Está en la página 1de 7

Dinámica

La dinámica es la parte de la física que describe la evolución en el tiempo de un sistema físico


en relación a las causas que provocan los cambios de (estado físico) y/o estado de movimiento.
El objetivo de la dinámica es describir los factores capaces de producir alteraciones de un
sistema físico, cuantificarlos y plantear ecuaciones de movimiento o ecuaciones de evolución
para dicho sistema de operación

El estudio de la dinámica es prominente en los sistemas mecánicos (clásicos, relativistas o


cuánticos), pero también la termodinámica y electrodinámica. En este artículo se desarrollaran
los aspectos principales de la dinámica en sistemas mecánicos, dejándose para otros artículos
el estudio de la dinámica en sistemas no-mecánicos.

FUERZA

Saltar a navegación, búsqueda


Para otros usos de este término, véase Fuerza (desambiguación).

Descomposición de las fuerzas que actúan sobre un sólido situado en un plano inclinado

La fuerza es todo agente capaz de modificar el momentum de un objeto. No debe confundirse


con los conceptos de esfuerzo o energía. En el Sistema Internacional de Unidades, la fuerza se
mide en newtons (N).

La fuerza es una magnitud vectorial capaz de deformar los cuerpos (efecto estático), modificar
su velocidad o vencer su inercia y ponerlos en movimiento si estaban inmóviles (efecto
dinámico). En este sentido la fuerza puede definirse como toda acción o influencia capaz de
modificar el estado de movimiento o de reposo de un cuerpo (imprimiéndole una aceleración
que modifica el módulo, la dirección, o el sentido de su velocidad), o bien de deformarlo.

Comúnmente nos referimos a la fuerza aplicada sobre un objeto sin tener en cuenta al otro
objeto u objetos con los que está interactuando, que experimentarán, a su vez, otras fuerzas.
Actualmente, cabe definir la fuerza como un ente físico-matemático, de carácter vectorial,
asociado con la interacción del cuerpo sobre la que actúa con otros cuerpos que constituyen su
entorno.

TIPOS DE FUERZA

Fuerza en mecánica newtoniana

En mecánica newtoniana la fuerza se puede definir tanto a partir de la aceleración y la masa,


como a partir de la derivada temporal del momento lineal, ya que para velocidades pequeñas
comparadas con la luz ambas definiciones coinciden:
En el caso de la estática, donde no existen aceleraciones, las fuerzas actuantes pueden
deducirse de consideraciones de equilibrio.

Fuerza gravitatoria

En mecánica newtoniana la fuerza de atracción entre dos masas, cuyos centros de gravedad
están lejos comparadas con las dimensiones del cuerpo[1] , viene dada por la ley de la
gravitación universal de Newton:

Donde:

es la fuerza ejercida por el cuerpo 1 sobre el cuerpo 2.

constante de la gravitación universal.

vector de posición del cuerpo 2 respecto al cuerpo 1.

masas de los cuerpos 1 y 2.

Cuando uno de los cuerpos tiene dimensiones planetarias, por lo que en adelante será llamado
"planeta" y la masa del un objeto es despreciable frente al objeto de dimensiones planterias,
puede usarse una expresión más simple que la anterior:

Donde:

es la fuerza del objeto de gran masa o "planeta" sobre el pequeño.

es un versor cuya dirigido desde el centro de gravedad del "planeta" al del objeto de
pequeña masa.

es la distancia entre ambos centros de gravedad.

Fuerzas internas y de contacto [editar]

FN representa la fuerza normal ejercida por el plano inclinado sobre el objeto situado sobre él.
En los sólidos, el principio de exclusión de Pauli conduce junto con la conservación de la
energía a que los átomos tengan sus átomos distribuidos en capas y tengan impenetrabilidad a
pesar de estar vacíos en un 99%. La impenetrabildad se deriva de que los átomos sean
"extensos" por el principio de Pauli y que los electrones de las capas exteriores ejerzan fuerzas
electrostáticas de repulsión que hacen que la materia sea macroscópicamente impenetrable. Lo
anterior se traduce en que dos cuerpos puestos en "contacto" experimentarán superficialmente
fuerzas resultantes normales (o aproximadamente normales) a la superficie que impedirán el
solapamiento de las nubes electrónicas de ambos cuerpos.

Las fuerzas internas son similares a las fuerzas de contacto entre ambos cuerpos y si bien
tienen una forma más complicada, ya que no existe una superficie macroscópica a través de la
cual se den la superficie. La complicación se traduce por ejemplo en que las fuerzas internas
necesitan ser modelizadas mediante un tensor de tensiones en que la fuerza por unidad de
superficie que experimenta un punto del interior depende de la dirección a lo largo de la cual se
consideren las fuerzas.

Lo anterior se refiere a sólidos, en los fluidos en reposo las fuerzas internas dependen
esencialente de la presión, y en los fluidos en movimiento la viscosidad puede desempeñar un
papel.

Fricción

La fricción puede darse entre las superficies libres de sólidos, en el tratamiento de los
problemas mediante mecánica newtoniana la fricción entre sólidos frecuentemente se modeliza
como una fuerza sobre el plano tangente del contacto entre sólidos, de valor porporcional a la
fuerza normal.

El rozamiento entre sólido líquido y en el interior de un líquido o un gas depende esencialmente


de si el flujo se considera laminar o turbulento, de la ecuación constitutiva.

Fuerzas de campos estacionarios [editar]

En mecánica newtoniana también es posible modelizar algunas fuerzas constantes en el


tiempo como campos de fuerza. Por ejemplo la fuerza entre dos cargas eléctricas inmóviles,
puede representarse adecuadamente mediante la ley de Coulomb:

Donde:

es la fuerza ejercida por la carga 1 sobre la carga 2.

una constante que dependerá del sistema de unidades para la carga.

vector de posición de la carga 2 respecto a la carga 1.

valor de las cargas.

También los campos magnéticos estáticos y los debidos a cargas estáticas con distribuciones
más complejas pueden resumirse en dos funciones vectoriales llamdas campo eléctrico y
campo magnético tales que una partícula en movimiento respecto a las fuentes estáticas de
dichos campos viene dada por la expresión de Lorentz:
Donde:

es el campo eléctrico.

es el campo magnético.

es la velocidad de la partícula.

es la carga total de la partícula.

Los campos de fuerzas no constantes sin embargo presentan una dificultad especialmente
cuando están creados por partículas en movimiento rápido, porque en esos casos los efectos
relativistas de retardo pueden ser importantes, y la mecánica clásica, da lugar a un tratamiento
de acción a distancia que puede resultar inadecuado si las fuerzas cambian rápidamente con el
tiempo.

Fuerza en mecánica relativista

En relatividad especial la fuerza se debe definir sólo como derivada del momento lineal, ya que
en este caso la fuerza no resulta simplemente proporcional a la aceleración:

De hecho en general el vector de aceleración y el de fuerza ni siquiera serán paralelos, sólo en


el movmieno movimiento circular uniforme y en cualquier movimiento rectilíneo serán paralelos
el vector de fuerza y aceleración pero en general se el módulo de la fuerza dependerá tanto de
la velocidad como de la aceleración.

"Fuerza" gravitatoria

En la teoría de la relatividad general el campo gravitatorio no se trata como un campo de


fuerzas real, sino como un efecto de la curvatura del espacio-tiempo. Una partícula másica que
no sufre el efecto de ninguna otra interacción que la gravitatoria seguirá una trayectoria
geodésica de mínima curvatura a través del espacio-tiempo, y por tanto su ecuación de
movimiento será:

Donde:

son las coordenadas de posición de la partícula.

el parámetro de arco, que es proporcinal al tiempo propio de la partícula.

son los símbolos de Christoffel correspondientes a la métrica del espacio-tiempo.

Fuerza electromagnética
El efecto del campo electromagnético sobre una partícula relativista viene dado por la
expresión covariante de la fuerza de Lorentz:

Donde:

son las componentes de la cuadrifuerza experimentada por la partícula.

son las componentes del tensor de campo electromagnético.

son las componentes de la cuadrivelocidad de la partícula.

La ecuación de movimiento de una partícula en un espacio-tiempo curvo y sometida a la acción


de la fuerza anterior viene dada por:

Donde el la expresión anterior se ha aplicado el convenio de sumación de Einstein para índices


repetidos

LAS LEYES DE NEWTON

Primera ley de Newton o ley de la inercia

La primera ley del movimiento echa abajo la idea aristotélica de que un cuerpo solo puede
mantenerse en movimiento si se le aplica una fuerza. Newton, por el contrario, expone que

Todo cuerpo persevera en su estado de reposo o movimiento uniforme y rectilíneo a no ser que
sea obligado a cambiar su estado por fuerzas impresas sobre él. [5]

Esta ley postula, por tanto, que un cuerpo no puede cambiar por sí solo su estado inicial, ya
sea en reposo o en movimiento rectilíneo uniforme, a menos que se aplique una fuerza neta
sobre él. Newton toma en cuenta, así, el que los cuerpos en movimiento están sometidos
constantemente a fuerzas de roce o fricción, que los frena de forma progresiva, algo novedoso
respecto de concepciones anteriores que entendían que el movimiento o la detención de un
cuerpo se debía exclusivamente a si se ejercía sobre ellos una fuerza, pero nunca entendiendo
como esta a la fricción.

Consecuentemente, un cuerpo con movimiento rectilíneo uniforme implica que no existe


ninguna fuerza externa neta o, dicho de otra forma, un objeto en movimiento no se detiene de
forma natural si no se aplica una fuerza sobre él. En el caso de los cuerpos en reposo, se
entiende que su velocidad es cero, por lo que si esta cambia es porque sobre ese cuerpo se ha
ejercido una fuerza neta.

Segunda ley de Newton o ley de fuerza

La segunda ley del movimiento de Newton dice que

el cambio de movimiento es proporcional a la fuerza motriz impresa y ocurre según la línea


recta a lo largo de la cual aquella fuerza se imprime. [6]
Esta ley explica qué ocurre si sobre un cuerpo en movimiento (cuya masa no tiene por qué ser
constante) actúa una fuerza neta: la fuerza modificará el estado de movimiento, cambiando la
velocidad en módulo o dirección. En concreto, los cambios experimentados en la cantidad de
movimiento de un cuerpo son proporcionales a la fuerza motriz y se desarrollan en la dirección
de esta; esto es, las fuerzas son causas que producen aceleraciones en los cuerpos.
Consecuentemente, hay relación entre la causa y el efecto, esto es, la fuerza y la aceleración
están relacionadas. Dicho sintéticamente, la fuerza se define simplemente en función del
momento en que se aplica a un objeto, con lo que dos fuerzas serán iguales si causan la
misma tasa de cambio en el momento del objeto.

En términos matemáticos esta ley se expresa mediante la relación:

Donde es la cantidad de movimiento y la fuerza total. Bajo la hipótesis de constancia de la


masa y pequeñas velocidades, puede reescribirse más sencillamente como:

que es la ecuación fundamental de la dinámica, donde la constante de proporcionalidad distinta


para cada cuerpo es su masa de inercia, pues las fuerzas ejercidas sobre un cuerpo sirven
para vencer su inercia, con lo que masa e inercia se identifican. Es por esta razón por la que la
masa se define como una medida de la inercia del cuerpo.

Por tanto, si la fuerza resultante que actúa sobre una partícula no es cero, esta partícula tendrá
una aceleración proporcional a la magnitud de la resultante y en dirección de ésta. La expresión
anterior así establecida es válida tanto para la mecánica clásica como para la mecánica
relativista, a pesar de que la definición de momento lineal es diferente en las dos teorías:
mientras que la dinámica clásica afirma que la masa de un cuerpo es siempre la misma, con
independencia de la velocidad con la que se mueve, la mecánica relativista establece que la
masa de un cuerpo aumenta al crecer la velocidad con la que se mueve dicho cuerpo.

De la ecuación fundamental se deriva también la definición de la unidad de fuerza o newton


(N). Si la masa y la aceleración valen 1, la fuerza también valdrá 1; así, pues, el newton es la
fuerza que aplicada a una masa de un kilogramo le produce una aceleración de 1 m/s². Se
entiende que la aceleración y la fuerza han de tener la misma dirección y sentido.

La importancia de esa ecuación estriba sobre todo en que resuelve el problema de la dinámica
de determinar la clase de fuerza que se necesita para producir los diferentes tipos de
movimiento: rectilíneo uniforme (m.r.u), circular uniforme (m.c.u) y uniformemente acelerado
(m.r.u.a).

Si sobre el cuerpo actúan muchas fuerzas, habría que determinar primero el vector suma de
todas esas fuerzas. Por último, si se tratase de un objeto que cayese hacia la tierra con un
resistencia del aire igual a cero, la fuerza sería su peso, que provocaría una aceleración
descendente igual a la de la gravedad.

Tercera Ley de Newton o Ley de acción y reacción

Con toda acción ocurre siempre una reacción igual y contraria: o sea, las acciones mutuas de
dos cuerpos siempre son iguales y dirigidas en direcciones opuestas. [7]

La tercera ley expone que por cada fuerza que actúa sobre un cuerpo, éste realiza una fuerza
de igual intensidad y dirección pero de sentido contrario sobre el cuerpo que la produjo. Dicho
de otra forma, las fuerzas siempre se presentan en pares de igual magnitud, sentido opuesto y
están situadas sobre la misma recta. Este principio presupone que la interacción entre dos
partículas se propaga instantáneamente en el espacio (lo cual requeriría velocidad infinita), y en
su formulación original no es válido para fuerzas electromagnéticas puesto que estas no se
propagan por el espacio de modo instantáneo sino que lo hacen a velocidad finita "c".

Es importante observar que este principio de acción y reacción relaciona dos fuerzas que no
están aplicadas al mismo cuerpo, produciendo en ellos aceleraciones diferentes, según sean
sus masas. Por lo demás, cada una de esas fuerzas obedece por separado a la segunda ley.

Junto con las anteriores, permite enunciar los principios de conservación del momento lineal y
del momento angular.

También podría gustarte