Está en la página 1de 150

TANY 2021

ARTICULACIONES DEL SABER II- 2021


PSICOLOGÍA, GENERO Y DD.HH.
MODULO 1

’’’El siguiente resumen es un rejunte de mi resumen


2020 y los resúmenes de compañeros, que realizaron
en este 2021, con el fin de juntar la bibliografia toda en
un solo resumen….suerte’’’

Lecturas básicas
De la Corte, L. Blanco, A & Sabucedo M. (2004) Introducción: Psicología y
derechos humanos en el Siglo XXI. En De la Corte, L. Blanco, A & Sabucedo
M.(edit.) Psicología y Derechos Humanos. Barcelona: Icaria Editorial S.A. pp.
13-24.
Giorgi, V. (2003). La construcción de la subjetividad en la exclusión.
Seminario: Drogas y exclusión social. Montevideo: Encare RIOD Nodo Sur Ed.
Atlántica.
Martínez Salgueiro, M. E. (2008). Nociones Básicas sobre Derechos
Humanos. Dirección de Derechos Humanos. Ministerio de Educación y
Cultura. Sistema de Naciones Unidas en Uruguay. (pp. 5 a 26).
Marona, M (2007) Los Derechos Humanos a través de la Historia (II)* y (III)*.
Revista SERPAJ (Uruguay). Año II, (2), junio 2007.
TANY 2021

DE LA CORTE, L. BLANCO, A & SABUCEDO M. (2004).


(PP. 13-24)

PSICOLOGÍA Y DERECHOS HUMANOS


SIGLO XXI

La consagración de los derechos humanos en la Declaración Universal de 1945 y


en los diversos instrumentos jurídicos adoptados en la segunda mitad del siglo XX
constituyen, a mi juicio, uno de los acontecimientos positivos más importantes de la
historia reciente de la humanidad. Los estudios psicológicos pueden desempeñar un
doble e importante papel en la protección y en la restauración de los derechos humanos.
Primero, a la escala individual, mejorando las condiciones de vida del individuo.

Pero, también, en el plano colectivo, armando al individuo y a la sociedad para


reaccionar de forma constructiva ante las situaciones de violencia. La salud mental incide
sobre la salud física del individuo, pero también sobre la salud social.

EL TEMA DE NUESTRO TIEMPO

La exhortación orteguiana a “ordenar el mundo desde el punto de vista de la vida”,


haciendo de ella un “principio” y un “derecho”, toma un sentido más preciso si la
relacionamos con un acontecimiento moralmente decisivo que tuvo lugar hace ya más de
cincuenta años en la Asamblea General de las Naciones Unidas. Fue entonces cuando
los integrantes de este organismo, conmovidos por los horrores de Estados en todo el
mundo a consecuencia de la segunda guerra mundial, decidieron elaborar la más sólida
propuesta jamás conocida sobre un código ético universal que pudiera regir el futuro de
la vida en el planeta tierra.

Así, el 10 de diciembre de 1948 los representantes de las Naciones Unidas suscribieron


la célebre Declaración Universal de los Derechos Humanos. Además .

La declaración de 1948 concretaría una serie de derechos fundamentales que debían


identificarse como bases o garantías para promover lo que cabría llamar una “vida
digna”. Derechos civiles y políticos o derechos basados en la libertad y los denominados
derechos económicos, sociales y culturales. Por años más, los expertos comenzarían a
hablar de una tercera dimensión de los derechos humanos o derechos basados en la
solidaridad.
TANY 2021

En la actualidad vivimos el momento de máximo reconocimiento de los derechos


humanos, lo cual se demuestra en su amplio reflejo en la mayoría de las constituciones
del mundo, en la proliferación de pactos y convenios internacionalmente suscritos en las
últimas décadas en torno a tales derecho y en la irrupción publica de tantos nuevos y
diversos movimientos sociales y organizaciones comprometidas con la búsqueda de
reconocimiento jurídico y político universal de otros tantos derechos específicos.

Los derechos humanos como problema: Porque no se cumplen los derechos


humanos incluso allí donde están reconocidos jurídicamente… la respuesta a esta
pregunta no es sencilla porque las propias realidades en las que se trata de instaurar
esos derechos tampoco lo son.

Por ello mismo, el problema de los derechos humanos solo podrá ser
comprendido y resuelto mediante el recurso a las ciencias sociales y a través del
estudio de las causas y los procesos que en cada situación concreta inducen a
determinadas personas, grupos o instituciones a vulnerar o promover esos derechos.
Las anteriores condiciones sociales objetivas que impulsan los actuales retrocesos y
avances en materia de derechos humanos incluyen también una importantísima
dimensión subjetiva, es decir, psicológica o psicosocial, cuyo análisis y estudio puede
resultar igualmente esclarecedor, aunque la mayoría de los informes sobre el tema
todavía no la tengan demasiado en cuenta.

GIORGI, V. (2003).

LA CONSTRUCCIÓN DE LA SUBJETIVIDAD

EN LA EXCLUSIÓN, SEMINARIO:

DROGAS Y EXCLUSIÓN SOCIAL

La psicología en sus diversos desarrollos ha enunciado un conjunto de principios


explicativos del comportamiento y la subjetividad humana que pueden considerarse de
alcance universal.

Pero no podemos desconocer que cada época, cada cultura y cada enclave solo
proporciona imágenes, valores, modelos, zonas de permisibilidad y de prohibición;
habilita experiencias y produce significados en torno a ellas, todo lo cual contribuye a la
producción de una subjetividad singular. Esto ha llevado a la psicología a aplicar sus
fronteras incluyendo la interacción con aspectos sociales, y culturales procurando la
TANY 2021

aprehensión del hecho psicológico como fenómeno total globalizador del hombre y su
mundo (Carrasco 1969). Esta postura se articula con los enfoques ecológicos actuales
que proponen al sistema de interacción conformado por el ser humano y su entorno
como una unidad de análisis inseparable. Época, cultura y lugar social pasan así a
ser tres coordenadas centrales en todo abordaje de la subjetividad humana.

La vida cotidiana –en tanto estructuras de prácticas y significados constituidos por los
diversos intercambios a través de los cuales los seres humanos satisfacen sus
necesidades, producen y reproducen la vida- pasa a ser núcleo de interés de psicólogos.
La producción de subjetividad aparece directamente relacionada con esa cotidianidad y
las prácticas sociales que la incluye.
Producción de subjetividad y prácticas sociales: Entiendo por “producción de
subjetividades” las diferentes formas de construcción de significados, de interacción
con el universo simbólico-cultural que nos rodea, las diversas maneras de percibir,
sentir, pensar, conocer y actuar, las modalidades vinculares, los modelos de vida, los
estilos de relación con el pasado y con el futuro, las formas de concebir la articulación
entre el individuo (yo) y el colectivo (nosotros). Es parte de los procesos de auto
construcción de los seres humanos a través de sus prácticas sociales (Giorgi 2003).
Las prácticas, modelos y matrices de relación que predominan en el ámbito privado
(familia, micro grupo).
Prácticas y matrices vinculares predominantes a nivel público (instituciones).
Estas “prácticas” y “discursos operan sobre la producción de subjetividades” a
través de tres mecanismos básicos y complementarios: asignaron – asunción de
roles y lugares:
Modelación que incluye tanto “modelos” como “matrices vinculares” aprendizaje que
hace a los efectos de las experiencias, redes sociales: estas redes varían de un sujeto a
otro, de un grupo a otro en su amplitud, riqueza, fortaleza, diversidad, constituyendo
parte de los “recursos” con que las personas cuentan para afrontar las situaciones
problemáticas propias de su existencia. Se operan así procesos de afiliación e
inscripción que mantienen al individuo dentro de un cierto espacio social de referencia.
Su ruptura o desafiliaron es un paso determinante en los procesos de exclusión.

Tradiciones culturales: en situaciones de crisis y ruptura de las tradiciones


culturales los enunciados transmitidos por las generaciones anteriores pierden fuerza.
A nivel de los sectores populares asistimos a una verdadera disolución de la “cultura
obrera” que durante todo el pasado siglo sostuvo imágenes, valores y modelos de vida
que operaron como sostén de procesos de construcción de identidades y como factor de
fuerte inclusión social. Esto genera en los jóvenes la ausencia de lugar social y de
proyecto colectivo sobre el cual apoyar el propio.
TANY 2021

Trabajo y educación: en nuestra cultura el trabajo y la educaron han sido


factores de integración social, articuladores entre el ámbito privado y el público, sostén
de vínculos e intercambios sociales, incluyen al sujeto de un proyecto colectivo que
opera como sostén posibilitador de los proyectos personales.
Se desvanece así la imagen del trabajador como sujeto de derecho y actor colectivo
pasando a constituirse en un individuo aislado que actúa desde su necesidad perdiendo
capacidad de negociación y autoestima.
En los últimos años hemos observado a nivel de la educación dos procesos
complementarios que tienden a revertir su potencial de integración social.

Por una parte la creciente segregación territorial que se viene operando, hace que el
rango de interacciones sociales de los niños –y sus padres- se reduzca. Los habitantes
de las zonas se caracterizan por cierta condición social más o menos homogénea y las
escuelas reflejan esto.
Participación, ejercicio de la ciudadanía: Cuando los sujetos adquieren una identidad
social que les permite expresarse a través de sus colectivos, y adoptar posturas activas
en pro de la defensa o restitución de sus derechos, se opera una inclusión en la
dinámica social. No obstante cuando sobre ellos recae la adjudicación de cierta
“inutilidad social” quedan también descalificados en el plano cívico y político (Castel
1995).
La “focalización” cuando se enmarca en políticas sociales asistencialistas, incluye la
identificación del usuario con un lugar simbólico marcado por la vulnerabilidad, la
predisposición, la inviabilidad de alternativas autónomas. Estas experiencias llevan a que
las políticas sociales atraviesen la vida cotidiana de las personas y condicionen el resto
de sus prácticas. Podríamos afirmar que las políticas sociales dirigidas a sectores de
frágil integración a la cultura hegemónica forman parte de verdaderas políticas de
subjetividad.

O sea: cursos de acción predeterminados con intencionalidad, que apunta a generar


una situación futura deseada y funcional a un proyecto social.

Términos como: marginado, excluido, desviados, “de riesgo”, vulnerable,


usuario, paciente, consumidor, sostienen discursos diferentes acerca del problema social
básico. A través de su análisis podemos develar una verdadera “disputa de
significados” acerca del problema y el lugar asignado a los sujetos que lo viven.
Estos posicionamientos crean y refuerzan identidades sociales con sus consiguientes
subjetividades.

La exclusión social: A partir de las ideas que venimos desarrollando


proponemos pensar la exclusión como un proceso interactivo de carácter acumulativo en
el cual –a través de mecanismos de adjudicación y asunción- se ubica a personas o
TANY 2021

grupos en lugares cargados de significados que el conjunto social rechaza y no asume


como propios. Esto lleva a una gradual disminución de los vínculos e intercambios con el
resto de la sociedad restringiendo o negando el acceso a espacios socialmente
valorados.
Aclaraciones: el proceso gradual y acumulativo que lleva a la exclusión puede
atravesar más de una generación. La pobreza no es necesariamente exclusión, pero la
exclusión siempre implica pobrezas en tanto inaccesibilidad al capital social, cultural,
socio histórico y psico-simbólico de que dispone la sociedad de referencia.

Algunos rasgos característicos de la subjetividad de sujetos en


situación de exclusión:
Autoestima: las personas pertenecientes a estos sectores se caracterizan por una
baja autoestima.
Impulsividad-tendencia al acto: se observa ausencia de mediatización entre afecto y
acto. Los sentimientos y afectos se expresan a través de la acción. Esto lleva a la
predominancia de un código comunicacional basado en el gesto y la acción en desmedro
de la expresión verbal.

Pseudo identidad: la ausencia de modelos lo suficientemente valorados como para


sostener los procesos identitarias lleva a adoptar pseudo identidades basadas en la
imitación de modelos mediáticos que no corresponden a su realidad.

Manejo del tiempo: la ausencia de proyecto –futuro- y de tradición –pasado- lleva a


una suerte de presentimos donde los horizontes temporales son estrechos.

Modalidades vinculares: los vínculos son inestables existiendo una dificultad de


reconocer el “lugar del otro”. La violencia irrumpe con frecuencia en esos vínculos
como expresión desplazada de la violencia estructural introyectada en su experiencia
social.
Amenidad de la sociedad y la política: los procesos sociales y políticos son percibidos
como algo ajeno a su mundo.

Locus de control externo: es básico para comprender la actitud de pasividad y


resignación que caracteriza a estos sectores. Motiva la renuncia al protagonismo social y
político. Este mecanismo se asocia al “aprendizaje de la desesperanza”. La exclusión
como proceso compromete la globalidad de la persona y su entorno inmediato.
Incluye la desafinación de redes sociales, la marginación del mercado de trabajo, la no
asignación dentro de su cultura de origen y la negación de una identidad como sujeto
colectivo desde la cual ejercer su plena ciudadanía.
TANY 2021

En tanto el ser humano es un “animal cultural” y un ser gregario por excelencia no


podemos pensar que los excluidos quedan fuera del mundo de relación. La relación
entre exclusión y subjetividad no puede pensarse como relación de causalidad lineal en
uno ni en otro sentido. Proponemos pensarla en términos de causalidad circular o
recurrente en la cual la práctica social genera una cierta subjetividad que a su vez
recurre sobre la situación social forzándola o abriendo posibilidades de transformación.

MARTÍNEZ SALGUEIRO, M. E. (2008).

NOCIONES BÁSICAS SOBRE

DERECHOS HUMANOS:

DIRECCIÓN DE DERECHOS HUMANOS (5-26)

1. DERECHO Y DERECHOS HUMANOS. ASPECTOS


CONCEPTUALES
CONCEPTO DE DERECHO
El derecho surgió en las sociedades primitivas para evitar la violencia entre las
personas y los pueblos, que todos se pelearan con todos, ya que el poder se imponía a
través de la fuerza, lo que hubiera llevado al exterminio. En un primer momento el
derecho era la ley del más fuerte, luego la costumbre fue creando normas que se
fueron viendo como obligatorias y más tarde, la creación del derecho se fue
socializando hasta llegar a la situación de hoy, en que el derecho lo dice un órgano
como el Parlamento, elegido por todos.

En primer lugar, debemos examinar la importancia del derecho en la vida social y


como toda actividad humana, así sea la más intrascendente está regulada por el
derecho: el subir a ómnibus y sacar un boleto: contrato de adhesión, ya que subimos
por nuestra voluntad, acuerdo de voluntades o contrato, pero no podemos discutir el
precio del boleto, por eso de adhesión y así cualquier otra conducta en la que ustedes
piensen.
¿De qué hablamos cuando hablamos de derechos humanos?
Cuando usamos el término “derecho”, lo estamos haciendo con dos
acepciones:
a) Derecho es un conjunto de normas (leyes, decretos, constituciones); a esto le
llamamos derecho objetivo.
TANY 2021

b) Pero también le llamamos “derecho” a las facultades que nos conceden esas
normas: tengo derecho a expresar mis opiniones, tengo derecho a circular, a comprar
una casa, etc.

En consecuencia, si hay derechos, también hay obligaciones, deberes,


responsabilidades, que tienen relación con el respeto de los derechos de los otros.
Cualquier concepto de derechos humanos que examinemos debe contener alguna
alusión a la dignidad humana como valor.
La dignidad humana está en íntima relación con los principios de igualdad y libertad. En
cuanto valor, la dignidad humana involucra también la búsqueda constante de un
proyecto de vida digna para todos y todas.

Los derechos humanos deben entenderse de una manera mucho más amplia e
integral, porque además son un fenómeno en constante construcción y evolución. No se
pueden delimitar únicamente a un conjunto de derechos determinados, sino a una idea
más comprensiva de fenómenos sociales y políticos, ya que su reconocimiento parte de
verdaderas conquistas logradas por la persona humana frente al poder del Estado,
cualquiera sea su forma de manifestación. Es por ello que una definición sobre derechos
humanos siempre debe ir acompañada del conocimiento de los procesos históricos y
filosóficos alrededor de la persona humana y su constante interrelación en la sociedad y
con el poder. Igualmente, debe tener como base valores indiscutibles como la dignidad,
la libertad y la igualdad, aun cuando no fueren términos necesariamente incorporados en
la parte conceptual.
Cualquiera que sea la definición que se adopte, ella debe incluir los siguientes
elementos:
● Alusión a derechos de las personas, pero también a condiciones mínimas para la
satisfacción de sus necesidades básicas;
● Derechos, condiciones y oportunidades que el Estado debe proveer a todas las
personas sin ningún tipo de discriminación por razones de etnia, religión, sexo, edad o
de cualquier otra naturaleza.
● Entendimiento de que los derechos humanos son connaturales con la condición de
persona humana, por lo tanto, no incluyen a personas jurídicas como sociedades
anónimas o cualquier otro tipo de corporación o fundación.
● Referencia necesaria a la idea de obtención de calidad de vida como supuesto de
realización de todos los derechos humanos, incluyendo derechos civiles y políticos y
económicos, sociales y culturales.
● Que contemple no solo derechos sino también obligaciones o deberes de las personas
para con los demás y con el Estado.

En definitiva, más importante que conceptuar los derechos humanos es entenderlos,


asimilarlos y vivirlos día a día como condiciones elementales para que todas las
TANY 2021

personas logren desarrollarse como tales, independientemente de sus preferencias,


necesidades y circunstancias particulares.
El Estado deberá proveer los medios necesarios para esos fines, atendiendo siempre
al respeto de los derechos humanos, pero también, al reconocimiento de las
necesidades especiales de aquellas personas que requieran de distintas atenciones y
retos. Como quiera que sea, como decíamos antes, el elemento que nunca puede faltar
en la definición de los derechos humanos es la idea de la dignidad humana. La dignidad
humana es un valor inherente a todo ser humano. Tiene que ver con la capacidad
natural de libertad con responsabilidad y del principio de igualdad, ambas características
propias por naturaleza de las personas, desde su nacimiento, incluso desde su
concepción con limitaciones del caso.

La dignidad humana entraña no sólo la garantía negativa de que la persona no va a ser


objeto de ofensas o humillaciones, sino que supone también la afirmación positiva del
pleno desarrollo de la personalidad de cada individuo. El pleno desarrollo de la
personalidad implica, a su vez, de un lado, el reconocimiento de, la total auto-
disponibilidad, sin interferencias o impedimentos externos, de las posibilidades de
actuación propias de cada hombre; de otro, la autodeterminación que surge de la libre
proyección histórica de la razón humana, antes que de una predeterminación dada por la
naturaleza de una vez por todas. La dignidad humana no es un concepto etéreo, por el
contrario, sirve para fundamentar, en momentos históricos diferentes, los distintos
alcances de los derechos humanos y su protección amplia y efectiva como el apelar, en
nombre de la dignidad humana, al pleno desarrollo de la persona mediante la
consolidación de un Estado Social de Derecho más solidario, donde las garantías
individuales no resultan suficientes, sino en su correlación con la comunidad en una
dialéctica entre derechos y deberes y el interés común.

CARACTERÍSTICAS DE LOS DERECHOS HUMANOS


Los derechos humanos son valores fundamentales vinculados con la dignidad, la libertad
y la igualdad de las personas, exigibles en todo momento y lugar. Son, por lo tanto,
anteriores y superiores al Estado, el cual no los otorga, sino que los reconoce y, por lo
tanto, es el principal obligado a respetarlos y garantizarlos.
Son inherentes a la persona humana y las consecuencias de esta
inherencia son las siguientes características:
 Son universales, porque le pertenecen a todas las personas en cualquier
tiempo y lugar.

 Son indivisibles, interdependientes, integrales y


complementarios. Todos los derechos humanos están relacionados entre sí y
TANY 2021

forman un sistema armónico independientemente aunque unos puedan tener énfasis en


derechos individuales o colectivos. Son indisolubles.

 Son irrenunciables e imprescriptibles, por lo tanto representan un


estatuto personal que sigue a la persona dondequiera que se encuentre y no puede ser
obligada a renunciar a ellos en ninguna circunstancia.

 Son inalienables e inviolables. De la misma manera en que nadie puede


renunciar a sus derechos, mucho menos pueden ser violentados, pero cuando ello
ocurre, el Estado debe asumir las consecuencias en términos de responsabilidad, tanto
en el ámbito del Derecho Interno, como en el Derecho Internacional.

 No son derechos suspendibles, salvo de manera excepcional y temporal


y en circunstancias muy especiales.
Si bien en términos generales los derechos humanos no pueden ser suspendidos por el
Estado, sí existen algunas circunstancias muy particulares en que algunos derechos –no
todos– podrían ser objeto de suspensión temporal, en lo que se conoce como estado de
excepción (en los distintos países tienen denominaciones diferentes como estado de
sitio, estado de emergencia, toque de queda, suspensión de garantías, estado de
alarma, estado de guerra, ley marcial, Medidas Prontas de Seguridad en Uruguay, etc.).

 Sólo pueden ser reglamentados o limitados por ley.

Derechos humanos, como terminología, es un concepto relativamente nuevo. Se


puede decir que incluso es de uso más regular a partir del primer cuarto del siglo XX y
especialmente, desde mediados de ese siglo, con la aprobación de la Declaración
Universal de los Derechos Humanos, el 10 de diciembre de 1948.

Ya en 1945, la Carta de la Organización de las Naciones Unidas había acuñado ese


término, y expresaba, como uno de sus propósitos, “Realizar la cooperación
internacional en la solución de problemas internacionales de carácter económico,
social, cultural o humanitario, y en el desarrollo y estímulo del respeto a todos los
derechos humanos y a las libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción
por motivos de raza, sexo, idioma o religión...”. Sin embargo, no se puede relacionar
ese reconocimiento terminológico con el reconocimiento de esos derechos como tales,
ya que mucho antes de esa denominación, ya se identificaban y protegían por parte del
Estado, aunque con otra terminología, más ligada a la idea de protección jurídica
constitucional.
TANY 2021

De ahí que los derechos humanos son, ante todo, “derechos constitucionales”, tal y
como han sido asumidos como parte del cuerpo jurídico que determina la Constitución
Nacional de cada país. Es por lo tanto común utilizar otros términos que son igualmente
sinónimos por la naturaleza de sus contenidos como “derechos constitucionales”,
“garantías constitucionales”, “derechos públicos subjetivos”, “libertades públicas” o
“derechos fundamentales”.
El profesor Máximo Pacheco nos habla de “derechos fundamentales de la persona
humana”.
No importa cuál denominación utilicemos, lo cierto es que los derechos humanos han ido
tomando una primacía indiscutible en el quehacer humano y tienen cada vez mayor
asidero universal en términos de su reconocimiento y respeto. En otras palabras, los
derechos humanos se manifiestan de muchas maneras y por muchos medios de
protección, tanto en el derecho interno como en el derecho internacional.

Es por ello que a partir de la generalización y reconocimiento internacional de los


derechos humanos se configuró una nueva rama del Derecho Internacional que se
denomina “Derecho Internacional de los Derechos Humanos” Derechos Humanos,
entendidos como “Derecho de los Derechos Humanos”, son la categoría más amplia e
integral, lo que incluye tanto protección nacional como derechos constitucionales, como
protección internacional (Derecho Internacional de los Derechos Humanos).

La anterior delimitación no puede ser entendida como que existe una separación entre el
Derecho Nacional Constitucional y el Derecho Internacional de los Derechos
Humanos, como que hubiera una especie de dos contextos de protección donde los
tratados internacionales deben estar supeditados a la Constitución de cada país.

Por el contrario, desde la óptica del Derecho Internacional, debe haber una integración
ordenada entre los tratados internacionales de derechos humanos y el Derecho
Interno, de manera que, independientemente del valor jerárquico que le otorguen a los
tratados las Constituciones de cada país, siempre prevalezca la norma internacional,
ya que los Estados ratificaron esos documentos de manera soberana y se sometieron a
cumplir esas obligaciones internacionales de buena fe. Por otra parte, en casos en que
una norma de derecho interno entre en conflicto con una norma de un tratado se aplica
de manera preferente esta última, debido a que un Estado no puede optar por una norma
de su Derecho Interno, debido al principio de derecho que dice que un Estado no puede
invocar su Derecho Interno para no cumplir una obligación internacional.

Muchos autores afirman que hoy día el problema de fondo de los derechos humanos no
es el de justificarlos, sino el de protegerlos, y que encontrar un fundamento absoluto
sería una investigación infundada, por ser los derechos humanos indefinibles,
variables, heterogéneos y antinómicos.
TANY 2021

2- FUNDAMENTO DE LOS DERECHOS HUMANOS

Fundamentos filosóficos de los derechos humanos


“la fundamentación de los derechos humanos no es tan siquiera deseable porque
es una inútil pérdida de tiempo”.
No obstante, siempre se hace necesario conocer e identificar las principales corrientes
de pensamiento para lograr tener esa visión ecléctica e integral del fundamento de los
derechos humanos.

LA FUNDAMENTACIÓN IUSNATURALISTA la más invocada históricamente,


pero no por ello exenta de bastante cuestionamiento por lo que conlleva el sesgo del
concepto del Derecho Natural, que deriva la filosofía de los derechos humanos a la idea
de una ley natural, divina e inmutable; es decir, de un orden anterior a cualquier
ordenamiento jurídico.

SEGÚN MARITAIN: “Se trata de establecer la existencia de derechos naturales


inherentes al ser humano, anteriores y superiores a las legislaciones escritas y a
los acuerdos entre los gobiernos, derechos que no le incumbe a la comunidad civil
el otorgar, sino el reconocer y sancionar como universalmente valederos y que
ninguna consideración de utilidad social podría, ni siquiera momentáneamente,
abolir o autorizar su infracción”.

La importancia de la fundamentación jus-naturalista no debiera basarse en la


universalidad ni la inmutabilidad del Derecho Natural, sino en la naturaleza histórica de la
persona humana, donde siempre habrá variedad de situaciones sociales que matizan y
coexisten incluso en un mismo momento.

Esto viene a enlazarse con la segunda fundamentación:

LA FUNDAMENTACIÓN HISTÓRICA de los derechos humanos, la que sostiene, en


contraposición con el Derecho Natural, que los derechos son variables y relativos a cada
circunstancia y momento histórico de acuerdo con el desarrollo de la sociedad.

Según esta corriente, los derechos humanos se fundan no en la naturaleza humana sino
en las necesidades humanas y en las posibilidades de satisfacción dentro de una
sociedad; en los valores constituidos en una comunidad histórica concreta y en los fines
que ella misma pretende realizar, siempre que se respete como principio ineludible la
esencia de la dignidad de la persona humana. Sin embargo, la principal crítica a esta
visión historicista radica en que tampoco puede deslindarse de la evolución histórica un
TANY 2021

núcleo de sustrato valorativo, axiológico, donde independientemente del momento


histórico persiste la idea de moral y ética para calificar en cualquier circunstancia la
dignidad humana.
LA FUNDAMENTACIÓN ÉTICA, esto es que ni la fundamentación jus-
naturalista ni la fundamentación histórica responden de manera coherente, como sí lo
hace la axiología de los derechos humanos en razón de las exigencias que se consideran
imprescindibles e inexcusables de una vida digna.
Para esta fundamentación y consiguiente concepción que defiendo, los derechos
humanos aparecen como derechos morales, es decir, como exigencias éticas y
derechos que los seres humanos tienen por el hecho de ser hombres y, por tanto, con un
derecho igual a su reconocimiento, protección y garantía por parte del Poder político y el
Derecho; derecho igual obviamente basado en la propiedad común a todos ellos de ser
considerados seres humanos y derecho igual de humanidad independiente de cualquier
contingencia histórica o cultural, característica física o intelectual, poder político o clase
social.
EL ORIGEN DE LA FORMULACIÓN DE LOS DERECHOS
HUMANOS

Ha sido un proceso largo que arranca en los albores mismos de la constitución de la


sociedad humana.

Naturalmente, los hechos de la sociedad y la cultura han ido influyendo de manera


determinante en los acentos que se ha puesto en las diferentes épocas. La evolución
doctrinaria del derecho a la vida, la libertad de pensamiento o la igualdad política, tienen
siempre antecedentes también en hechos sociales, en la crueldad de los castigos, en la
lucha contra las tiranías o contra la intolerancia religiosa.

Los derechos humanos no son la evolución de una idea abstracta, encarnan lo más
profundo de la experiencia humana frente al dolor, la crueldad y el despotismo.

Fundamentalmente han incidido en este proceso histórico aquellas corrientes


doctrinarias que tienen en el desarrollo y profundización de la democracia su referente
político fundamental, sean tributarias del pensamiento liberal, socialista o del humanismo
cristiano.

Sin embargo, lo esencial de su formulación deviene de la experiencia o reflexión


que el acontecer histórico, en diferentes épocas y regiones del planeta, provoca en las
personas, despertando sus conciencias a la voluntad de construir esa protección de los
derechos humanos. El papel de la Iglesia en el desarrollo histórico y filosófico de los
derechos humanos es una gran constante, especialmente en el mundo occidental.
TANY 2021

Pero es en el siglo XVIII cuando se generan Encíclicas Papales que van a tener
enunciados trascendentales, especialmente por una preocupación social, más allá de los
derechos individuales.

En 1882, León XIII, preocupado por el problema social, promulga la Encíclica “Rerum
Novarum”, en la que el Papa expresa su angustia ante lo que llama la “miseria
inmerecida” de los trabajadores.
Posteriormente, se derivan otras encíclicas no menos importantes como la:

“Quadragésimo año del Papa Pío XII, en 1931, que proponía soluciones teóricas y
prácticas al conflicto social y la “Mater e Magistra” y “Pacen in Terris”, formuladas
por Juan XXIII, conocido como el pontífice de la socialización por esas encíclicas.

En un estadio más reciente, el pensamiento de los autores liberales tuvo una injerencia
innegable al instrumentar instituciones que consolidan el proceso de protección de
derechos humanos en una relación y correlación entre estado de derecho y democracia.
Esta simbiosis provoca una cadena de reconocimiento de instituciones y garantías
de derechos humanos que es liderada por la independencia de los Estados Unidos,
pero que alcanza un nivel de universalidad con la Revolución Francesa, por medio de la
Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano, del 26 de agosto de
1789.

A partir de ese momento, deviene el movimiento independista de América Latina con la


consecuente constitucionalización, de los derechos humanos y luego, el
reconocimiento de un amplio catálogo de derechos económicos, sociales y culturales,
teniendo como abanderada la Constitución mexicana de 1917, emulada luego por la
mayoría de constituciones del mundo.

Pero el momento crucial de universalización y estandarización de los derechos


humanos ocurre a partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, con el
advenimiento del reconocimiento de una rama nueva del Derecho Internacional: el
Derecho Internacional de los Derechos Humanos y la generación de un amplio sistema
de mecanismos de protección de los derechos humanos en el ámbito de las
Naciones Unidas y los correspondientes sistemas regionales, los cuales se estudiarán
más adelante.

CLASIFICACIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS

Los derechos humanos son:


 indivisibles,
 universales,
 interdependientes y se interrelacionan entre sí.
TANY 2021

No obstante, por razones de su reconocimiento histórico, incluso para facilitar su


didáctica, se han hecho clasificaciones de derechos humanos por categorías. Lo que no
es viable es utilizar esas divisiones en función de la mayor o menor exigibilidad de los
mismos.

LAS CLASIFICACIONES MÁS COMUNES SON LAS QUE


DISTINGUEN ENTRE:
 Derechos civiles y políticos, por una parte, y
 derechos económicos, sociales y culturales, por otra.

Cualquiera que sea la clasificación que se adopte, no puede disminuírseles su fuerza


vinculante como derechos exigibles y ejecutables por parte de los mecanismos de
protección nacional e internacional.

Las clasificaciones de los derechos humanos por categorías tiene sentido


didáctico y práctico especialmente para estudiar la evolución del reconocimiento de los
derechos humanos debido a que fueron los derechos civiles y políticos (primera
generación), los primeros en ser reconocidos en las constituciones políticas.
Posteriormente, incursionaron los derechos colectivos (económicos, sociales y
culturales).

Pero más allá de ese objeto, las tipologías de derechos humanos lo que han provocado
es un sesgo en la comprensión de su dimensión, especialmente en lo que respecta a su
protección y exigibilidad. Esta división de derechos humanos fue incorporada en una
etapa histórica de politización e ideologización durante la Guerra Fría por medio de los
Pactos de Derechos Humanos de las Naciones Unidas de 1966 (Pacto de Derechos
Civiles y Políticos y Pacto de Derechos Económicos, Sociales y Culturales; véase
el artículo 26 de la Convención Americana).

Sin embargo, desarrollos doctrinales, así como jurisprudencia y prácticas más recientes,
han echado por la borda estas clasificaciones para concentrarse en una doctrina integral
de los derechos humanos donde se les considera derechos universales, indivisibles,
interrelacionados e interdependientes.

Este enfoque está claramente documentado en las Conferencias Mundiales de


Derechos Humanos de la ONU de Teherán (1968) y de Viena (1993). Pero más que
cuestión teórica, los derechos humanos como vivencia cotidiana se traslapan de manera
indisoluble, máxime si atendemos a la definición integral que ensayamos al inicio de este
curso, donde son entendidos como condiciones para procurar una vida digna por medio
de la satisfacción de necesidades básicas de todas las personas.

Aún más, algunos ejemplos son la mejor forma para entender esa correlación: la
falta de acceso a la salud implica una violación a la integridad física de la persona y
TANY 2021

hasta, eventualmente, al derecho a la vida; el derecho a la propiedad privada como


derecho individual, puede tener una dimensión colectiva para satisfacer un interés
público; la falta de vivienda digna incide en el derecho a la privacidad de la familia; la
inseguridad ciudadana afecta todas las dimensiones de la esfera de los derechos
individuales, incluyendo la propiedad, la integridad física y hasta la vida. De ahí que las
clasificaciones de los derechos humanos no corresponden a una verdadera opción de
promoción y protección integral de los derechos humanos. Los derechos humanos se
clasifican por razón de su sujeto o titular; por razón de la naturaleza de la materia que
regulan y por el momento histórico en que fueron reconocidos .

SUJETOS DE DERECHOS HUMANOS


Los sujetos o titulares de los derechos humanos son la persona humana, los grupos
sociales y los pueblos.

• La persona humana: La persona humana –a título individual– es, por excelencia,


el sujeto o titular primario de los derechos humanos y las libertades fundamentales.

• Los grupos sociales: Los grupos sociales son sujetos o titulares de derechos
humanos. Los niños, niñas y adolescentes, las mujeres, los trabajadores, los y las
militares, los y las policías, las personas migrantes y refugiadas, las personas con retos
especiales, los grupos étnicos, los grupos religiosos, etc., poseen derechos y libertades
como grupos humanos. Entre los derechos de los grupos sociales se pueden mencionar
como ejemplo: los derechos de la niñez; los derechos de la mujer; los derechos de los
trabajadores; etc.

• Los pueblos: Los pueblos o las grandes colectividades humanas también son
titulares o sujetos de derechos humanos.

Entre tales derechos se pueden mencionar como ejemplo:


 el derecho a la autodeterminación o libre determinación de los pueblos;
 el derecho al desarrollo humano;
 el derecho a la paz;
 el derecho a un medio ambiente sano y
 el derecho de protección del patrimonio común de la humanidad. El Estado.
TANY 2021

¿QUIÉN VIOLA LOS DERECHOS HUMANOS?

EL ESTADO: es el primer responsable en garantizar y proteger los derechos


esenciales de todas las personas que se encuentren en su territorio (no solo de sus
nacionales, sino de todos sus habitantes). Involucra la realización de acciones positivas
como organizar los aparatos sociales y judiciales, así como la abstención de realizar
actos que afecten derechos de las personas. El incumplimiento de esta obligación
genera responsabilidad social por los medios previstos por el ordenamiento
interno y, de manera complementaria, por el Derecho Internacional.

El Estado actúa por medio de sus funcionarios –llamados agentes en el Derecho


Internacional– Estos funcionarios, comprometen con su acción u omisión al Estado
debido a que la actividad del Estado siempre implica un riesgo de provocar algún daño o
perjuicio a la esfera de los derechos de las personas, sin que necesariamente impliquen
la comisión de un delito. Ello se conoce como “responsabilidad objetiva” del Estado,
lo que quiere decir que el Estado debe saber “elegir” y “vigilar” a sus funcionarios. En
tanto estos actúen en nombre y bajo la aquiescencia del Estado, sus actos y sus
consecuencias, serán propias del Estado, el cual deberá responder por las violaciones a
los derechos humanos en que aquellos incurran.

De manera excepcional, un particular puede violar los derechos humanos y generarle


responsabilidad al Estado. Ello ocurre cuando el Estado, por acción u omisión, permite
la existencia de grupos o de actividades que son propias de su competencia y no toma
las medidas adecuadas para desarticularlos. Por ejemplo, la existencia de grupos
paramilitares o de grupos que realicen tareas de vigilancia y afecten la seguridad del
país.

Para el resto de los casos, cuando los particulares no tienen ninguna injerencia en la
función pública y sus actos son privados y afectan o lesionan derechos de terceras
personas, se consideran delitos o faltas y no propiamente violaciones a los derechos
humanos. Estos particulares deberán asumir su responsabilidad pero de carácter
individual.

ALGUNOS DERECHOS HUMANOS EMBLEMÁTICOS

Los derechos humanos no son sólo los previstos en leyes o tratados. También involucran
aspectos relativos a un entendimiento integral para que todas las personas tengan un
proyecto de vida digna, incluyendo acceso a opciones más justas para personas que se
encuentran en condiciones de desventaja y exclusión social. La manera cómo se
reconocen esos derechos, la forma de garantizarlos y de interpretarlos jurídicamente,
conlleva un ejercicio de interpretación amplia de ciertos principios jurídicos a favor de la
TANY 2021

persona humana como el principio de solidaridad humana y universalidad; esto es, lograr
la justicia como valor para todas las personas, según su situación particular.

Únicamente a manera de facilitación conceptual, a continuación se desarrollarán dos


derechos humanos que sirven para tener una clara dimensión de los alcances que
pueden tener los enfoques interpretativos y la importancia de promover y proteger los
derechos humanos en general.

Más allá de un análisis jurídico, lo que se pretende es visualizar cómo esos derechos
humanos concretos –vida y petición– son más que derechos en sí mismos y cómo
pueden contextualizarse a partir de vivencias, oportunidades y expresión de
comportamientos habituales.

• EL DERECHO A LA VIDA: condiciones para su realización Desde el punto de


vista jurídico se enseña que los derechos no deben ser objeto de jerarquías ya que no
hay ninguno más importante que otro. Ese enunciado debe ser entendido en el sentido
de que no se puede validar un derecho en detrimento de otros porque todos deben estar
definidos en un contexto integral y sistémico. Con todo, es lo cierto que hay
circunstancias especiales en que los derechos humanos pueden estar limitados,
especialmente frente a valores superiores al interés particular.

El bien común es esa dimensión que trasciende de los intereses particulares para
inclusive restringir, en casos especiales, el goce y ejercicio de algunos derechos por
razones de interés general. El derecho a la vida es más que un derecho individual que
tienen las personas para que no se les coarte su existencia (concepto clásico
restringido). Desarrollos doctrinales más recientes e inclusive jurisprudencia internacional
en derechos humanos, refieren a un concepto de vida mucho más complejo e integral.

El derecho a la vida no se viola solo cuando el Estado, por medio de sus agentes,
provoca la muerte de una persona; se viola cuando no es capaz de que todas las
personas logren participar de las opciones para alcanzar un proyecto de vida digna. Así
fue dictaminado por la Corte Interamericana de Derechos Humanos en un caso
referido a varios niños de la calle en Guatemala, en cuya sentencia condena Estado por
la violación del derecho a la vida en perjuicio de varios niños que fueron sometidos a
tortura y a violación a su integridad física.
Más allá de esos actos de algunos de sus agentes, la Corte Interamericana consideró la
situación especial por la que pasan los niños de la calle.

El derecho a la vida es un derecho humano fundamental, cuyo goce es un pre-


requisito para el disfrute de todos los demás derechos humanos. De no ser respetado,
todos los derechos carecen de sentido. En razón del carácter fundamental del derecho a
la vida, no son admisibles enfoques restrictivos del mismo. En esencia, el derecho
fundamental a la vida comprende, no sólo el derecho de todo ser humano de no ser
TANY 2021

privado de la vida arbitrariamente, sino también el derecho a que no se le impida el


acceso a las condiciones que le garanticen una existencia digna. Los Estados tienen la
obligación de garantizar la creación de las condiciones que se requieran para que no se
produzcan violaciones de ese derecho básico y, en particular, el deber de impedir que
sus agentes atenten contra él.

Y MÁS ADELANTE AGREGÓ: A la luz del artículo 19 de la Convención


Americana la Corte debe constatar la especial gravedad que reviste el que pueda
atribuirse a un Estado Parte en dicha Convención el cargo de haber aplicado o
tolerado en su territorio una práctica sistemática de violencia contra niños en
situación de riesgo.

Cuando los Estados violan, en esos términos, los derechos de los niños en situación de
riesgo, como los ‘niños de la calle’, los hacen víctimas de una doble agresión.

En primer lugar, los Estados no evitan que sean lanzados a la miseria, privándolos
así de unas mínimas condiciones de vida digna e impidiéndoles el ‘pleno y armonioso
desarrollo de su personalidad’, a pesar de que todo niño tiene derecho a alentar un
proyecto de vida que debe ser cuidado y fomentado por los poderes públicos para que se
desarrolle en su beneficio y en el de la sociedad a la que pertenece.

En segundo lugar, atentan contra su integridad física, psíquica y moral, y


hasta contra su propia vida”.

La marginación extrema de las personas, o peor aún, de grupos ya de por sí vulnerables,


hacen insostenibles posiciones doctrinarias que desconocen las obligaciones de los
Estados de garantizar derechos colectivos, más allá de los derechos individuales. El
derecho a la vida, por tanto, no se agota en el postulado de la existencia física de la
persona, sino en todo el contorno que debe acompañar, como presupuesto necesario,
esa existencia. Con este enfoque amplio se demuestra que el derecho a la vida confluye
como factor condicionante para la realización de todos los restantes derechos humanos,
pero ya no solo por el factor biológico y presupuesto de la existencia física de la persona,
sino por la obligación del Estado de crear y fomentar condiciones solidarias de acceso a
oportunidades para el desarrollo humano de todos y todas las personas sin ningún tipo
de discriminación.

• EL DERECHO A LA PETICIÓN: la puerta de entrada de protección de los


derechos humanos. Este derecho es fundamental porque es la puerta de entrada para
accionar procesos administrativos y judiciales para reclamar la violación de otros
derechos humanos. Tiene que ver con el acceso a la justicia, entendida esta de manera
amplia, no solo ante la administración de justicia sino frente a reclamaciones de todo tipo
para la resolución de una petición o solicitud determinada.
TANY 2021

Cuando no existen mecanismos de amplio y simple acceso para que los derechos
humanos sean requeridos y exigibles, entonces se produce una violación adicional que
sería precisamente la no resolución de nuestra petición, cualquiera sea su contenido. El
derecho de petición se manifiesta de muchas maneras, pero la principal es precisamente
la opción de acceso para requerir del Estado el respeto de algún derecho humano.

Como reclamación que es, depende de un proceso de gestión por medio de un debido
proceso legal que garantice que la petición será resuelta por una autoridad competente e
imparcial (principio de juez natural), dentro de un período de tiempo aceptable (justicia
pronta y cumplida) y, por supuesto, atendiendo a una resolución justa.

MARONA, M (2007)
LOS DERECHOS HUMANOS A TRAVÉS
DE LA HISTORIA II- (PP.18-35)

INTRODUCCIÓN: Una rápida observación del camino recorrió por los derechos
humanos, indica que los avances en la conciencia de esos derechos han sido continuos,
mas ala de los retrocesos que algunas circunstancias troicas les han impuesto.

Esta es, a nuestro juicio, la secuencia que han seguido (o están siguiendo) las
llamadas “generaciones de derechos humanos”:
La primera –objeto de este trabajo-, fue la lucha por la conquista de derechos
civiles y políticos.
La segunda- consagró los derechos sociales, culturales y económicos,
La tercera generación o derechos de los pueblos.

Por último, queremos señalar que los derechos hay nacido asociados a la lucha por
superar aquellas situaciones que los contemporáneos han reconocido como injustas, y
la necesidad de cambio, no siempre se expresó desde los sectores más poderosos.

HACIA LA CONQUISTA DE LOS DERECHOS DE LIBERTAD


Los principios que primero se han incorporado al derecho positivo, han sido
indistintamente designados “derechos de libertad”, “derechos civiles y políticos”, o
primera generación de derechos.
TANY 2021

Comprenden: el derecho a la vida, la libertad de expresión y de cultos, la igualdad


ante la ley, las garantías individuales, el respeto a la propiedad, elegir y ser electo para
ocupar cargos públicos, etc.
En la ilustración francesa del siglo XVIII y en VOLTAIRE, encontramos el
exponente más claro de las ideas de tolerancia religiosa y de libertad de expresión en
toda su extensión inimaginable.

ESTADOS UNIDOS: INDEPENDENCIA Y CONSAGRACIÓN


DE “VERDADES EVIDENTES EN SÍ MISMA”
En la declaración de Independencia de EEUU (4 de julio de 1776) encontramos una
expresión doctrinaria básica y la fundamentación de una filosofía revolucionaria muy
incluida por el pensamiento del Inglés HOHN LOCKE. “Sostenemos como evidentes
estas verdades:
que todos los hombres son creados iguales; que son dotados por su Creador de
ciertos derechos inalienables”.

FRANCIA: LUCHA, CONQUISTA Y PROYECCIÓN DE LOS


DERECHOS
En Francia la revolución se operó contra una rígida estructura política y social.
Declaración de los derechos del hombre y del ciudadano (26-08 1789) mediante los
representantes del pueblo francés constituidos en Asamblea Nacional.

EL LIBERALISMO TRIUNFANTE
En 1815, derrotado napoleón, los grandes estados europeos soñaban con restaurar el
Antiguo régimen. Sin embargo, tales esfuerzos serian inútiles por que habían variado
irreversiblemente las bases socio- económicas, se ratificaba en cambio, el liberalismo,
expresión ideológica de la burguesía emergente. “La libertad es el derecho que cada
uno tiene a estar sometido solo a las leyes”.

AMÉRICA LATINA Y LOS TIEMPOS REVOLUCIONARIOS


En los comienzos del siglo XIX estallo en las colonias españolas el proceso
revolucionaria que derivó en la independencia política de América, este movimiento es
heredero de diversas vertientes ideológicas, en tanto los aportes doctrinarios
provenientes de EEUU y de Francia se asentaron sobre una rica y profusa tradición
hispánica.
TANY 2021

LOS DERECHOS HUMANOS A TRAVÉS DE LA HISTORIA II


INTRODUCCIÓN: En el siglo XIX se afirmaron los derechos civiles y políticos al
propagarse los ideales de libertad, garantías civiles de los ciudadanos, libertad de
reunión, asociación, etc. La pujante burguesía encarnaba los ideales del liberalismo
triunfante y reacciono contra cualquier intento por restaurará el viejo orden aristocrático,
y a la vez se resguardaba de los sectores populares a quienes temía. La burguesía
defendía sus derechos para consolidarse en el poder y no para compartirlos.

Sin embargo, pese a los miedos y restricciones de los grupos dominantes, esos
derechos civiles y políticos progresivamente se ampliaron a todos los sectores sociales,
dejando de ser el patrimonio exclusivo de aquellos. La democratización de los sistemas
políticos en gran parte de Europa occidental había avanzado considerablemente a
finales del siglo XIX. Paralelamente se estaba procesando la afirmación de una nueva
conciencia, se estaba luchando por la conquista de derechos con contenidos sociales,
económicos y culturales.

Estos comprenden: condiciones humanas de trabajo, derecho a viviendas dignas, a la


salud, acceso a la educación, etc. Se orientaban pues a la conquista de la igualdad
económica y social.

NUEVOS CONFLICTOS, NUEVAS BÚSQUEDAS


La lucha por la reivindicación de un orden económico y social más justo e igualitario –
aunque presente en otras coyunturas históricas- alcanzo su mayor despliegue a
partir de 1848. Desde fines del siglo XVIII, las viejas estructuras fueron duramente
agitadas por el tránsito de sociedades de tipo agrarias a sociedades industriales.

El problema planteado en la sociedad por estas condiciones de explotación configura lo


que habitualmente se denomina “cuestión social”. El ideal de justicia social estuvo
expresado en las diversas corrientes ideológicas que emergieron en el siglo XIX.

En los albores del siglo XX CARLOS MARX da nacimiento al marxismo tratando de


explicar las causas que provocaban la miseria de la clase obrera, en la que se llega de
fines del siglo XIX con el liberalismo clásico cambiando hacia el despliegue de una
nueva fase de capitalismo, la extensión de las nuevas corrientes ideológicas y la
sindicalización de los obreros. El Estado estaba abandonando su papel de “juez y
gendarme” para intervenir en materia económica y social, es decir, pida –y debía-
intervenir en tareas asistenciales, en la protección de los más débiles, en ampliar el
acceso a la enseñanza y en amparar a los obreros con una legislación social protectora.
TANY 2021

En suma, las tendencias predominantes en Europa Occidental a finales del siglo XIX,
se orientaban irreversiblemente hacia la democratización de los Estados, a una mayor
participación de los ciudadanos en los asuntos públicos, al ocaso de una política de
círculos y al ascenso de capas sociales nuevas.

LA NUEVA CONCIENCIA SE AFIRMA


En 1917, durante la Primera Guerra Mundial, se desencadenó en el viejo Imperio de
los Zares, el proceso revolucionario que llevó al establecimiento de una República
socialista y al nacimiento de la URSS. El triunfo de la primera revolución inspirada en
el marxismo.
En 1918, en el Preámbulo de la Constitución se estampaba una “Declaración de
derechos del pueblo trabajador y explotado”, que consagraba derechos económicos
y sociales.
Se declaró abolida la propiedad del suelo: “toda la tierra pertenece al pueblo
trabajador”, se estableció el control obrero de las empresas, y la obligación “del
trabajo para todos”.
Las nuevas constituciones reflejaban la tendencia de pasaje del Estado Liberal –que
solo consentía algunas reformas-, al Estado Social –que debía ante todo ocuparse
de los intereses generales-.
En esta línea, la constitución ALEMANA de 1919 se transformó en el modelo que
inspiro otras cartas fundamentales durante la post guerra .

LA INCORPORACIÓN DE LOS NUEVOS DERECHOS EN


URUGUAY
En el Uruguay del 900 se operaron importantes cambios en su mayoría tributarios de
reflexiones y procesos ya iniciado a fines del siglo XIX.

En el país, por la vía de las reformas, se hincaron cambios en materia económica y social
y una democratización en lo político. El proyecto modernizador –que tuvo como actor
principal aunque no exclusivo al batllismo- se proponía una reactivación del papel del
Estado mediante la política de nacionalización y estatización que procuraba evitar la fuga
de los capitales, eliminar los monopolios privados, controlar servicios públicos esenciales
y vital al país de una mayor soberanía económica. En materia social se recogieron las
demandas del movimiento obrero quien desde el siglo anterior venia bregando por
jornadas de 8 horas, mejores condiciones de trabajo.

En 1919 entra en vigencia una nueva Constitución que democratizó la vida política del
país, estableció el voto universal y secreto –para las mujeres se extendió por ley en
1932- la representación proporcional, la elección directa del ejecutivo entre otros
aspectos.
TANY 2021

PROCLAMACIÓN UNIVERSAL DE LOS DERECHOS:


En junio de 1945, 51 Estados firmaron en San Francisco la Carta Fundacional que dio
origen a la Organización de las Naciones Unidas.

Este organismo se proponía: “el respeto universal a los derechos humanos y a las
libertades fundamentales de todos, sin hacer distinción por motivos de raza, sexo,
idioma o religión, y a logrará la efectividad de tales derechos”.

El 10 de diciembre de 1948, en París, se aprobó por 48 votos y 8 abstenciones la


“Declaración de los Derechos Humanos”.
------------------------------------------------------------------------------------------------

MÓDULO 2

Lecturas básicas
Juanche, A & y González, Ma. Luisa (2007) Los Derechos Humanos desde
los distintos paradigmas. Revista SERPAJ (Uruguay). Año II, (2), jun.
Martínez Salgueiro, M. E. (2008). Nociones Básicas sobre Derechos
Humanos. Dirección de Derechos Humanos. Ministerio de Educación y
Cultura. Sistema de Naciones Unidas en Uruguay. (pp.39-58).

JUANCHE, A & Y GONZÁLEZ, MA. LUISA (2007)


LOS DERECHOS HUMANOS DESDE LOS
DISTINTOS PARADIGMAS- (2-6)

CONCEPCIONES JUS-NATURALISTAS
Sus primeras manifestaciones surgen en la antigua Grecia.
Para el jus-naturalismo los derechos humanos son naturales, innatos, inalienables e
imprescriptibles. Se desprenden de un Derecho Natural no escrito al que acceden los
seres humanos bien por la razón, bien por la revelación. El énfasis, entonces, está dado
en su dimensión ética más que en su concepción jurídica.

A ESTA POSTURA ADHIERE EXPLÍCITAMENTE NUESTRO ORDENAMIENTO


JURÍDICO:
1- Los derechos son naturales: el jus-naturalismo al plantear que los derechos
están en la naturaleza humana aporta un fundamento que es garantía de universalidad.
TANY 2021

2- Los derechos son anteriores al contrato social: en consecuencia de lo


anterior, los derechos son naturales y no sociales, pre-existen.

3- Los derechos requieren un Estado liberal: reivindica la libertad humana


como derecho fundamental y en ese sentido le plantea límites al Estado en sus
actividades, a sus potenciales abusos.
4- Los derechos fundamentales son los civiles y políticos : prioriza las
libertades individuales en relación directa al presupuesto de la igualdad de todos los
seres humanos.

CONCEPCIONES POSITIVISTAS:
Son propias del siglo X, cuando los derechos humanos se expanden de la mano de las
democracias liberales y sus ordenamientos jurídicos. El termino positivismo en este
contexto hace referencia a la manifestaron jurídica. En consecuencia, los derechos
humanos son normas jurídicas aprobadas por los gobiernos nacionales y por la
Comunidad internacional.
No son, por tanto, naturales no políticos. Si son inalienables imprescriptible, en la medida
que cada legislación nacional así lo prevea.

ALGUNA DE SUS PRINCIPALES CARACTERÍSTICAS, SON: Los derechos están


escritos los derechos son para todos.

CONCEPCIÓN HISTÓRICO-CRITICA:
Para este enfoque los derechos humanos son un todo complejo de normas jurídicas y de
valores éticos que se influyen mutuamente en un proceso de camino constante.
Existen en una relación de interdependencia conflictiva.

ALGUNAS DE SUS CARACTERÍSTICAS SON: los derechos son producto de la


lucha, los derechos son culturales, los derechos son conflictos en sí mismo los derechos
son interdependientes, divisibles e integrales.

CONCEPCIONES DESDE CULTURAS NO HEGEMÓNICAS:


Se estamos de acuerdo en reconocer que todas las culturas de la Humanidad hay
diseñado sus códigos éticos, y si partimos de comprender que los derechos humanos
tienen una doble dimensionalidad ético-jurídica, entonces tendremos que hacer un
recorrido por esa diversidad cultural para recoger esos aportes, generalmente no escritos
y de orígenes étnicos tan variados.
TANY 2021

LA MIRADA EL SERVICIO PAZ Y JUSTICIA – URUGUAY:


Desde el SERPAJ nos sentimos más afín con la tendencia teórica que subyace a la
concepción, histórico – critica.

Y LOS ARGUMENTOS SON: porque considera imprescindible la participación


social porque parte del supuesto que toda está en constante cambio, posibilitándole Se
opone a la resignación, denunciando las situaciones de injusticia del status quo y
proponiendo alternativas para su modificación, porque la mirada integradora rompe con
la dicotomía entre lo público y lo privado. Los derechos humanos no son solo una
cuestión estatal sino que nos involucran a todos, porque rompe con todo tipo de
fragmentación a nivel del pensamiento (negación de un pensamiento único), a nivel de la
organización social, aquella generadora de exclusión, a nivel de la persona, asumiendo
una subjetividad compleja, porque devela las coherencias y contradicciones entre el
decir y el hacer, entre las declaraciones y la instrumentación de los derechos, pone en
evidencia los poderes que circulan en la sociedad; busca, intenta limitar el poder de los
poderosos y potencias el de los excluidos (empoderamiento), porque, como se
desprende de todo o anterior, mira la subjetividad y no solo lo estructural ni solo lo
jurídico.

EN SÍNTESIS: nosotras sentimos que de todas las tendencias teóricas, lo


histórico- crítica es la que refleja un mayor grado de coherencia entre lo declarativo (en
términos de intención) y la realidad de los derechos humanos (en términos de su
materialización).
TANY 2021

Martínez Salgueiro, M. E. (2008).

Nociones Básicas sobre Derechos

Humanos. (pp.41-61).

SISTEMA INTERNACIONAL DE PROTECCIÓN


DE LOS DERECHOS HUMANOS
Los sistemas internacionales de protección se desarrollan en el marco de organizaciones
internacionales, estas entidades pueden ser universales (cuando están conformada por
Estados de todos los continentes como por ejemplo la Organización de las Naciones
Unidas) o regionales (cuando sus integrantes se encuentran en una misma región
geográfica como el Consejo de Europa o la Organización de la Unidad Africana).

En el caso de nuestra área geográfica, América, sus Estados se han reunido en


encuentros interamericanos desde 1899, cuando se celebró la primera Conferencia
Interamericana. En el noveno de dichos encuentros, llevado a cabo en Bogotá en 1948,
se dio nacimiento a la Organización de los Estados Americanos, organización
internacional regional, dentro de la cual se desarrolla el Sistema Interamericano de
Protección de los Derechos Humanos.

5.1 SISTEMA INTERAMERICANO DE DERECHOS


HUMANOS
5.1.1 Antecedentes y Características
El Sistema Interamericano, al igual que cualquier otro sistema de protección,
requiere de la existencia de tres componentes centrales a fin de hacer posible su
funcionamiento.
Ellos son: las normas, los órganos encargados de aplicarlas, y el procedimiento previsto
para supervisar su cumplimiento.
Todos estos instrumentos establecen obligaciones a los estados ratificantes (distintas
organizaciones que defienden determinados derechos, que países de la OEA
crearon).Cuando las obligaciones asumidas no se llevan a la práctica, los sujetos frente
a quienes el Estado se obligó, pueden demandar su cumplimiento.

En la actualidad los Estados no pueden manejarse con la impunidad que lo hacían en el


pasado; hoy las consecuencias de su accionar son relevantes y pueden generarles
TANY 2021

determinar el estudio de la situación por parte de un órgano internacional, y la


responsabilidad jurídica del Estado frente a las víctimas en dicho plano.

5.1.2 Clasificación de las normas de derechos humanos


en el sistema interamericano
Hay instrumentos generales de protección de los derechos humanos, estos son
aquellos que se refieren a un conjunto de derechos y se aplican a todas las personas sin
distinción de ningún tipo. Dentro del sistema interamericano cumplen esta característica
la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, la Convención Americana
sobre Derechos Humanos o "Pacto de San José de Costa Rica", y el Primer Protocolo
Anexo al Pacto de San José, sobre Derechos Económicos, Sociales y Culturales.

Otros instrumentos son específicos, porque se dirigen a un tema puntual de derechos


humanos, o a la protección de determinada categoría, grupo o conjunto de personas.

5.1.3 La Declaración Americana de Derechos y Deberes


del Hombre
La Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre ha sido el primer
instrumento de protección con que contó el Sistema Interamericano de Derechos
Humanos; fue adoptada en 1948 por los Estados participantes de la IX Conferencia
Interamericana, la misma que produjo el nacimiento de la propia Organización de los
Estados Americanos.

En el derecho internacional clásico se afirma que las declaraciones (a diferencia de los


tratados o convenciones) no poseen en principio más que obligaciones morales para los
gobiernos, y el incumplimiento de las mismas no genera la responsabilidad del Estado.

La Declaración Americana de los Derechos y Deberes del Hombre crea la Comisión


Interamericana de Derechos Humanos, la que está facultada para recibir y tramitar
peticiones o denuncias contra los Estados miembros de la Organización de Estados
Americanos por la presunta violación de normas contenidas en la Declaración
Americana.

La Comisión es uno de los dos órganos interamericanos principales con los que cuenta
el sistema interamericano, y configura la "puerta de entrada de las personas a la
Organización de los Estados Americanos para la defensa de sus derechos
humanos".
El otro es la Corte Interamericana de Derechos Humanos.
TANY 2021

5.1.4 La Convención Americana sobre Derechos Humanos


(pacto de san jośe)
La Convención Americana sobre Derechos Humanos, conocida también como Pacto de
San José de Costa Rica, fue el segundo de los instrumentos adoptados en materia de
derechos humanos en el marco del Sistema Interamericano.

Al igual que la Declaración, el Pacto también es instrumento de carácter genérico, y


contiene esencialmente derechos civiles y políticos.
Desde el punto de vista jurídico, la Convención es un tratado, ello implica que para el
derecho internacional, sus postulados son de cumplimiento obligatorio para los Estados
que lo ratifican.

El Pacto de San José define a la persona como "todo ser humano".


Contiene una muy importante cantidad de derechos, entre ellos el derecho a la vida,
expresando que ésta debe protegerse por ley "en general, desde el momento de la
concepción", para permitir que Estados que posean legislación abortiva igualmente
puedan ratificar el Pacto, entrando dentro de las excepciones de la frase "en general".

La Convención alienta la eliminación de la pena de muerte.


→La Convención desarrolla eminentemente derechos civiles y políticos.
El Pacto consagra las garantías judiciales y los principios de legalidad y de
retroactividad.
La Convención en su artículo 26 compromete a los Estados partes de una manera
indirecta, ya que la obligación para ellos es adoptar medidas para un desarrollo
progresivo de los derechos económicos, sociales y culturales, siempre que la
disponibilidad de recursos lo permitan.

Los mecanismos que señala el Pacto para hacerlos efectivos, son la legislación interna y
la cooperación internacional.

La falta de un tratamiento adecuado de los derechos económicos, sociales y culturales


es una de las mayores debilidades que se observan en el Pacto, subsanada luego
parcialmente mediante la adopción del Protocolo I Anexo al mismo (Protocolo de San
Salvador, que veremos más adelante) y cierta práctica de la Comisión Interamericana de
Derechos Humanos.
La Convención, al establecer sus propias normas de interpretación, expresa que la
totalidad de su contenido debe entenderse de acuerdo al principio "pro homine", o sea
TANY 2021

según resultare más favorable a la persona, sin importar que se deje de aplicar el propio
Pacto de San José.
La Convención crea la Corte Interamericana de Derechos Humanos y establece sus
funciones e indica el procedimiento a seguir para la tramitación de casos ante ese
tribunal.

Nuestro sistema regional tiene un doble sistema de protección de los derechos,


según la condición del estado de que se trate: si es un estado que ha aprobado la
Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre, la Comisión puede recibir y
tramitar peticiones o denuncias contra los Estados miembros de la OEA; de acuerdo al
Pacto de San José, la Comisión está facultada para hacer lo propio respecto de
peticiones o denuncias contra los Estados partes de la Convención (esto es, Estados
que la han ratificado) ante eventuales violaciones a una o varias de sus disposiciones.

Se habla de Estados miembros cuando se hace alusión a Estados que aprobaron la


Declaración de 1948 y, en cambio, la expresión Estados partes se reserva para referir a
aquellos Estados que, como han ratificado el Pacto, se han comprometido a cumplir con
las obligaciones establecidas en él.
Cuando se trata de Estados partes, la Comisión está en condiciones de recibir y tramitar
denuncias sobre eventuales violaciones al Pacto cometidas por aquellos Estados.
Se considera que el Pacto de San José y la Declaración Americana son las piedras
angulares en materia de protección de derechos humanos dentro del hemisferio .

5.1.5 El Procedimiento en el Sistema Interamericano


El procedimiento implica una serie concatenada de actos tendientes a obtener un
pronunciamiento, primero de parte de la Comisión, y sí correspondiere, de la Corte
Interamericana después.

En tanto a las normas que determinan derechos, libertades y garantías se las suele
identificar con el "derecho de fondo", al procedimiento se lo asocia con el "derecho de
forma"; el primero hace al objeto de la pretensión, el segundo refiere al mecanismo a
través del cual esa pretensión debe ser perseguida.

5.1.6 Los distintos Procedimientos Existentes.


Generalidades
Dentro del sistema interamericano podemos diferenciar mecanismos de tipo
jurisdiccional (cuando son llevados ante la Corte Interamericana) y no jurisdiccional
(los que se desarrollan ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos) dentro
de los no jurisdiccionales se encuentra el llamado de “peticiones individuales” donde
TANY 2021

participan como partes quien o quienes presentaron la denuncia o sus representantes,


sean o no las víctimas de los hechos denunciados, y el Estado indicado como
responsable.

> Los casos masivos o de violaciones sistemáticas


Cuando existen violaciones masivas y sistemáticas a los derechos humanos, el sistema
ofrece la posibilidad de un tratamiento general de la situación.
En la elaboración del Informe es sumamente importante la posibilidad que posee la
Comisión de practicar investigaciones in loco, es decir en el lugar donde ocurren los
acontecimientos. En todos los casos, para que la visita se efectúe, debe existir la
invitación o la anuencia del gobierno respectivo.

Los informes comprenden un análisis general de las denuncias recibidas, de la


legislación interna del país en cuestión, de los compromisos sobre derechos humanos
asumidos por el Estado dentro del sistema interamericano (y otras obligaciones
internacionales en la materia), de cuestiones temáticas (por ejemplo condiciones
laborales
o situación de refugiados, los derechos de la mujer, la legislación y derechos de los
pueblos indígenas) y las recomendaciones formuladas al gobierno.

Si el gobierno en cuestión no acepta la visita de la Comisión, ésta igualmente se


encuentra facultada a producir el informe y hacerlo público.
La Comisión lleva adelante su tarea realizando entrevistas con funcionarios
gubernamentales y representantes de los diferentes sectores de la sociedad civil
(organizaciones no gubernamentales, sindicatos, medios de prensa, etc.).
También habilita un lugar para la recepción de denuncias, práctica visitas a centros
militares, cárceles o lugares de detención irregulares de los que tenga conocimiento;
puede efectuar un seguimiento de procesos judiciales y, en general, todas las acciones
que considere pertinentes para cumplir con el cometido de la visita.
in loco→ investigación en el lugar donde ocurren los acontecimientos.

> Los casos individuales ante la Comisión. Requisitos.


Alternativas
En el tratamiento de casos individuales, función de la Comisión Interamericana, el
sistema muestra como su característica inicial la facilidad de acceso al mecanismo de
protección instaurado en la OEA.
Cualquier persona, grupo de personas o entidad no gubernamental
legalmente reconocida en uno o más Estados miembros de la OEA puede/n peticionar a
la Comisión Interamericana con denuncias o quejas por violación a los derechos
TANY 2021

protegidos en la Declaración Americana de Derechos y Deberes del Hombre o en la


Convención Americana, según el caso.

El requisito del agotamiento previo de los recursos internos se debe al carácter


subsidiario del sistema. Mediante esta exigencia se procura que, una vez ocurrida la
violación a los derechos humanos, sea el propio Estado quien tenga la posibilidad de
investigar, procesar y sancionar a los responsables de los actos cometidos, como así
también de reparar a sus víctimas y/o familiares.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos cuenta con tres distintas formas de


resolver el caso, a saber: lograr una solución amistosa, preparar y presentar un informe,
o remitir el caso a la Corte.
La solución amistosa consiste en una etapa del proceso en la cual las partes (los
denunciantes y el Estado) pueden acordar resolver la controversia de manera
satisfactoria para ambas, y fundada en el respeto a los derechos humanos reconocidos
en la Convención Americana. Si se ha logrado una solución amistosa, la Comisión
redacta un informe con una breve descripción del caso y el texto del acuerdo arribado, el
cual es publicado.

La solución amistosa, además, debe contar con el visto bueno de los representantes de
las víctimas y de la propia Comisión Interamericana, quien no está obligada a aceptar un
acuerdo que a su juicio no se funde en el respeto a los derechos humanos.
Si en cambio, el intento de llegar a una solución amistosa ha fracasado o directamente
no ha tenido lugar, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos debe confeccionar
un informe confidencial con las recomendaciones que crea pertinentes hacerle al Estado,
el cual es puesto a consideración de las autoridades del país involucrado. Este informe
es confidencial.
Si se trata de un Estado que ha ratificado la Convención Americana, que ha aceptado la
competencia de la Corte, y que no ha cumplido con las recomendaciones del informe
confidencial, la Comisión debe, en principio, remitir el caso a la Corte; sólo como
excepción y de manera fundada puede optar por la publicación del informe definitivo.

> El envío y el trámite de un caso ante la Corte


La Corte es competente para decidir sobre la existencia o no de una violación de la
Convención Americana sobre Derechos Humanos por parte de un Estado, y para
disponer una indemnización en favor de las víctimas o sus derecho habientes.

Sólo están habilitados para llevar un caso ante la Corte, la Comisión Interamericana y los
Estados partes de la Convención.
TANY 2021

Las sentencias de la Corte Interamericana se emiten a través de fallos, los cuales deben
ser motivados, es decir que deben contener las razones por las cuales se decide de una
u otra forma. El fallo es inapelable.

5.2.1 Los Derechos Humanos en la Organización de las


Naciones Unidas
La protección efectiva de los derechos humanos era uno de los aspectos en
los que falló la Sociedad de las Naciones: en su seno no existía un órgano
promotor y protector de los mismos. Cuando finalizó la Segunda Guerra Mundial y se
conocieron las atrocidades de
los campos de concentración y el exterminio masivo de personas en los mismos, la
comunidad internacional mostraba una sensibilidad internacional por los crímenes de
lesa humanidad que venían de sufrirse, generando una presión sobre quienes integraban
la nueva organización internacional, lo cual derivó en una acción concreta a nivel
reparatorio: el juzgamiento de algunos de los máximos responsables de aquellos actos a
través de los conocidos tribunales de Nuremberg y Tokio.

La Carta constitutiva de las Naciones Unidas contempla entre sus propósitos mantener la
paz y seguridad internacionales, fomentar las relaciones de amistad entre las naciones y
lograr la cooperación internacional.
La labor inicial de promoción de los derechos humanos quedó como una de las tareas
que competían al Consejo Económico y Social, (ECOSOC).
ECOSOC dio nacimiento en 1946 a la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones
Unidas.
Actualmente se han producido modificaciones, ya que desde el año 2005 no existe más
la Comisión de Derechos Humanos, que ha sido sustituida por un Consejo de Derechos
Humanos que no depende más del ECOSOC.

5.2.2 Los instrumentos de protección de los derechos


humanos en la Organización de las Naciones Unidas

> La carta internacional de los derechos humanos


Se ha dado en llamar "Carta Internacional de los Derechos Humanos" a un conjunto
de normas internacionales que se consideran la base de la protección internacional de
los derechos humanos y son la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el
Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales, el Pacto
Internacional de Derechos Civiles y Políticos, y los dos protocolos facultativos anexos a
este último (denuncias individuales y pena de muerte).
TANY 2021

> La Declaración Universal de los Derechos Humanos (1948)


La Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, creada en 1946, tuvo por
función la confección de un proyecto en el cual se determinará el concepto de derechos
humanos y que contuviese, además, una lista de derechos comunes a todas las
personas independientemente de la nacionalidad de las mismas.

> Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos


(1966) y Pacto Internacional de Derechos Económicos,
Sociales Culturales(1966)
La Declaración Universal de Derechos Humanos tenía, principalmente, dos
dificultades cuando fue adoptada en 1948:
• Al ser una Declaración, no era norma obligatoria para los Estados.
• No establecía ningún órgano de protección ni tampoco ningún procedimiento concreto
por el cual denunciar violaciones a los derechos humanos por parte de los Estados.
El paso subsiguiente de las Naciones Unidas en la materia fue buscar la sanción de
pactos que establecieran mecanismos de protección a los derechos consagrados en la
Declaración Universal, pero la Guerra Fría conspiró notablemente en contra de una
rápida elaboración de estas convenciones.

La Organización demoró casi veinte años para lograr la sanción de dos


pactos: el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos y el Pacto Internacional
de Derechos Económicos, Sociales y Culturales. Ambos Pactos se adoptaron el 16 de
diciembre de 1966 y entraron en vigor en 1976.
Igualmente, el Pacto obliga a los Estados que lo ratifiquen, a adoptar las medidas
legislativas o de otro carácter para hacer efectivos los derechos establecidos en él. Se
fija expresamente la obligación para los Estados de garantizar por igual los derechos a
hombres y mujeres.

Los derechos que efectivamente el Pacto agrega a los contemplados en la Declaración,


son el derecho a la propia vida cultural, practicar su religión y emplear su propio idioma a
los miembros de minorías étnicas, religiosas o idiomáticas; la prohibición de la prisión por
deudas, y el derecho de todo niño a la nacionalidad y a recibir las medidas de protección
por su condición. Al igual que el si.
No pueden suspenderse los siguientes derechos:
- a la vida, a no ser sometido a torturas, a esclavitud o servidumbre.
- a la libertad de pensamiento, de conciencia y religión.
- al principio de legalidad jurídica.
TANY 2021

- al reconocimiento de la personalidad jurídica.

5.2.3 La Oficina del Alto Comisionado de las Naciones


Unidas para los Derechos Humanos
En la Conferencia de Viena sobre Derechos Humanos organizada por las Naciones
Unidas en junio de 1993 se recomendó con carácter prioritario la creación de un Alto
Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos . Siguiendo el
mandato de la Conferencia de Viena, la oficina de
Alto Comisionado o Alta Comisionada de las Asamblea General de las Naciones Unidas
en diciembre de 1993.

El Alto Comisionado o Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos
Humanos es el funcionario o funcionaria de mayor jerarquía en la materia dentro de la
organización; centraliza, coordina y apoya las actividades de promoción y protección que
se desarrollan en todos los capítulos siguientes del presente curso. En el marco de su
trabajo se encarga de dialogar con los gobiernos para garantizar la observancia de los
derechos humanos e impedir sus violaciones; igualmente efectúa misiones en el terreno
prestando asistencia técnica y garantizando la investigación sobre violaciones a los
derechos humanos.
El Alto Comisionado o Alta Comisionada presenta anualmente un informe de sus tareas a
la Asamblea General de las Naciones Unidas.

5.2.4 Los instrumentos específicos de protección de los


derechos humanos
en la Organización de las Naciones Unidas
En el sistema de protección de los derechos humanos en la Organización de las
Naciones Unidas existe una gran cantidad de instrumentos de protección que pueden
englobarse en la categoría de específicos, debido a que tienen por objeto un aspecto o
materia de
derechos humanos, o se refieren a los derechos de un sujeto particular.

En el primero de los casos podemos mencionar aquellos tratados o convenciones que


abordan fenómenos violatorios tales como la tortura, las formas de discriminación racial,
o el genocidio. En el otro segmento pueden ponerse como ejemplos los tratados o
convenciones destinados a la eliminación de todas las formas de discriminación contra
las mujeres, o a la protección de la niñez y adolescencia.
TANY 2021

5.2.5 Estructura actual de la protección


de los derechos humanos en el ámbito universal.
En 2005 se creó el Consejo de Derechos Humanos, que sustituye la Comisón de DD, de
la que hemos hablado, con una mayor jerarquía: la comisión dependía del ECOSOC y el
Consejo de la Asamblea General y con mayores prerrogativas en la protección de los
derechos.

5.2.6 Tribunal Penal Internacional


Las Naciones Unidas han dado en los últimos años pasos firmes dirigidos hacia combatir
la impunidad de aquellos que cometan los crímenes más aberrantes; si bien después de
los juicios de Nuremberg y Tokio se pensó que un tribunal penal internacional iba a
adoptarse rápidamente,lo cierto es que no se dieron progresos concretos en la materia
hasta la década de 1990.

El Consejo de Seguridad aprobó en 1993 una resolución por la cual se creó un Tribunal
Internacional para juzgar a los responsables de violaciones a los derechos humanos y al
derecho humanitario internacional, en el marco del conflicto de la ex -Yugoslavia. Un año
después, otra Resolución del Consejo de Seguridad dio nacimiento al Tribunal
Internacional para juzgar las violaciones graves al derecho humanitario y a los derechos
humanos en Rwanda. La Corte Penal tiene naturaleza subsidiaria o complementaria, es
decir, asume competencia cuando a nivel nacional no se ha podido o no se ha querido
juzgar a una persona presuntamente responsable de alguno de los crímenes.

El Estatuto establece la obligación de los Estados de cooperar con la Corte; se fijan los
principios generales de derecho penal y las garantías para las personas acusadas y la
pena de muerte está prohibida por el Estatuto.
------------------------------------------------------------------------------------------------
TANY 2021

MODULO 3
Lecturas básicas
Anderson J. (2006) Sistemas de género y procesos de cambio. En:
Batthyany, K (coord). Género y desarrollo. Una propuesta de formación.
Montevideo: IDRC, Udelar. (pp15-41).
Lagarde, M. (1995) Género y desarrollo desde la teoría feminista. La Paz:
CIDEM.
Salgado. J. (2009) Género y derechos humanos. En Ávila Santamaría R,
Salgado J y Valladares L. El género en el derecho: ensayos críticos. Quito:
UNIFEM. (pp. 165-180). Disponible en:
http://www.oas.org/en/sedi/dsi/docs/genero-derecho_12.pdf

Anderson J. (2006) Sistemas de género y


procesos de cambio.
(pp15-41).
Hace un par de décadas, género era una palabra casi desconocida, que se usaba
solamente entre lingüistas o especialistas en telas.
Junto con términos como raza y etnicidad, género da cuenta de la presencia de líneas
divisorias en la sociedad y de jerarquías internas.

Todas las sociedades humanas se caracterizan por diferenciarse internamente,


reconociendo la existencia de segmentos y categorías simples -niño/joven/adulto,
hombre/mujer.
Estas últimas aparecen en sociedades industriales y post-industriales donde se
encuentran una infinidad de categorías, entre ellas,ocupacionales, de estatus social,logro
educativo,discapacidad, estilos de vida,nacionalidad u origen regional,pertenencia a
tribus o pandillas.
La diferenciación social es universal.
Las sociedades modernas viven jalonadas por conflictos que se originan en ideologías
que sustentan y rechazan determinadas maneras de entender las diferencias, así como
por las leyes y normas que responden a ellas.

Todas las personas, en principio,tienen los mismos derechos y las mismas


oportunidades.
En relación con el género,enfrentamos un hábito de clasificación de las personas
(hombres/mujeres) que se instala en casi todos los individuos en la temprana niñez. La
TANY 2021

clasificación niño/niña es aprovechada por las maestras de la escuela primaria para


ordenar sus salones y promover habilidades diferenciales en sus alumnos,según sexo,
de reconocimiento y manipulación de contrastes y oposiciones. Todas las personas
acumulan fuertes asociaciones emocionales con estas categorías, a lo largo de sus
trayectorias de vida.

Los estudios académicos sobre género, tal como los entendemos hoy,datan de los años
setenta en los países noratlánticos y en las comunidades académicas fuertemente
vinculadas a ellos, como es el caso de América Latina.

En los años ochenta, el género comienza a extenderse como categoría. En este sentido
aparece el muy citado texto de Joan Scott (1990); “El género; una categoría útil para
el análisis histórico”. Más que como una categoría descriptiva, el género se presenta
como una categoría analítica,permitiendo visibilizar los vínculos existentes entre la
condición del ser hombre o mujer y las oportunidades y restricciones que esta condición
conlleva.
SCOTT señala las conexiones entre el género y consigna por lo menos cuatro
dimensiones:
- Los símbolos,mitos y representaciones que caracterizan a una sociedad.
- Las normas y reglas.
- Las grandes instituciones, tales como el sistema de parentesco,la familia y la
economía.
- Las identidades personales.
Los estudios que utilizan el género como categoría de análisis visualizan su capacidad
estructurante.

Gayle Rubin (1975), en el artículo titulado “El tráfico de mujeres: nota sobre
la “economía política del sexo”, introduce el concepto de sistema sexo-género “Como
definición preliminar,un sistema sexo/género es el conjunto de disposiciones por
el que una sociedad transforma la sexualidad biológica en productos de la
actividad humana transformados.”

El texto de G. Rubin es fundacional para una nueva oleada de estudios de género.


Estos expanden las ideas sobre el género como una categoría que tiñe muchas
dimensiones de la vida humana,aplicando un enfoque sistémico,convirtiéndolo en uno de
los principales factores estructurantes cuyos efectos se irradian a través de todo el
sistema social.
TANY 2021

G. Rubin pudo articular,precozmente, una visión del género como un sistema que
estructura las sociedades,porque se planteó un diálogo con otros grandes
sistematizadores de la teoría social, específicamente con Marx, Freud y Lévi-Strauss.

De Marx tomó la necesidad de construir una teoría sistemática de la opresión,ya no


sólo entre clases sociales, o en la oposición capital-trabajo,sino entre categorías de
género; hombres-mujeres y,eventualmente,otras.

De Freud tomó una visión de sexualidad, la reproducción y las relaciones familiares


como factores que abarcan casi la totalidad de la experiencia subjetiva y objetiva de las
personas.

De Lévi-Strauss,creador del estructuralismo en la antropología,tomó ideas sobre las


relaciones de intercambio e interdependencia como la lógica fundamental que vincula a
los grupos humanos. Tomó también la idea de la fuerza creadora de las mujeres, que
transforma a grupos opuestos en afines y establece puentes entre el mundo social y el
material.
“ No hay ninguna teoría que explique la opresión de las mujeres con algo
semejante a la fuerza explicativa de la teoría marxista de la opresión de
clase.”
G. RUBIN.
Parte de la razón por la cual resulta difícil abordar el concepto de género como sistema
es la dificultad de definir su contenido y de precisar sus límites.
Se puede decir que un sistema de género es un conjunto de elementos que incluye
formas y patrones de relaciones sociales,prácticas asociadas a la vida social
cotidiana,símbolos, costumbres, identidades,vestimenta,tratamiento y ornamentación del
cuerpo,creencias y argumentaciones,sentidos comunes y otros variados elementos, que
permanecen juntos gracias a una débil fuerza de cohesión y que hacen referencia,directa
o indirectamente, a una forma culturalmente específica de registrar y entender las
semejanzas y diferencias entre géneros reconocidos; es decir,en la mayoría de las
sociedades humanas,entre varones y mujeres. (Anderson,1997)

Esta definición procura realzar la gran variedad de elementos que pueden llegar a estar
implicados en el sistema de género; son aquellos elementos que se tiñen de género.
Estos elementos generizados varían entre una sociedad y otra.

En segundo lugar,esta definición reconoce que las distinciones se hacen para


especificar cuántos géneros hay y cuáles son anteriores a la organización del sistema de
género. El sistema presupone la existencia de estas distinciones, pero no las puede
TANY 2021

explicar ni dar razón de las causas últimas. Éstas deben buscarse en la capacidad
simbólica de la
especie humana y en su tendencia a asignar valor a todas las cosas.

¿QUÉ CLASE DE SISTEMAS SON ÉSTOS?


El estudio de los sistemas,sobre todo de los llamados sistemas complejos, está a la
vanguardia de la investigación contemporánea. Existen diferentes tipos de sistemas,esto
varían de acuerdo a su coherencia y orden interno, es decir, al grado de sistematicidad.

Los sistemas de género son relativamente poco coherentes. En general, todos ellos son
construcciones artificiales que se encargan de sustentar relaciones desiguales de poder
y privilegio,que resultan onerosas y poco legítimas para muchos actores. Son
construcciones que se apropian de los elementos disponibles, heredados del pasado, de
diferentes campos (la familia y el parentesco) para sustentar ideas y prácticas.

Los sistemas complejos pueden contener ideas contrarias,simultáneamente. Dan cabida


a distintas visiones acerca de los hombres y las mujeres,sus capacidades y relaciones.

MEIGS (1990) estudió este fenómeno en un pequeño grupo de Nueva Guinea, los
hua.
Ella analizó tres versiones del sistema de género en este grupo:
La primera versión del sistema de género hua, que la autora llama agresivamente
chovinista,ensalza a los hombres y denigra a las mujeres por débiles y sucias, por estar
sus cuerpos sujetos a ciclos menstruales y procesos como el embarazo y la lactancia.

En la segunda visión, aparecen precisamente las funciones reproductivas de las


mujeres, lo que las coloca en una posición de superioridad.

La tercera visión propone la complementariedad entre hombres y mujeres y


sustenta las negociaciones diarias que realizan las personas basadas en ella. Es una
versión notablemente igualitaria.

En las sociedades latinoamericanas contemporáneas, coexisten múltiples versiones de


sistemas de género.
Fuller (1998) muestra en su estudio las imágenes de las mujeres y lo femenino que
difundió, hace algunos años, el principal diario del Perú, El comercio, en sus paǵinas
TANY 2021

conviven artículos que ensalzaban las cualidades maternales de las mujeres, que
deslizaban ideas acerca de la sexualidad femenina como descontrolada y seductora.
Los sistemas de género parecen admitir asimetrías en sus categorías básicas.
Hay motivos para pensar que en muchas sociedades, las categorías masculinas son
más vulnerables,más estrechas y menos estables que las femeninas. Los
comportamientos,pensamientos y sentimientos de los niños varones y los hombres
adultos pueden estar sujetos a mayor control que los de las niñas y las mujeres.

Los sistemas de género están expuestos a oscilaciones entre la calma y la turbulencia.

SANDAY (1981) presenta una interesante investigación sobre ciertas dimensiones de


los roles y las relaciones entre hombres y mujeres,así como acerca de las ideologías que
justifican estas prácticas. La autora utiliza un banco de datos sobre decenas de
sociedades sumamente diversas por su economía,ubicación geográfica y hasta época
histórica. Esta autora encuentra que la hostilidad entre hombres y mujeres, y las
manifestaciones de dominio masculino se ven exacerbadas cuando las sociedades
pasan por épocas de turbulencia. El estudio analizan turbulencias en dos ámbitos; el
acceso a los alimentos y las guerras.
Los sistemas de género son;
- sistemas complejos
- están estructurados sobre bases dispersas, diversas y variables
- arrastran los signos de accidentes históricos, asociaciones débiles,conexiones
temporales, modas y rumores proponen, al mismo tiempo,múltiples versiones del mundo,
contradictorias entre sí.
Invitan a jugar con estas contradicciones y permiten hacer un uso estratégico de ellas
- sus distintas partes son interconectadas de muchas maneras, con una fuerza variables.

- puede haber fuertes asimetrías en sus categorías y componentes básicos


- están sujetos a vaivenes y etapas sucesivas de calma y turbulencia

DISTINTAS CARAS E INTERCONEXIONES


El sistema de género se presenta en un primer momento como un sistema de
clasificación,que enuncia las categorías que ordenan el mapa cognitivo correspondiente
a este dominio. Se presenta también como un sistema de reglas,que recorre desde las
leyes nacionales y las leyes de la humanidad hasta las reglas de etiqueta que rigen la
mesa familiar,pasando por innumerables normas y costumbres. Se presenta como un
sistema de roles; el tema de los roles sexuales es uno de los que más se ha investigado
en América Latina. Se presenta también como un sistema de intercambios entre varones
y mujeres y entre actores “con género”, que responden a las diversas clasificaciones
TANY 2021

conocidas. Se presenta como un sistema de prestigio y valor,que enuncia jerarquías


alrededor de ideas acerca de la masculinidad y la feminidad y de las personas que se
identifican con una y otra.

Un sistema de género se aplica en análisis comparativos y cuando se trata de definir los


rasgos permanentes de los arreglos y significados asociados al género de diferentes
lugares.

Un régimen de género se aplica a un país e incluso a componentes menores como un


sector social o una región geográfica. Los regímenes de género pueden cambiar gracias
a reformas legislativas y a otras decisiones de los gobiernos y las instituciones que los
integran. Pueden verse influidos por campañas en los medios de comunicación,reformas
religiosas y transformaciones culturales,como muchos de los procesos asociados a la
globalización. Los proyectos de cambio, entonces, se refieren generalmente a regímenes
de género específicos de cada país o localidad.

CONCEPTOS CLAVE
HUGHES (2002) aporta una discusión útil y refrescante sobre seis conceptos
centrales en los estudios de género hoy. Su análisis presta especial atención a las
vinculaciones entre la teoría de género, la teoría elaborada en otras áreas del estudio
contemporáneo y las aplicaciones del conocimiento académico.

Conceptos del esquema de Hughes


Igualdad; El concepto de igualdad tiene una importancia innegable y ha acompañado
el desarrollo de los estudios de género desde sus inicios.
RAWLS, en su influyente estudio Una teoría de la igualdad (1971), ilustra las
complejidades del concepto y demuestra cómo todas las sociedades admiten algunas
formas y algún grado de desigualdad. Las indagaciones acerca de la igualdad en la
filosofía política contemporánea han contribuido enormemente a enriquecer el
concepto,tal como se lo venía trabajando en los estudios de género.
Primitivamente,los debates se concentraban alrededor de la igualdad en el trabajo y se
tomaba a los hombres como la pauta a alcanzar. Hoy, la igualdad se vincula más a los
conceptos de ciudadanía y derechos ciudadanos.
Estrechamente relacionados con el concepto de igualdad están los conceptos de
equidad y paridad. Equidad refiere a las situaciones donde el trato a hombres y mujeres
puede ser diferente, a partir de diferencias en su condición,en aras de promover la
igualdad. Paridad
TANY 2021

participativa es un concepto utilizado por Nancy Fraser (1997) para discutir formas de
actuación política de las mujeres,que no las obliguen a convertirse en hombres,sino que
respeten sus posibilidades materiales y sus historias de relacionamiento con la política y
el gobierno.
Diferencia; Desde hace décadas se debate el problema de las diferencias
biológicas entre los sexos y sus implicancias en los comportamientos y roles sociales. El
riesgo es el esencialismo, es decir, atribuir a hombres y mujeres cualidades esenciales
que están intrínsecamente asociadas a su condición de hombre o mujer como resultado
de su dotación biológica.
El concepto de diferencia está fuertemente vinculado a la corriente que se conoce como
feminismo cultural.

Elección; El concepto de elección o capacidad para ejercer autonomía frente a


diversas opciones es más reciente como concepto clave en los estudios de género. El
individualismo sería una idea que se va expandiendo conforme se extiende la influencia
de Occidente en el mundo, a través de los proyectos de cambio,desarrollo y expansión
de mercados. La tendencia a individuación, que ocurrió en la modernidad,implicaría la
postergación de los criterios grupales para dar prioridad a lo que es deseable para cada
persona. Se vincula con la aparición del concepto de sí mismo ,como un ser gobernado
por la conciencia propia, y con las nuevas ideas sobre los derechos individuales.

En los estudios de género, la elección se vincula a la idea de autonomía y


autodeterminación de las mujeres, más que con el individualismo, con sus connotaciones
de rechazo a los vínculos solidarios entre personas.

La falta de autonomía y las limitaciones sobre la decisión y la voluntad propia son fáciles
de demostrar como parte de la condición de las mujeres.
El empoderamiento, que actualmente figura como objetivo de muchos proyectos de
desarrollo,intenta elevar los niveles de autonomía y decisión propios de las mujeres.

Otra línea de interpretación del concepto de elección,lo vincula a los debates sobre la
elección racional→ Alude a un sujeto concebido como un ente que tiene permanencia y
continuidad en el tiempo, que construye una historia personal consistente y
acumulativa,en la que se da un encadenamiento de eventos que tiene sentido y valor, y
que se desarrolla bajo el control de la persona.

El concepto de elección se vincula también con la idea de agencia, fundamental en la


teoría social contemporánea.
TANY 2021

Cuidado; El concepto de cuidado, tanto como las expresiones economía del cuidado,
organización social del cuidado o ética del cuidado asumen una gran importancia en la
teoría de género contemporánea. El cuidado realizado en grupos íntimos de personas
vinculadas por lazos de parentesco y comprometidas en un proyecto a largo plazo
operan en terrenos de obligación moral que tocan al sentido mismo de la “vida humana
que vale la pena vivir” Nussbaum,1996.

Tiempo; El tiempo resulta ser uno de los conceptos más ricos cuando se le toma como
puerta de entrada a la realidad de las vidas de mujeres y hombres.
El tiempo social incluye la percepción subjetiva de los actores y sus interacciones con los
ritmos biológicos personales.
Es fácil entender cómo la organización,el significado y la percepción del tiempo puede
variar para personas que ocupan distintos lugares en la organización social. Varían par
hombres y mujeres, para personas de mayor o menor edad, para trabajadores/as e
diferentes ocupaciones,para personas sanas y personas enfermas.

El concepto de tiempo social facilita una nueva mirada a los ciclos de vida de varones
mujeres.
Los dos momentos que enmarcan cualquier vida humana - el inicio y el
término- so puntos de enorme controversia,rodeados de símbolos y significados.
La versión radical de algunas de estas ideas es que existe un tiempo femenino y u
tiempo masculino.
Ruddick (1989),sostiene la noción de ciclos largos, asociados a las mujeres, y ciclos
cortos, asociados a los hombres. Así, la vida de las mujeres suele organizarse alrededor
de etapas largas en las que ellas deben pensar y actuar en respuesta a la creación de u
hogar, la crianza de un hijo desde la infancia hasta la adultez. Los hombres organizaría
su tiempo y actividades en función de su educación,formación y carrera
laborales,actividades deportivas y reuniones con amigos.

Pensamiento maternal→ este tipo de pensamiento fomenta la paciencia y la


tolerancia d faltas que, con el tiempo y la maduración,serán recogidas.
Otros estudios enfocan la gerencia de la vida familiar como una gerencia de tiempo.
La lógica de género que se impone sobre la organización del tiempo se extiende con
importantes consecuencias al mundo del trabajo y las empresas. Más frecuentemente qu
en el caso de los hombres, las mujeres son trabajadoras remuneradas a tiempo parcial.

Sus carreras laborales sufren interrupciones y cambios que escapan a su control.


Además, son “castigadas” con sueldos menores y derechos disminuidos a pensiones
seguros.
TANY 2021

En las sociedades modernas, el tiempo se compra y se vende, y las poblaciones so


disciplinadas a través del tiempo. Sin embargo, muchas de las actividades de las
mujeres no se prestan a este disciplinamiento y reglamentación.
El dilema de compatibilización de la vida familiar y laboral afecta a hombres y mujeres,
pero recae con especial fuerza sobre las mujeres. La crianza de los hijos y el manejo del
hogar demandan no sólo tiempo, sino además presencia.
El tiempo ingresa en los debates sobre el género también en la relación con la memoria
y la identidad personal, que depende de un sentido de continuidad y autonomía.

Experiencia; Se trata de reivindicar la subjetividad y la validez de las interpretaciones qu


las personas hacen de sus vivencias. Se relaciona con un cuerpo importante d
reflexiones en las ciencias sociales contemporáneas, que plantean la necesidad d
incorporar en las teorías y análisis,los puntos de vista de los actores; su
intenciones,emociones,afectos y marcos interpretativos.

La idea de la experiencia valida el conocimiento tiene una ilustre historia de estudios d


género. Se identifica con la teoría de Dorothy Smith (1986) que recibe el nombre de
punto de vista. La teoría del punto de vista nos alerta sobre la vasta brecha que existe
entre personas privilegiadas y personas marginadas,entre quienes sufren bajo relaciones
d dominación y las que se benefician de ellas.
Sin embargo, Smith es cuidadosa al decir que no toda experiencia,simplemente por se
experiencia de una persona oprimida,tiene el mismo valor como conocimiento y como
verdad. El conocimiento que se obtiene de la experiencia debe ser transformado
mediante la reflexión, la teoría y la lucha política. La experiencia individual y particular
debe ser puesta en común, analizada a la luz de otras experiencias e interpretada en
marcos alternativos,superando la censura del pensamiento oficial.

La teoría del punto de vista de Smith y sus colaboradores constituye una epistemología
feminista.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
Lagarde, M. (1995)
Género y desarrollo desde la teoría feminista. La Paz:
CIDEM.

No hay actividad pública en la que no esté presente el enfoque de género,así como


políticas,planes y proyectos que no se elaboren considerando dicho enfoque.
Este concepto se oficializa cada vez más en el diseño de estrategias de políticas
públicas.
La mayor parte de las personas conoce el enfoque de género por una obligación
burocrática, institucional. Hoy es requisito en ciertos ámbitos internacionales trabajar con
TANY 2021

el género. Se asocia el enfoque de género al trabajo con las mujeres, está es una
segunda característica; “enfoque de género es igual a trabajar con mujeres”, a
hacer políticas,programas y procesos de participación social que incluyan a las mujeres.

El enfoque de género, es una visión particular, una interpretación de la problemática


social y vital analizada a partir de las mujeres.
En un primer momento efectivamente se trató de la problemática de vida de las
mujeres y se utilizó lo que en el campo científico conocemos como teoría de género para
explicar dicha situación,por eso aún se asocia el género a las mujeres. Pero, en
segundo momento, se amplió la teoría de género y se usó no solamente para
interpretar la problemática de las mujeres, sino también de los hombres.
En un tercer momento se ha analizado la relación entre las mujeres y los hombres, se
ha puesto el acento en los hechos relacionales para dar cuenta de lo que sucede a
ambos géneros.
Existen dos niveles de análisis,uno es el análisis de lo que acontece a las mujeres y a
los hombres concretos,al mismo tiempo, usamos el enfoque de género para analizar a
las sociedades mismas,podemos hacer un análisis complejo de las sociedades de
acuerdo con las formas en que organizan la vida social para que existan esos géneros y
no otros.

Aplicamos el enfoque de género para investigar, interpretar,analizar,pensar no solamente


a la sociedad sino también al Estado.

Actualmente analizamos al Estado en el sentido estricto como sociedad política, pero


también al Estado ampliado, incluyendo a la sociedad civil, es decir que podemos
interpretar,analizar y dar cuenta de fenómenos políticos generados en esta organización
social de géneros, o a la inversa; cómo el Estado contribuye a reproducir ese orden
social.

El enfoque de género surge como teoría de la psicología, cuando los psicólogos se


preguntaban por qué había personas que tenían comportamientos extraños desde el
punto de vista sexual,dónde se generaban estos comportamientos que no correspondían
con lo esperado, que no se ajustaban a la cultura ni a las normas.

Propusieron la teoría de género para explicar que lo notable eran los comportamientos
sexuales semejantes, sistemáticos,eso era lo verdaderamente notable en la sociedad;
los comportamientos extraños se debían a que algo había pasado en la formación de
géneros. Es así que llamaron género a la relación entre características sexuales y
psicológicas, y la hipótesis que propusieron fue que la mayor parte de las personas
lograba corresponder a las características psicológicas y formar en la práctica los tipos
que la sociedad necesitaba para funcionar, que habían otros casos en los que no se
habían dado una serie de factores y las personas no tenían esa correspondencia. Esta
fue la primera teoría, ya en forma de género elaborada por el sexólogo y psicólogo
norteamericano Stoker.
TANY 2021

Varios antropólogos hicieron estudios en diversas partes del mundo preguntándose por
un problema fundamental, ¿la condición humana es universal o no es universal?
Estos estudios develaron la existencia de un potencial humano compartido pero, que
más allá de este fenómeno,las diferentes sociedades y culturas desarrollaban formas
particulares de ser mujer y de ser hombre , a esas formas le llamaron género, no sólo
tomaron en cuenta los aspectos psicológicos, sino que existía el reconocimiento de dos
sexos, al mismo tiempo se caracterizaba a esos dos sexos con cualidades específicas
en cada sociedad y en cada cultura.

Encontraron que habían sociedades en las que se repetían patrones de ser mujer y de
ser hombre,pero que habían sociedades donde las características fundamentales no
estaban presentes o existían otras características, para explicar esto se plantearon que
las sociedades desarrollan los tipos necesarios de mujeres y hombres que necesitaban
para reproducirse.

Las sociedades desarrollan los tipos de mujeres y hombres que requieren para su
subsistencia y reproducción. Hoy usamos género para definir el conjunto de
características diferenciadas que cada sociedad asigna a las mujeres y a los hombres.

Son características vitales que definen la existencia de las personas, características


profundas que dan sentido a la vida y determinan, en gran parte, la existencia de las
personas. El género es visto como un conjunto de fenómenos determinantes de la vida
social, colectiva e individual. Generalmente las sociedades reconocen dos sexos y dos
géneros, sobre los cuerpos sexuados masculinos y femenino construyen el género
femenino y el género masculino,basados en un conjunto de cualidades y atributos vitales
que son enseñados y aprendidos; por lo tanto el género es parte de un proceso
pedagógico que se enseña, se aprende y muchas veces se desobedece.

Los sistemas conservadores asignan más diferencias que semejanzas y los sistemas de
género transformadores y modernos tratan de construir espacios de semejanza entre
mujeres y hombres, como parte de la modernidad.
El género es el conjunto de atributos simbólicos, sociales económicos,jurídicos, políticos
y culturales asignados a las personas de acuerdo a su sexo. No nacemos con género, lo
desarrollamos a partir del aprendizaje,sólo nacemos con sexo, todo los demás se nos
enseña y es aprendido.

Otra característica es que las personas concretas, en sociedades modernas, reunimos


características culturalmente asignadas a nuestro propio género pero también al otro
género.
Los géneros se modifican social y culturalmente.
TANY 2021

La sociedad no acepta cambios que incluso se producen por compulsión social, porque
la sociedad no cambia al mismo ritmo que cambia la cultura.
Los géneros, en la modernidad,cambian tanto que en unas decenas de años las
personas están realizando actividades que en la década pasada estaban prohibidas para
su género.
En algunos aspectos, la sociedad cambia mucho más rápido que la cultura, en otros, la
sociedad puede elaborar culturalmente anticipaciones de situaciones que no vive la
sociedad, ahí están las utopías y los pensamientos fantásticos que no los vivimos pero
los imaginamos, esas fantasías,esas utopías son cultura; por lo tanto podemos tener
sistemas de género muy estrictos y fantasías extraordinarias. En la modernidad
cambiamos los sujetos de género y la cultura no cambia con la misma velocidad, nos
seguimos percibiendo con las mismas percepciones de un mundo que ya no
corresponde a los cambios que hemos experimentado.

La cultura individual va mucho más lenta que la experiencia individual y la cultura social
tarda más tiempo en elaborar los cambios sociales que se han vivido.
Los géneros están confirmados social y culturalmente, pero se generan conflictos por las
contradicciones que hay entre los contenidos sociales del género y los contenidos
culturales del género.

Sociedades patriarcales; si seguimos la definición de la ley del padre, son sociedades


que tienen como paradigma de lo humano y paradigma de la historia los hombres, a lo
masculino y al simbólico hombre. En la cultura patriarcal se usa el simbólico “hombre”
como sinónimo de humanidad, de toda la humanidad. En las filosofías de las culturas
patriarcales se reflexiona sobre el ser y se le dan todos los atributos al
ser,supuestamente universal, de lo que en las sociedades,son características masculinas
y atributos sociales
de los hombres.

Se elabora la historia como si fuera hecha solamente por los hombres, incluso se piensa
la historia como una serie de acontecimientos públicos, sólo público es historia y
generalmente,como señala Cecilia Amorós , lo público está asociado a la división de
trabajo, a la división del espacio por géneros y se asigna simbólicamente el espacio
público a lo masculino y el espacio privado a lo femenino.

En las sociedades patriarcales modernas se separa y divide el mundo público del mundo
privado, se separa además el mundo de la producción del mundo de la reproducción
social,así se piensa y se norma. A nivel jurídico existen normas específicas para los
espacios públicos y normas específicas para los espacios privados, existen
leyes,códigos,reglamentos distintos; los espacios privados se manejan por normas
verbales codificadas sólo en la memoria colectiva, pero que no tienen contrato,libro o ley,
sino que transmiten a través de la vida cotidiana de unas personas a las otras. En
TANY 2021

cambio el espacio público,aunque existan normas consuetudinarias es manejado a


través de leyes y contratos.

Las sociedades patriarcales modernas separan el espacio de la intimidad del espacio


público, espacio de las actividades personales y realizan algo importante,fragmentan a
las personas y al tiempo.
Tenemos separado el trabajo de la vida privada. Esta separación corresponde al orden y
al poder de géneros.
Otro aspecto que caracteriza a las sociedades patriarcales es la distribución de los
poderes sociales. En el orden patriarcal la regla fundamental de los poderes es que la
sociedad contribuye para que los poderes que se valoran cómo más importantes estén
en manos del género masculino, y en sociedades de tanta desigualdad los poderes
máximos son poderes de dominación.

Una característica de las sociedades patriarcales es que cada hombre debe apropiarse
de poderes de dominación y usarlos para existir.
Otra regla importante de las sociedades patriarcales es que exista dominación del
género masculino sobre el género femenino,todo el género masculino legítimamente
posee poderes de dominio sobre el género femenino que puede ser sujeto a dominio. El
hecho político del sistema patriarcal se basa en la legitimidad de las relaciones de
dominio y poderío del género masculino sobre el género femenino.

Como vemos, el cuadro de la dominación patriarcal es múltiple y complejo y está basado


en estas tres normas de poder; es legítimo que todos los hombres puedan establecer
relaciones de dominio sobre todas las mujeres; es válido y además un deber, que los
hombres dominen a otros hombres; se debe y vale que las mujeres establezcamos
relaciones de dominación entre nosotras. Lo patriarcal no radica en el sexo de las
personas que establecen el dominio, sino en el contenido del dominio y en las formas del
uso del poder. El poder se usa para reproducir al conjunto del sistema, por eso son
relaciones patriarcales.

EL PODER COMO DOMINIO


La primera característica del poder de dominación es la expropiación ; domina quien
legítimamente puede expropiar a otros(as) sus bienes materiales y simbólicos, lo que se
expropia a las mujeres en las sociedades patriarcales es su sexualidad, las creaciones y
los productos materiales y simbólicos de las mujeres, el trabajo y los productos de su
trabajo, el pensamiento y la subjetividad femenina.

La socióloga Teresita de Barbieri señala que las sociedades patriarcales son sistemas
que extraen a las mujeres los productos de su sexualidad y los productos de su trabajo.
TANY 2021

También se extraen patriarcalmente los bienes y los productos del trabajo de los
hombres, como el hecho del patriarcado y se distribuyen de acuerdo a sus reglas.
La segunda regla es el monopolio,quién expropia legítimamente monopoliza lo que
expropió,lo usa para sí y para reproducir el sistema. Además de expropiar y monopolizar,
quien ejerce el poder de dominio tiene el legítimo derecho de controlar al otro, de
intervenir en su vida con actos decisiones,estas características constituyen la tercera y
segunda regla.
Quinta regla, por género es posible normar la vida del otro; establecerle normas que
organicen sus actividades y otorguen sentido ético a su vida, por género es posible
dominar a través de la capacidad. Es legítimo enjuiciar las acciones del otro, lo que hace,
lo que piensa, lo que dice, lo que no dice, es legítimo vigilar al otro.

Otro poder de dominio es el castigo y la sanción de género a quien incumple con las
normas,cualquier norma que es violentada o transgredida tiene legítimamente un castigo
social, nuestras sociedades son expertas en castigar las transgresiones de género
cualesquiera que éstas sean. Es legítimo el silencio como castigo, el aislamiento y la
exclusión social, que margina a la persona que hace una transgresión de género.

Existe otro mecanismo, el peor de todos; el legítimo derecho a perdonar, el perdón


representa y se expresa como el máximo poderío de género.
Uno de los mecanismos más importantes del control de géneros es la culpa. Todos los
mecanismos sociales de poder, todos los poderes de género son poderes sociales que
cuentan con instituciones públicas y privadas.
La sociedad civil, el Estado, las iglesias son instituciones que ejercen funciones de
dominación y control de género, norman la vida de las personas, incluso tienen
tribunales para enjuiciarlas.
La escuela es otra institución que desarrolla funciones pedagógicas y está encargada de
establecer formas de dominación a través de los géneros, pero también es un espacio de
lucha para cambiar esta dominación.

EL PODER DE LA REBELDÍA
A los poderes de dominio se le oponen poderes de personas,grupos e instituciones que
con mayor o menor conciencia disienten de las normas patriarcales siempre hay disenso
social y éste se expresa en distintos grados y niveles de poderío. Está el poder de la
rebeldía que es, uno de los poderes que enfrenta a los poderes de dominio de género,
este es un tipo de poder que todas las personas ejercen en algún momento de su vida.

Hay personas que usan, algunas veces, la rebeldía de género; en cambio hay otras que
son rebeldes de género toda su vida.
TANY 2021

La rebeldía como poderío se vuelve poderosa cuando se transforma en rebelión,cuando


es la combinación de rebeldías.
Un segundo tipo de poder que se opone al poder de dominio es el poder
subversivo , el poder de contravenir las normas realizando acciones contrarias a esas
normas.
La transgresión de género es un poder que se opone al poder de dominio de género y
consiste en atravesar sus normas y construir una nueva normatividad, otra referencia
cultural,política y ética.

Hay transgresión individual cuando las personas dejan de confrontarse con el esquema
de dominación y construyen sus propias normas de género.
Cuando los grupos sociales proponen, haciendo una acción propositiva,
transformaciones normativas a la sociedad, ya no es la subversión ni la rebeldía; es la
proposición de normas de vida de género distintas, basadas en otros contenidos de
género y en otros significados, en ello se basa y constituye la transgresión de género.

Hay ejercicio de poder en rebeldía,rebelión, en transgresión.


En las sociedades patriarcales existe una dialéctica de los poderes,nunca hay una
dominación absoluta.

GÉNERO E IDENTIDAD
La teoría de género plantea que mujeres y hombres tenemos diferencialmente condición
de género, la cual consiste en los deberes, obligaciones y derechos que se asignan a
cada uno de ellos. Es una condición pensada, una construcción teórica que surge de
analizar las semejanzas entre mujeres o las semejanzas entre los hombres; dicha
condición es el conjunto de características históricas asignadas a las mujeres y
asignadas a los hombres en su sociedad, en su momento histórico, en su época y en su
cultura específica. Una dimensión de la condición genérica es su carácter cambiante, se
transforma según las épocas, las culturas y la dinámica social. Otra dimensión es la
situación.

La situación vital de las personas es la síntesis de la condición de género articulada a la


condición de clase, nacionalidad, étnica, generacional, racial, etárea, religiosa,política y
cualquier otro tipo de condición que sea fundamental para las personas.
Una tercera dimensión es la posición de género que, en las sociedades patriarcales,
tiene un principio automático independientemente de nuestras cualidades personales.
Las mujeres ocupamos una posición de género inferior a la posición de género superior
que ocupan los hombres; las mujeres ocupamos posiciones subordinadas y los hombres
posiciones supraordinadas. Las mujeres ocupamos roles y funciones subsidiarias y los
hombres asumen roles y funciones protagónicas.
TANY 2021

Las personas tenemos posición de género cuando solamente hablamos de género, pero
tenemos posición social cuando hablamos de otras posiciones que se combinan con las
de género. La posición genérica es la referencia política, es el resultado de las relaciones
de poder.

Cada persona tiene una identidad que es la síntesis de todas sus dimensiones.
¿Qué es la identidad? La identidad es la dimensión subjetiva de la persona o
del grupo a través de la cuál esa persona o ese grupo asumen conscientemente lo que
tienen personalmente del conjunto de sus condiciones sociales.

Auto-identidad→ es la percepción que tiene el sujeto sobre su propia circunstancia


sobre lo que es. Es solamente aquello que internaliza a nivel consciente, todo cuanto
reconoce de sí.

Las referencias de identidad tienen por lo menos dos dimensiones; la auto-identidad y la


identidad asignada. Las autoidentidades siempre son el producto de las identidades
asignadas,elaboradas mediante la experiencia vivida. Las autoidentidades nunca son
originarias, siempre surgen de una asignación, las personas desarrollamos la auto-
identidad a partir de lo que nos dicen que somos, a partir de un discurso, de lo que se
nos asigna y otorgan como propio y específico.

La identidad de género, se inicia como una identidad asignada; “es mujer”, “es
hombre”. A partir de ello se asigna atributos a ese ser mujer, a ese ser hombre, la
persona los va aprendiendo, va creyendo que lo que posee y comienza a desarrollar su
propia identidad de género, por tanto la auto-identidad siempre es un producto de la
identidad asignada, elaborada a través de lo que experimenta de la vida.

Las mujeres aprendimos lo genérico femenino porque nos lo enseñaron y nuestras


referencias de lo que significa ser mujer son aprendidas, después desprendidas o
resignificadas.

Cada persona tiene su auto-identidad en un proceso constante de cambio.


La auto-identidad es dinámica, cambia conforme la persona vive y va construyendo
otros referentes de identidad. La identidad asignada también se transforma,pero aquí el
cambio se da en función de los nuevos círculos sociales en los que vive la persona y
registra referentes de identidad.
TANY 2021

La auto-identidad de las personas y de los grupos sociales no siempre corresponde con


lo que las personas son; muchas veces la auto-identidad está formada por creencias
sobre lo que soy, o creencias sobre lo que somos, a eso llamo identidad fantástica,cada
persona desarrolla una fantasía de sí misma, la cual es parte de su identidad.

En el caso de las sociedades patriarcales es obvio que la identidad de género masculina


es por sí misma positiva, valorada positivamente, de tal manera que las personas que
tienen género masculino tienen un piso auto-afirmado y positivo para desarrollar su
auto-identidad global, en cambio las personas de género femenino tienen un piso
negativo para empezar a construir su auto-identidad global.

Las personas vamos adoptando como parte de nuestra auto-identidad los aspectos que
la sociedad aprueba de nuestra condición.
El desarrollo se medía y aún se mide por el producto nacional bruto, por el producto
interno bruto,está visión cuantitativa del desarrollo desencadenó una serie de situaciones
complicadas, por ejemplo, valorar como desarrollo a los procesos económicos de
países empobrecidos, de países en lo que no prevalecían los derechos humanos, a
valorar como desarrollo aquellos procesos económicos de países sujetos a formas de
dominación colonial.

En las concepciones hegemónicas, el desarrollo era una concepción ligada a índices


económicos que no tomaba en cuenta la calidad de la vida, el nivel o el contenido de las
relaciones sociales y mucho menos las condiciones humanas de las mujeres y de los
hombres de pueblos, países y regiones del mundo.

Otra calificación referida al desarrollo es la que clasifica a los grupos y a los países de
acuerdo a su nivel de participación en procesos económicos hegemónicos; entonces se
tipificó a grupos económicos como marginados.
Las categorías/calificaciones mencionadas han permitido pensar cúal es la relación de
las personas con el desarrollo, pero ninguna de estas caracterizaciones incluía algo que
tuviera relación con los géneros, ni siquiera se pensaba que el desarrollo afectaba de
manera diferente a las mujeres y a los hombres.

Ha sido desde la teoría feminista, desde su cultura y su filosofía política,que surge la


crítica a la concepción del desarrollo que no incorporara a los géneros como parte
esencial del desarrollo.

La investigadora Isabel Larguía construyó la categoría política económica de “trabajo


invisible” para referirse a la fuerza productiva de las mujeres no valorada socialmente
en los circuitos del trabajo “formal”.
TANY 2021

La filosofía crítica sobre el desarrollo que comparte la teoría de género con otras visiones
críticas sobre el mismo, intenta construir una nueva visión del desarrollo planteando un
nuevo contenido; a esto llamamos Enfoque de Género y Desarrollo.

Hoy se concibe que el desarrollo involucra géneros, pero además el desarrollo interesa a
los géneros. Es decir, que en el horizonte de lo que da sentido a la vida,hoy podemos
incluir la re-definición del desarrollo como un problema de las sociedades
contemporáneas.
¿Cuáles serían los elementos para la re-definición del
desarrollo? Son lo que hoy conocemos como el enfoque de desarrollo humano que
es una filosofía política con perspectiva de futuro, pero sobre todo con perspectiva de
presente. Se trata de concebir los procesos de desarrollo con una conciencia de futuro
responsable, por eso se habla de
desarrollo humano sustentable o sostenible.

Los humanos y las humanas contemporáneas somos responsables del futuro, y esta es
una nueva visión filosófica.

El desarrollo humano es visto como un conjunto de procesos que tienden a elevar la


calidad de vida.
No hay desarrollo si no hay realización individual y colectiva.
La primera reivindicación vital es que ninguna vida humana vale más que otra.
Una segunda reivindicación vital consiste en no aceptar que las personas están
condenadas a una vida breve. Desde esta perspectiva se plantea como un derecho
humano el derecho a la longevidad.

Otra reivindicación vital es no aceptar que las personas están condenadas a una vida
miserable, es decir, no solamente pobre,sino desprovista, oprobiosa y enajenada.

Las exigencias para el desarrollo actual deben estar concatenadas con el desarrollo del
futuro. Aquello que estamos haciendo hoy repercute en el mañana.
La ética del desarrollo humano consiste en la ampliación del presente.
-------------------------------------------------------------------------------------------------------
TANY 2021

Salgado. J. (2009)
Género y derechos humanos.
El género en el derecho: ensayos críticos.
(pp. 165-180).

GENERO y DERECHOS HUMANOS


I. El género como categoría de análisis
El género no es sinónimo de mujer.

El primer antecedente del significado de género, aunque no haya sido nombrado


como tal, lo encontramos en 1949 cuando Simone de Beauvoir en su obra El segundo
sexo afirma “No nacemos mujeres,nos hacemos mujeres”. Esta aseveración implica
reconocer que el significado de ser mujer se construye socialmente, que no existen
características y atributos naturalmente femeninos y que la diferencia sexual (anatómica
y genital) era un dato sobre el cual se inscribían una serie de representaciones, ideas,
imposiciones, normas y valores que daban contenido al significado de ser mujer.

Es en 1968 cuando Robert Stoller establece la diferencia conceptual entre sexo y


género, el primero como un hecho biológico y el segundo como los significados que cada
sociedad le atribuye a ese hecho, él realiza una investigación con niños y niñas que por
problemas anatómicos fueron educados como si pertenecieran al sexo fisiológicamente
opuesto y pudo constatar que aunque luego ellos o ellas conocieran que sufrían una
mutilación accidental o una malformación anatómica, mantenían el comportamiento del
sexo en que habían sido educados.

En los setenta varias autoras feministas profundizan la reflexión respecto la diferencia


entre sexo y género, insistiendo en que el género es el resultado de construcciones
sociales de acuerdo a cada época y lugar que dan significado a la diferencia sexual.
Durante siglos se explicó la desigualdad y subordinación de las mujeres como un
producto lógico de su supuesta naturaleza, irracional, débil y dependiente. La categoría
de género permite desarmar la naturalización de la opresión, basada en hechos
biológicos (diferencia genital) que son proyectados en desigualdades sociales.
TANY 2021

Ahora bien, a partir de los ochenta el concepto de género incorpora nuevos elementos
que muestran su complejidad. Así por ejemplo, Joan Scott propone una definición muy
interesante cuyo núcleo reposa en la conexión integral de dos proposiciones, “el género
es un elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las diferencias
que distinguen los sexos y el género es una forma primaria de relaciones
significantes de poder.” Respecto a la primera proposición el género comprende cuatro
elementos interrelacionados entre sí, simbólico (representaciones múltiples y a veces
contradictorias, por ejemplo las figuras de Eva y María); normativo (expresa
interpretaciones de los símbolos basados en doctrinas religiosas, educativas, científicas,
legales y políticas que afirman categóricamente el significado de varón y mujer,
masculino y femenino); institucional (referido a la familia, relaciones de parentesco,
mercado de trabajo, educación, política) y subjetivo (referido a la construcción de las
identidades).

En cuanto a la segunda proposición la autora afirma que “el género


constituye el campo primario dentro del cual o por medio del cual se articula el
poder”
En cuanto a la afirmación de que el género es un campo primario de relaciones
significantes de poder, Scott plantea algunos ejemplos a través de la historia en los
que para legitimar el poder/dominación político se ha echado mano de la distinción
femenino/masculino. Así muchos colonizadores para justificar y legitimar su dominación
calificaron a los colonizados como irracionales, débiles, dependientes (características
asociadas generalmente con las mujeres y lo femenino).

Robert Connell quien incursiona en los estudios sobre la construcción social de la


masculinidad plantea también tres estructuras que se interrelacionan para formar los
regímenes de género. Así las relaciones de poder en las que se evidencia el dominio
masculino y la subordinación de la mujer; las relaciones de producción que definen la
acumulación de la riqueza en manos masculinas y la desvalorización del trabajo de las
mujeres tanto en los productivo como reproductivo y la catexis (dependencia emocional)
que se relaciona con el deseo sexual y las relaciones que alrededor de éste s gestan.

Coexisten regímenes de género dominantes así como regímenes que transgreden los
postulados hegemónicos, también señala que no sólo la fuerza y la opresión mantiene
tales regímenes sino también la satisfacción que encuentran los sujetos dentro de un
régimen determinado.

En los noventa, varias feministas sobretodo negras y lesbianas han asumido la tarea de
deconstruir 9 el concepto de mujer, entendido antes como algo estable, para poner sobre
el tapete que tal concepto privilegió una mirada desde las mujeres blancas, adultas,
TANY 2021

profesionales, heterosexuales, con recursos económicos, dejando de lado a todas las


otras mujeres.
En tal medida esta tendencia ha contribuido a cuestionar la existencia de “la mujer”
como categoría homogénea, invariable, constante, inmutable, enfatizando en el carácter
relacional, contextual e inestable de toda categoría y también explicitando la matriz
heterosexual dominante.

- El ser mujer y ser hombre adquiere diversos significados de acuerdo al contexto, lugar,
tiempo, a la clase, edad, origen étnico o nacional, y tiene implicaciones en lo político.

- El género es una categoría relacional, busca mirar las relaciones entre hombres y
mujeres, entre lo femenino y lo masculino y sus implicaciones en las relaciones de poder
que se tejen.

- La categoría de género pone en el centro del debate las relaciones de poder


jerarquizadas y asimétricas entre los sexos, la desvalorización e inferiorización de lo
femenino frente a lo masculino, el androcentrismo vigente, la dicotomía
público/privado.

- La categoría de género permite repensar la organización social, política y cultural, pues


toda construcción social por asentada que esté puede ser modificada.

II. La relación entre derechos humanos y género


El debate sobre derechos humanos es fundamentalmente político, porque alude de
manera directa al poder y en tal medida la categoría de género nos es de mucha utilidad
para una comprensión más integral.

Helio Gallardo reconoce el potencial emancipador de la lucha por los derechos


humanos, asignándole un carácter estratégico revolucionario.
En contraste “la teoría feminista permite considerar a los sujetos en sus contextos y
especificidades con sexo, cuerpo, edad, color, raza e insertos en tiempos y lugares
particulares.

El androcentrismo del derecho y los derechos humanos se ha manifestado de


diversas formas, ya sea en normas que directamente excluyen a la mujer en el ejercicio
de derechos, como fue por ejemplo del derecho al sufragio; normas que reconocen
privilegios de hombres sobre mujeres, por ejemplo la necesidad de contar con permiso
del marido para que la mujer pueda trabajar en el caso de Guatemala; normas
aparentemente protectoras de la mujer que en la práctica la discriminan, por ejemplo la
prohibición de realizar trabajos nocturnos; el silencio que hasta hace una década
TANY 2021

mantuvo la normativa respecto a problemas que afectan directamente a las mujeres


como la violencia doméstica; normas que penalizan el aborto en toda circunstancia;
normas que privilegian la preocupación de hombres de ser acusados falsamente de una
violación antes que la protección de víctimas de delitos sexuales, etc.

Si de resumir se tratara me parece que el punto central que las diversas corrientes
feministas y el enfoque de género han insertado en la discusión sobre derechos
humanos es su relación con el poder.

MODULO 4
Lecturas básicas
Bezanilla, JM y Miranda, MA. (2016) Violaciones Graves a Derechos
Humanos y la categoría social de víctima. Revista Cuadernos de Crisis No. 16
Vol. 2. España. Disponible en:
http://www.cuadernosdecrisis.com/docs/2016/numero15vol1_2016_5violacione
s_graves_ddhh.pdf
Bezanilla, JM y Miranda, MA. (2014a) Violaciones Graves a Derechos
Humanos y su impacto psicosocial. Revista Cuadernos de Crisis No. 13 Vol. 2.
España. Disponible en:
http://www.cuadernosdecrisis.com/docs/2014/numero13vol2_2014_violaciones
_ddhh.pdf
De la Corte, L. Moreno, F & Sabucedo M. (2004) Dimensiones psicosociales
del terrorismo. En De la Corte, L. Blanco, A & Sabucedo M.(edit.) Psicología y
Derechos Humanos. Barcelona: Icaria Editorial S.A. (pp.189-220).
Lagarde, M. (1996) Identidad de género y derechos humanos. La construcción
de las humanas. En: Estudios básicos sobre Derechos Humanos IV. San José
de Costa Rica: IIDH, pp. 85-125.

Bezanilla y Miranda
Violaciones graves a Derechos Humanos
y su impacto psicosocial

Las Violaciones Graves a Derechos Humanos (VGDH) atentan contra la


integridad física, psíquica, moral y material de las personas, familias y
comunidades.
Según el Diccionario de la Real Academia, los derechos humanos son: “Los
que, por ser inherentes a la dignidad humana y por resultar necesarios para
el libre desarrollo de la personalidad, suelen ser recogidos por las
constituciones modernas asignándoles un valor jurídico superior”.
TANY 2021

Mientras que la Organización de las Naciones Unidas (ONU) los define


cómo: “…derechos inherentes a todos los seres humanos, sin
distinción alguna de nacionalidad, lugar de residencia, sexo, origen
nacional o étnico, color, religión, lengua, o cualquier otra condición.

Todos tenemos los mismos derechos humanos, sin discriminación alguna.


Estos derechos son interrelacionados, interdependientes e
indivisibles.”Brester (s/a) los relaciona con la noción de obligaciones,
enfatizando que “…el correlato de los derechos humanos son las obligaciones
que, como deberes, tienen los estados a
respetar y a garantizar su plena realización…”; lo que enteramente
significa que la total y completa responsabilidad del cuidado, promoción y
defensa de estos recae sobre el Estado; siendo responsabilidad de los
ciudadanos el ejercicio responsable de estos.

Menciona la ONU que los Derechos Humanos se caracterizan por ser


universales a todas las personas, inalienables, interdependientes e
iguales; ubicándose en general la existencia de cuatro generaciones
de estos.

Las violaciones graves de derechos humanos atentan contra lo más


profundo de la dignidad humana, generando consecuencias casi siempre
irreversibles, transmisibles generacionalmente y sumamente difíciles de reparar.

En México al menos diez años de un evidente deterioro social


“anomial” como lo nombraría Durkheim, en el que se habían
incrementado los índices de violencia y delitos de alto impacto, por

lo que los gobiernos en turno se vieron obligados a desarrollar e


implementar estrategias para intentar lidiar con estas
problemáticas, por lo que la incidencia de las VGDH se ha visto
incrementada. La “desaparición forzada” es una de las muchas VGDH,
situación que ha sido un tema relevante en México durante el pasado 2013 como
resultado de acciones estatales derivadas del gobierno.
TANY 2021

Consecuencias Psicosociales de las VGDH


Una de las principales secuelas de las VGDH y la violencia, lo
constituye el terror (CEH, 1999); que genera miedo, susto, tristeza,
depresión, enfermedades somáticas y psicosomáticas, duelo alterado,
desconfianza, mutismo, inhibición e indefensión; entre otras. Así
como diversas expresiones de sufrimiento como alcoholismo,
alteraciones en el ciclo de sueño y pesadillas recurrentes,
padecimientos psiquiátricos graves, apatía, suicidio; además de
sentimientos de ira y cólera social. Permanece durante largos
periodos de tiempo y no es fácil su desaparición del imaginario
social a pesar de la disminución de los niveles de violencia.

Menciona Lira (2004), que el estado detenta el poder de dar muerte a


las personas, dentro de marcos formalmente legales, situación que
puede ser un constituyente para la generación de terror y
vulnerabilidad en las poblaciones.

En general se ha visto que el impacto psicosocial de las VGDH ,


redunda en un incremento de la violencia doméstica, callejera y
social.
Se infiltra la presencia de la muerte en los espacios sociales, lo
que propicia una ruptura de la interacción entre las personas que
puede utilizarse por los perpetradores como un instrumento de
control social, donde se establece entre las personas la
desconfianza en los “otros” con los que se comparte el espacio.

Otro de los efectos de la violencia y las VGDH, son el exilio y la


migración forzada, situación que genera que un número importante de

personas se encuentren en situaciones de exclusión dentro de su


propio país.
TANY 2021

A manera de conclusión
Podemos mencionar que el tema de los Derechos Humanos, implica
amplia y profundamente a la psicología, particularmente por la
interrelación existente entre el proceso de desarrollo de la persona
y la construcción de la ciudadanía, donde se entrecruzan todos los
aspectos bio-psico-socio-culturales que integran al sujeto.
Otra forma de acercarse a las secuelas psicosociales de estos
eventos violentos, es enfocándolos desde el pensamiento económico, a
partir del cual se puede apreciar de manera dinámica el proceso de
deterioro de la vida de los grupos comunitarios y familiares,
apreciándose las alteraciones tanto en el sistema interno como el
externo, a partir del deterioro de los comportamientos,
interacciones y sentimientos de las personas.

Bezanilla y Miranda
Violaciones graves a Derechos Humanos y
la categoría social de víctima

Ortega Sánchez (2011):


“Por violaciones graves a los derechos humanos suele entenderse: La
ejecución extrajudicial; la desaparición forzosa e involuntaria; la tortura; la
mutilación y las lesiones con daño permanente o incapacitación; el
desplazamiento forzado; el despojo de la propiedad; la esclavitud; el
encarcelamiento injusto prolongado, y en condiciones infrahumanas; el
impedimento a que las personas obtengan su sustento, así como actos
similares cometidos contra allegados de los objetivos principales de los
abusos de poder, quienes pasan a convertirse en rehenes de los
abusadores”.
En los tiempos actuales, el concepto de “víctima”, ocupa un lugar central dentro
de los discursos sociales y políticos.

En todas las acepciones, la RAE refiere a la “Víctima” como a una


persona, definiendo a esta mismo cómo:
-como un individuo de la especie humana;
TANY 2021

-sujeto de derechos; entre otras.


Lo que para los fines del presente, nos permite comprender que una “víctima”, es
un ser humano que se ha visto transgredido en al menos uno de sus derechos
inalienables.

Por otro lado, “el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los
derechos Humanos (1985) refiere que víctimas son: “…las personas que,
individual o colectivamente, hayan sufrido daños, inclusive lesiones físicas
o mentales, sufrimiento emocional, pérdida financiera o menoscabo
sustancial de los derechos fundamentales, como consecuencia de acciones
u omisiones que violen la legislación penal vigente en los Estados
Miembros, incluida la que proscribe el abuso de poder. (...). En la expresión
“víctima” se incluye además, en su caso, a los familiares o personas a cargo
que tengan relación inmediata con la víctima directa y a las personas que
hayan sufrido daños al intervenir para asistir a la víctima en peligro o para
prevenir la victimización.”

Tapia-Gómez señala que “Victimar” se entiende


como el acto violento que por su naturaleza delictiva o violatoria
producirá una o varias víctimas en una situación concreta como por
ejemplo un asalto, secuestro, detención arbitraria o tortura.

Por otro lado “victimizar” o “victimización”, se refiere a un cambio


existencial derivado de un quiebre o fractura del estilo y proyecto
de vida de la o las personas que han sido receptoras de violencia,

deteriorando las relaciones de confianza, seguridad e integridad de


estas, ubicándolas en una postura de vulnerabilidad, generando
alteraciones físicas y psicológicas (Marchiori, 2006).

Se considera a una persona en situación de victimización como aquella en un


estado de “vulnerabilidad” propiciado por ser receptora de un acto violento o
violatorio de sus derechos humanos, lo que genera un proceso de ruptura en la
integridad y continuidad de su proyecto de vida, propiciando cambios
existenciales a partir de la instauración del miedo, desconfianza y sensación de
inseguridad, individual, familiar y colectiva.
TANY 2021

Podría decirse entonces que hay una víctima, es decir aquella persona que sale
perjudicada, un victimario, que es quien ejerce la violencia o la violación y la
victimización que aludiría a la situación, el acto que hace posicionar a alguien
como víctima.

Solórzano-Paniagua (2010), señala que las víctimas reclaman intrínsecamente


una forma de justicia y reparación, que les proporcione un reconocimiento del
daño recibido y una forma de recuperar lo perdido.

En la actualidad a las personas en situación de “victimización” se les reconoce


como sujetos activos que cuentan con elementos de ajuste a partir de los
recursos de afrontamiento y valoración cognitiva de los hechos.

El concepto de victimidad refiere directamente con la percepción o


concepción que tienen los colectivos y las personas sobre ser víctimas.

Martín Baro (1990 en Solórzano-Paniagua, 2010), señala la posibilidad de


que los sujetos se consideren o sean víctimas, y que al pensarlas como “débiles”
es que se está cometiendo un doble error, ya que esta condición puede presentar
dos posibilidades, la de la auto-victimización y la de adquisición de nuevas
formas de acción y relación con los sistemas y discursos del poder. Es por esto
que la “victimidad” presenta una complejidad que puede ser paradójica.

Y es paradójico entonces, porque el acto de ser víctima se define como una


persona débil que es vulnerada y qué es atentado sobre sus derechos, y de sus
emociones. Pero a su vez también consideran que la victimización no es débil
porque la persona a su vez a través de esa debilidad adquiere un poder para
manifestarse y reclamar es una persona activa entonces hay una paradoja en ese
sentido.

Un elemento fundamental para la verdadera reparación del daño, sea qu aquellas


actividades que se emprendan para esto, tengan un sólido componente de des-
escencialización de la victimidad, permitiendo lo anterior, que las personas que
hayan sido receptoras de violencia, vayan reconstruyendo su subjetividad como
sujetos sociales, alejándose paulatinamente de la categoría de víctima.
TANY 2021

Para que realmente haya una reparación del daño la víctima tiene que alejarse de
la situación de victimidad es decir dejar de percibir aquel dolor aquel daño a
través de aquellas actividades que se emprendan para esto.

Montenegro y Piper (2009) refieren que a partir de los diversos hechos de


violencia en distintos lugares de América Latina, la categoría de víctima ha servido
como un eje articulador en torno a las luchas de Derechos Humanos. Esta
categoría se sostiene en dos conceptos centrales, la reparación y la
reconciliación.

Para que los Estados realicen de manera efectiva y adecuada la reparación, y sea
posible la reconciliación, es necesario delimitar a quién se considera una víctima
de violaciones a los derechos humanos.

Staub (2006), señala que un elemento fundamental para la reconciliación, es


que tanto las víctimas como los perpetradores, se acepten mutuamente, con el fin
de generar relaciones constructivas, para que estas restauren de manera
paulatina los efectos de la violencia previa; por lo que la reparación del daño, se
encuentra en el núcleo de la reconciliación.
Las marcas de violencia que han quedado sobre las víctimas, constituyen un
elemento de articulación y construcción de identidad; generándose distintas
categorías dentro de este amplio grupo de experiencias.

Para el estudio de la representación social de las víctimas, se requiere el análisis


de los significados que las personas asignan a esta categoría, tanto la población
en general, cómo los afectados directos.

Un presupuesto general para que pudiera aplicar la reparación del daño en unos
hechos considerados como VGDH son: primero, que el Estado haga un
reconocimiento público de los hechos y admita su responsabilidad en la comisión
de tal evento, que se hagan las investigaciones pertinentes y se sancione a los
responsables del hecho; segundo, que se garantice la no repetición del hecho o
circunstancias consideradas como violatorias de los Derechos Humanos a partir
de la implementación de acciones, medidas y procesos.

La reparación debe expresar el reconocimiento a la víctima como persona y como


ciudadanos cuyos derechos han sido violados, como ya se dijo anteriormente, el
reconocimiento de la responsabilidad del Estado en las violaciones, así como el
TANY 2021

compromiso público de no repetición de los hechos violatorios de Derechos


Humanos.
“Victimar” se entiende como el acto violento que en sí mismo es generador
de víctimas, mientras que la victimización es entendida como un proceso
psicosocial, en el que los sujetos victimizados de enfrentan a
transformaciones existenciales derivadas de la fractura del proyecto de vida y
el deterioro de las relaciones de confianza; sosteniéndose esta condición a
partir de las dinámicas de construcción de las relaciones de poder entre los
sujetos y el estado.
Por su parte la “victimidad” hace referencia a la concepción o percepción
que las personas tienen de su situación de víctimas.

Siendo que para que a partir de las VGDH se establezcan las condiciones
necesarias para propiciar la reparación y reconciliación, es necesario en
primera instancia que los estados hagan un reconocimiento público de su
responsabilidad en los hechos, realicen las investigaciones pertinentes y
castiguen a los perpetradores y garanticen la no repetición de los
acontecimientos.

Es fundamental reflexionar que dadas las generalizadas y repetitivas


VGDH que se dan en el contexto latinoamericano, es que se ha construido
esta categoría social que ha colocado a un significativo número de personas
en situaciones de victimización y victimidad.

De La Corte, Moreno y Sabucedo


Dimensiones psicosociales del terrorismo

Definiendo el terrorismo
El terrorismo constituye desde hace varias décadas una de las más serias
amenazas contras los derechos humanos en todo el planeta.
La práctica del terrorismo vulnera el derecho a la seguridad y a la propia vida de
muchas personas, así como restringe o anula las libertades de expresión y
participación política y socava el imperio de la ley y la misma democracia.
TANY 2021

En muchos casos el terrorismo da lugar a ofensivas contraterroristas que pueden


incrementar el volumen total de las actividades terroristas o que sirvan para
vulnerar por sí mismas a otros derechos fundamentales.
El terrorismo se identifica con ciertos actos de agresión a objetos y a personas,
realizados por grupos u organizaciones que actúan al margen de la ley.

La práctica del terror también constituye una eficaz estrategia de control social y
de acción militar a la que diversos estados y ejércitos han recurrido con
frecuencia.

Para definir una acción como terrorista, ésta debería cumplir al menos dos
condiciones indispensables:
- Que implique el uso premeditado de la violencia física sobre
ciertos objetos o personas.
- Que esa violencia no tenga un objetivo finalista sino ejemplificador, que lo que
busque la agresión sea un efecto que exceda los daños físicos sufridos por las
víctimas.

El terrorismo suele ejercerse con la intención de influir o afectar el equilibrio de


poderes establecido en una determinada sociedad.
Constituye una de las manifestaciones más importantes y características de la
violencia política.

Según Martín-Baró, el análisis psicosocial de cualquier acto de


violencia debe atender a cuatro dimensiones fundamentales:
- La estructura formal del acto
- La ecuación personal
- El contexto posibilitador
- El fondo ideológico.

La psicología del terrorista


La “ecuación personal” de los actos violentos hace referencia a
aquellos elementos del acto que sólo son explicables por las características
personales de quien lo ejecuta.
TANY 2021

¿Sería posible trazar un perfil psicológico del terrorista?


No puede ser un perfil psicopatológico, sino en todo caso psicosocial.
Hay dos tipos de información relevantes para conocer el contenido de esa
ecuación personal que condiciona la actividad terrorista:
Importante volumen de datos e hipótesis referentes a factores biográficos y a los
entornos de socialización primaria que podrían ayudar a identificar las situaciones
personales propicias a la implicación adulta en algún movimiento terrorista.

Se han realizado diversos intentos para precisar cuáles serían los


atributos psicológicos que podrían caracterizar a los terroristas y que les
facilitarían su “trabajo”.

Condiciones familiares y sociales relevantes.


Ha habido expertos que, basándose en esta clase de datos, trataron
de hacer conjeturas sobre la posible relación causal de ciertas disfunciones
familiares sobre la formación de una personalidad
proclive a la violencia.

Adorno; plantea la idea de “personalidad autoritaria”, como supuesto


correlato psicológico del surgimiento y el desarrollo del movimiento nazi en
Alemania, responsable de las manifestaciones más flagrantes de terrorismo de
Estado.

Trató de vincular este supuesto a ciertas actitudes fascistas, segregacionistas y


xenófobas, igualmente propiciatorias de terrorismo.

Groebel (1989), señala que entre los integrantes de grupos


terroristas se encuentran más historias de conflictos familiares
tempranos de diverso tipo.

Crenshaw (1988) algunos autores se han apoyado en la teoría del


desarrollo psicológico formulada por Erikson (1968) para explicar algunos
factores que pueden determinar el ingreso en una organización terrorista.
TANY 2021

Otro tipo de factores que pueden favorecer el ingreso en una organización


terrorista tiene que ver con los agentes y los entornos de socialización primaria y
secundaria.
Los contenidos transmitidos en los procesos de socialización que puedan
predisponer a la militancia terrorista son los que corresponden a una ideología
política y una subcultura de la violencia, de un lado promueven la identificación la
cosmovisión y los objetivos políticos de un grupo terrorista y, de otro, aportan
argumentos que justifican el empleo de la violencia para alcanzar aquellos
objetivos.
El entorno de socialización primaria, además de transmitir actitudes y valores
políticos, proporciona los contactos necesarios para que se produzca el
reclutamiento.
Los procesos de socialización al interior de estos grupos no suelen orientarse a
fomentar directamente el uso de la violencia, sino a generar un vínculo con la
organización que permita al individuo justificar las acciones.

Los atributos psicológicos del terrorista: la cuestión del


fanatismo
Características psicológicas atribuidas a los terroristas.
Cognición Afecto Conducta

- Rigidez ideológica. - Frialdad o insensibilidad - Agresividad


hacia el sufrimiento - Impulsividad
- Autoritarismo. - uso frecuente del castigo
ajeno, falta de empatía.
y otros medios
- Visión simplista, crítica correctivos.
y maniquea del mundo - Ira, odio al “enemigo”
social. - Búsqueda de
sensaciones.
- Énfasis en el futuro,
utopismo
El adjetivo que mas veces ha sido utilizado para describir la psicología terrorista
es el de “fanático”, lo cual resulta comprensible dada la importancia que se ha
atribuido en este asunto a las motivaciones ideológicas. Tales motivaciones
explican en parte el terrorismo, no solo por razones referidas al contenido de la
ideología sino también a la “mentalidad extermista” con la que el terrorista suele
adherirse a aquella, hasta el punto de concederle un valor absoluto.
TANY 2021

El terrorista fanático suele reproducir un estilo cognitivo basado en la rigidez


mental, la exposición selectiva a la información que confirma sus creencias y
expectativas, la evitación de la información que resulta incongruente con aquellas,
cierta independencia entre sus creencias y la realidad, etc.

Esta propensión a incurrir en sesgos cognitivos que preserven sus convicciones


ideológicas suele dar lugar a típicas racionalizaciones mediante las que los
terroristas transfieren la responsabilidad de sus propios crímenes a sus víctimas.

Las organizaciones terroristas.


El origen del terrorismo
El contexto posibilitador del terrorismo queda configurado por las
condiciones sociales que le dan origen en un momento y un lugar concretos.
El origen de las organizaciones terroristas hay que localizarlo dentro de un
contexto social e histórico marcado por conflictos internos o por un largo proceso
de deslegitimación del orden político establecido.

No es infrecuente que entre los miembros de organizaciones terroristas se


encuentren numerosas víctimas y espectadores de la represión y la discriminación
estatal o de la pobreza extrema.

La decisión de iniciar una estrategia terrorista dependerá de las expectativas que


los posibles terroristas abriguen respecto a las potenciales consecuencias de sus
acciones y del modo en que valoren dichas consecuencias.

“Estructura de oportunidad política”; las posibilidades y recursos objetivos que


la estructura y la coyuntura socio-política aporten para facilitar a los potenciales
terroristas el inicio de su violenta estrategia.

Los terroristas podrían llegar a creer que su decisión es completamente racional


en términos de su adecuación al contexto socio-político.
A la lógica utilitaria de cálculo racional se sobrepone una lógica psicosocial
influida por las restricciones psicológicas y sociales que puedan operar en cada
situación concreta.
TANY 2021

Esta lógica psicosocial afecta el resto de decisiones que a cada momento deban
tomar los terroristas y que van a determinar toda su
actividad.

Funciones y estructura de las organizaciones terroristas.


Deben organizarse en torno a una serie de objetivos políticos, unas normas
básicas de funcionamiento y un conjunto de roles o funciones
especializadas.
Para que la organización terrorista pueda desarrollar su estrategia
de forma efectiva, deberá desempeñar un amplio conjunto de actividades
orientadas a:
- La planificación y diseño de su estrategia.
- La aportación de los recursos necesarios para realizar sus
objetivos.
- La creación de redes de colaboración con instituciones capaces
de suministrar parte de los recursos.
- La coordinación y gestión de todas esas actividades y recursos.

Las organizaciones militares y terroristas se distinguen de las


demás por un objetivo en común; el uso sistemático de la violencia.

Otros mecanismos de control social.


El control de sus miembros es una de las claves de eficacia de una
organización terrorista.
Los principales mecanismos de control son cuatro;
1. Socialización de los nuevos miembros,
2. Liderazgo,
3. Incentivos y sanciones,
4. Cultura organizacional.

● SOCIALIZACIÓN
Comienza con la fase de reclutamiento y suele durar al menos hasta que se
produce la participación en una primera misión terrorista.
TANY 2021

Suele implicar un período de aislamiento físico y psicológico en orden de


cumplir tres objetivos fundamentales:
-Identificación y compromiso con la organización, su ideología y sus
objetivos, sus normas.

-Superación de obstáculos psicológicos y morales que pudieran entorpecer la


comisión de atentados y otros actos criminales.

-Adquisición de las destrezas técnicas y los conocimientos tácticos


específicos de la actividad terrorista.

● INCENTIVOS Y SANCIONES
Condicionan poderosamente el ingreso, la obediencia y la permanencia
de los terroristas en la organización.
Pueden dividirse en dos categorías: Sociales y materiales.

● LIDERAZGO
Cada comando operativo suele contar con su propio líder, el cual actúa como
único intermediario entre sus subordinados y la cúpula de la organización.
Estos líderes desempeñan un papel decisivo en el adiestramiento y el
adoctrinamiento ideológico del grupo.

● LA TOMA DE DECISIONES
Por más que las decisiones de los terroristas pretendan ser racionales, no
siempre lo consiguen. Varias de las posibles causas de ello residen en la propia
estructura y dinámica de las organizaciones terroristas, así como en las
condiciones reales en las que operan; clandestinidad, aislamiento, etc.

Los efectos psicosociales fomentan determinados sesgos en los procesos de


toma de decisiones en grupo.

El primero de estos sesgos, conocido como “polarización grupal”


tiene lugar como consecuencia de la propensión de las personas a
asumir posturas y decisiones más extremas y arriesgadas cuando
dichas decisiones se toman en grupo.
TANY 2021

El “pensamiento de grupo” es el segundo tipo de sesgo, que podría


perjudicar a la toma de decisiones dentro de una organización terrorista.
El error o el carácter imprudente de una decisión parece ser fruto de la excesiva
preocupación de los miembros del grupo por obtener un consenso rápido y sin
fisuras.

“Síntomas” del pensamiento de grupo:


-Ilusión de invulnerabilidad o subestimación de los riesgos inherentes a las
propias decisiones.
-Excesiva confianza en la bondad moral del grupo.
-Descalificación de toda información que desaconseje la propuesta de
consenso.
-Existencia de un estereotipo negativo compartido sobre los posibles
grupos oponentes.
-Propensión a la autocensura de los propios argumentos o informaciones
discordantes con la posición mayoritaria.
-Adopción de un rol de censor por parte del líder con el fin de
proteger al grupo de toda información que pudiera retrasar o anular
el consenso.

La dimensión ideológica
Concepto y funciones de la ideología del terror.
Por ideología entendemos cualquier sistema de creencias que sean compartidas
por los miembros de un grupo u organización social,
incluídas las terroristas.
Pueden satisfacer diversas funciones útiles para el grupo que las
sostiene:
- Proporciona una imagen comprehensiva del mundo social y una
lectura moral de el mismo.

- Refuerza la identidad colectiva de aquéllos (miembros del grupo).

- Orienta la actividad del grupo en orden a satisfacer las necesidades y los


intereses comunes de los miembros.
TANY 2021

- Puede justificar la existencia del grupo ante sus propios miembros.

-Es la propia ideología la que racionaliza el uso intimidatorio de la violencia.

-La práctica del terrorismo exige un esfuerzo mayor de justifiación y


legitimación, por varias razones;

-Ninguna organización terrorista podría sobrevivir sin el apoyo externo de agentes


o sectores sociales, necesitan persuadirlos de que su causa y sus actuaciones
son moralmente justos.

-También necesitan persuadirse a sí mismos de la conveniencia y la


legitimidad de sus propias agresiones.

Estructura, contenido y dimensión identitaria


Como es característico de cualquier ideología política, su concepción del mundo
se inserta en una estructura narrativa que permite concebir el tiempo presente
como precipitado de una historia pasada y como ámbito de proyección hacia un
futuro distinto.
Estas ideologías reflejan un cierto modelo de pensamiento político
“implacable” y “profético”, que permite al terrorista interpretarse
a sí mismo como agente moral.

Este modelo se ha reproducido según dos variantes ideológicas que


han dado lugar a diversos ejemplos de terrorismo.

Otra característica de las ideologías es su dimensión identitaria, la cual resulta


necesaria para comprender cierta clase de terrorismo inspirado en alguna de las
ideologías comunitaristas o integristas.

El contenido identitario tiene repercusiones en diferentes ámbitos:


-Permite la identificación mutua entre los terroristas y su comunidad de referencia.

-Promueve la identificación entre los miembros de la organización,


TANY 2021

dando lugar a los efectos derivados de una identidad social bien


definida.

-La identidad de los grupos humanos se conforma por comparación o


contraste con otros a los que se percibe negativamente, se les
discrimina.

-La situación crítica en la que el terrorista cree vivir, cobra sentido para él si su
ideología le permite distinguir a un culpable.

El discurso terrorista
El discurso constituye una vía para la expresión, la reproducción y la evolución o
la transformación de las ideologías.
Los discursos legitimadores del terrorismo presentan dos dimensiones
fundamentales para su análisis:
- Los contenidos y los actos comunicativos de los terroristas pueden ser
concebidos como un particular “género discursivo”,
como una forma típica de expresión.

- Puede estudiarse a partir de sus estrategias retóricas concretas y de los


contenidos ideológicos que le son propios.
Dos aspectos fundamentales del “género discursivo” que identifica a los:
- Los argumentos destinados a la justificación de los propios
actos de violencia terrorista.

- El tipo de “lenguaje social” que dicho género privilegia.


El lenguaje militar es más frecuente pues los terroristas suelen verse a sí mismos
como soldados de un ejército e interpretan sus acciones dentro del contexto de
una “lucha armada”.

Los argumentos que los terroristas utilizan para justificar sus acciones de fuerza
siguen la lógica jurídico-militar de la “guerra justa”.
La influencia de esas ideologías depende de su capacidad para
presentar su propia solución como una cuestión de necesidad más que
de elección.
TANY 2021

Principales estrategias retóricas empleadas para


justificar acciones terroristas
- Apelación a fines o principios elevados: “El fin justifica los
medios”.

- Desplazamiento de la responsabilidad de las agresiones: Los propios


terroristas deben rechazar su propia identificación como “terroristas” y negar su
responsabilidad en la comisión de los actos de agresión.

- Devaluación de las víctimas: Es una práctica que concierne a todas las


organizaciones cuya actividad principal implica el ejercicio deliberado de la
violencia.

La devaluación de las víctimas se realiza empleando un estilo


despersonalizado de referencia a aquellas, considerándolas como miembros
intercambiables de algún grupo antes que como personas.

El terrorismo implica decisiones y acciones conscientes y deliberadas. No


hay patología alguna que nos permita identificar una hipotética personalidad
terrorista, aunque sí ciertas características personales ocurrentes. La
actividad terrorista es una actividad que implica grupos, organizaciones,
instituciones, cuya estructura y dinámica de funcionamiento condicionan la
actividad de los terroristas.
TANY 2021

LAGARDE (1996)
Identidad de género y Derechos Humanos. La
construcción de las Humanas

Los derechos del hombre y los derechos humanos


Los derechos del hombre fueron signo de la democracia moderna, pero
después fueron reformulados. Eleonor Roosvelt los llamó derechos humanos y no
del hombre. Siguen habiendo reclamos en cuanto a
nominaciones que no incluyen a las mujeres.

En la actualidad, ambas concepciones coexisten enfrentadas.


No enunciar la definición genérica de los sujetos en la elaboración de sus
derechos vitales, significa reiterar la opresión de las mujeres. El cambio filosófico,
ético y político al crear la categoría de derechos humanos es trascendental. Los
hombres dejan de representar a la humanidad y se incluye a las mujeres.

Usando el término hombres, se deja afuera a quienes no lo son,


considerando que no son suficientemente humanos.

Los derechos humanos surgen para cambiar las condiciones de hombres y


mujeres y sus relaciones sociales: deconstruir la opresión patriarcal y construir la
democracia genérica.
Esta nueva conformación humana surge de dos principios filosóficos:
la diversidad humana y la paridad de los diferentes.

En el órden jerárquico, el sujeto dominante se constituye en voz, razón, imágen y


representación, y se convierte en estereotipo cultural rector y masificador de la
diversidad aplastada. Los diversos círculos particulares de dominio-opresión han
dado lugar a los sujetos minorizados.

Las mujeres comparten con otros sujetos su condición de opresión.


Los múltiples movimientos de las minorías, reivindican el fin del sujeto y la
irrupción de múltiples sujetos y sujetas en la construcción de una humanidad
ensamblada en la equidad.
TANY 2021

Diversidad y equidad simultáneas son los principios éticos de una


cultura justa.
La desigualdad entre hombres y mujeres, y la opresión de género se
han apoyado en mitos e ideologías dogmáticas que afirman que esta
desigualdad es natural e irremediable. La nominación de las mujeres
en los humanos supone reconocer que las diferencias entre hombre y
mujeres son de género y no sólo sexuales. Movimientos sociales han
insistido en la equidad y en la necesidad de realizar acciones concretas para
lograr la paridad.

Ser diferentes no significa inevitablemente ser desiguales.


Diversidad y paridad son principios de la ética política pos-moderna.
En trastocar la historia, los avances son insuficientes. Los derechos de las y los
humanos no se han instalado del todo en la cultura. Aún se cree que no es
necesario especificar a las mujeres como género.

Así, la igualdad esencialista entre hombres y mujeres niega su


desigualdad histórica. Se considera que hombres y mujeres deben ser
iguales y eso obstaculiza ir por la igualdad real.
La incapacidad de hacer universal una concepción democrática de
género sólo expresa que las mujeres no tenemos derechos humanos de
humanas. La alternativa feminista de las mujeres gira en torno a ser
sujetas, ser protagonistas en las dimensiones políticas y culturales
de la historia.

El mito sobre la humana igualdad de los desiguales


El mito sobre la igualdad entre hombre y mujeres es tan común en las
mentalidades, que al reconocerse injusticias entre ambos, se cree que son por
falta de iniciativa o incapacidades biológicas. El mito se sustenta en la ley natural:
hombres y mujeres son iguales y valen lo mismo, los derechos humanos los
abarcan a ambos.

El mito se complementa con un dogma antagónico: la natural desigualdad


entre los géneros, que permite explicar las diferencias y desigualdades, como las
TANY 2021

opciones de vidas distintas, etc. Se cree que por instinto las mujeres nos
dedicamos a la procreación y por instinto los hombres se dedican al trabajo,
política, etc.

Las ideologías hacen derivar de los instintos la debilidad y el sometimiento de las


mujeres, y la disposición al mando y la dominación de los hombres.

Las condiciones de género femenina y masculina


Hay personas que no se convencen aún de que no hemos nacido así, a
pesar de las miles de evidencias que muestran cómo nos han adiestrado para
cumplir los roles que nos quieren asignar.

La evidencia muestra que somos mujeres y hombres de maneras


semejantes a como han sido otras mujeres y hombres en otros tiempos
y latitudes. Pero a la vez diferente, debido a la sociedad a la que
pertenecemos.

Son las sociedades y la cultura, no los genes, los responsables de


cómo somos mujeres u hombres.

El malestar y la protesta de las mujeres


La protesta de las mujeres esta hace mucho. En la actualidad, en el
año de la Conferencia Mundial sobre la Mujer, se puede probar científicamente el
malestar de las mujeres (Friedan,1974). La infelicidad de las mujeres que
cumplen sus roles.

El malestar de las mujeres está en la queja, la denuncia, las acciones individuales


y silenciosas o multitudinarias. Ha conducido a reconocer la opresión bajo la que
vivimos, una opresión genérica que atraviesa nuestras vidas. Que nos afecta a
todas, a la democracia y a las políticas de desarrollo hegemónicas.

La organización social de género


Algunas formas de organización de la vida social reproducen la enajenación y
opresión. Un ejemplo es la división de trabajo.
TANY 2021

La distribución de los bienes del mundo sigue pautas de género. La


mayor parte de los bienes y recursos están monopolizados por el
género masculino. Lo mismo sucede con el control de los recursos y
su uso. La política también queda en manos de los hombres.

La reproducción privada doméstica es asignada a las mujeres como


actividad prioritaria e ineludible. El trabajo doméstico invisible y
desvalorizado.
Los hombres monopolizan, destruyen y acumulan. Son los ricos.
Mientras que las mujeres de todos los países y regiones, son pobres
económicamente.
La pobreza de género se conjuga con la generalizada exclusión de las
mujeres de los espacios políticos, así como con su escaso poderío personal y de
género.

El índice de Desarrollo Humano


De los 43 países que cuentan con datos, ninguno ha mejorado el IDH si se lo
considera ajustado según las disparidades entre hombres mujeres. Todos los
países tratan a sus mujeres peor que a sus hombres. Algunos países tienen peor
desempeño que otros.

Hoy sabemos que a mayor desarrollo humano social a la escala nacional,


disminuye la opresión de las mujeres en ese país. Los países que se han
desarrollado lo han hecho por la integración de las mujeres.

En países antidemocráticos o en los que no hay desarrollo, las mujeres están en


las peores condiciones.

En los países de más alta participación social, educativa y económica de las


mujeres, se decidió combatir la previa marginación con acciones positivas
democratizadoras. Es decir, que es falsa la creencia de que las mujeres mejoran
su condición con el paso del tiempo o los avances en el desarrollo.

En estos países la causa de las mujeres se ha traducido en políticas prácticas


destinadas a compensar los efectos dañinos de la opresión de género y a
desarrollar una voluntad consciente éticamente dirigidas a eliminarla.
TANY 2021

En cambio, en los países donde la opresión de género es hegemónica y


legítima, la causa de las mujeres ha formado parte del espectro de oposición al
orden.

Las limitaciones de género impuestas a las mujeres son problemática


económica, social, cultural y política.

Amnistía Internacional en 1995 declara que el sufrimiento de las mujeres


continúa. La ONU también lo reconoce. Los tratados
internacionales, la ideología de la igualdad, las acciones prácticas; no han sido
suficientes.

Y aunque se crea que las mujeres y hombres son igualmente ricos y


pobres, las mujeres son más pobres que los hombres y, como género,

no son más ricas que ellos. En la actualidad (1995) la pobreza d género aumenta
con el fenómeno de feminización de la pobreza.

En su relación directa con cada hombre, las mujeres están sometidas


a su control y al alcance de su violencia.

Los poderes mínimos de las mujeres giran en torno a la


sexualidad:
procreador y erótico.

El conjunto de hechos opresivos de la condición patriarcal femenina


conforman la trama de los poderes patriarcales ejercidos sobre la mujeres en la
sociedad, en el Estado, en todas las instituciones políticas y civiles. Mujeres
deben aceptar en estos espacios las posiciones secundarias.

No hay gobierno paritario en ningún país.


La violencia de género daña las vidas y el mundo de las mujeres y es
TANY 2021

ejercida desde cualquier sitio y con cualquier objeto material simbólico. Las
consecuencias son variadas, desde pérdidas de libertad, hasta la pérdida de la
vida.

La violencia de género produce en gran cantidad de mujeres uno de los


recursos más importantes del control patriarcal:
- El miedo.
La violencia de género contra las mujeres es económica, jurídica, política,
ideológica, moral, psicológica, sexual y corporal. Incluye
en su inventario la muerte: por amor, por celos, por desobediencia,etc.

Hoy conceptualizamos la dominación agresiva a las mujeres y la


llamamos feminicidio, definido por Radford y Russell, como la
política del exterminio de las mujeres. También incluye los procesos
que tienden hacia ese exterminio.

La opresión de las mujeres tiene una profunda marca feminicida: llevar a la


práctica una política de este signo implica la concertación consciente o
inconsciente de quienes ejercen la dominación y se benefician de ella.

Para que el feminicidio se lleve a cabo y provoque ira social, requiere una
complicidad y el consenso que acepte varios principios:
interpretar el daño a las mujeres como si no lo fuera, tergiversar sus causas y
negar sus consecuencias. En el feminicidio hay voluntad, hay decisiones y hay
responsabilidad social e individual.

Las agresiones son experimentadas por mujeres de todas las edades.


La minoría o mayoría de edad no aminoran el grado del daño. Esta muerte
homicida puede ser ocasionada por una persona, pero también
por las instituciones al negar por ejemplo atención en salud sexual
y reproductiva.

La desatención lleva a millones de mujeres a vivir maltratos y privaciones,


enfermedades y muerte, cuando se enfrentan a situaciones en las que requieren
el mayor de los cuidados . La evitable muerte por embarazo, parto ya borto es hoy
el producto de la opresión de género. Si no se evitan esas muertes es porque
TANY 2021

varias sociedades hacen uso del feminicidio como un recurso extendido y


aceptado.

La exclusión de las mujeres de los programas de educación también es


parte de la opresión.
En la actualidad, avanza la tendencia a eliminar a las mujeres de la
atención social porque requiere muchos gastos y no da ganancias.
La violencia y el daño a las mujeres no es reconocido como tal. La
construcción social y cultural del género en las mujeres es un atentado para las
mujeres mismas.
La violencia política a las mujeres consiste en su exclusión sexista
de la política. Puestos monopolizados por hombres. Países todavía
no avanzan en esto. La dominación violenta a las mujeres se da a

través de un conjunto de mecanismos, acciones y omisiones que aseguran a los


hombres el control del mundo material y simbólico.
Se expropia a las mujeres su vida y se la pone al servicio de la
reproducción en un mundo estructurado por hombres en el que las
mujeres quedan silenciadas, invisibilizadas y oprimidas.

El sexismo: machismo, misoginia y homofobia


Sexismo atraviesa el mundo contemporáneo. Nuestra cultura es sexista
en contenidos y grados sutiles e imperceptibles pero graves, y en otras es sexista
de manera explícita. Las formas más relevantes de sexismo son el machismo, la
misoginia y la homofobia. Son la expresión de formas de dominio masculino
patriarcal.

El sexismo patriarcal se basa en el androcentrismo (hombre centro).


Justifica que los hombres tengan el monopolio del poder de dominio y
violencia. Se entreteje y completa con la misoginia, tras la sobrevaloración de los
hombres se inferioriza e invisibiliza a las
mujeres.

La invisibilización de las mujeres es producto de un fenómeno cultural


masivo: la negación y anulación de aquello que la cultura patriarcal no incluye
TANY 2021

como atributo de las mujeres, a pesar de que ellas lo posean. La misoginia se


produce cuando se cree que la inferioridad de las mujeres es natural, son
impotentes por incapacidad propia. La misoginia está presente cuando se
normaliza promover actitudes machistas hacia las mujeres. Es un recurso
consensual de poder que hace a las mujeres ser oprimidas sólo por su condición
genérica.

El sexismo se realiza también en la homofobia, cuando se considera que la


heterosexualidad es natural, superior. Concentra actitudes
hostiles hacia personas homosexuales y se las justifica y legitima.

Casi todas las personas hemos sido educadas de forma sexista y


actuamos como si el sexismo fuera ineludible. Misoginia no es sólo
masculina, se da entre mujeres también.
El sexismo alcanza su perfección cuando cada persona es sexista
consigo misma.

Sexismo y auto-identidad
El sexismo es parte del patriarcado de nuestro mundo, no solo está cuando hay
violencia. Se muestra cuando cada persona atenta contra
sus derechos humanos y contra la solidaridad social por ser sexista,
cuando cada hombre se siente superior, etc.

El sexismo es contenido fundamental de la auto-identidad. Las personas lo


internalizan. El sexismo es pilar de la inquisición que cada quien lleva dentro.
El sexismo es generado socialmente porque es parte del orden, de los
mecanismos de funcionamiento.

Los derechos de las humanas y la democracia genérica


Democracia genérica refiere al proceso de deconstrucción patriarcal y de creación
de alternativas prácticas reales.
Algunos de los procesos que atañen directamente al género femenino en el
desarrollo de la democracia genérica:
Abarca a las mujeres: se trata de lograr el estatuto de personas
humanas para las mujeres.
TANY 2021

Si cambian paradigmáticamente los ejes estructuradores de la condición de la


mujer, es posible continuar por el camino planteado para que las mujeres
podamos hacer lo que queramos.
Las mujeres requerimos conocimientos, habilidades y destrezas que son
parte del bagaje cultural del mundo inaccesible hasta ahora para la mayoría:
derecho al alfabeto, a la escritura, etc.

La condición patriarcal de la mujer se modifica, si se elimina la calidad de las


mujeres como seres de la opresión y se construye una
organización social que contemple la igualdad entre hombres y
mujeres.

La construcción de los derechos humanos de género no termina en la


conformación unilateral de las humanas. Los hombres deben reconocer
que comparten el mundo y que tienen congéneres pares.

Debemos dar cauce a una revolución filosófica, política y modificar la condición


masculina en sí misma: ya no el hombre como modelo.
Las mujeres necesitamos el poder legitimado y apoyado socialmente de
autoconstrucción de cada persona. Frente al machismo, necesitamos el
poder para desarrollar una representación simbólica que nos incluya como
humanas y a los hombres como equivalentes de las mujeres.

Frente a la misoginia, los procesos que permiten desactivarla son los que
conducen a la humanización de las mujeres a través de su visibilización, su
historización y de la valoración positiva de sus hechos. Frente a la homofobia es
preciso construir la integridad humana de las personas mujeres y hombres
homosexuales.

Una nueva cultura de género


La nueva cultura de género se basa en la mismidad, la sororidad y la
solidaridad, como valores éticos y como metodologías políticas para
generarla.
La solidaridad entre mujeres y hombres se apoya en la igualdad de las relaciones
entre los géneros. Consenso de la igual valía de géneros, sin jerarquías.
TANY 2021

La sororidad es entre las mujeres, que por encima de sus diferencias se deciden a
desterrar la misoginia y sumar esfuerzos para potenciar su poderío y eliminar el
patriarcado. Además, el mundo contemporáneo requiere asumir el feminismo y no
rechazarlo ni satanizarlo.

Modulo 5
Lecturas básicas

Belucci, M. (1992) De los Estudios de la Mujer a los Estudios de Género: has


recorrido un largo camino. En Fernández, AM (1992) Las mujeres en la
imaginación colectiva. Buenos Aires: Paidos (pp.27-50).

Correa, S., & Petchesky, R. (2001). Los derechos reproductivos y sexuales:


una perspectiva feminista. Figueroa J, (comp.) Elementos para un análisis
ético de la reproducción. México: PUEG, 99-135.

Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos


Humanos (2009) Preguntas frecuentes sobre los derechos económicos,
sociales y culturales. Folleto informativo N° 33. Nueva York: ACNUDH
Disponible en: https://www.ohchr.org/Documents/Publications/FS33_sp.pdf

Parra Vera, O. (2009) El derecho a la salud desde la perspectiva de género y


de los derechos de las mujeres. Interpretación de los principios de igualdad y
no discriminación para los derechos humanos de las mujeres en los
instrumentos del Sistema Interamericano, San José, IIDH, pp. 145-166.
Disponible en: https://www.corteidh.or.cr/tablas/a22089.pdf

Pateman C. (2009) La crítica feminista a la dicotomía público/privado. En


Ávila Santamaría R, Salgado J y Valladares L. El género en el derecho:
ensayos críticos. Quito: UNIFEM. (pp. 165-180).
Disponible en: http://www.oas.org/en/sedi/dsi/docs/genero-derecho_12.pdf
TANY 2021

BELUCCI, M. (1992)
De los Estudios de la Mujera los Estudios de
Género:
has recorrido un largo camino. (pp.27-50).

Los estudios de la Mujer o Women 's Studies se inician en los países altamente
industrializados y se extienden al resto, como una lo expansiva, a lo largo de las
dos últimas décadas. Se podría considerar como un hecho singular que los
Estudios de la Mujer irrumpen en aquellas sociedades en las cuales la
conflictividad específica de género ya ha permeado el discurso social ante la
presida de un colectivo de mujeres, y en especial del movimiento feminista. Este
puja por construir y recrear un conjunto de normas alternativas al sentido común
hegemónico y sus medidas tienen un alto grado de significación
política.

Estas están dispuestas a democratizar aquellos espacios productores de


conocimiento, en donde las mujeres no se sienten representadas por estar
excluidas como sujetos y objetos de estudio. Sus inicios no fueron fáciles, se
desarrolló en un ambiente de resistencia y hostilidad po parte de las estructuras
académicas tradicionales, de los poderes administrativos, y aun de una parte
misma del estudiantado.

En torno de 1960 se estaban llevando acabo las primeras investigaciones y


programas académicos en torno a la discriminación.
Esta etapa histórica se caracteriza por el despegue de los movimientos
feministas, cuyas militantes más activas traen consigo sus experiencias anteriores
en otros movimientos de contestación (pacifistas,derechos civiles, antibelicistas,
de izquierda), que les permiten incorporar a
sus planteos propuestas más amplias en cuanto a especificidades de etnia y clase
social.
TANY 2021

Una rama del feminismo tomó como modelo los programas de Blacks Studies,
iniciados por estudiante y académicos negros en la década de 1960, para la
creación de los programas de Womens Studies.

El seminario “Programas de Estudios sobre la Mujer en América Latina y el


Caribe “ celebrado en México en 1985, recomienda que; para el desarrollo de
cursos de Estudios de la Mujer se deberán tener en cuenta en cada país las
siguientes cuestiones:
a. las relaciones existentes entre la sociedad civil y el Estado.
b. el desarrollo de las Ciencias Sociales.
c. el avance del Movimiento de Mujeres.

Este proceso inaugural de las mujeres dentro del ámbito de la producción


científica con el pasar del tiempo se convierte en un movimiento social, generador
de conciencia entre los círculos
estudiantiles,académicos, intelectuales y de militancia feminista.

Para muchas de sus protagonistas, los Estudios de la Mujer significaron una


revolución del conocimiento tanto o más impactante que el fenómeno de ingreso
femenino masivo a la educación universitaria que tiene lugar en la segunda mitad
de este siglo, en pleno proceso de consolidación del Estado de Bienestar
Keynesiano. Se necesitó presencia numerosa y activa de mujeres en las carreras
terciarias y en el mundo académico para dar este salto cualitativo. Su impacto se
traduce básicamente en el campo humanístico y de las ciencias sociales,
focalizándose más en ciertas disciplinas; historia, antropología, letras, ciencias de
la comunicación,sociología,derecho, psicología,etc.
Zinnia Méndez Barrantes considera que existen distintos modelos de
Estudios de la Mujer en las instancias académicas y que podrían tipificarse
de esta manera:
a. Estudios formales: los que tratan de sentar fundamentos,principios y
basamentos.

b. Estudios descriptivos: que establecen características de la realidad. En estos


generalmente hay un supuesto que puede ser muy discutible: el de creer que
mostrando los hechos se desarrolla la conciencia de la necesidad de las
soluciones. Este supuesto a veces resulta pobre, por desconocimiento de la real
dinámica social.
TANY 2021

c. Estudios explicativos; son aquellos que no sólo establecen hechos sino que
tratan de explicarlos.
En estas explicaciones necesariamente se parte de una disciplina particular o de
un paradigma teórico específico. La riqueza de estos estudios es fundamental, ya
que ofrecen un acercamiento explicativo. Sus debilidades están generalmente
ligadas a las limitaciones de los enfoques asumidos.

d. Estudios interdisciplinarios; un cuarto nivel de estudios sumamente difícil por la


dificultad misma del trabajo son los acercamientos interdisciplinarios.
Generalmente la mayoría de los estudios se refugian en una yuxtaposición
multidisciplinaria en lugar de llegar a enfoques integrativos que permitan una
verdadera interrelación conceptual entre las disciplinas.

e. Estudios tecnológicos: un último tipo de estudios es el relativo a propuestas


tecnológicas, es decir, a propuestas que plantean caminos de solución
científicamente fundados.

Una pregunta interesante a desarrollar, cuya respuesta aún está pendiente,


es ¿hacia dónde apuntan los Estudios de la Mujer?
a. Cuestionar el cuerpo de conocimiento acumulado o saber científico tradicional,
que oculta el compromiso de la investigación con supuestos básicos sobre la
inferioridad.

b. Resignificar el conocimiento científico no ya como patrimonio masculino sino


universal. En ese compromiso se establecen paradigmas alternativos de acuerdo
con la actuación que se tenga sobre la realidad.

c. Recategorizar la cultura a partir de la dialéctica sexual como una construcción


androcentrista del mundo, en la cual las mujeres son excluidas y omitidas como
sujetos y productos de hechos y
conocimientos o incluidas de forma subordinada bajo parámetros masculinos.

d. Indagar quién ha sido el sujeto histórico en cada sociedad concreta, que


detenta su control hegemónico.

e. Analizar las relaciones de poder centradas no sólo en el sexo sino también en


la edad, la raza, la clase y la nacionalidad.
TANY 2021

f. Interrogarse en torno de la hegemonía viril y las restantes y múltiples formas del


ordenamiento hegemónico de la vida social.

g. Analizar críticamente los supuestos básicos de cada cuerpo disciplinario para


proponer nuevas categorías analíticas y marcos teóricos particulares y globales.

h. Generar nuevos conocimientos para interpretar los conflictos de género e ir


ampliando las conquistas, por parte del colectivo femenino, en los espacios
públicos, ya que en el conocimiento no es sólo el saber abstracto sino la
aplicación de ese saber en el orden simbólico material.

i. Constituirse como un medio necesario y básico para difundir los intereses, las
demandas y los logros del colectivo femenino dentro del movimiento social de
mujeres y dentro de otros movimientos autogestivos de contestación.

LOS 60: UNA REVOLUCIÓN DE LO IMPOSIBLE


La reconstrucción de la coyuntura histórica, a partir de la década de 1960, es una
variable que debe ser considerada cuando se aborda la magnitud de crecimiento
y el impacto académico de dicho fenómeno.

CORREA, S., & PETCHESKY, R. (2001).


LOS DERECHOS REPRODUCTIVOS Y SEXUALES:
UNA PERSPECTIVA FEMINISTA (99-135)
Lo que sugerimos no es que los derechos reproductivos y sexuales sean absolutos o que
las mujeres tengan el derecho a reproducirse en cualquier circunstancia, sino que las
políticas para hacer valer tales derechos tienen que abordar las condiciones sociales
existentes y empezar a cambiarlas o a transformarlas. Concluimos proponiendo una
aproximación a las políticas de población y desarrollo desde una lectura feminista de los
derechos sociales.

La participación del feminismo en el debate sobre los significados de los


derechos, incluyendo los reproductivos y sexuales, es una parte necesaria de nuestros
esfuerzos para transformar la situación de las mujeres como ciudadanas- nacionales e
internacionales-. El cambiar la retórica de los instrumentos legales o de las políticas
TANY 2021

oficiales puede ser un paso estratégico hacia la transformación de las condiciones de


vida de las personas.

La idea de que las mujeres en particular deben ser capaces de decidir si, cuándo, y
cómo tener hijos, se originó en los movimientos feministas de control de la natalidad que
se desarrollaron por lo menos desde 1830
entre las socialistas OWENITE en Inglaterra y que se extendió a diversas partes del
mundo a lo largo de un siglo.

Como supuestos de ambas versiones, tanto las defensivas como las


afirmativas de estos primeros prototipos feministas del lenguaje de los
DD reproductivos, estaban los mismos principios básicos de igualdad,
ejercicio como persona e integridad corporal. La premisa común es la
búsqueda de que las mujeres alcanzaran un estatus igual con los hombres en la
sociedad, ellas tendrían que ser respetadas como agentes morales completos con
proyectos y objetivos propios. Por ello, ellas tendrían que determinar por sí solas los
usos – sexuales, reproductivos u otro- de sus cuerpos (y sus mentes).

El concepto de DD, sexual y reproductivos, ha sido ampliado para


incluir las necesidades sociales que tienen un efecto negativo en las
elecciones reproductivas y sexuales, para la mayoría de las mujeres en el mundo que
son pobres.

La autodeterminación y el placer en la sexualidad son uno de los primeros significados


de la idea del control sobre el propio cuerpo y una
de las principales razones para tener acceso a abortos en condiciones

saludables y al control de la natalidad. Las teóricas y activista feministas


han desempeñado un papel importante en los esfuerzos por eliminar la
universalidad abstracta, el formalismo, individualismo y el antagonismo
que han entorpecido el lenguaje de los derechos.

Estableciendo alianzas entre ellas y las luchas en todo el mundo para la


democratización entre las poblaciones indígenas, minorías étnicas, minorías sexuales,
grupos de inmigrantes y las mayorías oprimidas los
cuales invocan el lenguaje de derechos humanos- las feministas buscan
replantear el discurso de los derechos dentro de un universo referencial
más inclusivo.
SU PROPÓSITO ES TRANSFORMAR EL MODELO LIBERAL
TANY 2021

CLÁSICO DE LOS DD CON EL FIN DE:


– Enfatizar la naturaleza social, y no únicamente individual de los DD y
por lo tanto, transferir el mayor peso de las obligaciones correlativas
desde los individuos a las instancias públicas.

– Reconocer los contextos comunitarios (relacionales) en los cuales los


individuos actúan para ejercer o alcanzar sus derechos,
– Poner en primer plano las bases sustantivas de los DD en las
necesidades humanas y en la redistribución de los recursos, y – Reconocer a los
titulares de derechos en sus múltiples identidades
definidas por ellos mismos, incluyendo su género, clase, orientación
sexual y raza.
Los escritos y las acciones feministas en defensa de los DDHH de las
mujeres han utilizado estas críticas como fundamento para cuestionar la
resistencia habitual de los estados y de los organismos internacionales a intervenir en los
asuntos tradicionalmente definidos como “de la familia”.

Al abrir la ciudadela de la privacidad, la teoría feminista legal y política


ofrece una cuña con la cual se pueden cuestionar los argumentos de la
tradición y de la cultura local empleados para descalificar las aplicaciones domésticas de
las normas internacionales de DDHH. Las
deconstrucciones feministas de la división “público- privado” también
destacan un modelo de comportamiento reproductivo y sexual socialmente
contextualizado, que contrasta marcadamente con el
supuesto del modelo clásico liberal y con el de muchos planificadores de

la familia y demógrafos (que hacen eco de la lecgtura de Malthus) en el


sentido de que las decisiones reproductivas de las mujeres reflejan
solamente intereses personales muy limitados. Al contrario, apoyándose
en datos sociológicos y antropológicos, han logrado mostrar que tales
decisiones generalmente son tomadas bajo enormes presiones de la
familia, comunidad y sociedad para que las mujeres cumplan con las
normas vigentes respecto al género y la reproducción, así como
compromisos internalizados de actuar responsablemente respecto a los
otros.

Para que las decisiones reproductivas sean libres en un sentido real, más que
constreñidas por las circunstancias o la desesperación, se requiere de la presencia de
TANY 2021

ciertas condiciones de posibilidad, estas constituyen los fundamentos de los DD


reproductivos y sexuales, y son a lo que las feministas se refieren cuando hablan del
apoderamiento de las mujeres.
Incluyen factores materiales e infraestructurales tales como transporte
confiable, cuidado de los hijos, subsidios financieros y apoyos para los
ingresos, así como servicios de salud integrales que sean accesibles,
humanos y bien provistos de personal. Ausencia de un transporte
adecuado por sí solo puede ser un factor que contribuya significativamente a una tasa
más allá de mortalidad materna, y
obstáculos para el uso de anticonceptivos.

Dichas condiciones también incluyen factores culturales y políticos tales


como el acceso a la educación y a los ingresos, la autoestima y los mecanismos para la
toma de decisiones. Cuando las mujeres no tienen
escolaridad, capacitación o estatus más allá del que se deriva de tener
hijos varones, la crianza puede seguir siendo su mejor opción.

LOS FUNDAMENTOS DE LOS DD REPRODUCTIVOS Y SEXUALES


PARA LAS MUJERES CONSISTEN EN CUATRO PRINCIPIOS ÉTICOS:
La integridad corporal, el ejercer como persona, igualdad y la diversidad.
Cada uno de estos puede violarse a través de actos de intromisión y abuso (autoridades
del gobierno, médicos y proveedores, parejas varones, miembros de la familia, etc), o a
través de actos de omisión, negligencia o discriminación por autoridades públicas
(nacionales e internacionales).

La integridad corporal, no es solo un derecho individual, sino que es uno


social, ya que sin él las mujeres no pueden funcionar como miembros
responsables de una comunidad.
Nuestro titubeo sobre el “derecho a procrear” no está basado en una
simple correlación entre el crecimiento poblacional, la degradación del
medio ambiente y la fecundidad de las mujeres, al contrario, se deriva de
preocupaciones acerca de la forma en que, a lo largo de la historia, los sistemas de
parentesco patriarcal han usado tales demandas para confinar y subordinar a las
mujeres, los únicos seres cuyos cuerpos pueden ser fecundados.

El escuchar a las mujeres es la clave para respetar su ejercicio moral y


legal como personas esto es, su derecho a la autodeterminación- ello
significa tratarlas como los actores principales y las tomadoras de
TANY 2021

decisiones en materias de reproducción y sexualidad – como sujetos y no meramente


como objetos, y como fines y no únicamente como medios de las políticas de población y
planificación familiar. Nuestro concepto de la toma de decisiones reproductivas de las
mujeres, nuestro concepto de la toma de decisión autónoma implica respecto hacia
cómo las mujeres toman decisiones, hacia los valores que aplican y hacia las redes de
interacción con las demás personas a las que deciden consultar; ello no implica una
noción de soledad o de aislamiento en las elecciones individuales. Tampoco excluye una
amplia consejería acerca de los riesgos y las opciones asociados con la anticoncepción,
el cuidado prenatal, reproducción, enfermedades de transmisión sexual, el VIH y otros
aspectos de la salud ginecológica.

A nivel de las políticas y programas nacionales e internacionales es


importante asegurar que las organizaciones de mujeres estén representadas y que sean
escuchadas en los procesos de elaboración de las políticas de población y salud y que,
además, sean establecidos
mecanismos eficaces para la rendición de cuentas por parte de las
instancias públicas, en los cuales participen las mujeres, con el fin de
vigilar contra posibles abusos.
En la superficie, el dilema entre los principios opuestos de igualdad y
ejercicio como persona.
La agenda feminista que privilegia el control de las mujeres en los

derechos reproductivos parecería estar reforzando la división del trabajo


por géneros que confina a las mujeres al dominio de la reproducción. Al
profundizar se descubre que si bien las mujeres desconfían de que los
varones tomen la responsabilidad del control de la fecundidad y son
renuentes a abandonar los métodos que ellas mismas controlan, eso se
origina en otros tipos de desequilibrio de poder entre los géneros que
actúan en contra de un enfoque que apoya la igualdad de los género en
las políticas de salud reproductiva, estos incluyen los sistemas sociales
que no ofrecen incentivos educativos o económicos respecto a la
participación de los hombres en el cuidado de los hijos, y las normas
culturales que estigmatizan la sexualidad de las mujeres más allá de los
límites de la monogamia heterosexual.
Por ello, mientras que una política de salud reproductiva que estimula el desarrollo y uso
de métodos masculinos de anticoncepción puede incrementar la gama total de opciones,
a la larga no ayudará a hacer efectivos los derechos sociales de las mujeres ni la
igualdad de los géneros hasta que dichas temáticas más amplias también sean
consideradas.
TANY 2021

Para que los gobiernos y las organizaciones internacionales promuevan


los derechos sexuales y reproductivos en formas que respeten l igualdad entre las
mujeres, es preciso que se ocupen al menos de las diferencias más evidentes en el
poder y en los recursos que dividen a las mujeres en el interior de los países y en el nivel
internacional.

A la vez que defendemos la aplicabilidad universal de los DD sexuales y


reproductivos, también debemos reconocer que tales derechos
frecuentemente tienen diferentes significados, o diferentes puntos de
prioridad, en contextos sociales y culturales distintos.

El análisis anterior ha mostrado que las dimensiones individual (libertad)


y social (justicia) de los derechos nunca pueden ser separadas, mientras los recursos y
el poder sigan siendo distribuidos de manera desigual en la mayoría de las sociedades.
Los gobiernos y agencias de población, que pretenden defender los derechos
reproductivos y sexuales de las mujeres, tienen que hacer mucho más que simplemente
evitar abusos.

OFICINA DEL ALTO COMISIONADO DE LAS


NACIONES UNIDAS PARA LOS DERECHOS
HUMANOS (2009).
PREGUNTAS FRECUENTES SOBRE LOS DERECHOS
ECONÓMICOS, SOCIALES Y CULTURALES

CULTURALES
¿Tiene importancia el género en relación con los derechos económicos,
sociales y culturales? Si, el género es importante en muchos de los aspectos de
éstos derechos, las mujeres y los hombres pueden experimentar de diferente manera
dichos derechos.

Cuando las estrategias, la legislación, las políticas, los programas y los


mecanismos de supervisión pasan por alto las diferencias, pueden dar lugar a un
disfrute desigual de los DD económicos, sociales y culturales.

Cuando la discriminación contra mujeres y niñas está tan naturalizada, el disfrute de


dichos derechos también se ve afectado. La falta de participación plena de las mujeres
en la toma de decisiones, da lugar a que no se tengan en cuenta las opiniones y
TANY 2021

experiencias de las mujeres, por lo tanto, en la formulación de planes y políticas no se


responde plenamente a las necesidades de ellas.

¿Qué es el género? Guarda relación tanto con los hombres como con las
mujeres.
Género se refiere a las diferencias sociales establecidas entre mujeres y hombres
cuando;
1) Son atribuidos a lo largo del ciclo vital.

2) Son aprendidas o innatas.


3) Se pueden cambiar en una sociedad a lo largo del tiempo.
4) Se manifiestan con amplias variaciones en el seno de las culturas y entre ellas.
El género influye en las funciones, las facultades, y los recursos de las mujeres y los
hombres en cualquier cultura.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Oscar Parra Vera.


El derecho a la salud desde
la perspectiva de género y
de los derechos de las mujeres.
Objetivo interpretar el derecho a la salud desde la perspectiva de género y en relación
con violaciones específicas a los derechos de las mujeres.

La perspectiva de género.
En términos generales, el género es un conjunto de atribuciones construidas
socialmente a partir de la diferencia sexual.
Entre los elementos asociados a la categoría género pueden destacarse los mitos,
imágenes, estereotipos y representaciones sobre lo masculino y lo femenino, las normas
y discursos en los que se reflejan estas representaciones, muchas veces a través de
verdades “inmutables” y “únicas” sobre el rol del hombre y la mujer que favorecen un
tipo determinado de relaciones entre los sexos.

Además, la perspectiva de género tiene en cuenta los contextos, instituciones y


organizaciones que elaboran, reafirman y reproducen estos discursos y estereotipos,
particularmente en ámbitos legales, culturales, económicos, religiosos o políticos. Cabe
resaltar la identidad de género como proceso individual mediante el cual una persona
adquiere ciertos conceptos normativos como integrales de su propia identidad. En este
TANY 2021

punto, las ideas del sujeto sobre su identidad de género terminan por adaptarse en
procesos de reinterpretación o aceptación parcial de las ideas dominantes.

Como se observa, las relaciones de poder que están detrás de las atribuciones en torno
al rol de los sexos, el parentesco, la distribución del trabajo, la reproducción y la
sexualidad, tienen profundas implicaciones en el mantenimiento de jerarquías y órdenes
sociales concretos. De allí que para desarrollar una perspectiva de género sobre el
derecho a la salud sea relevante analizar los discursos y estereotipos sobre el cuerpo, la
sexualidad y la subjetividad. En similar sentido, Isabel Torres ha resaltado que las
diferencias de sexo son biológicas, pero las de género son culturales y pueden
transformarse mediante el cambio en las relaciones sociales, lo cual justifica
visibilizar los intereses, necesidades y violaciones específicas a los derechos humanos
de las mujeres.
La perspectiva de género no restring su análisis a los intereses de las mujeres.
Incluye los derechos de las personas con diversa orientación sexual, de las personas
adolescentes y los nuevos escenarios de discusión sobre la masculinidad, en suma: “es
una metodología que permite separar los aspectos biológicos que caracterizan a
los varones y mujeres de la socialización que nos impone determinados
estereotipos y roles”.

El derecho a la salud y la perspectiva de género.


El derecho a la salud comprende el derecho a un sistema de protección de la
salud, incluida la atención sanitaria y los factores determinantes de la salud, que
facilite la igualdad de oportunidades para las personas a fin de que disfruten del
máximo nivel accesible de salud.
En su Observación General No 14, el Comité de Derechos Económicos, Sociales y
Culturales indicó que el derecho a la salud no incluye solamente la atención de la salud
sino que abarca los factores socioeconómicos que promueven las condiciones para
llevar una vida sana, y hace ese derecho extensivo a los factores determinantes básicos
de la salud, como la alimentación y la nutrición, la vivienda, el acceso a agua limpia
potable y a condiciones sanitarias adecuadas, condiciones de trabajo seguras y sanas, y
un medio ambiente sano.

En opinión de este órgano, el derecho a la salud abarca los siguientes


elementos esenciales e interrelacionados:
a) disponibilidad de establecimientos, bienes y servicios públicos de salud.
b) calidad de estos.
c) accesibilidad a estos bienes y servicios, particularmente accesibilidad física,
TANY 2021

económica, de información y sin discriminación.


d) aceptabilidad, de tal forma que dichos bienes y servicios sean respetuosos
de la ética médica y de la cultura de las personas, las minorías, los pueblos y
las comunidades, a la par que sensibles a los requisitos del género y el
ciclo de vida, y deberán estar concebidos para respetar la
confidencialidad y mejorar el estado de salud de las personas de que se
trate.

Al analizar la “perspectiva de género” en relación con el derecho a la salud, el Comité


DESC indicó que “un enfoque basado en la perspectiva de género reconoce que los
factores biológicos y socioculturales ejercen una influencia importante en la salud
del hombre y la mujer. Por ello, la desagregación, según el sexo, de los datos
socioeconómicos y los datos relativos a la salud es indispensable para determinar
y subsanar las desigualdades en lo referente a la salud”

Al determinar algunos estándares sobre la mujer y la salud, la Observación General No


14 resaltó la importancia de “la prevención y el tratamiento de las enfermedades que
afectan a la mujer” y de los “servicios en materia sexual y reproductiva”, lo cual
conduce a analizar los derechos sexuales y reproductivos.

El derecho a la salud sexual y reproductiva.


En el capítulo VII del Programa de Acción de la Conferencia Internacional sobre
Población y Desarrollo (CIPD) de 1994, celebrada en El Cairo, se define la salud
reproductiva como un estado general de bienestar físico, mental y social en todos
los aspectos relacionados con el sistema reproductivo.

Ello implica el derecho del hombre y la mujer a obtener información y tener acceso a
métodos de su elección seguros, eficaces, aceptables y económicamente asequibles en
materia de planificación de la familia. Asimismo, la salud sexual y reproductiva incluye el
derecho a elegir métodos para la regulación de la fecundidad que no estén legalmente
prohibidos y el derecho de la mujer a tener acceso a servicios de atención de la salud
que combatan los riesgos en embarazos y partos. La salud sexual y reproductiva
implica, entonces, la capacidad de disfrutar de una vida sexual satisfactoria y sin
riesgos, la capacidad de procrear y la libertad para decidir hacerlo, cuándo y con
qué frecuencia.
En 1995, en la Plataforma de Acción de la Cuarta Conferencia Mundial sobre la
Mujer, celebrada en Beijing, se reafirmó lo anterior y se añadió lo siguiente:
Los derechos humanos de la mujer incluyen su derecho a tener control sobre las
cuestiones relativas a su sexualidad, incluida su salud sexual y reproductiva, y
decidir libremente respecto de esas cuestiones, sin verse sujeta a la coerción, la
TANY 2021

discriminación y la violencia. Las relaciones igualitarias ente la mujer y el hombre


respecto de la integridad de la persona, exigen el respeto y el consentimiento
recíprocos y la voluntad de asumir conjuntamente la responsabilidad de las
consecuencias del comportamiento sexual.

Derecho a la salud sexual y reproductiva


Derecho a la autodeterminación Derecho a la atención en la salud
reproductiva (libertades): sexual y reproductiva:

i. Derecho a planear la propia familia. i. Derecho de la mujer embarazada a


una protección especial antes,
durante y después del parto.
ii. Derecho a estar libre de
interferencias en la toma de
decisiones reproductivas. ii. Derecho a la interrupción
voluntaria del embarazo en
condiciones de seguridad e higiene.
iii. Derecho de estar libre de todas
las formas de violencia y coerción
que afectan la salud sexual y iii. Prevención y tratamiento de VIH y
reproductiva. otras infecciones de transmisión
sexual.
iv. Protección contra prácticas
tradicionales nocivas.

El derecho a la atención en salud sexual y reproductiva.


La atención de la salud reproductiva es el conjunto de métodos, técnicas y
servicios que contribuyen a la salud y al bienestar reproductivos al evitar y
resolver los problemas relacionados con la salud reproductiva.
El Art. 12 de la Convención sobre la Eliminación de Todas las Formas de
Discriminación contra la Mujer afirma:
1) Los Estados Partes adoptarán todas las medidas apropiadas para eliminar la
discriminación contra la mujer en la esfera de la atención médica a fin de asegurar, en
condiciones de igualdad entre hombres y mujeres, el acceso a servicios de atención
médica, inclusive los que se refieren a la planificación de la familia.
TANY 2021

2) Sin perjuicio de lo dispuesto en el párrafo 1, los Estados Partes garantizarán a la


mujer servicios apropiados en relación con el embarazo, el parto y el período posterior al
parto, proporcionando servicios gratuitos cuando fuere necesario, y le asegurarán una
nutrición adecuada durante el embarazo y la lactancia.
El derecho a la atención de la salud reproductiva debe incluir la promoción de una
maternidad sin riesgos, la atención a las personas con VIH y otras infecciones de
transmisión sexual, el manejo del aborto como problema de salud pública, la provisión de
tratamientos contra la infertilidad y el suministro de anticoncepción de calidad.

Sobre el derecho a la atención en salud reproductiva, la Conferencia Internacional


sobre Población y Desarrollo precisó: Esa atención debería incluir, entre otras
cosas: asesoramiento, información, educación, comunicaciones y servicios en
materia de planificación de la familia; educación y servicios de atención prenatal,
partos sin riesgos, y atención después del parto, en particular la atención de la
salud materno-infantil y la promoción de la lactancia materna; prevención y
tratamiento de la infertilidad, interrupción del embarazo [...] tratamiento de las
infecciones del aparato reproductor, las enfermedades de transmisión sexual y
otras afecciones de la salud reproductiva, e información, educación y
asesoramiento en materia de sexualidad humana, salud reproductiva y paternidad
responsable.
A su vez, la Conferencia recomendó la participación de las mujeres en la dirección,
planificación, adopción de decisiones, gestión, ejecución, organización y evaluación de
los servicios.

El parágrafo 98 de la Plataforma de Acción de Beijing destaca que el VIH y otras


infecciones transmitidas por contacto sexual cuyo contagio es a veces consecuencia de
la violencia sexual, tienen efectos devastadores en la salud de la mujer, en particular de
las adolescentes y jóvenes. Las mujeres no suelen tener el poder necesario para insistir
en que se adopten prácticas sexuales libres de riesgo y tienen un acceso reducido a la
información y a los servicios de prevención y tratamiento.

Por su parte, en la mencionada Recomendación General No 24 sobre la Mujer y la


Salud,12 el Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer precisó que,
como consecuencia de las relaciones desiguales de poder basadas en el género, las
mujeres adultas y las adolescentes a menudo no pueden negarse a tener relaciones
sexuales ni insistir en prácticas sexuales responsables y sin riesgo. Además, se insistió
en que prácticas tradicionales nocivas, como la mutilación genital de la mujer, la
poligamia y la violación marital, también pueden exponer a las niñas y mujeres al riesgo
de contraer VIH/SIDA y otras enfermedades transmitidas por contacto sexual.
La recomendación resalta que los Estados “no deben permitir formas de coerción,
tales como la esterilización sin consentimiento o las pruebas obligatorias de
TANY 2021

enfermedades venéreas o de embarazo como condición para el empleo”, que violan


el derecho de la mujer a la dignidad y dar su consentimiento con conocimiento de causa.

El derecho a la autodeterminación sexual y reproductiva.


Cuatro aspectos involucra este derecho:
a. El derecho a no ser objeto de esterilización forzosa es un desarrollo del
derecho a estar libre de todas las formas de violencia y coerción que afectan
la salud sexual y reproductiva. Un importante ejemplo al respecto es la
protección de las mujeres con discapacidad respecto a esterilizaciones sin
consentimiento.

b. Prohibición de matrimonio a edad temprana sin el libre y total


consentimiento de cada cónyuge. Esta forma de coerción obedece a
presiones de tipo social y familiar, donde los menores y las menores de edad
son objeto de acuerdos que vulneran su consentimiento y sus derechos y
hacen nugatoria la autodeterminación reproductiva. El matrimonio a edad
temprana afecta negativamente el desarrollo completo de las personas
adolescentes en lo que concierne a educación, autonomía económica, salud
física y psicológica.

c. Prohibición de la circuncisión femenina / mutilación genital femenina


(CF/MGF). Este atentado contra la dignidad de la mujer es una costumbre que
se ha llevado a cabo históricamente en algunos países. Los Estados tienen la
obligación de proteger a las mujeres contra estas prácticas tradicionales
nocivas.

d. Violencia y abuso sexual. Este tipo de agresiones han sido considerados


por el derecho internacional de los derechos humanos como formas de
tortura, tratos crueles, inhumanos y degradantes.

Derecho a la salud y la pobreza:


Los contextos estructurales de pobreza y violencia obstaculizan la garantía del derecho a
la salud. En este sentido, el antiguo Relator Especial para el Derecho a la Salud señaló
TANY 2021

en uno de sus primeros informes que: La mala salud lleva a la pobreza al eliminar los
medios de ganarse la vida, reducir la productividad de los trabajadores, rebajar los logros
de la educación y limitar las oportunidades. Puesto que la pobreza puede hacer que
disminuya el acceso a los cuidados médicos, que aumente la exposición a los riesgos
ambientales y que aparezcan las peores formas de trabajo infantil y de malnutrición,
muchas veces la mala salud llega también como consecuencia de la pobreza.
La mala salud es al mismo tiempo causa y efecto de la pobreza.

Algunos ejemplos de violaciones del derecho a la salud


de la mujer.
En el caso de Rumania, por ejemplo, un informe del Relator de Naciones Unidas para
el Derecho a la Salud indica que las políticas a favor de la natalidad durante el
período comunista, restringían el acceso de la mujer a métodos anticonceptivos y
respaldaban económicamente a las mujeres que tenían familias numerosas. Este
tipo de políticas derivaban en un elevado número de mujeres que recurrían a abortos
ilegales y sin garantías de salubridad, además de a un alto porcentaje de mortalidad
maternal.

En el caso de El Salvador, el Comité DESC resaltó que el ordenamiento jurídico de ese


Estado recoge el aborto como ilegal en cualquier circunstancia, incluso si la vida de la
madre corre peligro, razón por la cual el aborto clandestino, junto con el VIH, es la
principal causa de muerte de las mujeres.
El Sistema Interamericano ha conocido de casos donde se involucran tanto la violencia
sexual como la violación sexual.

En el Caso Raquel Martín de Mejía contra Perú, la Comisión Interamericana analizó los
dos momentos de violación de la peticionaria, por parte de un militar que secuestró a su
esposo. En cuanto al agotamiento de recursos internos, la Comisión consideró que no
existían remedios que agotar en el caso de las víctimas de abusos sexuales perpetrados
por militares, en vista de que las demandas en contra de ellos no eran procesadas y, si
lo eran, los militares terminaban siendo absueltos.
La Comisión expresó que la violación, en algunos casos, no es un evento diferente a la
tortura sino un método de tortura. En el informe, se confirma que uno de los métodos de
represión utilizados por el estado peruano fue la violación sexual.
En el año 2000, la Comisión falló en contra de México en el Caso de Ana, Beatriz y
Celia González, tres hermanas indígenas que fueron detenidas y torturadas por las
autoridades mexicanas en el marco de la represión al levantamiento en el Estado de
Chiapas. Entre otras importantes determinaciones, la Comisión reprodujo los
lineamientos establecidos por las Naciones Unidas para la práctica del examen médico a
las víctimas de delitos sexuales para evitar una segunda victimización.
TANY 2021

PATEMAN C. (2009)
La crítica feminista a la dicotomía público/privado.
(pp. 37-65).

Dicha dicotomía es sobre lo que trata fundamentalmente el movimiento feminista. La


critica feminista se refiere, a la separación y oposición entre lo publico y lo privado, en
la teoría y practica liberal.
La relación entre liberalismo y feminismo es estrecha, ninguno de los dos es
concebido sin alguna concepción de los individuos como seres libres e iguales.
El feminismo liberal pone en tela de juicio la separación y oposición entre los ámbitos
públicos y privado, que es fundamental para la teoría y practica liberal.
El ámbito publico y los principios que lo gobiernan, se consideran separados o
independientes de las relaciones en el ámbito privado.

BENN y GAUS, aceptan que lo publico son categorizas centrales del liberalismo,
también señalan que la argumentación liberal no deja claro si la sociedad es publica o
privada.

Las feministas sostienen que el liberalismo esta estructurado tanto por relaciones
patriarcales como de clase, y que dicha dicotomía oculta la subjecion de las mujeres a
los hombres dentro de un orden aparentemente universal, igualitario o individualista.
Persiste la creencia de que la naturaleza de las mujeres es que están sometidas a los
hombres y excluidas a la esfera privada, mientras que los hombres gobiernan y habitan
en las dos esferas.
La participación en la esfera publica se rige por criterios de éxito, intereses, derecho,
igualdad y propiedad universales, impersonales y convencionales, es decir, por los
criterios liberales aplicables exclusivamente a los hombres.

Los criterios aparentemente universales que rigen la sociedad civil son en realidad los
criterios que se asocian con la noción liberal de individuo varón. Las criticas feministas
TANY 2021

insisten en que una alternativa a la concepción liberal también ha de abarcar la relación


entre la vida publica y domestica.
El patriarcalismo recurre a la naturaleza y al supuesto de que la función natural de las
mujeres consiste en la crianza de los hijos, lo que las relega a un papel domestico y
subordinado.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

MODULO 6

Lecturas básicas
Castro R. (2012) Problemas conceptuales en el estudio de la violencia de
género. Controversias y debates a tomar en cuenta. En: Baca Tavira, N. y
Vélez G. (Coords.). Violencia, género y la persistencia de la desigualdad en el
Estado de México. Buenos Aires: Ed. Mnemosyne.

Femenías ML y Vidiella G. (2017). Multiculturalismo y género. Aportes de la


democracia deliberativa. Revista Europea de Derechos Fundamentales ·
primer semestre 2017: 29, 23-46.

Hernández Castillo, R. (2003). Posmodernismos y feminismos: diálogos,


coincidencias y resistencias. Desacatos, (13), 107-121.

Olavarría, J. (2017). Sobre hombres y masculinidades: "ponerse los


pantalones". Ediciones Universidad Academia de Humanismo Cristiano.
Capítulo 1: Hombres, género y masculinidades.

Ramos, V., Forrisi, F. y Gelpi, G. (2015). Nociones básicas sobre sexualidad,


género y diversidad: Un lenguaje en común. En: López, P., Forrisi, F. y Gelpi,
G., Salud y Diversidad Sexual, Montevideo: UNFPA – UdelaR.

Saavedra, J. M. (2019). Una nueva ola feminista… más allá de# MeToo.
Irrupción, legado y desafíos. Políticas Públicas para la Equidad, 2, 177-188.
TANY 2021

CASTRO R. (2012)
PROBLEMAS CONCEPTUALES EN
EL ESTUDIO DE LA VIOLENCIA DE GÉNERO.
Un primer problema que enfrentamos al estudiar la violencia hacia mujeres se refiere al
alcance del propio concepto de violencia. Al adoptar un enfoque de género, puede
pensarse en violencia hacia las mujeres a nivel estructural, violencia hacia las mujeres a
nivel interaccional y mediando entre estas dos categorías, violencia institucional.

Conceptos como patriarcado, sistema sexo/género, y dominación masculina, hacen


referencia a un sistema social basado en el privilegio masculino y en la opresión de las
mujeres.
Violencia doméstica y violencia intrafamiliar no son lo mismo; la primera hace
referencia a la violencia que se ejerce/sufre en el interior del espacio doméstico, aun
cuando los involucrados no tengan relación de parentesco entre sí; la segunda tiene que
ver con la violencia que se ejerce/sufre entre personas relacionadas con un vínculo de
parentesco, independiente del espacio físico donde la violencia tenga lugar.

La Ley General de acceso de las mujeres a una vida libre de violencia, identifica en
su art. 6, cinco tipos de violencia contra las mujeres: psicológica, física, patrimonial,
económica y sexual.

Violencia psicológica; cualquier acto u omisión que dañe la estabilidad


psicológica, puede consistir en negligencia, abandono, descuido reiterado, insultos,
humillaciones, celotipia, devaluación, marginación, infidelidad, amenazas, etc, que llevan
a la víctima a la depresión, al aislamiento, a la devaluación de su autoestima e incluso al
suicidio.

Violencia física; cualquier acto que inflige daño no accidental, usando la fuerza o
algún tipo de arma/objeto que pueda provocar o no lesiones, ya sean, internas, externas
o ambas.
TANY 2021

Violencia sexual; cualquier acto que daña o degrada el cuerpo y/o la sexualidad
de la víctima, y que por tanto atenta contra su dignidad, libertad e integridad física.

La OMS señala que, se entiende por violencia: el uso deliberado de la fuerza física o el
poder, ya sea, amenaza o que se lleve a cabo el hecho, contra uno mismo, personas,
grupo o comunidad, que cause o tenga posibilidades de causar lesiones, muerte, daño
psicológico, trastorno del desarrollo o privaciones.

Hay datos que señalan la teoría de transmisión integracional de la violencia, muestra que
los niños que sufren o atestiguan violencia en la infancia tienen mucha más
probabilidades de sufrir y ejercer violencia en sus relaciones de pareja en la vida adulta,
que aquellos que no están expuestos a esta condición.

La Asamblea General de las Naciones Unidas en 1933 señala que la violencia de


género es; todo acto de violencia basado en en la pertenencia al sexo femenino, que
pueda o tenga como resultado un daño o sufrimiento físico, sexual o psicológico para la
mujer, así como la amenzada de tales actos, la coerción o la privación arbitraría de la
libertad, tanto si se producen en la vida pública o privada.

Johnson propone que hay dos tipos de violencia al interior de la pareja:


La primera la llamó terrorismo patriarcal; el producto de las tradiciones patriarcales
sobre el derecho de los hombres a controlas a “sus” mujeres, una forma de control
terrorista ejercida sobre las esposas, incluye el uso sistemático de violencia,
subordinación económica, amenazas, aislamiento, y otras formas de control.

La segunda es la violencia común de pareja; se trata de una forma de violencia que


ocurre ocasionalmente, es producto de tensiones que se salen de control y que resultan
generalmente en formas menores de violencia.

FEMENÍAS Y VIDIELLA (2017).


MULTICULTURALISMO Y GÉNERO.
APORTES DE LA
DEMOCRACIA DELIBERATIVA. (23-46)
1) Multiculturalismo
Surgió en el siglo pasado en la década de los ochenta, como una corriente ético-política
que representaba el reclamo de las culturas minoritarias. Dichos reclamos se inscribieron
en la creencia de que los grupos minoritarios no hegemónicos eran objeto de
TANY 2021

discriminación e injusticias. El pluralismo esconde intolerancia respecto a la diversidad


cultural.

Estos grupos exigen al Estado liberal el reconocimiento de derechos tendientes a


proteger a las minorías, como el derecho a ser educado en la propia lengua, a alguna
forma de autodeterminación, derecho a la propiedad colectiva de la tierra, derecho a la
propia cultura, entre otros.

Los defensores del multiculturalismo suelen identificar a las minorías con los grupos
oprimidos. La mayor sensibilidad hacia las culturas minoritarias, se tradujo en conflictos
de derechos que se resolvieron perjudicando o invisibilizando a las mujeres o su
participación.

El multiculturalismo es perjudicial para las mujeres ya que la gran mayoría de las culturas
y tradiciones son patriarcales y discriminan o excluyen a las mujeres.
La justicia distributiva es una virtud universalista e igualitaria que hace abstracción de las
diferencias, a fin de reconocer a todos en su igual dignidad.
Las culturas son heterogéneas y cambiantes por lo que se vuelve difícil encasillar en una
definición fija y unívoca. Pretender que la identidad de los individuos se determine
exclusivamente por la cultura es desconocer que nadie se constituye por una vez y para
siempre, sino que constantemente se está reconstruyendo.

Las constituciones de las democracias modernas están constituidas por esta concepción
individualista de los derechos. Pero los defensores del multiculturalismo vienen
desafiando este modelo al entender que es falso que el reconocimiento normativo de los
derechos individuales sea suficiente para proteger a todos los ciudadanos por igual.

La democracia deliberativa se especifica mediante un conjunto de derechos básicos


civiles y políticos que, en la práctica, son meramente formales para los ciudadanos que
pertenecen a los grupos desaventajados.

Democracia deliberativa: inclusión de las personas social o económicamente


sumergidas en las minorías y es sensible a las cuestiones de género.
El principio básico que lo rige es: el mejor modo de organizar el ejercicio del
poder es que éste pueda verse como el resultado libre y razonado de un procedimiento
deliberativo entre personas consideradas como libres e iguales.

Hay tres características distintivas de la teoría deliberativa;


La primera es la idea de esfera pública, constituye el espacio de la formación de la
opinión y de la voluntad, donde los ciudadanos producen discursos.
TANY 2021

La segunda es la idea de legitimidad proveniente de la ética del discurso: “sólo son


válidas las normas y arreglos institucionales normativos que pueden acordarse entre
todos los interesados”.

La tercera es la idea de la doble vía política, por un lado, las instituciones


formales (iglesia, poder judicial) y por otro, el espacio formal de la esfera pública, donde
se incluyen los discursos de la sociedad civil, como, las actividades y las luchas de los
movimiento sociales, los medios de comunicación, etc.

Principio de igualdad de oportunidades: Todos los ciudadanos tienen derecho a


una justa igualdad de oportunidades para adquirir la competencia comunicativa
necesaria que les permita un acceso efectivo a la deliberación pública como
participantes libres e iguales.

Para que todas las mujeres puedan alcanzar esa capacidad, las políticas públicas
deberían de adaptarse a los distintos contextos socioculturales de la población femenina.

Hernández Castillo, R. (2003).


Posmodernismos y feminismos:
diálogos, coincidencias y resistencias (107-121.

Como feminista, Anzaldúa se rebela ante el machismo del nacionalismo chicano y


ante sus definiciones limitadas y “disciplinarias” de la tradición. A la vez, como chicana,
confronta el etnocentrismo y el clasismo del movimiento feminista anglosajón, y como
lesbiana, cuestiona tanto la homofobia del nacionalismo chicano como las visiones
hetero-sexista del género del movimiento feminista.

Anzaldúa plasma en su poesía y en sus ensayos la existencia de fronteras militarizadas


donde el poder y la dominación marcan el contexto en el que se dan los encuentros
culturales.
Como una reacción ante la desvalorización de la esfera doméstica o la descalificación de
prácticas consideradas como femeninas, algunas feministas han optado por un
feminismo de la diferencia que tiende a idealizar prácticas como la maternidad y la
lactancia o cualidades como la emotividad, que terminan por convertirse en nuestra
propia camisa de fuerza (Insistente y Ajardine, eds., 1989).
En un esfuerzo por construir un sentido de colectividad, un “nosotras”, se han
especializado identidades excluyendo la diferencia al interior de las propias mujeres.
TANY 2021

En sentido opuesto, otras feministas han decidido jugar el juego en un “campo


marcado”, asumiendo las reglas de las instituciones patriarcales para lograr la igualdad,
utilizando el discurso de objetividad y racionalidad, para descalificar el sexismo como
“irracional” y combatir los “prejuicios” masculinos (Ros si A., 1970).

TEORIZANDO DESDE Y SOBRE LA POSMODERNIDAD


Cuando señalo que el pos modernismo ha tenido una importante influencia en la
epistemología feminista de las últimas décadas, me refiero al pos modernismo en dos
sentidos, como momento histórico y como corriente teórica.
El uso de este concepto se popularizó primero en las artes gráficas, después en la
literatura y en las ciencias sociales, cambiando en cada ámbito el sentido original de
hibridismo cultural o mezcla de estilos por otro más complejo que hacía referencia a la
ruptura con cualquier tipo de estructura de conocimiento. En las ciencias sociales el pos-
modernismo se convirtió en sinónimo de pos-estructuralismo.

Harvey habla de la transición de un modelo fordista, en el que los procesos


productivos se centraban en la fábrica y la vida social de los obreros se desarrollaba
alrededor de la misma, a un modelo posfordista de acumulación flexible, en el que las
maquilas no crean especialización y se abren y cierran de un día para otro, dificultando la
organización de la fuerza laboral (Harvey, 1990: 121-189). Estos cambios en los
procesos productivos, aunados a los cambios tecnológicos que han facilitado el
movimiento de gente e información, han producido una compresión espacio temporal
que afecta la manera en que los sujetos se imaginan a sí mismos e imaginan su relación
con el territorio y la comunidad. Para algunos neo-marxistas este sujeto enajenado, con
incapacidad para ver su lugar en el proceso productivo y en las estructuras de
dominación,es el nuevo sujeto pos-moderno que reivindican políticamente los
pos-estructuralistas.

Edward Said coincide con Harvey y Jameson en que el posmodernismo


no es una etapa situada “más allá de las ideologías”, sino un momento confuso de
movimiento de capital y trabajo a nivel global y de rápidas transformaciones y
readaptaciones ideológicas.

Jean Francois Lyotard es uno de los primeros intelectuales que se autodefine


como pos-moderno e introduce el término en su libro clásico La condición pos-moderna.
Para él, el posmodernismo es la condición general de la civilización occidental, en la cual
las “grandes narrativas de legitimación” pierden credibilidad. Se refiere al fin de las
TANY 2021

meta-narrativas, a la crisis de la filosofía surgida de la Ilustración que habla de un


desarrollo progresivo de la razón y la libertad.

Multiplicidad de justicias→una multiplicidad de espacios de legitimación, locales e


inmanentes, y una multiplicidad de perspectivas de lo que es verdadero y justo.

Michel Foucault, por su parte, se encargó de mostrarnos cómo los espacios de


legitimación de la ciencia se convirtieron en espacios de poder a partir de los cuales se
disciplina y normaliza el comportamiento social.

Los trabajos de los autores que se autodefinen como posmodernos cuestionan la


existencia de un sujeto social estable y coherente capaz de razonar y de tener acceso a
las leyes de la naturaleza y de una racionalidad que a través de la ciencia pueda
proporcionar un conocimiento objetivo y verdadero.

Desde el feminismo, Donna Haraway (1990) teoriza sobre y desde la


posmodernidad. Es decir, al igual que los neo-marxistas reconoce al posmodernismo
como una perspectiva situada históricamente, producto de cambios en los procesos
sociales que han afectado no sólo la organización de la fuerza de trabajo, sino también
las estructuras familiares y comunitarias. Reconoce el surgimiento de nuevas
subjetividades que se crean y se recrean en el marco de nuevas formas de dominación,
las cuales incluyen no sólo los procesos de trabajo o las instituciones del Estado, sino
también las nuevas redes y tecnologías de la comunicación.

Haraway propone un conocimiento situado (situated knowledge) que reconoce el


contexto histórico y social desde el cual se percibe la realidad, pero que a la vez no
renuncia a la posibilidad de conocer, ni relativiza el valor ético y explicativo de cualquier
conocimiento.

Se trata, pues, de un momento histórico con elementos positivos y negativos. Para


hablar de los valores mezclados de esta época utiliza la metáfora de la cyborg (Haraway,
1990). Una cyborg es un fenómeno que viola ciertas distinciones antes dominantes,
especialmente aquellas establecidas entre humanos y animales, humanos y máquinas,
mentes y cuerpos, materialismo e idealismo. La cyborg rechaza las antiguas esperanzas
en la unidad y la totalidad que se expresaban en la idea de una fuerza de trabajo
liberada, la comunidad como familia, lo femenino como divinidad… Este nuevo sujeto
histórico no necesita crear mitos de origen de un pasado idílico: “La escritura de la
cyborg no necesita tratar del había una vez un tiempo de integridad, antes del lenguaje,
antes de la escritura, antes del hombre.
TANY 2021

La escritura es la principal tecnología de la cyborg. La forma de hacer política de la


cyborg es la lucha por el lenguaje y la lucha contra la comunicación perfecta, contra
ese código que asume que es capaz de traducir perfectamente todos los significados.

Haraway propone que la identidad de las “mujeres de color” es una identidad de


cyborg, pues transgrede diversas fronteras y confronta perspectivas esencialistas de la
identidad.

Su propuesta es romper con las formas de hacer política enraizadas en la identidad


compartida o en los partidos políticos mediante una acción que parta del reconocimiento
de los aspectos múltiples y contradictorios de nuestras identidades individuales y
colectivas.
FEMINISMOS Y MODERNIDAD
La historia del feminismo académico está marcada por la tensión constante entre
aquellas corrientes que empujan a crear meta-narrativas como formas de teorizar y
otras que fuerzan a situar e historizar los análisis. La búsqueda de una herramienta
explicativa de las desigualdades de género válida para cualquier contexto ha sido una
constante en la producción académica feminista.

Desde distintas perspectivas, las principales teóricas del feminismo occidental han
buscado algún tipo de práctica humana que se pueda encontrar en todas las sociedades
y que tenga poder explicativo con respecto a las desigualdades entre hombres y
mujeres.

Desde el empirismo, algunas feministas se dieron a la tarea de tratar de confrontar la


“mala ciencia” con un tipo de ciencia que no tuviera prejuicios sexistas y
androcentristas, asumiendo que mediante una aplicación correcta del método científico
se podrían corregir estos errores.

Las diferencias de clase, raza, sexualidad o cultura son pasadas por alto al asumir la
existencia de una experiencia femenina, que permite tener un punto de vista feminista.

FEMINISMOS Y POS-MODERNISMOS. COINCIDENCIAS Y


RESISTENCIAS
Para las feministas, la revelación hecha por los teóricos posmodernos de que el
conocimiento científico oculta tras su discurso de objetividad y neutralidad visiones
parciales de la realidad que legitiman relaciones de dominación no es algo nuevo, es
algo que muchas de ellas estaban viviendo y diciendo desde diferentes perspectivas.
TANY 2021

De hecho, muchas feministas consideran que el análisis de género, como herramienta


de deconstrucción, es una de las principales aportaciones del feminismo al
posmodernismo (aunque este aporte no sea reconocido por los teóricos posmodernos).

El posmodernismo puede aportar a un feminismo antiesencialista y el feminismo a un


posmodernismo socialmente crítico.
De ahí que Sandra Harding señala que “en este momento histórico, nuestro
feminismo necesita tanto de valores de la Ilustración como del posmodernismo, pero no
necesitamos ni los mismos, ni por las mismas razones, ni en la misma forma que lo
necesitan los hombres blancos occidentales y androcéntricos” (1990: 100).

Quienes han optado por autodefinirse como feministas pos-modernas lo han hecho
deslindándose del relativismo extremo y de la pasividad política del posmodernismo
hegemónico y androcéntrico.
Una de las diferencias entre las feministas y los pos-modernistas como Lyotard y
Rorty, es que estos últimos han desechado cualquier epistemología por considerar
que una teoría del conocimiento sólo sirve para racionalizar y legitimar las creencias de
los poderosos. Sin embargo, las feministas, ante el contexto de dominación que
enfrentan, necesitan de estas epistemologías para defenderse tanto de objetivismo como
del relativismo o interpretacionismo. El objetivismo parte de la premisa de que el
conocimiento científico sólo se puede producir desde una perspectiva neutral, libre de
valores e intereses, por lo que la investigación desarrollada desde una perspectiva
feminista nunca llenará los “requisitos”de la ciencia.

Un principio fundamental del feminismo pos-moderno es el rechazo a los


universalismos y las generalizaciones, ya que advierte que el propósito del análisis
intercultural debe ser siempre comparativo y no emprenderse con el objetivo de
encontrar constantes universales (Strathern, 1988).

Pero el principal elemento que diferencia esta propuesta feminista del


posmodernismo androcéntrico es que parte de la premisa de que la teoría es una
herramienta para la práctica política.
Las feministas pos-modernas anteponen a la postura de permanente parcialidad una
política de solidaridad que articule a sujetos fragmentados en sus diferentes luchas
(Harding, 1986: 195-196).

Otra de las críticas a la propuesta de las feministas pos-modernas tiene que ver
con el debilitamiento de-construye y relativiza.
TANY 2021

Sin embargo, desde diferentes espacios políticos se coincide con los teóricos
posmodernos en que la modernidad como sistema cultural está en crisis y debe de ser
sustituida por algún tipo de proyecto alternativo.

El contexto económico y cultural en el que las mujeres indígenas ha construido sus


identidades de género marca las formas específicas que toman sus luchas, sus
concepciones sobre la “dignidad de la mujer” y sus maneras de plantear alianzas
políticas. Las identidades étnicas, clasistas y de género han determinado las estrategias
de lucha de estas mujeres, que han optado por incorporarse a las luchas más amplias de
sus pueblos, pero a la vez han creado espacios específicos de reflexión sobre sus
experiencias de exclusión como mujeres y como indígenas. Parecería pues un ejemplo
de política de solidaridad, construida a partir de alianzas que articulan a los diferentes.

Las mujeres indígenas han mantenido una doble militancia, vinculando sus luchas
específicas de género a las luchas por la autonomía de sus pueblos. Esta doble
militancia, sin embargo, ha tenido que enfrentar muchas resistencias, tanto por parte del
movimiento feminista como del indígena.

Consideramos que ambos movimientos se han visto beneficiados por esta doble
militancia: las feministas al verse estimuladas a tomar en cuenta la diversidad cultural
en sus análisis de la desigualdad de género y el movimiento indígena al tener que
incorporar el género a sus perspectivas sobre la desigualdad étnica y clasista que viven
los pueblos indios.

OLAVARRIA, J. (2017).
Sobre hombres y masculinidades:
"ponerse los pantalones".
Capítulo 1: Hombres, género y
masculinidades

El PACTO DE GENERO

A partir de los ‘70, en América Latina comienza a entrar en crisis el pacto de género de la
sociedad industrial del siglo XX que “ordenó” las relaciones entre hombres y mujeres;
lo masculino y femenino; lo privado y lo público. Este pacto — hegemónico en las
identidades y relaciones de género— se sustentó y aún se sustenta en el sexismo, el
heterosexismo y la hometransfobia; la heteronormatividad estuvo/está en el centro de
sus mandatos.
TANY 2021

Al menos tres procesos, imbricados y potenciados entre sí, ponen en cuestión este orden
de la sociedad industrial heredado desde la sociedad patriarcal romana:

El primero es el comienzo de la desintegración del Estado de Bienestar y del


papel del Estado en la conciliación entre trabajo y familia.
Con él, cae uno de los pilares del orden de género vigente y del sexismo, el he-
tero-sexismo: el hombre como proveedor único o principal, autoridad indiscutida del
espacio privado, “dueño de su” mujer e hijo/a/s; dominador del espacio público.

El segundo proceso tiene relación con la construcción de una poderosa agenda


de los movimientos de mujeres y feministas a partir de los ‘70, que logra articular la
defensa de los derechos humanos y la democracia con las demandas históricas de las
mujeres bajo el slogan “democracia en el país y en el hogar”.

El tercer proceso, se genera en los cuerpos, la corporeidad y su visibilidad, tanto


de mujeres, desde los ‘50 —con la revolución sexual y los anticonceptivos masivos—
como de hombres diferentes a la norma hetero-sexista, que irrumpen a mediados de los
‘80 con la epidemia del SIDA.

Este proceso empodera a las mujeres de su propio cuerpo, y crecientemente a mujeres


lesbianas, hombres gay, personas bisexuales y trans-género;
Las propuestas teóricas relativas al género elaboradas en las últimas décadas señalan
que éste supone una dimensión constitutiva de las relaciones sociales y de la cultura.
Estas construcciones conforman lo que se ha denominado un sistema de sexo/género.
Tanto los procesos sociales, culturales y económicos en curso, como las actorías que
buscan impulsarlos o retrasarlos/ impedirlos, tienen profundos efectos en la vida
cotidiana de las personas.

Se analiza transversalmente procesos y actorías sociales; institucionalidad, subjetividad


y cuerpos; economía y familia; derecho, administración de justicia y equidad, y
diversidad; reproducción social e identidades, por señalar algunas de las cuestiones que
están en el debate actual.

Los estudios sobre hombres y masculinidades


TANY 2021

Las primeras reflexiones y teorizaciones sobre los cuerpos y las inequidades entre
hombres y mujeres, a partir de una perspectiva de género en la región, son planteadas
por feministas latinoamericanas, especialmente académicas, que analizan las relaciones
e identidades como construcciones sociales, culturalmente específicas, históricas y
espacialmente situadas, antes que como datos naturales.
Los escritos que comenzaron a visibilizar la situación de la mujer en distintos ámbitos de
los países, también impulsados por feministas, ampliaron el campo de preguntas sobre
los hombres, en la medida que se iba haciendo evidente la situación de subordinación de
las mujeres y de dominio de los hombres en los distintos espacios sociales (Valdés y
Gomariz 1995).
Los trabajos precursores sobre hombres tuvieron como objeto develar el machismo y el
marianismo en la región.

Según Norma Fuller (1998) estos estudios se enfocaron en el fenómeno del


machismo, entendido como la obsesión de los varones por el dominio y la virilidad, la
posesividad de la propia mujer, la agresión y la jactancia con otros hombres y sus
consecuencias negativas para las relaciones padre-hijo.

En los 80 comienza, de manera sistemática y acumulativa, la investigación sobre los


hombres en las ciencias sociales. Sus cuerpos, subjetividades, comportamientos y
aquello denominado “lo masculino” se vuelve objeto de estudio y es sometido a
escrutinio científico; se comienza a “de-construir” la masculinidad, a
“desnaturalizarla” (Valdés 2001).

A partir de la segunda mitad de los noventa, se abrió en la región el crisol de


preguntas e intereses en torno a los estudios sobre hombres y masculinidades.

A comienzos del 2003, una revisión de las publicaciones de carácter académico en


América Latina y el Caribe sobre los hombres y las masculinidades, encontró un total de
665 títulos a partir de 1990, sin contar las tesis ni memorias de grado (Parrini 2003).

Género, identidades, subjetividad y masculinidades


Esta línea de teorizaciones e investigación apunta a comprender cómo los hombres
construyen su masculinidad, lo que se asocia especialmente a la sexualidad, la
reproducción, la paternidad, el trabajo y la violencia.

Sus focos principales han sido:


TANY 2021

-las identidades masculinas,


-los procesos subjetivos,
-el modelo de masculinidad dominante, y
-las contradicciones y conflictos que enfrentan los hombres en la vida cotidiana en la
relación con las mujeres y otros hombres.
Existe un amplio acuerdo en que la masculinidad no se puede definir fuera del contexto
socioeconómico, cultural e histórico en que están insertos los varones, y que ésta es una
construcción cultural que se reproduce socialmente.

Para los varones ser hombre tiene su origen en una característica biológica —
tener pene— las pautas internalizadas les dicen que nacen incompletos, que la plenitud
se logra en la adultez, deben, desarrollar ciertos atributos y asumir “roles”, en cada
momento de su vida.

Su exhibición y ejercicio dependerá de factores como:


-el éxito que tengan a la hora de pasar las pruebas de iniciación que les permitan
reconocerse y ser reconocidos como hombre;
-de su sensibilidad;
-de los recursos materiales, simbólicos e institucionales que posean/hereden;
-del contexto social en el que vivan, entre otros.
Tanto atributos como mandatos se refuerzan mutuamente y forman un todo.

Algunos de estos mandatos les señalan que:


-los hombres se deben distinguir/se distinguen,
-deben ser/son importantes;
-deben ser/son rectos, protectores y empeñan su palabra;
-deben ser/son autónomos y tratar de igual a los otros varones y como superiores de
mujeres y niños;
-deber ser/son racionales y no dejarse amilanar por consideraciones afectivas o
emocionales que afecten sus decisiones;
-deben ser/son emocionalmente controlados, valientes y no demostrar miedo;
-deben ser/son fuertes físicamente, resistentes y estar dispuestos a competir con otros
hombres para intentar vencerlos.
TANY 2021

-Los hombres deben ser/son de la calle; la casa es el lugar de las mujeres y los niños. -
Los hombres deben ser/son del trabajo.
-Los hombres deben ser/son heterosexuales activos.

Así, los varones para “hacerse hombres” tienen que someterse a una
ortopedia; deben superar ciertas pruebas:
-conocer el esfuerzo,
-la frustración, el dolor;
-haber conquistado y penetrado mujeres;
-hacer uso de la fuerza cuando estimen que es necesario;
-actuar valientemente en situaciones que así lo requieren y que los/as otros/as puedan
constatar de alguna manera;
-trabajar remuneradamente;
-ser padres/tener hijo/s.
La competencia de un hombre es contra otros hombres: compite por poseer mayor
poder, prestigio, respeto, fuerza, inteligencia y, especialmente, por las mujeres. Competir
contra una mujer, en cambio, es rebajarse, afecta a su dignidad y su respeto, porque
por definición es una inferior.
La mujer y lo femenino representan el límite, la frontera de la masculinidad; lo
prohibido e inaceptable. El hombre que pasa el límite se expone a ser estereotipado
como no perteneciente al mundo de los varones, siendo marginado y tratado como
inferior, como mujer.

La doble demanda, de demostrar/me que soy hombre hoy y me preparo


para serlo mañana, está íntimamente ligada a los distintos momentos
de la vida:
-la infancia,
-la pubertad/adolescencia, la adultez y la vejez. En cada momento esa disyuntiva tiene
una particular forma de resolución que es aceptable.
TANY 2021

Para los varones —adultos jóvenes y adultos— la transición más importante


estaría entre la niñez/adolescencia y la adultez; ese período llevaría al varón a alcanzar
su mayor expresión, para luego ir perdiéndola, a medida que se interna en la vejez.
En distintos espacios de la vida de pareja, familiar y social es posible observar cómo los
varones —siendo los portadores y herederos de esta forma de masculinidad dominante.

La adolescencia es quizás una de las etapas de la vida de los varones donde estas
encrucijadas se presentan con mayor fuerza, porque es el período de las pruebas
iniciáticas que les permiten el paso a la adultez.

Por ejemplo: engañan a chicas para seducirlas y poseerlas sexualmente, teniendo


claro que pueden embarazarlas si no las protegen.
Los varones adultos, y también adolescentes, pueden ser “responsables” tanto
reconociendo un hijo como negándolo.

La delincuencia, en una proporción de los varones jóvenes y adultos, en algunos


casos puede ser entendida como una forma de responder responsablemente a los
mandatos de la masculinidad dominante en el hogar. Deben ser los proveedores, aportar
el dinero para lograr el nivel de vida considerado satisfactorio por ese grupo. El dilema
entre delinquir y no cumplir con sus obligaciones de “hombre” de la casa llevaría a
algunos por optar por lo primero.

Los procesos macro sociales y las masculinidades

Cambios al finalizar el Siglo XX, género, cuerpos y subjetividades


La pregunta que se plantea en el debate que se ha generado en relación a la crisis de la
masculinidad y la paternidad, es si ésta afecta fundamentalmente a los hombres o es
parte de un proceso mayor. La hipótesis aceptada es que ha entrado en crisis no sólo la
masculinidad, sino que las formas en que se estructuró la vida entre hombres y mujeres
durante gran parte del siglo XX.
La crisis del sistema de sexo-género predominante en la región se comenzó a hacer
visible a partir de los setenta, y especialmente de “la década perdida” de los ochenta.

Entre dichos procesos se destacan los generados por las políticas de ajuste económico;
la reformulación del papel del Estado; la creciente globalización de la economía y de los
intercambios culturales; la ampliación de los derechos humanos a derechos específicos
TANY 2021

de las mujeres y niños, y al reconocimiento de la diversidad social; los cambios


demográficos, y la presencia de la pandemia del VIH/SIDA, y de las actorías gay, lésbico,
bisexual y trans.

Se enfrentan actores sociales que tienen intereses en pugna en estos procesos y buscan
impactos que fortalezcan sus posiciones e intereses con la reformulación del Estado, la
(re) organización social del trabajo, el reconocimiento de derechos y el uso de los
recursos públicos.
Estos procesos —y las actorías que tratan de condicionarlos a sus intereses— han
tenido y tienen un fuerte impacto, no siempre buscado, en la forma en que se relacionan
hombres y mujeres; en las relaciones e identidades de género.

Sus consecuencias se observan especialmente:

i. en la vida familiar y el trabajo,

ii. en la política sobre los cuerpos, la sexualidad y la reproducción,

iii. en la intimidad y las vivencias subjetivas de las personas, y

iv. en la institucionalidad que establece el orden que se trata de imponer.

i. Vida familiar y trabajo.


El sistema de sexo/género que ha entrado en crisis es el que se estructuró a partir de la
revolución industrial, con la separación de lugar del trabajo y de la vida familiar (Jelin
1994).
El orden social que entonces se pregonó trató de instaurar un tipo de familia
distinta a la prevaleciente en la sociedad agraria y tradicional: la familia conyugal
(nuclear patriarcal) donde el varón, como autoridad paterna y guía, proveía y
dominaba sin contrapeso la vida cotidiana, distinguía entre lo público y lo privado:
el trabajo, la política y la calle para los hombres, y la crianza, acompañamiento de los
hijos y cuidado del hogar para las mujeres; establecía la división sexual del trabajo:
los hombres en la producción y las mujeres en la reproducción. El amor romántico, la
libertad para elegir al/a cónyuge y el matrimonio para toda la vida eran, asimismo, parte
de este orden familiar.
TANY 2021

ii. La política sobres los cuerpos, la sexualidad y la

reproducción
En este período se presentan importantes cambios en el perfil demográfico de la
población de la región;

-disminuye de manera significativa la tasa de fecundidad (de 5,91 a 1,8


hijos por mujer entre 1950-1955 y 2015),

-aumenta considerable- mente la esperanza de vida (de 53,5 a 81,7 años para las
mujeres y de 50,1 a 76,5 para los hombres en el mismo período), la que también sigue
creciendo (CEPAL/Milosavijevic 2007; CEPAL 2014; INE 2017).
Hasta mediados del siglo XX era esperable un ciclo de vida que se completaba por lo
general cuando los hijos del matrimonio único e indisoluble alcanzaban cierto grado de
autonomía; luego los progenitores en una proporción creciente fallecían.
La sexualidad de las parejas estaba marcada por la reproducción, no había
anticonceptivos de uso masivo, y era en gran medida controlada por los varones.

iii. Subjetividad e institucionalidad


TANY 2021

iv. La Institucionalidad que Establece el Orden Aceptado


Las relaciones de género que se consolidaron durante el siglo XX, con sus
inequidades en los distintos ámbitos de las vidas de hombres y mujeres, tuvieron y
tienen un importante componente institucional —originado en la sociedad civil y en el
Estado— que las hizo posibles y permitió su desarrollo, legitimación y reproducción.

La consolidación de este orden ha estado asociado al mecanismo de reproducción


en el que están insertos los distintos espacios de la vida de las personas, al interior de
los propios núcleos familiares, donde los padres enseñan lo que se debe hacer y
reproducen los sentidos subjetivos y las prácticas en sus hijos/as; en la educación
formal, que integra a los niños/jóvenes a un mundo social y cultural del que forman parte
y que socializa en las distintas jerarquías de clase, género y etnia dominantes.

Se asocia también a un ordenamiento jurídico que lo hizo y hace posible mediante la


legislación, derechos y códigos, jurisprudencia y administración de la justicia; a la
organización del trabajo, que posibilitó la conciliación trabajo-familia; a la política sobre
los cuerpos, que implementó mecanismos de reproducción que indicaban e indican lo
que era natural, normal y aceptable, y desarrolló instrumentos de vigilancia que
estuvieran presentes tanto en la vida social como íntima de hombres y mujeres.

Globalización y masculinidades
Cambios profundos en la economía y la cultura. Desde los años ‘60, este proceso se
ha ido expandiendo con la descolonización de África y la desaparición, en América
Latina y el Caribe.

En Europa, el proceso se profundizó con la caída del muro de Berlín, el fin de la


Guerra Fría y de las barreras impuestas por el mundo socialista al mercado capitalista,
la consolidación de la Unión Europea y su expansión a la zona de influencia de la ex
Unión Soviética.
En nuestra región, el proceso de globalización se ha acentuado a partir de la crisis
del Estado de bienestar de los años ‘80 y el creciente peso de la deuda externa, las
políticas de ajuste económico, y la apertura a los mercados internacionales; y, más
recientemente, con los tratados internacionales de libre comercio, las privatizaciones y la
transnacionalización de importantes sectores de la economía, la expansión del comercio
internacional y la consolidación de un mercado global, así como la creación de una
institucionalidad regional, especialmente en América del Sur.
TANY 2021

La globalización —como señalan, entre otros autores, Ulrich Beck, Michael


Hardt, Antony Negri y Boaventura de Sousa Santos— absorbe a los países y
a sus habitantes en procesos culturales que son profundamente contradictorios.

La globalización crea nuevos vínculos y espacios sociales transnacionales, afirma


derechos universales, como los derechos humanos, y los amplía a poblaciones
históricamente desprotegidas, reconociéndolos también como seres humanos;
revaloriza, asimismo, culturas locales, y pone en un primer plano terceras culturas.
“Un poco de esto, otro poco de eso, tal es la manera como las cosas llegan al
mundo”, escribe Beck citando a Salman Rushdie.
La globalización ha generado que —junto con el mercado global, los circuitos
globales de producción, el reconocimiento de derechos universales y de la diversidad
cultural— surja un nuevo orden, también global, una lógica y una estructura de dominio
nuevas (Hardt y Negri 2002). Estos procesos propios de la globalización están en
constante conflicto.
Estas contradicciones se constatan en el ámbito de la cultura, donde se observan flujos
entre universalismo y particularismo, ligaduras y fragmentaciones, centralización y
descentralización, conflicto y conciliación.

Beck (1998), esto implica el fin de una premisa esencial del orden propio del siglo
XX, de la llamada primera modernidad: la idea de vivir y actuar en los espacios cerrados
y recíprocamente delimitados de los Estados nacionales y de sus respectivas sociedades
nacionales.
La globalización implica una perceptible pérdida de fronteras en el quehacer
cotidiano de la economía, la información, la ecología, la técnica, los conflictos
transculturales y la sociedad civil, que modifica la vida y fuerza a adaptarse y a
responder a esta nueva realidad. El dinero, las tecnologías, las mercancías, las
informaciones, las identidades y relaciones de género, las masculinidades, todo traspasa
las fronteras, como si no existieran.

La globalización significa el fin del compartimento y la inmersión en formas de vidas


transnacionales, a menudo no queridas y generalmente incomprendidas.
Las evidencias de que las fronteras son constantemente traspasadas y que se diluyen
fortalecen la hipótesis, planteada ya desde hace un tiempo, de que la soberanía ha
adquirido una nueva forma, definida por una serie de organismos nacionales y
supranacionales y por corporaciones transnacionales, unidos por una única lógica de
dominio.
TANY 2021

Esta nueva forma global de soberanía se caracteriza principalmente por la falta de


fronteras: no tiene límites. Implica un régimen que gobierna todo el “mundo
civilizado”. Ninguna frontera territorial limita su reino.
Su dominio opera en todos los registros del orden social y penetra las profundidades del
mundo social. No sólo gobierna un territorio y a una población, sino también al mundo
mismo que habita (Hardt y Negri 2002).
Quienes gobiernan son hombres que, en términos de poder y masculinidad hegemónica,
han llegado a la meta; pero este logro es siempre precario, hay otros que les disputan
ese lugar.

-Globalización, riesgo y masculinidad


El riesgo y la cultura del riesgo son consustanciales a la globalización.
En el mundo globalizado el riesgo adquiere un nuevo carácter, ya que algunas de
las condiciones clásicas de su cálculo y procesamiento institucional comienzan a fallar.

“sociedad del riesgo” se define una sociedad que no sólo abandona las formas
de vida tradicionales, sino que también se muestra descontenta con las consecuencias
indirectas del éxito de la modernización: inseguridad de las biografías y peligros apenas
imaginables, que afectan a todos y contra los que nadie ya puede asegurarse.

La cultura del riesgo es parte consustancial también de la masculinidad


hegemónica, y adquiere fuerza y actualidad en los adolescentes y varones jóvenes a
través de las competencias.

Como juegos que se van haciendo cada vez más exigentes; se debe demostrar no sólo
habilidades, sino también valentía; se debe correr riesgos para ser respetable a los
propios ojos y a los de los demás, en particular a los de otros hombres.

Las competencias son espacios donde no siempre es posible distinguir lo permitido y lo


que es delito. Algunos están más cerca del delito y de la violencia; otros están en ella.

El riesgo tiene la fuerza destructiva de la guerra, señala Beck (2002:25-26)


“El lenguaje del riesgo es contagioso y transforma las formas de desigualdad social:
mientras la miseria es jerárquica, el nuevo riesgo es democrático, afecta también a ricos
y poderosos y su sacudida se percibe en todos los ámbitos (...) Somos miembros de una
comunidad de peligro mundial. Los peligros ya no son una cuestión interna de cada país
ni un país puede combatirlos solo”.
La categoría del riesgo lo engulle todo y lo transforma todo. Obedece a la ley del todo o
nada.
TANY 2021

La consecuencia es que la diferencia entre riesgo y percepción cultural de riesgo se


desvanece. Un mismo riesgo resulta “real” de distintas maneras según la perspectiva de
los distintos países y culturas (que también lo valoran de manera diferente).

El choque de las diferentes percepciones que las diversas culturas tienen de


la “realidad del riesgo” es un problema fundamental del siglo XXI (Beck 2002).

-La globalización de la biografía:


Biopolítica y la construcción de la subjetividad.

La globalización vuelve transversal no sólo a la economía y al comercio, sino también


al conjunto de la sociedad y la cultura, en todos los ámbitos de la vida. La vida privada
también está globalizada.
La globalización de la biografía de las personas significa que los
contrastes y las contradicciones del mundo tienen lugar no sólo afuera, sino también en
el centro de la propia vida, en la subjetividad e identidades, en el cuerpo y su
interpretación, en los matrimonios y familias, en el trabajo, en el círculo de amigos.
En este marco, la vida ya no está ligada a un lugar, no es más una vida sentada y
sedentaria.
-Es una vida de viaje (en el sentido directo y figurado);
-una vida nómada, una vida en coche, avión, tren o al teléfono, en Internet, en redes
sociales;
-una vida apoyada y marcada por los medios de comunicación, una vida transnacional.
Las tecnologías son medios que permiten franquear el tiempo y el espacio; anulan
las distancias, crean proximidades en la distancia y distancia en la proximidad —o
ausencias in situ.

Los procesos de globalización también implican reconocer la naturaleza política


de los cuerpos: la biopolítica.

El biopoder es la forma de poder que regula la vida social desde


su interior, desde el cuerpo —los mecanismos inconscientes, pulsiones, subjetividades,
identidades— siguiéndolo, interpretándolo, absorbiéndolo y rearticulándolo. El biopoder
se refiere entonces a una situación en la que lo que está directamente en juego es la
producción y la reproducción de la vida misma (Hardt y Negri 2002).

Las corporaciones transnacionales, en muchos sentidos, construyen la malla de la esfera


biopolítica.
TANY 2021

Son un factor muy importante en la estructuración y articulación de territorios y


poblaciones: distribuyen la fuerza laboral en los mercados, asignan funcionalmente los
recursos y organizan jerárquicamente los diversos sectores de la producción mundial.
Las corporaciones transnacionales no sólo estructuran y articulan territorios y
poblaciones; también estructuran las subjetividades y los cuerpos.
Subjetividades y cuerpos que son, a su vez, agentes dentro del contexto político:
producen necesidades y relaciones sociales, lo que equivale a decir que producen
productores. Subjetividades que interactúan con la producción de lenguaje, la
comunicación y lo simbólico, desarrollados a su vez por las industrias de las
comunicaciones (Hardt y Negri 2002). La acción de las corporaciones transnacionales
apunta a reinterpretar las propias biografías, asignar sentido a la historia desde las
subjetividades de los sujetos en función de los procesos y lugares en los que aquélla
está situada, dentro del orden jerárquico que impone.

Entender las masculinidades en el ámbito empresarial y de las corporaciones


transnacionales es un tema clave de la investigación contemporánea sobre el género e
identidades, y posiblemente sea un aporte a la comprensión de la sociedad global en su
conjunto.

Hoy es evidente que las masculinidades en el ámbito de las empresas están incrustadas
en las rutinas organizacionales de la vida cotidiana, en el trabajo de la gestión
empresarial y en las ideologías del mundo corporativo.

-Globalización, género y masculinidades.


Las corporaciones transnacionales y la producción de
productores
Globalización, cultura, riesgo, biografías, cuerpos, subjetividades, masculinidades,
exclusión e inclusión son expresiones de la vida social y privada que están
profundamente amalgamadas en la “producción de productores” por parte de las
corporaciones transnacionales.

Estos procesos son comunes a todos los países de la región, pues cada uno de ellos es
un mercado potencial al que las corporaciones deben llegar y, en lo posible, controlar. Si
no lo hace una, otra compañía —la competencia-— lo hará.

El análisis del riesgo, de la inversión que supone instalarse en un mercado nuevo,


requiere de productores que se manejen en la cultura local.
El patrón de reclutamiento de ejecutivos en otros países de América Latina pareciera
seguir la misma lógica observada en una investigación en Chile (Olavarría 2009);
TANY 2021

hombres jóvenes, egresados de colegios de la elite, que han vivido en terceros países
insertos en un proceso de globalización, con post grados en Universidades de prestigio,
en algunos casos hijos de padres que han vivido/viven en el exilio por razones políticas o
económicas.

El desarraigo y la ortopedia a la que son sometidos los ejecutivos de las corporaciones


—que aceptan gustosos estas condiciones por el prestigio, el poder, el dinero y la
calidad de vida que les garantiza— les permite llevar adelante actividades que no
escatiman en recursos ni en métodos para incrementar las utilidades, el lucro, de sus
compañías.

No hay fronteras que limiten el dominio de las corporaciones transnacionales, tal como
han evidenciado las últimas crisis financieras.

Las crisis financieras han demostrado que algo no funciona en el modelo de


reproducción de la fuerza de trabajo gerencial: no sólo en las subsidiarias de las
corporaciones ubicadas en mercados más o menos lejanos, como los de América
Latina; también en las propias casas matrices.

Los brujos y los aprendices de brujos de las sedes centrales han quedado
maltrechos: si no fueron capaces de prevenir el riesgo en sus propios países y en sus
propias economías,
¿qué quedará para las economías de la región?

Parecen haber olvidado las reglas del juego de la adolescencia: que la


competencia no es para tener una quebradura, ni quedar inválido, sino para arriesgar
hasta el límite de ese punto sin traspasarlo. Los operadores de las transnacionales se
olvidaron de que el riesgo no es la catástrofe sino la anticipación de la catástrofe. Y que
la anticipación obliga a la previsión, es decir suponer un peligro que no existe.

Pero ello contradice el objetivo fundamental de las corporaciones:


maximizar el lucro, un lema que se convierte en parte del superyó de los productores
(hombres en su gran mayoría).

Las demandas y aspiraciones para incrementar los beneficios


económicos de las corporaciones invisibilizaron la regla de oro: evaluar y
prevenir el riesgo. Los ejecutivos/productores confiaron en las bondades de la auto
regulación; lo que no hacían ellos, lo harían los otros, la competencia. Pero si ellos no se
TANY 2021

auto-regularon ni regulan en sus acciones ni en las de sus compañías, ¿qué se puede


esperar?
Lo que sucedió y sucede:
-traspasar el límite de lo permitido y adentrarse en el campo del delito; competencia
desleal, uso de información privilegiada, degradación del medio ambiente y de las
medidas de seguridad, por señalar algunos comportamientos y conductas a los que la
sociedad comienza a acostumbrarse (Olavarría 2009).

RAMOS, FORRISI, GELPI. NOCIONES BÁSICAS


SOBRE SEXUALIDAD, GÉNERO Y
DIVERSIDAD

La sexualidad es una dimensión constitutiva del ser humano, estando presente desde el
nacimiento hasta la muerte. Los sujetos se constituyen como sujetos sexuales a lo largo
del ciclo vital, aprendiendo a sentir, vivir y ejercer su sexualidad desde los espacios de
referencia. A lo largo del ciclo vital la sexualidad presenta manifestaciones, intereses,
sentimientos, las mismas son producto socio-histórico y no refieren exclusivamente a la
biología.

Hay tres regímenes fundamentales que aportan al análisis de la


sexualidad: significados, discursos y prácticas.
Esa interacción debe contextualizarse en escenarios socio-políticos e históricos
específicos. La tensión entre las dimensiones se hace visible cuando no existe armonía
entre lo que una persona desea hacer, hace y dice hacer, puede observarse a nivel
social cuando, aquello que se dice sobre la sexualidad no coincide con lo significados
que se le otorga a las prácticas, generando regímenes de doble moral.

La relación entre estas tres dimensiones debe ser analizada como producto de
relaciones de poder.
La sexualidad se manifiesta a través del deseo, placer, erotismo, la atracción, la
necesidad de gustar, de sentirse atractivo, en ocasiones el deseo de reproducirse.
La sexualidad como parte constitutiva de la personalidad, está expuesta a todos
los avatares de la subjetividad y puede ser fuente de placer y/o angustia.

Existen dos grandes enfoques al entender y analizar la sexualidad; enfoque


esencialista y construccionista.
TANY 2021

Esencialista; considera la sexualidad como algo inmutable, producto de una


esencia humana. Desde esta perspectiva, las expresiones de la sexualidad no son
producto de la sociedad, sino que son moldeadas socialmente para ser encauzadas
hacia una vida social aceptada.

Construccionista; explica las actitudes, prácticas sociales en relación al cuerpo y


la sexualidad como un hecho político, que depende de lo histórico y es influenciado por
lo socio-cultural.

Heterocentrismo, desde esta concepción, la heterosexualidad es la norma, desde


ahí se piensa al mundo y se determina que es lo esperable y deseable socialmente. La
violencia heteronormativa incluye maltrato verbal, físico y psicológico, que atacan todo lo
que escapa a la norma que regula el comportamiento tradicional heterosexual.

Heterosexualidad obligatoria; plantea la heterosexualidad como el modelo


hegemónico de relacionamiento sexual y de parentesco, impuesto por el patriarcado.

Heteronormatividad, según Butler, es el poder normalizador de la


heterosexualidad y las normativas que garantizan y fortalecen su legitimidad social.
Intersexual o intersex, hace referencia a las personas cuyos cuerpos no
coinciden con lo esperado para ser definidos dentro de la categoría “hombre” “mujer”.

Podría decirse que género es el conjunto de características, atributos, marcas,


prohibiciones y prescripciones asignadas diferenciadamente a las personas, en función
de su sexo.
Es una construcción social que establece pautas de relacionamiento y ejercicio del poder
diferenciado para varones y mujeres. El género se vincula a lo que define socialmente
como lo masculino y lo femenino respectivamente y a cómo desarrolla cada sujeto su
masculinidad y su femineidad.

Teresita de Barbieri, define al sistema sexo/género como, el conjunto de


prácticas, símbolos, representaciones, normas y valores sociales, que las sociedades
elaboran a partir de la diferencia sexual, anatomo-fisiológica, que dan sentido a la
satisfacción de los impulsos sexuales, a la reproducción y a la forma en la que se
relacionan las personas.
TANY 2021

La socialización de género, es el proceso mediante el cual desde que nacemos,


aprendemos mediante un continuo intercambio con el exterior a desempeñar el rol de
género que nuestra cultura y sociedad nos asigna de acuerdo a nuestro sexo biológico.

Los roles de género, suelen determinar e inciden en los modos de ser, sentir y actuar
de los hombres y mujeres. Históricamente las mujeres se han asociado al rol de la
reproducción en el ámbito de lo privado, y los hombres al rol de la producción en el
ámbito público.

Hay dos posturas acerca de quienes integran la diversidad sexual;


-Una postura define la diversidad sexual como la forma de expresar, vivir la sexualidad
que escapan a lo hegemónico y a lo heterosexual, es decir, en referencia a las personas
homosexuales, bisexuales, trans e intersexuales.

-La otra postura la define en un sentido más amplio, en este modelo también sería parte
de la diversidad sexual la heterosexualidad, ya que hay diversidad incluso en los modos
de ser heterosexual.

La perspectiva de diversidad sexual enriquece los enfoques de derecho y género,


cuestionando la heterosexualidad como parte de la imposición patriarcal hegemónica.
Desde un enfoque de derechos, el respeto y el reconocimiento de la diversidad
constituyen la base para la igualdad y la no discriminación.

La teoría que procura un mundo sin fronteras y de igualdad entre personas diferentes,
promueve el derecho a la indiferencia, a ser tratados iguales desde las diferencias. Las
prácticas que reflejan la transgresión a la heterosexualidad institucionalizada que
constriñe los deseos que intentan escapar de su norma.

La orientación sexual refiere hacia que sexo orienta la persona su deseo erótico
afectivo, la clasificación más clásica describe tres categorías: homosexual, bisexual
y heterosexual.

Identidad de género; sentimiento psicológico de ser hombre o mujer y adhesión


a ciertas normas culturales relacionadas con el comportamiento femenino o masculino.

Transgénero; persona cuya identidad o conducta escapa a las normas y los


estereotipos de género, incluyendo a las personas que desean cambiar de sexo para
hacer concordar sus características físicas con su identidad de género.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------
TANY 2021

JUDITH SAAVEDRA
UNA NUEVA OLA FEMINISTA, MÁS ALLÁ DE
#METOO:
IRRUPCIÓN, LEGADO Y DESAFÍOS (177-188)

El principal horizonte normativo y ético del feminismo ha sido la búsqueda de la


emancipación, igualdad y justicia entre hombres y mujeres. A pesar de los enormes
avances, la desigualdad y la opresión hacia las mujeres sigue existiendo, es un tema
central de la agenda feminista porque no se ha conseguido en ningún país la justicia de
género y las mujeres siguen ubicadas en un posición de subordinación.

En 2017, se viralizó el hashtag metoo, lo utilizaron miles de mujeres para denunciar


en redes sociales sus experiencias de acoso sexual, lo que puso en evidencia la
impunidad de los agresores y el fracaso global de los Estados de proteger a sus
ciudadanas de la violencia machista y las agresiones sexuales que sufren a diario.

La primera ola feminista surge a mediados del S. XVIII, y se centra en la


lucha por el derecho de las mujeres al voto y a la educación. Con el sufragio, por primera
vez, el feminismo aparece como un movimiento de carácter internacional con identidad
teórica y práctica.

La segunda ola tiene lugar en los años 60 y 70 del S. XX, está vinculada a
los movimientos contraculturales en Europa y por los derechos civiles en Estados
Unidos.

Tercera ola, se caracteriza por enfoques posmodernos, culturales e identitarios,


lucha por la diversidad e integración de distintas razas, etnias, y orientaciones sexuales
dentro del movimiento.

A finales de los años 70, las feministas negras, chicanas e indígenas, criticaron al
feminismo hegemónico, planteando que no se podía englobar en la categoría universal
de “mujer” a sujetos con vivencias, historias y posiciones diferentes marcadas por la
pertenencia étnica y racial.
A la globalización del hashtag, Boaventura lo denomina “localismo globalizado”
ocurre cuando un fenómeno local se globaliza por el poder hegemónico de expansión
colonial/cultural.
TANY 2021

MODULO 7

Lecturas básicas
Cala Carrillo, M. J., M. E. Barberá Heredia (2009). Evolución de la
perspectiva de género en psicología, Revista Mexicana de Psicología, 26 (1):
91-101.

García Dauder, S. (2020). La teoría crítica feminista como correctivo


epistémico en psicología. Atlánticas. Revista Internacional de Estudios
Feministas, 4(1), 117-150.
https://doi.org/10.17979/arief.2019.4.1.4843

Jayme Zaro, M. (2002). La psicología del género en el siglo XXI. Clepsydra:


revista de estudios de género y teoría feminista, (1), 47-60.

CALA CARRILLO, M. J., M. E. Barberá Heredia


(2009).
Evolución de la perspectiva de género en
psicología, 26 (1): 91-101.
Denmark y Paludi (1993): “cuanto más prominentes han llegado a ser las
mujeres en Psicología, más interesada ha llegado a estar la Psicología por las mujeres.
A comienzos del siglo XXI la perspectiva de género representa un ámbito de
investigación creciente en psicología (Barberá & Martínez-Benlloch, 2004). Sin embargo,
no existe un acuerdo generalizado sobre su peso teórico o empírico, ni tampoco hay
unanimidad en la delimitación conceptual (Crawford, 2006).

APROXIMACIONES SISTEMÁTICAS AL ESTUDIO DEL


SEXO/GÉNERO

La primera aproximación considera el sistema sexo/ género una propiedad interna,


algo que las personas son o tienen (Deaux, 1984; Unger, 1979). De ahí el verbo ser
seleccionado para representar este enfoque.
TANY 2021

En la segunda se avanza hacia planteamientos que interpretan el sistema


sexo/género como un factor estimular, algo en lo que las personas creen. Tales creencias
influyen sobre las percepciones de hombres y mujeres, y sobre la interpretación de sus
conductas hasta acabar convirtiéndose en real al moldear el comportamiento de forma
diferenciada, como ocurre con ‘el fenómeno de la profecía autocumplida’. La acción que
mejor representa esta segunda posición es el verbo creer.
Por último, la interpretación más reciente concibe el sistema sexo/género como una
actividad, algo que no se es ni se construye cognoscitivamente, sino que se genera en la
interacción social y, sobre todo, se evidencia en las prácticas vitales, actuando siempre,
de forma interactiva, en contextos particulares: familiar, educativo, laboral, salud, etc.

De ahí la enorme aplicabilidad de este campo de estudio en la intervención psicológica


(Anderson, 2005; Bosh, Ferrer & Alzamora, 2006). El verbo utilizado para representar
esta aproximación es hacer.

Esta tradición, sin duda la más antigua y la que ha generado un mayor volumen de
investigación (Kimball, 2001), concibe el sistema sexo/género como una variable sujeto
(Unger, 1979), una característica inherente a la persona que determina la forma en que
se comporta.

El supuesto de partida es la comparación entre mujeres y hombres y el objetivo es


conocer cuál es el alcance de esas diferencias.

CREER: EL SISTEMA SEXO/GÉNERO COMO


CONSTRUCCIÓN PSICOSOCIAL

Década de los ochenta tras la “revolución cognoscitiva” y el desarrollo del enfoque


psicosocial de la psicología, a partir del énfasis puesto en los individuos como
procesadores de información (Martin & Dinella, 2001). La idea central es que el sistema
sexo/ género constituye una categoría saliente en cualquier contexto cultural y social.
Niños y niñas elaboran estructuras de conocimiento sobre los sexos y sus características
(esquemas de género) y dichas construcciones actúan como guías del pensamiento y
del comportamiento. Este enfoque potencia una estrategia de investigación que, por
contraposición con la nomenclatura del sexo/género como variable sujeto, se conceptúa
como variable estímulo (Unger, 1979).

El énfasis recae “no en cómo difieren hombres y mujeres, sino en cómo la gente
cree que difieren” (Deaux, 1984) y en “cómo se construye la realidad social”.
TANY 2021

Una de las teorías más influyentes ha sido la propuesta de los esquemas de género
(Bem, 1981; 1985). Mediante procesos de aprendizaje, se desarrollan los esquemas de
género asociados con cada sexo y dichos esquemas median tanto la percepción de
nuestro comportamiento como el de los demás. Pero lo verdaderamente relevante no es
el contenido sino el proceso de aprender a codificar la información y “dividir el mundo
en categorías masculinas y femeninas, esquemas no son copias pasivas, sino
estructuras activas cuyo contenido varía en función de la cultura y la experiencia.

Desde la teoría del aprendizaje social se explica también cómo se adquiere y se


mantiene el género (Lott & Maluso, 1993). La adquisición de la identidad de género es
similar a la de cualquier otra conducta. A través de la
combinación de observación, imitación y reforzamiento diferencial, niños y niñas
aprenden a comportarse de acuerdo con el grupo social en el que se incluyen.

En este proceso de aprendizaje el comportamiento diferencial de padres y madres hacia


sus hijos e hijas tiene un papel esencial, de ahí el interés que esta perspectiva ha puesto
en las prácticas de socialización (Rider, 2000).
La teoría del aprendizaje social ha ido evolucionando con el tiempo hacia aspectos
cognoscitivos (Bandura, 1986; Lott & Maluso, 1993) hasta el punto de incluir dicho
término en su denominación (Martin et al., 2002), pasando a llamarse teoría social
cognoscitiva. En un trabajo reciente, Bussey y Bandura (1999) han aplicado dicha teoría
al desarrollo del género.

Junto con el origen, aprendizaje y desarrollo de los esquemas de género, otro de los
focos de atención ha estado centrado en conocer cómo funcionan los esquemas una vez
construidos.

Una vez activados, los esquemas de género intervienen en la interpretación y


atribución de la conducta de los demás, en la reconstrucción de la memoria y son
decisivos para el desarrollo del auto-concepto. Diversas investigaciones muestran cómo
el llanto de un bebé puede interpretarse como conducta de miedo si se atribuye a una
niña o de enfado si se atribuye a un niño (Luria, 1974); o cómo el éxito de las niñas en
tareas tipificadamente masculinas se suele atribuir a la suerte o al esfuerzo, mientras
que en los niños habitualmente se atribuye a sus capacidades.
TANY 2021

HACER: EL SISTEMA SEXO/GÉNERO COMO ACTIVIDAD


INTERACTIVA
La concepción más actual (etiquetada con la expresión inglesa doing gender) pone
el énfasis en el proceso de construcción de significados entre los hombres y las mujeres
y en el contexto social en el que este proceso se lleva a cabo (Crawford, 2006; West &
Zimmerman, 1987).
El sistema sexo/género se concibe como algo que las personas hacen en lugar de
como una propiedad que poseen los individuos, de ahí su categorización como acción
verbal y no como sujeto nominal. Este hacer género se produce de manera situada
(Crawford & Chaffin, 1997; Crawford & Unger, 2000) y se concibe “como una actuación
social [...] con uno mismo y teniendo a otras personas como audiencia [...] así
cada cual crea y construye su género” (Crawford, 2006). Esta “actuación” de género
ocurre a distintos niveles: sociocultural, interactivo e individual.

A nivel sociocultural el género se desarrolla a través de una ideología que se extiende


mediante los estereotipos presentes en los medios de comunicación, así como en las
estructuras familiares y laborales.

El conocimiento científico también podría situarse a este nivel. La psicología


contribuye generando conocimiento al poner el énfasis en las diferencias entre
hombres y mujeres, lo que acaba teniendo su repercusión en los medios de
comunicación. Sobre las implicaciones sociales del conocimiento psicológico en temas
de género existe en la actualidad un debate abierto.

A nivel interactivo, las claves de género orientan comportamientos diferenciados en las


interacciones sociales con hombres o con mujeres, proceso que no siempre actúa de
forma consciente. Por último, a nivel individual, mujeres y hombres aceptan la distinción
de género como parte del auto-concepto y adoptan actitudes y comportamientos
adecuados a su sexo según las normas establecidas en cada cultura.

A lo largo de la evolución de la perspectiva de género las distintas tendencias


psicológicas han realizado investigaciones centradas en alguno de los tres niveles
mencionados.

Pero lo que el enfoque interactivo resalta y constituye su mayor logro es precisamente la


necesidad de integrar el conocimiento proveniente de los distintos niveles de análisis
(Stewart & McDermott, 2004). Se da así un vuelco hacia el estudio de diferentes
ámbitos en los que haciendo género se crean y mantienen relaciones desiguales entre
mujeres y hombres. El giro hacia contextos aplicados (vinculados con problemas
TANY 2021

actuales tan relevantes como la violencia contra las mujeres, la discriminación laboral o
los trastornos alimentarios), junto con la interacción que se produce entre el sistema
sexo/género y otras dimensiones tales como la clase social, el estatus o la cultura,
evidencian, aún más, la complejidad y multi-dimensionalidad del objeto de estudio.

En la actualidad, coexisten las tres aproximaciones descritas y, además, todas ellas


presentan un elevado nivel de productividad científica.

GARCIA DEUDER S. (2020).


La teoría crítica feminista como correctivo
epistémico e psicología. (117-150)

1. LA EXCLUSIÓN HISTÓRICA DE LAS MUJERES COMO


SUJETO DE CONOCIMIENTO EN PSICOLOGÍA
A lo largo de la historia de la psicología podemos identificar sistemas de opresión o
“violencias epistémicas” que favorecen a grupos privilegiados, mientras construyen
identidades en desventaja epistémica. Las mujeres como colectivo, junto con otros
grupos, han sido desacreditadas como autoridades cognitivas, construidas como no
conocedoras, al tiempo que se h invisibilizado su resistencia, transformándola
estratégicamente en ignorancia o incompetencia (Tuana, 2006).

La historia de la psicología está narrada desde el relato repetido de mentes masculinas


que conocen naturalezas o psicologías femeninas. Es decir, las
mujeres aparecen excluidas como sujetos de conocimiento al tiempo que son
construidas como objetos de estudio.
Para Gerda Lerner (1992), es necesario recuperar los nombres de las
pioneras y sus contribuciones en una suerte de proyecto compensatorio. Por ejemplo,
que en los salones de grados estén los cuadros de Mary Calkins o Margaret
Washburn, ambas presidentas de la APA (Asociación Estadounidense de
Psicología) en 1905 y 1921 respectivamente.

Para Harding (2015: 18), “ciencia y sociedad se co-producen mutuamente”; esto


es, sociedades sexistas y racistas tenderán a promover ciencias sexistas y racistas.

La búsqueda de conocimiento requiere de políticas democráticas participativas.


TANY 2021

Describimos el paso “de la psicología construye a la mujer y lo femenino al


feminismo reconstruye y transforma la psicología” (Kitzinger, 1993), desde esas
epistemologías de resistencia que señala Tuana (2006). En concreto, nos vamos a
centrar en el conocimiento feminista que las primeras psicólogas produjeron sobre la
educación de las mujeres y su relación con la salud, desmontando mitos sobre las
diferencias sexuales y la inferioridad mental de las mujeres; las críticas y
transformaciones que las psicólogas feminista aportaron a la disciplina en los años 70,
especialmente denunciando el modelo androcéntrico de salud mental y, como
consecuencia, el sexismo en teorías y prácticas clínicas; y, por último, cómo los
movimientos por la diversidad sexual también han funcionado como correctivos
epistémicos, despatologizando la diversidad y planteando conceptualizaciones de
conceptos psicológicos como la identidad de género o la masculinidad y la feminidad.

2. EL CONOCIMIENTO CIENTÍFICO DE LAS PIONERAS


PSICÓLOGAS COMO RESISTENCIA FEMINISTA
Frente al mito de la objetividad y la meritocracia en la ciencia, las historiadoras no solo
han recuperado los nombres y contribuciones de las primeras psicólogas, también las
condiciones sociales y las desigualdades de género que limitaron e influyeron en sus
carreras y práctica científica. Han recuperado
su feminismo científico mediante el cual usaron la psicología para desmontar los mitos
existentes sobre las diferencias mentales entre los sexos y la inferioridad “natural” de las
mujeres (Scarborough y Furumoto, 1987).

Respecto a la exclusión institucional que experimentaron las pioneras, pocos manuales


de historia –por no decir ninguno- mencionan que las principales universidades prohibían
la presencia de mujeres en sus aulas, que entraban de forma excepcional como
“estudiantes especiales” u oyentes, que no reconocían sus doctorados o que ponían
todo tipo de trabas para que pudieran desarrollar su carrera profesional desde la
academia, sobre todo si se casaban (Scarborough y Furumoto, 1987).

Se dio una segregación horizontal en la disciplina: una psicología “pura” desde dentro de
la academia, masculinizada y legitimada; y una psicología “aplicada” desde los ámbitos
de reforma, feminizada, desprestigiada y excluida de los mecanismos de reconocimiento
oficial.

Estos mecanismos institucionales de exclusión, mediante los cuales se excluía a las


mujeres de la academia y eran conducidas a actividades de reforma, estuvieron
apoyados por otros mecanismos discursivos e ideológicos. Los principales discursos de
la época recordaban constantemente a las mujeres las inconveniencias de la educación
superior y el ejercicio de una carrera profesional. Se pasó del no pueden las mujeres
estudiar (por cráneos más pequeños o cerebros de menor peso), al no deben, ya que su
TANY 2021

presencia en las aulas desmontaba el argumento de la incapacidad (García Dauder,


2005).

Las psicólogas pioneras criticaron el sexismo de las teorías científicas que esencializaba
las diferencias entre los sexos como naturales y justificaba la inferioridad mental de las
mujeres. No es casual que fuera una psicóloga, Leta Stetter Hollingworth, quien llevará a
cabo una tesis doctoral, Functional Periodicity, para desmontar el mito de la disminución
del rendimiento mental y motor de las mujeres durante la menstruación.
A los mecanismos institucionales e ideológicos de exclusión, se le sumaban las barreras
subjetivas interiorizadas por las propias mujeres: el dilema matrimonio versus carrera, las
demandas del “imperativo familiar” y las negociaciones identitarias entre su identidad
de género y su identidad profesional. Como ha señalado Margaret Rossiter (1992),
la mujer científica se había construido como una “contradicción en sus propios
términos”: ser mujer y responder a las normas y valores asociados con lo femenino, y
ser científica y responder a las masculinizadas normas y valores de la ciencia
(objetividad, control y dominio).

Como mujeres, eran poco científicas; como científicas, poco mujeres.


Como han señalado Ehrenreich y English (1990), hubo una auténtica “epidemia
de histeria” en el siglo XIX. La mujer histérica estaba a un paso de la mujer ideal
romántica: un ser que debía ser frágil, dependiente, pasivo, sin deseo sexual, doméstico
y ocioso.

En su caso, como describió Taft en su tesis, transformaron la histeria en militancia (a


través de la escritura o la reforma respectivamente).

Las pioneras contribuyeron al desplazamiento de la “psicología construye lo femenino


y la mujer” al “feminismo reconstruye a la psicología” (Kitzinger, 1993).

3. DE LA PSICOLOGÍA CONSTRUYE LA MUJER/LO


FEMENINO, AL FEMINISMO RECONSTRUYE LA
PSICOLOGÍA
Los análisis feministas de la psicología y del conocimiento psicológico también han
experimentado la transición descrita por Harding de “la situación de las mujeres en la
ciencia” a la “situación de la ciencia en el feminismo”.

En las décadas conservadoras de los 50-60 se produjeron denuncias aisladas sobre la


situación desigual de las mujeres en la psicología, así como de actitudes y prácticas
sexistas en la academia.
TANY 2021

Pero no será hasta la década de los 70, coincidiendo con la “segunda ola” del
feminismo y la fundación de organizaciones como la National Organization of Women
(NOW) en 1966, que las mujeres psicólogas adquirieron conciencia de grupo en
situación de desigualdad. Impulsadas por los movimientos de nueva izquierda,
estudiantiles, de antipsiquiatría y contraculturales -y a su vez en respuesta al sexismo
de estos grupos-, se organizaron para denunciar su situación y promover cambios tanto
reformistas como radicales.

A partir de la década de los 90, los diferentes desarrollos de las epistemologías


feministas junto con la emergencia del socioconstruccionismo en psicología social,
posibilitaron una “psicología feminista” que entendía la objetividad como
conocimientos situados, reflexivos y responsables, y las críticas políticas y
epistemológicas como indisociables (Morawski, 1997). Así, no es hasta 1991 que se
crea una revista que integra las palabras “psicología” y “feminismo”: Feminism &
Psychology.

“A los ojos de muchas feministas, la psicología era poco más que sexismo
disfrazado de ciencia” (1995:279)
Para explicar el comportamiento de las mujeres es necesario comprender las
condiciones y expectativas sociales bajo las cuales viven las mujeres.

Así, una mujer normal, sana y del promedio ha sido un ser humano loco-neurótico. Si la
mujer sigue su rol de género adquiere características de personalidad indeseables
(pasividad, dependencia, emotividad), pero si desarrolla rasgos humanos deseables
pierde su feminidad (asertividad,
independencia, sexualmente activa, etc.)

Todos los terapeutas eran varones en torno a los 40 y las clientes (salvo un caso) todas
mujeres de 10 a 25 años menores que ellos.
El feminismo en alianza con la anti-psiquiatría denunció la autoridad del poder
psicomédico sobre los cuerpos y vidas de las mujeres, y la patologización y atribución
intra-psíquica (la psicologización) de conflictos subjetivos y malestares producto de la
dominación masculina y heterosexual.

Marcar la diferencia. Psicología y construcción de los sexos, Rachel Hare-Mustin y


Jeanne Marecek (1994) distinguían dos tipos de sesgos en psicología: los “sesgos
alfa”, o la exageración de las diferencias y la polarización de género; y los “sesgos
beta”, cuando las diferencias de género son minimizadas y se considera lo masculino
como referente universal.
TANY 2021

La psicología abandonó la idea del “experimento perfecto” para encontrar las


verdaderas diferencias cognitivas entre varones y mujeres (Morawski, 1988).
En la década de los 30, surge el primer test psicológico que medía masculinidad y
feminidad (M/F), creado por Lewis Terman y Catharine Miles, con el objetivo claro
de detectar de forma temprana “desviaciones sexuales” (varones femeninos y mujeres
masculinas) para posteriormente tratarlos vía hormonal o modificación de conducta. Se
iniciaba así una larga trayectoria dentro de la historia de la psicología de construcción de
masculinidad/feminidad (consciente o inconsciente) como rasgos de personalidad
dentro del individuo, accesibles al experto mediante pruebas psicológicas (Morawski,
1985).

Frente a los usos políticos, sociológicos o epistemológicos del concepto “género”, la


psicología tendía a entenderlo en términos de diferencias sexuales, rasgos de
personalidad o como “identidad de género”

MARIA J. ZARO.
LA PSICOLOGÍA DEL GÉNERO EN EL SIGLO XIX
(47-60)

El género es un constructo que ha sido contemplado desde diferentes disciplinas


científicas, com herencia de la importancia que la dicotomía hombre-mujer ha tenido en
todas las culturas desde la Antigüedad hasta nuestros días. Construido como un
instrumento social, no sólo tiene efectos colectivos —en tanto ha definido dos grupos de
seres humanos con diferentes roles y espacios respectivos— sino también individuales
—al constituir el núcleo de la identidad personal de cada individuo—

1. EL FENÓMENO DE LAS DIFERENCIAS ENTRE HOMBRES


Y MUJERES DESDE LA PSICOLOGÍA
Las diferencias entre hombres y mujeres, resultado de la pertenencia a una especie
mamífera caracterizada por el dimorfismo sexual, han constituido un fenómeno de tal
magnitud que, desde los inicios de las sociedades humanas, han penetrado en el
pensamiento como tema de conocimiento, reflexión y evaluación. A partir de una
diferencia de base anatómica y biofisiológica, conceptualizada bajo la categoría sexo,
todas las sociedades humanas han ido configurando modelos de comportamiento
vinculados, en sus orígenes, a dicha diferencia. Transmitidos por distintas vías no sólo
cognitivas, sin afectivas, emocionales y conductuales, a lo largo de los siglos dichos
modelos han ido consolidando unos contenidos que, en la actualidad, se engloban bajo
una categoría taxonómica de uso relativamente reciente, el género.
TANY 2021

En mayor o menor medida, las variables sexo y género ejercen un determinado efecto en
todo el sistema psicológico del individuo.
Tal es la magnitud del fenómeno de las diferencias aparentes entre hombres y mujeres,
que éstas se extienden al ámbito clínico.
En primer lugar las observamos en el área de salud en general, donde se
establecen con relación a la esperanza de vida al nacer, más elevada en las mujeres y
que plantea lo que hoy podríamos denominar una feminización de la vejez, que exige
una consideración especial de todo un colectivo humano con unas características
propias. También se constatan en el tipo de trastornos y enfermedades más comunes en
cada sexo, muy vinculadas a las características biofisiológicas diferenciales de hombres
y mujeres.
En segundo lugar, las diferencias se extienden al área de la conducta anormal,
que se manifiestan ya desde la infancia y se mantienen en la vida adulta,
estructurándose en torno a cuadros esquizofrénicos, trastornos sexuales y toxicomanías
diversas en los hombres, y neurosis, trastornos de adaptación y conducta, y trastornos
afectivos, en las mujeres.

Evidentemente, estos datos responden también a razones socioculturales, marcadas por


la idea de género, y que tradicionalmente ha asociado el bienestar físico y psicológico a
la total identificación de los individuos con sus respectivos géneros, lo que marca
además una adaptación plena a l sociedad.

La denominada psicología de la mujer, originada en Estados Unidos en la década de los


setenta, promovida desde el feminismo y centrada en la subjetividad femenina y las
características propias de la mujer exclusivamente.

2. LA PSICOLOGÍA DEL GÉNERO


En la mayoría del área de investigación, la mujer fue excluida como objeto de estudio, al
igual que hiciera, durante siglos, la Filosofía en cuanto a objeto de reflexión. En realidad,
la Psicología del Género surge como resultado de la acumulación de datos sobre las
diferencias entre hombres y mujeres, la evidencia de una naturaleza sociocultural muy
determinante en éstas a la par que su inevitable raíz biológica y el hecho de que el
sistema sexo/género afecta profundamente a la psique de los individuos, promoviendo
en ellos unos rasgos de personalidad y unas conductas en la mayoría de los casos
predeterminadas.

Aceptada por derecho propio como una disciplina científica más dentro de la Psicología,
la denominada Psicología del Género recoge el estudio del comportamiento humano a
través de la consideración de que la variable género —e inevitablemente, el sexo— tiene
TANY 2021

una responsabilidad en la formación de la conducta, aunque esté por determinar la


magnitud de la relación. Así se estudian desde los aspectos biológicos a los propiamente
psicológicos, que hacen referencia al funcionamiento cognitivo, conativo y emocional del
ser humano, desde esa doble vertiente ya comentada, colectiva e individual.
En la actualidad la perspectiva psicológica del género plantea su análisis desde
diferentes perspectivas y modelos teóricos. Siguiendo a Barberá , considera el
género desde:
a) su aspecto social, en cuanto a categorización de los individuos en dos grupos amplios
al modo de otras variables como raza o edad;

b) su aspecto subjetivo, en cuanto a que interviene en la construcción de la subjetividad


individual, articulada como identidad vivida en función de ser hombre o mujer;

c) su definición como un macro rasgo de personalidad que engloba diferentes


características y, en consecuencia, define tendencias de conducta estables y
consistentes en hombres y mujeres, pero diferentes respectivamente;

d) su consideración como proceso psicológico que interviene en el procesamiento de


información, induciendo sesgos y afectando a todos los sistemas cognitivos y
emocionales de los individuos;

e) como variable estímulo, que elicita respuestas diferenciales en el contexto de la


interacción social, ayudando a sustentar la clasificación social de la masculinidad
feminidad; y

f) como proceso psicosocial, en interacción con los contextos sociales, para explicar
actitudes, expectativas, etc., desde un enfoque dinámico.

3. MÁS ALLÁ DEL SEXO: EL GÉNERO


Desde la década de los años setenta hasta la actualidad se ha producido la paulatina
aparición y consolidación del término «género» para referirse a hombres y mujeres,
término que ha llegado a sustituir parcial o totalmente a su antecesor, «sexo», que
desde el principio había servido para distinguir a hombres de mujeres y viceversa.

¿Cómo surgió la variable género? No sólo desde la propia Psicología sino


desde disciplinas ajenas, que también han dotado al género de un contenido, como la
Sociología, la Filosofía o la Economía, se empezó a denunciar la insuficiencia del
TANY 2021

término «sexo» para referirse a la compleja realidad de las diferencias entre hombres y
mujeres.
En consecuencia, como categoría social el género describiría todos aquellos
componentes del sexo que son resultado de prescripciones culturales sobre lo adecuado
para hombres y mujeres respectivamente, reforzando de este modo las categorías
masculina y femenina, así como el sistema de roles de género.

Este entorno sociocultural sería el trasfondo necesario que hace que hombres y mujeres
atraviesen distintas experiencias de socialización durante la infancia, experiencias
privadas que darán un contenido de categoría psicosocial al sexo, más allá de lo
biofisiológico que inicialmente basara la primera definición de éste.
El género recoge, así, los tres aspectos básicos que explican hombre y mujer, masculino
y femenino: lo biológico, lo sociocultural y lo psicológico.

Pero si inicialmente la propuesta de género nació en un contexto eminentemente


sociológico, motivado por los efectos restrictivos que los roles sociales han impuesto
tradicionalmente a hombres y mujeres mediante un proceso rígido de asignación de los
individuos a la masculinidad versus la feminidad, la Psicología es quien se encarga de
otorgar un contenido individual de significados subjetivos atribuidos a la compleja
realidad biofisiológica descrita por el sexo, completando de este modo el sentido del
término género con un importante concepto, el de identidad. Todos nacemos con un sexo
asignado, en concordancia con los genitales externos, y esa asignación implica
automáticamente otra, la de género.

Los estereotipos se aprenden como parte del desarrollo de la persona en un


determinado contexto sociocultural, a través de la interacción social, y se instauran en la
identidad personal, siempre en respuesta a la presión que la sociedad ejerce para
mantener dos grupos de seres humanos en ámbitos diferentes, contemplando a hombres
y mujeres como poseedores de unas características propias.

4. ¿CÓMO SE ENTIENDE EL GÉNERO DESDE LA


PSICOLOGÍA?
La tradición psicológica hizo que el género se entendiera como una variable asociada a
la manera de ser de hombres y mujeres, capaz de inducir características estables y
consistentes, rasgos de personalidad, definitorias del comportamiento respectivo, lo que
los clásicos denominaran «masculinidad» y «feminidad», y que sirviera de base
para establecer tipologías. Es lo que se considera la conceptualización del género como
una variable sujeto: masculinidad y feminidad, entendidas como un conjunto de atributos
subyacentes al género que define cada individuo, desde una visión innatista que refuerza
las diferencias entre hombres y mujeres homogeneizando las semejanzas de los
TANY 2021

miembros integrantes de cada macrogrupo. Durante la década de los años treinta se


definió la dicotomía M-F como un continuo con dos polos opuestos, según el cual cada
persona ocuparía una posición, lo que podría medirse evaluando el grado con que
mostrará o se identificara con una serie de características y conductas específicas del
género al que perteneciera.

5. PANORAMA ACTUAL DE LOS ESTUDIOS


PSICOLÓGICOS DEL GÉNERO
El estudio psicológico del género se ha articulado, desde los años setenta, a partir de las
revisiones de estudios, instrumento básico de la investigación y que tiene su referente
clásico en el trabajo de Maccoby y Jacklin, primero en sistematizar los datos
acumulados desde principios del siglo XX y en proponer conclusiones generales en lo
que respecta a las grandes áreas de estudio del género: personalidad e inteligencia, lo
que supuso el fin, aún hoy no totalmente aceptado, de multitud de estereotipos y
creencias carentes de fundamento científico.

LECTURAS RECOMENDADAS POR EL DOCENTE

MODULO 1--FERRERO (2020) – LA ÉTICA EN PSICOLOGÍA Y SU RELACIÓN CON


LOS DDHH. (17-31)-
MODULO 3 --SCOTT (1986). EL GENERO. UNA CATEGORÍA ÚTIL PARA EL
ANÁLISIS HISTÓRICO. (265-302)

FERRERO (2020)
LA ÉTICA EN PSICOLOGÍA Y SU RELACIÓN CON LOS
DDHH. (1731)

La ética en psicología y su relación con los derechos


humanos.
El tratamiento de la dimensión ética en psicología, ha ido sufriendo,como problema,un
lento deslizamiento desde la reflexión epistemológica en juego hacia una vertiente
mayoritariamente deontológica. Este deslizamiento se halla vinculado a una creciente
formalización de la psicología como profesión,especialmente a partir del surgimiento de
las carreras de psicología, a mediados de la década del cincuenta Dichas carreras
aparecen en el cruce de dos órdenes de ideas diferentes.
TANY 2021

Luego de la Segunda Guerra Mundial, se intensifica a nivel internacional, la


consideración de la psicología como profesión al servicio del bienestar humano.
Precisamente en 1945, se modificarían los estatutos de la sociedad psicológica más
antigua del mundo, la American Psychological Association, en esa dirección: “The
objects of the American Psychological Association shall be to advance psychology
as a science and profession and as a means of promoting human welfare”.

De tal manera, se enfatizaria el papel de la psicología como una disciplina


aplicada, destinada a resolver los problemas del campo de salud, educación, trabajo etc.
Como parte de dicho orden de ideas:
1. En 1949 en Francia, Henri Piéron, pública el célebre Tratado de Psicología
Aplicada, apareciendo el último tomo en 1959.

2. La aparición de las carreras de psicología se inserta en un contexto de incipiente


industrialización del país, el cual renovaría las práctica relacionadas con el trabajo y la
educación. En dicho contexto, adquiere relevancia, psicotecnia y orientación profesional,
destinada a indagar las aptitudes de los sujetos a efectos de una correcta selección y
orientación en el trabajo y la educación.

La transformación de las carreras; Psicotécnico y Orientador Profesional, que la


Universidad Nacional de Tucumán organizara en 1950; la Especialización en Psicología
que se organizó en la Universidad Nacional de Cuyo en 1953, bajo la dirección de
Plácido Horas (Klappenbach, 1994 y 1995); y la Carrera de Asistente en Psicotécnica,
que en el mismo año planificó en Rosario la Universidad del Litoral.

Todas estas transformaciones se dieron en el Primer Congreso Argentino de


Psicología llevado a cabo en 1954, en Tucumán.
A partir de ese momento la necesidad de regular el ejercicio de la profesión, condujo, en
el caso argentino, a un fuerte conflicto de intereses profesionales, y a la sanción de la ley
del ejercicio profesional de la medicina, la cual consideraría al psicólogo como auxiliar
del médico.

El psicólogo se halla inmerso en lo que se podría considerar como tres niveles


de compromisos diferentes:

El primero de ellos es aquél en el cual el psicólogo es, ante todo, un ciudadano.


TANY 2021

En segundo nivel el profesional psicólogo debe regirse por las reglamentaciones


atinentes a la comunidad de pares en sentido amplio, es decir, los profesionales de la
salud. Desde este punto de vista el psicólogo como todo profesional de la salud, no
puede eludir su compromiso con determinadas normas,que, si bien son consideradas
específicas para los profesionales de la medicina,han venido a garantizar derechos
fundamentales que comprometen el ejercicio del psicólogo,aun en ámbitos de la la
práctica profesional distanciados del campo clínico.

La Declaración de Hawai también se ha ocupado extensamente de la exigencia de


consentimiento informado y libertad del paciente, un aspecto central en todas las
consideraciones éticas.

El tercer nivel de compromiso ético del profesional psicólogo, es el que atañe al


psicólogo como miembro de una comunidad de pares en sentido estricto, o sea el
específicamente referido al ejercicio de la psicología. Las regulaciones éticas al ejercicio
profesional de la psicología emanadas del propio campo profesional y científico de la
misma, los llamados habitualmente códigos de ética profesional, han tenido una larga
impronta en comunidades científicas y profesionales más establecidas que la nuestra.
Dentro de este
que contamos para la regulación del ejercicio profesional de la profesión, como así
también consensos más generales a nivel nacional o regional.
------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

-SCOTT (1986).
EL GENERO. UNA CATEGORÍA ÚTIL PARA EL ANÁLISIS
HISTÓRICO. (265-302)

EL GÉNERO: UNA CATEGORÍA ÚTIL PARA EL ANÁLISIS


HISTÓRICO
En su acepción más reciente, “género” parece haber aparecido primeramente entre las
feministas americanas que deseaban insistir en la cualidad fundamentalmente social de
las distinciones basadas en el sexo.

La palabra denotaba rechazo al determinismo biológico implícito en el empleo de


términos tales como “sexo” o “diferencia sexual”, “género” resalta también los
aspectos relacionales de las definiciones normativas de la feminidad.
TANY 2021

GÉNERO fue un término propuesto por quienes afirmaban que el saber de las mujeres
transformaría fundamentalmente los paradigmas de la disciplina. Las estudiosas
feministas pronto indicaron que el estudio de las mujeres no solo alumbraría temas
nuevos, sino que forzaría también a una reconsideración crítica de las premisas y
normas de la obra académica existente.
Nos damos cuenta- escribieron 3 historiadores feministas- de que la inclusión de las
mujeres en la historia implica necesariamente la re-definición y ampliación de nociones
tradicionales del significado histórico, de modo que abarque la experiencia personal y
subjetiva lo mismo que las actividades públicas y políticas.

La letanía de clase, raza y género sugiere la paridad entre esos términos


pero de hecho ese no es de ningún modo el caso. Mientras que, por lo
general, “clase” se apoya en la sofisticada teoría de MARX (desarrollada
además entretanto) de la determinación económica y del cambio histórico, raza y género
no compartan esas connotaciones.

En su mayor parte, los intentos de los historiadores de teorizar sobre el


género han permanecido dentro de los sistemas científicos sociales
tradicionales, empleando formulaciones tradicionales que proporcionan
explicaciones causales universales.

Esas teorías han sido limitadas en el mejor de los casos porque tienden a incluir
generalizaciones reductivas o demasiado simples que socavan el sentido no sólo de la
comprensión que tiene la disciplina de la historia de la complejidad de la causación social
sino también del compromiso feminista a un análisis que conduce al cambio.

Mientras que el término “historia de las mujeres” proclama su política al


afirmar (contrariamente a la práctica habitual) que las mujeres son sujetos
históricos válidos, “género” incluye a las mujeres sin nombrarlas y así
parece no plantear amenazas críticas. Este uso responde a la búsqueda de
la legitimidad académica por parte de las estudiosas feministas de la década del 80.
Género parece haberse convertido en una palabra particularmente útil a
medida que los estudios sobre el sexo y la sexualidad han proliferado, porque ofrece un
modo de diferenciar la práctica sexual de los roles sociales asignados a mujeres y
hombres. Si bien los estudiosos reconocen la conexión entre sexo y roles sexuales, no
asumen una relación sencilla y directa. El uso de género pone en relieve un sistema
completo de relaciones que puede incluir el sexo, pero no está directamente determinado
por el sexo o es directamente determinante de la sexualidad.
TANY 2021

En su uso descriptivo, pues, género es un concepto asociado con el


estudio de las cosas relativas a las mujeres. El género es un tema nuevo,
un nuevo departamento de investigación histórica, pero carece de capacidad analítica
para enfrentar (y cambiar) los paradigmas históricos existentes.

Las historiadoras feministas han empleado diversos enfoques para el


análisis del género, pero pueden reducirse a una elección entre tres
posiciones teóricas.
La primera, esfuerzo completamente feminista, intenta explicar los
orígenes del patriarcado.
La segunda se centra en la tradición marxista y busca en ella un
compromiso con las críticas feministas.
La tercera compartida fundamentalmente por posestructuralistas franceses y teóricos
angloamericanos de las relaciones-objeto, se basa en esas distintas escuelas del
psicoanálisis para explicar la producción y reproducción de la identidad de género del
sujeto.

Si la reproducción era la clave del patriarcado para algunas, para otras la


respuesta estaba en la propia sexualidad.
MACKINNON planteaba que la sexualidad es el feminismo lo que el
trabajo al marxismo: lo que nos es más propia, pero más quitada”.
La objetificación sexual es el proceso primario de la sujeción de las mujeres,
asocia acto con palabra, construcción con expresión, percepción con
imposición, mito con realidad. El hombre jode a la mujer, sujeto, verbo,
objeto.
MARX, MACKINNON, en lugar del materialismo dialéctico, proponía
la promoción de la conciencia como método del análisis feminista. Al
expresar la experiencia compartida de la objetivación, razonaba, las
mujeres vendrían a comprender su identidad común y, por consiguiente,
se aprestarían a comprender su identidad común y, por consiguiente, se
aprestarían a la acción política.

Una teoría que se apoya en una única variable de diferencia física plantea
problemas para los historiadores: asume un significado consistente o inherente para
el cuerpo humano- al margen de la construcción social o
cultural- y con ello la AHISTORICIDAD del propio género. En cierto
sentido, la historia se convierte en un epifenómeno, que proporciona
TANY 2021

variaciones continuas al tema inmutable de la desigualdad permanente


del género.

Las feministas marxistas tienen una perspectiva más histórica, guiadas


como están por una teoría de la historia.
Las primeras discusiones entre feministas marxistas giraron en torno al mismo
conjunto de problemas: el rechazo del esencialismo de quienes argumentaran que las
exigencias de la reproducción biológica determinan la división sexual del trabajo bajo el
capitalismo, la futilidad de incluir los modos de reproducción en las discusiones de los
modos de producción, el reconocimiento de que los sistemas económicos no determinan
directamente las relaciones de género, y de que realmente la subordinación de las
mujeres precede al capitalismo y subsiste en el socialismo.

La revisión de la teoría psicoanalítica la especificación de las escuelas,


puesto que los diversos enfoques tienden a clasificarse por el origen
nacional de sus fundadores y de la mayoría de practicantes. Hay una
escuela anglo- americana, que trabaja dentro de los términos de las
teorías relaciones-objeto.

La escuela francesa se basa en la lectura estructuralista y pos-estructuralistas de


FREUD en términos de teoría del lenguaje (para las feministas, la figura clave es
Lacan).
Ambas están interesadas en los procesos por los que se crea la identidad del sujeto,
ambas se centran en las primeras etapas de desarrollo del niño en busca de las claves
para formación de la identidad de género.

El lenguaje es el centro de la teoría Lacaniana, es la clave para instalar al niño en el


orden simbólico. A través del lenguaje se construye la identidad de género. Según
LACAN, el falo es el significante central de la diferencia sexual. Pero el significado del
falo debe leerse metafóricamente. Para el niño, el drama EDÍPICO se manifiesta en
términos de interacción cultural, puesto que la amenaza de castración incluye el poder y
las normas legales (del padre).
La relación del niño con la ley depende de la diferencia sexual, de su
identificación imaginaria (o fantástica) con la masculinidad o la feminidad. La imposición
de las normas de interacción social, son inherentes y específicas del género, porque la
mujer tiene necesariamente una relación diferente con el falo que el hombre.

La idea de masculinidad descansa en la necesaria represión de los aspectos femeninos


– del potencial del sujeto para la bisexualidad- e introduce el conflicto en la oposición
TANY 2021

de lo masculino y femenino. Los deseos reprimidos están presentes en el inconsciente y


son una amenaza constante para la estabilidad de la identificación de género, al negar
su unidad y subvertir su necesidad de seguridad. Además, las ideas conscientes de
masculino y femenino no son finjas, ya que varían según el uso del contexto.

La historia del pensamiento feminista es la historia del rechazo de la


construcción jerárquica de la relación entre varón y mujer en sus
contextos específicos y del intento de investir o desplazar su vigencia.

Las historiadoras feministas están ahora en condiciones de teorizar sobre


su práctica y desarrollar el género como categoría analítica.
El término género forma parte de una tentativa de las feministas contemporáneas para
reivindicar un territorio definidor específico, de
insistir en la insuficiencia de los cuerpos teóricos existentes para explicar
la persistente desigualdad entre mujeres y hombre.

El núcleo de la definición reposa sobre una conexión integral entre 2


proposiciones:
-el género es un elemento constitutivo de las relaciones
sociales basadas en las diferencias que distinguen los sexos y
-el género es una forma primaria de relaciones significantes de poder.

Como elemento constitutivo de las relaciones sociales basadas en las


diferencias percibidas entre los sexos, el género comprende 4 elementos
interrelacionados:
Primero, símbolos culturalmente disponibles que evocan representaciones múltiples
(y a menudo contradictorias)- Eva y María,
ejemplo: como símbolos de la mujer en la tradición cristiana occidental- pero también
mitos de luz y oscuridad, de purificación y contaminación, inocencia y corrupción.

Segundo, conceptos normativos que manifiestan las interpretaciones de


los significados de los símbolos, en un intento de limitar y contener sus posibilidades
metafóricas.
Esos conceptos se expresan en doctrinas religiosas, educativas, científicas, legales y
políticas, que afirman categorías y unívocamente el significado de varón y mujer,
masculino y femenino.

La historia sub-siguiente se escribe como si esas posiciones normativas


TANY 2021

fueran producto del consenso social más bien que del conflicto. La intención de la nueva
investigación histórica es romper la noción de fijeza, descubrir la naturaleza del debate o
represión que conduce a la aparición de una permanencia intemporal en la
representación binaria del género. Este tipo de análisis debe incluir nociones políticas y
referencias a las instituciones y organizaciones sociales, tercer aspecto de las
relaciones de género.
El género se construye a través del parentesco, pero no en forma exclusiva, se
construye también mediante la economía y la política que, al menos en nuestra
sociedad, actúan hoy día de modo ampliamente independiente del parentesco.

El cuarto aspecto del género es la identidad subjetiva. Estoy de acuerdo con la


formulación de la antropóloga GAYLE RUBIN de que el
psicoanálisis ofrece una teoría importante sobre la reproducción del género, una
descripción de la transformación de la sexualidad biológica de los individuos a medida
que son aculturados.

Aunque si la identidad de género se basa sólo y universalmente en el miedo a la


castración, se niega lo esencial de la investigación histórica.
El género se desarrolla en mi segunda proposición: el género es una forma
primaria de relaciones significantes de poder. Podría mejor decirse
que el género es el campo primario dentro del cual o por medio del cual se articula el
poder. No es el género el único campo, pero parece haber sido una forma persistente, y
recurrente de facilitar la significación del poder, en las tradiciones occidental, judeo-
cristiana, e islámica.

La función legitimadora del género funciona de muchos modos, BOURDIEU por


ejemplo muestra cómo en algunas culturas la explotación agrícola se organizó de
acuerdo con conceptos de tiempo y temporada que se asentaban sobre definiciones
específicas de la oposición entre masculino y femenino. El género facilita un modo de
decodificar el significado y de comprender las complejas conexiones entre varias formas
de interacción humana. Cuando los historiadores buscan caminos por los que el
concepto de género legitima y construye las relaciones sociales, desarrollan la
comprensión de la naturaleza
recíproca de género y sociedad, y de las formas particulares y contextualmente
específicas en que la política construye el género y el género construye la política. La
política es sólo una de las áreas en que puede usarse el género para el análisis histórico.
TANY 2021

También podría gustarte