Está en la página 1de 12

El niño maltratado: perspectiva médica

M5 Teresa PÉREZ ÁLVAREZ*

Resumen Abstract
En la actualidad son muchas las voces que THE ABUSED 01-tILO: A MEDICAL PER-
se levantan desde los distintos sectores de la so- SPECTIVE.
ciedad, denunciando nuevos casos de maltrato There are al present many people, from Ihe
en la infancia. A pesar de ello las estimaciones different social sectors, who denounce new cases
más optimistas consideran que sólo son cono- of child abuse. Nevertheless, the mosí optimistic
cidos, aproximadamente, el 15 % de estos casos. eslimates reckon that only about 15% of cases
Ante esta realidad es necesario que los are known.
distintos profesionales que se relacionan con los In this situafion we need the different
niños y niñas conozcan una serie de indicadores professionals related with children lo learn fo
que les hagan sospechar la presencia de malos recognise some indicators tñat wiIl help tñem fo
tratos en el seno de una familia. suspect tñe existence of ill-treatment abuse witñin
En el presente trabajo se realiza una breve a family.
descn¡,cidn de los diferentes tipos de maltrato in- This artide presenta a hrief description of
fantil (físico, negligencia, ahuso sexual..) desde tñe various types of chiló ahuse (physical,
una perspechva médica, remarcando los signos y neglection, sexual abuse...) from a medical point
síntomas físicos que se presentan más frecuente- of view. highlighting the physical signs anó
mente y cuya presencia puede facilitar la difícil symptoms that appear more frequenlly and
tarea de diferenciar entre una lesión accidental o whose presence may help in the difficult tasl< of
unos malos tratos. differentiation betvi’een an accidental injwy anó III-
Para finalizan en el trabajo se esbozan lí- treatment abuse.
neas de posibles actuaciones desde el ámbito de Finally, the article outlines possihle
la prevención, valorando que ésta sólo es posible preventive actions, tal=inginto account thaI this is
desde una óptica multiprofesional. El gran reto only possible from a multiprofessional
del nuevo siglo será conseguir que los niños y perspective.the author stresses that prevention of
niñas que están en situación de riesgo de ser such a complex problemas child abuse, in whose
maltratados puedan tener una infancia normaL etiology several factors parficipa te, can only be
approached from an interdisciplinar perspective.
The great challenge of the nexí century will be lo
ensure lñat children at risl< of ahuse have a
normal childhood.

E
l abuso físico en los niños cons- que ha sido intermitentemente redes-
tituye un problema antiguo de cubierto y olvidado.
cuya existencia tenemos docu- Es en 1868 cuando el Dr. Tar-
mentación desde los primeros tiempos dieu, catedrático de Medicina Legal en
de la historia escrita. Es un problema la Sorbona, describe por primera vez

Departamento de Medicina. E.U. de Trabajo social de la Universidad Complutense de Madrid.

Cuadernos de Trabajo Social n5 10(1997) Págs. 145 a 156


Ed Universidad Complutense. Madrid 1997 145
M~ Teresa PÉREZ ÁLVAREZ

el sindrome del niño golpeado, basán- tante en este tema. En España es a fi-
dose en los resultados obtenidos en nales de los 80 cuando se crean las
las autopsias de treinta y dos niños primeras asociaciones de prevención
maltratados (TAROIEU, 1868). Poste- del maltrato en la infancia, poniéndose
riormente, en 1871, se funda en en marcha la Federación de Aso-
Nueva York la “Society for the Preven- ciaciones.
tion of Cruelty of Children”; siguiendo
este ejemplo se crearon otra muchas
asociaciones con objetivos similares
Concepto de maltrato
tanto en Estados Unidos como en Se considera maltrato “Cualquier
Europa. En Inglaterra será (1884> la acción u omisión, no accidentaL que
“Sociedad Nacional para la Preven- repercute en /a satisfacción de /as ne-
ción de la Crueldad en el Niño” cesidades básicas del niño”. Es un
(NSPCC). concepto amplio y de límites poco pre-
Tuvo que pasar bastante tiempo cisos, que resulta de una combinación
para que John Caffey diera a conocer de factores familiares, individuales y
en 1 946 sus observaciones sobre la sociales, y que puede variar según cri-
inexplicable asociación entre hema- terios y valores socioculturales
tomas subdurales, alteraciones radio- (BRIERE, 1996; CALVO ROSALES,
lógicas en los huesos y malos tratos, 1996). Progresivamente se ha ido am-
definiendo el origen traumático de pliando el concepto de maltrato en la
estas lesiones (CAFFEY, 1946). Pero infancia, lo que ha dado lugar a identi-
es en 1962 cuando O. Henry Kempe y ficar subtipos de maltrato:
sus colaboradores publicaron un pro- Maltrato físico: Es la acción no
vocador trabajo titulado “El Síndrome accidental de algún adulto que pro-
del Niño Golpeado”, en el que se hace voca daño físico o enfermedad en el
una descripción completa del sín- niño, o que le coloca en riesgo de pa-
drome desde el punto de vista pediá- decerlo como consecuencia de alguna
trico, psiquiátrico, radiológico y legal, negligencia intencionada. La lesión no
así como de las primeras cifras de es accidental, pero tampoco ha de ser
incidencia correspondiente a los Es- el resultado de un intento premeditado
tados Unidos (KEfVIPE, 1962), que- de dañar al niño, pudiendo derivar de
dando a partir de este momento regis- un exceso de disciplina o de un cas-
trado como una entidad patológica en tigo inapropiado para la edad o carac-
la literatura médica. terísticas del niño (JOHNSON, 1990>.
A finales de los años 70 surge a Abuso sexual: Es cualquier
nivel mundial, y como respuesta a la clase de contacto sexual con un niño
inquietudes de numerosos profesio- menor de 18 años, por parte de un
nales, la Sociedad Internacional para adulto, desde una posición de poder y
la Prevención del Abuso y Negligencia autoridad sobre él (BERLINER, 1996>.
en el niño (ISPOAN), que representó Maltrato emocional: Consiste en
una profundización científica impor- no tomar en consideración las necesi-

1 A~ Cuadernos de Trah~n RnnmnI


El niño maltratado: perspectiva médica

dades psicológicas del niño, particu- 72% sufría lesiones moderadas, el


larmente las que tienen que ver con la 1 5% lesiones graves, y el 0,1% le-
autoestima y con las relaciones inter- siones letales. Esto indicaría que
personales. La hostilidad verbal cró- muere uno de cada mil niños denun-
nica en forma de insultos, burlas, des- ciados por maltrato. La categoría más
precio, críticas o amenazas de aban- frecuente de abuso era la de tipo fí-
dono son formas de este tipo de mal- sico (4,9/1000>.
trato (HART, 1996). Los estudios sobre maltrato de-
Negligencia: Es no atender a las nunciado no incluyen a todos los me-
necesidades básicas del niño por nores que han sido maltratados. Así,
quienes tienen la responsabilidad de en una encuesta realizada en 1976
cuidarle (ERICKSON, 1996>. que utilizó la Conflict Tactis Scale para
Otros: el síndrome del “Niño Sa- registrar episodios violentos, en fami-
cudido”, Intoxicaciones no acciden- lias con niños de 3 a 17 años se de-
tales, Munchausen por poderes. mostró que la incidencia de puntapiés,
Estos distintos tipos no se ex- mordiscos, pinchazos, golpes con un
cluyen, sino que en la práctica suelen objeto, palizas y utilización de arma
darse varios tipos de maltrato simultá- blanca o de fuego contra un menor
neamente. era de 140/1 000 de los menores de
edad. Se supone que estos datos se
ajustan más a la realidad, y que
Epidemiología mucho de los niños maltratados, sobre
todo los que presentan lesiones
Según datos declarados por la menos importantes, no serían aten-
Sociedad Americana de Pediatria didos médicamente o las lesiones se-
(AMERICAN...1987) se considera que rían atribuidas a accidentes, y que
un 10% de los traumatismos aten- esto explicaría que el número de de-
didos en los servicios de urgencia pe- nuncias de niños maltratados por tales
diátricos no son accidentales; un 30% prácticas no reflejen el 14% esperado
de las fracturas de niños menores de (LASINO, 1976).
2 años son secuelas de abusos físicos En España tampoco es posible
y que aproximadamente 2000 niños cuantificar satisfactoriamente la mag-
mueren anualmente víctimas de malos nitud del problema de malos tratos en
tratos (HORTER & FRIEDMAN, 1968). la infancia, ya que las cifras que cono-
En un estudio realizado en varios cemos son muy relativas, y la mayoria
estados de los EE.UU. (US. DE- de los datos se refieren a un solo dis-
PARTMENT...1988), considerando el positivo de información, que actúa en
maltrato sólo cuando era un “daño de- casos extremos cuando la Administra-
mostrable”, se vio que el 16.3/1 000 de ción ha tenido que tomar parte activa
la población estudiada sufrió maltrato; en la tutela de los derechos de los
el 9,2/1 000 fue víctima de maltrato fi- niños (DE PAUL, 1995; INGLES,
sico, emocional o sexual. De ellos, el 1991; JIMÉNEZ s/f.>.

Cuadernos de Trabajo Social 147


M~ Teresa PÉREZ ALVAREZ

Conforme a los datos obtenidos lesionar cualquier parte del cuerpo


en un estudio sobre el maltrato infantil, (CALVO ROSALES, 1996).
realizado por la Universidad de Sevilla La lesión puede ser causada por
(ADIMA, 1993> a través de los expe- impacto, penetración, calor, un cáus-
dientes de Menores en 1993, y que in- tico, un producto químico o una droga
cluía datos de todas las Comunidades (Child Abuse Program, en FONTANA,
Autónomas, se apreció maltrato en el 1989>.
24,64% de los menores incluidos en Esta definición considera el in-
los expedientes de los años 1991 y tento de lesionar al niño como un dato
1992, y una media anual deI 0,44/ variable importante, estimando que el
1000 respecto a la población infantil empleo de una disciplina física rigu-
española. En cuanto el tipo de mal- rosa, aunque sea educar al niño “por
trato el más frecuente fue la Negli- su propio interés”, puede tener los
gencia (79.1%>, seguida del Maltrato mismos efectos adversos que la lesión
emocional (42,5%), y el Maltrato fisico causada por otros molivos. nade-
(30.1%). El 55.2% de los menores su- cuadas disciplinas, en numerosas
frieron más de un tipo de maltrato. ocasiones, no son consideradas mal-
Estos datos pensamos que repre- trato hasta que las consecuencias son
sentan el 10 o el 20% de los datos importantes.
reales (SALDANA, 1995).
Hay una serie de indicadores fí-
sicos de la conducta del niño y del cui-
dador cuya presencia_nos debe hacer
Maltrato tísico -
sospechar en la existencia de un po-
sible maltrato.
Se define el maltrato físico, como
“cualquier acción no accidentaL por Indicadores Físicos
parte de los padres, tutores o cuida- La presencia de alguna de las si-
dores que origina una lesión en el guientes lesiones nos debe hacer
niño, incluyendo la lesión resultante pensar en un posible maltrato.
de la reacción del cuidador ante una Lesiones Cutáneas. Magulla-
conducta indeseable del niño duras, contusiones y hematomas son
No debe usarse el castigo físico las lesiones de piel que más fre-
en menores de 12 meses de edad, ni cuentemente se ven en los niños mal-
en niños con anormal desarrollo fisico tratados (JOHNSON, 1990).
o emocional (BRIERE, 1996; KEMPE, Las lesiones pueden estar en los
1989; HOLTER, 1968). labios o en la boca, en zonas ex-
La lesión tisular incluye magulla- tensas del torso, espalda, nalgas o
duras, quemaduras, desgarros, pun- muslos, agrupadas o incluso delimi-
ciones, fracturas, rotura de órganos y tando la forma de un objeto (CHAD-
trastorno de funciones. WICK, 1993).
Constituye maltrato el uso de Lesiones en diferentes áreas indi-
cualquier instrumento empleado para caría que el niño ha sido golpeado

¡40 Cuadernos de Trabajo Social


El niño maltratado: perspectiva médica

desde zonas distintas. La localización general pensaremos en la intenciona-


de una lesión puede ser altamente su- lidad de una quemadura cuando los
gerente de un maltrato <LASING, bordes sean limpios, esté bien delimi-
1976). tada o existan varias lesiones (CHAD-
Las magulladuras cambian de WICK, 1993>.
color con el tiempo. Las de colores di- Lesiones esqueléticas. Los
ferentes indican lesiones de antigúe- huesos largos son la zona donde hay
dades también diversas, y por tanto más lesiones esqueléticas provo-
no son debidas a un único accidente cadas, las fracturas diafisarias <tallo
(WILSON, 1977>. de hueso> que se presentan simultá-
Contusiones de color amarillento neamente con otras lesiones o en lac-
y marrón son lesiones que han ocu- tantes que no deambulan, deben con-
rrido hace varios días y por tanto su- siderarse como altamente sospe-
gieren un retraso en pedir atención chosas de no accidentales (AME-
médica de las mismas (GÓMEZ DE RICAN ACADEMY...1991; CAFFEY,
LOS TERREROS, 1992>. 1946>.
La forma de contusión o hema- Las fracturas costales en niños
toma puede representar la silueta del menores de dos años son muy signifi-
objeto que la ha causado. En el caso cativas de un posible maltrato de un
de una bofetada se reconoce el con- niño. Las fracturas de cráneo ocupan
torno de la mano; si el maltratante es el segundo lugar entre las lesiones del
diestro, las marcas estarán general- niño maltratado, son fracturas lineales.
mente en la mejilla izquierda y el con- En niños mayores pueden existir frac-
torno de los dedos formaran ángulo turas del maxilar inferior.
hacia la oreja. Aunque la mano (22%) Hay que sospechar posible mal-
y la hebilla del cinturón (23%>, son las trato en un niño siempre que exista
marcas más frecuentes, hay una gran una discordancia entre la fractura y la
variedad de otros objetos que pueden historia clínica; cuando existan frac-
usarse. turas múltiples que afectan a más de
Los niños pueden sufrir quema- una zona esquelética; fracturas en es-
duras intencionales con líquidos u ob- tadios diferentes que indicarían episo-
jetos calientes, en ocasiones quedan dios repetidos de traumatismos (DEL-
marcas claras en la piel, la existencia GADO, 1988).
de quemaduras que cubren toda la su- Se ha comprobado que el 56%
perficie de los glúteos o los pies, son de las fracturas en niños menores de
generalmente provocadas por los cui- un año no son accidentales.
dadores del niño al sumergirlos en lí- Lesiones internas por maltrato
quidos demasiado calientes, también infantil. Los traumatismos abdomi-
podemos encontrar quemaduras pro- nales e intratorácicos son mucho
ducidas por puros o cigarrillos o por menos frecuentes que los esquelé-
objetos que dejan señales claramente ticos y cráneo-cerebrales, se suelen
definidas (plancha, tenedores...); en observar en niños mayores de dos

Cuadernos de Trabajo Social 149


M~ Teresa PÉREZ ÁLVAREZ

años, suelen ser producidos por puñe- también puede cometerse por una
tazos, patadas (TOULOUKIAN, 1968; persona de menos de 1 8 años de
REECE, 1990>. edad, cuando es mayor que la víctima,
o cuando esté en situación de poder o
Indicadores comportamentales de control sobre la misma (BER-
del niño LINER, 1996).
El abuso sexual infantil intrafami-
Existen una serie de caracterís- liar se define como “cualquier forma
ticas comunes en el comportamiento de actividad sexual entre un niño y un
de la mayoría de los niños que sufren familiar inmediato, o bien por una per-
maltrato: 1 Presentan una actitud te- sona que es sustitutiva de los padres
merosa y cautelosa frente a los (un adulto que es considerado por el
adultos. 2~ Muestran conductas ex- niño como miembro de la unidad fami-
tremas (ej. muy irritables o muy apá- liar)”. En este tipo de abusos el niño
ticos..). V Las respuestas son muy por su propio desarrollo, es incapaz
evasivas y cortas intentando justificar de rechazar el contacto sexual, de-
o involucrar al agresor. 4~ Autoestima pendiendo además, física y emocio-
baja (mirada baja, evitan la mirada del nalmente de ese adulto para la solu-
adulto, voz baja....) (GÓMEZ DE LOS ción de sus necesidades básicas
TERREROS, 1995). (RAPPLEY, 1993).
El abuso extrafamiliar se define
Indicadores comportamentales como cualquier forma de contacto se-
del cuidador xual entre una ¡5&~ona a/Jifa a la ?a-
milis y un niño”. En la mayor parte de
No da ninguna explicación con
respecto a la lesión del niño o, por el los casos el niño conoce al adulto (ve-
contrario, las da excesivas pero poco cino, profesor, sacerdote, baby
sitter...>.
convincentes, contradictorias y poco
aclaratorias. Presenta una actitud con El niño percibe el poder que tiene
escasa carga afectiva para el niño, la persona que comete el abuso <intra
percibiéndoles generalmente de forma o extrafamiliar). En ocasiones este
negativa (ej. “es muy malo poder es aumentado a través de ame-
nazas al niño o a sus personas que-
ridas. La autoridad y la edad del que
Abuso sexual comete el abuso hace que el rechazo
por parte del niño sea completamente
La definición de abuso sexual, imposible.
dada por el National Center for Child En un estudio realizado por la
Abuse and Neglect, es “Cualquier con- American Human Association se sitúa
tacto o interacción entre un niño y un la cifra de abuso sexual en la infancia
adulto, cuando el primero se utiliza y adolescencia en 450.000 casos
para estimulación sexual del segundo anuales aproximadamente, si bien
o de otra persona”. El abuso sexual todos somos conscientes que el nú-

150 Cuadernos de Trabajo Social


El niño maltratado: perspectiva médica

mero de casos no comunicados es Maltrato psicológico o


mayor que el de los conocidos (AME- emocional
RICAN HUMAN...1987>.
Diversos estudios han demos- Se suele manifestar como pro-
trado que alrededor deI 80% de las blemas del crecimiento y del desa-
víctimas de abuso conoce a las per- rrollo, y se presenta tanto de forma
sonas que abusan de ellos, siendo fa- aislada como asociado a otro tipo de
miliares el 68 %. En el grupo de abuso maltrato. Condiciona una actitud de
sexual intrafamiliar, el 75% corres- tristeza, apatía y temor en los niños
ponde al abuso padre-hija; la inci- que presentan actitudes defensivas
dencia de los padrastros es aproxima- ante la aproximación de los padres
damente cinco veces mayor que la de <MEADOW, 1989>.
los padres biológicos; es frecuente Garbarino incluye en cinco cate-
que el incesto se repita sucesiva- gorías las manifestaciones de las dife-
mente en varias hijas (RERLINER, rentes formas de maltrato psicológico:
1996). 1~ Rechazar, exclusión del niño de
El abuso está más distribuido por todas las iniciativas familiares, falta de
los distintos escalones socioeconó- apego al niño, continuas valoraciones
micos que el maltrato físico. negativas del mismo. 2~ Aislar, impi-
Existen una serie de signos y sin- diendo o dificultando las relaciones
tomas (indicadores> de esta forma de sociales del niño. 3~ Aterrorizar, ame-
maltrato. nazas continuas al niño con castigo
extremos, utilizando el miedo como
Indicadores físicos disciplina, creando sensación de inse-
guridad en el niño. 4Q Ignorar, frialdad
Dolor y/o inflamación de la zona y falta de afecto, no atender a las de-
perineal o anal; hemorragias anales o mandas del niño. 5~ Corromper, im-
vaginales; presencia de una enfer- pedir la normal integración del niño en
medad venérea; hematomas en la sociedad ofreciéndose pautas de
muslos o región ano-genital (PARA- conducta antisocial (GARBARINO,
DISE, 1990>. s/f.>.

Indicadores emocionales
Pérdida brusca de la capacidad Abandono tísico o
de concentración; manifestación de negligencia
conductas o conocimientos sexuales
extraños, sofisticados o inusuales; Existe una desatención constante
cambios repentinos de comporta- de las necesidades fisicas del niño,
miento; aparición de miedos inexplica- así como de las de protección y vigi-
bles ante situaciones determinadas de lancia. El niño está sucio, o inapropia-
la vida diaria (quedarse solo, desnu- damente vestido, malnutrido, cansado,
darse para lavarse...>. apático, con problemas médicos no

Cuadernos de Trabajo Social 151


M~ Teresa PÉREZ ALVAREZ

atendidos, no escolarizado o con normalmente de consumo familiar,


importante absentismo escolar, no como sedantes, drogas, alcohol... bien
está cuidado por ningún adulto sea para parar el llanto, hacerle
(ERICKSON, 1996). dormir, sedarle para la mendicidad o
para realizar abusos sexuales...
(BAYS, 1990).
Otras formas de maltrato
Síndrome de Munchansen por
Síndrome del niño sacudido Poderes
(Shaken baby Syndrome)
Es una forma sutil de malos
Este síndrome descrito por tratos, consistente en provocar en el
Caffey (CAFFEY, 1974) ha sido apli- menor síntomas físicos patológicos
cado a niños que son sacudidos vio- que requieren hospitalización o trata-
lentamente por sus padres produ-
,
miento médico reiterado (MEADOW,
ciéndole una aceleración-desacelere- 1977>.
ción brusca de su cerebro. Esto ocurre
Los niños suelen ser menores de
más frecuentemente en niños me-
6 años, demasiado pequeños para re-
nores de un año.
velar el engaño.
Cuando un niño tan pequeño es
La sintomatología es muy variada
zarandeado, su cabeza va violenta-
y en numerosas ocasiones la simula-
mente de atrás adelante, estos movi-
mientos de balanceo brusco, como un ción de la enfermedad, generalmente
por parte de la madre, es tan habili-
latigazo, producen lesiones en el ce-
dosa que hace difícil el diagnóstico.
rebro, al provocar la ruptura de los
vasos sanguíneos. Las manifestaciones clínicas más
frecuentes son: hemorragia de dife-
Las “sacudidas” reiteradas, aún
cuando sean menos bruscas, pueden rentes origenes, fiebre, síntomas neu-
llegar a ocasionar un hematoma sub- rológicos, síntomas digestivos (vó-
mitos...), exantemas, lesiones dér-
dural crónico, que produciría unos sín-
micas “raras”, hipoglucemias... (ES-
tomas más larvados, como ligero re-
CflIPANJfl 100V
tíaséjÉicéniótor, alteradiones en la vi-
sión o en la audición....Esta variante Los signos que nos deben hacer
del Síndrome del Niño Sacudido a la sospechar son: 1. Múltiples ingresos
que podríamos poner el apellido de en diferentes hospitales. 2. Recu-
“larvado o latente”, suele pasar gene- rrencia inexplicable de enfermedades.
ralmente desapercibida y sus conse- 3. Síntomas de difícil encasillamiento
cuencias no son asociadas, en la ma- en un cuadro clínico especifico. 4. Los
yoría de los casos, a un maltrato (LA- signos y síntomas no se presentan
SING, 1976; MERTEN, 1990>. cuando la madre está ausente. 5.
Madre muy preocupada que rehuye
Intoxicaciones no accidentales dejar solo a su hijo. 6. Madre con co-
Es otra forma de maltrato en la nocimientos de medicina o en relación
que se suministra al niño sustancias, con la profesión sanitaria. 7. Excesiva

152 Cuadernos de Trabajo Social


El niño maltratado: perspectiva médica

preocupación por la enfermedad de su en la educación de los niños; escasos


hijo, quejas de que se está haciendo recursos económicos; problemas labo-
poco para diagnosticaría e intentos de rales; bajo nivel cultural; alta movilidad
establecer estrechas relaciones con social; emigración; marginación; haci-
los médicos y la enfermeras. 8. Madre namiento; prostitución y/o delin-
padecedora del Síndrome de Mun- cuencia de los padres; falta de apoyo
chansen. 9. No aceptación del engaño social.
por parte del autor.
Se desconocen los motivos que
conducen a la madre a comportarse Detección y diagnóstico
de esta manera. Se ha intentado ex- del maltrato infantil
plicar haciendo referencia a determi-
nados estados de ánimo e impulsos Es poco probable que tengamos
(LÓPEZ LINARES, 1986). datos directos del maltrato, dado que
éste se produce generalmente en el
ámbito familiar; por lo tanto, la ma-
Factores de riesgo yoría de las veces sólo tendremos una
serie de hechos que nos pueden con-
Nadie duda que hay una series ducir a la sospecha (DOCUMENTO
de factores personales, familiares, so- TEGNICO... 1995).
ciales que favorecen el riesgo de Mal- Es muy importante, en el proceso
trato (ADIMA, 1993; GÓMEZ DE LOS de detección y diagnóstico, interrela-
TERREROS, 1990; MARTÍN ALVA- cionar las manifestaciones externas,
REZ, 1994>. los indicadores comportamentales del
Factores en el niño. Niño no de- niño y la conducta del cuidador que
seado; prematuro; enfermo crónico; nos pueda hacer pensar en un posible
disminuido psíquico y/o físico; hiperac- maltrato. (BROWN, 1988; GOMEZ DE
tivo; ser visto como un “niño dife- LOS TERREROS, 1995)
rente”; niño “enfermizo”. La presencia de factores de
Factores del cuidador. Emba- riesgo en el niño, en los familiares, el
razo no planeado ni deseado; madre tipo de lesión, el retraso en demandar
soltera o padre solo; padres jóvenes; asistencia médica, aumentan las posi-
padres que hayan sido niños maltra- bilidades de que la lesión no sea acci-
tados; escaso intervalo en el naci- dental.
miento de los hijos; padres estre- Hay que hacer una anámnesis
sados; con pobre conocimiento de la cuidadosa en todo niño con lesiones
crianza y el desarrollo del niño; enfer- sugerentes de maltrato (NEW-
medad aguda o crónica; disturbios BERGER, 1990>
emocionales; falta de vinculo con el La pregunta ¿qué ha producido
niño; taita de autocontrol. esta lesión?, debe realizarse siempre
Factores sociales y culturales. que presenten lesiones, tanto al niño
Aceptación de patrones de violencia como a sus padres o cuidadores; la

Cuadernos de Trabajo Social 153


M~ Teresa PÉREZ ÁLVAREZ

respuesta debe tener detalles acerca cedoras del maltrato. 2~ Modificación


del objeto que causó la lesión en el de actitudes hacía el castigo físico. 3g
niño. Si la historia es que “el niño se
Sensibilización de la población acerca
ha caído”, tendremos que conocer
del fenómeno de los malos tratos. 4~
cómo se produjo la caída, desde qué
Aumentar los recursos en servicios
altura, sobre qué superficie. Cuando la
sociales. 50 Facilitar la formación de
lesión es altamente sugerente de mal-
los profesionales que trabajan con la
trato debe preguntarse ¿cuándo ha
infancia a fin de mejorar sus conoci-
ocurrido?, ¿dónde?, la existencia de
mientos sobre el tema (ALEXANDER,
algún testigo de cómo ocurrió, el es-
1990, GÓMEZ DE LOS TERREROS,
tado de desarrollo del niño para ga-
1995; MARTíN ALVAREZ, 1997).
tear, correr, alcanzar, agarrar, abrir
grifos, llaves, picaportes; vestimenta Prevención Secundaria.
del niño en el momento de la lesión.... Persigue la detección precoz de
Toda esta información será recogida las situaciones de riesgo de maltrato
cuidadosamente en la historia del en la infancia, a fin de evitar los
niño, diciendo si la lesión es, o no es, efectos secundarios derivados de esta
compatible con la historia dada y el situación. La identificación de estas fa-
desarrollo evolutivo del niño. milias facilitará las actuaciones coordi-
El radiodiagnóstico constituye nadas de los profesionales (pediatras,
una ayuda valiosa en ¡a problemática servicios sociales, maestros....> lo que
del maltrato, así como la analítica, fun- permitirá la protección al niño, inten-
damentalmente en los casos de tando la reestructuración de su en-
abusos sexuales. torno familiar (DOCUMENTO TÉC-
La actuación de los diferentes NICO... 1995; GÓMEZ DE LOS TE-
profesionales ha de ser coordinada a RREROS, 1990>.
fin de concretar el diagnóstico y deter-
minar las actuaciones terapéuticas. Prevención Terciaría
Se realiza cuando el maltrato ya
ha sucedido; su objetivo es evitar la
Prevención reaparicíóndalmaltratey/c las con-se-
cuencias negativas del mismo. Incluye
La etiología multicausal del mal- las intervenciones de protección al
trato en la infancia, hace que el abor- niño, rehabilitación, reinserción y reso-
daje de su prevención tenga que ser cialización. Es un campo más especí-
multifactorial y desde tres diferentes fico de los servicios sociales y salud
perspectivas preventivas (DURO- mental (GUíA PARA LA ...s/f.>.
WITZ, 1990). Por último queremos destacar
que la prevención, a cualquiera de los
Prevención Primaria
niveles, de un problema tan complejo
1~ Actuaciones que tiendan a la
como el maltrato infantil sólo será fac-
eliminación o reducción de las circuns-
tibIe si se realiza un abordaje desde
tancias ambientales o sociales favore-
una óptica multifactorial, en la que los

1 ~A
~JuatJa, 441fl tSe dAJdJIJ OWU’d¡
El niño maltratado: perspectiva médica

COMUNIDAD DE MADRID: Guía para la Aten-


diferentes profesionales implicados ción del maltrato en la infancia dirigida a los
coordinen sus actuaciones para con- profesionales de la Salud, DG. de Planifica-
ción. Formación e Investigación.
seguir que los niños en situación de DE PAUL, .1: ARRuBARRENA, Ml. y colab.
riesgo puedan tener un desarrollo (1995>: La prevalencia del maltrato infantil en
normal. la provincia de Gu¡~úzcaa, Vitoria, Departa-
mento de Bienestar Social.
DELGADO, A. (198e): Síndrome del niño maltra-
fado, Pediafria Clinica, 3:95-107.
Referencias bibliográficas DtJBOWITZ, L. (1990>: Participación del pediatra
para prevenir el maltrato infantil, en Clinicas
ADIMA (Asociación Andaluza para la Defensa de Pediáfricas de Norteamérica. 4:1043-44.
la Intancia y Prevención del Maltrato> (1993): ELLIOT, EA. “Respuestas comunitarias a la vio-
Guía de Atención al Maltrato infantil en An- lencia” Clínicas de Atención Primaria, 193.
dalucía, Sevilla. 2:589-99.
ALEXANDER, R. (1990): “Enseñanza del médico ERICKSON, M.F. EGELAND, 8. (1996>: fhild
en el campo del maltrato infantil”, en clínicas Neglect. The APSAC Handboak on child
Pediátricas de Nade América. 1990, 4:1023- maltreatment. 5-15.
35. ESCRIBANO. Mi y HERNÁNDEZ, M.A. (1991):
AMERICAN HUMANAE AS500IATION (1987): “Sindronie de Munchansen infantil”, en His-
National incidence and prevalence of chiló torias clínicas en Pediatría (Barcelona), 104-
ahuse and neglect, Washington D.C., 107.
National Commitee br Prevention of Child FONTANA, V. (1989>: The maltreatment syn-
Abuse. drorne in cbildren, en New England 1 Med.
AMERICAN ACADEMY OF PEDIATRIC5 (1991>: GARBARINO, J. y KOSTELNY, K.: “Child maltre-
Diagnóstico por la imagen de los malos atment as a communify problem”. en Child
tratos infantiles, en Pediatrics, 1991, 31: 95- Abuse anó Neglect. 16: 445-465.
107. GOLDSON, E. (1991): Las secuelas cognitivas y
BAYS, J. (1990>: Abuso desubstancias y abuso afectivas del maltrato del niño, Pediatrics Cli-
de niños, en Clinicas Pediátricas de Norte nios of Norfh América.
América. 4:931-47. GÓMEZ DE LOS TERREROS,. (1995>: Los pro-
BERLINER. L..- ELLIOT, DM. (1996): Sexual tesionales de la salud ante el maltrato
abuse of chilóren. The AP5AC Handbaak on infantil, Ed. Comares.
childmaltreatment. Ecl Sage 51-64. GÓMEZ DE LOS TERREROS. 1. (1990): Malos
BRIERE. J. el al. (1996): The American Prafes- tratas infantiles. Guía para la salud infantil en
sional Society on the Abuse of Children. atención Primaria, Servicio Andaluza de
Sage. Salud.
BROWN, K. el al. (1988>: Early predictian anó GÓMEZ DE LOS TERREROS.. (1992): El mal-
prevention of child abuse, Wiley & son Ed. trafo infantil en nuestro media, Ed. Labor.
Ltd. HART, 5.; BRASTARD, M.. el al. (1996) Psycho-
CAFFEY. Y (1946> “Multipte fracfures of long logical maltreatment, en Handbook nr Child
benes ol children suffering trom subdural He- Maltreatment. Ed. Sage.
matoma”. American Jaurnal Radial. 56: 163. HOLTER. J.C.; FREDMAN, 5. (1968): chiló
CAFFEY. J. (1974>. “The whiplash shaken infanf abuse: Early case finding in fha emergency
syndrome: Manual shaking by the extremities deparimení, en Pediatrics, 42: 128-138.
with whiplash induce intracranial bleedings”, INGLES. A. y otros (1991): Els maltractaments in-
en Pediatrios, 54: 396. tan flís a Catalunya. Estudi global i balanq de
CALVO ROSALES, J. y CALVO FERNÁNDEZ. la seva situado actual, Departamento de
FR. (1996): FI niño maltratado, Ed. CEA. Bienestar Social, Generalitat de Catalonya.
CHADWICK. L. (1993): “El diagnostico de las le- JIMÉNEZ, J.; MORENO, MC. y colab. El maltrato
siones de maltrato en lactantes y niños de infantil en Andalucía, Conseieria de Trabaio
corta edad”, MTA-Pediatría, 14:465-78. y Asuntos Sociales.
COMUNIDAD DE MADRID (1995>.~ “Maltrato in- JOHNSON, CF. (1990): Inflicted injury versus ac-
fantil: Prevención, diagnostico e intervención cidental in/u,y, en Pediatrics Clinics of North
en el ámbito sanitario”,
9 22. Documento Técnica America. 4:841-64.
de salud Pública n

Cuadernos de Trabajo Social 155


M5 Teresa PÉREZ ÁLVAREz

KEMPE, CH.; HELFER, RE. (1980>: Stress and nicas Pediátricas de Norteamérica. 4: 889-
child abuse in fhe Baltered Child Liniversity 95.
ot Chicago Press. 36-104. PHILIP. W.; TRACY. A. (1922): Estrategias de la
KEMPE. CH.; SILVERMAN, F. N. ef al, (1962>: sala de urgencia en caso de maltrato infantil,
The baltered chité Syndrome, en JAMA. 181: en Clínicas Pediátricas de Norteamérica.
1 7-24. RAPPLEY, M.; SPEARE. K. (1993>: Evaluación
KEMPE, RS. y KEMPE, CH. (1989>: Niños mal- inicial y técnicas para la entrevista en el
tratados, Ed. Morala. abuso sexual de niños, en Clínicas de Aten-
LASING, SA.; BuCHAN, A.R. <1976): Bilateral in- ción Primaria. 2:389-90.
juries in childhood: An alerting sign?. en REECE, R. (1990>: Manifestaciones poco fre-
British Medical Journal, 2:940-41. cuentes del Maltrato infanfil, en Clinicas Pe-
LEVITT, C.J. (1990>: Evaluación médica del niño diátricas de Norteamérica, 4: 958-59.
sometido a abuso sexual, en Clinicas Pedié- SALDAÑA. D.; JIMÉNEZ, J. y OLP/A, A. (1995):
tricasde Norteamérica, 2: 1410-1 3. El maltrato infantil en España: un estudio a
LÓPEZ LINARES M. (1986>: Sindrome de Mun- través de los expedientes de menores, en In-
chausen infantil, en Anales Españoles de tancia y Aprendizaie, 71:59-67.
Pediatria, 25 (4): 225-226. TARDIEU. A. (1860>: Elude medico-legal sur les
MARTÍN ALVAREZ L. y PEDREIRA, J.L. <1994): sevices et mauvais traitements, en Pubí.
Infancia maltratada. Pediatría Extrahospita- Med. Legal. 1860,13:361.
tana, Ed. Diaz de Santos. TOuLOuKIAN. R.J. (1968>: Abdominal visceral
MARTÍN ALVAREZ, L.; PEDREIRA, J.L. (1997>: injuries in battered cñildren, en Pediatrics,
El pediatra ante elmaltrato en la infancia: De 42: 642.
la denuncía al fratamiento, en Anales Espa- LIS. DEPARTMENT OF HEALTH AND HUMAN
ñoles de Pediatria. 47: 231,
SERVICES (19B8>: Study findings: Study of
MEADOW, R. (1977>: Ivlunchausen Syndrome by National Incidence anó Prevalence of chíld
proxy. The hintenlanó of chilé abuse, en The abuse and neglect. Washington D.C.
Lancet, 2: 343-45. WILSON, E.F. (1977>: Estin,ation of the age of
MEADOW, R. (1989>: ABC of child abuse, en cutanecus contusions in chiló abuse, en
British Medical Journal. Pediatrica, 60: 750-52.
MERTEN, D.F.; CARPENTER, BLM. (1990>: WOLFE, TH. (1987>: Child abuse. Implicationa for
Imagen radiográfica de la lesión intencional,
child development and psychapalholagy,
en Clínicas Pediátricas de Norteamérica, 4:
Sage.
865-73.
NEWBERGER. E.H. (1990>: Valoración de la en-
trevista pediáfnica en relación can abuso de
niños. Desafíos y oportunidades, en Clinicas
Pediátricas de Norteamérica. 4:95-1002.
PARADISE, JE. <1990): Valoración médica del M4 Teresa PÉREZ AL VAREZ
niño que ha sufrida abuso sexual, en Cli- Departamento de Medicina

156 flw,r4nrnncMnrh.,h..C,.~,-.p.,
Ida II at’ajIJ ‘JLJUtO4