Está en la página 1de 18

Parroquia Santo Domingo de Guzmán

Arquidiócesis de Caracas

Celebración Eucarística
de Primera Comunión

Caracas, 11 de junio de 2011


Z Saludo del Párroco
Pbro. Juan Manuel Benitez H.

Queridos papás y mamás, queridos niños y niñas.

osotros hemos recibido una tradición que viene

N desde los Apóstoles, hace dos mil años, según la


cual el Señor Jesús antes de dar su vida por nosotros,
reunidos con ellos para celebrar la Pascua, tomó pan, dio
gracias a Dios padre suyo y padre nuestro, lo bendijo y se lo
dio diciendo: “Tomad y comed todos de Él, porque esto es mi
cuerpo”. Acabada la cena, tomó el cáliz lleno de vino, dando
de nuevo gracias a Dios, lo bendijo y lo dio a sus discípulos
diciendo: “Tomad y bebed todos de él, éste es el cáliz de mi
sangre, que será derramada por vosotros y por todos para la
remisión de los pecados”. Y les dijo después: “Haced esto en
conmemoración mía”.

ues bien, hoy, siguiendo la invitación del Señor,

P vamos a cumplir su mandato. Vamos a celebrar los


misterios de su pasión, muerte y resurrección en la
Eucaristía en la que por primera vez, ustedes niños y niñas,
van a recibirlo en el Pan Eucarístico que es su Cuerpo y su
Sangre.

partir de ahora, ustedes, obedientes al mandato

A del Señor deben cada domingo participar en ésta


celebración y, si están libres de pecados mortales,
recibirlo en la Sagrada Comunión.
i lo hacen así, el Señor estará siempre presente en sus

S vidas, cada día, y los ayudaran a vivir siempre en la


alegría de los Hijos de Dios.

l les guiara para que no tropiecen, les iluminara

E para que vean siempre la luz, los consolará cuando


se sientan tristes, se alegrará con ustedes en los
momentos felices, les sostendrá en los momentos difíciles....
los amará siempre y los protegerá de todo mal.

os encomiendo a todos ustedes a Dios Padre,

L Hijo y Espíritu Santo y a nuestra Madre del Cielo,


la Santísima Virgen María, Nuestra Señora de
Coromoto, nuestra Patrona, para que su fe permanezca
siempre fuerte y nunca se alejen del Señor.

Que Dios los bendiga.

Pbro. Juan Manuel Benítez H.


Párroco
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán

1. MONICIÓN DE ENTRADA
Ritos Iniciales
M
Papá: Nos encontramos reunidos como pueblo de Dios para participar en la
primera comunión de nuestros hijos. Estábamos esperando este día
¡Hoy por fin, nuestros hijos van a recibir el Cuerpo y la Sangre de Jesús!
A quien conocen más y por eso desean estar con Él.
Mamá: Queremos unirnos a la felicidad de estos niños y niñas, nosotros - los
padres, familiares y amigos, todos unidos para alabar a Dios y darle
gracias porque va a venir por primera vez a sus corazones y en ellos
quiere hacer su morada para siempre. El día de su Bautismo nosotros
nos comprometimos a hacer de ellos cristianos. Hoy ellos quieren
comprometerse por sí mismo a seguir a Jesús y vivir sus enseñanzas.
(Procesión de Entrada desde la puerta principal del Templo)

2. CANTO DE ENTRADA
Si sentís un murmullo muy cerca de ti,
un ángel llegando para recibir
todas tus oraciones y llevarlas al cielo.
Así, abre el corazón y comienza a alabar
el gozo del cielo todo sobre el altar,
hay un ángel llegando y bendición en sus manos

Hay ángeles volando en este lugar,


en medio del pueblo y junto al altar,
subiendo y bajando en todas las direcciones.
No sé si la iglesia subió o si el cielo bajó,
si sé que está lleno de ángeles de Dios,
porque el mismo dios está aquí.

Cuando los ángeles pasan la iglesia se alegra,


ella canta, ella llora, ella ríe y congrega,
enfrenta al infierno, disipa el mal.
Siente la brisa del vuelo de tu ángel ahora,
confía hermano pues esta es tu hora,
la bendición llegó y te la vas a llevar.

3. SALUDO DEL SACERDOTE


Los niños y niñas que hoy comulgan por primera vez han preparado con
ilusión, junto a sus padres y catequistas, esta celebración, a la que todos
estamos invitados. De nosotros dependen que esta Eucaristía pueda

M
transcurrir en un clima fraterno de comunicación y de oración con Dios.

M
Conozcamos, en primer lugar, a los que vamos a comulgar.

3
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
4. PRESENTACIÓN DE LAS NIÑAS Y NIÑOS
M
Catequista: Apreciado Padre al iniciar nuestra celebración quiero presentarle
a usted y a la comunidad cristiana a los niños y niñas que recibirán por
vez primera al Cuerpo y Sangre del Señor.
Sacerdote: Bienvenidos todos, hermanos y hermanas, a nuestra parroquia,
a esta reunión cristiana. Que el Señor, que tanto nos ama, esté con
todos ustedes.

5. ACTO PENITENCIAL
Niño: Queremos ser los primeros en pedirte perdón Señor, porque a veces no
obedecemos, no cumplimos nuestros deberes, somos egoístas y nos
olvidamos de nuestros hermanos y de ti, por todo eso.
Todos: Perdón, Señor, perdón.
Papá: Te pedimos perdón Señor porque muchas veces no hemos dado el
buen ejemplo a nuestros hijos, ni el apoyo necesario en su preparación
en la vida cristiana.
Todos: Perdón, Señor, perdón.
Mamá: Te pedimos perdón Señor, porque a veces no demostramos el cariño
y comprensión en el hogar y no hacemos suficiente esfuerzo para
unirnos y reforzar más nuestra comunidad de vida y amor.
Todos: Perdón, Señor, perdón.

6. CANTO PENITENCIAL
Una vez más rezaré, de rodillas me pondré,
pues yo sé que una vez más él me perdona.
Le diré que luché en vano,
que pequé pues soy humano,
pues yo sé que una vez más él me perdona.
Para un Dios que conoció la tentación,
del amigo la traición,
yo no dudo me perdone, Dios amigo. (Bis)

Yo vi sufrir a mi hermano cuando faltaba una mano,


pues yo sé que una vez más él me perdona.
Murió pobre y desahuciado, yo con los brazos cruzados
pues yo sé que una vez más él me perdona.
Para un Dios que conoció la tentación,
del amigo la traición,
yo no dudo me perdone, Dios amigo. (Bis)

Pero cuando junto a ti sufre un hombre

M
y tú no le das una mano,
y el extraño se convierte en un hermano
M
y te acusa la conciencia y debes pedir perdón

4
M
7. ORACIÓN COLECTA
Guión Litúrgico de Primera Comunión
M
ios nuestro, que llevaste a cabo la obra de la redención humana

D por el misterio pascual de tu Hijo, concédenos que,


al anunciar llenos de fe por medio de los signos sacramentales,
su muerte y resurrección, recibamos cada vez
con mayor abundancia los frutos de la salvación.
Por nuestro Señor Jesucristo.
Todos: Amén.

8. PRIMERA LECTURA (DT 8, 2-3. 14B-16ª)


Lectura del libro del Deuteronomio
Moisés habló al pueblo, diciendo: el camino que el Señor, tu Dios, te ha hecho
recorrer estos cuarenta años por el desierto; para afligirte, para ponerte a
prueba y conocer tus intenciones: si guardas o no sus preceptos.
Él te afligió, haciéndote pasar hambre, y después te alimentó con el maná,
que tú no conocías ni conocieron tus padres, para enseñarte que no sólo vive
el hombre de pan, sino de todo cuanto sale de la boca de Dios.
No te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te
hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un
sequedal sin una gota de agua, que sacó agua para ti de una roca de pedernal;
que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres.
Palabra de Dios.
Todos: Te alabamos, Señor.

h
9. SALMO RESPONSORIAL (SAL 115, 12-13. 15-16BC. 17-18)
R. El cáliz de la bendición es comunión con la sangre de Cristo.

¿Cómo pagaré al Señor todo el bien que me ha hecho?


Alzaré la copa de la salvación, invocando su nombre.
Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo. /R.

Mucho le cuesta al Señor la muerte de sus fieles.


Señor, yo soy tu siervo, hijo de tu esclava;
rompiste mis cadenas. /R.

Te ofreceré un sacrificio de alabanza,


invocando tu nombre Señor.
Cumpliré al Señor mis votos
en presencia de todo el pueblo. /R.

M M
5
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
10. SEGUNDA LECTURA (1COR 10, 16-17)
M
Lectura de la primera carta del apóstol San Pablo a los Corintios
Hermanos: El cáliz de la bendición que bendecimos, ¿no es comunión con la
sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no es comunión con el cuerpo de
Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un
solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan.
Palabra de Dios.
Todos: Te alabamos, Señor.

11. CANTO INTERLECCIONAL


Aleluya, Aleluya,
Gloria a Dios en las alturas. (2x)
Aleluya. (6x) (Bis)
Aleluya. (6x) Amén.

12. EVANGELIO (JN 6, 51-58)


Lectura del Santo Evangelio según San Juan
Todos: Gloria a ti, Señor.
En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: “Yo soy el pan vivo que ha bajado del
cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi
carne para la vida del mundo”. Disputaban los judíos entre sí: “¿Cómo puede
éste darnos a comer su carne?”.
Entonces Jesús les dijo: “Les aseguro que si no comen la carne del Hijo del
hombre y no beben su sangre, no tendrán vida en ustedes. El que come
mi carne y bebe mi sangre es verdadera comida, y mi sangre es verdadera
bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El
Padre que vive me ha enviado, y yo vivo por el Padre; del mismo modo, el que
me come vivirá por mí. Éste es el pan que ha bajado del cielo: no como el
de sus padres, que lo comieron y murieron; el que come este pan vivirá para
siempre”
Palabra de Dios
Todos: Gloria a ti, Señor Jesús.

13. HOMILÍA

14. RENOVACIÓN DE LAS PROMESAS BAUTISMALES:


RENUNCIAS A SATANÁS Y SUS OBRAS
Sacerdote: Renuncian a Satanás, esto es:
al pecado, como negación de Dios ;
al mal, como signo del pecado en el mundo;
al error, como negación de la verdad ;

M
a la violencia, como contraria a la caridad;
al egoísmo, como falta de testimonio del amor ?
Todos: Sí, renuncio
M
6
M Guión Litúrgico de Primera Comunión
Sacerdote: Renuncian a sus obras, que son:
M
la envidia y el odio;
la pereza y la indiferencia ;
la cobardía y los complejos; las tristezas y las desconfianzas
el materialismo y la sensualidad;
la injusticia y el favoritismo ;
las faltas de fe, esperanza y caridad?
Todos: Sí, renuncio
Sacerdote: Renuncian a todas sus seducciones como pueden ser:
El creerse los mejores, el verse superior,
el estar muy seguros de ustedes mismos;
el creer que ya están convertidos del todo;
el quedarse en las cosas, medios,
instituciones, reglamentos, métodos y no ir a Dios?
Todos: Sí, renuncio

PROFESIÓN DE FE
Sacerdote: ¿Creen en Dios Padre todopoderoso,
creador del cielo y de la tierra?
Todos: Sí, creo.
Sacerdote: ¿Creen en Jesucristo, su único hijo, nuestro Señor,
que nació de la Virgen María, padeció y fue sepultado,
resucitó de entre los muertos y está sentado a la derecha del Padre?
Todos: Sí, creo.

h
Sacerdote: ¿Creen en el Espíritu Santo, la santa Iglesia Católica,
la comunión de los santos, el perdón de los pecados,
la resurrección de la carne y la Vida eterna?
Todos: Sí, creo.
Esta es nuestra fe,
esta es la fe de la Iglesia,
la que nos gloriamos de profesar
en Jesucristo nuestro Señor. Amén
El sacerdote asperje a los niños y niñas con el agua bendita como recuerdo
del agua bautismal.

M M
7
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
15. ORACIÓN DE LOS FIELES
M
Sacerdote: Oremos hermanos, al Padre, por estos niños que participan hoy
por primera vez del Banquete del Señor, y por todo el pueblo de Dios,
diciendo:
Todos: Tú que eres el Pan de la Vida, escúchanos Señor.

Para que se acaben las guerras y el hambre, y los gobernantes y todos los que
tienen poder estén siempre a favor de los más pobres, Roguemos al
Señor.
Para que los niños abandonados y lo que no tienen lo necesario encuentren
ayuda, cariño y amor, Roguemos al Señor.
Para que los niños y niñas que hacemos hoy la Primera Comunión seamos
amigos verdaderos de Jesús, Roguemos al Señor.
Para que nuestros padres y padrinos nos sirvan siempre de ejemplo y estímulo
y aseguren así nuestra perseverancia en la fe. Roguemos al Señor.
Para que nuestros catequistas y todos los que nos han ayudado a crecer en la
fe sigan haciendo su labor con fidelidad y amor, Roguemos al Señor.
Para que el Espíritu Santo nos haga a todos ser una Parroquia llena de vida,
capaz de sembrar de esperanza y alegría nuestro mundo, Roguemos
al Señor.
Para que sepamos dejarnos seducir por Jesús y vivamos, cada domingo, la
alegría de recibirles en nuestras vidas, Roguemos al Señor.
Para que hayan muchos niños y niñas que escuchen la llamada del Señor
y digan que sí están dispuestos a seguirle en la vida sacerdotal o
religiosa, Roguemos al Señor.
Sacerdote: Concede Señor a tu Iglesia el don de la paz y de la unidad,
simbolizados en las ofrendas sacramentales que te presentamos. Por
Jesucristo Nuestro Señor.
Todos: Amén.

Liturgia Eucarística
16. MONICIÓN PARA LA PROCESIÓN DE LAS OFRENDAS
Papá: Hoy es un día grande para nuestros hijos. Se acerca el momento de
encontrarnos con Jesús vivo entre nosotros en el pan y el vino que
una vez consagrados por el Sacerdote serán el Cuerpo y la Sangre del
Señor.
Mamá: Presentamos, junto al pan y el vino, las flores que embellecen el
altar, la Palabra de Dios que nos ilumina el camino de la vida, una
lámpara encendida como símbolo de la Luz de Dios que nos arranca
de la tiniebla del error, unos libros de catequesis, con los que nuestros
hijos se han preparado durante todo el año para este gran momento.

M
(Procesión de ofrendas, desde el fondo de la Iglesia, Biblias y catecismos,
flores, pan y vino)
M
8
M Guión Litúrgico de Primera Comunión
17. CANTO DE OFERTORIO
M
Jesús estoy aquí, Jesús qué esperas de mi;
mis manos están vacías, que puedo ofrecerte.
Sólo sé que quiero ser diferente Jesús estoy aquí,
Jesús que esperas de mí mis ojos temen al mirarte,
quisiera poder enfrentarte.

Amar como tú amas, sentir como tú sientes


mirar a través de tus ojos, Jesús.

Contigo mi camino es difícil


me exiges abrir un nuevo horizonte
en la soledad de mi noche, Jesús.
No, no puedo abandonarte, Jesús en mi penetraste
me habitaste, triunfaste y hoy vives en mí.

18. ORACIÓN SOBRE LAS OFRENDAS


eñor, al celebrar el memorial de nuestra salvación,

S te pedimos humildemente nos concedas


que este sacramento de amor sea siempre para nosotros
un signo de unidad y un vínculo de amor.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Todos: Amén.

h
19. PLEGARIA EUCARÍSTICA - MISA CON NIÑOS II
Sacerdote: El Señor esté con ustedes.
Todos: Y con tu espíritu.
Sacerdote: Levantemos el corazón.
Todos: Lo tenemos levantado hacia el Señor.
Sacerdote: Demos gracias al Señor, nuestro Dios.
Todos: Es justo y necesario.
Sacerdote: En verdad, Padre bueno, hoy estamos de fiesta:
nuestro corazón está lleno de agradecimiento
y con Jesús te cantamos nuestra alegría:
Todos: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Sacerdote: Tú nos amas tanto, que has hecho para nosotros
este mundo inmenso y maravilloso. Por eso te aclamamos:
Todos: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Sacerdote: Tú nos amas tanto, que nos das a tu Hijo, Jesús,
para que él nos acompañe hasta ti. Por eso te aclamamos:
Todos: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!

M
Sacerdote: Tú nos amas tanto, que nos reúnes con Jesús
como a los hijos de una misma familia.
Por eso te aclamamos:
M
9
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
Todos: ¡Gloria a ti, Señor, porque nos amas!
Sacerdote: Por ese amor tan grande
queremos darte gracias y cantarte
con los ángeles y los santos que te adoran en el cielo:

20. CANTO DE SANTO


Santo es el Señor mi Dios, digno de alabanza,
a él poder el honor y la gloria. (Bis)
M

Hosana, Hosana, Hosana, Oh Señor. (Bis)

Bendito el que viene en nombre del Señor,


con todos los santos cantamos para ti. (Bis)

Sacerdote: Bendito sea Jesús, tu enviado,


el amigo de los niños y de los pobres.
Él vino para enseñarnos cómo debemos amarte a ti
y amarnos los unos a los otros.
Él vino para arrancar de nuestros corazones el mal que nos impide
ser amigos y el odio que no nos deja ser felices.
Él ha prometido que su Espíritu Santo
estará siempre con nosotros
para que vivamos como verdaderos hijos tuyos.
Todos: Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.
Sacerdote: A ti, Dios y Padre nuestro,
te pedimos que nos envíes tu Espíritu, para que este pan y este
vino sean el Cuerpo X y la Sangre de Jesús,
nuestro Señor.
El mismo Jesús, poco antes de morir,
nos dio la prueba de tu amor.
Cuando estaba sentado a la mesa con sus discípulos,
tomó el pan, dijo una oración para bendecirte y darte gracias,
lo partió y lo dio a sus discípulos, diciéndoles:
«Tomad y comed todos de él,
porque esto es 'ni Cuerpo,
que será entregado por ustedes».
Todos: ¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
Sacerdote: Después, tomó el cáliz lleno de vino y,
dándote gracias de nuevo, lo pasó a sus discípulos, diciendo:
«Tomad y bebed todos de él,

M
porque éste es el cáliz de mi Sangre,
Sangre de la alianza nueva y eterna,
que será derramada por vosotros
M
10
M Guión Litúrgico de Primera Comunión
y por todos los hombres
M
para el perdón de los pecados».
Todos: ¡Señor Jesús, tú te entregaste por nosotros!
Sacerdote: Y les dijo también:
«Haced esto en conmemoración mía».
Por eso, Padre bueno, recordamos ahora la muerte y resurrección de
Jesús, el Salvador del mundo.
Él se ha puesto en nuestras manos para que te lo ofrezcamos como
sacrificio nuestro y junto con él nos ofrezcamos a ti.
Todos: ¡Te alabamos, te bendecimos, te damos gracias!
Sacerdote: Escúchanos, Señor Dios nuestro; danos tu Espíritu de amor
a los que participamos en esta comida, para que vivamos cada día
más unidos en la Iglesia, con el santo Padre, el Papa Benedicto, con
nuestro Arzobispo Jorge Cardenal Urosa, con los demás obispos, y
todos los que trabajan por tu pueblo.
Todos: ¡Que todos seamos una sola familia para gloria tuya!
Sacerdote: No te olvides de las personas que amamos ni de aquellas a las
que debiéramos querer más.
Acuérdate de estos niños y niñas, que por vez primera invitas en este
día a participar del pan de vida y del cáliz de salvación, en la mesa de
tu familia.
Concédeles crecer siempre en tu amistad.
Acuérdate también de los que ya murieron
y recíbelos con amor en tu casa.

h
Todos: ¡Que todos seamos una sola familia para gloria tuya!
Sacerdote: Y un día, reúnenos cerca de ti con María la Virgen, Madre de
Dios y Madre nuestra, para celebrar en tu reino la gran fiesta del
cielo.
Entonces, todos los amigos de Jesús, nuestro Señor,
podremos cantarte sin fin.
Sacerdote: Por Cristo, con él y en él,
a ti, Dios Padre omnipotente,
en la unidad del Espíritu Santo,
todo honor y toda gloria
por los siglos de los siglos.
Todos: Amén.

21. RITO DE COMUNIÓN

M M
11
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
22. CANTO DEL PADRENUESTRO
Padre nuestro tú que estás
en los que aman la verdad
haz que el reino por ti se dio
llegue pronto a nuestro corazón
que el amor de tu hijo nos dejó,
ese amor, reine ya en nosotros.
M

Padre nuestro, que estás en los cielos, santificado sea tu nombre; venga a
nosotros tu reino; hágase tu voluntad en la tierra, como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también
nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.
(Litúrgicamente no se dice “Amén” en el rezo del Padrenuestro de la Eucaristía)

En el pan de la unidad
cristo danos tú la paz,
y olvídate de nuestro mal
si olvidamos el de los demás
no permitas que caigamos en tentación
Oh Señor, y ten piedad del mundo.

23. CANTO DEL ABRAZO DE LA PAZ


Paz en la tierra, paz en las alturas.
Que el gozo eterno reine
en nuestro corazón. (Bis)

Da la paz, hermano, da la paz. Constrúyela en tu corazón


y con tu gesto afirmarás que quieres la paz.

Que tu paz, hermano, sea don. Es el mejor signo de amor


que tú nos puedes ofrecer un abrazo de paz.

24. CANTO DE CORDERO


Cordero de Dios que quitas el pecado mundo,
Ten piedad de nosotros. (2x) (Bis)
Cordero de Dios que quitas el pecado mundo, Danos la paz. (3x)

Sacerdote: Éste es el Cordero de Dios, que quita el pecado del mundo.


Dichosos los invitados a la cena del Señor.
Todos: Señor, no soy digno de que entres en mi casa, pero una palabra

M
tuya bastará para sanarme.

M
12
M Guión Litúrgico de Primera Comunión
25. CANTOS DE COMUNIÓN
M
Hoy yo te quiero contar Jesús amigo, que contigo soy feliz.
Sí tengo tu amistad lo tengo todo, pues estás dentro de mí.
Después de comulgar me haces como tú, me llenas con tu paz.
En cada pedacito de ese pan, completo estás, y así te das.
Estás ahí por mí, porque conoces, que sin ti pequeño soy.
De ahora en adelante, nada nos separará, ya lo verás.

Te escondes en el pan, y aunque no te puedo ver,


te puedo acompañar, es mi lugar, preferido.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón,
así de par en par, eres mi mejor amigo.

Dos mil años atrás a tus amigos invitaste a cenar


y allí le prometiste que con ellos por siempre ibas a estar.
Y ahora cada vez que el sacerdote eleva el pan en el altar
me pongo de rodillas porque sé que en esa hostia tú estás.

Me vuelves a salvar como lo hiciste en la cruz,


en cada misa tu repites tu sacrificio.
Hoy quiero comulgar, abrirte mi corazón,
así de par en par, eres mi mejor amigo.
***
Este es el momento más bello, este es el momento supremo,

h
el más amado y deseado, cuando Tú vienes a mí, Jesús,
Tú vienes a mí. (Bis)

Y en mi comunión contigo, Señor,


recibo tu Cuerpo y Sangre.
Y aunque del cielo y la tierra eres Rey
eliges por casa mi corazón.

Con profundo amor te adoro Jesús,


quiero ser Santo como Tú.
Mi mano pondré en la tuya, Señor,
y en la vida contigo no me perderé.

Gracias, Señor, porque habitas en mí,


nunca solo me encontraré.
Pareciéndome a ti yo quiero vivir,
y darte por siempre todo mi amor.

M M
13
hM Parroquia Santo Domingo de Guzmán
Conocerte y servirte, hoy decido, Jesús,

26. ACCIÓN DE GRACIAS


siguiendo tu ejemplo de amor.
En sabiduría y en gracia crecer
y algún día a tu lado por siempre vivir.
M

Un niño: Jesús, tú eres nuestro hermano, nuestro amigo. Te damos gracias


porque has venido a nuestro corazón y estás con nosotros. Te
queremos. Gracias por nuestros padres y familiares que hoy nos
acompañan.
Una niña: Gracias por nuestros catequistas y por las personas que nos han
ayudado a prepararnos para la Primera Comunión. Gracias por todas
las cosas buenas que hay en nosotros y en todas las personas que
tenemos a nuestro lado. Por todo, gracias, Señor.
Un niño: María, a ti también queremos darte gracias. Tú eres nuestra madre,
y nos quieres como hijos tuyos que somos. Tú nos has dado a Jesús, a
quien nosotros hoy hemos recibido por primera vez en el sacramento
de la Eucaristía.
Una niña: Queremos ser sencillos como tú lo fuiste, María; dispuestos a
cumplir la voluntad del Señor, como tú la cumpliste. Queremos
ser personas abiertas a los demás y amigos de todos, como tú nos
enseñaste, María.
Un niño: En este día de nuestra Primera Comunión, queremos decirte que
eres nuestra madre, que no nos vamos a olvidar de ti. Nos recordaremos
siempre de lo que nos ha enseñado Jesús, tu Hijo y nuestro Señor. Y
te damos gracias, María, porque sabemos que tú le pides al Señor por
nosotros.
Todos: Oh Señora mía, ¡Oh Madre mía!
Yo me ofrezco del todo a ti y en prueba de mi filial afecto,
te consagro en este día, mis ojos, mis oídos, mi lengua, mi
corazón, en una palabra todo mi ser, ya que soy tuyo.
¡Oh Madre de bondad!, guárdame y defiéndeme como hijo tuyo.
Amén.

27. ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN


eñor, que la participación en este banquete celestial nos santifique,

S de modo que, por la recepción del Cuerpo y Sangre de Cristo, se


estreche entre nosotros la unión fraterna.
Por Jesucristo nuestro Señor.

28. CANTO A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA:

M M
14
Z Grupos de Catequesis de
Primera Comunión

Bueno Murillo, Oriana Carolina


Carrillo Vaquero, Alberto José
García Sarmiento, Ashley Estella
González Pérez, Oriana Carolina
Hernández Paredes, Carlos José
Hurtado Da Silva, Daniel Alejandro
Hurtado Rodríguez, Cristina Eugenia
Libera Alvarez, Anna Carlota
Machado Martínez, Andrés Eduardo
Monasterios García, Felipe José
Muñoz Angulo, Andrés Raúl
Muñoz Russo, Diego Andrés
Olivero Balseiro, Mirtha Lucía
Patiño Guzmán, Roberto José
Pérez Padrón, David Ignacio
Quintana Fernández, Sharon Carolina
Rodríguez Moscote, Dylan Augusto
Romer Marcano, Valeria Paola
Villamizar Malaver, Nicolás Andrés
Yaselli Zarikian, Carlos Jesús
Yaselli Zarikian, Pedro Enrique

Sor Zulay Wismelly Sampedro


Tatiana Waldo Antonio Nakhal Ake
Catequista Asistente
Levantamiento de Texto:
Tatiana Waldo
Catequista

Diseño Gráfico:
Gregori Lobo
Seminarista
Oración
para después de la comunión

Alma de Cristo, santifícame.


Cuerpo de Cristo, sálvame.
Sangre de Cristo, embriágame.
Agua del costado de Cristo, purifícame.
Pasión de Cristo, confórtame.
¡Oh buen Jesús!, óyeme.
Dentro de tus llagas escóndeme.
No permitas que me aparte de Tí.
Del maligno enemigo defiéndeme.
En la hora de la muerte, llámame.
Y mándame ir a Tí,
para que con tus Santos te alabe,
por los siglos de los siglos.
Amén.