Está en la página 1de 60

El calentamiento global es un término utilizado para referirse al fenómeno del aumento de

la temperatura media global, de la atmósfera terrestre y de los océanos, desde 1850,


coincidiendo con el final de la denominada Pequeña Edad de Hielo,1 o ya sea en relación a
periodos más extensos.2 Este incremento se habría acentuado en las últimas décadas del siglo
XX y la primera del XXI.

El calentamiento global está asociado a un cambio climático que puede tener causa
antropogénica o no. El principal efecto que causa el calentamiento global es el efecto
invernadero, fenómeno que se refiere a la absorción —por ciertos gases atmosféricos;
principalmente CO2— de parte de la energía que el suelo emite, como consecuencia de haber
sido calentado por la radiación solar. El efecto invernadero natural que estabiliza el clima de la
Tierra no es cuestión que se incluya en el debate sobre el calentamiento global. Sin este efecto
invernadero natural las temperaturas caerían aproximadamente en unos 30 °C; con tal cambio,
los océanos podrían congelarse y la vida, tal como la conocemos, sería imposible. Para que
este efecto se produzca, son necesarios estos gases de efecto invernadero, pero en
proporciones adecuadas. Lo que preocupa a los climatólogos es que una elevación de esa
proporción producirá un aumento de la temperatura debido al calor atrapado en la baja
atmósfera.

El cuerpo de la ONU encargado del análisis de los datos científicos relevantes —el IPCC (Inter-
Governmental Panel on Climate Change oPanel Intergubernamental del Cambio Climático)—
sostiene que: «la mayoría de los aumentos observados en la temperatura media del globo
desde la mitad del siglo XX, son muy probablemente debidos al aumento observado en las
concentraciones de GEI antropogénicas».3 Esto es conocido como la teoría antropogénica, y
predice que el calentamiento global continuará si lo hacen las emisiones de gases de efecto
invernadero. En el último reporte con proyecciones de modelos climáticos presentados por
IPCC, indican que es probable que temperatura global de la superficie, aumente entre 1,1 a
6,4 °C (2,0 a 11,5 °F) durante el siglo 21.4

Cualquier tipo de cambio climático implica además cambios en otras variables. Sus múltiples
interacciones hacen que la única manera de evaluar estos cambios sea mediante el uso
demodelos computacionales, los cuales intentan simular la física de la atmósfera y del océano.

El Protocolo de Kyoto, acuerdo originado en la Convención Marco de las Naciones Unidas


sobre el Cambio Climático y adoptado en la Conferencias de Naciones Unidas sobre el Medio
Ambiente y el Desarrollo, promueve una reducción de emisiones contaminantes, principalmente
CO2. El protocolo ha sido tachado en ciertas ocasiones de injusto,[cita requerida] ya que el
incremento de las emisiones tradicionalmente está asociado al desarrollo económico, con lo
que las naciones que resultarían más afectadas por el su cumplimiento podrían ser aquellas en
zonas menos desarrolladas. No obstante en el citado protocolo, las naciones en desarrollo
(incluidas China o la India) están exentas de contener sus emisiones de GEI.
Más allá del consenso científico general en torno a la aceptación del origen principalmente
antropogénico del calentamiento global,5 6 7 hay un intenso debate político sobre la realidad, de
la evidencia científica del mismo. Por ejemplo, algunos de esos políticos opinan que el
presunto consenso climático es una completa falacia,8 y en enero de 2009 la
minoríarepublicana del Senado de los Estados Unidos elaboró una lista con más de 700
científicos que disentían del origen antrópico de los cambios de temperatura de la
Tierra.9 En 2009 se descubrió el pretendido escándalo del denominado Climagate, que
alegadamente demostró que los científicos de la Unidad de Investigación del Clima de
la Universidad de East Angliahabrían manipulado los datos para así coincidir con las teorías del
calentamiento global.10 11 Sin embargo, observadores científicos independientes cuestionan esa
interpretación. Naturecomenta: “Lo que los correos electrónicos no muestran es, sin embargo,
una gran conspiración para confeccionar el calentamiento global...”12 New Scientist apunta que
“no se ha mostrado que haya en los correos electrónicos hackeados algo que implique una
socavación de ninguna de las conclusiones científicas”.13 Continuando a examinar algunas de
las sugerencias de los escépticos del origen antropogénico del calentamiento global, el artículo
muestra varios ejemplos sobre la falta de ajustamiento a los hechos y su rigor -por ejemplo, la
presentación de artículos de opinión de periodistas, como “artículos científicos revisados por
pares”- y concluye: “dejamos que los lectores saquen sus propias conclusiones acerca de en
quién confiar”.

Existen además intereses económicos cruzados ya que hay muchas empresas que podrían ser
negativamente afectadas si se las hiciera responsable de sus externalidades,14específicamente
en el caso del control de emisiones de CO2 (ver también tragedia de los comunes), además de
existir otras que se lucran extraordinariamente de las cuantiosas subvenciones a energías
renovables, cuyos elevados costos las hacen incapaces de competir con las tradicionales (que
sí emiten CO2). Así por ejemplo, el jefe del IPCC, Rajendra Pachauri fue acusado por
Monckton, - en diciembre de 2009- de conflicto de intereses, uso de información privilegiada
por su pasado como magnate petrolero y sus vínculos con el comercio de cuotas de emisión de
contaminación. Al Gore ha sido cuestionado por lucrar invirtiendo en
empresas verdes auspiciadas por la política ecologista.15 16 De igual modo, el diario izquierdista
británico The Guardian y la ONG ecologista Greenpeace, acusaron en 2007 a la
petrolera ExxonMobil de financiar informes que pusieran en duda la tesis oficial sobre el cambio
climático.17

Contenido
[ocultar]

• 1 Historia del calentamiento global

• 2 Efectos potenciales

• 3 Datos concretos
• 4 Teorías que intentan explicar los cambios de temperatura

o 4.1 Teoría de los gases invernadero

o 4.2 Teoría de la variación solar

o 4.3 Otras hipótesis

• 5 Consideraciones generales

o 5.1 Teorías y objeciones

o 5.2 Los cálculos de Wigley

o 5.3 Modelos climáticos

• 6 La relación entre el calentamiento global y la reducción de ozono

• 7 Soluciones domésticas para reducir la emisión de CO2

• 8 Véase también

• 9 Referencias

• 10 Bibliografía

• 11 Enlaces externos

[editar]Historia del calentamiento global


El primero en manifestar un interés por la materia fue Svante August Arrhenius, quien
en 1903 publicó Lehrbuch der Kosmischen Physik (Tratado de física del cosmos),18 el cual
trataba por primera vez de la posibilidad de que la quema de combustibles fósiles incrementara
la temperatura media de la Tierra. Entre otras cosas calculaba que se necesitarían 3000 años
de combustión de combustibles para que se alterara el clima del planeta, todo bajo la
suposición que los océanos captarían todo el CO2 (actualmente se sabe que los océanos han
absorbido un 48% del CO2 antropogénico desde 1800).19 Arrhenius estimó el incremento de la
temperatura del planeta cuando se dobla la concentración de dióxido de carbono de la
atmósfera, eventualmente calculando este valor en 1,6 Centígrados sin vapor de agua en la
atmósfera y 2,1 °C con vapor presente. Estos resultados están dentro de los parámetros
generalmente aceptados en la actualidad.20 Arrhenius otorgaba una valoración positiva a este
incremento de temperatura porque imaginaba que aumentaría la superficie cultivable y que los
países más septentrionales serían mas productivos.
Concentración de CO2 atmosférico medido en el observatorio de Mauna Loa: Curva de Keeling.

En las décadas siguientes, las teorías de Arrhenius fueron poco valoradas pues se creía que el
CO2 no influía en la temperatura del planeta y el efecto invernadero se atribuía exclusivamente
al vapor de agua. Sin embargo, y 35 años después de que Arrhenius publicara su teoría, Guy
S. Callendar, ingeniero británico especialista en vapor, publicó empezando en 1938, varios
ensayos en los que que corregía algunas estimaciones realizadas por Arrhenius,21 como la
capacidad de los océanos para absorber CO2. A partir de un incremento observable de
aproximadamente medio Grado Fahrenheit (unos 0,275 °C) entre 1880 y 1934, Callender
estimó que el incremento promedio en la temperatura era 0,005 °C por año en ese período
(actualmente se estima que en la segunda mitad del siglo XX se ha producido un incremento de
0,013 °C al año (IPCC, 2007, p. 30)). Callender argumentaba también que la actividad humana
había incrementado el dióxido de carbono en la atmósfera en alrededor de 10% desde el
comienzo del siglo. Esto revivió la sugerencia de Arrhenius y es conocido como “Efecto
Callendar”.22

Entre otros, Roger Revelle -director del Scripps Institution of Oceanography, en California- creía
que la sugerencia de Callendar era implausible: cualquier "exceso" de CO2 atmosférico sería
-en su opinión- absorbido por procesos naturales. Esto dio origen al comienzo de un debate
científico. Eventualmente, Charles D. Keeling, trabajando bajo la dirección de Revelle y en el
marco del Año Geofísico Internacional, llevó a cabo una serie de medidas -entre 1957 y 1959-
en sitios remotos y viento arriba de sitios poblados (Keeling usaba datos de una estación
en Mauna Loa y otra en la Antártica) durante los dieciocho meses del año geofísico. Los
resultados fueron claros y negativos para la posición de Revelle, mostrando sin dudas que no
sólo había habido un incremento del dióxido de carbono atmosférico en relación al siglo XIX,
sino que además incluso había habido un incremento durante el periodo de las mediciones
mismas.23

Un poco antes, la Organización Meteorológica Mundial ya había iniciado diversos planos de


seguimiento, los cuales tenían como objetivo entre otras cosas, el de calcular los niveles de
CO2 en la troposfera. Esas observaciones fueron facilitadas por el desarrollo -en los años
cuarenta- de la espectrofotometría de infrarrojos, la cual ha permitido conocer que el
CO2absorbe la luz de manera distinta al vapor de agua, incrementando notablemente el efecto
invernadero. Todo esto fue resumido por Gilbert Plass en el año 1955.

Keeling continuo por otros cuarenta años sus observaciones; esas demostraron continua y
repetidamente la corrección de su observación inicial. Keeling estableció que, sin importar
donde se tomaran las medidas -ya sea ciudades o campos, valles o montes- la medida
promedio del CO2 atmosférica es la misma, con leves variaciones de temporada (el promedio
es más alto en el invierno del hemisferio norte) y que el incremento promedio es 1,5 partes por
millón por año. Estos resultados permanecen sin cuestionamiento científico hasta el presente.24

Predicciones basadas en diferentes modelos del incremento de la temperatura media global respecto de su
valor en el año 2000.

En 1974, aceptadas ya dichas hipótesis científicas, la OMM decidió crear un equipo de


expertos sobre el cambio climático. Así en 1985 tuvo lugar la conferencia de Villach (Austria),
donde las Naciones Unidas y el Consejo Internacional para el Medio Ambiente concluyeron que
para finales del siglo XXI se podría producir un aumento en las temperaturas de entre 1,5 y
4,5 °C y un ascenso del nivel del mar entre 0,2 y 1,4 m.[cita requerida]

El revuelo social que produjeron todos estos estudios facilitó que en 1988 se fundara el Grupo
Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), que en 1990 concluyo
después de su primera reunión que de seguir con el ritmo actual de emisiones de gases de
efecto invernadero, cabría esperar un aumento de 0,3 °C por decenio durante el próximo siglo
(mayor que el producido durante los últimos 10.000 años).[cita requerida] En 1992 se celebró en Río
de Janeiro la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo,
también conocida como la Cumbre de la Tierra, donde más de 150 países acudieron y se logró
aprobar la Convención Marco sobre el Cambio Climático para tratar de estabilizar las emisiones
de gases de efecto invernadero a un nivel aceptable.

En 1997 se comenzó a redactar el protocolo de Kioto sobre el cambio climático,25 cuyo objetivo
era reducir las emisiones de los principales gases de efecto invernadero: dióxido de
carbono, metano, óxido nitroso, hexafluoruro de azufre, hidrofluorocarbonos,perfluorocarbonos.
Se justificó no incluir el vapor de agua entre los gases considerados como de efecto
invernadero.[cita requerida]Su redacción finalizó en 1998 aunque no entró en vigor hasta noviembre
de 2004 cuando fue ratificado por Rusia.

Tras el tercer informe del IPCC,26 se consideró la necesidad de un nuevo protocolo más severo
y con la ratificación de más países aparte del G77. Por esta razón en 2005, se reunieron
en Montreal todos los países que hasta el momento habían ratificado el protocolo de Kioto y
otros países responsables de la mayoría de las emisiones de gases de efecto invernadero,
incluyendo Estados Unidos, China e India. La negociación en Montreal proveía la redacción de
unas bases para la futura negociación de un nuevo protocolo, el cual entraría en vigor en 2012,
[cita requerida]
fecha de caducidad del actual protocolo. Durante la reunión, varios países pusieron
objeciones y retrasaron el pre-acuerdo (es el caso de Estados Unidos o Rusia) pero después
de retrasar algunos días el final de la negociación se llegó a dicho pre-acuerdo.27

En Bali entre el 3 y el 13 de diciembre de 2007, se reanudaron las negociaciones y aunque no


se fijaron límites para los gases de efecto invernadero, se alcanzó un acuerdo,28 el cual entre
otras cosas, incentivaba la distribución de energías renovables entre los países en vías de
desarrollo para que estos no basaran su crecimiento económico en la quema de combustibles
fósiles.29

El ex-secretario general de la ONU, Kofi Annan, abogó por una «justicia climática» al pedir a
los contaminadores que pagasen los daños que causaran al clima, para que los pobres no se
vieran más perjudicados30

[editar]Efectos potenciales
Artículo principal: Efectos potenciales del calentamiento global

Muchas organizaciones (tanto públicas como privadas, incluyendo gobiernos y personas


individuales) están preocupados que los efectos que el calentamiento global pueda producir
sean profundamente negativos, o incluso catastróficos tanto a nivel mundial como en regiones
vulnerables específicas. Esos efectos incluyen no solo el medio ambiente, sino además
repercusiones económicas y biológicas (especialmente en la agricultura) que a su vez podrían
afectar el bienestar general de la humanidad.31 32 Por ejemplo, un informe del Centro de
Seguridad Nacional de USA advierte que: “en los próximos 30 o 40 años va a haber guerras
por agua, una creciente inestabilidad causada por hambruna, enfermedades y la elevación de
los niveles del mar y olas de refugiados. El caos resultante será un ‘caldo de cultivo’ para
disturbios civiles, genocidio y el crecimiento del terrorismo”.33 El político y líder español Javier
Solana ha sugerido: “El cambio climático también causa graves riesgos políticos y de seguridad
que afectan directamente a los intereses europeos. Esa es la razón por la que necesitamos
para hacer frente a estos juntos, como europeos.”34
Ciertos fenómenos, como la disminución de los glaciares, la elevación del nivel de los mares y
los cambios meteorológicos se han considerado consecuencias del calentamiento global que
pueden influir en las actividades humanas y en los ecosistemas. Algunas especies pueden ser
forzadas a emigrar de sus hábitats para evitar su extinción debido a las condiciones
cambiantes, mientras otras especies pueden extenderse. Pocas ecorregiones pueden esperar
no resultar afectadas.35

Elevación del nivel de los mares, medido en 23 estaciones fijas, entre 1900 y 2000.

Otro motivo de gran preocupación es la elevación del nivel de los mares. Los niveles de los
mares se están elevando entre 1 y 2 centímetros por decenio, a la vez que se agudizan los
fenómenos climáticos extremos. Algunas naciones isleñas del Océano Pacífico, como Tuvalu,
ya están trabajando en los detalles de una eventual evacuación.36 El calentamiento global
produce un aumento de la cantidad de agua líquida procedente de la reducción de los glaciares
de montaña y se teme un decrecimiento de los casquetes glaciares. En palabras del TAR del
IPCC:

Se prevé que el nivel medio global del mar se elevará entre 9 y 99 cm entre 1990 y 2100. [...] y en caso de
que todo el hielo de la Antártida se derritiera, el nivel del mar aumentaría 125 m.

Conforme el clima se haga más cálido la evaporación se incrementará. Esto causaría un


aumento de las precipitaciones lluviosas y más erosión. El IPCC pronostica un aumento de las
precipitaciones en las regiones frías (latitudes altas) y en ciertas regiones tropicales lluviosas, a
la vez que una reducción en las zonas secas de latitudes medias y tropicales, como la cuenca
mediterránea o el nordeste brasileño.(IPCC, 2007, p. 9) Es decir, un clima más extremo y con
la precipitación repartida de forma más desigual.
Anomalía de temperaturas medias en el período 1995 -2004.

El aumento de la temperatura no sigue una ley lineal, sino que presenta fluctuaciones debidas
a procesos y la variabilidad natural, siendo la más notable de ellas el fenómeno de "El Niño".
Durante el mismo periodo, las temperaturas en la superficie terrestre muestran un incremento
de aproximadamente 0,15 °C por decenio,37que se contrarrestan en ciclos opuestos del mismo.
(Lean y Rind, 2008) Esto sugiere que el proceso de calentamiento podría sufrir un
aceleramiento repentino o que sea capaz de desencadenar cambios bruscos, anómalos y
caóticos de temperatura,38por ejemplo, tormentas, huracanes, sequías, o incluso extremos
globalizados o localizados de baja temperatura.39 con efectos que podrían no ser fácilmente
reversibles posteriormente.

Por ejemplo, conforme el clima se hace más cálido, la Corriente del Atlántico Norte, la cual se
debe a los efectos de circulación en el clima presente (ver circulación termohalina) y data de la
época del deshielo de la última glaciación hace 14.000 años, podría disminuir,40 e incluso llegue
a detenerse completamente, lo cual quiere decir que áreas como Escandinavia y Gran Bretaña,
que son calentadas por esta corriente, podrían presentar un clima más frío, llegando incluso a
sufrir una edad del hielo localizada.41 Es necesario recordar que hace 11.000 años esa
corriente sufrió una interrupción que duró unos 1.000 años. Esto provocó el miniperíodo glacial
conocido como Dryas reciente —por el nombre de una flor silvestre alpina, Dryas octopetala—
que duró 900 años en el noroeste de Norteamérica y el norte de Europa.

El calentamiento global modificaría la distribución de la fauna y floras del planeta; ello


supondría la expansión de enfermedades de las que algunos de esos animales son portadores.
Tal sería el caso de la malaria, el dengue o la fiebre amarilla, cuyos vectores son ciertas
especies de mosquito que habitan principalmente en zonas tropicales.

El calentamiento global también podría tener efectos positivos, ya que las mayores
temperaturas y mayores concentraciones de CO2 pueden mejorar la productividad de algunos
ecosistemas. Los datos aportados por satélites muestran que la productividad del Hemisferio
Norte se ha incrementado desde 1982. De acuerdo a cálculos de la Met Office inglesa, la
producción agrícola europea podría aumentar -dadas condiciones hidrológicas óptimas- en un
25%.

Sin embargo se cuestiona el resultado general de esos efectos en relación al equilibrio


económico humano norte-sur. Concretamente, el si el beneficio general de ese aumento en la
productividad en países que ya producen lo necesario para sus habitantes, compensaría a nivel
global la caída en la producción de los países áridos, semiáridos y tropicales. Por ejemplo, la
producción agrícola de Pakistán podría decaer en 50%. De acuerdo a las estimaciones de la
IPCC, muchos de los cultivos agrícolas que dependen de aguas de lluvia tanto en África como
América Latina están cerca del límite de lo que pueden tolerar. Se prevén caídas generales de
productividad agrícola de alrededor de 30% en esas regiones. La caída en la producción de
arroz en Asia podrían llegar al 10%. En general, entre 1996 y 2003, la producción a nivel
mundial de cereales se estabilizó a niveles de 1800 millones de toneladas anuales. Sin
embargo a partir del 2001, y como resultado de la continuada expansión de consumo, los
niveles almacenados en reserva han decaído, resultando en un falta de 93 millones de
toneladas en relación a la demanda en 2003.

Adicionalmente, un incremento en la cantidad total de la biomasa producida no es


necesariamente positiva, ya que puede disminuir la biodiversidad aunque florezcan un pequeño
número de especies. De forma similar, desde el punto de vista de la economía humana, un
incremento en la biomasa total pero un descenso en las cosechas seria una desventaja.
Además, los modelos del IPCC predicen que mayores concentraciones de CO2 podrían
favorecer la flora hasta cierto punto, ya que en muchas regiones temperadas los factores
limitantes son el agua y los nutrientes, no la temperatura o el CO2 Tras ese punto, incluso
aunque los efectos positivos del calentamiento continuasen, podría no haber ningún incremento
de producción agrícola.

En el plano económico general, el Informe Stern -encargado por el gobierno británico en 2005-
pronosticó una recesión del 20% del PIB mundial debido al cambio climático si no se tomaban
una serie de medidas preventivas que, en conjunto, absorberían el 1% del PIB (Producto
Interno Bruto) mundial.

Sin embargo, todo o mucho de lo anterior es materia de una controversia considerable con
grupos ecologistas, políticos y económicos, en algunos casos exagerando los daños posibles y
en otros, cuestionando y minimizando los modelos climáticos y las consecuencias del
calentamiento global. (ver, por ejemplo: Controversia del gráfico de hockey
Gráfico de palo de hockey del reporte 2001 del IPCC. Datos de Mann et al. 1999. La línea roja: Tº reconstruidas
(en base a lecturas de Tº y a anchura de anillos de árboles, azul: CO2.

Escépticos del calentamiento global señalan que durante los años posteriores a la Segunda
Guerra Mundial se incrementó mucho la emisión de los gases de efecto invernadero, y afirman,
que en la época predominó entre los especialistas la alarma por un posible oscurecimiento
global o enfriamiento global a finales del siglo XX.42 43 La interpretación más común del
enfriamiento relativo de mediados de siglo se atribuye al aumento en las emisiones de
aerosoles claros, que amplifican el albedo, determinando un forzamiento negativo. Su
reducción siguió a la sustitución de combustibles y tecnologías por otras que emitiesen menos
de estos aerosoles, en parte por las medidas de lucha contra la contaminación urbana e
industrial y la lluvia ácida en los países desarrollados, de manera que el aumento en la emisión
global de aerosoles se ha frenado.

[editar]Datos concretos
Ciertos datos concretos recogidos de fuentes científicas ayudan a comprender el alcance del
fenómeno del calentamiento global, entender sus causas y vislumbrar sus consecuencias.
(para todo lo que sigue, ver también IPCC, (2007) Cambio climático 2007: Informe de síntesis.)

Temperatura media terrestre en el período 1900 - 2004. El área gris representa el intervalo de confianza de 95%
derivado sobre las cinco décadas anteriores. La línea roja es el promedio de cada década.

Estudios realizados, muestran que la temperatura ha incrementado a nivel mundial a partir del
190044 A partir de esa fecha, y década tras década, cada una es, en promedio, “más calurosa”
que la anterior, proceso que parece estar acelerándose.45
Según un artículo publicado en el 2004, el calentamiento global podría exterminar entre el 15%
y el 35% todas las especies de plantas y animales de la Tierra para el 2050.46 Aún con
anterioridad, un grupo de ecologistas había apuntado que el incremento de la temperatura
amenaza ecosistemas en los cuales la raza humana depende para sobrevivir.47 Se cree que
este fenómeno ya ha empezado a hacerse sentir.48

Según un informe de Greenpeace,49 el nivel del mar aumentará probablemente entre 9 (nueve)
y 88 cm en el presente siglo debido al dióxido de carbono ya presente (y el que se prevé será
producido) en la atmósfera, llevando a problemas y daños generalizados, amenazando
principalmente a ciudades costeras.50 51

De acuerdo al Comité Científico en Estudios Antárticos, si el incremento de la temperatura


fuera solo de un 2% (el objetivo que se esperaba la reunión de Copenhague adoptara) el
aumento del nivel del mar seria de unos 50 centímetros en 2050. Eso es el doble de lo
estimado por IPCC.52

De acuerdo a un estudio comisionado por las industrias de los seguros, ese incremento de solo
50 cm en el nivel del mar amenazaría un estimado de 28 billones de dólares de bienes en las
principales ciudades costeras a nivel mundial.53

Sin embargo, ese incremento no es el mismo en todas partes. Por ejemplo, estudios de
la Universidad de Florida estiman que la costa atlántica de los EEUU será vera un incremento
casi el doble que el promedio.54 Como es de suponer, el impacto de tales problemas será
sentido principalmente en ciudades de países menos desarrollados55 56

El nivel del dióxido de carbono (CO2) en la atmósfera podría por lo menos duplicarse en los
próximos 30 o 50 años a menos que una reducción substancial de emisiones tenga lugar.
Consecuentemente, algunos estudios están empezando a considerar las posibles
consecuencias de una cuadruplicación de los niveles atmosféricos de CO2.57

En tales circunstancias un incremento de 4º C en la temperatura promedio del mar no es


impensable. Si ese llegara a ser el caso, el mar dejaría de ser un absorbedor de CO2 y se
transformaría en un emisor.58

De acuerdo a un informe de la IPCC,59 el incremento de temperatura sobre Groenlandia será


entre una y tres veces superior el promedio mundial. Ese promedio es previsto por la IPCC
entre 1,4-5,8° Celsius. Se estima que un incremento sostenido sobre Groenlandia de 3 º
centígrados, llevaría al derretimiento completo de la capa de hielo, además de producir un
incremento en el nivel del mar de alrededor de 6 a 7 metros.
El retroceso de una de las lenguas del Glaciar Aletsch en los Alpes suizos (fotos de los años 1979, 1991 y
2002), debido al calentamiento global.

En el 2000, se estimó que la aceleración del flujo del hielo en regiones


de Groenlandia disminuye el volumen de su capa de hielo en 51 km³/año60 , aunque una
revaluación más reciente sitúa dicho número en 150 km³/año.61 Parte del aumento se debe a
una aceleración reciente de la fusión de los glaciares periféricos, y se estima que su
contribución al aumento del nivel del mar ha alcanzado en 2005 un valor 0,57 ±0,1 mm/año.

Otra fuente estima que hay un concomitante aumento en la posibilidad de la estabilización,


fragmentación y caída al mar de sectores de la capa de hielo en la Antártica, especialmente la
llamada Capa de Hielo de la Antártica Occidental. De acuerdo a la misma fuente, el
derretimiento o caída al mar de la totalidad del hielo antártico podría hacer subir el nivel del mar
en 62 metros. Solo la capa occidental lo puede hacer subir en 6 metros.62

Con tan solo un metro de incremento, desaparecerían ciudades tales como Alejandría y
causaría graves daños a muchas otras ciudades costales.63 También destruiría totalmente
algunos estados isleños (tales como las Maldivas), arruinaría las fuentes de agua potable en
muchas regiones costeras, cosa que ya estaría sucediendo en países tales
como Israel, Tailandia, China, Viet Nam, entre otros. Se ha calculado que solo en EEUU los
daños alcanzarían el tres por ciento del Producto Nacional Bruto (156 mil millones de dólares).

Estudios posteriores sugieren que el resultado más posible de un aumento sostenido de 2


Grados centígrados será un aumento de seis metros en los niveles del mar.64 Otros estudios
sugieren que esto podría suceder más rápido que lo anticipado, debido a un sorprendente
incremento en la tasa de derretimiento de los hielos antárticos y de Groenlandia,65 66 lo que
podría llevar a un derretimiento “catastrófico” (súbito).67

Seis metros de incremento en el nivel del mar inundarían ciudades tales como Londres, Nueva
York, Washington DC, y amplias regiones a través del mundo.68 69

En caso de que toda la capa de hielo de la Antártida se derritiera, el nivel del mar aumentaría
aproximadamente 61 metros.

[editar]Teoríasque intentan explicar los cambios de


temperatura
El clima varía por procesos naturales tanto internos como externos. Entre los primeros
destacan las emisiones volcánicas y otras fuentes de gases de efecto invernadero, como por
ejemplo el metano emitido en las granjas animales. Entre los segundos pueden citarse los
cambios en la órbita de la Tierra alrededor del Sol (Teoría de Milankovitch) y la propia actividad
solar.

Los especialistas en climatología aceptan que la Tierra se ha calentado recientemente (el IPCC
cita un incremento de 0,6 ±0,2 °C en el siglo XX). Más controvertida es la dilucidación de las
posibles relaciones entre las causas del fenómeno.70 Tampoco nadie discute que la
concentración de gases invernadero ha aumentado y que la causa de este aumento es
probablemente la actividad industrial durante los últimos 200 años.

También existen diferencias llamativas entre las mediciones realizadas en las estaciones
meteorológicas situadas en tierra (con registros en raras ocasiones comenzados desde finales
del siglo XIX y en menos ocasiones todavía de una forma continuada) y las medidas de
temperaturas realizadas con satélites desde el espacio (todas comenzadas a partir de la
segunda mitad del siglo XX). Estas diferencias se han achacado a los modelos utilizados en las
predicciones del aumento de temperatura existente en el entorno de las propias estaciones
meteorológicas, debido al desarrollo urbano (el efecto llamado Isla de calor). Dependiendo del
aumento predicho por estos modelos, las temperaturas observadas por estas estaciones serán
mayores o menores (en muchas ocasiones incluso prediciendo disminuciones de las
temperaturas).[cita requerida]

[editar]Teoría de los gases invernadero


Artículo principal: Efecto invernadero

Concentración de dióxido de carbono en los últimos 417.000 años. La parte roja indica la variación a partir
de1800.

La hipótesis de que los incrementos o descensos en concentraciones de gases de efecto


invernadero pueden dar lugar a una temperatura global mayor o menor, fue postulada
extensamente por primera vez a finales del s. XIX por Svante Arrhenius como un intento de
explicar las eras glaciales. Sus coetáneos rechazaron radicalmente su teoría.
La teoría de que las emisiones de gases de efecto invernadero están contribuyendo al
calentamiento de la atmósfera terrestre, ha ganado muchos adeptos y algunos oponentes en la
comunidad científica durante el último cuarto de siglo. El IPCC, entidad fundada para evaluar
los riesgos de los cambios climáticos inducidos por los seres humanos, atribuye la mayor parte
del calentamiento reciente a las actividades humanas. La NAC (National Academy of Sciences:
Academia Nacional de Ciencias) de Estados Unidos también respaldó esa teoría. El físico
atmosférico Richard Lindzen y otros escépticos se oponen a aspectos parciales de la teoría.

Hay muchos aspectos sutiles en esta cuestión. Los científicos atmosféricos saben que el hecho
de añadir dióxido de carbonoCO2 a la atmósfera, sin efectuar otros cambios, tenderá a hacer
más cálida la superficie del planeta. Pero igualmente se debe tener en cuenta que existe una
cantidad importante de vapor de agua (humedad y nubes) en la atmósfera terrestre, y que el
vapor de agua es un gas de efecto invernadero. Si la adición de CO2 a la atmósfera aumenta
levemente la temperatura, se espera que más vapor de agua se evapore desde la superficie de
los océanos. El vapor de agua así liberado a la atmósfera aumenta a su vez el efecto
invernadero (el vapor de agua es un gas de invernadero más eficiente que el CO2).[cita requerida] A
este proceso se le conoce como la retroalimentación del vapor de agua (water vapor
feedback en inglés). Es esta retroalimentación la causante de la mayor parte del calentamiento
que los modelos de la atmósfera predicen que ocurrirá durante las próximas décadas. La
cantidad de vapor de agua, así como su distribución vertical, son claves en el cálculo de esta
retroalimentación. Los procesos que controlan la cantidad de vapor en la atmósfera son
complejos de modelar, por lo que aquí radica gran parte de la incertidumbre sobre el
calentamiento global.

El papel de las nubes es también crítico. Las nubes tienen efectos contradictorios en el clima;
cualquier persona ha notado que la temperatura cae cuando pasa una nube en un día soleado
de verano, que de otro modo sería más caluroso. Es decir: las nubes enfrían la superficie
reflejando la luz del Sol de nuevo al espacio. Pero también se sabe que las noches claras de
invierno tienden a ser más frías que las noches con el cielo cubierto. Esto se debe a que las
nubes también devuelven algo de calor a la superficie de la Tierra. Si el CO2cambia la cantidad
y distribución de las nubes podría tener efectos complejos y variados en el clima, ya que una
mayor evaporación de los océanos contribuiría también a la formación de una mayor cantidad
de nubes.

A la vista de esto, no es correcto imaginar que existe un debate entre los que «defienden» y los
que «se oponen» a la teoría de que la adición de CO2 a la atmósfera terrestre dará como
resultado que las temperaturas terrestres promedio serán más altas. Más bien, el debate se
centra sobre lo que serán los efectos netos de la adición de CO2, y en si los cambios en vapor
de agua, nubes y demás podrán compensar y anular este efecto de calentamiento. El
calentamiento observado en la Tierra durante los últimos 50 años parece estar en oposición
con la teoría de los escépticos de que los mecanismos de autorregulación del clima
compensarán el calentamiento debido al CO2

Los científicos han estudiado también este tema con modelos computarizados del clima. Estos
modelos se aceptan por la comunidad científica como válidos solamente cuando han
demostrado poder simular variaciones climáticas conocidas, como la diferencia entre el verano
y el invierno, la Oscilación del Atlántico Norte o El Niño. Se ha encontrado universalmente que
aquellos modelos climáticos que pasan estas evaluaciones también predicen siempre que el
efecto neto de la adición de CO2 será un clima más cálido en el futuro, incluso teniendo en
cuenta todos los cambios en el contenido de vapor de agua y en las nubes. Sin embargo, la
magnitud de este calentamiento predicho varía según el modelo, lo cual probablemente refleja
las diferencias en el modo en que los diferentes modelos representan las nubes y los procesos
en que el vapor de agua es redistribuido en la atmósfera.

Sin embargo, las predicciones obtenidas con estos modelos no necesariamente tienen que
cumplirse en el futuro. Los escépticos en esta materia responden que las predicciones
contienen exageradas oscilaciones de más de un 400% entre ellas, lo cual hace que las
conclusiones sean inválidas, contradictorias o absurdas. Los ecólogos responden que los
escépticos no han sido capaces de producir un modelo de clima que no prediga que las
temperaturas se elevarán en el futuro. Los escépticos discuten la validez de los modelos
teóricos basados en sistemas de ecuaciones diferenciales, que son sin embargo un recurso
común en todas las áreas de la investigación sobre problemas complejos difíciles de reducir a
pocas variables, cuya incertidumbre es alta siempre por la simplificación de la realidad que el
modelo implica y por la componente caótica de los fenómenos implicados. Los modelos
evolucionan poniendo a prueba su relación con la realidad prediciendo (retrodiciendo)
evoluciones ya acaecidas y, gracias a la creciente potencia de los ordenadores, aumentando la
resolución espacial y temporal, puesto que trabajan calculando los cambios que afectan a
pequeñas parcelas de la atmósfera en intervalos de tiempo discretos.

Las industrias que utilizan el carbón como fuente de energía, los tubos de escape de los
automóviles, las chimeneas de las fábricas y otros subproductos gaseosos procedentes de la
actividad humana, contribuyen con cerca de 22.000 millones de toneladas de dióxido de
carbono (correspondientes a 6.000 millones de toneladas de carbón puro) y otros gases de
efecto invernadero a la atmósfera terrestre cada año. La concentración atmosférica de CO2 se
ha incrementado hasta un 31% por encima de los niveles pre-industriales desde 1750. Esta
concentración es considerablemente más alta que en cualquier momento de los últimos
420.000 años, período del cual han podido obtenerse datos fiables a partir de núcleos de hielo.
Se cree, a raíz de una evidencia geológica menos directa, que los valores de CO2 estuvieron a
esta altura por última vez hace 40 millones de años. Alrededor de tres cuartos de las emisiones
antropogénicas de CO2 a la atmósfera durante los últimos 20 años se deben al uso
de combustibles fósiles. El resto es predominantemente debido a usos agropecuarios, en
especial deforestación.71

Los gases de efecto invernadero toman su nombre del hecho de que no dejan salir al espacio
la energía que emite la Tierra en forma de radiación infrarroja cuando se calienta con la
radiación procedente del Sol, que es el mismo efecto que producen los vidrios de
un invernadero de jardinería, aunque cabe destacar que estos se calientan principalmente al
evitar el escape de calor por convección.

El efecto invernadero natural que estabiliza el clima de la Tierra no es cuestión que se incluya
en el debate sobre el calentamiento global. Sin este efecto invernadero natural las
temperaturas caerían aproximadamente unos 30 °C; con tal cambio, los océanos podrían
congelarse y la vida, tal como la conocemos, sería imposible. Para que este efecto se
produzca, son necesarios estos gases de efecto invernadero, pero en proporciones adecuadas.
Lo que preocupa a los climatólogos es que una elevación de esa proporción producirá un
aumento de la temperatura debido al calor atrapado en la baja atmósfera.

Los incrementos de CO2 medidos desde 1958 en Mauna Loa muestran una concentración que
se incrementa a una tasa de cerca de 1,5 ppm por año. De hecho, resulta evidente que el
incremento es más rápido de lo que sería un incremento lineal. El 21 de marzo del 2004 se
informó de que la concentración alcanzó 376 ppm (partes por millón). Los registros del Polo Sur
muestran un crecimiento similar al ser el CO2 un gas que se mezcla de manera homogénea en
la atmósfera.

[editar]Teoría de la variación solar


Se han propuesto varias hipótesis para relacionar las variaciones de la temperatura terrestre
con variaciones de la actividad solar, que han sido refutadas por los físicos Terry Sloan y
Arnold W. Wolfendale.72 La comunidad meteorológica ha respondido con escepticismo, en
parte, porque las teorías de esta naturaleza han sufrido idas y venidas durante el curso del
siglo XX.73

Variaciones en el ciclo solar.


Sami Solanki, director del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar,
en Göttingen (Alemania), ha dicho:74

El Sol está en su punto álgido de actividad durante los últimos 60 años, y puede estar ahora afectando a
las temperaturas globales (...) Las dos cosas: el Sol más brillante y unos niveles más elevados de los así
llamados «gases de efecto invernadero», han contribuido al cambio de la temperatura de la Tierra, pero
es imposible decir cuál de los dos tiene una incidencia mayor.

Willie Soon y Sallie Baliunas del Observatorio de Harvard correlacionaron recuentos históricos
de manchas solares con variaciones de temperatura. Observaron que cuando ha habido menos
manchas solares, la Tierra se ha enfriado (Ver Mínimo de Maunder y Pequeña Edad de Hielo) y
que cuando ha habido más manchas solares, la Tierra se ha calentado, aunque, ya que el
número de manchas solares solamente comenzó a estudiarse a partir de 1700, el enlace con el
período cálido medieval es, como mucho, una especulación.

Las teorías han defendido normalmente uno de los siguientes tipos:

 Los cambios en la radiación solar afectan directamente al clima. Esto es considerado


en general improbable, ya que estas variaciones parecen ser pequeñas.
 Las variaciones en el componente ultravioleta tienen un efecto. El componente UV
varía más que el total.
 Efectos mediados por cambios en los rayos cósmicos (que son afectados por el viento
solar, el cual es afectado por el flujo solar), tales como cambios en la cobertura de nubes.

Aunque pueden encontrarse a menudo correlaciones, el mecanismo existente tras esas


correlaciones es materia de especulación. Muchas de estas explicaciones especulativas han
salido mal paradas del paso del tiempo, y en un artículo («Actividad solar y clima terrestre, un
análisis de algunas pretendidas correlaciones», en Journal of Atmospheric and Solar-Terrestrial
Physics, pág. 801-812, 2003) Peter Laut demuestra que hay inexactitudes en algunas de las
más populares, notablemente en las de Svensmark y Lassen (ver más abajo).

En 1991, Knud Lassen —del Instituto Meteorológico de Dinamarca (en Copenhague)— y su


colega Eigil Friis-Christensen, encontraron una importante correlación entre la duración delciclo
solar y los cambios de temperatura en el Hemisferio Norte. Inicialmente utilizaron mediciones
de temperaturas y recuentos de manchas solares desde 1861 hasta 1989, pero posteriormente
encontraron que los registros del clima de cuatro siglos atrás apoyaban sus hallazgos. Esta
relación aparentemente explicaba, de modo aproximado, el 80% de los cambios en las
mediciones de temperatura durante ese período. Sallie Baliuna, un astrónomo del Harvard-
Smithsonian Center for Astrophysics (Centro Harvard-Smithsoniano de Astrofísica), se
encuentra entre los que apoyan la teoría de que los cambios en el Sol «pueden ser
responsables de los cambios climáticos mayores en la Tierra durante los últimos 300 años,
incluyendo parte de la reciente ola de calentamiento global».
Sin embargo, el 6 de mayo de 2000 la revista New Scientist informó que Lassen y el astrofísico
Peter Thejil habían actualizado la investigación de Lassen de 1991 y habían encontrado que, a
pesar de que los ciclos solares son responsables de cerca de la mitad de la elevación de
temperatura desde 1900, no logran explicar una elevación de 0,4 °C desde 1980:

Temperaturas promedio de temperaturas atmosféricas mundiales, CO2, atmosférico y actividad solar desde
1850. Líneas gruesas para temperatura y actividad solar representan la “regresión local” sobre 25 años
promediado de los datos crudos.
Las curvas divergen a partir de 1980 y se trata de una desviación sorprendentemente grande. Algo más
está actuando sobre el clima. [...] Tiene las «huellas digitales» del efecto invernadero.

Posteriormente, en el mismo año, Peter Stoff y otros investigadores de Centro Hadley, en el


Reino Unido, publicaron un artículo en el que dieron a conocer el modelo de simulación hasta la
fecha más exhaustivo sobre el clima del siglo XX. Su estudio prestó atención tanto a los
agentes forzadores naturales (variaciones solares y emisiones volcánicas) como al forzamiento
antropogénico (gases invernadero y aerosoles de sulfato). Al igual que Lassen y Thejil,
encontraron que los factores naturales daban explicación al calentamiento gradual hasta
aproximadamente 1960, seguido posteriormente de un retorno a las temperaturas de finales del
siglo XIX, lo cual era consistente con los cambios graduales en el forzamiento solar a lo largo
del siglo XX y la actividad volcánica durante las últimas décadas.75

Sin embargo, estos factores no podían explicar por sí solos el calentamiento en las últimas
décadas. De forma similar, el forzamiento antropogénico, por sí solo, era insuficiente para
explicar el calentamiento entre 1910-1945, pero era necesario para simular el calentamiento
desde 1976. El equipo de Stott encontró que combinando todos estos factores se podía obtener
una simulación cercana a la realidad de los cambios de temperatura globales a lo largo del
siglo XX. Predijeron que las emisiones continuadas de gases invernadero podían causar
incrementos de temperatura adicionales en el futuro «a un ritmo similar al observado en las
décadas recientes».76

En 2008 apareció un estudio (Lean y Rind, 2008) que revaluaba la influencia de los fenómenos
naturales en el calentamiento, dando como resultado que la actividad solar, lejos de contribuir
al mismo, podrían incluso haber enfriado el clima ligeramente. Una continuación del mismo
estudio que se publicará en 2009pronostica que los ciclos esperados tanto de actividad solar
como del ENSO provocarán un calentamiento más intenso durante cinco años, en contraste
con los siete anteriores, donde dicha actividad lo contrarrestó.77

[editar]Otras hipótesis
Se han propuesto otras hipótesis en el ámbito científico:

 El incremento en temperatura actual es predecible a partir de la teoría de


las Variaciones orbitales, según la cual, los cambios graduales en la órbita terrestre
alrededor del Sol y los cambios en la inclinación axial de la Tierra afectan a la cantidad de
energía solar que llega a la Tierra.[cita requerida]
 El calentamiento se encuentra dentro de los límites de variación natural y no necesita
otra explicación particular.78
 El calentamiento es una consecuencia del proceso de salida de un periodo frío previo,
la Pequeña Edad de Hielo y no requiere otra explicación.[cita requerida]

Algunos escépticos argumentan que la tendencia al calentamiento no está dentro de los


márgenes de lo que es posible observar (dificultad de generar un promedio de la temperatura
terrestre para todo el globo debido a la ausencia de estaciones meteorológicas, especialmente
en el océano, sensibilidad de los instrumentos a cambios de unas pocas decenas de grados
celsius), y que por lo tanto no requiere de una explicación a través del efecto invernadero.
[cita requerida]

[editar]Consideraciones generales
[editar]Teorías y objeciones
El 15 de junio del 2009 la Fundación BBVA79 le otorgó al investigador estadounidense Wallace
Broecker el premio Fronteras del Conocimiento por haber sido el primero en utilizar la
expresión «calentamiento global» en un artículo publicado en la revista Science, en 1975 con el
título «Cambio climático: ¿estamos al borde de un calentamiento global
pronunciado?»(Broecker, 1975).

El IPCC de la ONU y Al Gore recibieron conjuntamente el Premio Nobel de la Paz de


2007 «por sus esfuerzos por aumentar y propagar un mayor conocimiento sobre el cambio
climático causado por el hombre y poner los cimientos para las medidas que son necesarias
para contrarrestar dicho cambio». El presidente del IPCC, en su conferencia de aceptación del
Nobel, expresó el «tributo a los millares de expertos y científicos que han contribuido al
trabajo (del grupo intergubertamental del IPCC) durante casi dos décadas» y señaló que una
de las fuerzas principales del IPCC son los procedimientos y las prácticas que se han
establecido durante los pasados años.80 Al Gore es autor de Earth in the Balance (La Tierra en
juego) y el documental Una verdad incómoda.
El calentamiento global es objeto de una creciente controversia, por sus repercusiones
económicas y las bases científicas de quienes lo avalan y quienes lo niegan. Existe un amplio
debate social y político sobre la cuestión, y aunque hay quien sostiene que la comunidad
científica internacional ha llegado a un consenso científico suficiente,(Oreskes, 2004) existen
numerosos disidentes de la calentología.81

Estas acciones y medidas se engloban dentro del Protocolo de Kioto sobre el cambio climático,
que intenta tener cierto efecto sobre el clima futuro y llevar a cabo otras medidas
posteriormente. Se piensa que el daño medioambiental tendrá un impacto tan serio que deben
darse pasos inmediatamente para reducir las emisiones de CO2, a pesar de los costos
económicos para las naciones. Por ejemplo Estados Unidos, que produce mayores emisiones
de gases de efecto invernadero que cualquier otro país, en términos absolutos, y es el segundo
mayor emisor per cápita después de Australia.

Los economistas también han alertado de los efectos desastrosos que tendrá el cambio
climático sobre la economía mundial con reducciones de hasta un 20% en el crecimiento,
cuando las medidas para evitarlo no sobrepasarían el 1%.82 Los daños económicos predichos
provendrían principalmente del efecto de las catástrofes naturales, con cuantiosas pérdidas de
vidas humanas, por ejemplo en Europa.83

Existen opiniones, como las del danés Bjørn Lomborg, que ponen en duda el supuesto
calentamiento basándose en los mismos datos usados por los defensores del calentamiento
global. La revista Scientific American llegó a dedicar una durísima crítica al libro de Bjørn
Lomborg (enero de 2002), donde los autores de los informes citados por el autor, le acusan de
falsearlos o malinterpretarlos,84 a la cual el propio Lomborg respondió punto por punto.85

Algunos científicos defienden que no están demostradas las teorías que predicen el incremento
futuro de las temperaturas, argumentando que las diferencias del índice de calentamiento en el
próximo siglo entre los diferentes modelos informáticos es de más del 400%. Sin embargo, hay
quien sostiene que en este argumentario omiten que esta horquilla de variación siempre recoge
aumentos significativos de la temperatura.[cita requerida] Estos científicos escépticos han sido
acusados de estar financiados por consorcios petroleros86 o presionados por sus fuentes de
financiación públicas como el gobierno de los EE. UU.87 Naomi Orestes sostiene que sus
estudios no han conseguido abrirse paso en el sistema de revisión por pares de
las publicaciones científicas (Oreskes, 2004).

[editar]Los cálculos de Wigley


T. M. L. Wigley, del NCAR,88 publicó en 199889 los resultados de la aplicación de un modelo
climático a los efectos del Protocolo de Kioto, distinguiendo tres casos en el comportamiento de
los países del anexo B del protocolo (los industrializados):
1. que el cumplimiento del protocolo fuera seguido por una sujeción a sus límites,
pero sin nuevas medidas de reducción;
2. que el protocolo fuera cumplido, pero no seguido de ninguna limitación (sino de
lo que se llama en inglés bussiness as usual);
3. que el protocolo, una vez cumplido, se continuara con una reducción de las
emisiones del 1% anual.

Las reducciones del calentamiento previsto por el modelo para 2050 (2,5 °C) eran
respectivamente 0,11-0,21 °C (aproximadamente 6%), 0,06-0,11 °C (3%) y alrededor de
0,35 °C (14%). En todos los casos los resultados son muy modestos. Los llamados escépticos
se atuvieron al segundo caso (3% de 2,5 °C, es decir, 0,7 °C) y lo esgrimieron
sistemáticamente como prueba de la inutilidad del protocolo de Kioto. Fue usado por ejemplo,
en el Congreso de Estados Unidos, aún bajo administración Clinton, para parar la adhesión a
Kioto.90 Wigley es citado por los opuestos a cualquier regulación para declarar que el protocolo
de Kyoto es innecesario, por inútil, en contra de la conclusión del propio Wigley para quien es
insuficiente, pero aun así es «importante como primer paso hacia la estabilización del sistema
climático».89 El propio Wigley ha revisado la cuestión en un trabajo más reciente,91 concluyendo
que «para estabilizar las temperaturas medias globales, necesitamos finalmente reducir las
emisiones de gases de invernadero muy por debajo de los niveles actuales de todo el mundo y
los establecidos».

[editar]Modelos climáticos
Artículo principal: Modelo climático

La investigación del clima ha utilizado computadoras desde el comienzo de la informática para


aplicar modelos matemáticos complejos (Le Treut, 1997). La causa más obvia es que el clima
es un fenómeno tremendamente complejo, afectado por multitud de factores, y desde los
principios de la meteorología se sabía que la manera de predecir el tiempo era mediante
complicadas herramientas matemáticas. Por desgracia, pronto se tuvo constancia de que las
dinámicas climáticas resultaban muy afectadas por ínfimos errores de medida, lo que más tarde
sería llamado la teoría del caos (Shukla, 1998). Afortunadamente, los patrones a gran escala
están muy condicionados por factores muy constantes como es la temperatura en superficie, lo
que hace más predecibles los cambios de clima como el fenómeno de El Niño o el mismo
calentamiento global.

A la hora de modelizar el clima planetario, se tiene el problema de que todos los fenómenos
atmosféricos afectan en mayor o menor medida al clima del planeta, así como factores
externos como la radiación solar, luego para desarrollar un buen modelo predictivo, éste ha de
tener escala planetaria. Otro gran problema es que sólo conocemos un mundo como el nuestro,
así que para validar esos modelos sólo podemos tener en cuenta cambios climáticos pasados y
combinar conocimientos de muy diversas áreas, como la meteorología, laastronomía,
la geología, la paleontología o la biología (The Economist, 1994).

El uso de modelos es muy criticado desde fuera del ámbito científico (Le Treut, 1997) bajo la
acusación de ser una mera abstracción de la realidad con mucha incertidumbre. Es cierto que
la naturaleza caótica de estos modelos hace que en sí tengan una alta proporción de
incertidumbre (Stainforth et ál., 2005)(Roe y Baker, 2007), pero no es óbice para que sean
capaces de prever exitosamente fenómenos complejos (Shukla, 1998), ni para que sean la
herramienta principal de cara a predecir cambios significativos futuros (Schnellhuber, 2008)
(Knutti y Hegerl, 2008) que tengan consecuencias tanto económicas (Stern, 2008) como las ya
observables a nivel biológico (Walther et ál., 2002)(Hughes, 2001). De hecho, su principal
limitante ha sido siempre la potencia de cálculo de las computadoras disponibles, mientras que
el aparato físico-matemático en el que se basan no ha sufrido grandes alteraciones a lo largo
de los años (Shukla, 1998).

Los modelos citados por el IPCC (IPCC, 2007, p. 6) muestran que el clima tiene cierta
variabilidad natural, pero que el efecto de los GEI ha sido decisivo para la subida de
temperatura observada en las últimas décadas.

En adición existe el proyecto voluntario Climateprediction.net o CPDN que es un proyecto


de computación distribuida que busca investigar y reducir las incertidumbres en el modelado de
predicciones climáticas corriendo cientos de miles de modelos en computadoras
personales mientras éstas están inactivas.92 Similar al proyecto SETI@home.

[editar]La relación entre el calentamiento global y la reducción


de ozono
Este artículo o sección necesita referencias que aparezcan en una publicación acreditada,
como revistas especializadas, monografías, prensa diaria o páginas de Internet fidedignas.
Puedes añadirlas así o avisar al autor principal del artículo en su página de discusión pegando: {{subst:Aviso
referencias|Calentamiento global}} ~~~~

Aunque se menciona frecuentemente en la prensa popular una relación entre el calentamiento


global y la reducción de ozono, esta conexión no es fuerte. Existen tres áreas de enlace:

 El calentamiento global producido por el forzamiento radiativo por CO2 se espera que
enfríe (quizás sorprendentemente) la estratosfera. Esto, a cambio, podría darnos lugar a un
incremento relativo en la reducción de ozono, y en la frecuencia de agujeros de ozono.

 A la inversa, la reducción de ozono representa un forzamiento radiativo del sistema


climático. Hay dos efectos opuestos: La reducción de la cantidad de ozono permite la
penetración de una mayor cantidad de radiación solar, la cual calienta la troposfera. Pero
una estratosfera más fría emite menos radiaciones de onda larga, tendiendo a enfriar la
troposfera. En general, el enfriamiento predomina. El IPCC concluye que las pérdidas
estratosféricas de ozono durante las dos décadas pasadas han causado un forzamiento
negativo del sistema de la superficie troposférica.
 Una de las predicciones más sólidas de la teoría del calentamiento global es que
la estratosfera debería enfriarse. Sin embargo, y aunque este hecho ha sido
observado, es difícil atribuirlo al calentamiento global (por ejemplo, el
calentamiento inducido por el incremento de radiación solar podría no tener este
efecto de enfriamiento superior), debido a que un enfriamiento similar es causado
por la reducción de ozono.

Soluciones domésticas para reducir la emisión de CO2


Algunas de las soluciones que cada individuo de las sociedades más avanzadas pueden
aplicar para controlar la producción de CO2, siempre que sea posible, son:

 Cambiar las bombillas tradicionales por otras de bajo consumo (compactas


fluorescentes, o LED's). Las CFL, consumen 60% menos electricidad que una bombilla
tradicional, con lo que este cambio reduciría la emisión de dióxido de carbono en 140 kilos
al año.
 Poner el termostato con dos grados menos en invierno y dos grados más en verano.
Ajustando la calefacción y el aire acondicionado se podrían ahorrar unos 900 kilos de
dióxido de carbono al año.
 Evitar el uso del agua caliente. Se puede usar menos agua caliente instalando una
ducha-teléfono de baja presión y lavando la ropa con agua fría o tibia.
 Utilizar un colgador/tendedero en vez de una secadora de ropa. Si se seca la ropa al
aire libre la mitad del año, se reduce en 320 kilos la emisión de dióxido de carbono al año.
 Comprar productos de papel reciclado. La fabricación de papel reciclado consume
entre 70% y 90% menos energía y evita que continúe la deforestación mundial.
 Comprar alimentos frescos. Producir comida congelada consume 10 veces más
energía.
 Evitar comprar productos envasados. Si se reduce en un 10% la basura personal se
puede ahorrar 540 kilos de dióxido de carbono al año.
 Utilizar menos los aparatos eléctricos; al menos, los encaminados exclusivamente al
ocio. Desconectar los aparatos de radio, televisión, juegos, etc. a los que no se esté
prestando atención en ese momento.
 Elegir un vehículo de menor consumo. Un vehículo nuevo puede ahorrar 1360 kilos de
dióxido de carbono al año si este rinde 2 kilómetros más por litro de combustible (lo mejor
sería comprar un vehículo híbrido o con biocombustible).
 Conducir de forma eficiente: utilizando la marcha adecuada a la velocidad, no frenar ni
acelerar bruscamente, y en general intentar mantener el número de revoluciones del motor
tan bajo como sea posible.
 Evitar circular en horas punta.
 Usar menos el automóvil. Caminar, ir en bicicleta, compartir el vehículo y usar el
transporte público. Reducir el uso del vehículo propio en 15 kilómetros semanales evita
emitir 230 kilos de dióxido de carbono al año.
 Elegir una vivienda cerca del centro de trabajo o de educación de nuestros hijos.
 No viajar frecuentemente ni lejos por puro placer. Desde hace unos 20 años el hábito
de viajar en avión se ha extendido de tal forma, y en ocasiones a precios tan bajos, que las
emisiones de gases debidas a los aviones se han incrementado en más de un 200%.
 Revisar frecuentemente los neumáticos. Una presión correcta de los neumáticos
mejora la tasa de consumo de combustible en hasta un 3%. Cada litro de gasolina
ahorrado evita la emisión de tres kilos de dióxido de carbono.
 Plantar árboles. Una hectárea de árboles, elimina a lo largo de un año, la misma
cantidad de dióxido de carbono que producen cuatro familias en ese mismo tiempo. Un
solo árbol elimina una tonelada de dióxido de carbono a lo largo de su vida.93
 Exigir un certificado ambiental de edificios contribuye a la reducción de emisiones ya
que se estima que el 50% del problema es originado por la construcción y funcionamiento
de edificios y ciudades. Esto implica que al momento de adquirir o rentar una vivienda o
edificio debemos exigir una certificación o etiquetado que indique el contenido energético
del bien y el necesario para funcionar. De manera similar a la que ya se implementa en
refrigeradores, motores eléctricos, lámparas eléctricas y otros.
Se denomina efecto invernadero al fenómeno por el cual la atmósfera terrestre retiene parte
de la energía que el suelo emite por haber sido calentado por la radiación solar. Según F. J.
Monkhouse,

el efecto de invernadero es un término empleado para designar el hecho de que la radiación solar de
ondas cortas puede pasar fácilmente a través de la atmósfera hasta la superficie terrestre mientras que
una parte del calor resultante es retenido en la atmósfera porque las ondas largas reflejadas hacia el
exterior no pueden penetrar tan fácilmente en la atmósfera, en especial cuando hay una cobertura de
nubes. Por esto las heladas más fuertes tienen lugar generalmente en las noches claras de invierno,
cuando la radiación es más elevada; sin embargo, en las noches nubladas, son poco probables. De esta
forma la atmósfera, y en particular, si existe una capa de nubes, actúa como los cristales de los
invernaderos.
F. J. Monkhouse (1 )

De acuerdo con una parte indeterminada de la comunidad científica, y de una mayoría de la


comunidad política internacional, el efecto invernadero se está viendo acentuado en
la Tierrapor la emisión de ciertos gases, como el dióxido de carbono y el metano, debido a la
actividad humana.

Este fenómeno evita que la energía solar recibida constantemente por la Tierra vuelva
inmediatamente al espacio, produciendo a escala mundial un efecto similar al observado en
uninvernadero.

Contenido
[ocultar]

• 1 Balance energético de la Tierra

• 2 Efecto Invernadero de varios gases de la atmósfera

• 3 Gases de efecto invernadero

• 4 Emisiones antropogénicas de Gases de Efecto Invernadero (GEI) de larga permanencia

• 5 Historia del conocimiento científico del Efecto Invernadero

• 6 Calentamiento global y cambio climático producido por los GEI

• 7 Cooperación internacional sobre las emisiones de GEI antropogénicas

o 7.1 Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático

o 7.2 Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

o 7.3 Protocolo de Kioto

 7.3.1 Países industrializados: acuerdo de limitación de emisiones GEI

 7.3.2 Estados Unidos: sin ratificar el Protocolo

 7.3.3 Países en vías de desarrollo: sin restricciones de emisiones GEI

o 7.4 La Conferencia de Cambio Climático de Copenhague en diciembre de 2009


o 7.5 La Conferencia de Cambio Climático de Cancún en diciembre de 2010

• 8 Véase también

• 9 Referencias

• 10 Bibliografía

• 11 Enlaces externos

[editar]Balance energético de la Tierra


Artículo principal: Equilibrio térmico de la Tierra

Balance anual de energía de la Tierra desarrollado por Trenberth, Fasullo y Kiehl de la NCAR en 2008. Se basa
en datos del periodo de marzo de 2000 a mayo de 2004 y es una actualización de su trabajo publicado en 1997.
La superficie de la Tierra recibe del Sol 161 w/m2 y del Efecto Invernadero de la Atmósfera 333w/m², en total 494
w/m2,como la superficie de la Tierra emite un total de 493 w/m2 (17+80+396), supone una absorción neta de
calor de 0,9 w/m2, que en el tiempo actual está provocando el calentamiento de la Tierra.

En la atmósfera el mantenimiento del equilibrio entre la recepción de la radiación solar y la


emisión de radiación infrarroja devuelve al espacio la misma energía que recibe del Sol. Esta
acción de equilibrio se llama balance energético de la Tierra y permite mantener la temperatura
en un estrecho margen que posibilita la vida (2 )

En un período suficientemente largo el sistema climático debe estar en equilibrio, la radiación


solar entrante en la atmósfera está compensada por la radiación saliente. Pues si la radiación
entrante fuese mayor que la radiación saliente se produciría un calentamiento y lo contrario
produciría un enfriamiento.3 Por tanto, en equilibrio, la cantidad de radiación solar entrante en la
atmósfera debe ser igual a la radiación solar reflejada saliente más la radiación infrarroja
térmica saliente. Toda alteración de este balance de radiación, ya sea por causas naturales u
originado por el hombre (antropógeno), es un forzamiento radiativo y supone un cambio de
clima y del tiempo asociado.4

Los flujos de energía entrante y saliente interacionan en el sistema climático ocasionando


muchos fenómenos tanto en la atmósfera, como en el océano o en la tierra. Así la radiación
entrante solar se puede dispersar en la atmósfera o ser reflejada por las nubes y los aerosoles.
La superficie terrestre puede reflejar o absorber la energía solar que le llega. La energía
solar de onda corta se transforma en la Tierra en calor. Esa energía no se disipa, se encuentra
como calor sensible o calor latente, se puede almacenar durante algún tiempo, transportarse
en varias formas, dando lugar a una gran variedad de tiempo y a fenómenos turbulentos en la
atmósfera o en el océano.Finalmente vuelve a ser emitida a la atmósfera como energía
radiante de onda larga.3 Un proceso importante del balance de calor es el efecto albedo, por el
que algunos objetos reflejan más energía solar que otros. Los objetos de colores claros, como
las nubes o la superficies nevadas, reflejan más energía, mientras que los objetos oscuros
absorben más energía solar que la que reflejan. Otro ejemplo de estos procesos es la energía
solar que actúa en los océanos, la mayor parte se consume en la evaporación del agua de mar,
luego esta energía es liberada en la atmósfera cuando el vapor de agua se condensa en lluvia.5

La Tierra, como todo cuerpo caliente, superior al cero absoluto, emite radiación térmica, pero al
ser su temperatura mucho menor que la solar, emite radiación infrarroja por ser un cuerpo
negro. La radiación emitida depende de la temperatura del cuerpo. En el estudio del NCAR han
concluido una oscilación anual media entre 15,9 °C en julio y 12,2 °C en enero compensando
los dos hemisferios, que se encuentran en estaciones distintas y la parte terrestre que es de día
con la que es de noche. Esta oscilación de temperatura supone una radiación media anual
emitida por la Tierra de 396 W/m2.6

La energía infrarroja emitida por la Tierra es atrapada en su mayor parte en la atmósfera y


reenviada de nuevo a la Tierra. Este fenómeno se llama Efecto Invernadero y garantiza las
temperaturas templadas del planeta.7 Según el estudio anterior de la NCAR, el Efecto
Invernadero de la atmósfera hace retornar nuevamente a la Tierra 333 W/m2.8

Globalmente la superficie de la Tierra absorbe energía solar por valor de 161 w/m2 y del Efecto
Invernadero de la Atmósfera recibe 333 w/m2, lo que suma 494 w/m2, como la superficie de la
Tierra emite (o dicho de otra manera pierde) un total de 493 w/m2 (que se desglosan en 17
w/m2 de calor sensible, 80 w/m2 de calor latente de la evaporación del agua y 396 w/m2de
energía infrarroja), supone una absorción neta de calor de 0,9 w/m2, que en el tiempo actual
está provocando el calentamiento de la Tierra.9

[editar]Efecto Invernadero de varios gases de la atmósfera


Es el proceso por el que el aire de la atmósfera terrestre retiene gran parte de la radiación
infrarroja emitida por la Tierra y la reemiten de nuevo a la superficie terrestre calentando la
misma. Estos gases han estado presentes en la atmósfera en cantidades muy reducidas
durante la mayor parte de la historia de la Tierra.10

Aunque la atmósfera seca está compuesta prácticamente


por nitrógeno (78,1%), oxígeno (20,9%) y argón (0,93%), son gases muy minoritarios en su
composición como el dióxido de carbono (0,035%: 350 ppm), el ozono y otros los que
desarrollan esta actividad radiativa. Además, la atmósfera contiene vapor de agua (1%: 10.000
ppm) que también es un gas radiativamente activo, siendo con diferencia el gas natural
invernadero más importante. El dióxido de carbono ocupa el segundo lugar en importancia.4

El efecto invernadero es esencial para la vida del planeta: sin CO2 ni vapor de agua (sin el
efecto invernadero) la temperatura media de la Tierra sería unos 33 °C menos, del orden de
18 °C bajo cero, lo que haría inviable la vida.11

Actualmente el CO2 presente en la atmósfera está creciendo de modo no natural por las
actividades humanas, principalmente por la combustión de carbón, petróleo y gas natural que
está liberando el carbono almacenado en estos combustibles fósiles y la deforestación de la
selva pluvial que libera el carbono almacenado en los árboles. Por tanto es preciso diferenciar
entre el efecto invernadero natural del originado por las actividades de los hombres (o
antropogénico).10

La población se ha multiplicado y la tecnología ha alcanzado una enorme y sofisticada


producción de forma que se está presionando muchas partes del medio ambiente terrestre
siendo la Atmósfera la zona más vulnerable de todas por su delgadez. Dado el reducido
espesor atmosférico la alteración de algunos componentes moleculares básicos que también
se encuentran en pequeña proporción supone un cambio significativo. En concreto, la variación
de la concentración de CO2, el más importante de los gases invernadero de la atmósfera. Ya se
ha explicado el papel básico que estos gases tienen como reguladores de la temperatura del
Planeta.12

Los gases invernadero permanecen activos en la atmósfera mucho tiempo, por eso se les
denomina de larga permanencia. Eso significa que los gases que se emiten hoy permanecerán
durante muchas generaciones produciendo el efecto invernadero. Así del CO2 emitido a la
atmósfera: sobre el 50% tardará 30 años en desaparecer, un 30% permanecerá varios siglos y
el 20% restante durará varios millares de años.13

La concentración de CO2 atmosférico se ha incrementado desde la época preindustrial (año


1.750) desde un valor de 280 ppm a 379 ppm en 2005. Se estima que 2/3 de las emisiones
procedían de la quema de combustibles fósiles (petróleo, gas y carbón) mientras un 1/3
procede del cambio en la utilización del suelo (Incluida la deforestación). Del total emitido solo
el 45% permanece en la atmósfera, sobre el 30% es absorbido por los océanos y el restante
25% pasa a la biosfera terrestre. Por tanto no solo la atmósfera está aumentando su
concentración de CO2, también está ocurriendo en los océanos y en la biosfera.13

[editar]Gases de efecto invernadero

Incrementos en la atmósfera de los cinco gases responsables del 97% del efecto invernadero antropogénico en
el periodo 1976-2003.

Forzamiento radiativo entre 1750 y 2005 según estimaciones del IPCC.

Los denominados gases de efecto invernadero o gases invernadero, responsables del efecto
descrito, son:

 Vapor de agua (H2O)


 Dióxido de carbono (CO2 )
 Metano (CH4)
 Óxidos de nitrógeno (N2O)
 Ozono (O3)
 Clorofluorocarbonos (CFC)

Si bien todos ellos (salvo los CFC) son naturales, en tanto que ya existían en la atmósfera
antes de la aparición del hombre, desde laRevolución industrial y debido principalmente al uso
intensivo de los combustibles fósiles en las actividades industriales y el transporte, se han
producido sensibles incrementos en las cantidades de óxido de nitrógeno y dióxido de
carbono emitidas a la atmósfera, con el agravante de que otras actividades humanas, como la
deforestación, han limitado la capacidad regenerativa de la atmósfera para eliminar el dióxido
de carbono, principal responsable del efecto invernadero.

Gases de Efecto Invernadero afectados por actividades humanas

CFC- HFC-
Descripción CO2 CH4 N2O CF4
11 23

270
Concentración pre industrial 280 ppm 700 ppb 0 0 40 ppt
ppb

1.745 314 268


Concentración en 1998 365 ppm 14 ppt 80 ppt
ppb ppb ppt

de 5 a 200 114 45 260 <50.000


Permanencia en la atmósfera 12 años
años años años años años

Fuente: ICCP, Clima 2001, La base científica, Resumen técnico del Informe del Grupo de Trabajo I, p. 3814

[editar]Emisionesantropogénicas de Gases de Efecto


Invernadero (GEI) de larga permanencia
Las actividades humanas generan emisiones de cuatro GEI de larga permanencia: CO2,
metano (CH4), óxido nitroso (N2O) y halocarbonos (gases que contienen flúor, cloro o bromo).

Cada GEI tiene una influencia térmica (forzamiento radiactivo) distinta sobre el sistema
climático mundial por sus diferentes propiedades radiativas y períodos de permanencia en la
atmósfera. Tales influencias se homogenizan en una métrica común tomando como base el
forzamiento radiativo por CO2 (emisiones de CO2-equivalente). Homogenizados todos los
valores, el CO2 es con mucha diferencia el gas invernadero antropógeno de larga permanencia
más importante, representando en 2004 el 77% de las emisiones totales de GEI antropógenos.
Pero el problema no solo es la magnitud sino también las tasas de crecimiento. Entre 1970 y
2004, las emisiones anuales de CO2aumentaron un 80%. Además en los últimos años el
incremento anual se ha disparado: en el reciente periodo 1995-2004, la tasa de crecimiento de
las emisiones de CO2-eq fue de (0,92 GtCO2-eq anuales), más del doble del periodo anterior
1970-1994 (0,43 GtCO2-eq anuales).15

Ya se ha señalado que la concentración de CO2 en la atmósfera ha pasado de un valor de


280 ppm en la época preindustrial a 379 ppm en 2005. El CH4 en la atmósfera ha cambiado de
los 715 ppmm en 1750 (periodo preindustrial) hasta 1732 ppmm en 1990, alcanzando en 2005
las 1774 ppmm. La concentración mundial de N2O en la atmósfera pasó de 270 ppmm en 1750
a 319 ppmm en 2005. Los halocarbonos prácticamente no existían en la época preindustrial y
las concentraciones actuales se deben a la actividad humana.16

Según el Informe Stern que estudió el impacto del cambio climático y el calentamiento
global en la economía mundial, encargado por el gobierno británico y publicado en 2006, la
distribución total mundial de las emisiones de GEI por sectores es: un 24% se debe a la
generación de electricidad, un 14% a la industria, un 14% al transporte, un 8% a los edificios y
un 5% más a actividades relacionadas con la energía. Todo ello supone unas 2/3 partes del
total y corresponde a las emisiones motivadas por el uso de la energía. Aproximadamente el
1/3 restante se distribuye de la siguiente forma: un 18% por el uso del suelo (incluye la
deforestación), un 14% por la agricultura y un 3% por los residuos.17

Entre 1970 y 2004, las mejoras tecnológicas han frenado las emisiones de CO2 por unidad de
energía suministrada. Sin embargo el crecimiento mundial de los ingresos (77%) y el
crecimiento mundial de la población (69%), han originado nuevas formas de consumo y un
incremento de consumidores de energía. Esta es la causa del aumento de las emisiones de
CO2 en el sector de la energía.15

También el Informe Stern señala que desde el año 1.850, Estados Unidos y Europa han
generado el 70% de la emisiones totales de CO2.17
Emisiones de CO2 en el mundo procedentes de combustibles fósiles (1990-2007)

199 199 200 200 200 % Cambio 90-


Descripción
0 5 0 5 7 07

20.9 21.8 23.4 27.1 28.9


CO2 en millones de toneladas 38,0%
80 10 97 47 62

5.25 5.67 6.07 6.38 6.53


Población mundial en millones 25,7%
9 5 2 2 5

CO2 por cápita en toneladas 3,99 3,84 3,87 4,20 4,38 9,8%

Fuente: Agencia Internacional de la Energía18

[editar]Historia
del conocimiento científico del Efecto
Invernadero

John Tyndall descubrió que el CO2, el metano y el vapor de agua bloquean la radiación infrarroja(1859).
Arrhenius calculó que duplicar el CO2 de la atmósfera subiría la temperatura 5-6 °C (1896).

Fue alrededor de 1975-1980 cuando los científicos comenzaron a tener suficientes evidencias
del efecto que los GEI estaban ocasionando al clima. Disponían de herramientas,
conocimientos y técnicas suficientes para iniciar el estudio en profundidad del complejo sistema
climático: satélites para observar la Tierra, redes mundiales de toma de temperaturas, vientos,
precipitaciones y corrientes, así como ordenadores de gran potencia para desarrollar modelos
climáticos. Entonces los científicos vislumbraron un posible cambio climático de dramáticas
consecuencias. La opinión pública comenzó a conocer el problema alertada por los grupos
ecologistas, los gobiernos se plantearon el problema e iniciaron acuerdos internacionales
empujados por los resultados cada vez más inquietantes que los científicos iban
desarrollando.19

El desarrollo del conocimiento de los GEI y del cambio climático ha seguido un largo camino de
evolución científica que se resume a continuación:19

 En 1824 Joseph Fourier consideró que la Tierra se mantenía templada porque la


atmósfera retiene el calor como si estuviera bajo un cristal. Él fue el primero en emplear la
analogía del invernadero.
 En 1859 John Tyndall descubrió que el CO2, el metano y el vapor de agua bloquean la
radiación infrarroja.
 Svante Arrhenius, Premio Nobel de Química, en 1896 calculó como el CO2 intercepta
en la atmósfera la radiación infrarroja y concluyó que la duplicación de la cantidad de este
gas en la atmósfera subiría la temperatura media del planeta entre 5-6 °C. También
determinó que en un planeta más caliente habría mayor evaporación del agua del océano
que incrementaría la concentración de vapor de agua en la atmósfera que a su vez
bloquearía más energía infrarroja aumentando el efecto invernadero. Por contra también
vio que habría más nubes y que por el efecto albedo reflejarían más rayos solares lo que
enfriaría el planeta. Estas retroalimentaciones, aún hoy con las potentes herramientas de
procesamiento, son difíciles de manejar.
 Guy Stewart identificó en 1938 que el incremento del 10% del CO2 en la atmósfera,
observado desde 1890 a 1938 (años de revolución industrial basada en la combustión del
carbón) podría estar relacionado con la tendencia al calentamiento observado en el mismo
período.
 En 1958 Charles Keeling empezó a medir de forma precisa las concentraciones de
CO2 en la atmósfera. Gracias a los nuevos instrumentos de medida en solo dos años tomó
suficientes medidas que mostraban el aumento continuado del CO2 en el aire. En 1960
presentó la curva Keeling.
 El primer modelo estadístico de evolución del clima fue desarrollado en 1972
por Klauss Hasselmannn del Instituto Max Planck.

[editar]Calentamiento global y cambio climático producido por


los GEI
Artículo principal: Calentamiento global

El cambio climático está cambiando el planeta y los humanos contribuimos diariamente a


incrementarlo. En los 100 años últimos la temperatura media global del planeta ha aumentado
0,7 °C, siendo desde 1975 el incremento de temperatura por década de unos 0,15 °C . En lo
que resta de siglo, según el IPCC, la temperatura media mundial aumentará en 2-3 °C . Este
aumento de temperatura supondrá para el planeta el mayor cambio climático en los últimos
10.000 años y será difícil para las personas y los ecosistemas adaptarse a este cambio
brusco.20

En los 400.000 años anteriores, según conocemos por los registros de núcleos de hielo, los
cambios de temperatura se produjeron principalmente por cambios de la órbita de la Tierra
alrededor del Sol. En el tiempo actual, los cambios de temperatura se están originando por los
cambios en el dióxido de carbono de la atmósfera. En los últimos 100 años, las
concentraciones atmosféricas de CO2 han aumentado en un 30% debido a la combustión
antropogénica de los combustibles fósiles. El aumento constante del CO2 atmosférico ha sido
el responsable de la mayor parte del calentamiento. Este calentamiento no puede ser explicado
por causas naturales: las mediciones de los satélites no muestran variaciones de entidad en la
energía procedente del Sol en los últimos 30 años; las tres grandes erupciones volcánicas
producidas en 1963, 1982 y 1991 han generado aerosoles que reflejaban la energía solar, lo
cual produjo cortos periodos de enfriamiento.20
En la Tierra a partir del año 1950 se dispararon las emisiones debidas a la combustión de combustibles fósiles,
tanto las de petróleo como las de carbón y gas natural.

El calentamiento atmosférico actual es inevitable, estando producido por las emisiones de


gases invernadero pasadas y actuales. 150 años de industrialización y de emisiones han
modificado el clima y continuará repercutiendo en el mismo durante varios cientos de años, aun
en la hipótesis de que se redujeran las emisiones de gases de efecto invernadero y se
estabilizara su concentración en la atmósfera.21 El IPCC en su informe de 2007 manifiesta: Hay
un alto nivel de coincidencia y abundante evidencia respecto a que con las políticas actuales
de mitigación de los efectos del cambio climático y con las prácticas de desarrollo sostenible
que aquellas conllevan, las emisiones mundiales de GEI seguirán aumentando en los próximos
decenios.22 Una de las estimaciones de futuro de la Agencia Internacional de la Energía en un
informe de 2.009 pasa de 4 t de emisión de CO2 por persona en 1990, a 4,5 t en 2.020 y a 4,9 t
en 2.030. Esto significaría que el CO2 emitido y acumulado desde 1890, pasaría de 778 Gt en
1990, a 1.608 Gt en 2.020 y a 1.984 Gt en 2.030.23

Las consecuencias del cambio climático provocado por las emisiones de GEI se estudian en
modelos de proyecciones realizados por varios institutos meteorológicos. Algunas de las
consecuencias recopiladas por el IPCC son las siguientes:24

 En los próximos veinte años las proyecciones señalan un calentamiento de 0,2 °C por
decenio.
 Las proyecciones muestran la contracción de la superficie de hielos y de nieve. En
algunas proyecciones los hielos de la región ártica prácticamente desaparecerán a finales
del presente siglo. Esta contracción del manto de hielo producirá un aumento del nivel del
mar de hasta 4–6 m.
 Habrá impactos en los ecosistemas de tundra, bosques boreales y regiones
montañosas por su sensibilidad al incremento de temperatura; en los ecosistemas de tipo
Mediterráneo por la disminución de lluvias; en aquellos bosques pluviales tropicales donde
se reduzca la precipitación; en los ecositemas costeros como manglares y marismas por
diversos factores.
 Disminuirán los recursos hídricos de regiones secas de latitudes medias y en los
trópicos secos debido a las menores precipitaciones de lluvia y la disminución de la
evapotranspiración, y también en áreas surtidas por la nieve y el deshielo.
 Se verá afectada la agricultura en latitudes medias, debido a la disminución de agua.
 La emisión de carbono antropógeno desde 1750 está acidificando el océano, cuyo pH
ha disminuido 0,1. Las proyecciones estiman una reducción del pH del océano entre 0,14 y
0,35 en este siglo. Esta acidificación progresiva de los océanos tendrá efectos negativos
sobre los organismos marinos que producen caparazón.
Para John Theodore Houghton, fundador del Centro Hadley y copresidente del grupo de
evaluación científica del IPCC en sus primeros tres informes, está admitido que se producirá un
daño generalizado por el aumento del nivel del mar y olas de calor, por inundaciones y sequías
más frecuentes e intensas. El cambio climático antropogénico afectará seriamente a las
próximas generaciones y a los ecosistemas mundiales. Su incidencia podría limitarse
significativamente si se emprendiera una acción conjunta mundialde reducción de emisiones .
Sería aconsejable mantener el incremento de la temperatura global solo en 2 °C por encima de
la temperatura del periodo preindustrial, para ello la concentración de CO2 no debería superar
las 450 ppm (hoy sobre 390 ppm). Esto implica que en 2050 las emisiones mundiales de CO2
deben reducirse al 50% del nivel de 1990 (actualmente están 15% por encima de ese nivel). En
las dos próximas décadas también debería interrumpirse la deforestación tropical, responsable
del 20% de las emisiones de gases de tipo invernadero.25

Para Nicholas Stern, ex jefe del Servicio Económico del Gobierno del Reino Unido y ex
economista jefe del Banco Mundial, para no superar 450 ppm de concentración atmosférica de
CO2, se requerirá una reducción de las emisiones mundiales anuales de unas 50
gigatoneladas de CO2 equivalente en la actualidad a 35 gigatoneladas en 2030 y a 20
gigatoneladas en 2050. Para comprender el nivel del esfuerzo que se requiere, en la
actualidad, las emisiones anuales por habitante son 12 toneladas en la Unión Europea, 23
toneladas en los Estados Unidos, 6 toneladas en China y 1,7 toneladas en la India. En 2050 la
población mundial se estima será de 9.000 millones, y las emisiones anuales por habitante se
deberían reducir a dos toneladas de CO2 equivalente de media, para que el total anual mundial
sea de 20 gigatoneladas. Aunque la industrialización de los países desarrollados desde el siglo
XIX es la causante de los niveles actuales de GEI, son los países en desarrollo los más
vulnerables a las consecuencias del cambio climático. Los países ricos deben apoyar
financieramente a los países en desarrollo para que ejecuten planes de crecimiento económico
con poco carbono y frenar la deforestación en sus países. Según los últimos cálculos el mundo
en desarrollo para ajustarse al cambio climático precisa de los países ricos anualmente
100.000 millones de dólares para la adaptación y otros 100.000 millones para la mitigación de
aquí al 2020.26

Fatih Birol, economista jefe de la Agencia Internacional de Energía, señala la importancia de los
países emergentes, pues con las políticas actuales, las estimaciones de la Agencia
Internacional de Energía proyectan un crecimiento anual de la demanda de energía primaria
global del 1,6% mundial hasta 2030, de 11.730 millones de toneladas equivalentes de petróleo
(Mtep) a 17.010 Mtep (un incremento del 45% en apenas 20 años). China e India requerirán la
mitad de este incremento, y los países no miembros de la OCDE en conjunto supondrán el 87%
del incremento del CO2, pasando su demanda total de energía mundial del 51% en la
actualidad a suponer el 62% del total en 2030. También para él, es imprescindible una
importante transformaciónen del sector energético. Hasta ahora la larga vida útil de gran parte
de sus infraestructuras causa una lenta sustitución de sus equipos, lo que motiva que el empleo
de tecnologías eficientes se demore. Los sectores público y privado deben aceptar la
necesidad de inversiones adicionales y el retiro temprano de instalaciones inadecuadas, para
acelerar el proceso y reducir las emisiones, especialmente en centrales de energía y en
equipos. Los gobiernos deben dirigir esta transformación y orientar el consumo mediante
medidas claras de tarificación, incluida la tarificación por emisiones de carbono. La energía
renovable desempeñará un papel importante. Se calcula que la generación global de
electricidad basada en energías renovables se duplicará entre 2006 y 2030.27

[editar]Cooperacióninternacional sobre las emisiones de GEI


antropogénicas
[editar]Grupo Intergubernamental sobre el Cambio Climático
Artículo principal: Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático

El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, conocido también


por Panel Intergubernamental del Cambio Climático o más resumidamente por las
siglas IPCC(Intergovernmental Panel on Climate Change), fue establecido en el año 1988 por
la Organización Meteorológica Mundial (WMO, World Meteorological Organization) y
el Programa Ambiental de las Naciones Unidas (UNEP, United Nations Environment
Programme). El objetivo es asesorar a los gobiernos sobre los problemas climáticos y recopilar
las investigaciones científicas conocidas en unos informes periódicos de evaluación.28 Estos
informes de evaluación constan de varios volúmenes, y proporcionan todo tipo de información
científica, técnica y socio-económica sobre el cambio climático, sus causas, sus posibles
efectos, y las medidas de respuesta correspondientes.

El Primer informe de evaluación del IPCC se publicó en 1990, y confirmó los elementos
científicos que suscitaba preocupación acerca del cambio climático. A raíz de ello, la Asamblea
General de las Naciones Unidas decidió preparar la Convención Marco sobre el Cambio
Climático.Posteriormente el IPCC ha producido otros tres informes de evaluación en 1.995,
2.001 y 2.007.

El Tercer informe de evaluación de 2001 expresaba una mayor comprensión de las causas y
consecuencias del calentamiento mundial. Presentaba para finales del siglo XXI un
calentamiento mundial de entre 1,4 y 5,8 °C que influiría en las pautas meteorológicas, los
recursos hídricos, el ciclo de las estaciones, los ecosistemas, así como episodios climáticos
extremos.14

El cuarto, denominado Cambio climático 2.007, reúne los últimos conocimientos de una amplia
comunidad científica siendo realizado por más de 500 autores principales´, 2.000 revisores
expertos y examinado por delegados de más de 100 países. Se incluyen algunas de las
principales conclusiones de este informe:
1.-El calentamiento del sistema climático es inequívoco, como evidencian ya los aumentos

observados del promedio mundial de la temperatura del aire y del océano, el deshielo

generalizado de nieves y hielos, y el aumento del promedio mundial del nivel del mar.

2.-Observaciones efectuadas en todos los continentes y en la mayoría de los océanos

evidencian que numerosos sistemas naturales están siendo afectados por cambios del clima

regional, particularmente por un aumento de la temperatura.

3.-Las emisiones mundiales de GEI por efecto de actividades humanas han aumentado, desde la

era preindustrial, en un 70% entre 1970 y 2004.

4.-Las concentraciones atmosféricas mundiales de CO2, metano (CH4) y óxido nitroso (N2O)

han aumentado notablemente por efecto de las actividades humanas desde 1750, y son

actualmente muy superiores a los valores preindustriales, determinados a partir de núcleos de

hielo que abarcan muchos milenios.

5.-Hay un alto nivel de coincidencia y abundante evidencia respecto a que con las políticas

actuales de mitigación de los efectos del cambio climático y con las prácticas de desarrollo

sostenible que aquellas conllevan, las emisiones mundiales de GEI seguirán aumentando en los

próximos decenios.

IPCC: Cambio climático 2007 - Informe de síntesis


[editar]Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio
Climático
Artículo principal: Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático

El tratado internacional Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio


Climático se firmó en 1992 y los países firmantes debían comenzar a considerar como
reducir las emisiones de GEI y el calentamiento atmosférico.28 Los países firmantes
acordaron el siguiente objetivo:

El objetivo último de la presente Convención... es lograr... la estabilización de las

concentraciones de gases de efecto invernadero en la atmósfera a un nivel que impida

interferencias antropógenas peligrosas en el sistema climático. Ese nivel debería lograrse en un

plazo suficiente para permitir que los ecosistemas se adapten naturalmente al cambio climático,

asegurar que la producción de alimentos no se vea amenazada y permitir que el desarrollo

económico prosiga de manera sostenible.

Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático: Artículo 229

En la Convención se solicitó a los países el establecimiento de inventarios precisos y


periódicamente actualizados de las emisiones de gases de efecto invernadero. La
Convención reconocía que lo elaborado solo era un documento marco, es decir, un
texto que debía perfeccionarse y desarrollarse en el futuro orientando eficazmente
los esfuerzos frente al calentamiento atmosférico. En este sentido la primera adición
al tratado fue el Protocolo de Kyoto que se aprobó en 1997.28

[editar]Protocolo de Kioto
Mayores emisores de CO2 procedente de combustibles fósiles

CO2 en millones de toneladas


CO2 per cápita en
País % de cambio 90-07
2007
1990 2007

Países comprometidos en Kioto (AnexoI)

Federación de Rusia 2.180 1.587 -27,2 11,2

Japón 1.065 1.236 +16,1 9,7

Alemania 950 798 -16,0 9,7

Canadá 432 573 +32,5 17,4

Reino Unido 553 523 -5,4 8,6

Francia 352 369 +4,9 5,8

Italia 398 438 +10,0 7,4

Australia 260 396 +52,5 18,8

Ucrania 688 314 -54,5 6,8

España 206 345 +67,5 7,7

Polonia 344 305 -11,4 8,0

Países sin compromiso en Kioto

China 2.244 6.071 +170,6 4,6

Estados Unidos 4.863 5.769 +18,6 19,1

India 589 1.324 +124,7 1,2

Corea del Sur 229 489 +113,1 10,1

Irán 175 466 +165,8 6,6

México 293 438 +49,5 4,1

Indonesia 140 377 169,0 1,7

Arabia Saudita 161 358 +121,7 14,8

Brasil 193 347 +79,8 1,8

Sudáfrica 255 346 +35,8 7,3

Fuente: Agencia Internacional de la Energía18

Artículo principal: Protocolo de Kioto sobre el cambio climático

El Protocolo de Kyoto de 1997 fue una extensión de la Convención. Los países


industrializados se comprometieron a reducir sus emisiones de gases de efecto
invernadero. El objetivo es un recorte conjunto de las emisiones de gases de efecto
invernadero de al menos el 5% con respecto a los niveles de 1990 en el periodo de
compromiso de 2008-2012. Las negociaciones fueron arduas y en 1997 se terminó
un proceso que se había iniciado dos años y medio antes. El compromiso de
reducción de emisiones lo adoptaron solo los países incluidos en el anexo I del
protocolo, debiendo así mismo cada país ratificarlo para que el compriso fuese
vinculante.30

Las emisiones que se acordaron limitar en los siguientes Gases Invernadero:


Dióxido de carbono (CO2), Metano (CH4), Óxido nitroso (N2O), Hexafluoruro de
azufre (SF6), así como dos grupos de gases Hidrofluorocarbonos (HFC) y
Perfluorocarbonos (PFC). Estos gases deben limitarse en los siguientes sectores:
energía; procesos industriales, disolventes y otros productos; agricultura, cambio de
uso de la tierra y silvicultura; y desechos.31

Para que el Protocolo entrase en vigor debía ser ratificado por países incluidos en el
anexo I que representaran al menos el 55% del total de emisiones de 1990 incluidas
en el mencionado anexo. Con la ratificación de Rusia en 2004 se llegó al 55% y el
Protocolo de Kyoto entró en vigor.31

Actualmente lo han firmado 184 partes, 183 países y la Unión Europea, y todos lo
han ratificado salvo dos: Estados Unidos y Kazakhstan.32
Emisiones de CO2 en el mundo procedentes de combustibles fósiles (en millones toneladas)

199 200 % Cambio 90-


Descripción
0 7 07

8.79 8.16
Total Países comprometidos en Kioto (AnexoI) -7,2%
2 2

11.5 17.7
Total Países sin compromiso en Kioto 70,8%
78 78

Marina 357 610 71,1%

Aviación 254 412 62,3%

20.9 28.9
Total mundial 38,0%
80 62

Fuente: Agencia Internacional de la Energía18

[editar]Países industrializados: acuerdo de limitación de emisiones


GEI

Los países que engloban el anexo I son los países industrializados que pertenecen a
la Organización de Cooperación y Desarrollo Económicos (OCDE) más algunos
países con economías en transición, como la Federación de Rusia, países Bálticos y
varios países de Europa central y oriental.

Cada país adquiriró un compromiso individual de reducción de emisiones (-x%) o se


puso un límite superior (+x%) con respecto a las emisiones que tenía en 1990. Los
compromisos adquiridos son los siguientes: Estados Unidos (-7%), Federación de
Rusia (0%), Japón (-6%), Canadá (-6%), Australia (+8%), Ucrania (0%), Polonia (-
6%), Bulgaria (-8%), Croacia (-5%), Eslovaquia (-8%), Eslovenia (-8%), Estonia (-
8%), Hungría (-6%), Islandia (+10%), Letonia (-8%), Liechtenstein (-8%), Lituania (-
8%), Mónaco (-8%), Noruega (+1%), Nueva Zelanda (0%), República Checa (-8%),
Rumania (-8%) y Suiza ( -8%).33

La Unión Europea firmó un compromiso conjunto y único en nombre de de todos sus


países de reducir sus emisiones totales durante el periodo 2008-2012 en un 8%
respecto de las de 1990. No obstante, la Unión Europea, internamente, ha realizado
un reparto a cada país otorgando un límite distinto en función de diversas variables
económicas y medioambientales según el principio de «reparto de la carga». Se
acordó de la siguiente manera: Alemania (-21%), Austria (-13%), Bélgica (-7,5%),
Dinamarca (-21%), Italia (-6,5%), Luxemburgo (-28%), Países Bajos (-6%), Reino
Unido (-12,5%), Finlandia (0,0%), Francia (0,0%), España (+15%), Grecia (+25%),
Irlanda (+13%), Portugal (+27%) y Suecia (+4%).33

Solamente estos países están obligados a adoptar políticas que limiten sus
emisiones de gases de efecto invernadero a lo acordado respecto a los niveles de
1990. Cada país comunica periódicamente sus inventarios nacionales de emisiones
de GEI que son supervisados y examinados al objeto de cumplir de los objetivos
fijados. En el cuadro adjunto se presenta la evolución de los inventarios nacionales
de emisiones de GEI de los principales países emisores del Anexo I entre 1990 y
2006.
[editar]Estados Unidos: sin ratificar el Protocolo

Estados Unidos no ha ratificado en Protocolo.32 Las emisiones de CO2 de Estados


Unidos en 2005 representaron el 25% de las emisiones totales en el mundo.34
[editar]Países en vías de desarrollo: sin restricciones de emisiones
GEI

Los países en vías de desarrollo (los que no están incluidos en el anexo I del
Protocolo), entre los que se encuentran China y la India, no están sujetos a
restricciones de emisiones GEI. Los motivos son dos. Por un lado las emisiones
históricas que están provocando el calentamiento actual las originaron en el pasado
los países desarrollados. Por otro lado si se limitaran las emisiones de los países en
vías de desarrollo no se permitiría su progresión. Así se señalaba y reconocía en el
inicio del Tratado de la Convención:Tomando nota de que, tanto históricamente
como en la actualidad, la mayor parte de las emisiones de gases de efecto
invernadero del mundo han tenido su origen en los países desarrollados, que las
emisiones per cápita en los países en desarrollo son todavía relativamente
reducidas y que la proporción del total de emisiones originada en esos países
aumentará para permitirles satisfacer a sus necesidades sociales y de
desarrollo.29 En virtud de ello China y la India que han ratificado el Protocolo de
Kyoto no se incluyen en el anexo I y no están obligadas a reducir sus
emisiones.32 Las emisiones de CO2 de China y la India en 2005 suponían el 19% y el
4,1% de las emisiones totales en el mundo.34

Los países no incluidos en el anexo I no deben presentar un inventario anual de


emisiones de gases de efecto invernadero y tampoco se les somete a examen. En
enero de 2007 eran 132 los países que habían presentado su inventario nacional
inicial correspondiente al año 1994.

[editar]La
Conferencia de Cambio Climático de Copenhague
en diciembre de 2009
Artículo principal: Conferencia sobre el Cambio Climático de la ONU 2009

Para la cumbre sobre el clima de Copenhague en diciembre de 2009, la ONU


convocó a 192 países para acordar un límite a las emisiones de gases de efecto
invernadero para el periodo entre 2012 y 2020. Este periodo de compromiso debía
suceder al perido 2008-2012, acordado en el protocolo de Kyoto.35

Anteriormente nn septiembre de 2009, casi un centenar de jefes de Estado y de


Gobierno participaron en la 64ª Asamblea General de las Naciones Unidas dedicada
al cambio climático que sirvió de preparación de la conferencia
Copenhague.36 35 Esta 64ª Asamblea General de las Naciones Unidas sirvió para
conocer la posición en la negociación de Copenhague de las países que son
grandes emisores de GEI y que todavía no están comprometidos con un programa
de limitación de emisiones. Estos países representan más del 50% de las emisiones
totales:

El presidente de EEUU, Barack Obama, en su discurso del 22 de septiembre


de 2009 en la Cumbre sobre Cambio Climático en la ONU, señaló que la
amenaza del cambio climático es seria, es urgente y está aumentando...todos
los pueblos –nuestra prosperidad, nuestra salud, nuestra seguridad– están en
peligro. Y se nos está acabando el tiempo para revertir esta tendencia...durante
demasiados años, la humanidad se ha demorado para responder o incluso
reconocer la magnitud de la amenaza del clima...los países desarrollados que
han causado tanto daño en nuestro clima durante el último siglo tienen la
responsabilidad de ser líderes...Pero esos países en desarrollo y de rápido
crecimiento que producirán casi todo el aumento en las emisiones mundiales de
carbono en las próximas décadas también deben poner de su parte... será
necesario que se comprometan a medidas internas enérgicas y a cumplir con
dichos compromisos, de igual manera que los países desarrollados deben
cumplir.37
El presidente de China, Hu Jintao, anunció en la cumbre de la ONU sobre
cambio climático, que su país intentará la reducción de emisiones de CO2 por
unidad de PIB para 2020 con respecto al nivel de 2005 y el desarrollo de energía
renovable y nuclear alcanzando un 15% de energía basada en combustibles no
fósiles.38

La conferencia se desarrolló en diciembre de 2009. Un primer borrador del acuerdo


que se dio a conocer y que no se aprobó posteriormente, planteaba que las
emisiones de CO2 en el año 2050 deben reducirse en todo el mundo a la mitad de
los niveles existentes en 1990 y pretendía que se fijase un valor intermedio a cumplir
en 2020.39

Los países del G8 ya acordaron entre ellos en julio del 2009 limitar el aumento de la
temperatura a 2 °C respecto a los niveles preindustriales. Sin embargo a inicitiava de
los pequeños países insulares, que peligran si se produjera un aumento
generalizado del nivel del mar por un deshielo masivo de los polos, un centenar de
naciones en desarrollo solicitaron que el límite se estableciera en 1,5º.40

En la primera semana de la cumbre se produjeron duras manifestaciones cruzadas


entre los dos principales emisores mundiales de CO2, China y EE.UU. El segundo
día, China dijo que los recortes de emisiones para el 2020 ofrecidos por EEUU, la
UE y Japón eran insuficientes y que era fundamental tanto el objetivo de EE.UU.
sobre reducción de emisiones como el apoyo fianciero de EE.UU. a las naciones en
desarrollo.41 Todd Stern, el principal negociador estadounidense, señaló en el tercer
día que China estaba aumentando sus emisiones de forma espectacular y que
China no podía quedarse al margen del acuerdo y que el objetivo de EE.UU. era una
reducción de 17% en 2020 respecto al nivel de 2005 (según denunciaron los chinos
equivale a una reducción de un 1% sobre el nivel de 1990). Stern hizo un
llamamiento a la ONU para recaudar 10 billones de dólares para financiar en el
periodo 2010-2012 la adaptación a corto plazo en los países vulnerables.42

El acuerdo final se gestó entre cuatro grandes países emergentes y EE.UU en una
reunión convocada por el primer ministro chino Wen Jiabao en la que participaron
los presidentes de India, Brasil y Sudáfrica, incorporándose después el presidente
de EE.UU. La delegación india propuso un tratado no vinculante que siguiera el
modelo de la Organización Mundial del Comercio donde cada país declarará sus
emisiones. Después de llegar al acuerdo a puerta cerrada, Barack Obama lo
comunicó a la UE, que lo aceptó. El texto tenía solo tres folios e incluía de forma
orientativa la reducción de emisiones que cadas país había presentado a la cumbre.
Las reducciones definitivas debían presentarse el 1 de febrero de 2010. El pacto no
incluía la verificación de emisiones que rechazaba China. La verificación se limitaba
a un sistema "internacional de análisis y consultas" por definir. Obama dijo que el
sistema de consultas por definir "dirá mucho de lo que hace falta saber" y que
"actualmente ya podemos saber mucho de lo que ocurre en un país con imágenes
de satélite".43

El acuerdo mantiene el objetivo de que la temperatura global no suba más de dos


grados centígrados. Sobre cuando las emisiones deberán alcanzar su máximo solo
se dice que "lo antes posible" y no establecen objetivos para 2050.43

Este acuerdo no fue aceptado por unanimidad en la Convención pues lo rechazaron


algunos países como Cuba, Bolivia y Nicaragua. Por ello los delegados del pleno de
la Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático renunciaron a votarlo y acordaron
una fórmula de "tomar conocimiento" del documento.44

[editar]La
Conferencia de Cambio Climático de Cancún en
diciembre de 2010
Artículo principal: XVI Conferencia sobre Cambio Climático

Se consiguió un acuerdo que incluye a 193 países entre ellos Japón , EE UU y


China que inicialmente tenían criterios muy diferentes. Solamente un pais, Bolivia,
se ha opuesto a este acuerdo.45

El pacto alcanzado aplaza para 2011 la decisión fundamental de si un nuevo


acuerdo sustituirá al Protocolo de Kioto, cuya vigencia termina en 2012, reconoce
los compromisos voluntarios de reducción de emisiones de GEI que los países
enviaron a la ONU después de la Cumbre de Copenhague, además se ha llegado a
un acuerdo para reducir la deforestación.45

La prolongación de los acuerdos de limitación de emisiones de GEI después de


2012 cuando termina la vigencia del Protocolo de Kioto, quedó condicionada como
pedió Japón, al avance de la negociación con EE UU y China que actualmente no
están sujetos a limitaciones de emisiones. EE UU ha aceptado la forma de controlar
la reducción de emisiones a China: se realizarán consultas internacionales pero no
serán ni intrusivas y respetarán la soberanía nacional.45

El acuerdo reconoce la gravedad del calentamiento global y pide limitar el


calentamiento a dos grados centígrados mencionando que una futura negociación
podría limitarlo a 1,5 grados según solicitaban los pequeños estados isleños del
Pacífico.45

En el Plenario de la Conferencia, Maldivas, uno de los pequeños estados isla,


afirmaba que el texto aprobado era muy equilibrado e incluye todo lo que pedimos
de una forma o de otra. Igualmente Leshoto, representando al grupo de los países
menos desarrollados, entendía que se había hecho un buen trabajo en equilibrar el
documento y creía que era una buena base para seguir trabajando. Yemen, en
nombre del G-77, elogió el trabajo muy destacado de la presidencia de la
conferencia, México, por su labor de puente entre países ricos y pobres y por su
esfuerzo de transparencia.46
Introducción

Imagen proporcionada por el telescopioHubble del espacio lejano, cuando el universo era más caliente y más
concentrado de acuerdo con la teoría del Big Bang.

Curiosamente, la expresión Big Bang proviene -a su pesar- del astrofísico inglés Fred Hoyle,
uno de los detractores de esta teoría y, a su vez, uno de los principales defensores de la teoría
del estado estacionario, quien en 1949, durante una intervención en la BBC dijo, para mofarse,
que el modelo descrito era sólo un big bang (gran explosión). No obstante, hay que tener en
cuenta que en el inicio del Universo ni hubo explosión ni fue grande, pues en rigor surgió de
una «singularidad» infinitamente pequeña, seguida de la expansión del propio espacio.1

La idea central del Big Bang es que la teoría de la relatividad general puede combinarse con las
observaciones de isotropía y homogeneidada gran escala de la distribución de galaxias y los
cambios de posición entre ellas, permitiendo extrapolar las condiciones del Universo antes o
después en el tiempo.

Una consecuencia de todos los modelos de Big Bang es que, en el pasado, el Universo tenía
una temperatura más alta y mayor densidad y, por tanto, las condiciones del Universo actual
son muy diferentes de las condiciones del Universo pasado. A partir de este modelo, George
Gamow en 1948 pudo predecir que debería de haber evidencias de un fenómeno que más
tarde sería bautizado como radiación de fondo de microondas

Breve historia de su génesis y desarrollo


Para llegar al modelo del Big Bang, muchos científicos, con diversos estudios, han ido
construyendo el camino que lleva a la génesis de esta explicación. Los trabajos de Alexander
Friedman, del año 1922, y de Georges Lemaître, de 1927, utilizaron la teoría de la relatividad
para demostrar que el universo estaba en movimiento constante. Poco después, en 1929, el
astrónomo estadounidense Edwin Hubble(1889-1953) descubrió galaxias más allá de la Vía
Láctea que se alejaban de nosotros, como si el Universo se expandiera constantemente.
En 1948, el físico ucraniano nacionalizado estadounidense, George Gamow (1904-1968),
planteó que el universo se creó a partir de una gran explosión (Big Bang). Recientemente,
ingenios espaciales puestos en órbita (COBE) han conseguido "oír" los vestigios de esta
gigantesca explosión primigenia.

De acuerdo con la teoría, un universo homogéneo e isótropo lleno de materia ordinaria, podría
expandirse indefinidamente o frenar su expansión lentamente, hasta producirse una
contracción universal. El fin de esa contracción se conoce con un término contrario al Big Bang:
el Big Crunch o 'Gran Colapso' o un Big Rip o 'Gran desgarro . Si el Universo se encuentra en
un punto crítico, puede mantenerse estable ad eternum. Muy recientemente se ha comprobado
que actualmente existe una expansión acelerada del universo hecho no previsto originalmente
en la teoría y que ha llevado a la introducción de la hipótesis adicional de la energía
oscura (este tipo de materia tendría propiedades especiales que permitirían comportar la
aceleración de la expansión).

La teoría del Big Bang se desarrolló a partir de observaciones y avances teóricos. Por medio de
observaciones, en la década de 1910, el astrónomo estadounidense Vesto Slipher y, después
de él, Carl Wilhelm Wirtz, de Estrasburgo, determinaron que la mayor parte de las nebulosas
espirales se alejan de la Tierra; pero no llegaron a darse cuenta de las implicaciones
cosmológicas de esta observación, ni tampoco del hecho de que las supuestas nebulosas eran
en realidad galaxias exteriores a nuestra Vía Láctea.

Además, la teoría de Albert Einstein sobre la relatividad general (segunda década del siglo XX)
no admite soluciones estáticas (es decir, el Universo debe estar en expansión o en
contracción), resultado que él mismo consideró equivocado, y trató de corregirlo agregando
la constante cosmológica. El primero en aplicar formalmente la relatividad a la cosmología, sin
considerar la constante cosmológica, fue Alexander Friedman, cuyas ecuaciones describen
el Universo Friedman-Lemaître-Robertson-Walker, que puede expandirse o contraerse.

Entre 1927 y 1930, el padre jesuita belga Georges Lemaître obtuvo independientemente las
ecuaciones Friedman-Lemaître-Robertson-Walker y propuso, sobre la base de la recesión de
las nebulosas espirales, que el Universo se inició con la explosión de un átomo primigenio, lo
que más tarde se denominó "Big Bang".

En 1929, Edwin Hubble realizó observaciones que sirvieron de fundamento para comprobar
la teoría de Lemaître. Hubble probó que las nebulosas espirales son galaxias y midió sus
distancias observando las estrellas variables cefeidas en galaxias distantes. Descubrió que
las galaxias se alejan unas de otras a velocidades (relativas a la Tierra) directamente
proporcionales a su distancia. Este hecho se conoce ahora como la ley de
Hubble (véase Edwin Hubble: Marinero de las nebulosas, texto escrito por Edward
Christianson).
Según el principio cosmológico, el alejamiento de las galaxias sugería que el Universo está en
expansión. Esta idea originó dos hipótesis opuestas. La primera era la teoría Big Bang de
Lemaître, apoyada y desarrollada por George Gamow. La segunda posibilidad era el modelo de
la teoría del estado estacionario de Fred Hoyle, según la cual se genera nueva materiamientras
las galaxias se alejan entre sí. En este modelo, el Universo es básicamente el mismo en un
momento dado en el tiempo. Durante muchos años hubo un número de adeptos similar para
cada teoría.

Con el pasar de los años, las evidencias observacionales apoyaron la idea de que
el Universo evolucionó a partir de un estado denso y caliente. Desde el descubrimiento de
la radiación de fondo de microondas, en 1965, ésta ha sido considerada la mejor teoría para
explicar el origen y evolución del cosmos. Antes de finales de los años sesenta,
muchos cosmólogospensaban que la singularidad infinitamente densa del tiempo inicial en el
modelo cosmológico de Friedman era una sobreidealización, y que el Universo se contraería
antes de empezar a expandirse nuevamente. Ésta es la teoría de Richard Tolman de
un Universo oscilante. En los años 1960, Stephen Hawking y otros demostraron que esta idea
no era factible, y que la singularidad es un componente esencial de la gravedad de Einstein.
Esto llevó a la mayoría de los cosmólogos a aceptar la teoría del Big Bang, según la cual
el Universo que observamos se inició hace un tiempo finito.

Prácticamente todos los trabajos teóricos actuales en cosmología tratan de ampliar o concretar
aspectos de la teoría del Big Bang. Gran parte del trabajo actual en cosmología trata de
entender cómo se formaron las galaxias en el contexto del Big Bang, comprender lo que allí
ocurrió y cotejar nuevas observaciones con la teoría fundamental.

A finales de los años 1990 y principios del siglo XXI, se lograron grandes avances en la
cosmología del Big Bang como resultado de importantes adelantos en telescopía, en
combinación con grandes cantidades de datos satelitales de COBE, el telescopio espacial
Hubble y WMAP. Estos datos han permitido a los cosmólogos calcular muchos de los
parámetros del Big Bang hasta un nuevo nivel de precisión, y han conducido al descubrimiento
inesperado de que el Universo está en aceleración.

Visión general
Descripción del Big Bang
El Universo ilustrado en tres dimensiones espaciales y una dimensión temporal.

Michio Kaku ha señalado cierta paradoja en la denominación big bang (gran explosión): en
cierto modo no puede haber sido grande ya que se produjo exactamente antes del surgimiento
del espacio-tiempo, habría sido el mismo big bang lo que habría generado
las dimensiones desde una singularidad; tampoco es exactamente una explosión en el sentido
propio del término ya que no se propagó fuera de sí mismo.

Basándose en medidas de la expansión del Universo utilizando observaciones de


las supernovas tipo 1a, en función de la variación de la temperatura en diferentes escalas en la
radiación de fondo de microondas y en función de lacorrelación de las galaxias, la edad del
Universo es de aproximadamente 13,7 ± 0,2 miles de millones de años. Es notable el hecho de
que tres mediciones independientes sean consistentes, por lo que se consideran una fuerte
evidencia del llamado modelo de concordancia que describe la naturaleza detallada del
Universo.

El universo en sus primeros momentos estaba lleno homogénea e isótropamente de


una energía muy densa y tenía una temperatura y presión concomitantes. Se expandió y se
enfrió, experimentando cambios de fase análogos a lacondensación del vapor o a la
congelación del agua, pero relacionados con las partículas elementales.

Aproximadamente 10-35 segundos después del tiempo de Planck un cambio de fase causó que
el Universo se expandiese de forma exponencial durante un período llamado inflación cósmica.
Al terminar la inflación, los componentes materiales del Universo quedaron en la forma de
un plasma de quarks-gluones, en donde todas las partes que lo formaban estaban en
movimiento en forma relativista. Con el crecimiento en tamaño del Universo, la temperatura
descendió, y debido a un cambio aún desconocido denominado bariogénesis, los quarks y
los gluones se combinaron en bariones tales como el protón y el neutrón, produciendo de
alguna manera la asimetría observada actualmente entre la materia y la antimateria. Las
temperaturas aún más bajas condujeron a nuevos cambios de fase, que rompieron la simetría,
así que les dieron su forma actual a las fuerzas fundamentales de la física y a las partículas
elementales. Más tarde, protones y neutrones se combinaron para formar
los núcleos dedeuterio y de helio, en un proceso llamado nucleosíntesis primordial. Al enfriarse
el Universo, la materia gradualmente dejó de moverse de forma relativista y su densidad de
energía comenzó a dominar gravitacionalmente sobre la radiación. Pasados 300.000 años,
los electrones y los núcleos se combinaron para formar los átomos (mayoritariamente
de hidrógeno). Por eso, la radiación se desacopló de los átomos y continuó por el espacio
prácticamente sin obstáculos. Ésta es la radiación de fondo de microondas.

Al pasar el tiempo, algunas regiones ligeramente más densas de la materia casi uniformemente
distribuida crecieron gravitacionalmente, haciéndose más densas, formando nubes, estrellas,
galaxias y el resto de las estructuras astronómicas que actualmente se observan. Los detalles
de este proceso dependen de la cantidad y tipo de materia que hay en el Universo. Los tres
tipos posibles se denominan materia oscura fría, materia oscura caliente y materia bariónica.
Las mejores medidas disponibles (provenientes del WMAP) muestran que la forma más común
de materia en el universo es la materia oscura fría. Los otros dos tipos de materia sólo
representarían el 20 por ciento de la materia del Universo.

El Universo actual parece estar dominado por una forma misteriosa de energía conocida
como energía oscura. Aproximadamente el 70 por ciento de la densidad de energía del
universo actual está en esa forma. Una de las propiedades características de este componente
del universo es el hecho de que provoca que la expansión del universo varíe de una relación
lineal entre velocidad y distancia, haciendo que el espacio-tiempo se expanda más
rápidamente que lo esperado a grandes distancias. La energía oscura toma la forma de
una constante cosmológica en las ecuaciones de campo de Einstein de la relatividad general,
pero los detalles de esta ecuación de estado y su relación con el modelo estándar de la física
de partículas continúan siendo investigados tanto en el ámbito de la física teórica como por
medio de observaciones.

Más misterios aparecen cuando se investiga más cerca del principio, cuando las energías de
las partículas eran más altas de lo que ahora se puede estudiar mediante experimentos. No
hay ningún modelo físico convincente para el primer 10-33 segundo del universo, antes del
cambio de fase que forma parte de la teoría de la gran unificación. En el "primer instante", la
teoría gravitacional de Einstein predice una singularidad gravitacional en donde las densidades
son infinitas. Para resolver esta paradoja física, hace falta una teoría de la gravedad cuántica.
La comprensión de este período de la historia del universo figura entre los mayores problemas
no resueltos de la física.

Base teórica
En su forma actual, la teoría del Big Bang depende de tres suposiciones:
1. La universalidad de las leyes de la física, en particular de la teoría de la
relatividad general
2. El principio cosmológico
3. El principio de Copérnico

Inicialmente, estas tres ideas fueron tomadas como postulados, pero actualmente se intenta
verificar cada una de ellas. La universalidad de las leyes de la física ha sido verificada al nivel
de las más grandes constantes físicas, llevando su margen de error hasta el orden de 10-5.
La isotropía del universo que define el principio cosmológico ha sido verificada hasta un orden
de 10-5. Actualmente se intenta verificar el principio de Copérnico observando la interacción
entre grupos de galaxias y el CMB por medio del efecto Sunyaev-Zeldovich con un nivel de
exactitud del 1 por ciento.

La teoría del Big Bang utiliza el postulado de Weyl para medir sin ambigüedad el tiempo en
cualquier momento en el pasado a partir del la época de Planck. Las medidas en este sistema
dependen de coordenadas conformales, en las cuales las llamadas distancias
codesplazantes y los tiempos conformales permiten no considerar la expansión del universo
para las medidas de espacio-tiempo. En ese sistema de coordenadas, los objetos que se
mueven con el flujo cosmológico mantienen siempre la misma distancia codesplazante, y el
horizonte o límite del universo se fija por el tiempo codesplazante.

Visto así, el Big Bang no es una explosión de materia que se aleja para llenar un universo
vacío; es el espacio-tiempo el que se extiende.Y es su expansión la que causa el incremento
de la distancia física entre dos puntos fijos en nuestro universo.Cuando los objetos están
ligados entre ellos (por ejemplo, por una galaxia), no se alejan con la expansión del espacio-
tiempo, debido a que se asume que las leyes de la física que los gobiernan son uniformes e
independientes del espacio métrico. Más aún, la expansión del universo en las escalas actuales
locales es tan pequeña que cualquier dependencia de las leyes de la física en la expansión no
sería medible con las técnicas actuales.

Evidencias
En general, se consideran tres las evidencias empíricas que apoyan la teoría cosmológica del
Big Bang. Éstas son: la expansión del universo que se expresa en la Ley de Hubble y que se
puede apreciar en el corrimiento hacia el rojo de las galaxias, las medidas detalladas del fondo
cósmico de microondas, y la abundancia de elementos ligeros. Además, la función de
correlación de la estructura a gran escala del Universo encaja con la teoría del Big Bang.

Expansión expresada en la ley de Hubble


Artículo principal: Ley de Hubble

De la observación de galaxias y quasares lejanos se desprende la idea de que estos objetos


experimentan un corrimiento hacia el rojo, lo que quiere decir que la luz que emiten se ha
desplazado proporcionalmente hacia longitudes de onda más largas. Esto se comprueba
tomando el espectro de los objetos y comparando, después, el patrón espectroscópico de
laslíneas de emisión o absorción correspondientes a átomos de los elementos que interactúan
con la radiación. En este análisis se puede apreciar cierto corrimiento hacia el rojo, lo que se
explica por una velocidad recesional correspondiente al efecto Doppler en la radiación. Al
representar estas velocidades recesionales frente a las distancias respecto a los objetos, se
observa que guardan una relación lineal, conocida como Ley de Hubble:

donde v es la velocidad recesional, D es la distancia al objeto y H0 es la constante de


Hubble, que el satélite WMAP estimó en 71 ± 4 km/s/Mpc.

Radiación cósmica de fondo


Artículo principal: Radiación de fondo de microondas

Imagen de la radiación de fondo de microondas.

Una de las predicciones de la teoría del Big Bang es la existencia de la radiación cósmica
de fondo, radiación de fondo de microondas o CMB (Cosmic microwave background). El
universo temprano, debido a su alta temperatura, se habría llenado de luz emitida por sus
otros componentes. Mientras el universo se enfriaba debido a la expansión, su
temperatura habría caído por debajo de 3.000 K. Por encima de esta temperatura, los
electrones y protones están separados, haciendo el universo opaco a la luz. Por debajo
de los 3.000 K se forman los átomos, permitiendo el paso de la luz a través del gas del
universo. Esto es lo que se conoce como disociación de fotones.

La radiación en este momento habría tenido el espectro del cuerpo negro y habría viajado
libremente durante el resto de vida del universo, sufriendo un corrimiento hacia el rojo
como consecuencia de la expansión de Hubble. Esto hace variar el espectro del cuerpo
negro de 3.345 K a un espectro del cuerpo negro con una temperatura mucho menor. La
radiación, vista desde cualquier punto del universo, parecerá provenir de todas las
direcciones en el espacio.

En 1965, Arno Penzias y Robert Wilson, mientras desarrollaban una serie de


observaciones de diagnóstico con un receptor de microondas propiedad de
los Laboratorios Bell, descubrieron la radiación cósmica de fondo. Ello proporcionó una
confirmación sustancial de las predicciones generales respecto al CMB —la radiación
resultó ser isótropa y constante, con un espectro del cuerpo negro de cerca de 3 K— e
inclinó la balanza hacia la hipótesis del Big Bang. Penzias y Wilson recibieron el Premio
Nobel por su descubrimiento.

En 1989, la NASA lanzó el COBE (Cosmic background Explorer) y los resultados iniciales,
proporcionados en 1990, fueron consistentes con las predicciones generales de la teoría
del Big Bang acerca de la CMB. El COBE halló una temperatura residual de 2.726 K, y
determinó que el CMB era isótropo en torno a una de cada 105 partes. Durante la década
de los 90 se investigó más extensamente la anisotropía en el CMB mediante un gran
número de experimentos en tierra y, midiendo la distancia angular media (la distancia en
el cielo) de las anisotropías, se vio que el universo era geométricamente plano.

A principios de 2003 se dieron a conocer los resultados de la Sonda Wilkinson de


Anisotropías del fondo de Microondas (en inglés Wilkinson Microwave Anisotropy
Probe o WMAP), mejorando los que hasta entonces eran los valores más precisos de
algunos parámetros cosmológicos. (Véase también experimentos sobre el fondo cósmico
de microondas). Este satélite también refutó varios modelos inflacionistas específicos,
pero los resultados eran constantes con la teoría de la inflación en general.

Abundancia de elementos primordiales


Artículo principal: Nucleosíntesis primordial

Se puede calcular, usando la teoría del Big Bang, la concentración de helio-4, helio-
3, deuterio y litio-7.1 en el universo como proporciones con respecto a la cantidad
de hidrógenonormal, H. Todas las abundancias dependen de un solo parámetro: la razón
entre fotones y bariones, que por su parte puede calcularse independientemente a partir
de la estructura detallada de la radiación cósmica de fondo. Las proporciones predichas
(en masa, no volumen) son de cerca de 0,25 para la razón 4He/H, alrededor de 10-
3
para 2He/H, y alrededor de 10-4 para 3He/H.

Estas abundancias medidas concuerdan, al menos aproximadamente, con las predichas a


partir de un valor determinado de la razón de bariones a fotones, y se considera una
prueba sólida en favor del Big Bang, ya que esta teoría es la única explicación conocida
para la abundancia relativa de elementos ligeros. De hecho no hay, fuera de la teoría del
Big Bang, ninguna otra razón obvia por la que el universo debiera, por ejemplo, tener más
o menos helio en proporción al hidrógeno.

Evolución y distribución galáctica


Las observaciones detalladas de la morfología y estructura de las galaxias y cuásares
proporcionan una fuerte evidencia del Big Bang. La combinación de las observaciones
con la teoría sugiere que los primeros cuásares y galaxias se formaron hace alrededor de
mil millones de años después del Big Bang, y desde ese momento se han estado
formando estructuras más grandes, como los cúmulos de galaxias y los supercúmulos.
Las poblaciones de estrellas han ido envejeciendo y evolucionando, de modo que las
galaxias lejanas (que se observan tal y como eran en el principio del universo) son muy
diferentes a las galaxias cercanas (que se observan en un estado más reciente). Por otro
lado, las galaxias formadas hace relativamente poco son muy diferentes a las galaxias
que se formaron a distancias similares pero poco después del Big Bang. Estas
observaciones son argumentos sólidos en contra de la teoría del estado estacionario. Las
observaciones de la formación estelar, la distribución de cuásares y galaxias, y las
estructuras más grandes concuerdan con las simulaciones obtenidas sobre la formación
de la estructura en el universo a partir del Big Bang, y están ayudando a completar
detalles de la teoría.

Otras evidencias
Después de cierta controversia, la edad del Universo estimada por la expansión Hubble y
la CMB (Radiación cósmica de fondo) concuerda en gran medida (es decir, ligeramente
más grande) con las edades de las estrellas más viejas, ambos medidos aplicando la
teoría de la evolución estelar de los cúmulos globulares y a través de la fecha
radiométrica individual en las estrellas de la segunda Población. En cosmología física, la
teoría del Big Bang o teoría de la gran explosión es un modelo científico que trata de
explicar el origen del Universo y su desarrollo posterior a partir de una singularidad
espaciotemporal. Técnicamente, este modelo se basa en una colección de soluciones de
las ecuaciones de la relatividad general, llamados modelos de Friedmann- Lemaître -
Robertson - Walker. El término "Big Bang" se utiliza tanto para referirse específicamente
al momento en el que se inició la expansión observable del Universo (cuantificada en la
ley de Hubble), como en un sentido más general para referirse al paradigma cosmológico
que explica el origen y la evolución del mismo.

Problemas comunes
Históricamente, han surgido varios problemas dentro de la teoría del Big Bang. Algunos
de ellos sólo tienen interés histórico y han sido evitados, ya sea por medio de
modificaciones a la teoría o como resultado de observaciones más precisas. Otros
aspectos, como el problema de la penumbra en cúspide y el problema de la galaxia
enana de materia oscura fría, no se consideran graves, dado que pueden resolverse a
través de un perfeccionamiento de la teoría.

Existe un pequeño número de proponentes de cosmologías no estándar que piensan que


no hubo Big Bang. Afirman que las soluciones a los problemas conocidos del Big Bang
contienen modificaciones ad hoc y agregados a la teoría. Las partes más atacadas de la
teoría incluyen lo concerniente a la materia oscura, la energía oscura y la inflación
cósmica. Cada una de estas características del universo ha sido sugerida mediante
observaciones de la radiación de fondo de microondas, la estructura a gran escala del
cosmos y lassupernovas de tipo IA, pero se encuentran en la frontera de la física
moderna (ver problemas no resueltos de la física). Si bien los efectos gravitacionales de
materia y energía oscuras son bien conocidos de forma observacional y teórica, todavía
no han sido incorporados al modelo estándar de la física de partículas de forma
aceptable. Estos aspectos de la cosmología estándar siguen sin tener una explicación
adecuada, pero la mayoría de los astrónomos y los físicos aceptan que la concordancia
entre la teoría del Big Bang y la evidencia observacional es tan cercana que permite
establecer con cierta seguridad casi todos los aspectos básicos de la teoría.

Los siguientes son algunos de los problemas y enigmas comunes del Big Bang.

El problema del segundo principio de la termodinámica


Artículo principal: Segundo principio de la termodinámica

El problema del segundo principio de la termodinámica resulta del hecho de que de este
principio se deduce que la entropía, el desorden, aumenta si se deja al sistema
(el universo) seguir su propio rumbo. Una de las consecuencias de la entropía es el
aumento en la proporción entre radiación y materia por lo tanto el universo debería
terminar en una muerte térmica, una vez que la mayor parte de la materia se convierta en
fotones y estos se diluyan en la inmensidad del universo.

Otro problema señalado por Roger Penrose es que la entropía parece haber sido
anormalmente pequeña en el estado inicial del universo. Penrose evalúa la probabilidad
de un estado inicial en aproximadamente: .2 De acuerdo con Penrose y otros, la
teoría cosmológica ordinaria no explica porqué la entropía inicial del universo es tan
anormalmente baja, y propone la hipótesis de curvatura de Weil en conexión con ella. De
acuerdo con esa hipótesis una teoría cuántica de la gravedad debería dar una explicación
tanto del porqué el universo se inició en un estado de curvatura de Weil nula y de una
entropía tan baja. Aunque todavía no se ha logrado una teoría de la gravedad
cuántica satisfactoria.

Por otro lado en la teoría estándar el estado entrópico anormalmente bajo, se considera
que es producto de una "gran casualidad" justificada en base al principio antrópico.
Postura que Penrose y otros consideran filosóficamente insatisfactoria.

El problema del horizonte


Artículo principal: Problema del horizonte

El problema del horizonte, también llamado problema de la causalidad, resulta del hecho
de que la información no puede viajar más rápido que la luz, de manera que dos regiones
en el espacio separadas por una distancia mayor que la velocidad de la luz multiplicada
por la edad del universo no pueden estar causalmente conectadas. En este sentido, la
isotropía observada de la radiación de fondo de microondas (CMB) resulta problemática,
debido a que el tamaño del horizonte de partículas en ese tiempo corresponde a un
tamaño de cerca de dos grados en el cielo. Si el universo hubiera tenido la misma historia
de expansión desde la época de Planck, no habría mecanismo que pudiera hacer que
estas regiones tuvieran la misma temperatura.

Esta aparente inconsistencia se resuelve con la teoría inflacionista, según la cual un


campo de energía escalar isótropo domina el universo al transcurrir un tiempo de Planck
luego de la época de Planck. Durante la inflación, el universo sufre una expansión
exponencial, y regiones que se afectan mutuamente se expanden más allá de sus
respectivos horizontes. Elprincipio de incertidumbre de Heisenberg predice que durante la
fase inflacionista habrá fluctuaciones primordiales, que se simplificarán hasta la escala
cósmica. Estas fluctuaciones sirven de semilla para toda la estructura actual del universo.
Al pasar la inflación, el universo se expande siguiendo la ley de Hubble, y las regiones
que estaban demasiado lejos para afectarse mutuamente vuelven al horizonte. Esto
explica la isotropía observada de la CMB. La inflación predice que las fluctuaciones
primordiales son casi invariantes según la escala y que tienen una distribución normal o
gaussiana, lo cual ha sido confirmado con precisión por medidas de la CMB.

En 2003 apareció otra teoría para resolver este problema, la velocidad variante de la
luz de João Magueijo, que aunque a la larga contradice la relatividad de Einstein usa su
ecuación incluyendo la constante cosmológica para resolver el problema de una forma
muy eficaz que también ayuda a solucionar el problema de la planitud.

El problema de la planitud
Artículo principal: Problema de la planitud

El problema de la planitud (flatness problem en inglés) es un problema observacional que


resulta de las consecuencias que la métrica de Friedmann-Lemaître-Robertson-
Walker tiene para con la geometría del universo. En general, se considera que existen
tres tipos de geometrías posibles para nuestro universo según
su curvatura espacial: geometría elíptica(curvatura positiva), geometría
hiperbólica (negativa) y geometría euclidiana o plana (curvatura nula).

Dicha geometría viene determinada por la cantidad total de densidad de energía del
universo (medida mediante el tensor de tensión-energía). Siendo Ω el cociente entre la
densidad de energía ρ medida observacionalmente y la densidad crítica ρc, se tiene que
para cada geometría las relaciones entre ambos parámetros han de ser :
La densidad en el presente es muy cercana a la densidad crítica, o lo que es lo mismo, el
universo hoy es espacialmente plano, dentro de una buena aproximación. Sin embargo,
las diferencias con respecto a la densidad crítica crecen con el tiempo, luego en el pasado
la densidad tuvo que ser aún más cercana a esta. Se ha medido que en los primeros
momentos del universo la densidad era diferente a la crítica tan sólo en una parte en
1015 (una milbillonésima parte). Cualquier desviación mayor hubiese conducido a
una muerte térmica o un Big Crunch y el universo no sería como ahora.

Una solución a este problema viene de nuevo de la teoría inflacionaria. Durante el periodo
inflacionario el espacio-tiempo se expandió tan rápido que provocó una especie
de estiramientodel universo acabando con cualquier curvatura residual que pudiese
haber. Así la inflación pudo hacer al universo plano.

Edad de los cúmulos globulares


A mediados de los años 90, las observaciones realizadas de los cúmulos
globulares parecían no concondar con la Teoría del Big Bang. Las simulaciones
realizadas por ordenador de acuerdo con las observaciones de las
poblaciones estelares de cúmulos de galaxias sugirieron una edad de cerca de 15.000
millones de años, lo que entraba en conflicto con la edad del universo, estimada en
13.700 millones de años. El problema quedó resuelto a finales de esa década, cuando las
nuevas simulaciones realizadas, que incluían los efectos de la pérdida de masa debida a
los vientos estelares, indicaron que los cúmulos globulares eran mucho más jóvenes.
Quedan aún en el aire algunas preguntas en cuanto a con qué exactitud se miden las
edades de los cúmulos, pero está claro que éstos son algunos de los objetos más
antiguos del universo.

Monopolos magnéticos
La objeción de los monopolos magnéticos fue propuesta a finales de la década de 1970.
Las teorías de la gran unificación predicen defectos topológicos en el espacio que se
manifestarían como monopolos magnéticos encontrándose en el espacio con una
densidad mucho mayor a la observada. De hecho, hasta ahora, no se ha dado con ningún
monopolo. Este problema también queda resuelto mediante la inflación cósmica, dado
que ésta elimina todos los puntos defectuosos del universo observable de la misma forma
que conduce la geometría hacia su forma plana. Es posible que aún así pueda haber
monopolos pero se ha calculado que apenas si habría uno por cada universo visible, una
cantidad ínfima y no observable en todo caso.

Materia oscura
En las diversas observaciones realizadas durante las décadas de los 70 y 80 (sobre todo
las de las curvas de rotación de las galaxias) se mostró que no había suficiente materia
visible en el universo para explicar la intensidad aparente de las fuerzas gravitacionales
que se dan en y entre las galaxias. Esto condujo a la idea de que hasta un 90% de la
materia en el universo no es materia común o bariónica sino materia oscura. Además, la
asunción de que el universo estuviera compuesto en su mayor parte por materia común
llevó a predicciones que eran fuertemente inconsistentes con las observaciones. En
particular, el universo es mucho menos "inhomogéneo" y contiene mucho
menos deuterio de lo que se puede considerar sin la presencia de materia oscura.
Mientras que la existencia de la materia oscura era inicialmente polémica, ahora es una
parte aceptada de la cosmología estándar, debido a las observaciones de las anisotropías
en el CMB, dispersión de velocidades de los cúmulos de galaxias, y en las estructuras a
gran escala, estudios de las lentes gravitacionales y medidas por medio de rayos x de los
cúmulos de galaxias. La materia oscura se ha detectado únicamente a través de su huella
gravitacional; no se ha observado en el laboratorio ninguna partícula que se le pueda
corresponder. Sin embargo, hay muchos candidatos a materia oscura en física de
partículas (como, por ejemplo, las partículas pesadas y neutras de interacción débil
o WIMP (Weak Interactive Massive Particles), y se están llevando a cabo diversos
proyectos para detectarla.

Energía oscura
En los años 90, medidas detalladas de la densidad de masa del universo revelaron que
ésta sumaba en torno al 30% de la densidad crítica. Puesto que el universo es plano,
como indican las medidas del fondo cósmico de microondas, quedaba un 70% de
densidad de energía sin contar. Este misterio aparece ahora conectado con otro: las
mediciones independientes de las supernovas de tipo Ia han revelado que la expansión
del universo experimenta una aceleración de tipo no lineal, en vez de seguir estrictamente
la Ley de Hubble. Para explicar esta aceleración, la relatividad general necesita que gran
parte del universo consista en un componente energético con gran presión negativa. Se
cree que esta energía oscura constituye ese 70% restante. Su naturaleza sigue siendo
uno de los grandes misterios del Big Bang. Los candidatos posibles incluyen
una constante cosmológica escalar y unaquintaesencia. Actualmente se están realizando
observaciones que podrían ayudar a aclarar este punto.

El futuro de acuerdo con la teoría del Big Bang


Antes de las observaciones de la energía oscura, los cosmólogos consideraron dos
posibles escenarios para el futuro del universo. Si la densidad de masa del Universo se
encuentra sobre la densidad crítica, entonces el Universo alcanzaría un tamaño máximo y
luego comenzaría a colapsarse. Éste se haría más denso y más caliente nuevamente,
terminando en un estado similar al estado en el cual empezó en un proceso llamado Big
Crunch. Por otro lado, si la densidad en el Universo es igual o menor a la densidad crítica,
la expansión disminuiría su velocidad, pero nunca se detendría. La formación de estrellas
cesaría mientras el Universo en crecimiento se haría menos denso cada vez. El promedio
de la temperatura del universo podría acercarse asintóticamente al cero absoluto (0 K ó
-273,15 °C). Los agujeros negros se evaporarían por efecto de la radiación de Hawking.
La entropía del universo se incrementaría hasta el punto en que ninguna forma de energía
podría ser extraída de él, un escenario conocido como muerte térmica. Más aún, si existe
la descomposición del protón, proceso por el cual un protón decaería a partículas menos
masivas emitiendo radiación en el proceso, entonces todo el hidrógeno, la forma
predominante del materia bariónica en el universo actual, desaparecería a muy largo
plazo, dejando solo radiación.

Las observaciones modernas de la expansión acelerada implican que cada vez una
mayor parte del universo visible en la actualidad quedará más allá de nuestro horizonte de
sucesos y fuera de contacto. Se desconoce cuál sería el resultado de este evento.
El modelo Lambda-CMD del universo contiene energía oscura en la forma de
una constante cosmológica (de alguna manera similar a la que había incluido Einstein en
su primera versión de las ecuaciones de campo). Esta teoría sugiere que sólo los
sistemas mantenidos gravitacionalmente, como las galaxias, se mantendrían juntos, y
ellos también estarían sujetos a la muerte térmica a medida que el universo se enfriase y
expandiese. Otras explicaciones de la energía oscura-llamadas teorías de la energía
fantasma sugieren que los cúmulos de galaxias y finalmente las galaxias mismas se
desgarrarán por la eterna expansión del universo, en el llamado Big Rip.

Véase también: Destino último del universo


Física especulativa más allá del Big Bang
A pesar de que el modelo del Big Bang se encuentra bien establecido en la cosmología,
es probable que se redefina en el futuro. Se tiene muy poco conocimiento sobre el
universo más temprano, durante el cual se postula que ocurrió la inflación. También es
posible que en esta teoría existan porciones del Universo mucho más allá de lo que es
observable en principio. En la teoría de la inflación, esto es un requisito: La expansión
exponencial ha empujado grandes regiones del espacio más allá de nuestro horizonte
observable. Puede ser posible deducir qué ocurrió cuando tengamos un mejor
entendimiento de la física a altas energías. Las especulaciones hechas al respecto, por lo
general involucran teorías de gravedad cuántica.

Algunas propuestas son:

 inflación caótica
 cosmología de branas incluyendo el modelo ekpirótico en el cual el Big Bang es
el resultado de una colisión entre membranas.
 un universo oscilante en el cual el estado primitivo denso y caliente del
universo temprano deriva del Big Crunch de un universo similar al nuestro. El universo
pudo haber atravesado un número infinito de big bangs y big crunchs. El cíclico, una
extensión del modelo ekpirótico, es una variación moderna de esa posibilidad.
 modelos que incluyen la condición de contorno de Hartle-Hawking en la cual
totalidad del espacio-tiempo es finito. Algunas posibilidades son compatibles
cualitativamente unas con otras. En cada una se encuentran involucradas hipótesis
aún no testeadas.

Interpretaciones filosóficas y religiosas


Existe un gran número de interpretaciones sobre la teoría del Big Bang que son
completamente especulativas o extra-científicas. Algunas de estas ideas tratan de
explicar la causa misma del Big Bang (primera causa), y fueron criticadas por algunos
filósofos naturalistas por ser solamente nuevas versiones de la creación. Algunas
personas creen que la teoría del Big Bang brinda soporte a antiguos enfoques de la
creación, como por ejemplo el que se encuentra en el Génesis (ver creacionismo),
mientras otros creen que todas las teorías del Big Bang son inconsistentes con las
mismas.

El Big Bang como teoría científica no se encuentra asociado con ninguna religión.
Mientras algunas interpretaciones fundamentalistas de las religiones entran en conflicto
con la historia del universo postulada por la teoría del Big Bang, la mayoría de las
interpretaciones son liberales. A continuación sigue una lista de varias interpretaciones
religiosas de la teoría del Big Bang (que son hasta cierto punto incompatibles con la
propia descripción científica del mismo):

 En la Biblia cristiana aparecen dos versículos que hablarían del big bang y
el big crunch: «Él está sentado sobre el círculo de la tierra, cuyos moradores son
como langostas; él extiende los cielos como una cortina, los despliega como una
tienda para morar» (Isaías 40.22). «Y todo el ejército de los cielos se disolverá, y se
enrollarán los cielos como un libro; y caerá todo su ejército como se cae la hoja de la
parra, y como se cae la de la higuera» (Isaías 34.4)3
 La Iglesia Católica Romana ha aceptado el Big Bang como una descripción del
origen del Universo. Se ha sugerido que la teoría del Big Bang es compatible con
las vías de santoTomás de Aquino, en especial con la primera de ellas sobre el
movimiento, así como con la quinta.
 Algunos estudiantes del Kabbalah, el deísmo y otras fes no antropomórficas,
concuerdan con la teoría del Big Bang, conectándola por ejemplo con la teoría de la
"retracción divina"(tzimtzum) como es explicado por el judío Moisés Maimónides.
 Algunos musulmanes modernos creen que el Corán hace un paralelo con el Big
Bang en su relato sobre la creación: «¿No ven los no creyentes que los cielos y la
Tierra fueron unidos en una sola unidad de creación, antes de que nosotros los
separásemos a la fuerza? Hemos creado todos los seres vivientes a partir del agua»
(capítulo 21, versículo 30). ElCorán también parece describir un universo en
expansión: «Hemos construido el cielo con poder, y lo estamos expandiendo» (52.47).
 Algunas ramas teístas del hinduismo, tales como las tradiciones vishnuistas,
conciben una teoría de la creación con ejemplos narrados en el tercer canto
del Bhagavata Purana(principalmente, en los capítulos 10 y 26), donde se describe un
estado primordial se expande mientras el Gran Vishnú observa, transformándose en
el estado activo de la suma total de la materia (prakriti).
 El budismo posee una concepción del universo en el cual no hay un evento de
creación. Sin embargo, no parece ser que la teoría del Big Bang entrara en conflicto
con la misma, ya que existen formas de obtener un universo eterno según el
paradigma. Cierto número de populares filósofos Zen estuvieron muy interesados, en
particular, por el concepto deluniverso oscilante.