Está en la página 1de 15

Prologo

Junto con este tremendo pesar, del terror de ser y dejar de ser….
Tal ves por el miedo, tal ves por otra cosa, no se por que, pero ahora me doy
cuenta que la vida es solo una; y como el tiempo tan relativo es…
Este se me agoto en un abrir y serrar de ojos dejándome desorientada y
asustada.

Ahora en esta existencia en la que me había deshecho de las ataduras de la


vanidad y el egoísmo. Solo quería ser yo misma, aunque sea una vez más en
la vida.
Descubrir la persona que podía ser y la que seria si mis convicciones hubieran
sido otras.
Lo terrorífico de todo el asunto es, que recién me di cuenta de mis errores y mi
estupidez, cuando esto dejo de ser importante, como modificar la conducta de
uno cuando ya no se es….aunque algo debo ser…

Mi angustia más que nada es por lo que les hice a las personas que osaron
amarme en vida. Que yo, solo los use para vanagloriarme de mi belleza, de lo
que poseía. Me encantaba que todos se movieras como abejas a mi alrededor,
no importaba la razón, solo debía ser admirada.

Admito que no pensaba en nada, estaba más vacía de lo que puedo estar
ahora, aunque yo pensaba que todo estaba bien, tenía el derecho de querer
todo, y a todos y no dar nada a cambio. Aunque claro nunca quise a nadie más
que a mi misma. Ahora… cuanto lo lamento.

Capitulo 1
EL PEDIDO

Oscuras sombras invaden ya, el antaño suntuoso castillo, ahora derruido, nido
de murciélagos y sabandijas.
Todo enmarañado, plantas que se cobijan sobre sus mohosas paredes,
insectos en busca de su tan preciado néctar.
Desde lejos, una dama observa las ruinas en soledad. Inmóvil, la vista fija en
el castillo.
Van pasando las horas lentamente, el día cae, declina, y esta misteriosa
persona, todavía sin nombre, quieta esta, no se ha movido ni siquiera un ápice
del lugar donde se encuentra parada.
Al acercarnos, notamos que lleva los cabellos sueltos y la brisa juguetea con
aquel mar de ébano que se extiende más alla de su cintura.

1
Su tez tan blanca, como de porcelana, hace pensar en algo incorpóreo, como
si se tratase de alguien de otro mundo, hasta sus ojos, de un verde
translucidos, distantes, los ojos más fríos y dejos de expresión, visto jamás en
persona alguna.
Podríamos decir que tal vez recuerda, o espera a alguien, o simplemente que
es una loca salida del manicomio, tal es su expresión que hasta deja dudas de
su cordura.
-Oscurece,… el soberano Ra ha caído.-
Solo ahí podemos escuchar a la muchacha que susurra, escuchamos a
Haydee-.mira hacia el cielo.
-La Plateada Princesa se extiende en el firmamento, azabache y de diamantes!
Mi hora, esta hora…
Este respirar, oxigeno que expande mis pulmones. Vivo, vivo y muero, en un
lecho de incertidumbres. ¿Acaso mi pesar es soñado?... ¿Hasta allí llega mi
monotonía?......-
Se mira los pies y llora, casi sin emitir sonido
- Corazón no te pares, no extingas el néctar de los Dioses,…Si….siento-
Cae de rodillas sobre un lecho de césped, y se tapa la cara con sus tiernas y
transparentes manos- prosigue -Siento…, vivo en esta vigilia, a la espera de
otro pensamiento…. Noche, ¿Porque atraes a esta alma hambrienta?...

Se escucha un galope y miramos en esa dirección.


A lo lejos vemos a un joven con el rostro arrebolado y serio, se apea del
caballo cerca de la joven pero no la mira, pareciera que no la ve, ni la siente, a
pesar de estar ella a solo unos centímetros.
Su mirada parece igual a la de la dama desde lejos, pero al acercarnos
podemos ver la diferencia.
Ya que los ojos azules del muchacho no expresan locura sino tristeza. En ellos
se pueden ver todo el dolor y desesperación que invaden a su enjuto cuerpo.
El muchacho, Joaquim, que así se llama, se aleja de la joven y va en busca de
maderos para preparar una hoguera, luego de encenderla, se sienta en el suelo
ya mojado por el rocío de la noche, y se cobija bajo una gruesa capa de lana.
-¡Si solo pudiera olvidarte¡-
Exclama sin sacar la vista del fuego
-¿Por qué me aprisionas?…. ¿Porque?...Haydee…maldición…
El joven baja la cabeza y solloza, su cuerpo se mueve como al compás de una
música macabra bajo el influjo de aquel pesar.
El espectro lo mira apesadumbrado.
- ¿Porque solo tu lamentas mi falta?... ¿Donde estas ahora Pedro?.
Y Joaquim se duerme bajo la humedad de este cielo que parece acompañar su
melancolía.

Otro día más.


El joven abre lentamente los ojos y por un momento es feliz. Ese segundo
donde todavía no se es consiente, y uno solo se contenta con despertar a otro
día, sin reproches, sin sentir más que la calida brisa, el trinar de los pájaros
cercanos. El sol, que con sus calidos rayos ahuyenta a la cambiante luna, y los
sueños de la noche.
Solo brazas quedan, de la antes sólida fogata, apagada hace rato.

2
Joaquim se levanta perezosamente y arrima tierra con su bota hacia las
brazas, -un dolor agudo proviene de su cabeza, y es que como cada noche,
desde hace un año, calma sus penas, o por lo menos las aminora, con alcohol.
Por lo único que vive es por su familia, que en gran medida depende de el.
Pero no nos adelantemos, porque todavía no hablaremos de su familia, ya que
el joven no se va ha encaminar hacia aquella casa, otra idea tiene en mente, y
es la de ir a la residencia del señor FRANCO DE LA CRUZ OVIEDO,
hacendado y hombre de fortuna, padre de Haydee y, por cierto aquejado de
una gota que lo vuelve loco día y noche.
Tampoco esa es la razón principal de que el muchacho suba desesperado al
caballo y con urgencia se dirija a aquel lugar, si lo es la bella Edith, prima de
Haydee y con un parecido físico excepcional a la segunda que yace muerta.

La mansión de la familia Oviedo, es un palacete de dos pisos, con amplios


jardines colgantes en la entrada de la casa que le da un aspecto de lugar
encantado.
La humedad de tantos años le confiere a la piedra con que esta hecha la
residencia un tono gris verdoso, en la parte posterior esta el estanque mandado
hacer por Edith al llegar del convento para vivir junto con su hermana, la
increíblemente descarada e interesada
ROSALIA, pero de ella tampoco hablaremos, por ahora.
El joven se apea del hermoso saino, desde las caballerizas llega corriendo un
mozalbete encargado del cuidado de los animales, un tal FACUNDO, niño de
no mas de 13 años, delgado y rubicundo, lo mira con una amplia sonrisa de
verdadero afecto.
-¡hola¡…que bueno que viniste…quería ir a pescar-
JOAQUIM le devolvió la sonrisa, pero no dijo nada, saco de uno de sus
bolsillos unos caramelos recién comprados por el camino y se los entrego.
Le toco la cabeza despeinando al pequeño que lo miraba embelezado.
-Cuídamelo bien-
Dijo señalando al bello animal.
-Si, le prometo que Bucéfalo va a estar muy cómodo-
Y se fue hablándole al animal de forma cariñosa y haciéndole caricias en el
cuello que eran muy bien recibidas por el animal.
JOAQUIM lo vio irse, camino hacia la entrada y toco la puerta, estaba
intranquilo, la noche anterior había recibido una misiva de EDITH, pidiéndole
que fuera al otro día temprano, necesitaba hablar con el-¿seria muy temprano?
No tenia mucha idea de que hora era pero esperaba que fuera un horario
apropiado- habia estado a punto de ir esa misma noche, pero como siempre lo
habia asaltado el recuerdo de ella,
-maldita Haydee…-susurro.
Alguien se acercaba a la puerta, a los pocos segundos vio al mayordomo con
librea negra, como siempre impecable.
-Edith me espera,… ¿Dónde esta?- pregunto el joven alto y de ojos azules, con
el apuro olvido los convencionalismos y todo.
Deseaba verla desesperadamente, le costaba mucho contenerse y no sacar a
empujones al criado que lo miraba sin moverse como si tuviese todo el tiempo
del mundo.
-Señor TORRES GARCIA-seguía sin moverse tapándole la entrada con su
cuerpo-La señorita lo esta esperando, por favor entre-por fin se corrió

3
dejándolo pasar.- ¿me permite?-dijo señalando su desgastada capa, que
estaba mojada y sucia por haber servido de cobijo para la noche pasada a la
intemperie.
Hasta ese momento no se había dado cuenta de su aspecto, ahora entendía el
comportamiento del mayordomo, seguro su aspecto era muy poco aceptable,
tendría que haberse cambiado, pero ya era demasiado tarde.
Se acerco a un espejo y trato de arreglar su enmarañada cabellera castaña, sin
lograr mucha mejora, su cabello estaba sucio y tenía amplias ojeras bajo los
grandes ojos, las noches pasadas consumiendo alcohol, estaban pasando
factura, empezaban a aparecer muestras de la edad y la mala vida que llevaba.
Apareció nuevamente el mayordomo, ALFREDO, que así se llama, hombre de
unos cincuenta años, refinado, de modales exquisitos, alto, con una prominente
calvicie y un amor incondicional hacia su amada EDITH.
-la señorita lo espera en la biblioteca- dijo
-no me acompañe Alfredo, se donde es,..Gracias-
Se encamino rápidamente a la habitación.
Se sentía nervioso y ansioso por verla, aunque sabia que esa excitación no
servia de nada, Edith siempre lograba que esos sentimientos se trasformaran
en irritación y hasta a veces en furia, pero ¿Cómo entender a aquella
criatura?...!que mujer mas extraña ¡ nunca parecía hacer nada porque si,
siempre escondía algún interés , o eso era lo que a el le parecía.
Parte de la ansiedad que sentía tenia que ver con descubrir que era lo que
deseaba ella esta ves.
Siempre volvía a ella, por mas que pensara que esa seria la ultima ves que le
viera la cara de tonto, y sabia porque lo hacia.
Era esa sensación que sentía cuando lo miraba de esa manera diferente,
cuando se desvanecía esa frialdad y soberbia, aunque siempre era solo por un
segundo, valía la pena, pues eso lo hacia sentir, cosa que no le pasaba desde
la muerte de su esposa Haydee.
Toco la puerta y espero.
-pase-dijo una vos fuerte y fría.
Entro en la habitación con desesperación, hacia 3 años que no la veía, tanto
tiempo que al desembarcar tuvo que resistir el impulso de ir corriendo a sus
pies. Espero esa mirada, pero esta ves ella no levanto la vista del libro abierto
en su regazo, y lo que el esperaba no sucedió. Porque cuando por fin lo miro,
sus ojos solo expresaban indiferencia y frialdad, a pesar de su seca sonrisa,
que más se asemejaba a una mueca.
-¡¡Ha Joaquim!! , me entere que hace una semana que volviste de África,…-
por un instante le pareció enfadada -¿interesante tu viaje?-ahora parecía
totalmente indiferente y eso lo desconcertó.
-si mucho… ¿y tu como estas Edith?- el se quedo parado cerca de la puerta sin
atinar a nada ,¿ como podía ser?, tanto tiempo transcurrido, tanto tiempo en el
mar solo pensando en ella, aunque para ser sincero su recuerdo siempre se
confundía con el de AHIDEE, hasta en sueños no lo dejaba en paz.
En esas noches frías acompañado de hombres duros y atávicos, en su viaje de
vuelta, añoraba las tardes de música y canto que le ofrecía ella solo para el.
Si hasta se había formado un lazo entre ellos, ella era más dulce en su
presencia, mas calida, ¿Qué había pasado en su ausencia para que ella
cambiara de esa forma?

4
-¡Joaquim!….Pero… ¿te sientes bien?... ¡Joaquim!- Edith lo llamaba, volvió al
presente y se le quedo mirando aturdido.- ¿pero no piensas saludarme?...o
acaso tanto tiempo en compañía de gente bárbara modifico tus modales?-
había un dejo de malicia en sus ojos verdes y en su sonrisa-

Joaquim se acerco a la joven y beso su frágil mano, su aroma como siempre


era a lavanda, ya que ella adoraba esa planta, y pasaba horas en su
invernadero, lleno de flores y aromas exóticos. Era uno de los pasatiempos
preferidos de ella, después claro de sus pinturas.
-Pero toma asiento... ¿te apetece un te?-hizo sonar la campanilla.
-Si por favor-Joaquim se sentó en una silla de terciopelo rojo estilo Luis XV, la
habitación entera reflejaba el gusto de la mujer, ya que toda la habitación había
sido remodelada, con tonos rojos y dorados, muebles de caoba y alfombras
Árabes traídas por encargo, por su tío.
Sonó la puerta y en un segundo apareció la cara demacrada y lánguida del
mayordomo -
-¿Señora…?
-Trae te y pastelitos,…dile a FERMINA que los traiga ella-
El hombre se fue rápidamente sin mas ruido que el de la puerta al serrarse.
-Seguro tienes ganas de verla ULI- siempre lo llamaba por su segundo
nombre cuando estaban a solas, pues decía que le hacia recordar al Ulises de
la Illiada, el heroico Ulises. Al menos eso no había cambiado.
-Claro que si, pero me temo que lo que mas extrañe fueron sus pastelitos, la
comida era pésima…- rieron
-te creo…y dime ¿Qué hacías en África?... Me contaron que estabas
escribiendo un libro. ¿Lo terminaste?- su mirada era inquisidora, pero en su
boca se dibujaba una sonrisa, eso era lago desconcertante, esa ambigüedad,
el no saber que tenia en mente, pues podía parecer triste y feliz al mismo
tiempo.
-Estuve en un safari por diferentes lugares… y también trate de socializar un
poco con los lugareños, cosa que no me resulto fácil, ya que sus costumbres
son muy diferentes y es muy fácil ofenderlos, en una ocasión…- el joven no
termino la frase ya que en ese momento entro estruendosamente una mujer
con la bandeja, llevando pastelitos y te.
-¡Joaquim!... que alegría verte…¡Gracias a Dios estas bien!-FERMINA, es una
mujer robusta y de mediana edad, el ama de llaves de la familia desde la época
en que su tío se convirtió en el séptimo conde.-Cuando ALFREDO me dijo
que estabas en la casa me puse muy contenta- dejo la fuente de plata para las
visitas sobre la mesa, y sirvió el te y los pastelitos sin dejar de hablar- Se
extraño mucho tus visitas, ¡Cuánto hacia que no venias!, por Dios si ya casi no
recordaba tu rostro, ¡pero que aspecto tienes!...
-FERMINA-dijo casi gritando EDITH, sus ojos expresaban toda la furia
contenida- seguro tienes trabajo que hacer… ¡vete!...
Joaquim la miro incrédulo, otra cosa que había cambiado desde su partida ya
que antes no se molestaba con los parloteos del ama de llaves.
-Si señora…con permiso.
La mujer se alejo rápidamente, aunque antes de salir totalmente lo miro a
Joaquim como queriendo decir algo mas…
-¡ya vete!....no te quedes ahí papando moscas…-se unieron sus finas y
delicadas cejas con disgusto.

5
Se produjo un silencio incomodo, el la miraba asombrado, en cambio ella se
sonrojo y se negó a mirarlo.
-¿Qué sucede?...tu nunca tratabas a FERMINA de esa manera.
-es una atrevida…-su voz sonó amarga, respiro hondo-bueno, no importa...me
estabas contando algo de lo acontecido en tu viaje… ¿no?- una sonrisa, lo
miraba calidamente y de lleno.
-si …pero no importa – se paso la mano por el pelo nerviosamente- la verdad
es que te traje un pequeño obsequio…espero te guste, no es mas que una
nimiedad pero… en fin , es algo con valor sentimental, me lo dio una mujer
kikuyu en retribución porque la ayude con su criatura, estaba con fiebre el
pobre pequeño, yo podía ayudarlo fácilmente pero me fue muy difícil
convencer a la madre del tratamiento, ya que la que se encarga del cuidado de
los enfermos es una mujer chaman, ellos tienen reglas y supersticiones , y no
creen en la medicina de los blancos…-JOAQUIM saco emocionado del bolsillo
interno de su chaqueta una bolsa de cuero y de dentro de esta extrajo, ante la
mirada atenta de EDITH, un pequeño collar de cuentas de color verde azulado,
se levanto de la silla y fue directamente a donde estaba la joven, aparto unos
mechones ondulados de cabello oscuro y coloco casi sin rozar el fino cuello de
esta, la joya en cuestión.
La muchacha se levanto, y fue caminando lentamente hasta el espejo, puesto
en un costado del comienzo de la biblioteca, lo miro sin demostrar ninguna
expresión, JOAQUIM la miraba expectante ya que EDITH muchas veces le
había hablado de sus ganas de conocer el mundo, de viajar como el, y conocer
principalmente la inexplorada África, sus animales salvajes, su gente. Al tener
el colgante en sus manos aquella tarde sintió que solo en el cuello de ella se
vería su verdadera belleza, así que nunca espero lo que sucedió luego, ya que
ella, solamente se lo agradeció sin darle mucha importancia, le dedico una fría
sonrisa y lo saco de su cuello guardándolo en un pequeño cofre, ubicado en
un aparador debajo del espejo, luego fue hasta la ventana, corrió los pesados
cortinados y la abrió de par en par, dejando pasar la lluvia y el viento.
La quedo mirando atónito era un día bastante frío para abrir la ventana de esa
manera. Estaba mas que extraña, ¿Qué podía haber sucedido en su
ausencia?, el no se animo a preguntar, esperaba que ella le contara lo
acontecido. ¿Seria la razón de su urgencia por verlo la que la tenia tan mal?
La joven serró la ventana y con un suspiro se sentó nuevamente en el sillón
frente a el, solo que esta ves su mirada lo asusto, ya no quedaba nada de su
frialdad, parecía muy cansada, abatida.
-Como no me gusta andar con rodeos, voy a ir directamente a la cuestión por
la que te mande llamar…-la mujer lo miro directo a los ojos- la razón por la que
te pedí que vinieras,… necesito tu ayuda y discreción… ¿puedo contar con
vos?...
-claro que si… ¿Qué sucede?...-su preocupación iba en aumento, no era
normal en ella esa forma de actuar, ni esos cambios de humor repentinos,
temió por su bienestar físico.
-ROSALIA….mi hermana-en su vos había amargura e ira contenida-
desapareció con el MARQUES DE LEON, se que es tu amigo,…tu sabes la
reputación que tiene,… estoy realmente preocupada, no se que hacer, tengo
miedo por lo que le pueda pasar a ella. Desearía que fueras lo mas discreto
posible, no quiero que se comprometa el nombre de la familia, ya sabes que mi

6
tío no podría soportarlo, le dije que ella se había ido con los LOPEZ al campo…
pero…, en fin esta peor que nunca y…
-Entiendo perfectamente tu preocupación, pero el MARQUES es un hombre de
muchos recursos y si el no quiere ser encontrado va a ser muy difícil dar con su
paradero a tiempo para solucionar el inconveniente.
-¡Tienes que encontrarla! Tu debes saber donde se puede esconder…- se paro
y lo miro enojada- ¡no puedo permitir que esa arpía arruine el buen nombre de
la familia!- sus manos estaban apretadas en puños.
El muchacho la miro asombrado, nunca la había escuchado emplear ese
lenguaje, y menos llamar a su hermana arpía.
-¿Qué te sucede EDITH?...cálmate o vas a tener un ataque de histeria…por
favor…- se paro y la tomo en sus brazos, el cuerpo de la joven que estaba en
un principio rígido fue relajándose poco a poco, ella empezó a llorar
copiosamente en su pecho descargando de esa manera la ira reprimida.
El le acariciaba la espalda, los cabellos, mientras la acunaba como a una niña
indefensa, en ese momento se dio cuenta que ansiaba protegerla, cuidarla,
amarla, algo en su interior le decía que el sentimiento que ella le provocaba
era diferente al que había sentido por HAYDEE y eso lo reconforto, ella no era
la joven que lo había traicionado y luego había muerto haciéndolo sentir
culpable.
Podía sentir su aroma a lavanda y a ella misma, EDITH levanto su rostro hacia
el como implorando algo, JOAQUIN rozo con sus labios los de ella, no se
imagino que eso no iba a ser suficiente, quería mas.
EDITH se aparto bruscamente,
- no es para esto que te llame…. Perdóname pero no tengo mas tiempo, ¿me
vas a ayudar?-
Su mirada era otra ves fría, volvía a poner su barrera, esa donde el no podía
entrar y era tan difícil escudriñar-tengo invitados y muchas cosas que hacer
todavía- lo miro imperativa- bueno si deseas pensarlo, tienes tiempo hasta
mañana, no me falles… ¡ALFREDO!-
El mayordomo apareció con una capa y guantes- acompaña al señor a la
salida…-lo miro y le ofreció la mano- espero verte esta noche- le ofreció la
invitación- guardare un baile para vos- le sonrío.
JOAQUIM desconcertado beso la bella mano y con una reverencia que
demostraba ya su enojo por el maltrato, salio disparado hacia la puerta, sin
esperar que el mayordomo lo condujera hacia esta.
Al cabo de unos minutos ya se encontraba con bucéfalo en el portón de la
casona, estaba por subir a su caballo cuando alguien lo llamo.
_ ¡Joaquim! …¡Joaquim!
El joven se dio la vuelta, era Fermina que venia con un paquete en las manos,
su corpulencia la hacia ver tosca casi graciosa al apurarse corriendo. De joven
había sido una morocha exuberante y vivaz, hoy solo tenia lo segundo.
_Tengo algo…-dijo sin aliento sofocada por el esfuerzo, gordas gotas de sudor
caían por su mofletudo , aunque todavía bello rostro- para ti…espere a que
terminaras con la señorita, sabes como es ella, no le gusta que hable con los
invitados, solo me llama cuando vienes tu, porque sabe que me aprecias,
aunque claro me despide rápidamente…- esto es para ti – le ofreció el paquete
con una sonrisa radiante- son pastelitos, estuviste tan poco tiempo en la casa
que de seguro no probaste ninguno …y se cuanto te gustan…y…esto es para
ROSALVA –le dio otro paquete mas pequeño – bueno tengo cosas que hacer y

7
si tardo mucho ….y seguro que tu también estas apurado …cuídate
quieres?...muchacho no sufras mas por AHIDEE , tienes mucha vida por vivir ,
me dolería mucho ver que desperdicias tu vida …- le dio un beso en la mejilla y
se alejo rápidamente dejando al joven mas que desconcertado por el
comentario impropio en ella.

Edith miraba desde la ventana de la biblioteca como se alejaba Joaquim, no


había sido tan doloroso después de todo volver a verlo, y el actuaba como si
nada hubiera pasado, en 3 años no le había contestado ninguna de sus cartas,
ni siquiera le había avisado de su partida y aun, después de todo seguía
sintiendo algo por el, si tenia alguna duda el beso que le dio fue suficiente para
borrarla.
Era detestable…debería olvidarlo ¿pero como …claro que estaba SALVADOR
que había vuelto a su vida como un torbellino después de cinco años …
parecía enamorado y de seguro era la solución para su estupida inclinación
hacia un amor imposible. Tenía lo que todo buen pretendiente debe tener
apostura, solvencia, cuna,… que ella ya no lo amara no importaba.
Que le había traído el amor a su vida…solo desilusiones y sufrimiento.
Regreso FERMINA.
-¿y?... ¿crees que vendrá hoy a la noche?
-Mm… ¡hoy te pasaste ¡…la verdad que no se porque lo tratas así…es un buen
muchacho…
-chsss…. ¡vasta! …¡buen muchacho! Ja ¡... Tan bueno que ni siquiera me dijo
que se iba y encima no contesto a ninguna de mis cartas…
-solo esta confundido… ¡no sabes lo que quería a AHIDEE¡
-si que lo se…ya lo creo que lo se…

Esa noche Joaquim ni se apareció por la fiesta.

8
Capitulo 2 ( cambio de vida )

Hacia dos horas que esperaba en la amplia y elegante biblioteca de EDHIT,


había tomado dos tasas de te y ojeado algunos libros de la impresionante
biblioteca.
Su enfado, iba en aumento, ya casi no controlaba sus ganas de irse sin
contarle lo que había averiguado.
El día anterior le había mando una nota preguntando si podían verse ese día,
acordado hora y todo.
Pero como siempre cuando llego, se encontró con que ella no estaba y le
pedía que la esperara….
_ ¡me voy!...
Entro el mayordomo.
_Alfredo…no puedo esperar mas…ya es tarde y me temo que tendré que
marcharme…dígale a la señora que si desea verme estaré encantado de
recibirla en mi…
_ ¿Ya te vas?...
Entro presurosa por una puerta escondida en la biblioteca y acercándose a
Alfredo le entrego su capa y guantes
-…perdona mi retraso querido…-sonrió- es que tuve que ver a la señora
SAENZ y sabes como es ella…siéntate por favor
Se sentó en el sillón y lo miro con una sonrisa malévola.
-Lo lamento…pero tengo trabajo y mi tiempo vale… mi apreciada EDITH…
espero lo entiendas…
-¡Ho!…por supuesto, solo que esperaba saber lo que averiguaste…
-le decía a tu mayordomo que seria conveniente que vinieras mañana a mi
despacho…tengo un día complicado…-
-Claro… ¿a la hora del te?...
Arreglo un mechón de pelo que se empeñaba en salirse del lujoso peinado,
esta ves no vestía de negro, sino de su color favorito, verde, era un tono claro
que realzaba el colorado de su cabello, estaba despampanante, pero el
recordó su enfado y dejo de mirarla embobado…
-Si es conveniente…., ahora si me permites,…hasta mañana.
Se acercó a la joven y beso la pequeña mano que se le ofrecía y salio sin
mirarla siquiera un minuto.
Que mujer más desconsiderada. Le pedía un favor y luego lo trataba así.
Ya vería ella con quien se estaba metiendo. Disfrutaría viendo como se
desmoronaba cuando supiera lo de su hermanita…esa seria su venganza…
bueno el comienzo.

-Alfredo… ¿le dijo algo el señor?


-No señorita, hace dos horas que la esperaba…

9
-Claro…-lo miro enojada-…puedes retirarte.
-¿Antes de irme…desea que mande pedir alguna cosa?
-No gracias….o si, un te y pasteles…dile a Fermina que venga.
Cuando quedo sola, se acerco al escritorio, saco una llave que guardaba en el
camafeo que colgaba de su cuello y la introdujo en la cerradura del primer
cajón, saco de ahí un libro que se abrió dejando ver una rosa …ya estaba
seca pero aun conservaba el perfume, la olio y se acerco a la ventana .
Llovía. A lo lejos por la calle iba JOAQUIM montado en su saino, a pesar de
llevar una capa para no mojarse, como la mayoría de los transeúntes, ella
sabia que era el, siempre lo distinguía y eso la molestaba. ¿Quien era el para
afectarla de tal modo?...nadie…nada…o eso quería creer ella.
Entro Fermina trayendo una bandeja con el pedido te y pastelitos, los dejo en
la mesita dispuesta para tal fin y se acerco a la joven.
-Fermina¡¡¡…-exclamo angustiada-¿que voy a hacer?...
En ese momento entro el tío de la muchacha.
-Ha… estas acá… ¿acaso te estabas escondiendo?...no puede ser que
descuides de manera tan escandalosa tus deberes en la casa, esperaba el te a
las cinco en mi despacho, y todavía nadie se digno a llevármelo… ¿es que no
soy acaso el dueño de esta casa?- La miraba rojo de enojo y del alcohol que
seguramente había consumido desde temprano- ...vamos Fermina ponte a
realizar tus tareas y déjame solo con mi sobrina-

Edith lo miraba aterrada pero asintió a la mirada interrogante de Fermina, la


mujer salio sin hacer ruido a pesar de su robustez.
-Tío sabe que estoy tratando de encontrar a Rosalía, y necesitaba saber si la
señora SAENZ sabia algo, generalmente es la primera en enterarse de los
cotilleos y es tan descarada que si lo supiera me lo habría insinuado….
-Calla…no se porque me molesto en tratar de enseñarte…si en tu cabecita
hueca solo te entran las cosas a golpes…manda a que me sirvan y rápido.
Edith abrió los ojos asustada esperando lo que se avecinaba, así que quedo
asombrada cuando su tío salio rápidamente de la habitación al terminar la
frase.
Por el momento estaba relativamente a salvo y suspiro de alivio…
_Ya vas a ver – dijo el tío por lo bajo.

10
Joaquim estaba sentado detrás del escritorio tan concentrado en sus papeles
que se sobresalto al escuchar que alguien le hablaba.
-Joquim…espero no interrumpir algo muy importante…si estas muy ocupado
puedo volver mas tarde…
Era Edith… al final había cumplido su palabra, y lo mas extraño era que había
llegado a horario…al mirarla detalladamente se dio cuenta de que algo no
andaba bien…su rostro estaba sonrosado como si hubiera estado llorando…
-Edith…no te esperaba hasta dentro de unas horas pero me alegra que
vinieras…siéntate por favor. –viendo la indecisión de ella a sentarse -…aunque
tal vez prefieras que salgamos…
-¡No¡…es decir prefiero que tomemos el te aquí mismo, si no te importa …
La joven se sentó frente a el en una silla de cuero.
-claro no hay problema
Luego de que hubo dispuesto las cosas para merendar en la oficina se sentó
frente a la joven.
-¿Esta todo bien?...
-¿Como me preguntas eso si sabes que mi hermana anda por ahí con ese
canalla?-dijo al borde de la histeria, parecía a punto de explotar en llanto.
-No te alteres, solo quería saber si había pasado algo mas… ayer no parecías
tan afectada,… eso es todo.
-Perdona…me agradaría saber que averiguaste.
-Bien…es algo espinoso de verdad…tu hermana no se fue con quien tu
crees…en realidad ayer se casaron…y por lo que tengo entendido, tu tío
estuvo presente…-no sabia como iba a tomar la noticia la joven, después de
enterarse que hacia 6 meses que ella se veía frecuentemente con el hombre
en cuestión, y además en el pueblo se hablaba de una posible boda entre
ellos.-…tu hermana se acaba de casar con Salvador…
El la miraba esperando que ella cayera en la cuenta de lo que le había dicho,
pero lo miraba como si no lo hubiera entendido…
-Edith... ¿te encuentras bien?
-Si…solo estoy un poco asombrada eso es todo…-se rió irónicamente y poso
su mirada en la alfombra, parecía pensativa y desilusionada a la ves.
Que ilusa había sido pensando que algún hombre podía llegar a quererla… ¡ja¡
Así que el bastardo se había casado con su hermana, menudo amor tenia por
ella…
La joven se quedo muda un momento, y el respetó su silencio, tal ves lo había
olvidado, tal ves amaba a ese otro hombre… y si así fuera ya vería ella…
_Se que no es un momento adecuado pero necesito decirte…Edith¡¡¡¡…-la
joven lo miro con lagrimas en los ojos-Hace unas horas fui a ver a tu tío y le
pedí tu mano …el acepto…
Ella abrió los ojos de par en par con una expresión mezcla de terror y derrota,
sabia que no podía oponerse a los designios de su tío, estaba perdida si se
casaba con joaquim y lo sabia….

11
_ ¿Porque hiciste tal cosa?....-se levanto de la silla y comenzó a caminar de
aquí para allá restregándose las manos nerviosamente…-¿No te das cuenta?
…nosotros no…Joaquim yo no…
-No pudo decir más ya que el joven se acercó a ella y la abrazo fuertemente
intentando calmarla.
_ ¿Es que seria tan terrible casarte conmigo?-dijo dulcemente-... ¿estas
enamorada de ese hombre? ¿De SALVADOR?...-Levanto su barbilla para que
ella lo mirara al responderle.
_No es eso…no puedo…no es justo…yo…
_Entonces no veo un problema para que no casemos, antes del viaje pensé en
pedirte que te casaras conmigo pero me di cuenta que no era justo para vos,
que tuvieras que esperarme tanto tiempo.
Me fui con la ilusión de que cuando volviera tu estuvieras todavía libre, y de
ser así, podría por fin pedir tu mano.
El la miraba ansioso esperando una respuesta. ¿Como decirle?, habían
cambiado muchas cosas en su ausencia, ya no era la misma y si bien el
sentimiento que el le despertaba no había cambiado, ya no podía casarse con
el.
Aunque claro Franco ya había dado su consentimiento, así que no le quedaba
otra que aceptar su ofrecimiento.
_Si…
El muchacho la abrazo fuertemente contento de que ella hubiera aceptado su
ofrecimiento de matrimonio, talvez ella lo había aceptado solamente por
despecho, por lo de Salvador, pero no le importaba, al fin y al cavo ella seria
suya.
Acordaron que la boda se iba a celebrar en seis meses.
Edith estaba aterrada de lo que pudiera pasar en la noche de bodas, ¿como se
tomaría Joaquim saber que ella no era casta?...
Haydee a pesar de lo casquivana, había llegado impoluta al matrimonio,
¿acaso este era otro de los juegos macabros de su tío?...obligarla a casarse
con un hombre, que él savia ella amaba, para que después la despreciara
eternamente.
No tenía oportunidad de salir bien parada de la situación, si se negaba al
casamiento, después de haber dado su consentimiento, la crema y nata de la
sociedad le darían vuelta la cara a ella y por supuesto a toda su familia.
FRANCO iba a hacerle pagar muy caro ese desaire, ya le había demostrado
de lo que era capas cuando se lo hacia enojar por algo, y el estaba
empecinado con que ella se casara con Joaquim.

Había pasado una noche terrible, apenas se dormía comenzaban esas


pesadillas, por demás de raras…desde hacia dos semanas eran cada ves mas
nítidas mas reales, en ellos ella era casi igual en apariencia…casi.
Pero en lo demás era totalmente diferente, era libre poderosa y se sentía mas
a gusto que en su actual existencia.
Era raro pero a veces sentía que el sueño era su verdad, y la vida donde ella
era maltratada por su tío y querida por un hombre que amaba aun a su prima
era la mentira…

12
No todo lo que brilla es oro, y en este caso, no todo lo que se ve como real lo
es.
A veces, en este mundo las grandes verdades son mentiras disfrazadas para
el bien común, o eso dicen.
Yo nunca entendí mucho de grandes verdades, pero ahora en mi actual estado,
puedo ver y saber cosas que nunca soñé con saber.
Nada es lo que parece en realidad y es que hasta ahora solo vimos los
papeles que están jugando EDITH y FERMINA.
La primera todavía no recuerda quien es en realidad y la segunda desempeña
al dedillo su papel.
Y es que estaba escrito que debía ser así…

Jaled caminaba rápidamente por un pasadizo frío y oscuro como boca de lobo;
veía absolutamente todo gracias a su prodigiosa vista, que le permitía ver
mejor de noche que de día, hasta la luz de una vela le producía molestia.
Su padre lo esperaba, y aunque no se llevaban muy bien, y a el le gustaba
hacerlo rabiar, savia que era mejor no hacerlo esperar esta ves, no
mucho….pensando esto sonrío, pero nadie pudo ver su gesto ya que estaba
completamente tapado con un fino cuero de la cabeza a los pies y una gruesa
capa negra.
Nadie conocía su aspecto, ni el tono de su vos ya que utilizaba la telepatía
para comunicarse con todos, sin excepción.
Llego al final del corredor donde se formaba una amplia caverna de 20 metros
de altura, era un lugar oscuro y muy frío pero mucho mas seco.
Su padre estaba sentado en un trono de piedra y sobre su regazo tenia su
nueva mascota, una humana muy bella y joven que el utilizaba tanto para
alimentarse, como para divertirse sexualmente.
Jaled se paro en seco a unos cuantos metros de su padre y coloco su mano
en la espada, la desconfianza ante todo, no creía que el lo fuera a atacar en
ese momento, pero con ASMODEL uno nunca sabia, era un ser por demás de
traicionero y los que se habían fiado de el ya no contaban la historia.
_ ¿Que deseas de mi padre?-Dijo utilizando la telepatía, asiendo énfasis en la
palabra padre.
_Por lo pronto podrías dejar ese jueguito y hablar conmigo…
El joven siguió en silencio.
_Bien…no importa… tu madre me dijo que los oráculos presagiaron que tu
debes ir por el guardián, y por eso te he llamado.
Ambos sabemos que si no, ni te dirigiría la palabra, me desagrada tu presencia,
tanto como te desagrada la mía a ti…pero ha llegado el momento en el cual
debemos hacer a un lado nuestras diferencias y unirnos para vencer a

13
AZRAEL, el maldito se ha aliado a BATZ. Se nos va a hacer complicado
destruirlos si consiguen atrapar al guardián.
-¿Porque supones que me interesa esto a mi?....
_No peligra únicamente nuestro mundo también peligra el de los humanos,
Shiovan esta con nosotros,…
-ja ja ja…. ¿Quien lo diría…el Gran Asmodel unido en batalla con el dulce
Shiovan?
-No es para que te mofes, los oráculos presagian el fin de todo si ellos logran
llegar al guardián.
_Poco me importa el destino que tenga tu mundo o el de los humanos, no
llegaran a mi reino.
_ ¿Debo obligarte?
-No tienes nada con lo que obligarme, y para ser sincero ya tanta palabrería
me cansa.

Jaled se dio la vuelta y comenzó a caminar hacia el lugar por donde había
entrado. Lilith se le apareció en el pasadizo cortándole el paso.
_Madre déjame pasar
_Debes ayudarnos….hazlo por mi, se que por mi lo aras…-la mujer de cabellos
rojos y ojos verdes le toco la cara con dulzura, -La profecía lo dice….debes
hacerlo….
Era injusto, muy injusto que su padre la utilizara a ella para convencerlo, si ella
se lo pedía el no podía negarse….a menos que la convenciera que de una ves
por todas lo dejase y fuera con el al inframundo.
_Ven conmigo madre….déjalo y vive en mi mundo…
Lilith lo miro con tristeza y de sus ojos cayeron lágrimas de sangre.
_Sabes que estoy atada a el…no existe pasión mas grande, ni obsesión mas
fuerte…. ¡no! …has lo que te pido y mi mundo, el mundo de tu padre seguirá
existiendo….No puede ser de otro modo.
_Déjame pensarlo,…mañana te daré mi respuesta, yo te
busco….ha!...Asmodel me olvidaba de darte las gracias por el regalito que me
enviaste, te traje lo que quedo de el….
El joven saco de un bolso una cabeza de demonio y la tiro a los pies de su
padre.
Asmodel comenzó a reír estrepitosamente y levanto la cabeza por los cuernos.
Lilith lanzo un grito despavorida llevándose las manos a la boca, pues se
trataba de su nuevo amante un demonio guerrero. La furia izo que centellearan
sus ojos y que se tornasen rojos.
_No tenías derecho a mandarle mi siervo a Jaled…._dijo la mujer dirigiéndose
a Asmodel…Se acercó rápidamente a la humana sentada a los pies del trono y
de un manotazo con las uñas le corto la yugular….
El muchacho vio la escena repetida incontables veces entre sus padres , con
un dejo de aburrimiento, cansado de encontrarse entre esos dos, salio
tranquilamente caminando por donde había entrado , debía ver a los oráculos
y llevarles una ofrenda…necesitaba una ofrenda….

14
Se casaron en una pequeña capilla un lunes por la mañana, un día lluvioso y
frió de otoño que parecía acompañar a la tristeza de la novia, Joaquim a pesar
de todos los preparativos que tenia que hacer para el viaje

15