Está en la página 1de 6

c   


      `

Nuestra querida amiga la Papelera de reciclaje, como


se la conoce en el sistema operativo que la popularizó,
probablemente ÷   
  ÷
  , cuando creíamos haber borrado por siempre
jamás algo que ella, diligente, guardaba con celo para
devolvérnoslo intacto. Sin embargo, Microsoft no fue,
ni de lejos, el inventor de esta funcionalidad de los
entornos operativos actuales.   ÷ 


 ÷ ÷.

Windows 95 (1995) fue  


 
      ÷
÷           en el Escritorio, aunque bien
es cierto que las últimas versiones de MS-DOS(desde la versión 5.0)
disponían del comando º  que hacía las veces de recuperador de
archivos borrados de una forma bastante macarrónica. 

En MS-DOS 6.0 (1993),    



÷  

 ÷÷     ÷     
÷  más parecida
a su futura Papelera de reciclaje. Se llamaba Delete Sentry y tenía la
capacidad de interceptar los ficheros borrados por el usuario para
enviarlos a un directorio oculto -   en la raíz del disco. Delete
Sentry se cargaba automáticamente en el inicio (vía el
archivo AUTOEXEC.BAT) y purgaba, o eliminaba definitivamente,
todo lo borrado después de siete días o cuando el 20% del disco duro
estaba utilizado por archivos desechados.

¿Qué sucedió entre MS-DOS 6.0 y Windows 95? ¿Por qué Microsoft
dejó en el olvido esta característica?       ÷ ÷÷÷


÷       , sino que tuvo problemas legales con
Apple, ya que en los primeros entornos gráficos de la compañía de la
manzana mordida aparecía una arcaica papelera para archivos
eliminados.             y no le
permitió a Bill Gates la utilización del sistema de reciclado bajo
amenazas de demanda.

La realidad es que la primera versión de Windows (1983) era un poco


patatera en su funcionamiento y tuvo muy poca repercusión, ÷
 ÷      ÷     que, papeleras aparte,
tampoco autorizó a Microsoft el empleo de ventanas que se solaparan o
la utilización de tareas múltiples. Años después, ÷  !
 ÷     
÷     ÷   ÷÷
 ÷ ÷  , y permitió a Microsoft desarrollar su sistema
plenamente.

  ÷     
    ÷   ÷ 

   (1983), un equipo muy avanzado para la época, con
soporte multitarea, memoria virtual o soporte para ratón, entre otras
singularidades. Sin embargo   ÷        ÷
           ; un Apple Lisa, en enero de 1983,
costaba 9.995 $. Casi nada.

         


 " #  (algo así como
³cesta de desperdicios´ en castellano). Tenía una manera de funcionar
bastante similar a lo que conocemos ahora, 
 ÷  
   documentos o carpetas encima de ella para eliminarlos.
Asimismo, desde el menú '  de la interfaz disponíamos de la
opción 
  , que permitía vaciar la papelera.


Es curioso manejar un Apple Lisa y ver que los, por poner un ejemplo,
sistemas Windows actuales

 ÷ ÷ ÷
÷   $%& 
  
. Elementos como la papelera, el portapapeles o la
jerarquización de los discos, y características como el doble clic, el
copiar, cortar y pegar o el deshacer, son piezas o ingredientes
omnipresentes desde finales de los años setenta.

El aspecto y el funcionamiento de esa papelera del Lisa  



 ÷      ÷    , ya que
mantiene su aspecto de cubo de basura metálico, aunque si bien en
Lisa tiene la tapa abierta, después la dibujarían con la tapa cerrada.  
   ÷
 , ya que la empresa de Jobs decidió pasar
a llamarla simplemente Papelera (Trash, en las versiones inglesas), que
es el nombre que ha arrastrado hasta la actualidad.

¿Pero, por qué se cambió el nombre de forma tan repentina? ¿Es


posible que en Apple tuvieran también problemas con patentes de
terceros?   
    , y es que a Steve Jobs, cuando
intimidaba duramente a Bill Gates para que no utilizara su papelera, se
le olvidó mencionar un pequeño detalle:          ÷ 
 '÷  
 (  ) *+, una división de Xerox
Corporation, con sede en Palo Alto (California), fundada en 1970 como
consecuencia directa del fenomenal éxito de la empresa matriz y con el
objetivo de investigar en las nuevas tecnologías.

La compañía Xerox PARC ha pasado a la historia por ser   


 
       ÷   ÷     , pero
también por su incapacidad para hacerlos cristalizar en productos que
fueran comercializables y económicamente rentables. Han sido los
demás los que se han apropiado muchas veces de sus inventos y  
÷  
   .

Xerox PARC es conocida y reconocida por ser  



 
÷    ÷  ÷   ÷  ÷ ÷ !  ,
más o menos agradable, y con un concepto de lo que hoy conocemos
como Escritorio. Ello lo plasmó en dos de sus creaciones, el Xerox
Alto (1973) y, sobre todo, (  )  (1981). Este último incluía
una papelera denominada, curiosamente, " # . Qué
casualidad, ¿verdad?

Xerox Star (formalmente Xerox 8010 Star Information System) fue el


primer sistema comercial en incorporar  ÷   ÷
        ÷    ÷  en computadores personales,
incluyendo la pantalla con imágenes del tipo mapa de bits (en lugar de
sólo texto), una interfaz gráfica de usuario basada en ventanas, iconos,
carpetas, control del ratón, red Ethernet, servidores de archivos,
servidores de impresión y e-mail. Impresionante para la época, pero
cierto.

Steve Jobs se dio un paseo por las oficinas de Xerox PARC en Palo Alto
en 1979 y     ÷
÷  
  ÷   ÷ 
÷         . Se enamoró tanto de aquellos
entornos revolucionarios que volvió a Apple con la idea entre ceja y
ceja de copiar esa tecnología para su próxima máquina, el Apple Lisa.

Quizás tanto robo de ideas    (  )  *+   ÷ 


 ÷   " #  ÷,-..; por lo menos que no nos birlen
el dibujo, pensarían. El funcionamiento de esta papelera 


     ÷ 
   ÷ , como un contenedor
intermedio de archivos eliminados que, eventualmente, se podían
recuperar antes de vaciarlo por completo.




En fin, Xerox PARC inventa la rueda, Apple la redondea y Microsoft le


pone un agujero, pero     ÷           , no
del otro. En concepto de software propietario y diseño cerrado,
Microsoft se ha llevado las bofetadas de más de medio mundo a lo
largo de los años, pero empresas como Apple han sido (y siguen
siendo)
  ÷
 .

Pero no sólo Microsoft y Apple se beneficiaron del trabajo de Xerox


PARC, 

   ÷     ÷
  

÷ 
. Compañías como Atari, Commodore, Digital
Research, Sun Microsystems o Adobe desarrollaron productos que
fueron inspirados o influenciados directamente por la interfaz de
usuario del Xerox Star.

  ÷  ÷ /          

. No se pueden poner barreras al campo, y menos en una era


digital e informatizada como en la que vivimos. El software libre (que
no gratis) y el código abierto siempre han sido la sol ución, lo que
ocurre es que 
    ÷    ÷     porque
están cegados por el deslumbrante color verdoso de los billetes de un
dólar.