Está en la página 1de 13

Heroes

William Wilberforce (1759-


1833), político y filántropo
británico que tuvo un papel
destacado en la lucha por la
abolición del comercio de
esclavos y más adelante por
la abolición
de la
esclavitud
misma en
las colonias
británicas.
¡Apúrense,
esclavos!

La trata de
esclavos a
fines del
siglo XVIII
afectaba a
miles de
africanos, y
movilizaba
cientos de
barcos y
millones de
libras
esterlinas
(moneda
usado en el
UK.
Pocos estaban al tanto
de los horrores que
traía consigo el paso No
por el Atlántico, en el puedo...
que se calcula que
moría uno de cada
cuatro africanos. ¡Levántate,
esclavo!
¡Te
enseñare
una
lección!

No…Maestro…
Por favor…
Wilberforce sí estaba al tanto, y era algo que le
quitaba el sueño.

Era
solo un
sueño.

¡Para!
En una anotación que hizo en su
diario en octubre de 1787 señaló
la necesidad de que alguien
reformara la moralidad de la
nación, y alzara su
voz en las altas
esferas del país.

A continuación, pasó a
resumir lo que se
convertiría en una de sus
misiones en la vida: «Dios
Todopoderoso ha puesto
ante mí (…) la supresión
de la trata de esclavos».
En mayo de 1788,
Wilberforce presentó una
moción ante el Parlamento
condenando el comercio
de esclavos. Su moción
fue rechazada.
Dueños de plantaciones y embarcaciones, el
empresariado y hasta la propia Corona se
opusieron al movimiento. Se consideraba a los
abolicionistas subversivos peligrosos.
Aun así, Wilberforce se negó a capitular, y
presentó otra reforma contra la trata de esclavos
en 1791, la cual también fue rechazada.
A ello le siguió otra derrota en 1792. Otra más
en 1793. Y varias más en 1797, 1798 y 1799.
También en 1804 y 1805.
No obstante, poco a poco la opinión pública
comenzó a apoyar el empeño de los
abolicionistas, y en 1806 el Parlamento abolió
el comercio de
esclavos en todo el
territorio del
Imperio Británico.

¡Felicitaciones,
William!

¡No es
suficiente!
¡Esclavos en todas
Sin embargo, no se durmió en
los laureles: se abocó a la partes deben ser
consecución de su meta mayor, liberados!
la liberación de todos los
esclavos.
Semejante
iniciativa exigió
una enorme
medida de
persistencia.
Por fin, en el
verano de 1833,
el Parlamento
aprobó la Ley
de la
Emancipación.
Tres días
después,
Wilberforce
falleció.
A veces nos
deprimamos y pensemos
que no somos nada o
que nada podemos hacer.
Pero una sola persona
puede tener mucho
efecto y dejar huella con
sus acciones.
¡Para Dios no hay nada imposible!
Wilberforce era una sola persona, pero con la ayuda de Dios transformó su parte
del mundo. Si el fue capaz de dejar tanta huella en incontables vidas y corazones,
¡imagínate el plan y propósito que Dios tiene para tu vida!
Oración:
Jesús, te pido que me ayudes a no tener miedo de
circunstancias difíciles. Tengo fe que contigo todo es
posible. Por favor dame coraje y determinación para
cumplir Su plan para mi vida.

Para ver cuentos bilingües, videos y paginas para pintar para niños, visítenos en:
www.freekidstories.com
Illustrated by MJ. Designed by Stefan Merour. © The Family International.