Está en la página 1de 1

E-Waste “Donde alguien ve desperdicios, hay una oportunidad desperdiciada” Carlos Rojas / GISA León

¿Cuántos teléfonos celulares has usado en tu vida? ¿Sabes dónde están ahora?

Los smartphone, computadoras, electrodomésticos, baterías y el resto de basura electrónica (E-Waste) que se
desecha en el mundo ha crecido de manera exponencial en los últimos años. De acuerdo a The Global E-Waste
Monitor y las Naciones Unidas el año pasado se desecharon 53.6 millones de toneladas de basura electrónica
en el mundo. Esta cantidad equivale a más de 5 mil veces el peso de la Torre Eiffel, además las generaciones
más jóvenes (de entre 5 a 15 años) han generado más residuos de este tipo que un adulto de 70 años en toda
su vida.

¿Por qué es tan grave esta problemática?

En el barrio de Accra, la capital de Ghana uno de los vertederos más grandes y venenosos del mundo de basura
electrónica, más de 40 mil niños, mujeres y jóvenes que viven debajo del umbral de la pobreza (menos de 1.5
dólares al día) y trabajan todos los días recuperando los residuos que llegan a este país muchas veces de
manera ilegal, dado que realizan prácticas muy primitivas para su recuperación (por ejemplo; quemar cables
para extraer su cobre) y carecen de cualquier equipo de protección personal se ven expuestos a un contacto
mortal con plomo, arsénico, cadmio, mercurio. Cáncer, trastornos en el cerebro, daños al sistema nervioso,
problemas genéticos y una de las esperanzas de vida más baja en el mundo es tan solo una pequeña parte de
las consecuencias de este problema, la E-Waste también libera COPs(Compuestos orgánicos persistentes) a los
ecosistemas que son altamente tóxicos y bioacumulables, erosionan y vuelven infértil la tierra, contaminan los
mantos freáticos y su degradación es tan lenta que ni siquiera ha sido posible calcularla con exactitud. Si el
aumento de estos residuos continua con esta tendencia para 2040 se duplicara la cantidad que se genera cada
año, además hay muchas más ciudades como Accra en el mundo, principalmente en África, Asia y América
Latina, donde los más vulnerables son también los más afectados por esta problemática.

Retos y Oportunidades

En los últimos meses de este año hemos visto en titulares la crisis de metales que se vive en el mundo, vemos
grandes empresas automotrices y tecnológicas con paros de producción evocados de la falta de cobre y otros
metales. En marco a esta crisis un estudio de United Nations Institute for Training and Research (UNITAR) en
colaboración con la oficina de SCYCLE en Bonn, Alemania descubrió que “Una tonelada de teléfonos móviles
desechados es más rica en oro que una tonelada de mineral de oro. En un millón de teléfonos móviles, hay 24
kg de oro, 16,000 kg de cobre, 350 kg de plata y 14 kg de paladio, recursos que podrían recuperarse para
utilizarlos de nuevo” (NCYT,2020) Sin duda el acopio y tratamiento de residuos electrónicos ofrece soluciones
ambientales con grandes beneficios altamente rentables y en sostenibilidad con el medio ambiente.

Aunque ya hay muchos fabricantes que están reevaluando sus procesos de fabricación, componentes y
responsabilidad ambiental, es muy importante erradicar la obsolescencia programada; que minimiza la vida
útil de los aparatos para obtener mayores ganancias económicas por algunas empresas, también es
importante impulsar una campaña de consumo responsable en nuestros hábitos, y preguntarnos siempre
antes de comprar un nuevo teléfono o aparato ¿realmente necesito uno nuevo? Además, es prioritario
proponer a los fabricantes modelos de producción basados en economía circular y uno de los papeles más
importantes que tenemos como ciudadanos del mundo es buscar que la disposición de nuestros residuos se
haga con apego a la legislación ambiental y sin afectar a nada ni nadie.

En GISA somos conscientes de los grandes retos ambientales que tiene actualmente el mundo, por ello
ofrecemos también el servicio de recolección y transporte de manejo de residuos especiales en congruencia a
las normas locales e internacionales buscando así una disposición segura, integral y que ayude a que
consigamos un manejo más responsable de los residuos por ello “donde unos ven desperdicios, nosotros
vemos una oportunidad desperdiciada” para construir UN FUTURO PARA TODOS.

También podría gustarte