Está en la página 1de 2

Dorcas, una discípula fiel

En un milagro que inspiró y estimuló grandemente a la Iglesia apostólica, una mujer


fue resucitada. ¿Acaso este maravilloso portento nos ha hecho pasar por alto
una lección muy importante que todos debemos aprender?
Por Joan Osborn

E n la ciudad de Jope, Dorcas (o Tabita) esta-


ba gravemente enferma. Los demás discí-
pulos, y tal vez aun los médicos, hacían
todo lo que podían por ella. Sin embargo, a pe-
sar de todos sus esfuerzos, Dorcas murió. Prepa-
muchos e hizo que muchos otros llegaran a
creer en Jesucristo. Sin embargo, para nosotros
en la actualidad tiene más importancia el ejem-
plo extraordinario que ella nos dejó con su for-
ma de vivir y de comportarse.
raron su cuerpo para enterrarlo y lo pusieron en En Hechos 9:36 vemos que Dorcas era una
una sala. Según lo que podemos deducir del re- discípula fiel que “abundaba en buenas obras y
lato que se encuentra en Hechos 9:36-42, todo en limosnas que hacía”. Su ejemplo era tan so-
esto sucedió muy rápidamente. bresaliente que Dios inspiró a Lucas para que lo
Los hermanos de Jope estaban muy compun- incluyera en el libro de los Hechos.
gidos y tristes con este acontecimiento. Como En cuanto Pedro llegó a la casa, todas las viu-
sabían que el apóstol Pedro estaba en das le rodearon y le mostraron las
Lida, una ciudad muy túnicas y los vestidos que Dorcas
cerca de Jope, enviaron les había hecho. Esto
a llamarlo, quizá con la es- nos permite darnos
peranza de que él pudiera cuenta de qué clase de
llegar a tiempo para el cristiana era Dorcas. Ella era
funeral. O tal vez, cono- una persona conocida por
Todos tenemos talentos. ciendo acerca del milagro actuar conforme a sus
Algunos tienen habili- que por medio de él se ha- creencias y principios,
dades manuales muy bía realizado en Lida, al- ayudando a todos los que
bergaban la esperanza de la rodeaban.
especiales como Dorcas. que algo semejante pudie- Dorcas se dedicaba a
Pero aparentemente ella ra suceder también en Jope (Hechos 9:32-35). servir a sus semejantes en muchas formas. Ima-
Cualesquiera que hayan sido sus pensamientos, ginémonos cuánto tiempo invertía en ayudar a
tenía además otro talen- lo que leemos en el relato es que efectivamente otros. En aquella época coser vestidos y túnicas
to que todos nosotros po- el apóstol Pedro vino a Jope y fue el instrumen- era una labor ardua que requería de mucho
demos cultivar también: to por medio del cual Dios levantó de la muerte tiempo. Las máquinas de coser todavía no exis-
a Dorcas en un portentoso milagro. tían y todo el trabajo de cortar y de coser tenía
la capacidad de prestar Este suceso inspirador ocurrió poco tiempo que hacerse a mano (esto, suponiendo que se tu-
atención y escuchar a después de la conversión de Saulo en el camino viera dinero para comprar la tela).
los demás cuando ellos a Damasco, cuando apenas la Iglesia estaba co- No sabemos todos los detalles a este respecto.
menzando. El milagro de la resurrección de ¿Acaso Dorcas también tenía que hilar y tejer la
necesitan hablar de sus Dorcas “fue notorio en toda Jope, y muchos cre- tela? Cualquiera que haya sido el caso, el hecho
preocupaciones y com- yeron en el Señor”. es que Dorcas estaba dando de su tiempo a todas
partir con nosotros Este milagro fue muy significativo para la aquellas personas a las que les cosía vestidos.
Iglesia apostólica. Después de su resurrección, Ella entendía realmente lo que significa ser un
sus cargas. muchas personas pudieron conversar con Dor- sacrificio vivo (Romanos 12:1), y por eso daba
cas y darse cuenta de que en realidad estaba algo que era muy valioso para ella: su tiempo.
viva. Ella era un testimonio viviente del poder y
Otro talento sobresaliente
la verdad de Dios.
¿Qué acerca de su talento? Al fin y al cabo no
Un ejemplo para los cristianos
Ilustración por Krisi Skinner

todas las personas pueden coser. Muy pocas po-


El relato bíblico acerca de este episodio man- seen la paciencia requerida para llegar a conver-
tiene vivo el recuerdo de esta mujer ejemplar, a tirse en una buena costurera. Tal parece que las
la vez que es un testimonio de la obra que Dios viudas que le mostraron a Pedro las túnicas y los
estaba realizando en la Iglesia de aquella época. vestidos que Dorcas les había hecho estaban
La resurrección de Dorcas fortaleció la fe de Continúa en la página 16
Mayo-Junio de 1998 7
en la carne; para que la justicia de la ley mos tener con Cristo. Veamos algunos el camino de Dios, que es amor, en todo
se cumpliese en nosotros, que no anda- mandamientos directos: “Poned la mira lo que piensen, digan y hagan.
mos conforme a la carne, sino conforme en las cosas de arriba . . . Haced morir, En Romanos 8:19 se nos dice que “el
al Espíritu”. pues, lo terrenal en vosotros . . . dejad anhelo ardiente de la creación es el
Cuando somos perdonados por medio también vosotros todas estas cosas . . . ha- aguardar la manifestación de los hijos de
de Jesucristo, todos nuestros pecados pa- biéndoos despojado del viejo hombre con Dios”. Aquí el apóstol Pablo nos habla
sados son borrados. Somos justificados sus hechos” (vers. 2-9). del resultado final del nuevo pacto. Ha-
(somos hechos justos, o perdonados) por Si dependemos únicamente de nuestra brá muchos hijos e hijas de Dios que per-
gracia mediante la fe. Pero la obra de propia capacidad física y mental no po- mitirán que Cristo obre en ellos por me-
Cristo no termina ahí, sino que por medio dremos cumplir con estas exhortaciones. dio del Espíritu Santo y serán conocidos
del Espíritu que mora en nosotros pode- Debemos mantenernos en una estrecha e cuando él retorne.
mos cambiar nuestra mente carnal y estar íntima relación con Jesucristo y someter Los Diez Mandamientos, que fueron
sujetos a Dios obedeciendo su ley. todos nuestros pensamientos a él, para escritos en tablas de piedra hace muchos
Jesucristo obra en nosotros por medio que entonces “la justicia de la ley” se siglos, serán parte fundamental del carác-
del Espíritu Santo y nos ayuda a vencer el cumpla (2 Corintios 10:5; Romanos 8:4). ter de todas aquellas personas que reciban
pecado. Su labor en el nuevo pacto es el don de la vida eterna. Jamás volverán a
El anhelo ardiente de la creación
crear un “hombre nuevo” en nosotros pecar contra Dios y no harán mal a sus se-
para que podamos despojarnos del “viejo El nuevo pacto es mucho mejor por- mejantes ni dañarán ninguna parte de la
hombre”: nuestra antigua y pecaminosa que el camino de Dios, tal como lo des- creación. Muchos hijos e hijas de Dios se-
forma de vivir (Colosenses 3:5-10). criben los Diez Mandamientos, viene a rán coronados de gloria (Hebreos 2:10).
Algunas personas suponen que Jesu- ser parte de nuestro ser. A las personas Sin lugar a dudas, el nuevo pacto es
cristo hace todo por nosotros. ¿Acaso po- que tengan escritas estas leyes en su mucho mejor, pues nos ofrece un mejor
demos sentarnos tranquilamente en un mente y en su corazón, se les prometen sacerdocio (Hebreos 7), mejores prome-
cómodo sillón espiritual sin hacer nada? no sólo las bendiciones físicas del anti- sas (Hebreos 8:6) y una mejor esperanza
En el capítulo 3 de Colosenses leemos guo pacto sino también la vida eterna. (Hebreos 7:19): ¡la de la vida eterna en el
acerca de la estrecha relación que debe- Entonces podrán manifestar eternamente Reino de Dios! BN

Dorcas
Viene de la página 7
de sus manos al menesteroso”. Muchas Dorcas dio de su tiempo y de sus talen-
veces la persona que necesita nuestra tos, a la vez que brindó su afectuoso cui-
atención requiere tan sólo una llamada te- dado a los demás. Por eso quedó para
muy contentas y orgullosas con ellos. Se- lefónica, una visita o una carta. siempre en la historia como alguien que
guramente estaban muy bien cosidos. “abundaba en buenas obras”. El apóstol
La pérdida de una amiga
Ella tenía esta habilidad y la aprovechaba Santiago nos enseña que la fe se demues-
para servir a otros. Los discípulos que mandaron llamar a tra por las obras y que la fe sin obras está
Todos tenemos talentos. Algunos can- Pedro le imploraron que viniera pronto. muerta; no le sirve a nadie. La fe de Dor-
tan o tocan un instrumento musical; otros Las viudas estaban llorando cuando Pe- cas fue demostrada por las buenas obras
pintan o dibujan. Algunos tienen habili- dro llegó. Era obvio que las personas en que ella realizó sirviendo a los demás.
dades manuales muy especiales como Jope amaban a Dorcas. Ella los había El mundo es un lugar muy ocupado y la
Dorcas. Pero aparentemente ella tenía amado a ellos también y los había servido vida es cada vez más complicada. Parece
además otro talento que todos nosotros con generosidad, amabilidad y preocupa- que todas nuestras energías se nos fueran
podemos cultivar también: la capacidad ción genuina por su bienestar. tratando simplemente de sobrevivir un día
de prestar atención y escuchar a los de- Un escritor la describe de esta manera: más. Pero todos necesitamos recordar el
más cuando ellos necesitan hablar de sus “Las obras que Dorcas hacía fueron ejemplo de Dorcas. Podemos encontrar la
preocupaciones y compartir con nosotros puestas en evidencia por los sentimientos mejor manera de servir y de pensar en los
sus cargas. que la comunidad cristiana experimentó demás. No tiene que ser algo tan comple-
Examinemos más profundamente el cuando ella falleció. Ellos recordaban su jo ni tan laborioso como hacer un vestido;
ejemplo de Dorcas. Las personas que se servicio desinteresado, su compasión, su puede ser algo sencillo como llamar por
acercaron a Pedro con los vestidos que fidelidad y su caridad. Sabían que habían teléfono a una viuda o a un anciano para
Dorcas les había hecho eran las viudas de perdido a su amiga más querida. El cua- preguntarle cómo está y cómo se siente, o
la iglesia. Las viudas son personas que dro de estas personas, reunidas en la sala tal vez colaborar con alguna obra de cari-
merecen una atención especial, y Dorcas donde la velaban, que lloraban y se la- dad que en realidad ayude a otros.
lo sabía muy bien. Ella “abundaba en mentaban, no representa a personas que Todos vivimos en sitios y en circuns-
buenas obras y en limosnas”. Según lo sentían la pérdida de cosas materiales y tancias diferentes, pero la gente todavía
que leemos, Dorcas no cosía para ganar- de actos de servicio sino la pérdida de al- necesita de nuestro tiempo, talentos y ha-
se la vida. Tal vez cosía esa ropa para re- guien a quien amaban” (Harold J. Oc- bilidades, de nuestro cuidado y atención,
galársela a quien la necesitara. kenga, Women Who Made Bible History cualquiera que sea la forma en que poda-
Según Proverbios 31:20, la mujer vir- [“Mujeres que marcaron un hito en la Bi- mos brindárselos. Aprendamos del ejem-
tuosa “alarga su mano al pobre, y extien- blia”], 1962, pp. 224-225). plo de Dorcas: ¡Seamos hacedores! BN
16 Las Buenas Noticias

También podría gustarte