Está en la página 1de 15

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

MINISTERIO DE LA DEFENSA
UNIVERSIDAD NACIONAL EXPERIMENTAL POLITECNICA
DE LA FUERZA ARMADA NACIONAL
UNEFA
NÚCLEO CARABOBO-SEDE GUACARA
CARRERA INGENIERIA EN SISTEMAS

UNIDAD 5: PRINCIPIOS DEL DERECHO


MERCANTIL

8.1. Actos de comercio, objetivos y subjetivos.


8.2. Sociedades Mercantiles; Sociedad de Responsabilidad
limitada. Compañía o Sociedad Anónima.
8.3. Seguros, seguros de carga, de responsabilidad, otros. La
fianza.
8.4. La Banca Comercial. Créditos. El Fideicomiso: concepto y
clases.

ABOGADA LUCRECIA DOMINGUEZ

2.011
Diagrama de Generalidades del Derecho Mercantil.
Derecho Mercantil:
(1) Es un conjunto de normas, reglas y preceptos, que regulan las actividades del
comercio. (2) Es la rama del Derecho Privado que regula las operaciones jurídicas entre
comerciantes y no comerciantes. (3) Es el ordenamiento privado propio de los
empresarios y de su estatuto, así como de la actividad externa que éstos realizan por
medio de su empresa.
Código de Comercio: Es una Ley que regula las actividades profesionales del
comerciante.
Artículo 1. Competencia del Código de Comercio: El código de Comercio
rige las obligaciones de los comerciantes en sus operaciones mercantiles y los actos de
comercio, aunque sean ejecutados por no comerciantes.
Los Actos pueden ser:
a) Actos Subjetivos de Comercio: Son las obligaciones que derivan de los actos del
comerciante.
b) Actos Objetivos de Comercio: Son actos de comercio realizados por personas no
comerciantes.

PRINCIPIOS DEL DERECHOS MERCANTIL

Principios Generales del Derecho: Son aquellos que recogen las


nociones comunes que representan ideas fundamentales de un sistema jurídico en una
época determinada y algunos de ellos pueden considerarse de aplicación universal
dentro de un grupo de países de las diferentes civilizaciones. En este sentido, se sostiene
que cuando existe una laguna en la ley, el Juez acude tradicionalmente a los principios
generales del derecho, aplicando un derecho que no tiene como fuente ni la ley, ni la
costumbre.

Llamamos fuentes del Derecho mercantil a todo aquello que se origina en su aspecto
objetivo de norma o regla obligatoria de conducta, y constituye, por lo tanto, el modo o
forma especial como se desarrolla y desenvuelve esa rama del Derecho.

• La ley: es el ordenamiento con el cual se va regular el Derecho mercantil. Es un


Derecho especial, por lo que en el caso de ausencia de una norma específica,
regirá el Derecho común, que en este caso es el civil.
• La costumbre: es la repetición de ciertos actos y que adquieren repetición
jurídica, exceptuando a la costumbre los usos comerciales
• La Jurisprudencia. Es una interpretación de la ley y es realizada por los órganos
jurisdiccionales, y se considera fuente del derecho mercantil porque toca temas
de comercio.

Actos de comercio, objetivos y subjetivos


Concepto

El concepto de acto de comercio ha sido muy discutido por la doctrina jurídica, si


bien puede decirse que las soluciones legales que suelen adoptarse están siempre
en torno a dos posibilidades: el sistema objetivo y el subjetivo.

• La definición objetiva pretende establecer los requisitos de hecho que un acto


de comercio debe tener para que sea tal. Por ejemplo, la constitución de una
sociedad anónima es un acto de comercio, con independencia de quién sea el que
la constituye; o una compraventa puede definirse como mercantil si se hace con
la intención de revender lo comprado, teniendo ánimo de lucro en ello.
• La definición subjetiva pretende condicionar el acto de comercio a que una o
más de las personas que lo realizan sean comerciantes o empresarios.
Sociedades Mercantiles; Sociedad de Responsabilidad
limitada. Compañía o Sociedad Anónima.

Sociedades Mercantiles:

La sociedad mercantil (o sociedad comercial) es aquella sociedad que tiene por objeto
la realización de uno o más actos de comercio o, en general, una actividad sujeta al
derecho mercantil. Se opone a la sociedad civil.

Como toda sociedad, son entes a los que la ley reconoce personalidad jurídica propia y
distinta de sus miembros, y que contando también con patrimonio propio, canalizan sus
esfuerzos a la realización de una finalidad lucrativa que es común, con vocación tal que
los beneficios que resulten de las actividades realizadas , solamente serán percibidos por
los socios.

Elementos de las Sociedades Mercantiles

En las Sociedades Mercantiles hay tres elementos fundamentales:

Los sociales, los patrimoniales y los formales:

• Elemento Personal: Está constituido por los socios, personas que aportan y
reúnen sus esfuerzos (bienes, capitales o trabajos)
• Elemento Patrimonial: Está formado por el conjunto de bienes que se aportan
para formar el capital social, los bienes, trabajo, etc.
• Elemento Formal: Es el conjunto de reglas relativas a la forma o solemnidad de
que se debe revestir al contrato que da origen a la sociedad como una individua-
lidad de derecho.

Clasificación

Las Sociedades comerciales se pueden clasificar conforme a varios criterios, entre los
que destacan los siguientes:

Según el predominio de los elementos

• Sociedades de Personas: son las sociedades en las cuales predomina el ele-


mento personal. Son las sociedades colectivas y en comandita simple.
• Sociedades intermedias: En estas sociedades no está muy claro el elemento
predominante. Son la Sociedad de Responsabilidad Limitada y la Comandita por
Acciones.
• Sociedades de capital o capitalistas: En estas sociedades domina el capital
social. En esta clasificación se incluyen las Sociedades y Compañías Anónimas
y las Cooperativas.

Sociedad colectiva, en Derecho mercantil, es uno de los posibles tipos de sociedad


mercantil. Se trata de una sociedad externa (que actúa y responde frente a terceros como
una persona distinta a la de sus socios), que realiza actividades mercantiles o civiles
bajo una razón social unificada, respondiendo los socios de las deudas que no pudieran
cubrirse con el capital social.

La sociedad en comandita o sociedad comanditaria, es aquella sociedad mercantil en


la que existen dos tipos de socios:

1. Los socios colectivos o gestores que responden con la totalidad de su patrimonio


de las actividades sociales (responsabilidad ilimitada y solidaria).
2. Los socios comanditarios que responden únicamente con el capital aportado
(responsabilidad limitada). No tiene un número mínimo de socios:

SOCIEDADES PERSONAS:

Sociedad colectiva, en Derecho mercantil, es uno de los posibles tipos de sociedad


mercantil. Se trata de una sociedad externa (que actúa y responde frente a terceros como
una persona distinta a la de sus socios), que realiza actividades mercantiles o civiles
bajo una razón social unificada, respondiendo los socios de las deudas que no pudieran
cubrirse con el capital social.

Sociedad en Comandita simple (Personas) es aquella que existe bajo una razón
social y se compone de uno o varios comanditarios que tienen la res-
ponsabilidad limitada al monto de su aportación.

SOCIEDADES INTERMEDIAS

La Sociedad de Responsabilidad Limitada: es una sociedad mercantil en la que el


capital social está dividido en cuotas sociales de distinto o igual valor llamadas par-
ticipaciones sociales y en la que la responsabilidad de los socios se circunscribe ex-
clusivamente al capital aportado por cada uno.

Las participaciones sociales no son equivalentes a las acciones de las sociedades anóni-
mas, dado que existen obstáculos legales a su transmisión. Además, no tienen carácter
de "valor" y no puede estar representada por medio de títulos o anotaciones en cuenta,
siendo obligatoria su transmisión por medio de documento público que se inscribirá en
el libro registro de socios.

La sociedad Comandita Por Acciones (Intermedias) se constituye entre socios


comanditados que responden de manera subsidiaria ilimitada y solidariamente de las
obligaciones sociales y de uno o varios comanditarios que únicamente están obligados
al pago de sus acciones y aportaciones.

SOCIEDADES DE CAPITAL O CAPITALISTAS

Sociedades y Compañías Anónimas:

La sociedad anónima (también conocida como S. A.) es aquella sociedad mercantil


cuyos titulares lo son en virtud de una participación en el capital social a través de
títulos o acciones. Las acciones pueden diferenciarse entre sí por su distinto valor
nominal o por los diferentes privilegios vinculados a éstas, como por ejemplo la
percepción a un dividendo mínimo. Los accionistas no responden con su patrimonio
personal de las deudas de la sociedad, sino únicamente hasta el monto del capital
aportado.

Las Cooperativas Una cooperativa es una asociación autónoma de personas que se


han unido voluntariamente para formar una organización democrática cuya
administración y gestión debe llevarse a cabo de la forma que acuerden los socios,
generalmente en el contexto de la economía de mercado. Su intención es hacer frente a
sus necesidades y aspiraciones económicas, sociales y culturales comunes haciendo uso
de una empresa de propiedad conjunta y democráticamente controlada. La diversidad de
necesidades y aspiraciones (trabajo, consumo, crédito, etc.) de los socios, que
conforman el objeto social o actividad cooperativizada de estas empresas, define una
tipología muy variada de cooperativas.

Los principios cooperativos constituyen las reglas básicas de funcionamiento de estas


organizaciones. La Alianza Cooperativa Internacional (ACI) es la organización
internacional que desde el año 1895 aglutina y promueve el movimiento cooperativo en
el mundo. Prototipo de empresa asociativa, la cooperativa constituye la forma más
genuina de entidad de economía social.

Tipos de cooperativas

Aunque pueden hacerse distintas clasificaciones de las cooperativas, es usual la que se


hace con relación al objeto que desempeñan.

Entre éstas se pueden mencionar las siguientes:

• Cooperativa de trabajo asociado o cooperativa de producción


• Cooperativa de consumidores y usuarios
• Cooperativa agraria
• Cooperativa de ahorro y crédito
• Cooperativa de servicios
• Cooperativa de viviendas
• Cooperativa de transporte
• Cooperativa de turismo
• Cooperativa de enseñanza
• Cooperativa escolar

Existen también algunos tipos más específicos, como los de cooperativa de ex


plotación comunitaria de la tierra, cooperativa de servicios públicos, cooperativa
de electrificación rural o cooperativa del mar.
A continuación un cuadro que intenta explicar las diferencias entre
Empresa Cooperativa y Empresa Capitalista clásica

Empresa capitalista Empresa cooperativa

Las personas buscan obtener ganancias y Las personas buscan dar servicios y el
beneficiarse unos sobre otros (fin de lucro) beneficio común (sin fines lucrativos)

Con la ganancia se beneficia el propietario Con la ganancia se beneficia la prestación


del capital de servicios

Principal objetivo: ensanchar los márgenes Principal objetivo: ofrecer servicios de


hasta hacerlos lo más provechosos posibles calidad y económicos, y reportar
para el accionista beneficios a los socios

El excedente disponible se devuelve a los


El beneficio logrado se distribuye entre los
socios en proporción a sus actividades o
accionistas
servicios

El capital dirige, la persona no La persona dirige, el capital no

La persona no tiene ni voz ni voto La persona tiene voz y voto

El número de socios es ilimitado. Pueden


El número de socios es limitado ser socios todas las personas que lo
deseen, según estatutos

Los objetivos son dependientes de las


Los objetivos son independientes del socio
necesidades de los socios

Administrada por un número reducido de Se gobierna con la participación de todos


personas los socios
Se organiza internamente por medio de la Se organiza internamente por medio del
competencia apoyo mutuo

SEGUROS

El contrato de seguro: Es el medio por el cual el asegurador se obliga, mediante el


cobro de una prima, a resarcir un daño o a pagar una suma de dinero al verificarse la
eventualidad prevista en el contrato. El contrato de seguro puede tener por objeto toda
clase de riesgos si existe interés asegurable, salvo prohibición expresa de la ley.

El contratante o tomador del seguro, que puede coincidir o no con el asegurado, por su
parte, se obliga a efectuar el pago de esa prima, a cambio de la cobertura otorgada por el
asegurador, la cual le evita afrontar un perjuicio económico mayor, en caso de que el
siniestro se produzca.

El contrato de seguro es consensual; los derechos y obligaciones recíprocos del


asegurador y asegurado, empiezan desde que se ha celebrado la convención, aun antes
de emitirse la póliza.

Al realizar un contrato de seguro, se intenta obtener una protección económica de bienes


o personas que pudieran en un futuro sufrir daños.

SUJETOS DEL CONTRATO DE SEGUROS


Dentro de esta relación contractual encontramos a los siguientes sujetos:
o El asegurador (Empresa de Seguros)
o El asegurado
o El beneficiario

El asegurador, es la persona jurídica que esta autorizada expresamente por ley a prestar
servicios como tal y es además quien asume el riesgo y en virtud de ello se obliga a
indemnizar al asegurado o al beneficiario del seguro por la producción de un evento
previamente determinado e incierto, a cambio de percibir una retribución que es
conocida como prima.
El asegurado, es la persona natural o jurídica que busca trasladar un determinado
riesgo a un tercero (empresa aseguradora) a efecto de que le sean resarcidos a él o a un
tercero los daños o perdidas que puedan derivar del acaecimiento de un suceso incierto a
la fecha del contrato de seguro. Con tal objeto deberá abonar una retribución (prima) al
asegurador.
El beneficiario, es la persona que, sin ser asegurado, recibe el importe de la suma
asegurada. En consecuencia, no esta obligado a satisfacer las primas a la compañía.
Existen distintas clases de seguros, a saber
o Seguros de intereses, que pueden ser :
 Por el objeto.- el interés puede ser sobre un bien determinado,
sobre un derecho determinado a un bien o derivado de un bien y sobre todo el
patrimonio.
 Por la clase del interés asegurado.- puede ser sobre el interés
del capital y el interés de la ganancia.
o Seguros de personas, que pueden ser :
 En sentido estricto, al seguro sobre la vida humana – seguros
para el caso de muerte, supervivencia, etc.
 En sentido amplio, a los seguros que cubren un acontecimiento
que afecta la salud o integridad corporal.
 Seguros Acumulativos.- aquel en el que dos o mas entidades de
seguros cubren independientemente y simultáneamente un riesgo.
 Seguro a todo riesgo.- aquel en el que se han incluido todas las
garantías normalmente aplicables a determinado riesgo.
 Seguro colectivo.- aquel contrato de seguro sobre personas, que
se caracteriza por cubrir mediante un solo contrato múltiples asegurados que
integran una colectividad homogénea.
 Seguro complementario.- aquel que se incorpora a otra con
objeto de prestar a la persona asegurada en ambos una nueva garantía o
ampliar la cobertura preexistente.
 Seguro de accidentes.- aquel que tiene por objeto la prestación
de indemnizaciones en caso de accidentes que motiven la muerte o
incapacidad del asegurado, a causa de actividades previstas en la póliza.
 Seguro de asistencia de viajes.- aquel seguro conducente a
resolver las incidencias de diversa naturaleza que le hayan surgido durante un
viaje.
 Seguro de automóviles.- aquel que tiene por objeto la prestación
de indemnizaciones derivadas de accidentes producidos a consecuencia de la
circulación de vehículos.
 Seguro de enfermedad.- es aquel en virtud, en caso de
enfermedad del asegurado, se le entrega una indemnización prevista
previamente en la póliza.
 Seguro contra incendio.- aquel que garantiza al asegurado la
entrega de la indemnización en caso de incendio de sus bienes determinados
en la póliza o la reparación o resarcimiento de los mismos.
 Seguro de personas.- aquel que se caracteriza porque el objeto
asegurado es la persona humana, tomando en cuenta su existencia, salud e
integridad al pago de la prestación.
 Seguro contra robos.- aquel en el que el asegurador se
compromete a indemnizar al asegurado por las perdidas sufridas a
consecuencia de la desaparición de los objetos asegurados.
 Seguro de transportes.- aquel por el que una entidad
aseguradora se compromete al pago de determinadas indemnizaciones a
consecuencia de los daños sobrevenidos durante el transporte de mercancías.
 Seguro de vida.- es aquel en el que el pago por el asegurador de
la cantidad estipulada en el contrato se hace dependiendo del fallecimiento o
supervivencia del asegurado en una época determinada.
Seguro de responsabilidad civil

Una póliza de cobertura total de responsabilidad civil tiene como objetivo otorgar
cobertura a terceros por concepto de:

• Daños personales y perjuicios por publicidad


• Responsabilidad legal por incendio, que habitualmente es obligatorio en caso de
arriendo de instalaciones. Esto le otorga cobertura en caso de que su negligencia
redunde en daños o pérdidas que afecten el bien de su arrendador. Por ejemplo,
deja funcionando por error una pequeña estufa eléctrica y se va a su casa al final
del día. Durante la noche, la estufa tiene un cortocircuito e inicia un incendio, en
el cual el fuego y el humo generan daños al inmueble. En este caso, la pérdida se
originó por el acto negligente de dejar encendida la estufa. Aquí es donde la
Responsabilidad legal por incendio protege su inversión.
• Productos y operaciones completadas
• Gastos o pagos médicos
• Responsabilidad general por sus instalaciones. El mejor ejemplo es el habitual
riesgo de .tropezar a causa de una alfombra deteriorada, causando daños físicos..

En ciertos casos, algunas pólizas excluirán la cobertura de Productos y operaciones


completadas y / o Daños personales y perjuicios por publicidad, dependiendo de los
servicios que presta su empresa. En estos casos se debe contar con una Póliza de
responsabilidad profesional, Negligencia profesional o Errores y omisiones
específicas para su negocio que otorgue cobertura en el caso de errores y omisiones que
puedan redundar en acciones legales en contra de su empresa. Esto se aplica
particularmente a profesiones que están sujetas a un mayor grado de cuidados o normas,
por ejemplo, los abogados, consultores en ingeniería, agentes de seguros, corredores de
propiedades, médicos y dentistas.

Fianza garantizada: Se utiliza en caso de algún siniestro cubierto por la cobertura


de Responsabilidad Civil Profesional para Médicos, y de acuerdo con los requisitos que
la Ley establece respecto a la presentación de una fianza para lograr la libertad
provisional, condicional y/o preparatoria del Asegurado.
La Compañía pagará el importe de la prima correspondiente a dicha fianza, expedida
por una Compañía Afianzadora legalmente constituida.

Una fianza es una garantía que busca asegurar el cumplimiento de una obligación. Sin
embargo, es un término que puede resultar equívoco, al hacer referencia tanto a una
garantía real como a una garantía personal.

Tipos de fianza
Garantía personal

La "fianza", en sentido estricto, consiste en una garantía personal, en virtud de la cual se


asegura el cumplimiento de una deuda u obligación mediante la existencia de un fiador.
El fiador es una tercera persona, ajena a la deuda, que garantiza su cumplimiento,
comprometiéndose a cumplir él lo que el deudor no haya cumplido por sí mismo
(deudor subsidiario).
En el Derecho civil, el fiador y el deudor son dos personas diferentes, ligados mediante
una figura que posee una fisonomía contractual: contrato de fianza. La relación entre el
acreedor y el fiador pasa a través del deudor.

Garantía real

Otro uso común del término "fianza" en el ámbito jurídico es el de entrega de una
cantidad de dinero como garantía de ciertas obligaciones. Sin embargo, a pesar del
nombre, la fianza monetaria no es tal, sino que se trata de un caso de prenda irregular, al
tratarse de una garantía real y no personal.

Existen varios ámbitos del Derecho en el que aparece esta figura.

• En el Derecho contractual: la fianza garantiza el cumplimiento de las


obligaciones derivadas de un contrato. Por ejemplo, es habitual la constitución
una fianza monetaria en caso de arrendamiento de inmuebles para garantizar el
cumplimiento del pago de las rentas de arriendo, así como la devolución en buen
estado del bien arrendado.
• En Derecho procesal penal: la fianza monetaria se entrega como forma de
garantizar que el acusado no tiene intención de huir de la justicia. Con ello se
pretende evitar o levantar una medida prisión preventiva. Es el caso típico de la
libertad bajo fianza.

Incumplimiento
En el caso de incumplimiento de la obligación garantizada, dependerá del caso concreto
para establecer qué ocurre con la fianza. Por ejemplo, en Derecho contractual
lo habitual es que el acreedor utilice la fianza para resarcirse de los daños y
perjuicios ocasionados. Sin embargo, en Derecho procesal penal una posible
fuga del acusado provoca la pérdida absoluta de dinero dado como fianza, sin
necesidad de evaluar gastos o daños.
La Banca Comercial. Créditos. El Fideicomiso: concepto y clases
El sistema bancario de Venezuela se caracteriza por estar dominado por la banca
privada nacional que para enero de 2007 cubría el 58,4% de los activos totales del
mercado, mientras que la banca extranjera ocupaba el 30,4% y el resto está en manos
del Estado (11,2%). Existen 58 instituciones financieras de ellas 36 son bancos
comerciales (Banca Comercial y Banca Universal) y otras 22 están dedicadas a la banca
especializada. El sector bancario emplea cerca de 65.000 personas (2007) y cuenta con
más de 3.100 agencias u oficinas. Los principales bancos son el Banco de
Venezuela/Grupo Santander, Banesco, Banco Mercantil y BBVA Banco Provincial.

¿Qué se entiende por titularización? Créditos bancarios

La actividad relativa a la cesión onerosa, plena, definitiva, irrevocable e incondicionada


de créditos bancarios con vencimiento futuro que luego serán fraccionados e
incorporados a valores negociables, se ha denominado “titularización de créditos
bancarios”. En la última década se han venido desarrollando una gran variedad de
instrumentos financieros sofisticados que permiten a los diversos agentes de la
economía obtener recursos a menores costos. Uno de estos mecanismos está constituido
por la titularización de activos originadores de flujos de caja recurrentes. La idea que
subyace de estos procesos es lograr la transformación de activos ilíquidos (no
susceptibles de negociación) en recursos actuales (anticipar a valores presentes flujos de
caja futuros), permitiendo de este modo su libre aplicación a las necesidades reales de
las empresas.

Así, en el caso de la banca y otras instituciones financieras, los costos operativos


originados por el establecimiento de niveles mínimos de patrimonio (comúnmente
conocido como “adecuación patrimonial”), la competencia por la captación de recursos
generada por la incorporación activa de nuevos entes financieros, tales como las
entidades de inversión colectiva y las casas de bolsa, y la llamada banca de gaveta, han
generado que las instituciones financieras busquen vías o alternativas que permitan
hacerles más competitivos dentro del mercado financiero actual. La titularización de
créditos bancarios es una de dichas alternativas, pues permite a los bancos, por una
parte, desprenderse, en forma definitiva, de ciertos activos que componen su patrimonio
y la posibilidad, en consecuencia, de disminuir los costos operativos inherentes al
cumplimiento de los límites de patrimonio establecidos en nuestra legislación bancaria,
y por la otra, cumplir con la banca de gaveta mediante la inversión en títulos de
participación, originados en procesos de titularización, cuyos activos subyacentes
pueden encontrarse constituidos por créditos dirigidos a satisfacer necesidades de
vivienda, el desarrollo agroindustrial y agropecuario, el desarrollo y fomento de la
microempresa, el desarrollo y fomento del turismo, entre otros.

Un fideicomiso (del latín fideicommissum, a su vez de fides, "fe", y commissus,


"comisión") es un contrato o convenio en virtud del cual una persona, llamada
fideicomitente o también fiduciante, transmite bienes, cantidades de dinero o derechos,
presentes o futuros, de su propiedad a otra persona (una persona natural, llamada
fiduciaria), para que ésta administre o invierta los bienes en beneficio propio o en
beneficio de un tercero, llamado fideicomisario. Cabe señalar que, al momento de la
creación del fideicomiso, ninguna de las partes es propietaria del bien objeto del
fideicomiso. El fideicomiso es, por tanto, un contrato por el cual una persona destina
ciertos bienes a un fin lícito determinado, encomendando la realización de ese fin a una
institución fiduciaria.

"Habrá fideicomiso cuando una persona (fiduciante) transmita la propiedad fiduciaria de


bienes determinados a otra (fiduciario), quien se obliga a ejercerla en beneficio de quien
se designe en el contrato (beneficiario), y a transmitirlo al cumplimiento de un plazo o
condición al fiduciante, al beneficiario o al fideicomisario."

Historia del fideicomiso


El origen del fideicomiso puede hallarse en la fiducia (que en latín significa "fe,
confianza"). Con el tiempo, el concepto se enriqueció y asumió distintas modalidades de
la figura del trust law en el common law.

Partes
El fiduciante o fideicomitente, que es la parte que transfiere a otros bienes
determinados. Tiene que poseer el dominio pleno de los bienes dados en fideicomiso.
El fiduciario, que es la parte a quien se transfieren los bienes, y que está obligada a
administrarlos con la prudencia y diligencia propias del buen hombre de negocios
(administrar lo ajeno como propio), que actúa sobre la base de la confianza depositada
en él. Puede ser cualquier persona física o jurídica. El Fiduciario debe ser una persona
moral autorizada para ser Fiduciaria en los términos de la Ley de Instituciones de
Crédito.

El beneficiario, que es la persona en cuyo beneficio se ha instituido el fideicomiso, sin


ser el destinatario final de los bienes. Pueden ser una o varias personas físicas o
jurídicas.

El fideicomisario, que es el destinatario final de los bienes. Normalmente, el


beneficiario y el fideicomisario son una misma persona. Pero puede ocurrir que no sea
la misma persona, puede ser un tercero, o el propio fiduciante.

Clases de fideicomiso
a) Según que el fiduciante reciba o no una contra prestación

1.Transmisión fiduciaria con contraprestación: la transmisión de los bienes Fidei-


comitidos se realiza a título de fiducia, o de confianza, pero el fiduciante recibe
una contraprestación por dicha transmisión.
2.Transmisión fiduciaria sin contraprestación: es posible la existencia de una
transmisión fiduciaria sin contraprestación, por ejemplo, donar los bienes
fideicomitidos a un tercero.

b)Según el Objeto
Una posible clasificación no limitativa de las diversas clases de fideicomiso
existentes, según su objeto, puede ser la siguiente:
1) Fideicomiso de garantía: puede reemplazar con ventajas a la hipoteca y a la prenda.
Para ello, el fiduciante transmite un bien (una cosa inmueble o mueble) en propiedad
fiduciaria, garantizando una obligación que mantiene a favor de un tercero, con
instrucciones de que, no pagada la misma a su vencimiento, el fiduciario procederá a
disponer de la cosa y con su producido neto desinteresa al acreedor y el remanente
líquido que resta, lo reintegra al fiduciante. En el contrato de fideicomiso se adoptarán
todas las previsiones necesarias, incluyendo la forma de acreditar la mora del fiduciante
deudor con su acreedor, beneficiario de la garantía. De este modo, se evitan los trámites
de ejecución judicial, con la rapidez y economía que ello supone, no olvidando que el
bien fideicomitido queda fuera de la acción de los otros acreedores del fiduciante y de
los que los sean del fiduciario. Queda fuera también del concurso de cualquiera de ellos,
evitándose todo trámite de verificación (salvo la acción de fraude que se haya cometido
respecto de los acreedores del fiduciante).
2) Fideicomiso de seguros: las buenas intenciones del jefe de familia que contrata un
seguro de vida para que, el día que fallezca, su esposa e hijos reciban una suma
importante que les permita una digna subsistencia, puede malograrse si, ocurrido el
siniestro, los beneficiarios de la indemnización que abone la compañía aseguradora
administran mal lo recibido y en poco tiempo consuman el importe cobrado. Es una
preocupación que nunca descarta quien contrata tal seguro, la que puede evitarse por vía
de un fideicomiso debidamente constituido. El asegurado nombra como beneficiario a
un banco u otra entidad financiera de su confianza y celebra con el mismo un contrato
de fideicomiso, designándolo fiduciario del importe a percibir de la aseguradora, fijando
su plazo y especificando todas las condiciones a las que debe ajustarse aquel en
cumplimiento de los fines instruidos (inversiones a efectuar, beneficiarios de las rentas,
destino final de los bienes, etc.).
Se trata de una modalidad de fideicomiso que puede ser de suma utilidad y con
provecho para las entidades fiduciarias por las comisiones u otros ingresos que por su
gestión convengan y perciban.
3) Fideicomiso inmobiliario: el fiduciario recibe del fiduciante un inmueble con el fin
de administrarlo o desarrollar un proyecto de construcción y venta de las unidades
construidas.
Damos como ejemplo la construcción de un edificio con unidades a distribuir entre
quienes resulten adjudicatarios bajo el régimen de propiedad horizontal. Confluyen en
el negocio intereses diversos, como entidades que conceden créditos, constructores y
arquitectos que realicen los trabajos, ingenieros y calculistas, entidades municipales que
deban conceder los permisos y autorizaciones que correspondan, entidades de control
ambiental, el o los propietarios del terreno donde se hará la construcción, etc. La
presencia de todos estos interesados, logra conciliarse con ventaja cuando una entidad
financiera especializada ejerce la titularidad del inmueble como propiedad fiduciaria y
ofrece plena seguridad de que el negocio se desarrollará con respeto de todos los
intereses involucrados y según lo convenido.
4) Fideicomiso de administración con control judicial: se establece para las
asociaciones civiles con personería jurídica, como las dedicadas a la actividad deportiva
de cualquier índole que, en casos de quiebras decretadas o concursos preventivos, se
constituya un fideicomiso de administración a cargo de un órgano fiduciario con el fin
de administrar dichas entidades. Este órgano fiduciario que se supone experto en crisis
concúrsales, se compone de un contador, un abogado y un experto deportivo, quienes
trabajan en forma conjunta y a su vez son controlados por un juez. El fin de este órgano
fiduciario es que tres expertos de distintas áreas unan sus esfuerzos, a fin de solucionar
la crisis que atraviesa la entidad y mantener su continuidad, además de establecer las
causas que la llevaron a la quiebra. Una de las actividades encargadas a este órgano es
la consolidación del pasivo, sobre el cual, una vez determinado, se emitirán certificados
representativos, nominativos y endosables a los acreedores. Las bases sobre las que se
apoya la normativa legal son el deporte como derecho social, el generar ingresos
genuinos, a fin de poder sanear el pasivo y garantizar a los acreedores el cobro de sus
créditos, superando el estado de insolvencia, para que de este modo se garantice la
continuidad de la institución.
5) Fideicomiso testamentario: puede constituirse por contrato o testamento, y solo
podrá ser hecho sobre bienes determinados. De esta manera, el fiduciante puede
imponer la indivisión de los bienes fideicomitidos durante un plazo a partir de su
deceso.
6) Fideicomiso de administración: responde a la conveniencia del fideicomitente en
relevarse de la administración de sus bienes, por razones de edad, de ocupación o por
comodidad.
7) Fideicomiso de inversión: constituye una modalidad del fideicomiso de
administración. Con él, se procura un rendimiento de los bienes que se optimiza por el
manejo profesional que realiza el banco.
8) Fideicomiso traslativo de dominio: produce la transmisión definitiva del bien a
favor del fideicomisario al cumplirse la condición del contrato.
9) Fideicomiso financiero: la Comisión Nacional de Valores aprobó el primer
fideicomiso financiero el 07 de diciembre de 1995. Permiten tomar diversos tipos de
derechos creditorios como un activo subyacente con la finalidad de posibilitar la
titularización (securitización) emitiendo sobre la base de dichos activos subyacentes,
títulos de deuda y/o certificados de participación que son adquiridos por inversores.