Está en la página 1de 5

LIDERAZGO AL MÁS ALTO NIVEL

Introducción

Dar a conocer el liderazgo como fuente clave para lograr metas, ha sido la inspiración de
muchos autores de libros, ya que reflejan en su intención proyectar conocimientos al más alto
nivel, para lograr el éxito. Ken Blanchard en su libro “Liderazgo al más alto nivel” persigue
orientar a sus lectores sobre la importancia del liderazgo para lograr un buen desempeño en
una empresa o institución determinada.

Cuando los individuos ejercen un liderazgo de nivel superior todo lo transforman, porque sus
objetivos van encaminados a lograr el bien común y suponen dos líneas de actuación que son:
definir la visión e implementarla. El líder es la persona capaz de comunicar lo que la
organización representa y determinar lo que esta pretende lograr, mientras propone modelos,
ejemplos y pautas para capacitar, evaluar el desempeño y dar ascensos a empleados.
Blanchard nos proporciona un modelo de liderazgo basado en la autonomía, con una
perspectiva general sobre liderazgo a gerentes, líderes de equipo y todo empleado de oficina
que aspire a crecer profesionalmente. Este análisis nos invita a realizar una profunda mirada
sobre los elementos que dan origen al liderazgo al más alto nivel. Detalles que sirven como
sustento a un liderazgo eficaz.

Juntos realizaremos un viaje por las cuatro secciones: El objetivo y la visión adecuada,
apoyados en el triple balance y las características de las organizaciones de alto desempeño.
Tratar bien a los clientes será la oportunidad para reconocer la razón de la existencia de
instituciones de alto nivel y tratar bien a los colaboradores en esta sección, podemos apreciar
el modelo de gestión del autor. En el facultamiento y en el liderazgo en la cuarta sección, se
muestra una mirada holística sobre el tipo adecuado de liderazgo, sus estilos, cimentados en la
humildad, nos abre las puertas hacia el descubrimiento de nuestros potenciales.

En cada relato encontraremos una fuente inagotable de conocimientos y vivencias del autor,
contadas desde el punto de la objetividad; además, se describen las metas que una
organización debe trazarse para mejorar su rendimiento, hasta lograr mantener un alto grado
de competitividad y satisfacción de sus clientes, puesto que, si no nos ocupamos de ellos, otros
lo harán. También, se expone cómo el liderazgo efectivo se forma y adquiere carácter de
servicio basado en la humildad y dedicado al bien común, sin estar contaminado por un falso
orgullo o por el miedo. Según la experiencia del autor, es posible alcanzar un nivel más alto de
liderazgo.

Palabras clave:

Líder: Es visto como la persona capaz de incentivar, motivar y ejercer influencia en el

comportamiento o modo de pensar de su personal de equipo con el propósito de trabajar

por un bien común.

Colaboradores:  A grandes rasgos son las personas en la organización que juntan a los

demás para llevar a cabo el trabajo.

Facilitador: Es la persona que ayuda a un grupo a entender los objetivos comunes y


contribuye a crear un plan para alcanzarlos sin tomar partido, utilizando herramientas

que permitan al grupo alcanzar un consenso en los desacuerdos preexistentes o que

surjan en el transcurso de este.

Servicio: Persigue el objetivo de mejorar los conocimientos y aptitudes de las

personas. Hace referencia a todas las acciones implementadas para los clientes antes,

durante y después como buen líder al más alto nivel.

Equipo: Es un grupo de personas que trabajan por un mismo propósito, integrando los

conocimientos personales de cada uno en función de los objetivos propuestos.

Competencia: Son las capacidades humanas que constan de diferentes conocimientos,

habilidades, pensamientos, carácter y valores de manera integral en las distintas

interacciones que tienen las personas para la vida en los ámbitos personal, social y

laboral.

Organización:  Es un grupo social compuesto por personas naturales, tareas y

administraciones que forman una estructura sistemática de relaciones de interacción,

tendientes a producir bienes, servicios o normativas para satisfacer las necesidades de

una comunidad dentro de un entorno, y así poder lograr el propósito.

Desempeño: Es el rendimiento laboral y la actuación que manifiesta el trabajador al

efectuar las funciones y tareas principales que exige su cargo en el contexto laboral específico


de actuación, lo cual permite demostrar su idoneidad.

Proveedor: Es cuando el líder de la empresa X da asistencia con a los equipos, para el

buen desarrollo en busca de un mismo propósito. 

Gerencia: Es la acción, o el conjunto de personas, que se encargan de dirigir, gestionar y


coordinar una determinada empresa, organización o institución.

Estrategia: Es la forma en que se utiliza para dar el mejor servicio buscando siempre el bien
común y con un mismo propósito.

¿Es su organización de alto desempeño?

Organizarse es vital para lograr los objetivos, es priorizar la sistematización de los procesos
dentro de la sociedad. Ante esta realidad el alto desempeño implica rendimiento basado en la
buena organización y para lograrlo se debe cumplir con lo planeado y asumir las funciones con
responsabilidad.

“En el tiro al blanco” frase utilizada por Ken Blanchard en su libro, para hacer referencia a que
los tiradores deben apuntar directo a la diana. En el orden educativo el tiro directo al blanco
debe ser enfocado en mejorar el desempeño de los actores, para así dar en la diana y lograr
alto rendimiento.
Muchos codician tener una empresa con rentabilidad, pero a veces no lo logran, porque solo
se enfocan en las ganancias y dejan de lado el servicio al cliente y la importancia de los roles
que desempeñan quienes tienen esa responsabilidad.

Lograr el más alto desempeño en una empresa determinada dependerá del cómo debe operar
la misma, para no permitir brechas hacia su desaparición. Ante esta realidad una institución
educativa debe ser manejada con criterios claros que proyecten calidad, para que se convierta
en una organización de alto desempeño.

El alto desempeño de una institución educativa no puede estar sustentado en solo un


resultado final, más bien debe ser enfocado hacia procesos de logros, para alcanzar metas,
donde se importantice al estudiante, los docentes, el personal administrativo y de apoyo,
como entes de su desarrollo.

Una empresa es exitosa cuando logra captar clientes a través de sus ejecutorias y en el caso de
una institución educativa cuando logra captar estudiantes porque oferta un personal
capacitado, es por eso por lo que las instituciones deben estar dirigidas por líderes capaces de
organizar, para obtener un buen desempeño.

En el ámbito educativo el docente es un proveedor elegido para inculcar conocimientos a los


estudiantes, por eso debe estar preparado ante las exigencias de la sociedad.

El triple balance en una empresa se fundamenta en el proveedor elegido, el empleador y la


inversión elegida, mientras en una institución educativa el triple balance se fundamenta en
quien transmite los conocimientos que es el docente, en quien emplea para obtener un
resultado y la inversión que es la que se realiza para tales fines.

Toda empresa necesita tener clientes leales, porque se sienten satisfechos del servicio
brindado, así mismo deben ser las escuelas, deben tener actores educativos que trabajen por
el bien de dicha institución y con esto obtener lealtad en base a la calidad del trabajo.

Las atenciones son básicas en una empresa, ya que son determinantes para mantener su
funcionamiento. Esta realidad debe ser refrendada en el aspecto educativo, ya que si el
administrador de un centro educativo no tiene ni fomenta las relaciones humanas, provocaría
situaciones no alentadoras.

Todo cliente de una empresa busca multiplicidad de servicio y todo estudiante busca
multiplicidad de conocimientos.

En la sociedad existen personal humano calificado y no calificado para laborar en una empresa,
siendo esto un desafío para el empleador a la hora de elegir a quienes tienen las competencias
para ostentar un cargo en la misma. Esto se hace a través de la evaluación de su preparación
académica, lo mismo sucede en el orden educativo, muchos están preparados otros no y el
empleador tiene que determinar dichas condiciones a través de métodos de evaluación.

Un buen sueldo no es suficiente para un trabajo eficiente, deben de incluirse la formación, las
normas, las políticas, la misión y la visión de la empresa o la institución. Esto da como
resultados trabajadores competentes y con iniciativas.

Todo colaborador debe ser tratado con respeto, para que el servicio o el trabajo realizado sea
eficiente, para esto el administrador debe jugar su rol y lograr con esto un alto desempeño de
estos.
Donde una hay una buena gerencia o administración los hechos hablan por si solos, por eso los
colaboradores deben estar colocados en lugar preciso y en el momento preciso.

Las empresas asumen responsabilidades de financiamientos y se convierte en un desafío


económico para las mismas, ya que se ven obligadas a buscar alternativas extras, por eso es
importante tener el cliente a favor, porque se convierten en la materia prima de la empresa.
En el orden educativo hay que tener a todos los actores a favor para lograr una escuela feliz.

La visión tiene poder cuando los líderes dirigen para lograr lo planeado y el liderazgo al más
alto nivel debe ser su referente a la hora de actuar.

El poder de la visión

Cuando los líderes dirigen al más alto nivel encaminan la empresa o la institución educativa
hacia resultados convincentes, porque previamente la visión fue su punto de partida.

Todo líder debe tener una visión clara de lo que persigue, para definir el rumbo de lo que
dirige.

Jesse Stoner estudió el impacto de la visión sobre el desempeño y entendía que un fuerte
liderazgo afianzaba dicho ejercicio. Ante esta realidad un líder debe ser inteligente y
habilidoso.

La escuela de hoy necesita de administradores inteligentes y habilidosos, capaces de pensar,


analizar, impulsar, crear, fomentar y sobre todo tener presente ser abierto en las decisiones.

La falta de visión abruma a quienes realizan un trabajo, porque no hay un norte a seguir y todo
se convierte en un problema provocado, pero si se prioriza genera confianza e induce a la
seguridad en las acciones.

La proactividad y el avance son comportamientos dependientes de la visión, porque se define


la orientación al cambio y el empuje para seguir adelante. Un centro educativo con estos
comportamientos está sujeto a transformaciones trascendentales.

La grandeza es un resultado de la visión, porque es generada al momento de ser un buen


administrador y gestor en una empresa o un centro educativo.

La visión es el comienzo de toda acción, de ahí su importancia para lograr los objetivos, la
multiplicidad de ideas es vital, porque alguien puede tener la visión más aceptada en una
empresa o una institución para impulsar su desarrollo.

No todas las visiones son contundentes, hay algunas que tienen muy claro su objetivo, hay
otras que no son viables para implementar, ya que su resultado hacia el futuro sería
traumático.

Todo centro educativo debe unir criterios mediante los organismos competentes y crear una
visión que abarque un proceso sistemático hasta lograr lo planificado.

Toda visión contundente debe tener un propósito significativo, el cual nos plantea la
importancia como empresa o institución educativa, una imagen del futuro, la cual con ella se
hace un retrato de algo que tiene que ser real y los valores claros, definen el trabajo
sistemático de los colaboradores. De aquí depende su importancia.

La creación de la visión no puede ser cerrada, donde solo la gerencia o el administrador forme
parte, sino que también debe abrirse la participación de otros actores para ser más rica en
informaciones y posteriormente en logros significativos. Además, la misma debe comunicarse
a través de métodos democráticos.

Toda persona debe conjugar sus acciones con su visión y mediante esta iniciativa ser ejemplo
para los demás.

Los que realizan un trabajo observan muy bien a quienes los dirigen para buscar su propia
visión y direccionar sus vidas. En este aspecto los estudiantes observan a sus profesores y
analizan muy bien sus acciones, hasta el punto de que los catalogan como sus modelos.

Servir a los clientes al más alto nivel

Para ofrecer un servicio al más alto nivel se debe tener en cuenta tratar bien a los clientes,
ellos representan la vida de la empresa. Es responsabilidad del líder hacer que éstos se sientan
satisfechos, ya que en las organizaciones de alto nivel también toman muy en serio la calidad y
el mejor servicio a los clientes tomando en cuenta el grado de satisfacción, para evaluar que
tan bien lo están haciendo.

Al momento de diseñar los programas, toda organización de calidad se enfoca en conocer las
necesidades de la población a la que va dirigida, todos los involucrados saben que deben
superar las expectativas, por lo que antes debe conocer el contexto de los alumnos, para
poder diseñar dicho plan en base a esas necesidades identificadas, es por esto, que se dice que
dichos programas deben de partir de la realidad de los alumnos hacia atrás.

Las innovaciones de los procesos de administración escolar en una gerencia de alto


desempeño, los administradores tienen un gran acercamiento a los alumnos y a las familias,
para poder responder de manera efectiva, no solo a los más eficientes sino más bien a los que
presentan algunas dificultades. Los líderes de alto nivel sienten pasión por saber que las
escuelas que administran brindan aprendizajes de calidad y se muestran atentos a las
informaciones del centro para poder responder de manera eficaz a las necesidades y
situaciones de aprendizaje que se presenten en los alumnos.

También podría gustarte