Está en la página 1de 12

UNIVERSIDAD PEGAGÓGICA EXPERIMENTAL LIBERTADOR

INSTITUTO DE MEJORAMIENTO PROFESIONAL DEL MAGISTERIO


I SEMESTRE DE EDUCACION INFORMÁTICA
SECCIÓN: 05

LENGUA ESPAÑOLA

Integrantes:
CORRO, Yeyli C.I. Nº: 12.034.810
LEAL, Thais C.I. Nº: 12.394.425
MARTINEZ, Ygor C.I. Nº: 11.352.995
URDANETA, Damelis C.I. Nº: 11.816.112

Mayo, de 2007.
FUNCIONES DEL LENGUAJE

El hombre, al utilizar el lenguaje, lo hace con una intención


comunicativa determinada: quiere convencer, ordenar, conmover, informar.
Según cuál sea su intención, el mensaje cumplirá una función diferente, y
esto da lugar a que se hable de las distintas funciones del lenguaje.

LAS FUNCIONES DEL LENGUAJE SE CLASIFICAN EN:

• Función representativa o referencial. Es la orientada al contexto o


referente. Transmite contenidos objetivos referidos a la realidad
extralingüística. Exposiciones de hechos, realidades… Está libre de
subjetividad. Entonación neutra, modo indicativo, ausencia de adjetivación
valorativa, léxico denotativo. Aparece en estado puro en el lenguaje
científico.

Está presente en todos los actos comunicativos. La utilizamos para


expresar mensajes de carácter objetivo, cuya realidad es compartida por los
demás miembros del grupo. Se da cuando el mensaje que se transmite
puede ser verificable, porque claramente reconocemos la relación que se
establece entre el mensaje y el objeto (REFERENTE).

A- Predominio referencial: transmisión de datos o ideas

B- Predominio de la tercera persona

C- El emisor o escritor no interviene en el texto (objetividad)

D- Oraciones con matiz impersonal


E- Verbos en indicativo

F- Oraciones enunciativas

G- Tipos de discurso: informativo

Es la función propia de la exposición científica, libros de textos,


información objetiva, entre otras; que utilizan un lenguaje denotativo, sin
ambigüedad.

Ejemplos: El hombre nace, crece, se reproduce y muere, entre otras.

• Función apelativa o conativa. Se centra en el receptor. Aparece


cuando el objetivo de la comunicación es provocar una determinada
reacción en el oyente. Es la función de mandato y pregunta. Sus recursos
lingüísticos son los vocativos, modo imperativo, oraciones interrogativas,
utilización deliberada de elementos afectivos, adjetivos valorativos,
términos connotativos y toda la serie de recursos retóricos. Se da en
lenguaje coloquial, es dominante en la publicidad y propaganda política e
ideológica en general.

Ejemplos: Sal de aquí, por favor, No te vayas, entre otras.

• Función expresiva o emotiva. Es la orientada al emisor. Permite


inferir la subjetividad del hablante, su estado emocional. Son propias las
interjecciones, el énfasis en la entonación, las interrupciones, la alteración
del orden de las palabras, las exclamaciones, elementos emotivos de todo
tipo (diminutivos, aumentativos, despectivos), adjetivos valorativos,
términos connotativos y modo subjuntivo optativo. Lenguaje coloquial,
literario con frecuencia y en periodismo de opinión.
Ejemplos: ¡Qué dolor!, ¡qué triste es la vida!, entre otras.

• Función fática. Está orientada al canal. La finalidad es establecer,


prolongar o interrumpir la comunicación, o bien comprobar si existe
"contacto". Su contenido informativo es nulo o escaso, de alta
redundancia y previsibilidad en determinadas ocasiones. La charla
intrascendente sobre el tiempo, la salud y otros tópicos son función fática.
No se pretende intercambiar información sino mostrar la buena
disposición mutua. El mensaje no tiene otra finalidad comunicativa que la
de abrir, o comprobar que sigue abierto, el canal de comunicación, que
por tanto será el elemento predominante.

Siempre que nos comunicamos con alguien necesitamos comprobar que nos
está escuchando, y recurrimos al empleo de expresiones para verificar dicha
comunicación; esas expresiones pueden ser OK, de acuerdo, si, entre otras.

Ejemplos: ¿Dígame?, Si …si, ¡Hola!, entre otras.

• Función metalingüística. Es la centrada en el código. Cuando la


lengua se toma a sí misma como referente, cuando la lengua habla de la
lengua.

Se utiliza cuando se usa la lengua para hablar de la misma lengua u otra


cualquiera. Por ejemplo, cuando decimos “burro se escribe con b”, o “the es
el artículo en inglés”. Esta función se centra en el código, es decir, en la
lengua respectiva de la que se hable, es propia de los diccionarios de
Lengua. Esto constituye a la función metalingüística.

Ejemplo: El verbo hacer se escribe con h, la palabra “rosa” es un sustantivo


femenino singular.
Función poética: La Función poética o estética está centrada en la
literatura y sobretodo en la poesía. Manifiesta la intención del emisor de
crear un mensaje bello, que tenga finalidad en sí mismo, para lo cual elige
las palabras más por su valor estético que por su contenido. Puede darse
también en expresiones coloquiales y en el lenguaje publicitario. Es la
orientada al mensaje. Aparece siempre que la expresión atrae la atención
sobre su forma. En sentido técnico, posee una elevada información.
Constante en lenguaje publicitario. Se centra en el mensaje mismo se
relaciona con la literatura en general porque se refiere a como se configura
el lenguaje, a su forma (versos estrofas).

Sus recursos son variadísimos, todas las figuras estilísticas y juegos de


palabras.

Ejemplos: La princesa está triste, ¿que tendrá la princesa?... (Rubén


Darío).
NIVELES DEL LENGUAJE

Una misma persona no hace el mismo uso de la lengua en todas las


situaciones en la que se halla. No se expresa igual si está con los amigos,
cenando con sus padres o hablando con un desconocido. Tampoco usan
de la misma forma la lengua personas de distinto nivel sociocultural.
Podemos entender por niveles de lengua los matices especiales que
un grupo social da al idioma, según circunstancias tales como ubicación,
influencia ambiental, ocupación, profesión entre otras.

La adopción de uno u otro de estos niveles viene determinada por una


serie de factores:

a) El medio o canal de expresión utilizado: No es lo mismo redactar


y escribir un artículo deportivo que retransmitir un encuentro por la radio.
b) El tema sobre el que versa la comunicación: Así, es muy distinto
para un conferenciante, por ejemplo, exponer una tesis que relatar a un
amigo las ultimas vacaciones que ha disfrutado.
c) La situación en que se produce la comunicación y la relación
que existe entre el emisor y el receptor: Así, por ejemplo, nos
dirigiremos de forma distinta a un agente de policía que a un compañero de
estudios.
USO DE ALGUNAS PALBRAS
Nivel Culto Estándar Nivel Popular
Jurisconsulto abogado Picapleitos, doctor
Reclusorio Cárcel Chirona, trullo
Fornido Musculoso Cachas
Fortuna Suerte Chiripa, potra, chorra
Senectud Vejez Chochez
Enajenado Loco Chiflado, chalado, majareta

Los niveles del Lenguaje se pueden clasificar según:

De acuerdo a la intención del hablante:

• Lengua coloquial: es aquella que se utiliza cotidianamente en las


conversaciones de todos los días. No es demasiado cuidado y puede
incluir interjecciones, frases hechas y repeticiones.
• Lengua no coloquial: es aquella en que se presta suma cuidado y
atención a la construcción de las frases de modo que no se preste a
confusiones y equivocaciones en su interpretación.
• Lengua literario: es aquella en el que se tiene principal cuidado en la
estética y armonía del mismo, como en la poesía.
• Lengua no literario: es aquella en el que el mensaje se transmite sin
elaborar expresamente su parte estética.

De acuerdo a la geografía:

• Lengua general: es aquella que comparten diferentes países que


comparten el mismo idioma.
• Lengua regional: es aquella que surge en los diferentes países o
dentro de diferentes regiones de un mismo país incluyendo giros
idiomáticos y palabras propias.
De acuerdo al medio utilizado:

• Lengua oral: se transmite a través de la voz en las conversaciones,


debates, radiofonía, entre otros.
• Lengua escrita: se transmite a través de la escritura en cartas,
periódicos, libros, entre otros.

De acuerdo al aspecto social:

• Según el sexo: hombres y mujeres muchas veces utilizan ciertas


expresiones que no suele utilizar el otro sexo.
• Según la edad: niños, adolescentes y adultos suelen utilizar vocablos
diferentes a sus padres y abuelos para expresar una misma idea.
• Según el nivel educativo: el lenguaje utilizado por una persona que
ha recibido educación formal suele ser mucho más rico que el de aquella
persona que no ha estudiado.
• Según la profesión: distintos profesionales suelen utilizar palabras
técnicas propias de su actividad que no utilizan comúnmente otras
personas.

• Lengua general, lengua regional:


Las variedades geográficas relacionan al hablante con su origen
territorial; es la variedad que adoptan los hablantes de cierta área del
dominio geográfico del idioma.
El español es lengua general (o de uso general) en vastas regiones
de l mundo. Así, un hablante de Argentina está en condiciones con otro de
España, Chile o México, entre otros, pues todos poseen una misma lengua
general.
Pero, a poco que mantengamos una conversación o escuchemos a
esos otros hablantes, se harán evidentes ciertas modalidades regionales.

• Lengua culta, lengua vulgar:


También apreciamos la existencia de una lengua culta, o cuidada en
su elaboración. Por lengua culta no debemos entender un conjunto de
normas afectadas, extravagantes o altisonantes, sino que en este nivel se
advierte un ajuste permanente a las normas de corrección, y también
claridad y riqueza de vocabulario.
Por contraste, podemos llamar lengua vulgar a aquella en que se
observan numerosas desviaciones de las normas de corrección.

• Lengua coloquial, familiar u oral y lengua escrita:


Podemos reconocer la existencia de una lengua coloquial, Conver-
sacional, propia de la expresión oral, que difiere bastante de la lengua
escrita.
La expresión coloquial es la propia de la comunicación entre amigos
o en familia. Suele ser un habla algo descuidada porque el hablante lo que
busca e s la expresión inmediata de lo que quiere comunicar, sin
preocuparse por el modo en que lo esta comunicando.
Si hablamos de lengua escrita, incluiremos también a la lengua
literaria dentro de ella. Pero con la aclaración de que la Literatura utiliza la
lengua en función expresiva y, por lo tanto, se vale de recursos retóricos,
con el fin de presentar personajes, describir ambientes, recrear situaciones,
entre otros.

• Lengua técnica, lengua profesional:


Cabe señalar que cada ciencia, profesión o arte necesita valerse de un
vocabulario específico para hacer conocer los objetos o conceptos que les
son propios. En este sentido, reconocemos la existencia de lenguas
técnicas (como la de la medicina, la gramática, la danza, el derecho, entre
otras).

Por último diremos que hay ciertas jergas o argots (como por
ejemplo la germania en España y el lunfardo en Argentina) que han surgido
como lenguas marginales, por necesidades de las “profesión”. En efecto,
fueron originadas por los delincuentes como un sistema de claves con el fin
de comunicarse entre ellos, sin ser sorprendido por las autoridades
policiales.
Así nace le germania en España, jerga de delincuentes durante los
siglos XVI y XVII, o el lunfardo en Buenos Aires, surgido a finales del siglo
XIX, y lo interesante es que muchas de esas voces se han incorporado al
habla de la ciudad y a otras regiones argentinas y uruguayas. Más aún,
esta modalidad ha producido una peculiar literatura, sobretodo en poesía.