Terapia de Juego desde el Enfoque No-Directivo

La Terapia de Juego desde el Enfoque No-Directivo. Los principios de la terapia de juego No-Directiva se basan en la técnica de orientación No-Directiva de Carl Rogers; que más que una técnica terapéutica, se trata de una filosofía básica sobre la habilidad que todo ser humano tiene para ser auto directivo. El enfoque no directivo parte de la idea de que en todo individuo existe una fuerza poderosa que de forma continua lucha por alcanzar la plena autorrealización. Se basa en la configuración presente de la personalidad, y parte de ella permitiendo que los cambios pasen incluso en el instante mismo del contacto terapéutico; los que dependerán también, de la reorganización de las experiencias 100 que el individuo vaya acumulando, así como de sus actitudes, pensamientos y sentimientos que hacen posible llegar a la introspección. El enfoque no-directivo le da al niño la permisividad de ser el mismo, acepta completamente su Yo sin evaluarlo o presionarlo para que cambie; pues reconoce y clarifica las actitudes emocionales que expresa. Partiendo de esto, Virginia Axline concibe a la terapia de juego como: la oportunidad que se ofrece al niño para experimentar crecimiento, bajo las condiciones más favorables. Ya que el juego constituye su medio natural de autoexpresión, el niño tiene la oportunidad de actuar por este medio todos sus sentimientos acumulados de tensión, frustración, inseguridad, agresión, temor, perplejidad y confusión. El poder actuar estos sentimientos por medio del juego hace que emerjan a la superficie expresándolos abiertamente, así el niño puede enfrentarse a ellos, aprendiendo a controlados o a rechazarlos. Cuando logra alcanzar una relajación emocional empieza a darse cuenta del poder interno que tiene para ser un individuo con derechos propios, de poder pensar por sí mismo y tomar sus propias decisiones, de lograr una mayor madurez psicológica; y al hacerlo llega a realizarse plenamente.70 Y, es dentro del cuarto de juego donde el niño encuentra un espacio facilitador de autorrealización, pues no encuentra a alguien que lo frene, regañe, critique, ordene, obligue o se entrometa. Para Axline, este desarrollo a través de la Terapia de Juego, permite reorganizar todos los componentes de la personalidad que se ven afectados continuamente

sino de aceptar la responsabilidad que sus acciones tienen sobre su curso. 3. Todos estos aspectos van adquiriendo mayor o menor importancia día a día y con cada experiencia nueva. El terapeuta debe desarrollar una relación interna y amigable con el niño.por cada experiencia. El terapeuta acepta al niño tal como es. independiente y adaptada. Así. El terapeuta crea un sentimiento de actitud permisiva en la relación. El terapeuta está alerta a reconocer los sentimientos que el niño está expresando y los refleja de nuevo hacia él de tal forma que logra profundizar más en su comportamiento. éste enfoque no toma en cuenta aquellos aspectos pasados de la personalidad. el niño está en la capacidad de ser una persona madura. y de integrar adecuadamente sus experiencias de vida pasadas y presentes. 2. mediante la cual se establece una armonía lo antes posible. . actitud y pensamiento que se dan al interactuar dinámicamente consigo mismo y con otros. sino se centra en aquellos que en este momento están influyendo en el proceso de autorrealización del niño. Principios de la Terapia de Juego No-Directiva: Axline (2003) determina ocho principios básicos que guían al terapeuta no-directivo en todas las entrevistas que mantiene con el niño: 1. de tal forma que el niño se siente libre para expresar sus sentimientos por completo. 4. El tomar consciencia de estos aspectos le permitirá tener el poder no solo de dirigir su propia vida. por ello.

6.5. 7. El terapeuta no intenta dirigir las acciones o conversación del niño en forma alguna. si a éste se le ha brindado la oportunidad para hacerlo. Es responsabilidad del niño decidir y realizar cambios. El terapeuta observa un gran respeto por la habilidad del niño para solucionar sus problemas.72 Si estos ocho principios son ejecutados con sinceridad. . el terapeuta lo sigue. reconocido por el terapeuta. El terapeuta establece solo aquellas limitaciones que son necesarias para conservar la terapia en el mundo de la realidad y hacerle patente al niño de su responsabilidad en la relación. son remitidos a terapia. al ser catalogados como niños problema. consistencia e inteligencia. Visión del Niño desde el Enfoque No-Directivo: La terapia de juego da al terapeuta la posibilidad de comprender y ayudar a aquellos niños que son considerados inadaptados y que frecuentemente. como tal. El terapeuta no pretende apresurar el curso de la terapia. forjan grandes posibilidades de cambio. 8. Este es un proceso gradual y. El niño guía el camino.

com/viewer? a=v&q=cache:76MRdfJCuCMJ:dspace. J.&hl=es&pid=bl&srcid= ADGEEShy-I4rn6YNTsKRKGiXEPAZrDwx07wWJv4WVHT03eWQlSlp0EabwvmhW_cuyYINTsbWXGhUBleTcBgSk6Z52QnGrM Arp579l2xoujRVUAnwY3quPxZ9bNtDWeIuGEH5aQEmqON&sig=AHIEtbT0BmeHVVpduoeBarR3dUYkqC5PQ .ups. ORTÍ FERRERES.edu. 4. 42. Kevin.google. p. p. El Manual Moderno.ec/bitstream/123456789/897/4/C apitulo%25203.Bibliografía SCHAEFER. Charles y O’CONNOR. Volumen 1. http://docs. 1988.pdf+El+m %C3%A9todo+no+directivo+de+la+terapia+de+juego. Manual de Terapia de Juego.66 Cfr. Op. México. Cit.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful