Está en la página 1de 4

NULIDAD DE COSA JUZGADA FRAUDULENTA

Posted by Jorge Aguirre Montenegro en julio 8, 2008

NULIDAD DE COSA JUZGADA FRAUDULENTA

Las decisiones o actos que resuelven una controversia, bajo ciertas condiciones, pueden
llegar a tener la calidad de cosa juzgada. Una vez envestidas de esta cualidad, en aras de
salvaguardar la seguridad jurídica, ellas no pueden ser impugnadas (en principio) en
ninguna instancia y bajo ninguna circunstancia. No obstante, dicha regla (como
cualquier otra) admite una excepción prevista en el artículo 178 del Código Procesal
Civil. La nulidad de cosa juzgada fraudulenta se presenta, en estos términos, como el
mecanismo de impugnación de aquellos actos con calidad de cosa juzgada que adolecen
de un determinado vicio: ser la consecuencia directa e inmediata de una conducta
fraudulenta (sea que ella haya sido realizada por las partes, por el juez o por ambos a la
vez).

1.- Características

Casación : Nº 3145-99-Arequipa

Fecha : No se menciona

Entre otras características de la pretensión nulificante de cosa juzgada fraudulenta,


destaca la idea de que se trata de un remedio excepcional y residual; es decir, es
excepcional, por cuanto opera en las circunstancias que solo la ley procesal establece, y
es residual (subsidiario), por cuanto opera cuando por lo menos el perjudicado haya
intentado agotar los mecanismos impugnativos internos del proceso en el que se ha
expedido la resolución fraudulenta, de ahí que funciona como ultima ratio para enervar
o impedir la producción de la cosa juzgada viciada con fraude procesal.

COMENTARIO

La nulidad de cosa juzgada fraudulenta no es un medio impugnatorio ordinario en


tanto su trámite no se encuentra inmerso dentro del proceso del cual deriva la decisión
impugnada, sino en otro totalmente autónomo y temporalmente posterior. Por ello, lo
que permite esta figura no es la prolongación del proceso originario sino el trámite de
uno nuevo, encaminado (exclusivamente) a cuestionar una decisión que a pesar de haber
adquirido la calidad de cosa juzgada es atacable en la medida que se presenta como el
resultado de una conducta calificada por la ley como fraudulenta.
No obstante, el parco artículo 178 del CPC no permite sostener, a cabalidad, que su
trámite deba estar condicionado al agotamiento de todas las vías impugnatorias
ordinarias, ya que solo se indica que la decisión cuestionada debe tener calidad de cosa
juzgada y en estos términos, según el artículo 123 del CPC, bien podría suceder que el
objeto de esta nulidad sea una resolución firme que ha quedado consentida en primera
instancia. Exigir que previamente se agote la vía de apelación (y si fuera el caso la de
casación) implica sostener que el impugnante, en todos los casos, tiene conocimiento de
la existencia del vicio que afecta al proceso, hecho que no es del todo cierto, ya que al
devenir este como el resultado de una conducta fraudulenta es lógico pensar que su
presencia bien pudo pasar desapercibida ante los ojos del afectado en todo el desarrollo
del proceso.

2.- Actos contra los que procede

Casación : Nº 3113-98-Lima

Fecha : No se menciona

A efectos de determinar qué resoluciones son susceptibles de la acción de nulidad de


cosa juzgada fraudulenta debe concordarse el artículo ciento setentiocho del Código
Procesal Civil con el artículo ciento veintitrés del mismo ordenamiento legal, norma que
establece los supuestos en los cuales una resolución adquiere la autoridad de cosa
juzgada.

Casación : Nº 2490-98-Junín

Fecha : 12/04/1999

Los derechos que tutela la acción de amparo, requieren necesariamente de un


procedimiento sumario y expeditivo como el procedimiento especial; en tal situación,
las demandas sobre nulidad de cosa juzgada fraudulenta, que se tramitan en la vía de
conocimiento, orientadas a dejar sin efecto las sentencias que declaran fundada una
demanda de amparo, en el supuesto de ser admitidas a trámite, hacen ilusoria la
administración de justicia en materia de garantías constitucionales, en cuanto es una vía
contraria a la que requieren las acciones de amparo, razón por la que deben ser
rechazadas liminarmente.

COMENTARIO
A efectos de impugnar un acto a través de la nulidad de cosa juzgada fraudulenta la
ley indica que es preciso que aquel se encuentre revestido de la calidad de cosa juzgada.
Seguidamente el texto del artículo 178 del CPC señala que el cuestionamiento puede
recaer sobre una sentencia o un acuerdo de las partes homologado por el juez que pone
fin al proceso. Así, en un primer momento podría afirmarse que los únicos actos
impugnables están representados por la sentencia y el acuerdo transaccional o
conciliatorio homologado el juez. Sin embargo, dicha interpretación no es la adecuada
si se tiene en cuenta que según el artículo 123 del CPC las resoluciones con calidad de
cosa juzgada no están circunscritas a los supuestos del artículo 178, pues pueden
tratarse tanto de aquellas contra las que no proceden otros medios impugnatorios que los
ya resueltos, como también en las que las partes renuncian expresamente a interponer
medios impugnatorios o dejan transcurrir los plazos sin formularlo. En ese sentido, bien
puede presentarse un caso en el cual la cosa juzgada derive de un auto que aprueba el
desistimiento de la pretensión y por tanto no tendría porque excluírsele de los actos
impugnables a través de este medio. La aplicación de la referida nulidad incluso podría
llegar (sin que con ello se fuerce la figura) a cuestionar un laudo arbitral firme, en tanto
(como lo señala el artículo 59 de la Ley General de Arbitraje) este es fuente generadora
de cosa juzgada.

Teniendo en cuenta lo dicho hasta este momento ¿puede concluirse que todo acto
generador de cosa juzgada es cuestionable a través de esta nulidad? El temperamento
jurisprudencial responde en sentido negativo indicando que ella es improcedente en
casos de sentencias dictadas en procesos de amparo dado que de hacerlo se volvería
ilusoria la justicia en materia de procesos constitucionales. Este argumento no es del
todo convincente, no desde los aspectos procedimentales, sino porque los procesos
constitucionales, en ciertas ocasiones, pueden traer consigo conductas fraudulentas.

3.- Oportunidad para su interposición

Casación : 1486-98-Lima

Fecha : 14/10/1998

En los casos de nulidad de cosa juzgada fraudulenta, si la sentencia fuera ejecutable,


es requisito indispensable para interponer la demanda que previamente haya sido
ejecutada; ello se debe a que tratándose de una sentencia que ha adquirido la condición
de cosa juzgada, quien omite el incumplimiento de lo ordenado en el fallo, no puede
recurrir al Poder Judicial a demandar la nulidad de él, porque no ha acatado lo resuelto
en el Poder Judicial.

COMENTARIO

El momento oportuno para interponer esta nulidad varía en función de los efectos de
las resoluciones cuestionadas. Así, de tratarse de sentencias que no requieren ser
ejecutadas, es decir aquellas declarativas o constitutivas, el plazo es de seis meses luego
de haberse adquirido la calidad de cosa juzgada. No obstante, existe duda en cuanto al
cómputo del plazo, por la indeterminación de la cosa juzgada cuando, por ejemplo,
existe un recurso de queja que posteriormente resulta desestimado. El otro supuesto
viene dado por las sentencias que requieren ser ejecutadas. Aquí se ha establecido que
para poder llevar adelante esta impugnación la orden de la sentencia debe haber sido
efectivamente realizada. No obstante, el hecho de que esta medida esté sometida a un
plazo computable desde el momento en el cual el acto pasa a tener calidad de cosa
juzgada (momento que en algunos casos es incierto tal como se ha visto) o por la
ejecución de la resolución, cuestiona seriamente su finalidad. En efecto, si la
característica esencial de la conducta que genera el acto es la de ser fraudulenta, es
bastante impreciso establecer un plazo dentro del cual el afectado debe llegar a tener
conocimiento del vicio acaecido a efectos de interponer oportunamente su demanda de
nulidad, ya que en la mayor parte de veces el vicio está oculto de manera que no es fácil
percatarse de su presencia. Por lo tanto, lo lógico hubiera sido establecer que el plazo
para interponerla empieza a correr a partir de la fecha en que el impugnante tiene
conocimiento efectivo del comportamiento fraudulento. En estos términos la tutela sería
más efectiva y menos ilusoria.

Contestame El Telefono
Alexis Y Fido

Far L'Amore
Bob Sinclar

Solo Para Mi
Belanova

También podría gustarte