Está en la página 1de 4

Clase 1 Actividad1 – Indicadores en salud

El término indicador de salud hace referencia a una característica relacionada con


la salud de un individuo o de una población. En salud pública y en planificación sanitaria
los indicadores de salud de la población son utilizados para poner de manifiesto la
magnitud de un problema de salud, para reflejar el cambio en el nivel de salud de una
población a lo largo del tiempo, para mostrar diferencias en la salud entre diferentes
poblaciones y para evaluar hasta qué punto los objetivos de determinados programas han
sido alcanzados.
Indicadores:
1. Son variables que intentan medir u objetivar en forma cuantitativa o cualitativa,
sucesos colectivos (especialmente sucesos biodemográficos) para así, poder
respaldar acciones políticas, evaluar logros y metas.
2. Permiten tomar de decisiones en Salud Pública.
La OMS los ha definido como "variables que sirven para medir los cambios".
Ellos son necesarios para poder objetivar una situación determinada y a la vez
poder evaluar su comportamiento en el tiempo mediante su comparación con
otras situaciones que utilizan la misma forma de apreciar la realidad.

Indicadores de salud:

• Son instrumentos de evaluación que pueden determinar directa o indirectamente


modificaciones dando así una idea del estado de situación de una condición.

• Si se está evaluando un programa para mejorar las condiciones de salud de la


población infantil, se puede determinar los cambios observados utilizando varios
indicadores que revelen indirectamente esta modificación.

Esperanza de vida

La esperanza de vida (EV) es la manera clásica de aproximarse al estado de salud de la


población.

Se trata de un indicador que refleja no sólo el nivel de salud, sino el nivel social,
económico y sanitario de un lugar concreto.
Mortalidad

En la actualidad los datos de mortalidad continúan siendo de gran utilidad para evaluar el
estado de salud de la población, la vigilancia epidemiológica y la planificación sanitaria.
Este indicador de mortalidad en un instrumento adecuado para la monitorización de los
problemas de salud y el establecimiento de prioridades sanitarias, dadas las limitaciones
que presentan otro tipo de indicadores sanitarios para la realización de comparaciones
geográficas y temporales.

Dentro de los indicadores de mortalidad encontramos:

Mortalidad general.

Mortalidad por enfermedades no transmisibles.

Mortalidad pr enfermedades cardiovasculares.

Mortalidad por cancer.

Motalidad por causas externas.

Mrtalidad por accidentes de tráficos.

Mortalidad por suicidios.

Mortalidad por enfermedades transmisibles.

Natalidad

La tasa de natalidad se define como el número de nacimientos registrados por cada


mil habitantes en un tiempo determinado, normalmente un año.

Lo habitual es que las tasas de natalidad sean altas en los países del tercer mundo,
y no tanto en los países desarrollados, al igual que en las familias más pobres en general
es mayor el número de hijos que en las familias acomodadas.
Aunque la tasa de natalidad es un indicador muy útil y muy fácil de calcular, no es
el dato más recomendable para realizar comparaciones entre países ya que no tiene en
cuenta ni la edad ni la estructura de la población en cuanto a género se refiere, por lo que
también se utiliza la tasa de fecundidad.

Cuando existe una tasa baja de natalidad, la edad media de la población crece y su
representación adquiere la forma de una pirámide regresiva o de bulbo, típica de países
desarrollados con población envejecida.
Actividad 1

1. ¿Cuáles son los principales indicadores de salud en Argentina?

2. Luego de averiguar los principales indicadores, desarrolle cada uno.

3. Investiga que tipos de gráficos utilizan para demostrar los valores.

4. Dibujar.

Clase 1 Actividad 2 – Las fuentes de información y su evaluación.

Las fuentes de información pueden ser de muy diverso tipo y pueden brindar datos más
o menos fidedignos, lo cual influirá de manera decisiva y determinante en los resultados
que vayamos a obtener. Investigar es obtener información, y saber investigar es, por
ende, saber cómo recoger la información del modo más confiable posible.

En el mundo contemporáneo, la información fluye y está al alcance de la mano gracias a


Internet y a las tecnologías computarizadas. Sin embargo, se encuentra poco ordenada y
poco jerarquizada, haciendo que mucho de ella se pierda entre información “basura” o de
poco valor, que de tanto repetirse ha ido perdiendo necesario contexto o se ha ido
transformando en lo que no es.

De un modo general es posible llamar “fuentes de información” a todos aquellos


recursos que sirven para satisfacer las necesidades informativas de cualquier persona,
aunque no se hayan creado con este fin. Desde la teoría de la información también son
definidas como cualquier origen de información susceptible de ser representado mediante
una señal analógica y/o digital.
En las fuentes se puede encontrar información y datos importantes acumulados a
lo largo de la historia pertinentes para una investigación. Como es de suponer, los
resultados de nuestra investigación también se integrarán a estos y formarán parte de la
tradición científica necesaria para futuras investigaciones.
Las fuentes de información se pueden clasificar teniendo en cuenta diferentes
criterios, aunque todas ellas tienen puntos en común. Dentro de las clasificaciones más
usadas se encuentra la relacionada con el nivel de información que aportan:

a) Fuentes primarias: son aquellas que contienen información nueva y original obtenida
como resultado de la investigación científica, entre los que se encuentran: monografías,
publicaciones seriadas, documentos oficiales de instituciones públicas, informes técnicos,
patentes, normas, tesis doctorales, actas de congresos, entre otras.
b) Fuentes secundarias: son aquellas que contienen información organizada y
elaborada, producto del análisis, síntesis y reorganización de las fuentes primarias, entre
las que se encuentran: diccionarios, enciclopedias, antologías, directorios, anuarios,
bibliografías, catálogos, boletines de sumarios, índices de citas o índices de impactos,
obras de referencia, entre otras.
c) Fuentes terciarias: son aquellas fuentes secundarias que se han combinado con
otras, entre las que se encuentran: bibliografías de bibliografías o los repertorios.
También se pueden clasificar las fuentes según la información que contienen:
fuentes generales y especializadas; o atendiendo a su aspecto geográfico: nacionales o
internacionales.
Por otra parte, debido a las posibilidades y facilidades que brindan las TIC, la
cantidad de información que se genera cada día es mayor, sobre todo por el protagonismo
ganado por los usuarios con el desarrollo de la web 2.0, el aumento del número de
revistas digitales, libros electrónicos, blogs, enciclopedias en línea, entre otras.

Actividad 2

1. ¿Cuáles son las diferencias entre una fuente primaria y secundaria?

2. ¿Cómo se origina un documento?

3. ¿Cómo pueden ayudarnos los documentos fuente primarios a comprender el


pasado?

También podría gustarte