Está en la página 1de 2

Sistema respiratorio

El sistema respiratorio y sus pulmones nos permite incorporar el oxígeno que nos da la energía
para vivir y expulsar el dióxido de carbono que no necesitamos.

El aire entra por la nariz, continua su recorrido, al pasar por los cilios realiza su proceso de
filtración, luego pasa los senos paranasales para regular la temperatura, continua su camino y
recorre por la faringe y laringe , después el aire pasa por las cuerdas vocales, luego pasa por la
epiglotis que tiene como función evitar que entre alimentos a los pulmones, desciende por la
tráquea donde nuevamente el aire es filtrado por los cilios, continua su recorrido y al llegar a los
bronquios se va ramificando y entra a los pulmones de manera que se va encogiendo para realizar
la hematosis, que significa la sangre se oxigena y los desechos se eliminan y finaliza su proceso.

El aparato respiratorio es un sistema primordial ya que elimina el dióxido de carbono y lleva el


oxígeno a cada célula de nuestro cuerpo. Cada célula de nuestro cuerpo necesita un suministro
continuo de oxígeno para producir energía, crecer, repararse y mantener sus funciones vitales.

También es un gran sistema de reciclaje, calienta, filtra e introduce a nuestro cuerpo el oxigeno y
al mismo tiempo que elimina el dióxido de carbono, que es desecho del metabolismo de las
células.

El aire entra por los orificios hacia las fosas nasales, unas cavidades donde el aire se calienta y se
humedece, en el camino el aire debe atravesar una membrana de minúsculos filamentos llamados
CILIOS, mediante sus movimientos los cilios son los encargados de transportar la mucosidad que
actúa como barrera la cual filtra el aire y el polvo. El aire pasa también por otras cavidades
ubicadas alrededor de los ojos llamados senos paranasales que están compuestos por 8 pasadizos
en total que colaboran en el filtrado y acondicionamiento acercándose a una temperatura de 37
grados.

sigue su camino por la faringe que está ubicada en la parte de atrás de la boca y se divide en dos
caminos, uno que es el esófago que es parte del aparato digestivo y el otro llamado laringe que es
por donde viaja el aire hacia los pulmones.

Cada vez que tragamos un alimento la laringe se desplaza hacia arriba y la epiglotis que es el
cartílago que se encuentra en parte superior se mueve constantemente ya que su trabajo es evitar
que los alimentos vayan a parar a los pulmones.

Una vez que el aire continuo su camino por la laringe pasa por las cuerdas vocales, luego sigue
hacia un conducto llamado tráquea que mide aprox. Unos 12 cm y este compuesto por anillos de
cartílagos en forma de C que están abiertos en la parte de atrás, en su interior tiene posee una
mucosa que tiene cilios similares al de las fosas nasales (encargada de filtrar, eliminar el polvo y los
microorganismos)

A la altura del corazón la tráquea se divide en dos conductos tubulares llamados los bronquios,
ellos tienen la estructura de un árbol, se van ramificando en conductos cada vez más delgados a
medida que se adentran a los pulmones, al igual que la tráquea están formados de anillos de
cartílagos que tienen en su parte interna cubierta de mucosa.

Después de un largo viaje el aire llega a los pulmones el órgano principal del sistema respiratorio,
los pulmones tienen forma de cono y pesan 1 kilo y medio cada uno, están formados por tejidos
elásticos lo que permite que se expanda y se contraigan en sincronía con la caja torácica, cada
pulmón se divide en lóbulos, el pulmón derecho tiene 3 lóbulos y el izquierdo 2 para darle un
espacio al corazón.

Los pulmones están recubiertos por una membrana llamados pleura visceral y interior de la caja
torácica está cubierta por otra membrana llamada pleura parietal, entre ambas hay una mínima
cantidad de fluidos llamado liquido pleural que permite que los pulmones se deslicen sin problema
durante la respiración.

El aire recorre los bronquios y al entrar a los pulmones empiezan a ramificarse y hacerse más
pequeños, así los primeros en recibirlos serán los bronquios lobulares o secundarios luego los
bronquios segmentarios o terciarios y al final llegan de un tamaño microscópicos llamados
bronquiolos, ellos en su interior se subdividen y forman unas pequeñas bolsas por un conjunto de
alveolos pulmonares, compuestas por unos sacos de aire, en los pulmones tenemos entre 200 y
700 millones de alveolos.

Es en los alveolos donde se produce unos de los pasos más importante del sistema la hematosis,
gracias a este proceso incorporamos el oxígeno en el aire y eliminamos el dióxido de carbono

Siempre queda una mínima de cantidad de aire en los pulmones de Mas o menos 1 litro llamado
volumen de aire residual, esta reserva mantiene abiertos los alveolos para que cuando vuelvan a
incorporar el oxígeno, lo hagan con mayor facilidad si después de cada respiración eliminada todo
el aire los alveolos colapsarían.

En resumen, apenas fue inspirado el aire ya fue humedecido, calentado y filtrado del polvo.

El sistema respiratorio y sus pulmones nos permite incorporar el oxigeno que nos da la energía
para vivir y expulsar el dióxido de carbono que no necesitamos.

El aire entra por la nariz y continua su recorrido, se filtra por los cilios, luego pasa los senos
paranasales para regular la temperatura, luego recorre por la faringe y laringe , después pasan por
las cuerdas vocales, luego pasa por la epiglotis que tiene como función evitar que entre alimentos
a los pulmones, luego desciende por la tráquea donde nuevamente el aire es filtrado por los cilios,
luego al llegar a los bronquios que se van ramificando y al entrar a los pulmones se van
encogiendo para realizar la hematosis, donde la sangre se oxigena y los desechos se eliminan.

También podría gustarte