Panorama

de la actualidad
• coordina: Juan José Fernández

31/6

Carrusel perioDístico
charo Zarzalejos
corresponsal polÍtica de vascopress

enero febrero
jjfernandez.interviu@grupozeta.es

El Polisario prepara la guerra
los saharauis se preparan para volver a luchar contra marruecos si en abril no hay un acuerdo
en Bir Lehlu, V región Militar saharaui, forma el 2º Batallón de infantería del ejército del polisario. Abajo, un joven soldado saharaui practica el tiro con su Kaláshnikov. Arriba, un camión militar luce en su puerta el retrato de Aminetu Haidar.

El ciclista cansado
valenciano y de arÍstegui, los puentes

PSOE y PP rehacen sus agendas en el nuevo Túnez
la secretaria de relaciones internacionales del psoe, elena Valenciano, irá a túnez a tomar contacto con dirigentes del Foro democrático por el trabajo, la única formación socialista que queda en el país tras la disolución de la reagrupación democrática del depuesto Ben Alí, y con la que los socialistas españoles aún no han tenido contacto bilateral. el viaje será “en breve” –dicen en el psoe–, según evolucione la tensión en el país. valenciano irá como presidenta del comité del mediterráneo de la internacional socialista. túnez se ha convertido en un punto muy sensible para los partidos y gobiernos europeos por la dimensión que está adquiriendo la exigencia de democracia en los países árabes. en la construcción de una agenda de amigos en túnez lleva delantera el diputado popular Gustavo de Arístegui, que, siendo segundo jefe de la embajada española en trípoli (1991-1993), hizo amistades en la diplomacia tunecina. también las tiene en el partido demócrata progresista de túnez. a través de ellas, y de sus blogs y facebooks, sigue la revolución de aquel país. ■ J. J. Fernández

los socialistas repiten Que Zapatero es su candidato, pero no pueden disimular su preocupación
COMO BIEN sabe el director de esta publicación, mi cultura deportiva es perfectamente descriptible. Es decir, nula. Pero si sé, porque así me lo han dicho gentes que saben, que si un participante en un Tour se siente cansado, la mejor receta es seguir pedaleando aunque pierda. La alternativa a dejar de hacerlo no es la derrota, es que se cae redondo. Me temo que es lo que le está ocurriendo a nuestro Gobierno y, desde luego, al presidente, que, como el ciclista cansado –y él lo es–, no va a tirar la toalla aunque pierda. ¿Imaginan que hubiera dicho lo contrario? No hay argumentos razonables para criticar que el Ejecutivo nos haya dado unos días de vértigo con La ansiedad las inesperadas ruedas lleva a unos de prensa de la vicepresidenta, el debate sobre a callar y a pensiones y el antepro- otros, como yecto del viernes sobre la a nuestro edad de jubilación. Pare- presidente, ce fuera de discusión que a pedalear hay que tomar medidas, sin parar afrontar reformas, y que el tiempo se acaba, que los ojos europeos ni parpadean al escrutar los movimientos que se hacen en España. Al margen del juicio que merezcan las medidas que se adopten, es obvio que el Gobierno no se puede quedar quieto. Bien, pues, la toma de decisiones; pero, a nada que se bucee en aguas socialistas y pese a que se han conjurado para dar sensación de tranquilidad, la ansiedad se ha instalado en pasillos y despachos. Se repiten frases obvias como que Zapatero es el candidato de “todos y todas”. Pero los políticos, a nada que se les observe, son bastante transparentes, no porque ellos quieran, sino porque la impostura tiene un límite. Ese límite no se ha sobrepasado entre los socialistas que mantienen con dignidad el vértigo ante el presente y más ante el futuro inmediato, pero ya nada puede hacer invisible, no detectable esa ansiedad, que a unos les lleva a callar y a otros, como a nuestro presidente, a pedalear sin parar. Como el ciclista cansado, así va a seguir. Pedalea o se cae. Y Zapatero tiene muchas lagunas, pero tonto no es. Pedalea y pedalea.

Las diplomacias marroquí y polisaria se han citado para marzo tras acabar sin éxito su quinto encuentro en Nueva York el 23 de enero. Mientras, en el Sáhara, el Ejército Popular de Liberación Saharaui adiestra en tácticas de guerra de guerrillas a 25.000 hombres escasamente armados.

E

l águila puede controlarlo todo desde el cielo, pero si la serpiente se revuelve rápido, su mordedura puede ser mortal”, dice Hama Salama, comandante jefe de la V Región Militar del Ejército de Liberación Popular Saharaui (ELPS), el brazo armado del Frente Polisario. Así replica a un comentario sobre la manifiesta superioridad marroquí si vuelven las hostilidades en el Sáhara. “El ejército marroquí tiene una aviación moderna y más efectivos –añade–, pero nosotros conocemos la guerra de guerrillas en el desierto mejor que nadie”. El violento desmantelamiento del campamento de Gdeim Izik en noviembre en El Aaiún ha calentado el Sáhara Occidental. Nunca antes estuvo tan cerca el retorno de la guerra, desde que Rabat y el Polisario firmaron un alto el fuego

en 1991 que acabó con 16 años de combates. El fin de semana del 23 de enero terminaba en Manhasset, en las afueras de Nueva York, otro encuentro bilateral infructuoso. Ya van cinco rondas de conversaciones, y en marzo será la sexta. Rabat solo habla de autonomía; el Polisario quiere un referéndum de independencia. A 7.000 kilómetros de Nueva York crece la impaciencia: “Como Gobierno recibimos cada vez más presión de nuestro pueblo y nuestros jóvenes para volver a la lucha armada si no se alcanza una solución pacífica”, explica Salek Baba, ministro de Cooperación de la República Árabe Saharaui Democrática. Abril es la fecha que fuentes del Polisario fijan como límite. El ELPS prepara en las polvorientas llanuras del desierto a cerca de 25.000 soldados distribui-

dos en siete regiones militares. De ellas, seis forman el área saharaui al este del muro de defensa marroquí, de 2.400 kilómetros, casi el 20 por ciento del territorio del Sáhara Occidental. La séptima es la retaguardia, los campamentos de Tinduf (Argelia). “Un soldado saharaui debe equivaler a cien soldados marroquíes –dice el comandante Hama Salama, consciente de la superioridad militar de su potencial enemigo: 220.000 hombres– . Pero si entramos en combate, todo el pueblo saharaui se convertirá en ejército”. Para él, la victoria no es una utopía, pese a que al desequilibrio numérico se suma el armamentístico. El 2º Batallón

■ El Ejército Popular de Liberación Saharaui adiestra a 25.000 hombres en el desierto

de Infantería que Salama ha ordenado formar es un ejemplo. Vetustas armas antiaéreas en vehículos 4x4 y Kaláshnikovs para un ejército exclusivamente terrestre, armas importadas de la URSS en los 80, apresadas a Marruecos y Mauritania en la contienda, o compradas a Argelia, su principal suministrador. Poco pueden los viejos carros soviéticos T-55 y T-62 del ejército saharaui contra los cazabombarderos F-16 que Marruecos compró en 2008 a Estados Unidos y que este año sumará a sus Mirage F-1 adquiridos a Francia y helicópteros de combate Apache comprados a Arabia Saudí. La principal baza del ELPS es la

experiencia, que comenzó a adquirir atacando a la Legión española y afinó contra Mauritania y Marruecos en los 70 y 80. El ejército saharaui fue pionero en la moderna guerrilla en el desierto. “Somos capaces de desplegar y reagrupar a las fuerzas muy rápidamente”, dice el reportero saharaui Mohamed Mouloud, que lleva años empotrado en el ELPS. “En 16 años de guerra los marroquíes solo capturaron 500 soldados saharauis; nosotros hicimos más de 5.000 prisioneros”, añade Salama. El comandante ordena romper filas al 2º Batallón. Sus vehículos quedan a la vista cuando se deshace la formación. El camión cisterna luce en sus puertas una imagen familiar para cualquier periodista español: la cara de la activista Aminetu Haidar. ■ David Meseguer (texto y fotos)

agresión en murcia

La víctima enfada a la policía
el conseJero murciano de cultura, pedro Alberto cruz, no se ha ganado simpatías precisamente entre los agentes que investigan la agresión contra él, después de haber acusado en falso la semana pasada a la policía de tenerle 20 minutos esperando la noche en que le pegaron. “El clima entre él y los policías se ha enrarecido mucho”, dicen fuentes de la investigación. la prolongación del secreto de las actuaciones llama la atención en los juzgados murcianos. “Nunca una agresión como esta queda bajo secreto, y menos tan-

tos días”, opina un letrado asiduo de los tribunales de murcia, donde se espera con expectación a que, cuando se levante el secreto, se sepan las razones de este. ■ J. J. F.

62

interviu.es 31/1/2011

31/1/2011 interviu.es

63

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful