Está en la página 1de 7

1 Pedro 2

Me gusta estar en Iglesias en formación…

Llegue a este estudio, con la guía del Espiritu y al estar meditando en este comprendi porque Dios me daba la

ocasión de hablar de este tema. Primero, porque el usa lo que esta en nuestra mente como conocimiento de

experiencia por oficio o profesión, por la misericordia de mi Dios, soy arquitecto, asi que el tema de la

construcción de gusta.

Se que una de las metas en el mediano plazo de esta iglesia, será un edificio físico, pero para llegar a eso,

primero debe haber una estructura humana-espiritual. Eso es lo mas importante ahora y lo es porque debe

haber una decisión personal de ser parte de esa estructura, de ese edificio humano, Dios no quiere forzarnos

a ser parte de el, quiere que voluntariamente decidamos por esto.

Dice nuestro pasaje Pedro "Acercándoos a Él, piedra viva deshechada ciertamente por los hombres mas para

Dios escogida y preciosa. Vosotros también como piedras vivas, sed edificados como casa espiritual y

sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por medio de Jesucristo."

Por lo cual también contiene la Escritura: "He aquí pongo en Sión la principal piedra del ángulo, escogida,

preciosa y el que creyere en Él no será avergonzado. Para vosotros pues los que creéis Él es precioso, pero

para los que no creen la piedra que los edificadores deshecharon ha venido a ser la cabeza del ángulo y

piedra de tropiezo y roca que hace caer, porque tropiezan en la Palabra siendo desobedientes a lo cual fueron

también destinados. Mas vosotros sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por

Dios para que anunciéis las virtudes que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable."

"Vosotros que en otro tiempo no érais pueblo pero que ahora sois pueblo de Dios, que en otro tiempo no

habíais alcanzado misericordia pero ahora habéis alcanzado misericordia."

Oracion: Y Señor esto es lo que afirmamos el día de hoy: no merecemos nada ninguno de nosotros, esta

Congregación, no podemos reclamar nada delante de Ti por nuestras propias fuerzas o bondad o fidelidad,

nosotros reclamamos lugar de un derecho de ser escogido, reclamamos Tu misericordia Señor, que Tú nos

escogiste a pesar de todo y Señor recibimos Tu misericordia en este día. Somos un pueblo edificado por Ti

Señor, lo recibimos en Tu Nombre y te pido que nos hables a través de Tu Palabra en el día de hoy amén,

amén.

Y comencemos por la parte que dice: "Vosotros que en otro tiempo no érais pueblo pero que ahora sois

pueblo de Dios, que en otro tiempo no habíais alcanzado misericordia pero que ahora habéis alcanzado
misericordia" tu tarjeta de entrada en esta Iglesia no es ser una persona decente sino ser una persona

perdonada por el Señor, ser una persona que sabe que necesita ser perdonada por Dios.

Esta Iglesia es para personas que vienen sabiendo: yo necesito Tu misericordia y este texto sale de una

imagen preciosa del Antiguo Testamento. ¿Cuántos sabemos la historia de Oseas? un profeta que fue

llamado a casarse con una prostituta, tuvieron dos hijos e imagínate esos nombres.

El primer nombre: lo-ruhama que significa: "no amado" ¿qué nombre no? pobrecito. El segundo niño se

llamaba: lo-ammi que significa "no Mi pueblo" mensajes que Dios había deshechado al pueblo de Israel por su

pecado, su idolatría, así que estos niños eran símbolos del castigo profético de Dios sobre el pueblo.

Pero después esta mujer que se llamaba Gomer, ella se portó mal y le fue infiel a su esposo y cometió

adulterio, Dios le dice a Oseas: ahora tú sabes cómo Yo me siento, mi pueblo me ha sido infiel pero ahora Yo

quiero que tú vayas y que tú la recibas otra vez, que tú la perdones y que tú te cases con ella de nuevo. Y la

Palabra dice algo precioso, que en el lugar donde él dice: que Yo me voy a casar con ustedes otra vez Dios

dice, yo quiero leer esto: perdóneme.

Oseas 2: 20 dice: "Te desposaré conmigo en fidelidad y conocerás a Jehová." Había un re-casarse, un

casarse de nuevo, un renovar los votos y Dios dice: así estamos haciendo tú y Yo Israel y Él dice al final:

"Tendré misericordia lo-ruhama y diré a lo-ammi, a no mi pueblo que tú eres ahora Mi pueblo y él dirá: Tú eres

mi Dios." Los que antes no eran pueblo ahora son el pueblo de Dios, los que antes eran deshechados y no

amados ahora son escogidos y amados y preciosos para Dios y eso es el pueblo de Dios.

Este es el antecedente de nuestro pasaje en meditación.

Somos nosotros un grupo de personas con defectos, debilidades y pecados pero somos un pueblo que ha

recibido misericordia de Jehová, que Dios ha dicho: ahora sí tú eres Mi pueblo, ahora sí tú eres amado; no

importa lo que se te ha llamado antes, eres Mío. Misericordia, es la base de todo.

Y así comienza este texto hablando de una estructura espiritual. Dice que venimos a Jesús y se compara a

Jesús a una piedra, una piedra que se llama una piedra del ángulo, si esta piedra está mal todo el edificio está

mal. Jesús se compara a nuestra piedra del ángulo, piedra principal en el fundamento.

Y dice que esta piedra fue deshechada por los hombres que estaban edificando pero escogida por Dios y

preciosa para Él y nosotros somos piedras vivas que venimos a Él. Podemos imaginar esto, todos hemos visto

como se construyen ahora los edificios, las piedras ahora no se buscan, porque el hombre ha aprendido a

fabricarlas. Dios aqui está edificando un edificio que usa ladrillos peculiares, que usa piedras raras que somos

tú y yo, que somos piedras vivas. Ustedes son el edificio de Dios, edificación de Dios.
Y en este edificio cada piedra es importante, cuidado aquí, es fácil en un grupo grande uno sentirse

insignificante, que yo vengo, yo voy y nadie se da cuenta pero ¿sabes qué? hay uno que se da cuenta, no hay

nadie que no tenga una importancia aquí.

Y a propósito de sentirse asi, quiero comentarte esto: la mayoría de los sistemas importantes no son visibles,

como en un cuerpo ¿no? los órganos más importantes no son los que se ven sino los interiores, tal vez está

dentro, tal vez es feo pero tú mueres sin ese órgano ¿no? así es en el edificio.

Tal vez algunos pueden pensar: ay yo no valgo si yo voy o no voy, a ver lo que hago pero no, tú eres una

parte que Dios quiere poner en esta estructura espiritual y tú eres una piedra viva que significa que tienes la

opción de resistir ser edificado o aceptar que el constructor te ponga donde Él quiere que tú estés ¿amén?.

Ya no importa quien te invitó o que te trajo, Dios tiene un plan para ti en este edificio.

Tú eres importante, más de lo que piensas, no estás aquí por casualidad o porque escogiste estar aquí, estás

aquí porque hay un constructor que te ha escogido como una piedra viva y tiene un lugar donde ponerte y hay

que aceptar eso. Algunos dicen: pero yo no quiero ser un tubo, yo no quiero ser un techo. Uno va donde el

constructor te pone y es importante, es importante y si tú no estás el edificio sufre.

A propósito de esto, debemos ser concientes de algo: las piedras y rocas no se ajustan naturalmente, se les

tiene que preparar. Dios tiene que dar la forma adecuada para colocar cada pieza en su lugar diene que quitar

un poco de aquí, un poco de alla para prepararte a ti para que quepas ¿estás dispuesto?

Tenemos que someternos a un proceso de preparación y formación por Dios y tal vez no va a ser cómodo, es

más: te aseguro que no va a ser cómodo pero va a ser glorioso porque después tú eres una parte hermosa de

un edificio hermoso. Si tú te crees un ladrillo tan bello que no necesitas la estructura bueno, vas a ser un

ladrillo muy lindo ahí en el campo o no sé qué, en la calle.

Cuando es el momento de pensar en el edificio y cuando sea el momento de pensar en un templo, tal vez les

presenten los planos y al ver la fachada cada uno pesnara si le gusta o no, asi pasa en los edifcios físicos,

pero ¿que pasa con el edificio espiritual?

La Biblia dice en versículo 5 de Primera de Pedro capítulo 2, dice: "Vosotros también como piedras vivas, sed

edificados como casa espiritual y sacerdocio santo para ofrecer sacrificios espirituales aceptables a Dios por

medio de Jesucristo.

Aunque en la iglesia hay sanidad, esta no es un hospital, aunque se enseña, tampoco es una escuela, aunque

pueden tener ministerios de ayuda, no es una agencia social y no importa si se hacen representaciones

teatrales en navidad, tampoco la iglesia es un teatro o un cine, somos una casa espiritual.
Somos una casa donde vive el Dios del universo.

Somos una casa que podamos ser anfitriones para el Rey del universo, buscar ser este lugar, ser este pueblo

y para que El diga: Mi Presencia pondré allí en ellos y serán sacerdotes que ofrecen sacrificios ante la

Presencia de Dios y esta Presencia va a correr a través de ellos. En la medida que avancemos en eso, las

demás apariencias iran saliendo a flote. Como iglesia debemos tener cuidado de no preocuparnos por ser

una organización y enfocarnos en ser un organismo vivo con la Presencia de un Dios vivo entre nosotros y

esta Presencia sana, esta Presencia liberta, esta Presencia de Jehová transforma la sociedad y por esto

salimos de aquí y hacemos acciones a favor de la sociedad donde Dios nos puso.

Si permitimos que Dios nos edifique como el quiere, el edificio tendrá efectos mas alla de las 4 paredes. Si yo

trabajo en un hospital ahí se verá la luz de Cristo a través de mí, si uno trabaja cuidando niños se va a ver la

faz de Cristo en estos niños, si yo trabajo en una fábrica, ahí entre toda la gente se va a ver que hay algo

diferente en esta persona, viene representando un Dios vivo; hay algo diferente de nosotros, debería haber

algo diferente de nosotros.

Y todo esto es porque nosotros nos basamos en una piedra especial. Jesús es nuestro, lo que dije antes:

piedra del ángulo. Hoy puede costarnos un poco de trabajo comprender la piedra del angulo, porque las

construcciones han cambiado, pero esta piedra se buscaba lo suficientemente grande para que un importante

numero de piedras de menor tamaño se apoyaran en ella, la función de esta piedra es recibir toda la carga del

edificio y transmitirla al suelo. Asi que lo que debe quedar claro, por obvio que parezca es que Jesus es el

centro de toda la acción. Es importante decirlo hermanos porque es posible llegar a la Iglesia y hacer cosas

religiones, cantar canciones, hasta leer la Biblia y Jesús no está en la cosa.

Esta piedra, Jesús era una piedra deshechada y una piedra de escándalo ¿no? que hizo tropezar a la gente.

Si nosotros queremos ser una Iglesia aceptable, una Iglesia normal, decente que no escandaliza a nadie

dejamos de ser una Iglesia y volvemos a ser algo diferente. Vamos a escandalizar, vamos a ofender. Jesús

ofendió a mucha gente por Sus declaraciones, Su enseñanza, Su Persona.

Así que ¿qué clase de personas vamos a ser? ¿cómo vamos a hacer esta nueva comunidad que Dios está

edificando? si tú tuvieras una tarjeta de identificación ¿no? ¿qué dice esta tarjeta de ID? Y esto es como que

te identificas ante la sociedad. Pues Dios quiere tomar tu tarjeta de identificación y quiere rehacer esta tarjeta,

y hacer que se lean cosas nuevas que tal vez tú no hubieras puesto ahí.

Así que vamos a ver nuestra tarjeta de identificación en Primera de Pedro 2 versículo 9: "Mas vosotros

¿quiénes sois? linaje escogido" ¿y qué hacen, qué es tu trabajo, qué es tu ocupación? real sacerdocio ¿y tu
nacionalidad, qué es tu nacionalidad? ciudadano de nación santa ¿y qué clase de persona eres? oh yo soy un

pueblo adquirido por Dios ¿y qué es la pasión de tu vida? proclamar las virtudes de aquél que me llamó de las

tinieblas a Su luz admirable. Nuestra tarjeta de identificación, esto es quien somos.

Linaje escogido. Esto habla de tu linaje, de tu descendencia, de quién es tu mamá y papá y abuelo y

bisabuelo. Por lo general linaje o etnicidad o raza viene con cierto ADN, rasgos fisiológicos que te muestran

de quién tú descendiste, esto es lindo. Debemos amar a nuestra raza, nuestra cultura, nuestra apariencia, no

ser avergonzados de nada. Pero hay otro nacimiento para el pueblo de Dios, se llama el nacimiento espiritual.

Cuando aceptas a Cristo en tu corazón el Espíritu entra y naces de nuevo y eres una nueva criatura en Cristo,

las cosas viejas pasaron; he aquí todas son hechas nuevas, soy una nueva persona y tengo un nuevo papá

espiritual. Todavía amo a mi mami, mi papi pero tengo otro Padre espiritual, soy una nueva persona y ahora

cualquier persona que es hijo o hija de este mismo Padre llega a ser mi hermano o mi hermana, no importa

cómo se ve, no importa donde trabaja o que come, si tú amas a Cristo y eres nacido de nuevo somos de la

misma familia ¿amén?

Es por esto que Jesús dijo ¿te acuerdas del versículo? que Jesús dijo: "Si alguien no odia a su mamá y papá

y no me sigue no puede ser mi discípulo" Jesús estaba hablando de mi identidad, que ahora yo deshecho mi

identidad natural a favor de una nueva identidad espiritual. Ahora el pueblo de Dios llega a ser mi familia.

Y cuando un grupo se forma de tan diferentes personas, las personalidades, las preferencias, los

pensamientos, pueden ocasionar ciertas dificultades. Hay que estar listos en esto.

También ¿qué es tu trabajo? yo pregunté al principio, ocupación ahora tú puedes escribir: real sacerdote. Tal

vez tú trabajas en el mundo como doctor o como abogado, tal vez cuidas niños, tal vez maestro o maestra, tal

vez ingeniero y trabajas con computación, tal vez no tienes trabajo pero ¿sabes qué? ahora tienes un trabajo

más importante: eres un sacerdote del Dios vivo. Esto significa que tu llamado más alto es venir delante de

Dios y adorar. Aquí uno de los pensamientos correctos para que los problemas que pueden presentarse por

las diferencias, pueden hacerse a un lado, porque TODOS tenemos un nuevo trabajo: somos real sacerdotes

Cuando estás aquí en la Iglesia adorando a Dios estás haciendo el trabajo para el cual Dios te hizo, un

sacerdote. Por esto fue hecho yo para adorar a Dios, para levantar Su Nombre en alto y después el sacerdote

proclamaba a Dios al pueblo y después yo hablo con la gente de Jesús porque soy un sacerdote, esa es mi

ocupación y porque soy un sacerdote de un Dios que es el Rey del universo, hay algo de Su nobleza real que
se me pega y yo llego a ser no un sacerdote cualquiera sino un sacerdote real. Tengamos cuidado porque no

debemos hacer menos ningún tiempo dentro del culto, porque estaremos ministrando mal como sacerdotes.

Aquí no importa que eres o que haces en la sociedad, sino que eres y que haces para el Señor de Señores.

Todos somos iguales y lo que tenemos y hacemos en cualquier plano de nuestra vida, debe tener un único fin:

Ministrar a otros, edificar a otros. Lo que tienes no es tuyo, es de Dios, ¿Cómo le esta sirviendo eso que tu

tienes al que lo deposito en tus manos?

Por fin somos una nueva nación ¿no? una nación santa, cada uno de nosotros vamos a saber que soy

ciudadano del país más importante del mundo porque no es un país que se basa en geografía o política o un

presidente, es un país que se identifica por todos tener el mismo Rey.

Una nación apartada de toda otra nación en el mundo para ser santa para Jehová, para que la gente cuando

te conoce y ven que tú estás creciendo para ser más como Jesús ellos ven: pero esta es una nación diferente,

esta es una nación santa.

Después dice que es pueblo adquirido por Dios. No sé si has escuchado a un niño clamar la palabra "¡mío!"

cuando tiene un juguete y el hermanito quiere tomar el juguete y tú le dices: tienes que compartir y lo hace,

pues la palabra mío es una palabra linda cuando Dios la usa para nosotros ¿no?

Yo creo que la santidad es sencillamente saber que somos suyos. Dios escribe "mío" sobre mi frente. Tu

pasaporte va a ser esta inscripción que fue inscrita sobre la frente de los sacerdotes que decía: santo a

Jehová, santo a Jehová; tú eres ciudadano del Reino de Dios, que venga Tu Reino, que se haga Tu Voluntad

aquí en la tierra como en el cielo, nosotros lo vivimos aquí.

Hoy el mundo trata de unificar a la gente usando ideales liberales, qué lindo que todos estemos juntos pero no

creemos en eso, creemos en una unidad que viene porque es el mismo Espíritu, el mismo Rey, el mismo

Padre que nos hace una nación santa, un real sacerdocio y una raza escogida por Dios, un linaje escogido.

Hermanos: somos llamados a eso, esto debe llenarnos a cada uno con un sentido de dignidad. Yo no sé

cómo has vivido en la vida, cómo te han tratado, cómo te han hecho sentir como persona. Tú puedes andar

con esta nueva identidad y saber que no soy un linaje cualquiera, yo soy un linaje escogido, tesoro especial

para Dios; no soy cualquier nación sino una nación santa.


Somos especiales no por quiénes somos sino por el Dios que nos escogió, por el Dios que representamos,

por eso podemos tener un orgullo sano, una humildad profunda sabiendo: no soy digno, soy una piedra

deshechada pero escogida por Dios y preciosa para Él.

Hermanos, Dios quiere seguir edificando su templo espiritual aquí, es un momento para cada uno de

nosotros como piedra viva si queremos ser parte de esa estructura. Yo te invito: ponte en manos del

Constructor, Él sabe cómo moldearte y cómo ponerte en esta estructura, Él sabe lo que está haciendo; si nos

dejamos ser edificados Él edificará y Él sabe hacerlo.

Oremos.

También podría gustarte