Está en la página 1de 6

Entrevista:

La entrevista es uno de los géneros periodísticos más complejos y ricos, aunque a


veces se le relega al simple papel de técnica para la obtención de información,
dejando de lado su esencia como género interpretativo que permite al periodista
entrar en el campo del análisis y la profundización en los temas y personajes que
aborda. La degradación de la entrevista a técnica de obtención de datos lleva con
frecuencia a los periodistas a cometer un error garrafal: no prepararse
suficientemente para abordar al entrevistado, no documentarse sobre el tema ni
sobre el personaje y, por tanto, a preguntar un montón de tonterías que dejan al
periodista como un ignorante ante los ojos del público, que no encontrará nada
interesante en sus preguntas ni en las respuestas del entrevistado, pues es bien
cierto el proverbio que reza: “a preguntas necias, respuestas necias”.
Es un género en el que se reproduce por escrito el diálogo mantenido con una
persona, no es un interrogativo. Es el diálogo que se establece entre una
persona o varias(entrevistadores) y otra persona o varias (entrevistados) con el
objetivo, por parte de los primeros y con conocimiento y disposición de los
segundos, de difundir públicamente en un medio de difusión masiva, el contenido
de la conversación, por su interés, actualidad y relevancia.
El éxito de una entrevista está marcado por tres acciones: saber preguntar, saber
escuchar y saber observar.
Etapas de la entrevista:
Antes del encuentro con el entrevistado
• Definir el tema y el tipo de entrevista que se realizará.
Informativa, de opinión o de carácter/personalidad
Para prensa, para radio o para televisión.
• Elegir al entrevistado y conseguir una cita para celebrar el encuentro.
• Documentarse sobre el tema y el personaje.
• Delimitar el objetivo de la entrevista.
• Elaborar el cuestionario o guion.

Durante el encuentro con el entrevistado


•Realizar la entrevista previa.
Primeros minutos con el personaje.
•Aplicar el cuestionario.
Nunca leerlar y que fluyan con naturalidad dentro de una conversación.
•Estar atento para hacer contrapreguntas y preguntas adicionales.
•Tomar apuntes clave.
•Grabar la entrevista.

Después del encuentro con el entrevistado


•Editar y producir la entrevista –para el caso de medios audiovisuales.
•Redactar el texto –para el caso de medios escritos

Articulo
Las acepciones del articulo varían en los países hispanohablantes. Martínez
Albertos divide el articulo en editorial, comentario (o columna) y crítica. Y señala
también subgrupos dependiendo de las temáticas y estilos: de humor,
costumbrista, doctrinal, histórico, etc. El concepto refiere a un comentario
periodístico que sustenta los hechos noticiosos recientes, su fin principal no es
informar al lector, sino formar su opinión sobre hechos importantes, relevantes, de
la vida social. Cuando se nos encarga hacer un artículo debemos recordar que El
artículo es cualquier texto de opinión.

Crónica
Cuando el escritor Albert Camus dijo que el periodismo es el oficio más bello del
mundo, tal vez estaba pensando en la información como posibilidad narrativa. Si el
cronista es de raza disfruta su género como si fuera el mismísimo paraíso, pues
allí encuentra la posibilidad de contar historias perdurables que le permitan
trascender el mero registro de las cifras. La crónica es, además, la licencia para
sumergirse a fondo en la realidad y en el alma de la gente. El escritor y reportero
Mark Kramer describe ese estado de gracia de un modo bastante certero: “me
siento como el anfitrión de una fiesta con invitados inteligentes, invitados que me
importan”. El teórico Martín Vivaldi define la crónica como “una información
interpretativa y valorativa de hechos noticiosos”. Según él, se trata de un género
que “vale como relato y como juicio del cronista”.
También el ensayista Álex Grijelmo se refiere a la crónica como un género en el
cual se combinan la información y la “visión personal del autor”. “Se trata de una
visión más profunda”, añade el Manual de Redacción del periódico El Tiempo. “La
crónica desarrolla un aspecto secundario o de color de un acontecimiento que
generalmente ya ha sido objeto de tratamiento noticioso”.
En el libro Cómo hacer periodismo, de la editorial Aguilar, se afirma que la crónica,
al igual que los demás géneros periodísticos, “tiene la misión primordial de
informar sobre hechos noticiosos de actualidad”. La diferencia, de acuerdo con los
autores, “es que el cronista narra con tal nivel de detalles que los lectores pueden
imaginar y reconstruir en su mente lo que sucedió”. La palabra crónica – nos
recuerda Vivaldi – deriva de la voz griega cronos, que significa tiempo. Se trata de
contar un acontecimiento de interés general, de acuerdo con un orden temporal. El
manejo del tiempo no necesariamente debe ser lineal. El cronista tiene licencia
para comenzar por la parte de la historia que estime más conveniente para sus
necesidades narrativas. Por ejemplo, puede incluir al principio la muerte del
personaje y luego devolverse a contarnos cómo fueron las primeras horas del día
en que sucedieron los hechos. En todo caso, aunque los acontecimientos no se
narren en el mismo orden en que se presentaron, al lector le debe quedar claro
qué fue primero y qué fue después.
El tiempo no es un simple convencionalismo del género: es definitivo para el ritmo
y la credibilidad de la historia. Deja una huella importante en lo que somos y en lo
que hacemos. Es posible que todas las acciones que un ser humano cualquiera
realiza en su tiempo real, sean importantes para él. Pero no todas lo son dentro de
la crónica que escribamos nosotros. El cronista puede saltarse el momento en que
el personaje se cepilló los dientes e hizo la maleta, siempre y cuando considere
que esas dos actividades no le aportan nada a su relato. La crónica no será jamás
la tierra prometida de los notarios que simplemente se limitan a dar fe. Tal vez
porque, como advierte Martín Vivaldi, “no es la cámara fotográfica que reproduce
un paisaje sino el pincel del pintor que interpreta la naturaleza, prestándole un
acusado matiz subjetivo”. “La crónica es el único territorio donde combaten con
armas iguales la realidad y la imaginación”, apunta el escritor y periodista Tomás
Eloy Martínez. La frase alude a un privilegio pero también contiene un reto. Por su
despliegue de profundidad y de creatividad estilística, pero también por el criterio
informativo que demanda, la crónica es uno de los géneros periodísticos más
exigentes. Para dominarlo es preciso combinar ciertas dotes de escritor con
habilidades de investigador. “Probablemente se trata del género más difícil de
dominar”, sentencia Álex Grijelmo. “De hecho, en un periódico de prestigio una
crónica no la hace cualquiera”.
Elección del tema
1.-Elige un tema.
2.-No importa que la noticia no sea de una realidad inmediata.
3.-Es recomendable el conflicto del personaje
4.-Espacio para las emociones.
5.-Curiosidad.
6.-Qué sea un tema que te apasione.
7.-Desarrollar el instinto.

Trabajo de campo
Previa documentación, sensibilidad para observar, escuchar, planear bien los
cuestionarios al hacer entrevistas, entrevista con un tratamiento informal
(conversación), generar confianza, uso de grabadoras…
“las grabadoras no oyen los latidos del corazón”
Gabriel García Márquez

Columna
Es la parte plana de un escrito, de una página; conforma el bloque completo de
letras, que integran cualquier unidad temática. 
Género de opinión en el periodismo actual.
Significa contextualizar, presentar razones distintas y complementarias de las
conocidas hasta ahora por el lector. 
El periodista de opinión contrasta estudia los antecedentes históricos,
confronta y compara. 

Reportaje
El reportaje, tan emparentado, tan parecido a la crónica, comparte con ella el sitial
del periodismo de profundidad en el mapa de los géneros de información.
El reportaje es el género más complejo y completo del periodismo, consideración
que se ha ganado por la potencia que ofrece para escudriñar en los hechos de la
realidad social.
En esencia, al reportaje se le puede definir por la principal condición que debe
acompañar al periodista que hace reportajes: su actitud de cazador casi furtivo
para descubrir, entre los escombros de las noticias reposadas, las explicaciones
de los acontecimientos que le dan curso a la vida social.
El reportaje es el más complejo género de información, cuyos principales rasgos
característicos son la exhaustiva investigación que le precede, el contexto en el
que encuadra los hechos, el lenguaje que libremente usa el periodista para
escribirlo y su intención de hacer claridad sobre los acontecimientos que le
interesan a la gente.
Por tratarse de un género de información, el reportaje, pese a su gran carga de
interpretación y análisis, no admite que privilegien la opinión de quien lo escribe.
Necesariamente, el escritor de reportajes debe compenetrarse con el
acontecimiento, casi revivirlo, volverse parte del paisaje.
El equilibrio informativo se refiere a la necesidad de construir o reconstruir
acontecimientos desde las diferentes miradas de sus protagonistas, es decir, de
las fuentes que tuvieron que ver con el acontecimiento, bien porque lo provocaron,
porque lo sufrieron o porque simplemente tuvieron algún conocimiento de aquel.
Método:
-Rastreo documental
-Consulta de fuentes
-Organización del material y redacción.
Un reportaje puede ser un extenso texto informativo, atestado de datos, cifras,
declaraciones, descripciones, argumentos y demostraciones. Pero también puede
ser una narración que ponga en evidencia los hechos desde una historia tejida con
las historias de los personajes, de las fuentes.

Tipos de reportaje:
a. REPORTAJES DE ACONTECIMIENTO (FACT STORY): en este tipo de
reportaje el periodista ofrece, como lo señala Martínez Albertos, “una visión
estática de los hechos, como una cosa ya acabada”.
b. REPORTAJE DE ACCIÓN (ACTION STORY): el periodista acude a este
modelo para presentar los hechos tal como ocurrieron en el tiempo. Es, por
esto, el tipo de texto ideal para narrar, para relatar.
c. REPORTAJE DE CITAS O ENTREVISTA (QUOTE STORY): en este tipo
de texto el periodista construye la historia con sus propios elementos
informativos, narrativos y descriptivos e introduce citas o declaraciones de
las fuentes. Es el tipo de estructura utilizada en reportajes basados en
entrevistas. También es conocido como la modalidad cita-sumario.
d. REPORTAJE CORTO: este tipo tiene una estructura parecida al reportaje
de acontecimiento (fact story), en la medida en que los elementos más
importantes van en los primeros párrafos, y los menos importantes en los
párrafos siguientes y finales, pero se diferencia de aquel en que, como lo
afirma Martínez Albertos, se le brinda mucha importancia a los detalles de
ambiente y de interés humano.

Editorial 
De los géneros de opinión, este es quizá el más relevante, por el efecto de su
contenido y, sobre todo, por aquello que representa.
En este debe identificarse el respaldo o rechazo ante un acontecimiento.
El editorial busca cambiar la vida, el mundo o mantener una marcha igual, el
mismo ritmo.
No basta la editorial para conocer ampliamente la doctrina de un medio de
comunicación, se requiere de un seguimiento duradero para armar el esqueleto
opinante. Todo un cúmulo de perspectivas gesta la conciencia del periódico.
Este género jamás lleva firma. De manera simple señala lo bueno y lo malo.
El editorial, también acude a la claridad, la concisión y la brevedad. Así se muestra
un compromiso. Si el párrafo inicial expone el hecho, el párrafo final debe defender
contundencia la posición del medio.

También podría gustarte