Está en la página 1de 2
Entrevista con la profesora Osilda Ramírez Ramírez ¿Cómo acercar a los niños y adolescentes a la

Entrevista con la profesora Osilda Ramírez Ramírez

¿Cómo acercar a los niños y adolescentes a la Constitución del 91 sin que les sueñe a discurso trillado o a regaño?

Convirtiéndola en lo cotidiano. Es hacerles ver que es una práctica de vida y todos los días nosotros tenemos estas vivencias. Aristóteles dijo que el mejor modelo de Estado es la familia, entonces habría que revisar desde la familia misma si se están dando esas otras posibilidades que son necesarias o seguimos en una tradición de componentes sociales que no quieren mirar los nuevos tiempos.

¿De cuánto vale la ética en una sociedad

capitalista y pragmática como la colombiana en la que para un grueso de la población lo que vale es tener sin fijarse a qué precio?

Sí, porque de todas maneras nosotros debemos hacer como los zancudos: seguir picando, y no caer en el derrotismo. Si como dice (Gabriel) García Márquez que en lugar de irisarnos nos convertimos en murciélagos, eso facilita aún más esa avalancha.

¿Por qué insistir en hablar de democracia, si China, que no lo es y donde a cada segundo se atropellan los derechos humanos, se convertirá pronto en la primera potencia del mundo?

Pero potencia en qué sentido, porque la democracia es una categoría ética, una posibilidad de lucha. Así que este no es un problema de nacionalidades, ni de gobiernos, ni de formas de Estado, sino manera de ser.

Usted afirma que hay que formar seres dignos para así pensar en construir una sociedad respetable. ¿Esas semillas pueden crecer en este trópico o ese es un privilegio de los llamados pueblos desarrollados?

Los pueblos desarrollados han logrado un avance en cuanto a organización de sociedad, incluso a partir de aspectos de elemental sentido común y de vida común. No podemos perder la esperanza, sino que tenemos que seguir en esa dinámica de construirnos desde nosotros mismos.

Si la Constitución del 91 es tan bella y sublime como usted afirma, ¿por qué razón el presidente de los colombianos, Álvaro Uribe Vélez, le ha hecho tantos lances para cambiarla?

Porque no hemos comprendido que más que un estatuto para defender un sistema de poder político y económico, es más una posibilidad de construcción de sociedad.

¿En la Colombia de hoy se puede soñar con ciudadanos conscientes, que disientan, y a la

¿En la Colombia de hoy se puede soñar con ciudadanos conscientes, que disientan, y a la vez vivan para contar el cuento?

Por lo menos uno tiene que empezar por disentir

hacia adentro.

¿Y luego?

Luego empezar uno con pasos de tortuga a hacerse

sentir hacia fuera.

¿Tolerar es la base para por lo menos no matarnos?

Tolerar

es

permitir

y

posibilitarnos

desde

las

diferencias.

Entonces,

cuando

nos

vayamos

construyendo como una sociedad mucho más comprometida con las diferencias y con el

entendimiento

frente

a

las

divergencias,

pues

necesariamente hemos de contribuir en algo para que no todo sea bajo la fuerza y el látigo.