Está en la página 1de 3

Unidad Académica Multidisciplinaria Zona Media

Licenciatura en Enfermería
Patología Pediátrica - 6to. Semestre

Patología a desarrollar: Sarampión Fecha: 27/enero/2022

Definición:
El sarampión es una infección aguda predominante en la infancia por un virus muy contagioso. Presenta manifestaciones en
vías respiratorias, tos, coriza, conjuntivitis, fiebre, enantema patognomónico y exantema morbiliforme característico.

Fisiopatología (describa brevemente):


El virus inicia su multiplicación a nivel del epitelio respiratorio y sistema fagocítico mononuclear afectando principalmente linfocitos, células
dendríticas y macrófagos alveolares En un inicio se presenta dise- minación y propagación local con replicación en los tejidos linfáticos
adyacentes Posteriormente el virus se disemina a través del torrente sanguíneo e invade células epiteliales y endoteliales de diferentes
órganos (bazo, hígado, cerebro, piel, ganglios linfáticos, pulmones y riñones) donde incrementa su multiplicación y alcanza su máxima viremia,
razón por la cual el virus podría identificarse en células de sangre periférica (linfocitos T, linfocitos B y monocitos) A nivel pulmonar, el virus
lesiona la superficie apical de las células epiteliales o se elimina a través del epitelio lesionado, lo cual facilita la transmisión respiratoria a
hospederos susceptibles. El periodo de viremia desaparece entre la segunda y tercera semana de haber iniciado el proceso fisiopatológico; sin
embargo, el ARN viral puede permanecer en los órganos linfoides de cuatro a seis meses posteriores a la infección.Después de un episodio de
sarampión, la concentración plasmática inicial de linfocitos T CD8+ se recupera después de 15 días de haber finalizado la fase exantemática, la
de linfocitos CD4+ después de 30 días y la de linfocitos B tras 90 días

periodo prepatogénico periodo patogénico

Las complicaciones del


sarampión incluyen: oído
medio, aparato respiratorio,
sistema central y piel. -
Otits media, neumonía o
bronconeumonía, laringitis y
laringotraqueitis, encefalitis,
complicaciones neumonía de celulas gigantes,
aborto o prematurez,.

 Agente:
El virus del sarampión pertenece al grupo de los El paciente inicia la enfermedad con fiebre elevada con una remisión
intermedia, malestar general, catarro oculonasal, tos y, en la mayoría de
paramixovi- rus, género morbilivirus; su núcleo está los casos, aparece dos o tres días de después un enantema caracterizado
por la presencia de pequeños puntos de color blanco grisáceo de 1 a 2
mm, rodeado de eritema, algu- nas veces hemorrágico en la cara interna
formado por RNA y sólo se conoce un tipo antigénico. Es de las mejillas, a la al- tura del segundo molar, denominados manchas de
en gran manera conta- gioso y virulento y se transmite Koplik; son escasos al principio, aumentan con rapidez en número y
sobre todo por gotas de secre- ción expulsadas al toser o signos y síntomas específicos: llegan a ser confluentes; de manera habitual desaparecen en 12 a 18 h.
estornudar; menos común es su transmisión a través del Después de cuatro a seis días se pasa a la fase eruptiva. En esta etapa
pueden encontrarse síntomas gastrointesti- nales, como diarrea ligera y
aire o por contacto indirecto con ar- tículos contaminados
por secreciones del tracto respiratorio de un enfermo, en
El sarampión generalmente comienza con fiebre leve a moderada, a
especial durante el periodo preeruptivo. menudo acompañada de tos continua, goteo nasal, ojos inflamados
 Huésped: (conjuntivitis) y dolor de garganta. Esta enfermedad relativamente
En teoría, el hombre es el único susceptible, aunque leve puede durar dos o tres días.
algunos animales pueden padecer infecciones
síntomas inespecíficos:
subclínicas. En general es una enfermedad de la niñez,
aunque puede presentarse a otras edades, incluidos
adolescentes y adultos jóvenes. En áreas urba- nas de
mayor población se observa en lactantes y niños en edad
Incubació
preescolar. No hay diferencia en cuanto a raza, sexo o n:
clase eco- nómica. Si la madre ha padecido la El período de incubación del sarampión suele durar de 4 a 12 días, durante los cuales no
enfermedad o fue vacunada transmite inmunidad pasiva hay síntomas. Las personas infectadas siguen siendo contagiosas desde la aparición de los
transplacentaria, la cual disminuye de forma paulatina primeros síntomas hasta los 3 a 5 días posteriores a la aparición del sarpullido. El periodo
durante el primer año de vida. de incubación es de aproximadamente 4-12 días (durante los cuales no hay síntomas). 
 Medio ambiente:
La enfermedad tiene una distribución mundial, favorecida
por las condiciones socioeconómicas de la población
expuesta al hacinamiento y la pirámide demográfica. El
saram- pión era endémico en la mayor parte del mundo,
aunque en algunos países la incidencia de la enfermedad
declinó, en forma notable, hasta tener años sin
notificación de casos declinados.

Elaborado por M.C. Leobardo Emmanuel Alvarez de León


Unidad Académica Multidisciplinaria Zona Media
Licenciatura en Enfermería
Patología Pediátrica - 6to. Semestre
prevención primaria prevención secundaria prevención terciaria
promoción de la protección diagnóstico tratamiento
rehabilitación
salud específica oportuno adecuado

Es importante En la actualidad se Atención médica Detección oportuna Atender las


emplean las de virus
promover la vivos atenuados oportuna Búsqueda de complicaciones secuelas en esfera
educación prepara- dos en cultivos intencionada de (Rx del tórax, Bh, biopsicosocial, en
de embrión de pollo,
médica de la originados de la primera signo etc.) casos de en-
cepa Edmonston B, ya
co- munidad, que ésta produce una de Koplik en cefalitis, otitis u
Tratamiento
mejorar el aseo inmunidad bas- tante
pacientes de otras. Recuperación
duradera y estimula en enérgico de
personal, el organismo la máxima de la
grupo etáreo infecciones
hábitos y formación de funciona- lidad.
anticuerpos útiles en
susceptible Manejo concomitantes
costumbres, si más del 95% de los Terapia ocupacional
casos. Esta vacuna se inmediato de casos en el hospital y el
es posible la presenta liofilizada, es Vigilancia estrecha
vivienda, así sensible a la luz y al descubiertos en periodo de hogar.
calor, y debe
como orientar mantenerse en Aislamiento y conva- lescencia
hacia una bue- refrigeración y aplicarse protección a los (anergia)
de inme- diato una vez
na nutrición. reconstituida. En
nuestro país se aplica a contactos
los 12 meses de edad
junto con las vacunas
de rubeola y parotiditis,
conocida como triple
viral y se administra una
segunda dosis a los
seis años de edad. Si
un paciente no
vacunado tiene
contacto con un enfer-
mo de sarampión se le
debe ofrecer
inmunización pasiva
con inmunoglobulina G
regular a la dosis de
0.25 mL/kg de peso IM
y vacunar contra el
sarampión cinco meses
después.

Notas:

 El sarampión, enfermedad infectocontagiosa predomi- nante en niños, ha experimentado cambios epidemioló- gicos: se ha
presentado en individuos antes inmunizados y en adolescentes y adultos.
 El cambio en la política de vacunación de aplicar la primera dosis al año de edad, acompañada de la vacuna contra rubeola y
paperas, con revacunación posterior a los seis años de edad, ha reducido de manera especta-cular la incidencia de la enfermedad
en México y en otros países del mundo.
 Los brotes observados en México, en general, se deben a casos importados y el cerco sanitario establecido ha controlado estos
problemas.
La enfermedad es erradicable en potencia, por lo que debemos fomentar la vacunación tal como lo señala la Cartilla Nacional de
Vacunación.

REFERENCIAS:

Vargas J, Morales W, PlataS, Macías A, Nocua L, Noguera A, Cárdenas Y. Sarampión en pediatría: el resurgir
de una enfermedad prevenible por vacunación. Rev Mex Pediatr. 2020; 87(1):30-37. doi: 10.35366/93266

Elaborado por M.C. Leobardo Emmanuel Alvarez de León


Unidad Académica Multidisciplinaria Zona Media
Licenciatura en Enfermería
Patología Pediátrica - 6to. Semestre
Rentería-Cárdenas A. Sarampión. En: Martínez y Martínez R, editor. Martínez, La salud del niño y del
adolescente 7a. ed. México: El Manual Moderno; 2013:733.

Elaborado por M.C. Leobardo Emmanuel Alvarez de León

También podría gustarte