Está en la página 1de 7

CARACTERISTICAS DE LAS ESTRUCTURAS DE CONTENCIÓN EN

GAVIONES

Los gaviones representan una solución extremadamente válida,


desde el punto de vista técnico y económico para la construcción de
obras de contención, para cualquier ambiente, condición climática y
aún en zonas de muy difícil acceso.

La malla metálica posee elevada resistencia mecánica y la doble


torsión impide que esta se desarme ante el cortado de un alambre,
asegurando que en cada cruce se tenga un punto fijo manteniendo la
flexibilidad de la malla y acotando las deformaciones posibles. La
permanencia en el tiempo se asegura a través de la fuerte
galvanización de los alambres y, en el caso de condiciones
particularmente agresivas para el zinc, se dispone de alambre
fuertemente galvanizados revestidos en pvc.

En la obra los gaviones son montados en forma individual por medio


de costuras continuas con alambre de las mismas características de
la red de los gaviones. Las costuras son muy simples, pero es
necesario que sean realizada con cuidado para garantizar el perfecto
funcionamiento de la estructura. Las mismas son utilizadas a lo largo
de las aristas en contacto, para la unión de los diferentes módulos,
sea lado a lado sea sobrepuestos. En el primer caso el amarre es
más simple si es realizado antes del llenado, en el segundo con los
gaviones superiores vacíos. El contacto entre los paños de la red, así
asegurado, garantiza que, una vez llenados los gaviones, se produzca
el roce en toda la superficie de la malla. De esta manera la
estructura se comporta en forma monolítica manteniéndose
constante la fricción interna de la piedra. El alambre utilizado en las
costuras y suministrado con los gaviones, es un general de diámetro
menor, los cual lo vulva más maleable, pero con resistencia suficiente
para absorber las solicitaciones de la estructura.

Características del material de relleno

Las piedras para el relleno deben tener un elevado peso específico,


no ser friables, poseer un tamaño mínimo superior a la mayor medida
de la malla y un máximo que se encuentre en el orden del doble del
mínimo, las características más destacadas de las obras en gaviones
son en resumen las siguientes:

• Gran flexibilidad que permite que la estructura se adapte a las


deformaciones del terreno manteniendo su estabilidad y
eficiencia.
• Elevada resistencia debido al gran peso de la obra, la fricción
entre las piedras, su resistencia a la compresión y la elevada
tensión de tracción que es soportada por la malla (con baja
deformación).
• Permeabilidad adecuada que permite el drenaje de las aguas de
infiltración eliminado el empuje hidrostático.
• La puesta en obra es extremadamente sencilla y económica y
no requiere equipos ni mano de obra especializada. Puede ser
usado para el relleno, canto rodado o piedra partida.
• El llenado puede ser realizado manualmente o con el auxilio de
equipo normal de obra.
• Se integra armónicamente con el paisaje, permitiendo el
desarrollo de vegetación sin que esto traiga inconvenientes,
asegurándose por el avance de la naturaleza la estructura
construida.

Criterios de cálculo

Para determinar el valor del empuje se utiliza la teoría de Coulomb,


para los cuál tendremos:

• La superficie de rotura es plana


• La fuerza de rozamiento interno se distribuye en forma
uniforme a lo largo de la superficie de rotura.
• La cuña de terreno entre la superficie de rotura y el muro se
considera indeformable.
• Se desarrolla un esfuerzo de rozamiento entre el muro y el
suelo en contacto, lo cual hace que la recta de acción del
empuje activo se incline en un ángulo δ respecto de la normal
al paramento interno del muro.
• La rotura se analiza como bidimensional tomando una franja
unitaria del muro considerando la estructura como continua e
infinita.

Para no sobredimensionar la estructura, dado que el gavión es


permeable, se puede omitir el empuje hidrostático.

La estructura es armada por la malla que tiene una gran resistencia a


la tracción manteniéndose la flexibilidad de la obra. Es conveniente
inclinar el muro contra el terreno en un ángulo α generalmente de 6º
pudiéndose alcanzar los 10º, de esta forma disminuye el valor del
coeficiente de empuje activo.

Cálculo de empuje

Se adopta en el cálculo el estado límite activo del terreno. El método


de Coulomb se basa en el estudio del equilibrio de una cuña de suelo
indeformable sobre la que actúa el peso propio, la fuerza de
rozamiento y eventualmente la cohesión. Esta cuña activa se
produce cuando hay un desplazamiento de la estructura de
contención, lo cual sucede sólo si la misma es deformable como en el
caso de los gaviones. En el caso de muros muy rígidos se desarrollan
empujes mayores que los correspondientes al empuje activo.
En el caso de muro con paramento vertical interno la superficie de
empuje es el propio paramento interno del muro, en el caso de muro
con escalones internos, se considera la superficie que une los
extremos internos superior e inferior del muro. Queda así
determinado el ángulo β formado por el plano de empuje y la
horizontal.

A los efectos de conocer el valor del empuje es necesario el valor de


fricción interna del suelo θ y la cohesión c. De tabla se ubica los
valores originales de θ.

Debe considerarse que tanto la fricción como la cohesión se alteran


cuando se modifica la humedad del terreno. Dado que ambos
parámetros influyen sensiblemente en la determinación del empuje
activo debe cuidarse mucho cual es el valor adoptado. Suele ser
conveniente despreciar la cohesión, ya que este se modifica con el
tiempo y tiene gran influencia sobre el valor final del empuje.

Para terraplenes compactados puede adoptarse un valor de θ=30º.


Tras el muro se admite una distribución unifórmenle variada de
presiones, con lo cuál el empuje toma una configuración triangular.

El empuje activo es calculado en función del peso y de la altura del


muro, siendo su valor reducido, debido al coeficiente del empuje
activo K.

Como se dijo el valor del coeficiente de empuje activo depende del


ángulo β ya mencionado, de ε que es el ángulo de talud sobre el muro
con la horizontal, de φ ángulo de fricción interna del terreno, de δ
ángulo fricción entre muro y terreno. En los muros en gaviones, se
puede asumir δ = φ. Si tras el muro hay un geotextil δ= 0.9φ.

Estos valores favorables, se deben a la alta rugosidad de la estructura


en gaviones que aumenta sensiblemente la fricción. δ se determina
también el ángulos entre la dirección del empuje y la norma a su
plano de aplicación. El valor del coeficiente de empuje activo K a, es
determinado por la expresión:

Ka = sen² (β + φ )
1
sen²β sen(β-δ) (1+ (√( Sen (φ+δ) Sen(φ-ε))/((sen (β-
δ)sen(β+ε))))²

El empuje activo está determinado por la expresión:

Ea = 0.5 γs H²Ka – 2 c H √ Ka (t/m)


donde:
γs = peso específico del suelo
c = cohesión
H= (h + (b-a) tg α) cos α, altura de actuación del empuje
donde:
h= altura del muro
b=base del muro despreciando los escalones externos
a= ancho del muro en la cima
En el caso de sobrecarga sobre el terraplén, siendo q el valor de la
misma, esta es asimilada a un relleno de altura hs, de las mismas
características del terreno siendo hs= q/γs. Luego el empuje será:

Ea = 0.5 γs H²Ka (1+ (2hs/H))-2cH√Ka

Normalmente con sobrecargas debido a vehículos, se adopta: q=1.5


a 2.0 t/m². La altura del punto de aplicación del empuje es de difícil
evaluación y varía bastante en la práctica, normalmente puede
producirse a una altura comprendida entre 1/2H y 1/3H. Las
variaciones se deben en algunos casos al desplazamiento del muro, a
su rigidez e inclinación a modificaciones en las características del
terreno y sobrecarga. Normalmente se considera a 1/3H, con
sobrecarga tendremos:

d = H (H + 3hs ) - B senα
3 (H + 2hs)

En la cual d es la altura de aplicación del empuje activo, medida en


forma vertical de la horizontal que pasa por el punto de rotación F y B
es la base del muro. Si no hay sobre carga d = H/3 – B sen α, si α = 0
, d = H/3
Criterios de verificación de la estabilidad

Se debe calcular:
• Seguridad al deslizamiento
• Seguridad al vuelco
• Carga sobre el terreno
• Verificación en secciones intermedias
• Seguridad de rotura global

Las fuerzas estabilizantes y desestabilizantes son indicadas en los


diseños para muros con escalones internos y externos. Al enterrar un
muro aparece un estado de empuje pasivo que es conveniente
despreciar para estar de lado de la seguridad.

Verificación de seguridad al deslizamiento

Se considera el plano ortogonal que pasa por el muro, tendremos:


η´= Fen Tgφ + Feh ≥ 1.5
Fd

En la cual:
Fen= fuerza estabilizante normal
Feh = Fuerza estabilizante horizontal
Fd = Fuerza desestabilizante

η´= (W + E) cos α + Eh senα ) tg φ + ( W+ Ev) sen α + cB ≥ 1.5


Eh cosα

En la cual
W= Peso propio de la estructura
Depende de la sección del muro y el peso especifico del relleno en el
gavión se considera un porcentaje de vacíos (n) alrededor de 0.3, es
decir 30%, en lo cual tendremos γg según la expresión:
γg = γp (1- n)
γp se obtiene de tabla en la cual son relacionado los pesos específicos
por diferentes tipo de roca.

Normalmente el peso específico del gavión llenado con piedra partida


de cantera se considera igual a 1.7 t/m³.

Ev = Ea sen (90º+δ- β); componente vertical del empuje activo


Eh = Ea cos (90º+ δ- β); componente horizontal del empuje activo
c= cohesión (es conveniente despreciarla)
B = ancho de la base del muro
α = inclinación del muro

Para la verificación del deslizamiento se ha transformado la fuerza


normal en horizontal multiplicándola por el coeficiente F. Este valor
es el coeficiente de fricción, suelo - gavión. Por seguridad se adopta
el valor F=tgφ independiente de la cohesión, admitiéndose que el
deslizamiento se produce entre terreno y terreno.

Verificación de la seguridad al vuelco

Se considera como fuerza estabilizante, el peso propio del muro y la


componente vertical del empuje activo y como desestabilizante, la
componente horizontal del empuje activo.