Está en la página 1de 10

Manejo del Comportamiento en SSM

Por Mary Beall, Madre de SSM, M.ED

¿Cuáles son los problemas de comportamiento más comunes en el


síndrome de Smith-Magenis?

• Déficit de Atención Con o Sin Hiperactividad


• Frecuentes Rabietas o Arrebatos Temperamentales
• Búsqueda de Llamar la Atención
• Impulsividad
• Distracción
• Desobediencia y Conducta Desafiante
• Agresión y Destrucción
• Autoinjurias: morderse o golpearse, dar golpes de cabeza y pellizcarse la piel.
• Arrancarse las Uñas (Onicotilomanía) e Insertarse objetos extraños en los
orificios del cuerpo (Poliembolocoilamanía).
• Comportamientos Estereotípico del SSM: autoabrazos ante la emoción, batir las
palmas de las manos.

También hay otros problemas que suelen mencionar los padres, pero que aún no se han
documentado. Algunos podrían ser consecuencia de otros síntomas; por ejemplo, los
niños con problemas de integración sensorial tienden a arrancar las etiquetas de todas
sus ropas, o negarse a llevar suéteres. Algunos comportamientos se refieren a la
modulación: no saben cuando lo suficiente es suficiente, o bien no tienen la capacidad
de utilizar sólo lo necesario. Aprietan demasiado el pomo de la pasta de dientes, vierten
demasiado bebida, untan demasiada manteca, utilizan demasiado papel higiénico,
aprietan muy fuerte cuando abrazan a una persona o un animal y corren en vez de
caminar. Pueden provocar la agitación del hogar cuando quitan las pilas de todo
artefacto, se ponen pasta de dientes y champú (a veces embadurnando todo), asaltan la
heladera y vuelcan la comida, o arrancan el rollo de película del estuche de la cámara.
¡Y son ruidosos! Disfrutan gritando o cantando en voz alta, lo cual es especialmente
molesto a las 4:00 de la madrugada. Aunque es posible que una persona con SSM no
presente nunca problemas importantes de comportamiento, cierto grado de
comportamiento autolesivo y perturbaciones del sueño ocurren en la mayoría de los
individuos SSM. A pesar de sus comportamientos muy difíciles, los niños y adultos con
SSM son muy cariñosos y tienen personalidades agradables y mucho potencial sin
explotar.

¿Por qué se comportan de esta forma?

No está claro exactamente que es lo que causa estos comportamientos, sin embargo se
han documentado investigaciones en el estudio de los aspectos conductuales del
síndrome (Dykens y Smith, 1998) que demuestran que el sueño (o, mejor dicho, la falta
de sueño) es el factor más significativo que predice los comportamientos difíciles que
ocasiona el SSM.
Otros factores son probablemente polifacéticos. Podría haber una vía de conducción
interna para hacer estas cosas, una especie de "cortocircuito" que los hace reaccionar sin
un filtro que los detenga. Parecen tener una respuesta inmediata de "pelear o volar",
provocada por la adrenalina ante muchas situaciones.

Otras posibles causas son:


• Ansiedad: Los adultos jóvenes afectados del SSM (a una edad a la que pueden
hablar acerca de sus emociones) mencionan que ellos se preocupan mucho y se
sienten muy ansiosos.
• Frustración: Por sí mismos, por otros, por su falta de habilidades, por sus
problemas de comunicación, (¡y porque no pueden hacerse cargo!)
• Problemas del habla y del lenguaje: Tienen retraso en el habla y cuando pueden
hablar, es difícil comprenderlos. También tienen retraso en la comprensión de lo
que otros les dicen y en la capacidad para seguir instrucciones verbales.
• Retraso del desarrollo: No pueden hacer cosas que otros hacen a su edad, y si
están en alguna situación con otros de su edad, a menudo permanecen
expectantes.
• Retraso de desarrollo emocional: Su capacidad para controlar y comprender sus
propias emociones es similar a la de un niño mucho menor.
• Problemas de integración sensorial.
• Privación de sueño: Su trastorno del sueño y su ritmo circadiano invertido los
pone "arriba y en alerta" en un momento en que el resto de la familia está
durmiendo, y están muy somnolientos y a veces irritables cuando los demás
están completamente despabilados.
• Problemas médicos: Es común que tengan infecciones del oído, resfríos
frecuentes, problemas al usar del inodoro y estreñimiento; algunos tienen
discapacidad auditiva, convulsiones, escoliosis y anomalías renales.

Ante todo esto, ¿qué pueden hacer los padres?


Tienen un trabajo muy difícil. Tienen que enfrentarse a todos los problemas que
conlleva el SSM trabajando pacientemente para lograr un cambio positivo. Este es un
trabajo constante. Hay veces cuando lo único que queda es tomar el problema tal como
viene, y hacer lo mejor que se pueda.

Las siguientes afirmaciones son algunos errores comunes en la respuesta de los padres:
• Nuestros niños están eligiendo portarse mal.
• La crianza inconsistente o pobre de los hijos causa sus comportamientos.
• Aplicaciones más coherentes de premios y castigos los curarían.
• Ellos se portan mal con usted en venganza por algo.
• Deberíamos ser capaces de controlar los comportamientos de nuestro hijo.
• El niño necesita saber "quién manda" y entonces obedecerá.

Los comportamientos problemáticos son síntomas documentados del SSM. Por


supuesto que algunos de los comportamientos que presentan son sólo travesuras, como
las de cualquier niño. A veces resulta realmente difícil decidir qué es causado por el
SSM y que no. Es mejor equivocarse por el lado de suponer que el SSM es el causante o
contribuye a ello, debido a que los síntomas de SSM afectan sus vidas de una manera
muy abrumadora. Habrá que evaluar el daño que pueda causarse si no se piensa primero
en que puede estar contribuyendo el SSM antes de decidir que sólo está “eligiendo
portarse mal".

Hay diferencia entre comportamientos molestos y comportamientos que son peligrosos


y destructivos. Ellos no se van a curar del SSM y por lo tanto probablemente siempre
actuarán algo diferente de lo que cabría esperar. Decidan ustedes vivir lo mejor posible.
Elijan sus problemas peores o más irritantes y tracen un plan. ¿Qué se necesita cambiar?
Podría ser el espacio en que se encuentran, o el modo en que la gente trata con ellos, o
incluso el momento del día que ustedes elijan para hacer sus actividades. Podrían
organizar su casa, el patio y el auto, para que ningún elemento genere un problema de
comportamiento. Si ustedes pueden resolver el problema con un cambio ambiental,
háganlo.

Entonces ¿Qué Podemos Hacer Nosotros?


¡Hagan lo que puedan! No se preocupen por lo que digan los demás, o lo que digan las
revistas actuales para padres, o si sus métodos están "bien" para otros niños o no. (¿Está
bien esperar que su hijo con SSM se comporte exactamente igual que los niños típicos
cuando él tiene tantos problemas más?) Quizás tengan que probar varios métodos, y es
posible que deban usarlos simultáneamente. No hay ninguna respuesta perfecta y no hay
ningún programa que les conformará en un 100%, o que garantizará que el niño no
explote. La buena noticia, sin embargo, es que hay algunas estrategias probadas por los
padres de niños SSM que pueden hacer que sea más probable que su niño pueda
controlarse a sí mismo y mejorar su comportamiento.

Pensamientos a considerar

1. Intenten lograr dormir un poco. Trabajen en primer lugar en encontrar una


solución al sueño, porque la privación del sueño aumenta sus comportamientos y
disminuye nuestra capacidad para enfrentarlos.
.
2. No esperen que los niños con SSM puedan controlar su propio
comportamiento sin asistencia. Los comportamientos descontrolados son un
síntoma documentado de SSM, en otras palabras se podría decir que tienen una
discapacidad de "control del comportamiento". Si un niño tiene deficiencia de
visión, no se espera que ejerciten una forma de ver y, a continuación, castigarlos
si no lo hacen. Se les da las herramientas y la instrucción y el estímulo para
superar su discapacidad. De la misma manera, nuestros niños necesitan nuestra
ayuda, nuestro adiestramiento, nuestro aliento para realizar lo que para ellos es
una tarea muy difícil.

3. Si desean controlarlos y cambiarles su comportamiento, primero pueden


tener que controlar y cambiar su propio comportamiento. (Como lo explica
el Dr. Ross Greene, en “The Explosive Child”) No podemos esperar que ellos
se ajusten a nuestros métodos y nuestras normas. Tenemos que encontrar
maneras de cambiar nuestro enfoque para darles más chances de lograrlo.

4. Dar órdenes forzadas y autoritarias como su principal técnica disciplinaria


puede exacerbar los comportamientos no deseables. Estos niños reaccionan
enérgicamente a un estridente tono de voz y montones de mandatos autoritarios.
Entran en luchas por el poder y se "bloquean". En ese momento, ninguna
amenaza de castigo u oferta de recompensa es lo suficientemente grande para
detenerlos. Realmente se puede ver un cambio en su actitud, y a partir de
entonces actuarán controlando, amenazando y desafiando. Esto parece tener
mucho de rebeldía, pero podemos indicar la diferencia, porque ellos sólo lo
hacen cuando se encuentran bloqueados en una lucha de poder.

5. Muchos de los comportamientos pueden reducirse mediante la creación de


un ambiente relajado, tolerable y flexible. Cuando se pueda, déjenlos
controlar algo… lo que sea. Intenten no ser rígidos ni exigentes. Eso no
significa que no establezcan límites, sólo intenten evitar tener que decir
constantemente ¡NO! o dominarlos. Traten de mantener la calma, o al menos
actuar con calma cuando ellos están "fuera de sí". Ellos necesitan "pedir prestada
su calma".

Monten un ambiente "SSM-amigable"


• Los cuidadores son amables y flexibles. Cuando el niño empieza a volverse
desafiante, el adulto debe asegurarse que su propio tono de voz y lenguaje
corporal sean muy neutros, no negativos, ¡ustedes no quieren que las cosas
empeoren!
• Muchas de las "reglas de la casa" son manejadas por el ambiente, de modo
que los adultos no tengan que decir siempre que no. A prueba de SSM así
como a prueba de bebés. Instalen candados en muebles y heladeras, bloqueen
los controles remotos, etc.…
• Planeen reglas y expectativas acerca de la edad emocional y de desarrollo
del niño. Por ejemplo, si su edad de desarrollo es de 4 años, entonces ustedes no
pueden esperar que sean capaces de permanecer en su tarea mucho más de lo
que lo haría un niño de 4 años.
• Respeten su momento de atención. No esperen a que ellos se sienten a
descansar por mucho tiempo. Incluso, muchos de ellos no pueden ni siquiera
sentarse más de unos pocos minutos a ver su vídeo muy favorito, ¿cómo
podemos esperar que se sienten y se mantengan quietos durante mucho tiempo?
• Tengan en cuenta su nivel de lenguaje. Si tienen problemas de procesamiento
auditivo, tendrán problemas para seguir instrucciones y mantener largas
conversaciones. Tienen un momento difícil en que "explotan sus pensamientos
en su cabeza" y por lo tanto pueden estar constantemente interrumpiendo antes
de que se olviden lo querían decir. En la conversación no saben "esperar su
turno". Podrían estar en una etapa del lenguaje donde sólo pueden hablar acerca
de algo que está sucediendo en ese momento y que ellos pueden ver. En esta
etapa no podrían hablar acerca de lo que ocurrió en la escuela, o especialmente
"por qué" ocurrió. Serán muy literales. Podrían no ser capaces de utilizar el
"diálogo interno" dentro de su cabeza que los ayude a controlarse a sí mismos.
(Y recuerden que los niveles del lenguaje disminuyen cuando nos disgustamos,
generando aún más problemas de comunicación y comportamiento… piensen en
las veces que ustedes se han enojado mucho y no pudieron actuar racionalmente)
• Usen imágenes. Utilicen notas, dibujos, fotografías, gestos e incluso sus
expresiones faciales para ayudarles a obtener más información. Una
programación diaria con fotos puede reducir la ansiedad acerca de las
transiciones. Dado que muchos pueden leer, los recordatorios y listas escritas
pueden ayudarlos a cuidarse de sí mismos.
• Actúen como narradores de sus sentimientos y enséñenles palabras para
describir las emociones. "¡Tu cara está arrugada y las piernas dan patadas, eres
tan LOCO!" (en principio, las emociones podrían mostrarse en lenguaje de
señas)

Pero, ¿qué podemos hacer para que él se comporte correctamente?

• Cuando sea posible, utilicen las mismas pautas de buena crianza de los hijos que
usarían en cualquier niño.
• Hablen al nivel del niño, una orden por vez.
• Tengan un plan A y un plan B, especialmente para situaciones de alto riesgo.
• Sean tan consistentes como pueda. (¡Nadie lo es en un 100%!)
• Ayuden al niño a entender que ustedes son la autoridad. (Pero no con dureza)
• Denle alternativas razonables.
• Distráiganlo.

Pero…
A veces, especialmente en los primeros años, lo único que se puede hacer para la
mayoría de los comportamientos es:

¡Mantener la Tapa Cerrada! -Prevenir la Explosión del SSM


Los niños con SSM tienen tantos problemas, que con frecuencia se muestran
internamente excitados o en "ebullición".

A veces se desbordan sólo por sus propias luchas internas. Algunas cosas estresantes
que les suceden sólo aportan más leña al fuego. Cada cosa que ocurre hace que las
llamas aumenten y hace que el niño quede mucho más cerca de una explosión.

Ejemplos de Llamas:
Alguien les dice "No", o "Hurra"
Alguien grita
Hacen burlas
Cambio / Transición

Fijan la atención sobre alguien


Están apurados
Alguien les pide que se queden quietos un rato
Las llamas aumentan:

Son forzados a hacer algo.


Lucha por el poder
Una actitud de los padres/maestros a la que le tienen que "ganar"

No podemos cambiar su SSM y su tendencia a "hervir". Nuestro trabajo es mantener las


llamas tan controladas como nos sea posible. Es un ensayo de equilibrio tratar de
reconocer su estado de ánimo y su capacidad para mantener el control. No queremos
agregar "más leña al fuego".

Evitar el incendio: "Sólo usted puede evitar que el bosque se incendie", su hijo no!

Tres maneras de controlar las "llamas".

1. Sacarlas. Cambiar lo que les molesta, o reducir los estresores.


2. Detenerse, Respirar, Tomar el Control (si puede controlar sus propias reacciones y
evitar que su propia adrenalina fluya, tienen una mejor oportunidad para controlar la de
ellos)
3. Hacer algo para disminuir o eliminar el efecto de la adrenalina de "pelear o volar".

Otra manera de verlo es que ellos entran en un círculo vicioso:

Ya estaban estresados, sólo por los problemas que vienen con el SSM. Luego se
exponen a estresores adicionales o "desencadenadores" que se les presentan. En este
punto, su reacción natural es "perderse" y explotan o se autoagreden. Luego su propia
reacción (y nuestras reacciones ante la suya) los estresa más y el ciclo comienza de
nuevo. Tenemos que encontrar algunos Interruptores del Ciclo, o algunos Reductores de
Llama.

Interrupción del Círculo Vicioso (Reductores de Llama)

Definición: Cualquier cosa que ustedes puedan hacer para interrumpir


el ciclo, también llamado "Redireccionamiento" o "Elementos
distractores"
• Háblenle en voz baja
• Sorpréndanlo de alguna forma –soplen una burbuja, ríanse, apaguen una linterna
• Cántenle sus instrucciones en lugar de decírselas en forma exigente
• Usen una voz emotiva y cambien de tema
• Solicítenle su ayuda con algo totalmente ajeno al problema que causó el estrés
• Provéanse de ayuda, una segunda persona (con quien no están enojados por el
momento) puede a veces dar consejos sobre qué hacer, o conseguir que vaya a
dar un paseo
• Envíenlo a hacer un mandado
• Apelen a su sentido natural de empatía -muéstrenles un corte en su dedo.
• Ignoren o "pretendan no notar” un comportamiento que están haciendo sólo para
llamarle la atención.
• Muévanlo físicamente, o mejor aún, tiéntenlo para ir a algún otro sitio.
• Cambien la persona con la que está tratando – aléjenlos de aquellos con quienes
se enojaron.
• Piensen en algo positivo. Si están pensando: "¡qué mocoso!", esto aparecerá en
su tono de voz y su lenguaje corporal.
• Apunten a algo por la ventana.
• Utilicen rutinas para la hora de dormir, la mañana, etc., haciendo siempre las
cosas en el mismo orden.
• Escriban o dibujen lo que desean para comunicarse con ellos.
• Utilicen el humor.
• Encuentren una manera de darles algo de libertad y un sentido de control.
• Háganles pensar que algo es su idea.
• Niéguense a reaccionar a sus provocaciones.
• Mantengan tanta calma como sea posible.
• Usen elogios exagerados, emocionados para cualquier pequeño avance que su
hijo haga hacia el control de sí mismo (¡Tu estás muy furioso, pero sólo me
golpeaste una vez!) ver libro de Glasser.
• Esperen –A veces con sólo esperar un momento y en silencio ellos se calman.
(Nota: Hay muchos más sugerencias en el artículo de la administración de
comportamiento por Bev Frey, 1999. Se puede leer en www.prisms.org como
”managing behavior”. )

Nota especial acerca de ser contundente con ellos: a veces funciona, pero ¡cuidado!
Gritarles y ser contundente (esto es más que enérgico) a veces los controla muy bien.
Creo que la razón es porque es otro de los elementos distractores / interruptores del
círculo vicioso. Utilizar un tono amenazante de voz, o gritar puede sorprenderlos o
shockearlos lo suficiente para romper el ciclo. Esto es especialmente cierto si ellos están
"acelerándose" por perseverar en algo.
Sin embargo, úsenlo muy cautelosamente y tan pocas veces como sea posible porque:
1. Ustedes son su modelo, y probablemente escucharán después lo que ustedes han
dicho saliendo de las bocas de ellos.
2. Ellos aprenden que la "fuerza" es la forma que ustedes tienen de obtener lo que
desean y podría ser que ellos intenten hacerlo de manera aún más contundente.
3. Un patrón de fuerza puede conducirlos a un patrón de furias y puede aumentar
los problemas que ustedes espera disminuir.
4. Intentar controlarlos con fuerza podría exponer nuestras propias respuestas de
"pelear o volar” conducidas por nuestra adrenalina. Sólo empeoraría las cosas,
además hay peligro de lastimarlos si nos dejamos llevar por la ira.

En The Explosive Child, el Dr. Greene presenta esta fórmula:


(Niño Inflexible + Adulto Inflexible = ¡Colapso!)

Consejos para un auténtico deshielo


– El niño está ahora gritando, golpeando, amenazando
– El niño se burla y desafía la autoridad
– Podría estar hiriéndose a sí mismo
– Destruyendo la propiedad
– Su fuerza parece sobrehumana

Objetivo: detener la rabieta, o darle herramientas al niño para que la


detenga él mismo.
No es un objetivo: tratar de enseñar una lección, tratando de mostrar quién
es el jefe (Esto promueve una lucha de poder, y estos niños se encierran en sus propias
luchas por el poder, ¡no cederán porque no pueden hacerlo!)

• Denles espacio físico, si son agresivos – no los saturen de manera amenazante.


• Activen el no hacerle caso: manténganse cerca, evitando todo peligro y
destrucción como sea posible, pero no los miren a los ojos, incluso si tienen que
agarrarlos, actúen como si ellos fueran "una bolsa de papas".
• Muévanlos: si es posible, cuidadosamente, con el objetivo de ayudarlos a
tranquilizarse alejándolos del lugar en que hicieron "explosión" (su
desencadenante visual); intenten elegir un lugar que tenga pocas cosas que
puedan destruirse (esto es más efectivo cuando son pequeños y, por supuesto, se
hace mucho más difícil, más adelante).
• Contrólense ustedes mismos – en la voz y el lenguaje corporal, no muestren
ninguna emoción excepto quizás de aburrimiento.
• ¡No reaccionen! a sus palabras o hechos que intentan "hacerlo enojar".
• No interactúen: no los contradigan, no respondan a sus preguntas, no repitan
instrucciones.
• Si tienen que vencerlos para ayudarles a retomar el control, (¡ojo, a veces esto
es un tiro por la culata!), traten de encontrar una manera neutral –una que no
implique excesiva fuerza por parte de un adulto: pónganlos en una habitación
vacía, utilicen un sostén terapéutico (¡pero primero deben entrenarse!), un
terapeuta nos enseñó cómo enrollar a nuestra hija con una sábana como un hot-
dog con la cabeza afuera por supuesto, lo cual realmente parecía ayudarla.
• No esperen que ellos sean capaces de hablar sobre el tema o pedir disculpas
aún. (¡algunos no pueden hacerlo por muchos años!) Ellos retoman el
control de sí mismos en etapas. A medida que comienzan a tranquilizarse, su
capacidad para mantener la forma sigue siendo muy precaria. Si ocurre algo que
los estresa, ellos retoman rápidamente la rabieta.
• Denles tiempo para recuperarse. Déjenlos comer algo o descansar, o jugar con
la computadora.
• Perdonen y hagan que cada día sea un nuevo día.
Piensen en ustedes mismos como entrenadores de comportamiento

Cómo ser un entrenador del comportamiento


* Esta técnica es muy potente y se explica mucho mejor en Transforming the Difficult
Child, de Howard Glasser.

– Bajen el nivel de la barra para garantizar el éxito. Establezcan sus expectativas


de cómo él debe comportarse, no cómo lo haría un “niño típico”, sino en función sus
capacidades reales – por lo que él está mostrando en ese momento… El primer
objetivo debería ser que lo haga un poco mejor, lo que probablemente no estará ni
cerca de lo que en realidad deseamos.
– Celebren y alaben incluso el buen comportamiento más básico. Deberíamos
prestarle más atención por las cosas que hacen bien y menos por las que hacen mal.
– Prioricen y trabajen sólo en unas pocas capacidades a la vez. Un buen
entrenador sabe que no se puede aprender todo en un solo día.
– Un buen entrenador enseña habilidades, no espera que ya las tengan.
Expliquen, dibujen y demuestren lo que se requiere y ayúdenlo a practicarlo.
– Recompensen el esfuerzo, no sólo el éxito. El entrenador sabe que el trabajo más
difícil será al principio, mientras ocurre la mayor parte del aprendizaje. "Te ves muy
enojado ahora mismo, pero cuando encuentres el control, ¡mantenlo!" o "eso debe
haber sido difícil, puedo ver que estás intentando mejorarlo"
– Alienten a los desalentados. "¡Ya casi lo lograste!"

Herramientas que pueden facilitarles a ellos aprender a controlarse


• Terapia física y ocupacional para ayudarlos con las destrezas motoras y problemas
de integración sensorial
• Lengua de signos para ayudarles a comunicarse, mientras el habla está en desarrollo
• Medicamentos –pueden darle suficiente control de sí mismos para que puedan luego
responder a las técnicas de comportamiento
• Algunas personas han tenido suerte con vitaminas y dietas especiales

Pensamientos finales…

Cuando mi hija, Laura (de 20 años, con SSM) vio que yo escribía sobre cómo
manejarnos con niños con SSM, dijo, “Bien, mamá, sólo diles Mateo 7:12, de la
Biblia.” (Saber versículos de la Biblia es uno de sus puntos fuertes estrafalarios).
Cuando fui a buscarlo, me di cuenta de lo que quería decir, “Así que, todas las cosas que
queráis que los hombres hagan con vosotros, así también haced vosotros con ellos”
Supongo que en esa pequeña frase ella dijo la mayor parte de lo que yo he estado
intentando decir.
Comiencen cada día de nuevo. Ellos lo hacen… ellos necesitan un borrón y cuenta
nueva. No mantengan registro… sobre ellos o sobre ustedes mismo. Ustedes cometerán
errores. Algunos días se encontrarán demasiado cansados para cualquier cosa más que
sobrevivir. Estuve mirando March Madness, debido a que por una vez en la vida, el
equipo de basquetbol de mi universidad llegó a los playoffs. Estos jugadores son
buenos… incluso increíbles, pero lo gracioso es que sólo encestan alrededor del 50% de
las veces… y ellos siguen lanzando. Se han enfrentado con tiros libres durante toda su
carrera de basquetbolistas, se podría pensar que ahora serían capaces de encestar con los
ojos vendados. Pero no pueden, porque es una tarea muy difícil, así también lo es ser
padres de un niño con SSM.

Si se sienten como si tuvieran que caminar sobre cáscaras de huevo…


Bueno, quizás lo hagan…

La cáscara de huevo protege el polluelo hasta que se desarrolla lo suficiente como para
valerse por sí mismo. Si el huevo presenta fisuras demasiado pronto, y el polluelo está
expuesto antes de que esté listo para soportar la presión, no sobrevivirá.
De la misma manera, nuestros hijos SSM nos necesitan para que los protejamos y
demos tiempo para que se desarrollen. Su control emocional y comportamental se
desarrolla muy lentamente. Necesitan entrenamiento, paciencia, estímulo, aceptación, y
límites flexibles hasta que puedan desarrollar suficiente control sobre sí mismos para
empezar a liberarse de sus frustraciones y dejar el dominio a sus naturalezas más dulces.

Original en inglés publicado en www.prisms.org


Behavior Management in SMS by Mary Beall

http://www.prisms.org/index.php/es/family-support/sms-toolkit/48-behavior-
management-in-sms