Está en la página 1de 6

CORTIJO EL CONVENTO 

de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén)

05 ­ LOS VISIGODOS. 
EL ORIGEN DE LA 
CIVILIZACION CRISTIANA. 
05 ­ LOS VISIGODOS. 
CORTIJO EL CONVENTO  EL ORIGEN DE LA CIVILIZACION CRISTIANA. 
de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén) 

San Pedro de La Nave (Zamora) 
(Iglesia Visigótica) 

La caída del Imperio Romano tuvo lugar oficialmente en el año 476 d. C., cuando su último 
emperador de Occidente, Rómulo Augústulo, fue depuesto por el general bárbaro Odoacro. 
Este  acontecimiento  se  inscribió  dentro  de las sucesivas  oleadas  de  invasiones  de  pueblos 
germánicos  en  el  seno  del  mundo  romano,  que  por  ser  entonces  menos  cultos  que  los 
habitantes del Imperio Romano, se les vino a llamar “bárbaros”. 

Así, los vándalos silingos se establecieron en la antigua región Bética romana, derrotados 
y desplazados, a su vez, por los suevos, que se establecieron en la Gallaecia, y los alanos, 
en la parte Occidental de la Cartagenensis y  la Lusitania. Así es como los alanos llegan a las 
tierras de Jaén, también intentados rechazar por los romanos, que fueron derrotados en el 
año 422. Así, los vándalos silingos, procedentes de Mérida, llegan a Córdoba y subiendo por 
el Guadalquivir, alcanzan Cástulo, desde donde ascienden en dirección norte–sur hasta Acci 
(Guadix) y Basti (Baza), hasta Cartagena, arrasando todo a su paso. 

Los  visigodos,  eran  un  pueblo  de  origen  germánico,  que  emigró  masivamente  en  el 
siglo III d.C., logrando establecerse en un primer momento en la Dacia, junto al Mar Negro. 
Tras  prolongados  años  como feudatarios  de  Roma,  se  dirigieron hacia el  Oeste, llegando  a 
las Galias en el año 412, asentándose en la Aquitania, fundando allí el reino de Tolosa. En el 
415,  desde  estas  bases  ultrapirenaicas,  y  como  tropas  aliadas  de  Roma,  irrumpieron  en 
territorio hispano para luchar contra los vándalos, suevos y alanos, que habían invadido la 
Península en  el  409.  Estas esporádicas  excursiones  les  permitieron  apoderarse de las más 
estratégicas plazas hispanas y controlar las principales calzadas. En el año 475 D.C., su rey 
Eurico  se  declaró  independiente  del  Imperio  Romano  y,  ampliando  sus  territorios,  se 
extendió  por  Hispania. Su  hijo  y  sucesor,  A larico  I I , gobernó  ya  sobre toda  la  Península, 
exceptuando el reino suevo de Galicia y las montañas vascas, fijando su capital en Toledo, y 
siendo el reino más poderoso de su época en la Europa Occidental.

Página 1 
05 ­ LOS VISIGODOS. 
CORTIJO EL CONVENTO  EL ORIGEN DE LA CIVILIZACION CRISTIANA. 
de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén) 

Los bizantinos (la heredera de la Roma Oriental) vinieron a la Península a petición del rey 
visigodo  Agila,  que ante las sublevaciones internas de Córdoba  y  de Atanagildo  en Sevilla, 
acudió a Justiniano, rey de Bizancio, en petición de ayuda. Cuando Agilas fue asesinado, su 
sucesor intentó alejar a los bizantinos, que ya ocupaban toda la costa mediterránea, desde 
Medina  Sidonia  hasta  Denia,  pero  parece  ser  que  no  llegaron  al  interior  de  la  Bética, 
llegando a Mentesa (La Guardia) como frontera, por lo que no debieron llegar hasta nuestra 
comarca, según conocemos hasta la fecha. Finalmente los bizantinos serán expulsados por 
los visigodos de la Península, a lo largo de los reinados siguientes. 
Los godos, como resultado de su contacto con Roma, asimilaron importantes aspectos de la 
tradición  clásica,  en  cuanto  a  organización  administrativa,  derecho,  pensamiento  y 
costumbres.  Esto  suavizó  enormemente  el  tránsito  entre  la  Hispania  Romana  y  el  Reino 
Visigodo,  al  favorecer  una  continuidad  cultural  entre  ambas.  La  organización  civil  del 
territorio  visigodo,  a  imagen  del  romano,  fue  dividido  en  “provincias  condados”,  y  el 
eclesiástico  con  su  propia organización territorial, perteneciendo nuestra zona a la diócesis 
de Mentesa. 

El  único  punto  de fricción se  produjo, en  la  primera época,  a nivel  religioso: los visigodos 


eran  católicos  “arrianistas”­  seguidores  de  Arriano­,  declarado  herético  por  el  catolicismo 
oficial, y los hispanorromanos, entre los que el catolicismo romano estaba muy arraigado. A 
partir  de  la  conversión  de  Recaredo  a  la  fe  católica,  la  integración  entre  ambas  culturas 
será  mas  patente  a partir  del  Concilio  de  Toledo  (589),  dando  forma  al  arte visigodo  más 
prototípico. 

Aunque  existen,  al  principio  dos  etapas  artísticas,  fruto  de  los  dos  períodos  religiosos 
comentados,  la  característica  común  de  la  Arquitectura  se  manifiesta  en  la  planta 
rectangular  de  sus  iglesias,  con  la  inclusión  de  ábsides  contrapuestos  en  los  extremos 
del  eje  longitudinal,  siguiendo  el  modelo  de  iglesias  orientales,  fundiendo  elementos 
occidentales y orientales, la bóveda de cañón y los arcos de herradura,

Página 2 
05 ­ LOS VISIGODOS. 
CORTIJO EL CONVENTO  EL ORIGEN DE LA CIVILIZACION CRISTIANA. 
de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén) 

menos acusados que los musulmanes. En la cabecera solían utilizar una única capilla 
mayor  rectangular.  El  acceso  desde  el  exterior  se  hacía  por  un  pórtico  avanzado,  de 
origen  oriental,  con  arco  de  herradura,  mientras  que  la  puerta  de  ingreso  al  interior  era 
dintelada, iniciando así la combinación arco­dintel característico de la arquitectura hispana. 
Las iglesias visigóticas más destacadas entre las pocas que nos quedan en el sur peninsular 
son: San Pedro de Alcántara en Vega de Mar (Málaga); la de Alcaracejos, en el municipio de 
Espiel    (Córdoba);  la  basílica  de  Casa  Herrera,  al  noroeste  de  Mérida,  la  de  la  villa  de  La 
Dehesa de la Cocosa en Badajoz, y los Aljezáres en Murcia. 

Aparte  nos  quedan  sus  códices,  su  escasa  pintura  religiosa,  y  su  cerámica  con 
motivos  florales  y  geométricos.  El  influjo  bizantino  domina  sus  artes  decorativas  en 
enterramientos y sarcófagos. 

En  Campillo  de  A renas, 


población  también  cercana  al 
Monasterio, como a unos diez 
kilómetros  en  línea  recta, 
aunque  en  dirección  opuesta 
a  Cárchel,  se  hallaron 
sepulturas  que  contenían 
tesoros visigóticos que fueron 
llevadas  al  Museo 
Arqueológico Nacional cuando 
se encontraron en 1925.En la 
cortijada  de  Casablanca, 
perteneciente  también  a 
Campillo  de  Arenas,  se  han 
encontrado  tumbas 
visigóticas,  muy  expoliadas 
en  la  actualidad.  Restos 
arqueológicos visigóticos  son 
también  conocidos  en 
“ Carachuel”   (Cárchel), 
(población  perteneciente  hoy 
a  Carchelejo,  aunque 
históricamente  anterior  a 
ésta),    que  era  uno  de  los 
límites del Obispado de Guadix de la época, según “La Hitación “ de Wamba, según cuenta 
MANUEL MONTEMAYOR, que estudió una lápida visigótica de forma rectangular encontrada 
en esta población.

Página 3 
05 ­ LOS VISIGODOS. 
CORTIJO EL CONVENTO  EL ORIGEN DE LA CIVILIZACION CRISTIANA. 
de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén) 

A RCO, DE TI P OLOGÍ A  VI SI GÓTI CA , DEL MON ASTERI O 

A nuestro Monasterio le quedan, también, testimonios arqueológicos  visigóticos. No parece 
que nos quedara algo de los cartagineses, desplazados pronto por los romanos de la zona, 
pero  si  nos  quedan  evidencias  de  restos  arqueológicos  visigóticos:  la  arquitectura  de  la 
I glesia es típicamente visigótica –una sola nave rectangular, a dos aguas, con un 
ábside  también  rectangular  (fotografiado  por  ORTEGA   Y   SA GRI TA  hacia  1970,  y 
hoy  desaparecido),  así  como  una  entrada  cubierta  en  la  entrada  principal  y  otra 
por  la  occidental  (también  desaparecidas),  aunque  nos  quedan  sus  magníficos 
arcos de herradura, muy primitivos, en la entrada principal y en la salida posterior 
a  los  patios  históricos, al  estilo  de  las  también  iglesias  visigóticas  de  S,  P edro  de 
A lcántara  en  M álaga,  A lcaracejos  en  Córdoba  y  la  basílica  de  Casa  Herrera  en 
M érida . 

Fotografía de Ortega y Sagrista                        Fotografía de Ortega y Sagrista 

N uestro Monasterio, debió “ reconstruirse”  bajo el culto cristiano visigodo, y de esa 


época  es  su  planta  rectangular,  y  sus  entradas  oriental  y  occidental,  sus  arcos  – 
primitivos  arcos  de  herradura­  sus  dibujos  florales  y  geométricos,  encontrados 
bajo los puramente religiosos posteriores, y sus tumbas al lado justo de la iglesia, 
conocidas  pero  aún  no  investigadas.    El  friso  “ ibérico”   de  su  fachada  principal 
parece  haber  sido  enmarcado  con  ornamentación  visigótica,  y  posteriormente 
“ renacentista” ,  pero  en  ningún  caso  parece  que  las  ya  comentadas  esvásticas 
puedan ser también visigodas; si entre otras cosas, los visigodos no llegaron a lo 
que  hoy  es  el  P aís  Vasco,  y  allí  abundan  estas  mismas  esvásticas  de  origen 
celtibérico, como símbolo de exclusivo y rancio nacionalismo (¿?).

Página 4 
05 ­ LOS VISIGODOS. 
CORTIJO EL CONVENTO  EL ORIGEN DE LA CIVILIZACION CRISTIANA. 
de Ntra. Sra. de la Esperanza 
Carchelejo (Jaén) 

La  cultura  y  la  civilización  visigoda  permanecieron  en  Hispania  hasta  la  invasión 
árabe  de  la  P enínsula,  en  el  año  711.Los  visigodos  debieron  permanecer  muchos 
siglos, incluso bajo la dominación política musulmana, que les permitió conservar 
su cultura, su religión y sus costumbres, bajo la denominación de “ mozárabes” , de 
los que más tarde hablaremos. A sí parece, que también permanecieron en nuestro 
M onasterio.

Página 5