Está en la página 1de 3

Lluvia Híjar Huerta

Análisis de esencia y legalidad de Levítico 23:1-14


Legalidad Esencia
Estamos celebrando lo que Dios nuestro Padre instituyo Las Fiestas Bíblicas representan más que nuestro pasado
como Fiestas Solemnes o Fiestas Señaladas, SANTAS y nuestro futuro glorioso con nuestro Padre, el propósito
CONVOCACIONES. (Reunión de personas, asamblea de de las Fiestas Señaladas del Señor son también: Gozo,
personas reunidas para adorar, reunión ordenada para Victoria, Paz, Abundancia, Restauración, Avivamiento,
acciones específicas) LEVITICOS 23: 1-14 Impartición de Unción de Espíritu Santo y Manifestación
Verso 14,31, 41 ........... ESTATUTO PERPETUO SERA PARA de la Gloria de Dios en nuestras vidas, familias, iglesia y
TODAS VUESTRAS GENERACIONES DONDE QUIERA QUE nación.
HABITEIS.
Estas son estaciones de Gozo, alegría, regocijo que Dios
Estos días de santa convocatoria tenían un propósito nos da para alegrar nuestros corazones.
doble: un propósito práctico y un propósito profético. En
el plano práctico, tenían un propósito social y comercial. Las Celebraciones del Señor son Sagradas, Gloriosas,
Reunían a las 12 tribus para la adoración y el llenas de satisfacción, Dios desciende en una manera
compañerismo. Se requería a todos los hombres que poderosa y tangible, palpable en y durante estas
acudiesen a Jerusalén en 3 ocasiones: en la fiestas de la celebraciones
Pascua, Pentecostés y Tabernáculos (Deuteronomio
16:16). Jesús nunca dejó de celebrar las fiestas de Dios.

El propósito principal de estas fiestas era presentar una Muchas iglesias creen que el apóstol Pablo cambió la
figura profética del tiempo futuro. Cada una de estas forma en que los cristianos deben adorar a Dios. Según
fiestas encontraría su cumplimiento en el tiempo, o en el este concepto, se supone que él enseñó a los gentiles que
final de los tiempos. no era necesario obedecer la ley de Dios y celebrar las
fiestas bíblicas.
Por lo que hace a su significado, las fiestas señalaban el
pasado, hacia los actos salvíficos de Dios a favor de su Pablo hizo a los judíos y gentiles en Corinto no hubieran
pueblo en cierto momento de su historia. Algunas tenido ningún sentido si ellos no hubieran estado
apuntaban al futuro: a la entrada de la nación a la tierra guardando las fiestas ordenadas en las Sagradas
prometida y, por extensión, al reino mesiánico. En la Escrituras. Resulta claro que este apóstol nunca trató de
historia de Israel, las tres principales fiestas de la lista que persuadir a los cristianos que dejaran de celebrar las
aparece en Levítico 23 son: la de la pascua, la de los fiestas bíblicas; para él, esto hubiera sido inconcebible
tabernáculos y el día de expiación. Las restantes, aunque (Hechos de los Apóstoles 24:12-14; Hechos de los
también son muy celebradas, se consideran un poco Apóstoles 25:7-8; Hechos de los Apóstoles 28:17).
menos importantes.
Por el contrario, la historia del ministerio de Pablo
muestra vez tras vez que las fiestas de Dios eran
ocasiones muy especiales en su vida. Por ejemplo, a los
cristianos de Éfeso les dijo: “Es necesario que en todo
caso yo guarde en Jerusalén la fiesta que viene” (Hechos
de los Apóstoles 18:21). En Hechos de los Apóstoles 20:16
y 1 Corintios 16:8 podemos ver que Pablo programó su
itinerario de manera que en ambos casos pudiera estar
en determinado lugar para guardar la Fiesta de
Pentecostés.
Lluvia Híjar Huerta
Por tanto, nadie los juzgue en asuntos de comida o de bebida, o respecto a días de fiesta, lunas nuevas o sábados.

Colosenses 2:16
Que nadie, por tanto , etc. Viendo que estas cosas son así, y que la ley ceremonial ha sido abolida, que nadie, que está
apegado a ella de una manera intolerante, juzgue y condene a ustedes, cristianos gentiles; es decir, no hagas caso a los
que te juzguen, en cuanto al uso de carne o bebida Prohibida por ella; o con respecto a un día festivo Η εν μερει
εοπτης, con respecto a un festival.  Las fiestas, a diferencia de las lunas nuevas y los sábados, significaba días de
regocijo observados anualmente. De estos, algunos fueron ordenados por la ley, otros por autoridad humana, como los
instituidos en conmemoración de la liberación de los judíos por Ester y de la purificación del templo por Judas
Macabeo. O la luna nueva, o los días de reposo Los sábados judíos semanales; que no son más que una sombra sin
vida emblemática de las  cosas buenas que vendrán. Con la intención de guiar la mente de los hombres hacia las
bendiciones espirituales y evangélicas. Pero el cuerpo de esas sombras; es de cristo. La sustancia de ellos se exhibe en
el evangelio de Cristo, en quien todos se centran; y teniendo el segundo, no necesitamos ser solícitos con el primero.

“Toda la ley ceremonial de Moisés siendo abrogada por Cristo ( Colosenses 2:14,) Los cristianos no tienen la obligación
de observar ninguno de los días festivos judíos, ni siquiera el sábado del séptimo día. Por tanto, si algún maestro hacía
de la observancia del séptimo día un deber necesario, los colosenses debían resistirlo. Pero aunque los hermanos de la
primera era no prestaron atención al sábado judío del séptimo día, apartaron el primer día de la semana para el culto
público y para conmemorar la muerte y resurrección de su Maestro, al cenar en ese día. ; también para los ejercicios
privados de devoción. Esto lo hicieron, ya sea por el precepto o por el ejemplo de los apóstoles, y no en virtud de ningún
mandato de la ley de Moisés. Además, no santificaron el primer día de la semana a la manera judía, con una abstinencia
total de todo tipo de trabajo corporal. Esa práctica fue condenada por el concilio de Laodicea, como Judaizando
". Macknight.
Lluvia Híjar Huerta
Con base al fragmento bíblico Hebreos 9:8-10.

dando el Espíritu Santo a entender con esto que aún no se había manifestado el camino al Lugar Santísimo, entre tanto
que la primera parte del tabernáculo estuviese en pie. Lo cual es símbolo para el tiempo presente, según el cual se
presentan ofrendas y sacrificios que no pueden hacer perfecto, en cuanto a la conciencia, al que practica ese culto, ya
que consiste solo de comidas y bebidas, de diversas abluciones, y ordenanzas acerca de la carne, impuestas hasta el
tiempo de reformar las cosas.

1.- ¿Cuál es el nuevo sistema?

Sistema Sacerdotal

2.- ¿Cómo se práctica el nuevo sistema?

Sacerdotes según el orden de Melquisedec,

Melquisedec (heb. Malkî-tsedeq; gr. Meljisédek, “mi rey es justo”, “mi rey es justicia” o “rey de justicia”). Rey de Salem y
sacerdote del Dios altísimo, quien, cuando Abrahán regresó con los cautivos y el botín recuperados de los 4 reyes
invasores, salió a su encuentro, le dio pan y vino, y lo bendijo. Por su parte, Abrahán le dio los diezmos de todo el
despojo (Gen 14:1, 2, 11-20). La identidad de Melquisedec ha sido muy discutida. Las Escrituras dan muy poca
información con respecto a él. Salem* es muy probablemente una forma abreviada de Jerusalén, como lo indica Psa 6:2
Como fue tanto rey de Jerusalén como sacerdote del Dios altísimo, es presentado como un símbolo de Cristo, que
también unió en sí mismo los 2 oficios de rey y sacerdote (Psa 110:2-4; Heb 6:20-7:21; véase CBA 1:321, 322; 7:454,
455).

También podría gustarte