Está en la página 1de 66

Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

PERSONAS

Los juristas clásicos romanos la utilizaban en un sentido técnico únicamente


referido al hombre y, en tal sentido se oponía a res (cosa), de tal manera que
era desconocido para ellos el término de persona jurídica, aunque en la época
post-clásica las corporaciones solían ser llamadas personae vice (Hacer las
veces de personas).

En el derecho romano clásico, para los efectos de la personalidad y de la


correspondiente capacidad de actuar en la esfera del derecho privado, se
consideraba a la persona no individualmente sino dentro de su familia y el
status o situación jurídica personal que ocupaba en ella.

Gayo nos dice que el Derecho por entero se refiere a personas, a


cosas o a acciones. Las personas son entes, humanos o artificiales, capaces
de derechos y obligaciones. Las cosas son los derechos y obligaciones en si
mismos. Las acciones son los recursos a través de los cuales los derechos y
obligaciones se hacen cumplir.

La persona es sujeto de derecho y tiene capacidad de goce, es


decir que tiene la aptitud legal para ser titular de derechos. El sujeto de
derecho es el ente hábil y la capacidad de goce la habilidad para contraer
activa y pasivamente relaciones jurídicas. El sujeto de derecho ente con
capacidad de goce puede o no disponer de capacidad de ejercicio, es decir,
aptitud legal para ejercer los derechos de los cuales es titular, pero no se
concibe la capacidad de ejercicio sin capacidad de goce.

La palabra persona puede ser utilizada como sinónimo de ser


humano como expresión sinónima de sujeto de derecho teniendo en cuenta
que en el derecho romano no todos los hombres son personas ni todas las
personas son hombres. El concepto de persona en sentido jurídico nos dice
que persona es todo ente que conforme al ordenamiento legal esté dotado de
capacidad de goce, esto es, aptitud legal para ser titular de derechos y
obligaciones.

1
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Tratándose de las personas naturales, la calidad de sujeto de


derecho en Roma está limitada a ciertas personas, los cuales necesariamente
deben gozar de libertad jurídica, tener ciudadanía y no estar sometidas a la
potestad de un parte familias, esto se va atenuando a través de la evolución
del derecho romano.

LAS PERSONAS FISICAS O NATURALES

REQUISITOS FÍSICOS DE LA EXISTENCIA JURIDICA

La existencia jurídica de la persona natural comienza con el


nacimiento. Los requisitos físicos de la existencia jurídica o personalidad son:

HABER NACIDO (nacimiento efectivo): El nuevo ser debe estar separado


totalmente del vientre materno, el que todavía no ha sido dado a luz, se
considera porción de la mujer o de sus visceras.

HABER NACIDO VIVO: los que nacen muertos no se consideran nacidos ni


procreados. La criatura debía haber respirado. Esto tiene importancia para
efectos sucesorios. El hecho de haber nacido vivo se juzgaba si había llorado
conforme al criterio de los Proculeyanos o si se había movido, según el de los
Sabinianos.

FORMA HUMANA: Los monstruos no se consideran personas.

En los tiempo de Augusto se crea un registro público de nacimiento para los


hijos legítimos que en ellos tiempos de Marco Aurelio se extiende a los
ilegítimos.

SITUACION JURIDICA DEL QUE ESTA POR NACER

La persona que estaba por nacer era objeto de consideración


jurídica, no sólo porque el aborto podía ser un crimen, sino porque la

2
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

eventualidad de crearse relaciones jurídicas referidas al que estaba en el


claustro materno permitía a la jurisprudencia sostener la regla conforme a la
cual "el concebido se tenía por ya nacido" (conceptus pro iam natus habetur).
Tales relaciones jurídicas se hallaban condicionadas a que la creatura naciera
viva, y solamente en dicho momento ellas se consolidaban, pues si nacía
muerta se estimaba como si nunca hubiera existido para el derecho. Los
eventuales derechos deferidos a la criatura que estaba por nacer eran
administrados por un curator ventris designado por el pretor.
Aunque el nasciturus (criatura dentro del vientre materno) no existe
jurídicamente, de todas maneras se considera su situación. Se le reservan y
tutelan determinados derechos, especialmente derechos sucesorios. En caso
de ser necesario se nombraba a un curador para velar por los bienes que
puedan corresponder al que esta por nacer ( curador ventris).

Ante un nasciturus, tiene importancia determinar si una criatura


pudo tener por padre a un determinado sujeto o bien si su padre es ilegitimo.
Según la época del nacimiento se colige la dela concepción, “presumiéndose
de derecho que la concepción ha precedido al nacimiento en no menos de 180
días cabales y no más de 300, contados hacia atrás desde la medianoche en
que principie el día del nacimiento”. Esta presunción tiene importancia, entre
otros efectos, para determinar si está o no sometido a patria potestad y si tiene
o no derechos en su sucesión.

Principales derechos del que está por nacer:

Puede ser instituido heredero o legatario, permaneciendo los derechos en


suspenso hasta el nacimiento. A la criatura que está por nacer, cuyo padre
legitimo muere se le conserva sus derechos en la herencia diferida hasta el
nacimiento. Derechos que, en todo caso, están condicionados a que la criatura
llegue a nacer y reúna los requisitos.

Puede designársele un curator ventris.

Está prohibido y sancionado el aborto.

3
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

No se puede aplicar pena de muerte ni someter a tormento a la mujer


embarazada.

No se puede enterrar a la mujer embarazada sin extraerle el hijo.

REQUISITOS CIVILES DE LA EXISTENCIA JURIDICA

Los requisitos civiles se refieren a los status, aspectos de la personalidad


jurídica respecto del ordenamiento jurídico romano. La plena capacidad
jurídica corresponde a aquellos individuos de la especie humana que sean
libres, ciudadanos romanos y sui iuris. Los esclavos no so persona por tanto
no tienen capacidad jurídica. Los no ciudadanos tienen restringida su
capacidad.

STATUS LIBERTATIS. (ESTADO DE LIBERTAD)

Esclavos.
La esclavitud es una institución por la cual se despoja a un ser
humano de toda personalidad, siendo asimilado a una cosa, específicamente
una cosa mancipi.
El esclavo es aquel hombre que por una iusta causa (conforme al
ordenamiento jurídico) está privado de su libertad y debe servir a un hombre
libre. En Roma habian esclavos sin dueño.

CONDICION SOCIAL Y SITUACION JURIDICA DEL ESCLAVO

Condición social.

En los primeros tiempos la situación de los esclavos era


relativamente aceptable. Su numero era reducido, generalmente uno por
familia, y el esclavo recibía un buen trato y gozaba de cierta consideración;
come en la misma mesa de su amo en la ley de las XII tablas aparece
protegido con la mitad de la composición d un hombre libre.

4
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

En los tiempo de la República aumentada


considerablemente en numero de esclavos y latifundios, siendo los esclavos de
poblaciones muy alejadas de Roma y de un nivel cultural muy inferior al de los
romanos. Al ser empleados masivamente en plantaciones, talleres, minas etc.,
se cometieron fuertes excesos lo que motivo la intervención de la autoridad,
para evitar una posible revolución, limitándose las facultades del amo sobre el
esclavo, pudiendo se obligados los amos crueles a vender a sus esclavos, se
prohíbe separar a las familias, obligar a las esclavas a prostituirse o a
participar en espectáculos teatrales. En todo caso, la condición de los esclavos
no es unitaria. Así, el esclavo proveniente de Grecia, esclavo culto, recibe
generalmente un trato humano y se le pone a cargo de empresas y negocios lo
que les permite vivir acomodadamente.

En el Principado se estabiliza el numero de esclavos y cesan


los levantamientos masivos mejorándose su condición social. Se distan varias
normas tendientes a proteger al esclavo.

En el Dominado la situación no varia mayormente, aun


cuando se percibe un intento por mejorar la situación del esclavo y su
protección, penándose como homicidio la muerte de un esclavo propio y
prohibiéndose el maltrato corporal, destacándose que la jurisprudencia y
emperadores tienden a considerar el principio favor libertatis en los casos
dudosos.

Condición Jurídica.

Atendiendo a la condición de ser humano de los esclavos y a


su capacidad de hecho que les permite comportase como hombre libre, así el
esclavo en el ámbito:

Ambito religioso: Participaba del culto familiar y público y se reconocían sus


dioses.

5
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Ambito patrimonial: El esclavo no podía realizar actos jurídicos, pero podía


actuar por su amo en aquellos actos que pudieran hacerle adquirir bienes o
convertirlo en acreedor, pero nunca en aquellos que pudieran hacerle perder
bienes o endeudarse. Esto cambio cuando el pretor autorizó a los que habían
contratado con el esclavo dirigirse contra el amo cuando este lo había
autorizado a contratar.
El esclavo podía también tener un peculio, esto es, una cierta
cantidad de bienes que le entregaba su amo para que los trabajara y
administrara, pero no era dueño de este peculio pudiendo el amo en cualquier
momento pedirle que se lo restituyera.

La regla del derecho civil establecía que el esclavo nada podía


adquirir , siendo todo lo que adquiría propiedad de su amo, y en virtud de su
capacidad de hecho, podía intervenir en cualquier acto jurídico de adquisición
del dominio, menos una iure cessio o una adjudicatio, y en todo caso, siempre
que su intervención sea como parte adquirente.

Ambito Penal: El esclavo es capaz penalmente, y en caso de cometer un delito


puede ser condenado, pena que era de mayor rigor que la del hombre libre.
Las consecuencias patrimoniales del delito recaen directamente sobre el
dueño que esta obligado a repara el daño o liberarse de la responsabilidad
entregando al esclavo.

Ambito familiar: No puede contraer iusta nupcia pero si unirse en contubernio,


con el consentimiento del amo. Se reconoció la cognatio servilis, que sirvió de
base para impedir la unión entre ciertos esclavos ligados por este.

Ambito judicial: Debía ser necesariamente representado por un adsertor


libertatis, carecen de toda capacidad procesal.

Causales de Esclavitud.

Pueden ser clasificadas en razón del nacimiento, y posteriores al


nacimiento.

6
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

En razón del nacimiento.

Eran esclavos los hijos cuya madre fuese esclava al momento del
parto, la esclavitud se comunica a la descendencia solo por vía materna. El
padre, cualquiera que sea, es siempre legalmente desconocido. Por la vía del
favor libertatis se admitió que bastaba con que la mujer hubiese sido libre,
aunque fuera por un instante, durante el embarazo o gestación para que el hijo
naciera libre.

Posteriores al nacimiento.

Se distingue entre causales del Ius Gentium y causales del Ius Civile.

Del Ius Gentium.


La prisión o cautiverio en una guerra de acuerdo a derecho
(los prisioneros en guerra civil o por piratas no se hacían esclavos).
Por tratarse de una causal del derecho de gentes, un
ciudadano romano también podía ser aprehendido y quedar en condición de
esclavo, por lo que perdía su calidad de sujeto de derechos. Para paliar los
efectos de esta sanción y para ayudar a sus ciudadanos el derecho Romano
creó dos medidas que ayudan al ciudadano romano caído en esclavitud por
prisión de guerra.
IUS POSTLIMINI. El ciudadano romano prisionero de guerra que escapara de
su cautiverio y traspusiera los limites del territorio romano recobraba su libertad
e ingenuidad. Es decir que recupera su condición jurídica; status familiae,
relaciones jurídicas y su patrimonio. Los efectos hacia el futuro del ius
postlimini son el de dar fin a la esclavitud, y hacia el pasado, era como si nunca
hubiese sido esclavo, este efecto dice relación con derechos y no con
situaciones de hecho (ej.: no restablece matrimonio disuelto ni permite
recuperar posesión de bienes)

FICTIO LEGIS CORNELIAE. Es la ficción de que el ciudadano romano que


moría en cautividad se consideraba muerto al momento de caer cautivo,
produciendo con ellos las consecuencias de derechos sucesorios que suceden

7
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

a la muerte de un hombre libre puesto que en materia de testamento se exigía


que el otorgante fuera capaz tanto al momento de confeccionarlo como al
momento de su muerte.

Del Ius Civile

Derecho Antiguo:

Venta trans Tiberim de una persona por parte de otra que legalmente pueda
hacerlo. Ningún ciudadano romano podía hacerse esclavo dentro del territorio
romano, por lo que cuando se le quería vender, la venta se efectuaba fuera del
territorio, ósea, trans Tiberim.

El soldado desertor. Los romanos señalaban como indigno de una libertad que
no quería defender y se procedía ala venta trans Tiberim.

El ladrón encontrado en flagrante delito.

Derecho Clásico y Post Clásico:

La condena a Pena Capital.

El hombre que se hacia vender como esclavo por un cómplice para repartirse
el precio con su vendedor y luego reclamar su libertad. En este caso no se
aceptaba la vindicati in libertatem (juicio de libertad)

Abandono que el estado romano hacía a una cívita extranjera de los culpables
a ofensas contra los representantes o embajadores dela misma.

Senadoconsulto Claudiano. Castigaba con esclavitud a la mujer libre, romana


o latina, que tuviese trato carnal con un esclavo, no obstante la prohibición,
notificada tres veces, del dueño de este.

Ingratitud del antiguo esclavo con su antiguo dueño que le había concedido la
libertad.

8
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Derecho Justinianeo: La únicas causales vigentes son las del hombre libre que
se hace vender para repartirse el precio reclamando después su libertad y la
de la ingratitud del liberto.
Termino de la esclavitud

El termino de la esclavitud en vida puede ser por disposición de la ley, o


por manumisión: En ambos casos el esclavo se denomina liberto y el ex amo,
en el caso de la manumisión, patrono.

CONCESION DE LA LIBERTAD POR LEY:

Existieron ciertas leyes de carácter general que concedieron en determinadas


situaciones la libertad a los esclavos:

Libertad aquellos que siendo jurídicamente esclavos habían, de buena fe,


vivido 20 años o más como hombres libres.

Libertad al esclavo que denunciaba una conspiración de homicidio en contra


de su amo o que revelo el nombre de su asesino.

Libertad al esclavo que era abandonado por viejo o enfermo, quedando o el


esclavo como latino juniano.

Senadoconsultos que tenían por finalidad era conseguir la libertad de los


esclavos encargados manumitir en fideicomiso, cuyo fiduciario no puede o
aparenta no poder cumplir el encargo.

Libertad a los esclavos que habían prestado servicios destacados al Estado


romano.

Libertad a la esclava, que habiendo sido vendida con cláusula de no prostituir,


era destinada a ello.

9
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Libertad al esclavo no judío que es comprado por un judío y que es


circuncidado.

Libertad al esclavo que es comprado con su dinero (peculio).

MANUMISION:

Es el acto jurídico mediante el cual el dueño confería la libertad a su


esclavo. Es un acto jurídico unilateral, propio del derecho civil sin perjuicio que
algunas formas de manumisión fueron reconocidas por el derecho honorario.
Las manumisiones pueden clasificarse en solemnes y no solemnes.

MANUMISIONES SOLEMNES:

PER CENSU: Consistía en inscribir en el censo al esclavo como ciudadano


romano.

POR VINDICTA: Consistía en un juicio ficticio de libertad; en que una tercera


persona (adsertor libertatis) previo acuerdo con su amo concurría ante a
autoridad judicial, reclamaba la libertad del esclavo a su dueño, el que se
allanaba a la demanda. El la época clásica esto se simplifica, bastando al
comparecencia del amo y del esclavo ante el magistrado.

POR TESTAMENTO: Puede hacerse de dos formas;

Manumisión testamentaria directa: En una cláusula del testamento se otorga la


libertad al esclavo, el que queda libre al morir el testador.

Manumisión testamentaria indirecta o fideicomisaria: El testador encarga a un


tercero que libere al esclavo después de su muerte para lo cual de éste deberá
efectuar un acto jurídico que libere al esclavo. Si el encargado no cumple con
el encargo se admitía la intervención del magistrado para constreñirlo a cumplir
la voluntad, para lo cual el esclavo debía valerse de un hombre libre que
actuare por el.

10
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

IN ECLESSIA O SOLEMNE TARDÍA: Consiste en una declaración del dueño


ante a autoridad eclesiástica o ante los fieles reunidos en el iglesia, en orden
de liberar a un determinado esclavo.

EFECTOS DE LAS MANUMISIONES SOLEMNES:

Los manumitidos en forma solemne adquirían la libertad de pleno


derecho y la ciudadanía romana. Su situación, sin embargo no era igual a los
que siempre habían sido libres, los ingenuos. Los manumitidos y liberados por
disposición de la ley se denominan libertos. Los hijos de libertos, eso si, son
ingenuos.
Dentro del ámbito del derecho publico el liberto tenía el ius
sufragium, pero el ius honorum lo tenía muy limitado y solo podía aspirar a
magistraturas inferiores.

Dentro del ámbito del derecho privado tenía restringidos el ius


conubii, no podía casarse con ingenua ni con una persona de rango senatorial.

MANUMISIONES NO SOLEMNES: El amo otorgaba la libertad de modo


informal.

INTER AMICOS: Se declara la libertad del esclavo en presencia de amigos.


PER MENSAM: Invitándolo a compartir la mesa.
PER EPISTOLAM: Haciéndoselo saber por carta.

EFECTOS DE LAS MANUMISIONES NO SOLEMNES

En principio, jurídicamente no tenían efectos, el esclavo solo adquiría


libertad de hecho, pero posteriormente para al dueño la acción de reconducirlo
a la esclavitud, el pretor les concede un protección. No eran hombres libre y no
podía recocérseles un status civitatis, de forma que no adquirían libertad de
derecho sino de hecho y no se hacían ciudadanos romanos. Para mejorar su

11
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

situación se estableció que podían legar a adquirir la libertad jurídica o de


derecho si vivían a lo menos 20 años como hombres libres, pero debían
solicitarlo legalmente. Esto dio origen a muchos juicios de libertad.
Los manumitidos en forma solemne adquirían la libertad de pleno derecho y la
condicion de latino iuniano.

LEY IUNIA NORBANA:

De los tiempos de Augusto, regula la situación de los


manumitidos en forma no solemne, concediéndoles la libertad jurídica, pero no
quedan como ciudadanos sino como latinos junianos, que no gozaban de
derechos en el ámbito público, aunque podían legar a adquirir la ciudadanía
romana en ciertos casos establecidos por la ley.

En el ámbito de derecho privado no existe unanimidad acerca


de si gozaban de ius conubii. Tienen limitado el ius comercium, pudiendo
disponer de sus bienes en actos entre vivos, pero no por actos por causa de
muerte, puesto que los bienes de un latino juniano, después de su muerte
pasan a su patrono. Además, no podían ser instituidos herederos ni legatarios.

Cabe destacar que los efectos de la manumisión no solemne se


aplican también a los manumitidos en forma solemne por quien no es
propietario quiritario del esclavo sino sólo propietario bonitario y a los
manumitidos en infracción a la ley Aelia Sentia.

LIMITACIONES LEGALES AL LA LIBERTAD DE MANUMITIR.

Introducidas a comienzos del imperio. Se estaban manumitiendo


demasiados esclavos, por vanidad u ostentación de los manumitentes, que
liberaban a los elementos menos estimables. Esto provocaba el surgimiento de
grupos sociales marginales que alteraban el oren y tranquilidad de la sociedad
romana.
En tiempos de Augusto se dictaron diversas leyes que restringieron el derecho
de los dueños a manumitir a sus esclavos. Las principales de ellas fueron las
siguientes:

12
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

i) Lex Iulia de adulteriis (18 a.C.): prohibió que la mujer divorciada manumitiera
a un esclavo antes de los 60 días posteriores al divorcio.
ii) Lex Fufia Caninia (2 a.C.): fijó una cantidad de esclavos manumitibles por
testamento proporcional a los esclavos del testador, quien tenia 3 esclavos
solo podia manumitir 2, quien tenia de 3 a 10 esclavos solo podía manumitir la
mitas, quien tenia de 10 a 30, solo un tercio el de 31 a 100 , un cuarto y el de
101 a 500 solo un quinto, ademas ordenó que la manumisión fuera
nominativa.
iii) Lex Aelia Sentia (4 p.C.): fijó la edad mínima del dueño para manumitir en
20 años, y en 30 la del esclavo, y prohibió toda manumisión en fraude de los
acreedores realizada por el deudor insolvente.
El dueño de esclavo debía tener más de 20 años para poder manumitir,
requisito que se podía obviar si existía una justa causa (Justa causa: si el
esclavo es hijo o hermano natural del amo, alumno suyo, o esclava con la que
el amo se quiere casar, o hermano de leche, nodriza, educador, portador de
libros del amo que va a la escuela o hijo de alguno de estos casos)

En caso de no se mayor de 20 años el amo, la sanción era la nulidad.

El esclavo manumitido debía tener más de 30 años, salvo justa causa. Si el


esclavo era menor de 30 años, este no adquiría la ciudadanía romana y
quedaba como latino.

Esta ley declaraba nula la manumisión hecha en fraude de los acreedores, es


decir, que hiciera insolvente al dueño aumentara su insolvencia.

Además privó de la ciudadanía, del acceso a la ciudad, y de testamento a


ciertos esclavos manumitidos que hubieran sufrido condenas infamantes,
equiparándolos a los dediticios.
La manumisión convertía al esclavo manumiso en liberto de su antiguo dueño,
que ahora pasaba a ser su patrono, a cuya clientela ingresaban, y formaban la
clase de los libertini, como opuestos a los quehabían nacido libres dentro de
una gens (ingenui).

DEBERES DE PATRONATO

13
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Los manumitidos en forma solemne tenían para con su patrono ciertas


obligaciones de por vida, la manumisión hace libre al esclavo pero no termina
con la relación jurídica del liberto con quien lo liberó.

El liberto tenia para con su patrono un deber de


reverencia(obsequium) que se traducía en obligaciones tales como: En el
orden judicial, no podía demandar al patrono n a sus hijos son permiso del
magistrado; Tampoco interponer en contra de ellos ninguna recurso procesal
infamante o que presuponga dolo o fraude del demandado; y si su amo era
condenado a pagarle alguna cantidad de dinero, este gozaba del beneficio de
competencia (modesta subsistencia).
El liberto estaba obligado a realizar una serie de servicios para su
patrono (operae); servios de obras, como trabajar gratis en la casa de su
patrono en servicios domésticos, reparaciones, acompañarlo en viajes, asumir
la tutela de sus hijos, hacerle algunos regalos de costumbre como por su
matrimonio o por el nacimiento de sus hijos. Además, el patrono puede pedir
alimentos a su liberto, obligación que es reciproca.

Era costumbre que el liberto jurara a su patrono el cumplimiento de


estos deberes, para ellos se utilizaba la stipulatio (principal contrato vebis) o un
contrato verbis especial llamado ius iurandum liberti. Para que no se
impusieran al liberto gravámenes excesivos, limitó esta prestaciones
estableciendo que de ser estas excesivas, pueden repelerse mediante exeptio
que se concede al liberto. El incumplimiento grave de las obligaciones del
liberto podía hacerlo caer nuevamente en esclavitud (revocatio in servitutem).
El patrono era sucesor intestado del liberto que murió sin herederos. Por su
parte el patrono tenía deberes de socorro y ayuda, alimentación y protección.

FORMAS EN QUE UN LIBERTO PUEDE LLEGAR A SER INGENUO


De manera excepcional existían dos formas de que un liberto podía
equiparase jurídicamente a un ingenuo:

AUREORUM ANULORUM: Es el derecho a usar el anillos de los caballeros. En


realidad, no se adquiere la calidad de ingenuo, sino que una apariencia de

14
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

ingenuidad sin efecto retroactivo que tiene valor en el derecho publico.,


Justiniano la concedió a todos los libertos. Según algunos, se mantenía la
relación de patronato.

NATALIUM RESTITUTIO: El emperador otorgaba al liberto la calidad de


ingenuo, en forma retroactiva.

STATUS CIVITATIS (ESTADO DE CIUDADANIA)

Se distingue entre ciudadanos romanos y no ciudadanos, a la vez, lo


no ciudadanos se dividían en peregrinos o extranjeros y latinos. El derecho
romano en principio, no tiene carácter territorial sino personal, se aplica solo a
los ciudadanos romanos y sólo a ellos pertenecen la plenitud de los derechos
tanto en el ámbito público como en el privado, el derecho romano se reserva a
lo ciudadanos romanos. La capacidad jurídica plena estaba condicionada,
entre otros factores, a que el individuo fuese ciudadano romano. Los
ciudadanos romanos vivían según su derecho nacional lo mismo si residían en
Roma, que en los municipios itálicos o provinciales o esparcidas por las
provincias.

Los no ciudadanos se encontraban en una situación de inferioridad.


Durante la primera época esta distinción revestía gran importancia puesto que
la ciudadanía estaba muy restringida, pero posteriormente fue concediéndose
con más facilidad porque las condiciones políticas y económicas exigieron la
existencia de mayor número de ciudadanos.

DERECHOS QUE CONLLEVA LA CIUDADANÍA ROMANA: PLENA


CAPACIDAD.

El ciudadano romano se regía por el ius quiritarium y ello


determinaba que en las relaciones jurídicas romanas se aplicara dicho
derecho. Para el estudio de los derechos que conlleva la ciudadanía los
agruparemos en Ius Publicum y Ius Privatum.

15
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

DERECHOS DEL IUS PUBLICUM

IUS SUFRAGII: Derecho de participar en los comicios y votar en ellos.

IUS HONORUM: Derecho a acceder a los cargos públicos y religiosos (ius


sacrorum). Para poder ser elegido para una magistratura superior se requería
pertenecer a los comicios y cursus honorum, es decir, haber desempeñado
previamente una magistratura inferior. Para pertenecer a los comicios y votar
en ellos se requería la edad militar, 18 años.

LEGIONEM: Es el derecho a servir en las legiones. Para los ciudadanos


romanos servir en el ejercito más que un deber era un derecho.

PROVOCATIVO AD POPULUM: Facultad que tenían los ciudadanos romanos


que habían sido condenados por un magistrado a una pena capital para
solicitar ante los comicios centuriados que la dejasen sin efecto.

IUS SACRORUM: Posibilidad de acceder a los colegios sacerdotales.

DERECHOS DEL IUS PRIVATUM

IUS CONUBII: derecho de contraer iusta nupcia, legitimo matrimonio romano,


único aceptado por el ius civile capaz de crear patria potestad y vínculo
agnaticio.

IUS COMERCIUM: Facultad de adquirir y transferir la propiedad quiritaria de


las cosas y de realizar actos y contratos de orden patrimonial dentro del ius
civile romano y así obligarse y obligar civilmente. Además, la testamenti factio
activa, o posibilidad de otorgar testamento, y la testamenti factio pasiva,
posibilidad de ser instituido heredero o legatario.

16
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

IUS ACTIONEM: Derecho de poder recurrir al procedimiento romano mediante


acciones y de defenderse en caso de ser demandado, derecho de actuar en un
proceso como demandante o demandado.

IUS NOMINEM: Derecho al nombre.

ADQUISICIÓN DE LA CIUDADANÍA ROMANA

POR NACIMIENTO:

Se sigue el sistema de ius sanguinis, es la nacionalidad de los padres


la que confería la ciudadanía. En todo caso, se debe precisar si existía iusta
nupcia.

- Si exitia iusta nupcia, eran ciudadanos los hijos de padre ciudadano


concebidos en iusta nupcia, atendiéndose a la situación del padre al momento
de la concepción.

- Fuera de iusta nupcia, los hijos seguían la condición jurídica de la madre al


momento del parto.

Se aplica el principio de que los hijos legítimos siguen la condición del


padre al momento de la concepción, y los ilegítimos la de la madre al momento
del nacimiento.

HECHOS POSTERIORES AL NACIMIENTO:

I- POR MANUMISIÓN SOLEMNE: Se adquiría la ciudadanía romana, pero sin


plenitud de derechos pues se quedaba en condición de liberto. En caso de
omisión la los requisitos de la ley Aleia Sentia, la condición del manumitido era
la de latino. Las manumisiones no solemnes no concedían la ciudadanía
romana.

II- POR LEY: Existieron algunas leyes de carácter general que la otorgaron a
ciertos conjuntos de personas. Destacaremos:

17
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

A todos los que se fueren a vivir a Roma (quedó sin efecto a fines de la
República)

A los que había n desempeñado ciertas magistraturas menores o formar parte


de la curia en sus ciudades.

A aquellos que habían prestado servicios importantes para Roma.

Al latino juniano que contrae matrimonio con una ciudadana romana y tienen
un hijo con ella, cuando la criatura cumple un año de vida.

Al latino que tuviera un patrimonio determinado y que edificara una casa en


Roma, invirtiendo la mitad de su patrimonio.

Ciudadanía sin efecto retroactivo a los que contrajeran matrimonio sin


connubium, y a sus hijos, cuando uno de los contrayentes creía al otro
ciudadano a o latino.

POR CONCESIÓN DE LA AUTORIDAD PUBLICA: El la República la autoridad


facultada eran los comicios, en el Imperio, el emperador. La ciudadanía
adquirida de esta manera tenia restringidos los derechos de ius publicum, por
lo que se denomina por algunos ciudadanía sine sufragii. Por regla general,
era una concesión en favor de comunidades completas o de categorías de
personas.

CONSTITUCION DE ANTONINO CARACALLA

En el año 212 dC. El emperador Antonino Caracalla, mediante una


edicta otorgó la ciudadanía romana a todos los hombres libres del imperio,
excepto los dedictitios. Entre las razones para su dictación estaría la de
aumentar el rendimiento de los impuestos que afectaban solo a los ciudadanos
romanos.

18
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Esta constitución habría puesto término a todas las diferencias


existentes entre ciudadanos, latinos y peregrinos que habitaban el Imperio.

PERDIDA DE LA CIUDADANIA ROMANA

Por todas las causales de caída en esclavitud

Los ciudadanos romanos que en virtud de un plebiscito o lex, era enviados a


un colonia en el Lacio, adquiriendo el status de latino coloniarii.

Por el efecto de ciertas condenas como la interdictio aquae et ignis, decreto


por el cual se prohibe retornar a Roma al condenado por delito capital que
antes de sufrir al condena prefiere autoexiliarse. El la época imperial, las
penas de deportatio in insulam y de trabajos forzados y perpetuos en obras
publicas, se pierde la ciudadanía y se queda en condición de dedictitio.

Por Dicatio, el civis abandona por su voluntad la patria para hacerse ciudadano
de una ciudad extranjera.

CONDICION JURÍDICA DE LOS NO CIUDADANOS; DERECHOS DE LOS


PEREGRINOS Y LATINOS

Hasta la fundación de la Liga Latina (493 a.C.), quien no era


ciudadano romano era extranjero (peregrinus), en virtud de este acuerdo
surgió una categoría intermedia, la de los latinos.

LOS LATINOS: La latinidad era un especie de ciudadanía limitada. Los latinos


se dividen en tres categorías.

1- LATINOS VETERES: Habitantes del antiguo Lacio, con los que Roma
concretó la Liga Latina, alianza eterna entre Roma y el Lacio, que luego se
extendió a todos los habitantes de Italia. Los latinos veteres gozaban de una
situación semejante a la de los ciudadanos romanos, en el ámbito del ius
privatum tenían ius conubii y jus comercium, y en el ius publicum, cuando
estaban en Roma tenían ius sufragium, pero no ius honorum ni militia.

19
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

2-LATINOS COLONIARII: Eran los ciudadanos romanos y latinos vetere que


Roma enviaba a algún lugar del Imperio a formar colonias para afianzar sus
territorios y los individuos pertenecientes a los pueblos a los que Roma les
había concedido los beneficios el ius latii.
Estos latinos no tenían derechos de ius publicum, salvo en sus
ciudades o en el caso de ex latinos veteres y ex ciudadanos romanos, cuando
se encontraban en Roma. Dentro del ius privatum sólo tenían el ius
comercium. Los latinos coloniarii desaparecen con la constitución de Caracalla.

3-LATINOS JUNIANOS: Son los manumitidos en forma no solemne, a los que


la ley Junia Norbana otorgo libertad jurídica, los manumitidos por quien no es
su propietario quiritario y manumitidos menores de 30 en contravención a la
ley Aleia Sentia.
No gozan ningún derecho del ius publicum, y en el ius privatum solo gozan del
ius comercium (pero solo actos entre vivos).

PEREGRINOS O EXTRANJEROS

Son los hombres libres que viven dentro del mundo romano, sin ser
ciudadanos ni latinos, y serían los habitantes de las ciudades que han
celebrado tratados de alianza con Roma o que habiendo sido sometidas por
ella se convirtieron posteriormente en provincias romanas.

Con posterioridad a las XII tablas, los peregrinos pertenecientes a


ciudades que mantenían relaciones con Roma (peregrinos alicuius civitatis),
comenzaron a gozar de ciertos derechos del ius gentium, adquiriendo por tanto
personalidad reconocida por el derecho, pero sin gozar de ningún derecho del
ius civile. En el ámbito privado se regían por el derecho de su civitas y cuando
no se pudiere aplicar este, se recurría al ius gentium. Con el tiempo su
condición jurídica fue mejorando hasta que con la constitución de Caracalla se
equipararon a los ciudadanos.
Existían también los peregrinos dedictitios, los que no pertenecían a
ningúna ciudad porque desaparecieron al ser vencidas por Roma. La condición
de los dedictitios era notoriamente inferior a la de los alicuis civitatis, pues

20
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

carecen de un estado jurídico definido, participando únicamente del ius


gentium y no podían acercarse a más de cien millas de Roma. La constitución
Antoniniana los excluyo expresamente.

CONTROVERSIA SOBRE EL STATUS CIVITATIS

En caso de discusión sobre el status de ciudadanía que


correspondía a un determinado hombre libre, no daba lugar a un pleito
ordinario, era un trámite administrativo. En el Imperio la usurpación del titulo de
ciudadano se castigaba con la muerte.

STATUS DE FAMILIA (ESTADO DE FAMILIA)

El status familiae determina la situación jurídica en que se encuentra un


individuo libre y ciudadano con relación a una determinada familia,
dividiéndose las personas en sui iuris y alieni iuris.

Durante gran parte de la historia de Roma la familia es la unidad legal.


Su cabeza, el pater familias es la única persona a la cual el derecho le
reconoce plena capacidad jurídica, siendo necesariamente un varón, libre,
ciudadano romano sui iuris.

Familia communi iure es el conjunto de personas libres que estarían


sometidas a la potestad del mismo pater si este viviera. El vinculo que los une
es el agnaticio que tiene importancia en materias sucesorias.

Familia propio iure es el conjunto de personas libres que por legitimo


nacimiento en virtud de una acto jurídico se encuentran actualmente sometidas
la potestad de un mismo pater familias. Este tipo de familia es el que nos
interesa para determinar el status familiar, se caracteriza por una estricta
unidad determinada por la potestad del pater. Los integrantes de esta familia
se encuentran vinculados por parentesco agnaticio (vinculo civil no
necesariamente fundado en la sangre sino en el sometimiento a la misma
potestad)

21
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

La potestad del pater familias recibe distintos nombres según el individuo


sobre el que se ejerce:
Manus. Sobre la mujer casada cum manus Patria Potestad. Hijos e hijas y
demás descendientes por vía de varón y los adoptados y arrogados.
Mancipium.(Derecho antiguo) poder que se detentaba sobre otro hombre libre
que le había sido entregado in mancipi por haber cometido delito o para
garantizar una obligación.
Dominica Potestad. Poder del pater sobre los esclavos.
A estas personas sometidas a la potestad de un pater se les
denomina alieni iuris y el pater es sui iuris.

CONDICION JURIDICA DE LOS SUI IURIS Y DE LOS ALIENI IURIS

Hay que distinguir entre ius publicum y ius privatum.

IUS PUBLICUM: No existe diferencia entre un sui iuris y un alieni iuris.

IUS PRIVATUM:

IUS CONUBII: En principio lo posee el varón mayor de catorce y la mujer


mayor de doce, los alieni iuris requieren la autorización del pater.

IUS ACTIONEM: En principio, los alieni iuris carecen de capacidad par


intervenir en juicios como demandantes o demandados, pero con el tiempo,
tratándose de los alieni iuri varones, se fueron estableciendo una serie de
excepciones como consecuencia del reconocimiento de la capacidad
obligacional y el establecimiento de los peculios.

IUS COMERCIUM: Los alieni iuris son hombres libres y ciudadanos romanos
pero no tienen capacidad de goce, de esta manera, estaban imposibilitados de
adquirir la propiedad de cosa alguna y de ser titular de cualquier clase de
derechos reales y tampoco podían ser acreedores o deudores pues carecen
de patrimonio, pero al disponer de capacidad de hecho podían participar en

22
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

cualquier acto jurídico conducente a la adquisición del dominio o de derechos


reales, con excepción de la iure cessio y la adjudicatio. Los efectos
patrimoniales de estos actos lícitos, el ius civile determinaba que en cuanto las
adquisiciones efectuadas por los alieni iuris se radicaban en el patrimonio del
pater, pero, en cambio, no le afectan los actos lícitos efectuados por los alieni
iuris que supongan la pérdida de un derecho o que implique el nacimiento de
obligaciones.

La situación de los alieni iuris sufrió atenuaciones


importantes, constituyendo una importante modificación la introducción del
peculio y la creación de las actiones adjetitia qualitatis. La introducción de los
peculios dio lugar a una cierta autonomía de los hijos de familia. El pater podía
entregar una cierta cantidad de bienes al hijo siendo este quien los administra
y el pater dueño (peculio profecticio). El peculio profecticio abre la vía para
llegar a terminar con la incapacidad de goce de los alieni iuris, pues si bien los
bienes pertenecen al pater, en la práctica el peculio es estimado como bien
propio del hijo y le proporciona a este una clara independencia económica.

El principio del ius civile en virtud del cual el pater


aprovechaba las utilidades de un negocio celebrado por el hijo, peor no
respondía por las deudas o pérdidas, conducía a situaciones de injusticia,
especialemtne para aquelos casos en que el hijo de familia actuaba con
autorización expresa o tácita del pater. Esto determino la intervención de los
pretores, los que crearon una serie de acciones procesales llamadas Actiones
Adjectitia Qualitatis.

PRINCIPALES ACTIONES ADJECTITIA QUALITATIS

ACTIO DE PECULIO VEL (y de) IN REM VERSO: Cuando el pater otorga


peculio profecticio, el pretor le hacía responsable de las deudas que este
contrajera por la realización de negocios, hasta el importe del peculio o hasta
el monto del incremento que su patrimonio habría experimentado por efecto de
tal negocio.
Se trata de una sola acción con dos condenas alternativas:

23
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

De Peculio: El pater es responsable en los límites del peculio.

In Rem Verso: Se determinaba una responsabilidad en la medida del


enriquecimiento patrimonial que experimentaba como consecuencia de los
negocios realizados por el hijo.

ACTIO QUOD IUSSU: Hace responsable al pater de la totalidad de las deudas


contraídas por el hijo de familia cuando el pater había autorizado el negocio.
Se consideraba como si se hubiera contratado con el pater.

ACTIO EXCERCITORIA: Hace responsable al pater de las deudas contraías


por un hijo o esclavo a quien el pater o amo había puesto al frente de un
negocio marítimo como armador o al frente de una nave como capitán. Se
hace responsable por la totalidad de las deudas y se consideraba como si se
hubiera contratado con el pater o amo.

ACTIO INSTITORIA: Se aplicaba para el evento de que el pater o el amo


hubiese encomendado a su hijo o esclavo un negocio terrestre, comercio o
industria. Se hace responsable por la totalidad de las deudas y se consideraba
como si se hubiera contratado con el pater o amo.

Estas actiones adjetitia qualitatis con el correr del tiempo se


extendieron a personas que no están do sometidas a potestad actuaban en
nombre de otro.

Los alieni iuris no pueden otorgar testamento por carecer de


patrimonio pero pueden adquirir herencias y legados con la autorización del
pater, pero lo adquirido pasa a manos del aquel, sin perjuicio de las
excepciones que surgen del reconocimiento del peculio adventicio.

CAUSALES QUE DISMINUYEN LA CAPACIDAD JURÍDICA DE LAS


PERSONAS EN ROMA.

24
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

En principio, son plenamente capaces en Roma los que reúnan las


condiciones de ser libres, ser ciudadanos y ser sui iuris, pero para determinar
si el sujeto puede ejercer por si solo los derechos del los que es titular es
necesario determinar si no hay causal de incapacidad jurídica. Las principales
causales son las siguientes:

LA EDAD Se distingue entre púberes e impúberes, pues limita la capacidad a


todos los ciudadanos si iris impúberes. Esta distinción resulta de una
exigencia que impone uno de los requisitos de la voluntad; que sea seria. El
acto jurídico supone necesariamente una conciencia y una voluntad
plenamente desarrolladas.

Impúberes: Son aquellos que no han alcanzado la edad para engendrar. Son
impúberes según los Proculeyanos los varones menores de 14 años y las
mujeres menores de 12. Los sabinianos eran de la teoria de la inspectio
corporis. A su vez los impúberes se clasifican en infantes e impúberes infantia
maiores.

- Infantes: Aquellos que no han cumplido siete años. Es absolutamente incapaz


de realizar actos jurídicos, lo que no significa que no tengan capacidad de
goce. Un tutor suplirá su incapacidad en cuanto al ejercicio de sus derechos.
No tienen responsabilidad por los actos delictivos.

- Impúberes infantia maiores: Entre los siete y los catorce o doce años. Podían
realizar actos patrimoniales con la autorización del tutor y aún, sin el
consentimiento cuando eran para ellos ventajosos. Dentro de los impúberes
infantia maiores es posible distinguir entre infantie proximi, varones mayores
de 10 años y medio y puberti proximi, varones mayores de 10 años y medio,
distinción que tienen importancia por cuanto los últimos tenían que responder
por actos ilícitos.

Existen ciertos actos que los impúberes no pueden realizar como son;
no pueden otorgar testamento ni contraer matrimonio.

25
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

En un primer momento la tutela establecida para los impúberes era para


proteger los intereses de los parientes agnados del impúber, con lo que el
tutor ejercerá sobre la familia y el pupilo una verdadera patria potestad con la
salvedad que es temporal. Esto cambia en la época clásica cuando se
entiende que se trata e una institución en favor del pupilo, aumentando las
responsabilidades del tutor, dejando de ser una potestad y pasando a ser una
carga para proteger a quien, en razón de su edad no puede defenderse.

B- Púberes: Con anterioridad al siglo II a.C., el ciudadano romano varón sui


iuris púber tenía plena capacidad de obrar, pro muy pronto se percibió que la
plenitud de la capacidad tan tempranamente resultaba perjudicial pues
normalmente era víctimas de engaños producto de su inexperiencia, por lo
cual en el año 191 a.C. se introduce la lex Laetorio de cirscunscriptione
adolecentium. De esta forma surge un nuevo límite de edad, a los 25 años,
denominado menor adulto. Esta ley confiere a los menores una actio privada
para dejar sin efecto el acto llevado a cabo con mayores de edad, si este
acarreaba alguna desventaja patrimonial. El pretor completó la protección de
los menores concediendo al menor demandado en juicio una excepción con la
que obtenía el rechazo de la acción intentada en su contra. Luego, a finales de
la república, el menor adulto, dentro del años siguiente a la conclusión del
negocio jurídico, podía exigir la restitutio in integrum alegando haber sido
perjudicado. De esto resulta que los menores sui iuris son plenamente
capaces, pudiendo sus actos ser dejados sin efecto, valiéndose de los
remedios creados por el pretor. Esto provoco que los mayores evitaran
celebrar negocios con los menores, resultando por tanto los menores púberes
sui iuris limitados en su capacidad de obrar. Para salir al paso de tales
inconvenientes, los mayores exigían que los menores estuvieran asistidos por
un curador, de forma de tratar de evitar el otorgamiento de la restitutio.

En los tiempos de Marco Aurelio se permitió a los menores poder


facultativamente pedir el nombramiento de un curador permanente que
procedía dentro de los límites del encargo de este. Justiniano establece que
los menores de 25 años deben estar sometidos obligatoriamente a un curador,
convirtiéndose al sui iuris menor de 25 años en un verdadero incapaz y

26
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

asimilándose la curatela de los menores a la tutela de los impúberes. En


resumen, la plena capacidad se ha elevado los 25 años. En los tiempos de
Justiniano la condición del púber menor de veinticinco años no difiere
mayormente de la del impúber salvo cuanto el púber puede otorgar testamento
y celebrar matrimonio.

ENFERMEDAD MENTAL

Dice relación con dos casos; el furioso, que tiene alteradas las
facultades mentales, pero presenta intervalos de lucidez, los que permitiría
considerar válidos los actos celebrados en esos intervalos y el mente captus
que es el deficiente mental. Esta causal se refiere a aquellas alteraciones
mentales que provocaran un oscurecimiento o perturbación de la inteligencia y
voluntad necesarias para la realización de actos jurídicos. Los enfermos
mentales eran considerados personas pero incapaces por lo que requieren de
curador. La función del curador es esencialmente patrimonial, aunque tiene el
deber de velar por la persona del demente, cuidado que generalmente se deja
a los parientes más cercanos, los que reciben del curador lo necesario para su
manutención. El enfermo mental es absolutamente incapaz por lo que no es
posible al autorización del curador para que realice actos jurídicos, debiendo
siempre el curador actuar por el. En Roma, el enfermo mental no es capaz de
cometer delitos y sus actos jurídicos son nulos.

Prodigalidad: El pródigo era aquella persona que dilapida sus bienes sin
motivo justificado de forma de caer en riesgo de pobreza, lo que determinaba
que se le pudiera declara interdictio, prohibiéndosele el ius comercium. Era
una incapacidad relativa, estando autorizado para realizar aquellos actos que
le significaren un beneficio patrimonial. Conserva su capacidad intelectual.
ENFERMEDAD FISICA

Los monstruos no eran personas, sujetos de derecho e incapaces.


Se encontraban en una situación especial por sus problemas físicos:

27
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Sordomudos: no podían celebrar stipulatio.


Ciegos: No podían testar por escrito.
Impotentes y castrados: No podían contraer matrimonio. El castrado no podía
adoptar.

FALTA DE HONORABILIDAD

El menoscabo del honor y la disminución de la estima social


podían llevar a una limitación de la capacidad jurídica. En Roma, la comisión
de determinados delitos o el no cumplimiento de ciertas obligaciones se
tachaba con nota de infamia, la que podía ser declarada por un censor, un
cónsul o un pretor. Esta nota de infamia le impedía el acceso a las
magistraturas, el poder votar en los comicios, el poder actuar en juicio en lugar
de otro y desempeñar ciertas funciones en el derecho privado, entre otras la de
ser tutor o curador. Además se perdía la honorabilidad por el hecho de
desempeñar ciertas profesiones u oficios como gladiador, cómico y artista de
teatro. Son tachados con nota de infamia también la vida que contrajera
matrimonio antes de cumplido un año de su disuelto matrimonio y los bígamos.

EL SEXO

En el antiguo derecho la mujer es incapaz aún siendo sui iuris y


mayor de 25 años. En el ámbito del derecho publico no tuvo ningún derecho.
En el ámbito del derecho privado la mujer tenía capacidad de goce pero no
capacidad de ejercicio y se encontraba sometida a una tutela perpetua,
situación que se explicaba por su debilidad física, que le impide cumplir con la
ardua tarea de jefe de familia y por su debilidad o ligereza de juicio o carácter
que las suele hacer víctimas de engaños. Ya en la época clásica estas razones
son objetadas por ciertos juristas y su incapacidad vista como poco justificable.

28
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

La naturaleza de la tutela perpetua sobre la mujer fue variando


con el tiempo. Así, en un comienzo era muy estricta, estando la mujer pro así
decirlo sometida a su tutor y era más un beneficio para el tutor y los parientes
agnados de la mujer que para ella. Más adelante, se transformo en una
institución a favor de la mujer, dándosele facultades para remover al tutor si no
estaba conforme y para proponer a la persona que iba a ser designada. La
función del tutor consiste en dar su auctorictas interpositio pero no en la
gestión de negocios de la mujer. Finalmente habría desaparecido en el año
410 dC cuando una constitución de Honorio y Teodosio concedió el ius
liberorum a todas las mujeres.

LA RELIGION

Hasta Constantino no se establecieron diferencias de capacidad


entre las personas por motivo de religión. Cuando se impuso el cristianismo
como religión oficial se impusieron normas que disminuían en ciertos casos la
capacidad de herejes, judíos, paganos, que no podían ejercer cargos públicos
ni poseer esclavos cristianos. Además, los judíos no podían contraer
matrimonio con mujeres cristianas.

CUASI ESCLAVITUD

Las personas pueden encontrase en situaciones que sin borrar su


capacidad de goce limitan su capacidad de ejercicio. Son categorías de
personas en un situación semejante a la de los esclavos. La situaciones son
múltiples y de efectos diversos, entre otras podemos señalar:

Deudor insolvente desde el momento en que el magistrado lo entrega al


acreedor hasta que se saldase su deuda o fuese vendido trans Tiberim.

29
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Personas libre vendidas por su pater familias dentro de Roma o entregadas en


reparación de un delito que cometieron. En las relaciones patrimoniales se le
considera como esclavo.

Siervos del a Gleba (en el bajo imperio).

Gladiador que arrienda sus servicios jurando dejarse quemar, sujetar y morir
con el hierro.

Ciudadano romano rescatado por un tercero mediante una cantidad de dinero.


Sólo recuperara su antiguo status pagando al libertador lo que este dio por su
rescate. Es una excepción al principio de que la responsabilidad es patrimonial
y no personal.

Es necesario expresar que fuera de las causales mencionadas,


existen otras. Así, la condición social o cargo impide celebrar ciertos actos
jurídicos.

EXTINCION DE LA PERSONA FISICA

Jurídicamente la personalidad puede extingirse por muerte natural o por


caída en esclavitud.

La muerte natural. Momento del cese definitivo de las funciones vitales. Se


debe tener en cuneta la distinción entre muerte real y presunta, conmurientes y
fictio legis cornelia.
Muerto un individuo, deja de ser persona. El concepto jurídico de muerte física
corresponde al cese definitivo e las funciones vitales.

Prueba de muerte. La prueba incumbe a quien de ella funda sus derechos.

30
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Muerte presunta. De haber conocido esta institución (no está claro) fue en
forma limitada y en una etapa tardía del derecho romano. Es aquel
desaparecido, ignorándose si vivía o no, que hubiese tenido más de setenta
años a la fecha de las ultimas noticias y siempre que hubiesen transcurrido
cinco años desde la fecha de las ultimas noticias. En todo caso en el derecho
post clásico a la mujer se le permitía volver a contraer matrimonio después de
cierto plazo contado desde las ultimas noticias de su cónyuge.

Fictio Legis Cornelia. Es una ficción acerca del estado en que muere una
persona. Respecto del ciudadano romano que es hecho prisionero por el
enemigo, pasando a ser esclavo, muere en cautividad, se considera muerto
en condición de ciudadano romano y a la fecha de caer en cautividad.

LOS CONMURIENTES

Reglas para los casos de muertes simultáneas, donde no se puede


determinar en que orden murieron, lo que podría tener efectos sucesorios.

En una primera época se estableció que no había transmisión de


derechos entre los que morían a un tiempo. Posteriormente se estableció que
en caso de muerte simultánea de padres e hijos, si el padre era ingenuo, se
presumía que los hijos púberes murieron después que el padres y los hijos
impúberes antes que el padre. Si el padre era liberto, se presumía que el hijo
moría siempre antes que el padre, de forma que quien sucedía era el patrono.

CAPITIS DIMINUTIO MAXIMA o caída en esclavitud: La capitis diminuto en el


Digesto y las Instituciones es definida como el cambio o variación de estado
anterior. Algunos la conceptualizan como la alteración que experimenta una
persona al pasar de un status a otro, y para algunos la capitis diminutio
siempre es una reducción de la capacidad. Puede presentarse en tres formas
según el status comprometido:

31
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Capitis diminutio máxima: Extingue la personalidad cuando se perdía el status


de libertad y conllevaba una capitis diminutio media y un una capitis dimuinutio
mínima. El afectado quedaba en condición de esclavo. Tratándose de un
ciudadano romano es conveniente recordar el ius postlinium y la fictio legis
cornelia.

Capitis diminutio media: Perdida de la ciudadanía romana.

Capitis diminutio minima: Variación del estado de familia, en todos los casos en
que una persona cambia de familia sin perder el status civitatis. No existe
acuerdo acerca de si era sólo cuando la variación perjudicaba a la persona, o
cualquier variación.

LA FAMILIA ROMANA

32
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Generalidades
En un sentido moderno, la “familia” es un complejo de personas ligadas entre
sí por un vínculo natural. Esta noción, sin embargo, en derecho romano,
permaneció por largo tiempo absorbida por un concepto más amplio, que
comprendía al conjunto de las personas sometidas a la autoridad de un jefe, el
“paterfamilias”, ya sea por filiación, ya sea por un vínculo jurídico. Tal conjunto
llamábase “familia proprio jure”, en contraposición a la “familia communi iure”,
la cual comprendía a todas las personas que habían estado sometidas a un
mismo “paterfamilias”, si éste vivía aun.
En torno a la muerte de un “paterfamilias” se sustituía en el mando del grupo
familiar un nuevo jefe, el heredero; en la época histórica, por el contrario, el
núcleo originario se dividía en tantas nuevas familias como tantos eran los
hijos varones, cada uno de los cuales, independientemente de la edad o del
tener más o menos una descendencia propia, llegaba a ser a su vez
“paterfamilias”.
El vínculo que ligaba a las personas libres pertenecientes a la misma familia
llamábase "agnatio”, de aquí que las personas mismas se llamaran "agnati”.
Por el contrario, el parentesco de sangre llamábase «cognatio” y se computaba
con grados, uno por cada generación, tanto en la línea recta, esto es, entre
ascendientes, cuanto en las líneas colaterales, por la cual de un pariente se
elevaba hasta el jefe común y se descendía hasta el otro pariente. En suma,
se llamaba "afinitas” el vinculo que ligaba a un cónyuge con los parientes del
otro cónyuge.
El término «familia” indicaba, además de las personas, también el complejo de
los bienes pertenecientes al "paterfamilias”.

Estructura De La Familia Romana


En la familia romana se tenía una sola persona "sui iuris”, que era el
"paterfamilias” y una serie de personas "alieni iuris”, que se hallaban sometidas
a su potestad. Estas últimas se dividían, como se ha visto, en libres y esclavos.
De los esclavos ya hemos hablado; así, pues, aquí nos limitaremos a
considerar a aquellas libres, a las cuales tan sólo se refieren los vínculos de
agnación.
Modos de ingresar a la familia agnaticia Romana:

33
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Se entraba a formar parte en una familia por el nacimiento (natura), o por un


acto jurídico (iure).
Por nacimiento: entraban a integrar la familia los que eran procreados en
legítimo matrimonio por el «paterfamilias” o por sus hijos varones sometidos a
su autoridad. Los nacidos de las hijas pertenecían, por el contrario, a la familia
del padre de ellas, si es que habían sido procreados en legitimo matrimonio, ya
que por otra parte, si eran ilegítimos, nacían "sui iuris”. En la edad postclásica
se admitieron, sin embargo, algunas formas de legitimación por las cuales los
nacidos fuera del matrimonio podían ser acogidos a la patria potestad del
padre natural y adquirir la condición de hijos legítimos: esto ‘sucedía
particularmente mediante sucesivos matrimonios legítimos entre los
progenitores (per suhsequens matrimonium) o, por concesión imperial (per
rescriptum principia)

Por acto jurídico se entraba a formar parte de la familia mediante la


"conventio in manum” y la "adoptio”.
La “conventio in manum” consistía en la acogida de la mujer a la potestad
del marido si éste era "paterfamilias”, o al "pater” de él, si era "filiusfamilias”; en
el primer caso la mujer, que por esto mismo salía de la familia de origen,
rompiendo con ella los vínculos de agnación, entraba en la familia del varón,
como “filiae loco”; en el segundo, entraba como “neptis loco”. El término
"manus” indicaba precisamente la potestad del pater” y en un principio fue un
término usado genéricamente para cualquier otra potestad; más tarde significó
específicamente la potestad sobre las mujeres entradas o acogidas en la
familia mediante la «conventio”.
Esta podía suceder por efecto de las ceremonias de la "confarreatio” y de la
"coemptio” o, bien, mediante el "usus”.
La "confarreatio” era la forma más antigua y solemne de constituir la manus y
consistía en un rito religioso en el cual los esposos sacrificaban un pan de trigo
(pani ferris).
La "coemptio” era una simulación realizada en favor de la mujer por parte del
"paterfamilias”, mediante la "mancipatio”.
En falta de estos actos, en la edad más antigua, la mujer caía bajo la "manus”
del marido o del "paterfamilias” de él por haber vivido durante un año continuo
en la casa marital; ello sucedía por la aplicación del principio general de la

34
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

adquisición del derecho mediante el transcurso del tiempo y el ejercicio del


derecho mismo (usus); bastaba, sin embargo, una interrupción de tres noches
(trinoctis usurpatio), para que el efecto no se produjese.
De los tres modos de “conventio”, el «usus” fue el primero en desaparecer, ya
en la época republicana, seguido rápidamente de la “confarreatio”.
Un poco más perdura la “coemptio”, pero tampoco ella es ya recordada
después del siglo III d. C. y, en efecto, al final de la época republicana se va
cada vez más difundiendo el matrimonio "sine manu” por el cual la mujer, si era
"sui iuris” permanece como tal, y si era "filiafamilias” continuaba perteneciendo
a la familia de origen, con la consecuencia, en ambos casos, de no entrar a
formar parte de la familia del marido, respecto a la cual permanece como
extraña, hasta que le fueron reconocidos algunos derechos pero no ya porque
hubiere entrado como “filiae loco” o "neptis loco”, sino en cuanto mujer.
La .“adoptio” era el ingreso de un extraño, que por voluntad del «paterfamilias”
llegaba a formar parte de la familia. Cuando el extraño era “sui iuris” y así,
pues, era a su vez un "paterfamilias”, el acto era llamado “adrogatio”, el cual
desde antiguo se realizaba ante los comicios curiales mediante una solemne
interrogación (rogatio) hecha por el pontífice máximo a los interesados y al
pueblo. La intervención de este último se explica por el hecho de que tal
adopción significaba la extinción de una familia y, por lo tanto, podía acaecer
sólo con la "populi auctoritate”. Posteriormente las curias fueron representadas
por treinta lictores y, al final de la edad imperial la autoridad del pueblo fue
sustituida por la del príncipe, de aquí que la arrogación se cumpla por rescripto
(per principale rescriptum).
Con la “adrogatio” no sólo el arrogado entraba a formar parte de la nueva
familia, sino que todos los sometidos a su potestad iban, asimismo, a caer bajo
la potestad del nuevo “paterfamilias” y, aún, su patrimonio (sucesión a título
universal entre vivos) -
La posibilidad de arrogar a los impúberes fue admitida en algunos casos sólo
desde el siglo II después de Cristo.

Los modos de salir de la patria potestad eran:


La adopción en otra familia, o la “conventio” de la mujer bajo la “manus” de otro
“paterfamilias”;

35
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

La emancipación, esto es: el acto por el cual el “paterfamilías” renunciaba (con


una triple simulación de venta según una norma de las XII Tablas) a la
potestad sobre los “filiusfamilías” haciéndolos «sui iuris”. Para las
“filiaefamilias” era suficiente una sola venta.
En el derecho postclásico a esta forma particularmente complicada se le suma
la emancipación “anastasiana” por rescripto del príncipe, y la emancipación
“justinianea”, ante el magistrado.
Siendo el poder de emancipar solo y exclusivamente del “paterfamilias”
ninguna influencia tenía la voluntad del hijo; el cual ni era llamado, en época
clásica, a dar su consentimiento a la emancipación, ni podía constreñir al
“pater” a emanciparlo. El consentimiento explícito fue exigido sólo por
Anastasio y confirmado por Justiniano. Tal poder era, por otra parte, ilimitado,
por lo cual el “paterfamilias” podía manumitir aun al nieto, sin el consentimiento
del padre, o al impúber. El hijo emancipado llegaba a ser “paterfamilias”
(emancipatus familiam habet)
La emancipación obligatoria fue admitida en la época clásica en muy pocos
casos y la legal fue introducida en la época postclásica.

El “Paterfamilias” Y Sus Poderes


La figura del “paterfamilias” era en el derecho romano bastante diversa de la
que representa el “padre de familia” en el derecho moderno, en el cual
(prescindiendo del significado del “hombre medio” que el término asume
cuando valora la “diligencia”) tiene gran significación sólo respecto a los fines
internos de las relaciones familiares.
En efecto, en el derecho romano el “paterfamilias” mantenía una doble
posición:
a) Respecto al ordenamiento jurídico, pero referido al campo del derecho
privado él era la única persona “sui iuris”, esto es, la única persona que tenía
plena capacidad jurídica, considerándosele como de su entera propiedad a los
siervos y a los “fiiifamilias”, como personas sometidas a la propia familia. El
tenía poderes bastante amplios que no se concilian con la concepción
moderna de la familia y que se justifican sólo cuando se considera que el
vínculo jurídico que ligaba a los miembros de la familia, tenía un origen
conectado con la estructura arcaica de la familia romana como instituto político
originario.

36
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Las leyes más antiguas reconocían, en efecto, al “paterfamilias” el derecho de


vida y muerte (ius vitae et necia) sobre los sometidos a su “potestas”; tal
derecho, mitigado por las leyes y no justificado como antes por la conciencia
social, se mantiene hasta el siglo IV después de Cristo, época en la cual es
considerado dentro de los límites de una potestad correccional .
Ya se ha visto cómo los romanos distinguían la “patria potestas” que era el
poder que se ejercitaba sobre los “filiifamilias” y sobre los esclavos, de la
“manus”, constituida por los poderes que tiene el "pater” sobre las mujeres que
entran a formar parte de la familia. En suma, el poder de los "filiifamilias”
sometidos a "noxa” llamábase “mancipium”. El complejo de las personas
sometidas al poder del paterfamilias” era por lo tanto definido como: “qui
potestat manu, mancipioque sunt”.
En el derecho justinianeo pervive tan sólo el término “potestas”. Otro derecho
del “paterfamilias”, desaparecido en el tardío período postclásico, que se
mantiene sólo para los esclavos, era el poder consignar al “filiusfamilias” a otro
“pater- familias” lesionado por un delito de aquel para sustraerme a toda
responsabilidad ; también otro derecho es el que le confiere la facultad para
venderlo (ius vendendi).
El “paterfamilias” tenía una auténtica acción real (vindicatio) contra quien
hubiese realizado algo contra su voluntad y la de sus tutelados, y específicos
interdictos . La “manus maritalis” tuvo vida más breve que la “patria potestas” y
seguramente ya había desaparecido al principio del siglo II d. de Cristo.
El estado de “paterfamilias” se adquiría o bien “iure naturali”, esto es, por el
hecho de que no hubiera vivo algún ascendiente masculino de la familia, o
bien, “jure civili” por medio de la emancipatio, esto es, posteriormente a la
renuncia que el
“paterfamiias” hacía de su potestad sobre los hijos. En relación de la
naturaleza particular del “status” del "paterfamilias”, no con relación a la
existencia de una familia, sino a la falta de otra persona que ejercite sobre él la
“patria potestas”, en el derecho romano podía suceder (y la cosa puede
parecernos extraña) que un padre de familia no fuese “paterfamilias” y que lo
fuese por el contrario quien no tuviera familia alguna sometida a su potestad.
b) En lo referente a la cuestión patrimonial, el “paterfamilias”, en cuanto único
sujeto “sui iuris”, era el único titular de derechos. Los sometidos a su “potestas”
adquirían por él, pero no sobre la base de un principio de representación, que

37
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

no podía darse en tal género ya que faltaba el presupuesto de la existencia de


los dos sujetos capaces de contratar, sino sobre la base de una relación
orgánica por la cual los sujetos a la “potestas” aparecían como .órganos
naturales de adquisición del “pater”.
Entre el padre y los sometidos a su potestad no era concebible relación alguna
patrimonial que no fuese una “obligatio naturalis”. Sin embargo, era corriente
que el “paterfamilias” concediese al “«filiusfamilias” la administración y el
disfrute de un pequeño patrimonio (peculium), cuya propiedad permanecía, no
obstante, en el padre.
Entre los peculios han de .recordarse: el “peculium castrense” (constituido por
los ingresos de la vida militar), que Augusto permitió que pudiera ser objeto de
disposición testamentaria por parte del “filiusfamilias”; el “peculium quasi
castrense”, reconocido por Justiniano y creado por los beneficios políticos de
todo género; el “peculium adventicium” término usado en el medioevo para
indicar cuanto el “fiiusfamilias” había adquirido por cualquier acto de liberalidad
o de su madre o la familia cognaticia de esta, del cual Justiniano le reconoce al
hijo la propiedad y al “paterfamilias” el usufructo. Esto prueba que en la época
justinianea “peculium” era ya una simple supervivencia que no servía para
indicar un instituto particular de las relaciones patrimoniales entre el
“paterfamilias y el filius”, sino el verdadero y propio patrimonio del
"filiusfamilias”, al cual le estaba reconocida la plena capacidad jurídica.
Estando los esclavos como los "filiifamilias” sujetos a la “potestas” del
“paterfamilias” (llamada “dominica potestas”) los poderes de éstos sobre los
esclavos fueron, en el derecho romano arcaico, los mismos. Pero la costumbre
ponía una fundamental diferencia entre los libres y los esclavos y mientras la
evolución social llevó a los primeros a la plena capacidad jurídica, para los
segundos se nota sólo, en el curso de la evolución del derecho romano, una
atenuación de la «dominica potestas” (Lex Petronia, leyes de Claudio, Antonino
Pío, Constantino).
Una posición intermedia entre libres y esclavos fue, en el derecho más antiguo,
la de los “filiifamilias” llamados en “noxa” que estaban sometidos a un derecho
análogo al de propiedad (in causa mancipii) denominado “mancipium”.
Las personas “alieni iuris”, en las relaciones con terceros, no tenían, para el
“ius civile”, capacidad para obligarse ni para obligar al propio «paterfamilias”.
Sinembargo, el pretor, siguiendo las exigencias de la evolución social,

38
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

reconoce que las personas “alieni iuris” pudieran obligar plenamente (in
solidum) al “paterfamilias” en los siguientes casos:
a) cuando la deuda hubiera sido contraída por orden de él
b) cuando él hubiese puesto al hijo al frente de un navío (se podía ejercer
la“actio exercitoria”);
c) cuando él hubiese confiado al hijo la gestión de una actividad comercial (en
elnuevo derecho) cuando así, pues, él hubiese estado informado del negocio
(se podía ejercer la “actio quasi institoria”).
Existían casos en los cuales, el ”paterfamilias” era obligado por una parte
determinada (actio de peculio, tributoria, de “in rem verso”) y no por la totalidad
de la obligación. Porque el edicto pretorio prescribía que todas aquellas
acciones se sumaran a las que correspondían al tercero contra el que había
contraído la deuda, ellas fueron llamadas por los comentaristas “actiones
adiecticiae qualitatis”.

MATRIMONIO
La idea romana del matrimonio era radicalmente distinta de la concepción
moderna, que está determinada por la influencia del cristianismo.
El matrimonio romano era una situación de hecho y no una relación de
derecho, pero no obstante ser un hecho social producía diversas
consecuencias jurídicas.
De esta suerte, era el matrimonium una unión entre un hombre y una mujer
fundada en la intención de vivir juntos con apariencia conyugal honorable
(affectio maritalis).
Para que existiera legítimo matrimonio conforme al derecho civil (iustae
nuptiae – matrimonium iustum) se requería la concurrencia de los siguientes
requisitos:
i) Capacidad natural; La unión de un hombre y una mujer púberes. Justiniano
agrego a los Eunucos.
ii) Capacidad Juridica; Que los cónyuges gozasen del connubium, que
precisamente era el derecho a contraer un matrimonio legítimo. Tal derecho lo
tenían los ciudadanos y ciertos latinos.

39
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Cuando no concurrían estas condiciones se estaba en presencia de un


matrimonium iniustum, como el que existía entre los no ciudadanos, o las
uniones de los esclavos que sólo daban origen a un simple contubernium.
El matrimonio suponía una intención duradera de vivir juntos, que era
manifestada constantemente y que luego se suponía en razón de las
apariencias sociales.
iii) El consentimiento de los cónyuges. Manifestado de modo continuo y sin
forma alguna. No puede contraer matrimonio el loco o furiosus, ni el contraido
usando la violencia.
iv) Consentimiento del Paterfamilias Si eran alieni iuris este consentimiento
era, en principio, el de sus padres bajo cuya potestad se encontraban (iussu
patris), se entendió que el paterfanilia daba siempre su consenso, si no
manifestaba formanlmente su desacuerdo, es decir bastaba con el silencio. La
lex Iulia de Maritandis Ordinibus, del 18 d.C dispuso que en el caso que al
pater familias se negase sin motivo justificado, podían concurrir ante el
magistrado para que este otorgara el consentimiento. Aunque paulatinamente
se tendió a dar mayor relevancia al consentimiento de los contrayentes, idea
que fue reafirmada por el cristianismo.
Impedimentos para contraer matrimonio, motivos de variada índole
determinaron ciertas exigencias de carácter negativo para contraer matrimonio,
las que clasificaremos como impedimentos absolutos y relativos.
Impedimentos absolutos:
matrimonio precedente aun no disuelto.
La esclavitud de uno de los conyuges
El voto de castidad y ordenes mayores.

Impedimentos reativos:

i) El parentesco de sangre o agnación. Pues se consideraba incestum que


hacía ilícitas las nupcias entre los parientes en línea recta, el que estaba
prohibido entre ascendientes y descendientes hasta el infinito y en línea
colateral hasta el tercer grado.
ii) Parentesco espiritual, Justiniano prohibió el matrimonio entre sobrino y
ahijado.

40
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

iii)La afinidad, en la época clásica no se permite el matrimonio entre padrastro


e hijastra, suegro y nuera, nuera y yerno y luego por influencia del cristianismo
se amplio a los cuñados.
iv) adulterio, por la lex iulia de adulteris y lex iulia est papia se prohíbe el
matrimonio entre la adultera y el cómplice.
Otros Impedimentos

Hubo ciertas prohibiciones o restricciones para contraer matrimonios.


i) en virtud de un senadoconsulto se prohibió al tutor casar con su pupila, regla
que se extendió al curador en la época post-clásica.
ii) Mandatos imperiales prohiben al magistrado provincial contraer matrimonio
con una mujer oriunda del territorio donde ejerce su cargo.
iii) para favorecer la disciplina en el ejercito , durante la epoca imperial se
prohibio que militares contrajesen justas nupcias, disposición que fue revocada
en el siglo II d.C
iv) se prohibía el matrimonio entre senadores y sus descendientes y libertas y
entre senadores y mujeres de abyecta condición. Prohibición que desapareció
en la época de Justiniano.
v) en el derecho clásico la mujer no puede contraer justas nupcias antes de 10
meses de disolución de su matrimonio anterior, periodo que durante la época
post clásica se extiende a un año, esto para evitar dudas respecto a la
paternidad.
vi) el derecho nuevo prohibio el matrimonio entre cristianos y judios.
Legislacion matrimonial de augusto.
Augusto se ocupó especialmente en fomentar el matrimonio de los ciudadanos
a través de la Lex Iulia de maritandis ordinibus (18 p.C.) y la Lex Papia Popaea
(9 a.C.).
Así por ejemplo se prohibió el matrimonio de los ciudadanos ingenuos con
mujeres de mala reputación o condenadas en causa criminal; los hombres
entre los 25 y 60 años y las mujeres entre 20 y 50 debían contraer matrimonio,
y si la causal del vinculo anterior era la muerte o el divorcio el hombre debia
casarse dentro del plazo de un año y en el caso de la mujer se conceden
plazos de 18 meses por divorcio y dos años por viudez y si permanecían
célibes o no procreaban les imponía ciertas restricciones hereditarias para
adquirir por herencia o legado.

41
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

El matrimonio podía importar o no la sujeción de la mujer a la potestad del


marido (manus potestas). De allí que se hable de matrimonio cum manu y de
matrimonio sine manu.
La manus potestas que el pater familias podía adquirir sobre su mujer era
semejante a la potestad que ejercía sobre sus hijos (patria potestas), pues la
mujer ingresaba a su familia in loco filiae, vale decir, quedaba como hija de su
marido y hermana agnada de sus hijos.
Así pues, si el marido era sui iuris la mujer casada cum manu, ingresaba bajo
su manus potestas y, por ende, salía de la familia de su pater (capitis
deminutio) si ella era alieni iuris, y si era sui iuris, se volvía alieni iuris en la
familia de su marido.
Si el marido era alieni iuris, la mujer casada cum manu, ingresaba bajo la
potestas del pater familias de su marido, en calidad de nieta o bisnieta según
el caso.
Originariamente la manus que ejercía el pater familias era un poder semejante
al de los restantes poderes domésticos, que incluía el derecho de vida y
muerte (ius vitae et necis), aunque este poder fue restringido progresivamente.
El matrimonio cum manu importaba la entrada de la mujer bajo la potestad del
marido (conventio in manum).
Tres eran los modos a través de los cuales podía producirse la conventio in
manum. Eran ellos: i) la coemptio; ii) la confarreatio y; iii) el usus.
i) Coemptio: era la forma ordinaria de adquirir la manus sobre la mujer,
derivada de la mancipatio.
El pater familias de la mujer o su tutor si ella era sui iuris transfería al marido el
poder sobre ella por un acto per aes et libram en presencia de cinco testigos y
del libri pens, a cambio de un precio simbólico (nummo uno).
ii)Confarreatio: era la forma más antigua de conventio in manum, que consistía
en un acto sacral celebrado en presencia de diez testigos, del flamen Dialis, y
quizá del pontifex maximus. Esta ceremonia culminaba en un sacrificio común
ofrendado por los cónyuges y que consistía en un pan de escanda (pan
farreus).
Fue probablemente un acto privilegiado del patriciado y ya durante el
Principado era muy infrecuente.

42
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

iii) Usus: la manus también podía adquirirse por el usus, que era una simple y
especial forma de aplicación de la regla general de la usucapio, que consistía
en una especie de posesión matrimonial continuada durante un año.
La mujer podía interrumpir este usus y así evitar la adquisición de la manus por
parte del marido, si pasaba tres noches con su familia de origen (trinoctium).
La adquisición de la manus por el usus, prácticamente había desaparecido
durante la primera época clásica.
Los efectos de la manus en principio eran semejantes a los que producían la
adopción o la arrogación.
Así la mujer experimentaba una capitis deminutio, en cuanto salía de la
potestad paterna e ingresaba a la del marido, o se volvía alieni iuris, si es que
era sui iuris, liberándose obviamente de su tutor.
El patrimonio que podía tener la mujer pasaba a quien adquiría la manus sobre
ella y, por esta razón, concedía el pretor una in integrum restitutio por la capitis
deminutio que extinguía civilmente sus deudas.
El matrimonio cum manu decayó progresivamente y en la época imperial
acabó por ser desplazado por el matrimonio sine manu, en el cual la mujer
continuaba bajo la potestad de su padre o permanecía en calidad de sui iuris.
En principio los efectos del matrimonio, como hecho social, se reducían a la
adquisición por parte de la mujer del honor matrimonii y al reconocimiento de
este estado social, como asimismo a la legitimidad de los hijos concebidos
durante él.

El matrimonio sine manu, por regla general, no afectaba la propiedad de los


cónyuges ni su derecho a disponer de ellos, pues conservaban el poder sobre
sus bienes propios, si los tenían en el evento de ser sui iuris.
En cuanto al matrimonio cum manu debía distinguirse si la mujer casada
previamente al matrimonio era alieni iuris o sui iuris.
Si la mujer antes del matrimonio era alieni iuris, vale decir, filiafamilias y, por
ende, sometida a la potestad de su pater familias, ella permanecía en carácter
de alieni iuris, sólo que ahora bajo la potestad de su marido in loco filiae. Por lo
tanto, continuaba sin poseer capacidad en el derecho privado.
Si la mujer previamente era sui iuris y, por lo tanto, capaz en el derecho
privado, perdía esta capacidad, pues se volvía alieni iuris del marido, y todo su
patrimonio pasaba a éste o al pater familias de su marido.

43
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Reglas importantes en materia de bienes en el matrimonio eran aquellas que


se referían a las donaciones entre los cónyuges.
Las donaciones nupciales podían ser de distintas especies: i) Donationes ante
nuptias y Donationes propter nuptias; ii) Donaciones entre los cónyuges y; iii)
Dos.
i) Las donaciones que se hacían los cónyuges antes del matrimonio eran
donaciones corrientes que se entendían condicionadas al matrimonio, de tal
manera que no surtían efecto si el matrimonio no llegaba a celebrarse.
Desde finales del siglo IV se consideraban especialmente las donationes ante
nuptias que el novio hacía a la novia, y que Justiniano permitió que se
efectuaran durante el matrimonio (propter nuptias), que el marido debía
prometer a la mujer como una aportación en compensación de la dote. Esta
donación estaba destinada a asegurar el mantenimiento de la viuda y por tal
razón se le aplicaba el mismo régimen que el de la dote.
ii) Las donaciones entre los cónyuges durante el matrimonio, e incluso entre
los parientes afines que se encontraban bajo la misma potestad que los
cónyuges estaban prohibidas y eran nulas, conforme a un principio de origen
desconocido, aunque de probable elaboración jurisprudencial.
Esta prohibicíon se imponía para evitar el enriquecimiento de una familia a
expensas de la otra.

Además conforme a la llamada praesumptio Muciana, originariamente


aplicable a los legados hechos en favor de la mujer casada cum manu, se
tenía por donado por el marido todo aquello que la mujer retenía por una
causa desconocida.
iii) La dote (Dos) era una donación especial que hacía la mujer al marido, y que
siempre estuvo sometida a un régimen jurídico particular.
La dote (Dos) era una donación especial que se hacía al marido por parte de
la mujer o sus parientes, con la finalidad original de contribuir a las cargas
económicas derivadas del matrimonio.
Los bienes dotales pasaban en propiedad al marido, o a su pater familias, pero
cuando éste moría siempre quedaban en poder del marido, quien podía
administrarlos y disponer de ellos libremente.
La dote podía constituirse en favor del marido tuviera éste o no la manus sobre
la mujer, antes del matrimonio o después de su celebración. Si el matrimonio

44
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

no llegaba a celebrarse podían reclamarse los bienes dotales mediante la


condictio causa non secuta.
La dote podía ser constituida por el padre o el abuelo de la mujer, en cuyo
caso se hablaba de dos profecticia; también podía constituirla la propia mujer
si era sui iuris o; en fin, cualquier otra persona.
El la época post-clásica se empleaba la expresión dos adventicia para hacer
referencia a toda clase de dote que no fuera la profecticia.
La dote, como toda donación, consistía en un lucro que podía realizarse de
diversas maneras, como por la transmisión de la propiedad, o la constitución
de un usufructo o servidumbre a través de una mancipatio, de una in iure
cessio, o de una traditio. Pero también podía consistir en la liberación de un
gravamen real o en la liberación de una deuda.
La dote podía constituirse efectivamente (dotis datio), o podía prometerse
dotar, mediante la antigua forma de la dotis dictio, o de la dotis promissio.
La dotis datio era la constitución efectiva de la dote, por ejemplo mediante la
transferencia del dominio de los bienes dotales, a través de los modos de
adquirir apropiados a la naturales de las cosas que ella comprendía, por
ejemplo, la mancipatio o la in iure cessio para las res mancipi, o la traditio para
las nec mancipi.
La dotis dictio, era un acto específicamente destinado a la constitución de la
dote que consistía en una declaración dirigida al marido afirmando que ciertos
bienes debían ser considerados dotales, y quesólo era posible a la mujer, su
padre o el deudor de la mujer delegado por ella, normalmente mediante la
fórmula: Doti filiae meae tibi erunt centum.

La dotis dictio debía realizarse antes de la celebración del matrimonio y


originaba la obligación de cumplirla cuando él se realizaba. Este cumplimiento
podía ser exigido por la misma acción de la stipulatio.
La dotis dictio despareció durante la época post-clásica y en el Corpus Iuris
Civilis los compiladores justinianeos eliminan todo referencia a ella y la
substituyen por la dotis promissio.
La dotis promissio era una promesa de dotar realizada bajo forma estipulatoria.
En la época post-clásica las formas promisorias de constitución de la dote
desaparecieron, pero ella se podía constituir por un simple pacto dotal

45
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

documentado (instrumenta dotalia), y desde Justiniano incluso por un simple


pacto verbal.
El régimen jurídico de los bienes dotales durante el matrimonio en la época
clásica se cimentaba en el principio conforme al cual el marido era dueño de
ellos.
En efecto, si la constitución de la dote había consistido en la transferencia del
dominio, el marido era dueño de dichos bienes y podía usar, administrar y
disponer de ellos, aunque eventualmente fuera responsable porque hubiera de
restituirlos. Igual cosa ocurría si la constitución de la dote había consistido en
un usufructo.
Así pues, la mujer durante el matrimonio no podía interferir en la
administración que el marido hacía de los bienes dotales, pero en cuanto ella
podía eventualmente recuperarlos, hubo ciertas restricciones al poder del
marido sobre la dote. Tales fueron:
i) En virtud de un capítulo de la Lex Iulia de maritandis ordinibus (18 a.C.) no
podía el marido enajenar los fundos en suelo itálico comprendidos en la dote.
ii) La misma ley impedía al marido manumitir esclavos dotales sin permiso de
la mujer.
La eventual recuperación por parte de la mujer de los bienes dotales hacía
también que hubiera ciertas prescripciones especiales en cuanto a la dote:
i) No se concedía la actio furti contra la mujer que substraía bienes dotales,
sino que contra la mujer sui iuris se otorgaba la actio rerum amotarum, que era
in factum y reipersecutoria.
ii) Los frutos de los bienes dotales podían invertirse en alimentos para la mujer
sin que se incurriera en la prohibición de las donaciones entre cónyuges.
iii) El marido respondía por culpa de la pérdida de los bienes dotales.

Una vez disuelto el matrimonio, bien por divorcio, bien por la muerte del
marido la dote siempre debía ser restituida.
Normalmente antes de constituir la dote o en el acto de la constitución, se solía
estipular su restitución para después de disuelto el matrimonio, mediante la
cautio de rei uxoriae.
La stipulatio, por la cual se constituía la caución, podía realizarse en forma
alternativa, de modo que se pudiera restituir alternativamente los bienes
dotales o una estimación de ellos (dos aestimata), con lo cual el marido

46
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

asumía el riesgo de los objetos dotales, pues en todo caso se hacía


responsable del pago de su estimación.
De esta caución nacía una actio ex stipulatu para reclamar la restitución.
En aquellos casos en los cuales no existía la referida cautio se podía recurrir a
una acción especial aparecida posteriormente, llamada actio rei uxoriae.
La actio rei uxoriae, era una acción personal, semejante a las acciones de
buena fe, en virtud de la cual se podía exigir la restitución de la dote aunque
ella no se hubiera estipulado.
El marido condenado por la actio rei uxoriae: i) gozaba del llamado “beneficio
de competencia”; ii) contaba con un plazo de tres años para restituir las cosas
fungibles, a menos que fuera adúltero; iii) podía retener los frutos de los bienes
dotales y; iv) podía, mediante una excepción, retener algunas cantidades de la
dote, en razón de diferentes causas.
Para los efectos de la restitución de la dote había que distinguir los siguientes
supuestos: i) Disolución por divorcio; ii) Disolución por muerte del marido y; iii)
Disolución por muerte de la mujer.
i) Disolución por Divorcio: la dote en todo caso debía ser restituida. Si la mujer
era alieni iuris y aun vivía su padre, la actio rei uxoriae debía ser ejercida por
éste conjuntamente con su hija (adiuncta filiae persona).
Si el divorcio se había originado por la conducta desarreglada de la mujer o de
su padre, el marido tenía derecho a efectuar las siguientes deducciones de los
bienes dotales:
a) Retentio propter liberos: que correspondía a un sexto de la dote por cada
hijo del matrimonio, con el límite de la mitad de los bienes dotales.
b) Retentio propter mores graviores: una sexta parte en razón del adulterio de
la mujer.
c) Retentio propter mores leviores: una octava parte por las faltas más leves
que hubieran dado ocasión al divorcio.
ii) Disolución por muerte del marido: la dote debía siempre ser restituida y la
mujer podía reclamarla a los herederos del marido, quienes no tenían derecho
a retención alguna.
iii) Disolución por muerte de la mujer: debía distinguirse si se trataba de: a) una
dote profecticia o, b) de las otras llamadas “adventicias”.
a) Si la dote era profecticia debía distinguirse si aun vivía o no el pater que la
había constituido:

47
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

a.i) Si el padre que la había constituido aun vivía, debía ser restituida, y
disponía de la actio rei uxoriae para obtenerla, aunque el marido podía retener
una quinta parte por cada hijo del matrimonio.
a.ii) Si el padre constituyente había muerto, la dote permanecía en poder del
marido.
b) Si la dote era de las llamadas “adventicias”, quedaba definitivamente para el
marido.
Además de las retenciones indicadas, en todo caso, podía el marido efectuar
otras retenciones, en razón de los siguientes conceptos:
i) Retentio propter res donatas: por el enriquecimiento de la mujer obtendido a
consecuencias de las donaciones recibidas de su marido.
ii) Retentio propter res amotas: por el valor de las cosas del marido que la
mujer le hubiera substraído después de haberse divorciado.
iii) Retentio propter impensas: por los gastos en que el marido hubiera
incurrido en orden a conservar los bienes dotales. Sólo podía retener lo
gastado en impensas necesarias y útiles.
Justiniano modificó grandemente el régimen jurídico clásico de la dote.
En primer término, entendía a la dote como un patrimonio que debía
constituirse obligatoriamente en favor de la mujer casada, para que se
reservara en su seguridad y auxilio después de la disolución del matrimonio.
Esta nueva concepción, ya no vinculada a la necesidad de solventar las cargas
del matrimonio, convertía la antigua propiedad del marido sobre los bienes
dotales en una situación temporal, semejante al usufructo de que gozaba el
padre sobre los bienes adventicios de sus hijos, y además imponía nuevas
restricciones a la propiedad del marido y ampliaba las garantías de restitución.
De esta manera Justiniano prohibió toda enajenación y pignoración de los
bienes dotales, incluso con el consentimiento de la mujer, y reconoció la
posibilidad de que la dote fuera restituida durante el matrimonio.
El crédito de la mujer para recuperar los bienes dotales se consideraba
privilegiado en el concurso de acreedores del marido; disponía la mujer de una
hypotheca generalis de carácter legal y privilegiada sobre los bienes de su
marido para la restitución de la dote; y se le concedía una acción real (rei
vindicatio) para recuperar la dote.
Estas nuevas ideas influyeron también en una radical modificación de la
antigua acción clásica para recuperar la dote.

48
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Ahora se declaraba que esta acción era siempre el resultado de una stipulatio
tacita, y conforme a ello, era una actio ex stipulatu, llamada actio dotis o actio
de dote, no obstante, que era considerada como una actio ex bona fides.
Conforme a esto, la dote siempre debía ser restituida; la actio dotis era
transmisible activamente a los herederos; se suprimían las antiguas
retenciones; el marido debía restituir los fundos inmediatamente y las restantes
cosas dentro de un año; se suprimía el antiguo edicto "de alterutro" que
permitía a la mujer optar entre el legado dejado por su marido y la dote; y el
marido respondía por culpa leve in concreto.
El matrimonio, en cuanto era un hecho, podía cesar desde el mismo momento
en que se acababa la voluntad e intención de vivir juntos como marido y mujer
(affectio maritalis).
Esta decisión de voluntad de cesar en la vida común se solía notificar
formalmente por un cónyugeal otro, en un acto unilateral llamado repudium.
Disolución del matrimonio
El matrimonio se disuelve:
Por la muerte de uno de los cónyuges.
Por capitis diminutio maxima de uno de los conyuges. Si el conyuge es cautivo
de guerra se reconoce el iure postlimini.
Capitis dimunutio media.
Por divorcio, es decir la perdida de la affectio maritales en uno de los conyuges
o en ambos, tal como el matrimonio no tiene formalidad alguna y puede ser
comunicado por carta o por mensajero
El Regimen de divorcio en la epoca de Justiniano conoció 4 figuras de divorcio:
Divortio ex iusta causa, son iustae causa: la maquinación o conjura contra el
emperador, adulterio declarado de la mujer, malas costumbres de la mujer,
alejamiento de la casa del marido, falsa acusación de adulterio por parte del
marido, el comercio asiduo del marido con otra mujer, dentro o fuera de la casa
conyugal.
Divortium sine causa, cuando se produce como acto unilateral no justificado
por la Ley
Divortium común consensu, es decir, el de comun acuerdo.
Divortium bona gratia, es el no proveniente de culpa del otro cónyuge,
impotencia incurable, votos de castidad y cautividad en guerra.

49
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

El culpable de divorcio ex iusta causa pierde la dote y además se le podía


forzar a retirarse a un convento. En un principio las mismas sanciones tuvo el
divorcio sine causa y el común consensu, lo que es remediado por Justino II,
sucesor de Justiniano.

Los Esponsales
“Esponsales” eran denominadas las promesas de futuro matrimonio.
“Sponsalia sunt mentio et repromissio nuptiarum futurarum” llamaban los
romanos a este instituto que en la época más arcaica garantizaba con una
verdadera acción, la “aedo ex sponsu”, a un esposo contra el otro que se
hubiese mostrado infiel, condenando a éste a pagar una suma de dinero en
favor de aquél. En el derecho histórico él llega a ser, sin embargo, un instituto
más social que jurídico, en cuanto la promesa de futuro matrimonio no
obligaba a concluir las bodas ni era considerada válida la eventual cláusula
penal adjunta al acto, sino que sólo generaba entre los esposos una relación
de cuasi afinidad, que prohibía, bajo pena de infamia, a los esposos mismos a
llevar a cabo otros esponsales u otras bodas antes de haber disuelto el
precedente ligamen.
En el derecho oriental los esponsales eran garantizados por especiales
cláusulas que establecían verdaderas penalidades pecuniarias (arrha
sponsalicia), mantenidas en el derecho justinianeo.
La constitución de la dote era nula si el matrimonio llegaba a ser anulado o no
se contraía.
En la concepción romana originaria, la dote era propiedad del marido y la
mujer no tenía derecho alguno sobre ella; pero con posterioridad,
reconociéndose que la función de la dote era la de sostener los gastos del
matrimonio (ad sustinenda onera matrimonii) y admitiéndose la necesidad de
su restitución a la disolución del matrimonio, se acabó por considerarla como
propiedad de la mujer "quamvis in bonis mariti dos sit, mulieri tamen est)
principio que fue sostenido también por Justiniano, el cual no eliminó nunca el
atenuado derecho del marido sobre la dote “constante matrimonio”, resultando
así una construcción jurídica llena de ambigüedad.
Ya se ha acentuado cómo las acciones para la restitución de la dote eran la
“actío stipulatu” (a la cual se suma en la época imperial la “actio praescriptis

50
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

verbis”), bien relacionada con una específica estipulación de restitución o bien


con un simple pacto, y la “actio rei uxoriae” que llega a ser la acción específica
de la restitución de ella.
Esta iba referida tanto para la “dote profecticia” como para la “adventicia”.
La primera de las acciones podía ser ejercida por el padre; la segunda por la
mujer “sui iuris”, y no eran transmisibles a los herederos.
La “actio rei uxoriae” era una acción de buena fe, que permitía al juez la
posibilidad de apreciación, reconociéndole al marido el derecho de retener
cuanto hubiese gastado por causas determinadas (retentio propter liberos,
propter amores. propter res donatas, propter res amotas, propter impensas).
También le estaba reconocida al marido la posibilidad de una restitución
detraída de la dote en dinero y el derecho de no deber restituir más allá de la
medida de sus fuerzas (beneficium competentiae).
La “actio reí uxoriae” fue abolida en el año 530 después de Cristo por
Justiniano el cual transformó la “actio ex stipulatu” en acción de buena fe,
extendiendo la facultad de su ejercicio a los herederos; ella fue llamada “aedo
dotis, o «de dote”.

Bienes Parafernales
Los bienes parafernales (palabra de origen griego que significaba “fuera de la
dote”) o extradotales, eran los bienes de la mujer que no formaban parte de la
propia dote. Los romanos le llamaban “bona extra dotem” o “praeter dotem”.
Ellos no presentaban un régimen especial en cuanto la mujer, en el matrimonio
“sine manu”, conservaba sobre ellos el derecho dé propiedad y tenía así, pues,
la posibilidad de ejercitar las acciones correspondientes. En el derecho
justinianeo estos bienes asumen una cierta analogía con la dote siendo
considerados como una aportación de la mujer a los fines del matrimonio.

El divortium era el hecho mismo del cese del matrimonio por la separación de
los cónyuges.
Terminaba también el matrimonio por la muerte, la pérdida de la libertad, o de
la ciudadanía de uno de los cónyuges.

51
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

La manus potestas sobre la mujer se extinguía por la muerte o capitis


deminutio de uno de los cónyuges, y por la celebración de un acto contrario a
aquel en virtud del cual se había adquirido.
Estos actos eran la remancipatio y la difarreatio.
La remancipatio era el acto opuesto a la coemptio y que consistía en una
mancipación de la mujer a su antiguo pater familias, quien así recuperaba su
potesdad sobre ella, o a un tercero fiduciario (mancipatio fiduciae causa), quien
luego de la mancipación la manumitía para dejarla en calidad de sui iuris.
La difarreatio era el acto opuesto a la confarreatio y revestía el mismo carácter
sacral que aquella.

FILIACION Y PATRIA POTESTAD

Todo hijo legítimo, vale decir, aquel concebido en un iustum matrimonium, en


el mismo momento de su nacimiento quedaba sometido a la potestas de su
padre (patria potestas) o a la de aquel a quien éste se encontraba sujeto.
Además de esta patria potestas ejercida sobre todos los descendientes
legítimos en razón del sólo hecho del nacimiento, se podía adquirir la patria
potestad por un acto de adopción.
De este modo la patria potestad sólamente podía adquirirse: a) por el
nacimiento en justas nupcias , b) por un acto de adopción y por conventium in
manun.
La patria potestad adquirida por el nacimiento dependía de las siguientes
consideraciones: i) legitimidad del matrimonio; ii) el hecho de producirse el
parto y; c) la aceptación o reconocimiento del hijo por su padre.
i) El hijo debía ser legítimo, vale decir, concebido en iustas nuptias, de allí que
se aplicara la regla: pater is est quem nuptiae demonstrant, no con carácter de
una presunción judicial, al menos durante la época clásica.
En cuanto a los hijos ilegítimos se señalaba que como sólo tenían madre cierta
(mater semper certa est), ellos eran sui iuris.
En el derecho clásico no existieron formas para legitimar a los hijos nacidos
fuera del matrimonio, y sólo en la época postclásica aparecieron las siguientes:
a) Legitimatio per subsequens matrimonium: por influencia del cristianismo se
entendía que se volvían legítimos los hijos naturales de padres solteros, por el
sólo hecho de que estos contrajeran entre sí matrimonio posteriormente.

52
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

b) Legitimatio per rescriptum Principis: por gracia del Emperador manifestada


en un rescripto.
c) Legitimatio per oblationem curiae: regulada por Valentiniano III y Teodosio II,
en el caso de que sus padres los adscribieran a la curia, o dotaran a sus hijas
para que casaran con un decurión.
ii) El hecho de producirse el parto después de los seis meses de iniciarse el
matrimonio y hasta dentro de los diez meses posteriores a la extinción del
matrimonio por divorcio o muerte del marido.
El feto se reputaba nacido como persona desde el momento en que se había
separado totalmente del vientre materno, siempre que tuviera forma humana, y
que tuviera vitalidad.
iii) El hecho de que el padre aceptara a su hijo como tal o lo reconociera
judicialmente.
Si el padre se negaba a reconocer como legítimo a un hijo se daba en su
contra una acción prejudicial sobre su deber de reconocerlo. Un
senadoconsulto Planciano dictado en tiempos de los Flavios concedió a la
mujer divorciada la facultad de instar a su antiguo marido para que reconociera
al hijo que esperaba de él.
Cumplidas estas condiciones el hijo como legítimo estaba sujeto a la patria
potestad.
La patria potestad también podía adquirirse mediante la adopción.
La adopción era un acto que consistía en la incorporación de una persona
extraña dentro de la familia agnaticia del adoptante, en posición de hijo o de
descendiente de grado ulterior, y en consecuencia salía de su familia de origen
(capitis deminutio) o se volvía alieni iuris si antes de ella era sui iuris.
Si el adoptado era una persona alieni iuris dicho acto era propiamente una
adoptio, y si era sui iuris se estaba en presencia de una adrogatio.
La única finalidad de la adoptio era la de crear la patria potestas y por tal razón
solamente podían adoptar los varones sui iuris, en razón de que la mujer no
podía ejercer patria potestad.
La adoptio de un alieni iuris se realizaba mediante la una emancipatio del hijo o
hija con la finalidad de extinguir la potestad paterna, tras la cual se verificaba
una in iure cessio para que el adoptante adquiriera la patria potestas.
La adoptio de un sui iuris (adrogatio) se realizaba en Roma mediante un acto
solemne realizado en presencia de treinta lictores que representaban a las

53
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

antiguas treinta curias, en cuyos comicios (comitia curiata) se hacía


antiguamente el acto de la arrogación con uma forma legislativa a propuesta
del magistrado que los presidía y con el voto de la asamblea.
En la adrogatio el adoptante debía ser mayor de sesenta años y carecer de
hijos propios o adoptivos, y el arrogado necesariamente debía ser varón.
El arrogado llevaba bajo la potestad de quien lo arrogaba a toda su
descendencia y su propio patrimonio, pues sufría una capitis deminutio al
tornarse alieni iuris, en razón de lo cual sus deudas quedaban extinguidas
civilmente y, por ello el pretor concedía a sus antiguos acreedores una in
integrum restitutio, para reclamar sus créditos.
La patria potestas se extinguía por las siguientes causas:
i) Por la muerte del pater o de la persona sometida a su potestad.
ii) Por la capitis deminutio del pater o de la persona sometida.
iii) Por la emancipación (emancipatio).
La emancipatio consistía en una triple venta del hijo, fundada en el precepto de
las XII Tablas quedecía: Si pater filium ter venum duuit, filius a patre liber esto.
A estas tres mancipaciones realizadas por el pater debían seguir otras tantas
efectuadas por quien actuaba como emptor al mismo padre (remancipationes)
y, después de la última remancipatio, el padre, que ya no tenía a su hijo in
potestate, sino in mancipium, lo manumitía, y así obtenía la condición de
patrono de su hijo emancipado (parens manumissor).
En el caso de la emancipación de las hijas y nietos este complejo acto se
simplificó, disponiéndose que sólo bastaba una sola venta al emptor fiduciario.
De tal manera, ni la mayoría de edad del hijo, ni su matrimonio, ni el ejercicio
de magistraturas, le liberaba de la patria potestas y permanecía siempre en
calidad de sui iuris.
La patria potestas era considerada por los romanos como una institución
propia y peculiar de Roma, que originariamente en la época arcaica era un
poder absoluto sobre la persona de los hijos, anque fue progresivamente
limitado.
Dentro de los amplios poderes que configuraban el contenido de la patria
potestad se encontraban los siguientes:
i) El poder de vida y muerte (potestas vitae necisque) sobre los sometidos a
ella. Durante el Principado sólo fue tolerado ocasionalmente, aunque

54
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Constantino expresaba que aun en su época se hallaba vigente, hasta que fue
eliminado por Valentiniano y Valente.
Trajano había impuesto al padre que castigaba a su hijo contra pietatem la
obligación de emanciparle, y Adriano castigó con la relegatio, al padre que con
ocasión de la caza daba muerte a su hijo.
ii) El poder de vender a sus hijos. Si el hijo era vendido en Roma quedaba en
condición de in mancipio, que en cuanto a su vida pública permanecía como
ciudadano, pero en el derecho privado teníauna situación semejante a la de un
esclavo.
iii) El poder de darles tutor, e incluso de designarles herederos en ciertos
casos.
iv) En el antiguo derecho el padre gozaba de una vindicatio para proteger su
patria potestad.
Sólo los sui iuris podían ser propietarios de un patrimonio y actuar plenamente
en el campo del derecho privado.
De esta manera, los alieni iuris sometidos a la potestas del pater familias no
podían adquirir bienes, pues todo lo que ellos pudieran tomar revertía
automáticamente en el patrimonio de sus padres.
Si bien los alieni iuris y los esclavos eran incapaces de dominio, se les
reconocía que podían actuar en los negocios en provecho de sus patres o
dueños, y también podían actuar respecto de los llamados peculios.
Aunque los filifamilias se encontraban bajo la potestad del padre y por ende
no poseían un patrimonio propio, podían disponer respecto de los bienes que
les fueran dejados a su gestión, como un pequeño patrimonio que pertenecía
al pater (o al dueño en el caso del esclavo).
El peculio profecticio1 era aquel conjunto de bienes que, perteneciendo al
pater o al dominus, era entregado al hijo o al esclavo para que éste lo
administrara y gestionara. El padre o dueño podía, en cualquier momento,
retirar el peculio como suyo.
Cuando el padre moría el peculium pasaba a formar parte de su patrimonio
que dejaba a sus herederos.
Desde una época anterior a Augusto se reconocía la existencia de un peculio
especial llamado peculium castrense, que estaba formado por todos aquellos
bienes que el hijo adquiría con ocasión de su servicio en el ejército, y después
de Severo también por las donaciones que obtenía en razón de dicho servicio.

55
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Respecto de tales bienes el hijo podía administrarlos libremente, y disponer de


ellos, no sólo inter vivos, sino también mortis causa, de tal manera que el
padre no podía privarlo de él, pero si el hijo moría intestado el padre adquiría
los bienes de este peculio, no a título de herencia, sino como cosa propia (iure
peculii).
En tiempo de Constantino fueron equiparados al peculium castrense los bienes
que los hijos obtenían como funcionarios públicos (militia civilis) y aquellos que
obtenían como clérigos (stipendia).
Este género de bienes fue agrupado por Justiniano bajo el nombre de
peculium quasi castrense. Constantino sometió a un régimen jurídico especial
los bienes que el hijo heredaba de su madre (bona materna), los cuales le
pertenecían en propiedad y sobre los que el padre no tenía más que una
suerte de usufructo legal, sin que pudiera disponer de ellos.
Llamado así en oposición al castrense con posterioridad a Justiniano.
Estos bienes son considerados como propiedad del hijo y, por lo tanto, no
ingresaban en la herencia del padre, sino en la del hijo.
Posteriormente, en la misma época post-clásica este régimen jurídico de los
bona materna se extendió a todas las adquisiciones recibidas a título oneroso
de la madre o de los ascendientes maternos,así como los obtenidos de la
mujer, tales como la dote y las donaciones propter nuptias.
Justiniano extendió aun más estos principios, al hacerlos aplicables a todas las
adquisiciones que hiciera el hijo de cualquier procedencia distinta al patrimonio
de su padre (bona adventicia).
La especial situación de los hijos de familia, en cuanto sometidos a la patria
potestad, determinaba también que existiera una singular regulación jurídica
de su responsabilidad, por las eventuales deudas que pudieran contraer.
i) Los hijos sometidos a potestad, al igual que los esclavos mayores de siete
años, se consideraban civilmente responsables de las obligaciones derivadas
de los delitos que cometían, pero la acción penal era obstaculizada por la
potestad paterna o dominical.
Este inconveniente fue solucionado mediante la concesión de una actio
noxalis, en virtud de la cual el pater o el dominus una vez probado el delito,
quedaba condenado a la pena correspondiente, a menos que entregara al
demandante al esclavo en dominio, o entregara a su hijo in mancipio (noxae
deditio).

56
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

ii) Las obligaciones nacidas dentro de la familia, vale decir, las de los hijos y
esclavos entre sí o respectos de sus padres o dueños, o de los esclavos
respecto de terceros, se consideraban obligaciones naturales, de tal manera
que no era posible ejercitar una acción para reclamarlas, pero una vez
pagadas
voluntariamente permitían al acreedor retener los pagado (soluti retentio), y
admitían novación y fianza.
iii) El pretor concedía diversas acciones por las que los acreedores de los hijos
o esclavos podían reclamar de sus padres o dueños el monto de sus créditos.
Tales acciones, concedidas sólo bajo ciertos supuestos, eran las llamadas por
los glosadores medioevales actiones adiecticiae qualitatis, porque se
agregaban a las acciones que había contra el mismo que había contraído la
obligación.
Eran estas acciones pretorias, con transposición de personas, pues mientras
en la intentio se mencionaba al hijo o esclavo, la condemnatio se refería al
pater o dominus.
Tales acciones eran las siguientes:
a) Actio institoria: que se concedía cuando el padre o el dueño ponía al hijo o
esclavo en calidad de institor a cargo de un negocio terrestre.
b) Actio exercitoria: que se concedía cuando el hijo o el esclavo había sido
puesto por el empresario (exercitor) al frente de un negocio (praeponere)
marítimo en calidad de magister navis.
c) Actio quod iussu: que se concedía cuando el pater o dominus autorizaba la
realización del negocio (iussu).
d) Actio de peculio: que se concedía cuando no había existido praepositio ni
iussum y sólo se daba por el monto del peculio.
e) Actio de in rem verso: que al igual que la de peculio se daba cuando no
existía praepositio ni iussum tan sólo en la medida de lo obtenido por la
celebración del negocio.
f) Actio annalis: que se daba únicamente dentro del año posterior a que el hijo
o el esclavo hubiera salido de la potestad.
Además de estas acciones, si el peculio consistía en mercancías y el padre o
dueño conocía el negocio que con él se realizaba, los acreedores podían
solicitar que se repartiera el peculio en proporción a sus créditos, incluyendo
los créditos naturales del padre o dueño, y si estimaban que habían sido

57
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

perjudicados por una distribución dolosa realizada por el pater o dominus,


podían intentar una acción in factum, que no era de las adiecticiae, llamada
actio tributoria para alcanzar la indemnización del daño causado.
iv) Si los hijos de familia tomaban dinero en préstamo sin la autorización de sus
padres, tanto la actio de peculio contra el padre como la condictio contra el hijo
vuelto sui iuris, se veían impedidas por una exceptio senatusconsulti
Macedoniani.

LAS PERSONAS JURIDICAS

El ordenamiento jurídico reconoce a algunas entidades la


condición de sujeto de derecho , logrando con ello, otorgar a sus bienes una
finalidad o sentido social, asegurar su estabilidad, funcionamiento y
permanencia, surgiendo lo que hoy llamamos personas jurídicas. Estas
personas jurídicas son colectividades de hombres o de bienes jurídicamente
organizadas y elevadas por el ordenamiento jurídico a la categoría de persona
que como tal, es capaz de tener patrimonio, ser acreedora, deudora, concurrir
a juicio, etc. Así, se define persona jurídica como o todo ente diverso del
hombre, a quien el ordenamiento jurídico reconozca la capacidad de derechos
y obligaciones.

Los juristas romanos, dedicados fundamentalmente al estudio del


derecho privado, se ocupan poco de las personas jurídicas de forma que el
derecho romano no alcanzó a crear una teoría general de las personas
jurídicas. La teoría sobre las personas jurídicas es una concepción
fundamentalmente de la ciencia jurídica del siglo XIX, y así, el moderno
concepto de persona jurídica como ente ficticio y autónomo e independiente
de las personas naturales que puedan estar en su base tanto consideradas
individualmente como en su totalidad se debe a Savigny.

58
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Hasta el periodo clásico, la personalidad o capacidad jurídica


reconocida a entes distintos del ser humano, sólo se aceptaba respecto de
asociaciones de hombres organizadas para la consecución de fines de interés
común (sociedades y corporaciones). En el derecho bizantino se va más allá
en la abstracción y se comienza a atribuir o reconocer capacidad jurídica a
entidades patrimoniales destinadas a un fin especifico (fundaciones).

Los vocablos que usan los juristas para referirse a aquellos entres
que el ordenamiento jurídico reconoce como sujetos de derecho que no son
personas físicas no son exactos, pero abarcan todos los tipos que existieron.
Así, se refieren a las societas aludiendo a las asociaciones, que salvo las
sociedades de recaudadores de impuestos y encargados de servios públicos
no son personas jurídicas. Las fuentes Justinianeas hablan de universitatem,
de donde surge la distinción entre universitates personarum y universitatis
rerum. No podemos desconocer que los juristas romanos reconocieron en la
práctica la condición de sujetos de derecho a entidades diversas del hombre,
sin que por ello llegaran a sostener que estábamos ante personas, cuestión
que de ocurrir, sólo se impuso en época tardía del derecho Clásico. Algunos
autores consideran que la idea de persona jurídica se hace más nítida durante
el Imperio, cuando surge la necesidad de asociaciones organizadas por varios
individuos para cumplir ciertos fines que individualmente resultaban
impracticables, fenómenos que se da porque la familia primitiva, con su
constitución de grupo político, social, gentilicio y agnaticio, va desapareciendo.
Enb este sentido, las personas jurídicas constituyen una sociedad intermedia
entre el individuo y el Estado y se crean otros entes que ayudan al hombre y a
los poderes públicos a cumplir sus fines y solventar sus necesidades.

Según algunos autores, al idea de personalidad jurídica surgiría al


constatarse la existencia del populus romanus y de los municipios, a aunque
originariamente no se pensaba que el populus romanus ni otros entes públicos
tuvieran personalidad jurídica propia, separada de cada uno de sus miembros.
Así no se pensaba que un bien fuera propiedad de la comunidad sino
copropiedad de los miembros de esta. Para la lógica romana en problema
consiste en vencer la idea de persona natural y aplicar a las asociaciones en
instituciones ideales los principios que rigen al hombre.

59
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

Los romanos distinguieron dos clases de personas jurídicas:

1- UNIVERSITATIS PERSONARUM

Están formadas por un conjunto de personas físicas. Son


asociaciones territoriales, de carácter religioso, administrativo, económico o
financiero. Se debe distinguir entre las que pertenecían al derecho público y a
las que pertenecían al derecho privado.

DERECHO PUBLICO

POPULUS ROMANUS: Organizado, tenía el carácter de persona jurídica. Se


identifica al Estado con el populus romanus, con la totalidad de los ciudadanos.
La concesión dela personalidad jurídica al populus romanus y a otros órganos
públicos se realiza gradualmente.

La capacidad patrimonial del populus romanus no es nunca


equiparada totalmente a la capacidad patrimonial del particular, es concebida
siempre como una expresión de su naturaleza pública. De allí que toda
relación del Estado con otras entidades pertenezca a la esfera del ius
publicum. El patrimonio del Estado es un bien público, n pudiendo ser objeto
de propiedad, aunque desde antiguo el Estado romano tenía múltiples
manifestaciones de su personalidad jurídica o institutos que hacían posible al
populus romanus y a otros órganos públicos tener derechos patrimoniales y
ejercerlos. Así, el populus romanus tiene un tesoro propio, que se considera de
su propiedad, magistrados que lo gestionan, actuando en su nombre, y servi
publici (esclavos), por medio de los cuales puede adquirir bienes. Esto permite
al populus romanus ser instituido heredero, además lo habilita para celebrar
contratos, manumitir esclavos, etc. Las cosas que le pertenecen son res
publicae populi romano, y tiene una caja o tesoro que recibe el nombre de
aerarium, patrimonio del pueblo en su conjunto.

60
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

MUNICIPIOS: También era personas jurídicas ligadas al ámbito estatal. La


capacidad de ser titulares de derechos patrimoniales fue prontamente
reconocida a las ciudades, a los municipia y a las colonias. Los municipia o
civitates con comunidades que paulatinamente fueron incorporándose a Roma
durante la República y que en virtud de conquista o tratado de alianza con
Roma perdieron su soberanía aunque conservando una autonomía más o
menos amplia según la concesión de Roma o el tratado suscrito.

Los municipios así creados tienen su patrimonio y en sus


relaciones jurídicas comienzan a ser tratados como personas incorporales,
disponiendo de sus propios órganos de actuación. En este sentido la
capacidad de hecho de los municipios es un problema que la lógica jurídica
romana debe afrontar, así, en las fuentes romanas se considera que es el
municipio el que delibera, aun cuando sean sus miembros los que lo hagan.

L os municipios, al igual que el populus romanus, es un cuerpo


organizado de personas, con variable numero de miembros, sin que ninguno
de ellos pueda disponer del patrimonio común. El derecho aplicable a los
época clásica, no pueden ser herederos ni legatarios, pero pueden adquirir
bienes mortis causa en caso de un siervo público, esclavo del municipio,
manumitido que moría sin dejar testamento y finalmente, en los tiempos de
Leon por una constitución el año 499 dC. Se reconoce al municipio capacidad
para ser instituido heredero.

Por último, a partir del Imperio, los municipios se transforman en


ciudades no solamente dentro del territorio itálico, sino también en las
provincias, con un régimen administrativo propio, magistrados y senado
propios.

DERECHO PRIVADO

Desde la época antigua se constata la existencia de asociaciones


(collegia, universitates) con fines funerarios, religiosos, o comerciales. Es lo
referente a su capacidad jurídica, se organizan tomando como referente los

61
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

municipios, adquiriendo relevancia en la época imperial. Marco Aurelio las


faculta para recibir legados y manumitir esclavos, lo que genera el ejercicio del
patronato y el derecho a la sucesión abintestto de sus libertos. Justiniano les
reconoce capacidad para ser instituidos herederos.

Las asociaciones adquieren derechos y contraen obligaciones


por si mismas y responden con independencia del patrimonio de los
integrantes. En el derecho justinianeo tendrían capacidad patrimonial
semejante a la de una persona física. Las asociaciones poseen una
individualidad propia distinta de la se sus componentes y un representante
legal.

Se distingue entre las asociaciones con fines de lucro (societas)


y las que no (corporaciones).

SOCIETAS: Son colectividades de personas unidas entre si para la


consecución de un fin a las que la ley reconoce como sujetos de derecho.

Se exigía:
Un número mínimo de tres integrantes para elegir con mayoría.

Un estatuto que rija la organización y funcionamiento e la entidad,


determinando derechos y obligaciones de los miembros.

Existencia de un fin lícito.

Formación de una caja común para solventar los gastos d la sociedad.

Representante que actuara en la gestión de negocios comunes.

En Roma se crearon múltiples asociaciones que perseguían fines de


lucro, como sociedades de transporte marítimo, sociedades de explotación de
minas y en general sociedades comerciales. Un caso muy curioso fueron las

62
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

sociedades de publicanos que manejaban inmensos patrimonios. Se trata de


sociedades particulares a las que el Estado romano encargaba el cobro de
impuestos, explotación de minas o realización de obras públicas.

CORPORACIONES: Asociaciones voluntarias de hombres con vistas aun


objetivo común colectivo, a las que el ordenamiento jurídico con cede una
individualidad jurídica propia y una personalidad jurídica. No perseguían fines
de lucro. Hubo diversas clases de ellas, por ejemplo, algunas de dedicaban a
la educación, otras a ciertos fines benéficos y asociaciones de carácter
profesional o gremial. Entre las corporaciones se destacaban los colegios
sacerdotales, como el colegio de pontífices, de los augures, vestales, etc.

Estas asociaciones en principio estaban permitidas mientras sus


fines no atentaran contra las buenas costumbres, pues las XII tablas reconocía
la libertad de asociación. Debido a la importancia que adquirieron en la vida
política, Augusto intervino y por medio de la ley Julia de Collegiis, disolvió casi
todos los collegia ya existentes, y se exigió autorización previa del Senado
para las nuevas. Se establecieron los siguientes requisitos para su existencia:

Contar en su reunión constitutiva por lo menos con tres miembros.

Tener un estatuto que reglamentara el funcionamiento.

Tener un fin lícito.

Algunas asociaciones, especialmente las religiosas y funerarias


fueron autorizadas por un senadoconsulto, a condición de que sus estatutos
estuvieran conformes con las normas prescritas por el.

Conviene destacar que muchos autores consideran que los


collegia serían personas jurídicas menores, dentro del ámbito público, y en
sentido riguroso, el nombre collegium corresponde a agrupaciones formadas
con fines de culto, sin perjuicio de que con el tiempo surgen algunos collegia
que corresponden a organizaciones de oficios. Así, encontramos el collegia

63
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

tenuiorium o funeracticia, grupos de personas humildes que se reúnen con el


fin de asegurarse una sepultura.

EXTINCIÓN: Tanto las societas como las corporaciones se extinguen por:

Haber conseguido el fin perseguido


Porque el fin se hace ilícito
Falta absoluta de miembros.
Por disolución voluntaria.
Por así disponerlo en los estatutos.
Por disposición de la autoridad estatal.

2- UNIVERSITATES RERUM

Entes constituidos por una masa de bienes aportados o dejados por


alguien para la obtención de fines determinados. Dentro de esas se pueden
señalar:

EL FISCO: A comienzos del Imperio apareció el Fiscus Caesaris, patrimonio


especial del príncipe, que en una primera época se identifica pon el patrimonio
personal del emperador, peor con el paso del tiempo, después de la división
de las provincias en senatoriales e imperiales y de la concesión al emperador
de otras entradas fiscales, el fisco toma la apariencia de un patrimonio
simplemente público, que se forma por lo aportado en carácter de tributos por
los habitantes de las provincias asignadas a su cargo y del cual el emperador
disponía con total independencia del populus y del Senado. Este patrimonio del
príncipe en parte se sometía al ius privatum, e incluso es posible hablar de
deudores del fisco.

Poco a poco entran a formar aparte del fisco todas las rentas
estatales de forma que el aerarium populi romani va desapareciendo, pasando
el fisco a ser la única caja del Estado y destinado a proveer objetivos públicos.
Es necesario distinguir el Fiscus de la res privata principis. El Fiscus, ya en la
época del bajo imperio en apariencia un instituto público con administración

64
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

separada y el al que el titular no es ya la persona física del emperador sino


aquel que detenta el poder imperial.

FUNDACIONES: Se dice que para los juristas romanos fue siempre


desconocida la idea de fundación (personificación de un patrimonio destinado
a un fin), sino que consideraron que el patrimonio era concedido a una entidad
jurídica con la obligación de destinarlo y gestionado para realizar el fin
determinado. Su aparición se relaciona con las piae causae, ósea, instituciones
de beneficencia o culto. Es la época de la Roma cristiana, la Iglesia tomará a
su cargo la administración de muchos establecimientos de caridad y socorro
para gente necesitada. Si bien la situación jurídica no resulta muy clara, cabe
advertir que en algunos casos el patrimonio afectado funcionaba con una cierta
independencia, dándose allí el germen de las fundaciones actuales. Con
Justiniano, les está permitido heredar, ser acreedoras, contraer obligaciones,
etc.

Para algunos autores, el patrimonio era siempre concedido a una


persona jurídica o física para que lo destinara al fi determinado (caridad o
culto). Para otros, en cambio, el ordenamiento jurídico protegía al patrimonio
sin necesidad e un titular de los bienes, mediante la administración del mismo
por u individuo.
Hoy en día las fundaciones son personas jurídicas de derecho
privado que se constituyen en base a un aporte que deja un fundador con
fines de beneficencia publica. Se dice que la fundación vendría a ser la
personificación de un conjunto de bienes que debe ser destinado a un fin
expresa y voluntariamente determinado por el constituyente. Las fundaciones,
al no haber una asociación de personas se gobiernan por la voluntad el
fundador, que es expresada por una persona física o un directorio a la que es
concedida la representación de esa persona jurídica.
HERENCIA YACENTE: Es el patrimonio dejado por un difunto desde el
fallecimiento del causante hasta que es aceptada la herencia por el heredero
voluntario. Los aumentos y pérdidas que el patrimonio experimenta son
atribuidos a la herencia yacente. Es e estado en que se encuentran los bienes
hereditarios antes de ser aceptada por el heredero y constituye una
universalidad jurídica carente de titular ala que el derecho romano consideró

65
Apuntes Derecho Romano/ Personas y Familia/ Mg. Francisco Díaz Orellana.

como una persona jurídica. La herencia yacente no tiene dueño, así, Gayo nos
dice que en un conjunto de bienes que carece de sujeto.

Aveces podía transcurrir un tiempo muy largo entre el


fallecimiento del causante y la aceptación por parte del heredero y para
solucionar los problemas que podían presentarse se entrega su administración
a un curador.

66