Está en la página 1de 8

UNIVERSIDAD DEL VALLE

CONSTRUCCIONES ISA
PATOLOGÍAS EN TANQUES DE CONCRETO
NATHALIA GALVIS ZAPATA (1731459)
MELISSA GUTIERREZ VILLEGAS (1733559)
DOCENTE: HAROLD CARDENAS ORDOÑEZ

PATOLOGÍAS EN TANQUES DE CONCRETO

1. Introducción

El concreto es uno de los materiales que más se usa en el sector de la construcción,


dado que posee características estructurales resistentes (Bahamón, 2020). Sin
embargo, estas estructuras pueden tener defectos o sufrir daños, los cuales pueden
presentarse desde su concepción o construcción, o pueden haberse contraído durante
alguna etapa de su vida útil, e incluso pueden ser consecuencia de accidentes. Estos
daños afectan su estructura interna y su comportamiento (Parra-Valencia, 2016). La
patología del concreto se define como: “el estudio de los procesos y características de
las “enfermedades”, o los defectos o daños que puede sufrir el concreto, sus causas,
sus consecuencias y sus remedios o soluciones” (Claros, E citado por Bahamón
(2020)).

2. Tanques de concreto para almacenamiento de agua

Los tanques de almacenamiento o regulación tienen por objeto cambiar un régimen


de aportaciones de una fuente de abastecimiento, que siempre deriva caudales de
forma constante, a un régimen de consumos o demandas de la red de distribución,
que siempre es variable. El tanque de almacenamiento o regulación es una estructura
impermeable que se encuentra construida a base de concreto armado o mampostería,
generalmente techada, ubicada en un lugar estratégico que facilite la distribución del
agua por gravedad. Los tanques pueden ser clasificados en función de su posición
respecto al nivel del terreno, pudiendo ser enterrados, semienterrados, superficiales y
elevados (Sagarpa, 2019).

Entre las ventajas de los tanques de concreto se tienen la durabilidad, la higiene, la


diversidad de diseños y la capacidad de mantener el agua más fría que otros
materiales (Rain Water Tanks, 2019). Por su parte, algunas limitaciones de estas
estructuras son los problemas de suministro de agua cuando no son correctamente
dimensionados, el requerimiento de mantenimiento continuo y el requerimiento de
supervisión técnica durante el proceso de construcción (Sagarpa, 2019).

3. Factores que afectan la durabilidad

El concreto siempre tiende a deteriorarse con el tiempo, sin embargo, la velocidad a


la que se deteriora es función de dos factores: la calidad del hormigón y el entorno al
que está sometido. El primero se refiere a las propiedades incorporadas en el diseño
original de la mezcla de concreto y a las prácticas de construcción utilizadas; además
de las labores de mantenimiento de la estructura. En cuanto al segundo, se debe
considerar que las plantas de tratamiento de agua y aguas residuales proporcionan
un entorno severo para el concreto, razón por la cual es recomendable proteger el
hormigón para aumentar la durabilidad. Cabe destacar que el mejor momento para
proteger el hormigón es cuando es nuevo, antes de que los productos químicos
agresivos como los ácidos, las sales y los sulfatos hayan tenido la oportunidad de
penetrar en el concreto y causar daños (Illig, 1998).
4. Afecciones en tanques de agua

Mecanismos de acción y tipos de lesiones

En el Anexo 1 se presentan los mecanismos de acción que ocasionan lesiones en el


concreto y el tipo de lesión que se puede presentar en cada uno de ellos (Claros, E
citado por Bahamón (2020)).

Principales causas de deterioro en tanques de concreto

Las causas más comunes del deterioro de los tanques de concreto son:

a. Contracción del concreto: En su estado plástico o endurecido, especialmente


al principio, puede generar fisuras lineales o cartografiadas (Sollero & Bolorino,
2016). Se puede presentar principalmente: contracción hidráulica, contracción
por secado y contracción térmica (American Concrete Institute, 2001; Cánovas,
1988).

b. Expansión del concreto: Provoca efectos como la fisuración y deformación


de la estructura. Estos procesos pueden ser consecuencia de la reacción del
material con sulfatos y las reacciones álcali-agregado (American Concrete
Institute, 2001, 2008; Mehta et al., 2008; Sollero & Bolorino, 2016).

c. Corrosión: En presencia de humedad y oxígeno, el acero se corroe si no se


protege. Las sales disueltas en el agua contenida pueden penetrar a través del
hormigón endurecido y destruir la capa pasivante. Cuando esto ocurre, se
forma óxido en la superficie del acero, aumentando el volumen de acero hasta
aproximadamente 6 veces su volumen inicial, por lo que aparecen grietas en el
concreto, por las cuales el agua, el oxígeno y los productos químicos agresivos
pueden entrar libremente y atacar la barra de refuerzo incrustada,
intensificando el proceso de deterioro (Illig, 1998).

d. Abrasión: Es el resultado de los efectos abrasivos del limo, arena, grava y


otros desechos transportados por el agua que entran en contacto con el
concreto y provocan la erosión del concreto (Illig, 1998).

e. Ataque químico: Puede presentarse en una variedad de formas, como por


ejemplo la presencia de ácidos y agua con un pH bajo (menos de 6,5) o la
presencia de sulfatos en el agua o aguas residuales. Además, el ciclo húmedo-
seco que tiene lugar dentro de un tanque entre las marcas de nivel de agua alto
y bajo, acentúa el impacto del ataque de sulfato en el concreto (Illig, 1998).

f. Congelación-Descongelación: Causa fuerzas expansivas dentro del concreto


que resultan en agrietamiento y desconchado (Illig, 1998).

5. Características de un estudio de patología

El ingeniero español Manual Fernández Cánovas, citado por Silva (2020), propuso un
modelo secuencial de los procesos que sigue la patología del concreto, donde es
posible observar que los defectos se manifiestan por medio de fenómenos que
presenta el concreto, como manchas, cambios de color, hinchamientos, fisuras,
pérdidas de masa, entre otros (Anexo 2).

La investigación de la estructura incluye dos investigaciones: una preliminar y una


profunda, las cuales comprenden los antecedentes sobre aspectos como las cargas
de diseño, el microclima que rodea la estructura, el diseño, la vida útil, el proceso
constructivo, las condiciones actuales, el uso, procesos de medición y ensayo y
cronología de datos entre otros; una inspección visual, una examinación de los
elementos afectador mediante mediciones de campo y pruebas no destructivas; una
exploración mediante remociones y sondeos; una evaluación o análisis estructural
donde se revise la capacidad estructural y se determine la resistencia residual de la
estructura mediante métodos empíricos, analíticos o pruebas de carga; y una
extracción, análisis y ensayo de muestras mediante ensayos de evaluación física,
mecánica, química, biológica y/o microscópica que permitan establecer mecanismos
de daño. Posteriormente se correlaciona esta información para establecer y
diagnosticar apropiadamente el tipo, la magnitud y la cantidad de los diferentes daños
en los elementos y estructuras evaluadas, con sus causas más probables de
ocurrencia. Con base en el diagnóstico, se evalúa la condición de servicio y se genera
un pronóstico sobre el comportamiento futuro de los elementos afectados y de la
estructura en general. El pronóstico puede ser optimista, y la intervención puede incluir
procesos como preservación, restauración, reparación, rehabilitación y reforzamiento;
o puede ser pesimista, y es posible que que la estructura deba demolerse, parcial o
completamente (Silva, 2020).

6. Precauciones para tener en cuenta

a. Agua corrosiva: En general, todos los sulfatos son nocivos para el concreto.
Algunos de los compuestos más perjudiciales para estas estructuras son los
sulfatos de cal, sulfatos de magnesio, sulfatos de sodio, sulfatos de potasio y
sulfatos de amonio. Las aguas que contienen tan solo 0,2 g de sulfato por litro
ya son dañinas. Por encima de 0,5 g por litro, su efecto destructivo es
generalmente seguro. Una alternativa para reducir el efecto de agua corrosiva
es la aplicación de cemento metalúrgico, cemento supersulfatado, cemento de
aluminio, cemento con alto contenido de escoria, cemento pozzuolana o
cemento ferroso (Lossier, 1962).

b. Fuego: El incremento de la temperatura provoca la pérdida progresiva del agua


intersticial del concreto. Por encima de aproximadamente 100°C, el cemento
también comienza a perder su agua de cristalización. Además, los agregados
hechos de rocas ígneas son generalmente preferibles desde este punto de vista
a los agregados calcáreos. Los refuerzos generalmente pierden toda la fuerza
útil en las proximidades de 500 a 600 °C. Este rango de temperatura
corresponde a las fallas iniciales de estructuras metálicas sin revestimiento. En
este sentido, las estructuras que sean vulnerables a incendios deben
construirse con agregados de roca ígnea y los refuerzos deben ser de pequeño
diámetro, bien incrustado en la masa de hormigón (Lossier, 1962).
c. Terremotos: Las construcciones monolíticas de hormigón armado tiene mayor
resistencia a terremotos con relación a las de mampostería inadecuadamente
reforzada. En este sentido, para evitar el daño de las estructura por este
fenómeno natural, las estructuras deben ser monolíticas y reforzadas contra el
viento en todas las direcciones (Lossier, 1962).

d. Efectos electrolíticos: Una estructura de concreto expuesta a la acción del


agua de mar durante la marea alta y la presencia de electrolitos en el hormigón
pueden favorecer el deterioro de la estructura como consecuencia de la
reducción de la resistencia del conceto con la presencia de sales férricas, las
cuales son producto de la descomposición electrolítica de las armaduras. Por
lo tanto, esta problemática puede residir en el ataque a los refuerzos de la
estructura (Lossier, 1962).

7. Recomendaciones generales para evitar daños

a. Recomendaciones constructivas

Estas recomendaciones tiene como propósito establecer los métodos de diseño y


construcción que permitan cumplir los objetivos de seguridad estructural y además,
permitir que el concreto producido para tanques: a) cuente con un diseño tal que
controle el agrietamiento y la fisuración para impedir el flujo de líquidos entre el interior
y el exterior; b) sea lo suficientemente denso e impermeable para impedir la
contaminación de los líquidos contenidos o que estos contaminen el exterior; c) provea
la máxima resistencia a los elementos químicos contenidos; y d) tenga superficies
poco rugosas que minimicen la resistencia al flujo y permitan cumplir los objetivos de
sanidad (Silva, 2020).

b. Estructuras de refuerzo

Las grietas verticales en las zonas sometidas a tensiones se deben generalmente a


tensiones excesivas en los refuerzos curvos, que a menudo pueden agravar la
contracción. Para repararlas se puede inyectar concreto en las grietas desde el
exterior mientras el depósito está bajo carga para abrirlas, se pueden colocar aros
externos adicionales bajo tensión en la estructura o se puede aplicar un revestimiento
de plástico interior. Por su parte, las grietas horizontales pueden deberse a retracción,
llenado incompleto de un depósito o efecto del suelo que evita las deformaciones que
de otro modo sufrirían las paredes; y también se pueden reparar mediante inyección
de concreto (Lossier, 1962).

En términos generales, después de la inyección de las grietas, la estructura se protege


mediante un relleno contra los efectos de las variaciones externas de temperatura y
el efecto, a menudo más grave, de la radiación solar, que tiende a tirar de ella en una
forma ovalada, creando así tensiones secundarias. en las proximidades del suelo. En
los países cálidos, los depósitos de hormigón armado a menudo se protegen contra
el efecto directo del sol mediante la provisión de un revestimiento de ladrillo, dejando
un pequeño espacio entre las dos paredes (Lossier, 1962).

c. Aditivos
Protección contra la corrosión: Una estrategia que se puede implementar para
ralentizar el proceso de corrosión es el uso de inhibidores de corrosión penetrantes.
En el caso del hormigón existente, se puede rociar un inhibidor de corrosión líquido a
base de aminoalcohol sobre la superficie del hormigón, donde penetrará a través del
hormigón endurecido hasta la profundidad de la barra de refuerzo, formando una capa
protectora alrededor del acero. Esta tecnología no requiere equipo especial y es fácil
de aplicar, haciéndolo ideal para los equipos de mantenimiento de la planta. Este tipo
de inhibidor de corrosión también se puede usar como aditivo para proteger las barras
de refuerzo en concreto nuevo (Illig, 1998).

Protección contra la abrasión, el ataque químico y el congelamiento-


descongelamiento: El hormigón puede protegerse de estas causas fundamentales
evitando que el agua contenida entre en contacto con el hormigón. A pesar de que no
es tarea fácil, se puede lograr con el uso de revestimientos protectores. A la hora de
preparar una estrategia de revestimiento protector suele ser necesario diferenciar
entre depósitos de agua y depósitos de aguas residuales, ya que estos últimos
contienen agua que suele ser mucho más agresiva en cuanto a la química del agua y
su efecto sobre el hormigón (Illig, 1998).

Tanques de agua potable: Para proteger el hormigón en los tanques de agua


potable, se han utilizado con mucho éxito revestimientos cementosos modificados con
polímeros, los cuales pueden proporcionar una capa protectora extremadamente
densa sobre la superficie del hormigón y, al mismo tiempo, proporcionar un grado de
flexibilidad, la cual es importante porque permite que las grietas finas sean selladas
por el recubrimiento sin tener que detallar cada grieta con sellador, lechada química o
un sistema de tira y sellado. Los polímeros acrílicos y de estireno-acrílico proporcionan
las propiedades deseadas (Illig, 1998).

Tanques de aguas residuales: Para los tanques que contienen aguas residuales, la
resistencia química del revestimiento es extremadamente importante, por lo que
normalmente se requiere de análisis de laboratorio o datos de experiencias similares.
Los recubrimientos epoxi ofrecen un alto grado de resistencia química y facilidad de
aplicación. Más específicamente, el epóxico de bisfenol A líquido estándar con
endurecedor de poliamina ha demostrado ser muy duradero en tanques de aguas
residuales. Otras tecnologías de revestimiento como poliureas, uretanos y ésteres
vinílicos también ofrecen un alto grado de resistencia química, pero a menudo no se
aplican fácilmente (Illig, 1998).

8. Normativa

Como ejemplo, se presentan las siguientes normas:


• NSR 10-Capítulo C.23 (Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica, 2010)
• Norma de construcción de concretos EPM (SAOV, 2018)

9. Experiencias

Las experiencias seleccionadas se presentan a continuación:


• Impermeabilización de una cisterna con Fester CR 66 (Fester Guatemala,
2021)
• Reparación y Mantenimiento de Concreto (Kryton International Inc., 2011)
10. Referencias

American Concrete Institute. (2001). Causes, Evaluation, and Repair of Cracks in


Concrete Structures, (ACI 224.1R-07) American Concrete Institute. 26.
American Concrete Institute. (2008). Guide to Durable Concrete ACI 201.2R-08. In
Concrete. http://dl.mycivil.ir/dozanani/ACI/ACI 201.2R-08 Guide to Durable
Concrete_MyCivil.ir.pdf
Asociación Colombiana de Ingeniería Sísmica. (2010). Reglamento colombiano de
construcción sismo resistente NSR-10.
https://www.unisdr.org/campaign/resilientcities/uploads/city/attachments/3871-
10684.pdf
Bahamón, T. (2020). Expertos nos hablan sobre las Patologías del concreto.
https://maestros.com.co/buenas-practicas/expertos-nos-hablan-sobre-las-
patologias-del-concreto/
Cánovas, M. (1988). Patologia e terapia do concreto armado (1st edn). Pini, Sao
Paulo.
Fester Guatemala. (2021). Paso a paso: Impermeabiliza una cisterna con Fester CR
66 - YouTube. https://www.youtube.com/watch?v=qmlE0_H8IK0
Illig, G. (1998). protecting concrete tanks in water and wastewater treatment plants.
WATER ENGINEERING & MANAGEMENT, 145(9), 50–56.
https://www.roadsbridges.com/protecting-concrete-tanks-water-and-wastewater-
treatment-plants
Kryton International Inc. (2011). Reparación y Mantenimiento de Concreto - YouTube.
https://www.youtube.com/watch?v=lWArBI313eE&t=55s
Lossier, H. (1962). Pathology and Theraputics of Reinforced Concrete.
https://doi.org/https://doi.org/10.4224/20331600
Mehta, P. K., Melaragno-Monteiro, P. J., Helene, P. R. L., & Paulon, V. A. (2008).
Concreto : microestrutura, propriedades e materiais. Ibracon.
Parra-Valencia, C. A. (2016). Estudio Patológico Tanque de Almacenamiento de Agua
Potable.
Rain Water Tanks. (2019). What benefits are there in installing concrete water tanks.
https://rainwatertanksdirect.com.au/blogs/what-benefits-are-there-in-installing-
concrete-water-tanks/
Sagarpa. (2019). Tanques de almacenamiento en concreto y mampostería (2da ed.).
https://es.slideshare.net/demetriofernandez313/tanques-de-almacenamiento-en-
concreto-y-mampostera-2da-ed
SAOV. (2018). Norma de construcción concreto.
https://cu.epm.com.co/Portals/proveedores_y_contratistas/proveedores-y-
contratistas/normas-
tecnicas/NC_MN_OC07_01_Concretos_compressed.pdf?ver=gtv8sHcoQ2HK_7
MoyU43LQ%3D%3D
Silva, O. J. (2020). Recomendaciones para la construcción de tanques según la NSR-
10 | ARGOS 360.
https://www.360enconcreto.com/blog/detalle/recomendaciones-para-
construccion-de-tanques
Sollero, M., & Bolorino, H. (2016). Investigation and diagnosis of a reinforced concrete
reservoir with intense crack formation from several sources. Journal of Building
Pathology and Rehabilitation, 1(1), 1–10. https://doi.org/10.1007/s41024-016-
0008-3
11. Anexos

Anexo 1. Mecanismos de acción y tipos de lesiones

Tabla 1. Mecanismos de acción y tipos de lesiones


Acción Descripción Tipo de lesión
Física Cambios volumétricos en el • Humedades: Capilares, filtración, condensación
concreto por cambios de • Fisuras y grietas: Contracción, dilatación, choque
humedad, temperatura o masa térmico
• Suciedad: Depósito o lavado diferencial
• Erosión: Desintegración, delaminación
Mecánica Producida por deformaciones, • Fisuras y grietas: Cargas, asentamientos, impactos,
sobrecargas, impactos, deformaciones
movimientos y vibraciones • Fracturas: Sobrecargas, impactos, aplastamiento
excesivas, abrasión, erosión o • Desprendimientos: Deformaciones, vibraciones,
cavitación impactos
• Erosión: Abrasión, cavitación, fricción, frotamiento
Química Ataque de ácidos, lixiviados, • Eflorescencias
aguas blandas, carbonatación, • Fisuras y grietas: Carbonatación, corrosión,
formación de sales expansivas, reacción álcali-agregado, expansión por sulfatos
reacción álcali-agregado y • Desprendimientos: Carbonatación, corrosión
corrosión del acero • Erosión: Lixiviación, ataque de ácidos
Biológica Biorreceptividad en las • Biodeterioro: Microorganismos y excreción de
superficies de concreto ácidos
(condiciones para colonización, • Biodegradación: Microorganismos
establecimiento y desarrollo de • Biocorrosión: Naturaleza electroquímica por
microorganismos animales y/o microorganismos locales
vegetales
Fuente: Claros, E citado por Bahamón (2020)

Anexo 2. Modelo secuencial de los procesos que sigue la patología del concreto
Figura 1. Modelo secuencial de los procesos que sigue la patología del concreto
Fuente: Silva (2020)

También podría gustarte