Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD

INCE
ESCUELA DE DERECHO

DERECHO NOTARIAL

PRACTICA NO. 1

FACILITADOR

LIC. SANTIAGO DIAZ MATOS

SUSTENTANTE
RAMÓN OSIRIS BLANCO D.
MAT. 2007-1095

SANTO DOMINGO DE GUZMÁN


17 DE MAYO DE 2011
INTRODUCCION

El hombre siempre busco la forma de darle carácter formal a sus contrataciones, para ellos utilizo
pruebas como la testimonial para afianzar sus negociaciones, y a partir de allí siguió evolucionando los
medios hasta llegar a la prueba escrita y perfeccionarla hasta lo que hoy en día conocemos los actos
notariales.

Nuestro país no fue ajeno a ello, y es por eso que nuestro Derecho Notarial desde el descubrimiento de
América sufre una serie de etapas, las cuales comprenden entre el descubrimiento de nuestra isla en el
1492, pasando por la ocupación haitiana de 1822, época republicana a partir de 1844, hasta llegar a la
ocupación norteamericana de 1916, y cuyas etapas contribuyeron de una forma u otra con la formación y
organización del derecho notarial dominicano.

A continuación, mediante la presente guía práctica, investigamos los puntos introductorios más
relevantes de este tema, y las aportaciones más significativas de cada periodo al Derecho Notarial
Dominicano.

Este guía practica nos ha permitido al investigar las diferentes fuentes del derecho notarial, adentrarnos
en el conocimiento de una función tan importante para la vida institucional y legal de la sociedad,
conocimiento este, fundamental para todos futuro profesional del Derecho y del oficio Notarial.

Guía Práctica No. 1


1. Que es el derecho notarial?
El derecho Notarial es el conjunto de doctrinas y normas jurídicas que regulan la organización del
notariado, la función notarial y la teoría formal del instrumento público.

2. Base legal que rige el derecho notarial dominicano?


Legislación
Ley No.301 del Notariado Dominicano
Ley No. 195 de 1971, sobre prohibición de traspasar viviendas construidas por el Estado
Ley No. 86-89, sobre tarifa
Ley No. 89-05 que crea el Colegio Dominicano de Notarios

Decreto
Decreto No. 320-86, que ordena canalizar a través del Colegio Dominicano de Notarios los
requerimientos de servicios notariales del Estado y otros

Jurisprudencia
Según el Artículo 55 de la Ley del Notariado, si muere uno de los notarios de la localidad, el Juez de Paz
no está facultado para expedir copias de los documentos contenidos en el protocolo del notario difunto
depositado en su Juzgado, salvo impedimento del notario sobreviviente. Los herederos del notario
fallecido no tienen derecho a un porcentaje de los derechos percibidos por concepto de la expedición de
copias, sino sólo un porcentaje del producto de la venta del protocolo del notario difunto.

Doctrina
TAVARES [hijo], Froilán. “Jurisprudencia sobre las nulidades de forma del acto auténtico
particularmente del acto notarial”. En: Revista Jurídica Dominicana, 1(1) 9-13, Santo Domingo, 1 de
julio de 1939
ÁLVAREZ S., Arístides. Reforma al artículo 26 de la ley de notariado. En: Revista Jurídica
Dominicana, 12(36): 65-68. Santo Domingo: enero-marzo de 1951.
VILLALBA W., Alberto. El derecho notarial a la luz de la teoría egológica. En: Revista Jurídica
Dominicana, 14(42-43): 153-190. Santo Domingo: julio-diciembre de 1952.
SUBERO I., Jorge A. El notario en el derecho sucesoral. En: Derecho y Política, 7: Santo Domingo:
julio de 1985.
PINA T., César R. Historia del notario y sistemas notariales. En: Derecho y Política, 7: 75-113. Santo
Domingo: julio de 1985.
RODRÍGUEZ G., Rhadamés A. El notario en la jurisdicción catastral. En: Derecho y Política, 7: 7-16.
Santo Domingo: julio de 1985.
PUJOLS, Mignolio. El notario en jurisdicción graciosa. En: Derecho y Política, 7: 116-134. Santo
Domingo: julio de 1985.
BIDÓ M., José J. La fundación y la responsabilidad notarial. En: Derecho y Política, 7: 35-55. Santo
Domingo: julio de 1985
BÁEZ, M.A."Acto Autentico". En: Derecho y Política: Órgano de la Facultad de Ciencias Jurídicas de la
Universidad Autónoma de Santo Domingo. (7) 58-73. Santo Domingo: Universidad Autónoma de Santo
Domingo, julio 1985.
GÓMEZ R., Manuel V. Tratado de Derecho Notarial Dominicano. Santo Domingo: Editora Taller,
1990. 627 p.
Pina T., César. Temas Notariales. 2da. Ed., Santo Domingo: Editora Corripio, 1993.
Pujols, Mignolio et. al. . Derecho Notarial. Santo Domingo: Editora Alfa & Omega, 1994.
Modelos de los actos notariales de contrato de préstamo con garantía hipotecaria. En: Revista
Procedimientos Jurídicos, 1(3): 7-8. Santo Domingo: enero de 1995.
PINA T., César R. El notario en el procedimiento de consignación de ofertas reales. En: Estudios
jurídicos, 6(2): 305-314. Santo Domingo: mayo-agosto de 1996.
GIL L., Roberto A. El fondo de los Actos: Notas para la redacción de actos notariales. Santiago, R.D.:
Editora Peña, 1996. 102 p.
Los actos del notario. Santo Domingo: s.n., 1997. 44 p.
Rodríguez C., Benjamín. Derecho Notarial: Teoría-Práctica-Legislación Fiscal. Comisionado de Apoyo
a la Reforma y Modernización de la Justicia, Santo Domingo, 2007.

3. Breve historia del notariado?

Desde los comienzos de la civilización humana, el hombre siempre busco la forma de darle carácter
formal a sus contrataciones, para ellos desde la antigüedad el hombre utilizo pruebas como la testimonial
para afianzar sus negociaciones, y a partir de allí siguió evolucionando los medios hasta llegar a la
prueba escrita y perfeccionarla hasta lo que hoy en día conocemos los actos notariales.

Nuestro país no fue ajeno a ello, y es por eso que nuestro Derecho Notarial desde sus primeros paso que
dan lugar con el descubrimiento de América sufre una serie de etapas, las cuales comprenden entre el
descubrimiento de nuestra isla en el 1492, pasando por la ocupación haitiana de 1822, época republicana
a partir de 1844, hasta llegar a la ocupación norteamericana de 1916, y cuyas etapas contribuyeron de
una forma u otra con la formación y Vinculados al descubrimiento de América, se conocen algunos
casos de escribanos o notarios que en alguna u otra forma intervinieron en el magno acontecimiento del
descubrimiento y en las primeras manifestaciones de la conquista Española.

Un artículo publicado en la revista internacional del Notario intitulado "Los Notarios en el


descubrimiento de América", el autor reconoce como el primer hombre en ofrecerle su ayuda a Cristóbal
Colon a Don Luís de Santagel, funcionario de la corona de Aragón, que desempeño en 1481, el cargo de
escribano de ración o jefe de la tesorería del rey Fernando Católico.

Sin embargo, quien se señala como el primer notario de América fue Don Rodrigo de Escobedo,
escribano de cuadra y del consulado del mar, que era en esos tiempos la institución encargada de regular
las relaciones y las actividades marítimas-comerciales en España, quien en ejercicio de sus funciones
acompaño a Colon en su primer viaje y levanto un acto que da cuenta de la toma de posesión de la isla
de guanahani, en nombre de los Reyes, isla que el Almirante llamo San Salvador.

Hernán Cortes, notario en Azua, el legendario conquistador de México, Don Hernán Cortes, ejerció la
escribanía en nuestra isla, en el ensayo sobre el notario Mexicano, se precisa que cortes había nacido en
Medellín, Villa de la provincia de Badajoz, España, en 1485 y que había sido empleado de notarios en
Valladolid y Sevilla, antes de venir como expedicionario a las Ameritas recién descubiertas.

Vino a la isla con Nicolás de Ovando en 1502 y en 1504 solicita ser nombrado escribano del Rey para la
ciudad de Santo Domingo, pero no obtiene éxito, posteriormente obtiene la escribanía del ayuntamiento
de Azua, Cargo que ejerció hasta 1511.

En 1512 salió conjuntamente con Diego Velásquez y se establece en la vecindad de Santiago de


Baracoa, en Cuba, y allí es nombrado escribano y la ejerce hasta 1519, cuando sale de Cuba y conquisto
el imperio de los Aztecas. Murió en España en 1547.

El primer documento notarial de América, el viernes 3 de agosto de 1492, cuando el futuro almirante de
la mar océana, parte desde el puerto de palos de Moguer, en la calavera "Santa María", capitaneada por
el propio Cristóbal Colon, viene con Don Rodrigo de Escobedo, escribano de toda la armada, por ser el
primero en pisar tierras Americanas y haber tenido el honor de levantar el acta en la que requería a los
indígenas que le manifestaran si tenían alguna objeción contra la ocupación que hacían de esos
territorios en nombre de los reyes de España.

El Derecho Notarial Durante el periodo de la Ocupación Haitiana:

Refiere el reconocido notario Dominicano, Dr. Manuel Víctor Gómez Rodríguez, que durante el resto
del tiempo de la colonia la situación de nuestro notariado no registro ningún cambio, hasta el 1821 con
la independencia efímera, y la consecuente ocupación del país en 1822 por los haitianos.

A partir de esa fecha entraron a regir los códigos Franceses en el país y debemos de suponer que con la
ley Francesa del 25 del ventoso, año XI del calendario de la revolución Francesa, o sea, el 16 de Marzo
de 1803.

Con la ocupación haitiana durante 22 años se afianzo el desarrollo de la legislación Francesa en la parte
oriental de la isla y cuando se proclama la independencia de la república en 1844, ya la adopción de los
códigos Franceses iba a ser una realidad.

Época Republicana:

La primera disposición que se refiere a los escribanos está contenida en el derecho no. 16 de la junta
central gubernativa, sin fecha pero que se cree debió ser de agosto del 1844, en la cual se obliga a que
los actos antes escribanos se hagan en papel sellado del gobierno y que dispone para cada acto que papel
y que costo tendrá.

El 4 de julio de 1845 se dicta el decreto no. 59, que disponía en su artículo 1° que la suprema corte de
justicia designe los escribanos públicos previo examen y establecía las incompatibilidades de las
funciones con cualquier otro empleo, excepto el de secretario del ayuntamiento, posteriormente, el
decreto no. 108 del 23 de junio de 1847 obliga a que los archivos de las antiguas escribanías publicas
hasta el 1821 se entregaran a la suprema corte de justicia y los de 1822 en adelante se les entregue a los
escribanos que les sucedieron.

Varias leyes se promulgaron y se dictaron diversos decretos tendentes a regular el ejercicio notarial en la
República Dominicana, pero no fue sino hasta el 11 de mayo de 1857, cuando el presidente de entonces
Buenaventura Báez, promulgo la ley no. 472 de escribanos públicos, que constituye la primera ley sobre
notariado en el país, ya que a mas de regularlo, denomina por primera vez en nuestra legislación a los
escribanos con el nombre de Notarios.

El Derecho Notarial durante la Anexión a España:

No se conoce la incidencia que pudieron haber tenido las leyes españolas durante el periodo de 1861 al
1863, años en que estuvimos sometidos a España, debido a la anexión de nuestro territorio como una
provincia Española hecha por el presidente General Pedro Santana, pero se cree que alguna aplicación
hubo ya que en nuestra madre patria, se promulgo una ley sobre las funciones notariales en el año de
1862 que fue considerada como la mejor ley de Europa.

Derecho Notarial después de la Restauración:

Cuando el gobierno del presidente José María Cabral y Báez se derogo la ley no. 472 y se promulgo la
ley no. 966 sobre organización judicial, de fecha 31 de octubre de 1866. Esta ley hacia obligatorio para
los notarios remitir el índice de sus actuaciones a la suprema Corte de Justicia hasta el 31 de diciembre
de 1866.

A partir de ese momento y hasta finales del siglo XIX, algunas de las leyes se refirieron tangencialmente
al tema del régimen notarial para tocar algunos puntos específicos, generalmente referentes a la
regulación de aspectos judiciales.

En los albores del siglo XX, el día 28 de julio de 1900, se promulgo la ley no. 4037, del notariado, la
que, al leerla desde su artículo primero se comienza a evidenciar que se trata de una simple copia de la
ley francesa conocida como "Ley del 25 Ventoso" la que contenía un estatuto completo sobre el
notariado, con todas las características actuales del notario latino, y cuyas disposiciones fundamentales y
principios básicos aparecen recogidos en la legislación dominicana.

Con la promulgación de la ley de julio de 1900, se compendiaron varias disposiciones dispersas sobre
ejercicio notarial, se reglamento la designación de Notarios que debería hacer la suprema corte de
justicia, dictando normas sobre los actos notariales y los protocolos y estableciendo una tarifa por las
actuaciones de los notarios. Se mantuvo vigente, con algunas modificaciones, hasta el año 1927.

El Derecho Notarial Durante la Ocupación Norteamericana:

Durante la ocupación norteamericana de 1916 a 1924, se emitieron varias órdenes ejecutivas relativas al
ejercicio del ministerio notarial, entre estas destacamos:

La no. 145 del 5 de abril de 1918, publicada en la gaceta oficial no. 2899-B, que regulaba en su artículo
41 la posibilidad de que en los estudios universitarios se conceda el titulo de notario, supeditando ese
otorgamiento al cumplimiento del artículo 42 que establecía cuales eran las asignaturas necesarias para
obtener dicho título universitario.

Otras leyes de interés relativo a los notarios, fue la orden ejecutiva no. 192, del 30 de julio de 1918,
gaceta oficial no. 2931, que mencionaba en su artículo 5 que la suprema Corte de Justicia podría revocar
el nombramiento de los notarios usando el procedimiento para la sustitución de los jueces.

Y la no. 650, del 12 de julio de 1921, que establecía que solo habrá un notario por cada 5 mil habitantes
y exigía tener titulo de universitario de notario para ser designado como tal, aunque liberaba a los
licenciados y doctores en Derecho de la obligación del examen, además, determinaba que la función
notarial era incompatible con el ejercicio del juez, de fiscal, o secretario de cualquier tribunal.

4. Cuales son las funciones del notario?


Redactar o recibir los actos a los cuales las partes deban o quieran dar el carácter de autenticidad
inherente a los actos de la autoridad pública y darles fecha cierta, conservarlos en depósito y expedir
copias de los mismos."

5. Cuales son las prohibiciones e incompatibilidades con la función del notario


público?
La ley 301 de 1064 en su Art. 15 establece que- Las funciones de Notario son incompatibles con la de
cualquier cargo o empleo del orden judicial, salvo las de abogado de oficio, y las indicadas en la
presente ley y en el inciso a) del artículo 87 de la ley de Organización Judicial.
Además el Art. 16 dice que Se prohíbe a los Notarios, bajo pena de destitución:
a) Ejercer sus funciones fuera de su jurisdicción si no es en alguno de los casos previstos en la Ley;
b) Escriturar actos y legalizar firmas o huellas digitales en que sean partes ellos mismos o sus parientes y
afines en línea directa, en cualquier grado, y en línea colateral hasta el cuarto grado inclusive, o que
contengan disposiciones a favor del Notario o de cualquiera de las personas especificadas más arriba;
c) Constituirse fiadores o garantes en los actos que escrituran, o de los préstamos que se hubieren hecho
por su mediación, o que ellos hayan sido encargados de hacer constar en acta auténtica o bajo firma
privada;
d) interesarse en asuntos a propósito de los cuales ejerzan funciones;
e) colocar en su nombre personal y sin el consentimiento del dueño, dineros que hayan recibido, aún
bajo la condición de pagar intereses.
Párrafo I.- Igualmente, se prohíbe a los Notarios, también bajo pena de destitución, escriturar actas
auténticas o legalizar firmas o huellas digitales de actas bajo firma privada, en las cuales sean partes las
personas públicas o privadas, físicas o morales o sus representantes, a quienes presten servicios
remunerados permanentes como empleados, abogados, asesores o consultores retribuidos mediante el
sistema de igualas o de cualquier otro modo, o que contengan alguna disposición en relación con las
mencionadas personas físicas o morales.
Las disposiciones a favor de las personas físicas o morales indicadas, contenidas en actas escrituras o
legalizadas por los Notarios en violación a las prohibiciones señaladas en este artículo serán anulables,
pero la nulidad no podrá ser invocada por la parte en cuyo favor el Notario preste servicios remunerados
permanentes.
Párrafo II.- (Agregado por la Ley número 195, del 10 de agosto de 1968, G.O. 9241). Así también, se
prohíbe a los Notarios, bajo pena de su destitución por quien corresponda, escriturar actas auténticas o
legalizar firmas o huellas digitales en actos bajo firma privada, que autoricen traspasos sobre derechos
adquiridos bajo el sistema de ventas condicionales de inmuebles correspondientes a apartamentos de los
edificios multifamiliares o unifamiliares, construidos por el Gobierno Dominicano, o el Instituto
Nacional de la Vivienda, e instituidos en "Bien de Familia", sin que previamente comprueben que se han
cumplido las exigencias de las leyes que lo rigen, así como, igualmente en todos aquellos casos en que
existan cláusulas restrictivas para esos traspasos en los correspondientes contratos, sin que se hubiere
obtenido previamente la debida autorización del Poder Ejecutivo o de la Dirección General del Instituto
Nacional de la Vivienda, según el caso, y hayan sido satisfechos todos los requisitos exigidos en las
señaladas cláusulas".
Art. 17.- Los Notarios no podrán ejercer sus funciones sino después de haber prestado ante el Juez de
Primera Instancia del Distrito Judicial de su residencia, juramento de cumplir fielmente las obligaciones
de su ministerio.
Art. 18.- Los Notarios depositarán en la Secretaría del Juzgado de Primera Instancia su firma, la cual no
podrán variar sin autorización de la Suprema Corte de Justicia.

6. A que llamamos fe pública?


La fe pública es la garantía que el Estado da en el sentido de que los hechos que interesan al derecho son
verdaderos, auténticos. Por cuanto en la realidad social existen una serie de hechos y actos con
relevancia jurídica que si bien no todos los ciudadanos pueden presenciar, deben ser creídos y aceptados
como verdad oficial

7. Hable de la responsabilidad del notario público. Cuando acontece? Cite algunos


ejemplos.
El notario puede incurrir en responsabilidad en vista del pluralismo de relaciones jurídicas, morales y
sociales que pueden tener génesis en su actividad.
Es innegable que el concepto de la responsabilidad notarial ha seguido en su larga sedimentación el
desenvolvimiento del concepto de culpa, viendo cómo se relata que un tabulario por falsedad de
documentos fue desterrado después de haber sido cortado sus dedos, el Estado por tanto se decía
partícipe del daño sufrido por el cliente por hecho del notario y la pena representaba simbólicamente la
destitución en su oficio por la imposibilidad física que provocaba la aplicación de la misma.
El licenciado Dante Marinelli, con respecto a la responsabilidad notarial expresa: es conveniente que el
notario esté capacitado, intelectual y moralmente, para lograr eficazmente su función, sin generar
resultados dañosos, tanto para los particulares como para él mismo, de allí donde descansa lo que se
conoce como Responsabilidad Notarial, que no se circunscribe a una sola, sino a un conjunto de
responsabilidades que darán por resultado, su buena observancia, a un instrumento público pleno y
perfecto, evitando resultados negativos para la vida de éste.

Clases de Responsabilidades:

1. Responsabilidad Civil: Que tiene como finalidad reparar las consecuencias injustas de una conducta
contraria a derecho o bien reparar un daño causado sin culpa, pero que la ley, pone cargo de autor
material de este daño. Elementos: son tres: Que haya violación de un deber legal, por acción u omisión
del notario; Que haya culpa o negligencia de parte del notario; y, que se cause un perjuicio.

2. Responsabilidad Penal: La tiene el notario al fraccionar los instrumentos públicos, por incurrir en
falsedad y otros delitos conexos, haciendo constar situaciones de derecho y de hecho que en la realidad
no existen o aprovechándose de su función en beneficio propio o ajeno, siendo así mismo derivada en
algunos casos la responsabilidad civil.

3. Responsabilidad administrativa: Se refiere a las acciones realizadas por el notario ante la


Administración Pública y específicamente en relación con los Registros, por los efectos que conlleva el
respectivo registro de los contratos o actos en que ha intervenido.

4. Responsabilidad Disciplinaria: Esta opera mediante una acción que tiene: por objeto reprimir una
falta a los deberes de la profesión reglamentada; por fin el mantenimiento de la disciplina necesaria en
interés moral de la profesión cuyas normas de ejercicio ha sido violada; y por medios las medidas o
penas a infringir por una jurisdicción instituida con ese propósito. El notario incurre en responsabilidad
disciplinaria, cuando falta a la Ética Profesional o atenta en contra del prestigio y decoro de la profesión.

8. Cite alguna de las funciones principales del notario público.


El Notario es un profesional del derecho, titular de una función pública, nombrado por el Estado para
conferir autenticidad a los actos y negocios jurídicos contenidos en los documentos que redacta, así
como para aconsejar y asesorar a los requirentes de sus servicios.
• La función notarial se extiende a todas las actividades jurídicas no contenciosas, confiere al usuario
seguridad jurídica, evita posibles litigios y conflictos, que puede resolver por medio del ejercicio de la
mediación jurídica y es un instrumento indispensable para la administración de una buena justicia.
En R.D. también la legalización de firmas es una función del notariado.

Además se le pueden añadir las funciones colaterales, como son la conservación de los originales, la
protocolarización, y la expedición de copias.

9. A que llamamos acto autentico y bajo firma privada? En que calidad actúa el
notario público en el mismo?
Los documentos auténticos son aquellos solamente atacables por la vía excepcional de la inscripción en
falsedad.
Los actos bajo firma privada, si se quiere, son documentos que dan noticias probatorias discutibles,
incluso por pruebas contrarias de rangos diferentes.

Los documentos auténticos pasan por ante notario (son hechos por notarios).
Los actos bajo firma privada son hechos por quien guste.
Lo importante es que el documento bajo firma privada revela la voluntad de partes y el documento de
carácter auténtico lo que pasó por ante notario.

10. Requisitos de forma y fondo de los actos notariales?

Para muchos doctrinarios la idea de actas auténticas como principio del notariado latino supone la
aceptación de que el derecho notarial es el derecho de las formas, es decir, que se rige mucho más por
formas que por fondos.

En realidad, la dualidad entre fondo y forma en los actos auténticos supone justamente un intercambio
entre unas y otras cosas.

Entre los requisitos de forma que establece la ley 301 debemos determinar:

1. El papel: tiene condiciones de dimensión, resistibilidad y de color y de formato.

2. Debe ser escrito en español en un único y solo contexto, sin lagunas ni interlíneas ni tachaduras,
superposiciones.

3. Los números cuánticos deben ser escritos en letras y en números. Los números de datos no se
escriben en letras, sino en números (ej.: la cédula).

4. En los actos notariales no se pueden salvar errores con tachaduras de ningún tipo, ni siquiera las
tachaduras contables.

5. Deben ser escritos con tinta indeleble los que son a mano, y con tinta que interese la solución de
continuidad de las hojas aquellas que son mecanografiadas, por lo tanto aquellas máquinas “ribbon
tape” no son usables para el derecho notarial, porque no interesa a la solución de continuidad del
papel.

6. Después de verificar la identidad del compareciente viene el objeto del acto.

7. Hay quienes afirman que también debe tener una idea de datificación del acto. En esta parte del acto
existirán el objeto y la datificación

8. Inmediatamente después aparecerá la ratificación del objeto, que es una parte que repite tanto la
datificación como el objeto pero esta vez en un lenguaje simple.

9. Después de esta parte viene el cierre; dividido en varias partes: 1) la identidad de los testigos, que
bien pudieran ser testigos incluidos en la identidad de los comparecientes, 2) luego una declaratoria de
lectura en la que el notario declara que leyó íntegro el acto al compareciente; 3) declaratoria inversa de
satisfacción, el compareciente ha entendido el acto, lo ha asumido como la perfecta escrituración de lo
que él pensó y declaró y por tanto firmará de conformidad con el contenido. El compareciente declara
que él firma en conformidad con la totalidad del contenido del acto. Si hubiesen testigos habrá una
declaratoria de testigos en el sentido de que los testigos no tan solo han oído el proceso del acto sino que
han oído leer el acto y han oído la expresión del compareciente de conformidad con el acto y que han
oído también la declaratoria de conformidad con relación a su firma del contenido del acto.

10. Finalmente se expresará el cierre definitivo del acto que se escribe de ordinario después de la firma
que es “junto conmigo y por ante mi, notario que doy fe”. Este último renglón no puede ser alterado, no
puede ser continuado después de esto. Los actos que comienzan con hora deberán terminar con hora.

11. Hay una regla para la expresión de las firmas: el notario firma de último, el notario cierra el acto. En
este momento el acto está completo, tiene fecha cierta, es oponible, en fin, produce efectos jurídicos de
total magnitud.

12. En virtud del artículo 33 existe una formalidad también posterior del acto auténtico que es el registro
de ese acto en un libro que se llamará índice.
El índice en realidad es un libro que hizo visar el notario por el tribunal de primera instancia
correspondiente a la jurisdicción que iba a ser destacado o que estaba destacado, de tal suerte que el
índice es un libro encuadernado pre-numerado y visado (en el visado se advertirá el número de fojas que
corresponde tener el índice y la secretaria del tribunal de primera instancia dará fe de que los números
son continuos y que van de tal número a tal número). EL índice puede tener varios años de ejercicio
notarial. El índice tiene que tener las mismas previsiones y cuidados que los actos auténticos (no
arrancar hojas, no mutilaciones, no tachaduras, no sobre escrituras, no lagunas).
En el índice habrá una descripción del número del acto, de su fecha, partes suscribientes, objeto, registro
y copias. En el índice aparecerá una relación igual a la del registro del acto.

Después de la formalidad de la remisión del índice, se encuentra la protocolarización, que es la


encuadernación sucesiva de todos los actos.
La ley no menciona de ninguna manera qué tiene que ir primero que qué, pero da el mismo plazo para la
remisión del índice y para la protocolarización, o que da a entender que la remisión es primero, ya que
los actos deben acompañarse del acuse de recibo de la remisión del índice.
La carta con que se envía el índice a la SCJ debe aparece en el primer espacio de el tomo I del Protocolo
o el último espacio del último tomo.

Los actos deben organizarse numéricamente y los anexos van detrás del acto.
En la primera página y la última de cada tomo debe darse cuenta del número de fojas. Después de
encuadernar el notario debe numerar hoja por hoja. Si son varios tomos debe tomar en cuenta el número
de tomos y el número de fojas de cada tomo.
Este es el primer tomo de tres de que consta el año xx
Este es el segundo tomo de tres de que consta el año xx que comienza donde termina el primero
y termina donde comienza el tercero.

Los actos deben ser puestos en original tal y como son los actos notariales.
Luego de la protocolarización no existe otra formalidad del notario que no sea las maniobras de
conservación.
13. Que es el protocolo notarial y en qué consiste?

El protocolo son los registros que lleva el notario y que a su vez remite al registro
Publico los cuales dan certeza por que en caso necesario permiten una reproducción fiel del acto
formalizado, de tal manera que logran su conservación.
Art. 33.- Los Notarios están obligados a conservar los originales de las actas auténticas que escrituren y
tendrán un protocolo de las mismas. Cuando se trate de legalización de firma sólo deberá hacerse
mención del acta correspondiente en un registro que se llevará al efecto.

14. Función del notario sobre la acción de partición de bienes de los esposos a través
del Acto de Convenciones y Estipulaciones en los casos de divorcio por mutuo
consentimiento.

El Código Civil dominicano establece que el Acta de Convenciones y Estipulaciones:


es el documento base para este tipo de Divorcio y para su elaboración deben observarse, a pena de
nulidad, determinadas formalidades.
Las partes previamente de acuerdo, se dirigen ante un Abogado Notario Público y le manifiestan el
deseo de divorciarse, el abogado procede a confeccionar el documento denominado Acta de
Convenciones y Estipulaciones, dicho acto debe ser firmado por las partes, conjuntamente con el
Notario.
En el contenido de este documento se deberá demostrar que las partes se han puesto de acuerdo, con
relación a los puntos fundamentales que han de regir esa separación, y que comprende lo relativo a:
-La pensión ad-litem o la mención de la renuncia a la misma por parte de la mujer.
-Convenir en qué casa residirá la esposa mientras dura el procedimiento.
-La guarda de los niños menores de edad, si los hubiere.
-La manutención de los hijos.
-La partición de los bienes muebles e inmuebles o la mención de que no fomentaron ningún bien.
-Lo relativo al poder otorgado al abogado para que lleve a cabo el procedimiento.
Esta Acta, es un acto auténtico, ya que ha sido redactado por un Abogado Notario Público con derecho y
capacidad para levantar escritura observando las solemnidades requeridas. La Autenticidad es el
carácter de verdad que la ley imprime a ciertos actos sometidos a formalidades específicas.
(Contenido en el Art.28 Ley 1306-bis)

15.A que llamamos legalización de firmas. Como pueden ser verificadas las mismas?
Es por medio de la cual, el notario, da fe que una firma que ha sido puesta o reconocida en su presencia
es autentica, y que él reconoce al signatario o bien que lo identificó por los medios legales , siendo el
responsable el profesional de la firma y fecha de la legalización.
Requisitos:
Que la firma o firmas sean puestas en presencia del Notario o sean reconocidas ante él.
Existen 3 formas únicas de legalizar una firma, de certificar la probable concertación de un
consentimiento entre partes.
1.- Presencial
2.- Declarada
3.- De huellas / ágrafa

Las legalizaciones tienen un principio de seguridad que es lógico. No se puede hacer una legalización
independientemente del acto cuya firma se está legalizando. El acto y la legalización son un todo
conjunto a pesar de tener diferentes naturalezas.

Conclusiones:

El Notario es un oficial publico instituido para recibir los actos a los cuales las partes deban o quieran
dar el carácter de autenticidad inherente a los actos de la autoridad publica y darles fecha cierta,
conservarlos en deposito y expedir copias de los mismos.

El Notario dominicano, es un profesional del Derecho que ejerce una función pública para robustecer,
con una presunción de verdad, los actos en que interviene, para colaborar en la formación correcta del
negocio jurídico y para solemnizar y dar forma legal a los negocios jurídicos privados, y de cuya
competencia solo por razones históricas están sustraídas los actos de la jurisdicción voluntaria.

Bibliografía:
Tratado de derecho notarial dominicano by Manuel V. Gómez R., 1997,Taller edition, in Spanish - 2. Ed
Ley 301 del notario de 1964
Código civil de la Rep. ..
Monografías en el internet