LA CONVIVENCIA FAMILIAR

La convivencia familiar no es sólo pasar un tiempo juntos y conversar cosas sin importancia ni trascendencia, es en donde todos como integrantes de la familia contamos a los otros que tal fue nuestro día o algún problema que tengamos. En estos tiempos en que en las casas hay más de un televisor y aparte de eso t mbién a existe computador en la pieza, se va perdiendo el compartir como familia. El trabajo y las preocupaciones hacen que olvidemos la familia y nos preocupemos solamente de nuestro vivir y de lo que a nosotros nos pasa. ³Creo que para todos es claro, o debería serlo, que el amor es un valor fundamental para la familia. La familia es la escuela del amor, donde primero aprendemos a amar de pequeños; y de este aprendizaje primario del amor muchas veces depende si, más adelante en nuestra vida, nuestro amor es completo, íntegro, y enriquecedor. Si no hay amor en la familia, ¿en dónde lo habrá?´ No basta con sólo decir te quiero, también se necesita una caricia, un beso, un abrazo, algo físico que demuestre lo que decimos en palabras. El que haya en la casa un tiempo para compartir como familia todos juntos es importantísimo porque si los padres quieren saber qué es lo que hacen sus hijos o como les ha ido deben conversar. La convivencia familiar no es sólo pasar un tiempo juntos y conversar cosas sin importancia ni trascendencia, al contrario es donde todos como integrantes de la familia contamos a los otros que tal fue nuestro día en la escuela, puede ser también contar ¿cómo nos fue en el trabajo? o todas las cosas que pasaron en la casa e incluso hasta algo más personal como ¿cuáles son nuestros temores o anhelos? eso es compartir, darse un tiempo para interiorizarse en el otro. El que pueda haber un tiempo para conversar en la familia logra un cambio, porque de esa manera los hijos aprenderán con el ejemplo, todos los valores que se quieran enseñar, además se van conociendo más y se va fortaleciendo la familia como núcleo familiar y para que decir las relaciones familiares mejorarán notablemente. Como familia cristiana, debemos tener siempre presente el encuentro con el Señor en la oración personal y familiar, en la Eucaristía. Nos ayudarán a fortalecer el crecimiento en la fe. Una fe vivenciada en el seno de una familia comprometida. ³Una familia saludable sería aquella que logra cimentar un entorno físico y de relaciones del grupo familiar que favorezcan el desarrollo humano de sus miembros individualmente, y que les permita alcanzar su óptimo potencial, de acuerdo a sus expectativas y necesidades, tomando en cuenta su ser integral (físico, psíquico, emocional y espiritual), en un ambiente acogedor, contenedor, protector y que promueva la libertad´. Yo no digo que sea fácil de un día para otro conversar y querer interiorizarse en el otro si jamás se ha hecho, pero es mejor intentarlo que quedarse sin hacer nada, cruzados de brazos. Si ponemos las ganas, la voluntad de querer hacerlo, se puede no es IMPOSIBLE

La convivencia en la familia
La convivencia en la familia es muy importante para el equilibrio y la salud de cada uno de sus miembros. Es por ello que partir de una serie de consejos o normas para convivir en familia, puede contribuir positivamente, a la convivencia familiar. A continuación te detallamos una serie de normas, que puedes tener en cuenta para aplicar en tu familia a fin de mejorar la convivencia familiar: ‡ Es bueno desarrollar y estimular la comunicación familiar, por medio de charlas cotidianas entre sus miembros así como por medio de reuniones familiares.

sino perfectibles y es precisamente en nuestra vivienda familiar el lugar donde desarrollamos generalmente nuestra vida familiar y personal y aprendemos a practicar virtudes. horarios. Horarios en que se deberían compartir actividades. Un lugar donde se pueda convivir en armonía. es el nido donde hemos fundado un amor y una familia.‡ Planificar y organizar en base a la comunicación una forma de convi ir. etc. El amor sostiene el hogar y el hogar sostiene el amor. Aunque también lo sostiene un adecuado y . a disculpar. Se aprende a agradecer a Dios cada mañana por el milagro de la vida. Esto no quiere decir que tengamos un cielo sin tempestades. Simplemente. por ejemplo. quizá la responsabilidad más importante que tenemos en nuestras manos. ni desafíos. Nuestra vida de familia es parte de nuestra vida personal. a comprender. ni de que ésta sea cada día más espaciosa. En la vida familiar no sólo se aprende a ser feliz. disciplina. No debemos olvidar que nuestra vida personal y familiar es la mayor y mejor empresa del mundo. para evitar problemas. es fundamental preguntar. son fundamentales para establecer una armoniosa convivencia. lujosa o confortable. Existe una gran diferencia entre vivienda. a mejorar como personas. El hogar no es sólo amor. ni caminos sin accidentes. Se trata de que sea un lugar cada vez más propio e íntimo. ni trabajos sin cansancio. Existen múltiples soluciones que pueden ayudar a resolver un conflicto. el diálogo. Ser feliz es reconocer que vale la pena vivir la vida. Se aprende a reconocer las equivocaciones propias y a pedir perdón sinceramente. los valores como la tolerancia. quienes los habitan tendrían que acordar pautas y normas propias de convivencia. vivienda familiar y hogar. El hogar es nuestra defensa frente a la intemperie y la inclemencia del exterior. orden. la creatividad para buscar soluciones y las actitudes no violentas. también es colaboración. aunque nos hieran. el respeto. es saber establecer prioridades en nuestra vida. para conocer el punto de vista de la otra persona y para que ella conozca el nuestro. sin ver más allá. horarios de cada miembro de la familia para colaborar en tareas del hogar. ‡ En el caso de dormitorios compartidos. No somos perfectos. Crear un hogar es una tarea conjunta de mutua colaboración entre los que lo comparten. cuyos dividendos y utilidades sólo se miden en felicidad y paz interior. si una está bien. El aspecto familiar. ni decepciones. repetición de hábitos. La clave para resolverlo está en la capacidad de crear nuevas alternativas de solución. a mimar a los padres y a tener buenos amigos. los dormitorios. ‡ En el caso de muchos miembros familiares y pocos baños es bueno establecer horarios y tiempo de permanencia. Se aprende a recomenzar siempre y a saber que ser feliz no es tener una vida perfecta ni una familia perfecta. limpieza. No se trata solamente de tener una vivienda. ni periodos de crisis. Sólo nosotros podemos lograr que en vez de que vaya en decadencia sea una empresa exitosa. la otra también y viceversa. éste se agrava o se estanca. pero si las personas sólo se dedican a defender su posición. es mantener una ilusión común. Veamos: El hogar es nuestro cobijo. ni incomprensiones. horarios en que algún miembro esté realizando alguna actividad que requiera silencio o que requiera de algún lugar específico de la casa. ¿por qué? Y explicar nuestro por qué. por v ejemplo. ambas confluyen y se retroalimentan. sino a dejar de ser víctima de los problemas y volverse un actor de la propia historia. ‡ Si bien se recomienda que haya acordado una serie de normas y pautas de convivencia es bueno que también se respeten los gustos de cada uno en su espacio propio. allí queda a salvo nuestra vida privada. A besar a los hijos y al cónyuge. En la resolución de conflictos en la familia.

Es muy importante también. caminar juntos con unas diferencias equilibradas en las que se requiere el conocimiento propio y del otro y. seremos perdonados cuando nos equivoquemos. seremos festejados cuando tengamos logros. es la armonía y el amor de los esposos la que se transmite y queda a los hijos. los han educado en la libertad y en la responsabilidad En definitiva. Allí se aprende a renunciar al egoísmo. tengan optimismo en fundar sus propios hogares y sus propias familias. Allí seremos atendidos cuando caigamos enfermos. el lugar de nuestra libertad personal y de nuestra seguridad porque allí no hay nada ni nadie contra quien defenderse. seremos ayudados cuando fracasemos. en conocer y canalizar las propias emociones. Es nuestro espacio de inmunidad por excelencia. caminarán juntos sabiendo que sus hijos volarán algún día de su nido para construir el suyo propio. sino de que se complementen mutuamente. El hogar. especialmente. a forjar nuestro carácter y nuestra conducta. Para eso han educado a sus hijos. El hogar es la primera escuela de educación en las virtudes tanto para los padres como para los hijos. Un hogar debe construirse sobre roca firme. El hogar es la prolongación de nosotros mismos. de decidir por sí mismos. que los jóvenes que son el futuro.conveniente presupuesto económico que garantice la cobertura de todas las necesidades primarias de sus miembros. . sino porque también crean firmemente que es posible amar y comprometerse de manera permanente. a conocer nuestros propios sentimientos. Esa armonía y ese amor de la pareja no dependen de que cada uno esté lleno de virtudes. Esa armonía consiste en avanzar juntos. la familia es el ³hábitat natural del hombre´ donde nace y crece como persona. para que sean capaces de pensar por sí mismos. Allí somos aceptados y comprendidos. debe sostenerse sobre la columna sólida del amor conyugal de los esposos que han hecho una alianza de amor irrevocable. a cultivar las relaciones familiares que son las más íntimas relaciones interpersonales. para que tengan alas propias. donde aprende a ser persona. a hacernos cargo de las propias responsabilidades. allí no necesitamos fingir. Los esposos permanecerán siempre juntos. a resolver pacíficamente los conflictos. no sólo porque tengan garantizado su derecho a una vivienda familiar digna y a un trabajo estable.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful