Está en la página 1de 6

Universidad Tecnológica Israel

Facultad de Diseño Gráfico


Proyecto de Grado II
10“A” Diurno

Tema:
“La responsabilidad social en el diseño gráfico”

Autor:
Ryder Castillo

Docente:
Lcdo. Mauro Ruiz

Julio 4, 2009

Quito – Ecuador

1
La Responsabilidad Social en el Diseño Gráfico y un manifiesto que

intentó cambiar paradigmas.

Abordaré el tema de la Responsabilidad Social en el Diseño Gráfico desde

perspectivas opuestas de diseñadores cuyas opiniones giran en torno a un

escrito de origen británico firmado y redactado por un grupo de treinta y tres

diseñadores gráficos en 1999 llamado el “First thing First Manifesto 2000”.

El documento reflejaba una creciente preocupación social y una

contraposición ideológica basada en la crítica acerca del rol extremadamente

comercial, seductor y consumista al que se estaba apegando la nueva era de

diseñadores gráficos en el mundo.

“Nosotros los abajo firmantes, somos diseñadores gráficos,

fotógrafos y comunicadores visuales que nos hemos criado en

un mundo en el cual las técnicas publicitarias y sus medios se

nos han presentado de manera insistente como el lugar más

lucrativo, más eficiente y deseable donde utilizar nuestros

talentos”1

Este escrito ampliado más adelante, fue publicado en la revista Eye,

despertando una serie de debates que giraban en torno a la posición del

diseño gráfico en la sociedad, y es que el diseñador como ser humano es un

ser de naturaleza social y sobre él recae con mayor fuerza la responsabilidad

ya que además de ser un receptor de mensajes es un potencial emisor.

1
First Thing First Manifesto 2000 . Eye Magazine . n 33 . 1999 . Pág
27

2
“El trabajo comercial ha pagado siempre la cuentas, pero

muchos diseñadores gráficos no han permitido que se

convirtiera en gran parte de lo que hacen. Ésta es, en cambio,

la manera en que el mundo percibe el diseño. El tiempo y la

energía profesionales se usan para atender la demanda de

cosas que, a lo mejor, no son esenciales”2

Ante estas afirmaciones, muchos diseñadores se pronunciaron fuertemente,

unos respaldando totalmente el postulado pero otros arremetieron sin piedad

contra él como lo hace Nico Mcdonald “¿Sobre qué bases nosotros como

diseñadores dictaminamos lo que es esencial para los otros? ¿Quiénes son

estos cretinos que no pueden juzgar el producto por sí mismos.?” 3

Sin embargo a pesar de las críticas voraces como las de Mcdonald, hubieron

otras que respaldaron totalmente a los postulados del “First things First”,

sobre la base del rol que el diseñador cumple en la sociedad y las

herramientas de las que éste fue provisto en su formación académica para la

construcción de mensajes e implantación de ideas a nivel masivo, ideas que

muchas veces aniquilan el pensamiento y de a poco van convirtiendo a los

integrantes de las masas en autómatas consumistas, esclavos del

pensamiento y las necesidades de otras seres humanos.

“Estamos rodeados de imágenes construidas por diseñadores y

2
Ídem
3
Where’s the big idea . Eye magazine . n 34 . 1999 . Pág 6

3
esas imágenes, evidentemente, tienen influencia en los

espectadores, porque originan y sostienen ideas sobre lo que

es deseable y normal. Son expresiones culturales creadas para

influir en nuestras aspiraciones y nuestros deseos […] porque,

en realidad, los diseñadores forman parte de un engranaje que

no vende productos, sino también ideas ”4

Como afirma Raquel, los diseñadores gráficos somos constructores de

imágenes y transmisores de ideas, y en un mundo donde todo lo que nos

rodea son imágenes, y todo los que nos guía son las ideas, es el diseñador

gráfico el que debe asumir su papel social practicando la valiosa autocrítica y

preguntándose a sí mismo si está siendo consecuente con la sociedad en la

qué está inmerso él y su propia familia,

“First things First Manifesto”, también propone la incursión del diseñador

gráfico en roles que desempeñen una función social constructivista y

benefactora. Es así como en el escrito se postula lo siguiente.

“Existen actividades más valiosas para nuestras habilidades de

resolución de problemas. Una crisis ambienta, social y cultural

sin precedentes demanda nuestra atención. Muchas

intervenciones culturales, campañas de Marketing social, libros,

revistas, exposiciones, herramientas educativas, programas de

televisión, películas, causas caritativas, y otra información –


4
Pelta, Raquel . Diseñar hoy . Ediciones Paidós . Barcelona - España
. 2004 .
Pág. 74

4
proyectos de diseño- requieren nuestra atención”5

Estoy de acuerdo con estas afirmaciones en la medida de lo que es

“humanamente posible”, pues así como somos diseñadores, también somos

seres humanos con necesidades básicas de supervivencia, alimentación y

vestimenta. Muchas veces en varios países, sobre todo en los

Latinoamericanos, las campañas sociales tienen un presupuesto ínfimo y

miserable, el cual no alcanza ni siquiera para cubrir las necesidades de

difusión, peor aún para cubrir los honorarios del diseñador gráfico.

Ahora bien, pareciera que el diseñador gráfico debe elegir uno de los

caminos, el de ser un diseñador irresponsable e inconsecuente con la

sociedad apoyando netamente al consumo desmesurado de productos y

servicios, o bien convertirse en el diseñador dedicado al apoyo social

mediante los recursos de la profesión pero que carga sobre sus hombros el

peso de una economía insatisfactoria e injusta. Personalmente considero

que no necesariamente tienen que dividirse tan tajantemente estos dos ejes

de acción, yo propongo una convergencia paralela de estas dos corrientes,

en donde ambas avancen juntas en la vida profesional de un diseñador, en

donde existan fusiones ideológicas importantes tales como generar productos

de diseño responsables, lo cual implica por parte del diseñador saber filtrar

los proyectos en los cual se involucra y que pueda discernir entre lo malo y lo

bueno, aprovechar lo mayormente inofensivo para la sociedad y rechazar lo

altamente agresivo para ella.

5
First Thing First Manifesto 2000 . Eye Magazine . n 33 . 1999 . Pág
27

5
Estas postulaciones de mi propia autoría, impuestas desde mi propia

convicción representan las bases de un cambio paradigmático, cambio de

vital importancia ya que mi PFG se encamina hacia la creación de la

identidad corporativa de una agencia de diseño, una central emisora de

mensajes hacia la sociedad de la que soy partícipe y artífice.

Neurona servicios gráficos, es una empresa que acapara proyectos

enfocados en la venta y promoción de productos farmacéuticos, los cuales

son direccionados hacia una esfera poblacional de delicadas condiciones, de

modo que un mensaje malintencionado puede traer consecuencias terribles y

con justa razón debería ser tachado de cruel y despiadado. Con un mercado

tan complejo y delicado como el mencionado, es extremadamente

indispensable que se haga presente el ejercicio del diseño gráfico

responsable, produciendo piezas comunicacionales desde los valores éticos

y morales, y sobre la base de conocer el contexto de las situaciones, más no

desde la ignorancia involuntaria o peor aún desde la adquirida por

conveniencia.