Está en la página 1de 3

10 a 1.

Suena a paliza si nos referimos en términos futbolísticos pero, más allá de cualquier

caricatura, la realidad nos demuestra que es más que eso.

Somos testigos de un hecho grave, de una decisión que atenta contra la naturaleza. La votación

realizada en el Servicio de Evaluación Ambiental del pasado día lunes terminó por dilapidar las

opciones de conservar prístinos paisajes, de cuidar flora y fauna con características únicas en el

mundo. Lamentablemente hay que decir que la culpa no es sólo del gobierno actual, sino de una

sucesión de gobiernos pasivos que sistemáticamente han dispuesto que el megaproyecto de

Hidroaysén sea aprobado. Durante los gobiernos de la Concertación fue que se comenzó a estudiar

las capacidades de las cuencas de los ríos de la Patagonia y también en esos años fue entregado a

las autoridades competentes (léase COREMA, CONAMA) los estudios de impacto ambiental, donde

fueron miles – si, miles – las observaciones y reparos que se presentaron, hasta que finalmente

terminaron por aprobarlo y entregarlo para la evaluación final que decantó en la votación ya

mencionada.

Mucho se dijo acerca de la necesidad de llevar a cabo este devastador proyecto, entre lo que se

dijo se encuentran historias como la supuesta necesidad de energía limpia y pura para todos los

Chilenos. Frente a esto existen un número no menor de argumentos en contra para poder rebatir

dicha afirmación:

1. En Chile existen 4 sistemas interconectados independientes entre sí de distribución


eléctrica (SING, SIC, Aysén y Magallanes) y un porcentaje es cubierto por autogeneradores
que para el 2007 generaban 57222 GWh[1] brutos siendo solo consumido el 15% por los
habitantes del país y el resto por la industria en general (siendo la minería con un 33% el
que más consumió ese año). En los índices que se proyectan los consumos a cifras
cercanas a los 100000 GWh para el año 2025 (según un estudio de la USM y la U de
Chile[2]), es la industria y la sobreproducción de enseres la que seguirá acrecentando su
consumo y por lo tanto son ellos quienes realmente aumentarán la necesidad de
suministro eléctrico. Si las compañías practicaran políticas de ahorro energético y se
implementaran verdaderas políticas públicas de disminución de consumo de electricidad,
en sí el sistema de redes de suministro podría ser suficiente en un corto plazo para
solventar la demanda, eliminando la necesidad del ya aprobado proyecto.
2. Nuestro país posee una amplia variedad de paisajes, lo que es reconocido a nivel
internacional. Dentro de los paisajes que tenemos contamos con una larga costa, la
Cordillera de Los Andes, grandes valles para la producción agrícola y el desierto mas seco
del mundo. Acotándonos sólo a estos 4 parajes, ya estamos considerando 4 posibilidades
de Energías Renovables No Convencionales (ERNC), es decir, energía mareomotriz,
energía geotérmica, energía eólica y energía solar con un potencial para suministrar
energía de hasta un 28% del total de la energía que el país puede necesitar en los años
venideros. Por lo tanto en un plazo mas prolongado, tampoco se necesita de Hidroaysén
3. El 2008, el gobierno promulgó una modificación a la Ley General de Suministro
Eléctrico[3] el cual estipula que para el 2014, el 5% de las energías del país debe ser de
fuentes renovables no convencionales, cosa que no se cumple ya que se busca sólo
invertir en proyectos de intervención ambiental y de recursos clásicos, por lo tanto en el
mediano plazo sólo sería necesario cumplir la ley, no Hidroaysén.
4. Se estipula en el proyecto en sí, que el impacto ambiental va a ser paleado con medidas
de inversión en turismo, compensación de… blah blah blah. No, acá es importante
recalcar que son 5910 hectáreas a inundar por 5 represas en 2 ríos (más una 6ta que
alimentará la construcción de estas), más 2000 Km. de tendido eléctrico, sumando casi
4000 torres de alta tensión. El impacto a la comunidad, a la vegetación, a la fauna es
incalculable e invaluable. No tiene precedentes en Chile un proyecto que genere tantos
daños colaterales y que no sean abarcados como tal.
5. En cuanto a lo de energía limpia, tampoco es un tema fácil de tragar. La emisión de CO2
que emitirá la construcción y las faenas de dichas represas, esto sumado al dióxido de
carbono que dejarán de asimilar los organismos que quedaran bajo agua y sumado a la
deforestación sostenida, será equivalente a un porcentaje de años de funcionamiento de
una central termoeléctrica. Por lo descrito en los puntos 4 y 5, ambientalmente tampoco
se necesita un megaproyecto eléctrico

Si, podríamos continuar explicando razones por las cuales discrepamos con el proyecto, pero

comoJuventud Radical de Quilpué nos es suficiente con estos 5 simples puntos para

declararnosABSOLUTAMENTE EN CONTRA del proyecto Hidroaysén y exigimos su

desaprobación mediante cualquier medio que sea posible. A su vez, también exigimos que el

Partido Radical se haga partícipe de cualquier comisión que revise el proyecto y que la postura con

la que se presente sea discutida por las bases, tanto del partido como de la juventud. También,

condenamos públicamente el actuar del gobierno (funcionarios públicos que tienen intereses

personales en el proyecto) y su intervencionismo asqueroso, artero y mercantilista el cual debe ser

sancionado según la normativa que la ley imponga.

Nos preocupa que en Chile un país perteneciente a la OCDE no exista una política energética seria

(para rematar tenemos un biministro que ni de energía ni de minería tiene estudios), lo que en

consecuencia significa que los proyectos de estas materias, sigan respondiendo a intereses de

grupos empresariales inescrupulosos que lucran con el bienestar de las personas.

Por último, como Juventud y como Radicales hacemos un llamado a toda la sociedad a

manifestarse en contra de este proyecto.

Atentamente,

Juventud Radical de Quilpué

Alejandro Aillon Páez, Presidente

Simón Rubiños, Secretario General

[1] http://www.ine.cl/canales/menu/boletines/enfoques/2008/septiembre/energia_pag.pdf
[2] http://www.eula.cl/doc/chile_new_renewables.pdf

[3] http://sil.congreso.cl/cgi-bin/sil_proyectos.pl?4977-08