Está en la página 1de 16

La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

AÑO III NÚMERO XXVII

EDICIÓN DE FEBRERO DEL 2011

LA SANTÍSIMA TRINIDAD DE
LAS CUATRO ESQUINAS

1
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

Damos inicio a esta edición de La Santísima Trinidad con la presente frase de

Enrique Lihn.

"y a los autores jóvenes me gustaría gritarles: basta de farsas, ustedes entrarán
también en el negocio porque la literatura es el oficio más blando"

LA SANTISIMA, SIEMPRE DEDICADA A LA LITERATURA NACIONAL...


MILVIA ALATA TEJEDO.
16/5/11

Editado en Arica- Chile 2011


Diseno: Daniel Rojas Pachas y Milvia Alata Tejedo

Contacto: carrollera@hotmail.com
Web editorial: www.cinosargo.com

Cinosargo Ediciones © Todos los derechos reservados a nombre de


Daniel Rojas Pachas.

2
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

NOMADA: LA POLIDIMENSION DE UN INSTANTE EN LA


LITERATURA CHILENA

Por Eduardo Jeraldo Farías-Alderete

Cuatro historias inteligentemente


seleccionadas. Cuatro mundos distintos
en cuatro relatos que dejarán una serie de
pensamientos rondando en nuestra
memoria, un sentido atávico de nuestra
existencia, un caer premeditado en el
juego necesario del comic, en que todo lo
que vemos es real y a la vez irreal. Juego
que aprendidos desde niños. Pero
Nómada no es juego para niños, la
lectura y sobre lectura del planteamiento
de esta antología gráfica, radica en la
selección de relatos, los que son
entregados desde la personal y
experimentada visión del grupo humano
que la tiene a cargo. Producción de un
alto nivel y de una factura impecable.

La importante labor de traer a las nuevas


generaciones a narradores tan
importantes como Coloane y Bolaño, a
tan creativo y brillante como a Emar o al
preciso Edwards, la dinámica del comic
exige una lectura directa un efectismo
constante y permanente, así , tanto la adaptación libre bien encaminada ( no un resumen
de pacotilla), llena de consistencia la visión del trazo y la figura. La polidimensión la da
la diversa interpretación de los artistas gráficos, donde el resultado es la generación de
cuatro mundos, atmósferas separadas unas de otras unidas por la voluntad de estos
creadores en pos de concretar un proyecto que llega con un nombre sugerente:
NOMADA.

El trazo límpido de Esteban Morales del que gozamos


en “El unicornio”, nos demuestra un equilibrio de luz y
sombra que abisma aun más en una historia delirante
pero a la vez sólida en el campo de lo onírico. A mi
juicio, crear adaptación de una de las historias de Juan
Emar, exige además de una imaginación presta y
dinámica, de un respeto único al autor, debo añadir que
en una sesión de mis talleres se leyó el cuento en
cuestión el que , sin lugar a dudas despertó el interés de
los alumnos por Juan Emar, creo que a los lectores de
NOMADA experimentarán lo mismo .

3
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

El Golfo de Penas. Una historia de Coloane, un baldazo de agua fría en que el lector
queda tan sorprendido como el protagonista, la ideas fijas, el trazo brumoso de acuarela
gris de Morales, la disposición de las viñetas, nos transmite el ambiente opresivo y
peligroso de una tempestad en desarrollo con maestría y sencillez.

La virgen de Cera de Edwards es un tenebroso


relato que no deja de impresionar, aquí nuevamente
vemos un tratamiento gráfico distinto, en el que
Eduardo Rojas nos transporta a un agitado
momento de terror, en que los rezos a un simple
objeto figurativo, no salvará la situación.

La abundancia de detalles, la forma de algunas


viñetas nos lleva a un vertiginoso final. El Policía
de las Ratas, un relato de Roberto Bolaño nos
sumerge en una atmosfera húmeda y descarnada
del análisis de una especie distinta a la nuestra y a
la vez tan similar, esta “humanización” o esta
fábula post moderna se grafica con una multitud de
detalles acompañados por diálogos largos
continuados y rotundos, el genio de Bolaño unido
al lápiz, pluma y tinta de Eduardo Rojas, Nos
estrega el punto culmine y final de esta antología
gráfica del cuento chileno del siglo XX. Un proyecto consistente y de un valor
importante en el planteamiento comic-literario en Chile. Es vital la proliferación de este
tipo de iniciativas que darían un nuevo lustre a nuestro desarrollo cultural.

4
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

Análisis Pretendidamente
Derridiano de En la Noche y con
los Ojos Abiertos.

Cecilia Castillo - IQUIQUE

Abstract: En el cuento, En la Noche y con


los Ojos Abiertos, el segundo del libro de
Mario Bahamonde De Cuan Lejos Viene el
Tiempo, se analiza la presencia del paisaje
que podríamos llamar propia o
impropiamente "nortino" y que se perfila
con una fuerza tal que obliga a considerarlo
personaje literario.

Pretendo subvertir el componente central o


privilegiado del análisis literario esperable
de un cuento. No estoy interesada en el
relato, la anécdota, lo contado. Abordaré la
lectura en cambio interrogando a las
palabras para descubrir lo que muestran y más aun lo que no manifiestan de manera
explícita pero que está presente y quiero develar para mí y para ustedes. Este podría ser
un análisis deconstruccionista. Pero, prefiero llamarlo derridiano para no olvidar que
Derrida me advierte del peligro de convertir este nuevo componente (el que considero
en mi análisis) en central o privilegiado en desmedro de los componentes de otros
análisis, y que me conlleva entonces a aceptar que tanto mi lectura como las anteriores
y las futuras son igualmente posibles y es necesario que existan "en juego libre".
Ninguna privilegiada, ninguna marginada.

Lo que me motivó a revisar este cuento, el segundo en De Cuan Lejos Viene el Tiempo,
es la presencia del paisaje que podríamos llamar propia o impropiamente "nortino" y
que se perfila con una fuerza tal que obliga a considerarlo personaje literario.

Estudiosos de la literatura nortina insisten en mencionar el paisaje como elemento


necesario o inevitable en la producción de sus escritores más representativos.

Leo por ejemplo:

A Sergio Gaytán:

"Bahamonde, entonces, se incorpora con un texto de homenaje a la tierra que lo vio


nacer y morir: el desierto del norte de Chile"

"Canta a la pampa, al desierto; lo explica, lo describe y enuncia la gesta de los hombres


que deberán enfrentar esta hosca geografía".

A Bernardo Guerrero:

"...ha sido Lautaro Núñez, entre otros, quien más ha insistido en el carácter epopéyico
de la ocupación en el desierto más árido del mundo. De hecho, la domesticación del

5
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

desierto -tanto por los primeros hombres y mujeres que lo habitaron hace más de diez
mil años, pasando por los aymaras, para llegar a las ocupaciones más tardías- señalan la
existencia de una conciencia de hallarse en un medio especial. Basta leer la literatura
nortina y, en especial, la obra de Mario Bahamonde, Nicolás Ferraro o Andrés Sabella,
para confirmar lo ya dicho. En el lenguaje nortino se habla de la pampa y no de desierto.
La pampa es el territorio humanizado."

Acerca de su propia relación con este paisaje dice Hernán Rivera:

"El desierto es fuente de inspiración por antonomasia. Es una zona que nos obliga a
encontrarnos con nosotros mismos. A escucharnos. Recuerda que Cristo antes de
evangelizar a su pueblo, se internó en el desierto por varios días. Tengo una teoría. Las
personas que se deprimen, que no les gusta el desierto, temen a encontrarse consigo
mismas. Prefieren la algarabía. Desentenderse de sus sentimientos".

Interrogo entonces al texto, para ver en qué palabras específicas se me revela el paisaje.
Encuentro: pampa, tierra, desierto.

La palabra pampa está utilizada en más de un sentido o connotación.

El primero, y que expresan estas oraciones extraídas del cuento, podría entenderse
como: oficina salitrera específica y su entorno.

Desde que iniciamos los cateos de esta nueva pampa

Soy jefe en esta pampa y sé que no debo amedrentarme

Tenía en la cabeza el mapa completo de esa pampa

Y ahora vivía en esta nueva pampa como en una cárcel sin rejas

El segundo parece ser la acepción que encontramos en el diccionario del mismo autor y
el uso que los nortinos damos a la palabra hoy.

PAMPA. Geo. Zona desértica del norte del país. Se refiere especialmente a la antigua
región salitrera (pampa salitrera)

¿Qué me importaba a mí que el marido de esta mujer estuviera botado en la pampa?

Y seguro que algún percance lo tiene botado en la pampa.

Parece que fuera una pampa maldita donde a los hombres les hierve la sangre de
repente

6
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

Pero, encuentro aun un tercero, que es el que


despierta mi interés. Veamos:

Quizá sea la tierra o la fiebre sedienta del


sol, pero a los hombres les ocurre algo raro
cuando la pampa abrasa mucho tiempo sus
rastros aburridos.

Repentinamente la pampa se había


apoderado de nosotros para aplastarnos con
su dormida actitud agazapada

¿En tal forma la estéril pampa secaba los


más elementales sentimientos humanos?

La pampa dormía en un profundo reposo de


cansancio.

Una mujer entre doce hombres en medio de


esta pampa rabiosa y amarga.

Hay aquí claramente una personificación en la que pampa resulta alguien que abrasa,
rabia, seca, duerme, se agazapa, se apodera, y el sentido o connotación de la palabra en
este caso se asemeja o iguala con el de la palabra tierra en su uso en este cuento.

La tierra le había mostrado sus durezas rebeldes

Y por un rato las tres caras de los hombres rompieron la oscuridad para mirarse con
un duro gesto rencoroso. Cuando la tierra se revuelca rabiosa, conmovida hasta sus
raíces por el ronco gemido de la dinamita también debe tener esta cara. Pero la tierra
se abre para mostrar las colpas deshechas de caliche y ellos, en cambio, solo
mostraban las vetas amargas del odio.

Cuando Sofanor se muera, esa tierra va a pedir que lo tiren lejos: no vaya a ser cosa
que le toque soportarlo de nuevo.

Pero la verdad es que esta tierra tuerce el corazón de los hombres

La tierra agazapada carecía de realidad en su profundo silencio.

Tierra que también rabia, se agazapa, se revuelca, soporta, tuerce el corazón de los
hombres.

Tierra que no se corresponde con ninguna de las diez acepciones del diccionario:

7
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

tierra. (Del lat. terra). 1. f. Planeta que habitamos. ORTOGR. Escr. con may. inicial .
La órbita de la Tierra está situada entre la de Venus y la de Marte. 2. f. Parte
superficial del planeta Tierra no ocupada por el mar. 3. f. Material desmenuzable de
que principalmente se compone el suelo natural. 4. f. Suelo o piso. Cayó a tierra. 5. f.
Terreno dedicado a cultivo o propio para ello. 6. f. Nación, región o lugar en que se ha
nacido. 7. f. País, región. 8. f. Territorio o distrito constituido por intereses presentes o
históricos. 9. f. Conjunto de los pobladores de un territorio. Apaciguar, sujetar la tierra
de Granada. 10. f. Electr. Masa conductora de la tierra, o todo conductor unido a ella
por una impedancia despreciable.*[1]

Curiosamente, la palabra desierto tiene escasa presencia en el cuento. (Recordemos que


estos son "cuentos del desierto")

Aquí aprende uno a endurecer el cuero y a dejarlo insensible como la costra del
desierto.

Se valida la afirmación de Bernardo Guerrero: "En el lenguaje nortino se habla de la


pampa y no de desierto. La pampa es el territorio humanizado."

En el texto que reviso, pampa y tierra son un mismo personaje. La pampa/tierra es un


personaje femenino, comparable tal vez con "la mar" de pescadores y marinos. Este
personaje permea y llena un espacio masculino. No se puede prescindir de ella. La
pampa/tierra es la madrastra cruel que cobra caro por el alimento que proporciona y al
mismo tiempo la hembra forzada que a regañadientes se abre para entregar su fruto:

Cuando la tierra se revuelca rabiosa, conmovida hasta sus raíces por el ronco gemido
de la dinamita también debe tener esta cara. Pero la tierra se abre para mostrar las
colpas deshechas de caliche y ellos, en cambio, sólo mostraban las vetas amargas del
odio.

Hay en el cuento otra presencia femenina que (a)parece ajena al mundo masculino o
forzosamente agregada a este : "Y no es que se me ocurra pensar que las mujeres son un
estorbo pero la verdad es que preferiría ver a los hombres solos". Esta única mujer
presente en el cuento es apenas descrita y adjetivada sin aprecio: tiene "voz hueca",
"ojos huecos". "chilla", "este alambre", "viejo esqueleto ambulante". Sin embargo se le
atribuyen poderes que los hombres no tienen:

"Nunca he podido entender qué maravilloso instinto tienen las mujeres para adivinar
las cosas de los hombres".

Pareciera entonces que Rubi, la mujer del cuento, está allí para reforzar (¿tal vez como
el CORO de la tragedia?) la existencia del personaje principal que domina el cuento: la
pampa. La mujer es como ella: flaca, seca, hueca, pero también es "la que sabe", la que
salva, la que mantiene la vida. ¿Es entonces la pampa una/la mujer? ¿Es la moira o una
fata ?

Me quedo con más preguntas, pero con el placer de haber, con mirada propia, desde mi
ser y experiencia de mujer nortina, disfrutado de una prosa de riqueza y belleza tal que

8
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

sólo podía ser obra de un poeta. Poeta que me ha vencido y obligado a rechazar
cualquier tentación dee realizar un análisis feminista, para permitir que la palabra escrita
me hablara desde sí misma.

Sin embargo, me seguirá atrayendo preguntar ¿Qué es la pampa? Qué es para quienes
hemos sido y estado con ella, en su geografía y su historia. Qué es para otros,
ot que
vinieron hasta ella brevemente y sintieron su embrujo. Como lo expresa un cuentista
estadounidense que escribiera en 1929:

"También le gustaba la pampa, aunque no había


resultado ser lo que él esperaba. Los libros la definían
como vastas praderas cubiertas por la exótica
vegetación alta y alargada que se conoce como
"pampas grass" en los Estados Unidos. En la pampa
salitrera, en cambio, no había ni una brizna de pasto.
No había ni un cactus o arbusto para levantar el
ánimo, sólo la interminable arena
ena de tonos variados
con un delgado horizonte de montañas azules."*[2]
azules."*

Para mí la pampa podría ser la historia viva, la historia


familiar. Mi relación con el paisaje. Es mi abuelo
saliendo a los doce años de su pequeño valle donde está
protegido, abrigado, flanqueado por dos cerros
enormes, y llegando, luego del eterno viaje en "vapor",
a la inmensidad grisácea del desierto, donde se siente
atrapado e indefenso pero donde también va a obtener el sustento
sustento para los suyos.

Son mis abuelos y mis padres convirtiendo ese desierto en pampa - "territorio
humanizado"- pero sin cortar jamás el vínculo con los pequeños y empobrecidos
espacios del Limarí, tierra madre, mágica e inolvidada. "Quiero ir a Carén", dirá cada
uno de ellos antes de morir.

Porque dicen mis amigos que el norte es uno sólo, que qué es eso de "grande" y "chico".
En realidad no lo sé. Pero qué bueno poder conversarlo y discutirlo. Qué bueno recorrer
con Mario Bahamonde la Ruta Panamericana (Viajar en avión no es viajar,
viajar es ir). Ojalá
sí, subirse en Arica y llegar hasta Ovalle, o quizá un poco más allá por ambos extremos,
total, por esos lados también vive gente de greda...

Presentada en Antofagasta el 19 de abril de 2004 en el “Segundo Encuentro


Encu Mario
Bahamonde y la Literatura del Norte”, organizado por la Corporación Mario
Bahamonde

[1] Real Academia Española. Diccionario de la Lenga


Leng Española. Vigésimo Segunda Edición.

[2] "He liked the pampa, too, although it was not what he had expected. Books had led him to believe that "pampa"
signified vast prairies covered with tall exotic plumy vegetation known by the name of "pampas
"pampas grass" back home in
the United States. The nitrate pampa was guiltless of grass of any sort. There was not so much as a cactus or a bush
to gladden the eye- only an endless rolling waste of varicolored sand edged with thin blue mountain silhouettes".

9
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

Eli Martín, un hombre que pasó por la tierra y se fue abruptamente

Entrevista de Carlos Amador Marchant al poeta peruano


el año 2001 y encontrada en un cassette olvidado por largo
tiempo.

Elí Martín fue un hombre que deambuló por americalatina.


Quién era él? Nadie, en principio lo sabía, por lo menos los
que logramos conocerlo en Chile. Al final, los que estuvimos
más cercanos, nos dimos cuenta que el hombre, en cuestión,
era no sólo un letrado, sino un estudioso de la historia del arte.
Alcancé a conocerlo, una tarde cualquiera, frente a una de las
estaciones del metro Viña Del Mar. No recuerdo de qué lugar
venía yo, pero lo que si traigo a la memoria, es que él se
encontraba junto al prosista porteño, Víctor Rojas Farías.
Me lo presentó y ahí me di cuenta que había un camino común
entre ambos. El era de Perú y yo había nacido en Iquique, es
decir, una tierra que antaño fue de ese país, antes de la Guerra
del Pacífico. Elí estuvo muchas veces en mi casa, compartimos
algunos almuerzos como en muchos hogares del puerto. Estaba
aquí y allá, siempre con su risa elocuente, siempre lanzando esa humorada de sus labios.
Hizo varias cosas por difundir las letras de la zona, se movía por todos lados, preparaba
recitales, estaba junto a los periodistas, es decir, era un hombre que tenía largo aliento.

Pero, sin embargo, no le fue bien en Chile. Pocos lo reconocieron en su verdadera


dimensión. Por tanto, pasó momentos difíciles, hasta de falta de alimentos. Pero tenía su
orgullo. Y seguía. Se relacionaba con todo el mundo intelectual. Un día me dijo que
Zurita no le “había dado bola” en Santiago, entonces, con ira, lo bautizó como
“baZurita” (es decir, decía él, valía, simplemente, basura. Esto causó mucha risa entre
los pares). Cuando inicié un camino gremial (gané los gritos de: ¡déjalo, hombre,
déjalo¡..¡no descuides la escritura¡¡) y cuando fui a una de las primeras reuniones
nacionales e internacionales en la capital (año 2003), varios periodistas peruanos
llegaron con la nueva del fallecimiento de Elí Martín. Lo homenajearon. Le aplaudimos.

Había muerto de sida.

Esta entrevista que muestro ahora, corresponde a unos “cassettes” (ya no se usan.
Menos mal que poseo una aparato que aún mantiene la posibilidad de escucharlos) del
año 2001. Estaban extraviados. Los encontré haciendo una especie de desocupación de
espacios. Grande fue mi alegría al encontrarme con su voz. Él está muerto, no lo pude
despedir, aunque siempre invitaba a su famosa “Avenida Circunvalación, en Lima” Su
voz y su palabra, en cambio, quedaron.

Debo decir que me fue imposible ubicar algo de Martín por Internet, ni fotos, nada.
Buscando y buscando, al final me encontré con el poeta peruano residente en España,
Leo Zelada. Él lo cita en algún momento cuando hace recuerdos del “Grupo Neón” que
había metido bastante bulla en el país del Rimac, cuando todos eran jóvenes
universitarios, nihilistas y anarquistas: “ es además importante reconocer también el

10
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

legado poético de Eli Martín, otro poeta miembro importante de Neón, que falleció de
Sida.”.

-Has estado por largos períodos en Chile, y sin duda, antes de eso tienes una
especie de vitrina respecto a los intelectuales nuestros. Pero hablemos de los
poetas, dime ¿Quiénes más te han impactado en tu vida?

En Chile me gusta para comenzar, Huidobro. Él me enseñó a imaginar con el lenguaje.


Él está con esa formación, con ese espíritu, de jugar con el lenguaje, de a veces ser
lúdico, otras muy conceptual, y en lo que a mí respecta, transmitir eso del hablar poético
y práctico. Diego Maqueira es otro de los que sigo, aunque he leído poco de él, pero sí
en algunas antologías. Después, por cierto, todos los que han experimentado con la
palabra, por ejemplo, Juan Luis Martínez.

¿De Rokha No?

Conozco poco de De Rokha. Insisto que Huidobro me parece inexplorable, es un poeta


inconmensurable, porque cada vez que lo lees ves cosas nuevas. En la primera lectura
debo decirte que no lo podía entender, pero después con los estudios en la universidad y
todas las referencias, las críticas literarias, las clases con los profesores universitarios,
llegué a entenderlo.

¿Qué es César Vallejo para ti?

Cuando me enfrenté con “Trilce” me sucedió lo mismo que con Huidobro. Yo no


entendía Trilce, y entonces tuve que hacer una serie de lecturas. Hay muchos análisis
sobre esta obra a nivel latinoamericano, en consecuencia, me gustó esa etapa vallejiana.
Hay que decir, al mismo tiempo, que en su época, la crítica literaria peruana lo desdeñó.
Por ejemplo, Luis Alberto Sánchez dijo que eso no era poesía, dijo que él era un loco
que venía del norte del país, de la provincia, y que era un simple profesor de primaria.
Entonces, la poesía de Vallejo fue pisoteada. Es decir, siempre fue un poeta
desamparado. Por esta razón hubo de emigrar a Paris donde hizo una importante labor
internacional. Pero, a la vez, tuvo la mala fortuna de enfrentarse, en su época, con la
Guerra Civil en España, de diferentes movimientos artísticos en el mundo, aunque él no
fue autodidacta, sino un hombre de formación académica, quien había estudiado en la
Universidad de Trujillo, un poeta muy documentado, quien, además, presentó una tesis
sobre el romanticismo en la poesía peruana. Vallejo sabía lo que hacía, sin embargo
cuando en Lima publicó el primer poemario en 1918 que se llamó “Los Heraldos
Negros”, la crítica le fue adversa y por esta razón el poeta tuvo que emigrar.

-¿Qué fue el existencialismo para ti?

En Lima llegó un poco tardío, pero igual fueron los poetas peruanos que estaban en
Europa, especialmente Vallejo y Mariátegui (nuestro gran pensador peruano) que
habían leído a los clásicos. Entonces ellos publicaban en las principales revistas de la
época sobre el existencialismo y hablaban de Jean Paul Sartré de sus libros, de sus
novelas, de la condición del ser humano. Y era un movimiento que se estaba gestando

11
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

en Europa, y por lo tanto había un gran auge y se crea una poesía existencialista en la
Generación de los 50.

¿Qué hay después de la década del 60 en poesía peruana?

Según el crítico Alberto Escobar la poesía peruana nace en 1911 cuando el poeta José
María Eguren publica el libro “Simbólica”. Algo así como en Chile con Carlos Pezoa
Véliz. Sin embargo otros críticos dicen que la poesía contemporánea peruana se divide
en dos grandes tendencias, una, la poesía post vallejiana y la de Eguren. El segundo
vivía en un lugar que se llama Barranco y éste es un lugar costero muy lindo lleno de
árboles, algo así como Viña del Mar. Entonces este poeta era muy simbolista, que, entre
paréntesis, es uno de los grandes representantes del simbolismo a nivel
hispanoamericano. Vallejo, por otro lado, llega a instaurar la poesía social. Sin
embargo, la estadía de Vallejo en Europa en 1922 viene siendo como una hecatombe.

Dicen que la poesía peruana está como escondida….

No estoy de acuerdo con eso. No es un término permisible, porque la poesía peruana


nunca ha intentado esconderse ni menos a nivel hispanoamericano ni mundial.

¿No es así?

(se enoja) En esta época se vive una recesión económica no sólo de ahora sino desde la
época de la república. Perú siempre ha estado en una situación muy nefasta y los poetas
sobreviven en Lima. Es difícil vivir de la poesía en Perú. Los poetas deben dedicarse a
enseñar, hacer de periodistas y lo peor es que los gobiernos no apoyan, n o hay nada, no
hay acercamientos a los artistas, no hay acercamientos al arte, y entonces, hablando de
los poetas, ellos sacan ediciones personales y los más conocidos, afortunadamente
enganchan con editoriales extranjeras.

-¿Se sienten como golpeados por el entorno?

No, los poetas viven en completa libertad. Y hay muchos dedicados a la causa social,
por cierto.

¿El gobierno peruano, entonces, no está muy atento a la cultura?

Creo que no, no se preocupa en nada. Mira, no creo equivocarme, pero en Chile se han
hecho intentos, encuentros internacionales, por favor, eso no se ve en Perú.

Estamos en el 2001 ¿Dices que se ve preocupación en Chile por el arte?

Lo que ha estado haciendo el gobierno actual en torno al arte es satisfactorio…es decir


es bueno..aunque algunos se opongan, creo que lo que está haciendo este gobierno
chileno es positivo. Los poetas e intelectuales no están contentos, si embargo, y eso dice
que ellos requieren muchas más cosas.

12
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

La poesía peruana desde los momentos de sus raíces… ¿desde cuándo?

--Ahh, desde los cantos quechuas de María Arguedas, él fue uno de los investigadores
respecto a esto. Sobre lo mismo hay grandes especialistas, profesores, investigadores.
Existe, incluso, una poesía hecha en poesía quechua hablante, donde se rescatan los
cantos líricos en el incanato.

-Siglo 20 hacia delante, disculpa que sea peyorativo…

No, no, la poesía peruana ha tenido como en toda nación un período de formación. Un
día dijimos, somos quechuas o no, y sin embargo otra vez nos dimos cuenta que somos
producto de muchas culturas. Aunque hay que decirlo, la cultura Inca ha sido la más
pura y la más resistente, capaz de conservar cantos, lo popular.

Rescates?

Mira, el ollantay viene siendo como la pieza fundamental de la literatura quechua. Aquí
hay un drama de una pareja de incas en donde se habla de la fundación del imperio del
Cuzco. Desde este drama comienzan los cantos populares, donde precisamente José
María Arguedas comienza a recopilar grabaciones y muchos textos. Aquí existe una
gran dicotomía entre lo occidental y lo andino. Él nunca pudo descifrar este tema,
mucha gente lo ayudó, incluso una gran mujer de Chile (su compañera).

Hay un drama con Arguedas familiar?

Bueno, yo no quiero entrar en esos temas, pero a él le siguen muchos asuntos, vivió con
una madrastra que lo trató muy mal. Bueno, él hacía cátedra en una universidad sobre
quechua, era muy respetado y donde se formaban agrónomos, parece mentira, pero es
así. Bueno, el rector de esa universidad, por su trayectoria e investigación lo llamó para
aportar. La verdad es que Arguedas tuvo muchos intentos de suicidio, grandes
intelectuales de Lima trataron de ayudarlo, pero no fue posible. Este hombre tuvo
inmensas colecciones de arte andino, daba su vida por este pasar, mantenía grandes
colecciones de arte popular, pero su infancia fue muy dramática, y eso repercutió en la
existencia como investigador. En todos los cantos que hizo en quechua se notaba una
angustia terrible. Como lo asevera Mario Vargas llosa, quien reconoce que él es nuestro
primer narrador contemporáneo, dijo que Arguedas no podía más con lo occidental, le
cargaba esto, ni en la forma de vida. Él siempre quiso vivir fiel a sus instintos, a la
tierra, la pachamama como le llaman en Perú. Es decir, el suicidio, era inminente.

¿Qué hay más allá de Vallejo?

Bueno, la poesía post vallejiana es completamente eclíptica. Desde la generación del 50


se pueden ver las diversas tendencias existentes en el arte contemporáneo. Dentro de los
surrealistas iniciales, grupos importantes, donde Carlos Germán Veliz, César Moro, se
identificaron y fueron amigos de Arguedas.

13
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

Hay también la influencia “simbolista” de Eguren, poeta puro, etéreo, en fin. Por otro
lado existe la poesía comprometida, social, no socialista. Aquí se viven grandes
movimientos en el Perú. Por ejemplo, la generación del 50 fue fundadora, donde
resaltan escritores como Carlos Germán Véliz que acaba de llegar a tu país invitado por
Chile- poesía

¿Qué ocurre con Perú que no se interesa por los creadores de la palabra?..o esto
ocurre en todo el plano latinoamaericano….

Fíjate que hay algunas editoriales que están interesadas en la creación poética. En la
edición de “El Mercurio” leí una entrevista al poeta José Watanabe, un hombre
verdaderamente de silencios, pero editoriales del mundo se han interesado por él. Bueno
el pasar lo dirá, verdad ¿? (Watanabe murió el 2007, 6 años después de esta entrevista).

Poesía social en este momento? (2001)

Sabes que Fujimori (el inefable) tenía como asesor nada menos que a un escritor y pues
este escritor fue tan odiado, de apellido Orellana, que bueno, de nada sirvió, pero al
final se enterró él mismo. Entenderás que él fue un poeta muy pobre, pero el
arribismo………..

Pero ya te dije, a partir deVallejo existe la poesía social en Perú. Por cierto hay muchos
poetas que han seguido la senda de Vallejo. Alejandro Romualdo es uno de ellos. Al
comienzo fue, curiosamente huidobriano, pero al pasar de los años, se decidió por la
poesía social integrando el grupo que se llamó “Primero de Mayo”.

¿Qué puedes decirnos de Cisneros?

Hay en él una experiencia anglosajona. Ganó una beca muy importante que le valió
viajar a Estados Unidos donde le tocó traducir a varios poetas de habla inglesa. Hizo, al
mismo tiempo, una tesis doctoral sobre la poesía anglosajona en el Perú, y cómo influyó
ésta en su generación. Para mí, él fue el que introdujo el llamado verso proyectivo en la
poesía del Rimac. Sin embargo desdeña lo social, más aun que ahora él es un poeta
mayor, aburguesado, aunque es muy cáustico en torno a la realidad peruana, siempre lo
hace en sus libros.

¿Cómo ves tú a los poetas peruanos de estas últimas generaciones en torno a la


realidad política en tu país?

Como estamos en gobiernos de transiciones, los poetas como que se han enclaustrados.
Particularmente a nosotros no nos interesa mayormente la política. Vemos todo el
proceso desde afuera, aunque como ciudadanos estamos conscientes de las realidades,
ejemplo, que somos mal pagados como docentes, como periodistas, y esto mismo puede
estar inserto en algún poemario. Pero, concretamente centrándome en tu pregunta, creo
que al poeta peruano le falta un poco más de audacia para enfrentarse con la autoridad
misma.

14
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

¿Qué opinas sobre Vargas Llosa?

Se trata de un narrador completamente urbano. Creo que Arguedas ha hecho un trabajo


más profundo sobre las raíces peruanas, aunque, sin duda, éste tiene una gran
proyección universal, quien a la larga ha sido nominado para el Nobel de Literatura y
espero al paso de los años le vaya muy bien, porque tiene todos los méritos para lograr
este galardón.

……………………

* Vargas Llosa finalmente recibe el Nobel de Literatura en 2010.

* Como lo expliqué al comienzo, esta entrevista a Eli Martín fue realizada en 2001
cuando yo vivía en la calle Vicente Padín del puerto de Valparaíso. Era una tarde
muy fría donde los entornos sólo traían literatura. Martín, por cierto, contribuyó a
esto. Por esta razón, más allá de la extensión de este conversatorio, tiene la misión
de traer al presente y homenajear a alguien que pasó por nuestra tierra y se fue sin
que lográramos despedirlo como merecen los hermanos latinoamericanos. La foto
que ven ustedes junto a la entrevista, fue encontrada en un diario antiguo también,
y corresponde a un lanzamiento poético del autor en La Sebastiana, casa de
Neruda, y luego escaneada.

15
La Santísima Trinidad de las 4 esquinas – febrero 2011

16

Intereses relacionados