UNIVERSIDAD DE SAN CARLOS DE GUATEMALA FACULTAD DE CIENCIAS JURIDICAS Y SOCIALES EXTENCION ANTIGUA DERECHO CIVIL I LICDA.

EVELYN CANO GRUPO # 4

REGIMENES ECONOMICOS DEL MATRIMONIO

Brenda Judith Marroquín Mynor Raúl Higueros Hernández Obdulio Rangel Pinzón Sara Magdalena Mejía Paniagua

200320792 201043814 201043807 201014477

La Antigua Guatemala, Marzo de 2011

nos dice que . forma la carta económica del hogar en todas aquellas relaciones patrimoniales que son del matrimonio y sirven para el matrimonio. y otras de orden patrimonial. Planiol y Alessandri.debiendo estos conservar íntegramente la propiedad usufructo y administración de sus propios bienes . . base del ordenamiento económico dela sociedad conyugal y de sus relaciones con terceros. atinentes sobre todo al contenido de la autoridad marital. se les viene denominando sistemas económicos matrimoniales o régimen patrimonial del matrimonio. Es. Federico Puig Peña. o sea. indicando que produce el matrimonio dos ordenes de relaciones jurídicas: unas de tipo personal. Esta definición deduce las consecuencias siguientes. caracterizadas por la uniformidad en la previsión de las diversas legislaciones. Se discute la terminología. nos habla de Organización Económica de la Sociedad Conyugal. a) El régimen matrimonial. Pues estudiar la situación que crea el matrimonio respecto al patrimonio. en esencia. En defensa de estas soluciones extremas o algunas intermedias. Pues caben las más variadas soluciones entre las dos posiciones extremas de la separación y de la comunidad de bienes . que se caracterizan por la multiformidad en las relaciones jurídicas que surgen como consecuencia de los diversos regímenes admitidos en las leyes. pues unos hablan de derecho matrimonial patrimonial si bien las dos palabras unidas no hacen muy correcta la expresión régimen matrimonial pecuniario que ya tiene mejor expresión: régimen de bienes en el matrimonio o régimen matrimonial que se presta a confusión b) Este estatuto regula los intereses pecuniarios de los esposos entre si es decir . puede que el matrimonio no tiene por que influir en las relaciones patrimoniales de cada uno de los cónyuges . un conjunto de normas jurídicas articuladas en un sistema. un estatuto de disciplinamiento. salvo matices especialísimos.REGIMENES ECONOMICOS DEL MATRIMONIO Diego Espín Cánovas . nos indican que los regímenes o sistemas matrimoniales forman el estatuto que regula los regímenes o sistemas patrimoniales forman el estatuto que regula los intereses pecuniarios de los esposos entre si y en sus relaciones con los terceros. aun en esta hipótesis siempre será preciso regular la participación que a cada uno corresponda en los gastos y cargas del matrimonio . Como unidad de vida común Es preciso.A dichas posiciones doctrinales o legislativas. presente o futuro de los esposos.

NATURALEZA JURIDICA DE LOS SISTEMAS ECONOMICOS DEL MATRIMONIO. le asignan como fundamento el principio de la autonomía de la voluntad a los cónyuges por convenir a sus relaciones pecuniarias. esta idea es del todo insuficiente. la ley les impone un régimen matrimonial. y una vez hecha. se trata. según los casos. dice.c) Actúa también como medida de protección de los terceros. Obliga a los esposos durante toda la duración del matrimonio. Planiol afirma que como la ley permite a los futuros esposos fijar libremente su régimen matrimonial por un contrato celebrado antes del matrimonio. de un complejo que puede recibir sus reglas. . en análogo sentido se manifiesta según el cual la naturaleza del régimen económico matrimonial es más que contractual. la mayoría de los autores clásicos ven en el régimen matrimonial un régimen contractual. SISTEMAS ECONOMICOS DEL MATRIMONIO EXISTENTES. pero esta elección debe ser hecha antes del matrimonio. institucional. de ahí las peculiares restricciones a la autonomía de la voluntad de las partes de las previsiones legislativas que se observan en cada uno de los regímenes o sistemas matrimoniales. da a esta materia un aspecto plenamente contractual. considerando el régimen matrimonial su preferente aspecto institucional. pero que siempre esta vinculado a la institución del matrimonio o constituyendo un accesorio de ella. Es exacto que los futuros esposos puedan elegir el régimen que les convenga mejor. a elegir entre varios sistemas pero con la posibilidad de modificaciones sobre los tipos legales de regímenes. Castán Tobeñas. pudiendo llevar ala idea de que el llamado contrato matrimonial es un contrato más. La ley se limita a facilitar esa reglamentación autorizando las estipulaciones que estarían prohibidas por derecho común o a suplir su voluntad si no ha sido expresada. de la voluntad de los esposos o puramente de la ley. Si los cónyuges no han celebrado contrato. El amplio margen que cabe en orden a la libertad de pacto. sin embargo la doctrina funciona contra esta configuración legal. Este aspecto ha llevado a algunos legisladores a regularlo entre los contratos bajo la denominación de contrato sobre bienes con ocasión del matrimonio. absoluto o limitado.

por tal motivo.En cuanto a los sistemas matrimoniales o regímenes económicos del matrimonio. desde el punto de vista amplio o restringido haciendo solo referencia a una clasificación de tipos y estudia el régimen de absorción. el marido se hace en este sistema. En este sentido se distingue como regímenes propiamente dichos. Sin embargo. la unión de bienes el régimen de comunidad. el total y la separación de bienes. el de absorción. la unidad y la unión de bienes. ya que siendo la familia una institución eminentemente pública. los regímenes de comunidad y como instituciones especiales. Entonces. ni tampoco a los principios generales del derecho. la voluntad humana es la decisión en optar a un sistema económico matrimonial como el disciplinamiento al cual se someterá dentro del patrimonio conyugal. no es factible acudir a la costumbre del lugar. Cuando se contrapone la fuerza estatal y el poderío de la voluntad humana tratando de aumentar o limitar la autonomía de los pactos nupciales. 124 y 126 (comunidad de gananciales y régimen subsidiario). otros entienden que no son indiferentes al estado las condiciones de organización económica de la sociedad conyugal. se formulan varias clasificaciones. salvo en algunas tribus salvajes. En nuestro caso mencionaremos los regímenes existentes y. el de separación de bienes. La subsidiaridad legal. desechado ya universalmente. característica de los pueblos primitivos y. por el hecho del matrimonio. Nos lleva a determinar la fuerza que ejerce el consentimiento de los contrayentes. propietario de todos los bienes de la mujer. de separación o uno especial. Los cuales se encuentran contenidos en los artículos 122 (comunidad absoluta). Iniciando con la indiscutida necesidad de un sistema matrimonial. . las relaciones jurídicas que surgen de la misma deben estar situadas en la previsión y cautela del legislador. El margen de la voluntad humana. que pierde. de alcance aislado. la dote y los bienes reservados. su titularidad dominical sobre su propio patrimonio. 123 (separación absoluta). Somete todos los bienes de los cónyuges a la potestad o propiedad del marido. el de unidad de bienes. siempre impreciso y cambiante. posteriormente analizaremos los de nuestro Código Civil. Analizaremos desde el punto de vista eclesiástico la clasificación siguiente: 1) Régimen de absorción de la personalidad jurídica de la mujer por el marido. razón por la cual los legisladores han establecido un trance de subsidiaridad legal o bien un sistema comunitario.

b) Los bienes propios de la mujer y. y los que adquieren con posterioridad. c) El acervo común de la sociedad. Esta diferenciación en cuanto a los bienes propios de cada uno de los cónyuges. tradicionalmente. por cuanto quedan comunicados automáticamente a modo de sucesión universal. en el régimen de comunicación de muebles y adquisiciones por la valoración de las cosas y apreciación de su naturaleza. todos los bienes presentes y futuros de los cónyuges se hacen comunes. De esa cuenta. En cuanto a la responsabilidad. las responsabilidades actúan en la generalidad de las legislaciones. y comunes los demás. como administrador será el marido frente al patrimonio común y al suyo propio. con sus variedades de universal y relativo. se hacen propiedad de ambos esposos. porque en virtud del mismo. formó dos corrientes. Desde el punto de vista del régimen de comunidad universal. conservan la propiedad de sus bienes anteriores al matrimonio. En cuanto a la administración y usufructo. Se caracteriza en cuanto al dominio de los patrimonios de los cónyuges. la cual se caracteriza en cuanto al dominio. pero respecto del patrimonio de la mujer si bien en la orientación de los poderes maritales son absorbentes. Régimen de Separación de bienes: distinguiendo las situaciones de separación absoluta y separación impropia. Se caracteriza en su forma pura.2) Régimen de comunidad. todos los bienes que el marido y la mujer aporten al tiempo de contraer el matrimonio. de tal modo que forman una masa común. Los cónyuges si adoptan este sistema patrimonial o si se les impone por ley. y la llamada dirección castellana o sistema de los gananciales. sujetos a la división por mitad al producirse la liquidación del régimen o por disolución matrimonial. La llamada ¨régimen de Comunicación de muebles y adquisiciones. por el cual serán bienes privativos los muebles adquiridos a titulo gratuito durante el mismo y los subrogados (acción y efecto de substituir o poner a una persona o cosa en lugar de otra). porque cada uno de los esposos conserva la propiedad y administración de su peculio particular . Se caracteriza pues. existiendo en este sistema un pasivo particular de los esposos y un pasivo común correspondiente al matrimonio. debe mantener un principio de respeto la posición femenina pudiendo esta administrar sus bienes. y les pertenece lo que cada uno gane y obtenga después. existen en este sistema tres fondos económicos distintos: a) El capital del marido.

en este sistema toda la fortuna de la mujer se funde en el patrimonio del marido. Este convenio que regula el régimen económico se llama capitulaciones matrimoniales. Si los contrayentes adoptan el régimen de comunidad absoluta. Los regímenes matrimoniales que adopta nuestra ley civil son: a) El de comunidad absoluta. sino una institución combinable con variados sistemas y desde luego con el régimen legal ordinario de la sociedad de gananciales. estructura económica de doble estructura de bienes de la mujer. y es obligatorio en los casos que enumera el artículo 118. En donde al igual que en el régimen de absorción. . Se los contrayentes adoptan el régimen de separación absoluta cada uno conserva la propiedad y administración de sus bienes y de sus frutos. el que se transfiere al marido la administración y disfrute de todos o parte de los bienes de la mujer. a) Régimen de unidad de bienes. Se debe distinguir el régimen dotal de la dote. b) Régimen de la unión de bienes o de administración y disfrute del marido. El régimen dotal se basa en la separación de patrimonios. sueldos y gananciales que obtuvieron por servicios personales o en el ejercicio de comercio o industria. En este caso. 5) Regímenes que adopta nuestra legislación: el Código Civil nos explica que las personas que pretendan contraer matrimonio deberán decidir el régimen económico que prefieran entre los tres que establece el numeral 3ro. productos y accesiones así como los salarios. Dote no es como tal un régimen económico matrimonial. El régimen dotal es un sistema de separación relativa.Regímenes Especiales: con el régimen de administración marital y sistema dotal. pero introduce una atenuación en la misma al entregar al marido una masa patrimonial de la mujer para su administración. Del artículo 121. haciéndolo constar en escritura pública o declarándolo ante el funcionario que haya de autorizar su matrimonio. los bienes en su totalidad pasan al patrimonio conyugal y al disolverse el matrimonio todo lo que exista se dividirá por mitad entre ambos. c) Régimen dotal: este es un sistema económico del marido de separación no absoluta. c) El de comunidad de gananciales. b) El de separación absoluta y. En un primer momento se da una verdadera unión de bienes. debe tenerse presente que los cónyuges están obligados a garantizar la parte que aporten para los gastos del hogar alimentación y educación de los hijos y demás cargas del matrimonio.

Los artículos 140 al 143. Nos expresa que son también gananciales los bienes que se compren o permiten con los frutos de los bienes propios de cada cónyuge. . a las deudas anteriores al matrimonio y a los gastos que ocurran por enfermedades y funerales. se refiere al maneje de la casa. los casos en que no hay derecho a gananciales. exceptuándose los objetos de uso personal de la mujer. Será el Juez de Familia el que resuelva lo procedente cuando las cuestiones que se pongan a su conocimiento sean debidamente comprobadas. La mujer puede oponerse a cualquier acto del marido que redunde en perjuicio de los intereses administrados y aun hacer cesar su administración o pedir la separación de sus bienes. o no provee a un adecuado mantenimiento del lugar. En el artículo 127 nos manifiesta cuales son los bienes propios de cada uno de los cónyuges y que de ellos pertenece al haber conyugal.obligación que debe hacerse constar en escritura pública o en el acta notarial de matrimonio. pero al liquidarse esta una vez separado lo que pertenezca a cada cónyuge. son los reguladores de la liquidación del patrimonio conyugal y. La administración de los bienes por parte del marido también pueden cesar. indicándose en el que este maneje conyugal corresponde exclusivamente a la mujer. De allí que en el artículo 131 se indica que si bien el marido es el administrador del patrimonio conyugal no puede excederse en los limites de la regular administración. En los artículos 135 al 138. el resto serán gananciales que deberán dividirse por mitad entre ambos cónyuges o sus herederos. En el régimen de gananciales cada uno es dueño exclusivo d los bienes que aporte a la comunidad. El numeral 2do del artículo 124. en virtud de lo estipulado en el artículo 115. s nos expresa lo relativo a las obligaciones que contraiga cada cónyuge para el sostenimiento del hogar. a sus responsabilidades por hechos ilícitos. constituido por los muebles y enseres de una casa. y ser la mujer la administradora y representante de los bienes del matrimonio cuando este. cuando por su notoria negligencia o incapacidad amenaza arruinar el patrimonio común. el marido se encuentre imposibilitado a representarlos. El artículo 129 por su parte.

.BIBLIOGRAFIA Libro: Derecho Civil I. de las Personas y el Matrimonio Completo. Editorial: CRO CK MEN. Autor: Carlos Vásquez Ortiz.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful