Está en la página 1de 4

Centro de Documentación Judicial

Roj: SAP B 1320/2011


Id Cendoj: 08019370152011100005
Órgano: Audiencia Provincial
Sede: Barcelona
Sección: 15
Nº de Recurso: 253/2010
Nº de Resolución: 13/2011
Procedimiento: CIVIL
Ponente: JORDI LLUIS FORGAS FOLCH
Tipo de Resolución: Sentencia

AUDIENCIA PROVINCIAL DE BARCELONA

SECCIÓN DÉCIMO QUINTA

ROLLO núm. 253/2010 - 3ª

PROCEDIMIENTO ORDINARIO núm. 31/2009

JUZGADO MERCANTIL NÚM. 3 DE BARCELONA

SENTENCIA Núm. 13/2011

Ilustrísimos Señores Magistrados :

D, IGNACIO SANCHO GARGALLO

D. LUIS GARRIDO ESPA

D. JORDI LLUÍS FORGAS i FOLCH

En la Ciudad de Barcelona, a veintiséis de enero de dos mil once.

Vistos, en grado de apelación, ante la Sección Quince de esta Audiencia Provincial, los presentes
autos de Procedimiento ordinario número 31/2009, seguidos ante el Juzgado Mercantil número Tres de los
de Barcelona a demanda formulada por Adoracion contra BADÍA Y ASOCIADOS GESTIÓN DE
PATRIMONIOS SL los cuales penden ante esta Superioridad en virtud de recurso de apelación interpuesto
por la citada parte demandante así como de impugnación por la demandada formulados ambos contra la
Sentencia de veintiocho de septiembre de dos mil nueve dictada por dicho Juzgado .

ANTECEDENTES DE HECHO

PRIMERO .- La parte dispositiva de la sentencia apelada es del tenor siguiente: FALLO: " Con
estimación íntegra de la demanda formulada por Adoracion contra BADÍA Y ASOCIADOS GESTIÓN DE
PATRIMONIOS SL debo declarar y declaro la nulidad de pleno derecho de los acuerdos sociales primero y
segundo adoptados por la sociedad demandada en la junta general de socios celebrada el 28 de noviembre
de 2008 y una vez firme la sentencia, se ordena la cancelación de los mismos si ya hubieren sido inscritos
en el registro mercantil, así como de los asientos posteriores que resulten contradictorios con los mismos,
todo sin expresa imposición del costas causadas en este procedimiento."

SEGUNDO .- Compareció en esta alzada, la parte actora referida representada por el Procurador de
los Tribunales D. Ivo Ranera Cahís y asistida de Letrado y la demandada comparecida representada por el
Procurador de Tribunales D. Ricard Simó Pacual y defendida por Letrado.

Para votación y fallo del recurso se señaló la audiencia del día diez de noviembre del año dos mil
diez. Es ponente el Ilustrísimo Sr. Magistrado D. JORDI LLUÍS FORGAS i FOLCH.

1
Centro de Documentación Judicial

FUNDAMENTOS DE DERECHO

PRIMERO. La actora Adoracion es titular del 5% de las participaciones sociales de la sociedad


demandada BADÍA Y ASOCIADOS, GESTIÓN DE PATRIMONIOS SL. En la presentes actuaciones
impugna la junta general de socios de 28 de noviembre de 2008 de la sociedad demandada en la que se
acordó: (i) Aprobar las cuentas anuales, el informe de gestión y la aplicación de resultado de los ejercicios
cerrados a 31 de mayo de 2007 y 31 de mayo de 2008; (ii) Aprobar las cuentas anuales, el informe de
gestión y la aplicación de resultado de los ejercicios 2001 a 2008; (iii) Modificar el numero de miembros del
consejo de administración y, por último, (iv) modificar la fecha de cierre del ejercicio social.

SEGUNDO. En el primero de los motivos de impugnación de la referida junta se invocó defecto en la


convocatoria. Ese defecto consistía en que el presidente del consejo de administración no tiene delegada la
facultad de convocar junta por sí mismo sino que tiene que ser el propio consejo, el cual, señala la actora,
en su reunión de 30 de junio de 2008, sí acordó la convocatoria de esa junta, pero con errores como señalar
la convocatoria del socio único , cuando en realidad hay más de un socio, y lo que es más importante, no
fijar lugar, ni fecha y hora, con infracción de los arts. 45 y 46 de la Ley de Sociedades de Responsabilidad
Limitada (LSRL ).

Debe precisarse que fue el consejo quien, finalmente, convocó, aunque con los errores que se dirán,
y no el presidente del consejo. Si bien es cierto que la referencia a convocar a un socio único es un error
manifiesto que no acarrea ninguna consecuencia grave, y que fácilmente se advierte que se debe a un
descuido ya que nadie ha puesto en duda de existencia de más de un socio, no lo es el hecho acreditado de
que en la convocatoria no se fijó ni la fecha, ni la hora, ni el lugar de su celebración. Ciertamente, como
apunta la sentencia recurrida, la omisión del lugar de celebración no reviste especial trascendencia ya que
la Ley fija como lugar de celebración de la junta el del domicilio social, aunque luego éste pueda ser
cambiado por determinadas exigencias externas (como, por ejemplo, la presencia de fedatario público). Sin
embargo, la fecha y la hora sí que revisten la trascendencia e importancia oportunas por razones obvias. No
puede dejarse en manos del presidente del consejo de administración la fijación de la fecha y hora de
celebración de la junta como aconteció en las presentes actuaciones en que el acuerdo del consejo sólo
indicó que se acordaba la convocatoria de la entidad a fin de que se decidiera sobre los puntos del orden
del día señalados porque, como señalan las STS de 4 de diciembre de 2002 o la de 14 de marzo de 2005 ,
la facultad del presidente deriva de que haya sido convocada la junta por los administradores (entendido
que si es un órgano colegiado, por el consejo de administración), limitándose aquel a firmar el anuncio de
convocatoria, sin que pueda él, personal y unilateralmente, acordarla.

TERCERO. Ahora bien, en las presentes actuaciones debe recordarse que la actora no acudió al
consejo de administración que convocó a la junta impugnada y con conocimiento de lo que allí se iba a
acordar (doc. 6 de la contestación) dejó transcurrir el plazo para impugnar esos defectos de convocatoria.
También hay constancia de que la actora conoció la convocatoria en sus términos de la junta impugnada
(doc. 10 de la contestación). Por último, la actora solicitó información de los puntos a tratar en el orden del
día de la junta impugnada y asistió y participó en la misma. De todo ello se debe concluir que los aludidos
defectos de convocatoria, con esos antecedentes, no tienen la entidad suficiente como para invalidar todos
los acuerdos adoptados en la junta impugnada. En tal sentido debe desestimarse el recurso formulado por
la parte demandante circunscrito a combatir la desestimación de la impugnación de todos los acuerdos de la
junta de 28 de noviembre de 2008 por defectos de convocatoria.

CUARTO. Igual suerte debe correr la impugnación formulada por la sociedad demandada y el recurso
de la parte actora tendente a extender la nulidad a todos los acuerdos sociales impugnados por infracción
del derecho de información del socio. En ellos se impugna el pronunciamiento declarativo de la nulidad de
los acuerdos primero y segundo de la junta impugnada por infracción del derecho de información. Al
respecto se ha de recordar que el derecho de información tiene, en el seno de las sociedades, dos distintas
manifestaciones.

Una se contemplada en el artículo 51 de la LSRL y está referida a los asuntos comprendidos en el


orden del día de una determinada junta general. Su característica principal es que queda confiada a la
iniciativa del socio, mediante una solicitud (escrita antes de la reunión ó verbal en la misma), sin la cual no
nace para la sociedad, por medio de su órgano de administración, el deber de información.

La otra se relaciona con determinadas relevantes vicisitudes de la sociedad como pueden ser las
modificaciones estatutarias o la aprobación de cuentas anuales, reguladas en los artículos 144.1 c y 212.2
del Texto Refundido de la Ley de Sociedades Anónimas (TRLSA ) y los análogos de la LSRL.

2
Centro de Documentación Judicial

QUINTO. La primera de las aludidas vertientes del derecho de información a que se contrae las
presentes actuaciones, viene constituida por el ejercicio de tal derecho antes de la celebración de la junta.
Aquél se vulnera cuando la publicidad de los datos interesados, que no perjudica a los intereses sociales, se
niega al socio la documentación solicitada o bien se proporciona una respuesta inadecuada por no
corresponder a lo peticionado, o no ser exactos, o bien por no remitirlos con la antelación suficiente. Es
decir, en definitiva, cuando no se proporciona (entendiéndose cumplida tal obligación, rectius, cuando se
pone a disposición del interesado) por parte del órgano de administración social la información pretendida.
Lo anterior debe necesariamente modularse con la toma en consideración de la propia diligencia del socio
requirente al respecto (como ya destacó la STS de 11 de noviembre de 1998 ) así como del momento y
naturaleza de la información solicitada, lo que debe ser puesto en consideración, por lo dicho, con la
posibilidad de que la falta o defecto de información previa quede contrarrestado por las aclaraciones en
momento de la celebración de la junta tal y como han destacado las SSTS de 22 de marzo de 2.000 ó la de
26 marzo de 2.001 .

SEXTO. En primer lugar la parte demandante impugnó por infracción de su derecho de información el
acuerdo primero de los adoptados en la junta dado que no constaba que la sociedad demandada, en su
condición de socio único de sus sociedades filiales, se hubiera constituido en junta de socios por medio de
sesión del consejo de administración celebrada a los indicados efectos. Se ha acreditado que la sociedad
demandada participa en un 100% en las sociedades Badía Asociados Correduría de Seguros SA y
Organización de Archivos del Valles SL. También se ha acreditado que el consejo de administración de la
sociedad demandada lo forman Narciso , y sus hijos Saturnino , Ana María y la actora, Adoracion . También
se ha acreditado que Saturnino es desde la constitución de la sociedad demandada su consejero delegado.
Este motivo de nulidad debe ser desestimado. No se revela qué relación puede haber entre las actas de las
juntas participadas y la aprobación de los acuerdos primero y segundo de la junta. Las referidas sociedades
participadas son sociedades unipersonales de las que no hay junta de socios de la que informar pues solo
hay decisiones del socio/accionista único.

En cuanto al segundo de los motivos que justificaron la infracción del derecho de información, esto es
la denuncia de que no constaba la regularización de la partida de deudas a largo plazo en los balances de
2007 y 2008, debemos señalar que, en el acta de junta, se observa que el órgano de administración
manifestó que, de acuerdo con el art. 51 LSRL , daría cumplida contestación a la actora de lo peticionado
por ella. No consta que así se hiciera. En el informe de auditoria elaborado por Jose Francisco (Doc. 4 de la
demanda) referente al ejercicio contable cerrado a 31 de mayo de 2006 se señala, como conclusión, que
debido a la gran importancia de las limitaciones al alcance de mi auditoria descritas en los párrafos
anteriores, no puedo expresar una opinión sobre las cuentas anuales de 2006. En el anterior punto del
informe de auditoria (f.57) se advierte que la sociedad ha contabilizado, como deuda a largo plazo, las
deudas correspondientes a la compra de las participaciones de la empresa Badía y Asociados Correduría
de Seguros SAU, que a 31 de mayo de 2006, tenían un vencimiento inferior al año y que ascendía
44.400,77 euros, con infracción del Plan General de Contabilidad. Asimismo la sociedad ha contabilizado
como menor valor de la deuda pendiente, los intereses generados desde la formulación del préstamo el 24
de mayo de 2001, incumpliéndose los principios contables y las normas de valoración descrito en el PGC.
En el informe de auditoria elaborado por Tabularis Auditores SLP sobre las cuentas anuales cerradas a 31
de mayo de 2008 (que obra en las actuaciones a fs. 356 a 359) se advierte que debido a la gran importancia
de la limitaciones al alcance de nuestra auditoria descritas en los párrafos 3 y 4, y con independencia del
efecto de las salvedades descritas en los párrafos 5 a 8, no podemos expresar una opinión sobre las
cuentas anuales del ejercicio cerrado el 31 de mayo de 2008 adjuntas .

Sin embargo lo anterior no afecta, contrariamente a lo sostenido por la sentencia de primera instancia,
al derecho de información del socio sino, realmente, a si las cuentas aprobadas son reflejo fiel de la
contabilidad de la sociedad. Este motivo de impugnación, aún de manera breve pero suficiente, se justificó
en el escrito de demanda para pretender la nulidad del acuerdo social de aprobación de cuentas. Es por ello
que atendidas las conclusiones de dichos informes de auditorias resulta claro que debe confirmarse el
pronunciamiento combatido pero no por infracción del derecho de información sino por infracción del art.
34.2 Código de Comercio y arts. 86 LSRL y 171 y ss. del TRLSA. De ahí que no acreditada la imagen fiel de
la sociedad deba mantenerse el pronunciamiento apelado. Es por todo ello que procede desestimar el
recurso promovido por la parte demandante.

SÉPTIMO. En cuanto a las costas causadas en esta instancia, las mismas se imponen a cada parte
apelante al haberse desestimado sus recursos.

FALLO

3
Centro de Documentación Judicial

DESESTIMAMOS el recurso de apelación interpuesto por Adoracion y el formulado por BADÍA Y


ASOCIADOS, GESTIÓN DE PATRIMONIOS, S.L. contra la sentencia dictada por el Juzgado Mercantil
número Tres de Barcelona, en autos de los que dimana el presente Rollo, la que CONFIRMAMOS e
imponemos las costas devengadas en estada alzada a cada parte apelante.

Contra la presente resolución podrán las partes legitimadas preparar recurso de casación y/o
extraordinario por infracción procesal, ante este Tribunal, en el plazo de los cinco días siguientes al de su
notificación conforme a los criterios legales y jurisprudenciales de aplicación.

Una vez firme la presente resolución devuélvanse al Juzgado de su procedencia dejándose


testimonio suficiente a los efectos oportunos.

Así por esta nuestra Sentencia lo pronunciamos, mandamos y firmamos los Magistrados integrantes
del Tribunal.

PUBLICACIÓN.- Leída y publicada, fue la anterior sentencia en el mismo día de su fecha por el Sr.
Magistrado Ponente, celebrando audiencia pública. Doy fe.