Está en la página 1de 400

Durante años, Roma y yo nos hemos esforzado por ser cristianos ruidosos.

Ruidoso, pero considerado. Andy ha capturado ambas ideas con una sola palabra,
"irresistible". Pero como está a punto de descubrir, ha hecho más que eso. En
Irresistible, Andy nos vuelve a familiarizar con la versión original de nuestra fe.
¡La versión que era realmente irresistible! ¡Nos encanta este libro!

—Mark Burnett,productor de televisión y cine

He sido un seguidor de Cristo durante más de treinta años y tal vez ningún otro
libro que haya leído me haya hecho luchar con los cimientos mismos de mi fe
como este. En Irresistible, Andy Stanley nos desafía a redescubrir el evangelio y
reclamar la versión de fe que finalmente transformó nuestro mundo. Este libro
provocativo podría alterar potencialmente el núcleo de su teología. Y cuando lo
haga, muy bien puede cambiar la forma en que lee la Biblia y vive su fe para
siempre.

—Tony Morgan,fundador y estratega principal de The Unstuck


Grupo

Es hora de que la iglesia reconsidere cómo presenta un evangelio eterno a esta


generación. En Irresistible, Andy Stanley nos desafía a asegurarnos de manejar las
Escrituras con el tipo de integridad que obliga a todos a considerar seriamente
seguir a Jesús. Cualquier cristiano que lea este libro de repente se encontrará
abrazando la misión de Jesús con una nueva pasión.

—Reggie Joiner,autor; fundador y CEO de Orange

La gente rara vez rechaza a Jesús como realmente es. En cambio, rechazan una
visión distorsionada de quién creen que es. En su nuevo libro, Irresistible, el
pastor Andy Stanley lo lleva en un viaje histórico para redescubrir la pasión de la
primera generación de lo que significa seguir fielmente a Cristo. Este libro lo
descentrará, lo sacará de la complacencia y despertará una fe inquebrantable que
no puede ser ignorada.

—Craig Groeschel,pastor de Life.Church y autor de Hope in


the Dark—Believing God Is Good When Life Is Not
Irresistiblees como un disparo único en la generación. Andy Stanley toma toda
una vida de conocimientos y sabiduría acumulados sobre la fe cristiana, la historia
y por qué la iglesia no se conecta con nuestra cultura actual, y los combina en una
obra maestra. De manera sucinta, poderosa y convincente, Andy nos muestra
cuántos cristianos han entendido mal lo que es el cristianismo y nos ayuda a
recuperar lo que el cristianismo era originalmente. Oro para que tengamos el
coraje de vivir la ética de la fe cristiana temprana y precisa que Andy describe tan
hábilmente. El mundo podría venir corriendo si lo hacemos.

—Carey Nieuwhof,autor y pastor fundador,


ConnexusChurch

Advertencia: Este libro lo hará retroceder a usted y a su ministerio, al primer siglo


y al enfoque para avanzar el evangelio modelado por Jesús y los apóstoles. Andy
nos recuerda que la resurrección estaba en el centro de la apologética del primer
siglo. Luego desafía a los creyentes del siglo XXI a reclamarlo como el centro del
nuestro también. Estoy de acuerdo con Andy: este enfoque cambió el mundo una
vez. Estoy convencido de que podría volver a hacerlo. ¡Lee y aplica ahora!

—Frank Turek,autor cristiano, orador público y locutor de


radio

Más que cualquier otro libro que haya leído en años, Irresistible ha ampliado mi
visión de las Escrituras. No puedo escuchar o leer un pasaje del Antiguo o Nuevo
Testamento sin pensar en las ideas provocativas de Andy. Si usted y yo tomamos
—John Maxwell,autor de El líder de 360 grados

Andy Stanley cree que el evangelio de la gracia es un mensaje irresistible.


Entonces, ¿por qué tantos lo resisten, rechazan a Jesús y rechazan a la iglesia?
Quizás la culpa no sea de Jesús, sino de un conjunto de normas y reglamentos
onerosos que se han añadido a la ética sencilla que enseñó en el gran
mandamiento: ama a Dios y ama a los demás (Mateo 22:36-40). Bíblico en su
base, provocador en algunas propuestas, contundente en sus desafíos, este libro
hace una importante contribución a la conversación en curso sobre la misión de la
iglesia, que busca alcanzar una cultura pluralista con las buenas nuevas del
evangelio.

—Glenn R. Kreider,profesor de estudios teológicos,


Seminario Teológico de Dallas
Recuperar lo nuevoque Jesús desatóPara el mundo

ANDY STANLEY
ZONDERVAN

Irresistible
Derechos de autor © 2018 por Andy Stanley
Edición ePub © julio de 2018: ISBN 978-0-310-53699-4
Las solicitudes de información deben dirigirse a:
Zondervan, 3900 Sparks Dr. SE, Grand Rapids, Míchigan 49546

ISBN 978-0-310-53697-0 (tapa dura)


ISBN 978-0-310-53698-7 (edición en papel comercial internacional)

Todas las citas bíblicas, a menos que se indique lo contrario, están tomadas de La Santa Biblia, Nueva Versión Internacional ®, NIV®.Copyright
© 1973, 1978, 1984, 2011 por Biblica, Inc.
® Usado con permiso de Zondervan. Todos los derechos reservados en todo el mundo.
www.Zondervan.com. La “NIV” y la “Nueva Versión Internacional” son marcas registradas en la Oficina de Marcas y Patentes de los Estados
Unidos por Biblica, Inc.
®

Las citas bíblicas marcadas MSG [o El Mensaje] están tomadas de El Mensaje. Copyright © de Eugene H. Peterson 1993,1994, 1995, 1996,
2000, 2001, 2002. Usado con permiso de NavPress. Reservados todos los derechos. Representado por Tyndale HousePublishers, Inc.
Las citas bíblicas marcadas como NASB están tomadas de la New American Standard Bible®. Copyright © 1960, 1962, 1963, 1968,1971, 1972,
1973, 1975, 1977, 1995 por The Lockman Foundation. Usado con permiso.www.Lockman.org.

Las cursivas en cualquier referencia bíblica son énfasis del autor.

Cualquier dirección de Internet (sitios web, blogs, etc.) y números de teléfono en este libro se ofrecen como recurso. De nin guna manera
pretenden ser ni implican un respaldo por parte de Zondervan, ni Zondervan garantiza el contenido de estos sitios y números durante la vigencia
de este libro.

Reservados todos los derechos. Ninguna parte de esta publicación puede reproducirse, almacenarse en un sistema de recuperació n o transmitirse
de ninguna forma ni por ningún medio (electrónico, mecánico, fotocopia, grabación o cualquier otro), excepto breves citas en reseñas impresas,
sin el permiso previo del editor. .

Diseño de portada: Micah Kandros


Diseño de interiores: Kait Lamphere
18 19 20 21 22 23 24 25 /DHV/ 20 19 18 17 16 15 14 13 12 11 10 9 8 7 6 5 4 3 2 1
Información sobre hipervínculos externos en este libro electrónico

Tenga en cuenta que las notas al pie de este libro electrónico pueden contener
hipervínculos a sitios web externos como parte de las citas bibliográficas. Estos
hipervínculos no han sido activados por el editor, quien no puede verificar la
exactitud de estos enlaces más allá de la fecha de publicación.
para sandra

Treinta años después.. . sigue siendo la mejor mujer que conozco


CONTENIDO

Expresiones de gratitud

SECCIÓN 1
SIMPLEMENTE RESISTIBLE

Introducción
Chapter 1 La nueva versión americana estándar
Chapter 2 Globalizarse
Chapter 3 Rabieta del templo
Chapter 4 dividirse
Chapter 5 Recentrando el Universo

SECCIÓN 2
TODAS LAS COSAS NUEVAS

Introducción
Chapter 6 Movimiento nuevo
Chapter 7 Acuerdo nuevo
Chapter 8 Tu primer vistazo al buen libro
Chapter 9 La biblia segun jesus
Chapter 10 Hogareños
Chapter 11 El Apóstol Apopléctico
Chapter 12 Obsoleto-r que nunca
Chapter 13 nuestro viejo amigo
SECCION 3
UNA NUEVA ÉTICA

Introducción
Chapter 14 Tendencias horizontales
Chapter 15 Un nuevo comando
Chapter 16 Pablo y la ética irresistible
Chapter 17 Es mutuo
Chapter 18 Ni siquiera lo pienses
Chapter 19 Una pregunta mejor
Chapter 20 Lo que el amor requería de mí

SECCIÓN 4
UN NUEVO ENFOQUE

Introducción
Chapter 21 Dorothy tenía razón
Chapter 22 Personas que llaman
Chapter 23 Lo primero es lo primero
Chapter 24 la biblia dice

ConclusiónHistoria que vale la pena repetir


notas
EXPRESIONES DE GRATITUD

Ningún libro es producto del esfuerzo individual. Irresistible ciertamente no es


una excepción. Para empezar, quiero agradecer a nuestras congregaciones de
Atlanta por la mayordomía de confianza que me han brindado durante veintitrés
años mientras me esforzaba por llevar a nuestras iglesias a adoptar los conceptos
presentados en este libro. No siempre ha sido un viaje cómodo. Las iglesias
gravitan hacia las personas que ya están allí. Desde el primer día he insistido en
que alcanzar a las personas que están lejos de Dios es más importante que retener
a las personas que ya cruzaron la línea de la fe.
Eso no siempre es cómodo.
¡Gracias!
En el lado de la investigación de la ecuación, estaré eternamente agradecido a
ThomasHorrocks. Conocí a Thomas en Twitter. Había escrito un artículo bien
pensado defendiendo mi enfoque del ministerio y la predicación. Me acerqué para
agradecerle y eventualmente lo invité a que me ayudara en el lado de la
investigación de este proyecto. ¡Gracias, Tomás!

Una vez más, agradezco a mis amigos de Zondervan, John Raymond y Ryan
Pazdur en particular. John, gracias por tu entusiasmo por este proyecto, así como
por tus comentarios honestos y directos. Su interés personal en el mensaje de este
libro ha sido muy alentador. Ryan, gracias por leer, releer y luego volver a leer. Y
gracias por mantenerme entre los rieles en mi tono y mensajes.

Por el lado de la producción, este proyecto nunca habría llegado a la meta sin
el enfoque, el tiempo y la energía incansables de Suzy Gray. Suzy, tu pasión por
este contenido fue contagiosa e inspiradora. ¡Gracias por tomarlo como algo
personal!
Finalmente, quiero agradecer a Sandra. Gracias por su atención. Gracias por
leer. Gracias por las múltiples veces que interrumpiste mi estudio para leer una
parte de este manuscrito en voz alta porque te encantó y no podías esperar a que
otros también lo leyeran. Gracias por recordarme una y otra vez que un "tú"
siempre es más importante que una "vista". Realmente eres la mejor mujer que
conozco.
SECCIÓN 1

Simplemente Resistible
INTRODUCCIÓN

En 2007, mi hijo Andrew, que entonces tenía trece años, me acompañó en un


viaje a China. Durante nuestra visita, fuimos invitados a recorrer una fábrica
de artículos de cuero de propiedad estadounidense. El dueño era amigo de un
amigo. Cuando llegamos, gentilmente insistió en servirnos de guía. Antes de
comenzar el recorrido, nos presentó a una chica china de unos veinte años que
se había abierto camino desde el piso de la fábrica hasta la gerencia. Me
preguntó si estaríamos bien si ella nos seguía durante el recorrido.

Dos horas más tarde, estábamos de vuelta en su oficina para un breve


resumen. Cuando terminamos, preguntó: "¿Alguien tiene alguna pregunta?"
Para nuestra sorpresa, levantando la mano a la altura del hombro, nuestra
sombra habló. “Tengo una pregunta,” dijo ella. Volviéndose hacia mí, me
preguntó: "¿Eres pastor?"

No tenía idea de adónde iba esto. No me había presentado como pastor.


Ni siquiera estaba seguro de si estaba bien ser pastor. Estábamos en China.
Por lo que yo sabía, ella era una planta del gobierno asignada para seguirnos
toda la tarde.

"Sí, he dicho. “Soy pastor”.


Lo que dijo a continuación, en su hermoso inglés entrecortado, hizo que
se me erizara el vello de la nuca.

"¿Qué tan bueno es suficientemente bueno? Reconozco tu voz.


Estaba aturdido. ¿Qué tan bueno es suficientemente bueno? es el título de
tengo testigos
Ella continuó. “Quería ir a la iglesia, pero no hay iglesias en mi ciudad.
Empecé a asistir a un estudio bíblico en un apartamento cerca de donde vivo.
A veces voy en autobús a la iglesia, pero son dos horas y siempre llego tarde.
El billete de autobús es caro y no conozco a nadie en la iglesia. .”

Me sentí honrado y humilde. Pero ella no había terminado. Mirando a su


jefe, dijo: "¿Puedo hacerle otra pregunta al pastor?"

El asintió.
“Pastor”, dijo, “¿por qué no todos en Estados Unidos van a la iglesia?”
Todavía no me he recuperado de su pregunta.
No tenía idea de cómo responder. todavía no
¿Cómo le explicas miles de iglesias vacías a una joven que montaría dos
horas para asistir a una iglesia en otro pueblo? ¿Una joven que estaría allí
cada vez que se abriera la puerta, si hubiera una puerta que abrir? El estudio
bíblico al que asistió era parte de una red de iglesias clandestinas, a lo que el
gobierno chino se refiere como iglesias no registradas. Su participación la
puso en riesgo. Poseer una Biblia la ponía en riesgo. Hablar de asistir a la
iglesia frente a su jefe la ponía en riesgo.

Imagine su sorpresa si descubriera que no sólo la mayoría de los


cristianos estadounidenses no leen la Biblia, sino que en la mayoría de las
iglesias hay un armario lleno de Biblias que se han olvidado.

No recuerdo cómo respondí. Dije algo completamente olvidable. Pero no


he olvidado su pregunta. Me ha molestado desde entonces. Su pregunta es
una de las razones por las que he escrito este libro.

Entonces, ¿por qué no todo el mundo en Estados Unidos va a la iglesia?


¿Por qué la iglesia es tan resistible?
Jesús no lo estaba.
Érase una vez, su iglesia tampoco lo era.
Capítulo 1

EL NUEVO ESTÁNDAR ESTADOUNIDENSE


VERSIÓN

Gran parte de lo que hace que el cristianismo estadounidense sea tan resistible
para quienes no pertenecen a la fe son cosas a las que deberíamos haber
resistido todo el tiempo. Si bien muchos de nosotros hemos estado trabajando
arduamente para hacer que la iglesia sea más interesante, resulta que menos
personas están realmente interesadas. Y aunque la mayoría de las personas
fuera de la iglesia continúan teniendo una visión favorable de Jesús, no
necesariamente tienen una visión favorable de su cuerpo, la iglesia.

Eso es un problema.
Sería como si yo dijera, me gustas; No quiero estar alrededor de tu
cuerpo.
El declive del cristianismo en Estados Unidos, la popularidad de los
nuevos ateos y el ascenso meteórico de los no-nones subrayan algo que ha
sido cierto durante generaciones pero que no importaba mucho hasta ahora.
La corriente principal del cristianismo moderno tiene fallas fatales. Estos
defectos lo hacen frágil e indefendible en la plaza pública. La versión
populista del cristianismo cultural que vemos hoy está anclada en dos
suposiciones que crean una versión de nuestra fe de hombre de paja.
Lamentablemente, este hombre de paja pasa por fe real en muchas iglesias
evangélicas.

Esta versión del cristianismo es simplista y fácilmente desacreditada.


Durante décadas, los profesores universitarios con prejuicios contra la
religión han encontrado que los estudiantes cristianos de primer año son
blancos fáciles. He hablado, escuchado y leído entrevistas, blogs y libros de
docenas de personas que han dejado la fe cristiana. Todavía tengo que
escuchar una historia de alguien que abandonó el cristianismo basada en algo
Hace poco leí un blog de una exlíder de adoración que dejó la fe después
de leer un libro que “probaba” las contradicciones de la Biblia.
Aparentemente, creció creyendo que el fundamento de nuestra fe es un libro
que no contradice.

No es.
Un renombrado erudito del Nuevo Testamento reconoció recientemente
que perdió su fe y abrazó el ateísmo debido al sufrimiento en el mundo. Pero
el fundamento de nuestra fe no es un mundo sin sufrimiento. El dolor y el
sufrimiento no desmienten la existencia de Dios. Solo refuta la existencia de
un dios que no permite el dolor y el sufrimiento.

¿De quién es ese dios?


No la nuestra.
El nuestro lo prometía.
La gente deja la fe porque tuvo una mala experiencia en la iglesia.
Yo también.
¿Y qué?
La física cuántica no socava las afirmaciones de Jesús. Tampoco la
selección natural. Los milagros del Antiguo Testamento no verificables no
hacen que nuestra casa se derrumbe.

Por cierto, si algo en los párrafos anteriores te hizo estremecer, no puedo


decirte lo feliz que estoy de que estés leyendo este libro. Siga leyendo y
conocerá una versión mejor y más sólida de su fe.

En todos mis años de ministerio, solo he tenido una conversación con un


incrédulo, un amigo judío, que tenía una objeción al cristianismo basada en
cualquier cosa que tuviera que ver con las afirmaciones de Jesús. “Andy”,
dijo, “simplemente no creo que alguien pueda pagar por los pecados de otra
persona. Creo que cada uno de nosotros es responsable de nuestros propios
pecados”. Sonreí y dije: “Bueno, felicidades, estás parado en el umbral. Ese
es el problema”.
EL CAMINO A SEGUIR

El camino a seguir no es complicado, aunque algunos lo encontrarán


controvertido. No es original para mí. Está escondido a plena vista en los
Evangelios y las epístolas de Pablo. Sabemos que funciona porque ya
funcionó. Érase una vez, miembros de un culto judío llamado El Camino,
contra viento y marea, captaron la atención y, en última instancia, la
dedicación del mundo pagano, tanto dentro como fuera del Imperio Romano.
Así que tal vez necesitemos hacer una pausa en gran parte de lo que estamos
haciendo hoy, que de todos modos no está funcionando del todo bien, y tomar
notas de los hombres y mujeres a los que se les atribuye haber puesto el
mundo patas arriba.

¿Qué sabían los cristianos del primer siglo que nosotros no?
¿Qué hizo que su fe fuera tan apremiante, resistente y, al final,
irresistible?

¿Cómo sobrevivió un culto religioso nacido en el sobaco del imperio,


cuyo líder había sido rechazado por su propio pueblo y crucificado como
aspirante a rey por Roma, frente a una resistencia abrumadora? ¿Cómo es
posible que esta misma religión advenediza finalmente fuera adoptada por el
mismo imperio que buscaba extinguirla?

No soy el primero en hacer estas preguntas. Los eruditos e historiadores


han ponderado estos misterios durante generaciones. En su mayor parte,
todos han llegado a la misma conclusión. La autora británica Karen
Armstrong, ajena al cristianismo evangélico, lo resume de esta manera:

Sin embargo, contra todo pronóstico, en el siglo III, el cristianismo se


había convertido en una fuerza a tener en cuenta. Todavía no entendemos
realmente cómo sucedió esto.
El papel de los eruditos e historiadores, como los médicos que
diagnostican una enfermedad, es buscar las causas naturales. Buscamos
explicaciones racionales de por qué las cosas sucedieron de la forma en que lo
hicieron. Así que cuando se trata del ascenso meteórico aparentemente
inexplicable de la iglesia, estoy convencido de que debemos aceptar la
explicación ofrecida por aquellos más cercanos a los hechos reales. Los
testimonios de Pedro, Lucas, Santiago, Pablo y otros brindan una amplia
explicación de por qué el movimiento de Jesús no solo sobrevivió al primer
siglo, sino que finalmente venció a las mismas máquinas políticas y religiosas
que intentaban destruirlo.

Atrapado entre el templo judío y el Imperio Romano, el movimiento de


Jesús debería haber sido enterrado junto a su fundador. Pero no fue así. En
este mismo momento, cristianos de todo el mundo visitan las ruinas del Foro
Romano, mientras que a mil quinientas millas de distancia, los turistas toman
fotografías del monte del templo. Roma se adorna con cruces. Jerusalén se
llena de turistas cristianos.

Roma y Jerusalén están conectadas a la cadera por la iglesia. Hace dos


mil años, la cruz simbolizaba el poder del imperio. Hoy simboliza el poder de
Dios.

¿Cómo pasó eso?


¿Qué podemos aprender?
Y, lo más importante, ¿podría volver a suceder?
Eso creo.
NUEVO, NO MEJORADO

Jesús entró en la historia para introducir algo nuevo.


Él no vino a Jerusalén ofreciendo una nueva versión de algo viejo o una
actualización de algo existente. No vino a hacer algo mejor. Jesús fue enviado
por el Padre para introducir algo completamente nuevo. Gente reunida por
miles para escuchar. Para ver. Experimentar. Lea el Evangelio de Marcos y
encierre en un círculo la palabra multitud. Hay una multitud en prácticamente
todos los capítulos.

Pero no fue solo su nuevo mensaje lo que hizo a Jesús irresistible. Era el
mismo Jesús. A la gente que no se parecía en nada a él le gustaba. Y a Jesús le
gustaban las personas que no se parecían en nada a él. Jesús invitó a hombres
y mujeres incrédulos, que se portan mal y que causan problemas a seguirlo y
abrazar algo nuevo, y ellos aceptaron su invitación.
Como seguidores de Jesús, debemos ser conocidos como personas a las
que les gustan las personas que no se parecen en nada a nosotros. Cuando
invitamos a los alborotadores incrédulos y que se portan mal a unirse a
nosotros, deben estar intrigados, si no inclinados, a aceptar nuestra invitación.

“Pastor Stanley, ¿por qué no todo el mundo en Estados Unidos va a la


iglesia?”
LOS RESISTENTES

En los Evangelios, descubrimos dos grupos que consideraban a Jesús una


amenaza: los santurrones y aquellos cuyas fortunas políticas y financieras
estaban aseguradas por la frágil paz entre el templo y el imperio.

En su mayor parte, los críticos de Jesús no apuntaron a su carácter. Nadie


lo acusó de ser inmoral, deshonesto o cruel. Fueron los más amenazados por
su enseñanza y su popularidad. Los líderes religiosos alrededor de Jerusalén
estaban celosos del favor que encontró con la población. Cuando lees las
transcripciones de sus juicios, no puedes evitar estar de acuerdo con Pilato
cuando les anunció a los acusadores de Jesús: “No encuentro base para acusar
a este hombre”.

No encontró ninguno porque no había ninguno.


Pilato sabía por qué los líderes del templo insistían en que Jesús fuera
crucificado. No tenía nada que ver con su ley o su religión exclusivista.
Querían deshacerse de Jesús puramente por “interés propio”.

El punto de inflexión para los que se oponen a Jesús no fue un escándalo.


Fue un milagro. Un extraordinario acto de compasión. Jesús resucitó a un
ciudadano conocido de entre los muertos. Cuando circuló la noticia de este
milagro en particular, los principales sacerdotes y los fariseos convocaron una
reunión del Sanedrín. Puede que eso no signifique mucho para nosotros, pero
era inusual en la Judea
¿Qué estamos del primer
logrando? siglo.
Aquí estáEstos
estegrupos
hombreestaban en desacuerdo
realizando muchos
en casi todo. Pero en Jesús encontraron un terreno
signos. Si lo dejamos así, todos creerán en él y común. Una amenaza
común. Un enemigo común.
Después de múltiples intentos, ninguno de los grupos logró disminuir la
influencia de Jesús entre las multitudes. Entonces, en un momento de
desesperación, unieron fuerzas. Todo lo que necesitaban era un . . . ¿Cómo lo
expresó Pilato? Una base para un cargo. El apóstol Juan conoció o más tarde
conoció a alguien que asistía. En un momento, las emociones de alguien
entonces vendrán los romanos y se llevarán nuestro templo y nuestra
nación.
4

Cuarenta años después, eso es exactamente lo que sucedió.


Más sobre esto en un momento.
Al final, los líderes religiosos pudieron fabricar una base para un cargo.
Jesús fue encontrado culpable de mala teología y amenazas terroristas contra
el templo. Pilato se unió a la farsa para mantener feliz, feliz a la gente que
mantenía a la gente. Esto nunca se trató de justicia. No se había cometido
ningún delito. Cuando damos un paso atrás en el caos y la rápida serie de
eventos que llevaron a su crucifixión, es muy claro que Jesús fue arrestado y
crucificado porque era demasiado popular. Fue crucificado por atraer a una
multitud demasiado grande. A la gente que no se parecía en nada a él le
gustaba. Y le gustaban de vuelta. Era difícil de resistir. Imposible de despedir.
¿Por qué? Ofreció algo nuevo. Algo nuevo.
Pero las marcas nuevas rara vez les sientan bien a aquellas cuyas fortunas
están ligadas a las antiguas. Los que más se benefician del statu quo son los
que menos se inclinan a dejarlo ir.

El giro de la trama fue que la crucifixión de Jesús fue más un comienzo


que un final. Su muerte inició lo nuevo de lo que había hablado a lo largo de
su ministerio público: lo nuevo predicho por los profetas del Antiguo
Testamento y anunciado en Génesis. Lo que los enemigos de Jesús no sabían,
no podían haber sabido, era que si bien acabar con la vida de Jesús trajo
consigo un final, no fue el final que habían imaginado. Su muerte y
resurrección iniciaron una cadena de eventos que finalmente pondrían fin al
antiguo judaísmo, así como al Imperio Romano en su forma actual, el imperio
directamente responsable de su muerte.
EL MOVIMIENTO DE JESÚS

Fue después de la resurrección que los seguidores de Jesús nuevamente


comprometidos comenzaron a comprender que él no había venido
simplemente para agregar un capítulo adicional a la historia de Israel. Jesús
no había venido a introducir una nueva versión del judaísmo. Su movimiento
no era regional. El movimiento de Jesús fue un todo-skate. Era para todas las
naciones. Sus seguidores afirmaron que él era el sacrificio final por el pecado,
eliminando la necesidad del templo judío. Pero no sólo el templo judío.
Veinte años más o menos después de la resurrección, el apóstol Pablo miraba
fijamente a los líderes cívicos idólatras de Atenas y declaraba que sus templos
también eran innecesarios.

5
En ese mismo discurso, Pablo etiquetó la adoración de ídolos como
ignorante. Como un padre que espera que su hijo supere sus costumbres
infantiles, Dios había pasado por alto la adoración de ídolos por un tiempo.

6
Pero ahora era tiempo de que el mundo creciera y reconociera al Dios vivo,
portátil y para todas las naciones.

No hace falta decir que el movimiento de Jesús estuvo inmediatamente en


desacuerdo con la cultura tanto judía como no judía. Comprensiblemente.
Jesús afirmó ser el cumplimiento del judaísmo y un reemplazo del
paganismo.

Jesús era vino nuevo. El judaísmo y el paganismo eran odres viejos. El


nuevo Jesús ofrecido fue un alejamiento de las tradiciones de ambos. Jesús,
junto con sus primeros seguidores, argumentó que tanto el judaísmo como el
paganismo apuntaban a un día en que Dios desencadenaría algo nuevo en el
mundo, para el mundo. Aquellos con ojos para ver lo reconocerían. Aquellos
con oídos para oír escucharían y seguirían.
cada uno eran valores y suposiciones que los entrelazaban, creando un
obstáculo formidable para el cristianismo del primer siglo. Que la iglesia
haya sobrevivido a ambos es un testimonio del poder del evangelio y del
coraje de los cristianos del primer y segundo siglo.

La iglesia del primer siglo soportó la presión de adoptar e integrar las


corrientes familiares del imperio y el templo en su nueva fe. Este es un
testimonio de cuán incompatibles entendieron que eran los dos. El nuevo
Jesús presentado contrastaba de forma clara, flagrante e inequívoca con los
valores y suposiciones tanto del imperio como del templo. Los más cercanos
a Jesús entendieron este contraste. Los relatos de los evangelios subrayan e
ilustran las diferencias. El apóstol Pablo dirigió sus críticas más duras a
aquellos que intentaron integrar el pensamiento del imperio y del templo en el
nuevo Jesús presentado.

Durante casi trescientos años, la iglesia se defendió de la presión para


integrar e incorporar las viejas costumbres. Pero con la conversión de
Constantino el Grande y la firma del Edicto de Milán, la iglesia pasó
rápidamente de una minoría perseguida a una mayoría empoderada. Casi de
inmediato, la resistencia a las viejas costumbres fue reemplazada por la
adopción, la integración y la incorporación.
REFORMA

Avance rápido hasta el siglo XVI y los reformadores dedicarían, y en


ocasiones perderían, sus vidas para liberar a la iglesia de los valores, la
cultura y el tono del imperio y el templo. Para muchos, el nacimiento del
protestantismo marcó la introducción del nuevo Jesús. Pero la lucha no
terminaría ahí. La tentación de verter el vino nuevo que Jesús ofrece en los
odres viejos del templo y del imperio está con nosotros hoy. Cada generación
necesita reformadores imperfectos, hombres y mujeres que, como el apóstol
Pablo, se vuelven apopléjicos cuando ven un rastro de las viejas costumbres
introduciéndose en el nuevo Jesús. Estoy convencido de que es la mezcla,
combinación e integración de lo antiguo con lo nuevo lo que hace que la
iglesia moderna sea tan resistente. Es la mezcla, combinación e integración de
lo viejo con lo nuevo lo que hace que nuestra fe sea indefendible en esta era
de desinformación. Jesús nos advirtió hace dos mil años en contra de echar
vino nuevo en odres viejos. Al final, tanto el vino como los odres se arruinan.

7
El resultado es un desastre.
“Pastor Stanley, ¿por qué no todo el mundo en Estados Unidos va a la
iglesia?”
Para comprender la singularidad del mensaje, el movimiento y la ética de
Jesús, primero debemos comprender la antigüedad con la que se contrastaron.
Para acentuar este contraste, es necesario que viajemos hacia atrás a través de
un tramo de la historia bíblica familiar.
Capitulo 2

GRAMOOINGGRAMOGLOBALES

El antiguo Israel era un medio para un fin.


Eso no es un desaire.
Ser un medio para un fin es lo que da sentido a las cosas. Propósito. Si te
niegas a convertirte en un medio para un fin, tu vida nunca tendrá sentido. Ese
es el sentido del sentido. Vive para ti mismo y solo tendrás que mostrarte a ti
mismo. Conviértete en un medio para un fin y toma tu vida. . . significado.
Los funerales nos enseñan esto. Los funerales nos recuerdan que el valor de
una vida siempre se mide por la cantidad que se regaló.
De vuelta a Israel.
Dios creó la nación de Israel como un medio para un fin divino. Él creó la
nación con un propósito global. El plan global de Dios para la nación fue
anunciado por primera vez mucho antes de que existiera una nación.
Alrededor de 2067 aC, Dios le prometió a Abraham, de noventa y nueve años,
un hijo que se convertiría en una nación que bendeciría al mundo.

El mundo entero.
Aquí está la redacción original:

haré de ti una gran nación y te bendeciré;


Haré grande tu nombre y serás una bendición.

Dios le prometió a Abraham que engrandecería su “nombre”. Eso es


Biblespeak para "Te haré famoso".
1
Supongo que esta no es la primera vez que oyes hablar de Abraham.

Ahí vas.
Promesa cumplida.
Pero aquí está la verdadera noticia:

y todos los pueblos de la tierra serán benditos a través de ti.2

No podemos imaginar lo ridículo que le sonó eso a un hombre sin gente


parado en medio de la nada. Pero esa promesa inició una cadena de eventos
que se extendería a lo largo de unos dos mil años. Además del alcance
inimaginable de esta promesa, también había algo históricamente peculiar en
ella.
Dios prometió “bendecir” al mundo a través de los descendientes de
Abraham.
Eso no tenía ningún sentido.
Los pueblos antiguos no se bendecían unos a otros.
Las tribus antiguas se conquistaron, saquearon y esclavizaron unas a
otras. Seamos sinceros; las naciones modernas no se bendicen unas a otras.
Espionamos, negociamos e imponemos sanciones. Nuevamente, no podemos
comenzar a imaginar cuán ridículo le sonó esto a Abraham.

Hacia adelante.
Abraham eventualmente tuvo algunas personas que eventualmente
emigraron a Egipto, donde eventualmente se multiplicaron a sí mismos al
estatus de nación, lo que hizo que su nación anfitriona se sintiera
terriblemente incómoda. En lugar de echarlos, Faraón los puso a trabajar.
Como esclavos.
Tanto para todas esas promesas. Es difícil bendecir a todas las naciones
de la tierra cuando estás haciendo ladrillos para un rey que se considera dueño
del universo. Pero a diferencia de los dioses de Egipto, el Dios de Abraham
era móvil. Así que cuando el Dios de Abraham estuvo bien y listo, apareció.
Puso a Moisés como su representante y lo envió a Faraón con esa línea
inolvidable.
Vamos a decirlo todos juntos.
"¡Deja ir a mi gente!"
Después de un poco de presión, Faraón hizo exactamente eso.
La razón por la que siento la libertad de resumir más de cuatrocientos
años de la historia de Israel en más de cuatro oraciones es nuestra familiaridad
con el argumento.
Pero mientras muchos lectores modernos (y cinéfilos) conocen la historia, es
casi imposible para nosotros no perdernos su significado. De la manera más
extraordinaria, prolongada, llena de espectáculos, digna de la atención de
Hollywood que se pueda imaginar, el Dios de Israel demostró su movilidad y
autoridad. Claramente, su autoridad no estaba limitada por la geografía. La
tierra era su jurisdicción. Su mensaje al faraón fue inequívoco:

¡Tienes algo que me pertenece y no me iré de aquí sin eso!

Uno por uno, el rey Dios invisible de Israel humilló al panteón de dioses
de Egipto. Al final, se las arregló para que su gente saqueara lo que podría
decirse que era la nación más rica del planeta. Todo esto sin sujetar a nadie a
punta de espada. Cuando Israel puso a Egipto en el espejo retrovisor, la
economía de Egipto estaba diezmada. Claramente, el único Dios de Israel era
más poderoso que todos los dioses de Egipto combinados. Y todo eso sin
ventaja de campo. El Dios de Israel fue el equipo visitante. Él era móvil. Los
dioses móviles no eran una cosa en los BC.

Avance rápido cuatro meses y encontramos al pueblo de Israel


acampando al pie del Monte Sinaí viendo a Moisés descender con las
instrucciones de Dios para la nación. Lo llamamos los Diez Mandamientos.
Pero antes de que terminara, era más como los 600 Mandamientos. Esos
primeros diez famosos funcionaron un poco como una tabla de contenido: la
versión de CliffNotes. Si creciste en la iglesia, quizás recuerdes cómo
comenzó la más antigua de las constituciones antiguas:

Yo soy el Señor tu Dios, que te saqué de Egipto, de la tierra de


servidumbre.3
A lo que ellos pensaron, ¡Correcto! No lo haremos. Vimos de lo que eres
capaz. 5 Y luego la declaración que distingue a Israel de todos los demás en el
vecindario:

No te harás imagen de nada que esté arriba en el cielo, ni abajo en la


tierra, ni abajo en las aguas. No te inclinarás ante ellos ni los adorarás.6

Cuando Moisés terminó de leer los puntos resumidos de todo lo que Dios
requería de la nación, respondieron con entusiasmo:

Todo lo que el Señor ha dicho lo haremos.7

Pero por supuesto que no lo hicieron.


Y no deberíamos sorprendernos.
Estaban en el campamento.
¿Alguien cumple con sus compromisos de campamento?
no lo hice Probablemente tú tampoco. Si no creciste yendo al
campamento de la iglesia. . . tal vez sea lo mejor.

Las películas y las versiones nocturnas de esta narración no reflejan con


precisión cómo Moisés hizo varios viajes arriba y abajo del Monte Sinaí.
Cada vez que Moisés regresaba con instrucciones aún más detalladas para la
nación. Una de estas excursiones de montañismo duró cuarenta días. Mientras
estuvo fuera, los nativos se inquietaron. Quizás recuerdes esta parte de la
escuela dominical:

Cuando el pueblo vio que Moisés tardaba tanto en bajar del monte, se
reunieron alrededor de Aarón y dijeron: “Ven, haznos dioses que vayan
delante de nosotros. En cuanto a este tal Moisés, que nos sacó de Egipto,
no sabemos qué le ha pasado.

8
Aarón les respondió: Quitaos los zarcillos de oro que llevan vuestras
mujeres, vuestros hijos y vuestras hijas, y traédmelos. Entonces todo el
pueblo se quitó los zarcillos y se los trajo a Aarón. Él tomó lo que le
entregaban y lo hizo un ídolo de fundición en forma de becerro,
modelándolo con una herramienta. Entonces dijeron: Estos son tus
dioses, Israel, que te sacaron de Egipto.

¿Qué? Esas vacas que acabamos de verte hacer con nuestro oro egipcio
saqueado, ¿fueron las que nos liberaron de Egipto?

Aquí es donde la mayoría de nosotros nos confundimos. ¿Por qué los


esclavos recién liberados abandonarían al Dios que los había liberado
recientemente? ¿Cómo podrían adoptar algo que vieron creado ante sus
propios ojos como un objeto de adoración? Es confuso para nosotros porque
crecimos creyendo en un Dios invisible, en todas partes al mismo tiempo.
Pero este era un territorio nuevo para el pueblo de Israel. No tener un objeto
para adorar era tan confuso para ellos como lo es para nosotros su insistencia
en tener uno. Necesitaban algo tangible. Visible.Estacionario. Ese episodio
no terminó bien. Al final, significó que Moisés tuvo que hacer otro viaje al
monte Sinaí para buscar otro juego de tablas.

Así comenzó la relación formal de Israel con el Dios móvil e invisible de


Abraham. Liberados de sus capataces egipcios y equipados con reglas para
vivir, se prepararon para levantar el campamento y comenzar su viaje hacia el
Dios
norte, tomó
hacia la residencia.
tierra prometida. Pero antes de que pusieran al Sinaí en el
espejo retrovisor, Moisés encargó la construcción de una tienda portátil
llamada tabernáculo para albergar y transportar las tablas de la ley sagrada.
Cuando se completó la construcción de esta tienda y las tablas de piedra
descansaban seguras en la caja de madera construida para ese propósito,
sucedió algo extraordinario. Moisés lo describe de esta manera:
Nadie llevaba una estatua-dios portátil al tabernáculo y la colocaba sobre
un pedestal, como era costumbre en las naciones paganas. Cuando el Dios de
Israel quedó satisfecho de que todo estaba como debía ser, eligió habitar el
tabernáculo. Lo llenó con su gloria. Su presencia. En sus términos.

Pero incluso con la presencia de Dios en medio de ellos, Israel todavía no


estaba en condiciones de “bendecir” a todas las naciones de la tierra.

Pregúntale al faraón.
Nadie en Egipto se sentía “bendecido” en ese momento en particular.
UNA ÚLTIMA COSA

Además de los múltiples viajes de Moisés arriba y abajo del Monte Sinaí, hay
algo más que los lectores modernos de la Biblia también extrañamos. El
contenido, la redacción y el arreglo de las instrucciones de Dios a Israel
tienen la forma de un contrato legal. Los académicos se refieren a esta
plantilla como tratado de soberanía o tratado de soberanía abilateral. Esta
forma de acuerdo fue utilizada por partes no iguales al definir los términos y
condiciones de su relación. En un tratado de soberanía, la potencia mayor, el
soberano, dicta las condiciones a la potencia menor, el vasallo.

Piensa en toque de queda.


El punto es que los Diez+ Mandamientos eran más que mandamientos.
Eran solo una parte de un pacto integral de contratista legal entre Dios (el
Soberano) y la nación. Aquí hay una redacción original:

Entonces el Señor le dijo a Moisés: “Escribe estas palabras, porque de


acuerdo con estas palabras he hecho un pacto contigo y con Israel”. 11

Los eventos en el Monte Sinaí señalaron la inauguración de una relación


de pacto entre Dios y la nación de Israel. Como descubriremos, este pacto
definiría y regiría la relación de Dios con la nación de Israel durante los
próximos mil años. Los términos y condiciones principales se encuentran en
Éxodo 19-24. Se repiten, amplían y, en algunos casos, se aclaran en Levítico,
Números y Deuteronomio. Pero los siguientes tres versículos resumen
bastante los puntos del trato:

Vosotros mismos habéis visto lo que hice a Egipto, y cómo os llevé sobre
alas de águila y os traje a mí. Ahora bien, si me obedecéis y guardáis mi
pacto, seréis mi tesoro entre todas las naciones. Aunque toda la tierra es
mía, vosotros seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa.

12
Este fue un clásico, lo haré siempre y cuando hagas un tratado soberano.
Mantén mis órdenes y te mantendré a salvo. El acuerdo era bilateral y
condicional. Si la nación de Israel no cumplió con su parte del trato, Dios no
tenía la obligación de cumplir con la suya.
¿Entendido?
Sigamos moviéndonos.
AVANCE RÁPIDO

Israel finalmente llegó a salvo a la tierra prometida. Sin embargo, una vez que
llegaron, no hicieron mucho para bendecir a las naciones que los habitaban.
En cambio, conquistaron y, en ocasiones, saquearon su camino hacia el
dominio de la región.

13
Después de varias generaciones operando como una teocracia vagamente
organizada gobernada por jueces, los ancianos de la nación decidieron que era
hora de algo nuevo. Era hora de que Israel creciera y comenzara a actuar
como “todas las demás naciones”.

14
Eso requeriría un rey. Un rey visible.15
REYES Y COSAS

Nunca fue la intención de Dios que Israel tuviera un rey que no fuera él
mismo. Pero todos los chicos geniales tenían reyes. Así que los ancianos y
líderes de la nación confrontaron al profeta Samuel e insistieron en que
nombrara un rey. Samuel consultó con Dios y recibió esta respuesta a cambio:

Escucha todo lo que te dice la gente; no es a ti a quien han rechazado, sino


que me han rechazado a mí como su rey.

¡Ay!

Como han hecho desde el día que los saqué de Egipto hasta hoy,
dejándome a mí y sirviendo a dioses ajenos, así hacen con vosotros.
Ahora escúchalos; pero adviérteles solemnemente y hazles saber lo que el
rey que reinará sobre ellos reclamará como sus derechos.
dieciséis

Samuel volvió a los ancianos e hizo lo que Dios le había dicho. Hizo todo
lo posible para asustar al rey, pero fue en vano.

Pero el pueblo se negó a escuchar a Samuel. "¡No!" ellos dijeron.


“Queremos un rey sobre nosotros.
17

Lo que dijeron a continuación preparó el escenario para lo que sucedió a


continuación.

Entonces seremos como todas las demás naciones, con un rey que nos
guiará y saldrá delante de nosotros y peleará nuestras batallas.18

El problema, por supuesto, era que Dios no tenía la intención de que Israel
fuera como todas las demás naciones. Dios tenía la intención de que Israel se
destacara de todas las demás naciones porque estaba planeando hacer algo a
través de Israel en nombre de todas las demás naciones.
Eran un medio para un fin global.
Al final, cedieron a la presión de sus compañeros y obtuvieron lo que
pedían. Aking Varios en realidad. Durante décadas tuvieron más de uno a la
vez. Como se predijo, la mayoría de los reyes de Israel fueron desastres. La
decisión en tesoro y sangre. De esta manera llegaron a ser como todas las
demás naciones. A pesar de esto, Dios cumplió su promesa a Abraham. No
abandonó sus propósitos globales para la nación. Todas las naciones de la
tierra ciertamente serían bendecidas a través de una nación que insistiera en
ser como todas las demás naciones de la tierra.
Capítulo 3

RABIETA DEL TEMPLO

Necesito que imaginen por un momento lo que no hubiera sucedido y a quién


nunca hubiéramos conocido si Israel hubiera escuchado a Samuel y
abandonado la idea de una familia real.
No habría existido el rey Saúl. Ni el rey David ni el rey Salomón. Los
padres de Salomón nunca se habrían conocido. No sólo no habría habido
Salmos de David, no habría Proverbios, Eclesiastés o Cantares de Salomón.
No habría registro de las actividades de los reyes y no habría documentos que
documentaran lo que los profetas profetizaron en respuesta a las decisiones de
los reyes. ¿Por qué? Porque no habría habido reyes.

La línea de la historia sería diferente. Muy diferente


Pero aquí está el verdadero truco:
Si no hubiera habido rey, no habría habido templo.
Todos los niños geniales con reyes también tenían templos. Así que Israel
eventualmente se convirtió en uno de esos. Así como los reyes de Israel
trajeron consigo todos los problemas asociados con los reyes, el templo
condujo a los desafíos asociados con los templos. Israel no necesitaba un rey.
E Israel no necesitaba un templo. Ambos fueron intentos de ser como todas
las demás naciones.

Dejame explicar.
HACER UN BALANCE

Después de tomar el relevo del desastre que fue el rey Saúl, el rey David pasó
años expandiendo, asentando y fortaleciendo la nación de Israel.
Eventualmente hubo una pausa en la acción. Durante la pausa, David se dio
cuenta de que, si bien todos los demás se habían mudado a sus casas, Dios
todavía vivía en una tienda.

Como un boy scout.


como un pastor
Así que David hizo una cita con el profeta en residencia, Natán, y esto es
lo que dijo:

Mira esto: Aquí estoy, cómodo en una lujosa casa de cedro, y el Cofre de
Dios está sentado en una sencilla tienda.
1

Nathan sonrió y le sugirió a David que hiciera algo al respecto. Fue tan
lejos como para sugerir que cualquier cosa que David tuviera en mente, Dios
lo apoyaría.
2 No he habitado en casa desde el día que saqué a los israelitas de Egipto
hasta el día de hoy. Me he estado mudando de un lugar a otro con una
Resulta que Nathan estaba equivocado. Habló fuera de turno. Lo que sucede a
tienda de campaña como mi vivienda.
continuación a menudo se pasa por alto.

Esta
En laes mi parte
tarde favorita.
siguiente a la conversación de Natán con David sobre lo que te
convenga, Dios le habló a Natán. Le dice explícitamente que regrese y le dé a
Dondequiera
David quediferente:
una respuesta me he movido con todos los israelitas, ¿dije alguna vez
a alguno de sus gobernantes a quienes yo había mandado pastorear a mi
pueblo Israel: “¿Por qué no me has edificado una casa de cedro?”

Dios estaba bien viviendo en una tienda de campaña.


Parecía preferirlo.
Además, él no estaba en casa la mayor parte del tiempo de todos modos.
Pero había algo más en juego aquí. A diferencia de la hermosa casa de
piedra de David, todo en el tabernáculo era temporal. Estaba construida con
cortinas de lino, cortinas de pelo de cabra y madera. Estaba en constante
necesidad de reparación. Pero la naturaleza portátil y temporal del
tabernáculo subrayó el punto del tabernáculo. Todo sobre el tabernáculo y
todo lo relacionado con el tabernáculo eran meramente contexto para algo
más grande y grandioso. El tabernáculo era un medio para un fin. Y al final, la
necesidad de un tabernáculo terminaría también.

Poner palabras en la boca de Dios. . . algo peligroso de hacer. . . era como


si Dios estuviera diciendo, “Estoy bien con mis excavaciones temporales.
Todo este sistema es temporal de todos modos. No tiene sentido construirme
algo elegante que no usaré por mucho tiempo”.

A partir de ahí, la conversación da un giro brusco a la derecha. Después de


asegurarle a David que estaba bien viviendo en una tienda de campaña, Dios
cambia el tema por completo. Parafraseando, Dios le dice a David:

Ya basta de construirme una casa nueva; Hablemos de tu familia, David.


Suficiente sobre lo temporal, hablemos del final del juego. Quieres
construirme una casa. ¡Pero voy a establecer tu casa! Voy a hacer algo a
través de tu familia que siempre ha escrito por todas partes.

De manera similar a su promesa a Abraham, Dios le dice a David que


engrandecerá su nombre, como “los nombres de los hombres más grandes de
la tierra”.
5

Supongo que ya has oído hablar de David también.


Dios le dice a David que tiene demasiada sangre en sus manos para
construir un templo. David no discute, pero no se da por vencido con su idea.
Veinte años después se completó.
Al final de esos veinte años, Salomón invitó a Dios a dejar su tienda y
mudarse al interior. Por así decirlo. Eventualmente, lo hizo. Por así decirlo.
Pero antes de hacerlo, le dijo algo a Solomon que debería haber enviado
escalofríos por su espina dorsal. no lo hizo Pero debería haberlo hecho.

Dios le dio a Salomón la charla antes de que te entregue las llaves del
auto. ¿Recuérdalo? ¿O el que tenían tus padres contigo o el que has tenido
con tus propios hijos? Con mis hijos fue algo así:

Estoy tan feliz de haber podido comprar un auto para que lo conduzcas.
Espero que lo disfruten. Pero entiende. . . si abusas de esta libertad, te la
vendo.

La versión de Dios a Salomón se encuentra en 1 Reyes. Es algo parecido a


esto:

Solomon, realmente aprecio todo lo que se ha invertido en la creación de


esta fabulosa obra arquitectónica. Acepto tu regalo. Me mudaré de
inmediato. Pero Salomón, si te pillo a ti oa mi gente comportándose mal
porque crees que estoy escondido aquí dentro, destrozaré este lugar.

Este terreno siempre reflejará mi poder y mi gloria. Pero puedo lograr


eso con o sin un edificio encima. En su forma actual, refleja mi presencia.
Pero si me abandonas para adorar a otros dioses, este pedazo de tierra
quedará vacío como testimonio de mi ausencia.

¡Todo eso antes de que se mudara! ¿Crees que me lo estoy inventando?


Lea 1 Reyes 9. Aquí tiene una muestra:
Dios se mudó, pero no estaba comprometido a quedarse allí bajo
cualquier condición. ¿Por qué?

Esto es importante.
Porque el templo estaba ligado al pacto condicional de Dios con la
nación: yo lo haré mientras tú lo hagas. El establecido en el Monte Sinaí.

Dios se ocuparía de la demolición de su propia casa si la gente lo


abandonaba por otros dioses. El templo era un “agradable tenerlo”. Pero no
era necesario. No fue su idea. El templo era más hermoso que importante. Y
si Salomón pensó que la naturaleza permanente de su templo de alguna
manera alteraba la naturaleza temporal y condicional del pacto de Dios con la
nación, estaba equivocado. Dios había dejado claro desde la fundación de la
nación que Israel era un medio divino para un fin divino.
FALTA CONSPICUA

Puede que no sepas esto, pero el templo de Salomón incorporó características


de diseño similares a los templos paganos que se encuentran en todo el mundo
antiguo. Si te tomas en serio el Antiguo Testamento, es difícil imaginar que
este sea el caso. Las Escrituras judías incluyen detalles extraordinarios sobre
cómo se vería el templo, cómo funcionaría y quién tenía permiso para hacerlo
funcionar. Pero a pesar de algunas características únicas, el templo judío tenía
mucho en común con los templos paganos del mundo antiguo, incluidos los
pórticos, las cámaras, los patios, las viviendas y un altar que se usaba para el
sacrificio de animales. Los templos paganos de esa era siempre incluían un
espacio sagrado diseñado específicamente para la imagen del dios para quien
se construyó el templo y a quien se dedicó el templo. Una bóveda de dioses.
Fue esta la más sagrada de las cámaras sagradas la que distinguió al templo
judío de toda la competencia. De hecho,

La característica distintiva del templo judío no era algo que incluyera de


lo que carecía la competencia. Todo lo contrario. La característica
diferenciadora del templo judío era algo de lo que carecía y que todos los
demás tenían.

Una imagen.
El lugar santísimo era como un marco hermoso, ornamentado y sin
imagen. Por eso, para empezar, Israel no necesitaba un templo. La
característica distintiva del judaísmo no era el diseño de su templo. Era la
falta de una imagen que representara a su Dios. Las imágenes estaban
estrictamente prohibidas en el judaísmo. Como descubrimos anteriormente,
fue donde sólo los sumos sacerdotes habían ido antes, el lugar santísimo.
Cuando apartó la cortina sobredimensionada que separaba la cámara de los
dioses del patio exterior, ¡se sintió consternado al descubrir que no había
ningún dios! Ningún ídolo. solamente una mesa de oro, un candelero y como
dos mil talentos de oro.

Todo lo cual dejó intacto.


Tal vez pensó: Estos judíos locos. Construyeron esta elaborada estructura
física para un Dios que no tiene representación física. ¿Quién ha oído hablar
de un dios sin imagen?
Exactamente.
¿Quién oiría hablar de este Dios extraño que no puede ser contenido,
reducido o definido por ninguna cosa creada?
Todos.
¿Cómo?
A través de la nación de Israel.
Volvamos a Salomón.
Si bien el templo puede no haber sido la idea original de Dios, cumplió un
propósito. Resaltó, acentuó y subrayó la diferencia de principio entre el Dios
de Israel y los de sus vecinos. Israel sirvió al Dios viviente. A diferencia de
los dioses paganos de la época de Salomón o de los adorados siglos después
por los ciudadanos de Roma, el Dios de Israel no necesitaba ser transportado a
su templo y izado sobre un pedestal. El Dios de Israel nunca necesitó ser
llevado por sacerdotes en los días festivos. El Dios de Israel no necesitaba
estar encerrado por la noche para que nadie lo robara o le quitara un trozo para
darle buena suerte. El Dios de Israel no necesitaba guardaespaldas. No
necesitaba estar protegido de los elementos. El Dios de Israel era Espíritu.

Un Espíritu Santo.
El Dios de Israel no fue puesto en su templo.
El Dios de Israel habitaba su templo.
Así como había habitado el tabernáculo todos esos años atrás, habitó el
templo de Salomón en sus propios términos. Así es como sucedió.

Entonces los sacerdotes llevaron el arca del pacto del Señor a su lugar en
Pero la presencia del arca no equivale a la presencia de Dios. El arca que
contiene la ley de Dios no fue creada como objeto de adoración. Lo que
sucedió a continuación le dio al templo su significado:

Cuando los sacerdotes se retiraron del Lugar Santo, la nube llenó el


templo del Señor. Y los sacerdotes no podían cumplir su servicio a causa
de la nube, porque la gloria del Señor llenaba su templo.9

La presencia en sus propios términos del Dios Espíritu era la


característica distintiva del templo judío. Cada nación tenía leyes. Cada
nación tenía rituales religiosos y sacerdotes. La mayoría de las religiones
antiguas exigían el sacrificio de animales. Los judíos tenían todo eso menos
lo único que tenían todos los demás. Su templo servía como un marco
inspirador para llamar la atención sobre algo que no estaba allí. Pero el
propósito detrás de este magnífico edificio, construido para la gloria del Dios
invisible, se extendía más allá de Israel.
El templo judío, con su intrincado sistema de sacrificios, serviría como
contexto. El templo de Jerusalén serviría como zona cero para una serie de
eventos que luego remodelarían el mundo. Y no solo el mundo antiguo. A
diferencia de los dioses paganos, el Dios de Israel no era un dios regional con
un alcance regional. El Dios de Israel era el Dios viviente cuyo poder y
presencia no se limitaban a un terreno en particular. El templo jugaría un
papel importante pero temporal en el plan revelador de Dios. Sus similitudes
con otros templos de la región puntuaron, resaltaron, acentuaron y subrayaron
la única diferencia significativa, que preparó el escenario para la próxima
gran actividad de Dios en el mundo. “Image-free, idol-free” era más que un
detalle diferenciador. Señalaba el propósito global de Dios para la nación.
TEMPLOS DE DOOM

Cuando Salomón fue ungido rey, hubo paz en la tierra. Algunos se refieren a
esta temporada como la edad de oro de Israel. Por fin, parecía que había una
oportunidad para que Israel fuera una bendición para otras naciones. Pero
Dios no estaba listo. Resulta que Israel tampoco lo era. Solomon se distrajo
un poco. pormujeres. Mujeres extranjeras y sus dioses extranjeros. La charla
del templo no funcionó.

Aquí hay algo que a menudo se pasa por alto. Junto con la construcción
de su templo de Dios, Salomón construyó una multitud de dioses con sus
propios templos en miniatura. ¿Por qué? Para mantener felices a sus esposas
extranjeras. ¿Cuántos templos en miniatura, preguntas?

¿Listo para esto?


Unos setecientos.
El autor de 1 Reyes nos dice que Salomón tuvo setecientas esposas de
nacimiento real.
10
Construyó altares, santuarios y casas de adoración para cada dios adorado
por sus, digámoslo juntos, setecientas esposas de nacimiento real. Una de
estas esposas era, ¿pueden creerlo, la hija de Faraón? Peor aún, aprendemos
que hacia el final de su vida, Salomón adoraba a estos dioses extranjeros junto
con sus esposas.
11
No a la exclusión del Dios de su padre, David. Fue peor que eso. Los adoró
junto con el Dios de su padre, David.

Si bien esto es confuso para nosotros, tenía todo el sentido del mundo
para Salomón. Una vez que Salomón movió a Dios, por así decirlo, a su
propio templo, redujo a Dios al nivel de todas las demás deidades paganas de
todas las naciones de la tierra. Dios tenía un lugar. Una ubicación similar a las
ubicaciones que los vecinos de Israel crearon para sus dioses. Con la
construcción del templo, el Dios móvil de Israel parecía un poco más
domesticado. Regional. Desapareció la carpa, el recordatorio visual de que el
Dios de Israel era un Dios viajero. Desapareció el recordatorio de que podía
recoger e irse sin previo aviso. Y con la paz en la tierra, desapareció la
necesidad de invocar a Dios para proteger a Israel de sus enemigos.

Bajo Salomón, Israel no estaba en condiciones de bendecir a las naciones


naciones de la tierra. Pero mientras que Salomón olvidó o simplemente
abandonó su promesa a Dios, Dios no olvidó ni abandonó su promesa a
Salomón. Su acuerdo con Salomón reflejó la naturaleza condicional de su
acuerdo con la nación.

Este templo se convertirá en un montón de escombros. Todos los que


pasen se espantarán y se burlarán y dirán: “¿Por qué el Señor ha hecho tal
cosa con esta tierra y con este templo?”12

Fiel a su palabra, en el año 587 aC, después de un sitio sangriento, los


soldados de Nabucodonosor irrumpieron por una brecha en los muros de
Jerusalén, asesinaron a miles de ciudadanos, esclavizaron a miles más y
derribaron el templo de Salomón hasta sus cimientos.

Afortunadamente, Dios no estaba en casa esa tarde.


Se había mudado mucho antes.
Capítulo 4

DIVIDIRSE

Después de la muerte de Salomón, su hijo Roboam se convirtió en rey.


Roboam tomó una decisión tonta que resultó en que la nación se dividiera en
un reino del norte y otro del sur. Para el año 700 aC, el Reino del Norte
(Israel) había abandonado a Dios por completo y abrazó los cultos de
adoración de ídolos de sus vecinos. El Reino del Sur (Judá) estaba al borde de
la misma apostasía. La idea de que Israel fuera una bendición para otras
naciones era inimaginable. Después de todo, la nación no podía resolver sus
propias disputas internas. La nación dividida sufría de un ejército dividido y
una economía dividida. Tanto Asiria como Siria buscaban una excusa para
invadir. Eran tiempos duros para la gente de ambos reinos.

Dios envió una serie de profetas para exhortar, castigar y advertir a la


puerta giratoria de los reyes. Uno de esos profetas fue Isaías. La profecía de
Isaías no es fácil de seguir, especialmente sin un contexto histórico. En
realidad, es difícil seguir su línea de pensamiento con el contexto histórico.
La razón por la que lo menciono es que en medio de lo que quizás fue el punto
más bajo hasta ese momento en la historia de Israel, Isaías resucita y le da su
propio giro a la promesa de Dios a Abraham. Si a Abraham le sonó extraño, a
los habitantes de Judá en aquellos tiempos difíciles les sonó aún más extraño.
No va a pasar.
Isaías escribe:

Es muy poco que tú seas mi siervo para restaurar las tribus de Jacob
Una vez más, esta fue una era de conquista, saqueo y esclavitud. Nadie
estaba tratando de ser una "luz" para nadie. Nadie estaba tratando de salvar a
nadie más que a sí mismos. Después de la muerte de Isaías, Judá, el Reino del
Sur, fue invadida por Babilonia. Fue después de este asedio que el magnífico
templo de Salomón fue destruido. Pero antes de que fuera arrasado, como era
su hábito, el rey Nabucodonosor ordenó que la imagen del dios conquistado
extraditado a Babilonia fuera colocada en su colección de dioses.

No es mentira. Nabucodonosor tenía una colección de dioses.


Pero, por supuesto, cuando sus soldados entraron en la bóveda del dios
judío, no se encontró ninguna imagen. Así que tomaron los cubiertos y los
platos y se dirigieron a casa. . . con una porción significativa de la población
significativa a cuestas. Incluyendo a los Fab Four: Sadrac, Mesac, Abednego
y Daniel.

También te pondré por luz de los gentiles, para que mi salvación


llegue hasta los confines de la tierra.2

Mmm.
Por suerte para Israel, su Dios era móvil. Sin el conocimiento de
Nabucodonosor, Dios se las arregló para salir de Judea y entrar en Babilonia.
El libro de Daniel narra su travesura.

Hacia adelante.
LA ÚLTIMA PALABRA

Cuando Babilonia cayó ante los persas alrededor del año 538 a. C., el
emperador Ciro el Grande permitió que los judíos regresaran a su tierra natal
e incluso los animó a reconstruir su templo. En realidad, les ordenó que lo
reconstruyeran y les dijo qué tan grande debían construirlo.

Menor.
Mucho más pequeño.
Así lo hicieron. Cuando se completaron los cimientos y la gente pudo ver
cuán grande y poco grandioso sería su nuevo templo, los ancianos de la
multitud, los que recordaban el templo de Salomón, “lloraron en voz alta”.
4
El templo más nuevo y más pequeño era un recordatorio visible de lo bajo
que podía llegar una nación.

El hecho de que un rey extranjero dictara qué tan grande podían construir
su propio templo también dolía. Pero las personas mayores no eran las únicas
que estaban menos que encantadas con el econo-templo. Aparentemente,
Dios tampoco lo estaba. Lo mejor que podemos decir es que nunca se mudó.
Nunca “habitó” el templo renovado. Alerta de spoiler: Dios tampoco habitó
nunca la edición renovada de Herodes.

Aparentemente, Dios había terminado con los templos.


No fue su idea para empezar.
Él era el Dios Espíritu móvil, habitante. Estaba bien en su tienda.
Además, para este tiempo, el arca del pacto faltaba junto con varios otros
artículos importantes. No era como en los viejos tiempos. Pero Dios entendió
lo que representaba el templo para estas preciosas personas que habían
regresado tan recientemente del exilio. Así les habló por medio del profeta
Hageo.
“Esfuércense, pueblo todo de la tierra,” declara el Señor, “y trabajen.
Porque yo estoy contigo, dice el Señor Todopoderoso.
“Este es el pacto que hice contigo cuando saliste de Egipto.
Y mi Espíritu permanece entre vosotros. No temas."
Así dice el Señor Todopoderoso:

¿Listo para esto?

“Dentro de poco haré temblar una vez más los cielos y la tierra, el mar y la
tierra seca. haré temblar a todas las naciones,

Ahí está esa cosa de "todas las naciones" otra vez. Y de nuevo, parecía
muy poco probable que Israel hiciera algo que afectara a “todas las naciones”.
Él continuó:

“Haré temblar a todas las naciones, y vendrá lo deseado por todas las
naciones, y llenaré de gloria esta casa”, dice el Señor Todopoderoso. 5

Si lees esos versículos cuidadosamente (que, seamos honestos, no lo


hiciste), notarás que Dios les dijo que no se mudaría. Al menos no entonces.
Él estaría “con” la nación y “entre” la gente de la nación. Él mantendría su
promesa orientada a todas las naciones (lo que sea que eso signifique). Pero él
no “llenaría” ese templo con su gloria hasta una fecha futura. Luego termina
con un guiño final al futuro:

Replanteado: Algo grande se avecina.


“La gloria de esta casa presente será mayor que la gloria de la casa
anterior”, dice el Señor Todopoderoso. “Y en este lugar daré paz,”
declara el Señor Todopoderoso.6
APAGAR LAS LUCES

No mucho tiempo después de que se completó el templo reducido, las cosas


en Judea cambiaron una vez más. El templo recién reconstruido revivió la
esperanza de que tal vez los días de gloria de David y Salomón estaban
regresando. Pero nada sobre esa orden ocurrió. El templo y todo lo
relacionado con él sirvieron como dolorosos recordatorios de una era pasada
que con toda probabilidad nunca regresaría. La economía siguió cayendo. El
interés por la adoración en el templo se desvaneció. Los líderes políticos y del
templo discutían entre ellos y aprovechaban su poder en detrimento de la
gente, lo que solo profundizó el cinismo y la desconfianza.

En el tumulto entró el profeta Malaquías. Su profecía sirvió como un


sujetalibros a lo que llamamos el Antiguo Testamento.
7
Si bien fue el último, ciertamente no fue el menos importante. Como los
profetas antes que él, Malaquías reprendió al pueblo por su apatía, falta de fe,
inmoralidad y egoísmo. Recordó a la nación el amor infinito de Dios, así
como su juicio inevitable. Tarifa profética estándar.

Pero al principio de sus comentarios, Malaquías reitera el destino divino


de Israel, la intención global de Dios.

A pesar de todo lo que habían hecho para deshonrar su nombre, Dios se


comprometió a cumplir su pacto con Abraham. Israel sería un medio para su
fin. De hecho, el mundo sería bendecido a través de ellos.

“Mi nombre será grande entre las naciones. . .


“Enviaré a mi mensajero, quien preparará el camino delante de mí.
Entonces, de repente, el Señor que buscas vendrá a su templo;

Entonces, él no estaba allí después de todo.

“. . . vendrá el mensajero del pacto que vosotros deseáis, dice el Señor de


los ejércitos.9

El fin.
Malachi apagó las luces, cerró la puerta y desapareció en el desierto.

Realmente no. Pero debe haberse sentido así.


Durante los siguientes cuatrocientos años más o menos, no hubo profetas.
Ninguno que la gente tomara en serio de todos modos. Judea permaneció bajo
control extranjero. Después de los persas llegaron los Ptolomeos, seguidos
por los seléucidas. Alrededor de 167 a. C., apareció un tenue rayo de
esperanza. Un grupo de celosos judíos conocidos como los Macabeos se
rebelaron. Bajo el liderazgo de Judah Maccabee, derrocaron y expulsaron a
sus invasores griegos. Limpiaron, volvieron a dedicar y abrieron el templo
para los negocios. Por primera vez en siglos, los judíos estaban libres del
control extranjero. Muchos creían que JudahMacabee era el Prometido, el
Salvador enviado por Dios para restaurar la nación a su antigua gloria. Pero
no iba a ser. Después de la muerte de Judah, la nación una vez más cayó en
espiral hacia la inestabilidad económica y militar. Luego, en el 63 a.C.,
SILENCIO PERO NO QUIETO

Si bien se podría argumentar que Dios guardó silencio en los años de


ocupación y opresión de Israel, ciertamente no lo hizo. El apóstol Pablo captó
perfectamente la tensión cuando escribió:

Pero cuando el tiempo establecido había llegado completamente. . .

Una vez que Dios tenía todo ya todos en su lugar. . .

Dios envió a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la ley, para redimir a
los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiéramos la adopción como
hijos.
10

Cuando nadie lo esperaba.


Cuando la mayoría había perdido la esperanza.
Como la República Romana hizo la transición al imperio. . .
Dios se movió.
Un carpintero descubrió que su prometida estaba embarazada y mientras
intentaba decidir qué hacer, un ángel le habló en sueños:

“José hijo de David, no temas recibir a María en tu casa por esposa,


porque lo que en ella es engendrado es del Espíritu Santo. Ella dará a luz
un hijo, y le pondrás por nombre Jesús, porque él salvará a su pueblo de
sus pecados”.
Todo esto sucedió para que se cumpliera lo que el Señor había dicho
por medio del profeta: “La virgen concebirá y dará a luz un hijo, y lo
llamarán Emanuel”.

11

Esto fue.
La espera había terminado.
La promesa de Dios a Abraham se cumpliría. Las naciones de la tierra
estaban a punto de ser bendecidas. Como parte del proceso, Dios visitaría el
templo por última vez.
Esta vez aparecería como un jornalero galileo convertido en rabino.
Arabbi que iniciaría un fuego que ni el imperio ni el templo extinguirían. Y al
final, como prometieron, todas las naciones del mundo serían bendecidas.
Capítulo 5

RECENTRANDO EL UNIVERSO

Quizás el tema narrativo más destacado de los Evangelios, los cuatro relatos
de la vida de Jesús, es el conflicto incesante entre Jesús y los líderes
religiosos. Si bien es fácil identificar dónde diferían en perspectiva e
interpretación de la ley, no es tan fácil comprender por qué estas diferencias
hicieron que los fariseos, saduceos y maestros de la ley odiaran a Jesús. No
podían estar de acuerdo en estar en desacuerdo con él. Lo odiaban. No solo
deseaban que muriera; orquestaron su arresto y ejecución. Si bien eso nos
parece un poco exagerado, como le sucedió a Pilato, en realidad tenían
buenas razones para despreciarlo.

Vieron lo que nosotros extrañamos.


Los líderes del templo no vieron a Jesús como el judaísmo 2.0.
Entendieron correctamente que Jesús era una amenaza para todo lo que
valoraban. Todo. Si lo que afirmaba era cierto, significaba el final, no una
nueva versión, del mundo tal como lo conocían.

Los lectores modernos de la Biblia ven a Jesús como una extensión de las
Escrituras judías, nuestro Antiguo Testamento. Los líderes judíos en los días
de Jesús no lo veían como una extensión o cumplimiento de nada. Vemos a
Jesús como un y. Sus detractores del primer siglo lo vieron como un lugar de.

En este punto, tenían razón. Jesús estaba introduciendo 1


algo nuevo.
Os digo que algo más grande que el templo está aquí.
Una de las declaraciones más ofensivas de Jesús está registrada en el
Evangelio de Mateo. Si lo ha leído antes, es probable que haya seguido
leyendo. Pocos de nosotros lo notamos. Durante una de sus muchas disputas
con líderes religiosos sobre lo que implicaba una violación del sábado, Jesús,
refiriéndose a sí mismo, declaró:
Exasperante, ¿verdad?
¿No?
¿Nunca notó esa declaración antes?
No lo creo.
Para los judíos del primer siglo, nada ni nadie era más grande que el
templo. Si había algo más grande que el templo, el templo no tenía sentido.
Inútil. Si bien hay lugares que consideramos especiales, tal vez sagrados,
nuestra conexión emocional con esos lugares palidece en comparación con
cómo se sentían los judíos, y en algunos casos todavía se sienten, acerca de su
templo. Para los judíos del primer siglo, el templo lo era todo. Era el centro
del mundo. No solo su mundo. El mundo.
El templo fue el epicentro de la vida religiosa judía. Era el hogar oficial
de la ley oficial. El templo era la presencia de Dios en la tierra. Compararse
con el templo o sugerir que algo era más grande que el templo reflejaba una
extraordinaria arrogancia, ignorancia o locura. Que alguien pretendiera ser
mayor que el templo era una blasfemia digna de muerte. Una amenaza al
templo era una amenaza a la nación. El pueblo judío moriría antes de permitir
que este sagrado inmueble fuera profanado o amenazado.

Morir.
Eso no es hipérbole.
Caso en punto.
CHARLA DE ÍDOLOS

Alrededor del año 40 dC, se notificó a los ciudadanos de Jerusalén que se iba
a erigir una estatua del emperador Cayo Calígula dentro de los muros del
templo. A Petronio, gobernador de Siria, se le dio la responsabilidad de
transportar la estatua desde la ciudad portuaria de Ptolemais a Jerusalén. Iba
acompañado de dos legiones (aproximadamente 10.000 soldados). Cuando
llegó para tomar posesión de la estatua, se sorprendió al descubrir que miles
de judíos de la región se habían reunido para protestar.

2
Cuando fueron amenazados con violencia, en lugar de organizarse para
defenderse, los manifestantes se arrodillaron y expusieron sus cuellos a las
espadas romanas. El mensaje era claro. Morirían antes de presenciar la
profanación de su templo. Petronio fue superado en maniobras.

El conflicto armado era una cosa. Masacrar a ciudadanos desarmados era


algo completamente distinto. Ignorando a la multitud, Petronio y sus legiones
se abrieron paso tierra adentro hacia Tiberio. Según Josefo, al llegar a
Tiberio, se encontró con un contingente aún mayor de manifestantes. Todavía
estaba a más de cien millas de Jerusalén. Josefo describió la escena fuera de
Tiberio de esta manera:

Así que se arrojaron sobre sus rostros, estiraron sus gargantas y dijeron
que estaban listos para ser muertos; e hicieron esto durante cuarenta días
seguidos y mientras tanto dejaron la labranza de la tierra, y mientras la
estación del año los requería sembrar. Así continuaron firmes en su
resolución y se propusieron morir voluntariamente antes que ver la
dedicación de la
Por providencia, los oficiales de la Guardia Pretoriana conspiraron con un
puñado de senadores romanos para asesinar al emperador antes de que la
carta de Petronio llegara a la capital.

Crisis evitada.
Así que sí, el templo fue un gran problema.
Jesús afirmó ser más grande que el templo.
Eso fue un problema.
DEFECTOS DEL MODELO

Cuando Jesús llegó a la edad adulta, el sistema del templo judío estaba
completamente corrupto. Él pensó eso de todos modos. Si bien en los
Evangelios se nos presenta un asunto de sacerdotes, abogados y fariseos
sinceros, ellos son la excepción. El juicio de Jesús por sí solo es suficiente
para despejar cualquier duda sobre el estado del estado.

La corrupción generalizada en la comunidad religiosa no se infiere e


ilustra simplemente en los Evangelios. Jesús lo abordó directamente. En el
Evangelio de Mateo, encontramos la descripción de Jesús de los hombres a
cargo.

4
Aquí hay una muestra:

• Todo lo que hacen lo hacen para que la gente lo vea.


• Les encanta el lugar de honor en los banquetes.
• Aman sus títulos.
• Les encanta ser recibidos con respeto en los mercados.
• Descuidan la justicia, la misericordia y la fidelidad.
• Son hipócritas.
• Están llenos de codicia y autocomplacencia.
• Por fuera parecen justos, pero por dentro están llenos de maldad.

Encantadores compañeros.
Jesús concluye sus comentarios llamándolos serpientes y preguntándoles
cómo planean escapar del infierno.
5
En el lado positivo del libro mayor. . . Bueno, no había un lado positivo.
Jesús consideró que toda la empresa era corrupta. Cuando Jesús salió del río
Jordán para comenzar su ministerio, los líderes del templo habían creado un
sistema sofisticado y enrevesado de lagunas que les permitía evitar las
demandas más inconvenientes de la ley. Eran especialmente hábiles para
día, era provechoso ser sacerdote en Jerusalén. La mayoría de la gente no sabe
esto, pero en los días de Jesús, el templo era una empresa enormemente
rentable.

Enormemente.
Este es el por qué.
PASANDO EL PLATO

El templo se benefició de varias fuentes de ingresos, una de las cuales fue el


impuesto del templo. Se requería que los hombres judíos mayores de veinte
años pagaran un impuesto anual del templo de medio siclo, equivalente a
aproximadamente un día y medio de salario. No era una enorme cantidad de
dinero, pero no se limitaba a los hombres que vivían en las inmediaciones del
templo.

El impuesto se requería de todo hombre judío sin importar dónde viviera.


En el primer siglo, había millones de judíos esparcidos por todo el Imperio
Romano y más allá.
6
Existía un elaborado sistema para recaudar, proteger y transportar el
impuesto del templo a Jerusalén. Los hombres judíos podían pagar el
impuesto en los centros de tesorería ubicados en las principales ciudades del
Imperio Romano y sus alrededores, o podían pagarlo directamente en el
templo. Josefo hace referencia a una de esas ciudades del tesoro, Nisibis,
ubicada en la actual Turquía. La siguiente cita nos da una idea de cuánta
riqueza se recolectó y transfirió a Jerusalén desde las ciudades del tesoro:

. . . porque hicieron uso de estas ciudades como tesoro, de donde, en el


tiempo apropiado, fueron trasladados a Jerusalén; y muchos diez mil
hombres se hicieron cargo del transporte de esas donaciones, por temor a
los estragos de los partos. . .

Josefo es famoso por su hipérbole. Pero incluso si se asignara a un solo


moneda extranjera que se aproximaba al valor de un siclo o medio siclo.
Escogieron monedas de plata acuñadas en la ciudad de Tiro.
8
Los didracmas y tetradracmas de Tiro se aproximaron mucho al valor del
antiguo medio siclo y siclo judíos. En los días de Jesús, el templo solo
aceptaba monedas tirias.

Eso creó un problema para los contribuyentes y una oportunidad para los
recaudadores de impuestos. Los judíos viajaron de todo el mundo para visitar
el templo. Pocos de ellos llevarían monedas tirias. Para remediar este
“problema”, se instalaron mesas en el patio del templo donde los cambistas
cambiaban cualquier moneda que un adorador llevara por un shekel de Tiro.
¿Y quién se supone que determinó el tipo de cambio? Las autoridades del
templo, por supuesto. Los adoradores no tenían más remedio que someterse a
la tarifa publicada.

Entonces, además de los impuestos que fluían de todo el mundo


civilizado, el personal del templo había descubierto otra forma de aumentar
los ingresos. Fue esta práctica, junto con la venta de animales de sacrificio de
segunda categoría y sobrevalorados, lo que llevó a Jesús a ejercer su
autoridad mesiánica de la manera más inolvidable. En un giro extraño, sin
duda fueron treinta piezas de plata de Tiro robadas del tesoro que el sumo
sacerdote usó para pagar a Judas.

El poder, la política y las ganancias asociadas con el templo judío del


primer siglo fueron la tormenta perfecta. Era una receta para la corrupción.
Agregue la religión a la mezcla y también fue una receta para la hipocresía
extraordinaria, algo que Juan el Bautista y Jesús señalaron y condenaron
NO IMAGINABLE

Una tarde, cuando Jesús y su tripulación salían del templo, alguien comentó
sobre las enormes piedras y los magníficos edificios que formaban parte del
complejo del templo.

9
Jesús se detuvo, miró hacia atrás y dijo:

De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra; todos serán
derribados.
10

Traducido: No te dejes impresionar demasiado; es un derribo.


Estaban atónitos.
Esperando que hubiera un chiste.
Pero Jesús dio media vuelta y se abrió camino hacia la ciudad.
"¿Derribado?" ¿De verdad dijo, “Arrojado”? ¿Cada piedra “derribada”?
¿Como arrojados desde la plaza de treinta y siete acres hacia el valle de
abajo? ¿Cómo podría ser esto? Más concretamente, ¿cómo podría lograrse
esto? Los terremotos eran comunes en la región. Pero Herodes el Grande
había reconstruido el templo de tal manera que fuera virtualmente a prueba de
terremotos. Toda la estructura fue construida con piedra labrada. Las piedras
de los cimientos pesaban hasta quinientas toneladas. En el mejor de los casos,
un terremoto puede romper un techo, derribar un parapeto o crear una fisura
en una pared. Pero incluso un terremoto no haría lo que Jesús describió. Eso
requeriría un ejército. Y el único ejército capaz de tal hazaña involucraría a
las legiones romanas. Pero Roma no destruiría el templo. Fue el rey cliente de
Roma, Herodes, quien fue responsable de su reconstrucción para empezar.
. . . cuando pasara esto . .11

Los evangelios de Mateo, Marcos y Lucas registran la respuesta de Jesús.


Lo que siguió es la profecía más notable y verificable dada por alguien, en
cualquier lugar y en cualquier momento. A los cristianos les gusta aprovechar
las profecías del Antiguo Testamento para “probar” que Jesús es quien decía
ser. Pero esta predicción épica es mucho más convincente que cualquier cosa
que encontremos en el Antiguo Testamento. Aquí hay una muestra de la
respuesta de Jesús del Evangelio de Lucas:

Cuando veáis a Jerusalén rodeada de ejércitos, sabréis que su desolación


está cerca. Y los que estén en Judea huyan a los montes, y los que estén en
la ciudad salgan, y los que estén en el campo no entren en la ciudad.

12

Lo más probable es que hayas leído eso antes. Lo más probable es que
haya escuchado uno o dos sermones que incluyeron esos versículos. Y lo más
probable es que quienquiera que haya pronunciado esos sermones haya
asociado esos versículos con los últimos días. . . el libro de Apocalipsis. . . la
segunda venida . . . etc Eso es desafortunado.

Este es el por qué.


Jesús no estaba prediciendo el fin del mundo como se describe en el
último libro de nuestras Biblias. Estaba prediciendo algo local. Algo que
ocurriría durante la vida de muchos en su audiencia. Y efectivamente,
cuarenta
Cuandoaños después
veáis de querodeada
a Jerusalén Jesús hiciera esta inquietante
de ejércitos, sabréis que predicción, el
su desolación
general
está Vespasiano, que pronto
cerca. Entonces lossería
queelegido
esténemperador
en Judea, de Roma,
huyanatrapó
a laa
miles de judíos rebeldes dentro de la ciudad de Jerusalén. Esta fue la
culminación de una campaña de cuatro años entre los rebeldes judíos y el
imperio. Los historiadores se refieren a esto como la Guerra Judía o la Guerra
de Judea. Era inimaginable cuando Jesús habló de ello, pero el ejército de
montes, salgan los que estén en la ciudad, y no entren en la ciudad los que
estén en el campo.
13

Cuando el ejército de Vespasiano se acercaba a Jerusalén, miles de


peregrinos judíos se dirigían a la Ciudad Santa para celebrar un festival
religioso. Inicialmente, los comandantes romanos bloquearon la entrada de
los viajeros a la ciudad. Vespasiano anuló esa orden y ordenó a sus legiones
que protegieran y escoltaran a los peregrinos hasta las puertas de la ciudad.
Esto duró días. Una vez que todos estuvieron a salvo dentro de las murallas,
Vespasiano hizo sellar la ciudad. Fue un movimiento brillante y cruel por
parte del general romano. Cuantas más bocas que alimentar, más corto será el
asedio. Cuando la Décima Legión finalmente atravesó el muro interior de la
ciudad, la población literalmente se estaba muriendo de hambre.

. . . y los del campo no entren en la ciudad.14

Jesús continuó:

¡Qué terrible será en aquellos días para las mujeres embarazadas y las
madres lactantes! Habrá gran angustia en la tierra e ira contra este pueblo.

15

"Ira" era un eufemismo. El asedio se prolongó tanto que cuando la


infantería
Los queromana entró
se salvaron por
no se la brecha,
salvaron su ira reprimida
por misericordia, los volvió
sino por codicia. Los
despiadados. Miles
supervivientes, de judíos
incluidos fueronfueron
los niños, masacrados. Elahistoriador
vendidos traficantes judío Josefo
de esclavos,
escribe:
que esperaron con impaciencia.
por su día de pago. Josefo sitúa el número de judíos vendidos como esclavos
en cientos de miles. Jesús predijo esto también.

Caerán a espada y serán llevados como prisioneros a todas las naciones.


17

Esta predicción extraordinariamente detallada de lo que sucedería en


Jerusalén es una de las razones por las que los eruditos seculares insisten en
que Mateo, Marcos y Lucas fueron escritos más de una generación después de
los eventos registrados en los Evangelios. En su opinión, cuando se
escribieron los Evangelios, los supuestos testigos oculares de la resurrección
estaban todos muertos. Cualquiera que realmente conociera a Jesús o lo
escuchara enseñar estaba muerto. Desde este punto de vista, los evangelios
fueron escritos por cristianos gentiles que pusieron palabras en boca de Jesús
basadas en leyendas y rumores. Hay innumerables problemas con esta
hipótesis. Se han escrito libros y artículos para demostrar lo absurdo de estas
afirmaciones. Pero simpatizo con aquellos que insisten en este punto de vista.

¿Por qué?
Porque, si los Evangelios fueron escritos antes del año 70 dC, antes de
que ocurrieran los acontecimientos descritos por Jesús, es imposible evitar la
conclusión de que Jesús predijo, con extraordinario detalle, el fin del
judaísmo antiguo. Si lo hiciera, uno sería un tonto si no considerara
cuidadosamente todo lo demás que tenía que decir también.

Y ni siquiera hemos llegado al evento principal.


La destrucción del templo.
NI UNA PIEDRA

Cuando las legiones romanas entraron en Jerusalén, descubrieron que el


distrito del templo estaba bien defendido. Mientras los rebeldes desesperados
luchaban para defender su sitio más sagrado, los sacerdotes se pararon en el
techo y suplicaron a Dios por un milagro. Al final, las legiones prevalecieron,
pero no antes de que alguien incendiara el interior del templo. Todo lo que
podía arder fue destruido. Los sacerdotes fueron asesinados y todo lo de valor
que sobrevivió a las llamas fue llevado. Comida militar estándar. Pero lo que
sucedió a continuación no tuvo precedentes ni se esperaba.

Tito, que ahora estaba al mando en ausencia de su padre, ordenó que todas
las piedras utilizadas en la construcción del templo fueran derribadas,
arrastradas hasta el borde de la plaza y empujadas hacia el valle de abajo.
Algunas de esas piedras masivas permanecen hasta el día de hoy donde
aterrizaron hace casi dos mil años.

De cierto os digo, que no quedará aquí piedra sobre piedra; todos serán
derribados.
18

Cuando lees la descripción de Jesús de lo que sucedería a la vista de


donde estaba sentado, es fácil imaginar el dolor en su voz. Era como si
pudiera ver la carnicería, escuchar los gritos y sentir el pánico de las madres
aferrándose a sus hijos.

Estos eran su pueblo. Esta era su nación. La nación que Dios había
levantado de un hombre con un solo propósito: bendecir al mundo. Pero ese
SECCIÓN 2

Todas las cosas nuevas


INTRODUCCIÓN

Una cosa debe quedar muy clara en nuestro recorrido por el Antiguo
Testamento. Dios tenía una agenda. Su agenda tenía implicaciones para todas
las naciones, no para una nación. Si los capítulos anteriores no te
convencieron, quizás este lo haga:

Porque de tal manera amó Dios al . . .

¿Alguien?
"Mundo."
Así es, el mundo entero. Como en todos, en cada nación, en cada
generación. El Creador del Mundo se reveló a un hombre sin pueblo que se
convertiría en una nación con un propósito divino. A lo largo de ese
angustioso viaje, usaría una variedad de cosas para hacer avanzar la historia.
Viajes por carretera, plagas, fuego, azufre, terremotos devoradores de
hombres, tablillas de piedra, una constitución antigua, un altar portátil, reyes
y, finalmente, con algunas reservas, un templo. En realidad, varios templos.

Pero todos estos eran medios para un fin específico.


Y todos fueron diseñados para terminar.
Todo en esa lista tenía una vida útil.
No estoy descartando la importancia de nada en la lista. No estoy
descartando la importancia de las Escrituras judías. Cuando se trata de textos
sagrados judíos, estoy con Jesús. Su punto de vista es mi punto de vista. ¿Y
qué dice acerca de las Escrituras judías? Hablaremos más sobre eso más
adelante en esta sección.
capullo divinamente diseñado que “cuando el tiempo establecido había
llegado completamente” dio a luz al cumplimiento de la promesa de Dios a
Abraham. Cuando Jesús entró en el río Jordán para ser bautizado, algo
completamente nuevo se estaba desatando en el mundo. Era tan nuevo, tan
totalmente diferente, tan diferente a todo lo que había sido antes, que incluso
John reconoció que su momento en el sol había llegado a su fin. A partir de
ese momento, todo se trataba del chico nuevo.

¿Recuerda esto?

Al día siguiente Juan vio a Jesús que venía hacia él y dijo: “He aquí el
Cordero de Dios, que quita el pecado del . . .

Ahí está de nuevo.

. . . ¡mundo!"

John se emociona tanto que le cuesta pronunciar las palabras.

Este es el que quise decir cuando dije: "Un hombre que viene después de
mí me ha superado porque era antes que yo".

Tengo que amar eso. Pero escucha. . . leer en realidad. . . lo que dice a
continuación:

Yo mismo no lo conocía, pero la razón por la que vine bautizando con


agua. . .

Dinos Juan, ¿por qué viniste a bautizar con agua?

. . . fue para que él pudiera ser revelado a Israel.1

Implicación: Ahora que ha sido revelado, mi pequeña parte en la historia


está completa. Soy simplemente un hombre en una larga lista de personas a
las que Dios usó para adelantar lo que está a punto de hacer. Juan el Bautista,
como Abraham, Isaac, Jacob, José, Moisés, David, Salomón, Nehemías y
todos los profetas, era un medio para lograr un fin.
Temporalmente, los escritores de los Evangelios nos dicen que cuando Jesús
escuchó que Juan había sido arrestado, no solo no lo rescató, sino que se fue al
lago.
2

Seriamente. Fue al lago.


Pero incluso después de la introducción dramática de Juan, nadie
esperaba que Jesús diseñara algo nuevo. Todo lo contrario. Si en verdad era el
Mesías, su papel era extender algo antiguo. Si fuera un profeta, su tarea sería
guiar a la nación de regreso a las viejas costumbres. Si se hubiera conformado
con el manto de rabino o de maestro, su papel habría sido el de clarificar y
aplicar las antiguas palabras de Moisés. Cualquiera que fuera el papel que
eligiera, lo nuevo no formaba parte del guión. ¿Mejorado? Quizás. Pero no
nuevo.

En las siguientes secciones exploraremos tres facetas de lo nuevo que


Jesús desató en el mundo. Comenzaremos con su nuevo movimiento, la
iglesia. Luego escucharemos mientras explica a sus discípulos los términos y
condiciones de un nuevo pacto, un nuevo arreglo entre Dios y la humanidad.
Y, finalmente, trataremos de envolver nuestras mentes en torno al significado
del nuevo mandato de Jesús, un único mandato que serviría como la ética
general de su nuevo movimiento.
Mi corazonada es que el nuevo Jesús inaugurado no será una novedad
para usted. Ciertamente no te molestará. Lo que puede resultarle perturbador
son las implicaciones para los ancianos. Jesús vino a cumplir y reemplazar
mucho de lo que estaba en su lugar. Por lo general, las cosas nuevas no nos
molestan hasta que nos damos cuenta de que significa dejar atrás las cosas
viejas y cómodas. Esto explica por qué mantuvo su antiguo sofá después de
comprar uno nuevo. Todas esas cosas en su ático, sótano o armario de
almacenamiento. . . parece que no puedes separarte de él, ¿verdad? Esa es la
naturaleza humana. Y en el caso de su armario, sótano o ático, es inofensivo.
El viejo sofá de tu sótano no disminuye en modo alguno el disfrute que
obtienes del nuevo sofá de tu sala de estar. Pero como estamos a punto de
descubrir, mientras nos aferremos al antiguo Jesús que vino a reemplazar,
nunca podremos apreciar, experimentar,
Así que sí, lo que sigue puede ser un poco perturbador.
Pero espero que estés más que perturbado. Para cuando hayamos
terminado nuestro viaje juntos, espero que estés listo para desvincular tu fe, tu
teología y tu estilo de vida de una vez por todas de lo viejo a lo que Jesús vino.
reemplazar. Y espero que abracen plenamente al nuevo Jesús que vino a
desatar el mundo, para el mundo.
Capítulo 6

MOVIMIENTO NUEVO

Los seguidores de Jesús del primer siglo no solo no esperaban algo nuevo,
sino que lo asociaron con alguien antiguo.

Realmente viejo.
Como muerto viejo.
Esto es lo que sucedió.
Jesús y su grupo de hombres alegres viajaban por la región de Cesarea de
Filipo cuando Jesús les hizo una pregunta fundamental. Quizás fue la historia
de fondo de esta región con dos nombres lo que llevó a Jesús a preguntar:

¿Quién dice la gente que es el Hijo del Hombre?1

¿Cuál es la palabra en la calle? ¿Cuál es mi representante?


Resulta que algunos creían que era Juan el Bautista reencarnado. Otros
sugirieron que era Elías o Jeremías o algún otro profeta judío muerto.
2

¿Implicación? Mas de lo mismo. Nada nuevo. Entonces Jesús hizo una


segunda pregunta.

¿Quién dices que soy?

A lo que
Simón Jesúshabló.
Pedro respondió:
Por supuesto.

Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios viviente.3


Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque esto no te lo reveló
ningún hombre, sino mi Padre que está en los cielos. Y te digo que eres
Peter. . .

Y luego el gran anuncio:

. . . y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del Hades no la


vencerán.4

Esa es mi profecía bíblica favorita.


Jesús nos predijo.
Más concretamente, Jesús predijo algo nuevo. Habló en tiempo futuro.
"Edificaré . . .” Como en, no ha sucedido todavía. Algo nuevo está en el
horizonte.
¿Qué era eso nuevo que nadie sabía que venía?
Su “iglesia”.
PRIMERA VEZ

Esta es la primera vez que aparece el término iglesia en nuestro Nuevo


Testamento en inglés. Resulta que no debería haber aparecido en absoluto.
Mientras que la mayor parte de su Nuevo Testamento en inglés es una
traducción palabra por palabra del griego, el término iglesia es una excepción.
El término iglesia no es una traducción. Es una sustitución. Y uno engañoso
en eso.
El término iglesia es un derivado del término alemán kirche que significa:
casa del Señor o templo. Este término de origen alemán se usó para
interpretar, en lugar de traducir, el término griego ekklesia en la mayor parte
del Nuevo Testamento. Hay cinco excepciones notables e importantes.
Notables e importantes porque nos aclaran a nosotros, los lectores de inglés,
el punto que Jesús estaba expresando esa tarde. Ciertamente no estaba
prediciendo una nueva casa del Señor. Todo lo contrario. Como ya hemos
visto, Dios ya había terminado con las casas en este punto.
Una mirada rápida a una de las excepciones notables en la traducción de
ekklesia disipa cualquier confusión con respecto a lo que Jesús estaba y no
estaba prediciendo esa tarde en Cesarea de Filipo. El que he escogido se
encuentra en el contexto de uno de los viajes misioneros de Pablo.
EL GREMIO ÍDOLO

Mientras visitaba la ciudad de Éfeso, el apóstol Pablo se encontró en el centro


de una controversia local causada principalmente por su éxito en la
conversión de un número significativo de lugareños adoradores de ídolos.
Estaban abandonando sus formas de adoración de ídolos en cantidades tan
grandes que amenazaban el negocio de fabricación de ídolos. En respuesta,
un platero llamado Demetrius convocó una reunión del gremio de fabricación
de ídolos, junto con otros oficios relacionados, y compartió sus
preocupaciones. Lo siguiente que sabes es que hubo un motín.

Luke, que estaba allí, afirma que toda la ciudad estaba alborotada.5 Lo
siguiente es su descripción de lo que sucedió. El término griego ekklesia,
traducido como iglesia más de cien veces en su Nuevo Testamento en inglés,
se traduce de manera diferente en este pasaje. A ver si lo encuentras:

Entonces, unos gritaban una cosa y otros otra, porque la asamblea estaba
en confusión y la mayoría no sabía por qué razón se habían reunido.

¿Detectarlo? Así es como se leería el pasaje si ekklesia hubiera sido


traducido como iglesia.

Entonces, unos gritaban una cosa y otros otra, porque la iglesia estaba en
confusión y la mayoría no sabía por qué se habían reunido.
7

Esa es en realidad una descripción precisa de una reunión de la iglesia a la


que asistí en octavo grado. Antes de que terminara, alguien golpeó a mi papá.
Pero esa es una historia para otro día.
ekklesiaera una reunión de personas con un propósito específico. Cualquier
propósito específico.
8

Y el punto es. . .
COMO NINGÚN OTRO

Esta mala traducción de lo que Jesús dijo resta valor a lo que Jesús quiso
decir.9
Jesús anunció la formación de una nueva asamblea en su nombre:
“myekklesia”. Esto fue una blasfemia. Jesús se estaba poniendo en contra del
templo y todo lo que representaba. Al hacerlo, dejó claro su punto
ofensivamente. No era simplemente otro rabino seguido por otro grupo
heterogéneo de seguidores que eventualmente se disolverían una vez que su
maestro se mudara, falleciera o algo peor.
Jesús no era simplemente uno más en una larga línea de profetas que
habían venido a castigar y corregir a la nación. Ciertamente no era un
fanático. Roman dictaminó que no parecía molestarlo en lo más mínimo. . . lo
que molestó a sus seguidores. . . mucho. Jesús no era ninguno de estos. Él era
una categoría de uno. Pedro acertó. Él era el Cristo, el Hijo del Dios viviente.
A diferencia de todos los que habían venido antes, nada, ni siquiera su propia
muerte, detendría lo nuevo que introduciría en el mundo.
EL CAMINO

De pie bajo ese sol abrasador de Galilea, Jesús no predijo un lugar. Predijo un
pueblo, una nueva asamblea que señalaba un nuevo movimiento. Como
Lucas documentó más tarde, la promesa de Jesús finalmente se materializó.
Semanas después de la resurrección, sus seguidores tomaron las calles de
Jerusalén y el movimiento comenzó a moverse. Llenos del Espíritu del Dios
móvil, eran móviles. No se requería ninguna instalación sagrada. Ninguna
instalación podría contenerlos. El movimiento de Jesús estaba en el aire.

En poco tiempo, el movimiento tuvo un nombre. Pero no era la iglesia.


Sus seguidores posteriores a la resurrección no se llamaban cristianos. Eso
vendría después. Al principio, el movimiento de Jesús tenía un nombre
dinámico. Un nombre que hablaba de dirección, intención y pasión. Al
principio, el movimiento de Jesús se llamó Camino.
Antes de su conversión, el apóstol Pablo se refería a los seguidores de
Jesús como los pertenecientes a Camino. Después de su conversión, admitió
ante el gobernador Félix que, de hecho, era un seguidor de Camino.
10 El término griego traducido camino también se puede traducir camino,
camino o calle. Los seguidores de Jesús se veían a sí mismos como
administradores del camino a seguir para toda la humanidad. A diferencia del
antiguo judaísmo o de las diversas religiones paganas, El Camino no era
regional. No era nacional. No estaba atado a un lugar sagrado. Este fue un
movimiento que ofrecía un camino a seguir para cada grupo de personas,
tribu y lengua. Este apodo subrayó una vez más la novedad del movimiento
de Jesús. No fue la continuación de algo viejo, sino el comienzo de algo
nuevo. Jesús había venido a poner en marcha algo diseñado para cumplir y
reemplazar todo lo que había estado antes.

Como se dijo anteriormente, el término iglesia nunca debería haber sido


incorporado a las Escrituras cristianas oa la cultura cristiana. Es más que una
mala traducción. Representa una mala dirección. Si nunca ha escuchado nada
de esto antes, es posible que se esté preguntando: “¿Por qué no he escuchado
nada de esto antes? Si la palabra griega significa reunión, ¿por qué nuestras
La respuesta corta es que alguien lo intentó una vez y no resultó bien.
CONOCE A GUILLERMO

En 1522, William Tyndale comenzó a traducir el Nuevo Testamento griego al


inglés. Tyndale tuvo la audacia de traducir el término ekklesia en lugar de
superponer el término alemán ampliamente aceptado kirche. En lugar de
iglesia, usó el término congregación. Si eso no fuera lo suficientemente
ofensivo, el texto griego lo llevó a usar anciano en lugar de sacerdote y
arrepentirse en lugar de hacer.
11
penitencia.
Tyndale fue tildado de forajido y, después de eludir con éxito a las
autoridades durante diez años, fue traicionado por un amigo y arrestado. Un
tribunal de la Santa Iglesia Romana lo condenó como hereje y lo entregó a las
autoridades civiles, quienes lo ataron a una viga, lo estrangularon con una
cuerda, quemaron su cuerpo y esparcieron sus restos.

Todo eso para decir que deberías pensarlo dos veces antes de cambiar la
marquesina de tu iglesia.

Pero en serio, piénsalo.


Funcionarios de la “Iglesia” ejecutaron a un hombre por traducir y
distribuir las palabras de Jesús en un idioma que adultos y niños podían leer y
entender.

¿Cómo es posible?
Podría deberse a que en este momento de la historia de la iglesia, mucho
de lo que Jesús vino a reemplazar se había vuelto a poner en su lugar. Como
descubriremos a lo largo de nuestro viaje juntos, cada vez que la iglesia opta
por mezclar lo viejo con lo nuevo, suceden cosas malas. La gente se lastima.

Cuando apareció William Tyndale, los funcionarios de la iglesia habían


abandonado el nuevo modelo de liderazgo de Jesús. Lo habían reemplazado
con el modelo imperial de arriba hacia abajo. Los funcionarios sabían que si
los plebeyos tenían acceso a las Escrituras, descubrirían que la iglesia de su
generación no se parecía en nada a la iglesia descrita en el Nuevo Testamento.
Se encontrarían con un Salvador que no se parecía en nada a la deidad que
escupe fuego representada en los sermones de esa época. Buscarían en vano
términos como purgatorio, indulgencia y excomunión. El acceso al texto
Gracias al coraje de hombres como Tyndale, Huss, Lutero y otros, la
ekklesia de Jesús se liberó en parte de la tiranía de la manipulación jerárquica
eclesiástica. La Reforma protestante insufló nueva vida a la ekklesia de Jesús.
El evangelio se desencadenó desde el púlpito y se hizo accesible más allá de
la misa para las masas.

Es desafortunado que la traducción audaz pero precisa de Tyndale de la


termekklesia no se mantuvo. Para la época de los reformadores, el término
iglesia se había arraigado tan profundamente en la cultura y la conversación
que no había vuelta atrás. Así, mientras gran parte de la traducción de
Tyndale se abrió paso en el mundo moderno y posmoderno, el término
ekklesia sigue siendo una víctima de la tradición de la traducción.

El término, pero no el movimiento.


Desde el primer siglo hasta el siglo veintiuno, siempre ha habido un
remanente, un grupo que se ha negado a definir la iglesia en términos de
ubicación o jerarquía. Siempre ha habido, y siempre habrá, hombres y
mujeres que ven a la iglesia como un movimiento con una misión y un
mandato divinamente inspirados.

De vuelta a Jesús.
ALGO NUEVO

Caminando con sus discípulos en la región de Cesarea de Filipo, los Doce no


tenían idea de que estaban al borde de una nueva era. No tenían forma de
saber cuán importante resultaría ser esa conversación en particular.
Ciertamente no tenían idea de cuán importante sería su papel en los eventos
que ocurrirían. Estaban pensando en el reino. Su visión no era más grande que
las antiguas fronteras de Israel. Pero Jesús tenía algo más grande en mente.

Algo nuevo.
Su ekklesia.
Su nuevo movimiento eventualmente llevaría su nuevo mensaje más allá
de las fronteras de Judea y Galilea. En un lapso de tiempo asombrosamente
corto, contra viento y marea inimaginables, el mensaje de Jesús llegó al
corazón del Imperio Romano. A principios del siglo II, había captado la
atención de los paganos tanto dentro como fuera de ese imperio. Uno de esos
paganos era un abogado convertido en teólogo y apologista cristiano llamado
QuintusSeptimius Florens Tertullianus, mejor conocido como Tertuliano.
Tertuliano fue tanto un producto como un testigo presencial de la expansión
del cristianismo a finales del siglo II y principios del III. Cuando Tertuliano
escribió las siguientes palabras, las cruces en Roma todavía tenían cuerpos
colgando de ellas. Sin embargo, la ekklesia de Jesús floreció:

¿Qué diré de los propios romanos, que fortifican su propio imperio con
guarniciones de sus propias legiones, y no pueden extender el poderío de
su reino más allá de estas naciones?
“Pero el nombre de Cristo se extiende por todas partes, se cree en todas
partes. . .”
Esto hubiera sido imposible de comprender para los doce jóvenes que
caminaban detrás de Jesús.

"En todos lados"?


Pero después de su resurrección, los seguidores de Jesús del primer siglo
supervisaron el lanzamiento de un movimiento que de hecho se extendería
“por todas partes”. La pieza central de este movimiento sería la declaración
inspirada de Pedro sobre la identidad de su maestro y amigo. Jesús era, de
hecho, el Mesías, el Hijo del Dios viviente.
Capítulo 7

ACUERDO NUEVO

Para los judíos devotos del primer siglo, gran parte de lo que Jesús enseñó fue
escandaloso, blasfemo o, en el mejor de los casos, desinformado. En un par de
ocasiones, los líderes religiosos recogieron piedras para apedrearlo.
1
La gente con la que creció trató de empujarlo por un precipicio. Después de
un sermón en el que hizo referencia a comer su carne y beber su sangre,
algunos de sus más fervientes seguidores lo abandonaron. Entonces, desde el
punto de vista religioso del primer siglo, Jesús no era un tipo de statu quo.
¿Pero la gente común? Ellos lo amaban.

Sus seguidores más cercanos estaban convencidos de que al final haría las
paces con los que mueven y agitan la comunidad judía y que juntos sacarían a
los romanos y darían paso a una nueva era de judaísmo centrado en el templo.
Hasta el final, estaban convencidos de que Jesús había venido a extender algo
viejo en lugar de introducir algo nuevo. Esto puede explicar por qué la cosa
más ofensiva que dijo Jesús no creó una onda.
SORPRESA DE NAVIDAD

Para poner esta declaración tan ofensiva en perspectiva, imagina el próximo


diciembre a tu pastor anunciando lo siguiente el primer domingo del mes:

Quiero tomarme un minuto para anunciar un cambio permanente en la


forma en que nuestra iglesia celebrará la Navidad. A partir de este año,
en lugar de celebrar el nacimiento de Jesús, celebraremos mi
cumpleaños.

Una vez que te diste cuenta de que él (o ella) hablaba en serio, mi


corazonada es que te escabullirías durante la ofrenda, para no volver jamás.
Es decir, a menos que seas diácono o anciano en tu iglesia. En cuyo caso,
convocaría una reunión de emergencia del liderazgo seguida de una llamada a
un psiquiatra local.

¿Se te ocurre algo más absurdo?


¿No?
Yo puedo.
Algo dijo Jesús. Todo el mundo debería haberse levantado y disculpado.
Pero todavía estaban en esto para ganarlo. Así que nadie se fue.

Bueno, en realidad, un tipo lo hizo. El que no ponemos nombre a nuestros


hijos. Esto es lo que pasó.
PASANDO POR ENCIMA

La noche anterior a su crucifixión, que nadie en la sala vio venir, Jesús se


reunió con los Doce para la cena de Pascua. Pesaj era una de las celebraciones
más importantes, si no la más importante, para los judíos antiguos. Pesaj era
la conmemoración y celebración anual de la liberación de la nación de Egipto.
Sin duda, los judíos del primer siglo tenían emociones encontradas al celebrar
su liberación de Egipto mientras estaba ocupado por Roma. Para muchos era
un recordatorio anual de lo que Dios podría hacer si tan solo lo hiciera. . .a
saber, enviar otro Josué para expulsar a los invasores. Las personas que se
reunieron con Jesús esa noche esperaban que él fuera Josué 2.0.

Durante esta ocasión tan sagrada, Jesús hizo lo que quizás sea su
declaración más extravagante y ofensiva hasta la fecha. Lo has leído o
escuchado docenas de veces y supongo que provocó poca o ninguna emoción.

Cuando llegó la hora, Jesús y sus apóstoles se sentaron a la mesa. Y él les


dijo: “Cuánto he deseado comer con vosotros esta Pascua antes que
padezca”.

Su referencia al sufrimiento puede ser la razón por la que los niños no se


sintieron ofendidos por lo que sucedió a continuación. Después de todo, si
Jesús sufrió, había muchas posibilidades de que ellos también sufrieran. El
sufrimiento es una distracción.

Después de tomar la copa, dio gracias y dijo: “Tomad esto y repartidlo


entre vosotros. Porque os digo que no volveré a beber del fruto de la vid
hasta que venga el reino de Dios.”
Aquí vamos.

En ese momento, es posible que hayan pensado: Estás haciendo que todo
esto se trate de ti. Tal vez deberíamos tomarnos unos momentos para recordar
lo que estamos aquí para recordar. Moisés. Egipto. Deja ir a mi gente.
“Este es mi cuerpo entregado por vosotros; Haz esto en mi memoria."2

A lo que debieron pensar, ¿Qué? ¿Quieres que celebremos la Pascua en


memoria tuya? ¡Eso es peor que pretender ser más grande que el templo!
Jesús reformuló y reinterpretó una comida recordando quizás el momento
más crucial en la historia de Israel. Ponte en las sandalias de los discípulos e
imagina lo ridículo, lo blasfemo que debe haber sonado esto. No nos metemos
con la Navidad o la Pascua, y Jesús no tenía nada que hacer con la Pascua.

A no ser que.
A menos que algo más grande que la liberación de Israel de Egipto
estuviera a punto de suceder. Pero, ¿qué podría ser más grande que eso?
Quizá se lo explicaría más tarde. Además, era hora del plato principal. Así
que se dispusieron a bromear a la hora de la cena mientras reflexionaban
sobre la extraña y traicionera declaración de Jesús.

Pero justo cuando pensaban que las cosas volvían a la normalidad, lo


volvió a hacer.

De la misma manera, después de la cena, tomó la copa, diciendo: "Esta


copa
es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros es derramada”.3

“El nuevo pacto”.


¿Realmente dijo el nuevo pacto? ¿Como en el predicho por Jeremías
seiscientos años antes? Si ese era el caso, entonces esto realmente era grande.
Tal vez no tan épico como el éxodo de la nación fuera de Egipto, pero no
obstante grande. El profeta Jeremías del Antiguo Testamento advirtió que el
pacto entre Dios y la nación eventualmente se cumpliría y sería reemplazado.

“Vienen días”, declara el Señor, “en que haré un nuevo pacto con el
pueblo de Israel y con el pueblo de Judá. No será como el pacto que hice
con sus padres cuando los tomé de la mano para sacarlos de Egipto. . .”4
Este nuevo pacto de reemplazo sería diferente del pacto original en varios
aspectos. Según Jeremías, el nuevo pacto sería un pacto de conciencia.

“Pondré mi ley en su mente y la escribiré en su corazón. voy a


sé su Dios, y ellos serán mi pueblo.”

La inauguración de este nuevo pacto eliminaría la necesidad de forzar el


sacrificio de animales ceremoniales.

“Porque perdonaré su maldad y me acordaré de sus pecados sin


más."5
PERDIDO EN TRANSICIÓN

Las implicaciones completas de la declaración de Jesús se perdieron en los


muchachos en el salón. Comprensiblemente. Pasaron muchas cosas esa
noche. Y la noche apenas estaba comenzando. Su anterior referencia al
sufrimiento y la partida, combinada con la conmoción creada por la
inexplicable desaparición de Judas, distrajo la atención de la magnitud de sus
palabras. En pocas horas, los testigos de esta trascendental declaración
correrían por sus vidas mientras su amo era arrastrado a la casa de Caifás para
ser interrogado y cosas peores. No hubo tiempo para digerir el significado de
lo que dijo Jesús.

Sin embargo, lo recordarían más tarde.


Alguien en la sala eventualmente se lo pasaría a Lucas, quien pudo haber
sido quien se lo pasó al apóstol Pablo, quien se lo pasó a todas las principales
ciudades portuarias a lo largo del Mediterráneo. Sin embargo, una vez que el
polvo se asentó y la tumba se encontró vacía, el significado de las palabras de
Jesús tomó el centro del escenario. Dos mil años después, en iglesias,
hogares, campamentos, en público y en secreto, los cristianos de todo el
mundo celebran alguna versión de esa comida sagrada en memoria de él.

Jesús usó su última cena de Pascua para anunciar el final de la Pascua


como ellos la conocían y para señalar la inauguración de un nuevo pacto. No
un nuevo pacto entre Dios y un individuo, como fue el caso de Abraham. No
un pacto entre Dios y una nación en particular, como fue el caso de Israel.
Este fue el grande.
reconociendo la naturaleza temporal de ese arreglo divinamente instituido
entre Dios y el antiguo Israel.
PERDIDO EN LA TRANSMISIÓN

La inauguración del nuevo pacto explica por qué a la mayoría de los


cristianos no les importa un poco de tocino con los huevos. Explica por qué
no puedes conseguir ninguno en Chick-fil-A el domingo. Si todavía
estuviéramos recibiendo nuestras órdenes de marcha de Moisés, estarían
cerrados el sábado.

Dios nos libre.


Gracias al nuevo pacto, no estamos obligados a matar nada para
permanecer hablando con Dios. Hojee Levítico y descubrirá un montón de
cosas que no estamos obligados a hacer. Pero la iglesia tiene una historia y un
hábito incómodos de renombrar selectivamente aspectos del pacto de Dios
con Israel y pasarlos de contrabando a la ekklesia de Jesús. Este hábito
explica cómo los líderes de la iglesia del siglo XVI justificaron y sancionaron
la ejecución de William Tyndale por intentar hacer la Biblia accesible a la
gente común. Pero el cambio de marca y el contrabando comenzaron mucho
antes.

En los años que siguieron a la muerte de los apóstoles, los líderes de la


iglesia gentil reclamaron las Escrituras judías como propias e insistieron en
que eran obligatorias para la iglesia. Discutiremos esto con mayor detalle en
el capítulo doce. Baste decir aquí que estos líderes de la iglesia no judía
vieron y, por lo tanto, interpretaron los textos judíos antiguos a través de la
lente de su teología cristiana en desarrollo. En este punto de la historia, la
iglesia no tenía un texto oficial propio. En consecuencia, los líderes de la
iglesia gentil se apoyaron mucho en las Escrituras judías. Más
específicamente, se apoyaron mucho en su interpretación de las Escrituras
judías. No pasó mucho tiempo antes de que los valores e imperativos del
antiguo pacto comenzaran a informar la enseñanza de la iglesia.
Las Escrituras judías recientemente incorporadas.
Julius Firmicus Maternus fue un astrólogo pagano del siglo IV que se
convirtió al cristianismo y finalmente se convirtió en un respetado y franco
apologista cristiano. Alrededor de 346, escribió una carta a los hijos del
emperador Constantino, Constante y Constancio II, corregentes del imperio
en ese momento. La carta se titula De errore profanarum religionum [Sobre el
error de las religiones profanas]. La adoración de ídolos y el sacrificio de
animales habían sido prohibidos en el imperio en ese momento, pero las leyes
que prohibían estas expresiones de adoración pagana no se estaban aplicando.
Esto preocupó a Firmicus, y por lo tanto a su carta.

En él, Firmicus recuerda a los hermanos reales que son siervos de Dios y
que, como tales, era su responsabilidad erradicar el paganismo del imperio.
Esto incluía la destrucción y confiscación de los templos paganos, así como la
destrucción de los propios paganos si se negaban a convertirse. Fírmico era
partidario de la conversión forzada. Estaba convencido de que los conversos
forzados agradecerían a sus ejecutores más tarde. Aunque más tarde fuera el
más allá. ¿Y cómo justificó este pagano convertido en cristiano esta campaña
violenta y potencialmente sangrienta?

con las Escrituras.


La Escritura que eligió para apoyar su llamamiento a la violencia contra
los paganos salió de los labios de Moisés. El contexto original era irrelevante
porque, después de todo, la Escritura es la Escritura. Y toda la Escritura es
igualmente inspirada e igualmente vinculante. Este es el texto que eligió:

Si tu propio hermano, o tu hijo o hija, o la mujer que amas, o tu amigo más


cercano te incita en secreto, diciendo: "Vamos y adoremos a otros dioses"
(dioses que ni tú ni tus antepasados habéis conocido, dioses de los
Es difícil discutir con eso.
Así que no lo hicieron.
En poco tiempo fue temporada abierta para los paganos.
En el nombre de Jesus.
El siglo XI fue sede de la primera cruzada. Los historiadores modernos
han argumentado convincentemente que las cruzadas estaban justificadas a la
luz de su contexto geopolítico. Lo que nadie intenta justificar es la forma en
que los líderes de la iglesia aprovecharon las Escrituras para inspirar a ricos y
pobres por igual a emprender el peligroso viaje hacia el este para expulsar a
los sarracenos de la Ciudad Santa. Los líderes de la iglesia armaron el
cristianismo al ofrecer una tarjeta de "salir del infierno gratis" a cualquiera
que se uniera a la cruzada. La duplicidad de esta combinación de conceptos
del antiguo y nuevo pacto es fácil de pasar por alto. La iglesia aprovechó los
textos del antiguo pacto para sancionar la violencia en el nombre de Dios
mientras prometía la versión del nuevo pacto del cielo para aquellos que
participaran. Al final, los infieles musulmanes no fueron el único grupo que
sufrió. Miles de judíos fueron asesinados y sus propiedades confiscadas
también. ¿Por qué? De nuevo, era sencillo. Los judíos fueron los responsables
de crucificar a Jesús. Esto los convirtió en enemigos de Dios y, por lo tanto,
en enemigos de la iglesia. Y la Escritura era clara. Los enemigos de Dios
deben ser castigados. Al final, los líderes de la iglesia encontraron en las
Escrituras judías una justificación para maltratar a los judíos. Por supuesto, su
interpretación y contextualización de las Escrituras judías fue horrenda.

Pero ese es mi punto.


REFORMADORES AL RESCATE

Para el siglo catorce, la iglesia se había alejado tanto de los principios del
nuevo pacto que había una demanda interna de reforma. Cuando fracasó la
reforma desde adentro, los reformadores se alejaron de la autoridad de la
iglesia y el resultado fue el protestantismo, un término que se originó en una
carta que protestaba por un edicto que protestaba por las enseñanzas de
Martín Lutero en 1529.

Los fundamentos teológicos del movimiento protestante están mejor


resumidos en las Cinco Solas:

sola escritura
sola gratia
sola fe
Solus Christus
Soli Deo Gloria
Las cinco solas fueron una respuesta a distorsiones específicas del nuevo
pacto. Los reformadores estaban principalmente preocupados por la forma en
que la iglesia distorsionaba las doctrinas relacionadas con la salvación y la
autoridad. Tomando prestadas tanto las tradiciones paganas como las judías,
la iglesia había establecido su propio sacerdocio. Como era el caso en todas
las religiones antiguas, los sacerdotes servían como mediadores entre Dios y
el pueblo. Esto los imbuyó de un poder e influencia extraordinarios en un
mundo donde las tasas de alfabetización eran bajas y el acceso a las Escrituras
era limitado. Los líderes de la iglesia afirmaron que su autoridad se derivaba
de una combinación de las Escrituras, la tradición y la palabra del Papa. A
esto los reformadores respondieron con “¡Sola scriptura!” Escritura sola! Y
mientras los reformadores debatían qué documentos deberían ser
considerados “Escritura”, nunca debatieron la autoridad de las Escrituras.
A todo esto los reformadores respondieron con “¡Sola Gratia! ¡Sola Fide!
SolusChristas! ¡Solí Deo Gloria!” ¡La salvación viene solo por la fe, solo por
la gracia en Cristo solo, solo para la gloria de Dios!

Gracias a los reformadores, los protestantes somos más o menos gente del
libro. Gracias a la Reforma, prácticamente tenemos la salvación por fe a
través de la gracia al pie de la letra. Todos conocemos Juan 3:16. Todos
hemos rezado la oración del pecador.

Varias veces.
La mayoría de nosotros estamos convencidos de que no podemos perder
nuestra salvación. Entonces, sobre la cuestión de a quién debemos rendir
cuentas en última instancia y cómo obtenemos acceso a nuestro Padre en el
cielo, estamos listos para continuar. Pero es un error suponer que nuestra
marca de cristianismo está libre de todos los restos del antiguo pacto.

No es.
NO INMUNE

La iglesia moderna sufre de su propia versión de mezcla y combinación de


teología y ortopraxis. Por mezclar y combinar me refiero a nuestro hábito
incesante de volver a los conceptos, enseñanzas, dichos y narrativas del
antiguo pacto para apoyar nuestras propias enseñanzas, dichos y narrativas.
Aquí hay una muestra de algunas de las "sobras del antiguo pacto" solo para
abrir el apetito.

• ¿Por qué los cristianos están detrás del movimiento para publicar los
Diez Mandamientos en las aulas y los juzgados? ¿Por qué no partes del
Sermón del Monte?

• ¿Por qué les damos a los niños una copia del antiguo pacto
encuadernado con el nuevo sin enseñarles la diferencia?

• ¿Por qué algunas iglesias tienen sacerdotes?


• ¿Por qué los cristianos a veces describen a sus pastores como
“ungidos” por Dios?

• ¿Por qué algunos líderes cristianos advierten constantemente del juicio


inminente de Dios?

• ¿Por qué un cristiano creería que Dios juzga a las naciones? Los
autores del Nuevo Testamento junto con Jesús hablaron de un juicio
final de una vez por todas.

• ¿Por qué un cristiano echaría a su hijo o hija de la casa por estar


embarazada o ser gay?

• ¿Por qué los líderes cristianos declararían un tsunami como el juicio de


Dios sobre una región predominantemente musulmana del mundo?
• ¿Por qué aceptamos el consejo matrimonial y de noviazgo de un rey
pagano con setecientas esposas?

• ¿Por qué haría estallar mi carrera al escribir este libro?


EL CAMBIO DE MARCA

Ahora, para ser claros, nada de esto es gran cosa mientras estemos contentos
con crear culturas de iglesias cerradas diseñadas por y para la gente de la
iglesia. Para esas iglesias, la mezcla de lo antiguo con lo nuevo simplemente
crea expresiones religiosas únicas, diferenciadores teológicos y una amplia
gama de letras de canciones. No pasa nada.

Pero . . .
Pero si tu . . si yo . . . si nosotros . . . deseo de participar en la ekklesia
ofJesus, no hay lugar para renombrados, readaptados y modernizados. Lo que
algunos se sientan inclinados a adoptar como distintivo, debemos rechazarlo
como error. Los reformadores se negaron a aceptar la salvación a través de la
penitencia como un distintivo teológico. Lo sostuvieron contra el nuevo pacto
y le pusieron una etiqueta. Error.
Lo que está en juego va más allá de la corrección teológica. Se trata de la
Gran Comisión. Se trata de evangelismo. Se trata de la ekklesia de Jesús
funcionando como sal y luz sin filtrar. Se trata de asegurar que el nuevo Jesús
que cambia la vida y que ha sido desatado en el mundo no se renueve con algo
viejo. Retro está bien para el dormitorio de tu hija de secundaria. No está bien
para la iglesia. Parafraseando a Santiago, el hermano de Jesús, se trata de no
dificultar innecesariamente las cosas a quienes se están volviendo a Dios.
7
Parafraseando al apóstol Pablo, se trata de ganar y salvar a algunos.
8
Para los cristianos que están de espaldas a la cultura esperando que Jesús
regrese, o peor, esperando que estalle un avivamiento para no tener que hacer
las cosas difíciles, lo que sigue no se sentirá urgente. Incluso puede sentirse
amenazante.

Estoy convencido de que nuestras versiones actuales de la fe cristiana


necesitan despojarse de una variedad de restos del antiguo pacto. Esto no
tiene nada que ver con expresiones de adoración o estilo. Lo antiguo se
mezcla con lo nuevo en las iglesias modernas, tradicionales y litúrgicas.
Estamos arrastrando una letanía de conceptos y suposiciones del antiguo
descarta el cristianismo y la iglesia, espero que vean esto como algo más que
una disputa teológica. Si usted es un padre preocupado por la durabilidad de
la fe de sus hijos, esto es fundamental. Y si te interesa una versión de nuestra
fe libre de aquello que nos hace innecesariamente resistibles. . . ¡aquí vamos!
Capítulo 8

TU PRIMER VISTAZO AL BUEN LIBRO

Mi primera Biblia tenía mi nombre impreso en la portada.


En oro.
Todavía lo tengo.
De niño me dijeron que la Biblia era la Palabra de Dios, que todo era
verdad, y que no le pusiera nada encima. Si creciste en la iglesia,
probablemente te dijeron algo similar.

Y les creíste.
Creíste lo que te dijeron acerca de la Biblia aunque no habías leído la
Biblia. Si usted es como la mayoría de los cristianos, todavía no lo ha leído
todo. Lo más probable es que las personas que te dijeron que todo era cierto
tampoco lo hayan leído todo.

Piense en eso por un momento.


Si creciste asistiendo a una iglesia conservadora que cree en la Biblia,
toda la Biblia tenía autoridad, no solo el Nuevo Testamento, los sesenta y seis
libros. En consecuencia, desde el primer día, muchos de nosotros fuimos
involuntariamente animados a mezclar, combinar y fusionar los conceptos y
valores del Antiguo Testamento con el Nuevo. Es poco probable que alguien
le haya explicado que la Biblia está organizada en torno a varios pactos o
contratos entre Dios y una variedad de personas y grupos de personas. Lo más
probable es que nadie explicó por qué el Antiguo Testamento fue llamado
viejo y el Nuevo, nuevo. Todo el libro parecía viejo, ¿no?

Lo que te dijeron, o lo que descubriste por ti mismo, fue que el Nuevo


Testamento se trataba de Jesús. Sobre todo, de todos modos. Y así comenzó
su relación con la Biblia.
EL ENFOQUE COMBINADO

Si se le animó a leer la Biblia por su cuenta, es posible que haya adoptado el


enfoque de Sonrisas y lágrimas y haya comenzado desde el principio. En
términos generales, es un muy buen lugar para comenzar. Si tomaste ese
enfoque y te apegaste a él, tomó un tiempo antes de llegar a Jesús. Cuando
finalmente llegaste, fue como entrar en un mundo completamente diferente.
Si estabas prestando atención, te diste cuenta de que faltaba algo. A saber,
unos cuatrocientos años de la historia. La narración salta desde Dios
incendiando a la gente mientras sus seguidores pisotean a los malvados bajo
las plantas de sus pies ¡directamente a la Navidad!
1

Eso es un gran salto.


Quizás alguien le dio un plan de lectura o un libro devocional que incluía
porciones de ambos testamentos. Un poco de Viejo, un poco de Nuevo, un
poco de Viejo, un poco de Nuevo. Así es como opera la mayor parte del
cristianismo protestante hoy. Pon lo Viejo y lo Nuevo en una licuadora y
sírvelo como un plato único. La mayoría de los predicadores mezclan y
combinan lo antiguo con lo nuevo. La mayoría de los maestros de escuela
dominical también lo hacen. La mayoría de los planes de lectura están
organizados en torno al enfoque combinado, al igual que la mayoría de los
libros cristianos, calendarios, tarjetas de felicitación y, por supuesto, música
cristiana.

Décadas de mezclar y combinar han dado como resultado una versión de


la fe llena de sobras del pacto que Jesús cumplió y reemplazó. Los restos del
Antiguo Pacto explican por qué los líderes religiosos sienten que es su
responsabilidad despotricar contra los males de la sociedad como un profeta
del Antiguo Testamento. Es por eso que las letras de nuestras canciones están
llenas de invitaciones para que Dios llene nuestros edificios. Las malas
experiencias de la iglesia casi siempre están relacionadas con los remanentes
del antiguo pacto. La mayoría de las malas experiencias de la iglesia son el
resultado de que alguien prioriza una opinión sobre ti, algo que Jesús nunca
Montar para iniciar una inquisición, lanzar una cruzada o incitar un pogromo
contra los judíos. Pero regrese al antiguo pacto, y hay mucho con lo que
trabajar.
BRILLANTE

Pero para ser claros, no estoy diciendo que haya mucho con qué trabajar
porque el pacto de Dios con Israel fue defectuoso. Todo lo contrario. Cuando
se entendía en su contexto antiguo, ¡era brillante! La ley civil y religiosa
detallada en el arreglo de Dios con Israel era superior en todos los sentidos a
la ley civil y religiosa de las naciones vecinas. La Torá puede parecernos poco
sofisticada o tal vez bárbara, pero las protecciones brindadas a los más
vulnerables fueron nada menos que revolucionarias en su contexto original. A
las mujeres, los sirvientes, los extranjeros y los niños les fue mejor bajo la ley
judía que a sus contrapartes en las naciones vecinas. El pacto del Sinaí fue un
arreglo perfecto dentro de un entorno cultural específico a la luz del propósito
de Dios para la nación y el mundo.

Los desafíos que enfrentamos al mezclar y combinar pactos no son el


resultado de que el pacto mosaico sea defectuoso. Nuestros desafíos
provienen de nuestra falta de voluntad para aceptar dos realidades históricas
innegables. Primero, el pacto de Dios con el antiguo Israel fue . . . con el
antiguo Israel. Segundo, el pacto de Dios con Israel era temporal. Importante,
estratégico, divinamente ordenado, pero temporal.

La mezcla y combinación descuidadas de los valores e imperativos del


antiguo y nuevo pacto hacen que la versión actual de nuestra fe sea
innecesariamente resistible. Es por eso que insisto en que la mayor parte de lo
que nos hace resistibles son cosas que deberíamos haber estado resistiendo
todo el tiempo.
El nuevo Jesús desatado hizo formidable la fe del primer siglo. Su creyentes
disculpa fue irrefutable. Su incuestionable. Y los resultados fueron coraje,
notables.
De vuelta a nosotros.
CONVENIOS Y TESTAMENTOS

Los términos "Antiguo Testamento" y "Nuevo Testamento" son términos


comunes de la iglesia, pero muchos lectores de la Biblia no tienen idea de
dónde provienen. La mayoría de los cristianos desconocen cómo envejeció el
Antiguo Testamento y cómo algo escrito hace dos mil años puede
denominarse nuevo. Muchos asumen que el Antiguo Testamento está
etiquetado como antiguo porque los eventos de la primera mitad fueron más
antiguos que los eventos de la segunda mitad. Eso suponiendo que alguna vez
se hayan detenido a pensar en ello.

En los días de Jesús, los judíos tenían una colección de escritos


considerados sagrados. Esta colección de textos eventualmente sería asumida
por la iglesia y rebautizada como Antiguo Testamento. Los judíos nunca se
han referido a sus Escrituras como algo antiguo por la misma razón por la que
no llamamos a nuestras Biblias la Biblia antigua. Si bien el arreglo de las
Escrituras judías es diferente al que encontramos en nuestro Antiguo
Testamento en inglés, los documentos incluidos son prácticamente iguales.
En otras palabras, nuestro Antiguo Testamento habría sido la Biblia de Jesús.
Pero es importante tener en cuenta. . . en realidad, es muy importante tener en
cuenta. . . el término Biblia no se aplicó a las escrituras de nadie hasta más de
doscientos años después del discurso de despedida de Jesús. Entonces, en la
primera parte del primer siglo, no había ni Antiguo ni Nuevo Testamento.
TESTAMENTO

Si tiene una buena Biblia de estudio (o si leyó mi nota al pie anterior), sabe
que el término testamento proviene de un término latino que se usa para
traducir un término griego que refleja un término inglés que vivía en la casa
que Jack construyó.

Testamentosignifica pacto.
El idioma común fuera de Palestina en los días de Jesús era el griego. Esto
explica por qué los documentos que componen nuestro Nuevo Testamento
fueron escritos originalmente en griego. Con el paso del tiempo, el latín
reemplazó al griego como lengua principal de la cultura occidental. La frase
latina para nuevo pacto es novum testamentum. Novum es latín para nuevo y
testamentumi es latín para pacto. Cuando la Biblia se tradujo al inglés, los
editores optaron por quedarse con el conocido término latino testamento en
lugar de usar el término inglés pacto. Si se hubieran apegado a una traducción
directa del griego al inglés, usaríamos los términos antiguo pacto y nuevo
pacto en lugar de antiguo testamento y nuevo testamento.

En pocas palabras: "pacto" y "testamento" son intercambiables.


En su Nuevo Testamento en inglés, la palabra pacto es una traducción de
un término griego usado en tiempos antiguos para referirse a testamentos y
contratos, acuerdos o pactos.2 De manera similar, en su Antiguo Testamento
en inglés, el término pacto es una traducción del término hebreo usado en
referencia a tratados y contratos.3
En tiempos antiguos, como en tiempos modernos, las naciones celebraron
tratados entre sí. Estos tratados, o convenios, se crearon para definir roles,
expectativas y consecuencias de las expectativas no cumplidas entre tribus,
regiones y, finalmente, reinos.
ADIÓS SINAÍ

Como discutimos anteriormente, la nación de Israel entró en un pacto formal


con Dios en el Monte Sinaí. Los términos y condiciones estaban grabados en
piedra. Era un clásico tratado de soberanía bilateral, un pacto entre no iguales.

Este era un pacto condicional. Mientras la nación guardara los


mandamientos de Dios, Dios mantendría a salvo a la nación. Pero si la nación
no cumplió con su parte del trato, Dios no tenía la obligación de cumplir con
la suya. Y mientras discutimos el pacto hecho en el Monte Sinaí, necesito
señalar otra faceta importante de este pacto. Este distintivo se pasa por alto en
toda nuestra mezcla y combinación del Antiguo y el Nuevo Testamento.

El pacto que Dios hizo con la nación de Israel en el Monte Sinaí fue entre
Dios y la nación, no entre Dios y los individuos de la nación. Este era un pacto
nacional. Los individuos dentro de la nación podían separarse del pacto a
través de la infidelidad personal, pero el pacto mismo estaba con la nación.

Cuando Dios castigó a la nación, todos sufrieron, no sólo los culpables.


Cuando la nación fue invadida, los justos y los injustos fueron masacrados y
esclavizados. Cuando Dios bendijo a la nación, los malvados prosperaron
junto con todos los no tan malvados. Dios juzgó la salud y la devoción de la
nación por el comportamiento de los líderes, jueces y profetas. El punto es
que las promesas condicionales de Dios a Israel fueron promesas a la nación
de Israel, no a individuos en la nación y. . . Y tu no. No lo estabas, no lo estás
y deberías alegrarte de no estar incluido en ese pacto.

La forma en que presentamos la Biblia a los niños y la forma en que


hablamos de la Biblia en la iglesia da la impresión de que es un juego de
niños. Es toda la Palabra de Dios para todo el pueblo de Dios para todo el
“Porque yo sé los planes que tengo para vosotros”, declara el Señor,
“planes para prosperaros y no para dañaros, planes para daros esperanza y
un futuro”.

Qué alentador. Los graduados temerosos de Dios pueden entrar con


confianza en el próximo capítulo de sus vidas con la seguridad de la
prosperidad, la protección divina y, con suerte, un trabajo.

Quizás.
Pero, ¿quién es “usted”? “Porque yo sé los planes que tengo para ti”. tu
quien?
Ciertamente no tú, ese es quién.
Aquí está el pasaje completo.

Así dice el Señor: “Cuando se cumplan los setenta años de Babilonia,


vendré a vosotros y cumpliré mi buena promesa de traeros de nuevo a este
lugar. Porque yo sé los planes que tengo para vosotros —declara el
Señor—, planes para prosperaros y no para haceros daño, planes para
daros esperanza y un futuro. Entonces me invocarás y vendrás y me
orarás, y yo te escucharé”.

Si esto es realmente aplicable a los graduados, tendrán que esperar setenta


años para que Dios los prospere y los proteja. Pero si pueden aguantar hasta
los ochenta y ocho años, ¡lo mejor está por venir!

Afortunadamente, estos versículos no se aplican a los graduados. Los


graduados están cubiertos por un convenio diferente. Un pacto mejor. Un
pacto que no requiere el sacrificio de animales para mantenerse vigente. Aquí
hay otro pasaje frecuentemente arrancado de su contexto del antiguo pacto:

Esto fue parte del mensaje de Dios al rey Salomón después de que
completó la construcción del templo en Jerusalén. Aquí Dios reitera su
Si se humillare mi pueblo, sobre el cual mi nombre es invocado, y oraren,
compromiso con el pacto existente de causa y efecto que estableció con
y buscaren mi rostro, y se convirtieren de sus malos caminos, entonces yo
oiré desde los cielos, y perdonaré sus pecados, y sanaré su tierra.

4
la nación de Israel. Aplicar estos versículos o reclamar esta promesa para
cualquier otro grupo es deshonesto y peligroso.

El nuevo pacto establecido por Jesús contrasta fuertemente con las


suposiciones e implicaciones reflejadas en los versículos citados
anteriormente. Para decirlo en términos amplios, bajo el antiguo pacto,
cuando obedecías, eras bendecido. Cuando desobedecías, eras castigado.
Bajo el nuevo pacto, cuando obedeces, puedes sufrir. Si desobedeces, el
mundo puede aplaudirte y hasta puedes prosperar.

Eso es lo que Jesús dijo, de todos modos.


Él debería saber.
El antiguo pacto, el pacto de Dios con Israel, era un trato global. Fue
Todo O Nada. El hecho de que alguien elija publicar el antiguo pacto con el
nuevo pacto en una encuadernación de cuero genuino no significa que
debamos tratarlos o aplicarlos de la misma manera. La Biblia es toda la
Palabra de Dios. . . a alguien. Pero no todo es palabra de Dios para todos. Y
deberías estar feliz por eso. La mayoría de nosotros no habríamos superado la
adolescencia si al antiguo pacto se le hubiera dado el mismo estatus que al
nuevo pacto.

Pero aquí está el verdadero truco.


El nuevo pacto que Jesús anunció en la Pascua no solo era nuevo, era un
tipo de pacto completamente diferente al que Dios estableció con la nación en
el Monte Sinaí. El pacto que Jesús inauguró se parecía más al pacto que Dios
estableció con Abraham cuando prometió bendecir al mundo a través de él.
En la antigüedad, a veces se hacía referencia a este arreglo como un pacto
promisorio. A diferencia del tratado bilateral de soberanía discutido
anteriormente, un pacto promisorio era unilateral e incondicional. En un
pacto de promesa, una de las partes se comprometía con la otra parte y asumía
toda la responsabilidad de cumplir esa promesa.
La raíz del término hebreo para pacto significa cortar. Hacemos tratos. En
los viejos tiempos, la gente hacía convenios. Literalmente cortaban un animal
en dos partes iguales y un representante de cada parte caminaba entre los
cadáveres eviscerados.
¿Por qué?
Dejaré que un experto explique:

El que pasa entre las mitades divididas de los animales sacrificados invoca
la muerte sobre sí mismo si quebranta la palabra por la cual se ha
comprometido en el juramento.

En otras palabras, que me suceda lo mismo que a este desafortunado


animal si violo los términos de este pacto. Cuando Dios ratificó su pacto con
Abraham, le había dado instrucciones a Abraham para que trajera una cabra y
un carnero y los cortara en dos y colocara las mitades una frente a la otra.7 En
una ceremonia de pacto tradicional, ambas partes pasarían entonces entre los
cadáveres eviscerados. Pero este era un pacto incondicional. El texto dice que
al ponerse el sol, Abraham cayó en un profundo sueño. Y entonces sucedió
algo extraordinario:

Cuando el sol se había puesto y había caído la oscuridad, apareció un


brasero humeante con una antorcha encendida y pasó entre las piezas.
8

Dios no requirió que Abraham pasara entre los cadáveres divididos. En


cambio, la antorcha encendida, que representaba la presencia de Dios, hizo
todo el paso. Esta fue la forma en que Dios dijo: “¡Abraham, esto es por mí!
Asumo toda la responsabilidad por el cumplimiento de mis promesas.

Unilateral. Incondicional.
Ahora, con todo eso como telón de fondo, revisemos la referencia de Jesús
Esta copa es la nueva alianza en mi sangre que es derramada por
9
Uds.

“Derramado por ti”.


Al igual que Abraham, no estaríamos obligados a participar en la
ceremonia del pacto. Esto fue unilateral. Incondicional. Era la manera de
Jesús de decirle al mundo:

¡Esto es sobre mi!


¡Esto está en mí, para usted!

Estimado lector cristiano: ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Por qué estarías tentado a
ir más allá de la cruz para tomar prestado de un pacto que fue temporal e
inferior al pacto establecido para nosotros en el Calvario? El autor de Hebreos
lo dice mejor. Jesús fue el “fiador de un mejor pacto”.

10

Más adelante escribe, “el nuevo pacto se establece sobre mejores


promesas”.11
Además, ¡para empezar, no estabas incluido en el antiguo pacto!
LA GRAN DIVISIÓN

Supongo que cuando recibió su primera Biblia nadie le dijo nada de esto.

Nadie explicó que su Biblia estaba organizada en torno a dos pactos. Uno
entre Dios y el antiguo Israel, y otro entre Dios y todos los que quieran
participar. Quizás lo que deberíamos habernos dicho, y quizás lo que
deberíamos comenzar a decirles a nuestros hijos, es algo así como:

La Biblia es un libro organizado en torno a dos pactos: uno entre Dios y el


antiguo Israel y otro entre Dios y usted. Centrarse en el segundo. El pacto
entre Dios e Israel es obsoleto. Lee el contexto histórico y la inspiración.
¡Pero no intentes nada de eso en casa!

Nuestro resumen conciso podría ser:

Siga el ejemplo del pacto que Dios hizo con usted.

Si quieres llamar al director de niños de tu iglesia, te espero aquí.


Hablando de esperar, puede que estés pensando: Espera un momento.
¡Usted acaba de llamar parte de la Biblia obsoleta! En realidad, no fui yo. Uno
de los autores de nuestra Biblia llama obsoleta parte de nuestra Biblia.
¿No es esto divertido?
COMENZAR EN EL MEDIO

Cuando le damos a un nuevo creyente oa un no creyente su primera Biblia,


generalmente les decimos que Julie Andrews estaba equivocada. El principio
mismo no es un buen lugar para empezar. Generalmente señalamos a los
nuevos y no creyentes a los Evangelios. A menudo, el Evangelio de Juan.
¿Por qué? Porque sabemos que el nuevo pacto es su pacto. Como implica
nuestro hábito de señalar a los nuevos creyentes el Nuevo Testamento, el
pacto de Dios con Israel no es tan importante para los seguidores de Jesús
como su nuevo pacto con la iglesia. No estoy sugiriendo que los dos
testamentos no estén igualmente inspirados. Mi punto es que no son
igualmente aplicables.

Tan herético como pueda sonar, considere esto. Personas sin antecedentes
eclesiásticos y sin formación bíblica han puesto su fe en Cristo después de
leer el Evangelio de Juan solamente. No todo el Nuevo Testamento. No toda
la Biblia. Solo Juan. Usted puede ser una de esas personas. Ese evangelio
revela lo suficiente acerca de las promesas del nuevo pacto para que una
persona tome una decisión informada y llena de fe de seguir a Jesús.

Ese no es el caso con el libro de Génesis.


O Éxodo.
Ciertamente no Levítico.
Por supuesto, hay personas que ven a Jesús en cada libro de la Biblia.
Pero nadie había visto a Jesús de Nazaret en el Antiguo Testamento hasta que
le fueron presentados por primera vez a través del Nuevo Testamento. El
Antiguo Testamento lo anticipó. El Nuevo Testamento lo presentó.

Me doy cuenta de que estoy afirmando lo obvio. Pero es obvio que lo que
es obvio puede no ser tan obvio. Uno podría leer todo el Antiguo Testamento
todos los años y nunca saber que Jesús existió.
extrañará la belleza y el poder de lo que Jesús dio su vida para desatar en el
mundo.
Capítulo 9

LA BIBLIA SEGUN JESUS

Como bisagra entre el antiguo y el nuevo pacto, Jesús estaba en la posición


poco envidiable de seguir un viejo conjunto de reglas mientras sentaba las
bases para lo que estaba por venir. Mostró respeto y deferencia por lo antiguo,
pero estaba incómodamente claro de que algo nuevo estaba en el horizonte.
Mientras afirmaba la bondad y el origen divino de las Escrituras judías, hizo
afirmaciones que lo elevaban por encima de esos mismos textos. Y eso es
comprensible. Jesús nació bajo el pacto de Dios con Israel con el propósito de
llevar ese pacto a su fin ordenado soberanamente.

1
TRADICIÓN DESAFÍO Y REAPLICACIÓN

Un ejemplo de este presagio se encuentra en su sermón más famoso. Alguien


lo tituló el Sermón de la Montaña. Pero en el transcurso de su ministerio de
aproximadamente tres años, Jesús probablemente repitió este mensaje, o
alguna versión del mismo, numerosas veces. Supongo que no siempre estuvo
parado en una montaña.

De todos modos.
En el relato de Mateo, después de llamar la atención de todos con una
visión única de cómo ser feliz, Jesús dio un nuevo giro a varios mandamientos
y tradiciones familiares, mandamientos y tradiciones que su audiencia había
aprendido desde la infancia.

Has oído eso. . .


Como en: Toda tu vida las personas en las que confías y respetas te han
dicho.. .

Habéis oído que se dijo: Ojo por ojo y diente por diente.2

Sí, lo tenían. Las Escrituras judías decían:

No muestres piedad: vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano
por mano, pie por pie.
3

En lugar de explicar lo que significaba esa parte de la Escritura, Jesús


sorprendió a todos con esto:

Pero . . .

Si hubiera hecho una pausa después de “Pero . . .” habrían pensado,


¿Pero? Jesús, no respondes a Moisés con pero a menos que sea, "Pero por
supuesto". ¡No puedes sino algo transmitido por Moisés!
Pero yo les digo que no resistan a una persona mala. Si alguien te abofetea
en la mejilla derecha, vuélvele también la otra mejilla. Y si alguien quiere
demandarte y quitarte la camisa, dale también tu abrigo. Si alguien te
obliga a caminar una milla, ve con ellos dos millas.

No podemos comenzar a imaginar lo ridículo que sonaba esto para los


judíos del primer siglo que luchaban por sobrevivir bajo las sandalias
claveteadas de Roma. Pero más allá del punto de nuestra discusión, no
podemos empezar a imaginar cuán antibíblico sonaba esto a los judíos del
primer siglo, cuyas Escrituras enteras se basaban en una ética de lo contrario.

Está lo suficientemente familiarizado con las historias del Antiguo


Testamento como para saber que Israel nunca, nunca, puso la otra mejilla.
Josué, la figura del mesías para los judíos del primer siglo, ciertamente no era
alguien que volviera las mejillas. Él era un guerrero. David, en cuya línea
había de venir el Mesías, tenía tanta sangre en sus manos que Dios no le
permitió construir el templo. Jesús no estaba simplemente contradiciendo sus
Escrituras. ¡Su enseñanza estaba en marcado contraste con toda su historia!
Muchos en su audiencia querían más sangre en sus manos. sangre romana.

Pero ese no fue el único pero. El siguiente fue peor.

Habéis oído que se dijo: “Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo”. Pero yo


os digo, amad a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen, para
que seáis hijos de vuestro Padre que está en los cielos.

No encontrarás “odia a tu enemigo” declarado explícitamente en las


Escrituras judías. Pero el sentimiento ciertamente fue modelado e ilustrado a
lo largo de la historia de Israel como está documentado en sus Escrituras. El
Habéis oído que se dijo: “No cometerás adulterio”.

Aférrate, deben haber pensado. Seguramente no vas a decirnos que está


bien cometer adulterio.

Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer deseándola, ya


adulteró con ella en su corazón.
6

Esta vez Jesús no dirige a sus seguidores en la dirección opuesta al


antiguo pacto. Esta vez insiste en que hagan más de lo que exige el antiguo
pacto.

Elevó el listón. Hace lo mismo con respecto a la permanencia del


matrimonio. De hecho, la enseñanza de Jesús estaba tan desalineada con la
interpretación típica de los judíos del primer siglo sobre sus propias
Escrituras que, al final, los guardianes de la ortodoxia tenían evidencia más
que suficiente para convencer al populacho de que su enseñanza estaba en
conflicto directo con la de Moisés.

Mientras escuchaban en un silencio atónito, algunos en su audiencia


debieron preguntarse: ¿Quién se cree que es? ¿Qué le da derecho a enmendar,
expandir y revertir más de mil años de enseñanza y tradición? Otros en la
audiencia de Jesús, los que prestaban más atención, sabían exactamente quién
pensaba que era. Lo había dejado claro en su introducción.

No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; No he venido a


abrogarlas sino a cumplirlas.7

¿Por qué sintió la necesidad de decir que no había venido a abolir la ley?
Porque
Porque
sabía
de cierto
que aos muchos
digo, hasta
lesque
parecería
el cielo yque
la tierra
habíadesaparezcan,
venido a hacer
ni la
exactamente
letra más eso.
pequeña,
Especialmente
ni el trazoa la
másluzpequeño
de todo de
el una
"Lo pluma,
has oídodedecir".
ninguna..
peromanera
digo “retórica”. Entonces, ¿quédesaparecerá
había venido a hacer exactamente Jesús de
con la Ley y los Profetas? ¿Qué quiso decir cuando dijo que vino a
cumplirlas?
La respuesta a esa pregunta tiene implicaciones significativas sobre cómo
la Ley hasta que todo se haya cumplido.8

¿Qué quiso decir con todo? ¿Y qué pasa con la ley después de que “todo
se ha cumplido”? La implicación es que la ley podría “desaparecer” una vez
que todo se haya logrado. Y claramente Jesús estaba planeando involucrarse
en la realización. Para poner lo que dijo en términos contemporáneos
incómodos, Éxodo, Levítico, Números y Deuteronomio pueden comenzar a
desaparecer una vez que todo se haya cumplido.
COMPLETAMENTE LLENADO

Entonces, ¿qué quiso decir Jesús cuando dijo que vino a cumplir la ley? El
término griego traducido como cumplir es usado tanto por Mateo en el
Sermón de la Montaña como por Lucas en su recitación del mensaje de la
sinagoga de Jesús.9 En ambos casos, el término significa llevar a un fin
designado.
10
Jesús no vino a abolir—como en destruir—la validez de, o socavar la
credibilidad de la ley. Jesús vino a llevarlo a un fin designado.

Si la ley fuera una tarea asignada, la estaba completando.


Si la ley fuera un discurso, lo estaba concluyendo.
Si la ley fuera un avión, lo estaba aterrizando.
Esta era su forma de decir que el pacto temporal y condicional de Dios
con Israel estaba llegando a su fin, el fin previsto desde el principio. Cuando
Dios estableció su pacto con Israel, puso un cronómetro. Según Jesús, el
tiempo se había acabado. Pero la ley no acababa de terminar. La ley se estaba
cumpliendo a través de él. El Dr. John Piper lo expresa de esta manera:

Jesús no fue simplemente un miembro más en la larga lista de sabios y


profetas. Él era el final de la línea.
11

me encanta eso "El fin de la línea."

Sin duda, muchas instrucciones y reglas y prácticas religiosas y rituales


del Antiguo Testamento ya no se practican. Pero esto no se debe a que
estas prácticas y reglas fueran incorrectas, sino a que eran temporales y
apuntaban hacia el día en que Jesucristo las cumpliría y, por lo tanto,
terminaría con ellas. La venida de Cristo no los abolió, pero los hizo
obsoletos.

12
y pagó su deuda, la obligación se cumpliría y la carga de cumplir con esa
obligación también se eliminaría. Jesús cumplió, como se pretendía, la
necesidad de la ley judía. Así como no se abole un hogar al completar su
construcción, así como no se abole un plan de vuelo al aterrizar un avión, así
como no se abole una tarea al completarla, Jesús no abolió la ley cuando la
cumplió. . Pero al cumplirlo, lo logró. . . obsoleto. Nuevamente, ese no es mi
término. Diablos, John Piper también lo usó.
¿Mi punto?
Soy tan inteligente como John Piper.
No.
¿Mi punto?
¿Por qué insistimos en equiparar el nuevo pacto de Jesús con el antiguo
pacto cumplido y ahora obsoleto? Hacerlo hace que nuestra disculpa, nuestro
enfoque para compartir y defender nuestra fe, sea mucho más complicado de
lo que debería ser.

La mayoría de los evangélicos sienten la necesidad de defender toda la


Biblia, incluido el pacto temporal de Dios con Israel, para defender el
cristianismo.

¿Por qué?
Debido a nuestra larga tradición de mezclar, emparejar y equiparar lo que
Dios claramente separó.

No ayuda que ambos pactos estén unidos para nuestra conveniencia. La


mayoría de las personas con las que he hablado que han abandonado su fe han
perdido la fe en Jesús porque perdieron la confianza en la Biblia. ¿Qué parte
de la Biblia? Lo has adivinado, la parte que no se aplica ni nos incluye: el
Antiguo Testamento. Una vez que ya no pudieron defender la historicidad o
la infalibilidad de toda la Biblia, encontraron que toda su fe también era
indefendible. Eso es trágico.

Es trágico porque, como veremos más adelante, el cristianismo es


TERMINADO

Según Jesús, nada en la ley “desaparecería” hasta que todo se “cumpliera”.


Sin embargo, una vez cumplida, la ley comenzaría a desaparecer. ¿Qué es
exactamente lo que sucedió?

Durante los siguientes cuarenta años, el Israel religioso lucharía con la


tensión interna creada por El Camino. Cuanto más trataban de eliminarlo,
más rápido crecía. Gracias a los esfuerzos incansables del apóstol Pablo y
otros, los judíos de todo el mundo romano comenzaron a abandonar la estricta
adherencia a las reglas de la sinagoga local para seguir al maestro resucitado
de Nazaret.

Luego, el 6 de agosto del año 70 dC, la transición llegó a un abrupto final.


Fue ese día cuando el conflicto de cuatro años entre los rebeldes judíos y
Roma llegó a un final violento y sangriento. Como discutimos anteriormente,
el templo judío fue saqueado, quemado y arrasado. La destrucción del templo
marcó el fin del judaísmo antiguo. Mientras se conservaron las palabras del
pacto, la capacidad de Israel de vivir de acuerdo con esas palabras se
desvaneció en un día.

El judaísmo, tal como lo prescribió Moisés en el Monte Sinaí, dejó de


existir. Para usar el término de Jesús, “desapareció”.

Como predijo Jesús.13


El pacto de Dios con Israel ya no era necesario. Se había cumplido y
reemplazado con un pacto mejor.

Un nuevo pacto.
Los eruditos del Nuevo Testamento han debatido durante mucho tiempo
el significado de las famosas últimas palabras de Jesús desde la cruz:
"Consumado es".
14
Como pronto descubrirían sus desalentados seguidores, Jesús no había
terminado. Pero algo sucedía. Tal vez, en sus momentos finales, estaba
Capítulo 10

HOGAREÑOS

Cuando Jesús anunció la inauguración de su nuevo pacto, marcó el principio


del fin del antiguo. Si bien su breve ministerio sirvió como una transición
entre los dos, estaba claro que no tenía la intención de que sus seguidores los
mezclaran.
Jesús no dejó lugar para un modelo de pacto combinado. No sólo lo había
explicado varias veces antes de su muerte, sino que lo reafirmó en su último
discurso de despedida. Has leído o tal vez escuchado estas palabras docenas
de veces. Mientras los lee esta vez, cuente el número de referencias a Moisés
o la ley:

Entonces Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Toda potestad me es dada en


el cielo y en la tierra. Por tanto, id y haced discípulos a todas las naciones,
bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y
enseñándoles a obedecer todo lo que os he mandado. Y ciertamente estaré
con ustedes todos los días, hasta el final de la era.”

Eso sería ninguno.


Jesús reclamó “toda” la autoridad. Si alguien tiene “toda” la autoridad, es
la única autoridad a la que se debe apelar. Implicación: En los viejos tiempos,
Moisés era tu hombre. Esos días han terminado. Ha llegado algo nuevo. Ha
llegado alguien nuevo.
Sin embargo, a pesar de su consistencia e insistencia, muchos de sus
seguidores del primer siglo todavía optaron por un modelo de pacto
combinado.
UN HERMOSO DÍA EN EL BARRIO

El modelo mixto del primer siglo surgió en parte del hecho de que los
discípulos de Jesús no iban por todo el mundo como él les había ordenado. Se
quedaron en Jerusalén a la sombra del templo. Se rodearon de judíos
conversos para quienes la versión judía mezclada del cristianismo funcionaba
bien.

Miles de judíos que vivían y visitaban Jerusalén abrazaron a Jesús como


el Mesías. Había mucho que hacer allí mismo, en su propio patio trasero. El
mundo podía esperar. Además, tenían la impresión de que Jesús regresaría
pronto. Como en, tal vez el jueves. Entonces, ¿cuál era el punto de dejar la
ciudad?

Si hubieran prestado más atención a lo que Jesús dijo en esos momentos


finales, habrían sabido que no aparecería pronto. Eso de “todas las naciones”
llevaría un tiempo. Para su crédito, Jesús los estaba dejando. De nuevo. Esa
tuvo que haber sido una reunión extraordinariamente emotiva.

Además, tenían expectativas.


Fue difícil para los seguidores judíos de Jesús del primer siglo escuchar lo
que realmente estaba diciendo debido a lo que querían que dijera. Lucas nos
dice que esperaban que Jesús estuviera listo para restaurar la nación al estatus
de reino. Todavía esperaban una solución política o militar. Cualquiera que
sea la razón, se fueron asumiendo que regresaría pronto. Así que los
discípulos permanecieron en las regiones predominantemente pobladas por
judíos de Judea y Galilea. En consecuencia, el evangelio destinado a todas las
naciones adquirió un sabor exclusivamente judío.

Lo viejo comenzó a infringir lo nuevo.


Algo había que hacer.
Esto es lo que sucedió.
(Puede que haya inventado esto.)
ALTO SOBRE LOS CIELOS

Mientras Dios el Padre observaba el nuevo movimiento de su Hijo luchando


por ganar fuerza fuera de Judea, se dio cuenta de cuál era el problema.

“Hijo”, dijo, “ven aquí y toma asiento. Tenemos que charlar.


"¿Qué sucede?" preguntó el Hijo.
“Es tu movimiento. No se está moviendo. Está estancado.
“Sí, señor”, dijo el Hijo, “he querido mencionar eso”.
“Bueno”, dijo el Padre, “creo que sé cuál es el problema”.
"¿Que es eso?" preguntó el Hijo.
“Elegiste a las personas equivocadas para dirigirlo. No me malinterpretes.
Son buenos muchachos. Pero les falta visión. Conducir. Motivación. Si tiene
la intención de extender esto a todas las naciones, me temo que tendrá que
regresar y encargarle una gran comisión a alguien más. Alguien que no acepta
un no por respuesta. Alguien que no tenga miedo de salir de casa. Mientras lo
hace, busque a alguien que esté conectado y sea respetado. Alguien con
credenciales.

Mientras el Padre y el Hijo contemplaban el mundo, de repente el Padre


agarró al Hijo por el hombro y señaló con su mano derecha. “¡Oye, qué hay de
ese tipo! ¡Eso es lo que deberías reclutar!”

“¿Saulo de Tarso?” respondió el Hijo. "¿Estás bromeando?"


“Sabes que no bromeo, Hijo,” dijo el Padre.
“Pero, papá, Saul está desmantelando sin ayuda todo lo que trabajé tanto
para crear. Además, ¡es un fariseo! Y no cualquier fariseo. Es un fariseo
estrella.

“Perfecto”, dijo el Padre. “Qué golpe. ¡Imagínese la conversación en


Jerusalén si reclutamos a Saul para nuestro equipo!

“Papá”, dijo el Hijo, “ya cree que está trabajando para nuestro equipo”.
“Bueno”, dijo el Padre, “eso debería hacer tu trabajo aún más fácil. Y te
sugiero que te pongas a trabajar. Va de camino a Damasco con un bolsillo
evangelio a los gentiles y a sus reyes”.2 todas las naciones. A cambio de su
servicio, Jesús prometió. . . sufrimiento. Por extraño que parezca, Saul aceptó
y no perdió tiempo en ponerse manos a la obra. Lucas nos dice que
inmediatamente después de recobrar la vista, Saúl:

Comenzó a predicar en las sinagogas que Jesús es el Hijo de Dios. Todos


los que le oían se asombraban y preguntaban: ¿No es éste el hombre que
hizo estragos en Jerusalén entre los que invocaban este nombre? ¿Y no ha
venido aquí para llevarlos presos ante los principales sacerdotes? Sin
embargo, Saúl se hizo más y más poderoso y desconcertó a los

Judios que viven en Damasco al probar que Jesús es el Mesías.3


MIENTRAS TANTO

Mientras tanto, de vuelta en su territorio, ni el padre ni el hijo estaban


dispuestos a renunciar al grupo original de once. Pero requirió una
intervención divina para ponerlos en movimiento. Así que unos años después
de la conversión de Saulo, Pedro tuvo su propia conversión.

4
Estaba en Jope en ese momento y, mientras rezaba, cayó en un trance en el
que vio una colección de animales que incluían animales que los judíos tenían
prohibido comer. ¡Entonces Peter escucha una voz que le ordena que los
mate, los cocine y los coma!

Es importante notar que aparte de la circuncisión, nada encarnaba más el


antiguo pacto que las restricciones dietéticas. En la mente de los judíos fieles,
quebrantar las leyes dietéticas era quebrantar el pacto. Una leyenda judía
describe a una madre judía y sus siete hijos que soportaron voluntariamente la
tortura y la ejecución por negarse a comer cerdo.

5
Así que la respuesta de Peter es comprensible.

“¡Seguramente no, Señor!” él dijo.

Eso es bastante fuerte.

“Nunca he comido nada impuro o inmundo”.6

Implicación: ¡Y no voy a empezar ahora! Señor, señor. . .


El sueño se repite dos veces cuando, de repente, Peter es despertado por
alguien en el patio delantero que grita su nombre. Cuando abre la puerta, es
recibido por dos hombres y un soldado. Estos extraños lo invitan a Cesarea
para que sea el huésped nocturno de Cornelio, un centurión romano. Un
centurión gentil, ¡qué podría ser peor! Peter pudo haberse pellizcado con la
Bueno, aquí está su línea de apertura a una sala llena de amigos y
familiares no judíos de Cornelius. No te apresures. Imagine la tensión creada
por la declaración de apertura de Peter. Recuerde, esto fue diez o más años
después de la resurrección. Pedro comienza:

Usted sabe muy bien que va en contra de nuestra ley que un judío se
asocie con un gentil o lo visite.

Traducido: Todo el mundo sabe que los judíos no se asocian, y mucho


menos visitan, los hogares de los gentiles. Incluso los judíos cristianos. Él
continúa:

Pero Dios me ha mostrado que a nadie debo llamar impuro o inmundo. 7

A lo que estoy seguro de que alguien en la casa tuvo la tentación de


responder: "¡Bueno, eso es muy grande de tu parte!"

No te pierdas esto. Pedro admitió que consideraba a los no judíos impuros


e inmundos. Eso es lo que le habían enseñado desde niño. Eso resumía la
actitud judía del primer siglo hacia los no judíos. Este es el mismo Pedro que
escuchó todo lo que Jesús enseñó de primera mano. Pedro, quien fue instruido
por Jesús, en primera persona, para ir por todo el mundo. Él continuó.

ahora me doy cuenta. . .

Traducido: Me ha tomado un tiempo.

Ahora me doy cuenta de cuán cierto es que Dios no muestra favoritismo


sino que acepta de todas las naciones al que le teme y hace lo correcto. 8

Este fue el momento de Pedro en Juan 3:16. Finalmente lo consiguió.


Resulta que Jesús amaba a todos los niños pequeños del mundo. Incluso los
niños gentiles. Después de su torpe presentación, Pedro predicó el evangelio a
esta sala llena de gentiles. Antes de que pudiera tararear la primera estrofa de
un himno de invitación, el Espíritu Santo interrumpió y llenó a su audiencia
gentil. la respuesta de
Los compañeros de viaje de Pedro ilustran aún más el racismo que existía
entre judíos y gentiles en el primer siglo.

Los creyentes de la circuncisión que habían venido con Pedro estaban


asombrados de que el don del Espíritu Santo se hubiera derramado
incluso sobre los gentiles.
9

"Asombrado."
Los cristianos judíos que viajaban con Pedro estaban “asombrados” de
que Dios hiciera por los gentiles lo que había hecho por los judíos creyentes.
A pesar de todo lo que Jesús enseñó, sus seguidores todavía se aferraban al
pensamiento del antiguo pacto. Hasta este punto, la iglesia era exclusiva y
excluyente. Así que mientras el mensaje de fe atraía a los gentiles, la
comunidad de fe no. A las personas que no se parecían en nada a Jesús les
gustó el mensaje de Jesús. Pero no necesariamente les gustaba la comunidad
encargada de administrar ese mensaje.

¿Suena familiar?
Cuando la noticia de las escapadas de Peter llegó a la sede en Jerusalén,
causó un gran revuelo. Cuando Pedro regresó a Jerusalén, bueno, esto es lo
que sucedió:

Los creyentes circuncidados se regocijaron, reconociendo que esto había


sido lo que Jesús pretendía desde el principio. Juntos prometieron
abandonar el modelo del pacto combinado de una vez por todas para
abrazar completamente el nuevo pacto.

Difícilmente.
Esto es lo que realmente sucedió.
No podían entender en sus corazones y mentes que Jesús había cumplido por
completo —de una vez por todas, clavar un tenedor, dejar el lápiz, salir del
avión, dar propina al mesero— el antiguo pacto. Se terminó.

Entonces, comenzando desde el principio, Peter les contó toda su historia.


Describió su trance, su invitación a la casa de Cornelio, pero lo más
importante, describió cómo el Espíritu Santo había caído sobre los gentiles tal
como había caído sobre Pedro y sus amigos años antes. Concluyó con esto:

Entonces, si Dios les dio el mismo regalo que nos dio a los que creímos en
el Señor Jesucristo, ¿quién era yo para pensar que podría interponerme en
el camino de Dios?

11

Es difícil discutir con eso. Lucas nos dice que “no tenían más objeciones”
y exclamó:

Así que, aun a los gentiles Dios ha concedido el arrepentimiento para


vida.12

Sí, incluso a los gentiles. Incluso a personas fuera del pacto de Dios con
Israel. Estaban tan sorprendidos, lo cual es sorprendente.
Conmocionado, que es impactante.
Asombrado, que es asombroso.
¿Por qué?
Fue exactamente lo que Dios le prometió a Abraham cientos de años antes
de que Moisés pronunciara su primer “Deja ir a mi pueblo”. Deberían haberlo
visto venir. Deberían haberlo acogido. En cambio, se resistieron.

Nosotros también.
MAS PROBLEMAS

Unos años después de la visita de Pedro con Cornelio, Saulo (también


conocido como Pablo) y su compañero de viaje, Bernabé, se embarcaron en
un viaje misionero a través de lo que hoy es Siria y Turquía. Su costumbre era
visitar sinagogas en ciudades portuarias y ciudades del interior que servían de
cruce de caminos para el comercio. Como fariseo de la patria, Pablo solía ser
invitado a dirigirse a la ciudadanía judía local. Pero a la mitad de su mensaje,
sería evidente que algo andaba mal. Una vez que llegaba a la sección de Jesús
de su bosquejo, las cosas se ponían tensas. Un Mesías crucificado era un
oxímoron.

Pero cuando Pablo describió cómo la muerte de Jesús negó la necesidad


de la ley de Moisés. . . bien. No era inusual que los sermones de Pablo en la
sinagoga terminaran con él siendo tildado de blasfemo y enviado a casa. Si
bien rara vez ganaba a la multitud, casi siempre ganaba uno o dos conversos.
Habiendo dado al equipo local la oportunidad de abrazar El Camino, dirigiría
su atención a la población gentil local.

Eventualmente, los cristianos judíos en Jerusalén se enteraron de lo que


Pablo y Bernabé estaban haciendo. Ya era bastante malo que estuvieran
invitando a los gentiles a la familia. ¿Pero que Pablo estaba descartando la
necesidad de la ley? Eran palabras de pelea. Así que los judíos cristianos en
Jerusalén se encargaron de hacer un poco de trabajo misionero por su cuenta.
Enviaron representantes de modelos mixtos a las ciudades que Pablo y
Bernabé visitaron para corregir la teología errante y anti-Moisés que dejaron
a su paso.
Ciertas personas bajaron de Judea a Antioquía y enseñaban a los
creyentes: “Si no os circuncidáis, según la costumbre enseñada por
Moisés, no podéis salvaros”.

13

Para los hombres, eso significaba la salvación por medio de la cirugía: la


circuncisión. A lo que deben haber pensado, ¡Alguien debería habernos
informado sobre esto antes de que nos inscribiéramos! Imagínese cómo se
desarrollaría eso en la iglesia del siglo XXI. “Cariño, tú y los niños van al
servicio. Esperaré en el coche.

Además, ¿cómo lo sabríamos?


Lo siento.
Observe el nombre de quién aparece repentinamente en la discusión.
Moisés. Estos hombres defendían el modelo combinado. El modelo de
Moisés y Jesús. El modelo de mezclar y combinar. Desafortunadamente para
los “misioneros” de Jerusalén, antes de que pudieran limpiar y afilar sus
cuchillas de circuncisión, aparecieron los mismos demonios, Pablo y
Bernabé. Y una vez que llegaron, las cosas se pusieron polémicas. Así que los
cristianos del primer siglo en Antioquía hicieron lo que los cristianos han
estado haciendo desde entonces. Llamaron a una reunión de negocios. un
sínodo. Un tribunal eclesiástico.

Así que Pablo y Bernabé fueron designados, junto con algunos otros
creyentes, para subir a Jerusalén para ver a los apóstoles y ancianos
acerca de esta cuestión.

14
NO LO HAGAS DIFÍCIL

La reunión tuvo lugar en Jerusalén. Se le conoce comúnmente en los círculos


teológicos como el Concilio de Jerusalén. Es imposible exagerar la
importancia de lo que ocurrió en esa reunión. Afortunadamente, Luke nos
proporciona las actas. El primer y único punto en la agenda era si los gentiles
que abrazaron a Jesús deberían o no estar obligados a abrazar la ley de Moisés
también.
15
La facción pro-Moisés, encabezada por fariseos convertidos, se mantuvo
firme. A los creyentes gentiles se les debe exigir que guarden la ley de Moisés
y los hombres deben ser circuncidados. El grupo solo de Jesús, dirigido por
Pablo y Bernabé, respondió con historias para apoyar su convicción de que
Dios estaba aceptando a los gentiles aparte de la ley. Pablo confirmó los
informes que llegaban de las comunidades gentiles fuera de Judea. Los
gentiles estaban, de hecho, abrazando El Camino y Dios estaba confirmando
su aprobación con manifestaciones tangibles.

dieciséis
Después de un largo debate, Peter se puso de pie para dirigirse a la
reunión.

Hermanos, sabéis que hace algún tiempo Dios hizo una elección entre
vosotros para que los gentiles oyeran de mis labios el mensaje del
evangelio y creyeran. Dios, que conoce el corazón, les mostró que los
aceptaba dándoles el Espíritu Santo, tal como lo hizo con

17
nosotros.

A lo que podría haber agregado, ¡y fue asombroso! Nuevamente, es


imposible para nosotros comprender el significado, el cambio sísmico,
asociado con esas últimas seis palabras: "tal como lo hizo con nosotros". De
pie frente a lo que sea que todos en esa habitación consideraran el epicentro
Ahora bien, ¿por qué tratáis de tentar a Dios poniendo sobre el cuello de
los gentiles un yugo que ni nosotros ni nuestros antepasados hemos
podido llevar?

18

Guardar la ley era difícil. Esto era cierto para los judíos criados en él,
sobre él y alrededor de él. ¿Cuánto más difícil sería para los gentiles adultos?
Todos los hombres en la sala se dieron cuenta de lo poco realista que era
esperar que los adultos criados en hogares paganos con una cosmovisión
pagana y costumbres paganas adoptaran instantáneamente todo lo que
conlleva ser un judío devoto. La circuncisión no era nada comparada con la
carga de reorientar cada faceta de la vida en torno al código civil, moral y
religioso judío. Aparentemente, nadie respondió a la pregunta de Peter, así
que él mismo la respondió.

¡No! Creemos que es por la gracia de nuestro Señor Jesús que somos
salvos, al igual que ellos.
19

Tomó cerca de veinte años, pero Pedro finalmente había aceptado la


incómoda pero innegable realidad de que la ekklesia de Jesús no era la
continuación o la versión 2.0 del judaísmo. Era independiente nuevo. No
había necesidad de mezclar y combinar. No hay necesidad de mezclar lo viejo
y lo nuevo. La vieja forma había pasado y había llegado algo completamente
nuevo. El nuevo pacto que Pedro presenció que Jesús inauguró en la Pascua
años antes sirvió como un final y un comienzo.

Mientras Pedro regresaba a su asiento, Santiago, el hermano de Jesús, se


puso de pie y se dirigió al centro de la habitación.

El hermano de Jesús.
Imagina eso.
Los creyentes gentiles deben ser incluidos en la comunidad de fe sin
convertirse primero al judaísmo. Después de citar un breve pasaje del profeta
Amós, concluyó sus comentarios con lo que se ha convertido en una de mis
declaraciones favoritas del Nuevo Testamento:

Es mi juicio, por lo tanto, que no se lo pongamos difícil a los gentiles que


se están volviendo a Dios.
20

me encanta eso
Imagínese dónde estaría la iglesia hoy si hubiéramos mantenido esa idea
simple al frente y al centro. Hace años, imprimí ese verso y lo colgué en mi
oficina. En poco tiempo comenzó a aparecer en las paredes y placas de todas
nuestras iglesias. Lo miro todos los días. Tal vez la declaración de Santiago
debería ser el punto de referencia por el cual se toman todas las decisiones en
la iglesia local. El hermano de Jesús dijo que no debemos hacer nada que
dificulte innecesariamente a las personas que se están volviendo a Dios. El
hecho de que hayamos ignorado el consejo de James sirve como una
respuesta parcial a la incómoda pregunta de mi amigo chino.

¿Recuérdela?
AÚN MÁS ASOMBROSO

Cuando Santiago terminó, golpeó la mesa con su mazo y decretó que no se


requeriría que los gentiles siguieran a Moisés como requisito previo para
seguir a Jesús. Pero lo que dijo a continuación fue. . . bien . . . lo que dijo a
continuación es tan asombroso y disruptivo que ha sido prácticamente
ignorado a lo largo de la historia de la iglesia.

¿Sabes lo que dijo a continuación?


¿Sin mirar?
¿No?
No debe haber sido tan importante.
En realidad, fuera de la enseñanza de Jesús, lo que Santiago dijo a
continuación puede ser la declaración más instructiva del Nuevo Testamento.
Lo que vino después define su relación con aproximadamente la mitad de su
Biblia en inglés.

¿Listo?
ESPACIO EN BLANCO

El Concilio de Jerusalén comenzó con la pregunta de cuán judío debía ser un


no judío para ser “salvado” e incluido en la iglesia. La circuncisión no era lo
único en juego. Toda la ley y todo lo relacionado con ella estaba en juego. Los
Diez Mandamientos estaban en juego junto con cientos de mandamientos de
apoyo. Y no olvide que trescientas millas al norte de Jerusalén, un grupo de
creyentes gentiles está esperando para saber cuánto de la ley judía serían
responsables de guardar, si es que algo.

Inmediatamente después de su decisión de “no dificultar” que los gentiles


se vuelvan a Dios, Santiago dice:

En su lugar, debemos escribirles. . .

“Ellos” siendo los creyentes gentiles en Antioquía. Si eres gentil, ¡ellos


eres tú!

En cambio, debemos escribirles diciéndoles que se abstengan de


alimentos contaminados por ídolos, de inmoralidad sexual, de la carne de
animales estrangulados y de sangre.

21

¿Hacer qué?
El explica.

Porque la ley de Moisés ha sido predicada en todas las ciudades desde los
primeros tiempos y se lee en las sinagogas todos los sábados.
22

Eso no parece una gran explicación. Pero eres un cristiano reflexivo, así
que te dejaré conectar los puntos. ¿Por qué sugeriría Santiago que enviaran
¿Por qué cargarlos con estos cuatro mandamientos? ¿Y por qué estos cuatro?
¿Por qué no, “No matarás”?
23 24
¿O, “No robarás”? Mientras lo piensa, aquí está el texto de la carta real
que enviaron:

Saludos.
Hemos oído que algunos salieron de nosotros sin nuestra autorización
y los perturbaron, perturbando sus mentes con lo que decían. Así que
todos acordamos elegir algunos hombres y enviárselos con nuestros
queridos amigos Bernabé y Pablo, hombres que han arriesgado sus vidas
por el nombre de nuestro Señor Jesucristo.

Por lo tanto, estamos enviando a Judas y Silas para que confirmen de


boca en boca lo que estamos escribiendo. Pareció al Espíritu Santo ya
nosotros no cargaros con nada más que los siguientes requisitos: Os
abstendréis de alimentos sacrificados a los ídolos, de sangre, de la carne
de animales estrangulados y de inmoralidad sexual. Harás bien en evitar
estas cosas.

Despedida.25

Muy claro.

Así que los hombres fueron enviados y bajaron a Antioquía, donde


reunieron a la iglesia y entregaron la carta. La gente lo leyó y se alegró
por su mensaje alentador.

26

Especialmente los hombres.


¿Entonces, qué piensas? ¿Cuál es la conexión? De todos los
mandamientos, ¿por qué esos cuatro? ¿Por qué optar por no “cargarlos” con
ningún otro requisito más allá de esos cuatro? ¿Y qué tiene que ver todo esto
con la predicación de Moisés en todas las ciudades?
CUATRO GRANDES

Para empezar, esos cuatro imperativos no tenían nada que ver con que los
gentiles guardaran la ley de Moisés. Ese era un tema resuelto. Los creyentes
judíos eran libres de seguir haciendo las cosas como siempre las habían
hecho, pero a los creyentes gentiles no se les exigiría que hicieran lo mismo.

Esos cuatro imperativos no tenían nada que ver con guardar la ley y todo
que ver con mantener la paz. Específicamente, paz en la iglesia. Paz entre
creyentes judíos y gentiles.

Con respecto a las restricciones alimentarias, Santiago sabía muy bien


que los creyentes judíos en Antioquía no estaban dispuestos a mezclarse ni
mezclarse libremente con los creyentes gentiles a menos que los gentiles
hicieran algunas concesiones. Como vimos con Peter, la ley dietética no era
un tema emocionalmente neutral. Santiago simplemente les estaba pidiendo a
los creyentes gentiles que fueran sensibles a las sensibilidades judías.

Varios eruditos del Nuevo Testamento ven un paralelo entre estos tres
requisitos dietéticos y las instrucciones de Moisés a los extranjeros, es decir,
los gentiles, que eligieron vivir dentro de las fronteras del antiguo Israel.

27
Los extranjeros no estaban obligados a abrazar la religión de Israel, pero
estaban obligados a hacer varias concesiones mientras vivían en suelo israelí.
Pero hay una diferencia importante entre las restricciones dietéticas del
antiguo pacto impuestas a los extranjeros en el antiguo Israel y las
instrucciones dietéticas descritas por Santiago. Bajo el antiguo pacto, los
extranjeros que violaran las restricciones dietéticas serían considerados
responsables. Serían "cortados".

28
Había una pena específica adjunta a la violación de estas prohibiciones
dietéticas.
necesario para frenar sus apetitos sexuales también.

Debes abstenerte de alimentos sacrificados a los ídolos, de sangre, de la


carne de animales estrangulados y de inmoralidad sexual.

Entonces, ¿qué quiso decir el Concilio con “inmoralidad sexual”?


Aquí es donde me separo de algunos de los estudiosos del Nuevo
Testamento más brillantes de nuestro tiempo. Por lo tanto, probablemente sea
mejor que opte por su respuesta a esta pregunta. Estas buenas personas creen
que “inmoralidad sexual” es una forma abreviada de la ley levítica con
respecto a la conducta sexual.

No lo creo.
Este es el por qué.
Si ha sido cristiano durante más de diez años, lee la Biblia con cierta
regularidad y asiste a la iglesia al menos una vez al mes, me gustaría que
encontrara algo para escribir y enumerar las prohibiciones levíticas con
respecto a la conducta sexual.

Sin espiar.
Sin adivinar
O lo sabes o no lo sabes.
Esperaré.
Tiene varias copias de las Escrituras judías (Antiguo Testamento). Sabes
leer. Tienes tiempo discrecional. Has asistido a la iglesia durante años. Pero
no puedes enumerar de memoria las leyes levíticas relacionadas con la
conducta sexual.

Entonces . . .
¿Qué tan probable es que los gentiles, a trescientas millas de Jerusalén,
quienes poseían una copia de las Escrituras judías, nunca leyeron una copia
de las Escrituras judías, y no crecieron con la lectura de las Escrituras judías,
Estoy convencido de que hay una explicación mucho mejor de lo que
James quiso decir con "inmoralidad sexual". Él quiso decir lo que Pablo quiso
decir cuando Pablo usó la frase. En realidad, en griego, es una palabra, no una
frase. Y Pablo usó el término con bastante frecuencia en sus cartas. Así que
podemos asumir con seguridad que lo usó con bastante frecuencia en su
predicación y enseñanza también. ¿Y dónde había estado Pablo predicando y
enseñando más recientemente?

Antioquía.
¿Y adónde fue Pablo después de las cosas envueltas en Jerusalén?
Antioquía.30
Y cuando Pablo enseñó sobre el tema de la inmoralidad sexual, ¿a qué se
refirió como base de su instrucción?

Antioquía.
Es una broma.
Tendrá que esperar hasta el capítulo dieciséis para obtener la respuesta a
esa pregunta. Pero continuaré y le diré lo que él no aprovechó o señaló como
base para su enseñanza sobre el comportamiento sexual apropiado e
inapropiado.

La ley levítica.
Como descubriremos, Pablo no consideró la ley de Moisés como la
fuente de referencia para el comportamiento cristiano. Espero que eso te
ponga tan nervioso que realmente termines este libro.

La decisión del Consejo de Jerusalén es alucinante. Contra toda fibra


judía en sus cuerpos judíos determinaron que los gentiles en todas partes
tendrían acceso al Dios de sus padres sin hacer un solo viaje al templo y sin
sacrificar un solo animal. Todos los beneficios, nada de la sangre. Pero lo que
es más alucinante que eso, decidieron que la unidad en la iglesia era más
importante que la ley de Moisés.

¿Eso envió un escalofrío por tu espina dorsal?


¿No?
Este fue un día extraordinario en la historia de la iglesia. Fue
precisamente por lo que Jesús oró justo antes de ser arrestado.
31

El mismo Jesús que advirtió a sus seguidores que no traspasaran la ley. 32


El mismo Jesús que pretendía ser el cumplimiento de la ley.33
El mismo Jesús que predijo la destrucción del templo que albergaba la
ley.
34
PERO HAY MAS

Además de sentar las bases para la unidad entre los creyentes judíos y
gentiles, la carta del Concilio señaló una ruptura permanente con las
Escrituras judías como fundamento de la ortopraxis.

¿Ortopraxia?
Ortopraxiaes un término compuesto que simplemente significa práctica
correcta. En contextos teológicos, la ortopraxis es lo que parece la ortodoxia
(creencia correcta) en el mundo real. Es el comportamiento, tanto ético como
moral, asociado con una fe o un sistema de creencias.
Hasta este punto en la historia de la iglesia, los creyentes judíos estaban
tomando sus señales de comportamiento tanto de las enseñanzas de Jesús
como de su comprensión de la ley de Moisés en el primer siglo. Por ejemplo,
la reticencia de Pedro a visitar la casa de un gentil. Pedro se consideraba un
seguidor de Jesús, pero no estaba dispuesto a correr el riesgo de violar la ley
judía. La decisión del Concilio de Jerusalén tenía la intención de cambiar eso,
al menos para los creyentes gentiles. Es por eso que las instrucciones de la
carta no estaban ancladas a nada más que a la autoridad del Consejo.

La decisión de los apóstoles con respecto a los gentiles y la ley dejó tanto
abierto a la interpretación que Pablo pasaría gran parte de su tiempo libre
actuando como árbitro entre los judíos creyentes y los gentiles. No podemos
apreciar completamente los extremos a los que llegó la iglesia primitiva para
fusionar dos grupos que tenían una larga historia de no fusionarse. Pero
fusionar esos dos grupos requería una negativa intransigente a fusionar los
dos pactos.

Mientras que los creyentes gentiles abandonaron sus creencias paganas,


no abandonaron sus comportamientos paganos. Trajeron consigo sus
corre 'n' batalla de armas con la pandilla de modelo de pacto combinado. Ellos
son identificados en el Nuevo Testamento como los judaizantes. Como
veremos en el capítulo siguiente, Pablo reservó sus críticas más duras para
aquellos que insistían en mezclar lo viejo con lo nuevo. Duro, como en . . .
bien . . . Cruce de piernas duro.
Capítulo 11

EL APÓSTOL APOPLÉCTICO

Si los dos capítulos anteriores lo dejaron preguntándose por qué pasé los dos
capítulos anteriores presentando un argumento a favor de la salvación aparte
de la ley, se perdió las implicaciones más amplias de los dos capítulos
anteriores. Peor aún, te perdiste el punto de los dos capítulos anteriores.

Que es fácil pasar por alto.


Es fácil pasarlo por alto porque nos enseñaron a ver la tensión entre el
antiguo y el nuevo pacto como una tensión entre dos enfoques diferentes de la
salvación. Y si bien eso es cierto, hay más que eso.

Paul pensó eso de todos modos.


CRUZADO CON CAPA

La decisión del Concilio de Jerusalén fue un momento decisivo en la campaña


de la iglesia por la independencia del nuevo pacto. Pero la lucha continuaría.
Al frente de la lucha estaba nada menos que el antiguo destructor de todo lo
cristiano, Paul. Paul aportó su pasión, pedigrí y energía al movimiento de
Jesús. También trajo algo más.

Claridad.
Claridad extraordinaria.
Paul vio de inmediato los problemas asociados con la mezcla de lo viejo
con lo nuevo. Como fariseo educado que pasó su vida adulta estudiando,
enseñando y defendiendo la ley, reconoció instantáneamente la
incompatibilidad de Moisés y Jesús. Desde el primer día, reconoció que Jesús
no era un complemento ni una continuación de las viejas costumbres. En
Jesús, reconoció la introducción de algo completamente nuevo.

Lo nuevo que reconoció abarcaba más que quién estaba incluido en el


reino de Dios y quién no.
Sin duda, fue la claridad de Pablo en torno a la enseñanza de El Camino lo
que, para empezar, alimentó su odio hacia El Camino. Antes de su
conversión, Pablo reconoció la incongruencia de Moisés y Jesús. Los dos
eran incompatibles e imposibles de mezclar.
No vio el movimiento de Jesús como una nueva versión del judaísmo. Lo
veía como una perversión que debía ser erradicada.

Después de su conversión, Pablo canalizó esta misma energía y


determinación para convencer a sus hermanos judíos de que Dios, de hecho,
había inaugurado algo nuevo. Pero, como lo vio Pablo, abrazar lo nuevo
requería desvincularse por completo de lo viejo. Al buscar una manera de
describir la relación entre lo antiguo y lo nuevo, Pablo se aferró al término
misterio, el misterio del evangelio, un misterio que, aunque anunciado,
ilustrado y prefigurado por la Ley y los Profetas, no fue revelado hasta la
Pero nadie captó la plenitud de la ambición última de Dios. Eso seguía
siendo un misterio. Un misterio al que se alude en la promesa de Dios a
Abraham. Amysterio resuelto en Cristo. El misterio era que los gentiles se
convirtieran en herederos de las promesas de Dios junto con Israel. Juntos se
convertirían en miembros de un solo cuerpo, un cuerpo nuevo, la ekklesia de
Jesús. Juntos compartirían el cumplimiento de la promesa de Dios a
Abraham.

Pero hubo un problema.


Un gran enganche.
Entre la promesa de Dios a Abraham en Génesis y la llegada de Jesús,
hubo 1.500 años de historia de cumplimiento del pacto, observancia de la ley,
matanza de animales, construcción de templos y edificación de naciones. Para
los judíos respetuosos de la ley, el mensaje de Pablo parecía descartar todo
eso. La noción de que la nación judía allanaba el camino y pagaba el precio de
algo que ahora estaría disponible de forma gratuita para los gentiles acosados
por piojos no sentó bien ni a los judíos seguidores de Jesús ni a los judíos que
no seguían a Jesús.

Si Pablo estaba en lo correcto, los gentiles obtendrían todos los beneficios


sin ningún costo. Todas las recompensas sin ninguna cirugía. Dentro del
contexto de su arreglo centenario de “Lo haré, si tú quieres” con Dios, esto
fue un poco difícil de tragar. Pablo entendió eso. Era un guardián de la ley
estelar. Pero Pablo estuvo convencido todo el tiempo que este era el plan de
Dios. Su plan global. Todo entre la promesa original de Dios a Abraham y el
nacimiento de Jesús fue un medio para un fin que incluía a los gentiles. Desde
el principio, todo lo prescrito en el Monte Sinaí fue diseñado para terminar.
dicen que los viajes misioneros de Pablo cambiaron el mundo. Pero su
mensaje de inclusión aparte de la ley enfureció a los cristianos de la iglesia
mixta en casa. Siguiendo la decisión del modelo combinado del Concilio de
Jerusalén, los líderes judíos continuaron comisionando a sus propios
misioneros para ir detrás de Pablo y “corregir” su enseñanza herética de Jesús
primero. Esto no le sentó bien a Pablo, el antiguo
inquisidor-interrogador-prisionero de los cristianos. Mientras que Pablo era
un hombre de gran fe, no era un hombre de gran paciencia o tolerancia para
aquellos que se oponían al evangelio.

Pero eso estaba bien.


Dios no lo eligió por sus modales.
ESTABLECIENDO LA LEY

En su carta a los cristianos que viven en Roma, Pablo nos deja un resumen
algo académico de sus pensamientos sobre la relación entre el antiguo y el
nuevo pacto.

Así, hermanos míos, también vosotros habéis muerto a la ley por medio
del cuerpo de Cristo, para que seáis de otro, de aquel que resucitó de los
muertos, a fin de que demos fruto para Dios.

Paul aprovecha dos puntos de contraste aquí. Primero, los seguidores de


Jesús están muertos a la ley. La ley, junto con el arreglo del pacto que sirvió
como contexto para la ley, no tiene nada que decir en la vida de un creyente.
Ninguna. El segundo punto de contraste se centra en el término pertenecer.
Los creyentes pertenecen a Jesús.

Probablemente no subrayó eso.


Esto es un gran problema cuando se entiende dentro del contexto del
contraste que Pablo está haciendo. Los creyentes pertenecen a Jesús, no al
antiguo pacto. Los creyentes son responsables ante Jesús, no ante el antiguo
pacto. Los creyentes se inspiran en Jesús, no en el antiguo pacto.
Específicamente, no cometemos adulterio porque los Diez Mandamientos nos
instruyen a no cometer adulterio.

Según Pablo, los seguidores de Jesús están muertos a los Diez Mandamientos.
Los Diez Mandamientos no tienen autoridad sobre ti. Ninguna.

Para ser claro: No obedecerás los Diez Mandamientos.


Si eso te hace sentir incómodo, es porque sin darte cuenta has abrazado la
lo hiciste, finalmente hablaron, ¡no para defenderte sino para condenarte! Una
vez que fuiste condenado, ¿sabes lo que hicieron después? Exigieron que
vayas a un sacerdote y hagas un sacrificio para comprar la expiación por tu
pecado.

Eso es un problema, ahora, ¿no?


Verá, todos los sacerdotes del templo se retiraron cuando el templo se
incendió hace dos mil años. Supongo que podrías construir un altar en tu patio
trasero. Pero creo que el sacrificio de animales es ilegal donde vives. Sin
mencionar que realmente necesitas un levita oficial de carne y hueso para que
tu sacrificio sea oficial. Buena suerte con eso. Así que no solo la has jodido, lo
estás. . .bueno, estás condenado. ¡Estás fuera del favor de Dios y no hay
absolutamente nada que puedas hacer al respecto!

Que tenga un lindo día.


"¡Pero espera!" tu dices. “Dios perdona el pecado. ¡Todo lo que tengo que
hacer es preguntar!”
No bajo el antiguo pacto de los Diez Mandamientos, no lo hace. Tienes
que matar algo o quemar algo cuando quebrantas un mandamiento. Estás
confundiendo tus convenios. Pedir perdón en el nombre de Jesús es el nuevo
pacto, no el antiguo.

¿Importa?
Oh sí.
Volvamos a la carta de Pablo a los Romanos por un momento.

Pero ahora, al morir a lo que una vez nos ataba, hemos sido liberados de la
ley. . .

Aquí hay un poco de ironía trágica. Cuando Pablo usa el término


nosotros, no está hablando de “tú y yo” nosotros. Para empezar, nunca
estuvimos atados al antiguo pacto. Pablo está tratando de convencer a los
creyentes judíos de que han sido liberados de la ley de Moisés, incluidos los
Pero ahora, al morir a lo que una vez nos ataba, hemos sido liberados de la
ley para que sirvamos en la forma nueva del Espíritu, y no en la forma
antigua del código escrito.

Una vez más, Paul aprovecha los pares de contrastes. Los importantes.
Bajo el antiguo pacto, los judíos eran responsables ante un código “escrito”,
la ley de Moisés. Pero bajo el nuevo pacto, somos responsables ante el
Espíritu Santo. Gran diferencia. El código escrito se guardaba en el templo,
las bibliotecas, las sinagogas y partes de él en las casas de los judíos ricos. ¿El
Espíritu? No tanto. Bajo el nuevo pacto, no visitamos el templo. Somos el
templo. Paul no estaba seguro de que lo supieras, así que escribió:

¿No sabéis que vuestros cuerpos son templos del Espíritu Santo, que está
en vosotros, que habéis recibido de Dios? No eres tuyo.

Como vimos antes, esto habría sido considerado escandaloso en el primer


siglo. El templo fue el epicentro del mundo judío. Dios vivía allí. . . bien . . .
ese era el rumor de todos modos. Cuando Pablo escribió esta declaración, el
templo todavía estaba en funcionamiento. Operativo, pero según Paul, ya no
es necesario. El Dios móvil se había movido una vez más, del tabernáculo al
templo a los corazones de aquellos que abrazaban el sacrificio final de Dios
por el pecado. La morada del Espíritu Santo en los seguidores de Jesús fue
otra indicación más de que el pacto del Sinaí, el antiguo, era de alcance
limitado, inferior y temporal.
Pero el entendimiento de ellos se entorpeció, porque hasta el día de hoy
permanece el mismo velo cuando se lee el antiguo pacto.
8

Esto no es viejo como en antiguo. No nos referimos a la Constitución de


los Estados Unidos como la antigua constitución. ¿Por qué? Porque sigue
vigente. Si ratificáramos una nueva constitución, inmediatamente, como al
día siguiente, nos referiríamos a la constitución original como la antigua
constitución. No porque de repente envejeciera, sino porque ya no lo
usábamos.

¿Recuerdas cuando tuviste tu celular actual? En el momento en que


tomaste posesión de él, ¿cómo empezaste a referirte a aquel con el que
entraste a la tienda? ¿El que tenías junto a tu cama la noche anterior? ¿El que
le mostraste a tus amigos cuando lo obtuviste por primera vez? Tan pronto
como tomó posesión de su nuevo teléfono, el otro teléfono se convirtió
inmediatamente en su . .. telefono viejo. No porque de repente envejeciera.
Sino porque lo estabas reemplazando con algo más nuevo. Mejor. Y apuesto a
que no llevaste ambos teléfonos contigo. ¿Por qué? No eres del tipo de
teléfono combinado. Una vez que tenga su nuevo, usted . . . bien . . . ¿Qué
hiciste con tu viejo?

Pablo no puede ser más claro. El pacto de Dios con Israel quedó obsoleto
en el momento en que Jesús ratificó el nuevo pacto. Esto explica por qué el
Concilio de Jerusalén no instruyó a los gentiles que vivían en Antioquía para
que obedecieran la ley judía. Estaba obsoleto. Instruyeron a los gentiles de
Antioquía a ser sensibles a los judíos creyentes que aún estaban en transición.
problema para él. Se crió en un ambiente religioso que prohibía prácticamente
todo lo agradable. Incluyendo café. Se ríe de eso. Pero todavía no lo beberá.
Por extraño que parezca, el tocino no estaba bajo la prohibición.

En pocas palabras, si Pablo hubiera existido en el siglo IV cuando los


obispos y los teólogos discutían los títulos de las principales divisiones de lo
que finalmente se llamaría la Biblia, estoy bastante seguro de que habría
optado por el término obsoleto en lugar de viejo. ¿Imagina eso? El
Testamento Obsoleto y el Nuevo Testamento. No es conciso, pero es preciso.
Y podría haber evitado una gran cantidad de sufrimiento en el camino. Los
capítulos más vergonzosos y bochornosos de la historia de la iglesia no fueron
el resultado de nada de lo que Jesús o el apóstol Pablo enseñaron. Nuestros
momentos más vergonzosos e indefendibles fueron el resultado de que los
cristianos aprovecharon los conceptos del antiguo pacto.
EL GOLPEO

Me imagino que los comentarios de Pablo erizaron algunas plumas entre los
judíos seguidores de Jesús en Roma. Pero estos comentarios fueron leves en
comparación con lo que escribió a los cristianos que vivían en la provincia
romana de Galacia. Existe un debate sobre si su carta fue escrita antes o
después del Concilio de Jerusalén. De cualquier manera, el libro de Gálatas
del Nuevo Testamento revela la profundidad del celo de Pablo para mantener
la pureza y exclusividad del nuevo pacto.

Como se mencionó anteriormente, no era raro que la iglesia en Jerusalén


enviara misioneros para poner en orden la teología poco ortodoxa de Pablo.
Aparentemente, eso es lo que pasó en Galacia. Y cuando Paul se enteró, envió
una carta.

Después de una breve introducción, salta directamente:

Estoy asombrado de que abandones tan rápidamente a quien te llamó a


vivir en la gracia de Cristo y te estés volviendo a un evangelio diferente,
que en realidad no es evangelio en absoluto. Evidentemente, algunas
personas los están confundiendo y están tratando de pervertir el evangelio
de Cristo.

Pablo llama al modelo de pacto mixto una “perversión”.

Pero aun si nosotros o un ángel del cielo les anunciara un evangelio


diferente del que les hemos anunciado, ¡que caigan bajo maldición de
Eso es duro. Pero nosotros, los que nos salvamos solo por la fe, no
podemos evitar animarlo. ¿Correcto? Después de todo, él está defendiendo el
evangelio. Gracia sola. Faithalone Cristo solo.

En realidad, está haciendo mucho más que eso. Pero nos perdemos la
parte de “mucho más que eso” debido a cómo hemos escuchado que se
enseñan estos pasajes. Esto es lo que escuchamos:

Si alguien trata de convencerte de que la salvación viene a través de las


obras de la ley en lugar de la gracia, ¡que caiga bajo la maldición de Dios!

No solo no es eso lo que dijo, eso no es lo que quiso decir. Eso está
incluido en su punto, pero su punto es mucho más amplio. El tema al que
Pablo estaba respondiendo en la iglesia de Galacia no era cómo uno gana la
salvación. El problema era la relevancia de todo el pacto mosaico. El grupo
que siguió a Pablo a Galacia no estaba realizando cruzadas de evangelización.
Estaban allí para convencer a los gentiles seguidores de Jesús de que se
hicieran judíos para convertirse en “plenamente cristianos”. Ellos estaban
discutiendo por una mezcla de lo viejo y lo nuevo.

Así que Pablo, a la manera de un abogado, compara y contrasta la


promesa incondicional de Dios a Abraham con el pacto condicional de Dios
con Israel. Su punto es, si vas a mezclar dos cosas, mezcla a Abraham y Jesús,
porque la promesa de Dios a Abraham se cumplió a través de Jesús.

Buena pregunta. Si la ley de Moisés estaba destinada a quedar obsoleta,


¿por qué establecerla en primer lugar? ¿Por qué Dios estableció un pacto que
Las Escrituras previeron que Dios justificaría a los gentiles por la fe y
anunció el evangelio de antemano a Abraham: “Todas las naciones serán
bendecidas en ti”. Así que los que confían en la fe son bendecidos junto
con Abraham, el hombre de fe.
tenía vida útil? La respuesta de Pablo:

¿Por qué, entonces, se dio la ley? Fue añadida a causa de las


transgresiones hasta que la Simiente a quien se refería la promesa hubiera
13
venir.

Ahí está de nuevo. La ley fue concebida como una medida temporal hasta
que Dios cumpliera su promesa a Abraham. Por si acaso, Paul incluyó una
imagen de palabras.

Así que la ley fue nuestro guardián hasta que vino Cristo para que
pudiéramos ser justificados por la fe. Ahora que ha llegado esta fe, ya no
estamos bajo un guardián.

14

La ley era como una niñera. Los tutores, o niñeras, son responsables de
cuidar a los niños hasta que tengan la edad suficiente para cuidar de sí
mismos. El pacto de Dios con Israel cumplió ese mismo propósito. La ley
estuvo vigente por un tiempo limitado mientras Dios preparaba el mundo para
la introducción del Rey que existió antes del tiempo. En consecuencia, la ley
estuvo en efecto solamente “hasta que vino Cristo”. Con la inauguración del
nuevo pacto, el antiguo pacto perdió su autoridad. Siguiendo su imagen
verbal, Paul opta por una analogía que los judíos de la audiencia entenderían,
y luego la pierde.

¡Marca mis palabras! Yo, Pablo, os digo que si os dejáis circuncidar,


Cristo no os servirá de nada. Además, declaro a todo hombre que se deja
circuncidar que está obligado a obedecer toda la ley.
los nuevos pactos no son compatibles. No son combinables. Son
secuenciales. Lo viejo envejeció porque se cumplió en Cristo y fue
reemplazado por lo nuevo. En el momento en que alguien intenta pasar de
contrabando algo viejo a lo nuevo, lo nuevo se vuelve viejo. Y el
contrabandista está obligado a abrazar todo lo viejo. El contrabandista está
obligado a degollar animales y apedrear a los adúlteros. El contrabandista se
ve obligado a casar a su hija con el idiota adolescente que le roba la
virginidad.

Deja que eso se hunda.


Todavía sin terminar, lanza otra analogía:
Un poco de levadura funciona en todo el lote de masa.dieciséis
La levadura es un hongo unicelular. Agrega un pequeño hongo unicelular
a una masa densa y, antes de que te des cuenta, tienes algo completamente
diferente de lo que comenzaste. Lo cual, por supuesto, era el punto de Paul.
Una pequeña cosa puede hacer una gran diferencia.

Solo se necesita una pequeña dosis de lo incorrecto para corromperlo


todo.
Incluso una pizca del antiguo pacto corromperá el sabor y la textura del
nuevo pacto. Luego, Paul se vuelve Lorena Bobbitt sobre ellos. ¿Recuerdas a
Lorena? Es la mujer que le cortó el . . .

Ahora lo recuerdas.

En cuanto a esos agitadores, ¡ojalá hicieran todo el camino y se castraran!


17

El término griego para castrar es . . .


No importa.
Entiendes la idea. Si no, revisa la nota al pie.18 Y si necesitas levantarte y
caminar por la habitación por un minuto, lo entiendo.
OJOS FRESCOS

Entonces, ¿por qué el lenguaje duro?


¿Por qué tan nervioso?
Pablo vio lo que sus contemporáneos se perdieron. Vio lo que nosotros
extrañamos. Paul se había permitido ir a donde pocos de sus guardianes de la
ley contemporáneos se atrevían a ir. Pablo había llevado el antiguo pacto a su
extremo lógico. Había estado en el lado oscuro. Cuando operaba bajo la
autoridad del antiguo pacto, Pablo era libre de rastrear, arrestar, torturar y
ejecutar a los judíos apóstatas.

According to his understanding of the Jewish Scriptures, his


unbridledcruelty was God’s will. His violence was God’s work. Paul, who
pridedhimself on being the most law-abiding Pharisee in the Middle
East,believed he was acting on God’s behalf when he assumed the role
ofinquisitor and executioner. When we read or hear about the
unimaginableatrocities carried out in the name of Christianity, we wonder
how suchthings could be justified.

Paul knew.
Paul weaponized his religion.
With a clear conscience.
Pero Pablo no fue el único que se sintió facultado para aprovechar la
violencia contra los judíos apóstatas. El antiguo jefe de Pablo en Jerusalén lo
sustituyó. El antiguo jefe de Pablo en Jerusalén no era otro que el sumo
sacerdote. Imagínese eso. El sumo sacerdote, el hombre encargado y
conocedor íntimo de los textos sagrados, no tuvo reparos en encargar a Saulo
de Tarso que arrestara y, en su caso, exterminara a los seguidores de Camino.
Cuando Pablo se hizo seguidor de Jesús, no pudo encontrar nada en las
enseñanzas de Jesús o de los apóstoles de Jesús que justificara una oposición
violenta contra aquellos que se le oponían violentamente. Esto es
extraordinariamente instructivo cuando consideramos cómo manejar el
Antiguo Testamento.

Bajo la ley, Pablo podía identificarse con las diatribas del rey David sobre
el futuro de sus enemigos. Leemos los Salmos imprecatorios y nos
estremecemos, o peor aún, los espiritualizamos para que David suene menos
bárbaro y violento. Pero David era bárbaro y violento. Asaltó y saqueó
pueblos y asesinó a todos los habitantes para cubrir sus huellas.

20
Pero amaba la ley de Dios. David no vio ningún conflicto entre la ley de
Dios y lo que consideramos un asesinato a sangre fría por motivos raciales.

Tampoco Saulo de Tarso, el tipo que escribió ese hermoso poema que
leíste en tu boda.

But when Paul unhitched his wagon from the old covenant and bolted
itonto the new, his entire worldview changed. Not just his understanding
ofjustification and salvation, his entire worldview. Paul had taken the
oldcovenant to its logical extreme both in his personal devotion to it as well
ashis no-holds-barred defense of it. Which may explain why he was so
happyto be done with it. He knew from personal experience the two
covenantswere incompatible. Yet Paul never, as in never ever, questioned the
divineorigin of the Jewish Scriptures. He never felt compelled to sanitize
themeither. They were what they were because of when they were written
andfor whom they were written. They were a divinely inspired means to
adivinely ordained end, and in this way Jesus was both a beginning and
anend.
NOT HARMLESS

Cuando consideremos cómo usar y aplicar el Antiguo Testamento, tomemos


como ejemplo a Pablo. Después de todo, navegó con éxito la transición de lo
antiguo a lo nuevo mientras aún estaba fresco. Afortunadamente para
nosotros, documentó su transición. Y por lo que hemos leído hasta ahora, si
nos pilla mezclando y emparejando. . .

Bueno, simplemente no mezcle y combine.


Mientras que los judíos cristianos de la época de Pablo consideraban
inofensiva una mezcla de tradición antigua con nueva revelación, Pablo veía
algo diferente. Sabía que el legalismo, la hipocresía, el fariseísmo y la
exclusividad que caracterizaban al antiguo judaísmo eventualmente se
filtrarían y erosionarían la belleza, la sencillez y el atractivo de la ekklesia de
Jesús. Tal vez él sabía que si el movimiento de Jesús alguna vez encontraba
favor en el imperio, cualquier rastro del pensamiento imperialista del antiguo
pacto inclinaría la balanza en dirección a los reinos de este mundo. Tal vez
previó el día en que los maridos mixtos aprovecharían sus palabras para
obligar a sus esposas a someterse. Sin duda había visto suficientes
evangelistas oportunistas para saber que no resistirían la tentación de
reclamar para sí mismos las promesas del pacto de Dios para prosperar a
Israel. Tal vez conocía sus palabras sobre la esclavitud,

Cualquiera sea el caso, Pablo no podía quedarse de brazos cruzados


mientras los líderes de la iglesia se convertían en reflejos farisaicos de un
sacerdocio que estaba desapareciendo. Se negó a hacer nada, ya que el
modelo del pacto dual sentó las bases para la misma hipocresía de la que lo
liberó su encuentro con Jesús. Vio lo que otros no podían ver, así que sí. . .
mejor sería que se desangraran los que corrompen la ekklesia de Jesús. Su
dolor sería un pequeño precio a pagar para proteger a la iglesia de la
corrupción que resultaría si lo viejo se mezclara con lo nuevo.
MANTENIENDO EL MARCADOR

Si hubiera un libro de contabilidad que contara las violaciones de los


derechos humanos cometidas en nombre del cristianismo, y tuviéramos
acceso a esa información, no hay duda de que nos uniríamos a Pablo en su
desdén visceral por cualquier intento de tomar prestado del pacto que Jesús
cumplió y reemplazó. Pero seamos honestos. No necesitamos una lista. ¿No
hemos visto todos lo suficiente para saber que tenía razón?

Yo tengo.
Apuesto a que si te detienes a pensarlo, tú también lo has hecho.
Hace años, un caballero que nunca había conocido me preguntó si me
reuniría con él y su hija en mi oficina para hablar sobre su elección de novios.
Resultó que su novio era negro y ella era blanca. Blanco de Georgia del Sur.
Papá trajo a su mamá. Ella nunca dijo una palabra. Y ella nunca sonreía
tampoco. También trajo King James.

Durante dos horas escuché al padre explicar por qué estaba


absolutamente “en contra de la Biblia” que su hija se casara con un hombre
negro. Fue asombroso. Ridículo, pero asombroso. Y no, nunca citó a Jesús. Él
le recordó que Pablo instruía a los niños a obedecer a sus padres. No importa
que ella tuviera diecinueve años. Nos contó todo acerca de las esposas
extranjeras de Salomón. Había subrayado el verso en Ezra donde Ezra
instruye a los hombres a separarse de las esposas extranjeras. Pero guardó lo
mejor para el final. Concluyó con su versión de por qué Dios no permitió que
Moisés entrara a la tierra prometida.

¿Alguna suposición?
evaluación. La abuela permaneció completamente estoica mientras su nieta
lloraba a carcajadas.

Afortunadamente, había un par de policías fuera de servicio en el edificio.


Les mostré la orden y me dijeron que la única opción era que llamaran a una
furgoneta y la encerraran en el centro.

Ella accedió de inmediato.


Fue horrible.
¿Mencioné que tenía treinta años? Recién casados. Sin niños. Ninguna
pista.
Le pedí a mi hija ya mi abuela que salieran para poder hablar con papá.
Sabía que no debía pelearme con él por lo que dice la Biblia. hubiera ganado
Pero ella habría perdido.

En cambio, le pregunté cuán importante era para él la relación con su hija.


Dijo que era muy importante. “En ese caso”, dije, “necesitas hacer algo
relacional en lugar de legal”. Él solo me miró.

Así que seguí hablando.


Puedes hacer que se vaya. Pero destruirá su relación. O puedes dejarla ir y
empezar a trabajar para ganar su corazón. Entonces lo miré fijamente a los
ojos y dije:

“Pero no puedes hacer ambas cosas”.


Ahora, si yo fuera tú, sería un poco escéptico en este punto de la historia.
Estás pensando: ¿Cómo diablos recuerdas lo que dijiste hace mucho tiempo?
Te diré cómo en un rato.

Salí al pasillo donde me esperaban los policías y la abuela con la chica de


diecinueve años más angustiada que jamás hayas visto. Ella estaba hecha un
desastre. Y quién podría culparla. La invité a regresar a mi oficina. Insistió en
que los policías se unieran a nosotros, lo cual hicieron. Y me alegré. En ese
momento le había devuelto la orden de arresto a papá y, después de unos
treinta segundos de silencio, la partió por la mitad y me la entregó. Empezó a
llorar de nuevo. Diablos, comencé a llorar. La abuela no estaba llorando.
Hasta el día de hoy no estoy seguro de que fuera humana.
La abuela y el papá regresaron al sur. La hija se reunió con su novio, que
había estado sentado en el estacionamiento todo el tiempo. En cuanto a mí,
me senté en mi escritorio y anoté los detalles de ese último fragmento de la
conversación. ¿Por qué?

Seamos sinceros.
¡Le atiné!
Manejé esa situación tan hábilmente que supe que había experimentado
un poco de intervención divina. No soy tan inteligente. Y no quería olvidar lo
que tan divinamente había dicho. Así que lo escribí todo.
VIDA Y MUERTE

¿Extremo? Claro que lo es. Pero apuesto a que conoces a alguien que ha
experimentado algo igual de devastador a manos de un cristiano del pacto
mixto. Una vez más, cuando combine lo antiguo con lo nuevo, obtendrá lo
peor de ambos. Pero una vez que decidimos prescindir de lo viejo y abrazar
por completo al nuevo Jesús desatado en nuestro mundo, el potencial de lo
asombroso aumenta exponencialmente. El antiguo y el nuevo pacto no se
mezclan. Nunca tuvieron la intención de mezclarse. Nuevamente, secuencial,
no combinable.

En su segunda carta a la iglesia de Corinto, Pablo lo resumió así:

Él nos ha hecho competentes como ministros de un nuevo pacto, no de la


letra sino del Espíritu; porque la letra mata, mas el Espíritu vivifica.

21

Puedes hacer que se vaya.


O puedes dejarla ir.
Pero no puedes hacer ambas cosas.
Tengo la corazonada de que ya sabes adónde va la historia de Paul.
Rescata el evangelio de la licuadora y es alabado por muchos como un héroe.
La gente que hizo que lo arrestaran y lo enviaran a Roma para ser juzgado son
los villanos. Las cartas de Pablo constituyen la mitad del Nuevo Testamento.
Las cartas escritas por sus detractores. . . bien . . . aparentemente nadie pensó
en hacer ninguna copia.
Capítulo 12

OBSOLETO-R QUE NUNCA

Toda esta conversación sobre desvincular lo viejo de lo nuevo y llamar


obsoletas a partes de nuestras Biblias en inglés puede ser un poco inquietante.
Lo entiendo. Pero si le inquieta, imagine cómo se sintieron los judíos
seguidores de Jesús del primer siglo cuando se sugirió que se despidieran de
los textos que habían dado forma a su cultura y conciencia. Entonces, antes de
continuar, quiero invitar a otro autor del Nuevo Testamento a nuestra
discusión. Desafortunadamente, no sé su nombre. De hecho, ni siquiera estoy
seguro de que sea él.

Me recuerda a una canción de Aerosmith.


Nadie sabe quién fue el autor de la carta a los Hebreos. Fue escrito
alrededor del año 64 d. C. Se lee más como un sermón que como una carta. El
documento está escrito para los cristianos judíos presionados por la
comunidad judía para que renuncien a Jesús y regresen al judaísmo
tradicional. El autor insta a su audiencia a permanecer en el curso del nuevo
pacto y resistir la tentación de doblegarse y mezclarse. En una comparación
punto por punto, el autor explica que nada de Jesús es superior a todo lo
relacionado con el antiguo pacto. He aquí un breve resumen:

• Jesús es más grande que Moisés.


• Jesús es mejor sumo sacerdote que los sumos sacerdotes actuales.
Pero, de hecho, el ministerio que Jesús ha recibido es tan superior al de
ellos como la alianza de la que él es mediador es superior a la antigua, ya
que la nueva alianza se establece sobre mejores promesas.1

Tenga en cuenta la terminología de comparación y contraste: "superior",


"viejo", "nuevo", "mejor". Está completamente de acuerdo con el Concilio de
Jerusalén y el apóstol Pablo. El nuevo pacto es un pacto mejor, superior y
preferible. No hay mención de mezclar, mezclar o combinar. Según nuestro
autor de misterios, el antiguo pacto no tiene el peso ni la autoridad del nuevo.
Él continúa:

Porque si no hubiera habido nada malo con ese primer pacto, no se habría
buscado lugar para otro.2

This is an extraordinary and unsettling statement. Apparently there


wassomething wrong with the old covenant. If he’s correct, the Bible
saysthere’s something wrong with part of the Bible. If he’s not correct,
well,then, part of our Bible is not correct.

Oh well.
He goes on to quote the prophet Jeremiah who predicted the oldcovenant
would eventually be replaced by a new one. But what the authorof Hebrews
says next is astonishing. It doesn’t astonish most Christiansbecause . . . well,
most Christians don’t read the Bible. But what he saysdoesn’t astonish those
who do read it because most Bible readers miss thefact that he’s talking about
their Bible. Here we go:

By calling this covenant “new,” he has made the first one . . .

Wait for it . . .
volvió obsoleto lo viejo y todo lo relacionado con él. Pero esa no es la
afirmación más asombrosa. Lo que sigue puede ser la razón por la que nuestro
autor de misterio eligió seguir siendo un misterio.

Al llamar a este pacto “nuevo”, ha hecho obsoleto al primero, y lo que


está obsoleto y obsoleto pronto desaparecerá.
3

¿"Obsoleto" y "anticuado"? ¿Puedes decir eso acerca de algo en la Biblia?

¡Esperar!
Esto está en la Biblia. Un autor de la Biblia llama obsoleta y anticuada la
obra de otro autor de la Biblia. ¿Por qué no nos dijeron esto cuando nos dieron
nuestra primera BIBLIA? Piénsalo. Él acaba de llamar obsoletos y obsoletos
a tres o más de los libros del Antiguo Testamento de su Biblia en inglés. Y en
caso de que no te hayas dado cuenta, predijo que el antiguo pacto
desaparecería. Lo cual, como hemos discutido, lo hizo. El hecho de que esto
haya sido escrito antes de que desapareciera aumenta su credibilidad.
EL PACTO HOUDINI

Como mencionamos anteriormente, el antiguo pacto desapareció el 6 de


agosto del año 70 d.C., el día en que se quemó el templo y terminó el sistema
de sacrificios. Ese fue el día en que murió el antiguo judaísmo. Los judíos
ortodoxos se han estado lamentando desde entonces, pero la mayoría de los
judíos han seguido adelante. La gran mayoría de los judíos modernos no
tienen ningún deseo de ver el templo reconstruido o que se restablezca el
antiguo pacto. La mayoría de los judíos consideran que el antiguo pacto es
anticuado y obsoleto.
Pero no nosotros los cristianos.
Parece que no podemos dejarlo ir.
Insistimos en elevarlo a la categoría de nueva alianza. Para los de adentro,
eso es el cristianismo. Para los de afuera, eso es hipocresía. Llamamos a la
Biblia la Palabra de Dios e ignoramos las porciones inconvenientes y
ofensivas del antiguo pacto mientras resucitamos libremente las porciones
que nos convienen en el momento. Pablo tenía una sugerencia para las
personas que hacen eso.
REBOBINADO, AVANCE RÁPIDO Y REPRODUCCIÓN

Para ser claros, obsoleto no significa malo. Obsoleto significa que ha llegado
algo nuevo y mejor. Las cintas de casete son obsoletas, pero no son malas. En
el pasado, las cintas de casete eran tecnología de punta. Las cintas de casete
fueron la primera tecnología en crear la posibilidad de música personalizada
portátil, hasta que aparecieron los CD, y ahora los CD se están volviendo
obsoletos rápidamente. No porque sean malos. Porque ha llegado algo mejor.
Cada una de esas tecnologías desempeñó un papel fundamental en la
evolución del almacenamiento y la portabilidad de la música. Eran pasos
necesarios para llegar a donde estamos hoy. Lo mismo es cierto del pacto de
Dios con la nación de Israel. Secuencial.
El arreglo de Dios con Israel fue un paso necesario entre la promesa de
Dios a Abraham y el cumplimiento de esa promesa. El pacto de Dios con
Israel sirvió como hoja de ruta moral, ética, cultural, espiritual y cívica para
una civilización antigua que no conocía nada más que la esclavitud. Pero de
esa nación de esclavos redimidos, Dios engendró al Redentor del mundo, el
Redentor cuya propia sangre liberaría a la humanidad de la esclavitud del
pecado.

Ahora que está aquí, deberíamos guardar nuestras cintas de casete.


Podemos apreciarlos sin tocarlos.
NUESTROS PADRES EN EL CIELO

Antes de dejar este tema tan delicado, quiero ir de puntillas muy


delicadamente hacia el pasado para ofrecer un poco más de información sobre
por qué es tan difícil para nosotros adoptar esta perspectiva sobre el pacto de
Dios con el antiguo Israel.

A saber: Nunca lo hemos visto hecho.


De hecho, nunca se ha hecho. De todos modos, a gran escala.
La generación de líderes de la iglesia que vino después del apóstol Pablo
ignoró su advertencia en contra de mezclar y combinar pactos. Los padres de
la iglesia, como a menudo se les llama, inmediatamente se pusieron a trabajar
armonizando el antiguo pacto con el nuevo para que encajara bien con las
enseñanzas de Jesús y los apóstoles. Los reinterpretaron, alegorizaron y
cambiaron de nombre para alinearlos con el pensamiento y la teología
cristianos en desarrollo. En lugar de ponerles un lazo, los bautizaron.

In the fourth century, church leaders bound the Jewish Scripturestogether


with the Gospels and epistles for the first time and gave thecollection a name:
ta biblia. The Bible. Once the Hebrew Scriptures werebound together with
Christian Scriptures, the texts of the Hebrew Scriptureswere granted the same
authority as the Gospels and epistles. The words ofMoses became every bit as
authoritative and binding upon Christians as thewords of Jesus. The old
covenant was granted new covenant credentials andnew covenant status. It’s
been that way ever since. Consequently, much ofwhat was sanctioned in the
Old Testament would eventually be sanctionedby the church.

And that’s unfortunate.


The church fathers’ primary interest in the Jewish Scriptures wasneither
historical nor cultural. Their primary interest was Christological.They were
convinced the Jews did not recognize and thus accept Jesus asMessiah
because they didn’t know how to interpret their own prophets. Nosurprise, the
Para los padres de la iglesia, las Escrituras judías eran un tesoro de
narraciones, poesías y profecías que debían extraerse y aprovecharse para el
beneficio de la iglesia. Al igual que los lectores modernos de la Biblia,
buscaban a Jesús, no a los judíos. Estaban buscando a Dios el Padre, no a Dios
el Fundador. Los líderes de la iglesia gentil redujeron las Escrituras judías a
textos de prueba e ilustraciones para apoyar la enseñanza de la iglesia. En el
curso de una generación, la historia judía se convirtió en alegoría cristiana.
Desde entonces, los predicadores y los maestros han estado mezclando,
combinando, alegorizando e ignorando el contexto original.

Having their Scriptures hijacked by the church was deeply troubling


toJews. But it didn’t concern the church fathers because the church
fathersweren’t all that concerned about the Jews. It’s important to remember
thatthe initial persecution of the church wasn’t initiated by Rome. It
wasinitiated by the temple. Rome didn’t authorize Saul of Tarsus to track
downand imprison followers of The Way. It was the Jewish high priest
whodeputized and commissioned him.

4
The earliest Christians weren’t sent toRome for trial. They were sent to
Jerusalem.

Later, when the Roman Empire launched its own persecution


ofChristians, local Jews supported the empire and participated in the
trials.When Polycarp, a second-century church father, was ushered into an
arenain Smyrn

a5 to be devoured by beasts, we’re told Jews took part in gatheringwood for


the fire.
were laying the foundation for the réintroduction of old covenant
styleviolence and bloodshed. It wouldn’t be long before the violent God of
theOld Testament became the violence-affirming God of the
church.Combining the covenants paved the way for church support of
slavery, anti-Semitism, inquisitions, forced conversions, and a host of other
unJesus-likeenterprises.
If only the early church had heeded Jesus’ and Paul’s instructions. Ifonly
they had heeded the decision of the Jerusalem Council. Instead, theyrehitched
ancient Judaism to the new covenant, thereby granting the oldcovenant equal
authority with the new. This has haunted the church eversince.

By the time of the Reformation, the church was literally at war withitself.
Tens of thousands of Christian men and women died at the hands
of“Christian” soldiers warring over differing “Christian” theologies.
Theferocity of the conflict between Catholics and Protestants was every bit
asviolent as the warfare described in the Old Testament.
THESE DAYS

Fortunately, the church no longer condones the violence and


anti-Semitismthat characterized the church following the era of Constantine
andcontinuing right up through the Reformation. While modern Christians
maystruggle to reconcile the behavior of God in the two testaments, at
leastwe’ve stopped using the Old Testament as an excuse to wage war on
oneanother. But our refusal to fully embrace the fulfillment of the
Mosaiccovenant has left us with our own set of challenges.

When it comes to what’s in the Bible, the Old Testament is one of


theprimary stumbling blocks for non- and post-Christians. The Old
Testamentis used far more than the New Testament to create doubt in the
minds ofundergrad and graduate students. You may not have noticed, but
skepticsand opponents of our faith never say, “The Old Testament teaches.” I
wishthey would. Instead, they cite “The Bible.” “The Bible teaches . .
.”“According to the Bible . . .” Why? Because the church has
communicatedfor centuries that our faith rises and falls on the defensibility of
a collectionof documents that include the Hebrew Scriptures.
For the record, it doesn’t.
But most non-believers are convinced it does. Most believers are aswell.

Jesus treated the Hebrew Scriptures as authoritative. Paul insisted


theywere God-breathed. Peter believed Jewish writers were carried along by
theHoly Spirit. But they never claimed their faith was based on the integrity
ofthe documents themselves.

Christianity has a compelling, verifiable, historical story to tell. But


themoment we anchor our story to an old covenant narrative and
worldview,we lose our case in the marketplace. Not in a Bible college
classroom. Notin a seminary classroom. Not in the apologetics class offered
by your localchurch. In the real world. The world where science is gospel and
folks aregrowing more and more skeptical of all things religious.
with Israel. Actually, they didn’t just give us permission; they
highlyrecommended it. Paul threatened to . . . well . . . you remember. They
allknew what we will never know until we choose to let it go.

Mix and match and you don’t get the best of either.
You get the worst of both.
You get the prosperity gospel, the crusades, anti-Semitism,
legalism,exclusivism, judgmentalism, fourteenth-century Catholicism, don’t
touchGod’s anointedism, God will get ’emism, and other isms we will bump
intoin the next section. Pretty much everything that makes us resistible
istethered to some version of blended-model theology.
Chapter 13

NUESTRO VIEJO AMIGO

If you’ve stayed with me to this point, you may be wondering what


wetwenty-first-century new covenanters should do with our old friend the
OldTestament. How should we navigate, teach, and apply the
narrativesdescribing God’s activity among a people bound to a covenant that
is nolonger in effect? What should we do with the prophets whose
warningsleveraged old covenant assumptions and contexts? What do we do
withbloody King David and his get-’em-God Psalms? What about
Ecclesiastes?Should we really eat, drink, and be merry because life sucks and
soon we’reall headed down to Sheol anyway? If we aren’t supposed to apply
it, blendit, mix it, or edit it, what do we do with it?

Here are some suggestions.


AGREE WITH JAMES AND CO.

Para empezar, nosotros, la gente del nuevo pacto, debemos abrazar la


decisión del Concilio de Jerusalén con respecto a nuestra relación con el
antiguo pacto y todo lo relacionado con él. No es nuestro pacto. No se nos
entregó y no es vinculante para nosotros. Ese avión ya aterrizó. Cuando
aterrizó, todos desembarcaron y la puerta de embarque fue tapiada. Entonces
llegaron los romanos y destruyeron todo el concurso. Entonces, simplemente
acepte el hecho de que todo en Éxodo a Malaquías, aunque fascinante, no es
vinculante. No es tu pacto.

As uncomfortable as that sounds, consider this. The authors of the


NewTestament considered the old covenant Scripture, but they didn’t
consider itbinding. The men who wrote the letter to Gentiles in Antioch held
theJewish Scriptures in high regard. These texts guided and comforted
theirancestors. These were the narratives they had grown up with as
children.These were the very texts that assured them of Messiah, that God
wouldkeep his promise to the nation and to the world. This was not an
easytransition. It was hard to let go.

But they did.


And so should we. We twenty-first-century, new covenant folks
shouldadopt the same view of the old covenant Scriptures as the men at
theJerusalem Council. Namely:

God said it!


That settles it!
But Gentiles don’t have to do it.

As inspired as the old covenant may be, it has no, nada, none
authorityover us, and any effort on our part to wiggle back up underneath
itsauthority is tantamount to declaring the new covenant insufficient.
WHAT IT IS

Accept the Old Testament for what it actually is rather than what you
weretaught as a child that it was.

And what is it?


First and foremost, the Old Testament is history. It is prima facie ahistory
of ancient Israel. Last I Googled, there were 929 chapters in ourEnglish Old
Testament. Abraham shows up in chapter eleven and the rest
ishistory—Jewish history.

El Antiguo Testamento no es un libro completo acerca de Dios. El


Antiguo Testamento no nos dice todo lo que Dios estaba haciendo en todas
partes del mundo. No es una biografía de los primeros años de Dios. Las
Escrituras judías describen la actividad de Dios en relación con un grupo de
personas en particular.

Cuando lees la historia de Estados Unidos, aprendes mucho sobre George


Washington y Thomas Jefferson. Pero un libro de historia estadounidense no
es un libro sobre George Washington y Thomas Jefferson. Si lee la biografía
de George Washington, aprenderá mucho sobre la historia estadounidense.
En cualquier caso, uno aprendería cosas verdaderas sobre ambos. Pero un
libro de historia no es lo mismo que una biografía. El Antiguo Testamento no
es la biografía de Dios. El Antiguo Testamento es una historia de los antiguos
judíos de la que aprendemos mucho acerca de Dios. Pero lo que aprendemos
acerca de Dios nos llega a través del filtro de la historia judía y de un pacto
específico.

The Old Testament makes no mention of Nebuchadnezzar’s conquest


ofthe Cimmerians and Scythians—only his conquest of Jerusalem.
so complex and linked to a specific historical context, we often skim it
andthank God we didn’t live back then.

Well, that’s what I do.


Approaching the Old Testament as history in no way lessens
itssignificance. The Old Testament is the backstory for the Christian
faith.This carefully chronicled and meticulously copied history is the context
forthe introduction of the Savior of the world. And while they may not be
ourfavorites, let’s not forget that it was Jewish prophets who predicted
hiscoming, hundreds of years in advance.

Third suggestion.
AVOID CONFLICT RESOLUTION

Resista la tentación de resolver conflictos teológicos, ideológicos o éticos


entre el Antiguo Testamento y la enseñanza de Jesús y los apóstoles. Ni Jesús
ni el apóstol Pablo sintieron la necesidad de hacerlo. No deberíamos unirnos.
Jesús advirtió a su audiencia judía contra la manipulación del antiguo pacto
en un suspiro y luego afirmó ser el cumplimiento de todas las cosas del
antiguo pacto en el siguiente. No hizo ningún intento de armonizar los dos.
Una vez más, nosotros tampoco deberíamos. El apóstol Pablo pasó de un
pacto a otro en el transcurso de una tarde. Sin embargo, no intentó armonizar
el comportamiento de Dios en las Escrituras hebreas con el tono y la
enseñanza de Jesús. ¿Por qué? Eso fue entonces. Esto es ahora. Lo que Dios
hizo en el pasado fue el camino necesario para lograr lo que se proponía hacer
desde el principio.

Una vez que acepte el Antiguo Testamento por lo que es, sentirá menos
presión para ordenarlo, lijar los bordes ásperos o simplemente ignorar ciertas
partes por completo. Pasará menos tiempo tratando de desinfectarlo y
embellecerlo en un esfuerzo por armonizarlo con el Nuevo Testamento.
Cuando deje de ver el Antiguo Testamento como una guía espiritual o
lecciones morales para vivir, la trama y las vidas detrás de la trama saltarán de
las páginas en colores más vívidos de lo que puede sentirse cómodo.
Mayormente rojo.

El Antiguo Testamento es una saga de un pueblo antiguo que luchaba por


sobrevivir en un mundo donde la comida escaseaba, los enemigos eran reales
cause us to drop to our knees in gratitude for what he has done on ourbehalf
and on behalf of the world.

God does not need us to make excuses for him. He doesn’t expect us
toexplain (or explain away) his old covenant behavior. To do so is
insulting.Yes, his behavior was uncivilized by our modern standards. So
what? Whilewe think of God in terms of Father, in the Old Testament he was
playing therole of founder, and founding a nation from dirt required a
different set oftools.

Besides.
All the gods of the ancient world were human rights violators. Withinthe
context of first-century violence, nobody batted an eye at the
violencedepicted in the Jewish Scriptures. This was standard fare. Standard
warfare.That’s just the way the world was. If the God of the Jews was going
toestablish a nation for himself, he would have to wade into the fray and
playby the rules of the day.

Which is exactly what he did.


En el Antiguo Testamento, Dios jugó con las reglas de los reinos de este
mundo para marcar el comienzo de un reino que no es de este mundo a través
de un pacto que se erige como una invitación para todos en el mundo. Esto es
lo que hace que la historia del éxodo sea tan épica. YHWH habló en términos
que un faraón podía entender—los únicos términos que un faraón egipcio
podía entender—poder y violencia. No tenemos que avergonzarnos por eso.
No necesitamos higienizarlo y espiritualizarlo. Ciertamente no necesitamos
tratar de armonizarlo con el Sermón del Monte. Es lo que es. Los intentos de
civilizar los términos, condiciones y resultados del antiguo pacto y sus
narraciones asociadas socavan la credibilidad del texto y la credibilidad de la
iglesia. Aún más, hacerlo disminuye la medida en que Dios fue a redimir y
rescatar al mundo del pecado.
Who, being in very nature God, did not consider equality with
Godsomething to be used to his own advantage;
2

How very un-old covenant of him.

. . . rather, he made himself nothing by taking the very nature of aservant,


being made in human likeness. And being found inappearance as a man,
he humbled himself by becoming obedient todeath—

Surrender? Death? What happened to eye-for-an eye? You don’t get


anymore un-old covenant than that.

You may have noticed in the Old Testament that people equated longlife
with God’s blessing. You may have noticed how few of Jesus’ followerslived
long lives. Then again, you may have noticed how none of yourfriends named
their sons Methuselah. But there are a lot of Petes, Jims, andAndys running
around. Back to Paul:

. . . he humbled himself by becoming obedient to death—even death


on a cross!3

Don’t be confused. By old covenant standards, Jesus lost.


By new covenant standards, he won.
We do others and ourselves a great disservice when we retrofit thevalues,
behaviors, and narratives of the Old Testament to make themcompatible with
the new. First-century Jewish Jesus followers felt nocompulsion to tidy up
and remove the sharp edges from God’s behavior. Itwasn’t their problem. In
fact, it wasn’t a problem at all.

Fourth suggestion.
PRINCIPLES, NOT PROMISES

The promises found in most of the Old Testament are not your
promises.Yours are better.
4
They may not be as promising, but they are betterpromises. Everything
promised between Exodus and Malachi is promisedwithin the context of a
bilateral suzerainty treaty between God and anation. It should all be
interpreted within that context. Psalms, Proverbs,and Ecclesiastes were all
written within the context of an I will if you willarrangement between God
and a nation. An arrangement, by the way, thatpromised nothing in the
afterlife.

That’s right. No heaven. No hell. No nothing. Just Sheol.


You want to go to Sheol?
No lo creo.
So don’t go snooping around for promises in the old covenant. You
maylive long and prosper, but in the end, Sheol.

If you asked an ancient Jew how one could know for sure they weregoing
to heaven, they may have responded by asking you what made youthink
anybody went to heaven. Most ancient Jews didn’t believe in anafterlife.
Why? Their Scriptures didn’t assume one. In the Old Testament,when people
died, it was assumed they went to Sheol. But Sheol wasn’t anactual place. It
was the term used to describe the realm of the dead.

5
Sheolbecame somewhat synonymous with hell after the Jewish Scriptures
werecombined with Christian writings.

This is a powerful, reassuring, hope-filled statement when read


Many a grieving
throughthe lenses ofparent
our has
newtaken comfort in Kingglasses.
covenant-colored David’sBut
responsewhen
there was
he’s told the baby he conceived with Bathsheba had
nothinghopeful about it when David uttered it. His point was not that died.
he
would see

Can I bring him back again? I will go to him, but he will not returnto me.
6
his baby again one day in heaven. His point was that he would eventuallyjoin
his baby in death.

Would I correct a grieving parent’s misapplication of this text? Ofcourse


not. But I sure as Sheol wouldn’t use it at the funeral service either.For lots of
reasons. Most folks overlook the fact that God killed David’sbaby to punish
him and Bathsheba. That’s comforting. The reason we newcovenanters
believe mamas and babies will be reunited someday hasnothing to do with
anything in the old covenant. We believe the dead willbe reunited because of
an empty tomb.

Somebody say, “Amen.”


Every promise you need today is found within the context of Jesus’
newcovenant. It’s a better covenant. If you can’t find it there, don’t go
lookingelsewhere. You’ll just get yourself in trouble. God’s promises to
Israel arenot his promises to you. Again, yours are better.

Much better.
His promises to you are coupled to his original promise to Abraham.His
promise to bless the world. To bless YOU!

On the other hand, there are principles, both stated and


illustrated,throughout the Old Testament. Lots of sowing and reaping.
Proverbs is fullof common sense cause-and-effect relationships. Solomon’s
financialsuggestions alone are worth the price of a genuine leather-bound
studyBible. But for the record, don’t do anything because Simon and
Solomonsay. They are not the bosses of you.

Which leads me to my fifth suggestion.


INSPIR ATION, NOT APPLICATION

El Antiguo Testamento es excelente para la inspiración, pero no para la


aplicación. No hagas nada que el Antiguo Testamento te diga que hagas
porque alguien en el Antiguo Testamento te diga que lo hagas o porque ellos
mismos lo hicieron. Especialmente el porque ellos mismos lo hicieron parte.
Eso podría hacer que te arresten. Esta es una idea tan grande que le he
dedicado toda la siguiente sección. Pero la vida es incierta y no estaba seguro
de que llegarías a la siguiente sección. Ahí vas.

Si bien el Antiguo Testamento no es nuestra fuente de referencia para la


aplicación, es una fuente fabulosa de inspiración. Las narraciones del Antiguo
Testamento son ricas en coraje, valor y sacrificio. Todo el mundo se enfrenta
a un Goliat o dos. La mayoría de nosotros podemos relacionarnos con el
miedo al rechazo de Moisés y la inseguridad de Gedeón con respecto a su
pasado. ¿Quién no está inspirado por la decisión de José de perdonar a sus
malvados hermanos o la decisión de Daniel de enfrentarse a los leones de
Babilonia en lugar de violar su conciencia? Además, las historias de fe,
fortaleza y valor del Antiguo Testamento son los puntos que se conectan para
crear la historia de nuestra redención. Si bien no es su pacto, ciertamente se
conecta con su historia. Haciendo referencia a la saga del antiguo Israel,
Pablo la ubica en el contexto apropiado del nuevo pacto cuando escribe:

The Old Testament is filled with stories of endurance in the face


ofoverwhelming obstacles. The Jews in Paul’s audiences knew these stories

These things happened to them as examples and were written downas


warnings for us, on whom the culmination of the ages has come.
7
well, as do most of us. He suggests they find encouragement in thoseaccounts
of God’s faithfulness to their forefathers. But then he pivots:

May the God who gives endurance and encouragement give you thesame
attitude of mind toward each other that Christ Jesus had.8

See what he did there? While the history of the ancient Jews serves as
areminder of God’s power to sustain, Paul instructs his first-century
newcovenant audience to anchor their endurance in Christ, to take
theirbehavioral cues from Jesus.

When teaching this content, I’m occasionally asked how Paul’s words
toTimothy regarding the usefulness of “all Scripture” fits this paradigm.
Paulwrites:

All Scripture is God-breathed and is useful for teaching,


rebuking,correcting and training in righteousness.
9

And, of course, I wholeheartedly agree. All Scripture is useful for allthose


things. But here’s something to keep in mind.

If you want to know what someone means by what they say, listen towhat
else they say and watch what else they do.

If we want to know what Paul meant by “all Scripture is useful


forteaching, rebuking, correcting and training,” we should pay attention to
howPaul used the Jewish Scriptures to teach, rebuke, correct, and
train.Illustrations are scattered throughout his letters and his teaching
asdocumented in the book of Acts. As we will discover in chapter
sixteen,Paul never sets his application ball on an old covenant tee. When it
came tohow believers are to live, he was quick to point to Jesus as the
standard.When Paul described the believer’s relationship with God, he
FIRST DATE

If these five suggestions make you uncomfortable, I get it. I get it because
I,too, was introduced to the Old Testament as part of a sacred book with
noexplanation as to how the different parts fit together. I, too, was taught
fromchildhood that every word in the Bible is God’s Word and,
consequently,it’s all equally important and applicable. Most of us accepted
this as gospelbefore we ever got to the Gospels. As children we were given a
set of lensesthrough which to view the Old Testament, and when we were
able to read itfor ourselves, we went looking for God.

And we usually see what we’re looking for.


But if you were to pick up a copy of the Old Testament as an adult andyou
didn’t know what it was, you would probably identify it for exactlywhat it is.
A history of the ancient Jewish people.

If it sounds like I’m being harsh or critical of the Old Testament, I’mnot.
Jesus said if you diss the Jewish Scriptures, you’ll be sent to the backof the
line in the kingdom of heaven.

10

And I hate lines.


ALL GOOD THINGS

God’s covenant with Israel played an essential and important but


temporaryrole in the story of our redemption. The letter from church officials
inJerusalem to the nervous men in Antioch represented the official
breakbetween the church and ancient Judaism. It signaled the official
recognitionthat a new covenant had, in fact, fulfilled and replaced the old one.
Faithalone in Christ alone became the official means of entry to faith
andfellowship. But the Jerusalem Council’s decision represented something
elseas well. Something deeper and wider. In addition to unhitching the
churchfrom the law of Moses, their decision unhitched the church from
everythingassociated with the law of Moses. So the early church:

• Chose the first day of the week rather than the Sabbath as their holyday.

• Rebranded Passover.
• Abandoned animal sacrifice.
• Ditched circumcision.
• Dispensed with the priesthood.
• Served and prayed for rather than persecuting their enemies.
But even in the face of all the change and transition, we should
alwaysaffirm the goodness and divine origin of the old covenant. After all, it
is thecocoon that brought us life, light, and a kingdom that has no end. It’s
thebackstory for the greatest story. It was the nanny whose purpose was
topoint God’s people toward the One who was to come. It’s the history
ofGod’s chosen people through whom he would eventually step
footpersonally onto planet earth. The old covenant is a perpetual reminder
thatGod
The Torahkeeps
[law ofhisMoses
promises, that
at Sinai] his love
is given for a endures forever.
specific period Yes, and
oftime, it is
is
obsolete.But it is an obsolete covenant for
then set aside—not because it was a bad thing nowwhich Jesus followers should be
forevergrateful. N. T. Wright summarized it perfectly when he wrote:
happily abolished, but because it was a good thing whose purposehad now
been accomplished.
11

As followers of Jesus, we are people of the new covenant. And just asthe
old covenant was accompanied by a specific set of commandments
thatformed the guiding ethical framework for old covenant people, so too
thenew covenant of Christ has a new commandment that forms the new
ethicalframework for new covenant people. A framework that is far
lesscomplicated, but far more demanding. It is to that new unifying ethic
thatwe now turn our attention.
SECCION 3

A New Ethic
INTRODUCCIÓN

“So Andy, is a sin?”


I get asked that question or some version of it quite often. Truth be
told,I’ve asked it a few times myself. You’ve probably asked it as well. I
wastaught from childhood that sin offends God, so I should avoid sin in order
toavoid offending God. Which is true, but I wasn’t always sure
whereenjoyment ended and sin began. It’s human nature to want to know
exactlywhere the okay and the not okay lines are so we can snuggle up as
close tonot okay as possible without actually not being okay. I didn’t want to
beguilty of a sin. But I sure as heck didn’t want to miss out on anything
thatwasn’t off-limits. Thus the questions:

“What does the Bible say about?”


“Is it okay for a Christian to?”
“Is there anything wrong with?”
En la corriente del cristianismo en la que crecí, evitar el pecado era
prácticamente nuestra luz guía. Tal como yo lo entendía, mientras no
rompiera una regla de Dios, era bueno con Dios y Dios era bueno conmigo.
Estaba bien con mi alma. Dios era libre de escuchar y, con suerte, contestar
mis oraciones. Todo era vertical. Estaba mucho más preocupado por cómo mi
comportamiento afectaba mi posición ante Dios que por cómo mi
comportamiento afectaba a los demás. Después de todo, la Biblia dice que
agradar a Dios es más importante que agradar a las personas. Lo que me llevó
a concluir que si pecaba contra ti y le pedía a Dios que me perdonara, todo
estaría bien entre Dios y yo, aunque las cosas no estuvieran bien entre tú y yo.
Podría tener una conciencia limpia con Dios mientras sigo evitándote en la
tienda de comestibles.
God is personally offended by certain behaviors because they are contraryto
his nature, sensibilities, and holiness. While this is certainly true, itcreates an
eye-to-the-sky mentality. I was always wondering how mybehavior sat with
Holy God. And seeing as I couldn’t see God’s bodylanguage and facial
expressions, I was often left wondering and guessing.Thus all the questions
regarding what does and doesn’t constitute sin.

Of course, there’s a bit of hypocrisy woven into all this. My


primaryconcern was not how my sin affected God. My primary concern was
me! Iwas concerned that offending God might come back to haunt me. Not
tomention, wondering how close we can get to sin without sinning
istantamount to asking how far away from God we can get without
losingcontact altogether.

It’s a flawed approach to faith, to be sure.


But it’s oh so common.
GO HIGH OR GO HOME

There’s a second, perhaps less obvious, expression of vertical


morality.Through the years I’ve run into lots of folks who aren’t wondering
how lowthey can go. They’re wondering how high they can get.

Not that kind of high.


These folks are seeking a deeper experience with God. They ask
adifferent set of questions. More virtuous questions, for sure. Questions like:

• How can I get closer to God?


• How can I know God more intimately?
• How can I receive all God has for me?
Strange as it may sound, these questions belie a vertical orientation
aswell. While seeking greater intimacy with God is a noble pursuit, we
wouldbe less than honest if we didn’t admit that the intimacy sought is for
thebenefit of the seeker. People seeking a deeper experience are
seekingsomething for themselves. Which is fine, except for the fact that
folkslooking for a way to get closer to God can be just as self-absorbed as
thosewondering how far they can go without going too far.

I know. That’s harsh.


Maybe it will help you to know I’ve played on both playgrounds. Thefirst
one left me looking for loopholes and workarounds, ways to skirt theteaching
of the New Testament in order to have my way while notwandering too far
from the way. But the playground across the street sentme in another
not-so-healthy direction as well.

Toward the end of college, I finally said goodbye to the how low can Igo
season of my life and began asking those more virtuous questions: Howcan I
know God better? How do I ensure I’m experiencing all God has forme? I
I went the version of deep modeled by the teachers and writers I
wasdialed into at the time. It was a version fueled by knowledge,
insight,discipline, and personal experience. In the end, it was still pretty
muchabout me. And as I’ll explain in more detail later, the holier I got, the
moreintolerant and judgmental I became.

Whether one goes low and shallow or deep and high, both approachesare
vertical in nature. Both are eye to the sky. And . . . surprise, surprise . . .both
approaches are rooted in old covenant thinking. Both approaches arefueled by
the tradition of mixing and matching old and new covenant textsand
assumptions.
HOLY-ISH

A steady diet of personalizing and individualizing concepts from the


OldTestament contributes to the creation of a vertically oriented faith.
God’scovenant with Israel was extraordinarily vertical. On purpose. He
wascreating a nation from scratch. He needed their undivided attention.
Thepreamble to the Sinai covenant underscores that.

I am the Lord your God, who brought you out of Egypt, out of theland of
slavery. You shall have no other gods before me.

After a bit more elaboration on that theme, he concludes:

. . . for I, the Lord your God, am a jealous God, punishing thechildren for
the sin of the parents to the third and fourth generationof those who hate
me, but showing love to a thousand generations ofthose who love me and
keep my commandments.1

In a nutshell, God’s message to Israel was:

Keep your eyes on me and my commandments or else!

Doesn’t get more vertical than that. The commandments he


referenceswere all designed to keep the nation of Israel separate from all the
othernations. They weren’t to mix, marry, or mingle with anyone other than
theirown folks. They were to secure their borders and expel
misbehavingforeigners. After Moses passed the leadership torch to Joshua,
Godreiterated this same idea to the nation’s new commander in chief:

Keep this Book of the Law always on your lips; meditate on it dayand
night, so that you may be careful to do everything written in it.

Then you will be prosperous and successful.2

Implication: And if you don’t? You won’t!


Divine blessing was contingent upon the nation fixing their eyes on
Godand his law at all times. We’re reminded again of the
cause-and-effectnature of God’s relationship with Israel. Obedience to the
law would resultin economic and military blessing. This is the tone and
texture of everythingassociated with the old covenant. It’s all very vertical.

On purpose.
Vertical morality will leave you wondering and vulnerable. It’ll haveyou
guessing at answers to questions the Bible doesn’t directly answer. Itleaves
folks with sincere hearts longing for more and those with not-so-sincere
hearts looking for ways to get by with less.

I would imagine somebody out there is thinking, Andy, I’m not sure Ibuy
it, but assuming vertical morality is even a thing . .. and assuming it’s athing
to be avoided .. . what’s the alternative? Horizontal morality?
Good guess.
Where did I come up with all this nonsense?
Chapter 14

TENDENCIAS HORIZONTALES

As we discovered earlier, Jesus said several things in his famous


mountainmessage that served as a heads-up something new was on the
horizon. He’dnot come to “abolish” the law, though at times it certainly
sounded that way.Then there were the six “you have heard . . . but I tell you”
statements.Sandwiched between those two who does this guy think he is
sections issomething we brush right by but which undoubtedly raised a few
first-century eyebrows.

Therefore, if you are offering your gift at the altar and thereremember that
your brother or sister has something against you,leave your gift there in
front of the altar. First go and be reconciledto them; then come and offer
your gift.

And the crowd went wild.


Actually, they probably shook their heads in disbelief. Most Jewsvisited
the temple once or twice a year. The lines were long. The sun washot. The
kids were fussy. The animals unruly. The smell was . . . we can’timagine.
Jesus and most of his crew were from Galilee. A three-day journeyto the
Right?
temple. While some of what Jesus taught was borderlineblasphemous, this
Right?
was just flat-out impractical. There was no way in hadesanyone would give
Bueller?
up their place in line at the temple to go searching for anunhappy camper back
home. Especially if you were from Galilee. Theoffended party would have to
wait. Besides, making things right with Godwas more important.
Did Jesus really mean to imply reconciliation with a brother or
sistershould come before reconciliation with God? That making things right
withsomeone who may have something against us is more important than
templeworship? Did he really believe horizontal should take precedence
oververtical?

Surely not.
But that is what he said. Turns out, that was what he meant.
This was new.
HANG ’EM HIGH

Seventeen chapters later, we find the Pharisees, Herodians, and


Sadduceestaking bets on which group could humiliate Jesus in public.
2
The Phariseeswent first. They sent a group of undercover assailants to ask
Jesus an IRSquestion. Jesus did a coin trick and sent ’em scrambling back to
theirhandlers.

The Sadducees were next. Their question was basically a riddle about
awoman who married seven brothers, all of whom died, after which she
died.All riddles end with a question. Theirs did as well: Who then would she
bemarried to in heaven? It’s important to note the Sadducees didn’t
evenbelieve in heaven. The point of the riddle was to underscore the absurdity
ofan afterlife.

Jesus smiled and told them they needed to go home and read theirBibles;
they didn’t know the first thing about their Scriptures.
3
To prove it,he leveraged a verb tense from a passage in Genesis that left
’emspeechless. They too disappeared into the crowd. The crowd who no
doubtcheered every time Jesus publicly humiliated their hypocritical,
graceless,merciless, overpaid religious leaders.

By then, the Pharisees had regrouped and reloaded. This time they senta
lawyer. Matthew was taking notes:

Hearing that Jesus had silenced the Sadducees, the Pharisees gottogether.
One of them, an expert in the law, tested him with thisquestion:

5
This was not an unusual question. Every good Jew knew the
textbookanswer to this one. We aren’t sure where the lawyer was going with
this. Inall likelihood, he assumed he knew how Jesus would answer this
basicquestion. Perhaps his plan was to follow it up with a second
questiondesigned to stump this heretofore unstumpable rabbi.

Jesus replied: “ ‘Love the Lord your God with all your heart andwith all
your soul and with all your mind.’ This is the first andgreatest
commandment.”

Yes, it was.
Rabbis had been saying as much for some time.
La pregunta más difícil, quizás la pregunta de seguimiento del abogado,
fue ¿Cómo es exactamente amar al Señor tu Dios con el corazón, el alma y la
mente? ¿Cómo se hace realmente para hacer eso? Los líderes religiosos
también tenían una respuesta de libro de texto para eso. Fue una respuesta
avertical. Después de todo, la cuestión se refería a honrar a un Dios invisible
que moraba en los cielos. Ojo al cielo. La manera en que los judíos de la
antigüedad demostraban su amor por Dios era guardando sus mandamientos.
La ley. El antiguo pacto. Todo el antiguo pacto era un arreglo "yo haré si tú
quieres". Guarde las leyes de Dios y mantendrá a Dios feliz. Si Dios está feliz,
todos están felices. Incluso mamá.

Perhaps the lawyer’s intent was to demonstrate to the crowd that Jesuswas
guilty of breaking the most important command because heconsistently
disregarded the lesser commands. In the traditional Jewish wayof thinking,
obedience to the lesser was evidence of devotion to the greater.But alas, we’ll
never know where the lawyer’s line of questioning washeaded because Jesus
went right ahead and gave his answer to that secondquestion before the
lawyer had an opportunity to ask it.
Perhaps Jesus held up his hand to indicate he wasn’t quite finished.

And the second is like it, “Love your neighbor as yourself.” 8

“Second” greatest? As in, almost as great as the first greatest? What


didJesus mean by “is like it”? How much like it is it like?

Before we go there, it’s historically important to go here first.


PRIMERA VEZ

This is the first time in recorded history that these two Old
Testamentstatements were combined in this way. The first statement makes
its debutin Deuteronomy. The other appears first in Leviticus.

9
But this uniqueformula is original with Jesus. This was new. This was yet
another in aseries of statements pointing to the change that was coming.

The majority of commentators are convinced Jesus’ point was that


therewere actually two greatest commandments. The second commandment
wasnot second in importance. It was second in sequence. The reason
mostcommentators interpret Jesus’ statement this way is the phrase “is like
it.”The command that comes second in the sequence of commands was
equallyas great or important as the first one. It was “like it” in magnitude
andsignificance. The lawyer’s question was front-loaded with an
assumption.In this case, a false assumption.

Got kids?
Which one is greatest?
The question assumes something that’s probably (hopefully) not true.The
question assumes one of your children is greater than the other orothers. Who
am I to make that assumption? Similarly, what gave thislawyer the right to
assume one commandment was greater than all theothers? Perhaps that was
the trap. Whatever the case, Jesus didn’t allowhimself to be boxed in by the
assumption behind the question. There wasn’tone greatest commandment.
There were two. According to Jesus, these twocommands summed up the
Jewish Scriptures. Not just the law . . . the entireold covenant.

All the Law and the Prophets hang on these two commandments. 10

First-century Jews referred to their Scriptures as the Law and


theProphets. According to Jesus, their entire Bible, so to speak, could
besummarized by those two commands. As one Greek lexicon puts it, “As a
door hangs on its hinges, so the whole Old Testament hangs on these
twocommandments.”
11
Another commentator writes,

It is commonly recognized that this is fulfillment language, and thatthese


two (commands) complete and bring into fulfillment all ofScripture . . .

12

If you had asked first-century Jews what it looked like to love God,
theywould say, “Obey his commands.” Jesus suggested a new answer.
“Loveyour neighbor.” His point was unmistakable. Love for God was
bestdemonstrated and authenticated by loving one’s neighbor.

That was a clue. A hint. A foreshadowing.


It was certainly horizontal.
These weren’t just the greatest, as in the most important,
commands.These two commands summarized every conceivable application
of all thecommands in the Jewish Scriptures. Anyone who obeyed these
twocommandments had, in effect, obeyed or fulfilled all the commandments.
Ifthey were to be taken seriously, anyone who mistreated a neighbor
didn’tlove God. Vertical love for God was to be manifested through
one’shorizontal love for their neighbors. It was as if Jesus was saying,

Don’t claim adherence to commandment #1 if you’re guilty ofviolating


commandment #2.

Neighbor.
This was disturbing.
¿Por qué?
It was disturbing because Jesus was constantly calling out
religiousleaders for their mistreatment of fellow Jews—their neighbors.
Love your “neighbor.” I bet I know what comes to mind when you seethe
term neighbor. But it’s important for where we’re headed to understandwhat
first-century Jews thought when they heard the term. Being an aboveaverage
person, I bet you can figure it out for yourself. The followingpassage from
Leviticus provides you with all the clues you need. This iswhere Jesus’
second in sequence command originated. According to thisverse, who did
Jews regard as neighbors?

Do not seek revenge or bear a grudge against anyone among yourpeople,


but love your neighbor as yourself.
13

Maybe this will help.

Do not seek revenge or bear a grudge against anyone among yourpeople,


but love your neighbor as yourself.

A Jew’s neighbor was a Jew’s people. Other Jews. For a Jew to


loveanother Jew as they loved themselves made perfect sense, because in
asense, they were loving themselves. They were all Jews! They were
family.They were all descendants of Abraham. Loving neighbors was code
forloving other Jews. This explains the old covenant prohibitions
andinstructions regarding the treatment of foreigners (aliens). The civil
lawcontained in the Sinai covenant was created first and foremost for kin.

Remember Peter’s awkward introduction at Cornelius’


home?Apparently, he’d never been expected to love anyone other than other
Jews.

But Jesus’ new movement would include more than his fellow Jews.His
new movement would welcome the foreigner living among them aswell as
the foreigner living in foreign lands. So, as he had done on
previousoccasions, Jesus altered the rules and redefined terms. The era of
definingneighbor ethnically was coming to an end. To prepare his followers
forwhat was coming, Jesus once again veered outside the boundaries of
theLevitical law and redefined neighbor.
WHO’S YOUR NEIGHBOR?

Not too long after episode one of stump the rabbi, Jesus was approached
byyet another lawyer with another trick question.

“Teacher,” he asked, “what must I do to inherit eternal life?”14

Good question. But Jesus knew there was a question behind hisquestion,
so he responded with a question of his own.

“What is written in the law?” he replied. “How do you read it?” 15

Translated: “You’re a lawyer. You tell me and we’ll both know.” This
iswhere things get interesting. This lawyer recites the answer they were
bothtaught from childhood. But this fellow had been paying attention. He
knewall about Jesus’ greatest commandments formula. So in what may
havebeen an attempt to throw Jesus off his game, he grinned and answered:

“Love the Lord your God with all your heart and with all your souland
with all your strength and with all your mind”; and, “Love yourneighbor
as yourself.”

dieciséis

Nailed it!

“You have answered correctly,” Jesus replied. “Do this and you willlive.
17

Then he showed his cards. Luke writes:

But he wanted to justify himself, so he asked Jesus, “And who is


myneighbor?”
If loving my neighbor is proof of my love for God, which is the keyto
eternal life, tell me exactly whom I’m expected to love so I cansecure me
some eternal life. What’s the minimum requirement?What’s the
minimum amount of neighbor-loving I’m required toperform to ensure
eternal life for myself?

Based on the Leviticus passage cited above, he assumed, as everyone


inthe crowd assumed, neighbor-love was restricted to descendants
ofAbraham. But which descendants? Which Jews? And how much lovewould
be required? He was looking for a salvation formula. Not for God’ssake.
Certainly not for his neighbor’s sake. For his sake. So very vertical.

But he may have had another trick up his sleeve as well.


His questions may have been designed to force Jesus into stating
plainlywhat he had hinted at on other occasions. Jesus instructed his
followers tolove their enemies. That was code for non-Jews. If he could trick
Jesus intoequating Jews with non-Jews, the crowd was sure to turn on him.
He, on theother hand, would go down in rabbinic history as the man who
stumped theteacher from . . . where was it again?

So he asked:

“And who is my neighbor?”19

Jesus saw through all this. He also saw this as the perfect opportunity
todeconstruct and then reconstruct his audience’s concept of neighbor. Hewas
months away from establishing his new covenant between God and
thenations. If this good news, this gospel, was going to make it beyond
theborders of Judea and Galilee, his followers would have to abandon
theirancient racist ways. So he launched into his most disorienting,
paradigm-shifting, mind-bending parable of all. We’ve reduced this parable
to a figureof speech. In its original context it was so much more.
Weren’t we just talking about neighbors?
You know this one. Two Jewish religious leaders pass by their bruisedand
bleeding Jewish neighbor and don’t lift a finger. If Jesus’ greatest hitsformula
was correct, these two were doomed. They did not love theirJewish neighbor.
Therefore, they did not love the Lord their God. Theycould offer sacrifices for
sin all day long, but if Jesus was correct, weren’tnobody listening.

Everybody was leaning in.


He had ’em.
He always had ’em.
Wrinkling his brow as if he, too, were concerned with what followed:

But a Samaritan . . .

Perhaps he paused to allow the murmuring to abate. It’s safe to


assumemost of Jesus’ audience assumed imaginary Samaritans were behind
theimaginary robbery in Jesus’ imaginary story.

But a Samaritan as he traveled, came where the man was; and when
he saw him, he took pity on him.21

Surely not, they thought. Surely he’s not going to make a Samaritan
thehero?
Pero lo hizo.
Not only did he make the Samaritan the hero, he made him an extra-mile,
are-you-kidding-me, who-would-do-that variety hero. This Samaritandidn’t
just pity the man:

This was ridiculous. Few, if any, in Jesus’ audience would do such athing
for He
a Samaritan.
went to himNoand Samaritan
bandaged histhey’d metpouring
wounds, would on
show thatwine.Then
oil and level of
he put the man on his own donkey, brought him to an inn andtook care of
him.

22
concern for a Jew. These groups didn’t speak to one another, much lesstouch
one another. It wasn’t how things were done in those parts.

But Jesus wasn’t finished.

The next day . . .

“The next day”? Did he really expect them to believe a Samaritanwould


spend an entire night caring for a Jew?

The next day he took out two denarii and gave them to theinnkeeper.
“Look after him,” he said, “and when I return, I willreimburse you for any
extra expense you may have.”

23

This was so over the top. No Jew should be expected to suspend thatmuch
imagination on a story designed to distract them from the question forwhich
Jesus clearly had no answer. Something about a neighbor. Once folkssettled
down, Jesus did something his audience wouldn’t live long enoughto
appreciate.

Jesus redefined neighbor.


For everybody.
Forever.
From this point forward, no one would have the latitude to limit
thedefinition of neighbor to people like themselves. I love this insight
fromScot McKnight:

. . . the word “neighbor” is redefined by expansion and the templecult


itself suddenly becomes threatened. Subversive indeed.
24

Jesus expanded neighbor beyond the boundaries of Judea and


Galilee,beyond a single ethnicity. He broadened the definition beyond his
first-century setting. And he did it with one perfectly timed and
designedquestion. A question that continues to force even the most upright
among usto examine our hearts and prejudices, our innate contempt for those
have felt the weight of this parable and its inescapably disruptive
closingquestion.

Every time I read it, teach it, or preach it, it challenges me. Like
theSermon on the Mount, the parable of the Good Samaritan was a signal.
Asign. More breadcrumbs. Something new was on the horizon.
Somethingbetter. Something simpler. Something for everyone. And thus
everyone whohears the parable of the Good Samaritan knows the answer to
Jesus’ closingquestion. Jesus smiled and asked:

“Which of these three do you think was a neighbor to the man whofell
into the hands of robbers?”
25

The answer was obvious. The implications of the answer, not so


much.Especially for us modern readers. As was the case with the lawyer,
therewas a question behind Jesus’ closing question:

Which of these three men loved the Lord their God with all theirheart,
soul, mind, and strength? Which laid claim to eternal life?

After perhaps the longest pause of the afternoon, the lawyer


finallyanswered. Why do I read a pause into the story? Because this smart
Jewknew the moment he answered that question out loud, he would
beaccountable for his words.

Be the Samaritan.
No applause this time.
The expert in the law replied, “The one who had mercy on him.”

Apparently he couldn’t bring himself to utter the ethnic identity of


thehero. It was the Samaritan. It was the Samaritan who showed mercy. It
Stunned silence.
Something had changed.
Neighbor-love had no ethnic or geographical limits. Neighbor-love
wasevidence of God-love. It would be difficult to find a work-around or
aloophole for this. If loving one’s neighbor was the ultimate expression
ofone’s love and devotion to God, the temple and everything associated
withit suddenly became less important.

Perhaps unnecessary.
This was new indeed.
Public exchanges such as these combined with sermons and firesidechats
were designed to prepare Jesus’ followers for what was coming.Hours away
from his arrest, he finally spelled it out, illustrated it, and thenasked eleven of
the Twelve to sign on. It turns out the signing table was thetable used for their
final Passover gathering. In conjunction with theinauguration of a new
covenant, Jesus used the occasion to institute the newgoverning ethic for his
new movement.
Chapter 15

A NEW COMMAND

Judas slipped out to run an errand.


Odd time for an errand.
There was still food on his plate.
When the door slammed, it signaled the first in a series of events
thatwould culminate in a nightmare for everyone in the room. Whatever
Jesusneeded to say needed to be said now.

My children, I will be with you only a little longer. You will look forme,
and just as I told the Jews, so I tell you now: Where I am going,
1
you cannot come.

Several of the boys, Peter in particular, never heard anything after


that.Why was Jesus leaving ? Where was he going? Why couldn’t they go
along?Jesus was their security blanket. Wherever Jesus went, crowds
gathered.Where crowds gathered, the temple henchmen weren’t welcome. So
if Jesuswent missing, odds were good they would go missing as well.

Speaking of missing, where did Judas wander off to?


Jesus continued.

A new command I give you . . .2

They needed a new command like they needed . . . well, they didn’tneed
any new commands. The six hundred-plus they had kept ’em plentybusy.
Besides, Jesus had already reduced their entire list to two: love Godand love
your neighbor.

3
So why add a third? And why now? Besides, whatgave Jesus the right to add
commandments was one thing. Adding to them? Only God had theauthority
to do that! Then again, only God had the authority to forgive sin.
4

Only God had the power to give sight to the blind. Only God had the powerto
raise the dead.

Oh well.
As it turned out, Jesus wasn’t adding a command to an existing list
ofcommands. He was doing something far more radical than that.
Hecontinued:

A new command I give you, love one another . . .5

Jesus made love a verb and then used the imperative form of the verb.This
was, in fact, a command. As in, go over there and love that guy.Imagine Jesus
as a marriage counselor.

Stop arguing, go home, and love each other.

Jesus wasn’t commanding the guys to feel something. He


wascommanding them to do something. But loving one another wasn’t
reallynew.
As it turns out, Jesus wasn’t really through.
He went a step further.
What came next was unthinkable. But what came next changed theworld.

And perhaps if we would move what came next to the top of ouragendas,
it might change the world again. What came next made hismessage
irresistible. What came next trumped the golden rule. I call it theplatinum
rule.

As I have loved you, so you must love one another.6

That was new.


Jesus claimed to be the gold or platinum standard for love. Doing
covenant. Jesus instructed his followers to do unto one another as he haddone
unto them. He raised the bar. This was a whole ’nother kind of love.
This love was anchored in a person, which made it
extraordinarilypersonal for the men seated around that table. When we read,
“As I haveloved you,” we think of the cross. They didn’t. They thought back
over theprevious three years. Perhaps each man in the room was transported
back toa particular moment in time when Jesus had loved them particularly
well.He could have called ’em out.

Matthew, remember the first time we met? You were despised byyour
community and an embarrassment to your family. But I invitedyou to
follow me anyway. Matthew, extend that same grace toeveryone you
meet for the rest of your life. As I have loved you . . .

Nathanael, remember the day we met? Remember what you saidabout


me? “Can anything good come from Nazareth?” You dissedmy town, my
family, my childhood friends. But I invited youanyway. Extend that same
grace and forgiveness to everybody youmeet. As I have loved you . . .

And gentlemen, if you think you’ve seen me love . . . tighten yoursandals


. Guys,. . allyou
you haven’t
remember seen myanything
the afternoon yet.
blood-drinking,
flesh-eating illustration offended and confused the crowd and we
startedlosing ’em? Every single one of you yahoos was thinkin’
aboutleaving me to fend for myself. I could have left you to fend
foryourselves. You certainly deserved it. But I didn’t. And I neverbrought
it up again. Do unto others as I have done unto you.
FINAL SCORE

As the hinge between covenants, Jesus’ mission was to lay the


groundworkfor the transition from old to new. Summarizing the entire Jewish
law withtwo existing laws wasn’t just genius, it was strategic. Just as the
oldcovenant included laws for the nation to live by, so Jesus’ new
covenantwould include instructions for his followers to live by as well. But
his listwouldn’t be engraved on stone tablets. It would be engraved in the
hearts,minds, and consciences of his followers. The rules and
regulationsassociated with Jesus’ new covenant could easily be committed to
memory.The reason being, they weren’t a they. They were an it. There was
just one.

The one commandment!


Doesn’t sound very commanding, does it?
This should go without saying, but I don’t hear many folks saying it, soI’ll
say it. The old covenant commands were part of the old covenant. Theend of
the old covenant signaled the end of the rules and regulationsassociated with
it. Jesus didn’t issue his new command as an additionalcommandment to the
existing list of commands. Jesus issued his newcommandment as a
replacement for everything in the existing list.Including the Big Ten. Just as
his new covenant fulfilled and replaced theold covenant, Jesus’ new
commandment fulfills and replaces the oldcommandments.

This is another one of those don’t rush by this too quickly moments inour
journey. So let me restate it a bit more offensively so as to make youcurious
enough to at least read to the end of this section:

Participants in the new covenant are not required to obey most of


thecommandments found in the first half of their Bibles. Participants
THE MARK

The significance of what Jesus said next cannot be overstated.


Ascircumcision was the distinguishing mark for a man included in the
oldcovenant, so this new-command, one-another brand of love would be
themark of the man or woman who chose to participate in the new
covenant.New-command-brand love was to serve as the unifying behavior for
hisekklesia. This new command would be the governing ethic, the
standardagainst which all behavior was to be measured for those who called
himLord.

By this everyone will know that you are my disciples, if you loveone
another.8

The term this is a demonstrative pronoun. Remember those?


Demonstrative pronouns are used to point to something specific. In
thisparticular case, it’s a singular demonstrative pronoun. Jesus pointed to
onespecific thing that was to be the identifying characteristic of his
followers—the way they loved.

His primary concern was not that they believe something. He insistedthey
do something. They were to love as he had loved. The men gatheredthat night
had an inkling as to what that might look like. Three days later itbecame
agonizingly clear.

And where the heck was Judas?


ANCHOR MAN

Jesus’ new command involved another subtle, but striking shift in the
worldorder. Jesus didn’t tether his new command to the anchor all
Jewishcommands were traditionally tethered to: love for, fear of, dedication
toGod. Jesus tethered his new command to . . . this is big . . . to himself.Again,
he inserted himself into an equation mere mortals have no businessinserting
themselves into.

Woven into all this subtlety was a not-so-subtle shift from vertical
tohorizontal. The eye-to-the-sky days were coming to an end. The litmus
testfor being a bona fide Jesus follower was not the ritualistic,
day-of-the-week,festival-driven, don’t-forget-your-goat worship of an
invisible andsomewhat distant God.

Following Jesus would not be about looking for ways to get closer toGod
who dwelled out there, up there, somewhere. Jesus followers
woulddemonstrate their devotion to God by putting the person next to them
infront of them. Jesus followers weren’t expected to look up.
Theyauthenticated their devotion by looking around.

But the shift didn’t stop there.


Conspicuously absent from Jesus’ new-command instructions was
anovert reference to his divine right to require such allegiance and
obedience.In what is arguably his most future-defining set of instructions,
Jesusrefused to play the God card. Even in this final,
if-you-forget-everything-else-I’ve-said-remember-this exchange, Jesus did
not leverage his holiness,his personal righteousness, or even his divinely
granted moral authority.
That should stop us in our tracks.
A few years later, it would stop Paul in his:

In your relationships with one another, have the same mindset asChrist
Jesus: Who, being in very nature God, did not considerequality with God
something to be used to his own advantage;

Again, Jesus never played the God card.

. . . rather, he made himself nothing by taking the very nature of aservant,


being made in human likeness. And being found inappearance as a man,
he humbled himself by becoming obedient todeath—

But not just any death. A death no mere mortal would willingly
subjectthemselves to.

even death on a cross!10

Jesus did not leverage his equality with God to stir us to action.
He leveraged his love.
This represented a total departure from the old covenant. Jesus
didn’tanchor his new command to his divine right as King. He anchored it to
hissacrificial love. Why should his disciples obey his command to
love?Because he loved them first. He loved them best. They were to do
untoothers as Jesus had already done . . . and was about to do . . . unto
them.Hours later, Jesus staged a demonstration of love that took
everybody’sbreath away.

Including his own.


It took the disciples’ excuses away as well. Along with ours.
Jesusleveraged his compelling love to compel his followers to love.

By this everyone will know that you are my disciples, if you loveone
another.11
Toward the end of the evening, Peter couldn’t contain himself anylonger.

“Lord, where are you going?”12

Aren’t we glad John was taking notes?


COMMENTARY

Jesus’ new covenant commandment established the governing ethic for


hisnew movement. It was simple but all-encompassing. It was far
lesscomplicated than the current system but far more demanding. As
we’reabout to discover, the imperatives we find scattered throughout the
NewTestament are simply applications of Jesus’ new covenant command.
NewTestament imperatives are examples of how to love the
“one-anothers”Jesus commanded us to love.

Again, far less complicated.


But far more demanding.
There are no loopholes in the love Jesus requires of us.
Chapter 16

PABLO Y LA ÉTICA IRRESISTIBLE

I don’t remember much about college.


The classroom part, anyway.
But one event I’ll never forget took place in a requisite history ofancient
civilization course. My professor, Dr. Davis, began his lecture onthe
influence of Christianity in the ancient world with the followingstatement:

The apostle Paul had more influence on the development ofChristian


thought and theology than anyone who has ever lived.Including Jesus
Christ.

Levanté la vista de mis garabatos, segura de que había entendido mal.


Pero no lo había hecho. Durante los siguientes cincuenta minutos, expuso su
caso. Más tarde descubriría que casi todos los historiadores, junto con la
mayoría de los eruditos del Nuevo Testamento, están de acuerdo. Cuando se
trata de la doctrina y la teología de la iglesia primitiva, el consenso es que la
influencia de Pablo supera a la de todos los demás. Incluyendo a Jesús. Si eso
es cierto o no, está más allá del alcance de este libro. Lo menciono para
resaltar que los esfuerzos de plantación de iglesias de Pablo y la subsiguiente
campaña de escritura de cartas tuvieron una enorme influencia en cómo los
antiguos y los modernos interpretan el significado de la vida, muerte y
resurrección de Jesús.
If that’s not disconcerting enough, in his letter to the church in
Corinth,Paul admits that one of his applications is completely his idea. He
goes outof his way to ensure nobody gives Jesus credit for what is his
uniquecontribution.

So, what’s he up to?


DON’T LOOK BACK

If you read Paul’s epistles carefully, you’ll discover that while heconsidered
the old covenant Scripture, he didn’t consider it binding. Just theopposite. For
Paul, the Old Testament narratives provide new covenantfolks with
encouragement, context, and hope—but not applications to liveby. He’s
quick to point to the Old Testament passages that point us to Jesus.But then
he’s quick to point out that applying the Old Testament won’tscore us any
points with God. But having closed the door on the moral andethical
imperatives found in the Old Testament, Paul turns right around andfills his
letters with moral and ethical teaching and imperatives.

So what’s up?
If he’s not mining the old covenant for all his application gold, and ifhe’s
not quoting Jesus directly, what’s the basis for all the do’s and don’tsscattered
throughout his letters?

Fortunately, he tells us.


And this may be new.
Most Christians miss this because they’re still married to, or at
leastdating, the old covenant.

Aquí vamos.
PLAIN SIGHT

Here’s one of Paul’s more famous lists of imperatives. These were directedto
Christians living in the port city of Ephesus.

Get rid of all bitterness, rage and anger, brawling and slander, alongwith
every form of malice. Be kind and compassionate to oneanother,
forgiving each other . . .

That’s good advice.


But why?
Why should we dispense with bitterness, rage, and anger? Why shouldwe
be kind to the unkind and compassionate to the undeserving? Whyforgive?
Forgiveness is a gift to the guilty. Paul, who are you to set suchlofty
behavioral standards for the rest of us? Besides, we know your story.You’ve
got no moral authority!

Anticipating our question, he completes his statement by citing hissource:

. . . just as . . .

Just as the law commands? Just as Moses taught? Just as the


Scriptureteaches? Just as the Bible says?

. . . just as in Christ God forgave you.

That should sound familiar. According to Paul, we are to do for


otherswhat God through Christ has done for us. Everything in Paul’s short list
issimply an application of “do unto others as Christ has already done
untoyou.”
“The way of love.” Sounds romantic. But there’s another “just as”around
the bend.

. . . and walk in the way of love just as Christ loved us and gave
himself up for us as a fragrant offering and sacrifice to God.3

Según Pablo, el comportamiento cristiano debe seguir el modelo del amor


sacrificado de Cristo por la humanidad. Un modo de vida que Pablo marca
como el camino del amor. Suena un poco blando hasta que consideramos que
el camino del amor culmina en un hombre colgado de una cruz cubierto de su
propio sudor, sangre y heces. No nos gusta pensar en esa última parte.
Después de todo, estamos hablando de Jesús. Pero no hay nada que ganar, y
tal vez mucho que perder, cuando colocamos un filtro sobre la espantosa
naturaleza de la muerte de Jesús. Por lo menos, abrazar el alcance completo
de la crucifixión elimina cualquier concepto erróneo moderno sobre el
camino del amor. Ciertamente no hay nada suave o blando al respecto. Pablo,
que había visto su parte de crucifixiones, se apresuraría a recordarnos que el
camino del amor, aunque más sencillo que el camino de Moisés, era mucho
más exigente. Él continúa:

But among you there must not be even a hint of sexual immorality,or of
any kind of impurity, or of greed, because . . .

Because why?

. . . because these are improper for God’s holy people. 4

Not surprisingly, Paul doesn’t leverage the old covenant to establish


thestandard for Christian morality. He leverages the believer’s inclusion
inJesus’ new covenant. These Ephesian Gentiles were now considered
“holypeople” or “saints” based on their inclusion in the new covenant. In light
ofwho they were by the gift of God’s grace, Paul instructs them to walk in
amanner worthy of their place. Everything that follows is simply
moreapplication of what it looks like to live as one forgiven by and,
therefore,devoted to Christ. He closes and punctuates this section with this:
For you were once darkness, but now you are light in the Lord. Live
as children of light.5

When in doubt ask, What would a forgiven child of the light do?
Sosimple. So beautiful. So clear. No instructions necessary. Live as children
ofthe light. Embrace the way of love. Clearly, this was Paul’s rendition
ofJesus’ final words to his disciples, to love as he had loved them. And this
isnot an isolated instance.
So, what is the basis of Christian behavior?
The Bible?
No.
Sit on that for a moment. This is distinction with a significantdifference.
The basis for Christian behavior is the sacrificial love of Jesus.We don’t love
because the Bible tells us to love. We love because God theFather through
Christ the Son has loved us.
THE ONLY THING THAT COUNTS

Earlier we looked at a portion of Paul’s letter to Galatian


Christians.Remember? The one where he made it painfully clear that mixing
andmatching old covenant with new was off-limits? Maybe a quick
reviewwould help.

As for those agitators, I wish they would go the whole way . . . 6

Ahora lo recuerdas.
Immediately following this rather inelegant declaration of contempt
forhis detractors, Paul returns his attention to his primary audience:

You, my brothers and sisters, were called to be free. But do not useyour
freedom to indulge the flesh, rather, serve one another humblyin love.
7

There’s that way of love thing again. And again he tips his hat as towhere
he got this all-encompassing idea.

For the entire law is fulfilled in keeping this one command: “Loveyour
neighbor as yourself.”
8

Where do you think he got that? Jesus, of course. Taking his cue
fromJesus, Paul ties everything back to loving God and loving others. For
Paul,as was the case with Jesus, everything else is commentary and
application.If that seems like a stretch, here are Paul’s words from earlier in
the samechapter.

This is extreme.
This is so extreme you may be tempted to pull out your personal copyof
the Scriptures to see if I’m putting words in Paul’s mouth. Feel free. Thisis so
That’s Paul’s shorthand for new covenant.

For in Christ Jesus neither circumcision nor uncircumcision has anyvalue.

Circumcision was shorthand for the old covenant. How much valuedoes
the old covenant have? Not any. How much value does the oldcovenant have
now that the new one is here? None. But it’s his nextstatement that’s the
show-stopper. This next statement would revolutionizethe church if we took
it as seriously as Paul did:

The only thing that counts is faith expressing itself through love. 9

Seriously? “The only thing that counts”?


The only thing that counts is faith expressing itself through love?Really?
That’s it? Perhaps he meant, “one of the only things that counts.”Another
translator stated it this way:

Neither circumcision nor uncircumcision means anything. But


faithworking through love means everything.
10

Everything? Really? Everything? The defining characteristic of the


oldcovenant was circumcision. The defining characteristic of the new
covenantis “ faith expressing itself through love.” What circumcision was to
the oldcovenant, faith expressing itself through love is to the new covenant.
Forancient Jews, circumcision was the defining characteristic of someone
incovenant with God. For those embracing the new covenant, the
definingcharacteristic is faith expressing itself through love.

Big difference.
Circumcision was invisible to the public. A once and done. All
male.Decided by parents. The mark of the new covenant is visible and public.
Itinvolves daily decisions. It’s not gender-specific. It’s an all-skate. Andwhile
it doesn’t require surgery, it’s painful. Love requires sacrifice, andsacrifice is
always a bit painful.
Notice Paul doesn’t say that the only thing that matters is “faith.”
That’sthe version of Christianity I grew up with. The faith without love
versionfuels vertical morality. Faith that doesn’t feel obligated to express
itselfthrough love expresses itself through manufactured religious routines.
Faithdisconnected from love leads to legalism, an eye-to-the-sky,
verticalmorality that doesn’t concern itself with loving others.

Been there.
Stayed there way too long.
The mark of the new covenant is faith expressing itself, working itselfout,
through love. That’s an important distinction. It’s a distinction James,the
half-brother of Jesus, would make as well. He would argue
faithunaccompanied by works of love is “dead faith.”
11
Useless faith.
REDUCTION

So Paul, taking his cue from Jesus, embraced the new, irresistible,
unifying,all-encompassing ethic of love. This is amazing in light of
Paul’spersonality and pedigree. As far as law keeping went, he was as good
asthey came. He claimed as much:

If someone else thinks they have reasons to put confidence in theflesh, I


have more . . . as for righteousness based on the law,faultless.

12

“Faultless.” Not too shabby. Not too many first-century Jews wouldclaim
such a thing. But Paul could. And yet once this best-in-class lawkeeper
encountered Jesus, he walked away from the entire circumcisedenterprise.

But whatever were gains to me I now consider loss for the sake ofChrist.
13

Ya has oído o leído eso antes. Tal vez lo haya enseñado o predicado. Pero,
¿alguna vez se ha detenido a considerar lo que estaba incluido en el balde de
Paul? Su balde cualquiera no estaba lleno de pecado. No estaba lleno de
logros y actividades seculares. Paul no estaba hablando de premios de ventas
o anillos de Super Bowl. Cuando Pablo escribe: “Pero todo lo que fuere para
mí, para mí”, se está refiriendo a los logros y búsquedas del antiguo pacto. Su
balde fue categorizado y organizado en torno a las Escrituras judías. Nuestro
Antiguo Testamento. Pablo descarta la relevancia principal de las Escrituras
con las que creció. Alguna vez fueron el estándar de oro. Érase una vez, sus
Escrituras le garantizaban la aprobación divina a base de la sangre que corría
por sus venas. Pero comparado con el valor del nuevo pacto. . .en
comparación con lo que Dios había hecho por medio de Cristo . . . Bueno otra
vez,
What’s more, I consider everything as loss because of the
surpassingworth of knowing Christ Jesus my Lord, for whose sake I have
lostall things. I consider them garbage, that I may gain Christ.

14

Compared to the value of knowing Christ, made possible through thenew


covenant, Paul considered the things that were once most valuableunworthy
of the recycle bin. He equates the value of his past pursuits togarbage.
Perhaps the best translation of the term is filth.

He wraps up with this:

. . . that I may gain Christ and be found in him, not having arighteousness
of my own that comes from the law, but that which isthrough faith in
Christ—the righteousness that comes from God onthe basis of faith.

15

What was of great worth to Paul as he approached Damascus thatfateful


afternoon was, within the course of a few hours, reduced to ashesand dust.

What was once of great value held no value once he regained hisphysical
sight and his spiritual bearings.

With all that as a backdrop, we shouldn’t be surprised to discover


Paulnever leverages the old covenant as the basis for Christian behavior.
He’dbeen there, done that, and was done with that. Perhaps we should be
donewith it as well. Earlier in this same letter, Paul draws upon the same
In your relationships with
formulawe sawone another, have in
the same mindset asChrist
Galatians.
Jesus.
17
Do nothing out of selfish ambition or vain conceit. Rather, inhumility
value others above yourselves, not looking to your owninterests but each
of you to the interests of the others.
Sorry I asked. That’s a pretty high standard.
We are to look to the interests of others rather than our own becausethat’s
what Jesus did for us. If you were to ask Paul a relationship question,he
wouldn’t refer you to Genesis, Proverbs, or even Song of Solomon. Hewould
look you square in the eye and say:

In your relationships with one another, have the same mindset as


Christ Jesus.18

This was Paul’s contextualized version of Jesus’ new command.


Everyapplication was connected to Jesus’ new covenant command.

Less complicated.
More demanding.
No loopholes.
Chapter 17

ES MUTUO

Paul applied this new covenant way of love command to


everythingimaginable—parenting, finances, conflict resolution,
generosity,compassion, adversity.
He applied it to marriage as well.
Thanks to the church’s habit of mixing and matching old with new,
hisinstructions to married folks have been distorted to the point of
beingunrecognizable. As you know, Paul is the one responsible for telling
wivesto submit to their husbands. Most women cringe at the thought of
suchmisogynistic notions. Men, on the other hand, shrug and praise God
fromwhom all blessings flow.

As it turns out, Paul’s instruction to married people is one of the


bestexamples in the New Testament of how he leveraged Jesus’ new
newcovenant command to shape Christian behavior. Let’s begin with
thedreaded S verse:

Wives, submit yourselves to your own husbands as you do to the


Lord.1

Fun fact: The term submit doesn’t appear here in the oldest Greek
texts.The Greek text reads: “The wife to her own husband as to the Lord.”
Whichdoesn’t make sense because it’s missing a verb. What’s a wife
supposed todo to her own husband as to the Lord?
That’s uncomfortable.
The term submit shows up in our English text because it’s inferred
fromthe previous verse. And everybody who knows about these things
agreesthe term submit from the previous verse is, in fact, the proper verb to
insert
here. The point being: the verse before this verse provides the verb for
theverses that follow. Without the verse that comes before the wives
submitverse, nobody would know what wives were to do to their husbands as
untothe Lord. So before we tell wives to submit to their husbands, we
shouldprobably take a look at the verse that introduces the S verb. Here it is:

Submit to one another out of reverence for Christ.2

I know you’re in a hurry to finish this book. You’ve got things to


do.You’ve got other, better books to read. But would you pause for
thirtyseconds and think about the far-reaching implications of that one
statement?Imagine growing up in a family that embraced that one guideline.
Howmany rules would we need if everybody just did that? Can you think of
amarriage conflict that couldn’t be resolved if both parties decided to
submitto one another, freely, out of reverence for Christ? This was Paul’s way
ofsaying: Put others first just as Christ put you first.
MUTUAL SUBMISSION

I call this the principle of mutual submission. I’m convinced this is the
mostpowerful, transformational, relational dynamic on the planet. The
termsubmit doesn’t play well in our culture. Understandably so. The term
submitliterally means to subordinate or place oneself under the authority
ofanother.
Can’t wait.
What could be more enjoyable than handing over control of our lives
tosomeone else? But Paul isn’t calling for an unequivocal,
unilateralabandonment of personal independence. This is a one-another thing:

Submit to one another . . . .

In a relationship characterized by mutual submission, both partieschoose


to submit themselves to the other. Mutual submission doesn’t workunless it’s
mutual. It only works when both parties work it. But like Jesus,Paul didn’t
stop there.

Submit to one another out of reverence for Christ.

Los participantes del nuevo pacto deben someterse unos a otros en vista
de lo que Cristo ha hecho por ellos. Pablo no instruye a los creyentes a
someterse unos a otros por reverencia unos a otros. Seamos realistas, la
mayoría de los “unos con otros” no merecen ser sometidos. Pablo nos lleva de
vuelta a la dinámica que Jesús presentó en el aposento alto. La frase por
reverencia a Cristo sugiere que debemos someternos unos a otros por
reverencia por el hecho de que Cristo se sometió a sí mismo a cada uno de
nosotros en la cruz para pagar nuestra deuda de pecado. Su sacrificio es servir
como inspiración y norma para nuestra sumisión unos a otros. Es eso de
nuevo.

When you connect what follows to this simple admonition,


pressure his wife into anything is operating under old covenant thinking
andassumptions. This is why I don’t use the phrase biblical marriage. I
sayChristian marriage or New Testament marriage.

Besides . . .
Guys, when Paul instructed women to submit to their husbands, hewasn’t
talking to you. The statement is addressed to “wives.” So if youaren’t a
“wife,” that verse isn’t for you. Not to worry, Paul didn’t leave usout.
Husbands have a specific application of mutual submission as well:

Husbands, love your wives . . .

Wait for it . . .

just as . ..

Ahí está de nuevo.

Husbands, love your wives just as Christ loved the church and
gavehimself up for her.
3

Where should we husbands go for advice on how best to love ourwives?


Song of Solomon? Hardly. Paul says we’re to take our cues fromJesus.

How should we Christian husbands love our wives?


As Christ loved the church.
And how did he love the church?
You may be sorry you asked. There aren’t any loopholes, shortcuts, orold
covenant workarounds. Christ loved the church by laying down his life.In a
Christian marriage, husbands lay down their lives for their wives. Notbecause
of what the Bible says. Because of what Jesus did. Real quick, goback and
read through the Old Testament and count the number of timeshusbands laid
down their lives for their wives.
group of Pharisees had no misgivings asking Jesus his opinion on theproper
guidelines and procedures for trading in a wife for a newer model.Their
specific question was:

Is it lawful for a man to divorce his wife for any and every reason?4

We cringe.
They weren’t the least bit conscience-stricken. Under the old
covenant,women were essentially commodities. But with the inauguration of
the newcovenant, that changed. Women were elevated to the status of joint
heirsand partners in the kingdom of God. They were to be granted the
samerecognition and respect as men. This was scandalous. Peter said it best:

Husbands, in the same way be considerate as you live with yourwives,


and treat them with respect as the weaker partner and as heirswith you of
the gracious gift of life, so that nothing will hinder yourprayers.

We read that and think, Well, of course! First-century Jews and


Gentilesread that and thought, But they’re women! It’s impossible to
overstate theelevated status women enjoyed in the early church. The notion of
mutualsubmission within marriage was unheard of until the birth of
Christianity.It’s a uniquely Christian idea. And for Paul it was an obvious and
logicalapplication of Jesus’ new covenant command.
THE OTHER ONE-ANOTHERS

Submit to one another wasn’t Paul’s only one-another. He left the churchwith
some other one-anothers. According to Paul, the primary duty ofchurch folks
is to one-another one another. Here’s his list:
• Submit to one another.
• Forgive one another.
• Encourage one another.
• Restore one another.
• Accept one another.
• Care for one another.
• Bear with one another.
• Carry one another’s burdens.
If we were to ask Paul what faith expressing itself through love lookslike,
he might rattle off this list. And if you asked him where he got the list,he
might suggest you add the phrase just as Christ after each item. This isthe
short list of all God through Christ has done for each of us. When wedecide to
love as Christ loved us, it will look a lot like the items on Paul’slist. He
simply teased out specific applications of Jesus’ new command. Hissingle
command designed to serve as the overarching ethic for his ekklesia.

Love one another, just as I have loved you.6


IMAGINE

Imagine a world where people were skeptical of what we believed butenvious


of how well we treated one another. Imagine a world whereunbelievers were
anxious to hire, work for, work with, live next door toChristians because of
how well we “one-another” one another and how wellwe “one-another” them
as well.

Once upon a time it was so. Once upon a time the one-another cultureof
the church stood in sharp contrast to the “bite and devour” one-anotherculture
of the pagan world. Within that context, pagans found the church tobe
somewhat irresistible. This was especially true for women, children, andthe
economically disadvantaged.
What was true then should be true today. Paul’s one-another list
shouldepitomize the reputation of those who call themselves Christians.
Whenpeople outside the church think about folks inside the church, the items
onPaul’s list should come to mind. We should be the best
neighbors,employers, employees, friends, partners, and coaches in the
community.
Everybody wants to be one-anothered. Everybody wants to feelincluded
in a community characterized by one-another love. And while
thegravitational pull of vertical morality is always toward
individualspirituality, the driving force behind horizontal morality is one
another. Theone-another way, the way of Jesus, appeals to something that
resides in thesoul of every man, woman, and child. The one-another way
appeals to ourdesire to be included, recognized, and loved.

So, what if we just did that?


What if we just one-anothered one another better?
Why not?
After all, Paul said, “The only thing that counts is faith expressing
itselfthrough love.”
7
Chapter 18

DON’T EVEN THINK ABOUT IT

You know who I hate?


Okay, “hate” may be too strong.
Do you know who I have a hard time not hating?
Anyone who mistreats one of my children.
Sandra and I have been lucky. “Mistreatment” has been limited to
acouple of teachers who just didn’t get it, a couple of coaches who
thoughttheir boys were better batters than mine, and one unfaithful girlfriend.
Ifyou’re a teacher, you’re thinking, Andy, you are the one who doesn’t get
it.You may be right. But that’s the point. Even the perception that one of
mychildren is being mistreated touches off something inside me. I had a
hardtime liking some of my kids’ friends because of the way they treated
mykids. My daughter had a friend in middle school I struggled to even
bepolite to because of how she manipulated my perfect angel of a daughter.
Iknow. I should be more mature. But my papa bear instincts are age-
andgender-neutral.

Juvenile?
Perhaps.
But if you’ve got kids, you get it. It doesn’t take much for us parents toget
pretty worked up when somebody messes with our children. It’s instinct.Most
of us would die for our kids. Some of us would kill for them. We can’thelp it.
It’s just in us. Mess with my kids and you’ll find yourself messingwith me.

If Sandra doesn’t get to you first.


Pray to God she doesn’t.
AIN’T NO USE

If you mistreat one of my kids, don’t invite me to lunch. I’m not going. Ifyou
mistreat my kids, don’t pretend everything is okay between us. It’s not.You
can buy me gifts, send me flowers, offer to loan me your beach house.It won’t
do any good. You can sing me songs on Sunday, praise my holyname, and
tithe 10 percent of your income to my 401(k). That won’t helpeither. Until
you make things right with my son or my daughter, thingswon’t be right
between us.

The opposite is true as well.


Years ago, during a double elimination baseball tournament in whichmy
son Andrew’s team was on the verge of being double eliminated,
Iexperienced something I’ll never forget. The game was tied. Bases
wereloaded. Andrew was up to bat with a 3-2 count. He was twelve. I
couldhardly breathe and Sandra could hardly look. The pitcher threw a
change-upthat grazed Andrew’s shoulder. He dropped his bat, trotted off to
first base.The crowd (about two dozen of us) went wild. We were one run
ahead.

Or so we thought.
The umpire stepped out in front of the plate, called the play dead, sentthe
scoring runner back to third base, and called Andrew back to homeplate. He
claimed Andrew leaned into the pitch in order to be hitintentionally. Andrew
was still up to bat with a count of 3-2.

Sandra gave me that look.


The look that says, Everybody here knows who you are and what youdo.
It’s just a game. It’s a look I’d seen and ignored a thousand times. I wasabout
having it. She didn’t back down and she didn’t sit back down. She would
beheard!

“Are you kidding me? Are you kidding me? You’ve got to be kiddingme!
He didn’t lean into that pitch! This is ridiculous!”

It was awesome.
I turned to Sandra and said, “I love that woman.” Then the umpireturned
back around to Allison and threw her out of the park!

Seriously. He threw her out of the park.


We still love Allison. Always will. She took up for our son. You take
upfor my kid, and I’ll take you to lunch. Heck, I’ll take you just
aboutanywhere you want to go. You don’t have to give me a thing. You
don’tneed to sing me any songs. If you’re good to the folks I love most,
we’regood. We’re better than good. You’re one of my faves.

I wonder where I get that?


I wonder where you get that?
I wonder if our heavenly . . . Father . . . is anything like that?
Actually, I don’t wonder. I have it on good authority he’s exactly likethat.
My good authority is the apostle John.
HE SHOULD KNOW

Además de su singular relato de la vida de Jesús, el apóstol Juan escribió tres


cartas que sobrevivieron a la antigüedad. De todos los documentos incluidos
en nuestro Nuevo Testamento, las cartas de Juan fueron algunas de las
últimas en ser escritas. Se cree que John era un anciano cuando escribió, o
más probablemente dictó, sus cartas a la iglesia.

A diferencia de Pablo, Juan conoció a Jesús personalmente. Tuvo un


asiento de primera fila para todo lo que Jesús dijo e hizo. Él estaba allí cuando
Jesús llamó a Lázaro de vuelta de entre los muertos. Estaba en el Gólgota
cuando levantaron la cruz de Jesús y la dejaron caer sin contemplaciones en el
hoyo poco profundo preparado para la ocasión. A Juan se le encomendó la
madre de Jesús. Juan fue uno de los primeros en mirar dentro de la tumba
desocupada de Jesús. John lo había visto todo y vivió una larga vida para
contarlo. Él pudo haber sido el último miembro sobreviviente de la pandilla
original de Jesús cuando dictó el documento titulado 1 Juan en nuestras
Biblias en inglés.

In all likelihood, John expected to see his friend return in the


cloudsduring his lifetime. As it became apparent that may not be the case,
hecalled for a scribe to take down a few thoughts for the church at large.
Hebegins by reminding his readers that he was, in fact, an eyewitness of
allthey had been taught:

That which was from the beginning, which we have heard, whichwe have
seen with our eyes, which we have looked at and our handshave
It was John’s firsthand experience with Jesus, combined with decades
ofreflection, that led him to pen one of the most remarkable
declarationsdeclared by anyone, anywhere, at any time. With three words,
Johnredefined God for his readers and, ultimately, for the world. The fact
thathis declaration will not strike you as remarkable points to just
howremarkable it is. What was outrageous and completely indefensible in
thefirst century is assumed by tens of millions of believers and unbelievers
allover the world today. But until John’s first letter, this concept was
neitherassumed nor celebrated by Jews or pagans. He writes:

Whoever does not love does not know God, because God is love.4

Eight verses later he repeats this novel idea.

God is love. Whoever lives in love lives in God, and God in them. 5

John equated God with love. This was novel. This was unique. Thiswould
change the world.

God is love is a uniquely Christian idea.


Uniquely.
No one credited the pagan gods with being love or loving. They
werejealous, fickle, capricious, and entertained themselves by trifling in
humanaffairs. For Jews, God was holy. Separate. Unapproachable. He lived
behinda curtain. His love was reserved for his covenant people. For John to
equateGod with love was epic. Even more so considering the injustice and
crueltyhe’d witnessed in his lifetime.
Scholars believe John penned or dictated this document after
thedestruction of the temple in Jerusalem. The horror and loss of
lifeassociated with that event alone would cause even the most devout to
doubtthe love or even the existence of God. By this time in history, Peter
andPaul had been executed in Nero’s Rome along with hundreds of
devoutJesus followers. If God was love, there was certainly no evidence of it
Many of us have a difficult time believing God is love in light of
thesuffering we read or hear about. John witnessed unspeakable
horrorsfirsthand. Yet he concludes, God is love. What did he know that we
miss?
PICTURE-PERFECT

On the night of his arrest, Jesus was asked by Philip, in the presence of
theTwelve, to show them the Father. Jesus responded:

Anyone who has seen me has seen the Father.6

Translated, I’m as good as it gets. Look past me and you’ll miss him.Stop
short of me, you’ll miss him. In this life, I’m as close as you’ll get toknowing
and understanding the Father.
Blasphemous, to be sure.
But a few days after watching Jesus die, John would find himself face
toface with his resurrected friend. His Lord. When someone predicts his
owndeath and resurrection and pulls it off, you roll with pretty much
whateverhe says. If Jesus was, in fact, God in a bod, if he was as close as
meremortals would get to knowing or understanding God, it’s no wonder
Johnconcluded God is love. After all . . .

Jesus was love.


If there is no greater demonstration of love than laying down one’s lifefor
a friend, Jesus was love personified. If Jesus was God personified, and ifthe
Father was anything like the Son, John’s declaration made perfect sense.

John had looked love in the eye. John watched love live. He watchedlove
mistreated. He watched love die. John had clarity the rest of us canonly dream
of. He did not confuse the cruelty of life with the love that isGod. Life is life.
But God is love. Life is harsh. Cruel. Unjust. But God . . .God is love.
HOW WE KNOW WE KNOW

John’s groundbreaking declaration would eventually become doctrine


forChristians and an assumption for many non-Christians. Understandably
so.A loving God was more attractive than the manipulative pagan gods or
theseemingly ethnically exclusive God of the Jews. But John’s intent in
writinghis letters wasn’t to modify his audience’s understanding of the nature
ofGod. It was far more practical than that. John’s exclusively
Christiandeclaration came prepackaged with detailed instructions. According
toJohn, God’s love requires a response. But not a vertical response.
Thosedays had come and gone. Earlier in this same letter, he says of Jesus:

We know that we have come to know him if we keep hiscommands.


7

Whose commands?
God’s commands?
Nope. According to the preceding verses, John is referring to
Jesus’commands. Which should lead us to ask, What did Jesus command?

Whoever says, “I know him,” but does not do what he commands is


a liar and the truth is not in that person.8

That’s harsh. Anyone who does not do what Jesus commands is a


liar.Why a liar? Because he’s addressing folks who claim to be followers
ofJesus. If you claim to follow the teaching of a teacher but don’t do what
theteacher requires, you’re not a follower and that makes you a liar.
equates Jesus with God. But what about these commands he keeps
referringto? What commands? He continues:

Dear friends, I am not writing you a new command but an old one,which
you have had since the beginning.10

John’s reference to “the beginning” is not a reference to Genesis but


thebeginning of the Jesus movement. The beginning of the church. John
isreferring to a command they’ve had since the movement began some
sixtyyears prior. This command was as old as the movement itself.

This old command is the message you have heard.11

Then he gets a bit poetic.

Yet I am writing you a new command; its truth is seen in him and inyou,
because the darkness is passing and the true light is alreadyshining.

12

¿Hacer qué?
This command was not new to the church, but it was new to the
world.This command, when observed in the life of Jesus and his followers,
waslike the sun slowly rising and dispelling the darkness in a
bite-and-devourworld. What was known to the church from the beginning
was slowlybecoming known to the world. For the world, this was, in fact, a
newcommand.

But so far he hasn’t told us what the command is. He assumes we


know.Or at least he assumed his original audience knew, which makes
sense.They’d had it from the beginning. So instead of stating it outright,
Johnapproaches it through the back door by stating the opposite.
Anyone who claims to be living in the light of Jesus’ command,whatever
it is, but hates a brother or sister is not living in the light of Jesus’command.
The term hate gives us all a pass because none of us actuallyhates anybody,
do we?

I don’t.
Well, there was that umpire a few years back.
The Greek verb translated hate can mean disregard, disrespect,
detest,dismiss as unimportant. His point is that a Jesus follower who is
dismissiveor disrespectful of or hateful toward another believer is not
fulfilling Jesus’command. Of all the things John could have chosen as the
litmus test forliving under the canopy of Jesus’ command, why did he opt for
how wetreat other people?
How horizontal of him.
This certainly echoes what we discovered earlier in Paul’s epistles.
Itsyncs up with Jesus’ directive to hit pause on temple activity when there’san
issue with someone back home. Again, it’s all so horizontal. In the versethat
follows, John tips us off to this mysterious command he’s hinted
atthroughout—the command he assumes his readers were familiar with
sincethey’d had it from the “beginning.”

Anyone who loves their brother and sister lives in the light, andthere is
nothing in them to make them stumble.14

This is remarkable. According to John, who got it straight from Jesus,


ifwe love well, all is well. Period. That’s it. Love well, and you’re in the
light.Or to quote Paul, “The only thing that counts is faith expressing
itselfthrough
But anyonelove.”
whoBelievers maintain
hates a brother fellowship
or sister with
is in the God byand
darkness loving those
Godloves. That’s it. John is simply explaining what it looks like to apply
walksaround in the darkness.
Jesus’all-encompassing
15
new and very horizontal command. But the opposite
istrue as well.
According to John, Paul, and Jesus, our devotion to God is
illustrated,demonstrated, and authenticated by how we treat people. The
visible youbeside you—not the invisible him above you. How can this be?
Why canthis be? Earlier in this same letter, John addresses this very tension.

He is the atoning sacrifice for our sins . . .

That’s the part we like. That’s the part we sing about and celebrate
onSunday.

But implied in God’s unconditional love for us is an obligation.


God’slove is free, but it’s not duty-free. Unlike the old covenant, God’s love
doesnot oblige us to do something for God. He’s fine. God’s love obligates us
todo something for those around us. Why? Because Jesus didn’t die for
yoursins only. He didn’t die for your family’s sins only. He didn’t die for the
sinsof the folks who are easy to get along with only.

He is the atoning sacrifice for our sins and not only for ours but also
for the sins of the whole world.dieciséis

God’s love for us obligates us to love those God loves. And who
doesGod, who is love, love? According to John, the whole world. Turns out
Godand I have at least this one thing in common. You can’t be fine with
eitherof us if you mistreat someone we love. John says God loves everybody
onthe planet.

Everybody is somebody for whom Jesus died.


Everybody is somebody God loves.
To celebrate God’s love for me while withholding my love for theperson
next to me, whom he loves as much as me, is the epitome ofhypocrisy. John’s
Again, this is a distinctly Christian idea. Next time you talk to a
version:
non-Christian who glibly states that God loves everybody, ask them if they

Dear friends, since God so loved us, we also ought to love one
another.17
know where that idea originally came from. It’s not intuitive. There’s littleto
no evidence for such a notion. The New Atheists have made thatabundantly
clear. But there was little to no evidence in John’s generationeither. John
wasn’t taking his cue from nature, the temple, or the empire.John had met the
resurrection and the life. John spent three years with the“Word made flesh.”
John was one of the lucky ones included in the “us” hereferenced when he
wrote:

The Word became flesh and made his dwelling among us.

Imagine that. John was part of the we when he stated:

We have seen his glory, the glory of the one and only Son, who camefrom
the Father, full of grace and truth.
18

Full of grace and truth. John shared meals with and listened to
theteaching of a man he described as full of grace and truth. Not the
balancebetween grace and truth. That’s what we attempt. That’s old
covenant.When we attempt to balance grace and truth, we get the worst of
both,never the best of either. Jesus was not the balance of grace and truth.
Jesusrepresented a full dose of both. He was full on grace and full on truth.
Henever dumbed down truth and he never turned down grace. He called
sin“sin” and sinners “sinners,” and then he laid down his life to pay for
theirsin. He was all grace and all truth and it made a lasting impression on
John.
DOING MADE THE DIFFERENCE

John witnessed grace and truth in motion. It was powerful. It eclipsed theevil
and violence that characterized the ancient world. It was John’s three-year
adventure with Jesus, not what he saw around him, that led him toconclude
God is love. It was Jesus’ closing comments in the upper roomdialogue that
led him to conclude those who claim to love God must lovethose God loves.
For John’s readers who wanted (or want) to add to,qualify, or “what about”
his loophole-proof imperative for maintainingfellowship with God, he
doubles down:

For whoever does not love their brother and sister, whom they haveseen,
cannot love God, whom they have not seen.
19

“Cannot love God”?


That’s strong.
“Cannot” is a reference to opportunity, not ability. If I don’t get on
thebus, I cannot ride the bus. Not because I lack the ability to ride, but
becauseI lost my opportunity by not getting on the bus to begin with. To
refuse tolove a brother or sister is to forgo the opportunity to love God.

John placed little value on feelings of love and appreciation for


God.Understandably so. He watched Jesus bleed to death. He was not
confused.Jesus didn’t pay for sin via fond feelings and heartfelt compassion.
John’ssin cost Jesus his life. It was Jesus’ sacrificial display of love that
paved theway for John’s sins to be erased. For John, undisplayed love was no
love atall. He says as much:

This is how we know what love is: Jesus Christ laid down his life forus.
And we ought to lay down our lives for our brothers and sisters ...
For John, Paul, and Jesus, loving people is loving God. Not
becausepeople are God, but because they are loved by God. Refusing to
activelylove a brother or sister is paramount to refusing to love God. Under
the newcovenant, we do not love God and love our neighbors. Under the
newcovenant, we love God by loving our neighbors. So, once more,
withfeeling:

For whoever does not love their brother and sister, whom they haveseen,
cannot love God, whom they have not seen.
21

It’s not the religious hoops we jump through, the prayers we pray, thesins
we’ve confessed, or even the communion crackers we’ve consumedthat
demonstrate our love for the Father. It’s far less complicated than that.
LIKE OUR FATHER IN HEAVEN

While preparing to share this content with our churches for the first time,
Iwas struck by a thought that immediately brought tears to my eyes.
Beforeincluding it in my message outline, I decided to run it by Sandra. With
nocontext and no hint as to why I was asking, I walked into the kitchen
andasked:

Is there anything that brings you more satisfaction and joy in lifethan
watching our children love each other?

Now, the correct answer would have been, “Next to spending time
alonewith you, Andy . . .” But I wasn’t fishing for affirmation. I was
genuinelycurious. She paused for a moment and shook her head. “No,” she
said. “Ican’t think of anything that fills me up more than watching our kids
talk,share, laugh together, and love each other.”

I can’t either.
I wonder where we get that?
If John is correct, we may very well have gotten it from our Father
inheaven. It may be a reflection of the image of God embedded on our souls.

Did I mention that if you mistreat one of my kids, all the singing
andoffering-taking in the world won’t make up for it? Did I mention that
thebest way to honor me is to honor my children?
Chapter 19

A BETTER QUESTION

At the beginning of this section, I highlighted the subtle hypocrisy


behindasking, “Is a sin?” And I confessed on your behalf that we’re all
________________
tempted to snuggle up as close to sin as possible without actually sinning.In
this chapter I want to suggest an alternative question.

A better question.
It’s a question that introduces inescapable clarity to just about
everymoral, ethical, and relational decision we will bump up against.
Thisquestion takes us to the heart of Jesus’ new covenant
command—thestandard by which we are to evaluate our behavior,
conversations, andattitudes. Here it is:

What does love require of me?

This clarifying but terrifying question should stand guard over


ourconsciences. It should serve as guide, signpost, and compass as we
navigatethe complexities of our cultural contexts. It should inform how we
date,parent, boss, manage, and coach. It should form a perimeter around what
Isay and do in my role as husband, pastor, and neighbor.

This question gives voice to the new covenant on issues where our
NewTestament is silent. It fills the gaps with disquieting precision. It
succeedswhere concordances fail. It quashes the insipid justification,

But the Bibledoesn’t say there’s anything wrong with .


covenant people don’t begin or end with the question: What does the Biblesay
about . . .? That’s so old covenant. New covenant people begin with abetter
question: What does God’s love for me require of me? Remember, forthe first
two hundred-plus years, the church had no The Bible. Sacreddocuments?
Yes. Officially sanctioned Christian Scripture? Not yet. In thebeginning, new
covenant folks took their cues from Jesus’ new command.The command they
had “from the beginning.”1 Everything flowed fromand reflected that one
overarching idea. When teaching this content, I oftenask the audience to
commit the following to memory:

WHEN UNSURE OF WHAT TO SAY OR DO,

ASK WHAT LOVE REQUIRES OF YOU.

The commands scattered throughout our New Testament answer


thequestion, What does love require of me? New Testament imperatives
areexamples of how to love others as God in Christ has loved us.
NewTestament imperatives are not there for your benefit, though you
maybenefit by complying. New Testament imperatives aren’t there for
God’sbenefit. As I’ve said, he’s fine. New Testament imperatives are there
for thebenefit of the one-anothers around us. They illustrate what love for
otherslooks like. They clarify what’s required of those who have embraced
thenew covenant and the new covenant command. Again, Paul, Peter,
James,and John did not add to Jesus’ “new command.” They applied it.
THE NEW WHY

Jesus’ new command obligates us to wrestle with this new and betterquestion.
But it does something else as well. His new command provides uswith a new
and better answer to an old question. If you are a preacher,teacher, curriculum
writer, or Christian author, I hope you will payparticular attention to what I’m
about to suggest.

Jesus’ new covenant command forces us to upgrade our answer to


thequestion Why?

Why obey?
Why submit?
Why surrender?
Under the old covenant, why was answered with an eye to the sky.
Israelobeyed to fulfill their part of their old covenant contract with God.
Theyobeyed to be blessed. They obeyed to be protected and prospered.
Theyobeyed to keep the nation foreigner-free. Old Testament prophets,
writing intheir old covenant context, reiterated the old covenant why
throughout theirinstructions to the nation. Obedience brought blessing.
Disobedience wouldresult in punishment, perhaps banishment. Israel obeyed
old covenant rulesand restrictions for their own sake. With that paradigm in
mind, considerthis well-known old covenant command.

Honor your father and your mother . . .

¿Por qué?

so that you may live long in the land the Lord your God is giving
2
Uds.2

Honoring Mom and Dad under the old arrangement wasn’t really for
thebenefit of Mom and Dad. It was about the security and prosperity of
thekids. This is the nature, force, and tone of the old covenant.

Unfortunately, that’s the nature, force, and tone of a lot of


church culture is we invariably mix and match old covenant and newcovenant
whys. It’s devastating because Jesus’ new covenant cameprepackaged with a
new answer to the question why.

With the inauguration of the new covenant, why would no longer


beassociated with appeasing God or purging property. Jesus followers
aren’tinstructed to obey in order to gain something from God. We obey in
light ofwhat we’ve already been given. We new covenant types don’t honor
ourfathers and mothers so we can “live long in the land” the Lord our God
isgiving us. He hasn’t given us any land. I suppose one could
contextualizethis promise to mean kids would “live long” in their parents’
basement. Butthat sounds more like a punishment than a reward. So, while
we’re on thatsubject, why should Jesus followers honor their fathers and
mothers?
BETTER WHY

The New Testament, new covenant answer to why is always:

That’s what love requires of me because that’s what’s best for them.

New covenant obedience is always connected to a who. Often, the


whobeside you. The old covenant why centered on doing right by God. The
newcovenant why centers on doing right by your neighbor. Or your parents.
If you were doing a Q&A with a group of thirty high school students,how
would you answer the following three questions?

• Why is lying a sin?


• What’s the big deal about gossiping?
• Why do Christians think it’s wrong to have sex before marriage?
Rápido, ¿cuál es tu primera respuesta a esas preguntas? ¿Cuál es tu ir a
por qué? Si su respuesta a la pregunta por qué comienza con "La Biblia dice"
o "La Escritura enseña", lo entiendo. Pero considere esto: los cristianos no
“no mienten” porque la Biblia dice que no deben mentir. Los cristianos no
mentían mucho antes de que existiera la Biblia. Los cristianos estaban
comprometidos con decir la verdad antes de que existieran las Escrituras
cristianas universalmente reconocidas. Los cristianos no son anti-mentira
porque los Diez Mandamientos lo prohíban. Los Diez Mandamientos son
parte del pacto de Dios con Israel. Como hemos visto, Pablo nos advirtió en el
lenguaje más severo imaginable que si adoptamos parte de la ley, estamos
obligados a cumplirla en su totalidad.

What’s true for lying holds true for gossiping, adultery, stealing,
andpremarital sex as well. Christians have declared these things off-limits as
farback as the first century, hundreds of years before the canon was
establishedand our Bible was assembled. So how would you respond to a
seventeen-year-old who wants to know why he shouldn’t lie to a teacher or
hisparents? While you’re pondering that, ponder this.
THE FIRST-CENTURY FOSTER MOVEMENT

Los cristianos del primer siglo se ganaron la reputación de acoger y cuidar a


los bebés abandonados. El infanticidio no solo era legal en el Imperio
Romano, en determinadas circunstancias se consideraba una obligación. Por
ejemplo, el emperador Claudio obligó a su esposa Urgulanilla a abandonar a
una hija que concibió con un esclavo liberado. La exposición, como a veces
se la denominaba, no se consideraba asesinato ya que, técnicamente, el niño
tenía alguna posibilidad de sobrevivir. Si el destino eligió que un niño
sobreviviera, que así sea. Los destinos decidieron. Los padres eran inocentes.
Era práctica común que las madres abandonaran a sus recién nacidos en las
orillas de un río, al borde de un bosque o fuera de los muros protectores de
una aldea. Se dejaba a los bebés morir de hambre, congelarse o ser comidos
por animales salvajes.

Babies were abandoned for a variety of reasons, including birth


defects,suspicion of infidelity, economics, and, as is the case in parts of the
worldtoday, gender. A letter dating from some time in the first century
illustratesthe detached indifference many in Rome had toward newborns. We
don’tknow who wrote this letter. It appears to be sent by a husband to his
wifewhile he was away on a work assignment:

I am still in Alexandria . . . I beg and plead with you to take care ofour
little child, and as soon as we receive wages, I will send them toyou. In the
meantime, if (good fortune to you!) you give birth, if it isa boy, let it live;
if it is a girl, expose it.

No discussion. No wait till I get home and we’ll decide. If it’s a


girl,expose—not her—but “it.”
Christians rejected and condemned infanticide from the beginning.
Rescuing abandoned babies isn’t commanded or even commended inthe
New Testament. Food was scarce and expensive. Homes were small.Babies
died all the time. Why would anyone put their own family injeopardy on
behalf of an abandoned child?

Christian Scripture didn’t require it.


Jewish Scriptures didn’t require it.
First-century Jesus followers were convinced love required it.
Long before there were chapters and verses, there existed an expressionof
sacrificial love that would eventually capture the attention of the empire.In
the year AD 318, Emperor Constantine declared infanticide a crime. InAD
374, under Emperor Valentinian, exposure became a capital offense.
Apitiless ritual practiced by pagan parents for hundreds of years in
multiplecultures was eventually considered criminal through the influence
ofChristians who simply did what they were convinced love required.

Okay, back to you.


YOUR TURN

What are you going to tell those high school students who want to knowwhy
they shouldn’t lie?

Here’s the new covenant approach to the topic of truth-telling. There


areat least three reasons Christians shouldn’t lie. First, lying dishonors the
oneto whom the lie is told. Lying communicates protecting me is
moreimportant than honoring you. Secondly, lying devalues the recipient.
Lyingsays, You’re not worth the truth. Lastly, lying breaks the relationship.
Whenmy children were young, this was the reason I gave for why they
shouldnever tell a lie. If they heard it once, they heard it a thousand times,
“Theworst thing you can do is tell a lie. Lying will break our
relationship.”When Andrew was six, the two of us were driving somewhere
and he wasin the backseat thinking. I could always tell when Andrew was
thinking.Sure enough, “Dad,” he said, “I know something worse than telling a
lie.”

“Really? What’s that?”


“Worshipping the devil.”
Hard to argue with that. So from that point on lying was the secondworst
thing a person could do.
So, there are at least three good reasons Christians shouldn’t lie. Whatdo
those three things have to do with being a Christian? Everything. Let’sstart
with honor. Christians believe God honored us by sending his Son todie for
our dishonoring sin. Including the lies we’ve told. If God honoredme that
much . . . if God honored you that much . . . if God honored myparents that
much . . . who am I to dishonor those whom God has honored?Especially in
light of the honor he has shown me.
Next up, value and worth. When God sent Jesus to pay for my sin, itwas a
declaration of my worth, my value. It was a declaration of your valueas well.
Who am I to treat as worthless those to whom God has bestowedthe status of
sons and daughters?

Last but not least, broken relationships. God sent Jesus to repair
thebroken relationship between himself and humankind. Who am I to break
arelationship with someone for whom God paid so high a price to
linked to the gospel, not a verse in the Bible. The issue isn’t that it’s writtenin
a religious book. It’s what God actually did about our lies, our sin, andour
separation from him and one another. Under the old covenant,participants
told the truth to gain and maintain God’s covenant promises.Under the new
covenant, we tell the truth to show honor to those Godhonored. In doing so,
we honor God.

This same line of reasoning holds true for gossiping, stealing,


cheating,defrauding, adultery, and all forms of immorality. I don’t need a
verse thatreferences pornography directly to know media that dishonors
Sandra orundermines the integrity of our relationship or has the potential to
competefor mastery of my life is off-limits.

¿Por qué?
I know what love requires of me.
Do you know why a twenty-two-year-old college sophomore
shouldn’tpressure his girlfriend for sex or for anything she’s uncomfortable
with?Because pressuring anyone for anything that dings their conscience
isdishonoring. Love says, “I’ll respect your standards because they’re
yourstandards whether they’re mine or not and regardless of whether they
makesense to me or not.” Love says, “I would never want you to violate
yourconscience for my satisfaction.” Love says, “You first, me second.”

But what if it’s consensual and sexual? What if she suggests it and he’sall
for it? Is that a sin? If so, why?

What if instead of high school students you were talking to a group


ofthirty college students? The traditional answer to the consensual
sexquestion is: God designed sex to be enjoyed within the context of
marriage.The traditional response to the traditional answer is: Good! I have
everyintention of enjoying sex within the context of marriage. And college!
death or exile. A woman without the covering of a husband or family
wasdestined for the slave market, prostitution, or starvation.
Consequently,there’s no verse that reads: Thou shalt not have sex before
marriage.Nobody living in the first century needed that one. Paul
commandsChristian men in Corinth not to join themselves with prostitutes.
Odds are,your hypothetical college gathering would agree. But their question
isn’tabout hiring prostitutes. Their question is why consensual sex is
off-limits.

And your answer is . . .


Here’s mine.
First of all, consensual is irrelevant.
Consensual isn’t an argument for or against anything. Bad judgment
andconsensual go hand in hand all the time. I know a girl who got in a car
withher drunk boyfriend, knowing he was drunk. It was consensual. She
gaveher consent. She’ll never walk again. Setting the bar at consensual is
settingthe bar low. As Christians, we’ve been called to set the bar high. Real
high.

How high?
This high: If it’s not good for him, it’s a sin. If it’s not good for her,defer.

Serial sexual experiences aren’t good for anybody.


Doing anything that might diminish someone’s potential for
intimacywith a future spouse is not good for them or their future spouse.
Intimacy isfueled by exclusivity, not experience. Sex before marriage robs
the otherperson of their potential for exclusivity. It robs your future partner of
thecomfort that comes in knowing you are exclusively theirs sexually.
Notonly are you undermining the future of the person you have sex with
alongwith their future spouse, you are undermining the joy and security of
yourown future spouse. Nobody wins. It’s a lose, lose, lose, lose. It’s not best
foranybody.
sake. It’s a terrible trade. Everybody involved loses. Under the newcovenant,
you are responsible for how your behavior impacts the you besideyou.
Consensual or not.

I always ask students: If you sleep with a variety of folks between


nowand graduation and then you meet someone you think might be the
“one,”will you be tempted to lie about your sexual past? The answer is
alwaysyes. Then I say, “Think about that. If your sexual behavior with people
youhope you never see again sets you up to lie to the person you hope to
seeevery day, what does that imply about sex before marriage?” Anything
thatmakes us liars for life is a sin because lying dishonors the people to
whomwe lied. Beginning a relationship with a lie isn’t good for either party.
Twodivine image-bearers are hurt in the process.

Okay, enough about sex.


The behavioral standard for new covenanters is straightforward: If it’snot
good for them, it’s sin. We don’t need chapter and verse. We havesomething
better. Namely, Jesus’ new, all-encompassing, inescapablysimple command.
We are to do unto others as our heavenly Father throughChrist has done unto
us. He did what was best for us when he sent his Sonfor us. We, in turn, are to
do what’s best for others. Even when less thanwhat’s best is embraced as
acceptable by the others. Consensual is stillsinful.
How do we know what’s best?
How do we know what love requires?
According to the apostle Paul, God’s Spirit will always nudge us in
thedirection of kindness, goodness, gentleness, faithfulness, and self-control.
3

When in doubt, max those out. That’s what love requires. That’s
whatfollowing Jesus looks like. That’s what’s best. Again, it’s less
complicated.But more demanding.
NOTHING BUT NET

As we close this chapter, I want to leave you with some of the most
familiarwords in the New Testament. More than a decade before John
declared,“God is love,” Paul delivered a similar message to the church in
Corinth.His words are so familiar I’m afraid they don’t create so much as a
ripple inthe consciences of many Christians. We’ve relegated this passage
toweddings and love songs. That’s both unfortunate and inappropriate.
Hiswords are gritty. Earthy. Offensive. Extreme. Paul’s language, like
John’s,signaled a break with the traditional approach to religion. A complete,
as indon t you dare mix and match break with both the old covenant as well
asthe pagan approach to religious devotion. He writes:

If I speak in the tongues of men or of angels, but do not have love, Iam
only a resounding gong or a clanging cymbal.
4

Al igual que John, Paul consideraba las palabras baratas. Incluso las que
cantamos de pie en fila con una mano en alto y los ojos cerrados. La gran
oratoria sin amor es ruido. La gran predicación, enseñanza y canto sin amor es
ruido. Ruido ofensivo. Para que conste, nunca juzgue la profundidad o la
calidad de la fe de una persona mientras tenga un micrófono en la mano o
sobre la oreja. Hablando desde mi experiencia personal, nosotros, los
oradores públicos-predicadores, nos comportamos de la mejor manera
cuando estamos en el escenario.

My behavior at home is a far better indicator of my devotion to Godthan


If I have the gift of prophecy and can fathom all mysteries and
allknowledge, and if I have a faith that can move mountains, but do
nothave love, I am nothing.

“I am nothing.”
A better translation would be, “I’m a nobody.” Love trumps
insight,knowledge, giftedness, education, and IQ in God’s economy. That’s
quite alist. But I left one out. Paul says great love trumps great faith.
Neverconfuse giftedness or even great expressions of faith with spiritual
maturity.Remember what Jesus told the disciples on their last night together:
Youwanna be somebody? Wash more feet! Christian leaders who elevate
thegifts of the Spirit over the fruit of the Spirit don’t understand the Spirit.
Agift is a gift. It’s not necessarily a manifestation of the Spirit of God.
Thefruits of the Spirit always are. And the list begins with . . . love.

If I give all I possess to the poor and give over my body to hardship
that I may boast, but do not have love, I gain nothing. 7

This is a death sentence for all things prosperity gospel. But without abit
of commentary, it’s difficult to grasp the depth, breadth, and power ofthis
statement. It certainly doesn’t belong in a wedding. It’s perhaps
Paul’sclearest statement regarding the shift from vertical to horizontal
morality.

His point?
God is not moved by generosity or personal sacrifice that is
verticallyrather than horizontally oriented or motivated. Giving to gain
God’sblessing doesn’t gain God’s blessing. To leverage Paul’s inspired
words, itgains you “nothing.” There is nothing to be gained by giving in order
togain. Why? That genre of giving isn’t an expression of love. It’s an
attemptto create leverage with God. And he don’t play.
for them. Giving out of genuine concern for others is new covenant
giving.Why? Because that’s what our Father in heaven did for us. God didn’t
givein order to gain. Christ didn’t give in order to gain. Christians don’t
either.Not the mature ones anyway. And if Paul is correct, if we give to gain,
wewon’t gain anything anyway.
THAT QUESTION

What would happen in the church, and ultimately the world, if we orientedour
lives . . . our marriages, friendships, professional relationships, finances,and
time . . . around this inescapably simple but all-encompassing question:

What does love require of me?

Maybe we would stop cross-examining our Bibles looking forloopholes.


Instead, we would search the pages of Scripture in pursuit ofways to love
better. Youth groups and student ministries would becharacterized by honor
and mutual respect. Families would live on budgetsso they could give more
away. Marriages would become submissioncompetitions. While folks outside
our faith community may be critical ofwhat we believe, they would be
envious of how well we treat one anotherand stunned by how well we treat
them.

People who were nothing like us would like us.


That kind of love moved the needle once. I’m convinced it can again.
But to love the way Jesus called us to love requires a complete breakwith
the inspired but retired, beautiful but obsolete, old covenant. As longas we
continue mixing old with new, we will never be free to love as wehave been
called to love. Until we dispense with the old and embrace thenew, our love
will be leverage. And love that is leverage is no love at all.

What does love require of you?


In the next chapter, I’ll tell you what it required of me.
Chapter 20

WHAT LOVE REQUIRED OF ME

Under the old covenant, cleanliness was literally evidence of godliness.


Aform of godliness anyway. The Pharisees were constantly criticizing
Jesusfor violating some cleanliness regulation. But Jesus kept touching
sickpeople and sinners anyway. And to the shock and awe of the crowds,
Jesusdidn’t get sick. People got well!

Jesus was setting the table for the day when cleanliness would no
longersymbolize holiness. With the establishment of the new covenant, God
leftthe building and came to dwell among us. When he did, dirty became
thenew holy. Under the new covenant, the holiest people often have the
dirtiesthands. After all, the holiest man in history died covered in his own
bloodand your sin. Our salvation took place on a hill where the smell alone
wouldhave driven us back into the city.
I almost underlined that myself.

We would have been most horrified by the moment God was


mostglorified.
TEMPLES WITH PIMPLES

The old covenant was characterized by sacred places and spaces. With
theinauguration of the new covenant, that changed as well. The new
covenantcommuted sacred. The you next to you is more sacred than the
templemount, Golgotha, and the garden tomb combined. There will always
bespecial places, places that elicit a sense of nostalgia. But sacred?
Notcompared to the you next to you. Not compared to the lady in your
officewhose name you can’t ever remember.

Paul put it in concrete terms. Actually, he put it in post-concrete terms.

. . . do you not know that your body is a temple of the Holy Spiritwho is in
you, whom you have from God?
1

Esa declaración no provoca una respuesta emocional de la mayoría de


nosotros porque no tenemos una conexión emocional con un templo. Pero
para los judíos y los paganos de la audiencia de Pablo, esto fue un
espectáculo. Los templos eran sagrados. Sagrado.Misterioso. Para los judíos,
el templo estaba habitado por la presencia de Dios. La proximidad al templo
correspondía a la proximidad a Dios. Bajo el antiguo pacto, ciertos tipos de
personas estaban descalificadas incluso para entrar en ciertas partes del
templo. El templo fue un gran problema. No hay equivalente en la sociedad
occidental. No creemos que nada deba estar prohibido para nadie. Pero ese no
era el caso en la antigüedad.

As we saw earlier, men and women were willing to die to protect


all, the value of a container is determined by what it contains. With thearrival
of the Holy Spirit, your value skyrocketed.

It’s a bit like Air Force One.


Most folks think Air Force One is a specific aircraft. It’s not. Air
ForceOne is whatever aircraft happens to be carrying the President of the
UnitedStates at any particular time. Air Force One could be a
single-engineCessna. In fact, if the President of the United States boarded a
single-engineCessna, that aircraft would immediately become more valuable
than themulti-million-dollar military grade Boeing 747 he normally travels
in.Basically, you’re a single-engine Cessna carrying a really
importantpassenger.

But that’s not my point.


My point is that you are often surrounded by, seated by, and served
by,married to, and perhaps raising single-engine Cessnas carrying an
importantpassenger. Consequently, you’ll never be closer to the divine than
you arewhen you are in the presence of other Spirit-indwelt people. That’s as
closeto God as you’ll get in this life. If what Jesus predicted and Paul
confirmedis true, how could you possibly get any closer? God is Spirit. If the
Spirit ofGod chooses to take up residence in the body of a believer, that’s as
close asyou’ll get.

Like the folks around us, we too bear his image. As image-bearers, weare
God is the
to reflect not glory
out there.
of the One whose image we bear. And his glory is
God is in there and over there.
Outside of the New Testament authors, perhaps C. S. Lewis said it
bestwhen he wrote:
most powerfully reflected through sacrificial love for others. Jesus thoughtso,
anyway.

As convincing as all that sounds, I wasn’t always convinced. For


moreyears than I would like to admit, I thought God was most glorified
throughmy high ethical standards and wait-until-marriage morality. While
those areimportant things, they are not the entire thing. But you would have
had ahard time convincing me of that.

The self-righteous are rarely self-aware.


I should know.
EASIER SAID

I would have made a good Pharisee. I grew up with a predilection


towardself-righteousness. It wasn’t really my fault. I’m the firstborn son of
afirstborn son whose grandfather was a Holiness preacher. My
dad’sgrandfather, George Washington Stanley . . . I know, seriously. My
dad’sgrandfather held to the doctrine of sinless perfection. Translated,
it’spossible to live a completely sinless life, and a sinning believer is
nobeliever at all.

The doctrine of sinless perfection creates the ideal environment


forvertical morality and religious hypocrisy of the worst kind. In the
Holinessmovement, holiness meant old covenant holiness. Clean hands.
Don’tsmoke or chew or run around with folks who do.

As an adult, my dad broke with the more extreme expressions of


theHoliness movement. But he carried much of those old covenant
vestigeswith him into both his personal life and preaching. Consequently, I
grew upwith a very vertical, internally focused, “come out from among them”
viewof faith. So, don’t judge me for being so judgmental. The deck was
stackedagainst me.
RULES AND RULERS

I was a good rule keeper. I was a good boy, a good teenager, a good
collegestudent. Not only was I good, I was good at being good. And when
you’regood at being good, you get good at judging all the not-so-good
people.And as you may have noticed, judgmental people come across as
dismissiveand angry. Having spent too many years in that camp, I can tell you
why.But this needs to stay in the room:

Judgmental people are secretly jealous. It’s such a well-kept secret,they


don’t even know.

Jealousy always manifests itself as disdain and anger. It’s next


toimpossible to see jealousy in the mirror. Jealousy always wears a
mask.Christians aren’t supposed to be jealous or angry, so Christians are
better-than-average cover-up artists. We sanitize and sanctify our
jealousy-fueledanger by adding an adjective to it: righteous. We have
righteous anger! Theself-righteous justify their anger by claiming to serve as
a reflection ofGod’s attitude toward sin. After all, God hates sin. In fact, he
got so angrywith sinners that he . . .

Well.
Well, in the Old Testament he got so angry, he drowned ’em all. Underthe
old covenant arrangement with Israel, he got so mad he allowed his
owntemple to be torn down and then put everybody in time-out. Read
theprophets, God’s spokesmen. They were angry as Sheol. So, righteous
angeris a thing, as long as we hover over the Old Testament anyway.
HELL, YEAH!

Judgmental Christians are glad there’s a hell. They can’t wait for Jesus
todivide the sheep from the goats. They want sinners to get what they
deserveso that . . . well . . . so they can finally get what they deserve. Except
theydon’t use the word deserve because the proper thing to say is we all
deservehell. But I’m not convinced people who say that actually believe that.

Judgmental Christians use the term reward, meaning that in the end
thefaithful are rewarded for their faithfulness. But if you would have asked
mewhat faithfulness looked like when I was in my Pharisee season, I
wouldhave said that faithfulness meant not sinning. I grew up convinced
thatprofessional sin-avoiders like me would one day be rewarded for
avoidingsin. I never gave much thought to the one-anothers scattered
throughout theNew Testament. It never crossed my mind that bearing
someone’s burdenwas grounds for a reward. But I was oh-so-aware of the
moral and ethicalpurity passages, along with Jesus’ parables concerning
wealth. So I wasgenerous in order to be rewarded later. I remained morally
pure so I wouldhave a better marriage later. I was honest so as not to get on
God’s bad side.
It was all about me. Thus the self in self-righteous.
JEALOUS OF

If judgmental people are jealous people in disguise . . . if their


jealousymanifests itself as indignation and anger, which masquerades as
righteousanger, the next best questions are: Jealous of what? Jealous of
whom?

Judgmental people are usually jealous of the people they judge.


Theharsher the judgment, the more jealous they are. I judged most harshly
thefolks who were doing what I wished I could do and get by with doing.
So,as you might expect, I was most judgmental of those who . . . well . . .
it’scomplicated.

Los comportamientos que juzgué con más dureza, los que me enviaron a
buscar mi mazo, cambiaron de una estación a otra. Lo cual tiene sentido. Lo
que secretamente quería salir adelante en la escuela secundaria y la
universidad era un poco diferente de lo que secretamente deseaba poder
salirme con la mía en temporadas posteriores. Esa debió de ser mi primera
pista. Pero los fariseos son como vampiros. Tampoco pueden verse en el
espejo.

If you had confronted me about my intolerance, I would have


defendedmy indignation by extolling Christian values and virtues. I would
havereminded you of how much God hates sin. Especially pride. If you’d
askedme if I was jealous, I would have looked at you like you were crazy. But
Iwas. I resented the freedom of my non-Christian friends and acquaintances.I
envied their carefree pursuit of pleasure. I resented them because I wantedto
do what they were doing and my Christianity prohibited me from doingso. So
I judged them. I secretly looked forward to the day they would reapwhat they
were sowing while wishing I could sow right along with them.
COUNSELING 101

A good counselor will tell you that when your emotional reaction to anevent
doesn’t line up with the reality of the event, you have work to do.

I had work to do.


The proper new covenant response to sin is not jealousy. It’s not
anger.It’s not even righteous anger. The proper response to sin is a broken
heart.The new covenant response to sin is John 3:16. Or, as Paul put it:

Brothers and sisters, if someone is caught in a sin, you who live by


the Spirit should restore that person gently.3

The proper response to sin is to leave your gift at the altar and seek
torepair the broken relationship. The proper response to sin is the Father inthe
parable of the prodigal son. Eyes on the road, praying for his sinningson’s
return. Jesus’ point in telling that trilogy of parables was to illustrateour
heavenly Father’s attitude toward sinners. From God’s vantage point,sinners
are like lost things. If your phone is lost, you don’t get angry at yourphone. If
you do, you have work to do. We don’t get angry with things welose. We get
busy looking for them. If sin makes you mad but doesn’t breakyour heart . . .
you guessed it . . . you have work to do.

Judgmental people secretly revel in the calamity sin creates in the livesof
sinners. It vindicates them. It makes their sacrifice, obedience,
andfaithfulness worth it.

If Jesus’ parable of the prodigal son were an actual event, I can’t helpbut
think the older (firstborn) brother would’ve been thrilled at the
cause-and-effect suffering of his irresponsible sibling. The younger
brother’sfailure left the older brother looking better and more responsible
Sin should break our hearts because sin breaks people. Every sin
comesprepackaged with a “gotcha.” My jealousy and indignation blinded me
tothat. I was genuinely concerned, but not for my sinning friends. I
wasgenuinely concerned they were going to get by with something. That in
theend, they would have their cake and eat it too. So their sin didn’t break
myheart.

It made me mad.
Then came Steve.
DEFINING MOMENTS

Steve was my dad’s personal counselor. In my book Deep and Wide, I


detailthe events that ensued following my parents’ widely publicized
separationand divorce. For a time it looked as if my relationship with my dad
wouldbe a casualty of their divorce as well. In an effort to keep that
fromhappening, he invited me to begin meeting with Steve and him. We met
fortwo years, sometimes twice a week. From time to time, Steve and I
wouldmeet to share a meal and catch up. During one of those private chats,
Steveasked me a question that I made the mistake of answering honestly and
outloud.
Never let your guard down around a good counselor. Next thing youknow
you’ll be learning stuff about yourself. Worse, you’re instantlyaccountable
for what comes out of your mouth. It’s terrible.

Turns out my judgmental streak was not as camouflaged as I


thought.Steve picked up on it early in our trilateral discussions. So one
afternoon,while munching on a bowl of chips and salsa, I launched into the
samescript he’d heard me rehearse a dozen times before. I had been
mistreated. Iwas misunderstood. Everybody else was wrong. I was right. I
was a victim.How could they? How dare they? The Bible says. My dad has
always said .. . on and on I went. Then, with no warning, no set-up, no
transition, Stevesaid:

“Andy, if you had been one of Jesus’ disciples the night Peter deniedhim,
What did Jesus do?”
how would you have responded to Peter?”

Before I could stop myself, I blurted out,

“He would’ve been out.”


I was a bit slower to respond this time. This was my Luke 10:36moment.
Remember the self-righteous lawyer who found himself staringdown the
barrel of a question that the moment he answered would makehim
accountable to his own words?

4
This was that for me. I knew theanswer. Anyone familiar with the book of
Acts knows the answer. Steve’squestion was too straightforward and the
answer too obvious to dodgeindefinitely. How did Jesus respond after Peter
denied him three times inpublic? I reached for another chip to avoid eye
contact and said:

“Jesus pretty much put him in charge of his entire enterprise.”

Jesus forgave Peter and granted him extraordinary influence in the


earlychurch. Me, I would have kicked him out.

I had work to do.


FILL IN THE BLANK

In the parable of the prodigal son, when referring to the wayward


youngerbrother, Jesus says:

But while he was still a long way off, his father saw him and wasfilled
with .
________________

Remember what comes next? Don’t look. How we fill in that blank saysa
great deal about how well we understand the new Jesus unleashed in
theworld. In the past, I’ve felt scorn, anger, and resentment toward
sinners.Even repentant sinners. Who could blame me? These folks, in some
casesfriends, enjoyed the pleasure of sin and then turned around and
leveragedGod’s forgiveness and forgetfulness. They were having it both
ways. Ididn’t like it. I didn’t like them. So, yeah, my word was different than
theword Jesus put in the mouth of the prodigal’s father.

What word would you choose?


What would you be “filled with” if you were a brother or sister to
theprodigal? What word would your church or denomination put in that
blank?

But while he was still a long way off, his father saw him and wasfilled
with compassion.

According to Jesus, the proper response to sin isn’t jealousy, anger,


orindifference. It’s compassion. That’s easy to say but difficult to do.
Jesusknew that. In the end, he put his life where his mouth was. Again, Paul
saidit best:

You see, at just the right time, when we were still powerless, Christdied
for the ungodly.
But God demonstrates his own love for us in this: While wewere still
sinners . . .

Before we began our journey home.

But God demonstrates his own love for us in this: While we were
still sinners Christ died for us.5

Sin should break our hearts because sin breaks people and brokenpeople
break the Father’s heart. That’s the new covenant. That’s the newway. That’s
the way of love. The way of Jesus. The way of his followers.The old covenant
said, Stone him. The new covenant said, Take him back,swine smell and all.

It took me far too long to realize I can’t be for people far from God untilI
feel what the Father feels toward people who are far from him. He’s notangry.
He’s not jealous. He’s certainly not indifferent. He’s brokenhearted.He’s got
his eyes on the road.
So yeah, I had work to do.
Desprecié al fariseo en mí. El pecado en mí era mucho menos excusable y
de mucha mayor importancia que el pecado que tan rápidamente señalé y
llamé a los demás. Después de mi charla de papas fritas y salsa con Steve, el
Nuevo Testamento adquirió un sabor diferente. Vi lo que siempre había visto,
pero más. Mucho más.

Moral and ethical purity was still important, but I discovered there
wasmore to faithfulness than fidelity. There was more to following Jesus
thanstaying out of trouble. And where had these one-anothers been all my
life?Slowly, I laid down my old-covenant-mix-and-match approach to faith.
Ibecame less prone to sizing people up and writing them off. I began
tradingvertical for horizontal. Faith became more relational and less
transactional.Not surprisingly, I found this new approach to be less
complicated but . . .altogether more demanding. Engaging with an invisible
God alone in myfavorite quiet time spot is far less demanding than
one-anothering people.But one-anothering was what love required of me. It
was what Jesusrequired of me. Heck, it was what he had done for me!
BELIEVING AND BEHAVING

I’m not always sure what to believe.


Mis puntos de vista sobre una variedad de temas se han transformado,
evolucionado o cambiado por completo a lo largo de los años. Esto incluye
mis puntos de vista sobre la crianza de los hijos, la política, el matrimonio, el
pastoreo, el liderazgo y el dinero, solo por nombrar algunos. Una de las cosas
más humillantes de ser un predicador es que mis puntos de vista sobre casi
todo están documentados en algún lugar de un disco duro, CD o cinta de
casete. Todos los predicadores que conozco desearían poder volver atrás y
volver a predicar, dejar de predicar o borrar algunos mensajes antiguos.
Teníamos buenas intenciones. Pero entonces sucedió la vida. Los niños
sucedieron. La tragedia golpeó. crecimos maduramos. Veíamos el mundo de
otra manera. Dios no cambió. El mundo no cambió necesariamente.
Cambiamos. Pero esos viejos sermones viven para siempre en alguna parte.

I certainly hope my views and beliefs have matured. I hope they


moreaccurately reflect the reality of our Father’s world. I hope my views are
inbetter sync with how God intends things to work. But regardless of
myprogress, there will always be a journey ahead. Even the apostle Paul,
withall his mind-bending insight, wisdom, and experience, acknowledged
this.

For we know in part and we prophesy in part, but whencompleteness


comes, what is in part disappears.
6

Apparently, “completeness” hadn’t come yet. Even for Paul.


is the context. These statements appear at the end of Paul’s famous
lovechapter. They are sandwiched between the following:

Love never fails. But where there are prophecies, they will cease;where
there are tongues, they will be stilled; where there isknowledge, it will
pass away.

And now these three remain: faith, hope and love. But the greatest ofthese
is love.
9

His meaning could not be clearer.


We know what we know, but we don’t know everything.
We see what we see, but we can’t see everything.
Once we’ve learned all we can learn, there will still be more to learn.
We believe what we believe, but our beliefs are limited by what weknow,
see, and experience. Yet while our knowledge and beliefs are in flux,one
thing is not. There is one thing that transcends our limited knowledge,insight,
and experience.

Love.
Love fills the gaps. Love reduces the friction created by our
limitedinsight, knowledge, and judgment-inhibiting experiences. Love works
inspite of the limitations imposed by the era in which we live. There is much
Idon’t know. There are things I’ll never understand. My ignorance limits
myabilities and reduces my opportunities. But ignorance does not impede
mycapacity to put others first.

So while I’m not always sure what to believe, and while my views on
avariety of things continue to mature and change, I almost always know
whatlove requires of me.
followers who had little else to go on. Their views about most things
werewrong. But they knew what love required of them.

Apparently, that was enough.


Apparently, it’s enough for us as well.
SECCIÓN 4

A New Approach
INTRODUCCIÓN

So here’s something I probably should have told you up front but chose notto.

Everything we’ve discussed so far was written to prepare you for whatlies
ahead.

I’m convinced what follows is extraordinarily important for the churchin


the West, especially as it relates to reaching the next generation andre
reaching the current one. You may find what follows curious or
evenunnecessary. If you attend a church designed for church people, you
mayvery well be one among those many. If you can’t remember the last
timeyou prayed for someone far from God by name or if you can’t
rememberthe last time you invited an unchurched person to church . . . and it
hasn’tbothered you until I brought it up . . . you may find what follows strange
atbest and heretical at worst.

Pero . . .
But if you’re part of a faith community that cares about the rest of
yourcommunity . . . if your heart is broken over the faithlessness of a
friend,coworker, or family member . . . if you’re concerned about the faith of
thenext generation . . . and if you’re open to reevaluating the approach to
faithyou were raised on . . . what follows may feel like a breath of fresh,
life-giving air.

But in your hearts revere Christ as Lord. Always be prepared to givean


answer to everyone who asks you to give the reason for the hope

¿Por qué?
Every generation of Christians is required to engage their generationwith
the new covenant claims of Jesus. Peter said it best.
that you have.1

The word answer in our English Bibles comes from the Greek
termapologia, from which we get our English words apology and
apologetics.So as not to miss the important connection between the two ideas
in Peter’sstatement, I’ll mix ’em up a bit.

Always be prepared to provide an explanation to everyone who asksyou


to explain why you’ve chosen to put your hope in Christ andmake him
your Lord.

Every generation of believers must be prepared to defend their decisionto


follow Jesus. But Peter’s exhortation implies something else. Somethingwe
dare not miss. Every generation of believers must be prepared to explaintheir
decision to follow Jesus in their generation to their generation out ofconcern
for their generation. Peter knew that. He wanted to make sure hisoriginal
audience knew it as well. So he adds:

But do this with gentleness and respect2 keeping a clear conscience,so


that those who speak maliciously against your good behavior in

Christ may be ashamed of their slander.3

So there it is.
Our new covenant marching orders.
We’re to be prepared with a verbal explanation for why we’ve chosen
tofollow Jesus. And while we make our reasons known, we’re to live in sucha
way that our behavior underscores rather than undermines our message.There
was a time when the Bible says was reason enough. And while it maystill be
reason enough for you, it’s no reason at all for a significantpercentage of the
population.
RETRO

In this final leg of our journey, I lay out an approach for defending our hopein
a culture where the Bible says may at best be considered a statement offact
but not an argument for or against anything in particular. Back in theday,
churches taught folks to share their faith. The presentations
assumedreceptivity to and respect for the Bible. In a culture that was
receptive andrespectful, those systems bore fruit. This generation requires
lower rungs onthe ladder. Unfortunately, this generation requires something
else as well.

Some unlearning.
Many, perhaps most, folks who’ve walked away from faith walkedaway
for reasons that had virtually nothing to do with the new Jesusintroduced.
They walked away from a version of Christianity anchored toand supported
by the old covenant. It’s a version best described as a houseof cards. If the
earth wasn’t created in six days, why should anyone believeJesus rose after
three? The correct answer is because two thousand yearsago, God entered
history. The Word became flesh and dwelt among us. Andthe “us” it dwelt
among documented it for the rest of us.

While that’s not the answer most of us were taught to give, it’s theanswer
the next generation must be equipped to give.

Besides.
Once upon a time, that answer turned the world upside down.
Chapter 21

DOROTHY TENÍA RAZÓN

In 2015, I took seven staff members to Nashville to attend an


ERLCconference. The ERLC, short for The Ethics & Religious
LibertyCommission, is the public policy arm of the Southern Baptist
Convention(SBC). The SBC is the largest Protestant denomination in the
United States.It’s made up of over 43,000 churches. I grew up in several of
’em.

In the opening session, Dr. Al Mohler, president of the Southern


BaptistTheological Seminary, made a comment that took my breath away.
Nobodyelse in the room seemed the least bit bothered. I wrote it down and
thenwent back and listened to the session again online to make sure I
heardcorrectly. Speaking specifically about Southern Baptist churches, he
stated:

The vast majority of people who’ve ever been baptized by ourpeople are
our own offspring. We’ve never been very evangelistic interms of people
who weren’t those to whom we gave birth.

What?
The SBC has never been evangelistic beyond people to whom they
gavebirth? If that’s the case, and he should know, it seems to me my friends
inthe SBC, along with conservative churches everywhere, need to hit
pauseand rethink things.
claim no religious affiliation, representing a seven-point jump in just
sevenyears. Nones represent nearly 23 percent of Americans. Think about
that . .. 23 percent. That’s just under fifty-six million people. Young
Americansare more likely to be religiously unaffiliated than older Americans,
withmillennials comprising 44 percent of the nones. Translated:

Millennials are walking away from the faith they grew up with in
record numbers.1

Chances are you’re related to a none or two. You certainly know a


few.You probably drove a few future nones to church camp. You gave
somecurrent nones their first Bibles. You know their parents—their
heartbroken,disappointed, frightened parents. You may be one of those
parents.

Surveys, podcasts, and blogs leave one with the distinct impression
thatthe version of faith this generation of nones grew up with left
themunprepared for the rigors and questions of academia and adulthood. This
isespecially true for those who pursue education beyond high school. The
de-churched exited church because they found the version of Christianity
theygrew up with unconvincing, uninspiring, and, ultimately, un—as in
notbelievable.

It’s important to note, however, de-churched folks don’t perceive


theirversion of Christianity a version of anything. For them, the version
ofChristianity they were raised on and later abandoned is
Christianity.They’ve concluded Christianity is ill-suited for the undeniable
realities,both scientific and sociological, of the world in which they find
themselves.

And this ain’t new.


TRENDING POSTAL

Former National Review editor John O’Sullivan provides the


followingdefinition of post-Christianity:

A post-Christian society is not merely a society in whichagnosticism or


atheism is the prevailing fundamental belief. It is asociety rooted in the
history, culture, and practices of Christianitybut in which the religious
beliefs of Christianity have been eitherrejected or, worse, forgotten.

In a non-Christian society, the majority may have never heard thegospel


and, therefore, have few to no preconceived notions aboutChristianity or the
Bible. A post-Christian society is the opposite. In a post-Christian society, the
majority have been exposed to Christianity (in ourcase, for generations) but
are opting out for a different worldview—adifferent narrative through which
to make sense of the world. In post-Christian society, people know the stories.
They just don’t believe ’em. Orthey don’t believe ’em anymore.

According to the Barna Group, 48 percent of Americans qualify


as“post-Christian.”
3
Cuarenta y ocho por ciento. En pocas palabras: muchos, quizás la mayoría,
de los nones en Estados Unidos han tenido alguna conexión con el
cristianismo en el pasado, pero lo han rechazado. No son no cristianos en la
forma en que la iglesia está acostumbrada a pensar acerca de los no cristianos.
Son poscristianos. Eso es otra cosa. Este grupo ha estado allí, ha hecho eso, y
tiene un armario lleno de camisetas del campamento para demostrarlo.

Para los poscristianos, la ciencia, la filosofía y la razón son las claves para
impediment to happiness, good-bye faith. The seemingly irrational,
anti-science version of faith many were brought up on makes the departure
thatmuch easier. The reason our evangelistic endeavors result in more
recyclingthan conversion is our methods and approaches assume
non-Christian ratherthan post-Christian.

That must change.


If we’re going to reach unchurched, under-churched, de-churched,
andpost-churched folks with the new covenant, new command message
ofJesus in a culture that’s trending post-Christian, we must rethink
ourapproach. The right message with the wrong approach yields the
wrongresults. This is why parents obsess over how to approach their kids
oncertain topics. They know what needs to be communicated. But the
wrongapproach has the potential to send an important conversation in the
wrongdirection.

But there’s another reason parents obsess over their approach.


They care.
When you care about someone, you’re never content to simply makeyour
point. When you care about someone, your goal is to make adifference. So
you think long and hard about your approach.

The approach I’ll unpack and recommend in the remainder of this bookis
neither new nor original. It’s modeled on the approach of the earliestChristian
evangelists—the ones who turned the world upside down and whoagainst all
odds fueled a movement that captured the attention and,ultimately, the
participation of the pagan world both inside and outside theRoman Empire.

So yeah, I feel pretty good about it.


But before that, there’s this.
POST-CHRISTIANS AND THE BIBLE

When asked about their view of Scripture, 72 percent of nones said it wasnot
the Word of God.

More people have more questions about the origins, relevance,


andauthority of the Scriptures . . . the steady rise of skepticism iscreating a
cultural atmosphere that is becoming unfriendly—sometimes even
hostile—to claims of faith. In a society thatvenerates science and
rationalism, it is an increasingly hard pill toswallow that an eclectic
assortment of ancient stories, poems,sermons, prophecies, and letters,
written and compiled over thecourse of 3,000 years, is somehow the
sacred “Word of God.”

That’s the bad news.


Here’s the good news.
And now you’ll understand why I spent so much of your valuablereading
time trying to pry you away from all things old covenant. Again,here’s the
good news.

The foundation of our faith isn’t “an eclectic assortment of ancientstories,


poems, sermons, prophecies, and letters, written and compiled overthe course
of 3,000 years.” The foundation of our faith isn’t even aninspired assortment
of ancient stories, poems, sermons, prophecies, andletters, written and
compiled over the course of 3,000 years.

The foundation of our faith isn’t an assortment of anything.


But the majority of Christians believe it is.
ODDS ARE

In 2011, 10 percent of Americans qualified as skeptics when it came to


theBible. In 2016, just five years later, that number had more than
doubled.Currently, 22 percent of Americans do not believe the Bible has any
divineunderpinnings.
5
But the current percentage is not the real story. The realstory is the current
rate at which culture is dismissing the Bible asuninspired, untrue, and
irrelevant.
But it doesn’t stop there.
Twenty-seven percent of millennial non-Christians believe “the Bible isa
dangerous book of religious dogma used for centuries to oppresspeople.”

Journalists, scientists, and scholars the likes of Sam Harris,


RichardDawkins, and the late Christopher Hitchens have provided plenty of
one-sided commentary to support that narrative. When our culture held
theBible in high regard, leveraging the authority of the Bible was
somewhateffective. Those days are over. They’ve been over for a long time.

How has the church responded?


Skinny jeans and moving lights.
Predicamos, enseñamos, escribimos y comunicamos como si nada
hubiera cambiado, como si “La Biblia lo dice”, todavía lo establece. Como si
nuestro público objetivo fuera non, notpost.

Eso también debe cambiar.


#ILMC

El movimiento de la iglesia moderna ha hecho que la iglesia sea más


interesante, pero menos gente está realmente interesada. El movimiento de la
iglesia moderna ha hecho que la iglesia sea más atractiva, pero en realidad
atrae a menos personas. Durante años, los líderes de la iglesia conservadora
consideraron el declive de las iglesias principales como evidencia que
corroboraba su suposición de que Dios bendice a las iglesias que se
mantienen fieles a su Palabra. Pero la infección por deserción se ha
extendido. Nadie es inmune. Ni siquiera los que predican fielmente la
Palabra.

Y no es de extrañar
Apelar a personas poscristianas sobre la base de la autoridad de las
Escrituras tiene esencialmente el mismo efecto que un imán musulmán
apelando a usted sobre la base de la autoridad del Corán. Puede que ya sepa o
no lo que dice el Corán. Pero no importa No lo ves como una autoridad.

Cerca de la mitad de nuestra población tampoco considera que la Biblia


tenga autoridad. Si estamos tratando de llegar a personas con títulos
universitarios o superiores, más de la mitad de nuestro público objetivo no se
conmoverá con lo que dice la Biblia, las enseñanzas bíblicas, la Palabra de
Dios es clara o cualquier cosa por el estilo. Alcanzar a las personas
poscristianas requerirá un enfoque diferente. La iglesia ha cambiado su
enfoque hacia la música. Las iglesias han hecho una transición
arquitectónica. Los estilos de predicación también han cambiado. Pero
cuando se trata de volver a involucrar a los poscristianos, ninguno de esos
cambios importa.

Este es el por qué.


Nadie en nuestra familia monta a caballo.
LLEGANDO A LOS NO EQUESTRES

Donde vivo, hay docenas de establos y pistas de equitación.


Cubierto.Descubierto. Gama alta. De gama baja. Hay letreros por todas partes
que anuncian lecciones de equitación, que afirman tener los entrenadores más
calificados y experimentados y las mejores instalaciones. Pero nunca he
rechazado uno de esos caminos de grava para ver una pista de equitación o
entrevistar a un entrenador.

¿Por qué?
Estamos sin montar.
Nadie en nuestra familia monta a caballo.
No somos jinetes porque no podemos encontrar un entrenador calificado
o estable limpio. No somos no ecuestres porque no podemos permitirnos
alquilar o comprar un caballo. No nos falta interés porque no sabemos lo que
es un caballo. Todo lo contrario. Sabemos lo suficiente sobre caballos para
saber que no somos gente de caballos. No es lo que hacemos. Si el mejor
establo con los entrenadores más calificados en Estados Unidos se mudara a
nuestra área, todavía no iríamos.

La gente post-iglesia y des-iglesia encuentra que incluso las mejores


iglesias son perfectamente resistibles. ¿Por qué? No son gente de la iglesia.
No es lo que hacen. En muchos casos, ya no es lo que hacen. No es que no
sepan lo que es una iglesia. Todo lo contrario. Saben lo suficiente acerca de la
iglesia para saber que no es para ellos. Crear mejores iglesias no cambiará
eso. Y busco mejores iglesias. Me siento en dos o tres reuniones casi todas las
semanas para hablar sobre cómo hacer más iglesias y cómo mejorar las que
tenemos.

Pero no estoy confundido.


En nuestra cultura poscristiana, hacer mejores iglesias no es la respuesta.
La respuesta es un regreso a la versión de nuestra fe centrada en la
resurrección, el nuevo pacto y el amor mutuo que hemos desarrollado en los
La mayoría de los poscristianos todavía están enamorados de Jesús.
Más sobre eso más adelante.
ENTONCES, ¿QUÉ DEBE HACER UNA CHICA?

Tan sombrías como suenan las estadísticas y la investigación, no estoy


desanimado. No estoy desanimado porque la mayoría de las personas que
dejaron la iglesia lo hicieron innecesariamente. Dejaron cosas que no tienen
absolutamente nada que ver con Jesús o su nuevo pacto, el evangelio del
nuevo mandamiento. Una vez que comenzamos a resistir las cosas que nos
hacen tan innecesariamente resistibles, es probable que regresen. De hecho. . .
no le digas a nadie . . algunos de ellos quieren volver.

Extrañan la iglesia.
En serio, lo hacen. A veces aparecen y se sientan solos en la parte de atrás
solo por los viejos tiempos. Anhelan encontrar una manera de reconectarse
sin tener que poner a prueba su cerebro, su interés por la ciencia o su instinto
de justicia en la puerta. Si estamos dispuestos a emigrar de nuestra fe basada
en La Biblia dice -y hundir nuestras raíces en el suelo fértil y empapado de
sangre de la nueva moralidad del pacto, gran parte de lo que nos hace tan
resistibles eventualmente se evaporará. Contra todo pronóstico, un pequeño
grupo de seguidores de Jesús desafió tanto al imperio como al templo. Su
mensaje y su estilo de vida eran atractivos y exigentes. Y dos mil años
después, la ekklesia de Jesús sigue prosperando.

Por todo el mundo.


Así que no estoy preocupado. Pero tampoco estoy sentado orando por un
avivamiento. Crecí en la cultura de orar por avivamiento. A menudo es una
tapadera para la falta de voluntad para volver a poner los peldaños bajos de la
escalera. En lugar de hacer lo que hay que hacer, la multitud del avivamiento
ora para que Dios haga lo que ya ha hecho. Los cristianos del primer siglo
oraban por valentía, no por avivamiento.
7
Tal vez deberíamos orar por un renacimiento de la audacia.
Hay un pensamiento.
Hace nueve años, hice algo audaz.
SIN PREVIO AVISO

Hace nueve años, cambié la forma en que hablo de la Biblia, el


arrepentimiento, el discipulado, el pecado e incluso la salvación. No cambié
lo que creía. Cambié la forma en que hablaba sobre lo que creía. Yo no
anuncié el cambio. Acabo de hacerlo. Los resultados han sido notables.

Es notable lo que sucede cuando las personas no sienten que tienen que
elegir entre la ciencia y el cristianismo. Es notable lo que sucede cuando a los
judíos se les da la opción de seguir las enseñanzas de Jesús sin sentirse
presionados a aceptarlo como el Mesías. Es notable lo que sucede cuando una
estudiante de secundaria se da cuenta de que la historia de la creación no es el
éxito o el fracaso de su fe. Es notable lo que sucede cuando le das a los
escépticos el beneficio de la duda.

Después de todo, todos tenemos dudas.


Es notable lo que sucede cuando permites que las personas descubran que
son pecadores en lugar de acusarlos de ello. Es notable lo que sucede cuando
los cristianos reflexivos, que durante años albergaron dudas y preguntas
secretas, descubren que el fundamento de su fe no es un texto infalible o
Evangelios que no se contradigan. Es notable lo que sucede cuando los
estudiantes universitarios de primer año descubren que la violencia y las
referencias históricas sin fundamento en el Antiguo Testamento no socavan el
mensaje de Jesús. Es notable lo que sucede cuando un estudiante de biología
descubre que su fe cristiana no se tambalea al borde de la irrelevancia en
función del tiempo que tardó en formarse el universo.
capitulo 22

PERSONAS QUE LLAMAN

Estoy obsesionado con las historias de desconversión.


Libros, publicaciones de blog, podcasts, entrevistas, artículos de
largometraje, editoriales, diatribas en Twitter, cartas, correo electrónico.
Leeré o escucharé casi cualquier cosa sobre el tema. Como mucha gente en
mi profesión, devoro los estudios de investigación de Pewand Barna sobre
quién está dejando la fe y por qué. Las razones están por todas partes, pero
para la mayoría de las personas, todo se reduce a la creencia. La mitad de los
“ningunos” actualmente identificados criados en una religión reconocen la
falta de creencias como la razón por la que se alejaron de la religión.

La ciencia, la lógica y la falta de evidencia se ofrecieron como explicaciones


para la evaporación de la fe. Pero al final, todo se reduce a una cosa:
simplemente ya no creen.

Pero eso plantea una pregunta extraordinariamente importante:

¿Qué creyeron que ya no creen que los dejó creyendo que ya no son
creyentes?

Para aclarar un poco eso, ¿qué fue exactamente lo que los post-creyentes
encontraron imposible de seguir creyendo? ¿Qué creían los desconvertidos
que era necesario, o esencial, para creer en primer lugar para ser un creyente,
también conocido como seguidor de Cristo? En mis conversaciones con
personas desconvertidas, nunca escuché una historia de desconversión que
involucre incredulidad en algo. esencial para seguir a Jesús. He hablado con
Las historias de desconversión que he encontrado en blogs y libros casi
siempre involucran una experiencia que generó dudas que eventualmente se
convirtieron en incredulidad total. Pero no hay una correlación necesaria
entre estas experiencias y la incredulidad. Lo mismo es cierto para aquellos
que perdieron la fe por algo que leyeron o escucharon en un salón de clases.
Después de todo, hay científicos, matemáticos e historiadores respetados
cuya fe permanece inquebrantable frente a los mismos hechos, cifras y
hallazgos que hacen que otros se alejen.
VIEJO VS. NUEVO

Lo que a los desconversos les resulta imposible seguir creyendo


eventualmente se cruza con algo en la Biblia o algo acerca de la Biblia. Y
cuando se trata de algo en la Biblia, el Antiguo Testamento suele ser el
culpable. Pero las personas que se alejan de la religión no son las únicas que
luchan con el Antiguo Testamento. ¿Correcto? Algunos de nosotros, los
intransigentes, luchamos por armonizar las mitades delantera y trasera de
nuestras Biblias. Pero la verdad sea dicha, la mayoría de nuestros desafíos
con el Antiguo Testamento surgen directamente de nuestra falta de voluntad
para seguir las instrucciones de Jesús y Pablo con respecto al antiguo pacto. Y
eso nos lleva a algunas buenas noticias que la mayoría de los cristianos no
conocen.

El cristianismo puede sostenerse sobre sus propios pies del primer siglo
del nuevo pacto.
La fe cristiana no necesita ser apuntalada por las Escrituras judías.

En un contexto poscristiano, nuestra fe en realidad funciona mejor sin el


apoyo del antiguo pacto. Este no era el caso en el primer siglo. Y ahí radica
parte de la confusión. Los apóstoles aprovecharon apropiadamente el Antiguo
Testamento para presentar su caso a sus hermanos y hermanas judíos. Pero,
por lo general, no aprovecharon las Escrituras judías para presentar su caso al
mundo gentil. Al predicar a los gentiles, aprovecharon un desarrollo más
reciente.

La resurrección.
Deberíamos seguir su ejemplo.
Cuando has visto a un hombre crucificado y luego compartes una comida
con él, tu fe en ese hombre no necesita apoyos antiguos. Los hechos actuales
y el testimonio de testigos presenciales serán suficientes. El apóstol Pablo
ciertamente “Amén” eso. En su carta a los creyentes no judíos en Corinto,
enumera todo lo que debe considerarse un obstáculo para la fe en Jesús. Es
una lista muy corta.
Más adelante en la misma carta escribe:

Porque me propuse no saber nada mientras estaba con vosotros sino a


Jesucristo y éste crucificado.
3

¿Por qué?
Porque la ekklesia de Jesús puede pararse sobre sus propios pies del
primer siglo, de la tumba vacía, del camino de Damasco. A diferencia de
Pedro y Pablo, tenemos una ventaja adicional. Muchos, quizás la mayoría,
poscristianos y no cristianos tienden a tener una visión favorable de Jesús.
Esto es algo que los creyentes del primer siglo no tenían a su favor.
Enfrentaron el obstáculo casi insuperable de tener que explicar por qué su
Dios permitiría que su Hijo muriera de una manera tan vergonzosa y
dolorosa. Según los estándares tanto judíos como paganos, el método de
ejecución de Jesús era evidencia de que los dioses lo habían maldecido.
Todos los dioses. Incluyendo su propio Dios judío. Si bien la gente moderna
puede dudar en reconocer a Jesús como divino, no dudan en lo más mínimo
en elogiarlo como alguien cuya vida vale la pena imitar. La gente
generalmente no deja la iglesia o la fe por causa de Jesús.
He’s not the stumbling block.
We’ve put other things in their way.
Things that have made our message unnecessarily resistible.
When it comes to stumbling blocks to faith, the Old Testament is rightup
there at the top of the list. It’s usually a contender for second place
rightbehind pain and suffering. That’s both unfortunate and unnecessary.
Sowhat should we new covenant folks do with our old friend, the
OldTestament?

Para empezar, comencemos llamando al Antiguo Testamento de otra


manera. Creo que deberíamos llamarlo algo que refleje con mayor precisión
lo que realmente es. Mientras que el Antiguo Testamento incluye el antiguo
pacto, incluye más que el antiguo pacto. Mucho más. Las dos opciones más
precisas y menos ofensivas son las Escrituras judías o la Biblia hebrea.
Nuestros amigos judíos ciertamente aplaudirán el cambio. Los judíos
modernos se refieren a sus textos sagrados como el Tanaj o la Biblia hebrea.
El uso de cualquiera de estas designaciones ciertamente eliminará un
obstáculo innecesario para los judíos en su círculo de influencia.
¿Por qué?
Para los judíos, no existe tal cosa como el Antiguo Testamento.
Técnicamente, tampoco existe un Antiguo Testamento para los no creyentes.
La frase “Antiguo Testamento” es una declaración de fe. Técnicamente, es
una declaración adoctrinal. Referirse a las Escrituras judías como “antiguas”
supone que algo más nuevo o mejor ha tomado su lugar. Los judíos no creen
eso. Tampoco los no cristianos. Así que demos un paso atrás y refiramos a la
Biblia Hebrea como, bueno, la Biblia Hebrea. El contenido de la Biblia
hebrea oficial es casi idéntico a nuestro Antiguo Testamento. La principal
diferencia es la disposición y la titulación del contenido.

¿Estoy sugiriendo que los editores recuerden nuestras Biblias en inglés y


cambien el nombre de las dos divisiones principales?

No va a pasar.
Pero si se sometiera a votación, estaría tentado a votar que sí.
¿Qué pasaría si, en lugar de Antiguo y Nuevo Testamento, nuestros textos
fueran etiquetados como la Biblia hebrea y la Biblia cristiana? Eso es más
claro y preciso. Mientras que nuestro Nuevo Testamento (nuevo pacto)
contiene una descripción del nuevo pacto iniciado por Jesús, también
contiene más que eso. Y mientras que nuestro Antiguo Testamento (viejo
pacto) contiene el contenido del pacto de Dios con Israel, también contiene
más. El término biblia simplemente significa “libros”. La Biblia es un libro de
libros. ¿Por qué no ser coherente y hacerlo un libro dividido en dos partes, los
libros hebreos y los libros cristianos? Tal división sería más clara y precisa.
Combinar la Biblia hebrea con la Biblia cristiana por conveniencia es una
gran idea. Pero, ¿por qué no llamar a cada una por su nombre real?
UN PUENTE MUY LEJOS

Si cambiar el nombre de la mitad de su Biblia le parece un poco sacrílego, no


tenga miedo. Dios no nombró al Antiguo Testamento. Jesús tampoco. Como
discutimos anteriormente, Jesús se refirió a las Escrituras judías como la Ley
y los Profetas.
4 5
Pablo también. La designación Ley y Profetas incluía los escritos que
técnicamente no se consideraban ley o profecía. En el siglo I, esta
designación incluía también la historia y la literatura poética.

6
Entonces, si realmente quiere seguir el ejemplo de Jesús, deje el Antiguo
Testamento y comience a referirse a la primera mitad de su Biblia como la
Ley y los Profetas. Si eso te parece un poco exagerado, ve con la Biblia
hebrea.

Nadie en la Biblia usó el término Antiguo Testamento para referirse a


todo el corpus de las Escrituras judías. Como vimos anteriormente, Pablo,
junto con el autor de Hebreos, usa el término antiguo cuando se refiere al
pacto de Dios con Israel.7 Pero ninguno de los autores usó el término como
una designación para toda la colección de textos judíos.

Lo que plantea una pregunta interesante.


Interesante para mí, de todos modos.
¿Cómo llegó a ser tan antiguo el Antiguo Testamento? ¿Quiénes se
encargaron de renombrar las Escrituras judías? Ciertamente no fueron los
judíos. ¿Entonces quiénes?

Me alegro de que hayas preguntado.


Permítanme presentarles a un valiente padre de la iglesia del siglo II que
fue ejecutado por su fe durante el reinado de Marco Aurelio. Su nombre es
Melito. Melito de Sardis.
MI AMIGO MELITO

Melito fue un obispo cristiano que vivió, escribió y obispó en Asia Menor. Si
bien la mayoría de sus obras no sobrevivieron, lo que tenemos nos brinda una
gran cantidad de información sobre el cristianismo del siglo II. Él es la
primera persona que conocemos que se refiere a la ley, los profetas, la historia
y la poesía judíos como "antiguos".

Because Melito couldn’t get a consistent answer regarding the


officialcontents of the Jewish Scriptures from the Jews in his part of the
world, hefelt compelled to make a trip to Palestine and compile his own list.
Whichhe did around AD 170. In fact, Melito created the earliest list of
OldTestament books compiled by a Christian. Once he found what he
waslooking for, he did us all a favor and documented his findings in a letter
tohis brother, or perhaps a friend he refers to as brother, Onesimus.

Melito to his brother Onesimus, greeting! Since you have often, inyour
zeal for the Word, expressed a wish to have extracts made fromthe Law
and the Prophets concerning the Savior, and concerning ourentire Faith,
and have also desired to have an accurate statement ofthe ancient books,
as regards their number and their order . . .

Onésimo, como muchos cristianos del segundo siglo, estaba fascinado


por las Escrituras judías en lo que respecta a Jesús.

. . . Me he esforzado en realizar la tarea, sabiendo vuestro celo por la Fe, y


vuestro deseo de obtener información acerca de la Palabra, y sabiendo
que vosotros, en vuestro anhelo de Dios, estimáis estas cosas sobre todas
Ahí tienes.
El primer uso conocido de la frase antiguo pacto para referirse a las
Escrituras judías. Una vez más, esto es aproximadamente 140 años después
de la resurrección. Aproximadamente 140 años después de Melito, con la
creación de la Biblia latina, el término pacto se convirtió en testamento y el
término latino testamento entró de contrabando en nuestro texto en inglés.
Melito era tan intrépido como inteligente. Se le dio la oportunidad de
presentar un caso a favor de la veracidad del cristianismo ante el emperador
Marco Aurelio. Solo por diversión, aquí está mi sección favorita de la
presentación de Melito al emperador romano:

We are not those who pay homage to stones, that are withoutsensation;
but of the only God, who is before all and over all, and,moreover, we are
worshippers of His Christ, who is veritably Godthe Word existing before
all time.

Eso es fuerte.
El emperador no estaba convencido. Siguiendo el discurso bastante
directo de Melito, el emperador hizo ejecutar a nuestro amigo Melito.
10
Pero no antes de haber dejado su marca en la historia como la persona que
etiquetó las Escrituras judías vendidas. El punto de todo esto es que si
comienzas a referirte al Antiguo Testamento como algo que no es antiguo, no
vas a herir los sentimientos de Dios. No fue su idea. Y referirse a él como algo
que no sea viejo puede reducir la cantidad de sentimientos judíos que
lastimamos en el camino.

Para mi próxima mala idea. . .


REENVÍO DE PEDIDO

En aras de la claridad, quizás la Biblia cristiana debería preceder a la Biblia


hebrea en nuestros textos publicados. ¿Por qué la Biblia cristiana comienza
con la historia del antiguo Israel? Considera esto. A menos que seas judío, si
no fuera por el Nuevo Testamento, no sabrías prácticamente nada sobre el
Antiguo Testamento. En realidad, si no fuera por el Nuevo Testamento, no
habría un Antiguo Testamento. Estaría la Biblia hebrea. Su conocimiento de
la Biblia hebrea se limitaría a lo que recuerda de una clase universitaria o un
seminario sobre religiones comparadas. Si no hubiera Nuevo Testamento, no
habría iglesia. Prácticamente todo lo que sabes sobre las Escrituras judías lo
aprendiste en la iglesia. Entonces, aunque la iglesia no puso la Biblia hebrea
en el mapa, ciertamente la ha mantenido allí.

Por supuesto, los eventos registrados en la Biblia judía preceden a los


registrados en los Evangelios y los Hechos. Pero las narraciones que rodean la
vida de Jesús son más importantes para la iglesia que las narraciones
asociadas con el antiguo Israel. El cristianismo comienza con Jesús, no con
Génesis.

No puedo dejar de preguntarme si la gente del siglo IV cometió un error al


cargar la Santa Biblia con la Ley y los Profetas. Como discutimos
anteriormente, cuando le damos una Biblia nueva o no cristiana,
generalmente sugerimos que comiencen en el medio en lugar de al principio.
Bueno, no el medio real. Eso suele ser Salmos. Sugerimos que comiencen con
el . . .Nuevo Testamento. ¿Por qué? Porque si comienzan desde el principio,
es posible que nunca lleguen a la parte que marca la diferencia. Además, el
arreglo actual asume a Dios. “En el principio, Dios . . .” Érase una vez, esa era
una suposición segura. Ya no tanto.

Quizás nuestras Biblias deberían comenzar con Lucas. Imagínese lo


poderoso que sería si lo primero que la gente leyera cuando abrieran las
Escrituras cristianas fuera una introducción a los relatos de testigos oculares
completa con una referencia a una figura histórica verificable:
que nos las has entregado, también a mí me ha parecido bien, después de
haber seguido de cerca todas las cosas desde hace algún tiempo, escribirte
orden a ti, excelentísimo Teófilo, para que tengas certeza acerca de las
cosas que te han enseñado.

En los días de Herodes, rey de Judea, había un sacerdote llamado


Zacarías. . .11

Y el resto es historia.
historia cristiana.
Complete con nombres verificables, fechas y eventos. Y veintiún
universos después, ¡es Navidad! Todo el mundo ama la Navidad.

¿Por qué no?


Dado que la Biblia hebrea proporciona el trasfondo de las Escrituras
cristianas, ¿por qué no ponerlo al final?
NUESTRA ESPERANZA

Las instrucciones de Peter son útiles aquí.


Revisión rápida:

Estad siempre preparados para dar respuesta a todo el que os pida razón
de la esperanza que tenéis.
12

Debemos estar preparados para explicar nuestra razón para elegir seguir a
Jesús. En ninguna parte se nos instruye a estar preparados para defender un
texto o convencer a la gente de que acepte un libro autorizado antes de
considerar el mensaje de Jesús. En ninguna parte se nos instruye a defender la
moralidad de cada evento narrado en el Antiguo Testamento. Justo el motivo
de nuestra esperanza.

¿Y cuál es la razón de nuestra esperanza?


Sobre esa pregunta debemos seguir el ejemplo de los seguidores llenos de
esperanza originales de Jesús. ¿Por qué Pedro eligió “venerar a Cristo como
Señor”? Después de todo, hacia el final juró que ni siquiera conocía al tipo.
¿Qué cambió? ¿Qué pasó? ¿Qué hizo que la esperanza de Pedro en Cristo
volviera a la vida?

Los escritores de los Evangelios nos dicen exactamente qué reavivó la


esperanza de Pedro.
Una tumba vacía y desayuno en la playa.
Hace una generación o dos, bastaba con una respuesta diferente. En una
época pasada, no era necesario que los cristianos fueran directamente a la
resurrección. Si la Biblia lo dijo, eso lo resolvió.

Ya no.
Pedro, Andrés, Santiago y Juan no decidieron seguir a Jesús por algo que
leyeron en las Escrituras judías. No abandonaron a Jesús la noche en que fue
DEBATE DE LOS SIGLOS

Tal vez ayudaría imaginar un debate con los ateos Richard Dawkins y Sam
Harris por un lado y los apóstoles Pedro y Pablo por el otro. Dawkins y Harris
harían su típica crítica mordaz de todo lo relacionado con el Antiguo
Testamento. Argumentarían persuasivamente a favor de un universo de
13.800 millones de años y una Tierra de 4.000 millones de años. Resaltarían
las directivas genocidas de Dios a los antiguos judíos y luego darían la vuelta
y señalarían la falta de evidencia de un éxodo judío de Egipto para empezar.
Hablarían de manera persuasiva sobre los peligros de la religión y citarían
con detalles insoportablemente claros las atrocidades llevadas a cabo en el
nombre de Dios. Aquí hay algunas citas reales que encajarían bien en sus
argumentos finales.

Podría decirse que el Dios del Antiguo Testamento es el personaje más


desagradable de toda la ficción: celoso y orgulloso de él; un fanático del
control mezquino, injusto e implacable; un limpiador étnico vengativo y
sediento de sangre; un matón misógino, homofóbico, racista, infanticida,
genocida, filicida, pestilente, megalómano, sadomasoquista,
caprichosamente malévolo.

13

Es hora de que admitamos que la fe no es más que la licencia que los


religiosos se dan unos a otros para seguir creyendo cuando las razones
fallan.
¿Cómo respondería Pedro? ¿Cómo respondería Pablo? Creo que Peter,
que no tenía educación formal,
17
podría responder algo como esto:

Amigos, nunca he pensado mucho en la edad de la tierra. Así que


realmente no puedo comentar sobre nada de eso. Tal vez Pablo pueda.
Ciertamente estoy familiarizado con el Dios de los . . . ¿Cómo lo llamaste
de nuevo? . . ¿el antiguo Testamento? Conozco la historia de mi pueblo,
incluidas las instrucciones de Dios a Moisés y Josué. Estoy seguro de que
la razón por la que nunca he cuestionado esas historias es por cómo y
cuándo me criaron. Pero caballeros, nada de eso. . . de hecho nada de lo
que has dicho. . .tiene algo que ver con mi decisión de seguir a Jesús.

Sam, mencionaste la inadecuación de mi razonamiento. Permítanme


explicar mi razonamiento. Sólo tengo uno. Una razón, eso es. Cuando
arrestaron a mi maestro, corrí. Cuando me preguntaron si lo conocía,
mentí. Cuando los romanos lo crucificaron, murió. En ese momento, yo
era como tú. no tenia fe No tenía motivos para creer. No sabía qué creer.

Cuando las mujeres irrumpieron en la habitación temprano esa


mañana para decirnos que la tumba estaba vacía, no asumí un milagro. no
soy tonto ¿Has visto alguna vez una crucifixión? Por supuesto que no.
Déjame decirte que nadie sobrevive a la crucifixión. Supuse que alguien
había robado el cuerpo o tal vez las mujeres se habían confundido y se
habían equivocado de lugar.

Pero tenía curiosidad.


Y fue entonces cuando vino.
Nadie lo vio entrar. Te juro que la puerta estaba cerrada. Pero
miramos hacia arriba y allí estaba. Muy vivo.

Amigos, no puedo discutir nada de lo que han dicho. Pero me gustaría


aclarar una cosa. Mi razón para creer no es algo que haya oído o leído o
que me hayan leído. Creo lo que creo por lo que vi. Lo vi morir. Y sé a
ciencia cierta que Nic y Joe lo enterraron. Pero Dios lo levantó. Y
muchachos . . Yo lo vi. Esa es la razón . . . esa es la única razón. . . por mi
esperanza.

Quizás la respuesta de Pablo sería algo como esto:

Caballeros, creen que la religión es peligrosa. Estoy totalmente de


acuerdo. Armé el judaísmo. Arresté, encarcelé, torturé y supervisé
ejecuciones en nombre de Dios. Sam, no te gustan los cristianos. yo
tampoco. Pero mientras tú y tus amigos os contentáis con atacar con
vuestras plumas, yo usé una espada y una soga. No me contentaba con
escribir sobre ello. Me nombraron e hice algo al respecto. Mi intención
era acabar con El Camino, como lo llamábamos entonces. Y sí, estaba
absolutamente convencido de que estaba haciendo la obra de Dios. La
religión puede ser algo peligroso.

Pero entonces algo sucedió.


Has oído hablar de eso.
Iba de camino a Damasco para cometer más violencia en nombre de la
religión cuando me quedé ciego. Pero fue mientras estaba ciego que
comencé a ver. Richard, mencionaste historias raras. Bueno, este es un
extraño seguro. Pero solo te estoy contando lo que pasó. Escuché una voz.
La voz preguntó: “Saulo, ¿por qué me persigues?”
exactamente lo que hice. Lo único que pueden discutir es por qué lo hice.
Entonces, Sam, Richard, ¿por qué demonios un fariseo recalcitrante
como yo haría un cambio radical y serviría a la misma persona cuya
memoria me propuse destruir?

¿Cuál es tu teoría?
Si vas a descartar la fe cristiana, no basta con descartar la credibilidad
de mis antepasados judíos. ¡Tienes que descontarme!

Oh, y una última cosa. Richard, para que conste, en realidad solo hay
una historia extraña que importa. El que te dijo Peter. El que
documentaron Mateo y Lucas. Y si lo piensas bien, no es mucho más
extraño que algo que ustedes dos creen. Crees que toda la vida surgió de
un solo organismo. Pedro y yo creemos que un hombre adulto se levantó
de una sola tumba.
EL ENCOGIMIENTO

Cuando las afirmaciones científicas y los descubrimientos arqueológicos


amenazan con socavar la credibilidad del Antiguo Testamento, los cristianos
a menudo se sienten obligados a levantarse y defender la Biblia o mirar hacia
otro lado para no ver algo que socave su fe. Ambas respuestas son
innecesarias y dañinas. Ambas respuestas alimentan una narrativa falsa sobre
nuestra fe.

Nuestra fe no se tambalea al borde de la extinción basada en la


arqueología o la historia o el Antiguo Testamento. Cualquiera que perdió la fe
en Jesús porque perdió la fe en la credibilidad histórica y arqueológica del
Antiguo Testamento, perdió la fe innecesariamente.

La fe de los primeros seguidores de Jesús no descansaba en un libro


histórica, arqueológica y científicamente preciso. La tuya tampoco debería
hacerlo. Tampoco la de tu hijo. Tampoco los niños de su iglesia. Si el Antiguo
Testamento hubiera sido escrito como un libro de texto científico o siguiendo
las nociones modernas de precisión histórica, es probable que nadie lo
hubiera entendido hasta la era moderna. Nuestra fe no se tambalea al borde
del colapso debido a la historicidad, la credibilidad o incluso la verosimilitud
del Antiguo Testamento.

Cuando los escépticos señalan la violencia, la misoginia, las afirmaciones


científicas e históricamente no verificables de la Biblia hebrea, en lugar de
tratar de defender esas cosas, podemos encogernos de hombros, darles
nuestra mejor mirada confusa y decir: "No estoy seguro de por qué". estoy
sacando esto a colación. Mi fe cristiana no se basa en nada de eso.
Avance rápido varios meses y Katherine se encontró en una clase de
biología de honores donde se enfrentó por primera vez con la teoría de la
evolución a través de la selección natural. Durante sus años de escuela
cristiana privada, Katherine aprendió creacionismo y estaba armada con
algunos argumentos básicos, pero algo simplistas, contra el darwinismo. La
maestra de biología de la escuela pública de Katherine sabía que ella se había
transferido de una escuela cristiana. Supuso que lo que estaba enseñando era
nuevo para Katherine y, con toda probabilidad, contradecía lo que le habían
enseñado toda su vida.

Para su crédito, en dos ocasiones le preguntó a Katherine en privado


cómo le estaba yendo. En ambas ocasiones, ella sonrió y respondió: “Bien”.
Sus notas fueron ciertamente buenas. Lo cual puede haber sido lo que
despertó su curiosidad. Hacia el final del semestre, preguntó por tercera vez.
“Katherine, sé que todo esto es nuevo para ti. ¿Cómo lo estás manejando, ya
sabes, personalmente?

En lugar de lanzarse a una defensa del creacionismo, Katherine dijo: “Me


parece todo fascinante. Además, esto no tiene nada que ver con el
fundamento de mi fe.

Ella tenía razón.


Chica inteligente.
capitulo 23

LO PRIMERO ES LO PRIMERO

Pregunta: ¿Qué le sucedería a usted si su certificado de nacimiento junto con


cada copia y registro de su nacimiento desaparecieran de la tierra?

Respuesta: Nada.
Tu certificado de nacimiento te documenta. No te creó y no te sostiene.

Pregunta: ¿Qué le sucedería a usted si descubriera un error en su


certificado de nacimiento?

Respuesta: Nada.
Por la misma razón.
¿Cómo le responderías a alguien que afirma que nunca naciste debido a
un error en tu certificado de nacimiento? ¿Cómo le respondería a alguien que
se niega a creer que existe hasta que presente un certificado de nacimiento?
Loco, lo sé. Pero este pensamiento intrincado refleja la forma en que la
mayoría de la gente piensa acerca de nuestra fe. Y por “la mayoría de la
gente”, no me refiero a la mayoría de los no creyentes. La mayoría de los
cristianos también están confundidos en este punto. En consecuencia, como
dice la Biblia, así va su fe.

Uno mas.
CUÁL VINO PRIMERO

¿Qué vino primero, la resurrección o los relatos escritos que documentan la


resurrección? Obviamente, la resurrección. Los documentos que documentan
un evento no pueden preexistir al evento que documentan.

Tampoco crean el evento.


Los documentos del Nuevo Testamento son como una especie de
certificado de nacimiento. Documentan el nacimiento de la iglesia.
Documentan por qué nació la iglesia. Lo más importante es que documentan
la resurrección de Jesús. Los primeros convertidos al cristianismo no
creyeron que Jesús resucitó de entre los muertos porque lo leyeron. No había
nada que leer. Ellos creían que resucitó de entre los muertos porque los
testigos presenciales les dijeron acerca de ello.

Cuando los amigos de tu mamá vinieron a visitarla después de tu


nacimiento, no pidieron ver tu certificado de nacimiento. ¡Pidieron verte!

El fundamento de nuestra fe no es un libro inspirado. Si bien los textos


incluidos en nuestro Nuevo Testamento juegan un papel importante para
ayudarnos a comprender lo que significa seguir a Jesús, no son la razón por la
que lo seguimos. No creemos por un libro; creemos por el acontecimiento que
inspiró el libro. El evento, no el registro del evento, es lo que dio a luz a la
“iglesia”. Para decirlo de otra manera, la Biblia no creó el cristianismo. El
cristianismo creó la Biblia. La fe cristiana existió durante décadas antes de
que existiera La Biblia. La fe en Jesús también existió durante décadas antes
de la Biblia.

Pero no antes de la resurrección.


Aquí hay algo que nuestros maestros de escuela dominical olvidaron
decirnos.
TIERRA MEDIA

Cuando José de Arimatea y Nicodemo se presentaron para bajar el cuerpo de


Jesús de la cruz, no había cristianos. Sin seguidores de Jesús. Simpatizantes
por supuesto, pero en ese momento nadie creía que Jesús era el Hijo de Dios.
Cuando Jesús pronunció su última palabra y exhaló su último aliento, todos
los que habían creído dejaron de creer. No hay evidencia de que ninguno de
sus antiguos seguidores estuviera planeando mantener vivo el sueño o el
movimiento en movimiento. Si Jesús no podía mantenerse vivo, ¿qué
esperanza tenían de mantener viva su ekklesia?

Además, ¿por qué molestarse?


El hecho de que Nic y Joe estuvieran bajando un cuerpo sin vida de una
cruz romana era toda la evidencia que cualquiera necesitaba para saber que
Jesús no era quien decía ser. O al menos no era quien pensaban que decía ser.

Tal vez eso fue todo.


Tal vez lo malinterpretaron.
Lo que a menudo se pasa por alto es que la razón por la cual la crucifixión
de Jesús detuvo abruptamente su ekklesia no fue lo que Jesús enseñó. Los
Evangelios nos dejan con la impresión de que la mayoría de la gente no tenía
idea de lo que Jesús estaba hablando la mayor parte del tiempo. Dos mil años
después, todavía estamos tratando de resolver algo. La enseñanza de Jesús no
fue la fuerza impulsora de su movimiento. Las afirmaciones que Jesús hizo
sobre sí mismo fueron la fuerza impulsora. Fueron sus escandalosas
Señor, ¿a quién
afirmaciones iremos?
las que Nadie enseña
mantuvieron a la tan bienunida
banda como ytú.alHemos aprendido
movimiento en
mucho. Su contenido es convincente y sus habilidades para contar
movimiento.
historias no tienen igual. Concedido, hoy no fue uno de
Caso en punto.
Luego de ese perturbador y confuso mensaje donde se hace referencia a
Jesús matando su cuerpo y bebiendo su sangre, muchos de sus seguidores
decidieron dejar de seguirlo.
tus mejores salidas. Pero un mensaje mediocre no es razón para que te
abandonemos.

Pedro y los niños no eligieron quedarse con Jesús por lo que les enseñó.
Eligieron quedarse a pesar de lo que les enseñó. Se quedaron por quién decía
ser. La respuesta real de Peter:

Señor, ¿a quién iremos? Tu tienes las palabras de la vida eterna. Hemos


llegado a creer ya saber que tú eres el Santo de Dios.

La esperanza murió cuando Jesús murió. Pero no murió cuando él murió


por lo que enseñó. Murió cuando él murió por lo que decía de sí mismo. Su
muerte socavó sus afirmaciones. Mantener vivo su movimiento dependía de
mantener vivo a Jesús. Y, por supuesto, seguiría con vida. Afirmó ser la
resurrección y la vida. La resurrección y la vida no pueden morir.
Seguramente el Salvador del mundo tendría poder para salvarse a sí mismo.

¿No es así?
Sobre todo de Roma. Un poder extranjero que ejercía autoridad sobre el
pueblo de Dios era una señal del desagrado de Dios. Así que cuando Jesús
murió, murió la esperanza. El movimiento murió. No había ningún sueño que
mantener vivo. En consecuencia, no hubo creyentes después de la crucifixión.
Había judíos devotos. Hubo un culto imperial siguiendo a los romanos. Pero
no cristianos.

¿No convencido?
¿Qué tal esto? Todos . . . como en incluso sus seguidores más devotos. .
.esperaba que Jesús hiciera lo que hacen todos los muertos.
antes del amanecer para volver a preparar el cuerpo de Jesús para el entierro.
¿Por qué rehacerlo? Quizás las mujeres asumieron que los hombres no lo
hicieron bien. Después de todo, estaban apurados.

Después de todo, eran hombres.


De cualquier manera, estas mujeres con el corazón roto, que amaban a
Jesús y creían todo lo que decía sobre sí mismo, esperaban que permaneciera
en esa tumba hasta que su cuerpo se descompusiera, momento en el cual sus
huesos serían recogidos y colocados en un osario. Nadie estaba planeando
mantener el movimiento en movimiento. Pero, de nuevo. . .

Nadie esperaba ningún cuerpo.


Incluso cuando no encontraron ningún cuerpo, nadie creía. Creían que
alguien tomó el cuerpo, lo que explicaría que no hay cuerpo para todos.
PAUSA

A la luz de hacia dónde nos dirigimos, necesitamos sentarnos en este espacio


por un momento o dos. Recuerde, en este momento particular de la historia,
no había iglesia. No había cristianos. Solo seguidores de Jesús con el corazón
roto, desilusionados y desalentados. Pascua acababa de terminar. Jerusalén se
llenó hasta el borde de judíos devotos. Las copias de las Escrituras judías
estaban guardadas de forma segura detrás de los muros del templo. Saulo de
Tarso estaba en algún lugar del norte preparando otro brillante mensaje
posterior a la Pascua. De vuelta en Roma, Tiberio César continuó haciéndose
un nombre. Roma siguió siendo la Ciudad Eterna. Todo estaba como siempre
había estado. Como siempre sería. Es decir, hasta que un puñado de
ex-seguidores de Jesús encontraron a su Salvador resucitado y decidieron
volver a seguirlo.

Nuestro Salvador exhibido en la cruz de un criminal


La oscuridad se regocijó como si el cielo hubiera perdido
Pero entonces Jesús se levantó con nuestra libertad en la mano
Fue entonces cuando la muerte fue detenida y mi vida comenzó. . . 3

Algo más comenzó también.


Algo nuevo. Algo independiente. Algo nacido en una nación para todas
las naciones. Algo pronosticado, presagiado y previsto. Un nuevo
movimiento impulsado por un nuevo pacto y guiado por una nueva ética de
gobierno. La resurrección marcó la inauguración de la ekklesia de Jesús. La
Iglesia. Jesús tenía razón cuando predijo que las puertas del Hades, la muerte,
no podrían detenerlo. Ni siquiera su muerte. Al final resultó que, después de
todo, sus seguidores tenían razón.
JESÚS PRIMERO, BIBLIA SEGUNDO

Esto debería . . . en realidad, esto debe servir como la razón que damos para la
esperanza que hay en nosotros. Y aquí está la belleza divina de esta secuencia
de eventos divinamente inspirada. Este enfoque de la fe de ninguna manera
disminuye la importancia de las Escrituras. Todo lo contrario. La resurrección
sirve como nuestro argumento apologético para la confiabilidad de las
Escrituras cristianas.

Dejame explicar.
La fe cristiana comenzó con la resurrección de Jesús.
Nació de un evento, no de un documento. Un nacimiento, no un
certificado de nacimiento. Nuestra fe comenzó cuando un puñado de
seguidores de Jesús lo vio vivo de entre los muertos. Así como la resurrección
de Jesús sirvió como la razón que luego darían de la esperanza que estaba
viva en ellos, así también su resurrección debe servir como la razón de
nuestra esperanza. Para decirlo más directamente, no creemos porque la
Biblia dice. ¡Creemos porque Jesús resucitó!

¿Por qué creemos que Jesús resucitó?


Creemos que resucitó de entre los muertos porque Mateo nos lo dice.
Mark nos dice eso. Lucas nos lo dice. Juan nos lo dice. Pedro nos lo dice.
Santiago, el hermano de Jesús, lo creía así. Y por último, pero no menos
importante, el apóstol Pablo llegó a creer que así era. Con el tiempo, los
líderes de la iglesia recopilaron estas declaraciones de fe individuales,
incluidos los cuatro relatos de la vida y las enseñanzas de Jesús, las unieron y
las titularon Nuevo Testamento.

Y luego está esto.


Palestina. Para decirlo de otra manera, la fascinación de los gentiles con las
Escrituras judías no fue alimentada por la convicción de que los textos judíos
fueron inspirados. El mundo gentil quedó fascinado con las Escrituras judías
una vez que se convenció de que Jesús era divino. Se enamoraron de las
Escrituras judías después de enamorarse de un judío en particular.

La moraleja de este episodio particular de nuestro viaje debería ser


bastante alentadora. Tus amigos y familiares incrédulos no tienen que aceptar
el Antiguo Testamento como confiable o el Nuevo Testamento como
inspirador como un precursor para abrazar a Jesús como Salvador. Tus
amigos escépticos e incrédulos no tienen que aceptar la autoridad de un libro
antes de aceptar la historicidad de la resurrección. Para decirlo en términos
poco delicados:

La resurrección es el caballo.
La Biblia es el carro.

La mayoría de nosotros crecimos con ese carro en particular sentado


frente al caballo. Nos enseñaron a creer que todo en la Biblia era verdad
porque estaba en la Biblia. Heredamos una fe basada en textos. Así que
crecimos creyendo que Jesús resucitó de entre los muertos porque, bueno,
porque la Biblia dice que resucitó de entre los muertos. Este carro en
particular ha estado sentado frente a ese caballo en particular durante cientos
de años. Pero no estaba sentado allí al principio.

Érase una vez, nuestra fe estaba basada en eventos. Quizá deberíamos


empezar a presumir del bebé de Nazaret en lugar de tratar de convencer a la
gente de que su certificado de nacimiento es exacto.
¿POR QUÉ TAN DIFÍCIL?

Si te cuesta entender todo esto, lo entiendo. Al igual que yo, es posible que
hayas crecido con la predicación y la enseñanza que dan prioridad a la Biblia
y luego a Jesús. Si es así, como yo, usted creía que la Biblia era verdadera
antes de leerla. Pero seamos honestos. ¿Cómo llamas a alguien que cree que
un libro es verdad antes de leerlo? ¿Cómo llamas a alguien que tomaría la
palabra de alguien por algo tan épico como “Este libro es la Palabra infalible
de Dios”? ¿Qué tipo de persona iría por eso?

Un niño.
¿Cuándo llegó a creer que la Biblia era la Palabra de Dios? ¿Después de
leerlo? Probablemente no. Lo más probable es que haya llegado a esa
conclusión al mismo tiempo que yo. Cuando tu mamá te lo dijo. O te lo dijo tu
pastor. Usted aceptó la autoridad de la Biblia mucho antes de leerla. En mi
caso, ¡antes de que pudiera leerlo! Solo un niño aceptaría la Biblia como la
Palabra infalible de Dios antes de saber lo que hay dentro de la Biblia.

¿Algo malo con eso?


Espero que no. Hice lo mismo por (diría Richard Dawkins a) mis hijos. Y
me alegro de haberlo hecho. Pero explica por qué tenemos dificultades para
hacer un ministerio eficaz fuera del círculo de los ya adoctrinados y
convencidos. Mi corazonada es que muy pocas personas que leen este libro
abrazaron la Biblia como la Palabra de Dios como adultos. Los pocos que lo
hicieron probablemente estaban predispuestos a tener la Biblia en alta estima
como resultado de alguna experiencia infantil.
¿Mi punto?
Si la iglesia va a recuperar el estatus de irresistible del primer siglo,
debemos cambiar la forma en que hablamos de la Biblia. La mayoría de las
personas educadas tienen una opinión educada acerca de lo que es y no es la
Biblia. Ellos no entran a nuestras iglesias con pizarras en blanco. Entran con
las pizarras llenas. En consecuencia, debemos cambiar nuestro enfoque. Y
como hemos visto, hay un precedente del primer siglo para hacerlo.

Con eso en mente, aquí hay una última cosa que me gustaría que
consideraras.
capitulo 24

LA BIBLIA DICE

Aquí hay algo a lo que probablemente le has prestado poca o ninguna


atención.
Los predicadores, maestros y evangelistas están lejos. . . como en lejos,
lejos. . . más probable que afirme "¡La Biblia enseña!" “La Palabra de Dios
nos dice”, “Las Escrituras dicen”, en lugar de “El apóstol Pablo escribió” o
“Jesús dijo”. Los cristianos generalmente se apresuran a aprovechar la
autoridad de la Biblia. No somos tan rápidos para aprovechar la autoridad de
los autores del Nuevo Testamento, por extraño que parezca, el mismo Jesús.
Esto es desafortunado. Este enfoque ha socavado y sigue socavando la
credibilidad de nuestra fe. ¿Por qué? Porque apoyando nuestra fe con “La
Biblia dice” comunica que el fundamento de nuestra fe es la Biblia. Como
hemos descubierto, no lo es. No, a menos que no hubiera cristianos hasta
después de que se compilara la Biblia en el siglo IV.

“La Biblia dice” insinúa que las raíces de nuestra fe no van más allá de la
decisión del siglo cuarto de combinar documentos del primer siglo con las
Escrituras judías.

1
Haríamos un gran servicio a nuestra generación si aprovecháramos la fuente
real de nuestra autoridad en lugar del título del siglo IV que alguien le dio a
nuestra colección de manuscritos sagrados. Sé que suena extraño e
innecesario, pero considere esto.
¿Cuándo lo escribió, o cuándo fue reconocido como inspirado por una
generación posterior? ¿Fue inspirado el Evangelio de Juan cuando lo escribió
o de repente se inspiró más de doscientos años después cuando se unió con el
resto de los documentos del Nuevo Testamento y se etiquetó como La Biblia?
Si crees que el Evangelio de Juan es Escritura y que toda la Escritura es
inspirada por Dios,

entonces usted cree que el Evangelio de Juan fue inspirado cuando fue
escrito, no cuando fue copiado, recopilado e incluido. Esto es cierto para
todos nuestros documentos del Nuevo Testamento.

¿Mi punto?
Las Escrituras inspiradas son anteriores a lo que llamamos La Biblia por
más de doscientos años.
¿Es eso importante?
Antes de Internet, tal vez no.
¿Ahora?
Ahora es increíblemente importante. Lo que voy a contarte puede ser
nuevo para ti. Espero que no. Si es confuso, eso puede provenir de cómo ha
escuchado referencias a la Biblia a lo largo de su vida. Aquí va:

Los documentos incluidos en nuestra Biblia no son inspirados porque


están en la Biblia. Se incluyeron en la colección de documentos que
llamamos La Biblia debido a quién los escribió, qué contienen y cuándo
fueron escritos.

Ojalá lo supieras. Si no lo hiciste, lo haces ahora.


Aquí está laaunque
Entonces, de Pablo:
estamos acostumbrados a decir que la Biblia es
inspirada, es más preciso y útil decir que los autores de las Escrituras fueron
inspirados. Eso es lo que Peter y Paul pensaron de todos modos. Aquí está la
famosa versión de Peter sobre el tema:

Porque la profecía nunca tuvo su origen en la voluntad humana, sino que


Toda la Escritura es inspirada por Dios. . .4

Claramente, los documentos inspirados individualmente (Mateo, Lucas,


Romanos, por ejemplo) son anteriores a la recopilación y publicación de estos
documentos inspirados individualmente. Eventualmente, los líderes de la
iglesia reconocieron estos documentos en particular como autorizados y los
incluyeron en nuestro Nuevo Testamento junto con una versión de las
Escrituras judías. Fue un líder de la iglesia del siglo IV, Atanasio de
Alejandría, quien fue el primero en compilar la lista de documentos que
eventualmente serían reconocidos y sancionados por la iglesia como el Nuevo
Testamento oficial.

5
La lista aparece por primera vez en una carta fechada. . . no se apresure por
la fecha. . . 336 d. C. Antes de la redacción de esta importante carta, y durante
las décadas posteriores a esta carta, los líderes de la iglesia debatieron, como
dijo Bob Seger, "Qué dejar y qué dejar".

Los documentos que hicieron la lista de Atanasio, y eventualmente


nuestra lista, fueron considerados valiosos, creíbles y confiables en el
momento en que fueron escritos. documentos mucho antes de que fueran
listados, compilados y encuadernados en oro. Durante el reinado del
emperador Diocleciano a fines del siglo III y principios del IV, hombres y
mujeres fueron arrestados y, en algunos casos, ejecutados por poseer
porciones de lo que más tarde se convertiría en parte de nuestro Nuevo
Testamento. Claramente, estos documentos fueron considerados sagrados
mucho antes de que fueran recopilados y publicados.
Como seguidores de Jesús del nuevo pacto del siglo XXI, debemos
romper el hábito de decir “La Biblia dice” como base de nuestro llamamiento.
En cambio, es mucho mejor y más exacto decir “Jesús enseñó” o “Pablo
escribió” o “Pedro declara” o “Según el apóstol Juan, que conocía a Jesús, se
asomó a un sepulcro vacío y desayunó con él en el suelo”. playa." Puedo
decirte por años de experiencia personal que este enfoque reduce
inmediatamente la resistencia entre los poscristianos, los no cristianos y los
cristianos que luchan por mantener la fe.

Especialmente para aquellos cuya fe se vio afectada por algo que alguien
dijo sobre alguna parte de la Biblia.

Además.
Seamos honestos.
El problema con "La Biblia dice" no es lo que dice la Biblia. Es lo que
dice la Biblia.
QUÉ MÁS

La Biblia dice que hubo un diluvio mundial. La arqueología afirma que no la


hubo. La Biblia dice que Israel emigró de Egipto a la antigua Canaán. Los
historiadores afirman que no fue así. Si, de hecho, no hubo una inundación
global ni una migración a Egipto, la Biblia no es cierta. Si la Biblia no es
verdad, nuestra fe, como los muros de Jericó, se derrumba. Excepto que los
arqueólogos dicen que los muros de Jericó no se derrumbaron. Al menos no
como se describe en el libro del Antiguo Testamento de Josué. Si no podemos
confiar en lo que dice la Biblia sobre esas cosas, ¿podemos confiar en lo que
dice sobre cualquier cosa?
Si.
Podemos, y debemos.
Pero la mayoría de los cristianos no saben eso y la mayoría de los
poscristianos no lo sabían.

Resulta que, de hecho, hay pruebas que respaldan la narración del diluvio,
el éxodo de Israel de Egipto y el relato de la Biblia hebrea de lo que sucedió
en Jericó. Pero incluso si no lo hubiera, eso de ninguna manera socavaría la
confiabilidad de los relatos de la vida de Jesús que se encuentran en los
documentos que componen el Nuevo Testamento. Pero para muchos
cristianos, su fe pende del hilo de una proposición de todo o nada.

¿Por qué?
Por la forma en que se les explicó la Biblia por primera vez y por la forma
en que los pastores y maestros se refieren constantemente a ella. Y si está un
poco perplejo porque estoy convencido de que toda la Biblia no tiene que ser
verdad para que parte de ella sea verdad, probablemente sea culpable de
sentar ese cimiento tan frágil para las personas que buscan su liderazgo.

Entonces, no vayas a ningún lado.


La Biblia dice que los esposos no deben divorciarse de sus esposas, pero
da instrucciones a los hombres sobre cómo proceder con el divorcio.
7
la próxima generación. Una generación con un pase de acceso total a todas las
cosas escépticas, críticas y despreciables. Me preocupan las personas que han
perdido la fe y las que luchan por mantener la fe. Y muchos . . . quizás la
mayoría. . .de la multitud de la fe perdida perdió la fe cuando perdió la fe en la
Biblia. Para ellos, el cristianismo era un castillo de naipes.

Sesenta y seis cartas.


Desacreditar a uno, y todo el edificio se viene abajo.
innecesariamente
La forma en que la mayoría de nosotros hablamos de la Biblia deja a la
gente con la impresión de que si no todo es verazmente cierto, entonces no se
puede ni se debe confiar en nada de eso. Usted puede estar convencido de que
la inundación mundial o el éxodo de Egipto es verificable histórica y
arqueológicamente. Pero usted no estará sentado al lado de los estudiantes de
primer año de la universidad de su iglesia cuando un profesor con más
educación que usted les muestre evidencia de lo contrario. La buena noticia es
que incluso si ninguna de esas cosas realmente sucedió, no hace nada para
socavar la credibilidad de nuestra fe del nuevo pacto.

¿Por qué?
Como he dicho una y otra vez durante nuestro viaje juntos, la credibilidad
de nuestra fe nunca ha pendido del hilo de la credibilidad de una colección de
textos antiguos. Incluso inspiró textos antiguos. Especialmente los textos del
Antiguo Testamento. Érase una vez, un grupo de seguidores de Jesús sin
texto, intercalados entre el imperio y el templo, desafiaron a ambos. La
credibilidad de nuestra fe no depende de la credibilidad de los eventos
registrados en las Escrituras judías. La credibilidad de nuestra fe no depende
de que nuestro texto sea infalible o infalible. Se basa de forma segura en un
evento.

Y luego está esto.


QUE QUÉ

Jesús dijo algunas cosas. Al igual que Moisés, Isaías, Pablo, Santiago y
muchos otros. Pero la Biblia nunca ha pronunciado una palabra y haríamos
bien en dejar de ponerle palabras en la boca. El mundo sería un lugar menos
confuso si los cristianos reflexivos se abstuvieran de citar la Biblia y en su
lugar hicieran referencia a las personas extraordinarias que Dios escogió
como sus portavoces.

¿Semántica?
No.
¿Tienes un iluminador?
Vale la pena resaltar la siguiente oración.

Cualquiera que perdió la fe en Jesús porque perdió la fe en la Biblia,


perdió la fe innecesariamente.

Cuando los pastores, maestros, escritores y padres dicen que la Biblia


dice, exponen a la próxima generación a una crisis de fe innecesaria. Cuando
decimos algo o alguien dice algo y, por lo tanto, debemos hacer algo,
establecemos a esa persona o cosa como autoridad. ¡La Constitución dice! ¡El
director dice! ¡El manual de la compañía dice! ¡La Biblia dice!
“La Biblia dice” establece que la Biblia, como todo en la Biblia, tiene la
misma autoridad. No es. Si lo es, tenemos una fe esquizofrénica porque,
como hemos señalado, la Biblia contiene dos pactos

9
con dos grupos diferentes para quienes Dios tenía dos agendas diferentes.

Caso en cuestión: el matrimonio bíblico.


¿Qué es un matrimonio bíblico?
¿Un matrimonio que encontramos en la Biblia? Salomón tuvo muchos
matrimonios bíblicos. Diablos, Salomón amplió la definición de matrimonio
bíblico para incluir a las concubinas. Como lo hizo David, un hombre
conforme al corazón de Dios. Abraham mintió sobre la identidad de Sarah
para salvar su pellejo. ¿Adán y Eva? Tal vez deberíamos centrarnos en lo que
descubre que su nueva esposa no es virgen, puede llevarla de regreso a la casa
de su padre donde la van a ejecutar.
11

Sé. Estoy siendo ridículo. Pero es ridículo para ti porque cuando se trata
de estos mandamientos, no te sientes obligado a hacer lo que dice la Biblia.
De hecho, cuando se trata de la mayor parte del Antiguo Testamento,
argumentarías en contra de hacer lo que dice la Biblia.

Entonces, en aras de la claridad, dejemos de decir eso.


Si tenemos que matizarlo, ¿por qué decirlo? Seguramente hay una mejor
manera. Una vez más, el problema con lo que dice la Biblia es qué más dice la
Biblia. Si predicas, enseñas, escribes un plan de estudios, diriges un grupo
pequeño o hablas de tu fe en público, suelta las frases que la Biblia dice y la
Biblia enseña.

No hay nada que ganar.


Hay mucho que perder.
Como en nuestra credibilidad y la próxima generación.
WINSOME PARA GANAR ALGUNOS.

El apóstol Pablo presenta el argumento más claro para ajustar nuestro


enfoque en función de nuestra audiencia. El escribe:

Aunque soy libre y no soy de nadie, me he hecho esclavo de todos. . .

¿Por qué?

. . . para ganar tantos como sea posible.12

¿Y cómo planeas hacer eso?

A los judíos me hice como judío, para ganar a los judíos. A los que están
sujetos a la ley, me he hecho como sujeto a la ley (aunque yo mismo no
estoy sujeto a la ley), para ganar a los que están sujetos a la ley. A los que
no tienen la ley, me he hecho como el que no tiene la ley (aunque no estoy
libre de la ley de Dios, sino que estoy bajo la ley de Cristo), para ganar a
los que no tienen la ley. A los débiles me hice débil, para ganar a los
débiles.

Espera, Pablo. . . sigues cambiando de enfoque. ¿Por qué todo el ida y


vuelta?

Me he hecho de todo para todos, para que por todos los medios posibles,
pueda salvar a algunos. Hago todo esto por causa del evangelio, para
poder compartir sus bendiciones.13

¿“Todos los medios posibles”? ¿En serio? ¿Es eso realmente necesario?
¿El Espíritu no hace el trabajo?

Todos los medios posibles.

Pero, ¿no es suficiente predicar la Palabra?


Todos los medios posibles.

¿Y por qué llegas a tales extremos?

. . . por causa del evangelio.

¿Qué tal si hacemos eso por un año? ¿Y si optamos por “todos los medios
posibles”?

Claramente, Paul no estaba casado con un enfoque. Estaba casado con


hismission. Estaba dispuesto a hacer lo que fuera necesario para "ganar" a
algunos y "salvar" a otros.
SOBRECUALIFICADO

Si alguna vez hubo un predicador del primer siglo que tuvo los bienes para
aprovechar lo que dice la Biblia y lo que enseña la Escritura, ese fue Pablo.
Como fariseo, fue instruido en la ley. Estudió con Gamaliel. Su intelecto y
habilidades de razonamiento eran insuperables. Esto se evidencia mejor en su
mensaje registrado por Lucas en Hechos 13. Es alucinante. De pie en la
sinagoga de Antioquía de Pisidia, rodeado de judíos algo hostiles, Pablo
comienza su mensaje relatando la migración de Israel desde Egipto. Terreno
común, seguro. A partir de ahí, guía a su audiencia a través de su propia
historia hasta la era del rey Saúl y el rey David. Pero cuando llega a David,
gira:

De la descendencia de este hombre Dios ha traído a Israel al Salvador


Jesús, como lo había prometido.
14

A partir de ahí, se sumerge directamente en los detalles del arresto, la


crucifixión, el entierro y, por supuesto, el evento principal de Jesús:

Pero Dios lo resucitó de entre los muertos, y durante muchos días fue
visto por los que habían viajado con él desde Galilea a Jerusalén. Ahora
son sus testigos para nuestro pueblo.

15

Luego conecta los puntos:

Les contamos la buena noticia: Lo que Dios prometió a nuestros


antepasados, lo ha cumplido para nosotros, sus hijos, al resucitar a
Jesús.dieciséis

Pero no ha terminado. Volviendo a las Escrituras judías, Pablo cita el


segundo salmo. Hace una aplicación a Jesús y luego lo concluye todo con una
advertencia del profeta Habacuc.

sin notas
Pero su punto es inequívocamente claro y sin duda ofensivo para muchos
en la sala.

Por eso, amigos míos, quiero que sepáis que por medio de Jesús os es
anunciado el perdón de los pecados. Por medio de él todo aquel que cree
es libertado de todo pecado, justificación que no pudisteis obtener bajo la
ley de Moisés.

17

Traducido: Jesús hizo lo que Moisés no pudo. Jesús es más grande que
Moisés.
Pero luego, en el mismo documento, Lucas relata otro de los mensajes
evangelísticos de Pablo. Esta vez a un público no judío con el que se apalanca
de una manera completamente diferente. . . aquí está nuestra palabra. . .
Acercarse.
ALGO MÁS

Si bien el pedigrí de Paul lo convirtió en un oponente formidable para los


judíos que intentaban desacreditar el movimiento de Jesús, los judíos no eran
su audiencia principal. Pablo fue llamado a llevar el evangelio a los gentiles.
La mayor parte de Hechos está dedicada a los esfuerzos misioneros de Pablo
en toda la cuenca del Mediterráneo. Durante uno de estos viajes, aprovechó la
oportunidad para predicar a una reunión de griegos educados de clase alta. En
Atenas. Afortunadamente, su compañero de viaje, Luke, documentó el
evento.

En Hechos 17, encontramos a Pablo esperando en Atenas la llegada de


Timoteo y Silas. Mientras deambulaba por la ciudad, no pudo evitar notar que
el lugar estaba lleno de ídolos. Esto eventualmente condujo a un acalorado
debate con un grupo de filósofos epicúreos y estoicos que estaban
confundidos por la insistencia de Pablo en que. . . listo para esto . . . alguien
había resucitado de entre los muertos.

18

Trajeron a Paul al Areópago y le dieron la oportunidad de presentar su


caso, lo cual, por supuesto, estaba más que feliz de hacer. Pero su mensaje en
Atenas no se parece en nada a su mensaje a los judíos en Antioquía. No
comienza con la historia del éxodo judío. Comienza felicitando a su audiencia
por su interés en los dioses.

¡Gente de Atenas! Veo que en todos los sentidos eres muy religioso.19

No sólo elige no mencionar el éxodo judío, sino que elige no citar el libro
Su misión en la vida no era hacer un punto. Su misión era marcar la
diferencia. Él estaba allí para "ganar" a algunos y "salvar" a otros. Así que
optó por no citar de sus Escrituras. Citó a uno de sus poetas en su lugar. Hizo
referencia a algo que su audiencia puede ver como evidencia.

Furtivo.
O para citar a Jesús, "astuto".21
En lugar de decirles a los atenienses que sus dioses no existían, eligió
hablar del Dios que extrañaban. Hizo referencia a un altar dedicado a un dios
desconocido. Esta era la antigua forma ateniense de ir a lo seguro. Ya sabes,
en caso de que se hayan perdido uno. Mi abuela siempre dejaba un lugar libre
en la mesa del comedor en caso de que alguien pasara por allí. La misma idea.

En este punto de su mensaje, Pablo emplea una técnica de predicación


inusual. Resume el relato de Génesis de la creación, incluida una referencia a
Adán, sin hacer referencia a Génesis ni a Adán. Él enseña las Escrituras sin
hacer referencia a las Escrituras.

¿Pero por qué?


¿Por qué no hacer lo que hizo en Antioquía? ¿Por qué no darles capítulo y
verso? ¿Por qué tan forastero, buscador sensible de repente? ¿Tenía miedo de
lo que la gente pudiera pensar de él?

¿Paul? Difícilmente.
Si Pablo hubiera hecho referencia a su fuente judía, su audiencia no judía
podría haberse ido. Cuando tu misión es ganar a algunos y salvar a otros,
nunca debes renunciar a la influencia innecesariamente. Cuando tu misión en
la vida es ser correcto, mantener la influencia no es importante. Apuesto a que
conoce a padres que desearían poder volver atrás y criar con el objetivo de
mantener la influencia en lugar de simplemente tener la razón todo el tiempo.

Puedes sacar a los niños por la puerta.


Pablo optó por no mencionar el nombre de Jesús en su sermón
evangelístico a los griegos en Atenas. Esto es lo más cerca que se pone:

Porque ha fijado un día en que juzgará al mundo con justicia por el


hombre que ha designado. Ha dado prueba de esto a todos al resucitarlo
de entre los muertos.

22

Según Lucas inspirado, así concluye el mensaje.


Dejó a su audiencia colgada.
¿Fue esa una buena idea?

Cuando oyeron hablar de la resurrección de los muertos, algunos se


burlaron, pero otros dijeron: “Queremos volver a escucharte sobre este
tema”.

¡Ay! Una serie de dos partes.


Bonito.

En eso, Pablo dejó el Concilio. Algunas de las personas se convirtieron en


seguidores.
de Pablo y creyó.23

El enfoque de Pablo hacia los gentiles en Atenas difería


significativamente de su enfoque hacia los judíos en Antioquía. Pero su
mensaje central era el mismo. Dios ha hecho algo en el mundo a favor de la
humanidad. ¡Él ha acentuado y autenticado esta gran obra al resucitar a
alguien de entre los muertos! ¡Vuelve para la segunda parte y te diré su
nombre!

Al predicar a audiencias no judías, audiencias que no consideraban que


las Escrituras judías tuvieran autoridad, tanto Pedro como Pablo
aprovecharon la vida, la muerte y la resurrección de Jesús. Pusieron el centro
de atención donde debía estar el centro de atención: en Jesús y la
TERMINANDO

El enfoque de la predicación, la enseñanza, la escritura y el evangelismo que


la mayoría de nosotros vio modelado y, en consecuencia, heredado sin darse
cuenta, está perfectamente diseñado para una cultura que ya no existe. “La
Biblia dice” no tiene el peso que una vez tuvo. Afortunadamente, los líderes
de la iglesia del primer siglo nos mostraron el camino a seguir. Pusieron todos
sus huevos en una canasta.

La cesta de Pascua.
Ellos aprovecharon el evento de la resurrección. Ha llegado el momento
de que nosotros hagamos lo mismo. Ha llegado el momento de que
reconozcamos la nueva normalidad y nos ajustemos. Si nos preocupamos
genuinamente por los que no asisten a la iglesia y los que ya no asisten a la
iglesia, lo haremos. Si realmente nos preocupamos por la fe de nuestros hijos
y nietos, lo haremos. Si nuestra pasión está en sintonía con la de Paul,
adoptaremos su mantra: Para que por todos los medios posibles pueda salvar
a algunos.

Si toda esta discusión le parece innecesaria, poco ortodoxa o simplemente


extraña, quédese con su certificado de nacimiento.

Sabes dónde está, ¿verdad?


Si no, tienes que ir a buscarlo ahora mismo.
Puede que no existas sin él.
SORPRESA

Puede ser útil saber que he usado este enfoque a lo largo de este libro. He
evitado deliberadamente frases como La Biblia dice o La Palabra de Dios
declara. Sin embargo, este libro está lleno de referencias a lo que Jesús dijo y
lo que escribieron los autores del Nuevo Testamento. Como mencioné
anteriormente, también he estado evitando estas frases durante años en mi
predicación. Hice este cambio debido a la relativa facilidad con la que los
nuevos ateos y otros socavan la fe al atacar la Biblia. La confiabilidad de la
Biblia es defendible en un ambiente controlado. No es defendible en una
cultura donde los segundos cuentan y las emociones son intensas. Así que
cambié mi enfoque junto con parte de mi terminología.

Como parte de mi turno, dejé de aprovechar la autoridad de las Escrituras


y comencé a aprovechar la autoridad y las historias de las personas detrás de
las Escrituras. Cambiar la conversación de la autoridad de las Escrituras a la
autoridad, el coraje y la fidelidad de los hombres y mujeres detrás de nuestras
Escrituras no solo me ha permitido conectarme mejor con los poscristianos,
sino que ha hecho maravillas por la fe de los fieles.

Las historias de los hombres y mujeres detrás de las Escrituras son ricas,
inspiradoras y, desafortunadamente, no tan conocidas como podrías pensar.
Este enfoque subraya las raíces históricas de nuestras Escrituras y nuestra fe.
Muchos cristianos, tal vez la mayoría, ven la Biblia como un libro espiritual
que dice cosas verdaderas para vivir en lugar de una colección de documentos
que documentan eventos que realmente sucedieron. Nuevamente, el
fundamento de nuestra fe no es un libro inspirado sino los eventos que
inspiraron el libro.

Entonces . . .
Aquí está mi pregunta.
LA INVITACIÓN

A la luz de lo que está en juego y quién está en juego, ¿consideraría deshacer


su enseñanza de lo que significa seguir a Jesús de todas las cosas del antiguo
pacto? ¿Estaría dispuesto a transferir su fe de un libro a los eventos detrás del
libro? ¿Aceptará esta versión de nuestra fe más soportable, defendible,
liberadora y transformadora de la cultura? Eso es mucho pedir. Pero mientras
estás considerando eso, pregúntate esto.

¿Cuánto vale la fe de la próxima generación?


¿Cuánto vale la fe de vuestros hijos y nietos?
digo, todo.
Yo digo que vale la pena cualquier cambio necesario para asegurar que la
versión de la fe que se transmita a la próxima generación sea la versión
perdurable: la fe de nuestros padres del primer siglo. La versión más dura que
el acero romano y más dura que los clavos romanos. Entonces, ¿considerará
reorganizar su forma de comunicarse para ganar algo y ahorrar algo?
¿Ajustarás tu lenguaje para evitar que sea innecesariamente difícil para
aquellos que se están volviendo hacia Dios o se están volviendo a Dios?
¿Estás dispuesto a abrazar las realidades del mundo en el que vivimos y dejar
de lado las suposiciones culturales que caracterizaron el mundo en el que
creciste?

Por supuesto, estos serán hábitos difíciles de romper.


Pero romperlos debemos.
La fe de la próxima generación puede depender de ello.
CONCLUSIÓN
Historia que vale la pena repetir

Si tienes la oportunidad de ir a Roma, ve.


Sandra y yo visitamos por primera vez en 2007. Podría haberme quedado
por un mes. Hay mucho que ver. Tanta historia, tanta belleza y tanto tráfico.
¿Mencioné que manejamos a Roma desde Venecia? Todo el mundo nos
advirtió contra la conducción en Italia y especialmente en Roma. Y todo el
mundo estaba en lo cierto. Entonces, si tienes la oportunidad de visitar Roma,
ve.

Pero no conduzcas.
conduje
No conduzcas.
He estado en Tierra Santa varias veces. Como cristiano, es imposible
caminar por donde caminó Jesús y no conmoverse. El simple hecho de
conducir hasta la ciudad de Jerusalén siempre es emotivo para mí. Pero vi
algo en Roma que me conmovió e inspiró más que cualquier cosa que haya
visto o experimentado en Tierra Santa. Vi algo justo dentro de la puerta del
Coliseo Romano que nunca olvidaré y que la mayoría de los visitantes no ven.
CELEBRACION DE LA MUERTE

el coliseo romano1 originalmente se conocía como el Anfiteatro Flavio. La


construcción comenzó en el año 72 d. C. durante el reinado del emperador
Vespasiano y fue completada en el año 80 d. C. por su hijo Tito. Después de
la muerte de Tito, su hermano Domiciano se convirtió en emperador y
continuó añadiendo elementos a la ya enorme estructura.

El Coliseo tiene cuatro niveles. Podría sentarse o estar de pie sobre


50,000 espectadores. El piso estaba construido de madera y estaba cubierto
con arena. Continuamente se traía arena fresca para cubrir la sangre creada
por los juegos. El suelo se pudrió hace siglos. Los visitantes modernos del
Coliseo tienen una vista panorámica de los muros de piedra que sostenían el
piso expansivo. Estas paredes crean un laberinto de pasillos y habitaciones
sin ventanas. Fue aquí, en el inframundo oscuro y húmedo del Coliseo, donde
los animales salvajes, los esclavos, los cazadores y los criminales se
reunieron para esperar lo que podrían ser sus últimos momentos bajo el sol en
la arena.

recuperar.

Los espectadores ingresaban al Coliseo a través de ochenta entradas


arqueadas. Todos menos cuatro estaban numerados. Las cuatro entradas sin
numerar eran la puerta del emperador, reservada para el emperador y su
familia, dos puertas VIP y la puerta de los gladiadores. La puerta de los
gladiadores está directamente al otro lado de la arena de la puerta del
emperador. Cuando visitamos, los invitados entraban al Coliseo a través de la
puerta del emperador. Y fue allí, justo afuera de la puerta del emperador,
donde vi algo de lo que espero nunca llegar a comprender del todo.
MIS OJOS SOLAMENTE

Mientras esperábamos afuera a que nuestro guía turístico comprara nuestros


boletos, no pude evitar reflexionar sobre lo que sucedió hace siglos, a solo
unos metros de donde estábamos parados. Durante casi cuatro siglos, el
Coliseo Romano fue un lugar donde se celebraba la muerte, la fuerza y la
brutalidad. El Coliseo se erige como un monumento al ansia de conquista y el
desprecio por la vida de la antigua Roma. Específicamente, la vida de los
débiles y los vencidos. La misericordia era debilidad. Bueno era lo que era
bueno para Roma. Júpiter reinaba. Roma era eterna.

Es imposible para nosotros comprender la sangre que cubría el piso de


esta antigua arena. Tito celebró la inauguración del Coliseo con cien días de
juegos. Cuando el último día llegó a su fin, más de cinco mil animales

2
fueron asesinados por "cazadores" ante los aplausos de la multitud sedienta
de sangre. Cada tarde, los combates de gladiadores entretenían a los
espectadores, todos terminando con sangre. algunos con la muerte.

El Coliseo no fue el primer escenario romano diseñado para la


glorificación del gore. A poca distancia del Coliseo se encuentra el sitio
donde se encuentra el Circo de Nerón.

3
una vez de pie. Fue aquí, solo unos años antes de la construcción del
Coliseo, donde tuvo lugar la primera persecución de cristianos patrocinada
por el estado. Fue en el Circo de Nerón donde los cristianos fueron
alimentados por primera vez con leones y obligados a luchar contra las fieras.
Según la tradición, fue en el Circo de Nerón donde fue crucificado el apóstol
Pedro. Tácito, un senador romano del siglo II convertido en historiador,
documentó la costumbre de Nerón de hacer envolver a los cristianos en pieles
lo último que habría esperado ver. Colgada en el arco de la puerta del
emperador hay una enorme cruz de madera.

Nadie me avisó. Peor aún, nadie más pareció darse cuenta. De hecho,
como he compartido esta historia con amigos que han visitado el Coliseo,
ninguno de ellos recuerda haber visto esa cruz. Pero cada persona que ingresa
al Coliseo camina directamente debajo de él. Cuando me encontré con nuestra
guía italiana, interrumpí su conferencia y le pregunté de dónde venía la cruz.
Miró hacia atrás y me di cuenta por su expresión que nunca lo había notado
antes. Y por supuesto, no lo había hecho. Para ser justos, debo hacerle saber
que lo único que hay más en Roma que autos y cámaras son cruces. Están por
todas partes. Entonces, para el turista promedio, la cruz que colgaba sobre la
puerta del emperador en el Coliseo Romano era solo una cruz más. Pero ese
no fue el caso de este turista. Fue, y sigue siendo, la cruz más significativa que
he visto en mi vida.

Cuando regresé a nuestro hotel, me conecté a Internet y descubrí que el


Papa Benedicto XIV hizo colocar la cruz allí en el siglo XVIII. En ese
momento, el Coliseo se había deteriorado terriblemente. Todo lo de valor
había sido robado. Todos los adornos de cobre y latón hacía tiempo que
habían sido desmantelados y utilizados para otros fines. Los vagabundos
vivían en el nivel inferior abandonado. Como medida de seguridad, los
urbanistas decidieron demoler toda la estructura. Para evitar que eso suceda,
el Papa Benedicto XVI declaró al Coliseo un monumento sagrado dedicado al
sufrimiento de Cristo. Como parte de su declaración, encargó la construcción
de una cruz que se colgaría sobre la puerta del emperador para conmemorar a
los mártires cristianos.
MÁS EXTRAÑO QUE LA FICCIÓN

Cuando vi la cruz en el Coliseo, me sobrecogió la comprensión de que el


evangelio es poder de Dios. El contraste era asombroso. Aquí había dos
símbolos que representaban dos reinos. El reino de este mundo y el reino de
Dios. Y al final, prevaleció el reino de Dios en Cristo.

El Imperio Romano ya no existe.


El Coliseo es una atracción turística.
Un símbolo que una vez representó el tipo de muerte más horrible,
representa la vida eterna.

En todos lados.
Cuando escucho a cristianos y líderes de la iglesia en los Estados Unidos
quejarse de los obstáculos que enfrenta la iglesia hoy, no sé si reír o llorar.
¿Obstáculos? ¿Seriamente? ¿Qué tipo de obstáculos? Cuando se comparan
con los desafíos insuperables que enfrentan los creyentes del primer y
segundo siglo, nuestros obstáculos son ridículos. ¿La secularización de
América? ¿Decadencia moral? ¿Pérdida de la libertad religiosa? ¿La mala
caracterización de Hollywood de los cristianos?

¿Eso es?
Imagínese expresar esas quejas a un puñado de cristianos romanos del
primer siglo acurrucados en la habitación trasera de un apartamento del
segundo piso leyendo una porción del Evangelio de Mateo a la luz de una
vela, el único trozo de Escritura que poseían. Imagínese transportar a la gente
que ha abandonado la fe por todas las razones modernas equivocadas en el
tiempo a esa era angustiosa de la historia de la iglesia. Imagínense cuán
huecos, superficiales o completamente absurdos sonarían sus argumentos
para los seguidores de Jesús que nunca habían poseído ninguna porción de las
Escrituras pero que se sentaron bajo las enseñanzas del mismo apóstol Pedro.
violencia. Estaban rodeados por él. Además, el mensaje de Jesús contrastaba
con los métodos violentos y sangrientos del imperio y el templo.

¿Cómo responderían nuestros viajeros del tiempo a una versión de la fe


que no tuviera nada que ver con el relato de la creación o la historia de los
judíos? Imagínese su sorpresa cuando descubrieron que estas personas
extraordinarias eligieron seguir a Jesús porque él ofreció la vida eterna y
resucitó de entre los muertos para autenticar su derecho a hacer una oferta tan
escandalosa. Y creyeron esto, no porque se lo dijera un libro, sino porque se
lo dijo el mismo apóstol Pablo.

Pero basta de imaginar.


¿Cómo responderíamos?
¿Cómo responderías?
Esto no es ficción. Esta es la historia real y verificable de su fe. ¿Cómo se
mantendría su versión de la fe bajo el escrutinio de esa generación de
cristianos en su mayoría analfabetos pero tan valientes? Una generación de
seguidores de Jesús cuya fe comprobada alimentó su convicción de que los
documentos que documentaban las palabras y obras de Jesús debían ser
protegidos a toda costa porque el suyo era un mensaje para todas las
generaciones.

Así que sí, una vez existió una versión de nuestra fe que descansaba de
manera segura en un solo evento sin precedentes: la resurrección. Esa es la
versión que te invito a adoptar. La versión original. La versión soportable,
defendible, del nuevo pacto, del nuevo comando.

Entonces, ¿por qué no todo el mundo en Estados Unidos va a la iglesia?


Tal vez sea porque nuestra versión moderna de la fe es fácil de resistir y,
por lo tanto, fácil de descartar.
Y a aquel que es poderoso para hacer todas las cosas mucho más
abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder que
actúa en nosotros, a él sea la gloria en la iglesia en Cristo Jesús por todas
las edades, por los siglos de los siglos.

Amén.5
NOTAS

Chapter 1: La nueva versión americana estándar


1. Karen Armstrong, Fields of Blood: Religion and the History ofViolence
(Nueva York: Anchor, edición reimpresa de 2015), 149.
2. Lucas 23:4.
3. Véase Mateo 27:18.
4. Juan 11:47-48.
5. Hechos 17:24.
6. Hechos 17:30.
7. Marcos 2:22.

Chapter 2: Globalizarse
1. Curiosamente, Eugene Peterson traduce Génesis 12:2 (MSG): “Te haré
famoso”.

2. Génesis 12:2-3.
3. Éxodo 20:2.
4. Éxodo 20:3.
5. Éxodo 24:3: “Cuando Moisés fue y le contó al pueblo todas las palabras
y leyes del Señor, respondieron a una voz: 'Todo lo que el Señor ha
dicho, haremos'”.

6. Éxodo 20:4-5.
7. Éxodo 24:3.
8. Éxodo 32:1.
9. Éxodo 32:2-4.
10. Éxodo 40:34-35.
11. Éxodo 34:27.
12. Éxodo 19:4-6.
13. Para un tratamiento excelente del dilema moral y ético asociado con la
conquista de Canaán por parte de Israel, recomiendo el libro de Paul
Copan ¿Es Dios un monstruo moral? (Panadero, 2011).

14. 1 Samuel 8:20.


15. Véase Deuteronomio 17:14-20, donde Moisés anticipa el deseo final de
la nación por un rey, así como las trampas potenciales de la amonarquía.

16. 1 Samuel 8:7-9.


17. 1 Samuel 8:19
18. 1 Samuel 8:20.

Chapter 3: Rabieta del templo


1. Como lo tradujo el profeta Eugene H. Peterson, 2 Samuel 7:2,
TheMessage.

2. 2 Samuel 7:3.
3. 2 Samuel 7:6-7.
4. 2 Samuel 7:8-17.
5. 2 Samuel 7:9.
6. 1 Reyes 9:8.
7. En ese momento, todo lo que tradicionalmente se albergaba en el lugar
santísimo había sido robado, escondido o había disminuido con el
tiempo.

8. 1 Reyes 8:6.
9. 1 Reyes 8:10-11.
10. 1 Reyes 11:3.
11. 1 Reyes 11:5.
12. 1 Reyes 9:8.
1. Isaías 49:6.
Chapter 4:49:6.
2. Isaías dividirse
3. Esdras 3.
4. Esdras 3:12.
5. Hageo 2:3-7.
6. Hageo 2:9.
7. En la Biblia hebrea, Malaquías es el texto final de la segunda división,
titulado Neviim, que significa Profetas.

8. Malaquías 1:10.
9. Malaquías 3:1.
10. Gálatas 4:4-5.
11. Mateo 1:20-23.

Chapter 5: Recentrando el Universo


1. Mateo 12:6.
2. Josefo afirma que decenas de miles se reunieron para protestar por la
profanación del templo.

3. Josefo, Antigüedades de los judíos, 389.


4. Mateo 23.
5. Mateo 23:33.
6. Dora Askowith, La tolerancia y persecución de los judíos en el Imperio
Romano: Parte 1 (Andesite Press, Nabu Public Domain Reprints, 2017),
52-53.
7. Josefo, Antigüedades 18.313.
8. Aparentemente, el sacrilegio de esta decisión pasó desapercibido para
los tesoreros del templo. El siclo de Tiro estaba impreso con la cabeza
de una deidad pagana en un lado y un águila, una imagen tallada, en el
otro. A pesar de esto, el shekel de Tiro era la única moneda permitida.

9. Marcos 13:1.
10. Mateo 24:2.
11. Mateo 24:3.
12. Lucas 21:20-21.
13. Lucas 21:20-21.
14. Lucas 21:20-21.
15. Lucas 21:23.
16. Josefo, Guerras judías.
17. Lucas 21:24.
18. Mateo 24:2.

Sección 2 Introducción
1. Juan 1:29-31.
2. Mateo 4:12-13: “Cuando Jesús oyó que Juan había sido encarcelado, se
retiró a Galilea. Dejando Nazaret, se fue y habitó en Capernaum, que
estaba junto al lago. . .”

Chapter 6: Movimiento nuevo


1. Mateo 16:13.
2. Mateo 16:14.
3. Mateo 16:15-16.
4. Mateo 16:17-18.
5. Hechos 19:28-29.
6. Hechos 19:32 LBLA.
7. Hechos 19:32 LBLA.
8. El término ekklesia aparece en la Septuaginta, la traducción griega de
las Escrituras Hebreas; nuestro Antiguo Testamento. Allí se usa para
describir la asamblea de los antiguos israelitas. Los judíos que vivían
fuera de Judea adoraban en las sinagogas locales. Estas reuniones se
denominaron asekklesias.
9. Es ampliamente aceptado que Jesús hablaba arameo. Se supone que el
griego ekklesia es el equivalente del término arameo que usó Jesús en su
declaración original.
10. Hechos 24:14.
11. Geoffrey W. Bromiley, The International Standard BibleEncyclopedia,
Revisado, vol. 2 (Grand Rapids: Eerdmans, 1988, 2002), 85.
12. Las Sagradas Escrituras de Tertuliano; Una Respuesta a los Judíos,
Capítulo VII: La Cuestión de Si Cristo Vendrá Recogido.

Chapter 7: Acuerdo nuevo


1. Juan 8:59; 10:31.
2. Lucas 22:14-19.
3. Lucas 22:20.
4. Jeremías 31:31-32.
5. Jeremías 31:34.
6. Deuteronomio 13:6-10.
7. Hechos 15.
8. 1 Corintios 9:19-23.

Chapter 8: Tu primer vistazo al buen libro


1. Véase Malaquías 4:1-5.
2. sv 6ia0nKn, Un léxico griego-inglés del Nuevo Testamento, 3.ª edición
(Chicago: University of Chicago Press, 2000).
3. sv, •“Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon (Peabody,
Mass.: Hendrickson, edición reimpresa de 1996).
4. 2 Crónicas 7:14.
5. Véase Deuteronomio 21:18-21.
6. Claus Westermann, Génesis 12-36: Un comentario (Minneapolis:
Augsburg, 1981), 225.
7. Génesis 15:9-10.
8. Génesis 15:17.
9. Lucas 22:20.
10. Hebreos 7:22.
11. Hebreos 8:6.

Chapter 9: La biblia segun jesus


1. Gálatas 4:4-5.
2. Mateo 5:38.
3. Deuteronomio 19:21.
4. Mateo 5:39-41.
5. Mateo 5:43-45a.
6. Mateo 5:27-28.
7. Mateo 5:17.
8. Mateo 5:18.
9. Lucas 4:20-21.
10. nAnpow, Un léxico griego-inglés del Nuevo Testamento, 3ra edición.
11. John Piper, Una gloria peculiar: cómo las Escrituras cristianas revelan
su completa veracidad (Wheaton, Ill.: Crossway, 2016), np.
12. Piper, Una gloria peculiar.
13. Véase Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21.
14. ES DECIR, AEM:para completar una actividad o proceso, poner fin,
terminar, completar, Un léxico griego-inglés del Nuevo Testamento,
3ra edición.

Chapter 10: Hogareños


1. Mateo 28:18-20.
2. Hechos 9:15.
3. Hechos 9:20-22.
4. La conversión de Pedro suele estar fechada entre los años 35 y 40.
Podría haber sido hasta el 45.

5. 2 Macabeos 7.
6. Hechos 10:14.
7. Hechos 10:28.
8. Hechos 10:34-35.
9. Hechos 10:45.
10. Hechos 11:2-3.
11. Hechos 11:17.
12. Hechos 11:18.
13. Hechos 15:1.
14. Hechos 15:2.
15. Hechos 15:5-6.
16. Hechos 15:4.
17. Hechos 15:7-8.
18. Hechos 15:10.
19. Hechos 15:11.
20. Hechos 15:19.
21. Hechos 15:20.
22. Hechos 15:21.
23. Éxodo 20:13.
24. Éxodo 20:15.
25. Hechos 15:23-29.
26. Hechos 15:30-31.
27. Ver Levítico 17-18.
28. Levítico 17:10.
29. Algunos comentaristas creen que “inmoralidad sexual” era una
referencia a las prohibiciones morales enumeradas en Levítico 18:6-24.
Pero la mayoría de estos comportamientos prohibidos ya estaban
prohibidos en la cultura romana del primer siglo. (Véase 1 Corintios
5:1 y Levítico 18:8.) Además, las prohibiciones levíticas suponen la
poligamia, que estaba mal vista en la cultura romana del primer siglo.
Que el Concilio de Jerusalén insistiera en que los gentiles se adhirieran
a esta parte de la ley levítica era innecesario y potencialmente
insultante. Pablo, siguiendo el ejemplo de Jesús, planteó la exclusión
del comportamiento sexual. Véase el tratamiento de Craig S. Keener de
la porneia en Acts: An Exegetical Commentary, Volumen 3 (Grand
Rapids: BakerAcademic, 2015), 2271.

30. Hechos 15:35.


31. Véase Juan 17.
32. Mateo 5:19.
33. Mateo 5:17.
34. Marcos 13:2.

Chapter 11: El Apóstol Apopléctico


1. Efesios 3:6.
2. Romanos 7:4.
3. Éxodo 20:14.
4. Romanos 7:6.
5. 1 Corintios 6:19.
6. Romanos 7:6.
7. naAaiOTn^, Léxico griego-inglés del Nuevo Testamento, 3.ª edición.
8. 2 Corintios 3:14.
9. Gálatas 1:6-7.
10. Gálatas 1:8.
11. Gálatas 1:9.
12. Gálatas 3:7-9.
13. Gálatas 3:19.
14. Gálatas 3:24-25.
15. Gálatas 5:2-3.
16. Gálatas 5:9.
17. Gálatas 5:12.
18. anoKoniw: cortar para hacer una separación, cortar, Un léxico
griego-inglés del Nuevo Testamento, 3ra edición.
19. Hechos 9:1-2.
20. 1 Samuel 27:8-9.
21. 2 Corintios 3:6.

Chapter 12: Obsoleto-r que nunca


1. Hebreos 8:6.
2. Hebreos 8:7.
3. Hebreos 8:13.
4. Hechos 9:2.
5. Turquía moderna.

Chapter 13: nuestro viejo amigo


1. Ver Gálatas 5:4.
2. Filipenses 2:6.
3. Filipenses 2:7-8.
4. Véase Hebreos 8:6.
5. NIV 2011 traduce Seol como “reino de los muertos”. Ver
Deuteronomio 32:22.
6. 2 Samuel 12:23.
7. 1 Corintios 10:11
8. Romanos 15:4-5.
9. 2 Timoteo 3:16.
10. Véase Mateo 5:19.
11. NT Wright, The Climax of the Covenant (Minneapolis: Fortress,
1991), 181.

Sección 3 Introducción
1. Éxodo 20:2-6.
2. Josué 1:8.

Chapter 14: Tendencias horizontales


1. Mateo 5:23-24.
2. Mateo 22:15.
3. Mateo 22:29.
4. Mateo 22:33.
5. Mateo 22:34-35.
6. Mateo 22:36.
7. Mateo 22:37-38; ver también Deuteronomio 6:5.
8. Mateo 22:39.
9. Levítico 19:18.
10. Mateo 22:40.
11. Kpepavvupi, Un léxico griego-inglés del Nuevo Testamento, 3.ª
edición.
12. Mateo 22:40, Comentario exegético de Zondervan.
13. Levítico 19:18.
14. Lucas 10:25.
15. Lucas 10:26.
16. Lucas 10:27.
17. Lucas 10:28.
18. Lucas 10:29.
19. Lucas 10:29.
20. Lucas 10:30.
21. Lucas 10:33.
22. Lucas 10:34.
23. Lucas 10:35.
24. Scot McKnight, Few and Far Between: The Life of a Creed
(BrillOnline Books and Journals).
25. Lucas 10:36.
26. Lucas 10:37.

Chapter 15: Un nuevo comando


1. Juan 13:33.
2. Juan 13:34.
3. Mateo 22:37-40.
4. Ver Lucas 7:48-49 y Lucas 5:21-22.
5. Juan 13:34.
6. Juan 13:34.
7. Juan 13:34.
8. Juan 13:35.
9. Véase Juan 13:15.
10. Filipenses 2:5-8.
11. Juan 13:35.
12. Juan 13:36.

Chapter 16: Pablo y la ética irresistible


1. Véase 1 Corintios 7:12.
2. Efesios 4:31-32.
3. Efesios 5:1-2.
4. Efesios 5:3.
5. Efesios 5:8.
6. Gálatas 5:12.
7. Gálatas 5:13.
8. Gálatas 5:14.
9. Gálatas 5:6.
10. Gálatas 5:6, Comentario exegético de Zondervan.
11. Véase Santiago 2:14-17.
12. Filipenses 3:4-6.
13. Filipenses 3:7.
14. Filipenses 3:8.
15. Filipenses 3:9.
16. Filipenses 2:3-4.
17. Filipenses 2:5.
18. Filipenses 2:5.

Chapter 17: Es mutuo


1. Efesios 5:22.
2. Efesios 5:21.
3. Efesios 5:25.
4. Mateo 19:3.
5. 1 Pedro 3:7.
6. Juan 15:12 LBLA.
7. Gálatas 5:6.

Chapter 18: Ni siquiera lo pienses


1. 1 Juan 1:1.
2. 1 Juan 1:2.
3. 1 Juan 1:3.
4. 1 Juan 4:8.
5. 1 Juan 4:16.
6. Juan 14:9.
7. 1 Juan 2:3.
8. 1 Juan 2:4.
9. 1 Juan 2:5.
10. 1 Juan 2:7.
11. 1 Juan 2:7.
12. 1 Juan 2:8.
13. 1 Juan 2:9.
14. 1 Juan 2:10.
15. 1 Juan 2:11.
16. 1 Juan 2:2.
17. 1 Juan 4:11.
18. Juan 1:14.
19. 1 Juan 4:20.
20. 1 Juan 3:16, 18.
21. 1 Juan 4:20.

Chapter 19: Una pregunta mejor


1. Véase 1 Juan 2:7.
2. Éxodo 20:12.
3. Ver Gálatas 5:22-23.
4. 1 Corintios 13:1.
5. Véase 1 Juan 2:20, 27.
6. 1 Corintios 13:2.
7. 1 Corintios 13:3.

Chapter 20: Lo que el amor requería de mí


1. 1 Corintios 6:19 NVI.
2. CS Lewis, The Weight of Glory and Other Addresses (Nueva York:
HarperCollins, 2001, primera edición en rústica).
3. Gálatas 6:1.
4. “¿Cuál de estos tres crees que fue prójimo del hombre que cayó en
manos de los ladrones?”

5. Romanos 5:6-8.
6. 1 Corintios 13:9-10.
7. 1 Corintios 13:12.
8. 1 Corintios 13:8.
9. 1 Corintios 13:13.

Sección 4 Introducción
1. 1 Pedro 3:15.
2. 1 Pedro 3:15.
3. 1 Pedro 3:16.

Chapter 21: Dorothy tenía razón


1. “Los no afiliados”, Estudio del panorama religioso de 2014, 12 de mayo
de
2015,http://www.pewforum.org/religious-landscape-study/religious-tra
dition/unafiliad-religious-nones/
.
2. John O'Sullivan, “Cristianismo, poscristianismo y el futuro de
Occidente”, National Review, 14 de diciembre de 2013,
http://www.nationalreview.com/article/366263/our-post-christian-socie
ty-john-osullivan
.
3. Grupo Barna, “Estado de la Iglesia 2016”, Barna, 15 de septiembre de
2016,https://www.barna.com/research/state-church-2016/#.V9y4z5Mr
KRt.
4. Steve Green y Todd Hilliard, La Biblia en América (Oklahoma
City:DustJacket Press, 2013), pág. 8.
5. La Biblia en América, 56-58.
6. La Biblia en América, 89.
7. Hechos 4:29-30.

Chapter 22: Personas que llaman


1. “Por qué los 'nones' de Estados Unidos dejaron atrás la religión”,
Michael Lipka, Factank, 24 de agosto de 2016.

2. 1 Corintios 1:22-23.
3. 1 Corintios 2:2.
4. Véase Mateo 5:17; 11:13; 22:40.
5. Hechos 24:14.
6. También había una designación triple en uso en ese momento. Lucas
24:44: “Es necesario que se cumpla todo lo que está escrito de mí en la
ley de Moisés, en los Profetas y en los Salmos”.

7. Véase Romanos 7:6; 2 Corintios 3:14; Hebreos 8:6.


8. TQq naAaiaq 6ia0qKn^ PipXia.
9. De la disculpa dirigida a Marco Aurelio Antonino.
http://www.earlychristianwritings.com/text/melito.html.
10. Alrededor del año 180 d.C.
11. Lucas 1:1-5 NVI.
12. 1 Pedro 3:15.
13. Richard Dawkins, The God Delusion (Nueva York: Bantam, 2006), 51.
14. Sam Harris, Carta a una nación cristiana (Nueva York: Bantam, 2007),
67.
15. Dawkins, El engaño de Dios, 268.
16. Harris, Carta a una nación cristiana, 4.
17. Ver Hechos 4:13.

Chapter 23: Lo primero es lo primero


1. Juan 6:66.
2. Juan 6:68-69.
3. “La muerte fue arrestada” (Atlanta: North Point Publishing, 2015).

Chapter 24: la biblia dice


1. El erudito bíblico FF Bruce señala que Crisóstomo parece ser el primer
escritor (en sus homilías sobre Mateo, pronunciadas entre 386 y 388) en
usar la frase griega ta biblia ("los libros") para describir juntos el
Antiguo y el Nuevo Testamento. El Canon de las Escrituras (Downers
Grove, Ill.: IVP Academic, 1988), 214.

2. 2 Timoteo 3:16.
3. 2 Pedro 1:21.
4. 2 Timoteo 3:16. Por “Escritura”, Pablo se refería con toda probabilidad
a las Escrituras judías.

5. Atanasio, Carta 39.


6. Bob Seger, “Movimientos nocturnos”.
7. Deuteronomio 24:1-3.
8. Deuteronomio 24:16.
9. Sí, la Biblia contiene más de dos pactos, pero como nuestras Biblias en
inglés están organizadas en torno a dos, pensé que era mejor dejarlo ahí
por
ahora. Pero buena captura!
10. Levítico 20:10.
11. Deuteronomio 22:20-21.
12. 1 Corintios 9:19.
13. 1 Corintios 9:20-23.
14. Hechos 13:23.
15. Hechos 13:30-31.
16. Hechos 13:32-33.
17. Hechos 13:38-39.
18. Hechos 17:18.
19. Hechos 17:22.
20. Éxodo 20:4.
21. Mateo 10:16.
22. Hechos 17:31.
23. Hechos 17:32-33.

Conclusión
1. También escrito Coliseo.
2. Algunas estimaciones sitúan el número total de animales muertos en
más de 10.000.
3. Circo en el sentido antiguo. Por lo general, se trataba de una arena sin
techo de forma ovalada rodeada de gradas de asientos. Se utilizó
principalmente para eventos competitivos como carreras de caballos y
carreras de carros.

4. Tácito, The Annals, Libro 15, capítulo 44.


5. Efesios 3:20-21.
Estudio de video irresistible
Recuperando lo Nuevo que Jesús Desató para el Mundo

andy stanley

Érase una vez 3cal allíExistía una versión de nuestra fe digna de ser vivida
y muriendo
porque, algo que el mundo encontró irresistible. Hombres y mujeres lo persiguen a riesgo de
persecución, pérdida de trabajo y desalojo de sus hogares, templos y sociedad.

¿Qué pasaría si realmente siguiéramos su ejemplo? Tal vez cambiaría la forma en que
leemos la Biblia. Tal vez nos ayudaría a entender nuestra propia fe y lo que creemos. Quizás
cambiaríamos el mundo otra vez.

En este estudio de video de seis sesiones (las descargas de DVD/videoo se venden por
separado). El pastor y autor Andy Stanley muestra cómo la llegada de Jesús señaló que el
Antiguo Testamento se cumplió y sus leyes se redujeron a un solo verbo, el amor, para ser
aplicado a Dios, al prójimo y al enemigo. Entonces, ¿qué se requiere si queremos seguir el
ejemplo de Jesús? y radicalmente amor? la gente que nos rodea? Casi siempre sabemos la
respuesta. La parte difícil es realmente hacer lo que requiere el amor.
¡Las sesiones incluyen!
1. Simplemente Resistible
2. Acuerdo nuevo
3. La biblia segun jesus
4. La ética irresistible
5. ¿Qué requiere el amor de mí?
6. lugar
En ANuevo enfoque más para hacer que el cristianismo sea más interesante, debemos
de esforzarnos
recuperar lo que una vez hizo que la fe en Jesús fuera irresistible para el mundo.
Disponible entiendas y en línea!

7ONDERVÄN
. COmetro
Profundo y ancho
andy stanley
PROF
UNDO
La visión ganadora de premios y de mayor venta de Andy Stanley para la iglesia local ahora
está disponible en tapa blanda. El nuevo contenido adicional incluye una guía de estudio,
ayuda del personal de la iglesia y una entrevista con Andy sobre las preguntas
j/''jr más frecuentes
sobre Deep and Wide.

ANCH
ANDY STANLEY

Con sorprendente franqueza y transparencia, el pastor Andy Stanley explica cómo una de

O
las iglesias más grandes de Estados Unidos comenzó con un divorcio de alto perfil y una
división de la iglesia.

pero eso es soloel principio . . .


Deep and Wide proporciona a los líderes de la iglesia una mirada profunda a la Iglesia
Comunitaria de North Point y su estrategia para crear iglesias a las que a las personas sin
iglesia les encanta asistir.

Disponible entiendas y on/ine!

ZONDERVAN
-com
Yendo profundo y ancho
Una guía complementaria para iglesias y líderes

andy stanley

Todos los domingos la gente entra a su iglesia y decide si regresará la semana siguiente antes
de que el predicador abra la boca. Muchas de esas personas no saben

qué hacer con Jesús. Dudan en estar en la iglesia, no están seguros de pertenecer. Pero por
todas partes en las páginas de las Escrituras, vemos algo extraordinario.

A las personas que no se parecían en nada a Jesús les gustaba Jesús»


¿No debería ser así también para la iglesia?
En Going Deep ctnoi Wide, Andy Stanley presenta un modelo y ofrece pasos prácticos para
ayudarlo a descubrir lo irresistible en su iglesia. Cada sección incluye materiales de discusión
que lo guían más profundamente en el contenido de Deep and Wide e invitan a conversaciones
sobre cómo aplicar lo que ha aprendido.

¡Disponible en miradas y en línea!

SzONDERVAN'
■■. eom
Cómo ser rico
ANDY YTANI FY
No es lo que tienes.
es lo que haces con
Que tienes.

SER RICO
andy stanley

ir sAHv ffu en
Probablemente no te sientas rico. Rich es el otro tipo. Rich tiene más que tú actualmente

tener. Pero puedes ser rico y no sentirlo. Y ese es el problema. Andy Stanley está convencido
de que la mayoría de nosotros somos más ricos de lo que pensamos. Simplemente no somos
muy buenos en eso. Una cosa es SER rico. ¡Andy quiere que seamos BUENOS en eso!

Incluye guía de discusión en video.

' Wow to Be Rich establece los primeros principios para llevar ese ioacf, asegurándose de que su
riqueza siga siendo una bendición no solo para usted, sino también para su familia y comunidad para
las generaciones venideras,'1
DAVE RAMSEY, autor superventas del New York Times y presentador de programas de radio

¡Disponible en tiendas y online!

0ZONDEPVAN'
.com

También podría gustarte