Está en la página 1de 5

Semana Santa

Alumno: J. Ricardo Soria Galvarro Guerra


Curso : 6to. “B” Primaria
Historia y significado de la Semana Santa

Durante Semana Santa los cristianos celebran ritos solemnes para conmemorar la
pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo.

La Semana Santa, en el año litúrgico cristiano, es la semana previa a la Pascua


que comienza con el Domingo de Ramos. Se celebran ritos solemnes para
conmemorar la pasión, muerte y Resurrección de Jesucristo.

Celebraciones especiales recuerdan la institución de la eucaristía en el Jueves


Santo; lecturas de las Sagradas Escrituras, oraciones solemnes, y la veneración
de la cruz recuerdan la crucifixión de Cristo el Viernes Santo. El Sábado Santo se
conmemora el entierro de Cristo; los oficios de vigilia de medianoche inauguran la
celebración de la Pascua de Resurrección.

Semana Santa y Pascua: origen, símbolos y tradición Se acerca las


celebraciones por Semana Santa y Pascua, fechas fundamentales del calendario
cristiano en todo el mundo. Es una gran fiesta cargada de significados y
simbolismos religiosos, pero también de reuniones y encuentros familiares. ¿Qué
representa cada día de la Semana Santa? ¿Cuál es el origen del huevo de
Pascua? En este artículo develamos estas incógnitas y otros datos curiosos.
Cristianos o no, todos sabemos que a finales de marzo o principios de abril llega
un momento muy esperado por todos: la Semana Santa. Para algunos es una
excusa para tomarse unos días libres, pero para la mayoría es una semana donde
se afianza la fe católica y se celebran otras cosas ¿Cuáles? Fundamentalmente el
comienzo del cristianismo y los hechos que culminaron con la vida terrenal de
Jesús y que sentaron las bases de esta religión. A continuación, entérate qué
hechos se celebran durante los siete días de la Semana Santa.

Domingo de Ramos

Es el primer día de la semana de festejos y uno de los más importantes debido a


que este día representa la llegada de Jesús a Jerusalem. Los escritos establecen
que Jesús llegó montado sobre un borrico, preludio de su Pasión. Al llegar a la
Tierra Santa, sus fieles lo recibieron con fervor y gran entusiasmo, por eso este
día, tanto en las procesiones como en las iglesias, los creyentes llevan ramas de
olivo o de palma, como un símbolo de la fe renovada. Estas palmas se juntan en
muchas iglesias para luego ser quemadas más adelante como la fuente de las
cenizas usadas en los servicios del Miércoles de Ceniza.
Lunes Santo

El Lunes Santo es un día crucial, no tanto en los festejos y liturgias, sino en su


significado histórico. Luego de haber pasado la noche en Betania, Jesús vuelve a
la cercana Jerusalem y se dirige al templo, pero lo encuentra convertido en un
mercado, lleno de comerciantes dispuestos a hacer negocios entre ellos. Viendo el
fatídico espectáculo que tenía frente, Jesús se enfrenta a los vendedores y los
echa del lugar, argumentando que era un lugar sagrado al que había que respetar;
un lugar donde se iba a rendir culto.

Martes Santo
El principal suceso del Martes Santo fue el anuncio de la muerte del Señor. Ese
día se hallaba Jesús en casa de Simón, el leproso al que había curado
milagrosamente. Durante la cena una mujer hace su entrada en la casa, era
María. La mítica mujer arroja un perfume sobre los pies de Jesús, luego los besa y
seca con sus cabellos. Al ver esta escena, las personas de la casa se encolerizan
con ella, diciendo que el perfume podría haber servido como mercancía para
vender y beneficiar luego a los pobres. Sin embargo, ante el asombro general, el
Señor defiende a María diciendo: "Esto ha sido como una preparación para mi
entierro". El mito cristiano sostiene que es en este momento en el cual anuncia
Jesús su muerte, causando un gran pesar entre sus discípulos.

Miércoles Santo

El Miércoles Santo es el día de la entrega y la traición. Este día se recuerda el


momento en que Judas, uno de los doce discípulos del Señor, se pone de acuerdo
con los enemigos de Jesús y se ofrece a entregarlo a cambio de 30 monedas de
plata. Es el comienzo de la mortal confabulación.

Jueves Santo

El Jueves Santo, celebrado el jueves anterior al Domingo de Resurrección, se


trata del primer día del Triduo Pascual. En este día la Iglesia Católica conmemora
la institución de la Eucaristía en la Última Cena de Cristo. Durante los oficios de
ese día se celebra el lavatorio de pies, y la Eucaristía se reserva en el
"monumento", un altar eucarístico construido ex-profeso, y en la que se mantendrá
hasta el oficio del Viernes Santo. El lavatorio de pies representa el momento en
que Jesús llega al Cenáculo y lava los pies de sus discípulos uno a uno. Una vez
en la mesa se celebra la misa, donde el Señor ordena a sus apósteles sacerdotes
y les indica que de ese momento en adelante ellos celebrarían la misa. Cuando
finaliza la cena, Jesús se despide de su madre y sale en dirección a un huerto de
olivos, acompañado de algunos discípulos.

Esa misma noche, Jesús es entregado por Judas y puesto en prisión donde lo
interrogan durante toda la noche. Ese es uno de los días más importantes de la
Semana Santa y su festejo incluye procesiones desde la madrugada hasta el día
siguiente, el Viernes Santo.

Viernes Santo
Es un día crucial en la liturgia cristiana y la conmemoración de la muerte de Cristo
en la cruz. Luego de su encarcelamiento Jesús es sometido a un juicio, donde
sufre torturas aberrantes. Es en ese mismo momento donde recibe la corona de
espinas sobre su cabeza y le cargan la cruz. Así, Cristo recorre la ciudad de
Jerusalem con la pesada cruz de madera en dirección al Calvado. A horas del
mediodía el Señor es crucificado. Más tarde, para certificar su muerte le clavan
una lanza confirmando el fallecimiento. A la noche, los fieles desclavan el cuerpo
de Cristo y lo entregan a su madre, para finalmente enterrarlo en el sepulcro. Ese
mismo día Judas, arrepentido de su traición, se ahorca y acaba con su vida.
Durante el Viernes Santo se realiza la adoración del Árbol de la Cruz y el Via
Crucis. Es el único día del calendario litúrgico donde no se celebra la eucaristía.

Sábado Santo

Día de la Semana Santa en el que la Iglesia católica conmemora a Jesús en el


sepulcro. El sábado Jesús yacía en su tumba para el desconsuelo de los
apóstoles que estaban convencidos de que todo había acabado. Mientras tanto,
su madre recordaba las palabras del Señor cuando predecía "Al tercer día
resucitaré". En este día tiene lugar una de las principales celebraciones religiosas
de todo el año: la Vigilia Pascual, que se realiza luego de las 6 pm. La Vigilia es la
más grande y santísima noche del año, la celebración antigua más importante y
más rica de contenido. En ella se vela para expresar que los fieles siguen en la
espera, en la vigilancia y en la esperanza de la venida del Señor, del cumplimiento
del nuevo y definitivo paso con él.

Domingo de Resurrección

Se acuerdo con los escritos cristianos, el Domingo de Pascua es el día en el cual


Jesús salió de su sepulcro. Este hecho es fundamental para el cristianismo. La
historia cuenta que en cuanto se hace de día, tres mujeres van al sepulcro donde
Jesús estaba enterrado y ven que no está su cuerpo. Un Ángel les dice que ha
resucitado. Van donde está la Virgen con los Apóstoles y les dan la gran noticia.
Mientras tanto, Pedro y Juan corren al sepulcro y ven las vendas en el suelo. El
desconsuelo que habían tenido la noche anterior se transforma en un júbilo
general.

Rápidamente lo transmiten a los demás Apóstoles y discípulos y todos


permanecen con la Virgen en espera del gran momento de volver a encontrarse
con el Señor.
Fueron los primeros cristianos quienes transformaron la celebración de la Pascua
judía en la fiesta cristiana de la resurrección de Jesús de Nazaret, celebrada el
domingo siguiente a la luna llena, posterior al equinoccio de primavera (21 de
marzo).

Esta fiesta determina además el calendario móvil de otras fiestas, incluidas entre
ellas la Ascensión (la subida de Jesús al cielo) que se celebra 40 días después y
el Pentecostés, 10 días después de la Ascensión. La semana anterior a la Pascua
de Resurrección es la Semana Santa, que comienza con el Domingo de Ramos
que conmemora la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén.