Está en la página 1de 3

COMENTARIO DE

TEXTO:
ELOGIO DE LAS JUNTAS DURANTE LA GUERRA DE LA
INDEPENDENCIA (1808)

Este texto es una fuente primaria debido a que esta basado en la


experiencia personal del autor, por lo tanto es un texto subjetivo, ya
que expresa sus opiniones y pensamientos de lo sucedido.
Es un texto histórico literario de contenido político.
Este texto data de 1808, es decir siglo XIX.
Además este texto no está al alcance de todos o mejor dicho, no iba
dirigidos para todos debido a su complejidad lingüística o dificultad
para entender algunas frases.
Por ejemplo “antiguas trabas” se refiere al antiguo régimen y cuando
en la línea 7 y ocho nombra “las circunstancias” el autor se refiere a
la guerra de la Independencia en general.
El autor es José María Queipo de Llano y Ruiz de Sarabia, VII Conde de
Toreno, fue político e historiador español; más tarde, en 1808, fue
vocal de la junta revolucionaria de Asturias, para ser posteriormente
miembro de las cortes de Cádiz (1812).
Estuvo exiliado durante el reinado de Fernando VII, tras su muerte,
volvió y ocupó diversos cargos ante la minoría de edad de Isabel II
Como historiador cabe destacar su Historia del levantamiento, guerra
y revolución de España sobre la Guerra de independencia que vivió
en primera persona.

El contenido del texto habla de la Guerra de la Independencia,


aunque lo escribe unos años más tarde de que esta ocurriera.
Va dirigido a la comunidad científica, aunque una vez publicada, su
finalidad es la divulgación por la sociedad, incluso podemos decir que
sirve para las generaciones posteriores.

COMENTARIO DE TEXTO:

En el año 1808 estalla la guerra de la independencia por la oposición


de los españoles al regalo que Napoleón Bonaparte hace a su
hermano José I del trono español, en detrimento de Fernando VII.
Esta guerra enfrentó a España con las tropas francesas, en la que se
produjeron sitios a ciudades (Zaragoza, Cádiz, ...).
La guerra costó en España una pérdida de población de 215000 a
37500 habitantes, por causa directa de la violencia y las hambrunas
de 1812, y que se añadió a la crisis arrastrada desde las epidemias de
enfermedades y la hambruna de 1808, causando un descenso de la
población de 560000 a 885000 personas .
Además de todo esto otras consecuencias fueron las crisis
económicas y sublevaciones como la ocurrida el día 2 de mayo. Otra
consecuencia importante fue la firma del tratado de Valençay por el
que se restituía en el trono a Fernando VII, el Deseado, como
monarca absoluto, fue el comienzo de un tiempo de desilusiones para
todos aquellos que, como los diputados reunidos en las Cortes de
Cádiz, habían creído que la lucha contra los franceses era el comienzo
de la Revolución española.
Durante la guerra, cuando Fernando VII se fue a Bayona dejó una
junta de gobierno que presidía el infante don Antonio. Esta junta no
supo reaccionar ante la invasión ya que algunos de sus miembros
optaron por ponerse de parte de los franceses y colaborar con
ellos. El vacío de poder fue ocupado, por primera vez en la historia de
España, por la iniciativa popular, una iniciativa en la que había
miembros de la nobleza, del clero, de la burguesía y de la oficialidad
del ejército. Esta iniciativa se organizó en juntas, juntas que
defendían su legitimidad apoyándose en la renuncia de Fernando VII y
en la actitud vergonzante de la junta de gobierno
A finales de mayo comenzó la guerra civil.
La aparición de las Juntas constituye un acto revolucionario porque
asumen la soberanía y la representación del poder de Fernando VII
(La Junta central nació el 25 de septiembre de 1808).
Las juntas eran muy variadas en cuanto a ideas: Algunas se
consideraban delegadas del rey, otras en cambio consideraban que
eran representantes de la soberanía nacional, es decir, había juntas
absolutistas y juntas liberales. Las juntas se plantearon tres objetivos:
Organizar la resistencia frente a los franceses, lograr una alianza con
Inglaterra y también crear un órgano nacional, una junta central y,
finalmente, consiguieron los tres objetivos.
De esta forma, en tiempos de guerra y crisis institucional, España
había reconstruido su sistema institucional de forma totalmente
popular, de abajo arriba, con la voluntad del pueblo. Las juntas,
primero locales y luego provinciales recaudaron impuestos, acuñaron
moneda y gestionaron numerosos asuntos cotidianos en los tiempos
de la guerra de la independencia. Es decir, actuaron con plena
soberanía, siendo plenamente conscientes de que ejercían el poder
soberano de la nación.

CONCLUSION
Este texto escrito por José María Queipo de Llano después de la
guerra de la independencia, narra algunos hechos y consecuencias de
esta, como son las juntas, estas juntas significan la primera vez en la
Historia de España en que se empezó a asumir el derecho de sus
ciudadanos a decidir sobre su gobierno y sobre su destino, por lo que en
esta guerra de la independencia de 1808, se empieza a considerar el papel
que tiene el pueblo en la sociedad.