Está en la página 1de 137
Vitalidad ste niimero de Tecténica esté dedicado al tinien material vivo que habitualmente utilizamos en arquitectura, Estamos acostumbrados a que los elementos que use- ‘mos presenten distintas variaciones alo largo de su vida itil, pero no suelen oct de manera tan profusa como eon la madera: hay especies vegetales que son capaces de erecer a partir de pequetios esquejes y muchos érboles mantienen signos vitales después de ser apeados, datos que hay que tener en cuenta para entender que el proceso de formacidn de la madera no esta acabado cuando ésta entra en la obra. En algunas culturas, ls ritos de reposicidn de piezas deterioradas en construcciones en madera auténticos espectéculos ceremoniales que representan la permanencia de la eonstruccién frente ala brevedad de la vida animada, sea ésta humana o vegetal, Quienes hayan crevido en zonas madereras recordarén el color y la luz de sus bosques, Pero no es ‘menos importante su olor, el olor de la madera cortada e incluso el del serrin. Son oloresintensos que, aunque al intervenir en el proceso constructivo no son duraderos y suelen identificarse con la obra nueva, aportan a la construccién el sentido del olfato, habitualmente subestimado en esta profesiin, Sorprenden, en este sentido, propuestas en las que la corta vida del edificio garantiza que el olor de la madera no lo abandone; este es el caso de la acumulacién de madera secdndose con la que Zumthor resuelve el pabellén suizo para la Expo 2000 de Hannover, proyecto que supo- rneuna experiencia para todos las sentidos y donde el ofato juega un papel especial. Otro aspecto peculiar de la madera frente a otros materiales es el de su conservacion y limpieza porque, segin el método que se utile, su evolucién seré diferente, En cuanto a su conservacién, ‘podemos decir que los sistemas que se utilizan tienden, por lo general, a oscurever la madera, Tal ‘vez los métodos mis interesantes estan desapareciendo porque requieren mucho esfuerz0 y dedi ‘earles mucho tiempo, aunque hay’ algunos sistemas que pueden reemplazarlos parcialmente, co- ‘mo por ejemplo los aceites, producto que al ser natural respeta al maximo las propiedades de la madera, Un capitulo especial habria que dedicar a la madera sin tratar y limpiada con caolin que poco poco va acentuando el relieve de sus vetas como side venas se tratase y que arquitectos co- ro Carl Petersen ensalzaban con estas palabras: "La superficie de la madera recién cortada es al- 0 transparente debido a su contenido en resina. Si se desgasta lo bastante con jabén y arena, la resina se eliminard gradualmente y la madera adoptaré un color blaneo y una superficie firme, caracteristas muy atractivas para quien las vea. No sé eudntos afios han de pasar antes de que se logre esta agradable textura. pero creo que la madera bien lavada de los exteriores de estas casas y de los viejos y desgastados suelos, es na de las texturas més encantadoras que hay”. Frente a esta linea que procura dejar que el material respire y viva aun dentro de una estructu- ra impuesta como es la de una construccion, existe otra Vinea opuesta que trata de lograr la inalterabilidad de la madera: tableros a base de fibras eon todo tipo de aglomerantes, chapas de madera reconstituida, pavimentos laminados con acabados de PVC... que lleva a preguntarnos porqué no utilizar directamente elementos totalmente artficales, como parecia presagiar Ia dé- cada de los setenta, Y en esta respuesta entra un factor subjetivo, gjeno al mundo industrial pe~ ro determinante en la arquitectura: la madera representa el confort; un confort y una calidez, que ademés, con las nuevas téenicas, resisten cualquier situacién. La madera como revesti- rmiento nos permite ese contacto amable que muchas abras requieren. Y, enlazando oon este tiltimo aspecto intangible de la madera, habria que destacar la eapacidad de este material como portador de significados; ha servido como medio de expresion cultural en todas las civilizaciones, aunque muchas de estas piezas hayan desaparecido por su propia natu- raleza perecedera y en ocasiones la madera haya servido de soporte quedando oeulta bajo pin- tras o enlucidos Hoy en dia la madera sigue siendo un importante vehfculo de expresién, tanto en su manera mas natural -piénsese en el bosque pintado de Tbarrola o en la reeuperacién del mismo artista de las traviesas de tren-, como en su faceta mas elaborada asi las ereaciones de Willi Kopf en las que aprovecha las earacteristieas que ofrecen unos simples tableros aglomerados para mani- festar una serie de relaciones entre la cara de los tableros y su canto-. Bjemplos de la vitalidad de un material antiguo. 1. Carl Petersen “Stoflige Virkninger”. Texturas. Architekten 1919, pags 253-257, presentacio ‘madera /revestimientos TECTONICA. 2 a cpl de Bosque, uate diene 1918 La actualidad del uso de la madera a madera es uno de los materiales més an: L figuos que se han empleado en Ia onstruc cién, pero ademas es uno de los poauisi mos materiales que puede considerarse polivalen: te: la madera se ha usado como estructura y como cerramiento interior y exterior, también en lami nnados, en carpinterias, techumbres y cubiertas, pavimentos, limparas, mobiliario, ete, Algunas piezas de la modernidad, construidas esencialmente en madera, han quedado registra- das en nuestra memoria: Le petit cabanon en Cap Martin, de Le Corbusier (1950), como expresién de la rusticidad de la madera; en ella se utiliza ron tableros y troneos de érbol y el resultado es el de una construceién en bruto. Frente a esta obra Ja capilla de 1a Escuela Téenica de Otaniemi de Siren (1957) es, por el contrario, ejemplo de lo li- viiano, lo sutil: en ella la estructura de madera es- 4 resuelta con unas seeciones y articulaciones que llegan al limite de lo que ‘intuitivamente’ pa- rece que debe ser: En la Capilla del Bosque en el cementerio sur de Estocolmo, de Asplund (1918- 1920), la madera desaparece tras el estuco pero se percibe. ¥ en el Chamberlain Cottage en Wy- land, Massachussetts, de Gropius y Breuer 1939), se establece un expresivo juego de opues- tos: Ia madera es una piel delicada que envuelve y protege uno de los volimenes, quedando desnu- do el segundo, de estructura de acero y cerra- miento de vidrio. ¥ ya termino este rapido rep de construcciones que, para mi, han sido especial- mente sugerentes por su utilizacién de la n con el Teatro del Mundo de Aldo Rossi (19 navegaba en la la cién que es més que ligera: flota, se mueve, desa parece..., y para mi representa la tinica imagen en la que la arquitectura contempordnea aparece en Venecia para acto seguido desaparecer. ‘Tecténica dedica este nimero a la madera em pleada como revestimiento, lo cual entiendo es de una gran oportunidad en un momento en que uno de los valores que prima en la arquitectura es el que la identifica como piel. E mundo de las imé- ‘genes nos ofrece un continuo feonogréfico de mag- nificas pieles en las que los diferentes transfor- mados de la madera tienen un gran protagonis mo: contrachapados, tableros nétuticns, fendlicos, reciclados a base de cemento madera, pasta de ce- lulosa, baquelizados, ete, Un reto para el arqui tecto que debe investigar cada una de estas nue- vas opciones para, desde el conocimiento en pro- fundidad del propio material, respetando las le~ xyes particulares de manipulacién, puesta en obra, ete,, poder sacarle el maximo pro- vecho funcional y expresivo, Es el caso del tablero de cemento y madera, un material en principio basto y frdgil pero con el que, conociendo sus post bilidades de manipulacién previa -mecanizado— y puesta en obra, se lega a conseguir una piel rele- vante. adera. que guna veneciana; una construc Una de las aplicaciones que sie re me han inte resado por su ambigtiedad es la utilizacién de ta- blillas, tableros fenélicos o similares como en frado perdido en la ejecucidn de muros y losas hormigén; recuperando las texturas de la madera en la superficie de un volumen compacto de hor migin, Siempre he ereido que el proyecto es la distancia que media entre una idea inieial y una realidad construida. Los materiales y las téenieas eons: tructivas, en nuestro caso las relativas a la made proyectual una parte importante de este pi Carl Bare