Está en la página 1de 2

La sorprendente flota marítima de Los Caballeros Templarios, ya visitaba America

250 años antes que Colon.


La Orden Templaría requirió desde un principio dominar el mar para mantener su misión
en Tierra Santa.
Los Caballeros Templarios recurrieron para este fin a los puertos franceses del
mediterráneo, básicamente al puerto de Marsella que se transformo en poco tiempo en
una enorme base naval de la Orden.
Todos los bienes producidos en sus cientos de Bailías, Mercedes y Encomiendas de
Francia y de prácticamente toda Europa, eran concentrados en el puerto de Marsella para
luego ser trasladados por mar al puerto de San Juan de Acre, en la costa oriental del
Mediterráneo. El destino final de todo este caudal de productos y logística militar era por
supuesto Tierra Santa y básicamente la ciudad de Jerusalén.
Alimentos, armamentos, insumos de todo tipo, lo mismo que las tropas y caballería
Templaría, eran embarcados y trasladados en sus propios barcos, construidos en sus
propios astilleros, dirigidos por sus propios navegantes y capitaneados por sus propios
marinos. Este nuevo estilo de trabajo y esencialmente esta nueva calidad de gestión,
transformo a la Orden en poquísimos años, en una potencia marítima que amenazaba la
hegemonía comercial en el Mediterráneo de Genova y Venecia.
Todo esto, históricamente es perfectamente explicable. El centro principal de las
operaciones Templarías acontecía en el extremo oriental del Mar Mediterráneo, era
absolutamente racional que trabajaran de esta forma. Pero lo verdaderamente extraño o
inesperado, es que Los Templarios hayan establecido también un importante puerto de
ultramar sobre el Océano Atlántico, en La Rochelle.
La Rochelle se menciona por primera vez en el siglo X de nuestra era. Hace 1000 años
en la época de surgimiento del Temple, era un pequeñísimo y desconocido pueblo de
pescadores llamado Rochella (un diminutivo de Roche, roca) ubicado sobre el Golfe de
Gascogne o Golfo de Vizcaya para los Españoles que no representaba ningún tipo de
interés estratégico para el Temple ya que todas las operaciones importantes con el Mar
del Norte y las Islas Británicas se desarrollaban a través de los puertos ubicados en el
Paso de Calais.
¿Entonces?, ¿Cuál sería el objeto de utilizar este lugar tan poco practico desde el punto de
vista militar, alejado de las rutas tradicionales?, ¿Por que el Temple requeriría establecer
un puerto de estas características y con tan mala ubicación comercial.
Hay una solo explicación posible, La Rochelle apuntalaba un proyecto transatlántico
Es la única explicación aceptable y lo es porque esta comprobado que el Temple
atravesaba asiduamente el Mar "Tenebroso", como se conocía entonces al Océano
Atlántico.
El estudioso Louis Charpentier piensa que La Rochelle se transformo muy rápidamente
en un puerto de suma importancia para los Templarios.
A los pocos años de su transformación el pequeño embarcadero de los pescadores del
Charente Marítimo ya gozaba de la actividad y el dinamismo característico de los
distritos Templarios. Desde el se irradiaban siete grandes rutas desplegadas como un
abanico que a partir de La Rochelle divergían a toda Francia. Una de estas rutas, sin duda
llegaba a America.

1
Louis Charpentier además cita a Juan de Varende (Les Gentilshommes), quien sostiene
que los Templarios iban con regularidad a América.
De Varende agrega que el Temple conocía América, y afirma que en el tímpano del atrio
de la iglesia de Vézelay (c.1150), se encuentra representado un indio americano.
Esta documentado que cuando Colón llegó a América, los indígenas no se sorprendieron
para nada con los extraños visitantes, y esto se debía exclusivamente a que conocían
perfectamente la Cruz Pate que ostentaban las velas de La Pinta, La Niña, La Santa María
y también los estandarte de los viajeros. Por eso los acogieron con alegría y sin ninguna
desconfianza.
Jacques de Mahieu , en “Le Templiers en America” reflexiona: " Hacia mediados del
siglo XII empezaron a entrar en Francia, por el puerto de La Rochelle, rollos (de madera)
del Brasil. "Durante el reinado de San Luis, "El libro de los Oficios" de Etienne Boileau,
reglamentaba su empleo con diversas normas que debían seguir ebanistas y toneleros en
toda Francia”.
Por supuesto la ubicación de las tierras descubiertas en esa época era guardada por
marinos y comerciantes como el secreto más riguroso.
En la Edad Media, la plata como metal de intercambio era muy rara; lo que se acuñaba
para monedas era principalmente oro y bronce.
Además, en Oriente la plata tenía mucho más valor que el oro. Pero a fines de la Edad
Media, en cambio, sin ninguna razón o explicación lógica, la moneda más corriente era la
de plata.
¿De dónde había salido toda esa plata? En Europa hay muy pocas minas, con excepción
de las de Alemania, que para ese entonces estaban absolutamente inexploradas.
Los mayores yacimientos de ese metal y los más fáciles de explotar se encuentran en
Norteamérica, México y Sudamérica. ¿Entonces, de dónde había salido la plata para
fabricar la moneda mas corriente de la Edad Media, 250 años antes de Colón?
Al mismo tiempo entre el Siglo XII y el XIV, el Temple se enriqueció enormemente
permitiendo y fomentando la edificación de alrededor de un centenar de magnificas
catedrales.
Otra tesis invocada por Charpentier es que el sello templario "Secretum Templi", en
donde se puede ver la figura de la "serpiente emplumada", es la inconfundible
representación de la divinidad Quetzalcoatl de los Mayas. Para Charpentier, el Secreto
del Templo era precisamente ese, la gran conexión con Sudamérica.
El Gran Prior General de la Orden Soberana y Militar del Temple de Jerusalén en 1992,
en el Simposio Templario de Madrid, Don Fernando del Toro Garland sostuvo que
existían pruebas documentales irrefutables de viajes Templarios hacia América muy
anteriores al "descubrimiento" de Colon.
Por último, digamos que esta registrado que Cristóbal Colón consultó los archivos
náuticos Templarios de Calatrava para reunir argumentos y evidencias con que convencer
a Isabel la Católica para que apoye su viaje.

Prof. Historia del Arte, Roberto González Oliveira


Universidad de Buenos Aires
Universidad de Haifa
Extrañas y preciosas