es el parlamento del ciudadano.

Genéricamente la plaza ha tenido dos modos de formación opuestos. En período medieval surge
como un lugar creado de nuevo, un recinto en positivo, que generará posteriormente por sucesivas
agregaciones una arquitectura circundante en función de su topografía y necesidades, formando
una entidad espacial. Ya más recientemente en la historia, en cambio, aparecerá como un vacío en el
interior de un núcleo construido, antes de su configuración, casi siempre por derribo de partes
urbanas existentes. Proyectada con criterio compositivo de un tratamiento unitario de fachadas y
amplio dominio de visuales enfatizando alguna arquitectura por su representatividad o simbolismo
como un templo o ayuntamiento.

Es la creación urbana más social y como tal patrimonio público mayormente utilizado y significativo
de un pueblo, en ocasiones de un barrio, que habitualmente perdura a lo largo del tiempo. Como
Urbanismo y paisaje

construcción genuina vinculada a circunstancias geográficas y tradiciones locales tiene una gran
variedad de formas y singularidades: cuadradas, rectangulares, circulares, elípticas, trapezoidales,
poligonales, triangulares o, irregulares.
CURSO:

2
Notas extraídas de: Sustainable Urban Landscapes. Instituto Monsa de Ediciones. 2008

FONDO VERDE
6
La plaza, que ya en su constitución como nuevo espacio supedita su forma a la función, ha tenido una
intencionalidad artística y un contenido histórico, refleja en sus edificios circundantes una identidad
muy representativa del municipio, los poderes públicos, religiosos, económicos, gremiales, sociales
o culturales.

Como legendario recinto de mercado, intercambio social y sede de hábitos compartidos que dan
sentido a una colectividad es el escenario de representación de todos los aspectos de la vida
comunitaria con expresiones religiosas, ritos festivos, costumbres sociales, que la particular historia
de cada pueblo ha requerido y ha construido según sus posibilidades. Está muy arraigada en la
población que se familiariza con sus múltiples aspectos, detalles y circunstancias. Fachadas, tiendas,
monumentos y elementos urbanos vinculados a la misma serán sus referencias emotivas y
simbólicas del entorno. Posee puntos singulares, ángulos de entrañables vivencias personales frente
a su grandeza espacial y a su vez amplios lugares de actos públicos que arraigaron profundos
sentimientos privados. Es el espacio habitual en que se desarrolla públicamente la vida de las
criaturas y por tanto donde se crean parajes, imágenes y recuerdos imborrables en la vida de una
persona.³

Como hoy en día los espacios públicos están disminuyendo, la preocupación por la vitalidad y la
habitabilidad de las ciudades aumenta. Las personas son los ingredientes principales de la ciudad y
sin espacios públicos es imposible establecer una conexión física y mental entre el medio ambiente
público y urbano. Los espacios públicos urbanos se han visto afectados negativamente por la
globalización y la privatización. Además el creciente individualismo ha causado fragmentación social
dentro de las comunidades que se presenta en el uso cambiante de los espacios públicos. Internet se
ha convertido en un componente importante de nuestra vida cotidiana; además de sus beneficios
económicos, educativos y de ahorro de tiempo, también ha cambiado drásticamente la vida pública.
Internet ha creado entornos virtuales donde la gente prefiere pasar su tiempo en lugar de salir. Las
relaciones sociales son necesarias para la cohesión de las comunidades, y la identidad local y
nacional. En este contexto, los espacios públicos urbanos son lugares importantes para la creación
derelaciones sociales entre las personas.

Además de la dimensión social, los espacios abiertos urbanos constituyen también la imagen de la
ciudad y la calidad global del entorno físico. La descentralización y la expansión urbana son los
principales problemas en la sostenibilidad de los entornos urbanos contemporáneos. Si los espacios
públicos urbanos no hubieran sido ignorados por urbanistas y planificadores, la descentralización
podría haberse evitado hasta cierto punto.⁴
Urbanismo y paisaje
CURSO:

3
Notas extraídas y modificadas del texto 'Las plazas en el Día Mundial del Urbanismo' de Iñaki Uriarte.
4
Designing Urban Squares By Murat Z. Memluk

FONDO VERDE
7
TEMA

1 EVOLUCIÓN HISTÓRICA

1.1. Los orígenes

Desde los orígenes la plaza ha constituido un órgano biológico de la ciudad, incorporado a la vida de
la comunidad como su espacio más convocante. Desde que en la prehistoria, las chozas de la tribu se
agruparon en círculo, el espacio central empezó a cumplir la función de escenario de la vida
comunitaria. Mucho después se incorporaba a la plaza una actividad principal, el mercado. Sus
símbolos fueron la fuente de agua, y el monumento. La plaza funcionó, siempre como patio urbano y
atrio de los edificios más representativos de la comunidad.

El termino plaza, a pesar de que deriva de platea (ensanchamiento), se utiliza siempre para indicar un
espacio rodeado de edificios, que lo delimitan y definen. La palabra plaza conlleva consideraciones
de orden social, de costumbres. El significado histórico del término pertenece al patrimonio cultural
colectivo: desde el mundo griego, pasando por época romana, la medieval, el renacimiento y el
barroco.⁵
Urbanismo y paisaje

5
CURSO:

Notas extraídas y modificadas de: Grupo consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP)Los espacios de la centralidad barrial: La calle
y la plaza
Figura extraída de: http://goo.gl/b1h13g

FONDO VERDE
8
Plazas.

El diseño de la ciudad clásica grecorromana, que valoraba especialmente la dimensión pública de la


vida urbana, concedía una importancia central al ágora (griega) o al foro (romano), donde se
centralizaba la actividad comercial, judicial, política y religiosa. En el caso de las ciudades que han
surgido de un campamento romano, aún se reconoce su presencia en el punto de confluencia de las
dos vías principales (cardo y decumano).

Figura 1: Pintura de la Piazza della Signoria del siglo 18 por Giuseppe Zocchi

Otras civilizaciones antiguas desarrollarán sus propios modelos, especialmente China, donde se
desarrolla la Ciudad Prohibida con su estructura protocolaria de sucesivos palacios ante los que se
abren gigantescos patios con una impresionante escenografía, adecuada a su formación social
histórica (el despotismo oriental).

En cambio, los pueblos denominados bárbaros por las civilizaciones mediterráneas, no desarrollan
un concepto similar ni de ciudad ni de espacio público, y de hecho, los autores clásicos que describen
su urbanismo destacan su condición poco comunitaria en ese aspecto (sin trazado de calles o
espacios públicos, yuxtaponen las casas espontáneamente en un espacio aparentemente
desorganizado).⁶

Las plazas han sido durante mucho tiempo espacios cerrados con una envolvente continua y solo a
partir de finales del siglo XIX, con la progresiva abertura del telón de fondo edificado, el término
cambia de significado, confundiéndose con los de ensanchamiento, descampado o claro. Las plazas
se realizan como centro o núcleo solo en las nuevas ciudades, no en los barrios periféricos ni en las
grandes zonas de expansión urbana. Es más la plaza parece haberse vuelto extraña tanto al tejido
urbano como a la cultura de la planificación.

La plaza, como tema proyectivo, ha vuelto a estar de actualidad en los últimos treinta años, como
símbolo de una nueva atención a la calidad de vida; sin embargo, el término ha perdido su significado
univalente; “plaza” es ahora una palabra de amplio espectro, que se utiliza para indicar lugares e
intenciones de proyecto heterogéneos. La primera condición para que hoy en día un lugar pueda
definirse como plaza es su peatonalización: acceso, recorrido y uso limitados a las personas.⁷
Urbanismo y paisaje

6
Riu, M. (1975) Textos comentados de época medieval (siglo V al XII), Barcelona. Accesible en Cuadernos de Historia Medieval de la
CURSO:

Universidad Autónoma de Madrid.


7
Notas extraídas de: Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Arquitectura. Taller de Juan O' Gorman. Área Urbano
Ambiental Arq. De Claudia Orozco. Plazas y jardines

FONDO VERDE
9
Plazas.

1.2. Plazas tradicionales y plazas contemporáneas8

La plaza tradicional tenía una función endógena, definida en el proceso de formación y estaba
sometida a un edificio (iglesia, espacio cívico, anexo a un edificio municipal, propiedad de un palacio)
o identificada con un uso específico.

La plaza contemporánea no tiene casi nunca una función específica ni depende, en sentido estricto,
de un edificio o un monumento, por lo que el objetivo del proyecto es en si la plaza misma. El lugar en
donde la comunidad se reunía para realizar una actividad colectiva queda sustituido por un espacio
en el que se desenvuelven personas aisladas.

La mayor parte de las plazas contemporáneas surgen en espacios ya urbanizados, como resultado de
intervenciones de regeneración de lugares degradados, inutilizados o residuales y casi siempre
situados en la periferia. En las últimas décadas, la atención de la administración y de los proyectistas
se ha fortalecido sobre el objetivo de mejorar el diseño urbano de estas zonas, proporcionando al
mismo tiempo lugares de encuentro y de reunión.

Urbanismo y paisaje
CURSO:

8
Notas extraídas de: Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de Arquitectura. Taller de Juan O' Gorman. Área Urbano
Ambiental Arq. De Claudia Orozco. Plazas y jardines

FONDO VERDE
10
TEMA

2 MORFOLOGÍA

2.1. Diseñando plazas urbanas⁹

Es bastante difícil de definir unos principios de diseño universal que se adapten a todas las plazas del
mundo. Por otro lado, es posible identificar algunos conceptos básicos que ayudarían a los
diseñadores y planificadores a través del proceso de diseño, sin embargo, es necesario conocer y
comprender el concepto moderno de la ciudad primero. Por lo tanto, es indispensable considerar las
características de los entornos urbanos existentes antes de centrarse en el diseño de las plazas.

Los entornos urbanos de hoy son discontinuos, diversos y multipolares. La evolución de la estructura
económica y social, provocada por la globalización, ha llevado a la expansión de las zonas urbanas sin
control y la descentralización de las ciudades. La globalización ha sido uno de los factores
importantes que ha dado forma a nuestros entornos físicos y sociales en todo el mundo durante las
últimas décadas. La segregación social y espacial ha incrementado en las áreas metropolitanas de
hoy debido a la globalización. Otra consecuencia del proceso de globalización es que las ciudades de
hoy en día son multiculturales y multiétnicas más que nunca. Por lo tanto lo público es más
heterogéneo hoy y diseñadores y planificadores necesitan encontrar maneras de crear lugares que
Urbanismo y paisaje

sirven para "todos" en estas comunidades culturalmente diversas. Finalmente, uno de los grandes e
importantes retos de las ciudades globales es la pérdida de la identidad en los espacios
públicos.Urbanistas, planificadores y autoridades deben ser conscientes de las amenazas futuras
sobre la identidad local en los procesos de toma de decisiones, diseño y planificación.
CURSO:

9
Notas extraídas y modificadas de: 'Designing Urban Squares' By Murat Z. Memluk

FONDO VERDE
11
Plazas.

El diseño de espacio público urbano implica dos dimensiones; funcionalidad y apariencia visual.
Funcionalidad se refiere a las actividades y al grado de adaptación a ese lugar de estas. Por otro lado
está el aspecto visual sobre la forma, la imagen y la estética. Mientras que algunos investigadores se
centran en la disposición espacial de los espacios públicos, otros sugieren que la funcionalidad es lo
primero en el diseño del espacio urbano. Sin embargo, ninguno de ellos debe ser descuidado en el
proceso de diseño. De hecho, la relación entre estas dos dimensiones determina el carácter y el éxito
del espacio urbano.

Muchos investigadores han tratado de identificar los criterios del espacio urbano ideal y exitoso. Por
ejemplo, Carr et al cree que los lugares públicos deben ser:¹⁰

1. Sensible: un lugar público debe servir a las necesidades de la comunidad; proporcionar a los
ciudadanos espacios que permiten la relajación, el descubrimiento, y la participación activa y
pasiva.
2. Democrático: Los espacios públicos deben ser accesibles a todos los grupos.
3. Significativos: La gente debería ser capaz de hacer conexiones entre el lugar, sus vidas y el
mundo.

Rogers define lugares públicos exitosos como los lugares que pagan dividendos para las ciudades,
construir el orgullo cívico, aumentar el turismo y la inversión económica, y contribuyen a la salud y
calidad de vida.¹¹

2.2. Forma

Respecto a la forma, las plazas públicas están influenciadas por el medio ambiente circundante. A
pesar de que la palabra "cuadrado" señala una forma propia, una plaza pública puede estar en
cualquier forma tal como rectángulo, cuadrado, círculo, triángulo o amorfa.

Camillo Sitte, en su obra " Planificación de la Ciudad de acuerdo con principios artísticos " se centra
en el aspecto visual en lugar de la funcionalidad y define como los criterios morfológico-estéticos
ideales de la plaza urbana:¹²

1. El espacio cerrado y protegido


2. Con el centro libre
3. Con monumentos en el perímetro
4. Existencia de elementos de sorpresa
5. Atractivo de fachadas arquitectónicas
6. Concavidad y pavimento estético.

Sitte también hace hincapié en que el principal requisito de un cuadrado es "el sentido de la caja"13. El
recinto es uno de los principios de organización de la percepción de la psicología de la Gestalt. La
gente tiende a agrupar objetos que parecen similares y cercanos entre sí. Además el recinto o cierre
nos ayuda a percibir los objetos como un todo. La forma más fácil y directa de crear un recinto es
agrupar edificios alrededor de un espacio central.¹⁴

Una de las obras más conocidas sobre la base de recinto en las plazas públicas es el trabajo de Rob
Krier. En contraste con Sitte, Krier se centró en la geometría elemental del desarrollo de una tipología
de las plazas urbanas. Krier introduce conceptos de ángulos, segmentos, adiciones, superposiciones
y distorsiones como factores de modulación en el contexto de las tipologías del espacio urbano.
Urbanismo y paisaje

10
S Carr, M Francis, L Rivlin, and A Stone, Public Space. Cambridge: University Press: 1992pages.
11
N Pasaogullari, and N Doratli, measuring accessibility and utilization of public spaces in Famagusta.
12
B Levy, Urban Square as the Place of History, Memory, Identity, In : Dusica Drazic, Slavica Radisic, Marijana Simu (eds), Memory of the City,
Kulturklammer, Belgrade
13
CURSO:

B Zeka, The humanistic meaning of urban squares: the case of Çayyolu urban square project. MSc Thesis, Middle East Technical University,
Ankara. 2011pages.
14
M Carmona, S Tiesdell, T Heath, T Oc, Public Places Urban Spaces, 2nd Edition. UK and USA: Elsevier; 2010

FONDO VERDE
12
Plazas.

Según Krier, la combinación de estos factores de modulación con formas básicas de espacio urbano
(cuadrado, círculo y triángulo) resultan en cualquiera de las formas espaciales urbanas regulares o
irregulares. La imagen que acompaña el texto muestra algunas de las tipologías de Krier sobre las
plazas urbanas. Por otro lado Hsu critica el enfoque de Krier por ignorar el contexto social e histórico
de plazas públicas.¹⁵

Figura 2: Tipologías de Krier sobre las plazas urbanas

Por otro lado podemos ver como Zucker sugiere cinco tipos de formas cuadradas urbanas;¹⁶

1. La plaza cerrada: a menudo tiene una forma geométrica regular. La única interrupción de la
plaza cerrada es las calles que conducen a ella.
2. La plaza dominada: el espacio está dirigido a un edificio o un grupo de edificios.
3. La plaza nuclear: tiene una función central que crea una tensión que mantiene a todo el
conjunto.
4. Plazas agrupadas: plazas individuales vinculadas orgánica y / o estéticamente.
5. La plaza amorfa: es desorganizada y sin forma, en comparación con otros tipos.

Como hemos podido observar, no hay solamente una estrategia a la hora de crear un espacio tan
singular y especial como una plaza, donde confluyen gran cantidad de variables. De cada uno
depende escoger el método y la estrategia que más convenga en cada caso.
Urbanismo y paisaje

15
B Hsu, urban Square as a Theatre: Issues of continuity and discontinuity in urban design. Master of Science Thesis. Massachusetts
ınstitute of technology: 1993
CURSO:

Figura extraída de : Murat Z. Memluk. Designing Urban Squares. Department of Landscape Architecture, Ankara University, Ankara,
Turkey.
16
M Carmona, S Tiesdell, T Heath, T Oc, Public Places Urban Spaces, 2nd Edition. UK and USA: Elsevier; 2010

FONDO VERDE
13
Plazas.

2.3. Ubicación y tamaño

Los primeros factores a considerar en el diseño de plazas urbanas son la ubicación y el tamaño de
esta. A lo largo de la historia plazas y plazas han sido siempre en la intersección de rutas principales
de transporte y el tránsito de peatones. Además, como señala Dewitte, la principal función de las
plazas públicas es simbolizar el arquetipo de los encuentros humanos y fomentar la contemplación
urbana¹⁷. Como la presencia y actividad humana es la esencia de las plazas públicas, estas deben ser
de fácil acceso (tanto física como visualmente) a público y deben ser creadas en lugares céntricos de
la ciudad.

Por otro lado, la descentralización es uno de los problemas que enfrentan en las ciudades
contemporáneas, lo que hace difícil la selección de los lugares centrales, ya que hay demasiados. Por
tanto, también hay que señalar que los vínculos y conexiones entre diferentes plazas dentro de la
ciudad deben establecerse a fin de mantener la continuidad de la forma urbana.

Tradicionalmente, las plazas se encuentran junto a los edificios religiosos y gubernamentales que son
fundamentales para la vida "pública". Sin embargo, a medida que cambian los estilos de vida, las
ciudades de hoy implican muchos otros enfoques. Para muchos, el trabajo es el tema central en
nuestra vida diaria con un tiempo limitado para dedicar a otras actividades. La gran popularización
de grandes centros comerciales también han cambiado los patrones de ocio. Además de la actividad
comercial, los centros comerciales también ofrecen muchas otras actividades e instalaciones
recreativas en un solo lugar. Por tanto, la gente tiende a preferir ir a esos lugares donde pueden
satisfacer sus diversas necesidades en una misma instalación. Como resultado, la gente pasa sus
ratos libres más dentro que fuera en los espacios públicos. Hay muchos ejemplos de plazas públicas
que se encuentran alrededor de los centros comerciales, por tanto, los diseñadores y planificadores
deben considerar las maneras de traer las plazas públicas a la gente cuando seleccionen una
ubicación.

El tamaño es otro aspecto de diseño relevante para proyectar una plaza pública. A menudo se piensa
que las plazas públicas deben ser grandes en tamaño. Sin embargo, el tamaño debe ser determinado
de acuerdo a la ubicación, los usos circundantes, y las actividades cercanas. La manera más
convencional de determinar el tamaño de una plaza es calcular el número de posibles usuarios. Por
tanto, los diseñadores y planificadores deben centrarse en el "concepto " del lugar y la posible
actividad de los usuarios antes de la determinación del tamaño. Varios investigadores intentaron
identificar el tamaño ideal de las plazas públicas. Por ejemplo, según Lynch de 12 a 24 metros a lo
largo de cada lado y 100 metros para plazas más grandes son ideales para plazas urbanas exitosas,
mientras que Alexander sugiere un máximo de 22 metros para las plazas pequeñas¹⁸. Por otro lado
Gehl sugiere una dimensión de 30 a 35 metros para el tamaño óptimo de una plaza con el fin de
permitir que las personas sean capaces de reconocer a otras personas de un lado al otro.¹⁹

Al determinar el tamaño de una plaza urbana, la percepción visual también debe tenerse en cuenta.
La escala y la densidad de los edificios de los alrededores y de las estructuras de la plaza, podrían
afectar el tamaño percibido. Plazas rodeadas por edificios más altos y densos pueden parecer más
pequeñas de lo que realmente son. Una proporción de 1:2 y un máximo de 1,5:2 entre la altura de
construcción y la anchura del espacio pueden ser exitosos para crear un fuerte sentido de la
definición del espacio. Los bordes también son importantes en la creación del sentido de la
definición de una plaza urbana. De acuerdo con Alexander et al. (1977) “si el borde falla, entonces el
espacio nunca se vuelve animado” ²⁰.
Urbanismo y paisaje

17
B Levy, Urban Square as the Place of History, Memory, Identity, In : Dusica Drazic, Slavica Radisic, Marijana Simu (eds), Memory of the City,
Kulturklammer, Belgrade
18
B Zeka, The humanistic meaning of urban squares: the case of Çayyolu urban square project. MSc Thesis, Middle East Technical University,
Ankara. 2011pages.
19
CURSO:

AnonymousUrban Squares. 2009 Available from: http://www.healthyplaces.org.au


20
B Zeka, The humanistic meaning of urban squares: the case of Çayyolu urban square project. MSc Thesis, Middle East Technical University,
Ankara. 2011pages.

FONDO VERDE
14
Plazas.

2.4. Paisaje²¹

Generalmente, la superficie dura domina el paisaje de una plaza urbana. Por lo tanto la selección de
los materiales del pavimento es de gran importancia en la fase de diseño en términos de apariencia
visual y funcionalidad. Varios materiales (por ejemplo, piedra, hormigón, ladrillo etc.) se pueden
utilizar en el diseño de la plaza pública. Los materiales de pavimentación deben ser durables y
estéticamente atractivos, aunque el grado de durabilidad de los materiales puede disminuir o
aumentar los costes de mantenimiento. La arquitectura del entorno y el paisaje urbano también
deben tenerse en cuenta para garantizar la continuidad del carácter y la coherencia. Las áreas focales
pueden ser creadas por el cambio del color, forma o textura, así como del material de pavimento en
sí. Del mismo modo, mediante el uso de diferente estrategia para usos diferentes dentro de la plaza
(como zonas de descanso) podría crear espacios separados. El material del pavimento debe ser
antideslizante y adecuado para caminar o estar de pie. La reflexión del calor y el deslumbramiento
también hay que tenerlos en cuenta a la hora de seleccionar el material. Los Niños y los ancianos no
deben ser olvidados en la fase de diseño en términos de accesibilidad ya que es un tema cada vez más
necesario. El drenaje es otro factor que debe ser tomado en cuenta para proporcionar comodidad en
diferentes condiciones climáticas.

Diferentes tipos de plantas (árboles, arbustos, flores, hierba, etc.) se pueden utilizar en el diseño de
las plazas urbanas para diferentes propósitos, tales como la estética, la sombra, o la detección visual.
Las plantas también ayudan a suavizar los efectos fuertes y a veces perturbadores de superficies
duras o líneas nítidas. Las plantas con flores también pueden añadir variedad a la percepción del
medio ambiente en términos de color y aroma. El color verde es conocido por su efecto calmante y
relajante; por lo tanto, las plantas pueden ser utilizadas con el fin de crear espacios para la relajacióny
el descanso. En climas cálidos, los árboles proporcionan a los usuarios zonas de sombra. Si hay un
punto focal dentro de la plaza como un monumento, las plantas pueden ser utilizadas para crear un
fondo para destacar su efecto visual. Sin embargo los diseñadores deben evitar el uso de demasiadas
plantas para preservar el personaje principal de la plaza.

El material vegetal debe seleccionarse en base al clima. Esto reducirá los costos de mantenimiento y
aumentará el éxito de la plantación. Hay muchas plantas que presentan cambios estéticamente
agradables y atractivos de color y textura (como la especie Acer), en las diferentes estaciones.
Algunos árboles tienen efectos visuales atractivos en invierno debido a su geometría o el color de
troncos y ramas, como Betula alba y Cornus alba. Las plantas con frutos venenosos (por ejemplo
Taxus baccata, Aucuba japonica, Viburnum lantana etc.) no deben ser utilizados, especialmente
dentro del alcance de los niños. Las plantas también se pueden utilizar para la creación de recinto o
dividir el espacio en subáreas.

Las superficies de agua son los elementos del paisaje de uso común en las plazas públicas que se usan
para crear un punto focal o vistas estéticamente agradables. El agua puede ser utilizada de diferentes
formas; como agua calmada, agua corriente, fuentes, o combinación de éstos. Aunque las
superficies de agua crean un ambiente más relajado y tranquilo, las fuentes, cascadas y otras
superficies de agua corriente agregan movimiento, vitalidad y dinamismo al espacio. Para un
mantenimiento ambientalmente sostenible y de bajo costo, el uso de sistemas de agua de lluvia
reciclada son una buena opción para integrarlos en el diseño. Junto con la iluminación, los
organismos y las plantas de agua pueden ser muy atractivos para los usuarios una vez es de noche.

2.5. La banalización del paisaje urbano22

Desde hace décadas se discute el fenómeno de la globalización y de su repercusión sobre todas las
esferas vitales. Si todo lo que nos rodea está haciéndose 'global', lo mismo está pasando con las
ciudades. Así, ciudades con diferencias importantes de población, territorio, historia y cultura
experimentan transformaciones muy similares y acaban produciendo un tipo de paisaje
estandarizado. Ya sea en las áreas urbanas dedicadas al consumo, el entretenimiento o el turismo
Urbanismo y paisaje

global, ya en las periferias residenciales suburbanas, el paisaje que observamos muestra el resultado
de una urbanización banal, puesto que se puede repetir y replicar con absoluta ubicuidad y con
independencia del lugar. Más que de urbanización podemos hablar entonces de urbanalización.
CURSO:

21
Designing Urban Squares By Murat Z. Memluk
22
Notas extraídas y modificadas de: Francesc Muñoz. (2008). Urbanalización, Paisajes comunes, lugares globales. Ediciones Gustavo Gili.
.

FONDO VERDE
15
Plazas.

El paisaje siempre ha sido entendido como el resultado de la relación que las sociedades humanas
establecen con su medio, como la construcción cultural de su entorno. Sin embargo, el proceso
global de urbanización y la progresiva extensión de la ciudad en el espacio, hacen que encontremos
cada vez más dificultad para apreciar contenidos de identidad o vernáculos propios de los lugares a
través de sus paisajes, los cuales se nos muestran precisamente más a partir de lo similar y genérico
que de lo singular y específico. El denominador común de lo metropolitano, en unos casos, o las
transformaciones aceleradas en el territorio, en otros, hacen que el paisaje deje de representar
permanencias históricas o culturales para mostrar panorámicas líquidas que pronto desaparecerán
sustituidas por otras nuevas.

En lo que respecta al paisaje urbano de forma específica, las ciudades siempre han constituido un
espacio claramente diferenciado en el territorio y han mantenido rasgos y morfologías comunes que
hacen que sepamos que estamos en la ciudad. Por eso todas las ciudades medievales aparecen ante
nuestros ojos como similares y lo mismo ocurre con los restos del pasado industrial que hoy
conservamos en ellas como patrimonio. Sin embargo, durante las últimas décadas, las ciudades se
han ido orientando de forma muy clara hacia el consumo y las actividades relacionadas con el ocio, la
cultura o el turismo global, mientras que sus periferias han sido carne de la dispersión de
poblaciones, actividades y residencias.

Si nos fijamos en el paisaje urbano, encontramos como ciudades distintas –con historia y cultura
diversas, de población y extensión nada comparables, y localizadas en lugares muy diferentes del
planeta–, experimentan transformaciones muy similares y acaban produciendo un tipo de paisaje
estandarizado y común. La misma impresión nos produce visitar centros históricos o frentes
marítimos en cualquier ciudad que conducir por cualquier autopista a través de regiones
metropolitanas diferentes: un paisaje repetido y reincidente aparece ante nuestros ojos que van
hilando retales de territorio cortados por el mismo patrón en un mismo relato visual. Un paisaje que,
cual cinta de Moebius, no tiene principio ni fin y que se define, precisamente, por su ambigua
ubicuidad.

Así pues, en un momento en el que lo global parece impregnar cualquier espacio y momento de la
vida en las ciudades y en el que la cultura de la movilidad y el desplazamiento entre lugares estira y
fragmenta los espacios de vida, reclamar un urbanismo atento a esa labor de dar físicamente lugar a
procesos nos parece más que nunca obligado. En ese sentido, saber leer los potenciales de
urbanidad allá donde muestran mayor efervescencia –en las periferias, en los intersticios, en las
discontinuidades de lo urbanizado, en el territorio donde ciudad y paisaje se hibridan–, se nos antoja
un camino provechoso para crear lugares, y con ellos paisaje, aún donde el canon urbano no los
reconoce. Sin duda, después de un siglo XX consagrado a la ciudad, lo que algunos autores plantean
ya como el inicio de una nueva era “post-urbana” debería comenzar en esos territorios sin imaginario
donde ni los prototipos tradicionales de espacio urbano ni las materialidades de la ciudad densa o
compacta parecen poder producir la intensidad urbana suficiente que exigiría un urbanismo contra
la urbanalización.

Urge, así pues, proponer un urbanismo urbano, y no urbanal, con fuerte vocación para liderar el
proceso de urbanización desde la arquitectura. Ello es así tanto más cuanto se hace evidente, en no
pocos contextos, la reducción absoluta de los atributos y ambiciones de la arquitectura como
disciplina vinculada al arte de hacer ciudad y también como práctica técnica y social con capacidad
para transformarla. Si la arquitectura moderna cayó en el error de la visión del arquitecto demiurgo y
abominó de las realidades locales para imponer de forma indiscriminada modelos sin lugar, la
arquitectura actual corre otro riesgo igualmente claro: el de convertirse, prisionera del postmoderno
romanticismo del lugar y amparada en la no menos indiscriminada aceptación de la deriva de cada
lugar como algo dado, al margen, por tanto, de la labor del arquitecto, en una disciplina meramente
Urbanismo y paisaje

notarial, dando fe o levantando acta de cómo transcurre el proceso de urbanalización pero sin
pronunciarse ante el mismo. Y esto pasa justo cuando las dinámicas de globalización, con los riesgos
y retos que representan para los lugares y sus paisajes, demandarían todo lo contrario, en ciudades
grandes y pequeñas, en los centros y en las periferias, en la ciudad ya hecha y en la que resta aún por
CURSO:

hacer.

FONDO VERDE
16
Plazas

TEMA

3 LAS PLAZAS COMO ESPACIOS


SOCIALES

3.1. Límites y actividades²³

En la plaza del medioevo se encuentra el modelo más expresivo: central, activa y apropiable.
Ocupando casi siempre un vacío irregular del tejido, contenida por el agrupamiento estrecho de los
edificios y alimentada por un grupo de calles radiales, albergó una vida intensa y permanente.

Proyectar una plaza significa crear un escenario para la vida colectiva. Si nos preguntamos ¿a qué
condiciones debe responder la concepción de un escenario? la respuesta será obvia: debe adaptarse
a todo tipo de representación. Por lo tanto, su característica más intrínseca es la versatilidad. Esta
aptitud se traduce en una organización del espacio capaz de contener acontecimientos diversos.
Desde esta definición resulta claro que la plaza barrial no puede ser proyectada como espacio verde y
tampoco como un espacio escultórico que se niegue al uso cotidiano de la población.

Por lo tanto, redefinimos el concepto de plaza como un espacio de libre apropiación, arbolado, de
solado predominantemente seco, y organización versátil, equipada para sustentar actividades
Urbanismo y paisaje

efímeras de todo tipo y tamaño.

Su programa incluye, en lo cotidiano, las actividades del tiempo libre, el juego, el descanso, el paseo y
la reunión grupal. En lo periódico todo tipo de episodios colectivos.
CURSO:

23
Notas extraídas y modificadas de: Grupo consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP)Los espacios de la centralidad barrial: La calle y la plaza

FONDO VERDE
17
Plazas.

Las actividades de la plaza se sostienen sobre la comodidad. La carencia de mobiliario, se traduce en


posturas incómodas, desconcentración y cansancio, conspirando contra la duración y la reiteración
de la actividad.

La plaza como concepto, suele venir acompañada de un centro de servicios para apoyar sus
actividades, que bien pudiera constituirse en el objeto principal de la plaza, como lo fue el mercado
medieval o como en muchas ciudades latinas existentes, un pequeño edificio en forma de templete.

Resulta muy difícil imaginar una plaza sin envolvente material. Es necesario un perímetro construido
que contenga la espacialidad. Conceptualmente la envolvente es parte misma de la plaza, no solo por
darle límite material, sino también como generadora de actividades de borde. La ocupación de las
plantas bajas por equipamientos de uso colectivo (bares, espectáculos, comercio, etc.) constituye un
dato esencial para su vitalidad.

En todos los casos es necesario codificar la envolvente, estableciendo criterios morfológicos para
asegurar la coherencia del marco (alturas de fachada, toldos, marquesinas, colores, árboles e
iluminación).

La posible expansión de la planta de la plaza hasta alguna o todas las fachadas perimetrales potencia
el conjunto, porque en esta situación, las actividades de borde se funden con la vida de la plaza.
Precisamente, desde nuestro objetivo de integración de la vida social, la más interesante de las
tipologías es la plaza reclusa, un espacio cuyo pavimento se extiende hasta los edificios perimetrales,
generalmente con recovas y sin tránsito vehicular en el perímetro. En nuestro tejido amanzanado
esta plaza puede constituirse de tres maneras diferentes: mediante la peatonalización de las calles
perimetrales de una plaza existente, con la habilitación como plaza pública de un centro de manzana
y por la apertura al uso público del patio central de un edificio público.

Entre las plazas reclusas se encuentran los ejemplos más hermosos y característicos de la historia de
la centralidad urbana. Son reclusas las plazas de San Marcos en Venecia, la de Siena, la Plaza Mayor
de Madrid, la de Salamanca, la del Patio Central del Ayuntamiento de La Haya y otros ejemplos muy
conocidos.

La tipología de plaza cercada rodeada de rejas, a la que se ingresa por puertas que se clausuran en
determinados horarios, rompe con este concepto ya que limita el uso y origina una sensación de
privacidad que no estimula la instalación de actividades colectivas. Sin embargo estas plazas pueden
representar un aporte diferente cuando se constituyen en lugares contenedores de arte, esculturas,
fuentes, reliquias urbanas o una vegetación sofisticada, elementos que por su calidad y por el
cuidado que requieren deben ser protegidos de robos, acciones vandálicas o del mero trato
desaprensivo. Consideradas así, pueden constituirse en áreas muy edificadas del barrio y ser vividas
por la población como un patrimonio colectivo.

3.2. Identidad, participación y apropiación²⁴

La plaza es el elemento urbano por excelencia donde la sociedad se reúne y comparte vivencias. Para
que una plaza cumpla con su función social debe ser apropiada y utilizada por el público y para que
esto se produzca de forma plena, ha de representar la identidad de sus habitantes.

La identidad, la participación y la apropiación de la plaza por parte de la gente son fundamentales


para una vida colectiva sana. A continuación vamos a aclarar estos conceptos:

Ÿ Identidad: Los afectos recíprocos, el territorio compartido, la historia en común y las


actividades colectivas forman la identidad de una comunidad. La identidad comunitaria
implica compartir con nuestro grupo de pertenencia ciertos aspectos que nos distinguen
Urbanismo y paisaje

como un conjunto característico. Estas relaciones despiertan solidaridades y generan


acciones en común.
CURSO:

24
Notas extraídas y modificadas de: Grupo consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP) Los espacios de la centralidad barrial: La calle y la
plaza

FONDO VERDE
18
Plazas.

Ÿ Participación: mediante ella el habitante, incluye su persona y su creatividad en la vida


comunitaria. En general la participación involucra el concepto de gestión, es decir, un
conjunto de acciones institucionales o no, que permiten que la ideación colectiva se concrete
en realidades. El impulso hacia la participación florece desde el sentimiento de pertenencia,
es decir desde la identidad comunitaria.

Ÿ Apropiación: es el modo de integrar la actividad con el espacio. Se produce cuando un grupo


ocupa y se reinstala en un ámbito para desarrollar una actividad. Al apropiarse del sitio los
grupos entrelazan su vida con el espacio social, e instalan en él un nuevo acontecimiento que
se agrega a la historia del lugar. Cuando hay apropiación el espacio está vivo.

3.3. Contemporaneidad²⁵

Una plaza, especialmente las simbólicas de un lugar, no es un recinto intocable. Puede evolucionar
como ha ocurrido a lo largo de su historia especialmente para dotarle de mayor funcionalidad, pero
siempre deberá hacerse con sensibilidad, en un contexto cultural y de autenticidad aproximándose a
su concepción original y a aquellos valores que pudo haber perdido por negligentes reformas
previas. Tampoco debe ser un lugar para realizar maniobras a la moda de un tiempo preciso que, en
su biografía no es significativa. Las plazas no admiten demasiadas frivolidades o modernidades.

Una de las amenazas para la configuración de una plaza es el impulsivo deseo de contemporaneidad,
de practicar un ejercicio de diseño como muestra de vanguardia para banalidad del proyectista y
vanidad del político promotor. Parece que hay que estar al día aunque sea para poco tiempo. Como
consecuencia de ello con intencionalidad populista se introduce el concepto de "repletar", rellenar el
recinto alterando su diafanidad espacial con múltiples objetos, muchos inútiles y absurdos como
jardineras, relojes, paneles, buzones o con un protagonismo y posición inapropiados como farolas,
fuentes, papeleras, bancos y juegos infantiles.

Quien deforma una plaza de sus elementos más sustantivos, los que aportan tradición y sentido,
resta valores genuinos a la ciudad. La plaza emplaza al futuro desde un pasado, diferente en cada
lugar. Quien no entiende el sentido de una plaza no comprende la ciudad.

Una de las más agresivas intervenciones que puede sufrir es la construcción de infraestructuras bajo
la misma. Su centricidad entre núcleos donde los edificios habitualmente carecen de espacios de
garaje, especialmente en los centros históricos, y su amplitud ha sido un objetivo codiciable para
construir aparcamientos en su subsuelo. Cuanto más histórica es la plaza mayor es la incidencia y
peores las consecuencias. A pesar de que los proyectos actualmente procuran crear un mínimo
impacto no expresan la realidad. Se engaña a la población haciéndole ver que se restituirá
miméticamente presentando perspectivas, premeditadamente falsas, donde no aparece todo un
repertorio de servidumbres que requieren de accesos, ascensores, ventilación y señalización que en
la posterior realidad serán elementos discordantes, sino degradantes, que alteran el contexto. Son
propuestas que intentan resolver un problema social pero habitualmente generan uno patrimonial y
paisajístico.

Como consecuencia de ellos se re-urbanizará su superficie y el entorno. Una tendencia reciente con
la excusa de una mayor accesibilidad, es la radical pérdida de monumentalidad, de simplificación y
eliminación de sus diversos niveles, estratos, escaleras, rincones, el traslado de elementos artísticos
referenciales que poseen una lógica compositiva y belleza ornamental, y su extensión superficial por
las calles concurrentes lo que ocasiona la difuminación de su geometría concreta y el carácter de
recinto unitario.

En la actualidad en la reconstrucción y reforma de plazas asistimos, incomprensiblemente, a


respuestas sin preguntas. El vecindario es ignorado hasta el día de la inauguración cuando se le
Urbanismo y paisaje

convoca para obtener, con festejos diversos, un refrendo popular.


CURSO:

25
Notas extraídas y modificadas del texto 'Las plazas en el Día Mundial del Urbanismo' de Iñaki Uriarte.

FONDO VERDE
19
Plazas.

3.4. Fomentar la vida en los espacios públicos²⁶

Desde el punto de vista del proyectista, promover la vida de los espacios públicos significa concebir
formas de organización del espacio para alentar su ocupación. Pero este objetivo, en realidad forma
parte de las políticas de promoción de la vida colectiva. La acción política no puede ser reemplazada
por la labor del proyectista pero sí que los espacios deben, no sólo permitir, sino fomentar dichas
conductas sociales por parte de los habitantes.

Toda decisión política que incluya equipamientos y actividades en el espacio público puede
considerarse beneficiosa a priori. La presencia en las aceras de vendedores, grupos artísticos o
mesas de café, en el marco de una reglamentación ordenadora, estimula la afluencia y la amenidad
de la vida urbana. Hasta el espacio aéreo es un canal para la comunicación, como se muestra a través
de los pasacalles, carteles transversales aéreos que muestran felicitaciones, avisos y declaraciones
de amor.

Las ordenanzas municipales se han encargado, por lo general, de frenar esta vitalidad. Las
normativas que emanan de un municipio demasiado preocupado por el desorden y por su saldo de
caja se limitan a prohibir o cobrar, dificultando la vida del espacio colectivo.

Podemos identificar tres criterios de proyecto urbanístico útiles para estimular las actividades en el
espacio público:

Ÿ Equipar el espacio público: Tiene la misma significación que hacerlo con los ámbitos
interiores. La noción de mobiliario, que se refiere al conjunto de elementos que permiten
articular la dimensión humana con el espacio y la actividad, es decisiva para el anidamiento
(permanencia en el sitio) de la actividad. El mobiliario urbano incluye módulos para puestos de
venta callejera, asientos, refugios para pasajeros, fuentes, carteleras, papeleras, buzones,
columnas de luz, etc.

Ÿ Vitalizar el plano peatonal: Su objetivo principal es enriquecer las actividades y la


espacialidad de la acera, generando expansiones, ya que los espacios que aportan
los edificios enriquecen la vida de la acera (Una galería, un patio de frente, una terraza) y
promoviendo las relaciones de fluencia entre los edificios y los espacios comunes, a
través de alentar la ubicación en planta baja de actividades relacionadas con la vida de la calle,
como comercios, bares, talleres...

Ÿ Intensificar la expresividad: Calificar visualmente el espacio público, densificando su


imaginería mediante el color, el grafismo, la vegetación y el arte en todas sur formas. Este
criterio tiende a remarcar y definir el espacio como un escenario estimulante para la vida
colectiva. .
Urbanismo y paisaje
CURSO:

26
Notas extraídas y modificadas de: Grupo consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP) Los espacios de la centralidad barrial: La calle y la
plaza

FONDO VERDE
20
Plazas

TEMA

4 CASOS REPRESENTATIVOS

4.1. Cufar Square. Jesenice, Slovenia. Scapelab²⁷

En el centro de la vida urbana Jesenice, rodeado de una escuela secundaria, un cine, un teatro y una
biblioteca, se encuentra la plaza de Cufar. Intervención urbana simple, pero muy dinámica, diseñada
por Bruto y Scapelab. La Plaza de Cufar proporciona todo lo que una plaza de una ciudad debe
ofrecer; un gran espacio para eventos sociales, manteniendo su multifuncionalidad. Rayas blancas y
un paquete de chorros de agua controlados por ordenador anuncian una capa de juego y dinamismo
en la plaza.

El proyecto que ganó el concurso para la reforma de esta plaza fue justamente el que más se alejaba
de lo que se pedía: una plaza tradicional con fuente. Las bandas de colores que recorren la superficie
ondulada del pavimento aún generan polémica en la ciudad.
Urbanismo y paisaje
CURSO:

27
Notas extraídas y modificadas de: Ultimate Landscape Design. Teneues. 2005 Loft Publications
Figuras extraídas de: Ultimate Landscape Design. Teneues. 2005 Loft Publications

FONDO VERDE
21
Plazas.

Figuras 3 y 4: Cufar Square. Jesenice, Slovenia

4.2. Plaza del Alcàsser de la Senyoria. Elche, España. José Amorós y José Fructuoso²⁸

La plaza se encuentra en una zona consolidada del centro histórico de la ciudad, conformada por el
Castillo con el Alcasser de la Senyoria y el Palacio de Altamira al oeste, el parque Municipal y el Hort
del Xocolater al norte, una medianera de edificaciones de nueva planta al este y la calle Diagonal del
Palau y la Plaza del Congreso Eucarístico, con la Basílica de Santa María, al sur, ocupándose de una
superficie de 1.500 m².

La ordenación se genera a partir de la dirección fijada por las ruinas. Hay dos áreas bien definidas:
una intramuros al norte, desde el límite del Hort del Xocolater hasta las murallas; y otra extramuros al
sur, desde éstas hasta la calle Diagonal del Palau. Con esta lectura se pretende acercar los huertos de
palmeras hasta la cara norte de las estructuras defensivas con una pavimentación blanda a base de
tierra y grava, que se acometerá en una fase posterior. La actuación que nos ocupa configura la plaza
en si misma, pavimentada con el mármol, con un tratamiento de superficie “dura” característico de
los espacios de centro histórico. Se acerca así la ciudad a un espacio marginal que estuvo en estado
de ruina y que afeaba el entorno del castillo. Se deben evitar el arbolado u otros elementos que
obstaculicen la percepción del Alcasser de la Senyoria, la muralla medieval y Basílica de Santa María
desde sus respectivas visuales, y a su vez dotar de escala urbana a un espacio residual y
descontextualizado.

La puesta en valor de los restos de la muralla medieval y la torre conocida como “Casa de la Cova”
contribuyen a configurar una nueva escena. Apoyándonos en la alineación definida por la misma, se
situans tres líneas paralelas de surtidores de agua que dentro de un ciclo de juego acuático
desprendan vapor y generen columnas de agua de hasta 2,5 metros de altura.

Se consigue con ello refrescar el ambiente y redefinir el espacio con “objetos” efímeros.²⁹
Urbanismo y paisaje

28
Sólo con naturaleza, catálogo de la III bienal europea de paisaje y III premio europeo de paisaje Rosa Barba. Colección Arquíthemas núm. 17.
CURSO:

Col·legi d'Arquitectes de Catalunya


29
Notas extraídas y modificadas de: via-arquitectura.net
Figura extraída de: Sólo con naturaleza, catálogo de la III bienal europea de paisaje

FONDO VERDE
22
Plazas.

Figura 5: Plaza del Alcàsser de la Senyoria. Elche, España

4.3. Plaza del mercado y escalones de agua. Hattersheim, Alemania. Atelier Dreiseitl³⁰

Se trata de un esquema clásico para crear un lugar urbano donde el agua clara, reciclada, es la
estrategia de conexión de todos los elementos del proyecto.

El camino de agua de lluvia reciclada parte de lo alto de las escaleras, en el exterior de la oficina de
correos y del ayuntamiento. Desde allí desciende a través de una serie de vasos esculpidos en una
cascada en permanente flujo, que da la impresión de surgir de los escalones de granito. En la base de
los escalones adopta la forma de un regato de poca profundidad que cruza la plaza del mercado. Ésta
aparece pavimentada con una trama cuadrada de cinco metros de líneas de ladrillo rojo dispuesto al
lado de unas piezas de granito oscuro y basalto, así como otras piezas de cuarzo dentro de círculos de
ladrillo, que aparecen en las intersecciones de los cuadrados. El agua pasa a través de estos tres vasos
poco profundos, el canal se curva a lo largo del eje recto de la trama del pavimento rodeando los tres
árboles, antes de desaparecer y volver a emerger después, en el extremo de la plaza del mercado, en
el borde del parque del centro de la ciudad. En este caso, el agua de lluvia se convierte en un arroyo
serpenteante de apariencia natural y finaliza en un estanque rodeado de juncos.

Figuras 6, 7 y 8: Plaza del mercado y escal ones de agua. Hattersheim, Alemania

4.4. Centro de Namur. Namur, Bélgica. Atelier 4D³¹

La Place d'Armes encaja en la disposición urbanística de la ciudad, que se estructura alrededor de un


eje central. El diseño apuesta por una extrema sobriedad que enfatiza la configuración peculiar del
espacio público e invita a recorrerlo. Los patrones de la pavimentación refuerzan el minimalismo
utilizado en la plaza y ligan todos los elementos que la conforman.
Urbanismo y paisaje

30
Notas extraídas y modificadas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
CURSO:

Figuras extraídas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA.
31
Notas extraídas y modificadas de: Ultimate Landscape Design. Teneues. 2005 Loft Publications
Figuras extraídas de: Ultimate Landscape Design. Teneues. 2005 Loft Publications

FONDO VERDE
23
Plazas.

Figura 9, 10, 11: La Place d'Armes

4.5. Complejo Sony. Potsdamer Platz. Berlín, Alemania. Peter Walker, William Johnson & Partners32

En el centro de la plaza se levanta el Forum, que aparece rodeado por edificios de 12 pisos, con otros
cinco edificios dando a las calles exteriores del triángulo.

El proyecto de paisaje de Peter Walker explota la forma de bloque explotado y pone en relieve la
superposición del reino de lo privado y lo público. Grandes losas de granito, elementos familiares en
la escena de la ciudad de Berlín, cubren el terreno y contrastan con la chapa perforada de los paneles
de aluminio, que actúan como rejas de drenaje y permiten cierta libertad a la hora de plantar los
árboles. El suelo del Forum está formado por una serie de capas, que se levantan o se abren para
mostrar los elementos dispuestos bajo las mismas. El estanque circular central se levanta
parcialmente en voladizo, como un disco de vidrio sobre el nivel inferior del cine, proyectando ondas
y permitiendo que la iluminación natural inunde el área situada debajo.

Figuras 12: Complejo Sony. Potsdamer Platz. Berlín, Alemania

4.6. Plaza del Ciudadano, oficinas del gobierno del distrito de Ibaraki. Mito, Japón. Shodo Suzuki³³

La llegada por carretera a la sede del gobierno se encuentra en el eje de entrada principal y se eleva
sobre un corte, que se convierte en una avenida que continúa después baja la plaza del Ciudadano,
un gran círculo de piedra gris plateada situado frente a la entrada principal.

Este círculo posee dos segmentos de protecciones curvadas en cada lado del eje de aproximación y
una caja circular, como si fuera un anillo de acero, que permite que la luz entre en el aparcamiento
situado en el nivel inferior. El círculo está dividido en seis partes, según un patrón formado por
diferentes tonos de piedra blanca, gris y negra, que forman un modelo de cuerdas en ángulos de 45º
Urbanismo y paisaje

con los radios. El efecto es a la vez austero y riguroso.


32
Notas extraídas y modificadas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
CURSO:

Figura extraída de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
33
Notas extraídas y modificadas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
Figura extraída de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA

FONDO VERDE
24
Plazas.

Figura 13: Plaza del Ciudadano, oficinas del gobierno del distrito de Ibaraki. Mito, Japón

4.7. Plaza Agnes Katz. Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos. Dan Kiley ³⁴

Este proyecto forma parte del plan para el distrito del centro de 14 bloques del Consorcio Cultural de
Pittsburgh, que pretende mejorar desde el punto de vista cultural y ambiental la zona urbana de
Penn-Liberty.

El objetivo de esta plaza es albergar una gran escultura de Louise Borgeois, así como una serie de
bancos en forma de ojo. Así, éste es un lugar donde podemos contemplar el trabajo de dos maestros
conjuntamente. Inicialmente, la intención era situar la gran escultura en la parte trasera del lugar
(para aprovechar el telón de fondo del edificio en altura Century que se levanta detrás), pero, más
tarde, los autores eligieron una situación central para permitir una circulación libre alrededor de la
pieza.

La escultura de bronce, de 7,5 metros de altura, se alza como un ensayo en forma de cono bifurcado
acanalado sobre un vaso de agua de 10cm dispuesto en una terraza inferior. El borde que rodea el
estanque refleja el efecto de doble cono.

Como afirma Kiley: “Intentamos crear una plaza con la máxima simplicidad, un espacio que fuera un
interludio agradable en la calle de la ciudad, pero que formara parte del modelo urbano de
circulación.”

Figura 14: Plaza Agnes Katz. Pittsburgh, Pensilvania, Estados Unidos


Urbanismo y paisaje
CURSO:

34
Notas extraídas y modificadas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
Figura extraída de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA

FONDO VERDE
25
Plazas.

4.8. Rådhuspladsen. Copenhague, Dinamarca. KHR/AS Arkitekter³⁵

Rådhuspladsen es el lugar donde se celebran los grandes actos públicos y manifestaciones de


Copenhague. El gran ayuntamiento de ladrillo y la torre del reloj de Martin Nyrop dominan la plaza,
ofreciendo una composición arquitectónica con reminiscencias de la Piazza del Campo de Siena.
Durante la década de 1950, la plaza pasó a ser dominada por tiendas nuevas, hoteles y oficinas, de
modo que el proyecto original dio paso a una intersección de tráfico para los tranvías, los autobuses y
los automóviles. Los ciudadanos estaban desolados con lo que antaño había sido una gran plaza
urbana, por lo que en 1979 se convocó un concurso. La propuesta ganadora fue de KHR.

En su simplicidad, el proyecto no es en absoluto pretencioso, mostrando bandas alternadas de


granito blanco y hormigón prefabricado rodeadas por los escalones de granito. En Copenhague, el
proyecto ha sido muy controvertido debido precisamente a su comedimiento. La forma de la plaza
deriva de los edificios: el ayuntamiento se halla como foco en un extremo, y el edificio de la terminal,
con los 60 metros de su barandilla de acero, proporcionando un elegante y austero remate, en el
otro. No se ha evitado el tráfico, que circula por dos lados de la plaza, pero este no la domina ya toda.
En efecto, el ruido y el ajetreo del tráfico, sobre todo por la noche, proporcionan una sensación
cacofónica de excitación, subrayada por la fachada iluminada del Centro de información y los
anuncios de neón de los edificios comerciales de la plaza. La vida urbana brilla en todo su esplendor
mediante un diseño comedido y sutil.

Figura 15: Rådhuspladsen. Copenhague, Dinamarca.

4.9. New Castle Blue Carpet. New Castle, Reino Unido. Thomas Heatherwick Studio³⁶

The Blue Carpet es una pieza de arte público, diseñada por Thomas Heatherwick, y aunque está
clasificada como tal, está más cerca del diseño urbano. La pieza se encuentra en un espacio público
abierto en frente de la Galería de Arte Laing, cerca de las principales zonas comerciales y clubes
nocturnos de la ciudad.

La plaza se ha cubierto de una piel de losas de color azul, resultado de la mezcla de vidrio azul
triturado con resina. En los puntos donde está la piel llega a un edificio, la losa se curva hacia arriba
para crear la sensación de que las baldosas son un tejido colocado sobre la zona. Hay una serie de
bancos que aparecen al doblar la superficie de la alfombra, y debajo de estos podemos observar una
tapa de las cajas de vidrio que contienen luces de colores. En el extremo este de una escalera
existente, que conduce a una pasarela elevada, ha sido reemplazado por una nueva, con una piel
Urbanismo y paisaje

curva de listones de madera, construida por un astillero local.


35
Notas extraídas y modificadas de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
Figura extraída de: Nueva Arquitectura del Paisaje. Robert Holden. Ediciones G. Gili, SA
CURSO:

36
Sólo con naturaleza, catálogo de la III bienal europea de paisaje y III premio europeo de paisaje Rosa Barba. Colección Arquíthemas
núm. 17. Col·legi d'Arquitectes de Catalunya
Figuras extraídas de: Sólo con naturaleza, catálogo de la III bienal europea de paisaje

FONDO VERDE
26
Plazas.

The Blue Carpet tenía la intención de complementar los edificios existentes y dar a la ciudad un icono
contemporáneo.

Figuras 16, 17 y 18: New Castle Blue Carpet. New Castle, Reino Unido

4.10. Federation Square. Melbourne, Australia. Lab Architecture Studio³⁷

El centro de la ciudad de Melbourne aloja uno de los proyectos urbanísticos más importantes que se
han consolidado en Australia en los últimos años.

Federation Square es un conglomerado compuesto por una plaza pública de 7.500 m² rodeada de
varios edificios, principalmente con fines culturales, como la National Gallery of Victoria Australian
Art y el Australian Center for the Moving Image.

Debido a la topografía, la plaza tiene una marcada inclinación sobre el nivel de la calle. En la parte
más alta, una pantalla gigante de video preside un amplio espacio con aforo para 35.000 personas. El
atrio es el único espacio cubierto. Su estructura galvanizada es la evolución natural del diseño de las
fachadas, pero desarrollado en un sistema multidimensional.

La coherencia visual de los edificios circundantes a la plaza responde a una concepción geométrica
de las fachadas. Los tres materiales de revestimiento utilizados, piedra, vidrio y zinc (perforado y
sólido), se montaron a modo de módulos sobre una cuadrícula de molinete. Este sistema fractal
utiliza una única forma triangular, cuya proporción se mantiene en todas las baldosas.

Figura 19: Federation Square. Melbourne, Australia

Urbanismo y paisaje
CURSO:

37
Notas extraídas de: Sustainable Urban Landscapes. Instituto Monsa de Ediciones. 2008
Figura extraída de: Sustainable Urban Landscapes. Instituto Monsa de Ediciones. 2008

FONDO VERDE
27
BIBLIOGRAFÍA

B Hsu,(1993). Urban Square as a Theatre: Issues of continuity and discontinuity in urban design.
Master of Science Thesis. Massachusetts ınstitute of technology.

B Levy, Urban Square as the Place of History, Memory, Identity, In : Dusica Drazic, Slavica Radisic,
Marijana Simu (eds), Memory of the City, Kulturklammer, Belgrade

B Zeka, The humanistic meaning of urban squares: the case of Çayyolu urban square project. MSc
Thesis, Middle East Technical University, Ankara. 2011pages.

Francesc Muñoz. (2008). Urbanalización, Paisajes comunes, lugares globales. Ediciones Gustavo Gili.

Grupo consultor para la Gestión del Espacio Público (GEP). Los espacios de la centralidad barrial: La
calle y la plaza. Disponible en: arquitectura.com/gep

Iñaki Uriarte. Las plazas en el Día Mundial del Urbanismo. Disponible en: nabarralde.com

Italo Calvino. (1998). Las Ciudades Invisibles. Ediciones Siruela.

Josep Maria Minguet. (2008). Sustainable Urban Landscapes. Instituto Monsa de Ediciones

Jordi Querol. (2004). Bienvenidos al Urbanismo, imágenes y palabras. Viene Ediciones.

Juan O' Gorman. (Taller). Plazas y jardines. Universidad Nacional Autónoma de México. Facultad de
Arquitectura. Taller de Juan O' Gorman. Área Urbano Ambiental Arq. De Claudia Orozco.

Maria Goula. Sólo con naturaleza, catálogo de la III bienal europea de paisaje y III premio europeo de
paisaje Rosa Barba. Colección Arquíthemas núm. 17. Editado por el Col·legi d'Arquitectes de
Catalunya.

M Carmona, S Tiesdell, T Heath, T Oc, Public Places Urban Spaces, 2nd Edition. UK and USA: Elsevier;
2010

Murat Z. Memluk. Designing Urban Squares. Department of Landscape Architecture, Ankara


University, Ankara, Turkey. Disponible en: http://www.intechopen.com/books/advances-in-
landscape-architecture/designing-urban-squares
Urbanismo y paisaje

N Pasaogullari, and N Doratli, measuring accessibility and utilization of public spaces in Famagusta.
Pablo Asensio. (2005). Ultimate Landscape Design. Producido por Loft Publications y publicado por
teNeues Publishing Group.
CURSO:

FONDO VERDE
28
Paolo Favole. (1995). La plaza, asignatura pendiente, reseña del libro La plaza en la arquitectura
contemporánea. (Gustavo Gili, Barcelona. 197 páginas), por Carlos Verdaguer (publicada en versión
resumida en: Arquitectura Viva 52, marzo-abril 1997) y accesible en Ciudades para un futuro más
sostenible, de la Universidad Politécnica de Madrid (21-11-2006) ISSN 1578-097X.

Riu, M. (1975) Textos comentados de época medieval (siglo V al XII), Barcelona. Accesible en
Cuadernos de Historia Medieval de la Universidad Autónoma de Madrid.

Robert Holden. (2003). Nueva Arquitectura del Paisaje. Ediciones G. Gili, SA. Título original: New
Landscape Design, publicado originalmente por Laurence King Publishing Ldt.

S Carr, M Francis, L Rivlin, and A Stone. Public Space. Cambridge: University Press: 1992pages.

Urban Squares.(2009) Disponible en: http://www.healthyplaces.org.au

Urbanismo y paisaje
CURSO:

FONDO VERDE
29
Esta publicación ha sido editada para su distribución únicamente en formato electrónico.
Las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas a su realización y edición han sido
compensadas mediante la inversión en proyectos de desarrollo ambiental.
© Fondo Verde

Créditos de fotografías.
Aunque se han realizado todos los
e s f u e r zo s p o r e n c o n t ra r l o s
propietarios de los derechos de
autor, no se podría evitar que falten
algunos. En dado caso, después de
revisar las evidencias necesarias
que se aporten, un honorario
apropiado se podría reconocer. editorialambiental.com

También podría gustarte