Está en la página 1de 6

“CUANDO LAS RATAS ATACAN”: LA PESTE BUBÓNICA EN MOLLENDO

DISCURSO POLÍTICO EN AREQUIPA 1905


Por: Lic. Enrique Giovanni Ramirez Angulo

Nuestro trabajo es una aproximación a la historia de salubridad tomando como base la


epidemia de Peste Bubónica en el Puerto de Mollendo en 1905, como esta epidemia
afecto a la ciudad de Arequipa, los debates que provoco en los principales medios de
comunicación y como este tema de salubridad fue utilizado como “caballito de batalla”
por los grupos políticos existentes en la ciudad de Arequipa además de las diferentes
ideas sobre enfermedad que tenían los integrantes de la sociedad arequipeña

A principios de 1905 el puerto de Mollendo era la salida mas importante para las
mercancías del sur, permitía el comercio de Cuzco, Puno y Bolivia, las casas de madera
estaban construidas sobre un plano inclinado “formaban un plano inclinado llamado
sucucho donde se depositaba la basura y se guarecían los roedores” (1)
Estas características urbanísticas harían de Mollendo el lugar propicio para que la
epidemia de Peste Bubónica se desarrolle en forma rápida y eficiente contagiando a
gran cantidad de la población este éxodo se iniciaría en 1903 haciendo inclusive que sus
habitante huyeran del puerto. “…regular la huida de los lugares infectados, el 60% de
los 4500 habitantes de este puerto atacados por la peste migro a la ciudad de Arequipa”
(2)
Eso solo fue el principio del flagelo bubónico que pondría en jaque a las autoridades y
población en general el 3 de marzo de 1905 se presento una gran cantidad de casos de
bubónica declarándose como lugar infectado al puerto de Mollendo con el fin de poner
a salvo nuestra blanca ciudad y claro el resto del país.
Una de las medidas preventivas para impedir que la enfermedad se propagase fue
utilizar los llamados cercos sanitarios que consistían en aislar a la ciudad que estaba
infectada, medida ya empleada durante la edad media en Europa
“Nadie podía salir de la ciudad y por supuesto nadie tampoco quería entrar en ella,
Mollendo “tabú” para los hombre sensatos e infierno para los condenados a permanecer
en los cercos que limitaban la población” (3)
La epidemia dura dos meses, nadie estaba seguro de su vida “se acuestan sanos y
terminan al día siguiente, enterrados en una fosa cubierta de cal viva”, para impedir la
propagación del mal, era tal el temor por el contagio en el puerto que debieron tomar
este tipo de medidas preventivas.

Mollendo era un puerto que contaba solo con un medico el Dr. Parodi que no se
abastecía para atender a todos los enfermos, las características urbanísticas tampoco
eran las mas adecuadas con veredas de madera y los socuchos en la mayoría de las casas
servían de covachas adecuadas para las ratas.
Matar ratas era un desesperado empeño municipal solicitando la colaboración general,
limpieza de los socuchos, erradicación de basurales, veneno en todos los rincones,
formaban parte fundamental de un programa urgente de salvación humana, esa era la
situación del puerto, las autoridades y los habitantes no se quedaron con los brazos
cruzados, lucharon en forma decidida y perseverante.
Mientras sucedía esto en el puerto, Arequipa se debatía entre el estar o no estar
contagiada por la enfermedad. “Corren rumores pesimistas que aseguran la existencia de
casos declarados de la enfermedad y la situación es tal que la familia Goyeneche ofrece
sus quintas como lazaretos” (4)
Los brotes esporádicos de la enfermedad en nuestra ciudad hicieron necesario la
existencia de un centro de cura para los “apestados”. Y fue allí, donde los médicos
lucharon por salvar la vida de sus pacientes.
Antes de que se designara el lazareto de la ciudad se dio todo un debate político por este
aspecto, convirtiendo a la preocupación de la salud en un “caballito de batalla” de sus
propios intereses partidarios e ideológicos, así tenemos que la iglesia representada por
el obispo de ese entonces Manuel Segundo Ballon era contrario a entregar el palacio
obispal “el buen retiro” a la junta medica que lo había designado como el local mas
adecuado para lazareto, “…El señor subprefecto fue hoy personalmente al Palacio
Episcopal con el objeto de solicitar del señor Obispo que se permitiese hacer una visita
de inspección a la Casa del Buen Retiro… El señor Obispo le manifestó en términos
algo duros, que le era imposible acceder a ello y que tampoco permitiría que ese lugar
se transformase en lazareto, de ninguna manera, pues solo a la fuerza podía hacerlo.” (5)
La decisión de hacer del antiguo palacio de los obispos “El buen retiro” fue tomada
después del informe de los médicos integrantes de la Junta médica que se formo en
contra de la Peste Bubónica. “como por los grandes salones que tiene, es la casa de el
Buen Retiro, la que reúne sobre todas, la condición de estar aislada, próxima a la
ciudad y alejada de las casas vecinas, convento, más de cien metros. Por otra parte, allí
podrá establecerse en una de las secciones, el lazareto, y en la otra, casa de observación
pudiendo independizarse fácilmente toda estas secciones, todo esto de un modo
provisional y solo para llenar una necesidad premiosa por el momento” (6)

Los liberales de por si anticlericales exigieron el mandato de la autoridad civil sobre la


eclesiástica y que se cumpliera la ordenanza en beneficio de los apestados “…el mitin
convocado por el Comité Liberal, con el objeto de pedir al señor prefecto, que diera
cumplimiento a la resolución del gobierno por la que se manda a tomar el local del Buen
Retiro, para el lazareto provisional. A las 2:00 de la tarde había reunidos en la plaza de
armas, cerca de mil ciudadanos, en su mayor parte obreros encabezados por los
miembros del Partido Liberal, señores Chávez Bedoya, Francisco Mostajo, Ignacio
Frisancho,Aguirre Morales y otros. (7)
Los liberales no solo se conformaron con un mitin sino que terminado este elaboraron
un cablegrama donde se puede percibir ya su posición anticlerical mas que su interés
por la salubridad por la ciudad “Pueblo liberal Arequipa en solemne mitin celebrado
ayer, agradece destinación de buen retiro para lazareto, apoya contra negativa
subversiva del obispo, condena desacato a la soberanía, merecedor remoción prelado,
suspensión temporalidades, pide procurar la derogación del articulo 4º de la
constitución, reivindicación de la enseñanza por el estado rechazo de los eclesiásticos
expulsados de otras naciones
Pueblos del Perú secundaran iniciativas de Arequipa, sostenedora viril de las reformas.
Pueblo Liberal de Arequipa” (8)
La curia al verse atacada por los liberales decide replantear su posición y decide por fin
entregar el buen retiro no si antes deslindar cualquier tipo de responsabilidad “…me
apresuro a declarar a Ud. que ha podido y puede desde luego, proceder a dar
cumplimiento al Decreto referido sin necesitar siquiera de mi presencia y menos del
auxilio de la fuerza popular en la forma altamente ofensiva a la Autoridad
Eclesiástica… jamás me he opuesto con la fuerza ni siquiera con los recursos que las
leyes del Estado me franquean a la ocupación del Buen Retiro; por lo que declino
completamente de todo género de responsabilidad.
Con este motivo grato me es reiterar a Ud. mi consideración y aprecio.
Dios guíe a Ud.
Manuel Segundo Ballon
Obispo de Arequipa” (9)
El prefecto civilista mantenía una posición ambigua frente al clero y los liberales lo que
perjudicaba la atención adecuada de los enfermos de bubónica. “…ofrecer al Supremo
Gobierno su adhesión y aplauso por el decreto que ha expedido disponiendo se tome en
alquiler el Buen Retiro, proveyendo así con el interés que siempre debe desplegar la
administración, a una necesidad urgente de la salud pública, cuyo inminente peligro no
puede ser mirado con indiferencia por los que están encargados de conservarla; y nada
hay de ofensivo a la dignidad de la autoridad que Ud. Iltma. Inviste en esta libre y
espontánea manifestación de la opinión pública” (10)
La preocupación por la salubridad propiamente dicha paso a un segundo orden a pesar
de existir algunos enfermos en la ciudad la discusión política estuvo centrada en el
cumplimiento de ordenanzas gubernamentales mas que en la implementación del
lazareto que era una necesidad vital para nuestra ciudad así lo demuestra la carta del Sr.
Francisco Mostajo al diario el Pueblo: “…Todos conocen cual ha sido el motivo
ocasional del mitin: la conducta anticristiana y antinacional del Episcopado. Pero, esa
comisión ha tenido por fines, única y exclusivamente, los expresados en la hoja
invitatoria y en el cablegrama popular que son cuatro: coadyuvar con la energía del
pueblo a que se cumpliere el Decreto Supremo que destina el Buen Retiro para
Lazareto; hacer que así, se obligará al jefe eclesiástico ha acatar ese mandato de la
soberanía nacional; solicitar que se aplicará la sanción de la ley al prelado que
desconocía esa augusta soberanía (suspensión de temporalidades, remoción); y
finalmente, pedir que se procurara que para lo futuro, desaparezca el motivo
fundamental de conflictos como el ocurrido (el cuarto artículo constitucional)” (11)

Podemos afirmar que la salubridad se convirtió en tema de debate político aunque


tangencialmente pero estuvo ya en el discurso utilizado en 1905 lo que significa ya un
avance en relación al siglo anterior el hecho de debatir sobre la ubicación de un lazareto
la aceptación por parte de los propietarios nos demuestra también el grado de
conocimiento o desconocimiento sobre medidas desinfectantes utilizadas en la época
“La desinfección científicamente practicada, hace desaparecer no solo el germen de la
bubónica, sino el de toda las enfermedades epidémicas.
Las paredes como se dijo antes, se desinfectan con cal y cloruro de sodio, bajo la forma
de blanqueo, lo cual puede hacerse cada vez que sea necesario. Los pisos o pavimentos
con una solución de bicloruro de mercurio al cuatro por ciento, con la cual desaparece
todo microorganismo; y desarrollando después, una corriente de gas ácido sulfuroso,
que cuesta muy poco, ya sea que se obtenga por la vía húmeda o por combustión del
azufre, queda cualquier habitación completamente purificada, hasta el extremo de servir
aún para vivienda” (12)
Este tipo de desinfección no fue conocida por el común denominador por eso el temor
de entregar sus propiedades para constituirse en lazaretos.
Las opiniones sobre la forma de contagio fue otro aspecto que preocupa a las
autoridades de acuerdo a eso tomarían las medidas preventivas para enfrentar el flagelo
bubónico.
“Está satisfactoriamente probado que la peste bubónica, no es una enfermedad
infecciosa, es decir, que no se transmite mediante el aire atmosférico. Solo se trasmite
por el contacto directo de persona a persona, lo cual quiere decir, que es contagiosa en
su esencia y que presta muchas facilidades para evitar su propagación” (13)

Del texto anterior podemos desprender dos concepciones vigentes en esta época la
miasmica que era contagio por medio de aires pútridos o aires contaminados y la
creencia de que el contagio era de persona a persona cosa que no era así ya que esta
enfermedad se transmite por medio de las picaduras de las pulgas que tenían las ratas
cosa que no sabían todavía en esa época.
La salubridad no solamente fue un discurso tangencial por parte de los políticos y
periódicos de la época sino que se convirtió en una necesidad vital para la sociedad, una
sociedad sana era una sociedad moderna ya que contaba con fuerza de trabajo necesaria
para el progreso. La epidemia de 1905 fue el acontecimiento que incremento la
participación de los médicos en los asuntos públicos, estos iniciaron la batalla por
convencer a los poderes sociales y parte de la población de la importancia de los
métodos higiénicos para el desarrollo de una sociedad civilizada y moderna.
CITAS
(1) Cueto, Marcos El regreso de las Epidemias 1997 p 19
(2) Ribeyro Ramón La peste en Mollendo EN: El Comercio 25-101903 p 2,3
(3) El Pueblo 1º de Enero de 1955
(4) El Pueblo 1 de Enero de 1955
(5) El Pueblo 11 de Marzo de 1905
(6) El Pueblo 14 de Marzo de 1905
(7) El Pueblo 10 de Abril de 1905
(8) El Pueblo 10 de Abril de 1905
(9) El Pueblo 08 de Abril de 1905
(10)El Pueblo 11 de Abril de 1905
(11) El Pueblo 12 de Abril de 1905
(12) El Pueblo 14 de marzo 1905
(13) El Pueblo 14 de Marzo 1905

BIBLIOGRAFÍA BÁSICA
CUETO, Marcos 1997 El regreso de las Epidemias Salud y Sociedad en el Perú del
siglo XX IEP. Lima-Perú
------------------- 2000 Historia de la Medicina en www.minsa.gob.pe
FERNÁNDEZ, José M. 1905 Informe sobre demografía de la ciudad de Arequipa
En: Boletín de Salubridad Epidemiología Ministerio de Fomento Lima p67
POLO, José Toribio 1913 Epidemias en el Perú Lima p52
RODRÍGUEZ CARPIO, Bernardino 2005 Un capricho Llamado Mollendo p292-
293. Arequipa- Perú.