Está en la página 1de 10

Vísperas  de    

san  Isidro  Labrador  
                                                       

Dios  mío,  ven  en  mi  auxilio.    Señor,  date  prisa  en  socorrerme.   Gloria   al   Padre,   al   Hijo   y   al   Espíritu   Santo.   Como   era   en   el   principio,  ahora  y  siempre,  por  los  siglos  de  los  siglos,  Amén  

 

Himno  a  san  Isidro  
 
OH,  GLORIOSO  SAN  ISIDRO,  
RUEGA  POR  LOS  PECADORES   DANOS  EL  AGUA  DE  GRACIA   A  LOS  BUENOS  LABRADORES.    

Oh,  glorioso  san  Isidro,   tú  que  fuiste  un  gran  santo,   te  pedimos  por  favor   que  haga  bueno  para  el  campo.  
 

Este  pueblo  agradecido   te  pide  con  humildad   que  libres  a  nuestros  campos   de  una  mala  tempestad.  
 

Siempre  te  pedimos  agua,   y  también  que  haga  bueno.   Hoy  te  queremos  pedir   las  bendiciones  del  cielo.         Danos  fuerza  san  Isidro   para  Becerril  de  Campos.   Con  fervor  te  lo  pedimos,   en  tu  fiesta,  los  hermanos.    
 

Oh  glorioso  san  Isidro,   tú  que  tienes  el  poder   pon  el  candado  a  las  nubes   para  que  deje  de  llover.      

Antífona  1:  Alabad  al  Señor,  todos  sus  santos,  Aleluya     Alabad,  siervos  del  Señor,     alabad  el  nombre  del  Señor.     Bendito  sea  el  nombre  del  Señor,     ahora  y  por  siempre:     de  la  salida  del  sol  hasta  su  ocaso,     alabado  sea  el  nombre  del  Señor.  
 

El  Señor  se  eleva  sobre  todos  los  pueblos,     su  gloria  sobre  los  cielos.     ¿Quién  como  el  Señor,  Dios  nuestro,     que  se  eleva  en  su  trono     y  se  abaja  para  mirar  al  cielo  y  a  la  tierra?  
 

Levanta  del  polvo  al  desvalido,     alza  de  la  basura  al  pobre,     para  sentarlo  con  los  príncipes,     los  príncipes  de  su  pueblo;     a  la  estéril  le  da  un  puesto  en  la  casa,     como  madre  feliz  de  hijos.  
 

Antífona  1:  Alabad  al  Señor,  todos  sus  santos,  Aleluya     Antífona  2:  Dichosos  los  que  tienen  hambre  y  sed  de  la  justicia,   porque  ellos  quedarán  saciados.  
 

Alaba,  alma  mía,  al  Señor:     alabaré  al  Señor  mientras  viva,     tañeré  para  mi  Dios  mientras  exista.  
 

No  confiéis  en  los  príncipes,     seres  de  polvo  que  no  pueden  salvar;     exhalan  el  espíritu  y  vuelven  al  polvo,     ese  día  perecen  sus  planes.     Dichoso  a  quien  auxilia  el  Dios  de  Jacob,     el  que  espera  en  el  Señor,  su  Dios,    

que  hizo  el  cielo  y  la  tierra,     el  mar  y  cuanto  hay  en  él;  
 

que  mantiene  su  fidelidad  perpetuamente,       que  hace  justicia  a  los  oprimidos,     que  da  pan  a  los  hambrientos.  
 

El  Señor  liberta  a  los  cautivos,       el  Señor  abre  los  ojos  al  ciego,     el  Señor  endereza  a  los  que  ya  se  doblan,     el  Señor  ama  a  los  justos.  
 

El  Señor  guarda  a  los  peregrinos,     sustenta  al  huérfano  y  a  la  viuda     y  trastorna  el  camino  de  los  malvados.  
 

El  Señor  reina  eternamente,     tu  Dios,  Sión,  de  edad  en  edad.     Antífona  2:  Dichosos  los  que  tienen  hambre  y  sed  de  la  justicia,   porque  ellos  quedarán  saciados.     Antífona  3:    Bendito  sea  Dios  ,que  nos  ha  elegido  para  ser  santos   e  inmaculados  en  el  amor.     Bendito  sea  Dios,    Padre  de  nuestro  Señor  Jesucristo,     que  nos  ha  bendecido  en  la  persona  de  Cristo     con  toda  clase  de  bienes  espirituales  y  celestiales.  
 

Él  nos  eligió  en  la  persona  de  Cristo,     antes  de  crear  el  mundo,     para  que  fuésemos  santos     e  irreprochables  ante  él  por  el  amor.  
 

Él  nos  ha  destinado  en  la  persona  de  Cristo,     por  pura  iniciativa  suya,  a  ser  sus  hijos,     para  que  la  gloria  de  su  gracia,     que  tan  generosamente  nos  ha  concedido    

en  su  querido  Hijo,  redunde  en  alabanza  suya.  
 

Por  este  Hijo,  por  su  sangre,       hemos  recibido  la  redención,  el  perdón  de  los  pecados.     El  tesoro  de  su  gracia,  sabiduría  y  prudencia     ha  sido  un  derroche  para  con  nosotros,     dándonos  a  conocer  el  misterio  de  su  voluntad.  
 

Este  es  el  plan  que  había  proyectado  realizar     por  Cristo  cuando  llegase  el  momento  culminante:     recapitular  en  Cristo  todas  las  cosas  del  cielo  y  de  la  tierra.     Antífona  3:    Bendito  sea  Dios  ,que  nos  ha  elegido  para  ser  santos   e  inmaculados  en  el  amor.     Lectura  breve:  Filipenses  3,  7-­8     Todo   lo   que   para   mí   era   ganancia   lo   consideré   pérdida   comparado  con  Cristo:  más  aún,  todo  lo  estimo  en  pérdida   Comparado   con   la   excelencia   del   conocimiento   de   Cristo   Jesús,   mi   Señor.   Por   Él   lo   perdí   todo,   y   todo   lo   estimo   en   basura   con   tal   de  ganar  a  Cristo.     Responsorio  breve     R./  El  Señor  lo  amó  y  lo  enalteció,  aleluya,  aleluya.   V./  El  Señor  lo  amó  y  lo  enalteció,  aleluya,  aleluya.   R./  Lo  revistió  con  vestidura  de  gloria.   V./  Aleluya,  aleluya.   R./  Gloria  al  Padre,  y  al  Hijo,  y  al  Espíritu  Santo   V./  El  Señor  lo  amó  y  lo  enalteció,  aleluya,  aleluya.       Cántico  evangélico     Antífona:   Lo   asemejaré   a   un   hombre   prudente,   que   edificó   su   casa  sobre  la  roca.    

Proclama  mi  alma  la  grandeza  del  Señor,   se  alegra  mi  espíritu  en  Dios,  mi  salvador;   porque  ha  mirado  la  humillación  de  su  esclava.  
 

Desde  ahora  me  felicitarán  todas  las  generaciones   porque  el  Poderoso  ha  hecho  obras  grandes  por  mí:   su  nombre  es  santo,   y  Su  misericordia  llega  a  sus  fieles   de  generación  en  generación.  
 

Él  hace  proezas  con  su  brazo:   dispersa  a  los  soberbios  de  corazón,   derriba  del  trono  a  los  poderosos   y  enaltece  a  los  humildes,   a  los  hambrientos  los  colma  de  bienes   y  a  los  ricos  los  despide  vacíos.  
 

Auxilia  a  Israel  su  pueblo,  acordándose  de  la  misericordia   ―como  lo  había  prometido  a  nuestros  padres―   en  favor  de  Abraham  y  su  descendencia  por  siempre.     Antífona:   Lo   asemejaré   a   un   hombre   prudente,   que   edificó   su   casa  sobre  la  roca.     Preces     Pidamos  a  Dios  Padre  que  con  la  intercesión  y  el  ejemplo  de  san   Isidro,  nos  impulse  a  una  vida  santa.  
 

1.   Por   nuestra   comunidad   parroquial   de   Becerril   de   Campos,   y   por   todos   los   que   compartimos   una   misma   fe,   una   misma   esperanza,  y  una  misma  caridad,  oremos.   condiciones  poco  dignas  y  sin  seguridad  ante  el  futuro,  oremos.  
 

2.   Por   todos   los   gobernantes   y   por   las   distintas   entidades   y   asociaciones   que   trabajan   al   servicio   de   la   sociedad,   y   de   nuestro   pueblo,  oremos.  
 

3.  Por  los  que  no  tienen  trabajo;  por  los  que  han  de  trabajar  en    
 

4.  Por  los  agricultores  y  ganaderos  de  nuestro  pueblo,  provincia   y  región:  para  que  conserven  sus  valores  humanos  y  cristianos,  y   confine,   a   semejanza   de   san   Isidro,   no   solo   en   su   trabajo   sino   también  en  la  Providencia  de  Dios.  Oremos.  
 

5.  Por  los  que  sufren  el  dolor  de  la  guerra  o  del  hambre;  por  los   refugiados;   por   los   que   son   víctimas   de   la   violencia,   de   la   discriminación,  o  la  falta  de  medios  y  posibilidades,  oremos.  
 

6.   Por   todos   los   difuntos,   especialmente   los   fallecidos   en   el   ultimo  año,  los  agricultores  y  los  cofrades  de  san  Isidro  que  han   muerto  recientemente,  oremos.     Padre  nuestro     Oremos     Oh  Dios,  autor  de  la  naturaleza  y  de  la  gracia,  admirable  en  todos   tus   santos   y   singularmente   en   nuestro   glorioso   san   Isidro   Labrador,   a   quien   hiciste   muy   popular,   y   por   cuyo   medio   quieres   remediar  nuestras  necesidades,  socorrernos  en  nuestros  peligros   y  enriquecernos  con  tus  dones:  dígnate,  Señor,  por  su  intercesión   y  sus  méritos,  librarnos  de  todo  mal  y  concedernos  la  gracia  que   te  pedimos.  Por  Jesucristo  nuestro  Señor.     Vida  de  san  Isidro     San   Isidro   es,   por   excelencia,   el   patrón   del   campo,   el   santo   a   quienes  muchos  acuden  para  pedir  las  buenas  cosechas.     La  mayoría  de  los  historiadores  sitúan  su  nacimiento  a  finales  del   siglo   XI,   en   1080.   Madrid   por   aquellos   tiempos   era   un   pueblo   agrícola,  y  la  capital  hispánica  estaba  en  Toledo.  Las  tradiciones   sitúan  su  bautizo  en  la  iglesia  de  San  Andrés.  El  nombre  de  Isidro   (que   es   una   derivación   de   Isidoro)   lo   recibió   en   honor   al   Arzobispo  San  Isidoro  de  Sevilla.    

La   mayor   parte   de   datos   que   conocemos   de   su   vida   nos   han   llegado  a  través  de  Juan  Diácono,  que  en  el  siglo  XIII  escribió  su   biografía.  Él  nos  retrata  a  un  hombre  ejemplar,  de  buen  corazón   y  muy  bondadoso  con  los  más  necesitados.       Parece  ser  que  una  de  las  primeras  ocupaciones  de  Isidro  fue  la   de   pocero,   al   servicio   de   la   familia   Vera,   en   Torrelaguna,   hasta   que  contrajo  matrimonio  con  Santa  María  de  la  Cabeza.  Fruto  de   su   matrimonio   fue   su   hijo   Illán.   Al   cabo   de   unos   años   la   familia   regresó  a  Madrid,  para  cuidar  las  tierras  de  la  familia  Vargas.  En   ese   momento   Isidro   realizó   las   tareas   de   labrador   y   pasó   a   ser   conocido  popularmente  como  "Isidro  labrador".         Isidro   y   su   mujer   forman   uno   de   esos   pocos   matrimonios   a   los   que   la   Iglesia   a   elevado   a   los   altares.   La   mayoría   de   los   santos   están   enmarcados   en   la   vida   célibe   y   consagrada.   Sólo   un   pequeño   número   de   santos   pertenece   al   grupo   de   los   casados.   Isidro,   proclamado   por   Juan   XXIII   patrono   de   todos   los   labradores   españoles,   fue   el   primer   laico   llevado   a   los   altares.   Fue  simplemente  un  laico,  casado  y  con  un  hijo,  que  se  santificó   con  el  trabajo  cotidiano  y  con  la  vida  familiar.     San  Isidro,  dejando  la  labor  del  campo,  visitaba  muchas  Iglesias  y   rezaba   en   ellas.   Esto   le   creó   problemas   con   sus   compañeros   de   faenas.   Isidro   se   puso   a   servir   a   un   labrador   de   Madrid,   para   el   que   trabajaba   escrupulosamente.   Cierto   día,   le   soplaron   al   oído   del   amo   unos   jornaleros:   “Señor,   Isidro   se   levanta   al   amanecer,   recorre   todas   la   iglesias   de   Madrid   para   hacer   oración,   viene   al   trabajo  y  no  hace  ni  la  mitad  de  lo  que  debía  hacer”.       Iván   de   Vargas   se   levantó   temprano   y   se   dirigió   hacia   su   finca.   Efectivamente,   Isidro   aún   no   había   llegado.   Se   escondió   a   cierta   distancia,  y  cuando  lo  vio  venir,  se  fue  a  su  encuentro,  dispuesto   a   reprenderle   duramente.   Pero   su   sorpresa   fue   grande   cuando   al   acercarse  vio  que,  junto  a  la  yunta   del   santo,   había   otras   dos   que   araban  con  la  de  San  Isidro.  Iván  de  Vargas  se  quedó  perplejo.  Y  

reflexionaba:   “Si   Isidro   no   tenía   a   nadie   que   le   ayudase,   no   cabía   duda   que  es  obra  del  cielo”.     “Isidro,   te   ruego   por   Dios   a   quien   sirves   con   fidelidad,   que   me   digas   quienes  eran  los  que  te  ayudaban  en  la   labranza.  Los  he  visto  con  mis  ojos  y  de   repente   han   desaparecido”   –le   preguntó   Iván   de   Vargas.   E   Isidro   le   respondió:   “En   presencia   de   Dios,   a   quien   sirvo   honradamente,   os   digo   que   no  he  llamado  ni  visto  a  nadie  que  me   ayude,  sino  sólo  a  Dios,  a  quien  invoco   y  tengo  en  mi  amparo”.       Iván   de   Vargas   comprendió   que   la   mano   de   Dios   estaba   con   su   criado.   Al   despedirse   de   Isidro,   le   confesó:   “Menosprecio   lo   que   me  dijeron  de  ti  los  aduladores  y  chismosos.  De  ahora  en  adelante   pongo   bajo   tu   mano   todo   lo   que   poseo   en   este   campo   y   dejo   a   tu   libre  voluntad  cuanto  se  ha  de  hacer”.     Sobre   la   figura   del   santo   se   han   vestido   muchas   narraciones   populares.  Además  de  los  bueyes  arando,  es  conocida  la  tradición   de   "la   olla   de   San   Isidro".   Se   cuenta   que,   cada   año,   Isidro   organizaba   una   gran   comida   popular   donde   eran   invitados   los   más   pobres   y   marginados   de   Madrid.   Sin   embargo,   en   una   ocasión   el   número   de   presentes   superó   lo   previsto   y   la   comida   que  habían  preparado  no  llegaba  ni  a  la  mitad  de  los  convocados.   Isidro   metió   el   puchero   en   la   olla   y   la   comida   se   multiplicó   "milagrosamente":  hubo  para  todos  y  sobró.       Otro  relato  que  nos  dice  que  en  un  año  de  sequía,  temiendo  por   las  cosechas,  Isidro  con  un  golpe  de  su  azada  hizo  salir  un  chorro   de  agua  del  suelo;  tanta  que  pudo  abastecer  toda  la  ciudad.       En   este   apartado   de   "prodigios"   no   podemos   dejar   de   lado   una  

curación  atribuida  a  san  Isidro  y  que  le  valió  la  beatificación.  En   tiempos   del   rey   Felipe   III   (1578-­‐1621)   habiendo   caído   gravemente  enfermo,  a  su  regreso  de  Lisboa,  en  Casarrubios  del   Monte   (Toledo),   le   fue   llevado   el   cuerpo   de   San   Isidro   hasta   su   estancia  real,  y  el  monarca  sanó  milagrosamente.  La  beatificación   tuvo  lugar  el  14  de  abril  de  1619,  y  tres  años  más  tarde,  el  12  de   marzo   de   1622,   el   Papa   Gregorio   XV   lo   canonizaría   junto   a   personajes   tan   extraordinarios   como   santa   Teresa   de   Ávila,   san   Ignacio  de  Loyola  y  san  Francisco  Javier.  A  los  43  años  de  haber   sido   sepultado,   en   1163,   sacaron   del   sepulcro   su   cadáver   y   estaba  incorrupto,  como  si  estuviera  recién  muerto.     El   aprecio   y   la   devoción   a   San   Isidro   es   notable   para   todas   aquellas   personas   que   trabajan   en   el   campo,   por   lo   que   es   el   patrón   de   los   campesinos   y   de   los   viticultores,   así   como   de   los   ingenieros  técnicos  agrícolas.    San  Isidro  Labrador  es  también  el   patrón  de  la  ciudad  de  Madrid.  Su  protección  a  los  campesinos  y   labradores  españoles  así  como  de  todos  los  agricultores  católicos   del   mundo   fue   declarada   por   el   Papa   Juan   XXIII.   Se   le   puede   invocar  para  que  llueva  y  para  tener  una  buena  cosecha.     Otro   de   los   ejemplos   de   Isidro   es   su   carácter   generoso   y   caritativo.   Lo   que   ganaba   como   jornalero,   lo   distribuía   en   tres   partes:   una   para   el   templo,   otra   para   los   pobres   y   otra   para   su   familia   (él,   su   esposa   y   su   hijo).   Un   último   ejemplo   podemos   encontrarlo,   incluso,   en   el   momento   de   enfrentarse   a   su   propia   muerte.   En   1130,   sintiendo   que   iba   a   morir,   hizo   humilde   confesión  de  sus  pecados  y  recomendó  a  sus  familiares  y  amigos   que   tuvieran   mucho   amor   a   Dios   y   mucha   caridad   con   el   prójimo   y  murió  santamente,  como  había  vivido.       Sin   lugar   a   dudas,   Isidro   es   uno   de   los   mejores   ejemplos   a   imitar,   por   todo   cristiano,   por   su   sencillez,   laboriosidad   y   profunda   fe.   Es,   además,   un   ejemplo   visible   de   que   es   posible   alcanzar   la   santidad   en   la   vida   ordinaria   y   en   la   vida   matrimonial,   en   los   trabajos  de  cada  día  y  dentro  de  los  muros  domésticos.